Está en la página 1de 1

Actualmente las líneas de transmisión usadas en la mayoría de los países se

construyen con conductores ACSR ya que estos ofrecen una gran resistencia
mecánica y una baja resistencia eléctrica a una temperatura máxima de operación
del conductor de 75 °C, todos los cables tienen dos propiedades mecánicas
llamadas la elasticidad y la plasticidad, lo cables ACSR están hechos de
conductores de acero en el centro los cuales son poco plásticos, es decir, cuando
se deforman por tensión mecánica estos vuelven a su posición original al quitar la
tensión mecánica, por el contrario los conductores de aluminio H19 (usados en los
conductores ACSR) presentan una plasticidad mayor que la del acero. Estas
limitaciones mecánicas impiden que las líneas de transmisión que usan conductores
ACSR puedan usarse para transportar potencias que impliquen una temperatura
superior a 75 °C, esto provocaría que la flecha de los conductores aumentara y
superara peligrosamente las distancias mínimas de seguridad.
Por otro lado, los conductores ACSS que están hechos con hilos de acero en el
centro y en su exterior con hilos de aluminio blando el cual tiene una alta plasticidad
lo que implica que una vez el conductor alcance la flecha máxima los hilos de
aluminio conservaran esta forma. Estos conductores tienen la particularidad de que
se pueden operar con temperaturas de 200 °C lo cual quiere decir que permiten
pasar más corriente por ellos, esto tiene una desventaja y es que cuando pasamos
más corriente por un conductor, las perdidas por efecto Joule aumentan con el
cuadrado de la corriente. Como ya se mencionó antes, estos conductores tienen
una plasticidad distinta en los hilos de acero que en los de aluminio, lo que implica
que una vez el conductor se enfrié y se contraiga toda la carga mecánica recaiga
sobre los hilos de acero ya que los de aluminio serán más largos y estarán
distanciados de los conductores de acero, esto tiene una ventaja y es que por ese
espaciamiento entre los hilos de aluminio y los de acero circula aire que no solo
refrigera el conductor si no que amortigua la vibración producida por el viento
disminuyendo así los efectos de cizalladura en los aisladores.
El uso de conductores ACSS implica varios aspectos a tener en cuenta, entre ellos
el más importante es el del aumento de la flecha lo que implica tener que construir
estructuras más altas, otro aspecto es el del aumento considerable de las pérdidas
de energía por efecto joule.