Está en la página 1de 158

El comienzo de toda una historia

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Albus Dumbledore caminaba solo hacia Little Whinging, Surrey, más específicamente al número 4
de Privet Drive, debía darse prisa si quería llevarse al pequeño Harry, todo estaba planeado, Harry
Potter cambiaría de hogar ésa misma tarde.

Mientras se acercaba cada vez más a aquella casa, recordaba la conversación que tan sólo unas
horas atrás había sostenido nada mas y nada menos que con Severus Snape.

La puerta de su despacho se abrio lentamente, dando paso enseguida a un hombre de estatura


media, piel centrina, cabello negro y grasiento.

-Casi llegas tarde Severus.

-¿Me llamaba señor?


Dumbledore le miró bajo sus gafas de media luna, mientras Severus le miraba con el rostro
inexpresivo de siempre.

-Como seguramente recuerdas, hace algunos años, el pequeño hijo de Lily Potter fue entregado a
los únicos familiares vivos que tenía.

-si.....lo recuerdo.

-Bien en ese caso he de informarte que las personas que cuidaban de él, acaban de fallecer. Es por
eso que de hoy en adelante debes hacer cumplir tu promesa-el rostro de Severus cambio a
sorpresa y finalmente pronunció.

-¿Mi promesa?

-La promesa de cuidar de Harry Potter.-respondía con firmeza Dumbledore.

-¿Cuidar…..de él?

-Sólo mientras le encontramos un hogar.

-¿Se da cuenta lo que me pide? No se da cuenta que Potter correrá más peligro estando cerca de
mi.

-Entiendo perfectamente tu postura, pero tambien quiero que comprendas que la seguridad del
niño es lo que más me importa en este momento.

-Pero si Voldemort se entera que estoy cuidando de Potter podría......matarlo......matarnos a los


dos.

-Confio plenemente en tus capacidades Severus.

-Yo no podría cuidar de un niño tan pequeño.

-Te aseguro que no necesitara muchos cuidados, como ya dije, lo unico que Harry nececita es un
lugar donde vivir, temporalmente claro.

Dumbledore se colocaba su túnica de viaje, mientras miraba el rostro fruncido de Severus que aún
no asimilaba bien lo que acababa de escuchar.

-Será mejor que vayas a tu casa y prepares todo lo necesario para su llegada, el niño va a
necesitar muchas cosas- explicaba Dumbledore a Severus que no se atrevía a pronunciar palabra.

Dumbledore se dirigió entonces a la puerta, Severus aún pensaba en lo dificil que le resultaria ser
"la niñera" pequeño de tan solo cinco años….

-¿Me da su palabra de que solo sera por un breve tiempo?

Dumbledore asintió con una leve expresión de triunfo, le había conseguido, Harry Potter, ya tenía
un nuevo hogar....
El viento frío de aquella tarde provocó que Dumbledore volviera a su realidad, ya que sin que se
diera cuenta, estaba ya parado frente a la puerta principal de aquella casa,

Con mucha serenidad y paciencia, Dumbledore se introdujo en ella, todo estaba limpio y ordenado,
parecía que los objetos que estaban en aquella casa nunca eran utilizados, se acercó a la pequeña
mesa de centro y observó uno a uno los retratos que aquella pequeña familia, le sorprendió
muchísimo no ver al pequeño Harry en ninguna de las fotos.

Un pequeño ruido debajo de las escaleras llamó su atención, y con la misma calma abrió la puerta
de aquella repisa donde un pequeño niño sentado en el piso le observaba con cierto temor.

Notó que la repisa era el cuaro de aquel pequeño y que contrariamente a lo que acababa de ver, el
lugar era chico, sucio y viejo. El nño por otra parte, lucía delgado y con ropas que estaban usadas,
viejas y grandes.

-Buenas tardes Harry.

El pequeño no contestó, se puso de pie mientras caminaba hacia atrás sin dejar de ver al anciano
profesor que trataba de acercarse a él.

-No tengas miedo, no voy a hacerte daño. ¿Quieres un chocolate?

Dumbledore le enseñaba una tablilla de chocolate al pequeño, que por un momento se vio tentado
a tomarlo, pero finalmente negó varias veces la cabeza negándose a hablar.

-Comprendo tu tristeza, debe ser difícil perder a la familia, pero te aseguro que solo estoy aquí
para ayudarte.

-Yo no estoy triste…..señor.

Harry articulaba palabra por primera vez, se acercó lentamente a Dumbledore y le observó con
curiosidad.

-¿Quién es usted señor?

-Soy el profesor Albus Dumbledore y he venido a recogerte, no puedes quedarte solo en esta casa.

-El tío Vernon dice que no debo.....

-¿Qué no debes hablar con extraños?

Harry asintió mirando fijamente al profesor que se hincaba para poder hablar con él cara a cara.

-Me parece que ya me he presentado, así que ya no somos unos extraños. De ahora en adelante
yo voy a ser una especie de familia para ti.

-¿Cómo tío Vernon y tía Petunia?

-Algo por el estilo.

Dumbledore salió levemente de la repisa para observarla mejor desde afuera, le resultaba dificil
creer que el pequeño viviera ahí debajo.
-¿Señor..que hace aquí?

-He venido a recogerte, después de la muerte de tus tíos, es probable que los muggles intenten
llevarte a una especie de orfanato.

-¿Los que? - preguntó Harry refiriéndose a la palabra MUGGLES.

-Después te lo explicaré mejor, por ahora quiero que me digas una cosa ¿Aceptas venir conmigo
hasta que podamos encontrarte otra familia?

Con cierta tristeza Harry asintió mientras Dumbledore se disponía a llevárselo, a partir de ése día,
Harry Potter no viviría más en aquel horrible lugar, quizá no le esperaba lo mejor del mundo al lado
de Severus Snape, pero al menos estaría protegido y a salvo, eso le tranquilizó a Dumbledore, ya
que a regañadientes, enojo y confusión, Severus Snape había accedido a cuidar del pequeño, con
la condicion de que fuera "SOLO POR POCO TIEMPO".

hola, pues un amigo me sugirio esta idea, y simplemente me decidi a escribirla, si tiene exito,
dentro de poco subire algun otro capitulo, bueno sin mas que decir, espero comprendan que es mi
segundo fic, asi que no tengo experiencia como escritora.

Hacia un nuevo hogar

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Aunque llevaban poco tiempo de caminar, Albus Dumbledore notó que el


pequeño permanecía callado y levemente agarrado de su mano, bajo la vista
para observarle y notó que su mirada era la de un niño triste, sujetaba
fuertemente un osito de peluche viejo, al que por si fuera poco se le estaba
cayendo uno de sus ojos. Se detuvo en seco, se agachó hasta quedar a la altura
de un Harry al cual se le salían unas cuantas lágrimas que escurrían por sus
mejillas hasta perderse en aquel abrigo viejo que llevaba.

-¿Qué sucede pequeño?

La voz de Dumbledore sonaba consoladora y cariñosa. Harry suspiró mientras


comenzaba a sollozar nuevamente.

-Quiero....a.....mi…..mamá.....

-Así que, ¿Quieres a tu mamá?- preguntaba mientras Harry asentía varias veces
con la cabeza- Escúchame Harry, tu mamá no va poder estar contigo, pero el
hombre que cuidará de….

-A ..Entonces es mi papá….

Un brillo en los ojos del pequeño, Dumbledore pudo notar que era la primera vez
que veía esos hermosos ojos verdes brillar con tanta esperanza e ilusión.

-No, no es tu padre- contestó sintiéndose culpable, pues el rostros de Harry


volvía a tornarse triste y decepcionado. Comenzó a tallarse los ojos, señal de que
el sueño comenzaba a embargarlo-¿tienes sueño?

Harry asintió bostezando fuertemente y abrazando su pequeño oso, Dumbledore


meditó, el que fuera el mejor mago del mundo, no quería decir que supiera que
hacer. Se le olvidaba que los niños pequeños solían dormirse a temprana hora.
-Será mejor que duermas un poco, el viaje que nos espera es largo- Dumbledore
le extendió los brazos mientras Harry se le acercaba y se recostaba en su hombro
comenzando a dormirse.

Dumbledore se levantó sosteniendo al pequeño en sus brazos, era pequeño, no le


costaba caminar con un niño a cuestas, su serenidad hizo que se diera cuenta que
el pequeño era mas delgado que cualquier otro niño de su edad, lo cual quería
decir que la alimentación que había recibido durante esos cuatro años, no había
sido la correcta.

Las calles de aquel barrio estaban vacías, cada vez la obscuridad de la noche les
embargaba, tenían que viajar mucho, puesto que un niño como Harry, no podía
aún usar medios de transporte como el traslador o la aparición. Dumbledore se
detuvo al final de aquel barrio, se suponía que Hagrid debía esperarlo ahí, pero
al observar con detenimiento la calle, se dio cuenta que estaba solo.

-¿Profesor Dumbledore?

La voz de un hombre se escuchaba a sus espalda, al voltearse, Dumbledore


comprobó que se trataba de Hagrid.

-¿Lo has conseguido? ¿Has conseguido el transporte que te pedí?

-Así es profesor, he conseguido que me prestaran uno de los carruajes que se


utilizan en Hogwarts, se que es una forma lenta de viajar pero….

-Está bien Hagrid-Dumbledore levantó su mano para que Hagrid guardara


silencio- será mejor que nos vayamos, Severus nos esperaba hoy.

Albus le entregó a Hagrid al pequeño Harry que dormía profundamente, Hagrid le


miraba con una sonrisa de oreja a oreja, recordaba que apenas unos años atrás,
lo habían dejado en aquella casa.

Ambos subieron al carruaje, Dumbledore miraba como Hagrid pasaba uno de sus
gruesos dedos por el rostro del pequeño.

-¿Esta seguro que es lo mejor? ¿Profesor?

-Quizá no sea de momento lo mejor, pero estoy seguro que con el tiempo lo será.

-¿Qué quiere decir? ¿Snape se quedará con Harry para siempre?

-Tranquilo Hagrid, yo al igual que tú, solo busco el bienestar de Harry-se


apresuró al ver que Hagrid se molestaba un poco- además, si como es costumbre
mía estoy en lo cierto, estoy seguro que será el mismo Harry quién escoja su
hogar.
El carruaje viajó por casi toda la noche, Hagrid se dormía por ratos, pero era
despertado por Dumbledore, quien se encargaba de recordarle que llevaba
consigo a un niño.

Cerca de la madrugada, el carruaje se detuvo frente a una casa vieja, pequeña y


de aspecto poco confiable. Ambos hombres bajaron del carruaje para pararse
frente a la angosta y vieja puerta. Con un ademán, Dumbledore le indicó a
Hagrid que le devolviera al niño, que al llegar a sus brazos emitió un leve sonido
acompañado por leves movimientos de cabeza y brazos.

-Profesor, quiere que…

-Agradezco mucho tu ayuda Hagrid, pero creo que será mejor que regreses al
colegio con el carruaje- indicaba mientras Hagrid miraba de reojo al pequeño-
nos veremos ahí más tarde.

Hagrid asintió volteando constantemente hacia atrás para aún ver al niño, subió
al carruaje y desapareció minutos después.

Los primeros rayos del sol comenzaban a notarse, Dumbledore comenzó a


despertar al pequeño Harry que se resistía a despertarse, el anciano profesor le
movía con suavidad, hasta que después de varios minutos lo logró. El pequeño se
tallaba los ojos, aún tenía mucho sueño, Dumbledore observó que con esas ropas
no causaría una buena impresión, así que agitó rápidamente su varita y tanto los
pantalones como la camisa quedaron como nuevos. Le trató de acomodar el
cabello , aunque desistió al ver el poco éxito obtenido.

-Creo que ya estas listo.

La mirada de Harry y la del anciano profesor se cruzaron, Harry no había dicho


nada hasta entonces, claramente su sueño era demasiado para darse cuenta, -era
un sueño quizá-pensaba el pequeño que emitía bostezo tras bostezo, mientras
Dumbledore le sonreía.

Dumbledore comenzó a tocar pacientemente la puerta, dentro de poco


aparecería el hombre que se haría cargo de aquel pequeño.

ola!!!
espero que les guste el segndo capitulo de esta historia, les agradesco
enormemente las sugerencias recibidas, creanme que las tomare en cuenta. No
se hasta cuando pueda actualizar(dado que estamos en fiestas navideñas) pero
les prometo hacerlo en cuanto me sea posible.

MIS MEJORES DESEOS Y FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!!!

NEY

Hogar dulce ¿Hogar?

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Dumbledore tocaba la puerta, pero no había respuesta por parte de quien la habitaba, tocó por
segunda vez con un poco más de fuerza. Severus Snape abrió lentamente la puerta mientras
observaba a Dumbledore a los ojos, bajó su vista y ahí estaba, un pequeño que se tallaba los ojos
con su pequeño oso de peluche.
-Pasen- fue su respuesta a secas.

Dumbledore introdujo al pequeño para entrar detrás de él. Severus no le quitaba la vista al niño,
era cierto lo que le habían dicho, sus ojos era iguales a los de ella, a los de Lily.

-¿Tienes todo listo, Severus?

Severus asintió secamente mientras observaba a Dumbledore arrodillarse ante el pequeño que
emitía un gran bostezo.

-Escúchame con atención Harry, él es Severus Snape, y va a ser él quien se encargue de ti.

Harry alzó por primera vez su cabeza para observar a aquel hombre, sus ojos le miraban con
curiosidad, Severus no pudo soportar aquella mirada, involuntariamente frunció el rostro
provocando que a Harry le embargara una sensación de miedo.

-Este será tu nuevo hogar-explicaba Dumbledore mientras le soltaba la mano a Harry y éste le
observaba con atención.

-¿Por qué te vas?- preguntó Harry en voz baja.

>Pero que insolencia< pensaba Severus que alcanzó a escuchar la pregunta del niño >Hablarle así
a un mayor, y más tratándose de Dumbledore, a este niño le faltan modales..<

-No es para tanto Severus, recuerda que solo es un niño-Dumbledore se ponía nuevamente de pie
mirando fijamente a Snape que no supo que responder. Dumbledore le había leído el pensamiento-
Creo que no hay más que decir, Harry es todo tuyo….

-¿En cuanto tiempo considera que encontrará una familia para él?

-Lo ignoro Severus, pero yo al igual que tú quiero que sea lo antes posible.

Dumbledore se dirigía a la puerta con suma lentitud, pero una pequeña mano le tomaba la túnica,
al bajar la vista, notó que el pequeño le sujetaba con mucha fuerza y con una mirada de tristeza.

-¿Qué sucede pequeño?

-No te vallas….

Harry comenzaba a sollozar mientras se aferraba a aquel viejo oso de peluche. Dumbledore volvió
a inclinarse para mirarle.

-Tengo que irme, pero te prometo que vendré a visitarte.

-No, por favor….

Harry se encontraba ya llorando, Dumbledore separó su pequeña mano de su túnica a la vez que
le hacía señas a Severus para que tomara al pequeño y lo detuviera, Severus tomó con
brusquedad la mano del pequeño, Dumbledore se ponía de pie y salía de la casa dejando a Harry
llorando con suma desesperación.

-¡No se valla……..No por favor…..No me dejes….!


Harry aún gritaba, Severus cerró la puerta con enfado, le molestaban aquellos gritos. Harry en un
impulso corrió hacia la puerta, pero por mucho que trató no pudo abrirla, tenía miedo, el aspecto
de aquel hombre le aterraba y la casa de igual forma le parecía fría y sin vida. Se aferró aún más a
su juguete, al único que poseía mientras el llanto le embargaba de forma total y abrumadora.
Severus simplemente le observaba, como podía alguien tan pequeño producir aquel ruido.

-Guarde silencio Potter…..-Pero no funcionaba, al contrario, el pequeño lloraba aún más al


escuchar su voz- Potter guarde silencio si no quiere que le reduzca la lengua…

Harry guardó silencio casi enseguida, aflojó un poco a su oso y con su otra mano se limpiaba la
nariz. Severus mostró una sonrisa de satisfacción al ver que el pequeño trataba de controlar su
llanto casi sin lograrlo.

-Veo que tiene un muy mal aspecto- Severus caminaba alrededor de Harry, le observaba de pies a
cabeza, consultó su reloj y para su sorpresa era las cinco de la mañana ¡Con razón tenía
tremendas ojeras!- le llevaré a la cama por unas horas, sígame.

Severus tomó la pequeña maleta que Dumbledore había colocado en el piso y se dirigió a las
escaleras, pero Harry no se movió, por el contrario, le miraba sin atreverse a caminar, chupaba
varios de sus dedos, mientras que su respiración era tan rápida que Severus no tardó en notarla.

-Le he dicho que me siga, ¿No piensa hacerlo?- Harry negaba lentamente con la cabeza. Severus
ladeó su cabeza en señal de enfado y regresó hasta donde estaba el niño que acababa de sacar
sus dedos de la boca-Le he dicho que me siga Potter…..

Severus había tomado sin darse cuenta la mano que Harry había chupado, no tardó en sentir una
sensación de humedad en su mano, se paró en seco al darse cuenta de aquello, ¡acababa de
mojarse la mano con la saliva del niño!

-¡No vuelva a chuparse esos dedos o de lo contrario también se los reduciré!

Severus se limpió la mano con un pañuelo que tenía en su bolsillo, y con mucha precaución tomó
al niño de la muñeca(evitando mojarse de nuevo) para comenzar a subir las pequeñas y angostas
escaleras que lo llevarían a la habitación designada para Harry.

Al llegar introdujo con brusquedad al niño, colocó la maleta en el piso y se paró frente a él-Como
puede darse cuenta, éste será su espacio, mientras esté en esta casa tendrá acceso al comedor,
la cocina y por supuesto el baño.

La habitación de Harry era bastante amplia, claro, comparándola con la que tenía en Privet Drive,
la habitación estaba alfombrada y perfectamente limpia.

-Aquí podrá realizar todo lo que desee, tiene prohibido deambular por la casa- expresaba- ¿Quedo
claro?

El niño simplemente asintió sin saber que decir, esta vez ponía uno de sus dedos en la nariz para
después limpiarse en sus pantalones. Severus puso cara de asco al ver aquello, le parecía lo más
asqueroso que hubiese visto en una persona

-Déjese de porquerías y acuéstese un rato, le subiré el desayuno cuando sea hora- sentenció
Snape dirigiéndose a la puerta.

-¿Se…señor..?
Severus se detuvo y dirigió su cabeza al chico mientras alzaba una ceja <¿Y ahora que?< fue lo
primero que pensó. Pero no tardó mucho en captar, la cama era demasiado alta para él, era lógico
que no pudiese subir. Suspirando y maldiciendo a la vez, tomó un pequeño banco y se lo colocó en
los pies. Harry subió rápidamente a la cama quitándose los zapatos y botándolos fuera de la cama.

Severus le miró con seriedad, pero no quiso seguir imponiéndose, ya habría tiempo para eso, el
chico era un Potter, quizá no le resultaría tan aburrido tenerlo en casa. Era su casa y eran sus
reglas, le encantaba la idea de que un Potter tuviera que obedecerlo en todo, aunque se tratara de
un "mocoso" de cuatro años como él solía llamarlo.

-¡Babas de Potter……!!- exclamaba mientras se dirigía a lavarse las manos- Resultaría más
cómodo caerse de la torre mas alta del castillo....

ola!! perdon por actualizar hasta ahorita, he tenido algunos problemillas que me han impedido
actualizar y escribir como yo quisiera. Espero este cap sea de su agrado.

Muchos saludos y besos!!

NEY

¿Feliz o Infeliz?

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Severus subía con una pequeña bandeja, en ella llevaba un plato de sopa caliente
y un vaso de leche, si bien, él no sabía cocinar, era una fortuna tener un elfo
doméstico. Abrió con lentitud el cuarto donde el pequeño Harry dormía, colocó la
bandeja en una pequeña mesa que había cerca y se dispuso a levantar al niño. Le
miró con curiosidad, era cierto lo que decían, físicamente era igual a Potter. Iba a
zarandearlo cuando notó que Harry sudaba abundantemente y emitía leves
quejidos. >Quizá tenga pesadillas, pero…¿A su edad?, ¿pero que demonios te
pasa? Es lógico que un niño tenga pesadillas…< Severus pensaba aquello, tenía
curiosidad, pero al mismo tiempo no se atrevía a tocarlo siquiera.

-Legermes- murmuró apuntando a Harry con su varita.

Una escena se formaba, en ella estaban tres personas, dos adultos y un niño, el
niño era gordo y lucía levemente mayor que Harry, las otras dos personas, eran
lógicamente los tíos de Harry. Lejos de ellos y parado desde atrás de una puerta
estaba él, Harry asomaba un poco la cabeza para ver a aquellas tres personas
que fingían no verle.

-¿Te gustaron tus regalos trompito?

Petunia Dursley le entregaba a su hijo una pequeña bicicleta roja miantras de


reojo veía la cara triste de Harry que volteaba a ver a su oso y después a aquella
bicicleta. Severus pudo notar que su rostro no era de envidia, sino de una
profunda tristeza. Vernon(el hombre gordo y serio) se acercó a su hijo abrazándolo
y dándole otra enorme caja forrada con un color plata y un moño azul. Dudley
abrió enseguida el regalo de su padre, sacando de ésta ropa nueva y varios
juguetes más. Harry se dio media vuelta y se sentó en las escaleras de aquella
casa. Quizá por simple curiosidad, Severus le observaba, le intrigaba lo que Harry
fuera capaz de hacer. El pequeño Dudley se alejó de su padres llevándose
consigo un balón de futbol. Se paró justo enfrente de Harry que al notar su
presencia le miro a los ojos.

-Mira…es mi nuevo balón- decía Dursley con un tono altanero y presumido- ¿Te
gusta?

-Si…-Harry contestaba un poco animado, quizá su primo no era tan malo después
de todo. Alargó la mano esperando a que Dudley le prestara su balón.

-Lástima que tu mamá está muerta y no puede comprarte un balón tan bonito
como el mío- exclamó Dudley mientras con una sonrisa se daba la vuelta
comenzando a jugar con su balón. Harry frunció el rostro mientras le lanzaba su
pequeño oso dándole a Dudley en la cabeza.

Severus esbozó una rara y extraña sonrisa al ver aquello "Ese mocoso se merece
eso y más por hablar así de Lily" pensaba mientras observaba a aquellos niños.

-¡Mamá, Papá, Harry me ha pegado!- exclama Dudley fingiendo dolor y llanto.

Severus no podía creerlo, encima de malcriado ¡Mentiroso!. Le hubiera gustado


intervenir, pero lamentablemente solo se trataba de un recuerdo.

Vernon Tomó con bastante brusquedad a Harry, que comenzaba a sollozar


negando lo que su primo acababa de decir.

-No tío, por favor…no…

-Esto es para que aprendas a no molestar a Dudley….¡Fenómeno!-exclamaba


bastante furioso Vernon, introdujo a Harry debajo de las escaleras apagándole la
luz y votándole de mala gana aquel oso viejo que Harry siempre solía cargar- y no
probarás bocado durante el resto del día..

A Severus le pareció lo más extraño de mundo, castigar dejando sin comer a una
persona….¡Era demasiado!.

A lo lejos se escuchaban los sollozos de un niño que lloraba, Severus pudo notar
que era de miedo, sintió escalofríos de solo pensar por lo que estaba pasando un
niño tan pequeño. Observó a los tíos y primos de Harry, y le sorprendió que al
percatarse del llanto del niño, Vernon Dursley encendía su estereo y subía el
volumen con la intención de seguir celebrando el cumpleaños de su odioso hijo...

Un brusco movimiento provocó que aquella visión se nublara y su mente volviera a


aquella habitación donde Harry aún dormía con profundidad. Seguía sudando,
pero a él le ocurría algo extraño, él también sudaba y su respiración era igual de
rápida que la del niño, además sentía una profunda melancolía "Pero….¿Por que?
¿Por qué demonios estoy sudando? Se supone que solo vi un recuerdo de
Potter….esto no debería, no debe afectarme…" se preguntaba mientras veía al
niño que comenzaba a despertarse.

Harry abrió levemente los ojos, pero en cuanto los verdes se cruzaron con los
negros, éste se sentó con rapidez alejándose un poco de Severus. Severus le
miró, le daba ¿Lastima?, ni el mismo lo sabía pero tenía un sentimiento que hasta
entonces no había sentido por nadie, era la primera vez que sentía la necesidad
de hacer feliz a alguien, no podía hacerle más infeliz de lo que ya había sido, no,
no podía, no tenía ése derecho.

-Le he traído un poco de sopa- musitó mientras trataba de controlar su respiración-


será mejor que se apresure a comerla….de lo contrario….se enfriará…

Harry asintió mientras se sentaba en la pequeña mesa y comenzaba a comer


aquella sopa, que para su suerte estaba tibia, Severus le observaba, él tampoco
había sido feliz en lo que la gente vulgarmente llamaba "Hogar". Harry terminó de
comer y se levantó de la mesa, se acercó con suma cautela a Severus que hasta
entonces había permanecido pensativo.

-Se….señor….¿Tengo que….lavar…los trastos?

Severus ladeó la cabeza para observar al pequeño que se limpiaba la boca con la
mano, Severus contestó con un leve "NO" la pregunta del niño, tomó una de las
servilletas, se inclinó para quedar a la altura del niño y le limpió la boca y la mano.

Tomó la bandejita con la que había llevado los alimentos y se dirigió a la salida, el
pequeño le jaló levemente de la túnica mientras Severus se detenía y bajaba la
mirada para verle.

-¿Señor…puedo jugar?

Severus no comprendía porque un niño hacía ése tipo de preguntas, un niño,


hasta donde él sabía, se ponía a jugar sin permiso de nadie, pero él ¿Pedía
permiso?, no sabía como responderle, la actitud que el niño tomaba era la de un
niño mayor, simplemente asintió mientras cerraba la puerta de aquella habitación y
se dirigía a la cocina, le entregó al elfo los trastos para después encerrarse en su
privado.

Meditaba y meditaba, tenía en su mente una especie de remordimiento,


quería vengarse de James Potter en su hijo, pero aquel hijo resultaba ser
bastante parecido a Lily, su carácter, sus ojos, sus miedos incluso. No iba a poder
hacerle algún tipo de "daño" a aquel niño, al contrario, su deber era hacerlo lo más
feliz que pudiera, al menos hasta que su FAMILIA ADOPTIVA llegara por él.

-Date prisa Albus- dijo para sí, mientras tomaba un libro de pociones, tenía que pensar en
cómo lograr aquello, no le resultaba fácil cambiar de faceta, él era un hombre solitario,
pero ahora algo cambiaba en su vida, pues un pequeño acababa de llegar a ella.
El termino de un día.

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Severus leía y leía, nada, o al menos hasta entonces, nada lo había


interrumpido durante su lectura, pero ahora que había un niño en casa,
las cosas podían variar, en las escaleras, se escuchaban pequeños
pasos que subía y bajaban, al principio optó por ignorar aquellos sonidos,
pero después de varios minutos aquel escándalo comenzó a irritarle. Se
levantó rápidamente dirigiéndose a las escaleras, iba a comenzar a subir
cuando un pequeño oso de peluche le golpeó en la cabeza, alzó la
mirada y por ellas bajaba corriendo un niño, que al ver a Severus se
detuvo mirándolo con temor.

-Lo….lo siento-se disculpó el pequeño-yo no quería…


Severus miró fijamente al niño, había temor en ellos, le hubiera gustado
saber el porque de aquel miedo, pero prefirió seguir observándolo a los
ojos.

-Escúcheme con atención Potter, está prohibido bajar y subir las


escaleras corriendo-explicó Severus con calma.

-¿Por qué?- preguntó con interés el niño.

-Pues, porque sí- contestó mientras el pequeño se metía unos de sus


dedos a la boca.

Severus frunció el rostro al ver aquello, aún no se acostumbraba a ver


aquello, con brusquedad le sacó los dedos de la boca, tomó a Harry de la
muñeca y bajo las escaleras hasta llegar a la pequeña sala.

-Si desea jugar, puede hacerlo aquí ¿De acuerdo?

Harry asintió, Severus se dio la vuelta y dejó ahí al niño que se sentó en
el piso a jugar con su oso, no tenía más juguetes, así que comenzó a
jugar con éste como si el pequeño oso fuera un avión, Severus le
observaba con curiosidad ¿Cómo podía divertirse con tan poco?, pero
entonces recordó que cuando él era niño, también solía divertirse
únicamente con un solo juguete.

-Cierra los ojos Severus-decía la voz de una joven mujer

-Ya mami-respondía el pequeño Severus, que al igual que Harry rondaba


entre los cuatro y cinco años.

Eileen sacaba un pequeño paquete mal envuelto y se lo colocaba al


pequeño entre sus manos, el pequeño abrió los ojos y comenzó a
desenvolver aquel paquete, saco del paquete varios soldaditos de color
verde, su madre admiraba el rostro de su pequeño hijo, era los únicos
juguetes que Severus recibiría a lo largo de su vida, pero con una
diferencia, él de pequeño había tenido a su madre, pero aquel pequeño
al que observaba con curiosidad no tenía a nadie….

El pequeño se había quedado mirando a aquel oso, Severus aún no lo


entendía y por simple curiosidad decidió observar el comportamiento de
Harry.
-¿Sabes Copito?, ahora si estamos solos-le decía el niño a su pequeño
oso (que curiosamente tenía una expresión melancólica), por las mejillas
de Harry se deslizaba un lágrima..-ojalá mi mami estuviera aquí…

Severus al escuchar aquello sintió un profundo arrepentimiento y tristeza,


era su culpa que los padres de Harry hubieran muerto, ¿Cómo podía
enmendar su error?, observó nuevamente al niño y para que su culpa
aumentara, Harry seguía sollozando en silencio. Severus se dirigió a su
privado buscando aquella pequeña caja, no le costó mucho trabajo
encontrarla, el estricto orden que él mismo se había puesto, le facilitaba
encontrar sus cosas. Aún dudando se dirigió hacia donde había dejado a
Harry, éste al verlo se puso de pie rápidamente. Le observó para
finalmente extenderle la pequeña caja, que lucía vieja y maltratada.

-¿Es…para mí?

Severus asintió secamente mientras el pequeño con una sonrisa de oreja


a oreja abría la pequeña caja, sacaba uno a uno cada uno de los
soldaditos. Al acabar, miró a Severus para dirigirse hacia él, Severus
pensó que iba a darle un abrazo, pero no.

-Gracias señor….

Severus consultó su reloj y observó que era tarde, más bien dicho, era
hora de comer, tronó los dedos causando que el pequeño volviera a
mirarle. Un ser al que Harry no había visto nunca apareció, al verlo sintió
curiosidad y se acercó a él. Harry comenzó a jugar con las orejas del elfo
quien con desesperación trataba de alejar al pequeño de él. Severus
apartó al niño del elfo mientras le indicaba a éste último que sirviera la
comida. Tanto Severus como Harry se dirigieron al comedor, Severus
tomó asiento seguido de Harry.

-Se ha lavado las manos ¿Potter?

Harry negó con la cabeza, Severus frunció la cara "típico de los niños"
pensó mientras tomaba a Harry del brazo y lo llevó al lavatrastos, Harry
miro a Severus, era un niño y no alcanzaba, con desagrado Snape lo
levantó para que el pequeño se lavara, pero el niño se puso a jugar con
el agua en vez de lavarse las manos, fue entonces cuando la paciencia
de Snape llegó a su limite, con brusquedad tomó a Harry con un solo
brazo mientras con el otro le lavaba las manos, solo eso faltaba, tener
que lavarle las manos a un niño……
-Ahora se sienta como se debe y a comer, en silencio-Sentenció Severus
sentando a Harry en su lugar y alejando al oso de él.

La comida fue servida y como Snape lo indicó ambos comieron en


absoluto silencio, al terminar Harry se retiro a su habitación, pasaron
varias horas antes de que Snape volviera a consultar su reloj, esta vez
eran las ocho de la noche, subió esperando encontrar al pequeño
jugando, pero en vez de eso solo encontró en el piso varios de los
soldaditos que horas antes le había regalado. Se adentró en la habitación
buscando a Harry, por simple intuición se asomó debajo de la cama y si,
ahí estaba Harry jugando con "copito".

-Potter salga ahora mismo de ahí.

Harry salió mirando al hombre, Severus pudo observar que Harry tenía
polvo tanto en las manos como en la cara, Snape suspiró con
desesperación, ahora tendría que bañarlo, pues no podía acostarlo lleno
de mugre..

-Escúcheme con atención Potter, esta es la llave de agua fría, la otra es


lógicamente la del agua caliente, este es el jabón y esta será su toalla-
explicaba Snape rápidamente, dejó al niño ahí dentro y espero.

Harry tardó bastante en salir del baño, Severus por su parte estaba en la
habitación del niño buscando algo que ponerle, pero para su mala suerte,
Harry no tenía mas que otra muda de ropa más, no tenía pijama ¿Cómo
solucionar aquello?

-Comience a vestirse Potter, cuando regrese quiero que al menos se


haya puesto esto

Severus le entregó a Harry la ropa interior que el niño debía ponerse, le


dejó solo y adentrándose en su habitación buscó algo que pudiera
servirle, lo encontró al instante, una vieja camisa, de las que solía usar
tiempo atrás, muchos recuerdos volvieron a su mente, Lily volvió a su
mente en segundos, era como si una parte de ella viviera en aquel niño.
No podía odiarlo, por mucho que se pareciera a "él". Regresó con el niño
momentos después, fue un alivio para él encontrarlo sentado, le puso de
pie sobre la cama e intentado no mirarle le colocó aquel camisón, se veía
gracioso, pero no iba a reírse, le recostó en la cama y con poca sutileza
le tapo con la cobija. Harry le miraba, ¿Qué tanto podía verle un niño?
-Señor…..¿Puedo preguntar algo?-Snape asintió en seco.

-¿Usted va a ser mi papá?

-No-contestó seriamente y alejando su mirada de Harry.

-¿Por qué?

-Pues, porque no.

-¿Por qué no?

-Porque usted se merece algo mejor, Potter…

Harry bajo la mirada y abrazo fuertemente a Copito, se acostó y cerró los


ojos tratando de dormir. Severus se fue alejando de él lentamente, apagó
la luz y se dijo para sí: "BUENAS NOCHES….POTTER."

TRATARE DE ACTUALIZAR LO ANTES POSIBLE, DISCULPEN LA


DEMORA.

LES QUIERE MUCHO

NEY
Relámpagos de media noche

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Era casi media noche, Severus miraba a través de su ventana,era una


noche tormentosa, los relámpagos caían y caían sin cesar, tenía rato de
haber acostado a Harry, y en su mente solo había un pensamiento: LILY
EVANS.Harry por otro lado, daba vueltas entre las cobijas mientras
algunos relámpagos iluminaban su habitación, pero ojalá hubiera sido
únicamente luz, los relámpagos iban acompañados de truenos que
sonaban aterradores.

Severus en su habitación se disponía ya a dormir, era común que lloviera


pero a un adulto no le asustaba aquel tipo de tormentas, con su pijama
verde obscura, se recostó en su cama, aún no podía creer lo mucho que
aquel pobre niño había tenido que pasar con aquellos muggles, su niñez
y la de Harry solían parecerse más de lo que él se imaginaba…..

-Mami ¿Qué sucede?

-Nada cariño

Eileen miraba por la ventana, a su lado estaba él, un pequeño que


rondaba entre los cuatro y cinco años de edad, era de noche y la lluvia y
los truenos no ayudaban en nada. Un terrible trueno cayó provocando
que el pequeño Severus abrazara a au madre fuertemente, ella
simplemente sonrió.

-No pasa nada cariño, ¿Quieres que te cuente un cuento para dormir?-
Severus asentía feliz.

-Había una vez…..

Eileen contaba los cuentos tan bien, que el pequeño en vez de dormirse
ponía más y más atención a las palabras de su madre, pero justo
cuando la historia comenzaba a tornarse interesante, la puerta sonó
varias veces, Eileen se levantó de brinco tomando por la muñeca a
Severus y encerrándolo en una de las habitaciones.

-Quedate aquí Sev.

-Pero mami…

-Obedéceme.

Aquella puerta iba a caerse, el hombre que tocaba lo hacía de una


manera espantosa, parecía que tumbaría la puerta en cualquier
momento, el ruido provocaba que Severus sintiera que la cabeza le
explotaba, se daba cuenta de que estaba soñando, pero ¿Cómo
despertar? Aún podía escuchar aquellos ruidos, se levantó suspirando,
prestó un poco de atención para sí y notó que sudaba, había estado
soñando con su madre, algo que en años nunca había ocurrido. Se sentó
en su ama a meditar, ¿Por qué soñaba con ella?, pero un leve "toc
toc" en la puerta provocó que Severus se levantara de su cama en
dirección a la puerta. Abrió ésta lentamente, obviamente no había nada a
su altura, pero al bajar la cabeza observó a un niño que apretaba
fuertemente a su oso.

-Potter….¿Quiere explicarme que diantre hace aquí?

-Tengo…miedo-Un relámpago cayó, el pequeño impulsivamente rodeo


con sus manos la cintura de Severus que fruncía la cara.

-Escúcheme con atención Potter, los relámpagos son un poco comunes


en este barrio, será mejor que se acostumbre a…
Pero Harry comenzaba a llorar aferrándose al oso y apretándolo
fuertemente de la cintura, hasta ese momento, Snape no había hecho
nada, pero entonces reaccionó y alejó al pequeño de él.

-Los relámpagos no van a dañarlo, es solo una lluvia Potter-le explicaba


mientras introducía a Harry en su habitación.

Nuevamente y sin ninguna sutileza, Severus recostó a Harry en aquella


cama, de igual modo le tapo, pero el pequeño se sentó rápidamente en la
cama y sollozando le miró.

-Por favor….no me dejes solo…-Harry se llevaba una mano a los ojos,


Severus alzó una ceja, le agradaba la idea de ver al hijo de Potter
suplicando, pero al ver nuevamente aquellos ojos, su remordimiento
comenzó.

Severus meditó que demonios debía hacer ahora, pero entonces recordó
lo que acababa de soñar, cuando era pequeño a él también le asustaban
los relámpagos, ¿y que hacía su madre?, claro, la respuesta era simple y
a la vez complicada.

-Si le cuento una historia ……¿se dormirá?-Harry asintió, Severus se


sentía el hombre más estúpido sobre la faz de la tierra, ¿Quién lo diría?
Él Severus Snape contando cuentos….

-Hace mucho tiempo en un reino lejano, vivía un rey, el rey se


llamaba……-Severus meditó ¿Qué nombres debía utilizar?-el rey se
llamaba Vislav.

-¿Vislav?-preguntó Harry cuestionante, jamás en su vida había


escuchado aquel nombre.

-Si Vislav-decía cortantemente Snape-Vislav tenía tres hijos, el príncipe


Basilio, el príncipe Demetrio y el príncipe Iván. El palacio del rey estaba
rodeado por un jardín tan "hermoso"….-Severus hizo una pausa, podía
evitar sentirse estúpido por ser tan descriptivo - que nadie en el mundo
había visto uno igual. En este jardín crecían toda clase de árboles raros,
pero el favorito del rey era un manzano que lógicamente producía
manzanas, pero no eran manzanas ordinarias, sus manzanas eran de
oro.
Harry abrazaba a su oso mientras escuchaba la tranquila voz de Severus
que se paseaba de un lado a otro. Severus observó de reojo al niño y
notó que el sueño apenas y comenzaba a embargarle, ni modo, tendría
que continuar hasta que Potter se dumiera.

-Todas las noches, un maravilloso pájaro de fuego siempre se aparecía


por el jardín..

-¿El…pájaro…era de fuego?

Severus se detuvo en seco, Harry bostezando le había interrumpido, le


miró de forma penetrante para finalmente contestar-Si Potter, el pájaro
era de fuego ¿Puedo seguir?-Harry comenzando a dormirse asintió
levemente, la lluvia había cesado, Severus suponía que el sueño pronto
iba a embargar por completo a aquel niño.

-El pájaro de fuego se posaba sobre el árbol favorito del rey y sin que
éste pudiera evitarlo, el pájaro picoteaba las manzanas casi hasta el
amanecer. El rey, angustiado de ver sus manzanas desaparecer, les
propuso un trato a los príncipes "AQUEL QUE ATRAPE AL PAJARO DE
FUEGO, HEREDARA LA MITAD DE MI REINO AHORA, Y HEREDARA
EL RESTO DESPUES DE MI MUERTE"…..

Severus había hecho una pausa en su relato, pues aunque pareciera


increíble, Harry dormía ya profundamente. Aliviado y con enfado a la vez
se retiró a su habitación, se odiaba después de lo que acababa de hacer

-Nadie en su sano juicio se hubiera imaginado a Severus Snape de


cuenta cuentos..…- se decía a la vez que se metía en la cama
haciéndose el propósito de dormir y olvidar.

Realmente no se que tal me haya quedado, pero bueno, espero que les
guste, pronto(espero) subire el proximo capitulo.

LES QUIERE NEY


De compras
Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry abría los ojos con lentitud, los primeros rayos de aquella mañana le
llegaban directamente en el rostro, de un brinco se levantó de la cama y
sin soltar a copito, bajó corriendo las escaleras, al llegar a la sala, un
delicioso olor a tocino provocó que se asomara a la cocina, pero la
cocina no estaba sola, ahí, sentado con una taza de café estaba él,
Severus Snape leyendo el periódico. A Harry le pareció extraño ver que
las fotografías tenían movimiento, pero a esas alturas, ya nada le
sorprendía, era como aprender algo nuevo cada día.

-Bu….buenos….días…..señor-musitó acercándose a la mesa.

-Potter-murmuró Severus bajando de golpe el periódico y observando al


chico-¡Hilka, sirve rápido el desayuno!
En instantes el elfo domestico sirvió los suculentos platos, Severus se
levantó para lavarse las manos, como era de esperarse Harry le siguió,
Severus al notar su presencia fruncía el rostro, nuevamente tendría que
repetir la rutina, levantarlo y lavarle las manos. Con brusquedad lo sentó
en la silla, Harry al ver su plato servido comenzó a comer con rapidez,
Severus trató de no mirarlo y se concentró en su propio platillo.

-¿Me va seguir….contando…el cuento?-preguntaba Harry con bocado el


la boca.

-No hable mientras coma, es de mala educación-regañaba Severus,


Harry se pasó el bocado para nuevamente preguntar.

-¿Me terminara de contar el cuento?

-No.

-¿Por qué no?

Era el colmo Severus no podría comer tranquilamente con aquel niño


haciendo preguntas, si de algo estaba seguro, era que odiaba a los
niños.

-Si se comporta, quizá.-contestó secamente y esperando no escuchar ni


una sola pregunta más.

-¿Qué vamos a hacer hoy?

Harry ya ni siquiera le prestaba atención a su plato, estaba demasiado


interesado en saber los planes que aquel hombre pudiera tener.

-¿Vamos?-respondió Severus con sarcasmo- ¿Que le hace pensar que


está incluido en mis planes Potter?

Severus alejó la mirada del chico para seguir comiendo, Harry en cambio
se sintió decepcionado, triste, confuso, a tal grado que como en veces
anteriores, una lágrima salió de sus ojos. Severus percibió aquel
sentimiento del niño, una parte de él también estaba triste, ¿La razón?
Quizá nunca la sabría.

-Y ahora ¿Qué le ocurre Potter?-preguntó con enfado, pero Harry se


negó a hablar y simplemente le miró.
Severus volvía a sentir aquel sentimiento de culpa y remordimiento,
¿Qué tendría que hacer esta vez para "sentirse mejor"?

-He pensado, que sería buena idea cambiarle su ropa….

-¿Por que?

-Pues…porque la ropa que trae, no es la adecuada.

-¿y que es adecuada?

-Es…es…mire será mejor que se apure a desayunar, se nos hará tarde


Potter-contestó a secas levantándose de la mesa y dejando al niño solo .

Harry, comenzó a comer nuevamente con pocos ánimos, se levantó de la


mesa y se dispuso cambiarse, el día que le esperaba seguramente sería
difícil. Al bajar a la sala, buscó con la miraba a Severus, pero no tuvo
éxito, se sentó en uno de los sofás y comenzó a jugar con los pequeño
soldadito, eso sí, sin soltar un solo instante a "copito".

-Potter-exclamó Severus saliendo se su privado y dirigiéndose al niño-


veo que ya está listo, será mejor que nos vayamos si queremos regresar
a buena hora.

Severus pasó de largo, Harry se levantó del sofá y siguió a Severus con
rapidez, Severus se detuvo en seco, Harry estaba a punto de abrir la
boca, pero Severus le interrumpió.

-Cero preguntas, mientras estemos en la calle se comportará como la


gente educada, guardará silencio, y queda estrictamente prohibido
alejarse-explicó Severus rápidamente y utilizando un tono bastante seco-
¿Le ha quedado claro?

Harry asintió, Severus se introdujo en la chimenea y una tosca señal le


indicó al niño que hiciera lo mismo, si aquello l parecía extraño a Harry
tuvo que abstenerse de preguntar. Severus tomó unos polvos y murmuró
en voz baja "Callejón Diagonal" a la vez que tomaba levemente a Harry
del hombro. Lo único que Harry pudo ver, fue unas imponentes llamas
verdes cubriéndolo de pies a cabeza, cerró los ojos, aquello le asustaba,
pero al abrirlos su vista se maravilló al ver lo que realmente era aquel
callejón.
-¿Qué espera? Dese prisa Potter, no tenemos todo el día- exclamó
Severus al ver que Harry se chupaba un dedo y admiraba el imponente
calejón-¡Y deje de chuparse los dedos!

Harry siguió a Severus por varios negocios, Severus se detuvo en seco


frente a una tienda de ropa, entró con suma lentitud, Harry se paró en la
puerta del negocio y comenzó a recorrerlo con la mirada.

-¡Potter!- exclamó nuevamente Severus desde el interior del local.

Harry se acercó con lentitud, Severus dialogaba secamente con la mujer


que atendía aquel negocio, la mujer miró al pequeño con ternura, se
acercó a él, pero Harry se alejó y se acercó a Severus, que nuevamente
frunció el ceño.

-Escúcheme con atención Potter, esta mujer le mostrará la ropa, puede


elegir la que mejor le parezca- decía Severus mientras se alejaba tanto
del niño como de la señora

-¿Te vas?- preguntó angustiado Harry

-Regresaré por usted Potter, pero tengo que atender unos asuntos, se
queda en buenas manos…

Severus salió de la tienda mientras aquella mujer tomaba dulcemente a


Harry de la mano y lo introducía en el interior de la tienda, Severus se fue
a arreglar sus "asuntos" mientras Harry entretenidamente escogía la ropa
que más le gustaba. Consultó su reloj y comprobó que habían pasado
dos horas desde que había dejado a Harry en aquella tienda, regresó tan
rápido como pudo, al llegar al lugar, encontró al pequeño jugando con su
oso, Severus le miró de reojo y se introdujo en la tienda para pagar la
cuenta.

Severus salió del lugar con bastantes cajas, Harry se levantó del piso y
siguió a Severus que caminaba rápidamente.

-¡Locomotor!-exclamó Severus mientras las cajas se elevaban y


desaparecían. Harry le miró admirado, le hubiera gustado preguntar, pero
recordó las palabras de Severus "Cero preguntas", así que se contuvo,
Snape notó aquella expresión de asombro y con satisfacción dibujo una
extraña y simple sonrisa, le agradaba la idea de ser admirado por un
Potter-Bien ahora que ya tenemos todo, lo mejor será regresar a casa.
Harry encogió los hombros in siquiera mirarlo, Severus se encaminó
nuevamente a su casa, pero un leve ruido llamó su atención. Con
brusquedad ladeo su cabeza hacia el pequeño que aun seguía
chupándose algunos de sus dedos.

-¿Sucede algo Potter?-preguntó algo enfadado, pero Harry encogió los


hombros sin responder- Le he preguntado algo Potter…

-Yo….tengo…hambre……

Severus meditó, si un niño tenía hambre, lo más lógico era que lo llevara
a comer algo, pero la pregunta era ¿Qué?, bien recordó que cuando era
niño, había acompañado a Lily a lo que los muggles llamaban
"Restaurante", tomó con brusquedad la mano del pequeño y se
encaminaron hacia aquel lugar, había pasado tanto tiempo, que solo
deseaba que aquel lugar aun estuviera abierto. Al llegar a aquel lugar,
muchos recuerdos volvieron a su mente, especialmente recuerdos de
Lily, Harry seguía chupándose los dedos, pero al ver aquel lugar sacó
sus dedos lentamente comenzando a observar todo con curiosidad.

Severus y Hary entraron a aquel lugar, Severus sintió un sentimiento de


tranquilidad al observar que había pocos muggles dentro, buscó con la
mirada y entonces encontró el lugar justo para sentarse a comer, la mesa
era la más apartada del lugar, la gente miraba de forma a extraña a
Severus, que con aquella túnica daba la apariencia de un gran
murciélago.

-¿En que les puedo servir?

Un de las empleadas se acercó a la mesa donde Severus y Harry


estaban sentados, Severus ladeó con brusquedad la cabeza para mirar
fijamente a aquella mujer, que al encontrarse con su mirada sintió cierto
temor.

-Pan tostado y café- pidió secamente Severus.

-¿Pan tostada y café? ¿Y a su hijo que le servimos?

-¿¡Mi hijo!?- prguntó y exclamó Severus un poco escandaloso.

-Quiero una hamburguesa-interrumpió Harry dirigiéndose a la empleada


que anotó el pedido del niño en una libretita.
-Esperen un momento por favor-la empleada desapareció tan pronto
como pudo, Severus la siguió con la mirada, ¿Cómo podía creer aquella
mujer que ése niño era su hijo? "vaya estupidez", pensaba Severus
mientras se maldecía mil veces por haber ido a aquel lugar.

hola queridos lectores, espero que les guste el capitulo, de no ser asi
pueden decirmelo con confianza.

millones de saludos y besos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

NEY
Paternidad forzada

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry terminaba de bañarse, aquel día había sido agotador para él,
Severus tomaba el tiempo, era del diario que cuando Harry terminara de
bañarse él tendría que ayudarlo a ponerse la pijama.

-Potter…..

Harry permanecía sentado en la cama, pero al escuchar aquella suave y


calmada voz giró rápidamente, Severus se acercó a él con lentitud, era
una fortuna que Harry supiera ponerse los calzoncillo, al menos eso
facilitaba un poco su trabajo. Ayudó a Harry a pararse sobre la cama, con
calma le colocó la camisa y después el pantalón de la pijama. Harry
observó su ropa, aquella pijama era nueva y muy elegante, como simple
impulso Harry se aferró fuertemente al cuello de Severus que impactado
no sabia ni que decir.

-Gracias…..

-Ya, ya Potter-con brusquedad separó al pequeño de él y tomando la


toalla comenzó a secarle el cabello.

-Señor puedo hacerle una pregunta..

-Solo una ¿esta claro?

-¿Puedo dejar de decirle "señor"?-Severus se detuvo mientras Harry


esperaba de manera ansiosa una respuesta.

-¿Y como piensa llamarme de ahora en adelante? ¿Potter?

Harry bajó levemente la mirada ante aquel tono sarcástico de Severus,


que no siquiera le miraba.

-¿Puedo hacerle otra pregunta?

-Creí que le había quedado claro que odio las preguntas, pero solo por
esta vez le permitiré que vuelva a preguntar..

-¿Puedo decirle "Papá"?


Severus se impactó al escuchar aquello, eso de ninguna manera iba a
pasar, él no era su padre y eso era lo único que no iba a permitir por
parte de Potter.

-No-contestó secamente y sin pensarlo dos veces

-¿Por qué?- preguntó Harry tristemente abrazando a copito.

-Porque yo no soy su padre, su padre se llamaba…

-James-completó Harry rápidamente y mirando a Severus fijamente- ya


se, pero como mi papi James esta en el cielo, yo quiero que ahora tu
seas mi papá…

-Eso no se puede.

-¿Por qué?- preguntaba Harry nuevamente

-Pues porque simplemente no

La voz de Severus sonaba bastante irritada, Harry bajó la mirada y


tristemente se introdujo dentro de sus cobijas, Severus le tapó con la
misma brusquedad de siempre y frunciendo el ceño apagó la luz y cerró
la puerta. Severus se introdujo en su habitación, se sentó de golpe en su
cama y comenzó a meditar lo que el niño acababa de decirle, ¿Cómo
podía un niño llegar a sentir afecto por él? Si era el hombre mas aburrido,
gruñón y además amargado….En fin tenía mucho que meditar aquella
noche, se colocó su habitual pijama verde obscura y apagó la luz, su
noche si que iba a ser larga, pero por mucho que trataba y trataba
llevaba ya, varios minutos sin conciliar el sueño, era como si tuviera una
preocupación. Y así, tan de pronto, sintió una enorme necesidad de
tomar agua, sudaba, pero no sabía la causa, quizá era el estrés. Bajó
hasta la cocina para servirse un vaso de agua, mientras lo bebía,
recordaba cosas que hasta entonces creyó haber olvidado…

-Si soy hija de muggles ¿Cómo es que puedo hacer magia?

Lily se encontraba sentada en el pasto y a un lado de ella estaba Severus,


que no hacia otra cosa mas que mirarla.
-Pues….a veces….en realidad no tiene importancia Lily. Lo único que importa
es que tú eres una bruja y yo un mago.

-Entonces…el dia que yo tenga hijos….ellos ..¿También podrán hacer magia?

-Es probable.

Lily emitió un hondo y profundo suspiro- Si tuviese un hijo me gustaría que se


llamase Harry….es mi nombre favorito ¿sabes?...

Severus frunció el ceño, era raro que una niña pensara en eso, su vista se
desvió unos momentos, para volver a su realidad.

-¡Papá! ¡Papaaaaa!

Un fuerte gritó se produjo desde la segunda planta de aquella casa,


Severus colocó el vaso de agua sobre la mesa al escuchar aquellos
gritos.

-Harry-murmuró mientras reaccionaba y subia a toda velocidad las


escaleras.

Se introdujo de manera tosca en la habitación del niño, Harry se


revolcaba en la cama sujetando con ambas manos uno de sus pies.

-¿Qué sucede Potter?-Severus sujetaba la cara de Harry que lloraba de


manera escalofriante-¿¡Potter, que ……

Pero no tardó mucho en comprender, una serpiente de colores grisáceos


se asomaba de entre las cobijas.

-¡Vipera Ivanesco!

Exclamó mientras la serpiente desaparecía, pero ahora tenía otro


problema: curar a Harry. Tan rápido como sus piernas podían bajó a su
pequeño estante de pociones e ingredientes, buscó y buscó, pero lo
único que encontró fue un frasco vacio, la única poción que podía salvar
a Harry se le había terminado tiempo atrás, pero entonces recordó, un
bezoar podía sacarlo del apuro, el problema nuevamente era: ¡Que no
tenía un maldito bezoar!
Sin duda alguna, la única solución a aquel problema era San Mungo, se
arrepentiría de aquello, pero tomó a Harry entre sus brazos y corrió hasta
su chimenea, se introdujo en ella pero antes de pronunciar el destino
notó que Harry había perdido el conocimiento y que por si fuera poco la
fiebre comenzaba a embargarlo.

-¡San Mungo!

Tan pronto como Severus apareció en aquel hospital buscó ayuda, para
su fortuna encontró con rapidez a un medimago, el medimago se llevó al
niño a una de las habitaciones para atenderlo, Severus por su parte tomó
asiento en la sala de espera, era lo único que podía hacer. Varios
minutos pasaron antes de que el medimago volviera a aparecer por ahí.

-¿Es usted familiar de el pequeño?-preguntó el medimago bastante


serio, Severus asintió bastante serio- Entonces dígame, ¿Qué clase de
alimentación es la que ha llevado el niño últimamente?

-Pues…la que cualquier niño de su edad

-¿Qué es exactamente del pequeño? ¿Su tío?

-Yo…-meditó, ¿Qué debía decir?- yo….soy su padre- contestó de


manera desagradable

-¿Su padre?-Severus asintió, se odiaba por tener que mentir respecto a


ese asunto.

-Bien en ese caso he de pedirle que llene estos documentos…

-¿Para que? ¡Porque no simplemente le aplican el antídoto y se acabo!

Severus y el medimago se miraban fijamente, a Severus le molestaba


todo aquel papeleo, además de que ni siquiera era familiar de aquel niño.

-Le recomiendo que se calme, su hijo será dado de alta mañana a medio
día, le sugiero que vaya a su casa, se cambie y traiga un poco de ropa
limpia para su hijo.

Severus bajó la mirada y efectivamente, el medimago tenía razón, tenía


que cambiarse pues aún llevaba puesta su pijama, miró al medimago con
desagrado, tomó aquel formulario y comenzó a rellenarlo. No le llevó
mucho tiempo hacerlo, al terminar, buscó al medimago y le entregó aquel
formulario.

-¿Desea pasar a ver a su hijo?

El medimago observaba que Severus se daba la vuelta sin intención de


ver al niño.

-¿No acaba de decir que mañana será dado de alta?-el medimago


asintió- en ese caso le veré hasta mañana.

Severus giró nuevamente sobre sus talones para introducirse


nuevamente en la chimenea que le llevaría de vuelta a su casa, el
medimago estaba asombrado, sin embargo no dijo nada y también él se
alejó del pasillo. Severus se maldecía una y otra vez por haber dicho
semejante cosa, él nunca hubiera deseado tener hijos, odiaba a los niños
y por si fuera poco había tenido que decir que era padre de HARRY
POTTER!!! Nada podía ser peor, o al menos eso esperaba.

OLA!!!!
He tardado mucho en actualizar, lo sé, espero no me odien por eso, relamente no se cuanto
tardare en actualizar, espero que sea lo antes posible.Millones de saludos y besos!!! P.D.:
Pronto actualizare la otra historia, y disculpen una vez más mi tardanza.
Pequeño

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry abría los ojos con suma lentitud, y ahí justo a sus pies estaba un hombre y
una mujer, ambos vestidos de blanco y examinando con cuidado un paquete de
expedientes.
-Señor…….señor….
Harry comenzaba a murmurar, su voz sonaba débil y agotada. El medimago al
notar que el niño comenzaba a desesperarse lentamente se sentó a un lado de
él y mirándole con aires de cariño y lastima a la vez.
-¿Que ocurre pequeño?
-¿Do….donde esta el señor?
El medimago le observó de forma penetrante, ladeó su cabeza y observó a la
enfermera que desconcertada movía la cabeza negativamente.
-Querrás decir…..a tu papá- observó dudoso el medimago- ¿es a tu padre a
quien buscas…?
-No, mi papi está en el cielo y el señor Snape…….
-Un momento pequeño, ¿quieres decir que el hombre que te ha traído no es tu
padre?
Harry negó con la cabeza mientras el medimago se ponía de pie y observaba a la
enfermera que confundida leía el expediente que horas atrás había rellenado el
propio Severus.
-¿Dónde está copito? ¿Dónde estoy?-Harry comenzaba a angustiarse-¿Dónde
está el señor?
-Calma campeón, vamos por partes ¿Quién es copito? ¿Es tu mascota?-Harry
negó varias veces con lentitud observando a aquel hombre- Entonces debe ser
alguno de tus juguetes ¿O me equivoco?
-Copito es mi amigo
-¿Así que es tu amigo? Bien supongo que "Copito" debe estar en tu casa ¿No es
cierto?
-O en la casa del señor…-completó con rapidez Harry- ¿Quién eres tu?
-Yo….yo soy un medimago, supongo que no recuerdas lo que pasó-Harry volvió
a negar con la cabeza- pues…tu llegaste aquí ayer por la noche, el señor, como
tu lo llamas te trajo y bueno, nosotros te hemos cuidado desde entonces..
-¿Pero donde esta el señor?¿ Ya no me quiere…?
-Antes de contestarte quiero que me digas una cosa pequeño. ¿Cuál es tu
nombre completo?
Harry dudó, no conocía a aquel hombre, pero había cierta dulzura en él que le
inspiró confianza para finalmente contestar- "Harry James Potter Evans".
-Potter….
El medimago extendió la mano hacia la enfermera que con asombro le devolvió
el expediente al medimago, el medimago consultó de ahí el nombre.
-Señorita sería tan amable de acompañar a nuestro pequeño enfermito, tengo
que hablar con el director del hospital..-El medimago se acercó a la enfermera
para casi casi susurrarle.
-Desde luego-contestó amablemente la enfermera
-Si el supuesto "padre" aparece, entreténgalo, el niño no debe abandonar este
hospital, al menos no en manos de un extraño.
La enfermera asintió, ambos se miraron a los ojos, el medimago volvió a mirar a
Harry que hasta entonces les estaba observando fijamente, hasta él pudo darse
cuenta que algo no andaba bien. El medimago le sonrió, le acaricio los cabellos y
finalmente salió de aquella habitación. La enfermera se sentó en una silla y
observó a Harry que ante aquella confusión lo único que podía hacer era
recostarse.
Severus por otra parte entraba al hospital con una pequeño maletín, en el había
ropa limpia, fruncía una y otra vez el ceño cada vez que recordaba lo que una
noche anterior había pronunciado. Nada le resultaba más molesto que aquello,
tener que recoger a Potter de aquel desagradable lugar.
Con cierto enfado se acercó en la habitación donde se encontraba su supuesto
hijo, al entrar se percató que había una enfermera ahí y que además le miró con
desagrado, pero al ser él Severus Snape le devolvió la misma mirada
desagradable. Se acercó a Harry que dormitaba ante los efectos de la anestesia
y el cansancio.
-No se le acerque
El tono de aquella mujer malhumoro mas a aquel hombre, de por si odiaba
tener que fingir una paternidad inexistente, como para que encima aquella
mujer le dijera lo que tenia que hacer.
-¿Por qué no? Se trata de mi hijo……después de todo
Severus contestaba de manera sarcástica a aquella mujer y empleando un tono
aspero y seco al pronunciar la palabra "HIJO".
-El niño no ha sido dado de alta, por consiguiente deberá esperar a que el
medimago venga a informarle cuando puede….
Pero Severus comenzaba a zarandear a Harry dispuesto a levantarlo, Harry
lógicamente se despertó ante tal zarandeo y al ver a Severus una leve sonrisa se
dibujo en su rostro.
-¿Pero que cree que hace?
La enfermera se sobresaltaba al ver que Severus comenzaba a cambiar a Harry
de ropa. Harry ni siquiera ponía resistencia, después de todo ya se estaba
acostumbrando a la brusquedad con que Severus le cambiaba.
-¡Mas vale que se detenga o….!
-¿O que?-Severus sonaba ya bastante molesto
-¡No se atreva a ……
Severus alzó a Harry sosteniéndolo con un brazo, Harry se acomodo en el
hombro que aquel hombre para comenzar a dormitar nuevamente.
-El medimago me informó que este niño sería dado de alta hoy, yo como buen
"padre", cumplo con mis obligaciones……
Severus casi escupe al pronunciarse padre de aquel niño, sin embargo se limitó
a avanzar hacia atrás con el niño en brazos.
-¡Baje al niño en este instante!...... ¡Ese niño no abandonara este hospital! ¡Al
menos no con usted!
-¿Y quien va a impedírmelo? ¿Usted?- Severus se burlaba de aquella mujer que
rápidamente desenfundó su varita apuntándolo- Si yo fuera usted quizá
…pensaría mejor las cosas…
Pero la enfermera no escucho aquella advertencia, sacudió su varita tan fuerte
como pudo, Severus por su parte murmuraba algo, Harry abrió levemente los
ojos y lo único de lo que se percató, fue de ver salir volando a aquella mujer
hacia atrás. Intentó abrir un poco más los ojos, pero el cansancio le vencía
nuevamente, era como si un cansancio inexplicable le embargara de tan pronto.
Severus suspiró al ver que aquella mujer permanecía inconsciente. Ladeó
levemente la cabeza al sentir la respiración de Harry, era tan delicada y a la vez
tan fuerte, aquel pequeño niño había sobrevivido a la picadura de una
serpiente, no le cabía la menor duda de que aquel chico era un niño valiente. Le
cubrió levemente con su capa y se encaminó hacia su casa, seguramente las
cosas irían mejor, aunque si de algo estaba mas que seguro, era que, si hubiese
sido padre nunca habria sido perfecto.

ola!!!

se que he demorado muchisimo, pero he tenido algunos problemillas de salud y si a eso le


sumamos el que mi compu se me haya descompuesto.......

en fin... la han arreglado y estoy de vuelta!!!


millones de saludos y besos a todos los que leen esta historia.

Les quiere mucho

REMY
Futura adopcion

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

FUTURA ADOPCION.

Harry se había recuperado tan rápido que Severus ni cuenta se había dado, el
tiempo no parecía transcurrir en aquella casa, estaba tan acostumbrado ya a la
presencia del niño, que los escándalos que éste provocaba ya ni siquiera le
molestaba. Aquel día era especialmente ordinario, el niño solía bajar por las
mañanas a jugar con los soldaditos de juguete que el propio Severus le había
regalado, jugaba un par de horas antes del desayuno, eso si, jamás soltaba a su
pequeño oso de peluche, éste le acompañaba de noche y de día.

-Hora de desayunar Potter- sentenció Severus bastante serio mientras el pequeño


asentía y comenzaba a recoger los juguetes.

No pasó mucho tiempo antes de que el pequeño se incorporara en la cocina listo


para desayunar, Severus estaba sentado ya en la mesa dispuesto a comer,
cuando un fuerte sonido en la sala provocó que Severus se pusiera de pie
volteando hacia la sala.

-Continúe desayunando Potter

Snape se levantó de la mesa y con paso lento se dirigió a la sala, ahí ante su
sorpresa estaba la persona menos esperada para él: Albus Dumbledore.

-Albus….

-Severus- comenzó Albus mientras Snape le indicaba con brusquedad que tomara
asiento- quizá mi visita sea un poco inoportuna, pero es necesaria.

-En realidad esperaba su visita desde hace mucho-Severus también tomó asiento
justo enfrente de él- supongo que ya ha de tener algún buen prospecto para el
chico ¿O me equivoco?

-Supones bien, sin embargo antes de tratar el asunto me gustaría saber como se
encuentra Harry, supe lo del incidente y creo que debo cerciorarme de que
todo…..

Pero como una pequeña tormenta, Harry irrumpió en la sala dirigiéndose con
suma rapidez al anciano profesor, que al verlo solo pudo inclinarse ara dejarse
abrazar por el niño.

-¡Regresaste! ¡regresaste!

-Asi es pequeño- decía Dumbledore mientras le acariciaba unos cuantos cabellos


al niño- por lo que veo estás de maravilla, dime un cosa Harry ¿Eres feliz en esta
casa?

Harry asintió aún sin dejar de abrazar a Dumbledore, que simplemente volteó la
mirada para ver a un Severus de pie y con expresión seria. Dumbledore bajó
nuevamente la mirada hacia el niño, sacó un pequeño paquete y se lo entregó a
Harry.
-¿Qué es?-pregunto con interés Harry- ¿Puedo subir a abrirlo en mi habitación?
¿Puedo?

Severus asintió secamente mientras el pequeño subia corriendo emocionado las


escaleras, Dumbledore esbozó una sonrisa, le emocionaba ver tan feliz a un niño
cuya infancia había sido triste y hasta cierto punto cruel.

-Bien supongo que ahora que el chico se ha ido podremos hablar. ¿Ha conseguido
ya un hogar para Potter?

-Calma Severus, calma. Antes de hablar sobre el futuro de Harry creo que debo
darte las gracias.

-¿Las "gracias"?

-Harry se está convirtiendo en un niño feliz, y ése es todo un mérito tuyo. ¿Cómo
has logrado hacerle sonreír?

-Es un niño, los niños sonríen con bastante facilidad. Perdone mi curiosidad
Dumbledore pero estoy deseoso de saber la razón de su visita. ¿Cuándo se
llevará a Potter?

-En realidad no he de levármelo yo, serás tu quien debe llevarlo-Severus le miró


de forma extraña al escuchar aquello- verás, tú has firmado una especie de
adopción temporal, eso te convierte en su tutor, así que como tutor que eres la
decisión de quién debe adoptar a Harry es toda tuya.

-Está queriendo decirme que seré yo quién elija a los padres de Potter- Snape
comenzaba a enfadarse- ¿no se suponía que sería usted quién le buscaría una
familia?

-Por supuesto, le he encontrado ya varias familias dispuestas a adoptarlo, pero la


custodia de Harry la tienes tú, en último de los casos si decidieras quedarte con
el..

-No-se apresuró a decir- yo no voy a quedarme con Potter, dígame que es lo que
tengo que hacer para dar al chico en adopción.

-Antes de ser dado en adopción Harry debe convivir un día con la familia que
desea darle un hogar, si tanto el niño como el tutor están a gusto y de acuerdo, se
ha de firmar un nuevo documento donde la custodia se sede de manera total a la
familia.

-¿Entonces? ¿A dónde debo llevar a Potter?


-El sábado a las 8, te esperaré en la oficina del primer ministro, no olvides llevar
los papeles de custodia y por supuesto no se te olvide llevar al chico.

Severus asintió mientras ambos se ponían de pie, Albus se introdujo en la


chimenea para desaparecer unos instantes después. Severus meditó todo aquello,
el destino del pequeño Harry Potter estaba nuevamente en sus manos. Sin darse
cuenta comenzó a caminar de un lado a otro meditando, al fin podría deshacerse
de Harry, pero dudaba, quizá ya no quería darlo en adopción, pero era lo mejor,
debía ser lo mejor….

Las carcajadas de un niño provocaron que Severus se detuviera en seco, lo


olvidaba, Potter aun estaba en su casa, levantó la mirada notando que las risas y
los brincos aún podían escucharse en el segundo piso. Frunciendo el ceño
comenzó a subir las escaleras, abrió la puerta de aquella pequeña habitación y ahí
parado frente a una de las paredes estaba él, el pequeño Harry Potter, que con
suma alegría pintaba una de las paredes con crayones que, al juzgar por las
apariencias, eran el regalo que Albus Dumbledore le había dado hacía solo unos
minutos.

-¡Potter!-exclamó con bastante enfado- Pero que….

-Mira, son crayolas-exclamaba Harry mientras dejaba de rayar las paredes para
observarlo- son de colores y…y……-Pero la mirada de Severus provocó que Harry
guardara silencio y simplemente le observara con la mirada hacia el suelo.

Severus tronó los dedos, como siempre el pequeño elfo apareció mirando a su
amo, quién con voz seca le ordenó que llevara agua y jabón.

-Escúcheme con atención Potter, a partir de hoy esta castigado…..

-¿Por qué?- pregunto Harry apretando a su osito y con lágrimas en los ojos- ¿No
te gustaron mis dibujos? -Severus suspiró profundamente, como debía
explicárselo a Harry.

-Lo que ha hecho es un acto de indisciplina que debe ser castigado Potter..

-Perdón..-murmuró el pequeño Harry comenzando a sollozar- Perdón…

-Como sanción por sus actos tendrá que limpiar ésta pared y dejarla impecable
¿Alguna pregunta?-Severus aún observaba como el pequeño se limpiaba las
lágrimas de los ojos aún sin atreverse a mirarlo- En cuanto acabe de limpiar la
pared podrá bajar a merendar

-Perdón…-volvió a susurrar Harry y aunque Severus logró escucharle, no volvió a


mirarle y por el contrario salió de la habitación dejando dentro a un niño triste y
arrepentido. No debía mirarlo a los ojos sabía que si lo hacía pronto cambiaría de
parecer y le levantaría el castigo. ¿Por qué sucumbía ante aquel niño?

Aún bastante molesto tronó sus dedos, ordenó que se le llevara su túnica de viaje,
se la colocó mientras se dirigía a la puerta, tenía que salir, los pendientes ahora
que Harry sería adoptado eran demasiados.

-Prepara algo caliente para la merienda, parece que va a llover - le


ordenó al elfo que aún le miraba con sus enormes ojos- Cuida de él
también, te lo encargo- el elfo asintió mientras Severus salía de su
casa,sus preocupaciones aún estaban por venir.

He tardado muchiisimo, lo se, y quiero disculparme por eso, el colegio me ha


impedido muchas cosas una de ellas actualizar, pero como las adoradas
vacaciones han legado, prometo tratar de actualizar mas seguido.
GRACIAS a todos ustedes lectores por seguir este fic.

LES QUIRE MUCHO


NEY
Los Wesley

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

LOS WEASLEY

El sábado amanecía con lentitud, aquella mañana pintaba para ser perfecta, Harry Potter
al fin conocería a las personas que, según el ministerio de magia podrían darle un
verdadero hogar. Aún era temprano y mientras llegaba la hora de levantar al niño, Severus
aún se cuestionaba si eso era lo mejor para el niño. Sus pensamientos lo traicionaban
había pasado casi un mes con Harry y una parte de él se había acostumbrado a la
presencia de aquella personita, pero por otro lado, no podía dejar atrás sus sentimientos
de odio hacia James. Observò el viejo reloj de sus sala y comprendió que era hora de
levantar al pequeño Harry. Con pasos dudosos subió uno a uno los escalones de su
pequeña casa hasta llegar a la habitación de Harry. Sacò su varita y agitándola
vigorosamente abrió las cortinas de golpe. Harry que aùn dormía abrió repentinamente
los ojos produciendo un leve quejido a la vez que se frotaba los ojos de manera constante.

-Hora de Levantarse Potter-Severus le observaba de pies desde la puesta de aquella


pequeña habitación- En lo que se sirve el desayuno tomará un baño.

-¿Por qué?-pregunto interesado Harry

-No pregunte y hágalo-Severus comenzaba a inquietarse algo que detestaba era el ser
cuestionado.

-¿Vamos a salir?-Pregunto nuevamente Harry mientras se ponía de pie-¿A dónde vamos?

-Le dije que no preguntara, es mejor que se de prisa, el tiempo es algo valioso Potter-
Contesto a la vez que se daba la vuelta y comenzaba a buscar entre la ropa del niño algo
que pudiera lucir "decente"- se pondrá esto- decía mientras le sacaba a Harry un pantalón
obscuro y una camisa bastante elegante.

-Pero esa ropa no me gusta-Protestaba Harry al ver aquella ropa-Con eso no puedo correr,
ni brincar, ni…
-Escúcheme con atención Potter, esta mañana debe lucir elegante y si tengo que vestirlo
por la fuerza créame que lo haré- termino Severus dejando la ropa sobre la cama del niño
y saliendo rápidamente de aquel espacio.

Bajo algo molesto las escaleras para dirigirse al comedor, ahì sobre su mesa encontró la
ultima edición de "El Profeta" y parte de la mesa puesta, comenzó a leer mientras el chico
terminaba de bañarse y vestirse. Leyò y leyò casi todos los artículos hasta que uno de los
articulos finales llamò su atención. Se disponía a leerla cuando un pequeño le jalò
levemente su tùnica en busca de su atención. Con poca sutileza doblò su periódico
examinando el vestuario del niño, aparentemente todo estaba bien, lucia realmente
elegante con aquella ropa, pero al subir la mirada a su cabeza encontró un gran
desperfecto: su cabello.

-Bien será mejor que comience a desayunar y mas vale que lo haga rápido, se nos està
haciendo tarde.

Tanto Severus como Harry desayunaron en silencio, era la primera vez que Harry no
comenzaba a cuestionar a Severus, lo cual significaba algo realmente bueno para Severus.
Tan pronto como terminaron de desayunar Severus le ordenò a Harrry que se cepillara los
dientes y bajara lo antes posible. Harry obedeció aun sin cuestionar, era como si el niño
comenzara a adaptarse a aquella extraña forma de vida. Tan pronto como Harry bajó las
escaleras ambos entraron en la chimenea mientras las llamas verdes los envolvían al
tiempo que aparecían en las oficinas del ministerio de magia.

-Buenos días Severus- La voz suave de Dumbledore provocó que tanto Harry como
Severus ladearan la cabeza para encontrarse.

-¡Dumbledore!- gritó Harry lleno de alegría a su vez que corría y abrazaba a aquel anciano
profesor.

-¡Profesor Dumbledore para usted Potter!-corrigió Severus inmediatamente.

-Vamos Severus no es para tanto, los niños tienden a demostrar su afecto de una manera
sorprendente ¿Sabes?

-Pues así como se demuestra el afecto también debe demostrarse la educación y el


respeto por los mayores-Severus miraba fijamente a Harry que aun seguía sin despegarse
de Dumbledore-Y cambiando de tema ¿donde se supone que esta el Seños Ministro?

-Calma Severus el Señor Ministro esta ahora mismo con el matrimonio Weasley, les esta
explicando por así decirlo como funciona la mecánica.

-¿El matrimonio Weasley? ¿No es acaso esa familia que tiene 7 hijos?

-En efecto, sin embargo el matrimonio Weasley solicitó de forma legal y bajo todas la
normas la adopción de Harry-Harry miraba a ambos hombres sin saber de que se trataba,
Dumbledore y Severus parecían mirarse fijamente a los ojos.
-Un momento, está tratando de decirme que la familia propuesta por el ministerio para
adoptar a Potter son nada mas y nada menos que los ¿Weasley?

-En efecto-Dumbledore bajo la vista para observar y acariciar los cabellos de Harry para
después volver a ver a Severus-El ministerio cree que es una familia sólida y capaz de
brindarle a Harry la felicidad al lado de los niños Weasley, lo que Harry necesita…

-Lo que Potter necesita no es un hogar lleno de hijos, el necesita unos padres que puedan
darle ….lo mejor.

Albus esbozó una sonrisa-Veo que te has encariñado, me hace feliz poder verlo con mis
propios ojos, tu Severus Snape, encariñado con..

-No malinterpretes las cosas, cualquiera puede darse cuenta que los Weasley no el mas
claro ejemplo de comodidades.

-Un niño necesita mas que solo comodidades, y los Weasley están dispuestos a ofrecerle
lo mejor de ellos, no en dinero-aclaró al ver que Severus se disponía a protestar-sino en
afecto.

La puerta comenzó a abrirse a la vez que entraban por ella tres personas: el ministro de
magia y, como Severus lo esperaba el señor y la señora Weasley.

-Bien como seguramente ya lo sabe señor Snape, los señores Weasley han venido aquí
para conocer al señor Potter-mencionaba el ministro mientras observaba a Harry que
seguía confundido y sin soltar a Dumbledore.

-¿A que hora y donde debo recoger al señor Potter?- expresaba Severus a su vez que
observaba a los señores Weasley.

-En nuestra casa, en la madriguera y si no es mucho pedir nos gustaría que pasará por el
mañana después del desayuno. A Arthur y a mí nos encantaría..

-De ninguna manera, según tengo entendido, el señor Potter solo pasará con ustedes el
dìa, durante la noche es mi deber como su tutor "protegerlo"- Severus encaraba a la
señora Weasley que lo único que hacia era mirar a su esposo y después al ministro.

-Creo que hasta ahora ha hecho un estupendo trabajo Snape, sin embargo, creo que
Potter podría pasar la noche en casa de los Weasley a fin de que tanto la familia Weasley
como Harry se conozcan un poco mejor-El ministro observaba fijamente a Severus que
frunciendo la cara asintió secamente.

Al darse la vuelta Severus bajo la mirada para encontrarse con Harry- Pórtese bien Potter-
finalizó para después introducirse en la chimenea y desparecer.

-Señor..-murmuró Harry soltándose de Dumbledore y acercándose a la ya vacía chimenea-


señor..
-Oh cariño, el que Severus Snape se haya ido no quiere decir que estés solo- la señora
Weasley se había arrodillado junto a Harry para acariciarle el cabello- nosotros estamos
aquí para ti- Harry la miro aun dudando, sin embargo aquella mujer irradiaba ternura.

-Hay algo que debes saber Harry, estas personas quieren que pases en su casa el fin de
semana-Dumbledore comenzaba a explicarle a Harry lo que sucedería- Pasarás con ellos lo
que resta del día y como seguramente ya escuchaste, también la noche.

-Pero…¿Y el señor?- preguntaba Harry mas angustiado que nunca

-Severus Snape irá por ti mañana temprano, no debes preocuparte por eso-explicaba el
señor Weasley a la vez que se acercaba a su esposa y al niño-por ahora será mejor que nos
vayamos, los chicos deben estar ansiosos por conocerte.

-Te vas a divertir, te lo prometemos, en nuestra casa hay tarta de calabaza, ponche de
frutas y además a Ron le encantará tener a alguien con quien jugar.

-¿Quién es Ron?-Preguntó Harry que por primera vez mostraba interés en aquellas
personas.

-Ron es un niño de tu edad, le encantará conocerte, estoy seguro que vas a llevarte de
maravilla con todos los chicos-Decía el señor Weasley bastante animado- ¿Para que
perder mas el tiempo Molly? Dense prisa o para la noche aun estaremos en e camino.

Molly se enderezó sosteniendo de la mano a Harry, éste esbozó una leve sonrisa. Los
señores Weasley se despidieron del ministro y de Dumbledore y se encaminaron hacia la
chimenea.

Lo ultimo que Harry vio fue la silueta de Dumbledore despidiéndose con una mano y
esbozando de igual forma una sonrisa. Todo debía estar bien.

Severus por otra parte recorría de un lado a otro su sala, la costumbre de ver siempre a
Dumbledore paseando de un lado a otro comenzaba a pegársele. Tenia cierta duda del
como le iría a Potter en compañía de los Weasley, algo no le parecía de todo aquello,
¿Cómo podía el ministro apoyar aquella solicitud de adopción? Era ridícula y sin sentido,
los Weasley jamás podrían darle a Potter una vida cómoda. Extraños pensamientos
pasaron por su cabeza, se estaba dando cuenta que aquel niño le preocupaba mas de lo
que a el le hubiera gustado, además de descubrir algo más él Severus Snape era capaz de
sentir.

He tenido algunos atrasos, culpa del colegio, pido disculpas a todos los lectores por eso. No puedo
prometerles una fecha de actualizacion pero prometo seguir escribiendo cada vez que me sea
posible.
LES QUIERE

REMY

Juegos de niños

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Los señores Weasley condujeron a Harry hacia la chimenea, Harry no necesito


meditarlo dos veces, era claro, el también iba a desaparecer, igual que Snape. La señora
Weasley sujeto de forma sutil y cálida la pequeña mano de Harry, murmuro algo y para
sorpresa de Harry aparecieron en el interior de una chimenea ubicada frente a una
cómoda sala. Ambos salieron con lentitud de la chimenea, la señora Weasley le observo
de pies a cabeza, la ropa del pequeño Harry estaba cubierta de polvo y cenizas.

-Oh querido temo que tendremos que cambiarte de ropa- decía mientras meditaba y
sacaba su varita- esto te sentará mejor.
Con una simple sacudida la ropa de Harry cambio a un overol azul y una camisita blanca,
Harry sorprendido le esbozo una sonrisa a la señora Weasley.

-Pero Molly, ¿no les recordaste a los niños que debían esperarnos aquí?- el señor
Weasley se incorporaba con Harry y Molly

-Los siento Arthur seguramente deben estar jugando, ahora los llamo..

La señora Weasley llamó a viva voz a sus hijos y para sorpresa de Harry, por las
angostas escaleras de aquella casa bajaron corriendo varios niños, todos ellos
pelirrojos. Los niños se pusieron de pie frente a su madre, ella tomo de la mano a Harry
y lo acerco a sus hijos. Los chicos miraban a Harry a su vez que volteaban a verse las
caras.

-Bueno niños, él es Harry, su apellido como seguramente ya lo intuyen, es Potter..

Los chicos siguieron mirándose entre si, dos de ellos, los mas parecidos físicamente, se
murmuraban algo en voz baja.

-Bueno, que no piensan presentarse, ¿Qué les ha dicho su madre sobre los modales?-
Aporto el señor Weasley acercándose a su esposa y a Harry que lucía bastante
nervioso.

-Soy Percy- Se apresuró a decir el mayor de los niños, extendiéndole la mano al


pequeño Harry que simplemente le observó.

-Harry-murmuro en voz baja Harry, sin extender su mano y simplemente mirando al


chico.

Percy iba a agregar algo mas cuando un codazo en el estomago lo desvió por completo,
ante los ojos de Harry apareció uno de los gemelos.

-Yo soy Fred y éste es mi hermano George-Agrego el chico mientras colocaba su mano
en el hombro del pequeño el cual sonrió ante la alegría de aquellos hermanos.-¿Te
gustaría jugar? Estamos jugando calabozos y dragones.

-¿Qué dices eh?- completo George colocándose del otro lado de Harry.

-Yo creo que eso fue un sí- Exclamo Fred mientras ambos comenzaban a jalar a Harry
llevándolo hacia las escaleras.

-Un momento jovencitos, ¿Quieren explicarme donde se encuentran Ginny y Ron?-


pregunto la señora Weasley bastante seria. Los gemelos se detuvieron y voltearon a
mirar a su madre y a Percy que se encontraba a su lado.

-Ginny debe estar en su habitación, Ron quizá este en el arenero madre- Respondió
Percy bastante serio y frotándose el estomago.
-Fred, George, ¿No creen que seria bueno que presentaran a Harry con Ron? Son de la
misma edad, quizá puedan jugar algo mas propio de ellos- Añadió el señor Weasley
dirigiéndose a los gemelos- únicamente recuerden bien que ninguno de ustedes tiene
permiso de acercarse a la bodega ¿Esta claro?

-De acuerdo- exclamaron ambos con cierta decepción y llevando a Harry hacia la parte
de afuera de la casa.

-Chicos recuerden no tardarse mucho, dentro de poco serviré el almuerzo ¿Entendido?-


La señora Weasley se dirigía a la cocina mientras sus hijos contestaban en coro un "SI".

-Qué opinas Percy ¿crees que Harry se acople a nuestra familia? -El señor Weasley
buscaba a Percy con la mirada-¿Percy?- pero Percy había desaparecido. Como nadie le
prestaba atención, tomó un pequeño pato de hule y comenzó a observarlo.

Mientras tanto los gemelos caminaban junto a Harry que seguía sin decir palabra, le
agradaba la compañía de otros niños, pero no sabia como hacerse amigo de ellos.

-Listo hemos llegado-decía George.

-Pero Ronnie no esta aquí…-añadió Fred al ver el arenero vacio, en él solo había unas
cubetas de colores y unos cuantos juguetes regados.

George se agacho para tomar una de las cubetas, la llenó de arena y comenzó a
lanzársela a Fred, pronto y sin que Harry se diera cuenta estaba inmerso en una pelea
de arena entre los gemelos. Para no sentirse incomodo, Harry dio unos pasos hacia
atrás, pero entonces la voz de otro pequeño llamó su atención.

-No Fred, George, es mi arenero, por favor no tiren la arena….

Los gemelos se detuvieron para voltear hacia aquel pequeño niño que sostenía una
cubeta con agua y desesperado les gritaba.

-Pero si es el pequeño Ronnie…

-Vaya Ronnie no creí que fueras tan egoísta- comento George jugándole y despeinando
por completo al niño.

-Le diré a papa que…-comenzó aquel pequeño pelirrojo.

-Vamos Ronnie no es para tanto, además mira lo que te hemos traído-agrego Fred
acercándose a sus hermanos y señalando a Harry- papa dice que él será un buen
compañero de juego para ti..

Ron se acercó al pequeño Harry, le observó con curiosidad mientras una sonrisa se
iluminaba en su rostro.
-Me llamo Ron ¿Y tu?

-Harry-contestó éste aun con cierta timidez.

-¿Te gusta jugar con la arena?- pregunto Ron interesado.

-Pues…el señor nunca me ha dejado jugar con…

-¿Señor? ¿Quien es el señor?- volvió a preguntar Ron

-Pues…-Harry no sabía como contestar.

-Bueno niños diviértanse- Exclamo Fred alejándose de Ron y Harry.

-Si, jueguen mucho con la arena, quizá salga alguna enorme serpiente-añadió George
haciendo una expresión de miedo.

-Pero papa dijo que no había serpientes…. ¡George! ¡Fred!- exclamaba Ron
desesperado al ver que sus hermanos se dirigían a la casa riendo a carcajadas.

-Bueno…¿te gustaría construir conmigo un enorme castillo?- pregunto entusiasmado


Ron.

-¡Si!-Exclamo Harry con el mismo entusiasmo.

-Será un castillo enorme, tan enorme como el mismísimo Hogwarts….

-Ho…¿Qué?-pregunto Harry mirando inquietante a Ron.

-Hogwarts, ¿nunca has oído hablar de él?- Harry negaba con la cabeza y con cierta
vergüenza, era lógico que al otro pequeño le asombraba el que el desconociera de
aquel lugar.

-Hogwarts es la mejor escuela de magia y algún día yo iré ahí también- explicaba Ron
bastante ilusionado con aquella idea- soy un mago ¿sabes? Supongo que también lo
eres ¿no es así?-Harry simplemente encogió los hombros, no sabia nada de magia.

-¿Qué es eso?- preguntó Harry señalando una especie de bodega que estaba un poco
mas alejada de la casa.

-Es…..es……no se lo que es…-respondió Ron- lo único que se es que mi padre nos ha


prohibido acercarnos ahí, dice que es peligroso.

-¿Por qué? ¿Qué hay ahí dentro?-pregunto nuevamente Harry

-Pues….tampoco lo se, ¿Quieres que nos acerquemos?-pregunto elocuentemente Ron,


mientras Harry asentía con cara de curiosidad.

Los dos niños se encaminaron hacia aquella bodega, desobedeciendo las ordenes
dadas por el señor Weasley, ninguno de los dos sabia que era lo se encontrarían en
aquel pequeño cuarto, pero no importaba, para ellos todo era juego y nada mas, era
curiosidad por saber.

Lejos y mientras Harry se hacia de nuevas amistades, Severus Snape meditaba de un


lado a otro, pronto se libraría de Potter y su vida volvería a ser la misma rutinaria y
aburrida de siempre. Tenia pendientes por hacer, y ahora que Harry estaba fuera era el
momento preciso. Subio a su habitación en busca de su túnica de viaje, la tomo y con
suma paciencia se la colocó, estaba por tomar su varita y guardarla cuando escucho
que alguien llamaba a su puerta. Era extraño, ninguna de las personas del vecindario se
acercaba siquiera a su casa, Dumbledore (la única persona que le visitaba) jamás tocaba
la puerta, simplemente se aparecía en su chimenea ¿Quién demonios podría ser?

Bajo bastante irritado las escaleras, pues aun seguían "tocando su puerta", vaya que la
persona que le buscara debía tener paciencia, o bien ser demasiado estúpido como
para esperar tanto tiempo. Se detuvo frente a su puerta dudando en abrir. Con apatía
abrió la puerta y justo frente a el estaba una persona a la que si bien no odiaba del
todo, su presencia no le era gratamente familiar.

-Lupin…..-murmuro apretando los dientes de rabia- ¿Que diantre haces tu en mi casa?

-¿Qué tal Severus? Mucho tiempo sin vernos-Saludo cortésmente Remus Lupin

-¿Puedo saber el motivo de tu "Agradable visita"?- preguntó con bastante cólera


Severus.

-No creo que sea conveniente que charlemos aquí afuera, es algo delicado el asunto
que me ha hecho venir- respondió Remus amablemente.

-Ignoro el motivo por el cual estés aquí, pero te lo diré una sola vez, no tenemos nada
que tratar- respondió Severus al tiempo que intentaba cerrar su puerta, pero Remus la
detuvo con uno de sus brazos.

-Te equivocas Severus, el motivo de mi visita es Harry, Harry Potter.

-¿Potter?- pregunto secamente Snape reabriendo la puerta.

Remus asintió, a Severus no le interesaba tratar con el nada relacionado con Harry,
pero ya que Remus insistía, lo único que pudo hacer fue acabar de abrir bien la puerta y
permitir que aquel hombre entrara en su casa...

Buno lamento un poco la tardanza espero que la historia siga siendo de su agrado y bueno
si existe algun comentario que gusten expresar saben que lo tomare muy en cuenta.
Muchos saludos y besos a todos.

NEY
El comienzo de una aventura

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Severus yacía sentado en su sofá, enfrente y con la mirada fija en él estaba aquel
hombre al que sin duda alguna detestaba. Remus aún no sabía cómo comenzar
aquella conversación, puesto que a él también le costaba trabajo pensar en la sola
idea de tratar algo con Severus Snape. Severus se puso de pie secamente a la
par que Remus le seguía sin quitarle la mirada, Severus se detuvo frente a su
ventana dándole la espalda a Remus que suspiró para poder comenzar aquella
seca conversación. Pero Severus se adelantó mientras se volteaba para verlo.

-¿Puedo saber el motivo de tu visita? ¿Lupin?


Severus volvía a sentarse en su sofá, su voz era áspera y seca, denotaba por
mucho un desagrado total al hablar con Lupin.
-Sé que esto no es grato para ti, mucho menos lo es para mí, sin embargo el único
motivo que me ha hecho venir es como ya mencionaba, Harry…

-¿Potter? ¿Qué tiene que ver Potter conmigo?

-Vamos Severus conmigo no tienes porque fingir, sé perfectamente que Harry está
bajo tu cuidado.
-No sé a qué te refieres Lupin. Como seguramente ya te habrás dado cuenta en
ésta casa no hay ningún niño.
-No sé cual sea tu intención dentro de este asunto, pero estoy seguro que Harry
se encuentra ahora bajo tu custodia. Fue el mismo Dumbledore quien me lo
confirmó.
-Puedes registrar la casa entera y comprenderás a lo que me refiero, yo jamás
cuidaría de un niño y menos aun si éste fuera un Potter….

Lupin comenzaba a perder la paciencia, si bien ambos tenían viejos rencores


éstos no eran motivos para poner a Harry de por medio. Sus intenciones eran
únicamente las de saber si Harry se encontraba bien, sin embargo era algo que
Severus tampoco comprendía, él tampoco deseaba compartir a Harry con Lupin.
Era como si se tratara de un objeto. De un valioso tesoro.
-No discutiré más contigo Severus, sé que Harry está contigo pero de momento no
insistiré más en verlo. Algo me dice que está bien y por ahora con eso me
conformo, solo te digo una cosa, no renunciaré a la idea de verlo. Me preocupo
por él tanto como tú…

Lupin se puso de pie en forma rápida y seca, miró duramente a Severus mientras
se colocaba su túnica de viaje dispuesto a salir de aquella casa. Al dirigirse a la
puerta volvió a observar aquella pequeña e incómoda casa, observó el ceño
fruncido de Severus que secamente le abrió la puerta lentamente esperando a que
Remus saliera por ella y desapareciera. Remus lógicamente no espero mucho en
aquella casa para marcharse, aún haciéndose la promesa de buscar a Harry y
asegurarse que estuviera bien.
Por otro lado y sin saber lo que acontecía en torno a él Harry se encontraba
jugando alegremente con el más pequeño de los varones Weasley. Ambos sentía
cierta atracción por conocer lo que en aquella bodega había. Ron le había
explicado ya a Harry que todos ellos tenían prohibido acercarse, sin embargo el
razonamiento de Harry tenía sentido, estaba prohibido para los Weasley más no
para él. Y aunque Ron le seguía bastante de cerca éste no se arriesgaba a ser
quien abriera la puerta. Harry quedó a la par con aquella inmensa puerta, era de
madera picada y de adentro hacia afuera brotaba un leve sonido. Harry se
aseguró de pegar lo bastante bien su oído para escuchar mejor, pero lo único que
lograba escuchar era el sonido de alguien o algo respirando fuertemente. Trató de
empujar la puerta, pero era demasiado pesada para un niño, con decepción se
alejó de ella observando a un Ron que simplemente le devolvía una mirada de
decepción.
-No puedo- decía mientras trataba de empujarla nuevamente.
-Será mejor que nos vayamos, si mi padre se entera que hemos estado aquí
podría molestarse mucho- Ron volteaba constantemente hacia atrás
asegurándose que nadie les observara- vámonos Harry…

Harry asintió mientras ambos niños se dirigían a la casa, seguramente la señora


Weasley tenía listo ya el almuerzo. Mientras se alejaban Harry volteaba
constantemente hacia la bodega aun con aquella curiosidad de saber que había
dentro de aquel lugar. Los niños no tardaron en llegar al arenero, se sentaron
nuevamente en la arena y comenzaron a llenar las cubetas de arena con la
intención de construir un castillo. Pero fueron interrumpidos por el señor Weasley
que les comunicaba que la mesa estaba puesta.
-Papi cargamos- decía Ron mientras le tomaba la manos a su padre que con una
sonrisa simplemente le miró- ándale papito…

-¿Y a ti Harry te gusta que te carguen?-El señor Weasley volteaba la mirada hacia
Harry que al no saber cómo contestar encogió los hombros.
El señor Weasley volteó a ver el rostro suplicante de su hijo y el rostro inexpresivo
de Harry. Se inclinó para quedar a la altura de ambos niños y sin que Harry se lo
esperara ambos (Harry y Ron) fueron levantados, uno en cada brazo por el señor
Weasley que esbozaba una carcajada al ver que a ambos niños les causaba
alegría ser levantados por él. La señora Weasley que observaba a través de su
ventana sonrió enormemente al ver a su esposo con los dos niños en brazos. Su
familia podía ofrecerle una inmensa felicidad a Potter, él necesitaba de el cariño
de una familia como la de ellos, sus hijos podrían brindarle alegría y felicidad, un
ambiente en el cual Harry podía crecer como un niño normal.
-Bueno Molly servida, aquí están nuestros pequeños diablillos- decía mientras
bajaba a los niños y los ayudaba a sentarse en la mesa.
Fred, George y Percy sonrieron al ver tanto a Ron como Harry felices. Aquella
familia era casi perfecta. Todos los chicos comenzaron a comer el delicioso
desayuno que la señora Weasley había preparado especialmente para ellos. Harry
no recordaba haber probado una comida tan exquisita como aquella. Cuando
estaban por terminar el almuerzo, el cielo resonó fuertemente nublándose casi al
instante. Ron soltó su pequeño tenedor de golpe. Aquel cambio tan radical del
clima implicaba no poder salir a jugar, y así como se nubló, las gotas de lluvia
comenzaron a caer. La señora Weasley había decidido entretener a sus hijos
contándoles historias. Todos y cada uno de ellos disfrutó amenamente aquella
tarde. Harry no recordaba haber sido tan feliz. Cuando la noche cayó, la señora y
el señor Weasley decidieron acostar a los niños distribuidos en las pocas
habitaciones de aquella casa, Percy y los gemelos dormirían juntos, lo cual dejaba
únicamente a Ron con Harry.
-Espero que duerman cómodos- decía la señora Weasley mientras terminaba de
arropar a los niños.
-Les dejaremos un poco de luz, por si acaso- el señor Weasley colocaba una
lamparita en el buró, al encenderla ésta reflejaba medias lunas en la pared,
provocando una amplia sonrisa en ambos niños.
-Buenas noches pequeños- dijo la señora Weasley mientras besaba con ternura la
frente de cada pequeño.
-Buenas noches-respondieron en coro ambos pequeños.
-Descanse y ya saben si necesitan algo-observó a Harry-estaremos al pendiente,
recuerden no temerle a los truenos, después de todo solo son eso, truenos…-
terminó el señor Weasley mientras él y su esposa salían de aquella habitación.
La puerta se cerró mientras la luz se apagaba y aquella lamparita comenzaba a
funcionar. Harry se sentó de golpe sobre aquella cama mirando a Ron que al verlo
sentado también él se sentó.

-¿Qué sucede? ¿Tienes miedo?- preguntó Ron mirando a Harry mientras un trueno
soñó fuertemente como si fuera a caer dentro de aquella habitación.
Ron se paró de un salto sentándose junto a Harry y cobijándose con las cobijas de
aquella cama.
-Si quieres podemos compartirlo- dijo mientras le mostraba a su pequeño oso de
peluche- así no nos dará miedo ni a ti ni a mí.
Harry asintió mientras ambos se recostaban mirando el techo de aquella pequeña
habitación. Ron notaba que aunque pasaran los minutos Harry no lograba
dormirse.

-¿Cómo es tu papá?- preguntó Ron con curiosidad- ¿Se parece al mío?

-No se…

-¿Cómo que no sabes? ¿Es acaso que no lo conoces?- Ron se sentaba


nuevamente en la cama mirando a Harry que tristemente se incorporó a él.
-El señor dice que mi papito y mi mami están en el cielo - respondió con tristeza
Harry- que murieron..
-No pueden estar en el cielo-explicaba mientras se ponía de pie y miraba a través
de su ventana- mira, en cielo solo hay nubes y a veces lluvia.
Harry se levantó también de su cama y parándose junto a Ron observó el cielo, el
pelirrojo tenía razón, en el cielo sólo había nubes obscuras, lluvia y para variar
rayos.
-Quizá tu papá y tu mamá no estén en el cielo.

-¿Pero entonces donde están?- pregunto angustiado Harry- ¿Dónde?

-No lo se, pero cuando el abuelo Weasley murió lo metieron en una cripta, en el
suelo.
-Entonces tal vez mis padres estén ahí afuera, en algún lugar- el rostro de Harry
se iluminó- Tal vez si los buscamos podamos encontrarlos y sacarlos de esa cripta
donde están.
Harry corrió a buscar su suéter y tan rápido como pudo se la puso mientras Ron
simplemente le observaba.

-¿A dónde vas?- Harry caminaba hacia la puerta de aquella habiación sin que Ron
pudiera evitarlo.
-Los voy a buscar- respondió decidido Harry.

-No puedes ir solo…espérame….por favor..-Ron también se colocaba uno de sus


suéter, Harry miraba a Ron con una enorme sonrisa, ambos sin que los señores
Weasley lo notaran comenzaron a bajar las angostas escaleras dispuestos a salir
de aquella casa.

Perdonen x la demora, con la esc. kda vez se me dificulta mas escribir, espero
siga siendo de su agrado y si tienen alguna sugerencia sera tomada en cuenta.
SALUDOS Y BESOS!!!!!
NEY
Explicaciones

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry seguía bastante de cerca al pequeño Ron, éste en vez de dirigirse a la


escalera y bajar por ella comenzó a subir hacia un tercer piso provocando una gran
confusión en Harry.

-¿A dónde vas?- susurró Harry- Dijiste que me acompañaría a buscar…

-Si pero necesitamos algo que está en el cuarto de mis hermanos- repondió Ron
susurrando y siguiendo su camino. Harry simplemente encogió los hombros
mientras seguía al chico que se introducía en una de las tantas habitaciones.
Harry entró lentamente en aquella habitación, que según parecía pertenecía a dos
chicos, había dos camas perfectamente tendidas y las paredes estaban decoradas
con extrañas banderas de color rojo y amarillo. Al lado de una de las camas había
un poster de un chico que volaba sobre su escoba. A Harry le asombró ver aquello,
según recordaba las escobas se usaban para otro tipo de actividades.

-¿Quién es?- preguntó muy despacio Harry acercándose a Ron que buscaba dentro
del armario.

-¿Quién?- respondió Ron mientras se incorporaba sosteniendo algo entre sus


manos- A.. él es un famoso jugador de Quidditch.

-¿Qué?

-Quidditch ¿nunca has escuchado del Quidditch?- Harry negaba con la cabeza.

-Bueno después te explico que es, toma ponte esto- Ron le entregaba a Harry una
especie de abrigo.

-¿Qué es?- Harry comenzaba a colocarse aquel tipo de abrigo mientras Ron le
pasaba una gorra que parecía ser del mismo material que el abrigo.

-Es ropa repelente al agua-Ron se colocaba de igual forma una gorra y otro de los
abrigos.

-Me queda largo- se quejaba Harry al ver que evidentemente aquel abrigo le
arrastraba.

-Es mejor, así no nos mojaremos- decía Ron mientras terminaba de colocarse su
abrigo.

Un relámpago sonó provocando que Harry se dirigiera hacia donde estaba Ron que
al ver la reacción de Harry esbozó una sonrisa.

-Toma-Decía Ron mientras le entregaba una especie de lámpara- quizá la


necesitemos, anda vámonos.
Harry asintió y seguido de Ron ambos se dirigieron a la puerta. Harry se detuvo en
la puerta de la habitación en donde se suponía que ambos dormían.

-¿Qué ocurre? ¿Ya no quieres ir a buscar a tus papás?-preguntaba Ron aun en


susurros.

-No es eso, es que extraño a "copito"

-¿"Copito"?

-Si mi oso de peluche, siempre me acompaña a donde voy- explicaba Harry


mientras seguía a Ron por las escaleras para llegar a la cocina.

-¿Podemos ir por tu oso de peluche si quieres? Y después podemos ir a buscar a


tus papás…-el rostro de Ron lucía radiante ante tal idea. Harry asintió varias veces
aprobando la idea.

Ron intentó abrir con mucho cuidado la puerta de la cocina que daba al patio, pero
fue inútil ya que los señores Weasley la habían cerrado por seguridad. Harry se
sintió desilusionado, era evidente que no podrían salir.

-¿Y ahora que hacemos?-preguntaba Harry un poco triste- no vamos a poder salir..

-Pero claro, podemos brincar por la ventana de la sala-Ron se dirigió corriendo


hacia la ventana de la sala seguido muy de cerca por Harry.

Ron se subió a uno de los sofás de la sala mientras forcejeaba para poder abrir la
ventana. Harry al ver que Ron no podía abrirla subió de un brinco al sofá y entre los
dos comenzaron a forzar la ventana. Entre los dos niños no resultó difícil abrir
aquella pequeña ventana, pero al abrirla ésta provocó un crujido fuerte. Harry y Ron
se miraron las caras, aquel ruido podría despertar a los señores Weasley.

-Rápido vámonos- Decía Ron mientras Harry saltaba por la ventana para caer en un
charco de agua que la lluvia había formado.
-Me mojé los pies- protestaba Harry mientras Ron también saltaba por la ventana y
caía sobre el mismo charco salpicando de agua a Harry que comenzó a reír al ver
que aquel niño también refunfuñaba por haberse mojado los pies.

Los relámpagos caían cada vez más seguidos los pequeños estaban decididos a
seguir su búsqueda. Harry sujetaba la linterna mientras Ron le seguía de cerca,
debido a que llevaban aquellos abrigos repelentes el agua no podía mojarlos pero
eso no evitaba que se mojaran los pies, ya que por lo que se veía aquella tormenta
había inundado todo aquel campo.

-¿Y ahora a dónde vamos?- Preguntó Ron

-Por allá-señaló Harry con su pequeño brazo, era una dirección que ni el mismo
conocía, pero al ver arboles suponía que detrás de ellos estaría la casa de Severus.
Ron encogió los hombros mientras seguía a Harry bastante de cerca.

Los dos niños caminaron por un rato sin dirección especifica, Harry guíaba a Ron,
pero ni él mismo sabía lo que realmente quería buscar. Quería ir a casa de Severus
para recuperar a Copito, pero también quería ir en busca de sus padres. Un nuevo
relámpago cayó esta vez iluminando una enorme arboleda que se encontraba justo
enfrente de ambos niños. Harry dudaba, aquellos arboles provocaban sonidos y
aquella tormenta que caía no ayudaba en nada, por si eso fuera poco aquella
linterna comenzó a apagarse lentamente dejando a ambos niños en la obscuridad y
en plena tormenta. Ron miró a Harry asustado, aquel campo estaba realmente
obscuro y lo único que podía iluminarlos un poco eran los relámpagos que no
dejaban de caer.

-Será mejor que regresemos-decía Ron mientras se aferraba al brazo de su


compañero- me da miedo la obscuridad…

-A mi también, el señor siempre me deja luz…-Harry también comenzaba a


asustarse
Pero de adentro del bosque Harry pudo escuchar y entender algo. Era una especie
de voz que le llamaba. Era un sonido que Harry jamás había escuchado, era
aterrador escuchar aquella voz.

-¿Qué te pasa?- Ron observaba la forma en que Harry miraba hacia aquel inmenso
bosque tentado a entrar en él.

-Alguien me está llamando..

-Harry…Harry…Harry Potter..-Harry podía entender aquel sonido pero le sorprendía


ver que Ron ni siquiera se percataba de aquella voz.

-Yo no escucho nada- decía Ron jalando del abrigo a Harry y tratando de llevarlo
de regreso.

-Ven…no tengas miedo…queremos conocerte…Potter- Era un sonido insitente, pero


justo cuando Harry se disponía a seguir el sonido de aquella voz, los gritos de un
hombre provocaran que tanto Harry como Ron se volvieran en busca de aquella
voz familiar.

-¡Ron! ¡Harry!- el señor Weasley caminaba dentro de aquel campo buscando a los
niños, ellos por supuesto trataron de encontrarse con él.

-¡Papá!-Gritó Ron al ver una silueta dentro de aquella obscuridad

El señor Weasley al escuchar la voz de su hijo siguió el sonido y minutos después


estaba frente a ambos niños.

-Menos mal que están bien- decía mientras agitaba su varita colocando un hechizo
repelente al agua - vámos a casa.

Cargando a un niño en cada brazo el señor Weasley se dirirgió a sus casa, no tardó
mucho en llegar a ella. Al entrar pudo percatarse que tanto la señora Weasley como
el resto de sus hijos le esperaban en la sala. Al verlo entrar con los niños la señora
Weasley y los demás niños se pusieron de pie observando como el señor Weasley
bajaba a los niños.
-¡Por Merlín pero donde los has encontrado!- exclamaba la señora Weasley
quitándoles los abrigos a los niños.

-Estaban cerca del bosque, demasiado cerca para mi gusto-explicaba el señor


Weasley sentándose en un sofá- es una suerte que aún no se adentraban en él hijo
¿No recuerdas cuantas veces te hemos dicho que es peligroso?

-Yo…yo…yo..

-Pudo haberles pasado algo- explicaba la señora Weasley mientras les cambiaba la
ropa a ambos niños- ¿En que estaban pensando?

-Fuimos a buscar a mis papás- respondió Harry al ver que Ron temía contestar- ha
sido idea mía.

-Creo que es hora que ustedes tres suban a dormir- La señora Weasley miraba a
Harry con ternura.

-Pero mamá-protesto uno de los gemelos

-¡Ahora mismo!

Sin contestar los tres chicos, Percy, Fred y George subieron hacia sus habitaciones
pues si de algo estaban seguros era que no querían ver enfurecida a su madre. La
señora Weasley por el contrario abrazó a Harry y sentándose en el sofá sentó a
Harry en sus piernas, el seor Weasley hizo lo mismo pero con Ron.

-Cariño ¿Qué te ha dicho sobre tus padres?- preguntaba la señora Weasley a Harry.

-Le han dicho que están en el cielo- contestó Ron desde los brazos de su padre.

-¿Es eso verdad cariño?-Harry asintió tristemente ante las preguntas de la señora
Weasley.

-Por eso fuimos a buscarlos, si están en el cielo, seguramente pueden venir si los
llamo…-Harry hablaba tímidamente
-Niños, cuando se dice que una persona está en el cielo-comenzó la señora
Weasley- es porque la persona ha muerto.

-Pero pueden venir, si están arriba solo tendrían que bajar- Ron miraba
desconcertado a sus padres.

-No hijo- esta vez era el señor Weasley quien hablaba pues a Molly le había
conmovido la inocencia de los niños- las personas que mueren jamás vuelven.

-¿Entonces nunca estarán conmigo mi papito y mi mamita?- preguntó Harry


mirando al señor Weasley

-No, ¿pero les digo una cosa? Las personas que nos dejan siempre están con
nosotros…

-¿Cómo?- pregutaba Ron confuso- Nunca están, ¿Pero siempre están?

-Cuando los recordamos una parte de ellos están con nosotros- explicaba el señor
Weasley.

-Pero yo no recuerdo a mis papás- decía Harry mientras la señora Weasley le


miraba con ojos llorosos- ¿Qué hago para que estén conmigo?

-Cada vez que sientas esto- la señora Weasley colocaba la pequeña mano de Harry
justo a la altura del corazón- cada vez que sientas latir tu corazón, sabrás que una
parte de ellos está contigo ¿Comprendes?- Harry asintió mientras la señora Weasley
le abrazaba con ternura.

-Bueno niños, ya es bastante tarde, lo mejor será que suban a dormir- decía el
señor Weasley mientras se ponía de pie y abrazaba a ambos niños y los llevaba a su
habitación. Minutos después bajó a la sala donde aún lo esperaba su esposa.

-Es un niño- decía mientras veía a su esposo y comenzaba a sollozar- ¿Cómo


puede pasarle tanto a un niño tan pequeño?

-Asi es la vida Molly-el señor Weasley la abrazaba- lo único que podríamos hacer
por el es hacerlo feliz a nuestro lado.
-Entonces…¿Vas a hacer la solicitud de adopción?- El seño Weasley simplemente
asintió.

Perdido

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Tanto Harry como Ron habían pasado el resto de la noche tranquilos, la tormenta
había comenzado a ceder cerca del amanecer. Harry sabía muy bien lo que la
mañana significaba: regresar a casa de Severus. La señora Weasley entró desde
temprano a la habitación donde Harry dormía.

-Cariño despierta- movía con suavidad a Harry- es hora de levantarse. Harry abrió
los ojos lentamente y tomando la mano de la señora Weasley se levantó de la
cama. La señora Weasley condujo a Harry hacia el baño, ternura y paciencia lo
introdujo dentro- Severus Snape ha venido a recogerte, pero creo que será bueno
que tomes un baño antes de irte.

Harry supo de inmediato que pronto estaría felizmente regresando a casa, pero
aunque realmente si la extrañaba, sabía que también extrañaría a los Weasley,
especialmente a Ron, quien se había convertido en un súper compañero de juego.
Al terminar su baño la señora Weasley le ayudó a vestirse como todo un caballerito.
Le había puesto un elegante pantalón negro con una camisa y suéter verde
obscuro, trató de peinarle los cabellos pero por mucho que Molly lo intentó no
pudo con aquellos cabellos.

-Listo querido, estás listo- decía la señora Weasley mientras le tomaba la mano y
bajaban por las escaleras.

-¿No voy a volver a ver a Ron?- preguntó tristemente Harry al ver que ninguno de
los demás niños se habían levantado.

-Querido quizá dentro de poco podrás vivir con nosotros-La señora Weasley
entraba al pequeño comedor con Harry tomado de su mano.

-¿Es, en serio?- preguntó extrañado Harry, le agradaba la idea pero tampoco le


hacía muy feliz alejarse de Severus. La señora Weasley asintió cariñosamente.

-Veo que ya estás listo Harry, seguramente Severus no debe tardar en llegar- el
señor Weasley se incorporaba a su esposa y al niño sentándose en una silla
mientras Harry hacia lo mismo. La señora Weasley le sirvió a Harry un vaso de leche
y un pedazo de aquella tarta de chocolate que tanto le había gustado a Harry.
Harry estaba disfrutando de su tarta cuando de forma débil llamaron a la puerta, el
señor Weasley se levantó para abrir y como lo suponían era Severus Snape.

-Es hora- mencionó el señor Weasley regresando a la cocina mientras Harry se


ponía de pie mientras la señora Weasley nuevamente le tomaba la mano y lo dirigía
hacia la sala. Al llegar a la sala Severus permanecía de pie observando a detalle
aquella casa, la señora Weasley al verlo se inclinó para quedar a la misma altura que
Harry.

-Creo que es hora de despedirnos Harry- le dio un beso en la frente mientras


Severus volteaba a verlos y fruncía levemente el ceño- quizá dentro de poco
podamos volver a vernos..

-Bien Potter, agradezca las atenciones y sígame- Severus odiaba las cursilerías en
las despedidas.

-Adios…-mencionó el pequeño mientras comenzaba a alejarse de la señora


Weasley, alzaba la mano indicando un triste adiós

-Esperen…-el señor Weasley llegaba a la sala para incorporarse a Severus, su esposa


y Harry- Esto es para ti Harry- el señor Weasley le entregaba a Harry una pelota de
colores la cual brillaba cuando se le rebotaba- Fred y George aseguran que te gustó
mucho y he decidido que lo mejor es que la lleves contigo.

-Gracias-Harry tomaba la pelota mientras le daba un abrazo al señor Weasley, para


después acercarse a Severus que al tenerlo cerca le tomó con brusquedad para
conducirlo a la chimenea. Severus tomó un poco de polvos flu y mencionando una
dirección desconocida hasta entonces para Harry, ambos desaparecieron en la
chimenea para aparecer en otra donde Harry pudo observar una gran cantidad de
personas yendo y viniendo- ¿Dónde estamos?

-En el ministerio- Contestó secamente Severus mientras ambos salían de la


chimenea y caminaban por pasillos donde las personas llegaban incluso a
empujarlos- No quiero que haga preguntas, permanecerá en silencio y sin moverse
de donde le deje ¿Queda claro?- Harry asintió.

Severus y Harry caminaron introduciéndose y saliendo de elevadores que


conducían a pasillos nuevos y desconocidos, Severus se detuvo frente a una oficina
que estaba al final de uno de los pasillos.
-Escúcheme con atención Potter, me esperará aquí por unos minutos, estrictamente
prohibido moverse de lugar. Si se mueve de aquí podría perderse y algo que debo
dejar en claro es que si se pierde no pienso buscarlo- Severus dejó de mirar al niño
para llamar a la puerta. La puerta se abrió mientras Snape se adentraba en aquella
oficina dejando a Harry parado frente aquel pasillo donde por fortuna no había
tanta gente.

Harry recordaba las órdenes de Severus, pero al comenzar a aburrirse comenzó a


rebotar su nueva pelota. Le gustaban los colores que producía la pelota al rebotar,
rebotaba y rebotaba, pero mientras la rebotaba recordaba tristemente que ya no
tenía con quién jugar. Harry aventó de mala gana su pelota, pero ésta vez no pudo
atraparla y la pelota comenzó a alejarse de aquel pasillo. Al ser uno de sus pocos
juguetes, Harry quiso recuperarla y comenzó a seguirla alejándose de aquel pasillo
y lógicamente también alejándose de aquella oficina dónde Severus permanecía.
Cuando Harry por fin pudo recuperar su pelota comenzó a tratar de regresar a la
oficina donde Severus lo había dejado pero resultó que todas las puertas eran
iguales, no sabía hacia dónde dirigirse y al sentirse solo y recordando que Snape no
lo buscaría, Harry comenzó a sollozar abrazando su pelota. La gente se detenía por
instantes a verlo pero nadie se acercaba a él. Comenzó a caminar hasta llegar a una
fuente donde el agua lucía transparente y limpia. Esperó por un considerado
tiempo ahí parado pero nuevamente el miedo le embargó y comenzó a llorar
desesperadamente, la pequeña pelota cayó de sus manos rodando por el piso y
desapareciendo dentro de una gran multitud en la que Harry no se quería ni
siquiera acercar. Continúo llorando pues encima de estar perdido también había
perdido el preciado regalo de los Weasley.

-Toma pequeño- una voz tierna y suave se acercó a Harry mientras éste se tallaba
los ojos para observar a aquella extraña muer que le extendía la mano entregándole
su pelota.

-Gracias-Harry observaba a aquella mujer con atención, era joven, se vestimenta


rara y con un color de cabello poco usual en las mujeres.
-¿Qué haces aquí solito? ¿Has venido con tus padres?- su voz era cálida y aunque
aún lucía joven Harry no se atrevió a cruzar palabra con ella, se limitó a negar con la
cabeza-¿Cómo te llamas?

-El señor dice que no debo hablar con extraños-Harry contestó murmurando su
respuesta.

-Oh lo siento, soy Nymphadora Tonks aunque tú puedes decirme Dora o Tonks,
como mejor te guste- Tonks le extendía la mano a Harry mientras éste la estrechaba
débilmente- creo que ya no soy una desconocida, ¿Me dirás ahora que haces aquí
tu solito?

-Me perdí, vine con el señor pero no sé dónde está..

-¿El "señor" es tu padre?- Tonks se sentaba junto a Harry para que éste agarrara
confianza.

-No, mi mami y mi papi están muertos

A Tonks casi se le parte el corazón al escuchar eso, ella adoraba a los niños y le
conmovía que a tan corta edad un pequeño hablara de la muerte como Harry
hablaba de ella. Tonks observó su reloj, no tenía tanto tiempo como para quedarse
en el ministerio pero tampoco podía dejar a aquel pequeño solo.

-Escucha pequeño yo debo marcharme, pero como comprenderás no puedo


dejarte aquí solito- Tonks se ponía en conclillas y le tomaba una manita a Harry-Si
quieres puedes venir conmigo a casa y ahí esperaremos a que te recojan ¿Qué
dices? ¿Aceptas?

Harry sabía que no tenía muchas opciones, estaba solo y aunque seguramente
Severus le buscaba ya no había muchas posibilidades de enconrarlo pronto. Asintió
temeroso a la pregunta de Tonks y aunque aún sentía desconfianza un sonrisa se
dibujó en su rostro cuando Tonks le tomó en brazos y cargándolo se alejaban de
aquella fuente. Tonks observó que varios cabellos cubrían parte de la frente de
Harry, tiernamente dirigió una de sus manos hacia la cabeza del niño y con sutileza
trato de peinarlos hacia atrás. Su sorpresa fue mayor cuando una cicatriz en forma
derayo se dejó ver detrás de aquellos cabellos.

-No puede ser- murmuró mientras Harry la miraba a los ojos- eres tú, te hemos
encontrado…

Tonks se detuvo, la mirada de Harry aún seguía firme en los ojos de ella, y aunque
no entendía lo que quería decir aquella mujer ella por el contrario sabía
perfectamente lo que significaba tanto para ella como para Remus haber
encontrado a Harry Potter.

Perdon por la tardanza y faltas de ortografía.

Les quiere

NEY

P.D.: FELICES FIESTAS A DISFRUTAR DEL AÑO NUEVO!!!!!!!!!

Comenzando de nuevo

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Tonks llevaba a Harry en brazos, por lo que Harry podía darse cuenta aquella
mujer realmente sentía un afecto por él. Al llegar a las chimeneas Tonks murmuró
una dirección que dificilmente se podía entender. Harry cerraba los ojos mientras
aparecían en una casa pequeña, alfombrada y con una chimenea amplia y limpia
ubicada frente a una sala igualmente ordenada.
Tonks bajo lentamente a Harry mientras éste se dedicaba a eschar un vistazo por
toda aquella sala, era muy diferente a la sala en Spinner´s End puesto que ésta
tenía fotografías, adornos en la pequeña mesa de centro y una elegante lampara
en el techo que se encontraba apagada.

-Bueno hemos llegado, puedes ponerte cómodo si lo deseas- Tonks se acercaba a


Harry que asombrado no sabía ni que hacer- si gustas algo de comer sólo tienes
que pedirmelo ¿De acuerdo? yo estaré en la cocina por si me necesitas..

-¿Puedo jugar?-preguntó mientras Tonks se giraba inclinarse hacia él tomandole


una mano.

-¿Pero que clase de pregunta es ésa? Por supuesto que puedes jugar- Tonks
observaba con satisfacción como el rostro de Harry le dibujaba una sonrisa- es
más si quieres yo misma puedo llevarte al parque ¿Te gustaría?-Harry asintió un
sin fin de ocasiones mientras Dora se ponía de pie alegremente.

Tonks desapareció por unos momentos, pero al reaparecer tomó a Harry de la


mano y caminando se dirigieron al parque que se encontraba a unas calles de la
casa. Al llegar al parque Harry simplemente contempló aquellos juegos, todo
parecía felicidad ahí había niños jugando por donde quiera, había columpios de
varios colores, resbaladillas e incluso había un gran arenero mucho más grande
que el que recordaba haber visto en casa de los Weasley.
-¿En cual quieres subirte primero?- harry observaba los juegos nuevamente y sin
decir palabra señaló a los columpios mientras Tonks (sin soltarle la mano) lo sentó
en uno de los columpios y comenzó a mecerle.

-Más alto...-decía Harry mientras Tonks le mecía sonriendo

Harry estuvo jugando como nunca en su vida, se sentía feliz de poder hacer lo que
cualquier niño de su edad hacía. Tonks por supuesto supervisaba muy de cerca a
Harry pues aunque sabía que nada podía pasarle en aquel parque debía
asegurarse de que nada le pasara. Decidió sentarse en una banca de aquel
parque mientras observaba a Harry en el arenero, suspiraba mientras se
imaginaba el día en que ella pudiera tener sus hijos y llevarlos a aquel parque. Su
atención se fué por varios minutos mientras imaginaba la gran sorpresa que le
daría a Remus cuando se enterara que el niño que tanto habían buscado se
encontraba por fin con ellos. Pero entonces observó el arenero y se dio cuenta
que Harry había desaparecido, se levantó angustiada pues aunque era distraída
un niño no podía desaparecer así como así. Comenzó a recorrer el parque con la
mirada hasta que por fin pudo visualizarlo caminando hacia unos arbustos, aún
preocupada se dirigió hacia donde Harry se había detenido y observó que estaba
paradito observando hacia el arbusto.

-Harry, ¿Que ocurre cariño?- preguntó mientras se acercaba a él y perpleja


contemplaba lo que el niño observaba detenido- Por dios... pero si es una
serpiente- decía mientras abrazaba a Harry rápidamente y sacaba su varita
apuntandole a la serpiente- Evanesco- murmuró mientras la serpiente desaparecía
ante el asombro de Harry.

-¿A donde se fue?- preguntó observando el rostro preocupado de Tonks.

-¿Estás bien? ¿No te ha hecho daño?- preguntaba Tonks mientras se alejaba de


aquellos arbustos con Harry en brazos- ¿Que fué lo que sucedió?

-Ella me llamó- contestó mientras Tonks se paraba en seco- dijo que quería ser mi
amiga...

-Tú.......¿Puedes hablar con las serpientes?- preguntó angustiada mientras Harry


dudaba pero asentía levemente.

-Me susurró cosas...-Pero Tonks volvía a caminar con dirección a su casa


pensando en lo que aquello podía significar- ¿Es malo?- preguntó ya que a pesar
de ser un niño pudo darse cuenta de la preocupacion de Tonks.

-No, eso solo de muestra que eres un mago, un gran mago- respondió unos
minutos después- bueno hemos llegado- decía mientras bajaba a Harry y abría la
puerta de su casa. Harry se sentó de inmediato en uno de los sofás mientras
Tonks colgaba su túnica y se incorporaba a Harry- y bueno ¿Que es lo que este
jovencito quiere hacer? ¿Quieres comer algo? - pero Tonks observaba cierto
cansancio en los ojos del niño- Creo que quizá deberías descansar algo antes de
comer- Tonks se enderezó y ayudó a Harry a levantarse de aquel sofá. Con calma
lo condujo al segundo piso de aquella casa donde abrió una habitación que al
igual que la sala impacto demasiado a Harry, tal parecía que todo lo que había ahí
era todo lo opuesto a la casa de Severus Snape- Esta es la habitación de
huespedes, pero será tuya de ahora en adelante.

-¿Que es un huesped?- preguntó interesado Harry mientras Tonks le ayudaba a


quitarse el suéter y le acomodaba la cama.

-un huesped es alguien especial- decía mientras observaba que Harry tenía sucias
las manos y parte de la cara- será mejor que lavemos esa carita y esas manitas
antes de descansar. con paciencia le condujo hasta el baño donde le lavó la cara y
las manos al mismo tiempo que con su varita le cambiaba la ropa a un cómodo
pans azul marino y una playeria blanca- Bueno será mejor que descances un
poco, te despertaré cuando la comida esté lista ¿Vale?- Harry asintió mientras se
recostaba en aquella cama tratando de dormir al menos por un rato.

Tonks bajó a la cocina, si bien ella no solía cocinar quizá en aquella ocasión tan
especial debía hacerlo. comenzó a cocinar esperando con ansias a que Remus
llegara. Sería una sorpresa para él encontrar al niño ahí en su propia casa.
Mientras le colocaba los últimos detalles a la enorme tarta de calabaza escuchó
que alguien llegaba por medio de su chimenea. Su corazón dió un vuelco al
comprobar que se trataba de su esposo Remus lupin. No dudó ni cinco minutos en
llegar a él y abrazarlo. Remus correspondió el abrazo levemente mientras al
separese éste comenzó a olfatear un extraño aroma.

-Creo que algo en la cocina se está quemando...-murmuró mientras Tonks se


giraba y se dirigia corriendo a la cocina mientras Remus le sonreía y le miraba.

-Se me ha quemado la sopa- Remus se acercó a ella mirando aquella sopa


quemada

-¿Puedo saber que es lo que te ha traído a la cocina? ¿Hay algo que celebrar?-
preguntó mientras Tonks hacía un puchero. Remus la abrazó mientras ella
comenzó a mirarle entusiasmada- ¿Que significa ésa mirada?- Pero Tonks le tomó
de la mano y le condujo hacia la habitación donde Harry debía estar durmiendo-
¿Por que me has traído a la habitación de huéspedes?

Tonks abrió la puerta para que Remus pasara. Remus alcanzó a ver a una
pequeña persona durmiendo en aquella cama, se acercó mientras volteaba
constantemente a ver a su esposa que no hacía nada más que sonreir. ´Remus
contemplo el rostro de aquel pequeño que dormido parecía un angel, al verle los
cabellos, el color de piel y una cicatriz en forma de rayo en su pequeña frente
Remus supo lo que significaba.
-le hemos encontrado- decía Tonks que se había acercado a su esposo- al fin está
con nostros ¿Quieres que le despierte para que te conosca?

-No- contestó Remus mientras esbozaba una sonrisa- dejémosle que duerma, ya
habrá tiempo para presentaciones- murmuró mietras tomando la mano de su
esposa ambos salían de aquella habitación cerrando la puerta con cuidado para
evitar despertarlo.

OLA!!! no me he inspirado mucho últimamente disculpen la tardanza. Perdonen las faltas de


ortografía.

Les quiere y muchos besos!

NEY

Comenzar de nuevo II

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry abría los ojos mientras miraba a su alrededor, se encontraba en aquella


habitación donde algunas pocas horas antes lo había recostado aquella mujer a la
que apenas lograba recordar. Se puso de pie mientras comenzaba a explorar
aquella habitación que resultaba ser tan limpia, ordenada y amplia. Se observó en
un enorme espejo que estaba cerca de un tocador, se miraba mientras hacia
pequeñor pucheros y trataba inutilmente de acerntarse sus necios cabellos. Pudo
darse cuenta que era pequeño y que además de eso sus cabellos comenzaban a
lucir más largo de lo que solía usarlos. Percibió pasos afuera de aquella
habitación, seguramente sería ella, la mujer que le había recostado con amor y
ternura. un sentimiento de inseguridad le albergó al ver como se abría la puerta y
en efecto por ella entraba Nymphadora Tonks.

-Vaya veo que has despertado- decía mientras se acercaba a el- ¿Te apetece
comer algo?-Harry asintió sin saber como responder a esa pregunta- bien
entonces coloquemosle a esos piecitos algo para que no sientan frío- Tonks tomó
a Harry en brazos para sentarlo en la cama y colocarle unas pequeñas pantunflas
azules- listo, ahora si bajemos a comer algo.

-¿De quién son?- preguntó interesado observando aquellas pantunflas.

-Son tuyas- respondía Dora mientras se dirigía al comedor agarrando a Harry de la


mano- te las habíamos comprado desde antes de que...bueno...-En realidad
Nymphadora no sabía como esplicarselo, ella y Remus habían comprado varias
cosas para él aún antes de encontrarlo- Lo importante es que te gusten- decía
mientras Harry asentía sin dejar de mirar sus pies.

-¿Ésta es tu casa?- preguntó Harry mirando a Tonks que asintió ante la pregunta-
¿Y cuándo vendrán por mí?

-Pues...quizá dentro de unos días- Dora sabía que mentía, pues si bien ella y
Remus deseaban adoptarle no iban a dejar que Severus se lo llevara así como
así- Hay alguien a quien quiero presentarte- le decía Tonks mientras se detenía
frente a la puerta del comedor y se inclinaba para ver mejor a Harry.

-¿A quién?- preguntó de inmediato Harry. Tonks tomó su mano mientras se


enderezaba y con la otra abría la puerta del comedor e introducía a Harry por ella.
Harry observó que en la mesa se encontraba un hombre sentado, lucía un poco
pálido pero la expresión de su rostro era la de una persona dulce.

-Él es mi esposo, Remus Lupin- decía Tonks mientras Remus se ponía de pie y se
dirigía hacia donde estaba Harry.
-Un placer conocerte pequeñín- Remus alzó a Harry entre sus brazos mientras
éste simplemente le miraba desconcertado- La última vez que te ví eras sólo un
bebé...

-¿Conociste a mi mami?- preguntó de inmediato Harry mientras Remus le miraba


con cierta nostalgia.

-Si- Remus se dirigió a una de las sillas y tomando asiento colocó a Harry sobre
una de sus piernas- Tu mami era una gran bruja, la mejor del colegio, no había un
solo hechizo que Lily Evans no pudiera realizar. Está por demas decir que tú has
heredado sus lindos ojos color verde-Tonks simplemente los miraba alegrada y
tranquila, al parecer Harry y Remus habían congeniado rápidamente.

-¿Entonces también conociste a mi papá?-Remus asintió mientras en el rostro de


Harry se iluminaba una sonrisa.

-Bueno creo que ya han charlado bastante- Dora comnzaba a poner la mesa- Es
hora de que este pequeño príncipito coma algo- Harry esbozó una sonrisa al
escuchar aquello si algo que a él le gustaba eran los cuentos de príncipes y
dragones.

Dora sirvió la comida a la vez que Remus acomodaba a Harry en una silla para
que pudiera alcanzar la mesa. Harry estuvo tranquilo durante la comida, Remus y
Tonks simplemente no cabían en si de felicidad, al fin podían tener con ellos un
niño que llenara aquella casa de risas y felicidad, nada podía estar mejor.

-¿Bueno chicos que quieren hacer?-Dora miraba a Lupin mientras éste miraba a
Harry nuevamente.

-¿Que tal si vamos al cine?- Remus consultaba su reloj mientras Harry se


emocionaba- Aún es temprano y si los muggles lo encuentran divertido, nosotros
también.

-No creo que..-Dora comenzaba a hablar cuando Harry en un impulso de emoción


había gritado fuertemente un ¡Si!.

-Entonces no se diga más- Remus se puso de pie mientras Dora bajaba a Harry
de su silla- Andando hay una cartelera que revisar.

-¿Cartelera?-Dora lo miraba extrañada- Me da la impresión que últimamente se te


da divertirte al estilo muggle...-Remus simplemente le giñó un ojo a Dora mientras
ésta encogía los hombros.

-Subiré a cambiar a Harry- agregó Remus mientras tomaba de la mano a Harry y


subía por las escaleras. Nymphadora agitó su varita mientras la esponja de lavar
trastos comenzaba a enjabonar uno por uno. Ella también debía arreglarse y con
un niño en casa los trastos eran su última preocupación.

Lejos y sin saber todo lo que sucedía en torno del pequeño Harry Potter, Severus
Snape se encontraba parado firmemente frente al escritorio del ya anciano
profesor Albus Dumbledore.

-Aún no me explico como es que sucedió, se supone que debía esperarme afuer y
sin embargo...

-Es un niño Severus ¿Que esperabamos?. Lo que más me preocupa es que


según sé, Voldemort quiere hacercarse a él. Harry está en más peligro ahora y sin
embargo no podemos buscarle como es debido.

-¿Que sugiere que hagamos?-preguntaba Severus calmadamente- ¿Quiere que


me ponga a investigar?

-No. De momento lo mejor será esperar a que la persona que tiene a Harry se
ponga en contacto con el ministro.

-Puedo saber ¿Cómo es que está tan seguro de que Potter estará a salvo?

-Presentimientos Severus- Dumbledore se ponía de pie acercándose a los retratos


de aquella oficina- a mi edad los presentimientos son comúnes.

-¡Pero si se trata de un niño al que hemos intentado proteger aún a costa de


nuestras vidas!-Severus comenzaba a enfadarse- ¡¿Como es posible que se deje
llevar por presentimientos?!

-Veo que le has tomado cariño. Te sugiero entonces que te calmes, Harry está y
estará bien. Por lo pronto ve a tu casa y descansa, cuando Harry regrese contigo
ésa tranquilidad se verá interrumpida. Sería conveniente que tuvieras cuidado, si
Voldemort se enterara que has cuidado de Harry todo este tiempo tendría muchas
dificultades Severus...

-Descuide Dumbledore- Severus le miraba a la cara para desúés girar sobre sus
tacones y abrir la puerta de aquel despacho, volvió a mirarle ya de lejos- El señor
tenebroso jamás sabrá lo que he hecho por el hijo de Lily Evans- cerró la puerta
para entonces desaparecer y dejar a Dumbledore sumiso en sus pensamientos.
ola!!! perdonenme por la tardanza!!!

Tratare de actualizar prontiito

besos y saludos.....REMY

Felicidad

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo


Harry, Remus y Tonks abandonaban aquel cine, los tres parecían ante los ojos de todas aquellas
personas una verdadera familia. Remus y Tonks caminaba con Harry tomado de la mano, él
simplemente se sentía raro, sus tíos jamás le tomaban de la mano ni mucho menos le colocaban
en medio. Todos aquellos mimos eran realmente nuevos para él, era como experimentar una
ventura nueva.

-¿Te has divertido con la película?- Preguntó Remus mientras Harry alzaba la mirada para asentir
muchas veces.

-Ahora entiendo porque los muggles se divierten tanto en éstos lugares- Tonks alzaba nuevamente
la mirada para seguir caminado junto a su esposo y Harry- Sabes Remus se me ha ocurrido que tal
veces sea necesario ir de compras mañana en la tarde.

-Creo que es una idea estupenda- Remus levantaba a Harry y lo abrazaba- sin embargo lamento
decirles que no podré acompañarlos- Tonks se paró en seco lo que provocó que Remus la mirara
con cierto aire de nostalgia.

-Remus…..es importante-Tonks le miraba con cierto grado de enojo, Harry por su parte se limitaba
a jugar con los botones dorados que relucían en la túnica del hombre que lo sostenía en brazos-
Harry necesita que nosotros estemos con él…necesitamos que él..

-Lo sé- Remus se atrevió a interrumpir a Tonks- Pero es preciso que solucione algunos pendientes
antes de dedicarme a ustedes por completo, además estoy seguro de que este valiente principito
cuidará de ti mejor que nadie- Remus comenzaba a hacerle cosquilla a Harry mientras éste se reía
al tiempo que Tonks le dirigía una irada de ternura a ambos.

Los tres siguieron su camino de regreso a casa, al llegar Tonks se fue inmediatamente a la cocina
mientras que Remus se encaminaba a la habitación de huéspedes para cambiar a Harry de ropa.
Ante el hecho de que Harry no tenía ropa en aquella casa Remus se vio obligado a ponerle una de
sus camisas que en Harry más bien parecía un camisón. Remus agitó su varita y a través de un
hechizo logró hacer que al menos el pantalón le quedara de forma adecuada.

-Bien campeón, creo que estás listo para ir a tomar un vaso de leche- Remus levantaba a Harry
mientras los dos se dirigían al comedor donde Tonks tenía servido un vaso de leche y dos tazas de
café.

Con bastante cuidado y tratando de acomodar a Harry, Remus colocó a Harry en una de las sillas y
le acercó el vaso de leche. Harry comenzó a beberlo lentamente mientras Remus y Tonks hacían
lo mismo con sus respectivas tazas de café. Al terminar su vaso de leche, Remus le levantó
nuevamente, ésta vez para acostarlo pues según parecía ya era un poco tarde.

-Que descanses mucho Harry- Tonks se había acercado a Remus para poder darle a Harry un
beso- Mañana nos espera un gran día.

Remus se dio la vuelta y lentamente se encaminó hacia el baño. Harry apenas alcanzaba el lavabo
así que Remus tuvo que sostenerlo para que Harry se lavara los dientes. Al hacerlo Remus le llevó
a su habitación donde lo colocó de forma cómoda en su cama.

-Bueno campeón creo que es hora de dormir- Remus le cobijó mientras Harry le miraba-¿Te dejo la
luz prendida?- Harry asintió mientras Remus encendía la pequeña lámpara que al girar proyectaba
pequeñas imágenes en la pared- Bueno descansa compañero…
-Tío Remus-Harry le hablaba justo antes de que Remus saliera de su habitación lo qu provocó que
Remus se detuviera en la puerta y le mirara- ¿Me quedare con ustedes para siempre?- Era una
buena pregunta y sin embargo Remus aún no tenía una respuesta.

-Eso esperamos- contestó de forma suave y cariñosa- Nos encantaría que pudieras ser parte de
nuestra familia. Buenas noches Harry- diciendo esto Remus apago la luz de aquella habitación.
Harry cerró sus ojos pensando en que, si se quedaba a vivir con ellos quizá nunca volvería a ver a
Severus.

Aún era un niño pero a su corta edad sabía que extrañaba de alguna forma, a aquel hombre que
era tan diferente a aquellas dos personas con las que ahora vivía. Cerrando sus ojos el sueño
comenzó a vencerle, pero sus pensamientos seguían al lado de aquel hombre por extraño que
pareciera. El sueño finalmente le venció, pero mientras dormía podía escuchar que alguien
susurraba su nombre, era un susurro pero no podía darse cuenta de si se trataba de un hombre o
de una mujer. Era débil y sin embargo provocaba que el niño comenzara a sudar de manera
espantosa, aquella voz era temible y escalofriante, cualquier adulto con el simple hecho de
escucharla hubiera comenzado a llorar…

-¿Harry?- El susurro comenzaba a alejarse, desaparecía a lo lejos mientras su piel lograba percibir
que alguien le movía con sutileza- Querido ¿Estás bien? Harry cariño respóndeme…

Harry abrió los ojos lentamente, al abrirlos visualizó de forma inmediata a Tonks que se encontraba
sentada a un lado de su cama y que evidentemente era ella quién le despertaba con cuidado.
Harry se logró incorporar segundos después, al hacerlo simplemente se aferró a ella como si
temiera de algo o de alguien.

-Cariño que sucede- Tonks también le abrazaba- ¿Qué sucede cariño? ¿Haz tenido un mal sueño?
- Harry asentía mientras ella aún abrazándolo le acariciaba los cabellos. Se puso de pie pero
abrazó al pequeño mientras con su otra mano abría una de las cortinas- Mira que hermosa es la
mañana, el sol brilla en todo su esplendor ¿No te parece?

Harry observó por la ventana y efectivamente era un nuevo día, la noche había sido muy larga y
muy corta a la vez, aquel espantoso sueño había sido larguísimo pero al mismo tiempo esa
pesadilla le había impedido dormir…..era un caos. Tonks se dedicó parte de la mañana a bañarlo y
darle de desayunar. Según los planes todo indicaba que ése día saldrían de compras.

-¿Y el tío Remus?-Preguntó Harry mientras Tonks se encargaba de levantar la mesa- ¿Dónde
está?

-Ha tenido que salir cariño, pero descuida estará en casa para cuando nosotros regresemos-
Tonks se salía de la cocina seguida por Harry. Tomó una de aquellas túnicas de las que solía usar-
Bueno hora de irnos.

Tonks extendió una de sus manos, Harry lógicamente la tomó y juntos se encaminaron hacia la
salida. El recorrido para llegar a las diferentes tiendas fue de lo más divertido para él. Tonks
también lo encontraba divertido puesto que era para ella también la primera vez que salía a
comprar en tiendas muggles. Al llegar a las tiendas no hubo un modelo que Tonks no comprara
para Harry, le compró pantalones, camisas, playeras, pijamas, zapatos, tenis y una infinidad de
cosas que Harry nunca imaginó tener.

-Bueno ¿Qué te parece si ahora vamos por unos ricos helados?-Tonks caminaba con una enorme
cantidad de bolsas en donde llevaba todo lo que había comprado para Harry. Pronto llegaron a un
establecimiento de helados, Harry simplemente se sentía feliz-¿De que sabor quieres tu helado?
-De chocolate- respondió Harry inmediatamente. Tonks esbozó una sonrisa mientras pedía dos
helados: uno de chocolate y otro de fresa.

Ambos se sentaron a comerse el helado, Harry podía darse cuenta de lo feliz que trataban de
hacerle Remus y Tonks. No podía estar en un lugar mejor, eran dos personas que simplemente se
desvivían por él.

-Bueno jovencito es hora de irnos- Tonks tomó de la mano a Harry y ambos comenzaron
nuevamente su regreso a casa -sujétate fuerte de mi mano ¿De acuerdo?

Harry obedeció y lo único que pudo sentir era una sensación de vacío en el estómago, al abrir los
ojos pudo percatarse de que ambos estaban en casa. Quería que le explicaran pero de pronto
sintió deseos de vomitar lo cual impidió que hablara. Lo único que pudo hacer fue sentarse en el
sofá de la sala y observar como Tonks caminaba tratando de encontrar a alguien con la mirada.

-Remus..¿Querido estás arriba?-Tonks comenzaba a encaminarse cuando la voz de Remus se


escuchó desde el segundo piso.

-Será mejor que suban- Remus bajó las escaleras tan pronto como pudo para incorporarse con
Tonks y Harry- Les tengo preparada una sorpresa a ambos. Vengan les mostraré de que se trata..

Remus volvió a subir las escaleras, mientras que Tonks tomando a Harry de la mano comenzó a
subir las escaleras preguntándose en que consistía aquella sorpresa. Al llegar al segundo piso
Remus le tomó la mano a su esposa y la condujo hacia la puerta de la habitación que ahora tenía
una puerta pintada de blanco y con letras doradas resaltaba el nombre de "HARRY".

-Mira Harry ¿te gusta?-Harry encantado asintión tantas veces como pudo. Tonks simplemente
estaba encantada- Haz echo algo grandioso Remus….

-Esto no es todo, así que Harry cierra fuerte los ojos- Harry obedeció mientras Remus abría la
puerta e introducía en ella a Harry y Tonks- ¡Sorpresa!- exclamó ante el asombro de Tonks y la
sonrisa de Harry- Ésta es de ahora en adelante tu habitación.

Aquella habitación había cambiado radicalmente, si bien seguía teniendo las paredes blancas, las
cortinas eran ahora de un color azul tenue. Las paredes por su parte dejaba lucir una elegante
cenefa en la cual relucían diversos dibujos infantiles. La cama también era diferente, ahora lucía
con unas elegantes y bonitas cobijas sobre las cuales lucían diversos tipos de dinosaurios.
También había un closet de color blanco, un enorme baúl a los pies de la cama y una especie de
juguetero pegado en la pared el cual tenía encima figuras de dragones y dinosaurios de plástico.
Harry aún no salía de su asombro, todo aquello era totalmente suyo.

-Ven ¿No quieres ver tus nuevos juguetes?- Remus tomaba de la mano a Harry y lo conducía al
juguetero de donde Harry comenzó a bajar los dinosaurios.

-Remus….-Tonks parecía asombrada, Remus se acercó a ella para abrazarla por la cintura-te
amo- fue lo único que pudo decir. Harry seguía emocionado con aquellos juguetes, todos eran
nuevos y todos eran de él- Creo que esto merece una celebración, iré a preparar algunos postres
¿Les parece?- Tanto Remus como Harry asintieron.

-Y bien campeón ¿Te gusta tu nueva habitación?- Remus se sentaba en el piso junto a Harry.

-Esta padrísima tío Remus- Harry se ponis de pie y comenzaba a observarla nuevamente, pero
esta vez se subió sobre su cama y comenzó a saltar sobre ella- ¡Me gusta! ¡Me gusta!
-Y espera a ver lo que hay aquí dentro- Remus se colocaba enfrente de aquel baul- Te
sorprenderás cuando veas…

-¿Hay más?- preguntó incrédulo Harry mientras se bajaba de su cama y se acercaba a Remus que
sonriente abrió lentamente aquel baúl.

Al abrirlo la sorpresa de Harry fue mayor, pues el baúl también estaba lleno de juguetes, libros de
cuentos, pinturas entre muchas otras cosas. Harry comenzó a sacar algunos de los juguetes, entre
de ellos una pequeña pelota plateada. Al tratar de rebotarla se dio cuenta que no rebotaba, Remus
simplemente le sonrió al verlo.

-¿Cómo funciona?- preguntó al ver que aquella pelota no rebotaba-¿Me enseñas a usarla?-Remus
apretó un pequeñísimo botón de la pelota y de inmediato brotaron de ella unas alas, la pelota
comenzó a volar lentamente ante la asombrosa mirada de Harry.

-Es una Snitch de juguete, el objetivo de la pelota es volar y tú debes atraparla- Remus le explicó a
Harry a grandes rasgos el objetivo de jugar con aquella pelotita. Harry desde luego no tardó en
comenzar a jugar con ella. Pero al no lograr sujetarla Remus tuvo que hacerlo por él. Harry siguió
observando cada uno de los juguetes hasta que llegó a uno que simplemente lo hizo cambiar de
felicidad a nostalgia- ¿Ocurre algo Harry?

-Se parece a "copito"- murmuró mientras sujetaba a un oso de peluche el cual lucía nuevo y con un
rostro lleno de armonía.

-¿Quién es "copito"?- Remus se acercó a él puesto que parecía que Harry comenzaría a llorar-
¿No te gusta éste osito de peluche?

-Dejé a copito con el señor- Harry observaba a aquel oso, si bien su antiguo oso de peluche era
más viejo, éste último también le gustaba mucho.

-Bueno, creo que en ese caso a éste pequeño osito le gustará ser tu nuevo amigo ¿No crees?-
Harry observó a Remus, tenía razón, no podía tener a su copito pero al menos tendría uno nuevo
que se lo recordara.

Tonks apareció nuevamente en la habitación con una charola en la cual llevaba una enorme
malteada de chocolate y dos cervezas de mantequilla.

-He pensado en que quizá tengan un poco de sed- Colocó la charola en un mueble y les pasó a
cada uno su bebida, los tres disfrutaban de estar juntos era algo que nadie iba a poder quitarles,
era lo que tal vez la gente llamaba felicidad.

********

Por su parte, Severus Snape recorría su casa lentamente, estaba solo y en aquella vivienda lo
único que reinaba era un aire de soledad y apatía. Si bien aquello ya lo había notado no pudo
evitar el entrar al cuarto que Harry había ocupado tan sólo unos días antes. Al entrar en él no pudo
evitar notar que estaba desordenado, había uno que otro soldadito de juguete tirado en el piso, eso
claro sin contar con que también había alguno que otro calcetín regado. Pero hubo algo que llamó
su atención, ahí tirado en el piso se encontraba un pequeño oso de peluche el cual Harry había
olvidado desde su visita a casa de los Weasley.

-Copito- murmuró mientras lo levantaba del piso y lo observaba, aquel oso de peluche estaba viejo,
uno de sus ojos estaba ya por caerse. Severus lo observaba con cuidado, aquel oso significaba
mucho para Harry. Pensó en botarlo nuevamente al piso, pero hubo algo que lo detuvo, en lugar de
eso cogió al pequeño oso para salir de aquella habitación y dirigirse a la suya. Estando ya en su
habitación buscó de entre sus cosas una caja en la cual colocó al oso. Pensó que se estaba
volviendo loco pero por ocurrente que pareciera decidió guardar aquel oso. Era lo mejor, así
estaría seguro hasta que su dueño regresara.

Perdoneme la tardanza pero he tenid problemas para actualizar, espero verlos pronto y que no
molesten por abandonarlos tanto tiempo.

Muchos Saludos!!!!!!!

La advertencia de Severus

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry y Remus se divertían jugando en el jardín con una pelota de futbol, el


pequeño lucía realmente feliz, llevaba apenas dos semanas de vivir con aquellas
personas y parecía que se había adaptado por completo a la vida de los Tonks.

-Chicos- Dora se asomó por la puerta para verlos correr de un lado a otro- la
comida está servida, entren y lávense las manos porfavor.

Remus sostuvo a Harry entre sus brazos mientras ambos se encaminaban al


comedor, efectivamente tal y como Nymphadora lo había dicho, la comida estaba
servida en la mesa. remus sentó a Harry en el lugar de siempre mientras le
acercaba su plato de sopa para comer. Dora se encontraba siriviendo la comida
cuando el timbre de aquella casa sonó. Remus se enderezó para mirar Dora con
extrañeza.

-Será mejor que subas al niño- sentenció Remus mientras desaparecía el plato de
Harry con su varita- Quédense ahí ¿De acuerdo?

Dora no necesito escucharlo dos veces, tomó a Harry entre sus brazos mientras
comenzaba a subir las escaleras rápidamente, pudo percatarse que el timbre de su
casa seguía sonando varias veces. Al llegar a la habitación de Harry lo sentó en la
cama mientras ella también desenfundaba su varita.

-¿Que pasa?- Harry estaba confundido- ¿Donde está el tío Remus?

-Escúchame Harry-Dora se inclinaba para quedar a la misma altura de Harry-


Tienes que quedarte aquí, no bajes hasta que yo regrese por ti...

-¿Por qué?- Harry comenzaba a asustarse- Yo quiero quedarme contigo....

-Harry se un niño valiente- Dora lo miró un tanto desesperada pues tenía que bajar
con Remus- Quedate aquí y no bajes.

Dora salía de aquella habitación mientras podría percatarse que Remus estaba con
alguien más en la sala, Dora comenzó a acercarse lentamente mientras pudo
percartarse que era una discución. Pero había más de dos personas en esa sala, una
era Albus Dumbledore, la otra era lógicamente Severus Snape.

-Se trata de lo mejor para él- Remus estaba de pie encarando a Severus que lucía
serio- No es un juguete, y estoy seguro de que lo mejor para él somos nosotros.
-No es algo que esté a discusión Lupin- Severus también lo encaraba-La custodia de
Harry la tengo yo y por lo tanto solo yo puedo decidir, de momento lo mejor para
él.

-Sin embargo- Dumbledore intervenía mientras Dora se acercaba lentamente a la


conversación- Por la situación actual, es probable que Harry esté mejor aquí
Severus.

-De ninguna manera- Severus ladeaba su rostro para observar a Dumbledore- El


señor tenebroso está intentando acercarse a él. Lo mejor es que esté a mi lado, yo
podría salvarlo si el señor tenebroso intentara..

-Nadie sería lo suficientemente fuerta para detener a Voldemort- Dumbledore les


pedía a señas que ambos tomaran asiento-Al menos respóndenos esto Remus: ¿
Están seguros Nymphadora y tu de querer tener a Harry por el resto de sus vidas?

-Por supuesto- Pero no fué Remus quién respondió aquella pregunta, era
Nymphadora quién respondía pues había logrado llegar hasta ahí sin que ninguno
de los tres se percatara de ello- Harry, es un niño maravilloso y estaríamos
encantados si él se quedara aquí para siempre.

-Bien en ése caso- Dumbledore se ponía de pie observando a Dora y después a


Remus y Severus- Harry podrá quedarse con ustedes al menos hasta que Remus
arregle la adopción, sin embargo Severus tiene algo que decirles. Severus...por
favor.

-El señor tenebroso quiere a Potter- Severus se puso de pie mientras Remus y
Tonks le miraban atentos- Es necesario que tengan cuidado, puede aparecerse en
cualquier momento y en cualquier lugar. también es importante que sepan que
Potter puede hablar pársel y que lo más peligroso de ello es que El Señor Tenebroso
tiene una serpiente y es probable, que intente llegar a él a través de ella.

-Sería conveniente que consideraran mudarse de casa- Dumbledore se ponía de pie


indicando que pronto él y Severus se irían de aquella casa- Antes de marcharnos
¿Podemos pedirles algo?

-Lo que usted desee profesor..

-Deseamos ver al niño antes de marcharnos-Remus y Tonks se miraron a la cara


pero finalmente Dora desapreció por las escaleras.

Al llegar a la habitación Dora se encontró con que Harry abrazaba a su nuevo oso
de peluche, con sutileza le tomó la mano índicandole que debían bajar las escaleras,
pues alguien deseaba verlo. Al llegar a la sala Harry observó que en un sofá estaba
Albus Dumbledore y en el otro estaba Severus Snape.
-Profesor Dumbledore- Harry corrió hacia el para darle un fuerte abrazo que el
profesor correspondió.

-Tengo algo para ti pequeño- Dumbledore le entregó una pequeña piedra color
verde esmeralda, de la cual se desprendía una pequeña cadena. Dumbledore se la
colocó en el cuello meitras Harry esbozaba una sonrisa- Para un niño especial, una
piedra especial.

-Señor- Harry se dirigió entonces a Severus Snape que se había puesto de pie y
miraba al chico seriamente. Harry también le abrazó por la cintura mientras
Remus miraba Dora extrañado- Pense que no volvería a verlo....

-Es un placer ver que se encuentra bien Potter- Severus observó que Harry sostenía
un oso de peluche nuevo y el cual era parecido al copito que había olvidado en su
casa- Espero que siga asi...-Severus se despegó de él para partir de aquella casa.

-¿No te volvere a ver?-Harry le miraba algo triste ante la idea de no verlo nunca
más.

-Quizá dentro de algún tiempo- Fue la respuesta de Severus mientras se dirigía a la


chimenea- Cuídalo mucho Lupin- Severus miró de mala gana a Remus mientras
desaparecía de aquella sala dejando a Harry con Remus.

-Bueno jovencito- Dora se acercaba a Harry nuevamente para tomarle la mano- Es


hora de alimentar esa pancita, usted profesor Dumbledore ¿Gusta quedarse a
comer?

-No lo creo- Dumbledore los miró a los tres- Tengo varios pendientes que hacer, de
cualquier forma gracias.

Dumbledore se introdujo en la chimenea para también desaparecer dejando a


Remus, Tonks y Harry. Severus por otra parte aparecía en su casa pensando en lo
que acababa de ver, efectivamente, Harry era feliz al lado de los Lupin y por mucho
que lo extrañara, no tenía derecho a quitarle esa felicidad. Remus por su parte
permanecía preocupado, pues si Voldemort estaba tras Harry, él necesitaba ser
fuerte, valiente y astuto al mismo tiempo, de lo contrario, lo perdería todo.

ola!!!!! espero sea de su agrado. Prometo tratar de actualizar lo antes posible.

Besos!!1

Cosas que suceden

Limpiar Texto
Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Remus habia intentado por todos los medios conseguir una casa
cerca del valle de Godric, sin embargo la situacion dentro de
la comunidad magica era critica, la gente desconfiaba hasta
de su sombra y el miedo parecia abarcar cada una de las
calles de los diferentes condados. La unica solucion era que
Nymphadora y Harry se mudaran a casa de los señores Tonks. El
por su parte estaria separado de ellos para asi protegerlos
de cualquier peligro.

-Creo que eso es todo- Remus le bajaba una de las ultimas


maletas a Nymphadora que tenia a Harry de la mano- intentare
conseguir una casa o al menos un departamento donde podamos
estar los tres juntos.

-No tardes demasiado- Dora se acercaba a Remus mientras el


besaba su frente para despues levantar a Harry.
-Bueno jovencito ha llegado el momento de despedirse- Harry
lo miro con tristeza mientras se aferraba a su osito de
peluche- pero te prometo que no sera por mucho tiempo- Remus
se habia percatado de aquella mirada triste del niño.

-Descuida Remus, mis padres y yo cuidaremos a este


muchachito- Dora le acariciaba los cabellos al niño- bien tal
vez sea mejor que entremos a la casa, con este clima es
probable que caiga una tormenta.

Remus bajo al niño, se despidio de ambos para asi emprender


un viaje, Dora tomo con una mano su maleta y con la otra tomo
al niño para asi encaminarse a la casa de sus padres. Harry
observaba que entre aquel bello jardin habia un angosto
camino de piedras que conducia a la entrada de la casa. Al
llegar a la puerta Dora llamo con suma sutileza, la puerta se
abrio dando paso a una mujer de aspecto amigable que en
cuanto vio a su hija le abrazo fuertemente.

-¿Pero que tenemos aqui?- Andromeda se agacho para ver a


Harry que se habia pegado Dora- ¿Tu debes ser Harry verdad?
Dora me ha hablado maravillas de ti....

-¿Quien eres tu?- pregunto Harry mirandola aun con


desconfianza y apretando la mano de Dora que no hacia mas que
mirar a su madre.

-Me llamo Andromeda Tonks, pero si lo prefieres puedes


llamarme Abuela Andromeda o simplemente Abuela..

-Pero tu no eres mi abuela- Harry a pesar de ser pequeño


podia darse cuenta que aquella mujer no era realmente nada
suyo.

-Bueno, pero podriamos serlo aunque sea de a mentiras ¿No


crees? Yo no tengo nietos y supongo que a ti te gustaria
tener una abuelita y un abuelito ¿O me equivoco?- Harry la
miro y espontaneamente le dio un abrazo. Andromeda se puso de
pie sosteniendo al niño e indicandole a su hija que pasara.
Al entras en la casa Ted Tonks los esperaba en la sala.
Nymphadora fue a abrazarlo. Andromeda por su parte se
acercaba a Ted para presentarle a Harry- Ted este pequeño
jovencito es Harry Potter.

-Vaya pero si eres un niño muy lindo y carismatico- Ted


tambien sostenia entre sus brazos a Harry que comenzaba a
familiarizarse con sus nuevos "abuelitos"- ¿Sabes? Te tengo
una sorpresa ¿Quieres verla? -Harry asintio muchas veces
mientras Ted se dirigia al fondo se su casa dejando a su
esposa e hija en aquella pequeña sala.

-¿Y bien?- Andromeda miraba a Nymphadora- ¿Que es lo que hara


Remus ahora? Supongo que tiene un plan...

-Remus esta haciendo todo lo posible por conseguir una casa


para los tres- Dora tomaba asiento al igual que su madre- No
queremos estar separados por mucho tiempo, ademas esta
haciendo el tramite de adopcion asi que...

-No crei que fueran a adoptarlo realmente- Dora fulmino con


la mirada a su madre- No me mires asi hija, pero es que eres
tan joven que quiza mas adelante quieras tener tus hijos
propios y entonces el niño podria representar algun
problema...

-Harry no representa ningun problema- Dora la miraba


fijamente- al contrario, Harry es un niño maravilloso que
incluso merece algo mejor, sin embargo y a pesar de eso,
Remus y yo queremos hacerlo parte de nuestras vidas. Queremos
darle un hogar..

-No voy a contradecirte hija- Dora trataba de sonar coherente


pero Nymphadora ya no la escuchaba- Pero si tu desicion de
adoptar al niño ya es mas que un hecho ya voy a apoyarla,
prueba de ello es que le querre como a un verdadero nieto.

-Gracias mama- Dora se acerco a su madre para abrazarla,


entonces el pequeño niño entro corriendo por aquella sala con
un llamativo avioncito de juguete.

-¡Tia Tonks mira!- Harry le enseñaba a Dora el avioncito de


juguete que Ted Tonks le habia regalado- ¡El abuelo dice que
es mio!- tanto Andromeda como Dora le dirigieron a Ted una
mirada de agradecimiento y complicidad.

-Bueno jovencito ese pequeño avion de juguete es muy bonito,


pero dentro de poco tendras que irte a la cama asi que lo
mejor sera que tomes tu merienda- Dora le tomaba la mano a
Harry para llevarlo a lavarse las manos y despues al comedor.

Nymphadora y Andromeda prepararon una rica merienda para


Harry. Ted por su parte estaba encantado de tener un niño al
cual enseñarle todo cuanto pudiera. Mientras se servia
aquella merienda Ted tomo la iniciativa de leerle a Harry un
libro sobre dinosaurios, dragones y raras criaturas. Harry
parecia feliz de escuchar todo aquello.

-Sera mejor que pasen al comedor- Andromeda miraba a su


esposo que en aquel momento tenia a Harry sentado en sus
piernas- la avena se enfria...

-Escuchaste eso, la abuela Andromeda ha preparado una rica


avena- Ted cerro de golpe el libro mientras ambos se dirigian
al comedor donde en efecto la merienda estaba servida.

Aquella merienda fue en particular muy entretenida para


Harry, la nocha habia caido y con ella comenzaba una
tormenta, pero el estar con sus "abuelos" y su querida tia
Tonks le hacian olvidar por un momento que aquello ocurria a
su alrededor. Al llegar la hora de dormir, Dora lo llevo a la
que seria su nueva habitacion. Al entrar Harry se percato que
era mucho mas pequeña y que las decoraciones no eran las de
una habitacion infantil. Dora le ayudo a ponerse la pijama y
lo recosto entre las cobijas. Conforme avanzaba la noche
aquella tormenta parecia ponerse cada vez peor, los
relampagos caian y caian provocando que Harry comenzara a
sentir miendo.

-¿Que sucede cariño?- Dora observaba que Harry la miraba un


tanto angustiado, al caer un rayo Dora comprendio lo que
pasaba- ¿Te asustas con los rayos cariño?- Harry asintio-
Cariño, los relampagos no van a hacerte daño...

-Tengo miedo- Harry se sento en la cama a la vez que Dora


tambien se sentaba cerca de el.

-Carino nada malo va apasarte- Desenfundaba su varita para


hacer aprecer estrellitas brillantes alrededor del techo-
Estas pequeñas estrellitas van a acompañarte toda la noche-
Harry se sentaba en aquella camita para alzar su pequeña mano
e intentar tocar alguna de ellas, todas ellas emanaban una
luz que producia seguridad y calor- Bueno cariño, sera mejor
que trates de dormir y si por casualidad llegas a escuchar
algun ruido no te asustes, esta casa es algo vieja, si
necesitas algo estare en la habitacion de enfrente- Dora se
sento una vez mas en la cama y besando la frente de Harry
desaparecio para dejar a Harry recostado y aferrado a su oso
de peluche.

Como por arte de magia el cansancio del niño provoco que se


quedara dormido. Las pequeñas estrellas siguieron girando a
su alrededor, todo marchaba relativamente bien hasta que una
a una se fueron apagando las estrellitas para dejar al niño
en una obscuridad total. No habia problema puesto que ya
dormia, sin embargo las ventanas que se encontraban cerca de
el comenzaron a emitir ruidos que provocaron que el niño
abriera los ojos y notara la evidente obscuridad en la que se
encontraba. Todo parecia indicar que la tormenta habia
cesado, ahora reinaba un silencio abrumador que de vez en
cuando era interrumpido por el ruido de las ventanas. Harry
no se atrevia a abrir los ojos, solo se aferraba fuertemente
a su pequeño oso,aun con miedo comenzo a abrir lentamente los
ojos mientras miraba lentamente a su alrededor, no podia
observar nada puesto que todo estaba obscuro.

-Tia Dora- murmuro el pequeño sin atreverse a ponerse de pie-


Tia Dora tengo miedo...

Un ruido cerca de las ventanas provoco que su vista tratara


de seguir aquel sonido, pero fue inutil, no se distinguia
absolutamente nada. Nuevamente se aferro a su oso de peluche
esta vez para sentarse en aquella cama y comenzar a sollozar.
Por si eso fuera poco comenzo a escuchar claramente como si
alguien estuviera forzando su ventana para entrar por ahi.

-¡Tia Dora!- Harry jadeando y llorando al mismo tiempo


comenzo a gritar, pero era como si la casa misma estuviera
vacia, pues nadie acudia en su auxilio- ¡Tia Dora tengo
miedo!

La ventana parecio abrirse de par en par, Harry ladeo su


cabeza hacia el sonido y lo unico que pudo percibir fue unos
enormes ojos color amarillo que lo miraban fijamente desde la
ventana. Harry se aferro aun mas a su pequeño oso de peluche
llegando incluso a desgarrarlo del miedo que sentia. Aquellos
ojos fueron acercandose lentamente a el y conforme se
acercaban el terror invadia cada vez mas aquella atmosfera.
Cuando Harry podia sentir incluso la respiracion de aquel ser
propietario de aquellos siniestros ojos...

-¡AAAhhhhhhhh!-El pequeño no pudo mas, la cicatriz que tenia


en la frente comenzo a doler de una forma espantosa. Sintio
que caia en un obscuro vacio lleno de soledad y miedo. Pero
aun era la sensacion de no ser ayudado por nadie.

-¡Harry!- La voz de Dora sonaba cerca, el pequeño podia


sentir que era sacudido por alguien- Harry cariño ¿que
sucede?- Harry abria los ojos lentamente para observar que se
encontraba en los brazos de Dora que lo acariciaba de los
cabellos con preocupacion.

-Tia Dora- el pequeño al acabar de despertar se percato que


Dora estaba sentada en su cama y no era la unica persona en
aquella habitacion, ademas de ella tambien estaban los
"abuelos" Tonks que miraban con preocupacion al niño. Por si
eso fuera poco las pequeñas estrellas que Dora habia echo
aparecer aun seguian dando vueltas alrededor de aquella
habitacion emitiendo aquella luz tenue.

-¿Pero que sucede campeon?- Ted Tonks se sentaba frente a su


hija para observar al niño con curiosidad- ¿Que es lo que
sucede?

-Tengo miedo- Harry miraba a Dora con los ojos aun llorosos y
con abundante sudor en la frente- habia unos ojos amarillos
ahi- Harry señalo con su varita la ventana que por lo que
pareci estaba bien cerrada.

-Me sersiorare de que todo este en orden- Ted se puso de pie


sacando al mismo tiempo su varita- Si hay algo ahi ten por
seguro que el abuelo Ted se encargara de ello...

-Quiza seria bueno que le dieramos un poco de esa pocion que


hace que los sueños se vayan- Andromeda se acercaba para
acariciar los cabellos del niño que seguia sin soltar a Dora-
Ire a buscar un poco...

-¿Estas bien cariño?- Dora miraba los ojos de Harry los


cuales deslubraban un visible miedo y terror- ¿Quieres que me
quede contigo hasta que te duermas?

-No quiero dormir- Harry la miraba mientras se daba cuenta


que su pequeño oso estaba tirado en el piso y no en sus
manos- ¿Por que tardaste tanto tia? Tenia miedo....mucho
miedo....

-¿De que hablas amor? En cuanto escuche que gritaste vine


para aca, ademas solo han pasado tres horas desde que te
acoste- Dora sentaba a Harry para explicarle que solo se
habia tratado de un mal sueño- ¿Que te parece si por esta
noche duermes conmigo?- Harry asintio sollozando y abrazando
a Dora fuertemente.

Dora levanto al niño para llevarlo a su habitacion, mientras


se ponia de pie se percato que el oso de peluche estaba en el
piso, se agacho con dificultad para tomarlo, pero entonces se
percato que el oso tenia rasguños, sin comentar nada al
respecto le entrgo el osito a Harry para asi acostarlo
nuevamente. Mientras lo acomodaba Andromeda aparecia con un
pequeño frasco y una cuchara.

-Toma cielo- Andromeda le daba una cucharadita de aquella


pocion- con eso bastara para auyentar esas pesadillas..

Harry comenzo a sentir sueño al poco tiempo de haber ingerido


aquella pocion, Dora habia permanecido de pie observando al
niño y acariciandolo de vez en cuando para que pudiera
dormir. Andromeda tambien habia permanecido de pie observando
aquella escena. Una vez que Harry se quedo dormido Andromeda
le hizo señas a Dora para que ambas salieran un momento.

-Hija ¿de verdad sigues creyendo que es una buena idea


adoptar a este pequeño?- Andormeda se expresaba mientras Dora
la fulminaba con la mirada.

-Por supuesto que estoy segura, lo que este niño necesita es


un hogar y lo que Remus y yo necesitamos es un niño como el-
Dora no podia creer que su madre le dijera aquello- Ademas yo
amo a ese niño. He llegado a amarlo en poco tiempo...

-No hay nada de que preocuparse- Ted aparecia en aquella


conversacion mientras era observado por Andromeda y Dora-
Parece que solo se trato de una horrible pesadilla.

-Sin embargo este tipo de pesadillas me preocupan Dora, los


niños le tiene miedo al coco o a cosas asi, pero lo que vi
esta noche...

-Es la primera vez que le sucede madre y si no les molesta


creo que lo mejor es que regrese a su lado, el me necesita a
su lado- Dora abria la habitacion para entrar por ella y
dejar a sus padres sorprendidos por el amor que Dora decia
expresar hacia aquel pequeño.

Esa misma noche Dora comenzo a escribir una carta, en ella


explicaba lo sucedido aquella noche, de vez en cuando
volteaba a observar al niño que por lo que parecia dormia
placidamente. Dormido parecia un angelito indefenso, su
rostro denotaba una inocencia total, un carisma del cual
muchos niños carecen y era precisamente por ese carisma,
inocencia y ternura que con cada dia que pasaba, Dora adoraba
mas y mas a ese pequeño angelito.
ola!!! graxias a las vacaciones he podido
actualizar...tratare de subir otro capitulo pronto y espero
no decepcionar a nadie.

muxos saludos y besos!!!

Y comienza la persecución

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry corría alrededor del pequeño jardín que estaba al frente de la casa de los
Tonks, el sol se ocultaría pronto y con el caería la pesada noche. Jugaba levantando
el llamativo avioncito de juguete que Ted Tonks le había obsequiado. Podía darse
cuenta que era querido por todas aquellas personas y aunque por momentos
recordaba los momentos al lado de Severus, aquellos momentos comenzaban a
transformarse en solo recuerdos. Dora por su parte lo observaba desde la ventana
de la sala bebiendo junto con sus padres una taza de té. Le tranquilizaba verlo
correr y sonreír después de aquella noche tan espantosa para el niño.

-No podemos darle poción para dormir toda la vida Dora- Andrómeda observaba a
su hija sentada desde su sofá- Debe de haber otra solución, los niños normales no
tienes esa clase de pesadillas. Dora ¿Estás escuchándome?

-Ese es el punto mamá- Dora dejaba de ver la ventana para observar a sus padres-
Harry no es un niño ordinario. Es el salvador de nuestro mundo y…-Dora volvía a
observarlo a través de la ventana- y ahora somos lo único que tiene.

-Yo estoy de acuerdo con mi hija- Ted se ponía de pie acercándose a su hija y
observando también por la ventana- Ese pequeño necesita una familia y si nosotros
podemos dársela pues adelante.

-Lo que ustedes no se han puesto a pensar es en lo que puede suceder cuando El-
que-no-debe-ser-nombrado se entere que somos nosotros quienes cuidamos del
niño- Andrómeda bebía de su té mientras Ted esbozaba una sonrisa al ver a aquel
niño jugando en su jardín-No me sorprendería que a estas alturas lo supiera ya…

-No tiene porque enterarse- Dora también sonreía sin dejar de ver la ventana-
Remus y yo hemos tenido muchísimo cuidado, además nadie mas aparte de ustedes
dos, Severus Snape y el profesor Dumbledore lo saben.

-Tal vez debas dejar de preocuparte Andrómeda, además recuerda que Remus
cuidará muy bien de ellos- Ted volvía a tomar asiento- por cierto ¿Has tenido
noticias de Remus hija?

-No- dora se volvía a sus padres bajando la mirada- Lo última carta que me envió
fue hace tres días, pero algo me dice que pronto tendremos noticias de él….

Por su parte Harry corría entretenido con todos los juguetes hasta que de entre las
plantas logró escuchar algunos ruidos que llamaron su atención. Se enderezó para
observar hacia el bosque que se encontraba enfrente para observar como de entre
aquellos arboles una luz plateada parecía acercarse rápidamente. Por instantes
pensó en llamar a su tía Tonks pero entonces la silueta de una cierva totalmente
plateada se paró justo enfrente de él. La sierva lo observó por unos segundos
mientras Harry comenzaba a chupar su avioncito y abrazar a su oso. La sierva
siguió rápidamente su camino hasta desaparecer por la puerta de aquella casa y
entrar. Harry la siguió rápidamente e incluso llegó hasta la sala donde la cierva se
detuvo para dar paso a una voz gruesa, la cual Harry reconoció de inmediato.

-El señor tenebroso se ha enterado de la situación de Potter- Se hizo una pausa


mientras Andrómeda, Ted y Dora observaban atentamente aquel patronus- Deben
desalojar ahora mismo la casa, va por ustedes, va por ustedes…..
-¿Va por ustedes?- Ted murmuró aquellas palabras justo cuando la sierva
desapareció frente a sus miradas atónitas- ¿Va por ustedes?

-¡Viene hacia acá!- Andrómeda soltaba la taza de té provocando que ésta se


rompiera ante los ojos de Harry que miraba el terror en los ojos de aquellos
adultos.

Dora no lo pensó dos veces y antes de que Harry tuviera tiempo de preguntar lo
tomó en brazos mirando a sus padres. El cielo comenzó estremecerse, como si
cientos de truenos comenzaran a caer muy cerca de aquella casa. Ted y Andrómeda
desenvainaron sus varitas mientras Dora se aferraba a aquel niño que comenzaba a
asustarse.

-Que estas esperando Dora- Andrómeda y Ted se colocaban frente a la pequeña


p0uerta principal dándole a Dora el tiempo suficiente para escapar- ¡Debes irte de
aquí Nymphadora!

-Pero mamá- Dora se alejaba con pasos hacia atrás sin dejar de ver a sus padres-
No puedo dejarlos…

-¡Vete Nymph!- Ted la miraba bastante preocupado pues mientras Dora seguía ahí
los vidrios de las ventanas comenzaron a romperse en señal de que la pequeña casa
comenzaba a ser brutalmente atacada- ¡Tú eres todo lo que ese niño tiene!
¡Váyanse ya!

Dora comenzó a aferrarse más fuerte al pequeño mientras veía los chorros de luces
traspasar las ya rotas ventanas. No tenía ni la menor de idea de a dónde ir. Lo único
que pasó por su cabeza fue la casa que alguna vez habitó con Remus y de la cual
había escapado tan solo dos semanas atrás. Harry sentía como temblaba Dora pues
el terror se podía percibirse dentro de aquella atmósfera. Lo último que Harry
recordó haber escuchado fue unas extrañas palabras por parte de Ted Tonks. Se
aferró fuertemente a Dora pues por segundos tuvo la sensación de se jalado por un
gancho y caer a través de un vacio sin fondo. Al abrir lentamente los ojos se percató
que estaba en una casa obscura y que con aquella obscuridad no se percataba de
nada, trató de alzar levemente la cabeza pero Dora se lo impidió pues aún lo
sostenía con bastante fuerza. Dora comenzó a caminar por aquella casa que ahora
estaba obscura, silenciosa y con aire de frialdad a su alrededor. Dora cargó a Harry
con una sola mano, pues con la otra sacaba su varita por si llegara a necesitarla.

-Lumos-murmuró mientras observaba con más detalle que todo absolutamente


todo estaba destruido. Estaba claro que aquel lugar había sido el menos indicado
para llegar, pero nada podía hacer de momento, pues debía asimilar el hecho de
que Voldemort les buscaba. Un leve murmullo se escuchaba en las penumbras de
aquella casa. Dora ladeaba de un lado a otro buscando aquel sonido que cada vez se
escuchaba más y más cerca. Harry se había enderezado y al igual que Dora el
también buscaba aquel sonido que se volvía inconstante pero fuerte.
-Harry- el niño escuchaba claramente su nombre en susurros pero todo parecía
indicar que Dora no se percataba de aquello- Harry Potter ven a jugar….. de nada
te servirá correr Potter, estoy más cerca de ti de lo que parece…

Harry se recostó en el hombro de Dora para cerrar los ojos fuertemente, Dora por
su parte alumbraba a su alrededor pero no se percataba de la presencia de nadie
hasta que unos ojos amarillos comenzaron a notarse a unos cuantos pasos de ella.
Aquellos ojos era grandes y al mirarlos hacia que la piel se enchinara y todo
comenzara a parecer aterrador. Dora retrocedió un poco sin dejar de apuntar a
aquellos ojos que no hacían mas que mirarla.

-Entrégame al niño- Una voz aguda y fría sonaba como eco en aquella casa-
Entrégamelo y te dejaré ir….Es todo lo que tienes que hacer….no tienes otra
alternativa…..es mío…..

Dora se aferraba fuertemente al pequeño y a su varita. No podía ver nada ahí pero
estaba segura de que definitivamente no estaba sola en aquella habitación.
Mientras retrocedía los ojos también avanzaban hacia ella.

-Ella no te hará daño si me lo entregas ¡AHORA!- aquella voz seguía resonando


sin que Dora pudiera observar de quien se trataba, pero lo intuía.

-Jamás voy a entregarte a este niño. Tendrás que matarme antes ¿Lo escuchas?
Tendrás que matarme- Dora hablaba mientras Harry se aferraba más a ella.

-Mátala- se escuchó la voz y aquellos ojos se dirigieron rápidamente hacia Dora que
lo único que hizo fue murmurar un contraataque.

Pero entonces ocurrió algo que nadie se esperaba, un rayo de luz provocó que
aquella enorme serpiente que estaba a punto de morder a Dora, fuera brutalmente
desviada de su objetivo. Dora ladeó inmediatamente buscando a la persona que
había lanzado aquel hechizo y su sorpresa fue enorme al ver a aquel hombre ahí
parado y acercándose a ellos rápidamente.

-Rápido debemos salir de aquí- Severus jaloneaba a Dora mientras se alejaban de


aquella serpiente que de momento estaba noqueada- El Señor Tenebroso no debe
tardar en llegar ¡Rápido!

Dora comenzó a seguirlo, pero Severus se detuvo antes de salir de aquella puerta.
Dora comprendió que ya era un poco tarde. La serpiente volvía a levantarse
mientras mordía una de las piernas del niño provocando que éste gritara
fuertemente. Severus no lo pensó dos veces y antes de que Dora abriera y cerrara
los ojos, los doas habían desaparecido de aquel lugar. Dora abrió los ojos
encontrándose en una sala cómoda y con un niño que seguía llorando y gritando
por aquella mordedura.
-¿Dónde estamos?- preguntó al ver que Severus llevaba también una herida en el
brazo.

-Estamos en el cuartel de la Orden del fénix- Severus se acercaba a Harry que


seguía llorando fuertemente- Por ahora es el lugar más seguro..

-Tenemos que ponerle Díctamo- Dora acostaba a Harry en uno de los sofás
mientras ella y Severus le revisaban aquella mordida- Parece que no es muy
profunda…..

-Por desgracia este tipo de heridas no sanan con Díctamo- Severus se ponía de pie
mientras observaba como Harry perdía el conocimiento- Lo único que podemos
hacer es curarle la pierna de forma muggle.

Dora lo observó unos minutos, unas lágrimas cayeron a sus mejillas al observar que
no podía hacer nada más por aquel niño.

-Hay que darnos prisa entonces- Dora se puso de pie para observara Severus a los
ojos- Necesito agua, gasas y algo con que vendarle el pie…

Severus desapareció para reaparecer minutos después con todo lo que aquella
mujer le había pedido. Dora comenzó a curarle la herida a Harry mientras éste aún
dormía. Al terminar Dora simplemente se limitó a acariciarle los cabellos. Severus
por su parte permanecía de pie sin mencionar palabra.

-Es probable que le de un poco de fiebre- comenzó Severus antes de girar sobre sus
talones y alejarse lentamente de ahí.

-Snape- Dora provocó que Severus se detuviera sin mirarla- ¿De quién es ésta casa?

-Eso no tiene importancia, pero si saber de quién es te pone más tranquila bastará
decir que es de Alastor Moody- Severus se disponía a seguir pero Dora nuevamente
lo detuvo.

-¿Severus?.......-Snape giró para verla a la cara- GRACIAS- Dora dejó de mirarlo


para seguir contemplando a Harry que parecía dormir con un poco más de
tranquilidad.

Severus volvió a mirarlos para después tomar su túnica de viaje, Voldemort sabía
que era un traidor ahora peligraba tanto como aquel niño, pero si algo le llegara a
pasar al menos sabía que Harry estaba en buenas manos y que pasara lo que pasara
lo había protegido hasta el final.

_______________________________________________________________________________
_______________________________________
Ola!!!! perdon por la demora. espero les guste el rumbo de la historia y no me
Odien x lo k pueda suceder a futuro. MUXOS SALUDOS Y BESOS!!!!!

¿Y donde esta Harry?

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

La situación se volvía mas critica conforme avanzaba el tiempo. Las personas


eran cada vez mas desconfiadas, los magos peleaban ya no solo por una guerra
sino por la supervivencia propia. La orden por su parte se encontraba en una
etapa bastante critica, pues cada vez eran menos los integrantes y mas los
mortifagos. Harry permanecía dormido, llevada casi tres días aun bajo los
cuidados de Dora, ella simplemente lo observaba mientras le acariciaba los
cabellos y aunque estaba con la incertidumbre de no saber de sus padres, le
consolaba la idea de saber que el niño estaba sano y salvo. Harry comenzó a
despertarse poco a poco mientras Dora le esbozaba una sonrisa.
-¿Cómo has amanecido cariño?- Harry no contesto, simplemente le devolvió la
sonrisa- Veo que has amanecido maravillosamente… Voy por tu desayuno…
-Tía ¿Tienes miedo? - el niño la miraba tristemente mientras Dora bajaba la
mirada sin saber cómo contestar.
-No cariño, yo no puedo tener miedo- Dora se sentaba un poco más cerca del
niño para comenzar a explicarle- Hay cosas malas en esta vida campeón y
lamentablemente todos estamos pasando por una etapa difícil.
-¿Volveremos a ver a los abuelos?- Harry la miraba mientras Dora le daba un
beso en la frente.
-Eso espero pequeño- Dora se disponía a salir de aquella pequeña habitación
cuando alguien llamo a la puerta.
Dora abrió la puerta mientras Ojoloco se asomaba levemente para comunicarle
a Dora que Dumbledore deseaba charlar un rato con ella. Dora salió de aquella
habitación dirigiéndose al pequeño comedor de aquella casa. Ahí parado y
observando fijamente los detalles decorativos de aquella cocina estaba el
profesor Dumbledore, Dora se acerco lentamente a el mientras este la
observaba fijamente.
-¿Ha tenido noticias de mis padres profesor? -Dora no puedo evitar preguntar-
¿Están……vivos?
-Todo parece indicar que si- Tonks esbozo una leve sonrisa al escuchar aquello-
sin embargo creemos que se encuentran secuestrados en la casa de la familia
Malfoy- Dumbledore hizo una pausa- Hemos descubierto que Lord Voldemort se
aloja ahí, sin embargo no podemos rescatarlos, al menos no por el momento.
-¿Tiene noticias de Remus?- Dora volvía a preguntar en cuanto Dumbledore
guardaba silencio.
-Remus ha conseguido persuadir a un considerable número de Hombres-lobo de
desistir en esta guerra- volvía a hacer una pausa- Supongo que por el momento
no debemos preocuparnos por el, sino por Harry, como lo he dicho antes Lord
Voldemort esta tras el niño y es muy probable que no descanse hasta lograrlo…
-honestamente Albus dudo que Voldemort pueda acercarse al niño- Ojoloco
entraba en la cocina interviniendo en la conversación- Esta casa esta protegida
por encantamientos, además Dora no lo deja solo ni un minuto.
-Nada malo va a pasarle profesor Dumbledore- Dora se tranquilizaba al saber de
su familia y por supuesto de Remus- además Harry se adaptara a vivir un tiempo
aquí, le ha tocado una habitación llena de muebles antiguos, creo que cuando se
recupere le encantara jugar al escondite.
-¿Has dicho muebles antiguos?- Dumbledore empleaba un tono de voz
preocupado- ¿Hay algún armario evanescente en esta casa? ¿Ojoloco?
-Bueno…..si creo que hay uno- Ojoloco dudaba en responder aunque su rostro
denotaba seriedad absoluta- ¿Por qué?
Unos minutos antes en la habitación……..
Sin que ninguno de los adultos se percatara, Harry se levantaba de la cama y
comenzaba a dar pequeños pasos por aquella casa, su habitación como lo
habían mencionado los adultos en la planta baja, había un viejo armario
evanesce. Harry lo observo con curiosidad pues parecía viejo pero con extraños
grabados en aquella madera. Harry se acerco un poco mientras trataba de abrir
la puerta de aquel armario.
-¡Hola!- grito Harry hacia el interior de aquel armario- ¡¿Hola?!- Harry volvía a
gritar mientras disfrutaba del eco que se producía en el interior. Harry cerró la
puerta de golpe pues él esperaba que algo sucediera, pero al no ser así decidió
alejarse y seguir explorando.
-HOLA- Una leve voz provenía del interior, provocando que el pequeño niño se
volviera hacia el armario y abriera nuevamente la puerta- ¿QUIERES JUGAR
CONMIGO?
-¿Quién eres?- la voz de Harry denotaba curiosidad- ¿Eres un niño?
-SOY MAS QUE ESO- Harry se sorprendía al escuchar aquellas palabras- DIME
UNA COSA HARRY POTTER, ¿TE GUSTARIA VOLVER A VER A SEVERUS SNAPE?
-¿Al señor?- Harry observaba la obscuridad que provenía de aquel mueble-
¿También podre ver a los abuelos Tonks?
-CLARO- Aquella voz sonaba de vez en cuando amable pero eso no le quitaba la
frialdad-PODRAS VER A QUIEN TU QUIERAS…..
-Podre ver…..¿A mi mami y a mi papi?
-A QUIEN TU DESEES- Aquella voz incitaba al niño a entrar al armario. Harry aun
seguía observando el interior sin atreverse a entrar- VAMOS ¿QUE ESPERAS?
Harry subió unos de sus pies mientras se sentaba dentro del armario, con una
de sus manos sostenía a su oso de peluche y con la otra cerraba lentamente el
armario mientras sentía que desaparecía de aquel lugar alejándose lejos, muy
lejos de aquel lugar.
*********
Dumbledore subía rápidamente las escaleras seguido muy de cerca por Dora y
Ojoloco que no sabían el ¿Por qué? De la reacción de Dumbledore. Albus sabia
que aquel artefacto representaba un grave peligro para Harry pues dentro de su
inocencia podía caer en cualquier tipo de trampa.
-¿Qué sucede Albus?- preguntaba Ojoloco un tanto desesperado y justo antes
de que Dumbledore abriera la puerta de aquella habitación.
-Nunca debimos dejarlo solo en esta habitación- Dumbledore abría la puerta
mientras se introducía en ella y se percataba de la cruel y triste realidad.
-Profesor ¿Qué sucede?- Dora se acercaba hasta Dumbledore que estaba
parado fijamente frente a la cama- Harry………-murmuro Dora al percatarse que
Harry no estaba en aquella cama- ¡HARRY!
Dora salió rápidamente de aquella habitación dejando tanto a Ojoloco como a
Dumbledore en shock, abria las puertas de las diversas habitaciones mientras
llamaba a gritos a Harry, pero por mas fuerte que gritara el niño ya no respondia
a sus llamados. Dora regreso a la habitación para acercarse a Dumbledore pero
Ojoloco la sostuvo de uno de sus brazos provocando que Dora se derrumbara y
finalmente se quebrara. Se sentía culpable pero ya nada podía hacer.
-Dumbledore ¿Qué hacemos ahora?- Ojoloco literalmente trataba de consolar a
Tonks que simplemente lloraba amargamente.
-No podemos hacer nada por ahora- Dumbledore se volteaba tristemente hacia
ellos observándolos con algunas lagrimas en los ojos- Sera mejor que convoques
a la orden esta misma noche, debemos actuar o de lo contrario seria demasiado
tarde….
-Es mi culpa……-murmuraba Dora que para aquel entonces se había sentado en
la orilla de la cama y se aferraba a una almohada- No debí dejarlo solo……
-No es culpa de nadie- Ojoloco se acercaba a ella mirándola con comprensión-
Era un niño, además ¿Cómo íbamos a saber que ese bastardo utilizaría este
armario para atraparlo? ¡No ganamos nada con llorar Nymphadora! ¡Si de
verdad quieres recuperarlo debemos luchar, no sentarnos a llorar…..!
Dora se puso de pie secándose las lagrimas firmemente y asintiendo a lo que
Ojoloco acababa de decirle. Dumbledore los miro a ambos para después
dirigirse a Ojoloco y encargarle que en cuanto antes reuniera a los magos y
brujas miembros de aquel grupo, la Orden del Fénix entraría en acción
nuevamente.

hola nuevamente espero que el capi sea de su agrado y bueno....si algun@ de ustedes
tiene alguna sugerencia pueden darmela con confianza. Graxias a tod@s ustedes y x
supuesto a los que me han comentado.
Los planes

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

La orden se reunía mientras Dora caminaba de un lado a otro con una


taza de te, por ordenes de Dumbledore, Dora no podía estar presente en
aquella reunión ya que según el eso podría ser un poco impertinente.
Molly Weasley por su parte la miraba sentada en un sofá, ella había
decidido hacerle compañía a Dora para evitar que esta última hiciera una
tontería.
-Tranquilízate querida, veras que la orden encontrara una salida a todo
esto- Molly hablaba con tanta calma que Dora simplemente se sentó a un
lado de ella para mirarla y comenzar a sollozar
-Todo esto es culpa mía, si no lo hubiera dejado solo nada de esto hubiera
pasado- Dora abrazaba a Molly casi por instinto- No debí dejarlo solo….
-No ha sido culpa de nadie- Molly le acariciaba el cabello con sutileza- Los
niños generalmente no miden las consecuencias de lo que hacen, además
¿Cómo ibas a suponer que EL QUE NO DEBE SER NOMBRADO utilizaría
un armario como trampa?
Dora seguía sollozando cuando la chimenea se ilumino señalando que
alguien llegaba a través de ella. Dora levanto el rostro y una leve sonrisa se
dibujo cuando observo que Remus Lupin salía de aquella chimenea
mirando y dirigiéndose inmediatamente a Dora que al verlo se levanto y le
abrazo tan fuerte que Remus no sabía ni cómo reaccionar.
-Remus- murmuro mientras lo abrazaba- tenemos que encontrarlo….-
Remus se separo de ella para simplemente observarla.
-No te preocupes Dora, te prometo que voy a encontrarlo-Remus beso la
mejilla de Dora para dirigirse a la pequeña sala donde se reunía la orden.
-Confía en el Dora- Molly se acercaba a ella para simplemente abrazarla-
La orden traerá a Harry de regreso en un abrir y cerrar de ojos.
******
Por otra parte y lejos de lo que aconteciera a la orden del Fénix un
pequeño niño dormía profundamente mientras una mujer de cabellos
rubios y cara levemente fruncida le miraba sentada desde un sofá anexo a
la pequeña cama donde había sido colocado el niño.
-Cissy- la voz de una mujer provocaba que la mujer ladeara su cabeza
hacia la puerta mirando a aquella otra mujer que sonreía de manera
sarcástica- El señor tenebroso desea saber si nuestro pequeño bastardo
aun vive- Bellatrix le apretaba la pequeña pierna lastimada al niño
provocando que este aunque dormido frunciera el rostro en señal de
dolor.
-Basta Bellatrix- Narcisa se ponía de pie mirando a su hermana- recuerda
que este mocoso es de EL SEÑOR TENEBROSO y solo el es quien puede
tomar las desciciones sobre lo que se hace y no con el.
-De acuerdo Cissy- Bellatrix soltaba al niño sonriendo burlonamente-
pero tu también recuerda que aunque es un niño, es un impuro que debe
pagar por lo que le hizo al SEÑOR TENEBROSO hace cuatro años…..no lo
olvides Cissy…
Narcisa volvia a sentarse en aquel sofá mientras veía nuevamente a aquel
niño dormir, era de la misma edad que su hijo Draco, por instantes sentía
confusión pues, ningún niño debía morir y mucho menos de una forma
tan cruel. Le observo con mas detalle y pudo percatarse que realmente era
un niño con rasgos y facciones finas y que al dormir parecía tan inocente
que la sola idea de verlo morir le atemorizaba demasiado.
Voldemort por su parte permanecía sentado en una de las sillas mas
acojinadas de aquella mansión, muy cerca de el se encontraban algunos
de sus seguidores que escuchaban atentamente las instrucciones de aquel
mago.
-Mi señor, puedo preguntar ¿qué haremos con los traidores como Snape?-
uno de los mortifagos hablaba aun temeroso ante la respuesta de
Voldemort.
-De Snape me he de encargar yo- Voldemort se puso de pie para comenzar
a caminar alrededor de sus seguidores- ¿Algún voluntario para los Tonks?
Pueden verlo como una oportunidad para divertirse…..
-¡Yo encantada me encargaría de ellos mi señor!- Bellatrix entraba a aquel
salón provocando que Voldemort se ladeara a verla- ¡Después de todo los
traidores a la sangre deben morir!- Voldemort sonrió al escuchar aquello.
-Mi señor…..Puedo preguntar ¿Por qué debemos esperar hasta la luna
llena?- Lucius preguntaba con cierto temor- ¿Por qué no ahora?
-¡Ya estas preguntando mi apreciado Lucius! Pero está bien, si quieres
saberlo basta decir que debemos esperar a luna llena para realizar
completo el ritual.
-¿A qué ritual se refiere amo?- Colagusano también preguntaba
escondiéndose detrás de Lucius.
-La magia adquiere un poder máximo durante la luna llena…..Es magia
antigua….
-Mi señor…..¿Matara a Potter?- Otra mortifaga preguntaba curiosa y a la
vez temerosa.
-¡Pues claro que debe morir!- Voldemort la miraba muy de cerca, tanto
que aquella mujer podía incluso sentir la respiración de aquel mago- ¡Ese
es su destino! ¡¿Ahora dime Lucius, Narcisa esta vigilando a Potter?!-
Lucius asentía sin mirarlo- ¡No quiero errores esta vez!
Todos los presentes guardaban silencio mientras Voldemort abandonaba
aquella sala dejando un aire de presión y preocupación en aquella sala, los
presentes apenas y se atrevían a mirarse, era como si fueran sus esclavos y
no sus seguidores, y aunque para algunos la idea de deshacerse de un niño
era cruel, debían acatar las órdenes de su amo pues de lo contrario ellos
también pagarían por tener compasión.
****
-¿Entonces que propone Profesor Dumbledore?- Remus se ponía de pie
para mirar a Dumbledore a los ojos- ¿De verdad cree que sea conveniente
esperar?
-Falta solo una semana para luna llena y estoy seguro que a Voldemort le
parecería más siniestro llevar a cabo sus planes esa noche- Dumbledore
caminaba lentamente mientras los miembros de la Orden le escuchaban
atentos- Solo tendremos una oportunidad para rescatar a Harry, a los
Tonks y a Severus. De lo contrario las consecuencias serian terribles.
-Pero profesor, si es luna llena Remus no podrá participar con nosotros,
usted bien sabe la razón- Arthur Weasley hablaba serenamente,
Dumbledore por su parte esbozo una sonrisa.
-Por el contrario, creo que Remus Lupin tendrá uno de los papeles mas
importantes en el rescate- Dumbledore buscaba dentro de su túnica hasta
sacar un pequeño frasco con un liquido color vino, a simple vista parecía
sangre- Con esta poción Remus podrá transformarse pero conservara su
consciencia humana, será un licántropo consciente..
-Yo creo que no necesitamos perder más tiempo- Kingsley se ponía de pie
mirando a todos los presentes- La mansión Malfoy es una fortaleza,
debemos tratar de averiguar todo sobre esa casa antes de atacar asi que,
manos a la obra colegas.
Todos los presentes asintieron, uno a uno se fueron parando de sus
asientos para salir ordenadamente de aquella sala, el numero de
mortifagos era un poco mas elevado que el de la Orden del Fénix, pero si
todo resultaba como lo habían planeado los resultados serian sin duda
exitosos.
-Profesor- Remus se acercaba a Dumbledore lentamente mientras este le
observaba- ¿De verdad cree que Harry estará bien? Es una semana y en
casa de los Malfoy…
-Te aseguro que nadie va a lastimarlo, al menos no físicamente,
Voldemort desea poder vengarse y para ello necesita a Harry-
Dumbledore hacia una pausa- sin embargo, Harry tendrá que demostrar
que es un niño fuerte.
Remus se quedo pensativo, pues la zozobra de no saber en manos de
quien estaba Harry era desesperante, le hubiera encantado desparecer y
aparecer nuevamente pero con el niño en brazos y si a eso se le sumaban
los padres de dora aquello era un completo caos.
************
La mansion Malfoy

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry despertaba aquella mañana con bastante confusión durante los últimos
días había estado bajo el cuidado de aquella mujer que denotaba todo menos
ternura. La mujer lo alisto para después bajarlo al comedor a desayunar. A Harry
le atemorizaba demasiado aquella casa, pues no tenía ninguna pizca de alegría,
lo único que a veces rompía aquel silencio eran las lejanas risas de un niño que
por lo que parecía se divertía dentro de los muros de aquella mansión. Harry
miraba atentamente los detalles de aquella casa, todos perfectamente
cuidados, todo perfectamente limpio, todo indudablemente extraño. Narcisa
sentó al niño bruscamente en la mesa mientras uno de los elfos le servía al niño
los alimentos. Narcisa no dejo de mirarlo ni siquiera un minuto. Era un
prisionero dentro de aquella casa. De vez en cuando a Harry le parecía escuchar
llantos y lamentos de una mujer, le resultaba sumamente difícil pero se daba
cuenta que aquella mujer era su "abuela Tonks".
-Bien- Narcisa levantaba al niño con brusquedad mientras lo dirigía a la
habitación donde Harry permanecía encerrado- Ahora te quedaras aquí- era
tosca y sin embargo de vez en cuando parecía sentir lástima por el niño.
Harry se sentaba en la alfombra de aquella habitación mientras intentaba jugar
con su pequeño oso de peluche, pero con la mirada fija de aquella mujer a Harry
le resultaba bastante difícil el querer jugar de forma natural. Por instantes la
mirada de aquella mujer se cruzaba con la de aquel niño pero nada sucedía pues
parecía que todos los que vivían ahí eran fríos e inhumanos. Harry logro
escuchar pasos cerca de aquella habitación, le embargo cierto temor pero al ver
que se trataba de un hombre rubio e igualmente mal encarado sintió un leve
alivio pues ninguno de ellos podía siquiera tocarlo.
-Cissy, Draco te necesita- el hombre miraba fijamente a aquella mujer que
simplemente asentía- ve con él, yo vigilare a Potter- Narcisa asintió mientras
desaparecía y Lucius se introducía por completo en aquella habitación. Al igual
que Narcisa, Lucius miraba fijamente a Harry pero una mirada de desprecio más
notoria que la de la mujer
Harry comenzó a observar de pies a cabeza a aquel hombre, Lucius a su vez
hacia lo mismo. El niño sentía temor ante la mirada que aquel mortifago era
demasiado obvio que si en sus manos estuviera, Lucius le mataría en ese
instante. Lucius se movía de un lado a otro como si comenzara a hartarse de
tener que "vigilar" a aquel niño.
-Señor- Harry hablaba con bastante temor, Lucius ladeo la cabeza para mirarlo-
necesito ir al baño…
Lucius frunció la cara mientras tomaba al niño zarandeándolo y llevándolo hacia
el baño. Aquel hombre no era precisamente la paciencia andando y a
empujones introdujo al niño en el baño introduciéndose el también. Harry lo
observaba pues por lo que parecía aquel hombre no estaba dispuesto a dejar de
mirarlo.
-Si me observa no podre…..- Harry hablaba nuevamente con temor mientras
Lucius acercaba su rostro al del niño para después abandonarlo ahí y cerrando
con un portazo.
Harry comenzó hábilmente a observar que en la parte superior de aquel baño
había una pequeña ventana donde solo un niño cabía, se aseguro de cerrar con
seguro la puerta y a como pudo comenzó a subirse en los muebles de aquel
baño agarrándose de cuanto podía. Estuvo a punto de caer pero gracias a una
de las cortinas logro subirse y abrir aquella ventana. Al observar hacia afuera se
percato que para poder bajar tendría que brincar. Sus manos comenzaban a
sudar pues a su edad tener que saltar un muro era algo peligroso. Aun estaba
trepado en aquella ventana cuando se percato que aquel hombre de afuera
comenzaba a tratar de abrir la puerta. Harry tuvo que cerrar fuertemente los
ojos mientras saltaba hacia aquel jardín. Al caer simplemente comenzó a correr
sin rumbo y sin dirección. Los jardines de aquella mansión eran tan grandes que
un niño pequeño bien podía perderse ahí. Se adentro dentro de aquellos
jardines para después detenerse y comenzar a analizar su alrededor. A lo lejos
podía escuchar como un niño parecía divertirse jugando. Con cierta curiosidad
se acerco hacia donde las risas lo conducían. Al esconderse en uno de los
arbustos observo a un niño casi de su misma edad que jugaba con una mujer de
cabellos negros y mirada desquiciada. Ella perseguía al niño mientras este
simplemente corría feliz. Harry recordó a su "Tía Tonks" con la que tanto solía
divertirse en casa y por instantes hasta tuvo ganas de llorar al darse cuenta que
ambos estaban lejos.
-¡Así que aquí estabas metido!- La voz de Lucius resonó a espaldas de Harry
mientras este brincaba de asombro- ¡Ahora veras pequeño demonio!
Harry sin pensarlo dos veces comenzó a correr tratando de huir, pero era inútil,
cuando avanzaba en cierta dirección aquel hombre se le aparecía justo frente a
él. Bellatrix al darse cuenta de lo sucedido sonrió al ver que el pequeño
simplemente no tenia escapatoria. Ella al igual que Lucius comenzó a aparecerse
frente a Harry cuando este intentaba correr en alguna dirección. Bellatrix
desenfundo su varita apuntando al niño y murmurando un conjuro. El niño cayó
como víctima del hechizo de Bellatrix quedando inconsciente sobre el césped.
-¿Acaso estas loca Bellatrix?- Lucius se acercaba para mirar al niño y tomarlo
con brusquedad- Si nuestro señor llegara a enterarse de esto el podría…
-ASESINARTE- la voz de Voldemort resalto justo detrás de Lucius y enfrente de
Bellatrix- ESTE "PEQUEÑO" ES MIO BELLATRIX, QUE NO SE TE OLVIDE-
Voldemort camino hacia ella para después observar a Lucius- EN CUANTO A TI
LUCIUS, SI NO CUMPLES EN LO ACORDADO- Voldemort se encamino hacia
donde estaba en pequeño Draco que acababa de llegar- ALGO MALO PODRIA
SUCEDERLE AL MAS PEQUEÑO DE LOS MALFOY-Voldemort observo a Draco
mientras este se paraba detrás de Bellatrix. Voldemort desapareció dejando a
Bellatrix con la mirada baja y a Lucius observando a su pequeño Draco.
-¿Qué sucede padre?- el pequeño se acerco a Lucius mientras este aun le
observaba- ¿Quién es él?- Draco miraba al desmayado niño que sotnia su padre
de forma hostil.
-El es…
-El es un impuro Draco- Bellatrix se inclinaba para mirar al niño a los ojos- y por
eso debes odiarlo de por vida ¿Me comprendes verdad?- Draco asintió mientras
Lucius se daba la vuelta llevándose consigo a Harry.
-Es hora de entrar Draco- Lucius llamaba a su hijo mientras este lo seguía casi
corriendo.
Dentro de sus sueños a Harry le parecía escuchar la voz de Dora, Remus y hasta
la de Severus. Era como si en su inconsciente ellos se estuvieran preocupando
por él. Todo había cambiado mucho desde que había llegado a aquella mansión,
lo único que quizá por su inocencia ignoraba era que el seria quien cambiaria
por completo la historia del mundo mágico de una forma tan rara, difícil y
además sorprendente.
*****
Lejos de ahí Remus abrazaba a Dora, se despedía de ella pues antes de que la
luna llena llegara el debía estar listo para ir a rescatar a su pequeño. Toda la
orden estaba más que preparada, lo único que quizá los detenía era el hecho de
que Dumbledore había desaparecido sin decir palabra alguna, era como si la
tierra se lo hubiese tragado.
-Cuídate mucho Remus- Dora le susurraba a Remus al oído- recuerda que te
necesitamos mucho…
-No te preocupes Dora- Remus se separaba de Dora para simplemente
observarla- pase lo que pase Harry Potter regresara a tu lado sano y salvo.
-¿Remus?- Remus se alejaba de Dora pero volteaba a mirarla cuando ella
menciono su nombre- Te amo..
-Y yo a ti.
Remus salió por aquella puerta dispuesto a cumplir con las órdenes de
Dumbledore, pues aunque no se sabía nada de este último, toda la orden
confiaba en que Dumbledore regresara en el momento indicado para la acción.
La vida que verdaderamente le esperaba a los Lupin, a Severus y a todos los
miembros de la comunidad mágica estaba apenas por comenzar.
Harry despertaba aquella mañana con bastante confusión durante los últimos
días había estado bajo el cuidado de aquella mujer que denotaba todo menos
ternura. La mujer lo alisto para después bajarlo al comedor a desayunar. A Harry
le atemorizaba demasiado aquella casa, pues no tenía ninguna pizca de alegría,
lo único que a veces rompía aquel silencio eran las lejanas risas de un niño que
por lo que parecía se divertía dentro de los muros de aquella mansión. Harry
miraba atentamente los detalles de aquella casa, todos perfectamente
cuidados, todo perfectamente limpio, todo indudablemente extraño. Narcisa
sentó al niño bruscamente en la mesa mientras uno de los elfos le servía al niño
los alimentos. Narcisa no dejo de mirarlo ni siquiera un minuto. Era un
prisionero dentro de aquella casa. De vez en cuando a Harry le parecía escuchar
llantos y lamentos de una mujer, le resultaba sumamente difícil pero se daba
cuenta que aquella mujer era su "abuela Tonks".
-Bien- Narcisa levantaba al niño con brusquedad mientras lo dirigía a la
habitación donde Harry permanecía encerrado- Ahora te quedaras aquí- era
tosca y sin embargo de vez en cuando parecía sentir lástima por el niño.
Harry se sentaba en la alfombra de aquella habitación mientras intentaba jugar
con su pequeño oso de peluche, pero con la mirada fija de aquella mujer a Harry
le resultaba bastante difícil el querer jugar de forma natural. Por instantes la
mirada de aquella mujer se cruzaba con la de aquel niño pero nada sucedía pues
parecía que todos los que vivían ahí eran fríos e inhumanos. Harry logro
escuchar pasos cerca de aquella habitación, le embargo cierto temor pero al ver
que se trataba de un hombre rubio e igualmente mal encarado sintió un leve
alivio pues ninguno de ellos podía siquiera tocarlo.
-Cissy, Draco te necesita- el hombre miraba fijamente a aquella mujer que
simplemente asentía- ve con él, yo vigilare a Potter- Narcisa asintió mientras
desaparecía y Lucius se introducía por completo en aquella habitación. Al igual
que Narcisa, Lucius miraba fijamente a Harry pero una mirada de desprecio más
notoria que la de la mujer
Harry comenzó a observar de pies a cabeza a aquel hombre, Lucius a su vez
hacia lo mismo. El niño sentía temor ante la mirada que aquel mortifago era
demasiado obvio que si en sus manos estuviera, Lucius le mataría en ese
instante. Lucius se movía de un lado a otro como si comenzara a hartarse de
tener que "vigilar" a aquel niño.
-Señor- Harry hablaba con bastante temor, Lucius ladeo la cabeza para mirarlo-
necesito ir al baño…
Lucius frunció la cara mientras tomaba al niño zarandeándolo y llevándolo hacia
el baño. Aquel hombre no era precisamente la paciencia andando y a
empujones introdujo al niño en el baño introduciéndose el también. Harry lo
observaba pues por lo que parecía aquel hombre no estaba dispuesto a dejar de
mirarlo.
-Si me observa no podre…..- Harry hablaba nuevamente con temor mientras
Lucius acercaba su rostro al del niño para después abandonarlo ahí y cerrando
con un portazo.
Harry comenzó hábilmente a observar que en la parte superior de aquel baño
había una pequeña ventana donde solo un niño cabía, se aseguro de cerrar con
seguro la puerta y a como pudo comenzó a subirse en los muebles de aquel
baño agarrándose de cuanto podía. Estuvo a punto de caer pero gracias a una
de las cortinas logro subirse y abrir aquella ventana. Al observar hacia afuera se
percato que para poder bajar tendría que brincar. Sus manos comenzaban a
sudar pues a su edad tener que saltar un muro era algo peligroso. Aun estaba
trepado en aquella ventana cuando se percato que aquel hombre de afuera
comenzaba a tratar de abrir la puerta. Harry tuvo que cerrar fuertemente los
ojos mientras saltaba hacia aquel jardín. Al caer simplemente comenzó a correr
sin rumbo y sin dirección. Los jardines de aquella mansión eran tan grandes que
un niño pequeño bien podía perderse ahí. Se adentro dentro de aquellos
jardines para después detenerse y comenzar a analizar su alrededor. A lo lejos
podía escuchar como un niño parecía divertirse jugando. Con cierta curiosidad
se acerco hacia donde las risas lo conducían. Al esconderse en uno de los
arbustos observo a un niño casi de su misma edad que jugaba con una mujer de
cabellos negros y mirada desquiciada. Ella perseguía al niño mientras este
simplemente corría feliz. Harry recordó a su "Tía Tonks" con la que tanto solía
divertirse en casa y por instantes hasta tuvo ganas de llorar al darse cuenta que
ambos estaban lejos.
-¡Así que aquí estabas metido!- La voz de Lucius resonó a espaldas de Harry
mientras este brincaba de asombro- ¡Ahora veras pequeño demonio!
Harry sin pensarlo dos veces comenzó a correr tratando de huir, pero era inútil,
cuando avanzaba en cierta dirección aquel hombre se le aparecía justo frente a
él. Bellatrix al darse cuenta de lo sucedido sonrió al ver que el pequeño
simplemente no tenia escapatoria. Ella al igual que Lucius comenzó a aparecerse
frente a Harry cuando este intentaba correr en alguna dirección. Bellatrix
desenfundo su varita apuntando al niño y murmurando un conjuro. El niño cayó
como víctima del hechizo de Bellatrix quedando inconsciente sobre el césped.
-¿Acaso estas loca Bellatrix?- Lucius se acercaba para mirar al niño y tomarlo
con brusquedad- Si nuestro señor llegara a enterarse de esto el podría…
-ASESINARTE- la voz de Voldemort resalto justo detrás de Lucius y enfrente de
Bellatrix- ESTE "PEQUEÑO" ES MIO BELLATRIX, QUE NO SE TE OLVIDE-
Voldemort camino hacia ella para después observar a Lucius- EN CUANTO A TI
LUCIUS, SI NO CUMPLES EN LO ACORDADO- Voldemort se encamino hacia
donde estaba en pequeño Draco que acababa de llegar- ALGO MALO PODRIA
SUCEDERLE AL MAS PEQUEÑO DE LOS MALFOY-Voldemort observo a Draco
mientras este se paraba detrás de Bellatrix. Voldemort desapareció dejando a
Bellatrix con la mirada baja y a Lucius observando a su pequeño Draco.
-¿Qué sucede padre?- el pequeño se acerco a Lucius mientras este aun le
observaba- ¿Quién es él?- Draco miraba al desmayado niño que sotnia su padre
de forma hostil.
-El es…
-El es un impuro Draco- Bellatrix se inclinaba para mirar al niño a los ojos- y por
eso debes odiarlo de por vida ¿Me comprendes verdad?- Draco asintió mientras
Lucius se daba la vuelta llevándose consigo a Harry.
-Es hora de entrar Draco- Lucius llamaba a su hijo mientras este lo seguía casi
corriendo.
Dentro de sus sueños a Harry le parecía escuchar la voz de Dora, Remus y hasta
la de Severus. Era como si en su inconsciente ellos se estuvieran preocupando
por él. Todo había cambiado mucho desde que había llegado a aquella mansión,
lo único que quizá por su inocencia ignoraba era que el seria quien cambiaria
por completo la historia del mundo mágico de una forma tan rara, difícil y
además sorprendente.
*****
Lejos de ahí Remus abrazaba a Dora, se despedía de ella pues antes de que la
luna llena llegara el debía estar listo para ir a rescatar a su pequeño. Toda la
orden estaba más que preparada, lo único que quizá los detenía era el hecho de
que Dumbledore había desaparecido sin decir palabra alguna, era como si la
tierra se lo hubiese tragado.
-Cuídate mucho Remus- Dora le susurraba a Remus al oído- recuerda que te
necesitamos mucho…
-No te preocupes Dora- Remus se separaba de Dora para simplemente
observarla- pase lo que pase Harry Potter regresara a tu lado sano y salvo.
-¿Remus?- Remus se alejaba de Dora pero volteaba a mirarla cuando ella
menciono su nombre- Te amo..
-Y yo a ti.
Remus salió por aquella puerta dispuesto a cumplir con las órdenes de
Dumbledore, pues aunque no se sabía nada de este último, toda la orden
confiaba en que Dumbledore regresara en el momento indicado para la acción.
La vida que verdaderamente le esperaba a los Lupin, a Severus y a todos los
miembros de la comunidad mágica estaba apenas por comenzar.

**********
El rescate de la orden (PARTE I)

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Harry se encontraba paradito dentro de la habitación donde los últimos días


había sido prisionero, se movía de un lado a otro abrazando a su oso de
peluche, por curiosidad se acerco a la ventana y pudo darse cuenta que era de
noche. La puerta de aquella habitación comenzó a crujir fuertemente mientras
por ella entraba un pequeño elfo con una bandeja de plata en la cual llevaba un
plato de avena. Detrás del elfo y con la misma antipatía de siempre Narcisa
observaba al pequeño que comenzaba temeroso a comer su cena. Narcisa
observo cada una de las cucharadas que el pequeño introducía en su boca,
cuando por fin el pequeño termino, Narcisa y el elfo abandonaron al niño
cerrando la puerta con llave. Era lo más cruel que Harry recordaba haber
pasado, pues ni con sus tíos había pasado algo semejante a aquello. Se aferraba
a su oso mientras miraba por aquella ventana abarrotada.
Un nuevo crujido provoco que Harry se aferrara mas fuerte a su pequeño oso de
peluche, la puerta fue abriéndose lentamente mientras por ella entraba Bellatrix
Lestrange con una sonrisa burlona y macabra. Harry retrocedió varios pasitos
hacia atrás, pero Bellatrix le sujeto del brazo con brusquedad mientras le
arrebataba su pequeño oso de peluche de las manos.
-El amo desea verte impuro- Bellatrix gozaba del temor que Harry sentía- El amo
quiere que aprendas un poco de el…
Bellatrix caminaba zarandeando frecuentemente al niño que comenzaba a
chuparse los dedos ante el temor que aquel mago le producía Bellatrix introdujo
al pequeño dentro de una gran sala, donde varios mortifagos le observaban
fijamente. Harry pudo reconocer que a un lado de la chimenea estaba una
enorme silla finamente decorada la cual le daba la espalda a él y a los demás
presentes.
-ACERCATE
Aquella voz provoco que Harry sintiera aun mas temor del que ya sentía. Avanzo
lentamente sin dejar de observar el respaldo de la silla. Conforme se acercaba
se percataba de las miradas asesinas de las demás personas que estaban ahí.
Cuando estuvo a escasos pasos de la silla el niño se detuvo observando
fijamente el piso, ya que cerca de aquella silla había una serpiente que lo
observaba sigilosamente con aquellos enormes ojos amarillos.
-ASI QUE…..¿ESTAS LISTO PARA UN POCO DE DIVERSION POTTER?
Harry miraba con desconfianza a aquella silla esperando a que alguien se
levantara de ahí, pero nada sucedía, por el contrario, el ambiente dentro de
aquella habitación se hacía cada vez más tenso.
-¡TE HE FORMULADO UNA PREGUNTA!....
-Lo…que usted desee……señor
La voz de Harry sonaba temerosa, como si de un momento a otro comenzara a
llorar. Se escucho una maléfica carcajada seguida por varias más, Harry se
enfadaba un poco al escuchar aquellas risas. No soportaba que nadie se burlara
de el, pero sabia que nada podía hacer al respecto.
-BELLA……MUESTRALE A NUESTRO PEQUEÑO HUESPED LA SORPRESA QUE LE
HEMOS PREPARADO…..
Harry observo a la mujer de cabellos negros desenfundar su varita, murmuro
algo mientras que las puertas se abrían de par en par, Harry no podía creer lo
que veían sus ojos, ya que por aquella puerta entraba flotando un pobre
hombre de aspecto demacrado y sin una fuerza de voluntad propia.
-Señor……
-¡COMIENZA AHORA BELLA! ¡QUE POTTER CONOZCA UN POCO DE LA
VERDADERA DIVERSION!
-¡Crucio!
Severus cayó al piso revolcándose de verdadero dolor, su cuerpo parecía una
marioneta que se sacudía frecuentemente, Harry cerraba los ojos mientras
sentía el dolor mismo de aquel hombre.
-Detente por favor……
Bellatrix hizo una pausa mirando con satisfacción el rostro de aquel pequeño
que comenzaba a sollozar en silencio.
-¡NO TE DETENGAS BELLA!
-¡Crucio!
-Detente por favor……..
Harry no soportaba la sola idea de ver a aquella persona revolcarse de dolor,
pues aunque su vida al lado de aquel hombre había sido difícil, le quería como
un hijo a un padre…
-Detente por favor……..
Pero parecía que entre más pedía el pequeño, mas crecía la tortura hacia aquel
mago indefenso. Las palabras "Crucio" de aquella mujer rebosaban una y otra
vez dentro de la cabeza de Harry.
-¡QUE TE DETENGAS!
Harry no pudo contener mas aquellas palabras, como si eso fuera todo, los
vidrios de las ventanas comenzaron a estallar una por una mientras Harry
observaba con aquellos ojos verdes a aquella mujer a la que ahora odiaba. Sin
pensarlo dos veces el pequeño fue acercándose poco a poco a Severus, que
debido a los ataques permanecía tendido en el piso. Bellatrix apuntaba a ambos
con su varita, iba a atacarlos a ambos, al niño y al mago..
-¡NI SIQUIERA LO PIENSES BELLATRIX! RECUERDA QUE EL MUCHACHO ME
PERTENECE…
Bellatrix bajo la varita mientras mostraba seriedad ante la orden de su amo,
fruncía la cara al ver como el niño hincado en el piso movía levemente a aquel
hombre que dentro de su inconsciencia murmuraba el nombre de "Harry".
-BIEN CREO QUE ES HORA DE QUE NAGINI SE DIVIERTA UN POCO……
Unos murmullos de aquel hombre provocaron que la serpiente comenzara a
arrastrarse lentamente en dirección al niño y a Severus, Harry sujetaba
fuertemente una de las manos de Snape y conforme veía a la serpiente
acercarse apretaba mas y mas fuerte. Harry pensó que era el fin, pero justo
cuando la serpiente estaba frente a el, una extraña ave ataco a la serpiente
mientras esta comenzaba una lucha con aquella ave que había entrado por una
de las ya abiertas ventanas.
-¡¿QUE?!
Voldemort por fin se puso de pie mientras Harry aun en el piso le observaba
temerosamente. Varios destellos de luz comenzaron a atacar, todos en su
mayoría provenían del exterior. Bellatrix levanto de golpe al niño mientras
observaba como los aurores comenzaban a llegar a aquella casa atacando con
todo.
-¡LA ORDEN DEL FENIX ESTA AQUÍ! ¡GREYBACK TRANSFORMATE CON LOS TUYOS
Y DETENGANLOS!
-Pero mi señor……hoy no es luna llena…..
-¡ESO YA LO SE! TOMA LA POSICION TRANSFORMATIVA Y ATAQUEN A LA
ORDEN! BELLATRIX TU LLEVATE AL MOCOSO AL SOTANO…..POR NINGUN
MOTIVO PERMITAS QUE TE LO QUITEN…….
Voldemort desenfundo su varita para comenzar a atacar a los aurores que ya
estaban dentro de la casa, una verdadera batalla comenzaba justo en la
mansión de los Malfoy. Los mortifagos también respondían a los ataques.
Bellatrix alzo su varita para comenzar a caminar de entre aquella batalla
zarandeando al niño con bastante brusquedad. Harry no quería alejarse de
Severus pero nada podía hacer contra las fuerzas de Bellatrix. Observaba
también todos los destellos de diversos colores que pasaban rosándolo. Bellatrix
se alejaba poco a poco de la batalla mientras Harry observaba rostros familiares
como el del Señor y la Señora Weasley, Ojoloco y fugazmente el rostro de
Nymphadora Tonks.
-¡Tía Tonks!- el pequeño grito lo más fuerte que pudo- ¡Tía Tonks AYUDAME!
Dora al escuchar levemente el grito de su pequeño, lo busco con la mirada y
observo que era zarandeado por aquella mujer que trataba de llevárselo. No
tenía nada que pensar así que abriéndose paso dentro de aquella guerra
comenzó a perseguir a aquella bruja, ya nadie podría quitarle a su pequeño, ella
seria quien trataría de protegerlo de todo mal y a costa de lo que fuera.
*********
OLA !!!!!
DISCULPENME POR LA TARDANZA PERO EL COLEGIO ME HA IMPEDIDO MUCHO
ESCRIBIR COMO DE COSTUMBRE...ESPERO LES GUSTE ESTE FIC Y ES ALGO
TRISTE PARA MI DECIRLO PERO ENTRA EN SU RECTA FINAL =(......
GRAXIAS A LOS QUE LA SIGUEN ESTA HISTORIA:
El rescate de la orden (PARTE II)

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Dora se abría paso dentro de aquella batalla, había perdido de vista a Bellatrix
pero por los gritos emitidos por el pequeño ella podía con facilidad intuir hacia
donde se dirigía aquella bruja. La batalla por su parte era bastante pareja, la
orden atacaba con todo lo que podía, los mortifagos trataban de lastimar a todo
cuanto se pusiera en su camino. Los jardines de aquella mansión parecían por su
parte un coliseo donde los licántropos luchaban de igual a igual. Algunos de
ellos por parte de la orden y un considerable número de estos peleaban por
parte de Voldemort. Dora caminaba siguiendo rápidamente a aquella mujer que
se adentraba por los obscuros pasillos de aquella mansión, Dora ni cuenta se
daba que subía escaleras casi corriendo. Se detuvo cuando en el tercer piso de
aquella mansión no hubo rastro ni de Bellatrix ni de Harry. Observo con cuidado
percatándose de que en ese piso había al menos 20 habitaciones, todas ellas
vacías.
-¿Harry? Mi niño….¿Estás aquí?
Dora comenzaba a caminar un poco más despacio mientras trataba de alumbras
aquellos siniestros y obscuros pasillos. Lograba escuchar fuertes pisadas que
subían por las escaleras, era una fuerte y dura decisión, no podía regresar por
ayuda puesto que Bellatrix se encontraba en ese piso con el niño, por otra parte
si regresaba correría el riesgo de enfrentarse a un probable enemigo. Avanzo
lentamente mientras continuaba llamando a Harry. De pronto y sin que ella lo
esperaba podía sentir como alguien corría hacia ella.
-¡Tía Dora!
Dora comenzó a avanzar velozmente hacia la voz del pequeño y sin que ella
pudiera explicarlo, el pequeño y ella por fin se encontraron. Dora se inclino para
besar los cabellos alborotados de aquel niño que sollozaba de alegría.
-Mi pequeño ¿Estás bien?
-Tía Dora vámonos de aquí…..
-No llores cariño, ahora mismo nos iremos de aquí.
-¡Avada Kedabra!- Un destellos verde paso rozando a ambos, Dora era ágil y
había logrado evadir aquel hechizo. Dora devolvió el hechizo mientras se
inclinaba nuevamente para observar a un Harry que se asustaba al ver todo
aquello a su alrededor.
-Escúchame con atención cariño, quiero que corras y trates de salir de esta casa-
el pequeño iba a pronunciar palabra pero Dora se lo impidió- Tienes que huir,
tienes que ser un niño valiente, estas personas no son buenas
querido….Quieren lastimarte….Y ahora te toca a ti demostrar tu valor pequeño.
-Tía Dora ¿Te volveré a ver?
-Eso espero cariño. Ahora corre y no mires hacia atrás Harry…
Harry beso la mejilla de Dora mientras comenzaba a correr hacia las escaleras
de aquella mansión, Dora por su parte levantaba su varita mientras miraba al
frente. Sentía la presencia de Bellatrix, pues no era tan fácil deshacerse de una
bruja tan malvada como ella.
-Sal de una vez por todas Bellatrix
-Que conmovedor…..La traidora a la sangre y el pequeño impuro juntos……
-Me consuela saber que aunque yo muera, mi pequeño se habrá salvado de ti.
-¿De verdad crees que ese bastardo logre escapar? No cabe duda que eres
ingenua, no llegara muy lejos antes de EL SEÑOR TENEBROSO lo atrape, tu
"pequeño" no tiene ninguna oportunidad de escapar….
-No tengo mucho tiempo, así que terminemos este de una vez por todas. Mi
pequeño me espera.
Mientras tanto y sin saber por lo que pasaba Tonks, Harry corría por las
escaleras de aquella casa mientras observaba que los ya experimentados
aurores luchaban fervientemente contra los mortifagos. A lo lejos y jadeando,
Harry pudo observar a un Severus Snape que con dificultad se lograba poner de
pie. Recordaba fervientemente las ordenes de Nymphadora, pero en esos días
se había dado cuenta que quería a aquel hombre como un pequeño niño a un
padre. Sin pensarlo, olvidando y desobedeciendo por completo las ordenes de
Tonks, Harry comenzó a correr en dirección de Severus.
-Señor- Harry le abrazo por la cintura mientras Severus le observaba aun
jadeando.
-Potter……Váyase de aquí…..
Severus no podía sostenerse en pie, se desvanecía ante los ojos de aquel niño
que tristemente lo sujetaba sin soltarlo y mirándolo tristemente.
-¿Va a estar bien verdad? Por favor prométame que no se va a morir….
-Escúcheme Potter, váyase, huya y protéjase para que no lo lastimen.
Severus volvió a ponerse de pie con dificultad mientras que por primera vez le
acariciaba los cabellos al niño que lo miraba fijamente sin saber qué hacer ni
cómo reaccionar. Severus desenfundo su varita mientras que Harry le soltaba
alejándose lentamente de el.
-No no puedo….tengo miedo….
Severus se acerco a el lentamente mientras se hincaba para quedar a la misma
estatura del niño. Severus lo miraba a los ojos, eran tan iguales a los de su Lily
que le resultaba difícil fingir ser drástico con el pequeño. Severus bajo la mirada
para después colocar sus manos sobre los hombros de aquel niño.
-Potter creo que debo darle una disculpa por los malos ratos que ha pasado a mi
lado, no espero que lo comprenda pero lo único que puedo decirle en estos
momentos es que usted debe ser un niño valiente, su deber es llegar a ser un
gran mago…
-¿Cómo tu?- Harry lo miraba mientras Severus se olvidaba por completo de todo
lo que sucedía a su alrededor, ni siquiera se percataban que Dumbledore estaba
en problemas.
-Mas fuerte aun…-respondía Severus mientras se ponía de pie dejando de
observar a Harry- Hasta pronto Harry.
El niño se percato que era una de las pocas veces en que Severus lo llamaba por
su nombre. Harry se quedo paradito mientras observaba a aquel hombre
tratando de luchar fielmente al lado de Dumbledore. Harry recordó entonces lo
que Dora le había suplicado >>huye y no mires hacia atrás<<. Fue entonces
cuando el pequeño sintiendo tristeza por dejar a aquellas personas comenzó a
correr hacia la salida. Sentía que algo resbalaba por sus mejillas pero no se
percataba que eran lágrimas. Escuchaba estallido tras estallido, era una
verdadera batalla en la cual lo mejor que él podría hacer seria marcharse con la
única esperanza de volver a ver a aquellas personas que tanto amaba. Estaba
justo por poner un pie fuera de aquella casa cuando uno de los estallidos mas
fuertes provoco que se detuviera queriendo mirar hacia atrás.
-¿DE VERDAD CREISTE QUE PODIAS ESCAPAR DE MI?- Harry podía escuchar
claramente aquella voz que tanto le había atemorizado- NO SEAS
INGENUO……..NADIE LOGRA ESCAPAR DE MI……
Harry por fin volteo hacia atrás para encontrarse frente a frente con aquel
mago, pudo percatarse que a lo lejos se encontraban en el piso tanto
Dumbledore como Severus. Por unos instantes la batalla se detuvo, pues tanto
los mortifagos como los aurores se percataban que EL MAGO MAS TENEBROSO
enfrentaba por fin al pequeño Harry Potter.
-ESTA SERA TU ULTIMA NOCHE EN ESTA VIDA HARRY POTTER, LO PERDERAS
TODO…-aquel mago empuño su varita apuntando al niño justamente en la cara-
ESTA NOCHE LA LEYENDA DE TU CICATRIZ SERA SOLO UN CUENTO DE HADAS
JAMAS REALIZADO…..¡AVADA KEDABRA!
El pequeño solo pudo percatarse de una luz verde dirigiéndose directamente
hacia el. Pudo escuchar levemente el aullido de los licántropos, el sonido de los
hechizos rebotar y rebotar nuevamente, el grito de una mujer que a lo lejos
gritaba su nombre y escuchar el susurro de alguien que simplemente
murmuraba "NO". Todo se fue nublando, no sentía ni frio ni dolor, un silencio
total lo embargo como si todo hubiera desaparecido en aquel preciso instante.
Era como simplemente desvanecerse y dejarse en caer en un vacio. Era
simplemente soledad.
************
ola!!!!
Se que el capitulo pede estar un poco cruel pero les aseguro que las cosas cambiaran para el
siguiente capitulo. No me odien por lo que escribi en este capi. jejejee
Baby of mine

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Todo estaba nublado y obscuro, no se distinguía nada dentro de aquella


realidad, trataba de abrir los ojos a una realidad donde se encontrarían todas
aquellas personas a las que en poco tiempo había llegado a amar. El pequeño
sentía frio, pero aquel frio no se comparaba nada con la soledad de aquel vacio.
-¿Tia Dora?- El pequeño intentaba caminar pero al abrir los ojos solo veía
obscuridad, era como si estuviese en un cuarto muy obscuro-¿Tio Remus?
¿Dónde están?
Comenzaba a gritar pero daba la sensasion de que nadie podía escucharlo.
Comenzo a sollozar al darse cuenta que su realidad era otra totalmente distinta.
Pasaron varios segundos sin que nada extraordinario pasara hasta como en
susurros comenzó a escuchar una voz dulce que lo llamaba por su nombre.
-Harry….Harry….¿Dónde está mi pequeño?
No parecía una simple voz, parecía una melodía triste y a la vez siniestra
proveniente de la nada. Aquella voz resonaba cada vez más fuerte al mismo
tiempo que una pequeña luz comenzaba a iluminarlo todo. Poco a poco todo
fue iluminándose dejando ver al pequeño una hermosa habitación, había
montones de juguetes de bebes y cerca de él una cuna relucía con hermosas y
finas sabanas color azul cielo.
-Pequeño Harry ¿Dónde estás?
La voz dejo de tener eco y sin que Harry supiera explicarlo una mujer joven de
cabellos pelirrojos y ojos verde esmeralda le observaba dulcemente inclinada
hacia el. La mujer comenzó a acariciarle los cabellos mientras que Harry
simplemente la observaba con detalle, no podía creerlo pero se trataba de la
mujer que solo había conocido en fotografías: su madre.
-¿Mami?- murmuro Harry mientras Lily Evans radiante asentía para después
darle un beso en la frente.
Como simple impulso del niño, Harry abrazo fuertemente a aquella mujer que
esbozaba una sonrisa al sentir los pequeños brazos de su hijo sobre ella. A Harry
le pareció el momento mas feliz de su corta vida, al fin podía conocer a la mujer
que durante tantos años había extrañado.
-¿Mami donde estoy?
-Hijo, mi amor….tu no deberías estar aquí….
-¿Por qué? ¿No quieres que me quede contigo?
-No es eso mi pequeño- Lily besaba la frente su pequeño cuantas veces podía-Tu
no puedes, no debes estar aquí, tu debes crecer con niños de tu edad, jugar y ser
muy feliz.
-Pero yo quiero quedarme contigo. Te extraño mucho mami.
Harry comenzaba a sollozar, Lily lo abrazaba como si alguien fuese a arrebatarlo
de sus brazos. Ninguno de los dos se soltaba, se estaba creando un lazo
bastante fuerte entre madre e hijo. Era algo que nunca nadie podría romper.
-Harry, este no es un lugar para ti. Tú debes regresar al lado de Dora, Remus e
incluso de Severus. Ellos han dado todo por ti y estoy segura que te aman de la
misma forma que tu padre y yo.
-Pero no quiero alejarme de ti mami
-Lo se mi amor, pero no puedes quedarte aquí. Si supieras todo lo que te
espera….
-¿Qué es lo que me espera mami?
-Si quieres puedo mostrarte un poco.
-¡Si!
Lily llevo a su hijo hacia una bola de cristal que se encontraba en aquella
habitación. Harry se asomo atento mientras Lily pasaba una de sus manos cerca
de aquella bola provocando que una nube espesa de color blanco brotara de la
nada, el humo fue disolviéndose poco a poco mientras en aquella esfera
aparecía un pequeño niño.
-¡Mami ese soy yo!
Lily asentía mientras Harry se emocionaba al verse dentro de aquella bola de
cristal. El niño que estaba en aquella esfera estaba sentado en una cómoda
alfombra, un poco mas adelante podían distinguirse una chimenea y un
hermoso árbol de navidad adornado de muchos colores brillantes y llamativos.
El niño tomaba uno de los tantos regalos que estaban en el pie del árbol y
comenzaba a abrir uno por uno. Cada uno de los juguetes eran igualmente
bonitos y llamativos. De repente en aquella escena aparecía un Remus Lupin
bastante alegre el cual se sentaba junto al pequeño y juntos comenzaban a
armar un pequeño trenecito.
Lily volvió a pasar su mano cerca de aquella bola de cristal provocando que
aquella imagen se disolviera, Harry iba a protestar pero Lily le indico que debía
observar aquella bola nuevamente. Harry puso mucha atención y en esta
ocasión apareció un muchacho varios años mayor que el, con gafas y un túnica
tipo uniforme. El chico se encontraba montado en una escoba la cual volaba por
hermosos jardines. Aquel chico parecía divertirse muchísimo volando sobre su
escoba, el pequeño Harry simplemente sonreía pues se estaba viendo a si
mismo unos años mas adelante.
-Bueno creo que eso es todo lo que puedo mostrarte- Lily provoco que todo
aquello desapareciera mientras el pequeño Harry la miraba dulce y tristemente.
-¿Ese era yo verdad mami?
-Ahora que has visto esto cariño, debes comprender que no puedes quedarte
aquí….
-Pero mami no quiero que me dejes- Harry la abrazaba fuertemente- No quiero
que me dejes solo.
-Cariño, yo siempre voy a estar contigo. Eso debes recordarlo siempre. Cuando
me busques, solo tienes que cerrar los ojos y pensar fuertemente en mi. Yo
siempre voy a cuidar de ti…
-Te quiero mami.
Lily tomo a Harry de la mano mientras caminaba hacia una silla tipo mecedora,
donde Lily tomo asiento y coloco a Harry sobre su regazo. Lily y Harry se
miraban, Lily comenzó a mecer levemente aquella silla mientras comenzaba a
cantarle a su pequeño hijo.
Hijo del corazón
deja ya de llorar,
junto a ti yo voy a estar
y nunca más te han de hacer mal.

Tus ojitos de luz


el llanto no ha de nublar.
Ven aquí, mi dulce amor,
nadie nos ha de separar.

Hijo mío, mi amor,


no me importa el sufrir,
como un sol tú me das luz
y das calor a mi vivir……
Harry comenzó a parpadear lentamente, Lily solo esbozaba una sonrisa al ver
que su madre le cantaba una canción de cuna. No quería dejar de mirarla y sin
embargo el sueño le vencía. Podía sentir claramente una sensación de amor
que por primera vez sentía, era una fuerza tan grande que nada ni nadie podría
arruinar aquel momento.
-Te amo….mi pequeño Harry….
Harry cerró los ojos cayendo en un sueño profundo, la voz de Lily fue
apagándose poco a poco hasta quedar nuevamente en aquel silencio. No
escuchaba a nadie, solo dentro de sí recordaba aquel hermoso canto de amor
por parte se su madre, quería recordarlo siempre y aunque pareciera extraño,
aquella manifestación de amor que acababa de recibir le hacía sentirse aun en
aquellas circunstancias, el niño más feliz del mundo.
***********
ola!!!!!
he actualizado pronto, espero de verdad que este capitulo sea de su agrado.
como lo he dicho desde el principio del fic SE ACEPTAN COMENTARIOS Y
SUGERENCIAS.
MUXAS GRACIAS POR LEERME Y DOBLEMENTE GRAXIAS A LAS PERSONAS QUE
SE TOMAN UNOS MINUTOS Y ME COMENTAN. =)
¿Que es lo mejor?

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO
Comenta este capítulo

Harry había despertado casi a la semana de aquella dura y cruel batalla, todo o
la mayor parte de las cosas habían vuelto a la normalidad. Después de haber
analizado a profundidad lo sucedido aquella noche en la mansión Malfoy, se
había determinado que Lord Voldemort jamás volvería, Se determino que los
mortifagos fuesen colocados en celdas de Azkaban y de forma paralela el
ministro de magia había declarado paz indefinida en la comunidad mágica.
Aquella mañana era propiamente especial, pues sería el último día del pequeño
Harry Potter dentro de aquel hospital.
-No quiero usar anteojos tía Dora-Harry replicaba mientras Dora le pasaba un
par de anteojos de su medida- Me estorban……Además me veo raro con ellos….
Dora le acaricio los cabellos mientras intentaba consolar al pequeño que
renuente se colocaba los anteojos, desde la batalla, la vista del niño se había
visto seriamente afectada y según los sanadores, era algo que no podía
remediarse de otra forma.
-Ya ves mi amor- Dora lo miraba tiernamente mientras Harry se sentaba en
aquella cama observándola- Nada ha cambiado en ti, el que uses anteojos no
quiere decir que luzcas diferente- Harry volvió a recostarse pues el tener
anteojos no le hacia nada feliz- ¿Qué sucede cariño? ¿Quieres que te cuente un
cuento?
-¡Sí!- Harry emocionado volvió a sentarse de golpe sobre la cama. Dora por su
parte se acerco un poco más a él para comenzar a contarle un cuento.

Erase una vez un enorme dragón llamado nube. El dragón nube atacaba aldeas y
poblados sólo por placer, por el simple hecho de oír los gritos de la gente ante
sus terribles apariciones. Pero únicamente encontraba verdadera diversión cada
vez que los hombres enviaban a alguno de sus caballeros y héroes a tratar de
acabar con él. Sólo el joven Yela, el hijo pequeño del rey, famoso desde pequeño
por sus constantes travesuras, sentía cierta simpatía por el dragón. Algo en su
interior le decía que no podía haber nadie tan malo y que, al igual que le había
pasado a él mismo de pequeño, el dragón podría aprender a comportarse
correctamente. Así que cuando fue en su busca, lo hizo sin escudo ni armaduras,
totalmente desarmado, dispuesto a averiguar qué era lo que llevaba al dragón a
actuar de aquella manera.
El dragón, nada más ver venir al joven príncipe, comenzó su repertorio de trucos
y torturas. Yela encontró sus trucos verdaderamente únicos, incluso divertidos, y
se atrevió a disfrutar de aquellos momentos junto al dragón. Cuando por fin se
estampó contra la nieve, se levantó chamuscado y dolorido, pero muy sonriente,
y gritó: " ¡Otra vez! ¡Yuppi!".El dragón nube se sorprendió, pero parecía que
hubiera estado esperando aquello durante siglos, pues no dudó en repetir sus
trucos, y hacer algunos más, para alegría del joven príncipe, quien disfrutó de
cada juego del dragón. Éste se divertía tanto que comenzó a mostrar especial
cuidado y delicadeza con su compañero de juegos, hasta tal punto, que cuando
pararon para descansar un rato, ambos lo hicieron juntos y sonrientes, como dos
buenos amigos…….Y así, pudo el príncipe regresar a su reino sobre una gran
nube con forma de dragón, ante la alegría y admiración de todos. Y con la ayuda
de niños, cómicos, actores y bufones, pudieron alegrar tanto la vida del pequeño
dragón, que nunca más necesitó hacer daño a nadie para divertirse. Y como
pago por sus diversiones, regalaba su lluvia, su sombra y sus rayos a cuantos los
necesitaban.

-¿te ha gustado?

-¡Si! Tía cuando vivamos juntos, ¿me contaras mas cuentos como este?

-Por supuesto cariño

-¡Hola familia!- Remus se introducía dentro de aquella habitación mirando tanto


a Dora como a Harry- ¿Cómo esta mi pequeño?

-Tío Remus, mi Tía Dora es la mejor contando cuentos…

-Vaya, eso es lo que parece- Remus también se sentó junto a Harry


acariciándole levemente los cabellos. Los tres se veían bien como familia, y
Harry parecía estar viviendo por primera vez, una felicidad plena.

Alguien llamo a la puerta provocando que Remus volviera a levantarse y


dirigiéndose a la puerta la abrió con lentitud. Ahí parado y observando
detenidamente se encontraba Albus Dumbledore.

-Profesor Dumbledore. Que sorpresa verlo por aquí…

-Remus, es urgente que hable con ustedes- Dumbledore lucia un poco serio-
Con los dos contigo y con Dora.
-Desde luego.

Tanto Remus como Dora acompañaron al profesor a una pequea sala cercana a
la habitación de Harry. Ninguno de los dos imaginaba el motivo de aquella
charla, pero esperaban que no se tratase de alguna mala noticia.

-¿Ocurre algo profesor?

-Bueno como seguramente recuerdan, el ministerio de magia y yo somos los


encargados de encontrar un hogar apropiado para Harry- Remus y Tonks
volteaban constantemente a mirarse- Tengo que decirles que los mejores
candidatos para la adopción son ustedes, sin embargo, para llevar a cabo todo
este tramite es necesario que el tutor inmediato permita el uso de ciertos
procedimientos.

-¿Procedimientos?- Dora estaba confundida- ¿Qué procedimientos tendrían que


realizarle al pequeño?

-Modificación de recuerdos- Remus se paralizo al escuchar aquello- Harry no


podría olvidar de la noche a la mañana todos los malos momentos que ha
pasado hasta ahora.

-A nuestro lado le aseguro que con el tiempo, Harry superara todo..

-Remus entiendo tu preocupación, y no dudo de su capacidad como padres,


pero el ministerio cree que lo mejor para el niño es que olvide todo cuanto ha
pasado.

-¿Y entonces cual es el problema?- Dora intervenía bastante confundida aun- Si


nada malo le sucederá al niño, adelante, que se realice ese procedimiento…

-Sin embargo, Severus Snape es quien debe autorizar el procedimiento, y el


problema radica en que, al ser el tutor inmediato, puede pedir de forma
definitiva la custodia de Harry.

-¿¡Que!?- aquello no le hizo ninguna gracia ni a Remus ni a Tonks- ¿Eso quiere


decir que tal vez no nos dejen al niño? Severus no es capaz de cuidar de un
niño…..no es lo mejor para el….

-Y sin embargo en cuanto Harry sea dado de alta, en unas horas, deberá
regresar al lado de Severus, al menos mientras el ministerio y Severus llegan a
un acuerdo- Dumbledore miraba los rostros angustiados de Dora y Remus- Por
lo pronto les sugiero que traten de explicarle a Harry el regreso a casa de
Severus….. Severus vendrá a recogerlo dentro de unas horas.

-¿Profesor?

-Dime Dora- Albus observaba que Nymphadora tenía unas cuantas lagrimas en
los ojos, Remus por su parte parecía descontento con lo anteriormente dicho.

-Al menos permita que Remus y yo dejemos a Harry en casa de Snape, creo que
nos costara mucho separarnos de el.

-Está bien Dora- Dumbledore se acerco un poco más a ambos- Quizá sea bueno
que hablen con Severus, puesto que yo tampoco creo conveniente que le
modifiquen sus recuerdos al niño. Severus es quien tiene la última palabra
respecto a eso, si decide quedarse con Harry las memorias del niño no serán
alteradas pero si decide seguir con la adopción…

Remus y Dora interpretaron aquel silencio de Dumbledore, realmente ya no


sabían si adoptarlo sería lo correcto, puesto que forzar a alguien a simplemente
olvidar no era algo digno de presunción. Era un dilema, solo había dos opciones,
o Severus lo adoptaba de forma definitiva y el niño conservaba sus recuerdos tal
cual, o lo adoptaban los Lupin y sus memorias serian del todo alteradas ¿Qué
era realmente lo mejor?

*******************

Sentimientos encontrados

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Dora, Remus y Harry caminaban por una angosta calle, los tres iban tomados de
la mano mientras disfrutaban de aquellos momentos en familia. Harry
observaba a su alrededor mientras recordaba que anteriormente ya había
estado caminando por esos lugares, observo que se acercaban a una casa que le
resulto bastante conocida. Antes de llamar a la puerta, Dora se inclino para
abrocharle bien la chamarrita a Harry. Le trato inútilmente de acomodar los
cabellos y sus gafas, el niño podía darse cuenta que Dora trataba de decirle algo.

-Escucha Harry…-pero no sabía como comenzar- Supongo que recuerdas esta


casa ¿o me equivoco?

-Esta es la casa del señor- Harry miraba aquella casa sin estar verdaderamente
deseoso de volver- ¿Qué hacemos aquí tía Dora?

-Pues……en realidad…

-Escúchame campeón- Remus levanto a Harry para sostenerlo entre sus brazos-
lamentablemente tienes que quedarte aquí por un tiempo, pero te aseguro que
no será demasiado.

-¿Por qué tío Remus? ¿Ya no me quieren?

-NO, no se trata de eso cariño- Dora se acercaba a su esposo y al niño con unas
cuantas lagrimas en los ojos- Nosotros te amamos Harry, pero antes de que
puedas vivir con nosotros para siempre debes volver al lado de Severus al
menos por unos cuantos días.

-Bien creo que Severus nos espera- Remus con el niño en brazos se acerco a la
puerta para llamar a ella.

Como lo esperaban Severus Snape abrió la puerta seriamente mirando


fijamente aquella escena, era lo más cursi que recordaba haber visto. Harry
abrazaba a Remus pero cuando observo a Severus su rostro esbozo una leve
sonrisa. Severus ni siquiera se tomo la molestia de pedirles que pasaran. Por su
parte Remus y Dora se observaron por unos segundos sin saber que decir.

-Severus….como seguramente ya sabes….

-Potter regresara a vivir conmigo, lo se Lupin- Remus bajo a Harry para mirar de
frente a Severus- Lo más conveniente para el chico lo decido yo, así que le s
agradecería, que lo dejaran de una buena vez…

-Severus, por ahora se queda contigo pero no olvides que Dora y yo somos
quienes verdaderamente lo amamos. Nosotros somos lo mejor para el

-Y que a ti no se te olvide Lupin, que la última palabra la tengo yo- Severus jalo
del brazo a Harry para introducirlo en su casa- Así que Lupin..

Severus alzo una ceja indicando que ellos(Dora y Remus) debían salir de su
propiedad. Remus asintió junto con Dora, ambos desaparecieron justo enfrente
de sus ojos, Severus cerro de golpe aquella puerta para entonces observar al
niño que con cierto temor se llevaba las manos a los bolsillos de la chamarra.

-Bien Potter, estoy seguro de que recuerda perfectamente las reglas de esta
casa, conoce su habitación y las horas de comida. Ahora suba a su habitación y
permanezca ahí hasta que se le ordene otra cosa.

Aun dudando de aquellas palabras, Harry giro sobre sus talones para comenzar
a subir por aquella vieja escalera, reconoció de inmediato el olor, todo lo que
para él ya era familiar. Entro lentamente en su habitación observando que todo
permanecía exactamente en su lugar, que la habitación estaba perfectamente
limpia y que no había rastros de los juguetes que tanto le gustaban. Observo
que cerca de su cama había un viejo baul, se acerco a el mirándolo, al abrirlo
observo que dentro de este estaban los soldaditos de juguete que Severus le
había regalado en alguna ocasión. Esbozo una enorme sonrisa al sacar uno por
uno todos los juguetes viejos que se encontraban ahí, encontró también sus
crayones y pinturas, al fin niño, todo parecía perfecto.

Severus por su parte subía también las escaleras, al llegar a su habitación, se


encontró con la caja que contenía un viejo oso de peluche. Por instantes dudo
en hacerlo, pero saco de aquella caja al oso y se dirigió con pasos lentos a la
habitación del niño, al abrir sutilmente la puerta se percato que el pequeño
jugaba con los soldaditos y un oso nuevo de peluche. Parecía haber olvidado por
completo al viejo "copito", observo también que el niño dibujaba nuevamente
sobre las paredes de la habitación, pero ni siquiera se tomo la molestia de
regañarlo, era como si verlo feliz con un nuevo oso le hubiera dolido, eso
significaba que al ser un niño podría adaptarse rápidamente a cualquier otro
sitio, quizá lejos de el.

Se alejo lentamente dejando al niño disfrutar de aquellos momentos de


imaginación, jugar era algo de lo que el casi no tenia recuerdos y no se sentía
con el derecho de quitárselos a aquel niño. En su despacho ya, Severus medito y
medito sobre lo que sucedería con Potter cuando él tuviera que tomar una
decisión con respecto a su futuro. Quizá lo mejor sería que olvidara. No podía
obligarlo a recordar momentos tan tristes, un niño inocente y puro, no merecía
algo como eso. Sin que Severus se diera cuenta anocheció mientras meditaba.
Observo su reloj y comprobó que era tarde. Subió a la habitación del niño y al
menos se alegro de verlo ya en pijama.

-Bien Potter- Severus se acerco a la cama mientras movía toscamente las


cobijas- Es hora de dormir.

Harry alzo ambas manos esperando a que Severus lo levantara y lo recostara en


la cama, pero contrariamente a eso Severus simplemente le tomo de un brazo y
le levanto con tosquedad. Harry comprendió que aquel hombre era bastante
diferente a Remus.

-No tengo sueño….

-Pues tiene que dormir- Severus le recostó de mala gana mientras lo tapaba de
la misma forma- Mañana tendremos que salir.

-¿A dónde vamos a ir?


-Vamos a salir y punto.

Severus se dirigió a la salida con intención de apagar la luz, observo de reojo


mientras veía al chico abrazar fuertemente a su pequeño oso. Severus no lo
pensó más y apago de golpe la luz.

-¡NO!

-¿Qué sucede?- Severus encendida la luz mientras observaba al niño que de


golpe se sentaba en aquella cama- ¿Le teme a la oscuridad Potter?- el pequeño
no contesto, simplemente bajo la mirada- De acuerdo, le dejare la luz
encendida.

Severus dejo al niño durmiendo, aquella misma noche tendría que tomar una
decisión respecto a lo que haría de ahora en adelante. Tomo un viejo pedazo de
pergamino y comenzó a escribir. Tenía que mandar esa carta esa misma noche,
pues al día siguiente tendría que salir con el pequeño. Quizá estaba demente
pero tenía que hacer algo con el niño antes de tomar una decisión definitiva. Era
lo mejor y sin embargo dudaba en hacerlo.

********************

El valle de Godric

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Severus le ayudaba al niño a colocarse una pequeña túnica de viaje, Harry lo


observaba sin saber que decir. Al terminar, Severus le tomo toscamente del
brazo para dirigirse a la salida. Harry no quería preguntar pues sabía que la
respuesta no seria del todo amable. Severus abrió la puerta lentamente, ambos
comenzaron a caminar por el pequeño jardín que Severus tenía enfrente de su
casa. Severus se detuvo en seco, Harry que como de costumbre cargaba a su
pequeño osos le dirigió una mirada triste y cuestionante.
-Sera mejor que se sujete fuertemente de mi Potter.
Harry no necesito escucharlo dos veces, se sujeto tan fuerte como pudo de la
mano de Severus. Apretó los ojos mientras sentía que el alma se le iba y que era
tirado por un gancho de la espalda. Sentía que desaparecía y reaparecía.
Cuando sintió por fin el piso firme abrió lentamente los ojos encontrándose con
un panorama hasta entonces desconocido. Ante el había una hilera de casas,
una calle ancha y aparentemente tranquila. Escucho una fuerte campana sonar
a lo lejos, como si se tratase de una iglesia. No había señales de movimientos
humanos, Harry alzo los ojos para mirar a aquel hombre que suspiraba y
comenzaba a sudar fervientemente.
-¿Dónde estamos?- Harry hablaba temeroso- ¿Qué es este lugar?
-Estamos en el Valle de Godric- Severus hablaba en voz baja y con un tono de
voz moderado- Hay algo que quiero que conozca.
Severus comenzó a caminar lentamente por aquellas calles, Harry se la pasaba
mirando a su alrededor mientras observaba que la mayoría de las personas se
encontraban en sus casas. Observo juguetes tirados por los jardines y sentía
deseos de jugar con ellos pero cuando sentía el leve jaloneo de Severus,
aquellos deseos se desvanecían.
-¿Por qué la gente está adentro?
-Es domingo Potter- Severus le observo de reojo pero segundos después su vista
se fijo al frente.
-¿A quien vamos a conocer? ¿Es un mago como tú?
Pero Severus se detuvo y entonces la vista del niño se fijo al frente. El silencio
era mas evidente en aquella parte del valle, observo que había un puerta ancha
con forma de arco y a lo lejos se distinguían algunas cosas que Harry no
reconoció de inmediato. Al principio creyó que se trataba de estatuas pero
conforme se fueron acercando Harry se percato que se trataba de un
cementerio. Tanto Severus como Harry comenzaron a caminar por el pasillo de
aquel cementerio. Había una paz, que a Harry le pareció el lugar mas tranquilo
del mundo, no había ruidos. Severus se detuvo después de varios minutos
dirigiéndose a una lapida la cual contenía los nombre <>. Harry, que aun no
sabia leer observo que Snape se detenía a leer las inscripciones para después
sacar su varita y hacer aparecer unas cuantas rosas blancas justo debajo del
nombre de Lily.
-Potter…..en este lugar se encuentra su madre…
-¿Mi mami esta aquí?- Harry no dejo de observar aquella sepultura mientras con
su dedo recorría las palabras grabadas en aquel pedazo de mármol- ¿Por qué no
podemos verla?
-Porque se ha ido Potter, esta en un lugar mejor- Severus no sabia que
responder, aunque le asombraba ver que Harry no sollozaba- Siempre que lo
desee puede venir a visitarla…
Los dos permanecieron ahí por un largo rato, ni Severus ni Harry se miraron.
Severus pedía perdón en silencio, quizá nunca superaría que por su causa ella
estaba ahí abajo separada de su pequeño hijo.
-Es hora de irnos, debemos visitar otro lugar antes de volver a casa- Severus
tomo nuevamente de la mano al niño mientras juntos comenzaban a regresar.
Harry volteaba de vez en cuando para observar nuevamente la tumba de sus
padres. Severus caminaba rápidamente mirando de reojo al niño quien se
mostraba entusiasmado por conocer aquel nuevo lugar. Severus camino junto
con Harry por varias calles hasta que sin dar explicación se detuvo frente a una
casa que estaba en ruinas. El pequeño se asombro, pues nunca en su vida había
visto una casa como aquella. Severus comenzó a acercarse junto con el niño,
finamente y sin hacer tanto escándalo ambos entraron dentro de aquella casa.
Todo lo que estaba ahí dentro lucia bastante deteriorado y destruido. Severus
soltó al niño por primera vez para observar con mas detalle. Le resultaba tan
amargo estar en aquel lugar, venían a su memoria recuerdos que creía haber
suprimido.
-¿Señor? ¿Por qué estamos aquí? Este lugar es muy feo…..y huele feo…
-Potter- Severus se volvió al niño agachándose para quedar a la misma altura de
el- Esta casa…..este lugar……era su hogar….
-¿Esta era mi casa? ¿Mi mami y mi papi vivieron aquí?
-Si Potter, usted vivió aquí- Severus se levanto nuevamente observando
fijamente al niño que parecía asombrado y a la vez triste.
Sin que Severus pudiera evitarlo el niño se dirigió rápidamente a las escaleras,
casi corriendo subió por ellas para explorar la segunda planta de la casa, Snape
tardo un poco en reaccionar pero finalmente le siguió para cerciorarse que nada
malo le pasara. Al llegar a la segunda planta se encontró con que Harry estaba
en una de las habitaciones que por lo que relucía, era la de un bebe. Habia una
cuna totalmente destrozada, muebles viejos y llenos de polvo. Harry observo
con detenimiento cada uno de los espacios de aquella habitación, pudo darse
cuenta que todas las cosas estaba tiradas y regadas, a causa del abandono. Pero
entonces encontró algo en el piso que llamo su atención. Se inclino para recoger
a dos pequeños elefantes color blanco, parecían juguetes pero se percato que
eran de un material mucho mas fino, eran de porcelana.
-Señor….
Severus se acerco para mirar mas de cerca, y entonces otro recuerdo volvió a su
memoria…
-Felicidades Lily.
Un joven Severus Snape de aproximadamente trece años de edad, le entregaba a
una chica pelirroja una caja de regalo. Ella sonreía al ver aquel obsequio.
-Sevie- Lily asombrada sacaba a los dos pequeños elefantes de porcelana que
lucían nuevos y completos- es un lindo detalle, prometo tenerlos siempre para
acordarme de ti…..
Severus recordaba como si fuera ayer aquel momento, jamás podría
olvidarlo pues era algo que llevaba clavado muy en el fondo de su
corazón, sintió un profundo dolor en el pecho, recordando entonces lo
que Dumbledore le había dicho "es dolor por amor" pero entonces la voz
de Harry volvió a traerlo a su realidad.
-¿Puedo llevármelos?
Severus no sabía como contestar, el le había regalado aquellos elefantes
a Lily y ahora serian propiedad nada más y nada menos que de su hijo,
un hijo que por su culpa ahora estaba solo.
-Por supuesto- Severus se acerco nuevamente a el para sujetarlo del
brazo fuertemente- Sera mejor que nos vayamos, se está haciendo
tarde..
Harry asintió un poco triste, pues él deseaba pasar más tiempo en
aquella casa vieja y abandonada, pero tampoco contradijo a Snape y
aferrándose fuertemente a el ambos desaparecieron. Los recuerdos de
Severus volvieron a quedar sepultados al aparecer en su casa. Harry
subió a su habitación dejando a Severus mas pensativo que nunca,
cargaba con una culpa que quizá nunca podría olvidar.
**************************************
La decision de Severus

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Aquella mañana era fresca, Dora bajaba las escaleras de su casa mientras
observaba por la ventana de su cocina. A lo lejos le pareció ver como su lechuza
volaba en dirección a la ventana. Tonks le abrió para que la agitada lechuza le
entregara una carta sellada con la insignia del ministerio de magia. Sin saber el
porqué llamo a Remus fuertemente mientras este con su calma llego a su lado.
-Es del ministerio..
-Bueno en ese caso veamos de que se trata- Remus abrió con paciencia aquel
sobre mientras comenzaba a leer, Dora trataba de ver pero Remus se lo
impedía- Adivina de que se trata..
-Nunca he sido buena en las adivinanzas Remus- Dora hacia un puchero que
provocaba que Remus esbozara una sonrisa- Pero espero que sea algo bueno,
de lo contrario no deberías estar riendo.
-El ministro solicita nuestra presencia para tratar asuntos relacionados con la
custodia de Harry- Dora sonriente abrazo a Remus con fuerza y saltando de
alegría- ¿Sabes lo que significa Dora? Aquí dice que han resuelto la situación del
niño y que Severus ha firmado la autorización para que lo adoptemos.
-Nuestro niño volverá a nuestro lado- Dora soltaba a Remus mientras se
imaginaba a Harry entrando y saliendo por aquella casa- Por fin tendremos la
familia que siempre soñamos.
-Sera mejor que comencemos a arreglarlo todo, dentro de tres días será un
nuevo comienzo para todos. Me pregunto qué fue lo que hizo que Severus
cambiara de opinión..
Remus y Tonks se miraron sin que ninguno de los dos supiera cómo responder
aquella pregunta. Remus sabía que Severus sentía afecto por el niño, y lo que
verdaderamente le preocupaba era que Severus cambiara de decisión en el
último momento.
*********
Un poco lejos de aquella casa un hombre y un niño desayunaban en silencio,
ninguno de los dos se miraban, era ya una costumbre para el pequeño
desayunar de aquella forma. Sin que Severus se lo esperara alguien parecía
llegar por su chimenea. Por curiosidad Harry se levanto a toda prisa de la mesa
para ver de quien se trataba.
-¡Profesor Dumbledore!
Severus se levanto de inmediato al escuchar aquello. Caminando lentamente se
dirigió a su chimenea y como los había escuchado, ahí parado y abrazando al
pequeño Harry se encontraba Albus Dumbledore.
-Profesor Dumbledore- Severus se acerco dejando un poco de distancia
-Ah Severus, es un placer verte recuperado y gozando de esta tranquilidad-
Dumbledore observaba tanto a Harry como a Severus- Veras he venido porque
creo que es momento de que tu y yo charlemos un poco…
-Bien, en ese caso- Severus frunció levemente el ceño para mirar a Harry- Potter
suba ahora mismo a su habitación.
Harry miro tristemente a Dumbledore pero obedeció sin protestar, estaba tan
acostumbrado a ese tono de voz que ya ni siquiera lloraba cuando alguien le
hablaba de esa forma. Subió lentamente las escaleras mientras Severus le
observaba fijamente. Cuando por fin escucho al niño dentro de su habitación
Severus se volvió a Dumbledore que seguía observando las escaleras.
-¿En qué puedo servirle Profesor?
-Severus me he enterado que ya has tomado una decisión sobre el futuro de
Harry- Severus bajo levemente la mirada- sin embargo me ha sorprendido tu
decisión pues, yo personalmente creí, que serias tu quien se quedaría
definitivamente con Harry.
-Profesor- Severus levanto nuevamente la mirada- Yo no podría hacerme cargo
de un niño, menos si se trata del hijo de Potter.
-Es el hijo de Lily Evans y eso debería bastarte- Dumbledore tomo asiento por
fin, Severus lo imito, ambos hombres se miraron fijamente a los ojos- Severus,
hace años cometiste un error que te llevo a perder lo que más amabas, no
vuelvas a cometer un error semejante.
-Yo no….siento nada especial por el niño, lo protejo únicamente porque..
-No trates de engañarte a ti mismo- Dumbledore lo interrumpía mientras
Severus ladeaba la vista hacia otro lado- Sabes perfectamente que te has
encariñado demasiado con ese niño, el se ha vuelto tan importante para ti, que
con gusto darías la vida por defenderlo a él.
-Se equivoca- Severus miraba nuevamente a Dumbledore- yo solo he cuidado de
él, por la promesa que le hice a usted hace años…
-Eso no es verdad- Dumbledore lo miraba por encima de sus gafas de media
luna- Tratas de ocultar ese cariño tras una máscara. Pero realmente sabes, que
el cariño que Harry te brinda es el de un hijo a un padre y tú ves a ese niño
como el hijo que nunca pudiste tener con Lily.
-Profesor- Severus se ponía de pie secamente- Lo mejor para Potter es que viva
con los Lupin, a mi lado no conocería más que carencias y falta de atención. No
puedo cuidar de él.
-Escúchame Severus, aun puedes recapacitar- Dumbledore se levantaba
dirigiéndose a la chimenea- El niño aun está contigo, si cambiaras de decisión el
ministerio avalaría tu decisión sin ningún problema. Ten en cuenta que si se
lleva a cabo el procedimiento, Harry nunca te recordaría, te olvidaría por
completo.
-Quizá eso es lo mejor.
-¿De verdad crees que Harry merece olvidar a una persona como tú?- Severus
no comprendía- Haz sido su padre y el ha sido tu hijo. No vuelvas a perder lo
más importante que te ha pasado en esta vida: Harry.
Dumbledore desapareció dejando a Severus aun más conflictuado que antes.
Realmente aquel anciano profesor tenía razón en algo: se había encariñado
demasiado con el niño, pero no podía evitar darse cuenta que él nunca sería un
buen padre, que carecía de todo y que la culpa nunca lo dejaría amar a alguien
en plenitud. Subió las escaleras para vigilar un poco a Potter. Las palabras de
Dumbledore resonaban en su cabeza <>. Pero justo cuando estaba a punto de
llegar a la planta alta se percato que Harry se encontraba paradito en la puerta
observándolo con los ojos húmedos, parecía que se soltaría a llorar en cualquier
momento. Severus se detuvo, ambos se observaron por unos segundos pero
entonces el pequeño niño corrió hacia Severus abrazándolo fuertemente.
Severus no sabía como responder, lo único que se le ocurrió hacer fue colocar
una de sus palmas sobre la espalda del niño.
-Te quiero…
El niño se aferraba con mas fuerza, Severus continuo avanzando sosteniendo al
niño en brazos. Se dirigió a la habitación que el niño ocupaba y con lentitud lo
bajo al piso. El niño parado alzo la mirada para ver aquellos ojos negros que tan
fijamente lo miraban. Severus trono los dedos y al instante su fiel elfo
domestico apareció haciendo una pequeña reverencia.
-Cuidarás de Potter- El elfo lo miraba un poco sumiso y asintiendo al mismo
tiempo- Es posible que yo regrese tarde….
-¿A dónde vas?
Harry volvía a acercarse a aquel hombre que simplemente lo miraba mientras
suspiraba en varias ocasiones. Aquellos ojos le hacían cambiar de opinión
infinidad de veces. Dudaba de las decisiones ya tomadas. Se cuestionaba si
realmente hacia o no lo correcto.
-Tengo muchos pendientes que arreglar Potter- Severus observaba que el niño
lo sujetaba de la túnica de forma suplicante- Pero descuide, lo que se haga y lo
que se decida será siempre pensando en su bienestar.
Severus abandono aquella habitación, sin mirar hacia atrás, no podía creerlo
pues lo que Dumbledore le había dicho era verdad. El representaba la figura
paterna que Harry nunca había tenido y fue entonces cuando estando por fin a
solas y caminando por las calles del barrio, Severus reconoció que aquel niño
representaba el hijo que quizá nunca llegaría a tener.
*************
¿Despedida?

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Severus terminaba de arreglar al pequeño, pronto se retirarían de aquella casa


para asistir a la cita en el ministerio de magia. Severus observaba que el niño lo
miraba con una mirada tierna y a la vez triste. Prefirió no observarlo, pues eso
dificultaría mas lo planeado. Cuando por fin estuvo listo Severus tomo
toscamente la mano del niño para comenzar a caminar hacia la salida.
-¿A dónde vamos? ¿Vamos a ir otra vez a visitar a mis papis?- Harry observaba a
aquel hombre con una mirada dulce y alegre, Severus simplemente negaba con
la cabeza
-¿Ha guardado todo lo que le pedí?
Severus le mostraba a Harry una pequeña maleta, el niño asentía sin responder
verbalmente a la pregunta. Severus le tomo de la mano indicándole al niño que
se aferrara fuertemente a el. Harry estaba más que acostumbrado al hecho de
desaparecer y aparecer. Apretó sus ojos mientras sentía la misma sensación de
esfumarse de un lugar y aparecer en otro. Al abrir sus pequeños ojos pudo
percatarse que estaban en un lugar que le resultaba familiar. La gente caminaba
por todos lados, sin mirarse unos entre otros, en el atrio estaba aquella fuente
don el y Dora habían tenido su primer encuentro. Severus se percataba que el
niño se aferraba fuertemente a su mano, como temiendo volver a perderse
dentro de aquel lugar. Caminaron hasta llegar al asensor, ninguno de los dos se
dirigía entonces la palabra, pero bastaba ver al niño para darse cuenta que le
sorprendia estar en aquel lugar. Cuando el asensor se detuvo, Severus guio a
Harry por varios pasillos hasta llegar a una oficina donde ambos se detuvieron.
Severus iba a tocar la puerta cuando la voz de Dumbledore provoco que tanto
Severus como el niño ladearan a verlo.
-¡Profesor!- Harry corrió a abrazar al anciano profesor que simplemente esbozo
una sonrisa al ver al pequeño- ¿Qué hacemos aquí?
-Bueno en realidad no he venido solo- Dumbledore se ladeo un poco para que
Harry pudiera observar que un poco atrás se acercaban lentamente Remus y
Dora.
-¡Tio Remus, Tia dora!- Harry no espero a que se acercaran mas, el mismo corrió
a alcanzarlos ante la mirada suspicaz de Severus.
Remus levantaba a Harry mientras Dora trataba de acariciarle los alborotados
cabellos. Harry se dejaba consentir por aquellas dos personas, Severus a lo lejos
simplemente observaba atentamente, Dora le quería realmente y Lupin parecía
feliz de tener una "familia" como aquella. Severus comprendió muchas cosas en
esos momentos, lo bueno y lo malo, lo correcto y ideal para un niño de aquella
edad. Severus bajo la mirada cuando sintió que Remus le observaba de reojo.
Los tres (Harry, Dora y Remus) se incorporaron a Dumbledore y Severus.
Dumbledore abrió la puerta indicándole a los Lupin y a Severus que entraran.
-Tu debes esperarnos aquí por un momento- Dumbledore se inclinaba para
observar a Harry a los ojos- Te prometo que no será mucho tiempo. Por favor no
te muevas de aquí.
Harry asintió sentándose en una pequeña banca que estaba cerca. Los cuatro
adultos entraron por aquella habitación dejando a Harry en el pasillo. Harry
observaba con detalle aquel pasillo, por la mala experiencia que ya había
pasado Harry ni siquiera se movia de aquel lugar.
*******
Dentro de aquella sala y sin que Harry lo supiera, Remus, Dora, Severus y
Dumbledore se reunían con el ministro de magia que sostenía unos cuantos
rollos de pergamino en sus manos.
-Bien como seguramente ya saben, ustedes tres han sido llamados porque es
preciso determinar el destino de Harry James Potter Evans- Hizo una pausa
mientras Remus y Dora se sostenían de la mano fuertemente- Hemos recibido
una notificación por parte de Severus Snape, actual tutor del menor en la cual
cede la custodia total a Remus John Lupin y Nymphadora Tonks. Ahora el
motivo de este llamado es simplemente ratificar la decisión del señor Snape..
-Si me permitiera ministro- Severus intervenía por primera vez- he considerado
que quizá no sea tan necesario que le modifiquen la memoria al niño, a final de
cuentas terminara olvidándolo todo- Remus y Dora no cabían en si de felicidad,
al fin podrían llevarse al niño con ellos, era lo mejor y sin embargo daba la
impresión de que Severus fuese a cambiar de parecer de un momento a otro.
-Lamentablemente cuando un niño es dado en adopción- el ministro se
acercaba a los adultos mirándolos fijamente- el procedimiento tiene que
realizarse, normas son normas Snape. Pero para agilizar toda esta situación que
le parece si ratifica su descicion firmando los pergaminos de adopción.
El ministro le coloco a Severus los mismo pergaminos que había firmado ya con
anterioridad, Severus observo a los Lupin que ansiosos esperaban a que Severus
firmara en aquel papel. Dumbledore por su parte bajaba constantemente la
mirada esperando alguna reacción por parte de Severus, pero esto no sucedió.
Severus comenzó a recordar todo por lo que aquel niño había pasado, lo que
necesitaba era una verdadera familia, algo que el nunca podría darle, necesitaba
tanto de ello que aunque por dentro sentía que algo explotaba coloco con
lentitud aquella firma en los papeles. Era como si aquello hubiera durado horas
pero al final solo habían sido unos cuantos minutos. El ministro retiro el
pergamino observando aquella firma.
-Bien en ese caso será mejor que llevemos al menor con los aurores encargados.
-¿Eso es todo? ¿Podremos llevarnos a Harry pronto? -Dora parecía bastante
impaciente al escuchar aquellas palabras- ¿La custodia es nuestra?
-Desde luego señora Lupin- El ministro guardaba aquella custodia en un sobre
sellado, el cual le entregaba a Remus que asombrado simplemente abrazo a
Dora- A partir de ahora Harry James Potter es oficialmente ya, un miembro más
de su familia- Remus y Dora comenzaron a sonreír y abrazarse al escuchar
aquello. Por fin el sueño de ser padres se convertía en una realidad.
-Antes de que se lleven al niño- Dumbledore intervenía por primera vez-
¿Podrían dejarlo unos minutos a solas con Severus? Quizá el niño quiera
despedirse antes de….olvidarlo…
-Si los Lupin no tienen inconveniente- Remus y Dora aceptaron pues ya nada
podía opacar aquella felicidad- Por mi tampoco.
El ministro, Remus, Dora y el profesor Dumbledore abandonaron aquella sala
dejando a Severus pensativo y con cierto sentimiento de tristeza y culpabilidad.
Momentos después Dumbledore se incorporo a el con el niño tomado de una
mano. Harry le observaba con una mirada que Severus no recordaba haber visto
en el.
-Bien los dejare unos momentos a solas.
Dumbledore desapareció dejando al niño y a Severus ahí. Harry se acerco un
poco mas a Severus, este a su vez se inclino para quedar a la misma altura que
el niño. Ambos se miraron fijamente sin decirse palabra. Severus no sabía como
comenzar. Eran tantas cosas que quería decirle que no encontraba por dónde
empezar.
-Potter yo….
-Te quiero….mucho…-Harry le abrazo espontáneamente como si supiera que esa
seria la ultima vez que vería a aquel hombre-….mucho….
Severus sentía aquel pequeño calor proveniente del niño, pero era mas que eso,
era lo que quizá muchos conocían como cariño paterno. Por primera vez en su
vida Severus regreso un abrazo con un poco de afecto. Severus se separo de el
colocando sus manos en los hombros del niño, observando a través de aquellas
pequeñas gafas aquellos ojos verdes que tanto le recordaban a Lily, a su Lily.
-Potter quiero pedirle una disculpa- Severus se detuvo ante la interrogante del
niño- No soy la persona que usted cree, en parte es mi culpa que usted no tenga
a sus padres.
-No entiendo- El niño también colocaba sus pequeños brazos en los hombros de
Severus- ¿Por qué dice eso señor?
-Algún día usted conocerá la verdad y es probable que llegue a odiarme, yo
mismo me odio por eso…
-yo no te odio- Harry lo miraba compasivamente, Severus sentía que se
quebraba cada vez que sentía ver a Lily en ese niño- Tu eres bueno….por eso te
quiero….y mucho.
-Hay algo que quiero darle antes de que se vaya a vivir con los Lupin- Severus
saco de su túnica una cadena de plata con un pequeño sol partido por la mitad.
Con cuidado se lo coloco en el cuello al niño sin que este pronunciara palabra.
-¿Y la otra mitad? ¿Quién la tiene?
-La conservare yo- Severus se ponía de pie mientras observaba como el niño
quedaba maravillado con aquel regalo.
-Yo también quiero darte algo- Harry sacaba de una de las bolsas de su pantalón
un pequeño elefante de marfil- Quiero regalarte uno, para que no me olvides…
Severus lo tomo entre sus manos mientras recordaba las palabras del niño <>,
era como si el niño presintiera lo que sucedería. Severus guardo el pequeño
elefante de su túnica, era insólito pero él le había regalado esos elefantes a Lily
y ahora su hijo le obsequiaba uno de ellos, era como si un lazo especial uniera
los destinos de Harry y Severus.
-Bien ha llegado el momento de despedirnos Potter- Severus observaba que
Dumbledore abría la puerta con sutileza- hasta aquí llego mi aventura con
usted…
-¿Podre visitarte mañana?- Dumbledore tomaba de la mano a Harry pero este
no pudo evitar preguntar- ¿Podemos visitarte mis tíos y yo?
-Si- Severus sabía que mentía, pero prefería ver la sonrisa de satisfacción del
niño ya que si se negaba a aquella pregunta Harry indudablemente lloraría-
Adiós…..Harry- Severus murmuro el nombre del niño mientras lo observo
desaparecer con Dumbledore.
Era triste decir adiós y hasta ahora lo comprendía, medito unos momentos mas
sobre la decisión que acababa de tomar, había sido lo mejor pero algo en su
interior se lo reprochaba cada vez que lo pensaba. Las palabras de Dumbledore
resonaban mas fuertes en su cabeza, era como si nunca fuese a superarlo. Pero
entonces algo mue en el fondo le hizo andmitir algo que el jamás se imagino
sentir: Amor por alguien mas. Sin que Severus se diera cuenta Dumbledore
entraba nuevamente por aquella puerta observándolo fijamente.
-Lo hecho, hecho esta- Dumbledore se acerco a aquel hombre que al mirarlo se
enderezo de inmediato- Pero si quisieras ratificar…..aun estarías a tiempo….el
procedimiento aun no comienza…
Severus ni siquiera respondía, se limito a tratar de salir bruscamente de aquella
oficina dejando a Dumbledore con una sonrisa en la boca. Severus se detuvo en
la puerta girando para observar al profesor.
-¿Está seguro de lo que me dice? ¿Dumbledore?
-En absoluto
Severus desapareció dejando a Dumbledore pensativo y esperando que aquel
hombre por fin hiciera lo que su corazón realmente deseaba, solo podía
desearle suerte y esperar a que aun llegara a tiempo.
***********
La esperanza del futuro.

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

Habían pasado dos días desde que Harry Potter había desaparecido por
completo de la vida de Severus Snape, este despertaba esperando encontrar
aun un poco de aquella felicidad que Harry le transmitía a través de sus sonrisas,
pero en vez de eso en su casa solo reinaba el silencio. Desde que el niño se
había ido Severus no había entrado en la habitación que había sido de Harry,
pero ese día era un nuevo comienzo, debía acostumbrarse nuevamente a su
habitual soledad. Con calma abrió la puerta de aquella habitación vacía, camino
lentamente por ella, admiro los dibujos en la pared pensando en que quizá sería
mejor deshacerse de todo lo que le recordara la estancia del niño en su casa.
Observo también que en el piso alfombrado había un soldadito tirado, para ser
exactos era uno bastante llamativo y con una espada en la mano. Lo recogió
sutilmente observándolo, seguramente al niño se le había olvidado llevárselo.
En la pequeña mesita también había unos cuantos dibujos llenos de colores.
Severus decidió que si bien no tenia el coraje para tirarlos, debía guardarlos con
todo lo demás. Se dirigió entonces a su habitación tomando la caja donde
guardaba el viejo Copito, una pelota de colores, un elefante de marfil y entonces
agrego el soldadito y las hojas llenas de dibujos. Cerro aquella caja y la oculto
dentro de su armario. Nadie debía ver aquellos objetos que ahora eran parte de
los mejores recuerdos de su vida.
Le ordeno a su elfo que limpiara todos aquellos dibujos de la pared, pero ante el
hecho de que la pintura era indeleble, Severus se vio obligado a tapizar toda
aquella habitación, ahora todo recuerdo visible había desaparecido, todo
parecía volver a la normalidad. Sin que Severus se lo esperara alguien llamo a su
puerta. De mala gana bajo para abrir y su sorpresa fue tal al ver al profesor
Dumbledore ahí, mirándolo pacientemente.
-¿Qué tal Severus?
-Profesor- Severus se hizo a un lado para que el profesor pasara- ¿En que puedo
servirle ahora Dumbledore?
-La verdad es que he venido a traerte noticias de Harry, los Lupin han decidido
tomar unas pequeñas vacaciones llevándose a Harry desde luego..
-Perdone que lo interrumpa Dumbledore- Severus sonaba tajante como de
costumbre- pero lo que hagan los Lupin no es de mi incumbencia. Pueden hacer
con Potter lo que mejor les parezca.
-Bien, erróneamente pensé que te interesaría- Pero Dumbledore sabia que
aquello era mentira, a Severus le importaba tanto que prefería fingir que nada
le importaba- En realidad mi visita es para ofrecerte una vacante en el colegio.
-¿Vacante?
-Como seguramente ya sabes el profesor Slughorn ha decidido retirarse y es
preciso que encuentre un digno profesor de pociones ¿Qué me dices?-
Dumbledore le observaba sobre sus gafas de media luna- ¿Aceptarías ser el
nuevo profesor de pociones?
-Yo…..-Severus lo meditaba con cuidado, si se convertía en profesor quizá
volvería a ver a Potter algún día- No estoy seguro de que sea lo mejor…
-Vamos Severus- Dumbledore caminaba lentamente a su alrededor- Si aceptas,
serás también el Jefe de la casa de Slytherin ¿No es eso acaso lo que alguna vez
soñaste cuando eras estudiante?-Severus asintió mientras Dumbledore
esbozaba una enorme sonrisa- Bien en ese caso deberás presentarte el 1° de
Septiembre en Hogwarts para inicio de curso. Nos dará mucho gusto tenerte de
vuelta en el colegio.
-Gracias por todo Albus…
-Adiós y no olvides que es muy probable que vuelvas a encontrarte con nuestro
pequeño Harry dentro de unos años.
Dumbledore le guiño un ojo mientras Severus fruncía levemente el rostro. Pero era cierto,
volvería a verlo dentro de algunos años. Busco debajo de su camisa y encontró la mitad
del sol colgado de su cuello. Volteo aquel pequeño sol para leer lo que en el había escrito
y con letras muy bien definidas se veían la palabra <<Little>> (pequeño). Guardo
nuevamente aquel sol dentro de su camisa asegurándose que nadie lo viera con facilidad.
Observo su casa y se percato que realmente solo sería cuestión de tiempo antes de que
volviera a verlo, antes de que por fin aquel peño sol estuviera por fin completo.

******
Lejos de aquella casa y en una hermosa playa, una pequeña familia jugaba en las
arenas observando de vez en cuando el cielo y el mar. Remus Lupin ayudaba al
pequeño Harry a construir un castillo tan alto como puedieran. Harry se
entusiasmaba de solo ver que aquellas dos personas (Remus y Dora) le
ayudaban con un profundo amor. Su memoria había sido modificada casi a
totalidad, no recordaba a sus odiosos tios muggles, ni a Voldemort y
lamentablemente tampoco a Severus. Su vida era feliz a totalidad, aquellas
personas estaban dispuestos a dar todo por el.
-¡Tio Remus mira!
Remus observaba como el pequeño tomaba un poco de tierra y provocaba que
la misma se elevara girando a su alrededor, como si se tratara de una mini
tormenta de arena. Dora se asombro tanto que simplemente abrazo y beso los
cabellos del pequeño.
-No cabe ninguna duda de que serás un gran mago- Remus le despeino los
alborotados cabellos mientras Harry sonreía- Cuando cumplas once años, iras a
un colegio similar a este castillo de arena.
-¿Cuándo iré? ¿Falta mucho?
-Si mis cuentas no fallan- Dora fingía contar con los dedos- Faltan siete años….
-Es mucho tiempo- El pequeño hacia un puchero mirando tristemente a aquellas
personas- yo quiero ir pronto.
-Ten paciencia amor- Dora le acariciaba los cabellos mientras miraba como la
tarde comenzaba a caer, el sol mostraba un color rojo naranja bastante
agradable- Cuando menos cuenta te des estarás en el colegio aprendiendo
magia..
-Tía Dora ¿Qué dice aquí?- Harry le mostraba una pequeña palabra escrita en el
pequeño sol que colgaba de su cuello.
Dora se esforzó por leer lo que ahí decía y observo como claramente se leia la
palabra <<Prince>> (Príncipe). Dora observo a Remus mientras este se acercaba para
leer. Ambos se miraron pues aquello era extraño.

-Aquí dice…..Príncipe…- Remus observaba como Harry los miraba esperando una
explicación.
-¿Era de mi papi James? ¿El me lo regalo antes de irse al cielo?
-Si- Dora respondía de manera firme aquella pregunta, aunque ninguno de los
dos sabia de donde había salido aquel pequeño sol- Tu padre te lo regalo hace
mucho tiempo…Debes cuidarlo mucho cariño.
-Lo hare Tía Dora.
Harry al darse cuenta que Remus y Tonks estaban sentados juntos, abrazo a
ambos fuertemente. Aquellos adultos pudieron darse cuenta de la
responsabilidad que ahora tenían, pero estaban seguros que podrían hacer que
Harry creciera en un hogar digno, lleno de amor y con la esperanza de un futuro
mejor. La batalla había sido olvidada por todos. Aquellos malos momentos
habían quedado en el olvido, ahora solo estaba el presente y el futuro. Los tres
observaron una vez más como el sol comenzaba a ocultarse, preferían quedarse
así, juntos los tres para siempre y deseando solo conservar aquella alegría y paz
por lo que restara de su vida.
************
Como lo mencione, escribire un epilogo que espero sea del agrado de todos
ustedes......Recuerden que cualquier cosa puede suceder. Muchos BESOS y
GRACIAS A TODOS LOS QUE LEEN Y COMENTAN ESTE FIC.
BESOS!!!! y hasta el EPILOGO...^^
EPILOGO

Limpiar Texto

Capítulos
1. El comienzo de toda una historia
2. Hacia un nuevo hogar
3. Hogar dulce ¿Hogar?
4. ¿Feliz o Infeliz?
5. El termino de un día.
6. Relámpagos de media noche
7. De compras
8. Paternidad forzada
9. Pequeño
10. Futura adopcion
11. Los Wesley
12. Juegos de niños
13. El comienzo de una aventura
14. Explicaciones
15. Perdido
16. Comenzando de nuevo
17. Comenzar de nuevo II
18. Felicidad
19. La advertencia de Severus
20. Cosas que suceden
21. Y comienza la persecución
22. ¿Y donde esta Harry?
23. Los planes
24. La mansion Malfoy
25. El rescate de la orden (PARTE I)
26. El rescate de la orden (PARTE II)
27. Baby of mine
28. ¿Que es lo mejor?
29. Sentimientos encontrados
30. El valle de Godric
31. La decision de Severus
32. ¿Despedida?
33. La esperanza del futuro.
34. EPILOGO

Comenta este capítulo

OLA!!!
Antes que nada GRACIAS a todos mis lectores por seguir hasta el final con esta historia.
Esta es mi manera de concluir con esta historia que tanto me ha gustado escribir. La verdad
es que hubo cambios que tuve que realizar para asi tratar de complacer a la mayoria de
Ustedes. Este es el Epilogo aunque si desean podria escribir un final alternativo, segunda
parte, Epilogo II, lo que ustedes deseen. Si a alguien le debo mis escritos es a ustedes. No
duden en comentarme lo que les gusto, lo que no les gusto y si les gustaria algo mas. Sin
mas y esperando que disfruten de esto:
Remy.

**************************

EPILOGO. 7 AÑOS DESPUES.....

Harry lograba escuchar voces a larga distancia, la voz grave de un hombre aunque no
lograba reconocerla, era como un susurro que no lograba comprender con
claridad "Quiero pedirle una disculpa Potter….", "Hay algo que quiero darle antes de
que se valla a vivir con los Lupin","Harry...".Pero Harry estaba seguro de no recordar
nada antes de vivir con los Lupin, no resultaba lógico y sin embargo eso indicaba que algo
no estaba del todo claro. Aquellas palabras se habían convertido en un constante sueño
durante los últimos meses.

Observo su reloj y se percato que eran cerca de las dos de la mañana, otra vez
se había despertado a causa de aquellos sueños, se sentó en su cama y sujeto
con fuerza aquel medio sol que colgaba de su cuello, cuando se sentía agobiado,
apretar aquel objeto le daba cierto grado de seguridad y consuelo, pero aun
debía dormir pues el momento que tanto había esperado por fin llegaba: Asistir
al Colegio Hogwarts de magia y hechicería.
-Gracias Papa….- Harry se recostaba nuevamente en su cama sosteniendo aquel
medio Sol que tanto cuidaba.
Logro dormir por varias horas más hasta que sin que él se diera cuenta se
encontraba ya caminando por la estación King's Cross empujando un carrito
lleno de equipaje. A su lado y aferrándose fuertemente a su brazo caminaba una
pequeña niña de cuatro años de edad.
-Voy a extrañarte mucho- la pequeña parecía a punto de llorar y se aferraba con
más fuerza al brazo de Harry- No quiero que te vayas…..
-No será para siempre Naty- Harry se detenía para agacharse y observar a la que
él consideraba su pequeña hermana- Para navidad estaré de regreso y entonces
podremos jugar a lo que tú quieras.
-¿A la casita y al te?
-Si eso es lo que tú quieres- Harry la abrazaba mientras la pequeña soltaba unas
cuantas lagrimas en su hombro.
-Eres el mejor hermano del mundo- La pequeña lo observaba con aquellos ojos
color cafés tan característicos de Remus- Por eso eres mi héroe hermano…
-¿Pero qué sucede con mis niños?- Dora y Remus se acercaban a ellos con
lentitud y observándolos con amor. Dora sostenía entre sus brazos a un bebe
cuyo color de cabello era azul- Naty ¿No quedamos en que no ibas a llorar? Tu
hermano no va a irse para siempre, en navidad lo tendremos de vuelta casa
cariño…
-Pero…lo voy a extrañar mucho- La pequeña comenzaba a llorar- Nadie va a
jugar conmigo…
-Tengo algo que quizá te gustaría cuidar por mi Naty- Harry buscaba en su
mochila hasta que por fin saco a un pequeño y desgastado oso de peluche-
¿Querrás cuidar de él mientras yo estoy en el Colegio?
-¡Es Copito!- La pequeña Nataly tomaba al osito entre sus brazos para abrazarlo
de la misma forma en que Harry lo había abrazado alguna vez- ¿Voy a
quedármelo?
-Por supuesto- Harry se levantaba para observar a Remus que le sonreía- El va a
ser tu nuevo compañero de juegos..
-Bueno jovencito basta de charlas o el tren te va a dejar- Remus se acerco a
Harry para colocarle una mano en el hombro y con la otra empujar el carrito del
equipaje.
Remus y Harry atravesaron la barrera mágica, al aparecer del otro lado Harry
por fin pudo admirar la plataforma 9 ¾ en su máximo esplendor. Había
estudiantes por doquier y todos o la mayoría de ellos iban acompañados por sus
familias. Remus y Harry esperaron a que Dora, Teddy (que iba en brazos de
Dora) y Naty atravesaran la barrera para así, todos juntos despedir a Harry.
Mientras Remus acomodaba el equipaje, Harry observo que un grupo de magos
llegaba a la estación, la mayoría de ellos eran pelirrojos, Harry pudo
reconocerlos de inmediato: los Weasley.
-¡Ron!- Exclamo Harry corriendo hacia ellos y saludando a un chico que era
exactamente de su misma edad.
Los Weasley habían sido parte de su vida, pues Harry recordaba haber convivido
con ellos lo suficiente como para llegar a quererlos. Remus, Dora también se
unieron al saludo, era un día especial para ambas familias pues, los mas
pequeños de sus hijos se irían por fin al colegio. Harry no pudo evitar notar a la
pequeña y única hermana mujer de Ron. Era una niña tímida pero a su corta
edad era muy bonita. El tren silbo indicando que debía partir…
-Creo que es hora de que nuestro muchachito parta- Dora tenía unas cuantas
lagrimas en los ojos- Cuídate mucho cariño- Beso su frente infinidad de veces-
No te metas en líos y.....Solo cuídate mucho ¿De acuerdo cariño?- Harry
simplemente asintió.
-Bueno Campeón- Remus también se acerco a él para revolverle el cabello-
Cuídate mucho y no olvides escribirnos…
-Hermanito…..-La pequeña Naty se acercaba a su hermano para rodearlo por la
cintura- No me olvides….
Harry abrazo fuertemente a cada uno de ellos, alzando la mano se despidió subiendo al
tren entusiasmado. Su vida como estudiante en Hogwarts estaba por comenzar. Una vez
más llevo su mano hacia su cuello y sostuvo por varios momentos el medio sol
apretándolo con sutileza, la palabra contenida en esa mitad relucía más que
nunca "Príncipe". El tren comenzó a caminar, Harry podía ver a Naty corriendo tratando
de alcanzar el tren y agitando vigorosamente la mano. El tren finalmente giro y Harry los
perdió totalmente de vista.

Mientras tanto y en la estación Remus y Dora lucían preocupados, tenían la


sensasion de que algo ocurriría durante aquel primer viaje del chico. Ambas
familias se quedaron contemplando como el tren se alejaba hasta perderse de
vista. Remus suspiro, Harry ya no era aquel pequeño niño que habían conocido
hacia siete años. Ahora era un jovencito lleno de sueños e ilusiones. Tenía una
vida por delante.
-Veras que todo va bien….- Dora miraba a su esposo con mucha seguridad.
-Eso espero- fue la respuesta de Remus
******
Mientras tanto en una mazmorra del castillo un hombre terminaba de
desempacar. Mientras colocaba con cuidado sus artículos, puso percatarse de la
presencia de una caja deteriorada, por instantes dudo en siquiera tocarla, pero
su deseo de observarla fue mayor. Con pasos lentos se sentó en la silla de aquel
escritorio y con lentitud la fue abriendo hasta quedar al descubierto una serie
de objetos.
Severus sostuvo entre sus manos al viejo y feo Copito, la pelota que cambiaba
de colores, el pequeño elefante de marfil y unos trozos de papel en los cuales
había dibujos. Era tonto pero aun recordaba haber guardado todos esos
objetos. Recordaba al pequeño niño correr por los roncones de su casa,
recordaba el color de sus ojos y entonces se dio cuenta que pronto volvería a
ver a aquel pequeño niño.
Se preguntaba como seria, como habrían cambiado sus ojos, su cabello, su voz, su
complexión. ¿Sería realmente aquel pequeño niño al que tanto había recordado? ¿Sería el
mismo? Suspiro creyendo que se trataba de un sueño, pero no, se trataba de una realidad
que había esperado por siete largos años. Al fin podría verlo de nuevo. Se llevo una de sus
pálidas manos al cuello buscando la mitad del sol que el conservaba. La palabra que
contenía aquella mitad del sol aun relucía como hacía siete años "Pequeño".

Un pensamiento extraño recorrió sus entrañas en un abrir y cerrar de ojos, y es que si el


sol llegaba a unirse seria un todo, algo completo y difícil de dividir, quizá era hora de que
la otra mitad del sol se uniera a la otra mitad, quizá era hora de unir por fin aquellas
palabras: "PEQUEÑO PRINCIPE".

FIN......

*****

Gracias a todos por haber seguido este fic. Un guiño especial a


Naty_Tonks, gracias por dejarme usar tu nombre en este fic.

NUEVAMENTE GRACIAS y ojala nos volvamos a ver.