Está en la página 1de 9

“Que la ciencia te acompañe ...

a Rosario”

Deconstruyendo el Conocimiento

Un viernes a la tarde, 28 de de septiembre, además Día de la Acción Global por el


Aborto Legal, Seguro y Gratuito, se convirtió para nosotras en un excelente plan ir a
encontrarnos a hablar de Ciencia y Feminismo en Berlín, uno de los bares más
emblemáticos de la ciudad que en los últimos tiempos abrió sus puertas a
expresiones feministas.

Invitada por el CEMUPRO llegó a Rosario la Barbie Científica, ella es Agostina


Mileo, Licenciada en Ciencias Ambientales, Máster en Comunicación Científica,
Médica y Ambiental y Doctoranda en Historia y Epistemología de la Ciencia. “Que la
ciencia te acompañe (a luchar por tus derechos)” es su primer libro que desde junio
está a la venta. Y entre otras cosas, forma parte de la organización “Economía
Feminista”.

Junto a ella, Erica Hynes, Ministra de ciencia y Tecnología de la Provincia de Santa


Fe, y como se define en su cuenta de twitter, Química, feminista, lectora. Su
currículum dice bastante más: fue Secretaria de Ciencia y Tecnología de la UNL, es
investigadora del Conicet y Profesora en la Facultad de ingeniería Química de la
UNL.

Quien las presentó y conversó con ellas fue Canela Grandi, arquitecta y profesora
de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), quien vivió como varón gran parte de
su vida.

Con anécdotas de cómo fueron identificándose con el feminismo, vinculandose con


la temática de género que como en todas las áreas, a las distancia, parecen relatos
tragicómicos pero son situaciones que nos hacen reconocer que estamos en un
contexto de opresión, luego el camino es una puerta abierta y un transcurrir en el
que transitamos.

Canela transmite las preguntas que confeccionaron el grupo de lectura de mujeres


socialistas:

¿Por qué es importante cuestionar la ciencia como si fuese un modelo objetivo?

AM: Es importante porque si eso no sucede, la ciencia que se produce es de mala


calidad. La realidad es que si yo produzco un ensayo clínico que no discrimine los
efectos secundarios por sexo y hago una estadística basada solamente en los
promedios, puede pasar como pasó en EEUU entre el 1997 y el 2000, que el 80%
de los medicamentos del mercado fueron retirados porque producían efectos graves
en las mujeres, o salían medicamentos al mercado que no distinguían dosis para
varones y mujeres. Entonces ahí hay una irresponsabilidad con ese producto.
Además algo fundamental, que es dejar de pensar que la ciencia no tiene
apropiación social. La ciencia tiene un estado de discurso hegemónico que se
asemeja bastante a la verdad, entonces las ideas que se producen, el conocimiento
formal, sí son permeadas y sí son apropiadas es lo que nosotros instalamos en
nuestro sentido común, en los imaginarios populares como si fuera cierto. Entonces,
intervenir la ciencia es intervenir nuestra idea de verdad, y si hay una idea que
tenemos instalada y que es constitutiva de nuestro ordenamiento social es que los
varones son mejores que las mujeres y la historia del pensamiento lo refleja. Ahí hay
un trabajo que hacer y es un deber feminista cuestionar los discursos hegemónicos,
más aún en las mujeres que somos anticapitalistas.

EH: Con respecto a cuestionar la ciencia hecha sin innovación de género, sin
análisis de género, sin esa perspectiva, coincido que es un tema de calidad de
conocimiento que se produce. Hay innumerables ejemplos, no sólo en la ciencia,
sino también en la innovación. Por citar uno, en el juego de Fifa 2016 recién ahí,
hubo una versión de chicas jugando al fútbol, la posibilidad de elegir un avatar
mujer, esto generó revuelo, mucha polémica, porque el mundo de los video games
es un mundo muy hostil con las gamers y con las que hacen juegos. Este juego
duplicó las ventas, era una innovación que estaba al alcance de la mano y no era
hecha simplemente por una cuestión de discriminación.
Erica habla del neurosexismo, que es la ciencia que viene a legitimar los
estereotipos, y dice que cuando la ciencia legitima ese estereotipo queda aún
arraigado más fuerte. Hay mucha producción científica que trata de demostrar que
las mujeres tenemos una inteligencia lógico matemática menos elevada que la de
los varones. No hay ninguna evidencia seria que pueda sostener esto, sin embargo,
si uno le pregunta al “común” de la gente, está en el sentido común y está
demostrado que en la primera infancia no hay diferencias.

Agostina enfatiza en que no hay que seguir pensando que esto no es político,
porque personas que hacen este tipo de producción de conocimientos hoy están
vinculados al gobierno nacional y tienen incidencias en las políticas públicas. Como
pasó con las políticas de primera infancia, esto de decir que si un chico no es bien
alimentado hasta los 3 años está perdido, entonces todas las políticas son
apuntadas a la primera infancia, pero si a los 11 años te roba un celular la solución
es bajar la edad de imputabilidad porque como no comió bien hasta los 3 ya está
perdido. Entonces, no seamos ingenuos de pensar de que la ciencia se produce
para los científicos, porque la ciencia tiene que ver con nuestra construcción
ciudadana.

Canela, pone su mirada al respecto como arquitecta, observando que la


construcción de las ciudades también está realizada en favor del hombre blanco,
heterosexual, capitalista y con auto. Las ciudades no están pensadas para la mujer.
Hay muchas formas de hacer la ciudad que no dependería ni del automóvil ni de el
hombre que lo maneje y sería mucho más amigable para las mujeres, para los niños
y para los ancianos en tanto la menor disponibilidad de recursos.

¿Es igualitario el acceso a la carrera científica?

AM: Una cuestión que me parece importante mencionar es lo que pasa con las
negociaciones entre el sector Científico y Tecnológico y los trabajadores de ciencia
y tecnología. En momentos de crisis el género pareciera ser una cuestión accesoria,
algo que se puede analizar con la panza llena. La realidad es que no tenemos
personería gremial, no hay un sindicato de trabajadores y trabajadoras de ciencia y
tecnología. Cada uno se sindicaliza según quien sea su institución empleadora,
entonces hay una fragmentación absoluta, no hay convenio colectivo y sobre todo
hay componente identitario muy fuerte que es que los becarios y becarias no son
considerados trabajadores, entonces la identidad como trabajador o trabajadora es
muy difícil de concebir. Una cuestión con la clase cultural, también con la clase
social, que es como “somos científicos”, entonces el reclamo sindical cuesta
pensarlo porque se piensa en el estereotipo del sindicalista con el bombo y además,
otra realidad no menor es que son todos varones. Y tenemos un problema hacia
adentro de la comunidad científica de “¿qué hacemos con los varones?”, qué pasa
cuando queremos construir políticamente, cuando los varones dicen “yo creo que la
cuestión de la igualdad de género es un tema de justicia social” pero no pueden
dejar de lado la parte de dejar de ser sujetos que construyen esas propuestas
políticas, que es como si viniera el patrón a decir “quiero fundar el sindicato” porque
el patriarcado no es un ente abstracto, esa opresión sistémica sobre las mujeres no
la ejerce un ente inmaterial, es un sistema que se construye con las acciones
sistemáticas de los varones y con sus privilegios. Entonces en el momento en que
se quiere construir esa igualdad y esa igualdad es política, esto implica ceder
ventajas y bueno... hay que ver quién lo va a hacer, y hay que ver quién se banca
reconocer que el lugar que ocupa no lo ocupa enteramente por sus méritos, que ser
varón es una ventaja que le facilita ocupar ciertos lugares. Parece necesario que los
varones que creen que el feminismo es parte de la agenda política de la ciencia y la
tecnología dejen que el feminismo lo construyamos las feministas y ellos en lugar de
discutir con nosotras, comiencen a discutir entre ellos como el patriarcado los afecta
y cómo es su construcción de masculinidad. Es un buen momento para empezar a
pensar esta construcción política de los trabajadores y trabajadoras de la ciencia y
la tecnología porque estamos en un momento en el que nos están vendiendo por
espejitos de colores. Así que o nos plantamos colectivamente o nos pasan por
arriba con las consecuencias que eso tiene.

EH: En relación a si el ingreso es igualitario, hay un paper de Corinne A. Moss-


Racusin donde hicieron dos curriculum iguales donde a uno le pusieron de nombre
John y al otro Jennifer, con el mismo, en una escala de 5 Jennifer sacó 1 punto
menos en la evaluación que John, tenía menos ofertas de trabajo y además le
ofrecían un 25% menos de sueldo. Los estudios de género hace 30 años que vienen
demostrando estas desigualdades. Hay un montón de evidencia y todavía nos
damos el lujo de no leerlos, de pensar que es un tema subalterno.
No es igualitario el sistema de ingreso, además en Argentina hay muchas
investigadoras mujeres y eso nos puede parecer un signo de igualdad y no lo es,
una recomendación es ver y estudiar los flujos de las personas en los trabajos y
como cuando un trabajo se vuelve cada vez más subalterno se llena de mujeres y
cuando se llena de mujeres se vuelve más subalterno y eso pasa en la educación,
en la policía, y si pasa en la ciencia que se llena de mujeres no es un buen signo,
tenemos que pensar que tenemos más precaridad laboral, menores salarios y está
significando que a los hombres no les está importando ese trabajo, no están
disputando ese lugar. No necesariamente es un buen indicador, tenemos que ver el
todo, es más complejo. Un caso típico es el de enfermería, que ha mejorado un
poco las condiciones laborales en algunos lugares del mundo y en esos lugares esa
profesión se está masculinizando y también nos pasó eso con Sistemas. Esa era un
área totalmente femenizada hasta que fue la revolución informática, donde los
salarios comenzaron a elevarse, las empresas comenzaron a cotizar en bolsa y son
las top, y ahora no hay más mujeres. Entonces prestemos atención a esos flujos
entre los trabajos porque no tiene que ver sólo con la apertura que haya más
mujeres allí.

En el final de este bloque y aprovechando para seguir el hilo de la femenización de


algunos trabajos, les pregunto si con respecto a lo que decía Erica, creen que si el
trabajo doméstico fuese asalariado dejaría de estar completamente femeninzado?

EH: Hay una teoría que la tecnología va a reemplazar a las personas en los trabajos
más asociados a los que hoy la sociedad le asigna a los hombres, trabajos más
duros, competitivos y de industrias tradicionales, y que lo que nunca va a poder ser
reemplazado es el cuidado. Cuidar a un niño de dos años no va a poder ser nunca
reemplazado por una máquina, el cuidado de personas adultas y la gerencia de un
hogar tampoco. En ese caso yo creo que a los hombres se le va a despertar la
ternura y van a empezar a interesarse por cuidar, porque yo creo que sí, que el
capitalismo y el patriarcado son grandes aliados estratégicos, entonces cuando el
trabajo del cuidado sea valioso, de buena calidad, van a comenzar a ocupar estos
lugares.

AM: Se ha instituido en un sistema de valores, no tiene sólo que ver la crianza con
la provisión de alimentos, nuestra ternura no viene de las tetas y la posibilidad de
amamantar y de que es una cuestión conveniente porque somos la fuente de
alimento, sino que en la crianza hay otras cuestiones que se instituyen desde una
cuestión “afectiva, cariñosa o suave” y el capitalismo, ni lerdo ni perezoso ha hecho
el combo, ya que somos la que tenemos el alimento, de paso tengamos el cuidado y
los otros van a trabajar, bueno...la división casi fordista de las tareas. Acá es
importante plantearse si creemos que el feminismo y el capitalismo son compatibles
hacia dónde vamos y qué es lo que estamos pidiendo como feministas. Porque
pareciera que estamos pidiendo la oportunidad de maternar y trabajar al mismo
tiempo sin modificar en absoluto la posición de los varones al respecto, que lo que
queremos con las políticas del cuidado es que a los hijos y a las hijas los cuiden
personas tercerizadas y que se si se desfememiiza mejor pero nunca llegamos a
pensar que la reproducción es una responsabilidad compartida y nunca lo llegamos
a instituir en nuestro ordenamiento social. Entonces van a quedar los trabajos que
siempre van a ser jerarquizados, los que cuidan y los que no cuidan, que se pueden
degenerizar, pero en definitiva, yo lo veo difícil. ¿Es realmente una sociedad
igualitaria esa? ¿Es realmente feminista? Son preguntas que yo me hago, no las
resolví, son temas para tener cuidado cuando armamos nuestra agenda política.
¿Queremos ver cómo hacemos para ser madres y seguir trabajando o queremos
salir de ese rol de madres y romper con ese rol reproductivo? Más allá que nos
sigamos reproduciendo y que algunas quieran gestar y cuidar y algunas vayan a ser
madres igual, pero no madres en el sentido me embaracé y parí, madres en todo
este sentido social. ¿Vamos a construir padres en algún momento? O vamos a
construir crianzas con dos progenitores? Obviamente voy a militar las todas las
cosas que faciliten la tarea pero como horizonte político a mi me parece plantearlo
para saber hacia dónde vamos con el movimiento feminista.

¿En el debate sobre el aborto, cómo el campo científico aportó argumentos positivos
o no en ese aspecto?

AM: Creo que hubo una gran soberbia en la argumentación y fue un gran error, se
debatió como si esas personas no estuvieran haciendo elecciones racionales,
mintiendo y desinformando a drede. Lo que digo que en esa subestimación hubo un
error político y también hubo una gran crueldad del argumento científico con las
personas de a pie que tienen una inquietud real y concreta sobre el inicio de la vida
sumamente válida. Que eso es lo que a la mayoría de las personas las retiene en
una posición y hubo una manera de explicitar las posiciones que fue sumamente
agresiva, como que la ciencia se puso del lado del saber y los otros “los
medievales”, y la verdad que si bien una es algo que dice a posteriori porque en el
momento no lo podés creer y te enojás, es muy difícil y justamente te calentás
porque hay una decisión racional del otro lado, no hay un estúpido ni un ignorante.
Tuvimos la oportunidad de ver a nuestros representantes y a mi me sorprendió
muchísimo ver el poder de la iglesia. Yo no sabía antes del debate que la posición
contra el aborto no era parte del dogma, gracias al debate aprendí que es una
cuestión de derecho canónico, o sea una decisión institucional, y que se está
apelando a una institución por encima de la autoridad del Estado, cuestión que es
inaceptable desde la ciudadanía. Creo que si se aportaron argumentos, y las chicas
más chicas la rompieron, los centros de estudiantes con la circulación de
información, generando folletería, bancando los pañuelazos.
Y, ahora, con respecto a haber venido a Rosario, algo que a mi me voló la cabeza
y es algo que yo venía mascullando. Tiene que ver esto con la militancia de la ley
cuando las herramientas legales ya nos garantizan el acceso al aborto legal, seguro
y gratuito, y con decisión política. Como pasa en esta ciudad, con interpretar la
salud en sentido amplio con el fallo F.A.L. ese derecho se puede adquirir
interpelando a los efectores de salud, y éstos como responsables, los médicos y las
médicas y el lugar que ocupan en la sociedad como dadores del saber, y el
concepto de salvar vidas que es algo muy interpelado desde la bioética.
Ayer tuve el privilegio de conocer el LIF, el primer laboratorio del país que, si todo
sale bien, va a ser el primero en producir misoprostol. Realmente estas noticias no
llegan, si llega “Rosario ciudad narco”.
Yo si sabía esto de la salud porque entre las socorristas circula y muchas veces se
junta la plata para que vengan a acá, para el micro, porque con en el
envalentonamiento de los antiderechos, sin receta el misoprostol está costando
$16.000. Y vuelvo a preguntarme qué es lo que nos está pasando en nuestro
sistema político y en nuestro sistema de respresentatividad que nos está faltando la
ley cuando tenemos las herramientas legales para garantizar el derecho?

EH: Con respecto a la participación de la ciencia en el debate, yo creo que la ciencia


no participó. Participaron científicos a título individual. La ciencia se perdió este
debate, no hubo grupos de debate del CONICET, institutos del CONICET que hayan
organizado un seminario, Universidades con los rectores que ni se enteraron, salvo
acá en la Universidad Nacional de Rosario que tiene la cátedra electiva “Aborto
como Salud Pública” no está instalado en la academia este debate, no lo vieron.
Cada vez que una trataba de llevar una charla mostraban resistencia por miedo al
lío que podía generar, atrasando mucho con respecto a lo que pasaba en lo social.
Terminó pasando que al debate fueron referentes que eran conocidos de algún
diputado, y esto tiene el efecto de que el convocado o convocada es una estrella
del firmamento científico y que suele tener poca práctica política y se expresa desde
un lugar de saberes muy cristalizado interpretando las preguntas de quienes lo
interpelan desde un lugar de ignorancia absoluta que en algunos casos puede ser
pero en realidad yo coincido, que es una estrategia completamente armada. Como
nos está pasando ahora con la Ley de Educación Sexual integral. Con los audios
que circulan por whatsApp, completamente guionados, una piensa que las familias
no van a creer eso, pero un fake es más atractivo que un estudio científico y circula.

¿Por qué es tan importante la educación sexual integral sobretodo para las
mujeres?

AM: Yo puedo hablar de lo que hago, coordino esta campaña que se llama
“menstruacción” que es para visibilidad que la menstruación es un factor de
desigualdad. Acá la concejala Norma López ha prestado un proyecto de ordenanza
en el Concejo Municipal para que los productos de gestión menstrual sean
repartidos gratuitamente. Nosotros también bregamos por la quita del IVA a esos
productos y la publicación de datos ya que es un tema dejado de lado. Unos de los
ejes de la campaña son talleres que damos en barrios, escuelas, ahora estamos
queriendo capacitar docentes para no quitarle horas de ESI a los docentes y porque
tiene más potencial replicador capacitar.
Respecto a la ciencia, varias de nosotras lo hemos visto este tema como alumnas
en la escuela, tiene la ventaja de que está en la currícula obligatoria, en biología.
Qué idea de la ciencia nos da lo que nos dice de la menstruación en la escuela?
Porque se caracteriza como una experiencia anatómica, que es un subproducto del
rol reproductivo y el esperma, en esta explicación nunca aparece. Más allá de todas
las metáforas que operan en esa enseñanza me pregunto qué idea de la ciencia le
estamos dando cuando le estamos enseñando y diciendo que la ciencia ya sabe
todo lo que tiene que saber sobre eso? Cómo despertamos vocaciones científicas
cuando tenemos algo tan rico en la experiencia personal, algo con lo que más o
menos la mitad del aula se puede relacionar y le estamos diciendo que ya no hay
ninguna pregunta, lo cual es mentira. La menstruación es un rasgo super particular,
solo cuatro mamíferos menstruamos y ninguno con tanta frecuencia como las
hembras humanas. El por qué evolutivo de la menstruación aún es una pregunta. Se
cree que el rasgo surge como un proceso de selección embrionaria que eso también
da una oportunidad de hablar de la inversión biológica que es un embarazo. Que las
humanas somos las únicas hembras que no tenemos una capa que medie entre la
placenta y el resto del cuerpo, o sea que nuestros fetos pueden acceder a todos
nuestros nutrientes sin ningún tipo de mediación, por eso se cree que la
menstruación, este desprendimiento del endometrio facilita que se prendan los
embriones más aptos. Y si esto explica que el rasgo haya surgido por esta cuestión
tampoco se explica por qué se mantiene si no es lo más eficiente para la
reproducción, entonces la teoría emergente más comentada es que ha sido un
mecanismo para protegernos de los patógenos del esperma. A alguien le dijeron
esto? Y si lo empezamos a decir? Y así, damos otra idea de la ciencia, de cómo se
construye y que hay algo para hacer que nos incumbre a las mujeres ahí.
Queremos hablar de aborto? No hace falta dar charla de aborto, podemos hablar de
esto, de que un embarazo no es la panacea, no es algo tan simple de llevar,
también así estamos informando.

EH: Un enfoque científico siempre es un enfoque que genera dudas, y todo lo


contrario de eso es cuando se enseña una certeza. Yo creo que la Educación
Sexual va a tener que incorporar cada vez más perspectiva de género porque si
bien la tiene la ESI, hay descubrimientos que son recientes y que los van a tener
que incorporar. La biología es una ciencia experimental y pienso en esos
antiderechos que andan con los carteles “biología si, ideología no”. La biología es
una de las ciencias más ideologizadas que existe, hasta el siglo pasado se
ocupaban de legitimar que los cerebros de los negros eran inferiores de los blancos
y los biólogos, que hacían eso inducían sus sesgos racistas que llevaban a enormes
errores metodológicos en sus experimentos y cuando ni aun así le daban hacían
fraude. Hoy estamos hablando de neuroseximo, de como hay otros biólogos que
están tratando de demostrar que las mujeres tienen menos inteligencia lógico-
matemática que los varones y todavía, al día de hoy sufrimos las consecuencias de
cómo se miran los genitales al nacer, eso también es ideología. Las personas
intersex también están sufriendo de esa ideología que primero indicaban que había
que operar porque no se tenían que enterar nunca y eso, es pura ideología. Y
también en la eduación, recién el año pasado, en Francia hubo por primera vez en
un manual de primaria un dibujo de un crítolis adecuado, mientras que penes
aparecen en los libros de educación sexual desde los 60’ y esto habla de cómo la
biología nos miraba a nosotras, nos miraba como si no tuviésemos nada, y eso está
en la ideología del que mira. Cuando nos dicen biología si, ideología no, en realidad
nos están diciendo de esta ideología si, de esta otra no. Agostina recoge el tema de
las personas intersex y agrega que son el 2% de la población, la misma cantidad
que la gente pelirroja, no es una excepción absoluta. Y sobre el clítoris, tiene que
ver con presentar los genitales como aparato reproductor y entonces el pene entra
dentro de esa cuestión y bueno...de casualidad también tiene que ver con el placer,
y el clítoris como no tiene función reproductiva no se enseña. Y, de nuevo, el sexo
sirve para reproducirse y esto tiene que ver con la ideología de la utilidad. La
utilidad también se la da la cultura y es algo en lo que interviene la ciencia. Dejar de
lado las diferencia biológicas observables pueden ser producto de la cultura, pero no
solo eso, pueden ser producto de la opresión y la injusticia, pero pronunciarse sobre
eso no es científico, entonces ahí tenemos una ideología por omisión. Hay un nuevo
campo de la epistemología emergente que es la epistemología de la ignorancia.
Siempre nos hemos centrado en ver cómo se produce el conocimiento pero lo que
no sabemos también es una operación, y eso es interesante para pensar.

¿Cuáles son los desafíos en las políticas públicas para las cuestiones de género?
Cuál es la situación actual del financiamiento del CONICET?

EH: La situación pasó de ser preocupante a que se confirmen todos nuestros


temores, el nuevo presupuesto, restringe todo lo que puede restringir, el CONICET
es un organismo que no se puede achicar tan fácilmente, no en cuanto a las becas,
sino a los funcionarios permanentes, por esto es difícil de ajustar no como pasó con
el INTA y el INTI que por tener muchos contratados pudo disminuirse mucho más.
Entonces el achique en CONICET viene por los subsidios por los cual no hay dinero
para hacer investigación experimental por lo cual pasamos de a una situación de
tener gente formada que siempre es lo más caro en cualquier sistema científico, lo
más lento de producir que es una persona formada para hacer investigación y no le
permitimos ni concursar por plata para trabajar. Entonces están condenando a la
ciencia experimental, vamos a tener que hacer todos ciencia teórica. Que en otros
momentos de la Argentina se dió, en física teórica se desarrolló todo un campo
bueno y fuerte a nivel internacional porque hubo años de mucha sequía de plata
para comprarte un láser para hacer un experimento, bueno, eso se avecina, ya está
sucediendo. En los instituto del CONICET particularmente ya no se les ejecutó el
presupuesto este año entonces no tienen plata para pagar los servicios y los
directores están viendo cómo hacen para pagar todo eso en lugar de pensar qué
problema sería interesante atacar de todos los que nos aquejan. Pero yo creo que
eso, así de grave como es, no es lo más grave. El más grave es la agenda implícita
de ciencia y tecnología. Qué le vamos a demandar a nuestro sistema científico
tecnológico? Si le vamos a demandar que nos ayude a digitalizar la industria, a
superar la brecha, a agregar valor a todas nuestras producciones, a tener centrales
atómicas con tecnología propia. Esta agenda no existe y demuestra que está claro
que el proyecto de país es uno que venda commodities y compre tecnología,
seamos usuarios y nunca innovadores. Cuando se cortan estos ciclos, empezar de
nuevo es muy costoso, realmente lo que estamos haciendo incluso, en términos de
eficiencia capitalista es una locura estamos tirando la inversión a la basura, y
también ahí la inversión en la formación de las mujeres es clave. Todos hablamos
de la fuga de cerebros cuando se va un pibe vía Ezeiza a EEUU, pero nunca
hablamos cuando se va una piba a la casa porque no va a trabajar más en el
laboratorio porque decidió ser madre full time y es doctora y realmente tuvo una
crisis porque no puede con todo y decidió quedarse en la casa y les puedo asegurar
que hay muchas. Y eso también es una fuga de cerebro y el estado ahí invirtió
muchísimo dinero y esa fuga de cerebros es invisible. Y cuando pasamos este tipo
de crisis ocurre primero que la otra porque pagar el cuidado es caro, empiezan
todos los discursos de para que te sacrificas tanto con esa carrera que te pagan dos
mangos y estas fuera de casa y los domingos tenes que escribir los papers. Las
primeras que se empiezan a perder son las mujeres.

Gilda