Está en la página 1de 33

Don Quijote de La Mancha

Análisis

Una obra literaria no es un medio para comunicar el autor determinadas experiencias. Es el medio en el cual realiza
él mismo tales experiencias. Cervantes había hecho la experiencia viva de lo que es el alma hispana en sus
vertientes: la quijotesca y la sanchopancesca. El momento en el cual se encontró más vivamente con el espíritu
hispano fue cuando se puso a escribir El Quijote. Esta obra no es posterior al encuentro cervantino con el núcleo de
la forma española de sentir y vivir la vida; marca el momento culminante de tal encuentro. Cuando un autor escribe
una obra, está entrando en juego con la realidad descrita en ella, que no se reduce a un conjunto de objetos, sino
que es en todo rigor una trama de ámbitos, una historia viva. Al hacer juego con ésta, se le ilumina su sentido más
hondo. La obra literaria es un campo de juego y de iluminación.

Intención de la obra.

Cervantes afirmó varias veces que su primera intención era mostrar a los lectores de la época los disparates de las
novelas de caballerías. En efecto, el Quijote ofrece una parodia de las disparatadas invenciones de tales obras. Pero
significa mucho más que una invectiva contra los libros de caballerías. Por la riqueza y complejidad de su contenido
y de su estructura y técnica narrativa, la más grande novela de todos los tiempos admite muchos niveles de lectura,
e interpretaciones tan diversas como considerarla una obra de humor, una burla del idealismo humano, una
destilación de amarga ironía, un canto a la libertad o muchas más.

Entre otras aportaciones más, el Quijote ofrece asimismo un panorama de la sociedad española en su transición de
los siglos XVI al XVII, con personajes de todas las clases sociales, representación de las más variadas profesiones y
oficios, muestras de costumbres y creencias populares. Sus dos personajes centrales, don Quijote y Sancho,
constituyen una síntesis poética del ser humano. Sancho representa el apego a los valores materiales, mientras que
don Quijote ejemplifica la entrega a la defensa de un ideal libremente asumido. Pero no son dos figuras contrarias,
sino complementarias, que muestran la complejidad de la persona, materialista e idealista a la vez.

Personajes y sentido

Don Quijote, quien vive obsesionado por los libros de caballería, se lanza a la aventura. Esto indica que llevaba una
vida aburrida y tenía ganas de variarla. El personaje oscila entre la sensatez y la locura.

Sancho Panza no es la antítesis de Don Quijote. Su conocimiento está dado por la experiencia. No es un cobarde y
defiende su dignidad cuando es necesario.

Hay otros personajes, tales como: Maritormes (criada de la venta), Ginesillo (pícaro), gente de la aristocracia cuyas
virtudes y defectos Cervantes resalta. Además, hay referencias a hechos históricos y en general sobre la españa
barroca que Cervantes observa con ironía y comprensión.

Los contemporáneos entendían al Quijote como una obra cómica y satírica, pero a partir del siglo XIX se empiezan a
considerar en ella el idealismo (Quijote) y el materialismo (Sancho) y se hace otras varias reflexiones.

El estilo es variado. El lenguaje es familiar, similar al que solía usarse en los libros de caballería o en los romances
antiguos y no faltan ejemplos de lenguaje culto y literario.

Homenaje al hombre universal,, con sus voirtudes y defectos, el Quijote es, además, un apasionado canto a la
dignidad y libertad humanas.

Primera parte

A. Prólogo.

1. Narra brevemente el argumento de los quince primeros capítulos.


Cuenta Cervantes en los primeros capítulos como y con quien vivía Alonso Quijano que, del mucho leer novelas de
caballería y del poco comer y dormir se quedó loco. Así, torna su nombre al de Don Quijote, otorga a su escuálido
caballo el sobrenombre de Rocinante y se inventa una dama enamorada a la que llama Dulcinea del Toboso. Y una
mañana, sin que nadie le vea, sale sólo de su aldea y emprende un camino sin rumbo fijo. Al atardecer llega a una
venta, que su imaginación le hace tomar por un castillo, y ruega al ventero, a quien cree alcaide del castillo, que lo
arme caballero, y éste, con la intervención de dos mozas, así lo hace (en una grotesca parodia de la ceremonia
caballeresca). A la mañana siguiente, Don Quijote, intenta, ya en camino, liberar a un muchacho de ser azotado por
su amo; más adelante encuentra a unos mercaderes toledanos, a los que exige que proclamen la belleza de
Dulcinea y, en la lucha en que se entabla, cae del caballo y es apaleado, quedando tendido en el suelo donde
comienza a recitar el romance de Valdovinos; un vecino de su aldea al que Don Quijote toma por marqués, le
socorre y lo lleva de regreso a su aldea, donde su ama, su sobrina, el cura y el barbero llevan a cabo el escrutinio y
destrucción de la biblioteca que ha originado su locura. Una vez repuesto, Don Quijote decide salir de nuevo en
busca de aventuras, pero esta vez acompañado de un escudero que le sirva y le atienda. Convence a un campesino
de su aldea llamado Sancho Panza, y ambos parten si que nadie se entere. Mientras que Don Quijote desfigura la
realidad idealizándola, Sancho intenta disuadirle de su error, y cuando se impone la verdad, el hidalgo manchego se
cree víctima de un portentoso engaño fabricado por sus enemigos. En la segunda salida se suceden aventuras en
las que por lo general ambos salen malparados: la de los molinos de viento, la de los frailes benitos, la batalla con el
vizcaíno y la historia de los yangüeses.

2. El prólogo. Finalidad de la obra.

Cervantes escribió esta novela mientras permanecía en la cárcel, acusado de quedarse con la recaudación de
impuestos. Pero no parece que se valga de este hecho para captar la benevolencia del lector ante sus posibles
defectos, pues ni siquiera lo comenta. Así que creemos que simplemente lo empieza a escribir allí porque es donde
su talento creador le apareció, o por que tenía tiempo suficiente para dedicarse a ello.

Cervantes se ríe de los autores que publicaban sus libros precedidos de elogios pues para él no hace falta ponerle
reclamos a un libro para atraer a la gente, si no que se lo importante es el contenido.

En la finalidad de la obra no podemos pensar solo en una crítica a la novela de caballerías, aunque esté claro que es
lo que más espantaba a nuestro escritor. Pero no sólo aparece esta crítica sino un espíritu liberador, humorístico,
que nos muestra como era la gente de la época.

B. El protagonista.

3. Capítulo I.

En este capítulo Cervantes cuenta con quien vivía nuestro héroe, que se veía acompañado por una ama que pasaba
de los 40, su sobrina, que no llegaba a los 20, y un labrador que rondaba los 50. La afición principal de nuestro
personaje era leer libros de caballería; hasta tal punto tenía aprecio a estos libros que, tras el mucho leer y el poco
dormir y comer, enloquece creyéndose caballero aventurero, famoso por sus hazañas.

Esta locura la representa Cervantes a través de la forma, en la que aparecen diversos contrastes (... noches leyendo
de claro en claro y los días de turbio en turbio...), y enumeraciones desordenadas (... pendencias, batallas, desafíos,
heridas, requiebros, amores y disparates imposibles, ...). La locura le llevará a tomarse en serio lo de ser caballero y
empieza por: limpiar las armas que habían sido de sus bisabuelos; hacerse una media celada de cartón, la que
destrozó al probarla, por lo que se hizo una segunda con barras de hierro por dentro; puso nombre a su caballo
(Rocinante), y el mismo tomó el de Don Quijote de la Mancha. También buscó una dama de quien enamorarse,
escogiendo a una moza labradora vecina suya a la que le puso el sobrenombre de Dulcinea del Toboso.

C. Primera salida.

4. Capítulo II.
En su salida al mundo de las aventuras Don Quijote descubre que aún no ha sido armado caballero, aunque su
forma de hablar imita perfectamente el lenguaje recargado y altisonante de sus héroes. Este lenguaje, sin embargo,
destaca por su sentido burlesco e irónico:

“Dichosa edad y siglo dichoso, aquel adonde saldrán a la luz las famosas hazañas mías, dignas de entallarse en
bronce, esculpirse en mármoles y pintarse en tablas para memorar en el futuro.”

" no te olvides de mi buen Rocinante, compañero eterno mío en todos mis caminos y carreras">/p>

Y también por su alto contenido en arcaísmos, como los aquí descritos:

Fuyan = huyan

Ca = porque

Vos = os

Acuitedes = aflijáis

Fasta = hasta.

Pero donde realmente vemos que está loco es cuando llega a la venta por primera vez. Venta que, en la mente de
Don Quijote, será un magnífico castillo. Esta situación hará que nuestro protagonista confunda al ventero por el
alcaide del castillo, a las dos mujeres de vida pecaminosa por dos hermosas doncellas, y el sonido de un cuerno por
una dulce bienvenida. Estos tres personajes, dándose cuenta de las sandeces del supuesto hidalgo, aprovecharán
para reírse de él contribuyendo a hacer del Quijote un caballero en toda regla.

5. Capítulo III.

Como dijimos antes, los personajes de la venta le seguirán el rollo a nuestro hidalgo. El ventero, con manifiesta
socarronería y siempre siguiendo las reglas de Don Quijote, llega a nombrarle caballero, y a darle consejos
caballerescos. Contraste entre la alucinación caballeresca de Don Quijote y la realidad del mesón.

En la parte en la que el ventero lo manda al patio a velar las armas al abrevadero, diciéndole que la capilla la
estaban arreglando, y Don Quijote acaba siendo apedreado por sus agresiones hasta que el ventero sale en su
defensa, nos encontramos con la visión del pueblo español, y aquí es donde empezamos a notar que las intenciones
cervantinas no son sólo cómicas o críticas con la caballería, sino que también caen presa de este ataque la sociedad
y personalidades de esa época.

6. Capítulo IV.

En este capítulo decide Don Quijote regresar a su aldea en busca de dinero y un escudero, atendiendo a los
consejos ofrecidos por el ventero. Su salida de la venta la hará al amanecer, tras una larga noche. Cuando al
escuchar un quejido, se acercó hacia él y encontró a un muchacho atado a un árbol y un hombre dándole azotes.
Tras esto Don Quijote trata de arreglarlo diciéndole que no le corresponde el castigo que le está dando y le dice que
lo que tiene que hacer es darle el dinero, que por cierto los cálculos que hace Don Quijote son erróneos, no se sabe
si Cervantes pretende hacer parecer que por su locura tampoco anda bien en las cuentas.

El señor queda en darle el dinero al muchacho en su casa con lo que Don Quijote se va totalmente satisfecho de su
primera labor como caballero, diciendo al muchacho que si esto no llegara a ser así, que lo buscase.

Como podemos ver en este relato, las funciones de Don Quijote adquieren cierto sentido o, por lo menos, cierta
utilidad e importancia, aunque Cervantes le quita posteriormente valor a este acto haciendo que el oprimido salga
peor parado. Lo que sí es cierto es que la autoridad impuesta por el hidalgo infunde un gran respeto sobre el
agresor, Juan Haldudo.

Pero esta victoria del Caballero de la Triste Figura se verá enterrada por su siguiente batalla en la que, al
encontrarse con unos arrieros, les hará jurar fidelidad a Dulcinea para poder pasar ilesos por aquel lugar lo que
desencadenará una disputa en la que el peor parado será Don Quijote.
7. Capítulo V.

En este capítulo aparece la influencia del Entremés de los Romances, historia en la que creemos que se basó
Cervantes para crear la figura del Quijote. Los personajes adquieren una forma diferente en este capítulo:

El Vecino: se comportó muy bien con él, pues le ayudó a levantarlo del suelo y lo llevó a su casa.

La criada: Está furiosa por el tema de los libros.

La Sobrina: se cree culpable de lo sucedido a su tío ... y pedía que quemasen los libros.

El cura: En principio dice que hay que quemar los libros, pero después va salvando algunos.

El barbero: solo escucha.

D. Segunda salida.

8. Capítulo VII.

En este capítulo se comienza a narrar la segunda salida de Don Quijote. Una vez repuesto de la paliza, sus
intenciones de volver a deshacer desaguisados y ayudar al oprimido se ven reforzadas cuando, en su deseo de leer
de nuevo sus libros, se encuentra con que el cuartillo ha desaparecido como por encantamiento, cosa que
corroborarán el ama y su sobrina. Esta situación será la que le dé el último empujoncito a nuestro caballero para
volver a sus heroicas acciones.

Para esta segunda salida, y haciendo caso de los consejos del ventero, Don Quijote se busca un escudero, que
Cervantes describe como un labrador, hombre de bien, pero con muy poca sal en la mollera, es decir, una persona
demasiado inocente; cosa de la que se aprovecha Don Quijote para convencerle de que sea su escudero. Sancho
no puede resistir a la tentación de verse gobernador de una ínsula. Estas características son perfectas para el juego
que Cervantes hará entre la locura del señor y la inocencia del escudero, que igualará a Don Quijote en sus
disparates por estar convencido de que estos son verdad.

9. Capítulo VIII.

Es uno de los capítulos más famosos de la novela en el que Don Quijote confunde los molinos de viento con
gigantes. Sancho intentará hacer ver a su señor que no son gigantes sino molinos, pero Don Quijote hace caso
omiso de las palabras de su escudero y se lanza al ataque. Esta historia será una de las pocas en la que Sancho no
se deje influir por la locura de su amo. Así en el capítulo de los frailes, su codicia vencerá a su sentido común, lo que
le acarreará que le muelan a palos. En estos primeros sucesos la personalidad de Sancho se irá amoldando a la
locura de su amo hasta tal punto que su percepción de las cosas se acabará pareciendo a la de su señor, con el
único matiz de que uno está loco y el otro es un pobre inocente que quiere mejorar su vida.

10. Capítulo XV.

Desgraciada aventura con los yangüeses. Hidalgo y escudero salen quebrantados, por lo que podremos ver sus
respectivos temples anímicos. Sancho se muestra pesimista por los últimos acontecimientos y cobarde e interesado
sólo a lo que él toca, aunque muestra cierta indiferencia hacia lo sucedido, símbolo de que empieza a
acostumbrarse a las desdichas. Don Quijote, por el contrario, sigue con su actitud luchadora y ve ete incidente como
un simple golpe de mala suerte lo que supone que vendrán tiempos mejores, además achaca este infortunio a que
era gente ruin y baja por lo que él no debería de haberse metido. Así, uno desanimado pero casi acostumbrado y el
otro convencido de que es sólo mala suerte, continuarán su camino.

11. Resume el argumento de los capítulos XV – XXVI.

Tras la paliza propinada por los yangüeses entrarán en una venta que Don Quijote creía castillo, donde pasarán
sucesos inauditos, como la paliza que recibirá el de la Triste Figura por parte del ventero debido a una terrible
confusión; o el manteo de Sancho tras intentar irse sin pagar, de lo que deducirá Don Quijote que es un castillo
encantado. En su camino hacia Sierra Morena pasarán ambos las aventuras más raras que se puedan explicar, pero
también tuvieron oportunidad de hacer grandes hazañas, como la rica ganancia del yelmo de Mambrino, la
desafortunada liberación, por parte de Don Quijote, de un grupo de galeotes que iban presos y que no supieron
agradecérselo. Una vez en Sierra Morena conocerán la historia de un loco enamorado, Cardenio, con el que Don
Quijote tendrá sus más y sus menos, pero del que tomará la idea de encerrarse en esa serranía en plan penitencia
de Beltenebros mientras que manda a Sancho con una carta para su amada Dulcinea del Toboso.

12. Capítulos XVI y XVII.

En estos capítulos la alucinación de nuestro hidalgo convertirá a la feísima Maritormes en una bellísima mujer. La
intención de Cervantes en describirnos a esta muchacha tan fea es la de hacernos ver a los niveles que llegaba la
locura de Don Quijote, el cual creía estar viendo a la doncella de un castillo. De esta muchacha se ríe Cervantes en
su descripción ironizándola cuando habla de su chepa o de su escasa estatura. También podríamos ver esta
descripción como una metáfora referida a la sociedad española, una sociedad dividida, rota, maltratada, viviendo en
un mundo de color renacentista, espiritual, bello.

En este capítulo podemos ver que la ideología amorosa de Don Quijote se basa en el típico amor cortés, irrealizable,
lejano, un amor espiritual no físico, un amor idealizado que ha de ganarse por méritos que asombren a la amada. En
contraposición al amor, o, más bien, al deseo del arriero basado en el contacto con la amada y en la realización y
consumación de ese amor. Más profundamente y arriesgándonos un poco, podríamos decir que Cervantes iguala el
amor idealizado a la locura, y la realidad al amor terrenal, físico, realizable, verdadero respecto a su ejecución.

La realidad también podrá a la caballería en la cuestión del manteo de Sancho, ya que éste preferirá darse un buen
trago de vino que recuperarse instantáneamente, según nuestro hidalgo, con el Bálsamo.

13. Capítulo XVIII.

Este capítulo muestra cierto paralelismo funcional con el XVII, ya que en ambos Don Quijote deja entrever sus
ansias de lucha, empañada por su extrema locura que, juntas, suponen siempre una situación de mucho peligro y
poco o ningún beneficio. Junto a esta locura exacerbada por el anhelo de lucha, surge siempre la parte más lúcida
de Sancho, en contraposición a la de su amo, que no cae en el fatal error de Don Quijote tornando la realidad a la
deseada ficción. De aquí podríamos destacar, entonces, que la locura de Don Quijote se acentúa con la pasión
creada por la situación de lucha o amor (los dos principales temas de la novela de caballerías).

14. Capítulo XX.

Sigue en esta nueva aventura la descripción de los caracteres de hidalgo y escudero. Como se suponía, el reducido
valor de Sancho estará en contraste con la grandísima gallardía caballeresca de Don Quijote al que le encanta esta
nueva situación. Tal es el miedo que muestra Sancho, que al final acaba acompañando a su señor por no quedarse
solo. Pero como se verá más adelante, la valentía de don Quijote no habrá valido para nada, ya que el terrible
sonido estará producido por unos mazos de batán, lo que producirá la alegría y burla de Sancho y el consecuente
enfado de Don Quijote.

15. Capítulo XXII.

Don Quijote libera, en este capítulo, a unos galeotes, que lo apedrean luego. Cervantes utiliza a uno de los galeotes,
Ginés, para criticar ligeramente a la narrativa picaresca acusándola de no ser del todo cierta, pero tampoco insiste
mucho en esto. Cervantes se nos recuerda entonces ligeramente por eso que dice Ginés sobre que a escrito su vida
en la cárcel, como hiciera nuestro escritor con el inicio de esta obra

Los nuevos actos de nuestro hidalgo nos muestran la parte extrema de su acción liberadora y deshacedora de
entuertos. En esta aventura contraria incluso a su propio ideal de caballero, liberando a los causantes de tanto mal.
Tan bien es verdad que los suelta creyendo que no son justas las acusaciones imputadas a los reos.

E. Dorotea y Cardenio.

16. Resume el argumento de los capítulos XXVII – XXXVIII.

El cura y el barbero deciden ir a por Don Quijote para sacarlo de la serranía. Allí conocerán la historia de una bella
muchacha, Dorotea, que, junto con Cardenio, les ayudará a cumplir su cometido. Haciendo que Dorotea se pasase
por la princesa Micomicona, obligarán a nuestro hidalgo que le preste sus servicios, con lo que consiguieron sacar a
Don Quijote de Sierra Morena. Se dirigieron entonces hacia la casa del de La Triste Figura haciendo puente en la
venta ya conocida por el hidalgo. En esta, el cura leerá a todos la historia del “Curioso Impertinente” y Don Quijote
pronunciará un curioso discurso sobre las armas y las letras.

17. Capítulo XXIX.

En este capítulo podemos ver cómo Sancho ya no cuestiona las creencias de Don Quijote, ha ido poco a poco
evolucionando hasta una postura paralela a la de su señor, con la única diferencia de que él no está loco sino
confundido por sus ansias de riqueza. Entonces podríamos hablar de la quijotización de Sancho a un nivel
superficial, remarcada en el texto por Cervantes, que nos dice directamente que la simplicidad de Sancho había
hecho que éste se creyera los mismos disparates que su amo.

Dorotea cambia inteligentemente su forma de hablar cuando se hace pasar por la princesa Micomicona. Su lenguaje
recargado, con excesivas galanterías y repleto de palabras cultas, guiado con cierta inteligencia y malicia, harán que
Don Quijote prometa sin siquiera pararse a pensar.

Pronto surge el interés de Sancho por lo que se trata, pues ya se ve como gobernador de su ínsula que, a pesar de
ser tierra de negros, le aportará grandes beneficios aunque sea vendiendo esclavos.

El cabecilla de todo esto, el cura, enloquece, a nuestro parecer, aun más a Don Quijote, dándole una nueva razón
por la que luchar y por la que seguir creyendo en la caballería (aunque todavía no ha dejado de creer en ella),
además de subirle el ego a nuestro hidalgo, que cree que su fama es inmensa. En resumen, el cura vale para darle
fuerza a la novela y evitar que Don Quijote empiece a desmarcarse de la ideología caballeresca.

18. Capítulo XXX.

En este capítulo Sancho intervendrá en favor directo de sus beneficios alegando, en contra de la negativa de su
amo, que la belleza de Dulcinea no es comparable con la de tan alta “reina” como lo es, imaginariamente, Dorotea, y
que así no alcanzará nunca su esperado condado sino es casándose Don Quijote con esta princesa y después irse
con Dulcinea ya que en las tierras de la princesa micomicona debían de haber existido reyes con concubinas. Dicho
esto, la furia se apodera de Don Quijote, que tras apalear con el lanzón a su escudero, le hacer saber que ella es la
que le infunde valor y usa su brazo como instrumento para sus hazañas, y él vive y respira en ella.

En este capítulo abundan los insultos: Hideputa, mal nacido, puto, no tiene cabal juicio, villano ruin, bellaco
descomulgado, gañán, faquín, belitre, socarrón de lengua viperina, desagradecido, traidor blasfemo.

19. Capítulo XXXIII – XXXV.

En mi opinión, a la hora de encontrar culpables, lo son ambos: uno por “fomentar” los amores de su amigo Lotario, a
pesar de que éste intentaba resistirse, movido por una cierta curiosidad de averiguar hasta dónde llegaba la fidelidad
de su mujer que terminó propiciando el amor entre ambos, y la otra, a pesar de que en un principio se mantenía
imperturbable ante las razones de Lotario, al final sucumbió.

Este pequeño relato tiene cierta tendencia a enseñar, en el sentido de “novela ejemplar” como demuestra en los
sabios consejos que Lotario da a su amigo para que cambie de opinión sobre lo que ha decidido para comprobar la
fidelidad de su mujer.

Creo que no son incompatibles las dos cuestiones aquí planteadas, puesto que incluir la aventura de los cueros de
vino le servía tanto a Cervantes para dar variación al relato y a su vez fundir la historia que se narraba con la del
Quijote

F. Discurso de las armas y las letras.

20. Capítulo XXXVII.

Leído.

21. Capítulo XXXVIII.


El problema al que se afronta Don Quijote en este famoso discurso sobre las Letras y las Armas es tratar de ver
quien es más rico, si el estudiante o el soldado. Nada más exponer esta cuestión, afirma que el soldado es más
pobre en el sentido monetario, que se ve sometido en ocasiones a las inclemencias de dormir al raso el día anterior
a una batalla, y los compara con los letrados quienes entre honorarios y propinas tienen en que entretenerse y
sentencia diciendo que -“aunque es mayor el trabajo del soldado, es mucho menor el premio”-. Según Don Quijote,
los letrados defienden que las armas se apoyan en las letras, puesto que la guerra se ve sujeta a unas leyes, y por
tanto a los letrados; responde que con las armas se sostienen los imperios, se mantienen seguros los caminos,
despejados los mares de crueles corsarios, etc. Que aunque le cueste a un estudiante progresar, le costará más a
un guerrero, puesto que siempre le va en ello la vida.

G. El cautivo.

22. Resume los capítulos XXXIX – LII.

En este intervalo de capítulos se suceden la mayor parte de los acontecimientos en la venta donde se encuentra
Don quijote junto a la fingida reina Micomicona –Dorotea -, Don Fernando, Luscinda y Cardenio, el cura y el barbero,
y el cautivo recién llegado con su esposa Zoraida aparte del ventero y su familia y algunos siervos. Tras el discurso
de las Letras y las Armas, el cautivo narra su historia. Cuando llegaba la noche, acudió un oidor que resultó ser el
hermano del cautivo, y se narra también la historia de Doña Clara y Don Luis, que la seguía vestido de mozo de
mulas aunque su linaje no era tal. Ya durante la noche acontece la guardia de Don Quijote, que la que se sucedió el
episodio de quedarse colgado de una mano y la refriega que tubo con los criados enviados a buscar a Don Luis.
Estando atentos a lo que acontecía con éste, entró en la venta el barbero al que Quijote le cogió el yelmo de
Mambrino, y se produjo una fuerte discusión y una “pequeña” pelea entre todos. Tras sucederse estos
acontecimientos abandonaron la venta y el cura y su compañero el barbero se las ingeniaron para hacer creer a Don
Quijote que estaba encantado y así poder llevarlo de vuelta a su pueblo. Durante su regreso, se encuentran con un
canónigo con el que discuten acerca de las novelas de caballería. Cuando se detuvieron para comer, vino el pastor
que narra el último relato que intercala Cervantes y una refriega de Don Quijote con unos disciplinantes. Finalmente
llegaron a su pueblo, enjaulado y mal herido por un fuerte golpe en la espalda.

23. Capítulos XXXIX – XLI.

Según nos narra su historia el cautivo destaca el paralelismo de su trayectoria militar con la de la vida real de
Cervantes coincidiendo por ejemplo en que ambos fueron encarcelados cuando regresaban a la patria tras una
consumada victoria.

Se describe a los turcos como gente atrevida y venturosa, y se nota en sus descripciones cierta xenofobia (aunque
existen descripciones que se salvan de esta etiquetación, como el llamado Gran Turco, Zoraida y su padre)

Siempre me he imaginado un baño de oriente como los arábicos que existen en las Medinas, pero en su descripción,
Cervantes encierra a todos los cautivos en un “baño” que contrasta con la imagen que yo tenía.

Lo propiamente novelesco de la historia comienza cuando acaba la parte histórica de la narración, al ser nuestro
protagonista cautivado, tras lo que se narra lo anteriormente comentado.

Pienso que la religión no constituye ningún problema en esta relación puesto que Zoraida piensa convertirse al
catolicismo y al no ser una fanática de su religión o una conservadora, lo único que han de hacer es ir a España,
pero como eso ya lo tenía mas que asumido el cautivo, no supone ninguna contradicción en su relación.

El carácter de Zoraida es descrito por Cervantes de una forma semejante a las de Dorotea y Luscinda, que se
asemejan a esas damas de novela caballeresca tantas veces comentada por Don Quijote y contrastan a su vez con
las hijas del ventero y demás mujeres de su misma posición. Ella, Zoraida, y las demás son el perfil perfecto de
mujer idealizada.

Al ser apresados por los franceses, el cautivo teme por que le quiten la joya que él más amaba que no era otra que
Zoraida, pero los franceses se contentaron con las joyas que la adornaban y no se quedaron con ella.

H. Vuelta a casa.
24. Capítulo XLVI.

En este enfrentamiento, Sancho le asegura que la citada reina Micomicón no es tal y se ve reprendido por su amo
que le asegura que es quien dice ser y se vio embargado por una profunda ira que fue templada por los consejos de
Dorotea, que aseguraba que al estar el castillo encantado, Sancho vería cosas que no son.

El cura y el barbero se las ingenian para hacer creer a Don Quijote, mediante una serie de engaños con disfraces,
que se encuentra bajo el influjo de un poderoso encantamiento con lo que consiguen hacer que se mantenga quedo
en una jaula con la que le devuelven a su origen.

Creo que ese suceso se mantiene en la línea dentro de la comedia de Cervantes, ya que es muy sarcástico que
Quijote termine en una jaula, aunque una vez que nos hemos encariñado con el personaje es, quizá, un poco cruel.
La burla de los disfraces me parece tan solo una maña para hacer que se crea embrujado, y no creo que tenga
mayor importancia que el resto de las locuras de Don Quijote

25. Capítulo XLVII.

Llega a la conclusión de que al igual que cambian los tiempos cambian los hechiceros y sus conjuros, por lo que no
es de extrañar que vuele no en un carro de fuego tirado por animales mitológicos, sino en una simple jaula tirada por
bueyes.

Sancho le acusa al cura de dejarse llevar por la envidia de que el Quijote iba a conseguir un gran imperio y que
durante el periodo que estuviera encerrado no podría hacer bien a nadie. Es notable la medida en que se ha
quijotizado debido a las influencias de su amo, como va demostrando en su comportamiento, aunque no llega a los
extremos de Don Quijote.

El canónigo asegura que no ha podido terminar ningún libro de caballerías porque asegura que todos son una
misma cosa, que son disparatados —como el ejemplo del chico que, con dieciséis años, mata a un gigante— y cuyo
fin es deleitar y no enseñar y carecen de estructura interna ordenada, con estilo duro, inverosímil en las batallas,
lascivo en los amores, etc.

26. Capítulo XLVIII.

Cervantes defiende la comedia de tipo renacentista sujeta a normas clásicas, como él ya había cultivado en obras
anteriores. A pesar del elogio que hace a Lope de Vega, le contradice en su opinión de que hay que dar al “vulgo” lo
que este pide, ya sea disparates o cosas que no llevan ni pies ni cabeza. Trata de hacer pensar a los actores y
creadores de comedias que se revalorizará más lo que el pueblo le pida, sino con buenas obras.

27. Capítulo LII.

Tras haber escuchado la historia del pastor, se enzarza en una pelea con él pero la interrumpe puesto que ve a lo
lejos una procesión de disciplinantes que confunde con un grupo de malhechores que llevan a una mujer en contra
de su voluntad, y aplazando su refriega se lanza en ataque contra los disciplinantes. En la singular batalla se ve
alcanzado por una vara que le golpeó la espalda dejándole muy mal herido.

Sancho se ve superior a su mujer puesto que ella carece de los conocimientos de la orden de caballería que él ha
ido adquiriendo con la compañía de Don Quijote.

Cervantes, al igual que el lector, ha ido encariñándose progresivamente de su personaje y al final pierde en parte el
sentido burlesco del inicio del libro.

I. Analiza pormenorizadamente la relación de la obra con el Humanismo renacentista (con citas).

El humanismo se caracterizó por su antropocentrismo, cosa que se entrevé en esta novela por ser Don Quijote el
centro de todo. Don Quijote lucha por el ser humano, por la libertad, por el libre pensamiento, por la justicia.

Otra relación con el Humanismo es el ataque a la ortodoxia católica y la promulgación de una doctrina basado en la
pureza evangelista. Esto se puede ver en los diversos ataques de Don Quijote hacia los frailes benitos, y
posteriormente a una procesión; en ambas Don Quijote cree que esos malhechores llevan contra su voluntad a una
dama inocente. Si nos arriesgamos un poco, podríamos pensar que es una metáfora en la que la pureza
evangelista, caracterizada por la moza inocente, se ve apresada por la iglesia y sus sucios intereses, representados
por los frailes. Pero no caeremos en el error de afirmarlo.

La idea de virtud, por la cual el poeta se hace inmortal a través de su obra, es una de las razones más destacables
del Quijote. Sus hazañas son sobre todo para hacerse inmortal a través de su obra heroica, es decir, lo que busca
nuestro hidalgo a través de sus sucesos es, aparte de conseguir el amor de su amada, parecerse a sus héroes y
quedar inmortalizado, como ellos, por sus aventuras, que serán escritas por algún famoso historiador.

Cervantes defiende, en la conversación mantenida entre el canónigo y el cura, las normas grecolatinas ante el
desorden que se refleja en las novelas caballerescas. Además Cervantes incluye en el Quijote cuentos de todos los
tipos clásicos renacentistas.

J. Analiza la evolución sicológica y moral de Don Quijote, y la relación de su parte cuerda con la loca.

Don Quijote caerá en la locura tras pasarse varios días leyendo sin parar novelas caballerescas que le acabarán
creando un ideal y una necesidad libertadora. Así su nueva moral le dictará que libre al oprimido del opresor,
deshaga maleficios y castigue a los malvados, para ganarse la admiración de Dulcinea.

Pero tendrá altibajos en su comportamiento. En los momentos de mayor tranquilidad se mostrará casi cuerdo,
mientras que las ocasiones de batalla su locura llega al cenit.

K. Relación de las ideas de Sancho con la locura de su amo (cuando/por qué).

En ocasiones Sancho ve que su amo está equivocado, pero en otras incluso le apoya. En el caso de los molinos de
viento, de las ovejas, o del grupo de curas, Sancho puede ver que no son lo que su señor dice, ni por apariencia.
Pero en casos como lo de la princesa Micomicona, su inocencia le hace pensar que es cierto lo que escuchan sus
oídos, y esto se ve reforzado además por lo que le supondrá este hecho, que el espera que le aporte como beneficio
su esperada ínsula. Así es que Sancho participará en las locuras de Don Quijote cuando él crea que le aportarán
cierto beneficio y compruebe que tienen cierta coherencia. Aunque en el caso de los agustinos se olvidará de esta
segunda parte acuciado por la avaricia y la oportunidad de recoger los frutos de la batalla de su amo.

L. La pelea en la venta es una parodia judicial y una visión de España. Dimensión crítica.

M. Establece diferencias y similitudes entre la 1ª y 2ª salida (estructural y formal).

En la primera parte, la estructura la podríamos organizar así: Don Quijote realiza él solo y sin que nadie lo vea los
preparativos para la salida. Busca una armadura, un caballo y un nombre para sí. En su salida nadie le verá. Irá la
mayoría del camino sin rumbo fijo dejando que Rocinante le guíe donde quiera. Pronto se encontrará con una venta
en la que él verá un castillo y su oportunidad para nombrarse caballero. Tras las muestras de su locura volverá a las
andadas, esta vez como caballero, de las que no saldrá muy bien parado. Tras la paliza propinada por los
mercaderes toledanos, lo encontrará un vecino suyo el cual lo llevará de nuevo a su casa (Don Quijote no se da
cuenta de que vuelve a su casa hasta que se recupera).

En la segunda salida ocurre más o menos lo mismo. Nuestro hidalgo vuelve a irse sin que nadie le vea, tras haber
preparado el mismo todo lo necesario para sus aventuras, esta vez incluye al escudero. Sus primeras aventuras son
desastrosas y sólo consigue vencer en una. De nuevo irán sin rumbo fijo. La posada volverá a ser castillo, pero lo
que busca Don Quijote es hacer locuras por amor.

N.¿Cómo crees que se ven a sí mismos Don Quijote y Sancho? ¿Cómo se ven el uno al otro?

Don Quijote se ve a sí mismo como un liberador, un justiciero, un deshacedor de entuertos, en resumen, un ejemplo
de caballero que lucha por el bien. Su máxima aspiración es llegar a ser tan famoso como sus ídolos novelescos a
través de la inmortalidad de su obra historia y conseguir a su amada, Dulcinea. Sancho se ve como un pobre
campesino que tiene las miras dirigidas hacia el enriquecimiento de su familia, pues tiene necesidad de ello; se ve,
en pocas palabras, como el sustentador de su familia. Don Quijote ve a Sancho como un buen escudero, y en ello se
entrevé cierta amistad sin llegar a perder la relación escudero – hidalgo en imitación a sus ídolos, cosa que aparece
en varias ocasiones en las que El de la Triste Figura manda callar a su escudero. Sancho ve a su señor como un
hombre ilustrado, sabio y algo peculiar, con el que mantiene una relación demasiado amistosa para ser su escudero;
en realidad le sigue tratando como vecino pero desde otro ángulo, el de su “ayudante”. En ningún caso le creerá loco
sino equivocado, y será la influencia de su señor la que le vaya acercando hacia un plano paralelo a la locura de su
amo, sin llegar él a estar demente sino confundido por su inocencia.

O. Relación entre el autor Cire Hamete y el narrador.

Cervantes mete a un personaje supuestamente real haciéndole pasar por un historiador arábigo del que el narrador
ha sacado las andanzas de Don Quijote. Esto le da un gran realismo a la obra, ya que en aquel entonces los
mejores historiadores eran árabes. También le da una mayor importancia a la obra de Don Quijote, la cual, hemos
de suponer después de esto, fue tan famosa, que llegó e interesó al mundo árabe. Pero todo esto nos conduce
hacia la propia vida de Don Quijote, es decir, tanto Cire como Cervantes son meros medios de comunicación que
cuentan, lo más objetivamente posible, la verdadera historia del realísimo Don Quijote.

Descripción y función de las cartas (cap. XXIII, XXV, XXVI, XXVII) ¿es en cada caso apropiado el uso de la literatura
epistolar? ¿Por qué?.

A través de estas cartas Cervantes conecta de nuevo con el amor idealizado de Don Quijote y también aprovecha
para hacer ver al lector que Don Quijote tiene todas las cualidades de un hidalgo, las más destacadas, las armas
unidas con las letras (típico de los escritores renacentistas, como el mismo Cervantes). Con esta nueva conexión
con Dulcinea podremos ver lo equivocado que está Don Quijote y la personalidad aproximada de la verdadera
Dulcinea, descrita por Sancho.

Q. Describa la relación de Don Quijote y Dulcinea.

En realidad no existe ninguna relación, todo está en la mente de Don Quijote. Alonso Quijano, antes de convertirse
en el más famoso hidalgo de todos los tiempos, tendrá en su mente a una de sus vecinas, Aldonza Lorenzo, a la que
guardará gran simpatía, y es la que acabará siendo renombrada como Dulcinea del Toboso por Don Quijote; pero
con la que no guarda ninguna relación en la vida real.

La prodigiosa imaginación de Don Quijote sufrirá por el amor de su Dulcinea, pasión que se verá acrecentada con
las mentiras de Sancho respecto de la carta que le mandara nuestro hidalgo. Con esto surgirá en la mente del
caballero un amor típicamente cortesano, basado en la espiritualidad humanista.

Fuente Internet:

http://www.lafacu.com/apuntes/literatura/Literatura_El_Quijote_II/default.htm

La obra maestra de Cervantes cuenta las aventuras de viaje de un caballero viejo que
piensa ser un caballero andante. Después de volverse loco por haber leído demasiados
libros de caballería, deja su casa en busca de aventuras en las carreteras y en el paisaje
rural de laEspaña imperial. La primera parte de la novela lleva a don Quijote de su
pequeño pueblo en la Mancha a los bosques de la Sierra Morena y de vuelta a su
pueblo donde se recupera del cansancio y varias heridas. Sus encuentros con otros
personajes suelen ser en ventas las cuales, en su locura, toma por castillos. Su meta es
de enderezar toda clase de males y de hacerse famoso por sus buenas acciones. Don
Quijote se encuentra con una gran variedad de personajes, desde campesinos hasta
nobles, desde criminales hasta curas, desde prostitutas y locos enamorados hasta
mujeres agraviadas y hombres celosos.

Dos de los temas principales de la primera parte son la caballería y su relación


absurda y a menudo cómica con la vida "real," y el amor, ambos cortés y
conyugal. Cervantes a menudo utiliza los encuentros de don Quijote con otros
personajes para satirizar la sociedad en la que estos personajes existen y para
comentar sobre los varios códigos de conducta reflejados en sus acciones.

Sancho Panza, vecino de don Quijote, le acompaña en sus viajes. Es un campesino


analfabeto pero sagaz cuyo primer interés es comer y beber. La debilidad de Sancho
para las cosas materiales de la vida le lleva a creer la promesa de don Quijote que en
seguir a su amo al fin y al cabo se verá recompensado con el reino de su propia isla.
El conflicto entre el arte y la naturaleza, o sea, entre el mundo idealizado y ficcional
de don Quijote por una parte y, por otra, el mundo natural de existencia biológica de
Sancho demuestra una relación incompatible entre los dos mundos en los cuales la
naturaleza siempre parece ganar. Cuando don Quijote se convence de que los molinos
que encuentra son gigantes, Sancho insiste correctamente que tan sólo son molinos.

La segunda parte de la novela es más compleja. Don Quijote y Sancho encuentran


varios personajes que han leído la primera parte de la novela y por lo tanto ya saben
de sus previas aventuras. En vez de enfrentarse con lo que creen ser la "realidad"
como lo hicieron en la primera parte, don Quijote y Sancho a menudo participan en
aventuras imaginadas por y para el beneficio y entretenimiento de los mismos
personajes. La metáfora de "el mundo es un escenario" se vuelve literalmente
verdadera. Las consecuencias de este cambio son profundas. El mundo ya no es
"natural" sino "artificial." A menudo parece que el mundo está más loco que el
mismo don Quijote. Se puede decir que don Quijote poco a poco recobra su juicio por
la actitud excéntrica de los con quienes se encuentra.

Los primeros lectores de la obra maestra de Cervantes - españoles tanto como otros -
recibieron la obra como puramente de entretenimiento, casi como un libro cómico o
una farsa. Gran parte del humor en la obra viene del contraste entre la interpretación
literaria del mundo de don Quijote y su interacción con los deseos y las funciones
corporales de Sancho. Sus viajes juntos les enseña a los dos que la experiencia
humana está hecha de ambas imaginación y realidad.

Pero Don Quijote es más que un libro sobre otros libros o sobre la ficción y su
relación con la realidad. Como don Quijote, varios de los personajes que viven en el
mundo de la novela son lectores ávidos de ficción. Cervantes explora sus esfuerzos
con lo que es verdadero y lo que no lo es, y en haciendo esto también habla a sus
lectores. La lectura de don Quijote debe de ser una "lectura crítica." Su propósito es
de enseñar a leer novelas, cómo discernir las diferencias y semejanzas entre la ficción
y la realidad de la existencia misma.

Para otros usos de este término, véase Don Quijote (desambiguación).

Don Quijote de la Mancha

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.jpg

Autor Miguel de Cervantes Saavedra

Género Novela de aventuras, parodia de las novelas de caballerías, novela realista

Idioma Castellano

Título original El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605)

Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615)

Editorial Imprenta de Juan de la Cuesta

País Flag of Spain.svg España

Fecha de publicación 1605, 1615

Don Quijote de la Mancha1 (Acerca de este sonido pronunciación (?·i)) es una novela escrita por el
español Miguel de Cervantes Saavedra. Publicada su primera parte con el título de El ingenioso hidalgo
don Quijote de la Mancha a comienzos de 1605, es una de las obras más destacadas de la literatura
española y la literatura universal, y una de las más traducidas. En 1615 apareció la segunda parte del
Quijote de Cervantes con el título de El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha.

Don Quijote fue la primera obra genuinamente desmitificadora de la tradición caballeresca y cortés, por
el tratamiento burlesco que da a la misma. Representa la primera obra literaria que se puede clasificar
como novela moderna y también la primera novela polifónica, y como tal, ejerció un influjo abrumador
en toda la narrativa europea posterior.

En 2002, y a petición del Norwegian Book Club, se realizó una lista con las mejores obras literarias de la
historia con las votaciones de 100 grandes escritores de 54 nacionalidades distintas, apareciendo las
obras en estricto orden alfabético, para que no prevaleciese ninguna obra sobre otra, con la única
excepción de Don Quijote, que encabezó la lista siendo citada como «el mejor trabajo literario jamás
escrito».2 Es el libro más editado y traducido de la Historia, sólo superado por La Biblia.3
BIOGRAFIA DEL AUTOR.

Miguel de Cervantes Saavedra

(Alcalá de Henares, España, 1547-Madrid, 1616) Escritor español. Cuarto hijo de un modesto
médico, Rodrigo de Cervantes, y de Leonor de Cortinas, vivió una infancia marcada por los
acuciantes problemas económicos de su familia, que en 1551 se trasladó a Valladolid, a la sazón
sede de la corte, en busca de mejor fortuna.

Allí inició el joven Miguel sus estudios, probablemente en un colegio de jesuitas. Cuando en 1561 la
corte regresó a Madrid, la familia Cervantes hizo lo propio, siempre a la espera de un cargo
lucrativo. La inestabilidad familiar y los vaivenes azarosos de su padre (que en Valladolid fue
encarcelado por deudas) determinaron que su formación intelectual, aunque extensa, fuera más
bien improvisada. Aun así, parece probable que frecuentara las universidades de Alcalá de Henares
y Salamanca, puesto que en sus textos aparecen copiosas descripciones de la picaresca estudiantil
de la época.

En 1569 salió de España, probablemente a causa de algún problema con la justicia, y se instaló en
Roma, donde ingresó en la milicia, en la compañía de don Diego de Urbina, con la que participó en
la batalla de Lepanto (1571). En este combate naval contra los turcos fue herido de un arcabuzazo
en la mano izquierda, que le quedó anquilosada. Cuando, tras varios años de vida de guarnición en
Cerdeña, Lombardía, Nápoles y Sicilia (donde adquirió un gran conocimiento de la literatura
italiana), regresaba de vuelta a España, la nave en que viajaba fue abordada por piratas turcos
(1575), que lo apresaron y vendieron como esclavo, junto a su hermano Rodrigo, en Argel. Allí
permaneció hasta que, en 1580, un emisario de su familia logró pagar el rescate exigido por sus
captores.

Supuesto retrato de Cervantes, atribuido a Jáuregui

Ya en España, tras once años de ausencia, encontró a su familia en una situación aún más penosa,
por lo que se dedicó a realizar encargos para la corte durante unos años. En 1584 casó con Catalina
Salazar de Palacios, y al año siguiente se publicó su novela pastoril La Galatea. En 1587 aceptó un
puesto de comisario real de abastos que, si bien le acarreó más de un problema con los
campesinos, le permitió entrar en contacto con el abigarrado y pintoresco mundo del campo que
tan bien reflejaría en su obra maestra, el Quijote, que apareció en 1605. El éxito de este libro fue
inmediato y considerable, pero no le sirvió para salir de la miseria. Al año siguiente la corte se
trasladó de nuevo a Valladolid, y Cervantes con ella. El éxito del Quijote le permitió publicar otras
obras que ya tenía escritas: los cuentos morales de las Novelas ejemplares, el Viaje del
Parnaso y Comedias y entremeses.

En 1616, meses antes de su muerte, envió a la imprenta el segundo tomo del Quijote, con lo que
quedaba completa la obra que lo sitúa como uno de los más grandes escritores de la historia y
como el fundador de la novela en el sentido moderno de la palabra. A partir de una sátira corrosiva
de las novelas de caballerías, el libro construye un cuadro tragicómico de la vida y explora las
profundidades del alma a través de las andanzas de dos personajes arquetípicos y contrapuestos, el
iluminado don Quijote y su prosaico escudero Sancho Panza.

Las dos partes del Quijote ofrecen, en cuanto a técnica novelística, notables diferencias. De ambas,
la segunda (de la que se publicó en Tarragona una versión apócrifa, conocida como el Quijote de
Avellaneda, que Cervantes tuvo tiempo de rechazar y criticar por escrito) es, por muchos motivos,
más perfecta que la primera, publicada diez años antes. Su estilo revela mayor cuidado y el efecto
cómico deja de buscarse en lo grotesco y se consigue con recursos más depurados. Los dos
personajes principales adquieren también mayor complejidad, al emprender cada uno de ellos
caminos contradictorios, que conducen a don Quijote hacia la cordura y el desengaño, mientras
Sancho Panza siente nacer en sí nobles anhelos de generosidad y justicia. Pero la grandeza del
Quijote no debe ocultar el valor del resto de la producción literaria de Cervantes, entre la que
destaca la novela itinerante Los trabajos de Persiles y Sigismunda, su auténtico testamento poético.

Más información en nuestro monográfico sobre Miguel de Cervantes y el Quijote

CONTEXTO HISTORICO.

1.- CONTEXTUALIZACIÓN (SITUAR SU CONTEXTO HISTÓRICO).

Contexto histórico y social

Don Quijote de la Mancha es una novela perteneciente al Siglo de Oro. El Siglo de Oro lo forma el
Renacimiento en el siglo XVI y el Barroco en el XVII. Este nombre alude al gran desarrollo cultural que se
produjo en esa época.

Dentro del siglo XVI se distinguen dos etapas. La primera corresponde al reinado de Carlos I, y supone la
aceptación del Renacimiento europeo y la asimilación del Humanismo. La segunda es la época de Felipe
II, en la cual se inician la Contrarreforma y un período de fervor religioso que dará lugar a la aparición de
una literatura religiosa.

La asimilación del Humanismo supone la concepción del hombre como eje del universo. Los humanistas
admiran la cultura clásica y toman como modelo el intelectual, que se rige por la razón.

La lengua renacentista persigue la elegancia y la naturalidad y toma como modelo de estilo los
escritores clásicos, la frase amplia y equilibrada, el uso del epíteto y el léxico culto.

Contexto cultural

Culturalmente se enmarca en el Renacimiento, amplio movimiento artístico y cultural que en términos


generales, puede definirse como un acercamiento a los clásicos greco-latinos y que en España comenzó
a desarrollarse a partir del reinado de los Reyes Católicos alcanzando su máximo apogeo en la segunda
mitad del siglo XVI.

El concepto de renacimiento está unido al de humanismo, corriente cultural e ideológica que considera
al hombre como centro del universo, exaltando sus cualidades y valores.

A pesar de su admiración por la cultura clásica pagana, los humanistas no renunciaron a los aspectos
religiosos del hombre. El holandés Erasmo de Rotterdam fue el máximo exponente de esa nueva actitud
espiritual. Sus obras se difundieron ampliamente en España donde su pensamiento tuvo una cogida
favorable.

Contexto literario

La difusión de la cultura experimentó un auge durante la época del renacimiento, debido a la


generalización del uso de la imprenta, que llegó a España a finales del siglo anterior. En el terreno
literario, este propicio un clima cultural favorable en la segunda mitad del siglo XVI.
En la narrativa de este período pueden distinguirse dos corrientes fundamentales:

Una narrativa de tendencia idealista, caracterizada por la idealización del sentimiento amoroso y
estilizar ambientes y personajes. Entre este tipo de narraciones destacan las novelas de caballería y las
novelas pastoriles.

Una narrativa de tendencia realista con propósito de verosimilitud y afán de crítica social. Este tipo de
narraciones tienen su manifestación más importante en los relatos dialogados, género muy cultivado
por humanistas y erasmistas a imitación de los clásicos griegos y latinos.

Además del género narrativo, el lírico alcanzó también un gran desarrollo en la época. Persisten las
formas poéticas tradicionales heredadas del siglo anterior, pero en el renacimiento se incorpora,
procedente de Italia, el endecasílabo o verso de once sílabas y su más importante combinación
estrófica: el soneto.

La novela está protagonizada por una persona que es un antihéroe, y el autor presenta su proceso
educativo, aunque lo hace en un sentido irónico. Se encuentra burla y humorismo, pero también crítica
social y religiosa.

2.- ANÁLISIS DEL AUTOR

Miguel de Cervantes nació el 29 de septiembre de 1.547 en Alcalá de Henares (Madrid). Fue el cuarto
hijo del cirujano Rodrigo de Cervantes y de Leonor de Cortinas. Cuando tenía 4 años se trasladó con su
familia a Valladolid, ciudad en donde estaba afincada la corte del Rey de España Felipe II. En el año
1.561 la corte se trasladó a Madrid y también se trasladó la familia Cervantes. Se sabe muy poco de los
estudios que cursó Miguel de Cervantes. Se sabe que asistió a un colegio de jesuitas.

Con poco más de veinte años se fue a Roma al servicio del Cardenal Aquaviva. Recorrió Italia, se metió
en la Armada Española y en 1.571 participó con orgullo en la batalla de Lepanto. Allí fue donde
Cervantes, a consecuencia de un disparo recibido en el brazo izquierdo, perdió gran parte de la
movilidad de éste, y por esto fue llamado el manco de Lepanto.
En 1.575 cuando regresaba a España, asaltaron su barco en la desembocadura del río Ródano, le
apresaron y llevaron a Argel, donde estuvo 5 años de cautiverio. En 1.580 fue liberado porque unos
frailes Trinitarios pagaron su rescate.

En 1.580 escribe tragedias tipo clásico, como por ejemplo La Numancia. En 1.585 publica comedias y
entremeses (Los baños de Argel; La gran sultana; Pedro de Duérmalas). En los entremeses logra su
mayor acierto: se trata de pequeñas piezas en verso y en prosa, con un tono de ironía suave y humor
afable, en las que aparecen personajes variados y divertidos.

El 12 de Diciembre de 1.584 ya en España, contrajo matrimonio con Dª Catalina de Salazar y Palacios en


la parroquia de S. María del pueblo de Esquivias. Su mujer aportó una pequeña dote. Ella contaba 19
años y Cervantes 37.

Cuando la corte se trasladó de nuevo a Madrid, la siguieron Cervantes y su familia. Fueron los años de
mayor actividad literaria. En 1.613 aparecieron las Novelas Ejemplares; en 1.614 el Viaje del Parnaso; en
1.615 las Ocho comedias y ocho entremeses nuevos y la segunda parte del Quijote y en 1.616 terminó
los Trabajos de Persiles y Sigismunda.

La enfermedad que Cervantes llevaba había tomado un curso desfavorable y decidió ir a pasar una
temporada a Esquivias buscando mejoría. Llegó a primeros de abril, pero como se encontraba peor y
presentía su final, regresó a Madrid donde escribió una emotiva dedicatoria del Persiles al Conde Lemos,
y cuatro días después, le sorprendió la muerte rodeado de su esposa e hija. Fue enterrado en el
convento de las Trinitarias descalzas de la calle hoy llamada Lope de Vega, en un lugar que nunca se ha
podido precisar.

3.- CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA OBRA

Don Quijote de la Mancha está escrito en castellano antiguo o español medieval que es el que se
hablaba aproximadamente desde el siglo X hasta entrado el siglo XV, más específicamente antes de que
sucediera el reajuste consonántico que daría origen del español moderno de nuestros días. La primera y
más destacada obra de la literatura en castellano medieval es el llamado Cantar de Mió Cid o Poema del
Cid, creado a finales del siglo XII o principios del siglo XIII, por un escritor (o escritores) desconocido(s).
Don Quijote de la Mancha pertenece al género de novela de caballería. Los rasgos esenciales son la
búsqueda, el viaje y la estructura. Las aventuras y hazañas se configuran como episodios
independientes, unidos a la presencia y la acción del caballero andante como es:

Tiene valor a toda prueba, y le convierte en un héroe invencible frente a otros caballeros gigantes.

Sus antagonistas son variados: desde caballeros hasta enemigos desleales que encarnan las fuerzas del
mal: gigantes, encantadores, fieras y monstruos.

Sufre apuros y contratiempos, pero siempre sale triunfante y es el más noble y valiente.

Entre sus ayudantes destaca el escudero, que cuida las armas y el caballo, y es mensajero y confidente.

El amor y las aventuras íntimas relacionadas son temas esenciales del relato caballeresco.

Las características más comunes de un caballero son:

Es un perfecto enamorado de una dama de noble origen y la guarda fidelidad amorosa. Es el motor que
mueve al caballero a la aventura.

Lleva una vida itinerante siempre a caballo en busca de aventuras. El caballo y las armas son los
instrumentos esenciales para las aventuras.

Las aventuras son una exageración de las hazañas del caballero.


El autor utiliza a menudo la ironía y la parodia que se centran en el humor, la sátira y los sarcasmos.
Utiliza la sátira para ridiculizar la situación social del momento criticando duramente a la iglesia y el
clero.

El estilo de la novela muestra una gran honestidad literaria en el que abundan cantidad de recursos
estilísticos como la antítesis, la metáfora, hipérbole, y comparaciones.

También se puede distinguir diversas formas de narración como son los lugares, pensamientos del
protagonista, etc., y también se pueden distinguir dos tipos de diálogos: exterior en el que hablan dos o
más personajes, e interior en el que el protagonista habla por sí solo, describiendo sus pensamientos.

4.- RESUMEN DEL CONTENIDO

La acción principal está constituida por dos viajes que realiza Don Quijote.

El libro comienza describiendo que en un lugar de La Mancha, vivía un hidalgo que rozaba los cincuenta
años. Era de complexión recia, delgado, gran madrugador y amante de la caza. En su casa tenía un ama
que pasaba de cuarenta años, y una sobrina que no llegaba a los veinte. En la mayoría de los ratos libres
que tenía se dedicaba a leer libros de caballería con tanto entusiasmo que se ólvidó de cazar y tuvo que
vender gran parte de sus tierras para comprar más libros. Leyó tanto que se le secó el cerebro.

Tenía tantas fantasías que un día se le ocurrió la idea de hacerse caballero. Lo primero que hizo fue
limpiar unas armas que habían sido de sus antepasados, ponerle a su caballo de nombre Rocinante y el
decidió llamarse Don Quijote de La Mancha.

Cerca de donde vivía había una chica que se llamaba Aldonza Lorenzo; pero Don Quijote le dio el título
de señora y la llamó Dulcinea del Toboso.

Una vez preparadas las armas y su caballo se dio cuenta de que no había sido nombrado caballero pero
decidió que la primera persona a la que se encontrará le nombraría noble. Al caer la noche y después de
todo el día caminando vio a lo lejos una venta y paró a cenar. En la venta había dos mozas e intentó
empezar a cenar sin quitarse la armadura y como no podía ni comer ni beber tuvo que recurrir a la
ayuda de una de las mozas y para el vino tuvo que recurrir al apoyo de una caña y después llamo al
posadero para que en las caballerizas le nombrara caballero.

Don Quijote pidió a un vecino suyo si le apetecía ser su escudero, pero le dijo que tendría que dejar a su
mujer e hijos, pero al vecino, que se llamaba Sancho Panza, no le importó y aceptó la petición. Una
mañana bien temprano, el caballero y su escudero partieron en su primer viaje, que transcurriría por el
campo de

Más tarde, se toparon con unos treinta molinos de viento, cuyas aspas eran movidas por el viento. Don
Quijote pensó que eran gigantes y a pesar de que Sancho le advirtió que eran molinos de viento, se fue
con la lanza para derrotarlos. Las aspas del molino rompieron la lanza y Sancho recogió a su amo para
proseguir el camino. Cuando pararon a comer, se dieron cuenta de la presencia de unas cuantas jacas de
los arrieros, yangües y Rocinante las siguió, hasta que los arrieros se percataron de su presencia y
acudieron con piedras y estacas.

Don Quijote y Sancho acudieron a toda prisa, con el propósito de retar a esos más de veinte yangües.
Pero el escudero advirtió a su caballero de que ellos eran solamente dos, y que los arrieros eran más de
veinte, con lo cual era imposible vencerlos. Como de costumbre Don Quijote no hizo caso a su escudero,
sacó su espada y se dispuso a enfrentarse con un yangüe, a lo que el resto del grupo acudió y tras la
lucha quedaron en el suelo si poder levantarse. Sancho subió a su amo al burro y continuaron su viaje.

Mas tarde, vieron de lejos una venta y D. Quijote debido a sus alucinaciones pensó que era un castillo.
Al llegar le acostaron ya que había tenido un golpe muy grande y cuando estaban casi dormidos llegaron
unos aventureros y los despertaron. Don Quijote se levantó como nuevo, pero su escudero Sancho
seguía aturdido pero Don Quijote decidió proseguir el viaje. Ensilló a Rocinante y abandonaron la venta.
El ventero, al ver que se marchaba y no había pagado, acudió al escudero; pero este le dijo que no
llevaba dinero. Entonces, el ventero y otros hombres que se encontraban en la venta, mantearon a
Sancho en los establos de la posada y a los diez minutos, dejaron partir a Sancho a lomos de su burro, al
encuentro con su amo.

Una vez que llego a la altura de su amo, D. Quijote le dijo que había visto un castillo encantado. Miró al
frente y vio dos grandes polvaredas que creía que eran dos ejércitos, uno de Alifarón y el otro de su gran
enemigo el rey Pentapolín del Arremangado Brazo. Sancho advirtió a su amo que lo que él veía solo eran
dos grandes rebaños de ovejas. Cuando los dos ejércitos, o lo que quiera que fuese, estaban más
próximos a los dos aventureros, D. Quijote emprendió la carrera empuñando su lanza y se introdujo al
galope en el rebaño de ovejas, ante el asombro de los pastores que empezaron a apedrear al loco
caballero. Una de esas piedras logró desmontar a Don Quijote, y una vez en el suelo fue apedreado en
una mano y en la cabeza.

Sancho acudió al auxilio de su amo, y rogó a este que le siguiera a un lugar seguro. Se trataba de un
prado verde que estaba detrás de una colina, en el que los dos aventureros se dispusieron a comer y
más tarde se dispusieron a dormir. Cuando se levantaron por la mañana, Sancho intentó convencer a su
amo de que volvieran al pueblo, pero no fue capaz de convencerlo.

Don Quijote le pide a Sancho que vuelva a El Toboso y le pida a su sobrino dos pollinos y le entregue una
carta a su amada Dulcinea. El escudero encuentra por el camino al cura y al barbero, que venían a
buscarlos.

Por otro lado la bella y rica labradora Dorotea, a petición del cura, se disfraza y se presenta ante don
Quijote como princesa Micomicona, suplicándole que salve su reino de las tropelías de un gigante. Con
este truco consiguen que el hidalgo se ponga en marcha hacia su pueblo, deteniéndose en la venta. Allí,
después de acuchillar los odres de vino del ventero al confundirlos con gigantes enemigos, aparece el
barbero a quien anteriormente robaron la bacía y, unos por defender a don Quijote y otros porque sí, se
enzarzan todos, nobles caballeros, arrieros y Santa Hermandad, en una fenomenal pelea.

Por último, siguiendo episodios clásicos de la literatura de caballerías, don Quijote es introducido en una
jaula y llevado en carreta hasta su pueblo.

5.- ANÁLISIS DEL TIEMPO, TANTO INTERNO COMO EXTERNO.

La estructura de la obra es lineal, se explican los hechos en el orden en el que suceden, aunque en
distintos capítulos se hacen retrospecciones para que los personajes relaten algunos hechos que les
sucedieron.
La novela muestra la situación de algunos lugares de España, en especial el de Castilla, porque era de
donde procedía Don Quijote. También se mencionan ciudades como Barcelona, Zaragoza... entre otras y
otros lugares también importantes como Sierra Morena.

Esto se sitúa todo en la época en que las novelas de caballerías estaban en auge (en el siglo XVI) durante
el barroco.

En la novela se da el reflejo o ambiente en el que hay una sociedad estamental, en la que la mayoría son
pobres como por ejemplo Sancho, y en la que casi todos los personajes son personas trabajadoras del
campo (labradores, arrieros...) y una minoría muy grande como Don Quijote son caballeros andantes o
gente rica.

Esta es la escena típica que habría en España durante esa época, que da sensación de tristeza, pobreza,
aunque se hagan a menudo referencias humorísticas.

El tiempo externo coincide con la época en la que se escribió el libro, en el siglo XVII. Los espacios donde
ocurren los hechos son varios porque los protagonistas se van moviendo por las tierras manchegas y
andaluces. Los sitios donde pasan las escenas más importantes son el pueblo de Don Quijote y la venta.

6.- ANÁLISIS DEL ESPACIO

Se cree que los motivos que llevan a Cervantes a situar la novela en La Mancha son varios, entre ellos, la
necesidad de buscar un lugar que no fuera demasiado llamativo y bucólico a fin de no distraer al lector y
la de expresar sus frustraciones como preso y herido de guerra en un territorio que necesitaba la
libertad.

La mayoría de los analistas y estudiosos de Cervantes se han ocupado del argumento, los personajes y la
forma en la que está escrita la obra, aunque sin prestar mucha atención a analizar el escenario
cervantino.
7.- ESTRUCTURA DE LA OBRA

La locura de Don Quijote evoluciona en dos fases, correspondientes a sus dos salidas:

La primera parte (1605) relata las dos primeras salidas por tierras de la Mancha y Andalucía.

El hidalgo manchego Don Alonso Quijano, ya entrado en años, pierde el juicio a causa de la lectura de
libros de caballerías y concibe la peregrina idea de hacerse caballero andante, imitando a los héroes que
protagonizaban las hazañas que aparecían escritas en dichos libros, deshaciendo todo género de
agravio, y poniéndose en ocasiones en peligro.

Con armas antiguas y su viejo caballo, Rocinante, se encomienda a su dama, Dulcinea del Toboso (en
quien él había idealizado a la campesina Aldonza Lorenzo), y se pone en marcha en busca de aventuras
por los campos de Montiel.

Se lanza al mundo haciéndose armar caballero en una venta que imagina ser castillo, entre las burlas del
ventero y las de las mozas del mesón. Creyéndose ya un auténtico caballero, realiza su primera hazaña
liberando a un joven pastor a quien su amo está azotando. Tras una discusión acalorada con unos
mercaderes toledanos, de la que resulta malherido, un vecino lo auxilia y lo devuelve a su aldea, donde
es recibido por su sobrina, el ama, el cura y el barbero. Éstos lo recogen y lo acuestan en su cama,
mientras él sigue sumido en su delirio caballeresco. Acaba aquí la primera salida de Don Quijote (es el
final del capítulo 5º).

El capítulo 6º arranca cuando el cura y el barbero mandan tapiar el aposento donde está la biblioteca de
don Quijote y hacen una hoguera en el corral a la que arrojan, los libros de caballerías, que tanto han
contribuido en la locura del hidalgo. Es un capítulo del Cervantes historiador de la literatura con valiosos
juicios sobre la narrativa española del siglo XVI.

Una vez repuesto, convence a un rudo y ambicioso labrador vecino suyo, Sancho Panza, para que le
acompañe en sus aventuras. Comienza aquí la segunda salida. En el fondo Sancho, bobo y socarrón al
mismo tiempo, está encantado con irse de su casa a la aventura, y perder de vista por un poco tiempo la
labranza y a su mujer.

Con la creación de la figura de Sancho surge la principal aportación de Cervantes a la novela moderna: el
diálogo.

Ya con su escudero, se reanudan las aventuras del protagonista: se suceden la de los molinos de viento,
la de los frailes benitos y la del vizcaíno. Después se encuentra con unos pastores, a los que don Quijote
dirige el discurso de la Edad de Oro. Se sucede la aventura con unos yangüeses conductores de unas
yeguas, con las que a Rocinante se le ocurre la mala intención de refocilarse. Las consecuencias son el
apedreamiento de caballo, asno, caballero y escudero. Como pueden, llegan a una venta donde don
Quijote fabrica el bálsamo de Fierabrás para curar las heridas. En ella don Quijote es sometido a burlas y
Sancho es manteado.

Tras conseguir alejarse de la venta, se suceden la aventura de los rebaños de ovejas que toma don
Quijote por ejércitos, la del cuerpo muerto, el episodio de los batanes, el de la rica ganancia del yelmo
de Mambrino y el de la liberación de los galeotes.

Esto último tiene graves consecuencias para caballero y escudero porque serán perseguidos por la Santa
Hermandad. Sancho sugiere a don Quijote que se aparten de los caminos y se refugien en la Sierra
Morena, y así lo hacen. A partir de este punto se intercalan una serie de relatos adyacentes a la acción
principal de la novela.

Reanudando el argumento de la novela, don Quijote, se retira a hacer penitencia en Sierra Morena y
manda a Sancho a llevar un mensaje a Dulcinea. Este se dirige al Toboso, pero en el camino se
encuentra con el cura y el barbero de la aldea de don Quijote que habían salido en su busca, los cuales
le convencen para que los conduzca adonde ha quedado el hidalgo y entre todos consiguen sacar a don
Quijote de entre los riscos de la Sierra.

Para ello fingen un encantamiento de don Quijote y lo encierran en una jaula en la que es conducido, en
un carro tirado por bueyes, por el cura y el barbero hasta su casa. En el camino encuentran a un
canónigo toledano, que viaja acompañado de su comitiva. Con él mantendrán una sabrosa conversación
de teoría literaria sucesivamente el cura y don Quijote, en la que Cervantes expuso su teoría literaria
sobre la novela, las comedias y el poema heroico.
Después de despedirse del canónigo, el cura y el barbero devuelven a don Quijote y a Sancho a su casa.
Cervantes acaba aquí la primera parte de su novela, dejando abierta la posibilidad de una continuación,
de una tercera salida, que dará fundamento a la Segunda Parte de Don Quijote.

8.- ANÁLISIS DE LOS PERSONAJES.

Don Quijote: Su nombre real era Alonso Quijano, pero todo el mundo le llamaba Don Quijote de la
Mancha. Era alto y flaco, con una larga barba, culto y con mucha imaginación. Es un hidalgo que se cree
caballero andante. Vive con una ama de 40 años y una sobrina que no llega a 20 años.

Sancho Panza: Fiel escudero de Don Quijote. Es bajo y regordete. Era un campesino que empezó a
culturizarse desde que estaba con Don Quijote. Después de haber vivido algunas aventuras, acaba por
creerse que es un escudero de verdad.

Dulcinea del Toboso: Es la amada de Don Quijote. En realidad se llama Aldonza Lorenzo y era una
mujer labradora. Antes de cada batalla, Don Quijote invoca su nombre y pide amparo.

El Barbero: Se llamaba Nicolás y era el barbero de la localidad, discutía mucho con Don Quijote
sobre cual había sido el mejor caballero.

El cura: Era licenciado por la Universidad de Sigüenza y discutía mucho con Don Quijote.

Las Mozas: Dos doncellas que se encontraban en la venta y son las primeras en recibir a Don
Quijote. Le ayudan a quitarse la mayoría de la armadura y le dan de comer. También le nombraron
caballero andante.
El Ventero: Es el dueño de la venta. Es gordo y muy pacífico. Don Quijote le toma por alcalde del
Castillo. Busca una caña para utilizar como pajita y darle vino de beber a Don Quijote.

Los Harrieros: Don Quijote se pelea con ellos mientras está velando por sus armas.

Los Frailes: Son de la orden de San Benito. Don Quijote derriba a uno de ellos y coge sus ropas como
despojos de la batalla.

Bachiller Sanson: Es el encargado de hacer que vuelva a casa.

Rocinante: Es el caballo de Don Quijote, es viejo y muy delgado.

Rucio: Es el burro de Sancho Panza.

9.- ANÁLISIS FORMAL, TÉCNICAS LITERARIAS

Yo creo que usan las siguientes técnicas literarias:

La parodia (imitación, generalmente burlesca, de una obra, género, autor, exagerando o ridiculizando
sus rasgos más característicos) está presente en todo el libro. Parodia los libros de caballerías.

Pero ésta se manifiesta también continuamente en recursos técnicos y estilísticos más concretos: en el
recurso del apócrifo, en el lenguaje altisonante y arcaizante, en el uso y abuso de la hipérbole, etc.

La ironía, resultado en muchos casos de la parodia, es el recurso tal vez más utilizado en El Quijote; tan
es así, que apenas hay frase que no lleve un doble sentido. La vemos ya en el encabezamiento de los
capítulos con sus títulos hiperbólicos, en el desajuste constante entre actitudes y situaciones, y en
muchísimas expresiones de don Quijote y Sancho, etc.

Cabe resaltar también como otra consecución técnico estilística del Quijote la perfección del diálogo. Es,
en primer lugar, el medio por el que los personajes, sobre todo don Quijote y Sancho, descubren sus
intimidades en un proceso dialéctico que los define como seres independientes y vivos, a la vez que los
conforma progresivamente. Pero, además, es un elemento estructural de primera magnitud que
dinamiza la novela: las aventuras perderían gran parte de su valor sin los diálogos precedentes y
subsiguientes.

Excepcional recurso del Quijote es su perspectivismo. Se entiende por tal el hecho de que la variedad de
perspectivas que confluyen sobre una realidad son las que se definen. En la novela, el juego de
perspectivas es muy complicado. Por una parte, está la combinación de los tres "autores": el narrador
cristiano (que no es el Cervantes real), el traductor aljamiado y el historiador moro (Cide Hamete). El
entrecruzamiento de las perspectivas de los tres enriquece la visión de lo narrado. Por otra, está la
multitud de visiones vertidas por los personajes, con lo que se consigue ir definiendo una realidad
indeterminada y huidiza. En este aspecto, si es de destacar el continuo y primer diálogo entre don
Quijote y Sancho, no se puede olvidar el enriquecedor cúmulo de visiones de todos y cada uno de los
personajes de la novela. Este perspectivismo es el que permite a Cervantes definir la verdad
"cervantina", es decir, la ver dad "vital" o "existencial".

Uno de los hechos que más llama la atención durante la lectura de El Quijote es el grado de realismo y
de vida independiente que Cervantes consigue plasmar en sus personajes, muy en especial en don
Quijote y Sancho. En efecto, en la conciencia del lector de la obra y en la conciencia de la colectividad,
se ha ido conformando una sensación de personajes reales, escapados de la novela. Los saberes y
secretos técnicos con los que Cervantes ha conseguido esto son numerosos y, en muchos casos, sutiles.
Baste aquí para indicar algunos de los más patentes:

Las vacilaciones o equivocaciones, atribuidas en ocasiones a descuido, dan un gran sentido de realidad :
la variedad de nombres de don Quijote y la mujer de Sancho; el desconocimiento del lugar de
nacimiento y ascendencia de don Quijote; las malas cuentas que hace del niño azotado, etc. En algunos
casos la razón de ello está en la falta de documentos históricos (luego la historia no es una invención
sino una realidad documentada); en otros, parece que la causa es que don Quijote, caballero de altos
pensamientos, no puede entretenerse en bagatelas o cosas pragmáticas (realismo vital o existencial). El
realismo nacido de la referencia a los documentos queda reforzado, además, por los frecuentes
entredichos que el narrador" pone al historiador y al traductor.
La perfección del diálogo, verdadero encuentro del "yo" y del "tú" como en la vida, a la vez que
conformador de la evolución de los personajes.

Es de especial interés, en este sentido el diálogo entre Sansón Carrasco y los protagonistas cuando aquél
les comunica que ha leído su historia. El hecho de que don Quijote y Sancho enjuicien la verdad o
perfección de la misma historia de sus vidas, les lanza fuera de la novela como personajes reales. En
idéntica dirección están las consideraciones sobre el Quijote de Avellaneda y el hecho de que, a lo largo
de la segunda parte, don Quijote se encuentra con personajes que ya han leído su historia y le
reconocen sin necesidad de presentaciones.

Importante característica barroca de El Quijote es su dinamismo. éste afecta tanto a la estructura como
al estilo. En efecto, dinámico es el movimiento de los personajes, la ininterrumpida sucesión de
aventuras, el inagotable diálogo entre personajes, la técnica narrativa de capítulos abiertos y de la
anticipación y el rápido ritmo de la sintaxis.

Por último es necesario mencionar la perfección y riqueza lingüística. Un dato nos puede llevar a intuir
hasta qué punto esto es cierto en todos los aspectos: el número de palabras distintas usadas en la
novela es de más de doce mil - hoy, una persona culta conoce seis o siete mil.

10.- VALORACIÓN. CRÍTICA PERSONAL.

Al principio me ha costado un poco cogerle gusto al libro, pero según se avanza, creo que es muy
entretenido. Es de lectura fácil y se entiende muy bien. Los personajes principales dan una idea de cómo
se vivía en esos momentos. Me sorprende el comportamiento de Don Quijote, que después de las
palizas que recibe en sus aventuras, nunca se cansa.
BUEN RESUMEN TIENE
TODO:
Introducción

En esta ocasión nos centraremos en el ámbito de obras, una conocida obra es la de "DON

QUIJOTE DE LA MANCHA", y en este caso hablaremos de ella.

Conoceremos un poco más de la obra en general, también nos enfocaremos en su autor

"MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA" sobre su vida, conoceremos a los personajes más a fondo, es una
novela de aventura.

"Acontece tener un padre un hijo feo y sin gracia alguna, y el amor que le tiene le pone una venda en los
ojos para que no vea sus faltas; antes las juzga por discreciones y lindezas y las cuenta a sus amigos por
agudezas y donaires".

¿Por quién fue escrita?

Del autor "MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA".

Escritor español que es conocido por haber escrito "DON QUIJOTE DE LA MANCHA", novela con el titulo
original, Primera parteEl ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605)Segunda parte del ingenioso
caballero don Quijote de la Mancha (1615).Novela que tiene nacionalidad Española y tal novela se
publicó en los años 1605 y 1615 por la editorial Imprenta de Juan de la Cuesta. El idioma de la novela
fue el Español Castellano

BIOGRAFIA DE MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

Miguel de Cervantes Saavedra (Alcalá de Henares, 29 de septiembre de 1547 –Madrid, 22 de abril de


1616) fue un soldado, novelista, poeta y dramaturgo español.

Es considerado una de las máximas figuras de la literatura española y universalmente conocido por
haber escrito Don Quijote de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela
moderna y una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el libro más editado y
traducido de la historia, sólo superado por la Biblia. Se le ha dado el sobrenombre de "Príncipe de los
Ingenios".
¿De qué trata?

Acontece tener un padre un hijo feo y sin gracia alguna, y el amor que le tiene le pone una venda en los
ojos para que no vea sus faltas; antes las juzga por discreciones y lindezas y las cuenta a sus amigos por
agudezas y donaires. Pero yo, que, aunque parezco padre, soy padrastro de don Quijote, no quiero irme
con la corriente del uso , ni suplicarte casi con las lágrimas en los ojos, como otros hacen, lector
carísimo, que perdones o disimules las faltas que en este mi hijo vieres, pues ni eres su pariente ni su
amigo, y tienes tu alma en tu cuerpo y tu libre albedrío como el más pintado, y estás en tu casa, donde
eres señor de ella, como el rey de sus alcabalas, y sabes lo que comúnmente se dice, que debajo de mi
manto, al rey mato. Todo lo cual te exenta y hace libre de todo respeto y obligación, y así puedes decir
de la historia todo aquello que te pareciere, sin temor de que te calumnien por el mal ni te premien por
el bien que dijeres de ella.

Es la historia de un hidalgo de la Mancha de unos 50 años que tras leer muchos libros de caballería, un
género popular en siglo XVI, decide disfrazarse de caballero andante y embarcarse en una serie de
aventuras con su viejo caballo Rocinante. Tiene como fin "irse por todo el mundo con sus armas y
caballo a buscar las aventuras y a ejercitarse en todo aquello que él había leído que los caballeros
andantes se ejercitaban, deshaciendo todo género de agravio y poniéndose en ocasiones y peligro
donde, acabándolos, cobrase eterno nombre y fama"

Don Quijote de la Manchaes una novela escrita por el español Miguel de Cervantes Saavedra. Publicada
su primera parte con el título de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha a comienzos de 1605, es
una de las obras más destacadas de la literatura española y la literatura universal, y una de las más
traducidas. En 1615 aparecería la segunda parte del Quijote de Cervantes con el título de El ingenioso
caballero don Quijote de la Mancha.

Don Quijote fue la primera obra genuinamente desmitificadora de la tradición caballeresca y cortés, por
el tratamiento burlesco que da a la misma. Representa la primera obra literaria que se puede clasificar
como novela moderna y también la primera novela polifónica, y como tal, ejerció un influjo abrumador
en toda la narrativa europea posterior.

En 2002, y a petición del Norwegian Book Club, se realizó una lista con las mejores obras literarias de la
historia con las votaciones de 100 grandes escritores de 54 nacionalidades distintas, apareciendo las
obras en estricto orden alfabético, para que no prevaleciese ninguna obra sobre otra, con la única
excepción de Don Quijote, que encabezó la lista siendo citada como "el mejor trabajo literario jamás
escrito". Es el libro más editado y traducido de la Historia, sólo superado por La Biblia.

¿Cuál es el personaje principal?

Alonso Quijano

Soñador, loco, delgado como esparrago, de nariz aguileña, de tanto leer libros de caballería perdió la
razón, cortés, busca la verdad busca la justicia, cree poder arreglar el mundo con la sola fuerza de su
brazo
PERSONAJES

Principales:Alonso Quijano.Sancho Panza.Dulcinea del Toboso.Secundarios:Cide Hamete


Benengeli.Rocinante.Rucio.Teresa Panza.El Duque.La Duquesa.Altisidora.Merlín.El bachiller Sansón
Carrasco.El cura.El barbero.

Características de los personajes

La reina Micomicona: Es en realidad Dorotea, con la cual se encuentran el cura, el barbero, y Cardenio
en la sierra. La bella joven cuenta como don Fernando la sedujo y luego la dejó para casarse con
Luscinda. Dorotea se ofrece a desempeñar el papel de una dama en apuros para sacar a don Quijote de
la sierra.

Amadís de Gaula: Es el nombre del héroe de un libro de caballerías sobre el cual don Quijote hace la
mayor cantidad de referencias durante la obra. Aunque se escribió en el siglo XIV, fue muy popular
durante el siglo XVI, y por eso Cervantes lo usó en su obra de Don Quijote, la cual es una parodia de los
libros de caballerías.

Rocinante: Es el caballo de don Quijote, al cual este le puso nombre porque así lo dictaban los libros de
caballería. El nombre proviene de la idea de don Quijote de que su caballo era "antes y primero de
todos los rocines del mundo" (p. 25).

Anselmo: Es uno de los personajes de una novela llamada "Novela del Curioso Impertinente" que
encuentran en la venta y es leída por el cura a petición de todos. Es un juego de Cervantes sobre la
novela italiana, ya que esta tenía un comienzo triste o conflictivo y luego el final era feliz.

Roque Guinart: Es el líder del grupo de bandoleros con quien se encuentran don Quijote y Sancho Panza
al llegar a Barcelona. Es un ladrón "justo" ya que roba solo lo que es necesario para mantener a sus
hombres, como lo demuestra con los capitanes, la regenta, y los peregrinos.

El Duque, La Duquesa: Don Quijote y Sancho Panza se encuentran con los duques después del episodio
del bote. Los duques han leído la primera parte de la historia de Don Quijote y se alegran mucho de
conocer a los protagonistas de la misma por lo cual los invitan a quedarse en su castillo.

La ínsula Barataria: Desde el inicio de la novela, don Quijote le promete a Sancho el gobierno de una
ínsula a cambio de sus servicios. Sancho siempre se queja porque ve que pasa el tiempo y no recibe lo
ofrecido.

Avellaneda: Alonso Fernández de Avellaneda publicó en 1614 una segunda parte de Don Quijote. Esto
molestó a Cervantes porque el libro de Avellaneda salió antes de su propia segunda parte.

Sansón Carrasco: Es un joven bachiller del mismo pueblo de don Quijote quien le informa a éste de la
existencia de la primera parte de su historia. Más adelante, se pone de acuerdo con el cura y el barbero
y se disfraza del Caballero de los Espejos para combatir con don Quijote y obligarlo a que regrese al
pueblo.
Sanchica Panza: Es la hija de Sancho Panza a quien éste pretende arreglarle un buen matrimonio cuando
se cree gobernador de la ínsula Barataria. La mujer de Sancho, Teresa, es más prudente y le dice que no
quiere que el dinero y el poder se le suban a la cabeza de su hija.

Barcelona, Zaragoza: Zaragoza es donde originalmente se dirigían don Quijote y Sancho para participar
en las justas. Pero debido a que en la novela de Avellaneda los personajes van a esta ciudad, don
Quijote decide cambiar su rumbo y dirigirse a Barcelona. De esta manera la historia de Avellaneda
queda como falsa ya que el verdadero don Quijote nunca llega a ir a Zaragoza.

El curioso impertinente: Es una de las historias intertextuales que se cuentan en Don Quijote. Es una
novela que aparece en la venta y es leída por el cura a petición de todos. Es un juego de Cervantes sobre
la novela italiana, ya que ésta tiene un comienzo triste o conflictivo y el final es feliz.

Zoraida (María): Es una mujer mora convertida al cristianismo quien llega a la venta en compañía de un
cautivo. El cautivo cuenta a las personas de la venta las aventuras que pasaron para que Zoraida pudiera
escapar y así lograr su objetivo de comenzar una vida cristiana en España bajo el nombre de María.

Maese Pedro: Es un titerero que llega a una venta donde se están quedando don Quijote y Sancho.
Tiene un mono "adivino" al cual Sancho y don Quijote le hacen preguntas. Maese Pedro presenta con su
obra de títeres la historia de Melisendra y Gaiferos pero no la puede terminar porque don Quijote se la
toma en serio y en su afán por ayudar a la pareja, destroza con su espada a los títeres. Don Quijote paga
por los daños y luego nos enteramos que Maese Pedro es en realidad Ginés de Pasamonte, uno de los
galeotes-esclavos a los que don Quijote ayudó a liberar.

Altisidora: Es una doncella de la duquesa quien finge estar enamorada de don Quijote como parte de
una de las tantas bromas que le gastaron durante su alojamiento en el castillo de los duques. Todo
comienza con un romance que la doncella le dedica a don Quijote una noche.

El Caballero de la Triste Figura: Es el sobrenombre o nombre apelativo que don Quijote decide utilizar en
el capítulo XIX luego de que a Sancho le da por llamarlo así. Esto sucede cuando Sancho hace la
presentación de su amo al bachiller Alonso López: "… diráles vuestra merced que es el famoso don
Quijote de la Mancha, que por otro nombre se llama el Caballero de la Triste Figura"

La cabeza encantada: Es un artefacto utilizado por don Antonio Moreno para su propio entretenimiento
por medio del engaño a sus invitados. La supuesta cabeza encantada puede responder a cualquier
pregunta que le hacen. En realidad la cabeza es una imitación de otra que don Antonio vio en Madrid. La
cabeza está conectada por medio de un tubo a un aposento desde donde un sobrino de don Antonio es
el que contesta las preguntas.

¿A qué época pertenece la obra?

Pertenece al RENACIMIENTO. El Renacimiento es fruto de la difusión de las ideas del humanismo, que
determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo. En esta época se revisó los pensamientos
medievales como el que dios era el centro del universo, apareció el interés por las artes, la política y las
ciencias. En España el cambio ideológico no es tan extremo como en otros países; no se rompe
abruptamente con la tradición medieval, por ello se habla de un Renacimiento español más original y
variado que en el resto de Europa

Género de la obra

DON QUIJOTE DE LA MANCHA es una novela de aventuras, parodia de las novelas de caballerías, novela
realista. La literatura medieval.

Argumento y estructura

La historia de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha es la de Alonso Quijano que pierde el juicio
de tanto leer libros de caballerías. Creyendo ser uno de los antiguos caballeros andantes, y
encomendándose a Dulcinea del Toboso, dama de sus sueños, se echa al mundo para "desfacer
entuertos" como hacían los caballeros antiguos. Al principio sale solo y, tras resultar apaleado en el
primer encuentro serio que tiene, vuelve a su aldea. Luego convence para que le acompañe en sus
aventuras un labrador vecino suyo llamado Sancho Panza prometiéndole el gobierno de una "ínsula".
Después de correr innumerables lances, recibir golpes y padecer miedos, don Quijote al fin es vencido
por el Caballero de la Blanca Luna, que no es otro que Sansón Carrasco, un bachiller del lugar que ha
pactado con el cura y el barbero devolver al hidalgo a casa, y vuelve a la aldea, cae enfermo, recobra el
juicio momentáneamente y muere.

La estructura del libro se articula del siguiente modo. La primera parte cuenta con 52 capítulos. En ellos
asistimos a dos salidas del hidalgo: en la primera, se hace armar caballero en una venta que él cree ser
castillo, se enfrenta a Juan Aldudo y a unos mercaderes tolerados y resulta molido a golpes, tras lo cual,
un labriego lo devuelve a su aldea, Allí convence a Sancho para que sea su escudero.

En la segunda salida viven ambos varias aventuras (la de los molinos de viento que don Quijote
confunde con gigantes, los monjes que llevan encantada a una dama, los condenados a galeras….; por
último, el cura y el barbero consiguen traer a casa al hidalgo con engaños y metido en una jaula. La
segunda parte abarca 74 capítulos, en los cuales tiene lugar la tercera y última salida de don Quijote;
entre otros episodios, destacan el duelo con el Caballero de los espejos (Sansón Carrasco), la compañía
de don Diego de Mirada, las bodas de Camacho, la cueva de Montesinos, Clavileño, Sancho Panza
gobernador…

Finalmente, Sansón Carrasco, que le ha seguido hasta las playas de Barcelona, le vuelve a retar bajo el
disfraz esta vez del Caballero de la Blanca Luna y lo vence. Según lo pactado, regresa a casa. Y
gravemente enfermo, muere tras recobrar la cordura

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos96/donquijote-de-la-mancha/donquijote-de-la-


mancha.shtml#ixzz2uMwBp0Ym