Está en la página 1de 5

Oración a San Cipriano contra hechizos

Por oraciona el julio 17, 2017 en Protección


Los hechizos muy poderosos pueden ser contrarrestados con la intersección mediante oración
de San Cipriano. Si algo odia tanto el Señor es la brujería, venerar a otros dioses, colocar a
otros ídolos delante de él. Por lo anteriormente dicho, Dios no quiere que ninguno de sus
siervos sea víctima de brujería ni hechizos, que a pesar de que lleven su nombre son por lejos
obras del maligno.

Una multitud de Santos tienen el poder de interceder para que tu como ninguna persona caiga
nunca en manos de estas obras del innombrable. Ellos sin dudarlo hablan directamente para
que el mismo Dios desde su trono y a través del Espíritu Santo envie una ráfaga de
bendiciones que barrerán todo hechizo, conjuro y demás maleficio de tu ser y tu familia.

Este Santo que fue un Obispo y luchó contra los paganos, en especial contra el muy
mencionado culto en la Biblia a Baal. San Cipriano es el indicado para que cualquier obra
hecha con los poderes de la brujería, quede completamente inmune y destruida ante la Gloria
del Señor de los Ejércitos.
Sin importar que se invoquen a todas las figuras del lago oscuro como Belfagor, Azrael,
Legión y demás, el solo mensaje de este Santo directamente al Padre fulminara en un instante
a todos los enviados por el mismo Diablo.
La intercesión de San Cipriano es tan poderosa que su efecto es similar al mismo que tuvo
Jesús cuando unos demonios le contestaron “Legión porque somos muchos” y estos no les
quedó más remedio de huir de la mano sagrada del Salvador y arrojarse en forma de cerdos al
mar.

No dudes del poder del Señor y de esta poderosísima intercesión. Si conoces de algún
maleficio en tu contra o de los tuyos, colócalos en manos de San Ciprino y este clamara día y
noche al Dios de Israel para que el que te hizo el mal quede completamente derrotado.
Oración a San Cipriano para protección contra hechizos
Dios Todopoderoso que te manifiestas en tus obras,
Altísimo Señor de todo lo creado,
a quien respetan humildes los ángeles,
obedecen sumisos los arcángeles
y rinden vasallaje serafines y Santos,
yo os adoro como centro de todas las perfecciones.
Autor del todo bien
y fuente inagotable de toda Santidad,
te agradezco de todo corazón
los muchos y señalados dones de la naturaleza,
virtudes y mercedes con que enriqueciste en este mundo
a tu fidelísimo siervo San Cipriano,
y por las muchas necesidades que ha aliviado
con su Santa y poderosa intercesión.
¡Oh! glorioso San Cipriano,
te damos gracias protector nuestro
por los señalados favores
que hemos recibido del cielo,
mediante tu poderosa intervención.
Virtuosísimo San Cipriano,
te pido que me libres de los ataques constantes
de los malos enemigos, visibles o invisibles,
líbrame de todo daño y mal
que ellos me quieran causar,
desármalos, aléjalos, destiérralos de mi lado,
haz que no se ensañen conmigo.
Sálvame de muerte repentina,
de tempestades, rayos, incendios,
de cualquier desgracia o catástrofe.
Líbrame de vecinos inconvenientes,
de malas compañías, de malas lenguas,
aléjame de gente envidiosa y malintencionada
de ruindades, celos, chismes y traiciones.
Protégeme de brujerías y hechicerías,
no dejes que me dañen con magia negra,
ni que me envíen ningún tipo de maleficio,
trabajo, amarre, conjuro o mal de ojo.
Si cayere en prisión, consuélame
y ayúdame a salir de ella con honra,
con la frente en alto.
Con tus vestiduras Santo mío cúbreme
y líbrame de todos los peligros
que ante mí se presenten o se vayan a presentar.
Te ofrezco, abogado mío, poderoso San Cipriano,
el culto, la honra y agradecimiento
que hoy se te tributa en todo el universo.
Alcánzame, amoroso protector, en esta ocasión,
este especial favor que con humildad te imploro:
(se dice la petición).

San Cipriano poderoso, eleva mi petición al Altísimo,


para que con vuestro ardor e intercesión
pronto me sea concedida,
si conviene a mi alma,
y haz que mi vida sea agradable a Él,
para que así goce de tu dichosa compañía en la Gloria.
Amén.

Rezar tres Credos y Gloria.


Encender una vela marrón, o azul oscuro, o verde oscuro.
Hacer la oración y los rezos cinco días seguidos.
Oración a San Cipriano contra todo daño y maleficio
Señor San Cipriano, que eres siervo muy querido de Dios
y ofreciste en tu vida ser abogado
contra todo daño y maleficio,
de hombres y espíritus diabólicos;
de serpientes y animales venenosos
y de toda acechanza, magia negra y hechicería.
Te pido y te ruego me libres
de todos los daños conocidos y por conocer,
que desarmes a mis enemigos corporales y espirituales,
te pido me salves cuando sea perseguido
y perjudicado por malas lenguas;
que interpongas para con Dios tu influencia y Santidad,
de todo lo que consigamos,
que toda aquella persona que quiera hacerme mal,
no pueda llevar a cabo su intento,
y que pierda su maléfico influjo,
toda planta, polvo, vela o aceite
que quieran usar contra nosotros
y todo ensalmo u oración maligna
y que cuando vayamos de viaje nos lleves por buen camino
y con seguridad y si hubiese malas intenciones en contra de nosotros
no puedan llevarse a cabo. Amén.
Concédenos poderoso Santo,
que rezando esta oración
estemos siempre libres
de toda mala hora de tentaciones
y acechanzas de gente y animales maléficos
o peligrosos conocidos
o por conocer en que podamos perecer.
Te pedimos y rogamos por el Padre,
por el Hijo y por el Espíritu Santo,
que todos los hechizos, encantamientos,
brujería o magia negra
se deshagan cuando pronunciemos esta oración.
Bendito sea el Padre, bendito sea el Hijo,
bendito sea el Espíritu Santo. Amen.
(Se puede rezar Padrenuestro, Avemaría y Gloria)