Está en la página 1de 3

¡NECESITO UN REINICIO!

Nehemías
INTRODUCCIÓN
En Mateo 5:17 Jesús claramente definió su posición acerca de la ley de Dios: “No penséis que he
venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir”.

Desafortunadamente, muchas personas piensan que Él destruyó la ley. Más exactamente, ellos dicen
que Jesús transformó la ley. Ellos afirman que, al aceptar a Cristo como Salvador, un cristiano está
libre de cualquier obligación de obedecer la ley de Dios. La explicación común es que la obediencia
a Cristo es algo que se les acredita a todos aquellos que lo aceptan a Él como su Salvador.

Jesús magnificó la ley


Al explicar, expandir y ejemplificar la ley de Dios, Jesús cumplió una profecía acerca del Mesías que
encontramos en Isaías 42:21: “El Eterno se complació por amor de su justicia en magnificar la ley y
engrandecerla”.
La palabra hebrea gadal, traducida como “magnificar”, significa: “Volverse fuerte, crecer, ser grande o
poderoso, evidencia de que uno es grande (magnificado), ser poderoso, importante, o de valor” (Vine:
Diccionario expositivo completo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento; “Magnificar”).
Jesucristo magnificó y exaltó la ley al mostrar tu intención espiritual, o el espíritu de la ley,
demostrando su verdadero significado y valor en la vida de un cristiano.

Dios saco a su pueblo de la esclavitud de Egipto (de maltratos y amarguras) y les enseño como
deberían vivir en libertad (les da los mandamientos para vivir diferente de las demás naciones:
Esclavos, Gobernantes, cuidarse entre ellos). Pero ellos no hicieron caso y se volvieron esclavos unos
de los otros y adoraron a otros dioses y no se protegieron unos a otros, PARECIERA QUE LA IGLESIA
DE HOY ESTA PASANDO POR EL MISMO PROCESO Y SE HA ENTREGADO A LA ESCLAVITUD DE
SATANÁS. Después de esto Dios los disciplina y los lleva otra vez al cautiverio (Es como si les dijera:
no les gusta vivir en libertad entonces vivan como esclavos >>> NARRAR LA CAUTIVIDAD). Después
de la disciplina en el exilio se levantaron muchos varones con una nueva visión y con nuevos bríos de
poner en práctica la Palabra de Dios y ellos regresan a su pueblo con la esperanza de tener un nuevo
tiempo para reiniciar (Dios sabe cómo somos: retoman el Jubileo que para eso se había dejado). Ese
tiempo para reiniciar lo necesitamos nosotros también y lo podemos ver en el libro de Nehemías:
DESARROLLO

¿QUÉ NECESITAMOS PARA REINICIAR?:

I. VOLVERNOS A DIOS (NH. 1:4-9):


A. Ayuno y oro y pidió misericordia para el pueblo v. 4-5 tenemos que humillarnos y reconocer
que solos nada podemos hacer. (dejar todo sentimiento de autosuficiencia).
B. Confesar a Dios v. 6-8 La confesión es todo lo contrario a la soberbia (los profetas fueron
desechados).
C. Los resultados V.9 nos hace reiniciar, aunque nos hallamos extraviado lejos (cualquier pecado
lo perdona el Señor: PECADO: NO DAR EN EL BLANCO).

II. TENIENDO UN NUEVO ANIMO (NH. 2:17-18):


A. Darnos cuenta de la difícil situación en la que estamos y tomar conciencia de ello para poder
cambiar.
B. Reconstruyamos, es decir pongamos manos a la obra “LEVANTÉMONOS Y EDIFIQUEMOS”
(saber que en Dios se pueden hacer proezas).
C. Esto implica confiar en el todo poderoso y cambiar nuestra mentalidad de No se puede a la
de si se puede (la escuela de Andrés).
III. TENER PRECAUCIÓN DE LOS ENEMIGOS (NH. 4:13-18):

A. No debemos confiarnos debemos estar dispuestos a luchar contra nuestros enemigos que
son:
B. El mundo, El Diablo, Carne.
C. No tengamos miedo y peleemos (Guerra espiritual) por nuestra Iglesia por nuestros familiares
que están caídos, por nuestras esposas y esposos.
D. Armémonos de la espada de la Palabra de Dios. (Como ahuyento Jesucristo al Diablo: con la
Palabra de Dios). (La Escuela Dominical).

IV. AYUDANDO Y VIENDO DE VERDAD POR LOS DEMÁS (5: 1-7 Y 10-11):

A. Todos Aquellos que no tienen trabajo o que deben dinero o que no tienen posibilidades
económicas. Sufren de alguna manera y nosotros nos hemos quedado callados.
B. Si somos hermanos nos tenemos que ayudar v. 5 Familia- Clan Tribu.
C. Perdonémonos las deudas tanto materiales como espirituales. (si no perdonas al hermano tu
estas amargándote y no tienes bendiciones de Dios).

V. COMPROMETIÉNDONOS A GUARDAR LAS ESCRITURAS (NH. 10:28-29):


A. Cumplir los mandamientos v. 29 (Si son vigentes).
B. A no dar a nuestros hijos a los paganos v. 30
C. Respetar el día de reposo v. 31
D. Dejar descansar la tierra v. 31b
E. Ayudar a la casa de Dios.

CONCLUSIÓN:
El origen el jubileo y de la vida abundante está en un conocimiento de la Palabra de Dios y de una
práctica fiel de la misma. Mi Pueblo pereció porque le falto conocimiento hermano yo te invito a que
seas humilde y que vengas a la Escuela Dominical y que aprendas más de su PALABRA. Y ASÍ SERÁS
LIBERTADO DE TODO LOS DARDOS DEL ENEMIGO. Y SALDRÁS ADELANTE JUNTO CON TODA TU
CASA Y TODA LA IGLESIA.

Intereses relacionados