Está en la página 1de 30

ANTOJOLOGIA BREVE

el viejo vega

(2019)

1
RETAZOS DE LLUVIA
(2009) Alción Editora, Córdoba.
Imagen de tapa: MAX (Albornoz), Acuarela.
[Poesía en Verso Libre (2000-2004) - 86pág.]

Indicios:
 Retazos de lluvia
 Oraciones
 Carta a mi-negrura
 Tierra húmeda
 Papel y saliva
 Identitarios

i
Cuando llueves de papeles los crayones ventanales
azulas mi despertar.

2
(suspiro azul)
Comienza
se nubla
el cielo se oscurece
mi mirada se empaña
con las primeras gotas de lluvia

llueve
corre una brisa fresca
que acaricia mi cara
estoy de pie con los brazos abiertos
mirando el cielo
mirando la lluvia
y cada gota que cae
cae
con el peso del destino
de los párpados
de los labios que se besan
y dibujan
un suspiro azul
que destruye
tiempo
historia
histeria
contradicción
desesperación
depresión
soledad
terquedad
crueldad
sobriedad
locura
razón
corazón
represión
dudas
3
temor
paciencia
ciencia
enfermedad
indiferencia
ausencia
presencia
verdad
sentidos
vestidos
piel
formas
colores
estética
ética
moral
religión
pasión
cielo
tierra
y tormentas

tormenta
que aparece en el cielo
que cubre la tierra
que corrompe el alma de los hombres
que corrompe el alma
que rompe el alma
destruye al hombre
destruye
la tormenta

tormenta
de letras
se nubla
la hoja se oscurece

4
mi página se empaña
con las primeras letras escritas

escribo
corre la tinta
que acaricia el papel

estoy escribiendo

mentira

soy
una tormenta
un torrente
de ideas
sentimientos
pasiones
contradicciones
confusiones
prisiones
colores
espacios
cosas
personas
letras
y cada una de las letras
cae
con el peso del destino
de los párpados
de los labios que se besan
y dibujan
un suspiro azul
que destruye
el silencio.

5
ADOQUINES y MANDARINAS
(2011) Alción Editora, Córdoba.
Foto de tapa: HorasInsanas Productora de Arte
Bailarina: Magdanela Arnao
[ Poesia en Prosa - 67pág.]

Indicios:
 Lluvi-eidad
 Carta de rendición
 Lluvia otoñal (i-iv)
 Besos (i y ii)
 Adoquines y mandarinas (i-iv)
 Carta de interpelación (i-xii)
 Besos impalpables (i-vii)
 Violetas (i-iii)
 En. Lengua

6
Las palabras se han roto. Un trapo gris besa los ojos del besante. Cerrar de ojos-cielo. Los dos cielos
se refrescan en la misma lluvia. Llover de hilachas y besos. Hay retazos de lluvia por todos lados pero
no hay beso que logre zurcirlos. Deshilachados suspiros caen al piso. Un cielo se destiñe. Se grisácea.
No hay negrura besable ni lluvia reciente. Un trapo gris cubre su alma rota. Las palabras se han vuelto
laberinto. La negrura origen y destino. La lluvia un harapo sin costura que espera refrescarse en la
misma lluvia de los dos cielos. Letragotapuntada se anuncia tormenta. Los besantes corren a refugiarse
en los besables. Viceversa. Se encuentra lloviendo. Y. Se encuentran. Lloviendo.

7
Invisibles mis ojos besan tu mirada. Serán míos los dedos que atraviesen tu cintura en todas
direcciones. No hará falta que te quites la ropa. Será mi presencia la que te desnude en público. Te
quitaré la piel desde dentro. Brotaré en tu espalda como un par de alas. Volaré en tu cabello como el
viento. Moriré en tu lengua y estallaré besándote en todos tus besos y en tus palabras. En el silencio
huiré para fíltrame entre tus nalgas y atravesar tu sexo, para arder en tus pezones y sangrar como la luz
del sol. Seguiré tus pasos haciendo de mí tu suelo. Y me volveré otro cuando sea otro el que sostenga
tu mano. Invisible recorreré tu cuerpo hasta que me absorbas y sea tu corazón el que marque mis
latidos y me desparrame en ti, lujurioso y tierno. Invisible te morderé el cuello y me quedaré a vivir en
los rincones de tu mirada. Seré tuyo siempre que lo desees. Y cuando en la noche cierres los ojos
apareceré para complacerte desnudo y a la intemperie. Así podrá tu cuerpo cubrirse con el mío y sentir
tu alma, de mi alma, el abrigo. Estaremos juntos lo que dure el hechizo. (...) Y cuando el hechizo se
rompa, será que hemos detenido el mundo para desbordarlo y para besarnos en privado.

8
UMBRALES Y PENUMBRAS
(2016) Alción Editora, Córdoba.
Motivo de tapa: “las tres caras del amor” Raúl Cañestro
[Prosa Erótica y Erosiva (2013) – 87pág.]

Indicios:
 Umbrales
o Ego eimi
o Fechas y afinación
o Repetición y resonancia
 Penumbras (i-iv)
 Femineidad. Es
o Pro-mesa
o La cena
o Arboleda
o Para vos
o En verdad
o Ontoginecologia
 Espejismos
o Yø.
o ¿Junta-Puchos?
o Escribir es un pecado

9
Penumbras.
a Luz.
i
¿Somos? Cómodos para el otro. Pero. También. Nos potenciamos. ¿Qué nos entrevera y demora
juntos? Algo hermoso y distinto. De las limitaciones personales a lo infranqueable de las relaciones
despiertan tiempo y miedo como formas de distancia. Indiferencias. No afectación. Desencuentro. […]
¿Cómodo o aterrador? El destino aterra. Como la libertad. No me aterra que te vayas pero tampoco
que vivamos juntos. Estoy familiarizado con la rutina. Terror y ansiedad. Con vos me siento desnudo.
Destinado-destinatario. No tener ansiedad de vos ni terror de tu falta, o a la inversa, es raro. La
comodidad en la falta de terror genera ansiedad. Pero trato de reconciliarme con la comodidad y la
rareza de hacernos rutina. Estoy aprendiendo.

Nunca hay garantías. No hay: “de una vez y para siempre”. La inercia de lo inerte. Sino actos. Lo
absurdo y fugaz que sostiene. Todo proyecto y relación interpersonal. Comprometerse reclama acción.
Tiempo. Proximidad y descentramiento. […] El beso. Hoy dado. No garantiza nada. Aunque
comprometa. Se clausura en sí mismo. Aun siendo el último. Siempre es lo primero. Una invitación.
¿La comodidad excluye el encuentro?

No hay malas intenciones. Sino. Cierta incapacidad. No saber. Compartir o comprometerse. Reclamar
sexo o convivencia. Ir al cine. Entrega. […] Impotencia y reclamo se complementan. Entrega y
descentramiento se reclaman. Impotencia y entrega se tensionan. En encuentros y desencuentros.
Contraponiendo negociación y amor. Lo que se da no se negocia. Por eso hay prioridades. Contra
postergación. Arrepentimiento y reproches.

Besar da sentido. ¿Qué conjugar? No intencionado ya. Intentado. En un sábado. Intenso. Si no fluye.
Dejarse. O seguir ensayando. Puedo buscarnos mientras encontrarte sea un milagro. Lo que te haga
feliz será lo mejor para nosotros. Para mí. Se quien soy. Finitud. Limitaciones. Quiero ser felizmente
amado. Y entregarme sin reparos. Ni forzamientos. O expectativas. Incluso. Fracasar en el intento.
Aunque entre intento y fracaso medie el boicot. Mutuo. Deseo lo mejor para nosotros. Para vos no
tengo más que gratitud. […] ¿Habrá que tomar distancia para potenciarse? ¿Hay amor a distancia? El
amor es el olvido de sí. Que se traduce en actos. La distancia es el olvido de las diferencias. Somos
distintos. Capaces de amor y distancia. […] ¿Por qué cambiaríamos nuestro ritmo? ¿Para entrar o salir
de la penumbra? Entrevero de luz y sombra.

¿Cómo no esperar nada? La espera desinteresada y el interés, por desesperación o desesperanza, se


contraponen. Accionar sin esperar como intencionar sin acto niega el compromiso en proyecto. La
aceptación reclama prioridades. Hacer pareja es el esfuerzo impostergable por mejorase para el otro.
Potenciarse sin forzar los cambios en el otro y sin postergar los cambios en uno mismo. Boicot. Es.
Clausurar las potencias. Maximizar la distancia. Asumir el desamor como destino. La felicidad como
límite. Forzar y postergar violentan la pareja. Negociación y pareja se contraponen. […] Quienes
sincronizan son secundarios. Al des-sincronizar la prioridad es otra. Uno de dos.

En la penumbra. Luz y sombra se conjugan. Sincrónicas se besan. Se aúnan y se entregan. Sin besos.
Prioridad y aceptación. Mutan. Una sonrisa se vuelve invitante. O intimidante. La invitación suscita
efectos. Acciona. Deja huellas. Pero no las causa. La causalidad garantiza el negocio entre intereses.
Invitación y causalidad se excluyen. Así que. No te sientas obligada. Por mi causa. Podemos esperar.
Hasta que recuperes tu identidad. Incluso puedo pedir ayuda o darnos coraje. Intimar. Estás invitada.

10
A coger y tomar mate. Dígame si me extralimito. Sepa que. No uso otra palabra por pudor y respeto
aunque nos haya sorprendido la penumbra y bendecido el amor en más de un gesto. ¿Me das una
sonrisa? Te invito un beso.

ii
Deseo. Hacerte el amor con sólo respirar o contener el aliento. Sentir el peso de tu cuerpo contra el
mío. Mi alma esfumándose al roce de tu lengua. Como arrancas mi piel con uñas y dientes. Mientras
me quejo. De las cosquillas. Deseo. Desnudarnos. Penetrarte hasta echar raíz y crecer en tu historia.
Desparramar tu hermosura en el universo guardando tu sabor en la eternidad. Del instante. Encuentro.
Donde. Epifanías del orgasmo. Y. Erotopía de la penumbra. Se conjugan. Hasta brotar desbordante en
borbotones y espasmos intermitentes de amor y risa. O quedar exhausto. Estrujado en vos.
Reconocernos. Acompasados. Quiero dormir. Soñarte. Despertarnos. Juntos. Entre gemidos o silencio.
Te deseo lo mejor. Y conmigo. Por eso quiero mejorar. Para emparejarnos. Árboles de vida. Jardineros
de sentido. Deshojarse en letras. O flores musicales. Tener excusas. Aburrirnos juntos. Reprochar o
dedicarte lo que hago. O deseo. Este escrito. Estremecerte. Acompañarte. Cuanto me permitas.
Alimentándote. Siendo juntos. Sido tuyo. O a la inversa. Pero. Reverdecer. Libres.

Que fotosintetices. Respetar tus tiempos. Hasta trascender. Incluso mi oscuridad. Enverdecernos.
Palpitantes. Juntos. A pesar nuestro. Que. Nos amemos. Albahacas. Y caracoles. Eso deseo. Así te
deseo. Más y más. Luminosa. Gigante. Plena. Feliz. Libre. Humilde. Así. Como sos. Hermosura y
gratuidad. […] Gracias por estas ganas de vivir.

Ojalá pueda. Agradecerte el hambre. Ansiedad y terror. De amarte. Recordar que viejo y todo puedo
entregarme a lo que sucede entre nosotros. Que respirar recobra sentido. Agradecer. Tu olor.
Agigantando mis pulmones. Tu. Bendición de mujer. Entrega y dulzura. Amanecer en plena noche.
Volver a desear.

iii
Al lastimar. Como en cualquier negociación. Queriendo o sin querer. No hay pareja. No soy violento.
Quizá muy torpe. No quiero hacerte mal. Ni justificarme. Pero. Prefiero el abandono a exponerte a
violencia. Y. Si soy imposibilidad de amar preferiría distanciarnos a que por emparejarnos te
postergues. Perdón. Soy sincero. En defensa. De la acusación de oscuridad. Confieso. Miedos y
deseos. Miedo a la felicidad y la infelicidad. Pareja contra soledad. Deseo de fidelidad. Una presencia
como la tuya. Incondicional. No me molesta ser ambiguo y contradictorio. Un viejo sombrío. Que a
veces prefería dejarse morir.

La héroe de esta historia. Con. Lunares cruzados y cabello trenzado. Pies helados y cornadas de
carnero. Yuyos por todos lados. Dibujando. Puentes o abismos. Sin importar el clima. Vivir cantando.
O. Bailar una zamba. Morfosis y confidencia. Silente. Tanto que. La intensidad de tus gestos
enceguece. Como. Lágrimas. La primera y la última. Lluvias. Acontecimiento y milagro. Decir: “Te
amo. Soy feliz. Por mí, por vos, por nosotros”. […] Sos vos.

¿El amor duele más que la distancia? ¿Hay desapego sin abandono? Quizá amar reclame saber.
[¿Filosofía?] Ensayar. Incluso las expensas del alquiler. Y por eso. Duela. Volver atrás. Tanto como
seguir. Descubriéndose. Descentrándose. Aprendiendo como darse. Darte todo. Lo que sé. Sabe hacer.
Y lo que no. Esperando. Acompañarse. Fielmente. ¿Quién sabe? Quizá el amor siempre esté al borde

11
del individualismo. Yoico. Depende de uno. Pero no es posible si otro no nos invita. Con. Aceitunas o
besos. Hirvientes o en ensalada. A enredarnos y entremezclarnos. Lengua con lengua.

Sin hermosura. Mejor morir. […] Cuando no muero. Es porque me lo impedís. Aun cuando no puedas
acompañarme en este giro. De. Escribir. Empecinado. En contradecir lo evidente. Aferrado a un rayito
de luz. En traducir luz en sombra. Y a la inversa. Palabras en silencios.
Saldán queda en oscuras. Haz dejado de leer.
[18/5/12-18/1/13]

iv
¿Sólo si hay miedo hay cuidado? […] Quizá cuidar o salvar no se aparte de controlar. Reclamando
asimetría. Oponiéndose a la paridad. Anteponiendo distancia a proximidad. El amor a distancia como
la ausencia sería una forma de cuidarse mutuamente. Una muerte. De alguno de los dos. Ya que. Sin
luz no hay sombra. Cuidar sería relacionarse con otro. Pero sin otro. Relacionarse con el propio miedo.
Los espejismos. Decir “te quiero cuidar” sería decir “quiero matarte” y “cuídame”, “suicídame”. Aquí
hay dialéctica y ambigüedad. […] Tampoco es que libertad y descuido se reclamen. Aunque ambas
suponen superarse para el otro. En un nosotros. Que se sostiene en actos. Y deseos. Que son nuestros.
Y no tuyo o mío. Aunque digamos: “soy para vos”.

Si lo que hago te gusta y no te hago disgustar. La distancia no puede darse por acción o no acción sino
por inacción. Como falta de deseo. La inacción es indeseable. Por eso distancia y deseo se excluyen.
Entonces: ¿si te deseo, o nos deseamos juntos, hay proximidad aunque haya dolor? y ¿si hay distancia
no hay amor aunque haya salud?

Cambiar por amor, si de eso se trata, no es una forma de cuidar el amor sino de exponerlo.
Tensionando libertad y miedo. Descentrándose humildemente. Porque. El “yo” y el “cambio” se
excluyen. ¿Todo cambio debe ser nuestro? O peor aun: ¿sin nosotros no hay cambio? Quizá por eso
cambiar suele ser tanto indeseable como doloroso. Intimidante como saludable. Imposible como
impostergable. O a la inversa. Postergable como posible. Propio y compartido. […]
¿Esta historia continuara?

Tú sombra.

12
DISPERSOS Y FUGACES
(2017) Remitente Patagonia, Trelew.
[Poesía – 100pág.]

Dispersos y Fugaces: reúne una serie polifónica de textos. Poesía en prosa. Su polifonía está dada por el intento
de llevar la escritura a otras voces. Ampliar el registro de lectores incorporando otros idiomas: francés e inglés.
Italiano. Pero también otros lenguajes: las artes plásticas. Anunciando cada apartado. Sin dejar de lado las
recurrencias filosóficas y lacanianas del índice. Cada página está atravesada por el problema de la traducción y la
dificultad de traspasar una gramática, de descentrar al ego del autor, y salir al encuentro del otRo. [Esfuerzo
inconcluso.] Otro. Que nos asiste y acompaña. Desde Japón. [Y.] A quienes no podemos más que agradecer.
Como ustedes. [Lectores.]

AGRADECIMIENTOS

[Gracias:] Gonzalo Carle [francés], María del Mar Castillo y Sara Caballero [inglés] y Armando Fiore
[italiano] por su trabajo de lectura, traducción y corrección. Martín González (3, 5 y 6) y Lucas Drago (1, 2 y 4)
por las ilustraciones y su disposición a reescribir sus obras en función de los textos. Agradecemos también el
prólogo de Hernán Bergara y a quienes editan estas palabras desde Remitente Patagonia.

13
La nitidez en los labios. La mirada borrosa. Un dejo de distancia y asombro recién pintados. La
frescura de lo que no se ve ni se presiente. Una mujer más que invernal o inventada. Una invitación
incalculable al estrago. Una puerta: invisible, intensa, extasiante, cotidiana. El recuerdo que nos
empuña con la furia de la libertad […] pero sólo es el viento, que nos apuñala con besos intempestivos
y tiernos.

Clearness in lips. The faded glance. An aftertaste of distance and wonder recently painted. The
unconcern of what is not seen or presaged. A women more than wintry or invented. An amountless
invitation to havoc. A door: invisible, intense, ecstatic, daily. The memory that reign us with the fury
of freedom […] but it is just the wind that stabs us with untimely and tender kisses.

La Netteté sur les lèvres. Le regard flou. Une nuance de distance et d’étonnement qui viennent d’être
peints. La fraîcheur de ce qu’on ne voit pas et on ne pressent pas. Une femme plus qu’hivernale ou
inventée. Une invitation incalculable au ravage. Une porte: invisible, intense, extasiant, quotidienne.
Le souvenir qui nous manie avec la fureur de la liberté […] Mais seul le vent, qui nous poignarde avec
des baisers intempestifs et tendres.

La nitidezza nelle labbra. Lo sguardo sfocato. Una rinuncia e una sorpresa recentemente affrescata. La
freschezza di quello che non si percepisce. Una donna più che invernale o inventata. Un invito
incalcolabile alla devastazione. Una porta: invisibile, intensa, estasiante, quotidiana. Il ricordoche ci
controlla con la furia della libertà […] però è solo il vento, che ci pugnala con baci inopportuni e
teneri.

14
A Höhenhime

Alles, was wir überhaupt beschreiben können,

könnte auch anders sein.

[Wittgenstein]

夏彼深
が女雪
生の時
ま名間
れ前を
変は止
わまめ
っだる
た燃
とえ
きて

15
…lanzarse por igual contra amadas y enemigos, torcerse el pie contra
un vestido azul y vencer la lluvia con la emplumadura de nuestras
ramas hasta sentir que el mate nos agujerea la distancia, verte dormir
y buscar tus labios, entre palabras y café con chocolate, hasta
rendirse, de puro posmoderno, dejándose caer en la promesa de un
desayuno y una flor, mientras el hambre reverdece y tu nombre me
llama de regreso al pleonasmo de…

...se lancer par égal contre des aimées et des ennemis, se tordre le
pied contre une robe bleu et vaincre la pluie avec pluie avec la
plugnoirdere de nos branches jusque sentir que le mate nous perce la
distance, te voir dormir et chercher tes lèvres, entre des mots et du
café au chocolat, jusqu’à se rendre, du postmoderne pur, se laissant
tomber sur la promesse d’un petit-déjeuner et une fleur, alors que la
faim reverdi et ton nom m’appelle de retour au pléonasme de…

16
PÁRPADOS
(2018) Alción Editora, Córdoba.
[Prosa poética. Entre psicología y filosofía (2015/17) - 87pág.]

Indicios:
 Parpados
o Pre-Silábico
o Amanecer
o Refutación y Réplicas
o Parpadear
o Retrospectiva
o Confecciones Intemporales
o Lo sé
 [a]-Nexos
o Clínica: Franqueza y Verdad
o El feminismo de Lacan
o Notas para una Auto/Bibliografía
 Insinuaciones Onomásticas
o Lacanismos
o Filosofe-mas

“Toda literatura […] es trágica, porque en la medida


en que trata de expresar la existencia ha de expresar
a su vez la clave del fracaso de esa expresión.”
Daniel Vera

17
Pre-Silábico.
[Ridícula ◊ Te amo.]

Hay un extravagante diferendo entre el lenguaje y sus bordes como también entre personajes y
personajes hay un mal-entendido constitutivo. Una ficción en función de la cual cada sílaba libera. No
porque lo escrito me haga escritor, amante, o personaje tan sólo, sino porque lo escrito es el mismo
amor encarnado en la escritura y es, también, el personaje en cuestión, explicitándose. Es como un
bailar de tijeras recortándonos a besos que nos des-hace y nos da distintas formas, o heterónimos,
hetero-onoma/nomos, dicho en griego. Además, en cada paso de este punzante silabario en danza, la
escritura suplementa ese vacío, esa falta, esa nada o indeterminación que somos, palpitante por la
conjugación de otros labios. Al menos eso es una parte del acontecimiento que tratamos aunque
también cabe señalar que no-todo es pleonasmo. Ya que por caótica que sea la enumeración hay en
ella un capitoneo caprichoso; incluso si mi padre se llama Luz, su muerte es un amanecer y Occidente
el tiempo del deseo donde el mediodía es goce y el amor su penumbra. En ese anudamiento de
imágenes literarias la sombra es metáfora y sustitución de un de-hecho mal-dicho. Lapsus-
existenciario, aspiración y aplazo, forclusión y dación, del gesto ex/cripto en la escritura. Hay en ese
caso pleonasmo y neologismo de un nombre impropio, es decir, una versión que es otra, una diversión
de hierro pero también como la ley que hace posible el pase o el paso entre descentramiento y
reconocimiento. Por eso, para sostener el paso en esta danza, de raigambre hegeliano y floración
lacaniana, puede bastar con darse a leer para que gozar, todo o no todo, tenga un sentido aun con no
saber. Ya que en ese trascurrir, o discurrir, las tachaduras o repeticiones hacen, no del nombre, sino de
un nombre, de tu nombre, otRo neologismo. Heterónomo y tácito. Un nombre no es funcional, es
intransitivo como un deíctico que expresa singularidad e iteración. Ser maestro o discípulo, incluso ser
pareja, son funciones; pero ser, por caso, Miyuki, o incluso Vega, es algo distinto. Vega es vega, su
heterónimo, un pleonasmo. De ahí el peso destinal y sofocante pero también el valor estructurante,
sintomático y salvífico del nombre, que anuda y desata con su sola pronunciación o escritura. No
hacen falta complementos, basta por sí solo, porque es antes que un significado a descifrar un
significante que cifra. El nombre es una palabra que aunque no podamos escribirla más que
balbuceando estaba ya ahí desde antes, impronunciable. No importa dónde, además, no hay dónde sin
un quién. Ella. La palabra, en toda su arborescencia, es lo femenino de las lenguas y los lenguajes. Es
un enredo en el ovillo, una suerte de eidos destellante y también los destrozos de la feminidad. Es
cierto que se tiende a vincular el lenguaje con elementos fálicos, como el logos por ejemplo, pero más
allá de las disputas de género, encontramos en lo femenino un modo de dar cuenta de la fertilidad y de
los secretos del lenguaje, aunque esto sea otro estereotipo. Lo femenino, en una mujer como en la
literatura misma, es hermosura y horror. Unísono entre inefables. Una música de voz impredecible
aunque sea predecible lo indecible y lo decible de sus gestos, benditos o malditos. Ya que decir lo
indecible es bendecir mientras que decir lo decible es maldecir y no decir es quizá una repetición
vacua, metonímica antes que metafórica. No decir es callar. Pero callar no es hacer silencio. El
silencio habla solo en la escucha que se da entre dos. Ya que en la mudez del silencio es donde la
musa resuena, los poetas cantan y los hombres balbucean sus palabras de medusa. La palabra tiene la
solidez de la piedra pero conserva el corazón palpitante y misterioso del sentido y el sin-sentido de un
cuerpo, enlazando tanto supuestos como efectos, propios y ajenos, con la hermosura y el horror que se
retuerce en sus mudanzas. La palabra es una danza, sintáctico-semántica, entre resonancia y capitoneo
que se pierde enⱦre polifonía y polisemia tanto en la ciudad como en cualquier escrito. Y no se trata
para nosotros de hacer una ontología del lenguaje ni un psicoanálisis, aunque sea esa la resultante,
porque lo escrito es ya una locura girando y dando vueltas sobre el papel y descompensándose en cada
suspiro y con cada paso de danza. La locura es esa incapacidad de cambiar que hace que el sujeto

18
incurra o recaiga en una repetición constante, una suerte de eterno retorno de lo mismo, su síntoma y
su simthome, su destino o su salvación, el pleonasmo. Que el sujeto no sea quien se vale del lenguaje
sino que sea el sujeto quien es dicho por el lenguaje es consistente con las ontologías de Nietzsche y
Heidegger, con el psicoanálisis y también con los lingüistas franceses. Todos estos casos expresan el
diferendo constitutivo entre el lenguaje y sus bordes aunque el sujeto en psicoanálisis y filosofía no
sea el mismo. Justamente, el acto psicoanalítico de la cura, la función de corte y el pase pro-curan
poetizar y hacer de esa infinita repetición metonímica una metáfora que permita la emergencia de otra
cosa. Es decir: inscribir un cambio de lenguaje. La irrupción de la metáfora en el cuerpo del lenguaje
tensiona la relación, fáctica y ficticia, ya que de ambos modos puede decirse, entre literalidad y
literatura, o entre discursos y literatierra,que es donde mejor se ve cómo el arraigo, o la pertenencia a
una familia o léxico, excede eso que otros llaman paradigmas. Aquí la literalidad no es más que la
locura del discurso del amo o el sueño de un sujeto hegemónico y totalizador pero en la literatura hay
una heterogeneidad infinita e irreductible que excede la normalidad del canon y basta con hilvanar una
sílaba tras otra para que cada uno pueda hacer y ser su propio texto y que cada trazo de danza recupere
así la singularidad de su iteración. Al fin de cuentas, escribir es bailar y bailar hacer el amor, y amarse
dejarse escribir y darse a leer volviéndose de papel y volviéndote de tinta aunque eso sea una locura
insostenible. ¿Quién sabe qué palabras nos están nombrando? ¿Quién está leyéndose al escribirnos con
el derrotero ciego de la escucha y el silencio de la mirada? ¿Cómo seguir conjugándose sin un
lenguaje mutuo? ¿Cómo es posible que el nombre de una mujer nos devuelva a la locura de la poesía o
de la danza? De ahí que las dificultades de la traducción parezcan ser también las de la enseñanza o el
aprendizaje de las lenguas. Paralelas asíntotas, clinamen y acontecimiento o bifurcación y besos. No
sólo entre filosofía y psicoanálisis o entre francés y castellano sino también entre nosotros dos y aun
estando uno frente al otro. Hay una suerte de prisma en el ejercicio que nos convoca y que nos
transforma de un haz de luz blanca en un espectro de onda sinfónico, de mil colores, o en toda la
orquesta contenida en una melodía que nos abrasza como una astilla que traspasa nuestra piel en un
instante meridional. El goce, incluso de leer y escribir, en verdad, no existe; la verdad del goce es su
estrago, un instante insostenible que nihiliza y reaviva el deseo. El deseo es lo que sostiene la
existencia en su heteronomía, en cada pleonasmo, desde la palabra hasta lo inefable que se traduce en
tu maldito nombre japonés. “Te deseo”: se sonríen, se clausuran, se suturan y se mienten. Es decir, que
fingen locuazmente, que hacen ficción, que se realizan, que caminan juntos y se acompañan en cada
sílaba y en cada silencioso margen en blanco que pasa entre nosotros y se repite una y otra vez sin ser
el mismo, sin ser los mismos, y sin dejarnos más que el sabor de seguir siendo presa/o de sus labios o
parte de la conjugación de tu nombre. Como una sílaba en un matema. Ya que, como venimos
diciendo, la verdad es el estrago de la palabra y todo poeta es una mujer. Por eso, no cabe más que
preguntarse: ¿Habré sido parte de tu nombre? O. ¿Autor de promesas compartidas? Esperando que se
nos responda y que más allá del silencio se encuentre resonando el ya olvidado “sí, quiero”.

19
SUPERFICIAL.ES
(2018) Remitente Patagonia, Trelew.

Indicios:
 Suplencias
o insalubre
o cuarentena
o kinismo
o post-porno
o despistemología
o dietética
o autores (Lacan con Sartre)
o intersubjetivo
o patrias o exilio (incluye a Saldán)
o hogaritmo de un mate difuso
o epitafio
o epilogo
 in-personales

20
suplencias
cuarenta años: sin (lograr el) suicidio
he preferido el exilio
hsin sadismo ni mutilación
Prefiero: excrivir

* * *

leyó a Hegel, tomo clases con Tachy,


escribió con Daniel Vera

fue viejo casi desde su nacimiento


aunque tuvo momentos de NIñez

quizá
como filósofo
o amante

* * *

Ni prosa ni (meta) poesía. Quizá sean tankas. Truncos por un diptongo o un hiato. Una
silábica compactación: Aufmerksamkeit ◊ lapsus. De la forma [firma]. Kokoro no aware.
Mañas y claves ά-gramáticas pero contra todas las suplencias in-Personales. Incluso. De este
epílogo.

in-personales

letra por letra


morar y correr sin fin
leer o escribir

juega cuándo conjuga


silencio en figura

21
APOLOGIA y ANACRONISMO APOFATICO
(2019) Editorial Autores de Argentina, CABA.
[Ensayo Filosófico - 225pág.]

Indicios:
 Advertencias
 Introducción
 Apócrifos
o Apología de la saliva
o Políticas de género
o Topología negativa
o Zigzagueante
o Lectoescritura
o Apofático
 Apostrofe
o Flexibilización académica
o Filosofía zombi
o No va de suyo
 Bio-Grafico

Para La Tachy, Daniel Vera y Luciano García


de y contra quienes intento leer, escribir y polemizar

22
AUTOPSIA

1§ Hoy un libro no corre mejor suerte que un muerto. Un texto es el cadáver de alguien y
nadie quiere dejar rastros del crimen. Ni mucho menos volverse cómplice al leerlo. Incluso
sus críticos lo lloran de antemano. Y tanto amigos como enemigos quieren que descanse en
paz. A la venta o en alguna biblioteca. Pero aun así no deja de ser una suerte de agente
patógeno que podría infectarnos. Por eso es necesario hacer una “autopsia” que consuele a
todos y nos permita re-signarlo. Incluso antes de leerlo.

Y como ya no se acostumbran los velorios ni mucho menos rezar a los dioses; tanto una
presentación como el prologo o el recurrente comentario de contraportada, resultarían
inimaginables o ridículos. A fin de cuentas: escribir siempre ha sido una manera suicidarse. Y
aunque haya quienes no sirven de suicidas a todo nos espere el mismo fuego infernal. El
olvido o la lectura.

2§ Entre las pertenecías del occiso de tapas amarillas destacan, encolumnadas sobre un
capitel, las palabras del título: APOLOGIA y ANACRONISMO APOFATICO. Según
google: hablar en defensa y situar fuera del tiempo que corresponde, negando,
respectivamente. Podríamos agregar como nota técnico-marginal que entre “apofático” y
“apofántico” hay una diferencia que Derrida maximiza y esta escritura explora.

Sobre el capitel cabe señalar que es casi una marca de agua salpicada por vino tinto y otra
mancha blanquecina. No es un detalle menor pero no podemos leer eso discursivamente sino
como metáfora pictórica de alguno de los temas que trata el libro. Podríamos leer la columna
que describe el ejemplar en su contraportada pero no lo haremos.

3§ El libro consta de dos partes centrales: “apócrifo” y “apostrofe”. Según google: que no
es autentico y que interrumpe un discurso con vehemencia cambiando de dirección,
respectivamente. Además, según consta en el índice, hay otras tres partes de distinto carácter
donde destacan las “advertencias” contra la “introducción” y un final “bio-grafico”.

Las “advertencias” son la clave de lectura del libro y refuerzan el subtitulo de la publicación:
“Políticas de género. Filosofía, psicoanálisis y educación. Todo por dos pesos. Prohibida su

23
venta a menores de edad. Y a militantes”. En la advertencia se cita a Daniel Vera, filósofo y
poeta cordobés, para describir el trabajo sobre la negatividad que lleva adelante todo el libro,
a Derrida, filósofo argelino, para establecer las ideas modernas contra las que se discute, a
saber, que todo es sexual y político, y finalmente a Gombrowicz, escritor polaco de la
vanguardia argentina, quien adelanta el estado del arte de los ensayos como mofa, chanza y
engaño.

4§ Entre sus 225 páginas encontramos nueve engaños casi imposibles de leer. Por dos
razones. Por un lado no se trata de un paper académico y por otro lado, como ya sospecharan,
abundan las referencias filosóficas. Y al psicoanálisis. La publicación termina siendo no apta
para especialistas y difícil de tratar para el lector común. En el mejor de los casos los ensayos
reunidos describen distintos estadios de la ficción académica: sea por exceso o por defecto.

Tal es así que el texto mejor logrado es también el más aburrido, legible y consistente en
cuanto a forma y contenido. Mientras que los textos más provocadores, polémicos y
fructíferos o sintomáticos son también los más ilegibles. La exploración, sea o no de
vanguardia, y la exposición, sea o no canoníca y académica, difícilmente son compatibles.

Esa imposibilidad en la lectura es reforzada con premeditación y alevosía por las muchas
referías bibliográficas, las incansables o inalcanzables indirectas, el uso de nociones en
distintos idiomas, las anomalías sintácticas, los errores de ortografía, el lenguaje soez, si es
tal, entre otros rasgos fácilmente detestables.

5§ Por ejemplo se trabajo en distintas medida sobre Otros Escritos (2012) de Lacan como
una referencia que acompañan todo el libro. También La permanencia en lo negativo (2017)
de Žižek, sobre el cual hay una especie de reseña comentada, simplista y auto-referencial, y
Ferdydurke (1947) de Gombrowicz donde se ensaya una filosofía del lenguaje que explicita
de forma clara y distinta como leer y escribir.

Las indirectas bordean el desarrollo de Sartre, Foucault y Honneth entre otros. Por ejemplo la
contraposición entre reconocimiento y reificación reaparece en el uso de Facebook y el
encuentro sexual o en la educación incluso. El propio Lacan retoma esa tensión si pensamos,
por caso, que el reconocimiento esta fasmaticamente mediado y que el goce podría imponerse

24
como una suerte de reificación. Si la reificación es el olvido del reconocimiento entonces el
goce es el olvido del fantasma aunque filósofos y psicoanalistas hablan de distintos sujetos.

Sobre el uso y los juegos entre idiomáticos, destaca el alemán y el francés aunque haya
algunos guiños en griego, lo más originario y propio en filosofía, como también en japonés, lo
radicalmente otRo. Por ejemplo aparecen nociones como “mot de passe” o “Mit-Sein” del
psicoanálisis y Heidegger respectivamente. Entre otras malas traducciones que brillan por su
ausencia.

En este sentido la traducción de “L’étourdi” de Lacan se ha fijado como “el atolondradicho”


pero también soporta otras lecturas como “el aturdido” mucho más literal y que recupera otro
aspecto a tener, ya que de aquel lado, se destaca lo dicho-a-lo-tonto y de este lado la dificultad
de escuchar. Aunque el psicoanálisis tiende a traducir unilateralmente nuestro contrapeso le
devuelve a la noción de Lacan su carácter dialectico.

Entre las “a”. Nomalías. Sintácticas. D. Estaca el uso. Excesivo. De: ¡pun!-Tos. En los lugares
menos esperados dando otro ritmo a la lectura o incluso interrumpiendo la palabra. Buscando
así otros sentidos posibles y generando distintos desplazamientos.

Además podemos encontrar signos de lógica formal, como losange [ ◊ ] o el cuantificador


existencial [ ⱻ ] y caracteres especiales, como el signo pesos [ $ ], cuyo “u$o” apela a la
superposición no solo de caracteres sino también de nombres como sucede entre Lacan y Kant
para formar un Lakant que es kantiano hasta lo imposible, si sospechamos que “can´t” en
ingles es no-poder. Ese, y otros acoples, inscriben una diferencia que marca la tensión entre la
letra escrita y el discurso oral. Por ejemplo castellanizar en la escritura voces extranjeras
como “guasap”, destacar el sentido que algunas construcciones homofónicas encubren como
“a ser” y “Ha/Cer” o apocopes que dan lugar a neologismo como “pe-lo-do” donde se
explicita la tensión entre pene, falo y patriarcado, entre otros excesos.

Los errores de ortografía, obedecen, sin lugar a dudas, a distintos lapsus del autor. Cuando no
a juegos como los que venimos describiendo. Salvo al hablar de educación donde los yerros
son el reflejo y la firma del estado de la educación en Argentina (2071).

25
Entre el lenguaje soez destaca la proximidad al léxico anatomista en su versión vulgar entre
otros prejuicios que se hace explicito en el goce de penes y vaginas, pijas y conchas. Aunque
también podrían aparecer términos degradantes y muchas veces usados para descalificar a
otros como: putos, peronistas y pelotudos o cristianos, poetas y políticos, cuando no
feminista, pedagogo o público en general.

6§ Esta forma de escribir acopla perfectamente con la excusa principal de la publicación:


las cuestiones de género, o de génere. Aunque la forma filosófica, y su proximidad con el
psicoanálisis, hace que tensionemos algunos lugares comunes en referencia al feminismo
francés de Deneuve y el me-too norteamericano (2018). En nuestro país la distancia entre el
movimiento feminista y su producción teórica no es menos irrisoria que nuestro texto aunque
ya desde la contraportada se admite que seremos injustos.

Tanto esa excusa, como otras referencias, nos permite ver la actualidad de la publicación
aunque la mayoría de los ensayos datan de alrededor de 2010 en su primera versión y antes de
ser corregidos para publicar. En aquel entonces, nuestro supuesto autor, trabajaba en el
dictado de un curso de ESI, y como docente en distintos niveles del sistema educativo en
Córdoba, junto con uno de los personajes centrales de este libro, Sandra Lario, filosofa
foucaultiana. De ese contexto de producción y la promiscua proximidad al psicoanálisis,
mucho antes de ser un anónimo docente universitario, dan cuenta, y se continúan, los tres
primeros ensayos “apócrifos”: 1) Apología de la saliva, 2) Políticas de género, y 3) Topología
negativa.

El tema central de “Apología” es la corporalidad contra el mundo virtual usando a facebook


como caso ejemplar. “Políticas” recupera la excusa general y avanza contra algunos lugares
comunes del feminismo y Foucault demorándose sobre algunas prácticas reificantes o
cosificantes que se pueden observar en el humor televisivo de las últimas décadas en nuestro
país. “Topología” avanza del género al lenguaje recuperando la tención entre la tabla de
sexuación de Lacan y la diferencia ontológica de Heidegger. Su lectura sucesiva supone un
grado de complejidad creciente. Posiblemente esta trinidad es la más ilegible.

26
Los textos “apócrifos” restantes son: 4) Zigzagueante nuestro comentario de Žižek, de ahí su
homofonía, 5) Lectoescritura que es el ensayo sobre Gombrowicz, y 6) Apofático que como
se podrán aventurar hace centro en la poética del lenguaje.

Hay también una ausencia a destacar: Determinación Impersonal (127pág) que es casi un
cuento que avanza sobre las negaciones del lenguaje y que no sabemos porque su figura se
desvanece. Se hace no indexicable.

7§ Debemos reconocer que hay en todo cadáver una tensión entre lo que muestra y lo que
oculta, como sucede en cualquier texto con lo legible y lo ilegible, aquello que es visible o
invisible, sea para nuestra inteligencia o para nuestra sensibilidad, cuando no son lo mismo, y
que es, justamente, lo que aquí se explicita y se explora. El lector, común o especializado, uno
mismo, siempre tiende a endurecer su perspectiva. Pero cualquier texto es susceptible de una
lectura distinta, renovada, otRα. La narrativa en filosofía lo demuestra muy bien. Y. Nuestro
ocioso no es una excepción. Aun cuando el occiso sea decepcionante.

Aquí el despliegue de recursos hace imposible ese endurecimiento. Pero en la mayoría de los
casos, cuando no se puede hacer una lectura satisfactoria, el lector sentencia: “escribe mal”. El
autor es un muerto. Aunque no siempre sea así nuestro cadáver. Tampoco se trata del lector
sino más bien de una serie de operaciones que se juegan en la lectoescritura
independientemente de los sujetos implicados: aunque el escritor prefiera exiliarse y el lector
prefiera desertor de semejante tarea. Este problema se hace evidente y se continúa tanto en
filosófica como en textos académicos y en el best-seller, etc.

8§ En el “apostrofe” hay tres ensayos disimiles: 7) Flexibilización Académica, un


descargo encarnizado contra el sistema educativo pero sobretodo sobre sus mejores
estudiantes, 8) Filosofía Zombi donde se tematiza sobre la escucha contra un nuevo sujeto
dogmatico cuyo perspectiva es tan rígida que tiende a destruir antes que a co-construir, sea
desde la política o desde la poética. Esto se observa o se ilustra en ficciones como la película
“I Am Legend” y el anime “Gakuen Mokushiroku” y 9) No va de suyo una clase de Oury
levemente traicionada.

27
Entre los apostrofes destaca la presencia de un guitarrista porteño cazador de zombis, una sol-
edad cordobesa ex-feminista conversa a la lectura y un franco-cordoobé chamuiadorr y D.T
responsable, entre otros personajes que no mencionaremos por pudor y olvido.

En cualquier caso, los distintos ensayos o engaños de APOLOGIA Y ANACRONISMO


APOFATICO, atentan contra toda susceptibilidad de un yo, de aquel, o de quien, no puede
descentrarse y escuchar algo distinto, el militante, donde la tensión entre en la endogamia y lo
heterogéneo [ Έτεροϛ (del griego y de Lacan)] se hace insostenible y en algunos casos
irreversible.

9§ En resumen quien no quiera exponerse al contagio, esa difícil tarea de pensar y de


sentir, o incluso de leer y escuchar de otro modo a su forma habitual, puede abstenerse de
buscar y saber sobre este publicación, a fin de cuentas, este es un libro pura y exclusivamente
para aniñarse, para monstruos audaces, para viejos lectores, exiliados o desertores no importa
cuál sea su amor o su engaño, su demora o su prisa, siempre y cuando practiquen, de vez en
vez, la filosofía, al menos literalmente hablando.

28
AUTOBIBLIOGRAFIA

el viejo vega (1978-2018†) FILOSOFO. Por UNC. Cba. Docente en UNPSJB. Tw. Ha
publicado: Retazos de Lluvia (2009) Poesía. Verso libre. Alción Editora. Cba. / Adoquines y
Mandarinas (2011) Prosa poética. Alción. / Umbrales y Penumbras (2016) Poesía de Prosa:
Erótica y Erosiva. Alción. / Dispersos y Fugaces (2017) Poesía en prosa. Castellano, inglés,
francés e italiano. Remitente Patagonia. Trelew. / Párpados (2018) Prosa poética. Entre
psicoanálisis y filosofía. Ensayos. Alción. Cba. / Superficial.Es (2018) Poesía o Tankas.
Remitente Patagonia. Tw. / Apología y Anacronismo Apofático (2019) Ensayos: filosofía,
psicoanálisis, educación y género. Editorial Autores de Argentina. CABA. Otros:
http://cosaeviejo.blogspot.com

Contacto: vegasebastian13@yahoo.com.ar

29
[Sumario:]

Retazos de lluvia 2
Adoquines y mandarinas 6
Umbrales y penumbras 9
Dispersos y fugaces 13
Párpados 17
Superficial.es 20
Apología y anacronismo apofático 22
el viejo vega 29

[VER]
Dispersos y fugaces: 250$
Disponible
Mensaje privado
Trelew y Chubut
También en librerías.
Párpados: 300$
Disponible
Mensaje privad
Trelew y Córdoba
También en casa editorial.
Apología y anacronismo apofático: 400$
Disponible
Mensaje privado
Trelew
También en librerías de CABA

30