Está en la página 1de 19

Revista de la Educación Superior

ISSN: 0185-2760
editor@anuies.mx
Asociación Nacional de Universidades e
Instituciones de Educación Superior
México

Lara Villanueva, Rosamary Selene


EL APRENDIZAJE COOPERATIVO: UN MODELO DE INTERVENCIÓN PARA LOS PROGRAMAS
DE TUTORIA ESCOLAR EN EL NIVEL SUPERIOR
Revista de la Educación Superior, vol. XXXIV (1), núm. 133, enero-marzo, 2005, pp. 87-104
Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior
Distrito Federal, México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=60411915008

Cómo citar el artículo


Número completo
Sistema de Información Científica
Más información del artículo Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
Página de la revista en redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
Revista de la Educación Superior
Vol. XXXIV (1), No. 133, Enero-Marzo de 2005, pp. 87-104. ISSN: 0185-2760.

EL APRENDIZAJE COOPERATIVO: UN
MODELO DE INTERVENCIÓN PARA LOS
PROGRAMAS DE TUTORIA ESCOLAR
en el NIVEL SUPERIOR

Rosamary Selene Resumen


Lara Villanueva*
E n este artículo se explica un modelo de
intervención educativa centrado en el aprendizaje cooperativo, propues-
ta que toma en cuenta los procesos de interacción social, la cooperación
y los roles desempeñado por los estudiantes y profesores que juegan
un papel importante en la gestión y autonomía del aprendizaje. El Pro-
grama Institucional de Tutoría Escolar emprendido por la ANUIES,
es un paraguas que brinda la posibilidad de desarrollar programas que
lleven a la mejora de la calidad educativa, por lo que, modelos como
el aprendizaje cooperativo se ajustan a los modos en que la Tutoría
escolar orienta sus objetivos. Este artículo se deriva de un proyecto de
investigación (2004-2006) emprendido en la Universidad Autónoma
* CINCIDE del Estado de Hidalgo para implantar la metodología de Aprendizaje
Universidad Autónoma Cooperativo en el área de Ciencias Sociales y Humanidades.
del Estado de Hidalgo
Correo e: Palabras clave: Habilidades Sociales y académicas, aprendizaje coope-
rselenelara@hotmail.com
rativo, intervención, tutoría.
Abstract

T his article explains a model of educational


intervention focused on collaborative learning, proposal which takes social
interaction processes into consideration together with the collaboration
and roles of students and professors which play a relevant part in the
management and autonomy of learning. The Institutional Tutorship
Program undertaken by the National Association of Universities and
Higher Education Institutions (ANUIES), as an instrument to reinforce
and strengthen academic and psychosocial aspects on students, is an um-
brella that offers the possibility to develop programs leading to education
quality, therefore, models such as collaborative learning meet the ways in
which school Tutorship orients its objectives. This article emerges from
a research project (2004-2006) undertaken by the Autonomous University
of the State of Hidalgo in order to implement the Collaborative Learning
methodology in the Social Sciences and Liberal Arts’ area.
Key words: Social and Academic skills, collaborative learning, inter-
vention, tutorship.
87
el aprendizaje cooperativo

Introducción en este sistema social, configurado por el grupo


de clase, las relaciones se establecen en dos ni-
El mundo actual en el que estamos inmersos nos veles: entre los alumnos y entre los profesores
obliga a replantearnos cada vez más el papel que y los alumnos, y desde una concepción integral
representamos en la sociedad. Como educadores del proceso formativo, la construcción de los es-
y/o profesionales de la educación, la necesidad quemas de conocimientos y de comportamiento
de formar individuos con capacidades para necesario para interactuar adecuadamente con el
adaptarse a los nuevos cambios es un reto que entorno. Desde el aspecto formativo, los proce-
se impone y nos obliga a cuestionar nuestras sos de enseñanza-aprendizaje se estructuran en
actuaciones cotidianas en las aulas. Reflexionar base a una amplia gama de contenidos (valores,
sobre nuestras acciones es una práctica que im- normas, hechos, ideas), por la naturaleza de los
plica llevar a cabo una adecuada intervención conocimientos subyacentes desencadenantes
educativa para el desarrollo formativo de los de la conducta (morales, sociales, etcétera), la
estudiantes, desde una planificación cuidadosa variedad afectiva (interés, empatía, apego, cari-
de los objetivos de aprendizaje, las actividades ño) y por las identidades en el que el sujeto se
escolares y su respectiva organización social bajo relaciona (familia, compañeros, amigos) (Serrano
una perspectiva constructivista. y González-Herrero, 1997).
Desde tal perspectiva, la escuela puede Ante esta amplia gama de contenidos, es po-
cambiar sus modelos educativos, utilizando es- sible observar de manera multidimensional cómo
trategias que favorezcan el proceso de enseñan- y dónde (contextos) se encuentran los sujetos y
za-aprendizaje y construir unas relaciones entre así emprender acciones educativas que garanti-
iguales y de alta calidad con el uso apropiado de cen el desarrollo madurativo y armónico de sus
grupos cooperativos en el aula. facultades intelectuales, afectivas y sociales.
En este sentido, estamos de acuerdo en que Por ello, en este trabajo, se explica la manera
las interacciones sociales que se establecen en en que los métodos de aprendizaje cooperativo
el proceso de enseñanza-aprendizaje juegan un pueden enriquecer y estimular la conducta de los
papel importante en la construcción de cono- estudiantes de nivel superior, hacia un aprendi-
cimientos y en la realización de aprendizajes zaje constructivo dentro del proceso escolar y,
significativos. Sin embargo, perdemos de vista como modelo de intervención para la mejora de
que estos procesos dentro de la escuela tienen que programas escolares, se orienta a la atención
fomentarse de manera explícita dentro de un de los individuos en todas sus dimensiones so-
marco sociocultural de referencia en el cual se cial, afectiva, intelectual y física.
encuentran los individuos (alumnos-profesores). En este sentido, la necesidad de instrumentar
Por ende, no debemos olvidar, que la escuela alternativas para mejorar la calidad y la eficiencia
constituye en esencia, un organismo vivo en el de la educación superior, bien podrían afianzarse
que el que se configuran las relaciones de tipo en programas institucionales como el de la tu-
social, cultural, psicológico, determinada por las toría escolar a nivel superior que buscan la
características de los individuos que la confor- utilización de modelos centrados en el alumno y
man y por los rasgos comunes o diferenciadores la orientación hacia el aprendizaje como requisi-
que éstos poseen. tos necesarios para la transformación que deben
En medio de esas unidades pequeñas de la emprender hoy las Instituciones de Educación
escuela, llamadas aulas, las relaciones interperso- Superior (IES). En este caso, se considera que
nales se amplían y enriquecen, desarrollándose el como una alternativa útil para atender a los estu-
conjunto de conocimientos y experiencias ofreci- diantes e intervenir en su proceso de enseñanza-
das por otros contextos (familia, sociedad). Así, aprendizaje, los Métodos de Aprendizaje Coope-

88
rosamary selene lara villanueva

rativo (MAC), representan uno de los mejores la organización escolar debe estimular al máxi-
medios instruccionales para favorecer el cambio mo la cooperación con los demás y la competi-
significativo en la formación de nivel superior, ya ción consigo mismo.
que constituyen una experiencia que da sentido a Para el desarrollo estratégico de los modelos
su formación profesional, por cuanto beneficia de intervención con la Metodología del Aprendi-
sus habilidades académicas y sociales. zaje Cooperativo, las aulas son los espacios que
Dicho nivel educativo tiene como principio configuran nuestra realidad educativa y en las
rector contribuir en el desarrollo de una forma- que es posible encontrar solución a las necesi-
ción de calidad de los estudiantes, responder a dades surgidas en su realización.
las necesidades académicas de los mismos, no Por ello, la aplicación de cualquier marco
importando el origen social y étnico, hacer más metodológico se encuentra estructurada en
flexibles los programas educativos e incorporar cuatro momentos, mismo que nos servirán para
en los mismos el carácter integral del conoci- orientar la investigación y realizar el modelo de
miento que demanda la sociedad, propiciando intervención educativa.
aprendizajes duraderos y con una alta signifi-
catividad para el desarrollo profesional, con di- a) Análisis de la situación educativa: identifican-
rectrices científicas, humanistas y tecnológicas, do las necesidades a cubrir y comprobando
donde se promueva el espíritu creativo el manejo los medios necesarios con que contamos (ha-
de lenguajes y pensamiento lógico, formación de bilidades, métodos, recursos) y determinando
valores, principios éticos y competencias que le el punto de arranque del proceso formativo
permitan desenvolverse eficaz y eficientemente (académico y social).
en su profesión. b) Configuración del proceso formativo: ob-
Por supuesto, aunque puedan sonar poco jetivos, tareas, relaciones, previendo todos
realistas los principios orientadores de los Mé- los detalles que desde un planteamiento
todos de Aprendizaje Cooperativo, es innegable teórico estén a nuestro alcance dificultades
no discrepar en exceso de la realidad social, pues inherentes a la estructura de los modelos, a
vivimos en una sociedad competitiva. Sin embar- la naturaleza de los contenidos, a las habili-
go, se han de formar individuos preparados para dades de los alumnos o a su estilo personal,
organizar su actividad de manera cooperativa a la posible identidad grupal.
pero teniendo presente una de las capacidades c) Procesos de aprendizaje: dificultades de
comprensión o de interacción, adecuación
adaptativas más relevantes de esta sociedad,
de medios, y procediendo si fuera necesario
como es la capacidad de competir, lo que supo-
a su regulación.
ne volver los ojos a la realidad. Por esta razón,
d) Valoración de la situación: nivel de consecu-
la capacidad de competir no debe ser desterrada
ción de los objetivos, eficacia de los métodos,
totalmente del aula, al menos mientras que la
rentabilidad de los medios, y determinando
sociedad mantenga las características actuales,
la forma de asegurar su progreso.
se debe intentar atenuar los efectos negativos y
perjudiciales que, para el alumno, tiene una or-
ganización social, sea del tipo que sea, en donde Los Métodos del Aprendizaje
predominen los aspectos competitivos. Cooperativo como modelo de
En este sentido, el presente artículo como intervención escolar
parte del proyecto de investigación: La metodología
del Aprendizaje Cooperativo: una experiencia educativa Los Métodos del Aprendizaje Cooperativo,
innovadora en aulas de educación superior, plantea que enmarcados dentro de la corriente interaccio-

89
el aprendizaje cooperativo

nista (Jean Piaget, Lev Vygotski, Jerome Bruner, o en su caso Ciencias Políticas, pues suponemos
Bandura, Kurt Lewin, Spencer Kagan), se cir- (aunque se develará esta hipótesis en el análisis de
cunscriben dentro de un modelo de intervención la información) que las prácticas docentes entre
por cuanto reconocen el valor de las relaciones una carrera son diferentes debido a la cultura
interpersonales en el ámbito escolar. académica de los profesores en el manejo de me-
Como línea instruccional, el Aprendizaje Co- todologías didácticas más tradicionalistas, como
operativo se define como una exitosa estrategia podría ser el caso de Derecho, o bien el empleo
o conjunto de métodos de instrucción en el que de estrategias innovadoras, en el caso de Ciencias
se trabaja en pequeños grupos, donde cada uno de la Educación (suponiendo que por el tipo de
de los estudiantes de diferentes niveles y habili- perfil disciplinar el profesorado conoce distintas
dades, utiliza una gran variedad de actividades de alternativas didácticas a desarrollar en el aula),
aprendizaje y mejora la comprensión o un tema sin embargo y aunque son algunos supuestos, es
en cuestión (Balkom, 1992; Deutsch, 1949). Por posible que la formación académica y el empleo
ser una situación social, en el aprendizaje coope- de metodologías en el aula estén permeando la
rativo se destacan las contribuciones y las distintas actividad escolar y el aprovechamiento académico
capacidades de los alumnos, en contraste con la de los estudiantes para estimular habilidades de
competición en la que unos individuos son me- orden cognitivo superior, así como en el desarrollo
jores que otros. En este sentido, las metas de los de sus habilidades sociales.
individuos separados van tan unidas que existe Asimismo para poder entender lo anterior,
una correlación positiva entre las consecuciones se sugiere conocer y analizar cómo se van dando
o logros de los objetivos, de tal forma que un las distintas situaciones escolares en el contexto
individuo alcanza su objetivo si y solo si también en el que se lleven a cabo los procesos de ma-
los otros alcanzan sus propios objetivos. Por con- duración cognoscitiva, por lo que los profesores
siguiente, estas personas tenderán a cooperar entre desde su experiencia en el aula tienen una idea de
sí para alcanzar sus respectivos objetivos. cómo se organizan los objetivos, contenidos
Este enfoque grupal de la cooperación es curriculares, así como la estrategia pedagógica,
aplicable en cualquier nivel educativo, así como –desde su particular punto de vista– al organi-
en distintas disciplinas académicas. Para el estu- zar a sus alumnos dentro del aula.
dio que nos interesa hemos elegido la educación En el modelo de intervención que nos ocupa,
superior, en el área de Ciencias Sociales y Huma- es necesario que los profesores al inicio de toda
nidades y aunque –hasta el momento– no se ha actividad académica, conozcan cómo es la ense-
decidido un contendido específico para el diseño ñanza de un curso/asignatura, y la organización
de las lecciones cooperativas, hemos pensado en el aula, es decir si se agrupan/o distribu-
que materias tipo teórico-prácticas podrían ser yen a los alumnos en función de sus necesidades
plausibles para el desarrollo de proyectos de co- académicas, intereses, habilidades intelectuales y
laboración como estrategia metodológica de sociales, así como comprender la importancia que
enseñanza-aprendizaje. Ello puede permitir una representa estructurar el proceso de enseñanza-
rica experiencia en el manejo de habilidades so- aprendizaje, planificar y prever situaciones de
ciales, como en la toma de decisiones y liderazgo intervención, es decir, asignando competencias
académico, que los estudiantes adquirirán fuera académicas y mejorando las que tienen. En el Cua-
del ámbito universitario cuando pongan en juego dro 1, se muestra cómo en cada situación, compe-
sus potenciales intelectuales y sociales. titiva, individualista o cooperativa, se desarrolla la
Por consiguiente, las áreas de conocimiento en actividad en el aula, pudiéndose dar actitudes que
el cual se enmarca este proyecto, se orientará prin- benefician o lleva a una desventaja académica en
cipalmente en Ciencias de la Educación, Derecho los estudiantes (Pujolás et al., 1997).

90
rosamary selene lara villanueva

Cuadro 1
En una situación compe- En una situación indivi- En una situación coo-
titiva dualista perativa
Estructura de la Trabajo individual Trabajo individual Trabajo en grupos redu-
actividad Clases magistrales Clases magistrales cidos
Trabajo individual
Estructura de la Se da una interdependencia No hay interdependencia Se da una interdependencia
recompensa negativa: el alumno alcanza su entre los objetivos de cada positiva: el alumno alcanza
objetivo si, y sólo si, los de- miembro de grupo. El he- su objetivo si, y sólo si,
más no alcanzan su propios cho de que un participante los demás alcanzan sus
objetivos. consiga o no su objetivo, no propios objetivos.
La capacidad para fortalecer ha- influyen en el hecho de que
bilidades sociales e interactuar con los demás consigan o no sus
otras personas es nula, con lo cual, objetivos.
en lugar de ver al otro como posible La mayoría de las aulas tradicio-
fuente de aprendizaje, se convierte en nales fomentan el individualismo
rival, lo que muchas veces ocasiona que deteriora el desarrollo de ha-
en los alumnos(as) la poca tolerancia bilidades sociales para interactuar
y la frustración cuando se pierde. y aprender de los otros*.
Sin embargo una competencia sana
consigo mismo y con los demás para
verificar sus potencialidades es un
buen comienzo y un aspecto positivo
para fortalecer las interacciones*.
Estructura de la Autoridad preponderante del Autoridad preponderante del Mayor autonomía de los
autoridad profesor. Poca autonomía de profesor. Poca autonomía de alumnos. Es importante la
los alumnos. los alumnos, intervención del profesor al igual
que de los miembros del grupo
para regular y autorregular el
aprendizaje*.

* Las cursivas son mías.

Como hemos podido observar, para empren- ...es necesario potenciar al máximo la coope-
der acciones que conlleven a la atención de las ración con los demás cada vez dentro de las
capacidades psico-sociológicas de los alumnos, posibilidades propias que vengan determina-
la estructura de aprendizaje cooperativa es la más das por las capacidades individuales o lo que
idónea en estos casos, sin embargo, y aunque es lo mismo, por la cooperación interindivi-
sabemos que en nuestra sociedad las pautas de dual y competición intraindividual.
conductas competitivas coexisten con las con-
ductas cooperativas, es innegable el beneficio que Como modelos de intervención, los méto-
representan los métodos de aprendizaje coopera- dos de aprendizaje cooperativo presentan dos
tivo, porque en ellos, existe una flexibilidad im- características:
portante en la configuración de las interacciones.
Tal como nos señalan Serrano González-Tejero a) la división del grupo de clase en pequeños
y González-Herrero (1996:8): grupos que presenten el suficiente nivel de

91
el aprendizaje cooperativo

heterogeneidad como para ser representati- nos, desempeñan distintos roles con respecto a
vos de la población total del aula en cuanto las actividades programadas y las características
a niveles de rendimiento, sexo, etnia, perso- individuales y grupales. Esto se ve reflejado en
nalidad, etcétera y, la organización social (según se distribuyan los
b) la interdependencia positiva que caracteriza alumnos en el aula) cuando los sujetos saben y
las relaciones establecidas por los miembros reconocen su responsabilidades tanto individual
de dichos grupos, mediante la aplicación de como del propio grupo de aprendizaje en el que
recompensas grupales y/o estructuración participan. Por otro lado, el profesor, al tener una
de la tarea acorde con los objetivos propues- planificación cuidadosa de la lección previene
tos (individuales y grupales). los momentos en los que puede intervenir, (en
caso de conflicto, por no darse acuerdos entre
La flexibilidad que caracteriza la intervención los puntos de vista, holgazanería, etcétera). Con
de las distintas dimensiones en la configuración de tal intervención, es posible negociar los niveles de
una estrategia de instrucción, nos permite dispo- colaboración y participación en las actividades
ner de un amplio abanico de opciones a la hora de escolares, mediando las relaciones que por
establecer el sistema social del aula, es decir, con desacuerdos surjan en el interior del grupo, de tal
la organización de los alumnos en agrupamientos forma que los estudiantes se conviertan en ges-
heterogéneos se permite una mayor interacción tores de su propio aprendizaje. Con estas partici-
y una interdependencia positiva entre las metas paciones, se reconoce el papel del profesor como
y las recompensas de los alumnos. Es posible, agente educativo porque actúa como facilitador
entonces, que en esta estructuración social, en el del conocimiento, recuperando y analizando los
aula se pueden configurar una diversidad de es- roles y la participación de sus alumnos durante
trategias de aprendizaje cooperativo, entre las que el proceso de enseñanza-aprendizaje.
podemos mencionar algunas como: el JIGSAW Otro aspecto importante lo constituye la ta-
I, el JIGSAW II, el Teams Games Tournaments rea de aprendizaje, porque con la estructuración
(TGT), Students Teams and Achievements y cuidadosa de ésta, los roles de cada alumno se
División, el CO-OP CO-OP (para alumnos uni- determinan en cada actividad, sea esta de tipo in-
versitarios), y de los que mencionaré más adelante dividual y grupal. En este sentido, se produce el
(Serrano y Calvo, 1994). intercambio de conocimientos, capacidades y des-
La implementación exitosa de estos métodos trezas que cada alumno trae consigo y se genera un
requiere de dos aspectos fundamentales que han enriquecimiento intelectual y social (ya que cada
de tomarse en cuenta: individuo según sus actuaciones tiene diferentes
maneras de abordar los contenidos de aprendizaje
a) Elementos estructurales: la estructura social del de acuerdo a sus experiencias escolares).
aula, la estructura de los objetivos, la estruc- Visto desde estas dimensiones, el apren-
tura de la tarea, el entorno físico y el estilo dizaje cooperativo representa el mejor medio
de interacción. para enfocar el dominio del conocimiento fun-
b) Organización de la actividad educativa: contexto damentado. Los estudiantes son vistos como
sociocultural, individualidad de los sujetos, solucionadores de problemas. Esta perspectiva
identidad del grupo. ve la enseñanza como una “conversación” en la
que profesores y estudiantes aprenden juntos
Dentro de estos dos elementos es importante mediante un proceso de negociación con el
considerar que en el momento de establecer la currículo para desarrollar una visión del mundo
intervención, tanto el profesor como los alum- compartido (Panitz, 1996).

92
rosamary selene lara villanueva

Sin embargo, aún con todas estas bondades Si bien es cierto que en algunos países de
del trabajo cooperativo, en nuestras escuelas primer mundo esta situación social en las aulas
todavía persiste la idea de que el trabajo en gru- se ha venido trabajando durante mucho tiempo,
pos pequeños puede ser una pérdida de tiempo todavía es una preocupación importante debido
que no garantiza oportunidades de éxito en el a las condiciones de migración y cambios geográ-
rendimiento académico de los estudiantes y que ficos causados por las guerras y el terrorismo. En
es mejor continuar con el modelo tradicional al México, como en otros países latinoamericanos,
planificar actividades de forma homogénea (las esto es más evidente, la desigualdad (mayormen-
mismas actividades con los mismos niveles de di- te por pobreza) y la inequidad forman parte de
ficultad para todos en el aula). La justificación es un escenario del que para algunos individuos
errónea desde la base porque se mira al alumno no es posible salir nunca y en tal situación es
como un mero depositario de información que difícil acceder a la educación. Sin embargo, para
hay que asignarle un número para calificar sus ha- los alumnos de status socioeconómico bajo que
bilidades de tipo académico, circunscribiéndose pueden acceder a la escuela, su situación se hace
a la idea de que todos son iguales y aprenderán difícil cuando tienen que enfrentarse con currícu-
de la misma manera, evaluando conocimientos los homogéneos y con profesores y compañeros
aprendidos de memoria sobre pruebas de papel y de clase que los marginan debido a sus caracte-
lápiz y llevando a cabo actividades que fomenten rísticas personales, sociales y culturales. En este
el individualismo y la memorización. Esto puede sentido, la desventaja académica y cultural se
cambiar si realmente se quiere que los estudiantes acentúa haciéndose más aguda la situación de
desarrollen habilidades de orden superior (con los alumnos (as) diversos, sin encontrar un apo-
un pensamiento activo en el que pongan a prueba yo a sus necesidades educativas. En la escuela,
sus talentos para resolver problemas, tomar deci- continuamos todavía con una crisis social en la
siones o bien disponer de herramientas intelec- que parece, se ha estancado debido, en parte,
tuales para aplicarlas en situaciones específicas) al subdesarrollo académico de sus estudiantes
y encontrar un significado en lo que aprenden. que quieren encontrar un apoyo y una salida
Por otra parte, en relación a comportamien- para superarse y desarrollarse como personas y
tos de discriminación o de aceptación social dentro profesionales, y por otra, porque algunos pro-
del aula y, que por efectos de procedencia socio fesores piensan que sus alumnos son iguales y
cultural, económica o étnica los alumnos se sien- que todos operan con la misma “varita mágica”
tan rechazados por el profesor y por sus propios en el aula.
compañeros de clase. Cohen (1998), por ejemplo, Ante este panorama, la interrogante sería
señala que con el trabajo cooperativo o con es- ¿Cómo los profesores de educación superior
trategias que fomenten los intercambios sociales, podemos ayudar a resolver estos problemas sin
es posible también modificar ciertos actitudes tener que sentirnos igualmente rechazados por
de inaceptación, de status social y académico una sociedad que nos indica que lo mejor es
entre los estudiantes, ya que al darse un mejor seguir depurando nuestras aulas de los menos
conocimiento del otro y teniendo una perspec- competentes dadas su condiciones intelectuales,
tiva diferente se puede entender la experiencia físicas, sociales, culturales y psicológicas?
y las capacidades de los alumnos que provienen Algunos educadores y profesores en muchas
de distintas condiciones del resto del grupo, de partes del mundo han encontrado mecanismos
ahí que estrategias como la tutoría entre iguales, sociales y escolares que permitan coexistir con
por ejemplo, sea un elemento útil y significativo las actuaciones individualistas, competitivas y
para mejorar las relaciones interpersonales e colaborativas, utilizando diferentes estrategias
intelectuales y sociales de los estudiantes. didácticas en las que el trabajo en grupo es una

93
el aprendizaje cooperativo

característica que se distingue, creyendo firme- 3. Comportamientos interpersonales que pro-


mente en las bondades que éstas traen consigo muevan el éxito y el aprendizaje de cada uno
para el desarrollo de habilidades sociales e inte- de sus miembros
lectuales de los alumnos de distintos niveles. La 4. Rendición de cuenta individual y responsa-
segunda cuestión que aquí se plantea también, bilidad personal
es ¿qué se puede hacer para que estos trabajos 5. Uso frecuente de habilidades interpersonales
en grupo den los resultados deseados pudién- y habilidades sociales en pequeños grupos.
dose trabajar eficazmente? La literatura sobre el
trabajo en pequeños grupos de aprendizaje es Los estudiantes en cada grupo deberán ser
extensa1, sin embargo, aunque se han explicado responsables no sólo de aprender su propio
los resultados de éstos, hoy en día se observa material (el que se enseña en clases), sino ayu-
cierta resistencia y, a veces, poca comprensión dar, animar a los otros para que aprendan sus
para llevarlos al cabo en las propias aulas. materiales. Esto es una meta de grupo.
Al aplicar estrategias innovadoras de apren- Los aspectos importantes que puntualiza el
dizaje en grupo, los profesores se equivocan aprendizaje cooperativo como modelo de inter-
algunas veces o bien desconocen cómo aplicar- vención en la mejora de los procesos escolares,
las adecuadamente, lo que trae consecuencias brinda la posibilidad de buscar respuestas a las
abrumadoras en los estudiantes. Muchos de distintas preocupaciones (fracaso escolar, baja
ellos piensan que sus esfuerzos en el desarrollo autoestima y desmotivación por los estudios,
de las tareas sus metas o logros de aprendizaje, individualismo, bajo rendimiento en asignaturas
no se reconocen, o bien se sienten marginados que tienen que ver con la utilización de habilidades
de las actividades por el resto de sus integran- lógico-matemáticas, lingüísticas, así como en la
tes, lo que puede causarles baja autoestima y pérdida de valores socioculturales de los alum-
desmotivación. nos), que actualmente se ponen en tela de juicio
Por ello, es importante que los profesores con respecto a la educación que se brinda a los
conozcan cómo se establecen las interacciones y estudiantes de distintos niveles académicos.
los objetivos que persiguen al utilizar los grupos Por ende, un programa de intervención en las
de aprendizaje. aulas de educación superior debe estar encami-
A las personas que se sientan juntas a trabajar nado no sólo hacia la valoración de conocimien-
no se les puede llamar trabajo de grupo coopera- tos académicos (rendimiento), sino también a
tivo. Para asegurarse que un grupo es cooperativo cuestiones afectivas y sociales, y enfocarlo desde
deben darse cinco componentes esenciales: una lógica de la heterogeneidad en donde se re-
conozcan las capacidades y limitaciones de los
1. Clara interdependencia positiva entre los estudiantes (Lara, 2001).
estudiantes Desde estos planteamientos, el trabajo en
2. Regular autoevaluación del grupo grupo cooperativo se podría justificar porque:

1
Por ejemplo, los estudios hechos por Noreen Webb (1982 y 1997) sobre la interacción de los estudiantes y la evaluación
de proceso de aprendizaje en pequeños grupos durante el trabajo de colaboración nos señalan que cuando a los estudiantes
se le asignan tareas existen mecanismos de influencia entre los distintos aspectos cognitivos y socio-emocionales que
repercuten en su rendimiento académico. Asimismo, otros autores como Isabel Solé (1997), señalan que el trabajo
cooperativo va más allá de las modas y que la puesta en marcha de estrategias de colaboración, de distribución de roles,
de reparto de funciones, constituyen ocasiones de socialización y de establecimiento de relaciones constructivas en un
contexto real.

94
rosamary selene lara villanueva

• Mejora la capacidad de comprensión de comprensivas. Los programas académicos no


los que nos rodean, los compañeros/as, la toman en cuenta la evidente heterogeneidad
tarea. en aspectos como las habilidades básicas y los
• Desarrolla las habilidades de enseñanza y conocimientos que se dominan; esta sigue poco
aprendizaje. abierta hacia mecanismos que orienten una
• Aumenta la cohesión social y colaboración formación más integral. Según el informe de
dentro del grupo. la Organización de Cooperación y Desarrollo
Económicos (OCDE) (citado por el Centro de
Estudios Sociales y de Opinión Pública), el 44%
El Programa Institucional de Tutoría de estudiantes mexicanos de 15 años, tiene un
en la formación de los estudiantes bajo desempeño en capacidad de lectura, con
lo cual a lo sumo, las habilidades de lectura más
En este camino que hoy emprenden la IES, la básica les permite realizar tareas simples, como
necesidad de instrumentar alternativas para me- identificar el tema principal o hacer conexiones
jorar la calidad y la eficiencia escolar, constituye simples. Así, en dicho informe se señala que estos
una preocupación. Surge así una propuesta para estudiantes podrían no estar capacitados para
generar nuevos cambios; el Programa Institucio- continuar adquiriendo el conocimiento y las ha-
nal de Tutoría está orientado en dos vertientes: bilidades necesarias para beneficiarse totalmente
cualitativa y cuantitativa. Desde el plano cuanti- de las oportunidades educativas. Si esta realidad
tativo se busca disminuir el fracaso escolar o la educativa se observa en el nivel básico y nivel
deserción, revisando y analizando los factores, medio superior, evidentemente las limitaciones
influencias y estadísticas de reprobación esco- académicas se reflejan dadas las deficiencias con
lar, deserción, baja productividad y, en el plano las que ingresan a las universidades. En este
cualitativo, se propone dar respuesta atendiendo sentido, el reto para la formación profesional es
las necesidades socio-afectivas de los estudiantes mayor en las IES, debido a estas circunstancias.
que favorecen o no el rendimiento académico. Entre los problemas educativos que, organis-
En este sentido, la orientación prioritaria hacia mos como la Secretaría de Educación Pública,
el aprendizaje autodirigido (aprender a apren- ANUIES, OCDE, han señalado, sobresalen: la
der, aprender a emprender y aprender a ser) y baja eficiencia, determinado por altos índices de
la formación integral con una visión humanista, reprobación escolar y bajos índices de titulación
constituyen un gran valor para lograr los obje- (50%), que en muchas ocasiones se convierte en
tivos, con lo cual la adaptación del estudiante al un proceso burocrático y económico, que tam-
ambiente escolar y al fortalecimiento de estudio bién obedece a otros factores, como la rigidez
de trabajo, son elementos puntuales a los que se y la especialización excesiva de los planes de es-
da importancia (ANUIES, 1998). tudio; por supuesto, el empleo de métodos de
Si bien incrementar la calidad del proceso enseñanza obsoleta, con una escasa vinculación
formativo es un asunto complejo en el que entre la teoría y la práctica; la inexistencia de
intervienen múltiples aspectos de la organiza- programas integrales de apoyo a los alumnos;
ción universitaria, se ha puesto poco énfasis en el inadecuado rol del profesor frente a las nece-
asuntos referidos a las características de los es- sidades actuales de aprendizaje; una inadecuada
tudiantes. En la mayoría de las instituciones, las orientación vocacional y, si agregamos a estos
acciones emprendidas han seguido un plantea- aspectos factores como la discriminación social,
miento homogeneizador y poco flexible, donde por género, procedencia socioeconómica y cul-
las características de los alumnos y la formación tural, las expectativas de éxito y oportunidades
del profesorado siguen siendo lineales y poco educativas son menores.

95
el aprendizaje cooperativo

Si a estas problemáticas le aunamos las con- prácticos, trabajo en equipo que estimulan las ha-
diciones de agrupamiento de los alumnos en el bilidades arriba señaladas por Santos Guerra. En
nivel superior, que se caracteriza por un número este sentido, si se enseñan estrategias de aprendi-
mayor entre 50 a 70 estudiantes por aula –tal es zaje en las que se construya un pensamiento de
el caso, por ejemplo de la Universidad Autó- orden superior, la transformación se puede dar en
noma del Estado de Hidalgo– se incrementan la organización social para dar cabida a procesos
las dificultades para implantar innovaciones de enseñanza-aprendizaje colaborativo; tal es el
pedagógicas, con lo cual la práctica del docente caso de las universidades llamadas del cambio,
se circunscribe a un papel de mero trasmisor de que han orientado su filosofía hacia el trabajo
información, en el empleo de métodos de memo- cooperativo.
rización, retención de la información y criterios Si las instituciones educativas emprendieran
de evaluación supeditados a un examen. Santos proyectos de este tipo y se articularan las necesi-
Guerra (2003: 72-73), describe la práctica de la dades educativas de los estudiantes, se atendieran
evaluación de la siguiente forma: la formación de los docentes, entonces cabría
considerar dentro de lo planes y programas de
Practicar la evaluación potencia o debilita un estudio una flexibilidad curricular con abordajes
tipo de operaciones intelectuales u otro según metodológicos que propicien una adecuada rela-
los criterios que fija el evaluador. Si se pide ción entre la teoría y la práctica, que promuevan
que se jerarquicen por orden de complejidad la capacidad crítica, creativa y el fomento de un
intelectual las siguientes tareas (todas impor- espíritu de trabajo cooperativo del desarrollo
tantes, todas necesarias) está claro que el orden integral de las capacidades cognoscitivas y valo-
tendrá carácter descendente. La de menor po- res que conlleven a prácticas más democráticas
tencia será memorizar y la de mayor potencia, e igualdad.
crear: memorizar, aprender algoritmos, comprender, En este sentido, Joan Rué (1998: 25), señala
estructurar, comparar y analizar, argumentra, opinar, que para enmarcar dichas acciones, el aula debe
investigar y crear. La complejidad que encierra caracterizarse como un “ambiente social” y per-
el proceso de evaluación es tan grande que mitir explorarla a partir de ámbitos detallados
resulta sorprendente el reduccionismo con el como:
que frecuentemente se practica en el marco
de las instituciones. Una de las causas de la • Ámbito de relación psicosocial.
simplicidad es un reduccionismo lingüístico • Ámbito de enseñanza-aprendizaje, cons-
que confunde evaluación con calificación. truido y regulado por una instancia de po-
der institucional y de relación personal, y
Por otra parte, el papel del profesor se con- estructurado desde: a) una cultura docente,
centra en el control del grupo y en exposiciones b) una cultura institucional y c) la autonomía
magistrales dejando a un lado la riqueza de las personal y profesional del profesor.
interacciones entre los alumnos como una activi-
dad constructiva, para desarrollar y comprender Comprender estos ámbitos, implica entender
los contenidos significativos en la formación la noción de aula no sólo como un espacio, sino
profesional. Aunque estos aspectos no pueden lo que ocurre en ella con las relaciones educati-
generalizarse, aún podemos ver estas modalidades vas entre alumnado y profesorado, pues se amplía
de enseñanza en muchas instituciones educativas, en aspectos como el grado de responsabilidad y
sin embargo, existen algunas de estas en las que se la autonomía de los profesores, el papel activo
toman criterios de evaluación muy distintas como que posee el alumnado en los intercambios y
los trabajos escritos: ensayos, resolución de casos parámetros de referencia bajo el que actúa: el

96
rosamary selene lara villanueva

tiempo, los espacios, las normas, sus referentes, Cuadro 2


sus estilos comunicativos; todo ello posee un
valor potencial explicativo, formativo y autofor- - Como estrategia de desarrollo cognoscitivo.
mativo sobre el profesorado. Sin embargo, dado - Como metodología para la interacción: para la
el carácter regulador se destaca que las escuelas comunicación en la resolución de problemas,
como instituciones contenedoras de los distintos en el contraste de procedimientos o para la
espacios y experiencias educativas concretas son construcción de conceptos y de esquemas,
distintas entre sí y generan efectos que pueden sean éstos de carácter cognoscitivo, éticos, de
explicarse por la propia dinámica interna que en competencias o procedimentales.
ellas se propician, por el tipo de interacciones a - Como una organización del trabajo que
que dan lugar, por la calidad de los intercambios favorece hábitos metacognoscitivos y de
efectuados y por la riqueza o limitaciones de los auto-evaluación.
recursos que se ponen en juego, que por efectos - Como estrategia para la socialización: lleva
como el tipo de centro educativo, clase social o implícitos unos determinados:
el grupo de pertenencia de los alumnos y sus di- - Valores sociales (integración académica, de
ferencias socioculturales e intelectuales. género, social y cultural), de cooperación, y
la competición, participación y favorecimien-
Por todo lo anterior, Rué (1998) señala que
to de la autoestima, la moral y la iniciativa
bajo contextos específicos, las escuelas, sus
personal de los alumnos y las alumnas (Rué,
profesores, alumnos y espacios académicos y 1998: 32).
sociales configuran una cultura propia porque
en ellas se elaboran las propias experiencias no solamente la calidad de la propia interacción
educativas. entre los alumnos y los profesores, sino entre
Cada programa de intervención educativa, quienes intervengan como facilitadores y tuto-
sea este de tipo didáctico o institucional, elabo- res académicos; en algún momento del proceso
ra y reelabora sus conceptos y experiencias para escolar se beneficiarán de los logros alcanzados
implantar estrategias que resulten propicias para (objetivos curriculares, una mayor colaboración
el contexto específico en el que se encuentran y confianza mutua), de ahí que sea necesario in-
(situaciones escolares, políticas, económicas, corporar, en la estructura de la clase, en el diseño
culturales). de las situaciones sociales de trabajo y en el perfil
Es en este sentido, que los programas de del propio trabajo, características y procedimien-
Tutoría Escolar a nivel superior cobran una im- tos que faciliten la calidad de la interacción y la
portancia crucial, en la medida en que se pueden gestión por el proceso de trabajo, normas que
ir estructurando mecanismos académicos y/o faciliten la cooperación interpersonal y el mante-
políticos para alcanzar mejoras en la calidad edu- nimiento del grupo en los objetivos propuestos,
cativa, sobre todo cuando se tienen en cuenta los ajustados a los rasgos o características de los
distintos factores que están afectando el proceso alumnos, del contenido de aprendizaje y de la
formativo de sus estudiantes. organización social del aula. En este sentido, con
Es así, que con la cooperación social como el desarrollo de tres aspectos: intelectual, social
un mecanismo de mejora en el desarrollo de los y personal, se logra lo siguiente.
programas, se ejerce una marcada influencia en En relación a la ejecución de tareas (inte-
la construcción de los aprendizajes, que se sin- lectual):
tetizan en el Cuadro 2:
En efecto, no hay duda que el aprendizaje • Logro de objetivos cualitativamente más ricos
cooperativo implantado en los programas de en contenido, pues reúne propuestas y solu-
mejora de los procesos educativos producirá ciones de varias personas del grupo.

97
el aprendizaje cooperativo

• Aumenta el aprendizaje, debido a que se en- La puesta en práctica de un modelo de


riquece la experiencia de aprender. procesamiento de la información, le plantea al
• Aumenta la motivación por el trabajo, puesto profesor dos exigencias: tener un conocimiento
que hay una mayor cercanía entre los miem- sólido del nivel de organización que presenta
bros del grupo. una noción determinada en cada uno de sus
En relación a la dinámica grupal (social): alumnos y dominio sobre la materia, aunque
• Aumento de la cercanía y la apertura también le facilita la selección de conceptos a
• Mejora de las relaciones interpersonales incluir en un tema o unidad de aprendizaje, le
entre distintas personas (etnias, discapaci- permite incidir en el pensamiento del alumno
tados). modificando sus estrategias y desarrollando su
• Aumento de la aceptación de estudiantes con capacidad intelectual y le facilita la valoración del
necesidades especiales. proceso de aprendizaje.
• Aumento de la satisfacción por el propio 2. Personales: tienen como finalidad el desarrollo
trabajo. de la personalidad única del sujeto y configu-
• Se valora a otros como fuente para evaluar y ran su estructura en torno al incremento de
desarrollar nuevas estrategias de aprendizaje. autoconciencia que supone para el alumno el
• Se genera un lenguaje común, estableciéndose protagonismo de su propio proceso formati-
normas de funcionamiento grupal. vo. Al profesor este modo de intervención le
plantea tres exigencias: una preparación espe-
A nivel personal: cífica que le permita asumir personalmente
los principios rectores de su aplicación, un
• Se aumenta y/o desarrollan las habilidades profundo conocimiento de sus técnicas y
sociales. la posesión de cualidades personales ade-
• Se aumentan los sentimientos de autoefi- cuadas a su función. Como contrapartida le
ciencia. facilita el logro de los objetivos curriculares
• Se disminuyen los sentimientos de aislamiento y le permite incidir en el desarrollo afectivo
y disminuye el temor a ser observados por del alumno favoreciendo su control. Para el
otros. alumno supone desarrollar capacidades per-
• Se disminuye el temor a la crítica y la retroa- sonales que le permitan conocer y controlar
limentación y se incentiva el desarrollo del su desarrollo y su autoconcepto mediante la
pensamiento. ampliación de su doble dimensión individual
y social.
3. Sociales o de interacción social: tienen la fina-
Modos de intervención lidad de desarrollar individuos como miem-
bros de la sociedad y se centra en dos tipos: la
Así, como modos de intervención, este modelo de una concepción común de la sociedad que,
de aprendizaje cooperativo recoge estos tres como marco de desarrollo de los miembros,
aspectos adecuados a la realidad educativa en les permita progresar hacia formas más ricas,
los que puede llevarse a cabo el aprendizaje, los complejas y evolucionadas de convivencia;
cuales se señalan: por otra, de realización personal diferencia-
1. Procesamiento de la información: tienen como da de las individualidades que les permita,
finalidad el desarrollo intelectual de los sujetos, desde sus respectivos marcos de referencia,
ya que se centran en las funciones de recep- incrementar la flexibilidad interpersonal,
ción, interpretación, representación, respuesta la capacidad de afrontar los cambios y los
y utilización de los estímulos del medio. sentimientos de pertenencia a una identidad

98
rosamary selene lara villanueva

grupal, necesario para configurar una nueva que las metodologías empleadas (paradigma
realidad. proceso-producto) en los diseños experimenta-
La puesta en práctica de un modelo de inte- les presentan ciertas imperfecciones, ya que no
racción social le plantea al profesor las siguientes reflejan las complejidades del aula, con sus múl-
exigencias: capacidad para enfrentarse al reto tiples interacciones. Como señala Zavala (1999)
de su incorporación a los sistemas establecidos, existen diferentes factores o consecuencias que
superando las resistencias personales e insti- generan distintas conductas en los participantes
tucionales que ello conlleva. Aunque también cuando se encuentran en una situación escolar.
le ofrece considerables ventajas, le facilita la Tales factores como los objetivos y tipos de
organización de clase y la consecución de los contenidos, así como de las estrategias didácti-
objetivos académicos personales y sociales, le cas que los profesores emplean en su clase y las
proporciona un conocimiento más completo de que determinan el tipo de participación de los
sus alumnos y le permite incidir en sus procesos protagonistas
de integración. Por tal razón, los roles desempeñados por el
profesor, la autoridad, la metodología didáctica y
la organización de los contenidos, influyen deci-
El papel del profesor universitario sivamente en los sentimientos y actitudes de los
como tutor en la intervención alumnos, así como en su desarrollo cognitivo.
escolar Por ello, la interacción generada en el aula de
diversos modos, según el estilo de enseñanza (ex-
Hemos dicho anteriormente la importancia que posición magistral, facilitación de la información,
representa el papel del profesor en la interven- orientación, agrupamiento de alumnos), permite
ción escolar, sin embargo, es preciso destacar al profesor seleccionar y delinear las expresiones
cómo se dan las relaciones profesor-alumno, más adecuadas en los alumnos. Dicho proceso
un rasgo en el que la diferencia de poderes es es posible cuando el profesor es consciente de
condicionante en muchos sentidos en el aula y que existen otras formas de interactuar en el
repercute en la vida académica. En las aulas se aula, y pone de relieve la importancia de que
permite que casi todo el tiempo, los profesores cada alumno es una entidad única que aporta
tomen por lo general, las decisiones que afectan sus conocimientos y trae consigo, una serie de
el comportamiento de los alumnos. La diferen- experiencias, capacidades y destrezas, de modo
cia de poderes, se manifiesta en este aspecto, que cada uno precisa de una intervención edu-
en los derechos asimétricos de los alumnos y cativa distinta (Medina, 1989).
del profesor. Fruto de dicha interacción genera Desde el ámbito de la intervención que nos
desigualdad, el comportamiento de los alumnos ocupa, para alcanzar a comprender la vida en el
en clase es producto de y (respuesta a) las inter- aula y lo que se genera dentro de ella, el profesor
pretaciones que de su rol hace el profesor y de tiene que conocer los múltiples influjos previstos
su estilo de enseñanza. o no deseados que tienen lugar en la misma. La
Esta manera de entender la interacción entre actitud observadora y reflexiva del profesor con
profesor y alumno, se configura en una deter- respecto a las interacciones sociales que se llevan
minada forma de relacionarse en clase, ya que a cabo con sus alumnos le permite intervenir
los alumnos interiorizan el conocimiento y sus en el momento oportuno, no como imposición
actuaciones tal como se le presentan. para reducir la indisciplina y mantener el con-
Como vemos, esta determinada actuación trol, sino como una manera de ofrecer una ayuda
interactiva entre profesor y alumno no es la educativa ajustada a las necesidades académicas y
única, hay razones justificadas que demuestran socio-afectiva de los alumnos. Con el aprendizaje

99
el aprendizaje cooperativo

cooperativo, la intervención del profesor ayuda mientos los alumnos, más que en las propias
a activar los componentes afectivos, motivacio- motivaciones competitivas y de recompensas
nales y significativos del contenido que resultan extrínsecas. Maximiza las oportunidades que
primordiales en el aprendizaje. El papel del pro- tienen los grupos de alumnos al trabajar juntos
fesor como tutor en las instituciones educativas, para mejorar su propio conocimiento y poder
tiene hoy una importancia decisiva en el ámbito compartir después el resultado de la experien-
de la vida escolar y, por ende, en el estudiante. cia con el resto de la clase, de manera que todos
La relación personal entre el tutor y el educan- los compañeros se puedan beneficiar de ello.
do implica confianza mutua para profundizar Aunque es una técnica flexible se recomien-
en los procesos de enseñanza-aprendizaje, y en da de una cierta estructuración, siguiendo estos
aspectos de desarrollo personal, por ello, en la diez pasos:
época que vivimos, el profesor de educación uni-
versitaria tiene que ir cambiando sus roles y pasar 1. Discusión de los estudiantes en clase. Es
de ser un simple transmisor de conocimientos y recomendable antes de su implantación
un observador pasivo, a ser un apoyo educativo animar a los alumnos a descubrir y expresar
que se ajuste a las necesidades de sus alumnos, sus intereses sobre la asignatura o la materia.
fortaleciendo y reforzando en la medida de lo Para ello es de gran utilidad el uso de lec-
posible, la formación profesional del estudiante turas, de conferencias o cualquier otro tipo
para prepararlo ante los nuevos retos que de experiencias que permitan estimular la
se le presenten. Innegable es, entonces, que el curiosidad.
profesor tiene que prepararse y capacitarse para 2. Selección de los equipos de aprendizaje.
ser un profesor-tutor que coadyuve al desarrollo Los alumnos pueden asignarse ellos mis-
humano-educativo de los sujetos que atiende y en mos, según sus preferencias, sin embargo,
el que se desenvuelve, siendo así, que los cambios si se pretende incrementar la acción tutorial
que se generen en la relación alumno-profesor entre iguales con diferentes niveles de habi-
se oriente hacia una cultura de colaboración/ lidad o mejorar aspectos como la etnicidad o
cooperación y respeto mutuo. antirraciales, siendo necesario asignar grupos
heterogéneos.
3. Ejercicios de formación de grupos. Son
Métodos de Aprendizaje ejercicios muy básicos, se utilizan con fines
Cooperativos/Colaborativos muy diversos, como pueden ser ayudar a los
implantados en aulas estudiantes a conocerse, demostrar a los es-
de educación superior tudiantes que cada persona es un miembro de
valor único para el equipo, crear confianza.
La literatura con relación a los métodos de apren- 4. Selección del tema del equipo. Durante esta
dizaje cooperativo es amplia, veamos algunos fase, cada equipo debe escoger un tema de
de ellos que han alcanzado un reconocimiento acuerdo a sus intereses. Previamente se les
importante en la educación superior. En este recuerda a los equipos cuáles serán los temas
sentido, autores como Kagan, (1985a; 1985b) y que los equipos resalten los elementos o
desarrolló un método específico para alumnos bloques de sus intereses de los subtemas, lo
universitarios: el CO-OP CO-OP y que Sharan cual será de utilidad a toda la clase.
y Hertz Lazarowitz, perfeccionaron, denomi- 5. Selección del subtema. Cada individuo del
nándolo Investigación en Grupo. Este método equipo escoge uno de los aspectos del tema
pone el acento en la curiosidad de aprender, en que debe ser tratado y lo prepara. Sin embar-
la inteligencia y en cómo expresan los conoci- go, en cada subtema debe hacerse una contri-

100
rosamary selene lara villanueva

bución única al esfuerzo del grupo creándose, aprender y cómo hacerlo), todo lo cual se pretende
de esta forma, una fuerte interdependencia conseguir a través de una división de roles dentro
positiva entre el mismo. de cada equipo y que la evaluación del proceso se
6. Preparación del subtema. De manera indi- realiza de manera individual como grupal.
vidual, en el pequeño grupo, cada alumno
debe investigar e informarse lo más profun-
damente posible sobre la parte o tema que le Experiencias educativas en
corresponda, sabiendo que hay una responsa- educación superior en torno al
bilidad intrínseca y que de ellos depende que aprendizaje cooperativo
se cubra en su totalidad el tema en general
elegido por el grupo. El Aprendizaje Cooperativo ha encontrado su
7. Presentación del subtema. Una vez hecha la lugar en distintas universidades y tecnológicos;
investigación y habiendo explorado las dis- por ejemplo, ha sido exitosamente empleado en
tintas fuentes de información, organizado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores
sus temas, cada alumno debe presentar a sus de Monterrey, campus ciudad de México.
compañeros de equipo su trabajo individual, Asimismo, los efectos positivos del Apren-
de tal manera que se integre toda la infor- dizaje Cooperativo en algunos países (España,
mación y todos conozcan lo que cada uno Estados Unidos, Israel, Canadá y Australia), han
hizo. tenido un impacto favorecedor entre los estu-
8. Preparación de las presentaciones de equipo. diantes. En estos países las experiencias han sido
En principio, se sintetiza y organiza el mate- positivas, con lo cual las universidades que utili-
rial, en segundo lugar, se formulan con clari- zan estrategias como el aprendizaje cooperativo,
dad las ideas más importantes y, finalmente, se identifican como universidades de cambio,
se decide la forma de presentación del ma- porque todas ellas se distinguen por la innova-
terial al resto de la clase (debates, utilización ción educativa que están teniendo en sus aulas
de medios audiovisuales, exposición). en distintos aspectos curriculares tales como: el
9. Presentación en equipo. Una vez preparado el currículo integrado (Arizona State University;
tema el equipo lo expone al resto de la clase Rose Hulman Institute of Techonoly, Texas A
durante un tiempo establecido de antemano. & M University; University of Alabama; Univer-
En esta fase del método, el profesor debe sity of Massachussets Darmouth; University of
supervisar la actitud del resto de la clase. Wisconsin y Babson Collage); Prácticas, en rela-
10. Evaluación. Se realiza en tres niveles: a) de la ción con la industria y la experiencia del mundo
presentación del grupo, realizada por el pro- del trabajo (Kingston University; University of
fesor y por el resto de la clase; b) evaluación Cincinnati), así como otras estrategias donde se
de las contribuciones individuales, efectuada promueve el Aprendizaje basado en Problemas
por el profesor y los alumnos y c) evaluación ABP (Maastricht University; Monash University;
por parte del profesor, del proyecto o del University of Newcsatle; Linköping University;
material escrito sobre el tema. Roskilde University; University of Salford; Aal-
borg University; Samford University); Currículo
Sólo por describir algunos de estos métodos, basado en habilidades (Alverno College); Estu-
tanto el CO-OP CO-OP como el método de In- dios de casos, específicamente en áreas de cien-
vestigación en Grupo, se encuentran orientados cias (Kennesaw State University; Sate University
hacia el aprendizaje de tareas complejas, como al of New York Búfalo), entre otras.
hecho de que el alumno tenga la oportunidad de En cuanto a empresas, en Estados Unidos
decidir sobre el qué y el cómo del aprendizaje (qué el uso de grupos de trabajo autodirigidos y

101
el aprendizaje cooperativo

capacitación de equipos, está siendo utilizado colaborativos en nuevos ambientes de aprendiza-


como modelo de aprendizaje en sus programas je (Zea et al., 1998), en este estudio se examina el
educacionales y de capacitación. impacto de estos sistemas, frente a los retos que
Igualmente, podemos mencionar algunos ex- enfrenta la educación superior, los avances de la
periencias realizadas en Latinoamérica que me tecnologías de información y comunicaciones,
parecen muy importantes dadas las implicaciones para abrir posibilidades prometedoras en el uso
que han tenido en su desarrollo al aplicarlas en educativo por cuanto en la comunicación se ge-
las aulas de educación superior. nera un lenguaje común, estableciéndose formas
En Argentina (Peluaga, 2002), se llevó a cabo de funcionamiento grupal. En este caso, con el
una experiencia de aprendizaje colaborativo en la aprendizaje colaborativo se hace necesaria una
Universidad Nacional de San Luis, con estudian- nueva concepción de usuario. Por otra parte, en
tes de licenciatura en Ciencias de la Educación, Chile se han identificado experiencias en torno
en el marco de la asignatura de la educación de a modelos de aprendizaje basado en proyectos
adultos. La intención de este estudio fue realizar colaborativos a nivel superior, en el cual se confía
un encuentro científico entre los estudiantes en en el educando y en la capacidad de exploración
el que pudieran desempeñar el rol de participan- de su mundo, lo cual hace que éste se motive
tes, elaborando comunicaciones escritas, con el y desee desarrollar sus habilidades y destrezas
acompañamiento y guía de los docentes, utilizan- buscando lo mejor de sí (Vélez, 1998).
do la técnica de Congreso; el propósito fue que Como hemos podido observar, en la mayoría
los estudiantes se iniciaran en la investigación de estas experiencias educativas resalta el desarro-
mediante la redacción de producciones científi- llo de las potencialidades intelectuales, pero sobre
cas, la participación en reuniones científicas, el todo en aspectos de tipo social, en los cuales se
conocimiento de la técnica y vivencia de la mis- promueve la creación de nuevos ambientes de
ma, lograda a partir de la participación en todo el aprendizaje, formación/capacitación de recursos
evento desde su planeación hasta su evaluación. humanos, la construcción de conocimientos guia-
Por otro lado, encontramos en este mismo país, dos, el desarrollo de habilidades para la resolución
otro trabajo en donde se aplica el modelo coope- de problemas y toma de decisiones.
rativo-colaborativo para formación/capacitación Indudable son los beneficios que proporcio-
de recursos humanos en una organización. Su nan los Métodos de Aprendizaje Cooperativo
uso y aplicación tienen como base los ambien- los estudiantes de nivel superior, por cuanto es
tes de trabajo cliente/servidor que en general la etapa de formación profesional en la que se
se encuentran en las organizaciones. Sobre esta requiere del manejo de herramientas intelectuales
base se diseñó una aplicación que integra las y sociales que le servirán para desenvolverse en
herramientas necesarias para ejecutar las tareas el ejercicio laboral. Sin embargo, es necesario
cooperativas y colaborativas en grupo (Lage y considerar que estructurar el aprendizaje coope-
Cataldi et al., 2000). rativo, requiere el conocimiento de estrategias
Esta propuesta de trabajo en grupos se di- de enseñanza de colaboración, así como una
señó a partir de la problemática que tienen las comprensión del aprendizaje y del desarrollo. El
organizaciones para realizar la capacitación de cambio hacia este tipo de aprendizaje depende
sus integrantes, ya que de este modo la pueden también de políticas que no asuman una única
realizar en forma sincrónica o asincrónica, o organización escolar y, de otra, que hagan posible
combinadas. el desarrollo de un conocimiento profundo sobre
En Colombia, se han presentado trabajos este tipo de práctica por parte de los profesores.
similares con relación a sistemas hipermedios El pensamiento que se promueve en aulas donde

102
rosamary selene lara villanueva

se trabaja cooperativamente se externaliza a través tiéndose, tanto profesores como alumnos en


del discurso entre los estudiantes, los diálogos andamiajes importantes para conducir a la auto-
ocurren en el aula y en las conversaciones entre nomía y la gestión del aprendizaje. En el ámbito
iguales. Los proyectos en conjunto son estra- que nos ocupa, la tarea de la Tutoría escolar en
tegias de aprendizaje centradas en la reflexión, los procesos de mejora educativa se facilita la
análisis y comprensión de los contenidos, que enseñanza-aprendizaje porque se aborda desde
también provoca el desarrollo de competencias distintas dimensiones: intelectual, social y per-
en la resolución de problemas, de liderazgo y del sonal. Así, desde un enfoque comprensivo, la
espíritu para crear ambientes en el que el debate intervención escolar es una actividad práctica
proporciona un nivel desarrollo del pensamien- que implica conocer, comprender e interpretar
to más organizado y sistemático, cuando se dan las características y peculiaridades de la vida del
oportunidades en el que los estudiantes, en la aula, de los individuos y de los grupos, en vir-
interacción con otros, estimulan sus zonas de tud de los intercambios e interacciones que se
desarrollo próximo. producen, generando una gama de significados
y construcción de esquemas de conocimiento
y nuevas formas de intervenir. Así, con el uso
Conclusiones apropiado de trabajo de grupos cooperativos, se
atiende la heterogeneidad de los estudiantes, en
Las ventajas académicas y psico-instruccionales aspectos como la inequidad social e intelectual.
del aprendizaje cooperativo dentro de los progra- En este sentido, al cambiar la estructura organi-
mas educativos, se ven reflejadas en el proceso zativa social de las aulas, se proporcionan opor-
de interacción cuando los sujetos protagónicos tunidades de acceder a conocimientos elaborados
saben hacia donde dirigirse y reconocen las que se van afinando conforme se desarrollan las
propias cualidades y las de los demás, convir- competencias académicas.

Referencias

ANUIES (2000). Programas Institucionales de Tutoría. Una propuesta de la ANUIES para


su organización y funcionamiento en las instituciones de educación superior, México, ANUIES.
Balkom, S. (1992). “Cooperative learning”, Washington, Office of Educational
Research and Improvement.
Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública. México entre
los países con rezago en calidad de la enseñanza y desempeño escolar. [Documento disponible en
Internet en http://www.cddhcu.gob.mx/cesop/doctos/ocde-educacion-2.pdf]
Deutsch, N. (1949). “A theory of cooperation and competition”, Human Rela-
tions, Vol. 2.
González-Herrero M. y T. J. Serrano González (1997). “El aprendizaje
cooperativo”, en R. Illán y García M. A. (Coord.). La diversidad y la diferencia en la educación
secundaria obligatoria: retos educativos para el siglo XXI, Málaga, Ediciones Aljibe.
Kagan, S. (1985a). “Dimensions of cooperative classroom structures”, en R.
Slavin et al., Learning to cooperate, cooperating to learn, New York, Plenum Press.
Kagan, S. et al. (1985b). “Classroom structural bias”, en R. Slavin et al. (Eds.),
Learning to cooperate, cooperating to learn, New York, Plenum Press.

103
el aprendizaje cooperativo

Lage, F. y Z. Cataldi, et al. (2000). El modelo 4C para capacitación de recursos humanos


cooperativo-colaborativo. Informe interno, LIE: Laboratorio de Informática Educativa.
Facultad de Ingeniería, UBA.
Lage et al. (2000). El nuevo aprendizaje organizacional basado en el paradigma cooperativo-
colaborativo: un estudio en progreso, VI Congreso Internacional de Ingeniería Informática
ICIE, 2000.
Lara V. R. S. (2001). El aprendizaje cooperativo en historia: diseño de actividades y efectos
cognitivos y sociales, Tesis de doctorado inédita, Universidad de Murcia, España.
Panitz, T. (1996). A definition of collaborative vs cooperative learning [Documento
disponible en internet. www. Igu.ac.uk/deliberations/collab.learning/panitz.html]
Peluaga, A. de M. S. (2002). “Una experiencia educativa: I Congreso de edu-
cación de jóvenes y adultos”, Memorias del Congreso Latinoamericano de Educación Superior
en el Siglo XXI. Buenos Aires, Argentina.
Pujolás, P. et al. (1997). “¿Cómo atender la diversidad de necesidades educativas
de los alumnos en el aula? Una experiencia de autorreflexión en grupo para mejorar la
práctica docente, en un instituto de enseñanza secundaria”, en Illán R. y M. A. García
(Coord.). La diversidad y la diferencia en la educación secundaria obligatoria: retos educativos para
el siglo XXI, Málaga, Ediciones Aljibe.
Rué, J. (1998). “El aula: un espacio para la cooperación”, en C. Mir et al. Cooperar
en la escuela. La responsabilidad de educar para la democracia, Madrid, Graó.
Santos G., M. A. (2003). “Dime cómo evalúas y te diré que tipo de profesional
y de persona eres”, Revista enfoques educacionales, 5(1).
Serrano González T. J. y T. Calvo Llena (1994). Aprendizaje cooperativo:
técnicas y análisis dimensional, Obra cultura, Caja Murcia.
Serrano González T. J. y M. González-Herrero (1996). Cooperar para apre-
nder. ¿Cómo implementar el aprendizaje cooperativo en el aula?, Murcia, D. M.
Solé, I. (1997). “Reforma y trabajo en grupo”, Cuadernos de Pedagogía, Núm. 225.
Vélez de C., A. (1998) “Aprendizaje basado en proyectos colaborativos en la
educación superior”, Brasilia, IV Congreso RIBIE. [Documento disponible en Internet
en http://phoenix.sce.fct.unl.pt/ribie/cong_1998/trabalhos/190m.pdf]
Webb, N. (1982). “Student interaction and learning in small groups”, Review of
Educational Reasearch, vol. 52, Núm. 3.
Webb, N. (1997). “Assesing students in small collaborative groups”, Theory in the
Practice, Vol. 4, Núm. 4.
Zea, R. C. et al. (1998). Sistemas hipermedios colaborativos nuevos ambientes de aprendizaje,
Memoria del IV Congreso RIBIE, Brasillia.
Zavala, V. A. (1999). La práctica educativa. Cómo enseñar, Barcelona, Graó.

104