Está en la página 1de 10

ARTICULO Nro.

428º-B: FALSEDAD EN EL REPORTE DE LOS VOLÚMENES DE


PESCA CAPTURADOS

1. TIPO PENAL

"El que, estando incluido dentro del régimen de Límites Máximos de Captura por Embarcación
establecido por Ley, inserta o hace insertar en cualquier documento donde se consigne la
información referente a los volúmenes de captura, información falsa o distinta respecto al volumen
realmente capturado, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de
seis años y con ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días-multa.

Con igual pena será reprimido quien altera o ayuda a la alteración de los instrumentos de pesaje
con los que se calada los volúmenes de pesca capturados, si dicha alteración tiene la finalidad de
consignar un volumen distinto al realmente capturado."

2. TIPICIDAD OBJETIVA

2.1 Bien jurídico protegido

El bien jurídico, por tanto, sería el deber de veracidad, de todos aquellos que ejecutan actividades
de extracción de especies marinas, frente a la Administración, de no consignar información sobre
los volúmenes de pesca, que superen los límites máximos permisibles; sería el correcto
funcionamiento de la Administración Pública, en cuanto a la tutela del principio de veracidad, sobre
la cual debe ir premunida la actuación procesal de las partes en el decurso de un procedimiento
administrativo.

A nuestro entender, una conducta así construida-, se adecúa más a los contornos normativos del
artículo 411° del CP - Falsa declaración en procedimiento administrativo; dicha conducción típica
se configura cuando el administrado alega hechos ante la Administración, que no corresponden con
la verdad, siempre que se haya dado inicio a una petición, reclamo o solicitud ante cualquier
estamento de la Administración Pública.

2.2 El Sujeto Activo

En cuanto a los sujetos de la relación delictiva, tenemos que el sujeto activo no puede ser cualquier
persona, pues de los preceptos legales incluidos en el Decreto Legislativo N° 1084, se desprende de
que debe tratarse del "titular de permiso de pesca", a quien el Ministerio de la Producción se la ha
asignado un PMCE (Porcentaje Máximo de Captura por Embarcación); dicho titular puede ser el
armador de una embarcación o empresa pesquera. Por consiguiente, sabedores que la imputación
delictiva sólo puede recaer sobre una persona psico-física, con atribución de acción y de
culpabilidad, al referirse la normativa, a empresas, a personas jurídicas, que a la postre constituyen
entidades ficticias -creadas por la ley-, la imputación ha de trasmitirse a quienes cuenten con el
dominio social típico, quienes toman las decisiones más gravitantes de la societas, desde la cúspide
de la organización empresarial.

En definitiva, acá encontramos varios niveles en la estructura empresarial, desde arriba hacia abajo,
de forma piramidal o dígase vertical, donde los subalternos que acatan las órdenes de los mandos
medios y superiores, son los que ejecutan formalmente el tipo penal, lo que incidiría en reconocer
su autoría delictiva, sin embargo, ellos al ser meros ejecutores, muchas veces ignoran las
circunstancias en que se desenvuelven su labor ordinaria, por lo que asumiendo una postura
material-normativa de autoría y participación, permite en estos casos, negar la responsabilidad penal
de los ejecutores materiales y atribuir responsabilidad a los dadores de las órdenes, quienes ejercen
el mando, control y dominio de la empresa, en base a ámbitos organizativos de atribución, según las
facultades y potestades que la normatividad les confiere a dichos órganos de representación.

2.3 El Sujeto Pasivo

Sujeto pasivo es el Estado, que se ve mermado en sus recursos hidrobiológicos, cuando los titulares
de pesca, a través de sus embarcaciones, capturan un porcentaje de anchoveta que supera el máximo
total permisible.

2.4 Modalidad Típica

En lo que a la modalidad típica concierne, debe decirse primero, que el objeto material es un
documento, que a según la redacción literal del articulado, puede ser cualquiera, es decir, por más
que se siga que la información se consigna en un formato que emite la Administración, ello no hace
de aquel un documento público, más aún cuando la propia redacción normativa, señala que puede
ser cualquier documento, basta que en aquél se consigne la información referente a los volúmenes
de captura; aspecto en cuestión, que incide en la incoherencia de esta modalidad delictiva para
poder ser reputada como una variante de falsedad ideológica.

Luego se detalla en el precepto normativo, que la información debe ser falsa, situación que importa
un detalle de volúmenes de pesca que no se corresponde con la verdad de la situación; a tal efecto,
la Administración cuenta en su poder, con un control de pesca desembarcada, aplicando el
Programa de Vigilancia y Control de la Pesca y Desembarque en el Ámbito Marítimo, el mismo que
verificará los desembarques en función de la LMCE y las nominaciones de embarcaciones que el
Ministerio comunicará a la empresa supervisora.

Para poder determinar la relevancia jurídico-penal de la conducta, deberá confrontarse el volumen


real de pesca (captura de anchoveta), con el Límite Máximo de Captura por Embarcación (LMCE),
que por cada temporada de pesca se determinará multiplicando el índice de o alícuota de atribuido a
cada embarcación - Porcentaje Máximo de Captura Permisible (PMCE) - de acuerdo al
procedimiento a que se refiere la presente Ley, por el Límite Máximo Total de Captura Permisible
de anchoveta para el Consumo Humano Indirecto determinado para la temporada de pesca
correspondiente. Consecuentemente, los armadores han de saber -al momento de consignar la
información-, que están colocando un volumen que supera el límite máximo permisible; si el titular
de pesca consigna un volumen menor, pensando que está sobrepasando el LMP y, esto no es así,
sería un error de tipo al revés, por ende, no punible.

A su vez, lo dicho importa, que la Administración tiene la obligación de publicar -de forma
periódica-, el LMCE, si no se puede exigir a los armadores, el conocimiento previo de que están
efectuando una conducta que puede ser delictiva, lo que nos hace inferir que estamos frente a una
norma penal en blanco, pues no basta el entendimiento cabal del artículo 428°-A del CP, sino que el
intérprete debe remitirse a las disposiciones extra-penales en rigor.

Aspecto importante a saber, es que el agente puede insertar directamente, de propia mano la
información falsa o hacer insertar, en este último supuesto, determina que un tercero, que puede ser
un funcionario público o un representante de la empresa supervisora, consigne la información falsa
en el documento; resultando, que la punición sólo se centra en el titular de pesca, conforme se da
lectura a la redacción normativa y no en quien inserta la información, como si desprende del tipo
penal de Falsedad ideológica; no obstante, consideramos que la actuación de este tercero, siempre
que obre dolosamente, ha de ser reputada como participación delictiva, a título de complicidad
primaria.

Finalmente, se regula como modalidad típica:" a quien altera o ayuda a la alteración de los
instrumentos de pesaje con los que se calcula los volúmenes de pesca capturados, si dicha alteración
tiene la finalidad de consignar un volumen distinto al realmente capturado".

Se supone que los órganos de control y fiscalización de la Administración, cuentan con los
mecanismos e instrumentos necesarios, para verificar el volumen de pesca capturados, en cuanto al
pesaje de las especies capturadas por cada embarcación, en tal medida, dichos instrumentos de
pesaje pueden ser objeto de alteración, amén de arrojar un volumen de pesca que no corresponde
con la verdad de lo realmente capturado y, así el titular de pesca burla los límites máximos
permisibles que fija la normativa en cuestión.

3. TIPICIDAD SUBJETIVA

El tipo subjetivo del injusto se informa por el dolo; conciencia y voluntad de realización típica; el
agente sabe que está consignando una información falsa en un documento o insertando datos
distintos respecto al volumen realmente capturado; al igual que en la otra modalidad del injusto, el
agente dirige su conducta a alterar los instrumentos de pesaje, en cuanto al cálculo de los volúmenes
de pesca capturados, debiéndose agregar un elemento subjetivo de naturaleza trascendente, en
cuanto a la finalidad ulterior de consignar un volumen distinto al realmente capturado, si su
finalidad era solo de burlara la Administración o de hacer advertir las falencias de los
instrumentos de pesaje, hemos de negar la tipicidad subjetiva, por ende, el comportamiento no será
punible.

4. TENTATIVA Y CONSUMACIÓN

La perfección delictiva de la primera modalidad del injusto, toma lugar cuando el agente logra
insertar o hace insertar en cualquier documento la información falsa o distinta al volumen realmente
capturado, sin necesidad de que haya de acreditarse la producción de perjuicio alguno, es decir, se
trata de un delito formal, de consumación instantánea. Los actos anteriores a su consumación, no
advierten suficiente peligrosidad objetiva, para ser reputados como tentativa.

5. PENALIDAD

Será reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de seis años y con ciento
ochenta a trescientos sesenta y cinco días-multa.

Con igual pena será reprimido quien altera o ayuda a la alteración de los instrumentos de pesaje con
los que se calada los volúmenes de pesca capturados, si dicha alteración tiene la finalidad de
consignar un volumen distinto al realmente capturado."
CAPITULO IV

ARTICULO Nro. 429: OMISION DE CONSIGNAR DECLARACIONES EN


DOCUMENTOS

1. TIPO PENAL

“ El que omite en un documento público o privado declaraciones que deberían constar o expide
duplicados con igual omisión, al tiempo de ejercer una función y con el fin de dar origen a un
hecho u obligación será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de seis
años”

2. TIPICIDAD OBJETIVA

2.1 Bien jurídico protegido

Bien jurídico tutelado seria la confiabilidad que deben inspirar los documentos en el tráfico jurídico,
de forma específica la funcionalidad en las relaciones socio- jurídicas que se entablan entre los
comunitarios, de que lo consignado en el objeto documental lo premuna de la validez suficiente
para generar las consecuencias jurídicas que esperan de aquel.

Para García del Rio el bien jurídico penalmente tutelado es la fe pública y específicamente, la
conducta vulnera la confianza en el tráfico jurídico documentario desde que se infringe el deber que
tienen los ciudadanos y los funcionarios públicos de incluir en los documentos todas las
declaraciones beige la ley para dotarlos de validez y eficacia.

De forma resumida, podemos decir, que la tutela jurídica penal se orienta a garantizar las
consecuencias jurídicas que los documentos deben desplegar cuando son empleadas en el tráfico
jurídico.

2.2 El Sujeto activo

Se trataría de un tipo penal “mixto”, en cuanto autor de esta infracción delictiva, puede ser tanto un
particular como un funcionario público, dependiendo de la naturaleza del objeto documental. Sin
embargo, la misma redacción normativa hace alusión a que la conducta típica ha de tomar lugar al
tiempo de ejercer una función, lo que incidiría en reconocer que estaríamos frente a un delito
especial propio, pues solo aquel que se encuentra revestido de la función pública estaría en
posibilidad de infringir el deber funcionarial que indica la estructuración típica; por ejemplo, la de
los secretarios, los notarios, la policía, los magistrados, etc.

Todos ellos redactan en el ejercicio funcional documento donde deben constar declaraciones
verbales o escritas, y que solamente pueden ser omitidas del contenido del documento, empero al
haber indicado la literalidad normativa el legislador que la materialidad típica puede recaer sobre un
documento privado, puede ser autor también el particular.

En la variante del documento público son los particulares los que asientan toda la información,
sobre aquellos tienen el deber de asentar todos los datos que sean necesarios para dotar de validez al
acto jurídico que se contiene en el acervo documental.

Son los funcionarios públicos quienes asientan la información en el documento público, por
ejemplo, en un documento nacional de identidad, consignar la fecha de nacimiento; si este omite
hacerlo, y obra con dolo estaría incursionando en el tipo penal- in examine- y si el particular , es
quien lo induce hacerlo, aquel habría de responder como instigador; y , si lo que hace el funcionario
público, es adulterar un elemento esencial del documento, habrá de responder por el tipo penal de
falsedad material.

Si es que el notario omite consignar el estado civil en la minuta de compraventa, por error u
omisión involuntaria, no se configuraría el delito- materia de abordaje, en tanto la modalidad
culposa no es objeto de acriminación.

Puede presentarse una co- autoría cuando son dos los funcionarios públicos los encargados de
asentar la información en un documento público, siempre que en ambos concurran todos los
elementos subjetivos del injusto.

Todos aquellos que no interviene directamente en la materialidad típica del injusto, pero que aporta
una contribución importante- a efectos de realización típica, habrán de responder a titulo de
complicidad.

2.3 El Sujeto pasivo

En principio es la sociedad como titular de la fe pública, no obstante pueden identificarse directos


agraviados, en cuanto a las personas que pueden verse perjudicadas con el uso del documento.
2.4 Modalidad típica

Primer punto a saber, es definir la naturaleza del injusto típico, al aducir el precepto penal a
“omitir”, queda claro que estamos frente a una modalidad omisiva, donde la pasividad con que
actúa el autor, no puede ser entendida en términos naturalísticos, sino en términos normativos, pues
el agente no hace lo que la normativa le exige realizar: consignar toda la información que es
necesaria para dotar al documento (público o privado) de validez y legitimidad, es decir, para que el
objeto documental pueda desplegar sus efectos probatorios en el trafico fiduciario.

Sabido es que eso no se concibe el delito de omisión son el quebrantamiento de una norma que
ordena realizar una actividad o manifestar voluntad en forma veraz y completa.

El objeto concreto de la omisión viene constituido por declaraciones que debería constar en el
documento, por ello habrá de tener en cuenta cual es el contenido concreto que ha de figurar en el
documento para admitir la existencia de esta modalidad típica.

Como bien apunta García Cantizano, se observa claramente que el sujeto pude cometer el delito de
falsedad por omisión, cuando lleva a cabo una conducta dirigida a la producción del resultado lesivo
para el bien jurídico. Por ello, si el notario no da fe a un acto o de una declaración que ha tenido
lugar en su presencia, o si el particular no firma el contrato que ha suscrito la no realización de estas
conductas, el dar fe el firmar- en ningún modos son formas omisivas de cometer falsedad, ya que
típicamente se está exigiendo que el contenido del desvalor de la acción se fundamente sobre un
hacer positivo, en sentido estricto falsificar es actuar de forma que se disimule el sentido autentico y
verídico de la declaración documental.

Es sabido que la validez de ciertos documentos (figuras contractuales), está supeditada a la


consignación de cierta información, relevante para revestida de validez; en el caso de una
compraventa de un bien inmueble, en el documento debe constar si esta libre o no de gravamen, si
es que esta saneado, por lo que si el vendedor omite hacer alusión al gravamen o embargo que se
encuentra afectado el bien, estará incurso en esta modalidad de falsedad.

Así también, una acta matrimonial, el registrador civil, está obligado a asentar el régimen
patrimonial de la pareja conyugal, por lo que sino consigna que se ha pactado libremente un
régimen de separación patrimonial, puede afectar la libre disposición de los cónyuges de sus bienes
propios así, como afectar derechos de terceros.
Más claro aún, cuando el notario público, omite consignar el estado civil del comprador del
vehículo, siendo aquel casado, no forma su consorte, a pesar de estar sujetos al régimen de sociedad
de gananciales: y lo cometerá el particular, cuando omite consignar su condición de casado, si es
que coloca en el documento que tiene la condición de soltero, habrá de responder por el tipo penal
de falsedad material, pues acá toma lugar una adulteración de un elemento esencial del documento.

Pude darse la hipótesis en un contrato de arrendamiento, donde el arrendador omite consignar en el


documento, que él es a su vez arrendatario del bien inmueble y, como es sabido, por las normas del
derecho privado, el arrendatario solo puede sub arrendar el bien con el consentimiento expreso del
arrendador.

La otra modalidad típica- que se recoge en el artículo 429 del C.P. – es la expedir un duplicado
donde se hace constar una omisión en la declaración: importa , la actuación de un funcionario o
servidor público, pese a saber, que en su contenido se ha omitido consignar una información
esencial del documento público; puede ser el mismo funcionario que omitió consignar la
información o un funcionario distinta, en el primer caso, somos del parecer que si bien formalmente
puede presentarse un concurso real de delitos, sometiendo él, poder punitivo del estado, a un
mínimo de racionalidad, solo ha de responder por uno de ellos.

Si quien expide la copia no está enterado de la omisión de la información o, simplemente no está


dentro de su marco competencial, verificar la validez de los documentos públicos, cuya copia se
solicita, estará exento de responsabilidad.

El objeto de esta conducta es un duplicado, esto es, otro documento igual al original, que produce
los mismos efectos en el tráfico que este primero. Para que esto sea factible es necesario que cuando
se trate de documento público, el duplicado este compulsado por el funcionario legitimado para
expedirlo.

Si estamos frente a un documento privado, quien debe expedirlo es el titular del documento, es
decir, quien aparece como su autor, como su formador; no cualquier fotocopia, entonces, ingresa al
ámbito de protección de la norma.

Aspecto no menos importante es que la omisión debe referir a un dato esencial del documento, a
una información relevante, indispensable para que el objeto documental pueda estar revestido de
validez y, así poder generar efectos probatorios; la fecha de nacimiento, el estado civil, el
saneamiento del bien, la condición de co-propietario del bien, etc., son datos a saber que pueden
influir en consecuencias jurídicas concretas.

Como señala Quintero Olivares, acoger la función probatoria es la simple expresión de hechos cuya
significación depende de que la realidad que afirman pueda eventualmente en prueba de cualquier
pretensión.

Si lo que se omite es información concerniente al lugar de nacimiento del suscribiente de un


contrato de donación, no estamos a una omisión jurídica penalmente relevante.

3. TIPICIDAD SUBJETIVA

La acriminación de estas figuras delictivas, está condicionada al dolo del agente; conciencia y
voluntad de realización típica; el autor omite declarar cierta información en el documento (público o
privado), sabiendo que estaba obligado a consignarla.

El aspecto cognitivo del dolo ha de comprender todos los elementos constitutivos del tipo penal; de
modo que el auto ha de saber que se está omitiendo información de exigible consignación y que este
documento es público o privado. Si se manifiesta un error en este último elemento, al igual concurre
la responsabilidad penal. Pues la descripción típica recoge ambas tipologías documentales. Es de
advertirse, aparte del dolo, se exigiría la concurrencia de un elemento subjetivo de naturaleza
trascendente, en cuanto a la finalidad ulterior de dar origen a un hecho o a una obligación a través
de la materialización típica.

4. TENTATIVA Y CONSUMACIÓN.

En lo que respecta a la primera modalidad del injusto típico, la perfección delictiva se adquiere
cuando al autor omite consignar la información (datos esenciales) al documento público Y/o
privado, sin necesidad de verificar que el ingreso de dicho documento en el tráfico jurídico pueda
provocar un perjuicio al derecho subjetivo de un tercero.

Consiste en un delito de naturaleza formal, por lo que al no ser una modalidad omisiva no puede
admitirse un delito tentado. En lo que a la segunda modalidad refiere, esta adquiere perfección
delictiva, cuando el agente logra expedir un duplicado (copia) de un documento (público privado),
donde se hace constar una omisión en la declaración.
Siendo así, no resulta procedente la admisión de un delito tentado. Omitir un dato no esencial del
documento, del cual no está supeditada su validez, estriamos ante un delito de imposible realización
típica. No cabe, por tanto, admitir la tentativa.

5. AGRAVANTES

Se prevé en base a la calidad del sujeto activo, es decir, si es funcionario, servidor público o Notario
y actúa con abuso de sus funciones {art. 432 CP).

6. PENALIDAD

Se reprime con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de seis años.