Está en la página 1de 3

Introducción

El suelo está compuesto por minerales, materia orgánica, diminutos organismos


vegetales y animales, aire y agua. Las plantas y animales que crecen y mueren dentro
y sobre el suelo son descompuestos por los microorganismos, transformados en
materia orgánica y mezclados con el suelo.

El tamaño de las partículas minerales que forman el suelo determina sus propiedades
físicas textura, estructura, porosidad y el color.

Según su textura podemos distinguir tres tipos de suelos: arena, arcilla y limo. La
arena es la que existe en los diversos ríos. Los suelos arenosos, como son más
sueltos son fáciles de trabajar pero tienen pocas reservas de nutrientes aprovechables
por las plantas.

Los suelos limosos tienen gránulos de tamaño intermedio son fértiles y fáciles de
trabajar. Forman terrones fáciles de desagregar cuando están secos.

La arcilla son partículas muy finas y forman barro cuando están saturadas de agua.
Los suelos arcillosos son pesados, no drenan ni se desecan fácilmente y contienen
buenas reservas de nutrientes. Son fértiles, pero difíciles de trabajar cuando están
muy secos.

La estructura o forma en la que se encuentra el suelo se determina por:

 El tipo: aspecto o forma de grumos.


 La clase: tamaño de los grumos.
 La categoría: grado de distinción de grumos.

El color de un suelo varía desde negro, rojo, amarillo y gris. En el Trópico de


Cochabamba existen suelos arenosos de color gris y blanquecino; suelos limosos de
color crema y café claro; y suelos arcillosos de color café oscuro y plomo.

Las propiedades químicas del suelo depende de la cantidad de los distintos minerales
y otras sustancias que componen el suelo. El contenido de nitrógeno, fósforo, potasio,
calcio y magnesio debe ser abundante y equilibrado. El suelo puede ser ácido, alcalino
o neutro.

Para entendernos mejor, explicaremos cuándo un suelo es ácido, alcalino o neutro:


 Un suelo ácido es aquel que presenta ciertos elementos químicos de carácter
ácido en mayor proporción que otros. En el Trópico de Cochabamba la mayoría
de los suelos son ácidos.
 Un suelo neutro es cuando presenta porcentajes equilibrados y disponibilidad
de los elementos químicos primarios y secundarios. El boro, aluminio, zinc,
hierro y litio también están presentes en menor proporción.
 Un suelo salino o alcalino es aquel que presenta azufre, calcio, magnesio,
manganeso y molibdeno en mayor proporción que otros compuestos. Estos
elementos, cuando se encuentran en concentraciones mayores, hacen que un
suelo sea salino o alcalino.

En el Trópico de Cochabamba existen cuatro clases de suelos según la textura.

 Suelos arenosos: ásperos y no manchan la mano.


 Suelos franco arenosos: ásperos, manchan la mano y no forman figura.
 Suelos franco arcillosos: manchan la mano y se pueden moldear.
 Suelos arcillosos limosos: fáciles de amoldar, forman figuras y son
pegajosos.

Si bien existen cerca de siete tipos de suelo, en su mayoría, la capacidad del uso del
suelo es de producción forestal extensiva y permanente.

El suelo es donde caminamos los humanos y los animales, en el suelo crecen las
pequeñas y grandes plantas, por el suelo corre el río, en el suelo los humanos y los
animales hacen sus casas, en el suelo hacemos nuestro chaco donde sembramos las
plantas que dan alimentos para comer.

Los suelos tienen vida, ahí adentro viven lombrices, hongos y bacterias y, a la vez,
proporcionan vida a plantas, animales y seres humanos.

ACTIVIDADES

1. Vamos a elaborar un muestrario de los suelos existentes en nuestra comunidad. Para


ello, con la ayuda de vasos de vidrio o de plástico transparente, recogeremos
muestras de los diversos tipos de suelos (diferente estructura, diferentes colores,
diferente textura).
2. Con la ayuda del profesor(a) empezaremos a clasificar los suelos según sus
propiedades físicas y químicas.
3. Posteriormente, a cada muestra de suelo le pondremos un cartelito indicando sus
propiedades físicas, sus propiedades químicas y la utilidad o aprovechamiento de
estos suelos para los cultivos.
4. Cada uno de nosotros conoce las propiedades del suelo, ya sea porque hemos
trabajado en nuestros chacos o porque lo hemos estudiado o aprendido de alguien.
Por ello, ahora pongamos en común ese nuestro conocimiento. Puedes ir anotando
todo aquello que te parece importante de la exposición de tus compañeros y aquello
que no lograste averiguar.
5. Luego de la exposición del profesor(a) sobre este tema, realiza un resumen de lo más
importante y significativo para ti.
6. Finalmente, anota las nuevas palabras que hayas aprendido y el significado de las
mismas.

Actividades Complementarías

Para una mejor comprensión del tema, te sugerimos intentes hacer germinar semillas
idénticas en dos o más tipos de suelos. Para ello sigue las siguientes instrucciones:

- Llena una bolsita nylon de tierra de dos lugares diferentes.

- Coloca en cada una semilla de la misma especie.

- Riega y observa que le de el sol a cada una por igual.

- Observa cómo crece cada semilla y en qué tipo de suelo desarrolla mejor y más
rápido.