Está en la página 1de 1

El  origen  del  conflicto:  La  Sociedad  en  Predios  Rústicos  Hacienda  “El  Placer”  En  Nombre  Colectivo  

 

El  18  de  agosto  de  1971  se  constituyó  la  Sociedad  en  “Predios  Rústicos  Hacienda  “El  Placer”  En  Nombre  
Colectivo”  en  la  isla  de  Puná.  Ella  constaba  de  tres  socios,  cada  uno  de  ellos  con  un  capital  social  de  
$200,000  sucres  que  cuando  lo  convirtieron  a  dólares  resultó  en  US$  16.      La  integraban  Emilio  Parodi  
Goeta,  Edelina  Cabrera  Viuda  de  Parodi  y  Franco  Eljuri  Chalela.    La  Sociedad  en  los  papeles  era  dueña  de  
3090  hectáreas  en  Puná.  Luego  el  señor  Parodi  cedió  sus  acciones  a  los  otros  dos  socios,  Edelina  y  
Franco.  Esta  sociedad  se  constituyó  en  el  marco  de  la  Ley  de  Reforma  Agraria  de  1964,  ese  hecho  marcó  
los  sucesos  posteriores.    

De  hecho,  la  denominación  de  “sociedad  en  predios  rústicos”  se  refiere  a  un  tipo  especial  de  sociedad  
que  se  estableció  en  el  marco  de  la  Ley  de  Reforma  Agraria  de  1964  para  la  realización  de  actividades  de  
explotación  agrícola,  agropecuaria,  agroindustrial  y  forestal.  Tenían  el  beneficio  de  no  pagar  impuestos  
por  transferencia  de  dominio  de  bienes  inmuebles  y  tampoco  necesitaban  registrarse  en  la  
Superintendencia  de  Compañías,  solo  lo  hacían  en  el  Registro  Mercantil  y  en  el  Registro  de  la  Propiedad.      
Estas  sociedades  se  constituían  por  un  tiempo  determinado  después  del  cual  se  disolverían  de  pleno  
derecho  a  la    terminación  del  plazo  fijado  en  el  contrato  de  constitución  según  lo  establecieron  la  Quinta  
Disposición  Transitoria  de  la  Ley  de  Reforma  Agraria  Publicada  el  Registro  Oficial  No.  631  del  18  de  julio  
de  1978,  y  la  Tercera  Disposición  Transitoria  de  la  Ley  de  Compañías  del  28  de  julio  de  1977,  establecía    
que  las  sociedades  de  predios  rústicos.      Esta  figura  societaria  desapareció  con  el  Decreto  Ejecutivo  
#3172  del  primero  de  febrero  de  1979  publicado  en  el  Registro  Oficial  No.  297  del  23  de  febrero  del  
mismo  año.  Las  sociedades  de  predios  rústicos  que  no  se  hubieran  disuelto  tenían  la  opción  de  
transformarse  en  una  de  las  especies  de  compañías  que  son  reguladas  por  la  Superintendencia  de  
Compañías.  

El  plazo  establecido  en  la  escritura  de  constitución  de  la  Sociedad  en  Predios  Rústicos  Hacienda  “El  
Placer”  en  Nombre  Colectivo  era  de  8  años.    Al  momento  de  las  reformas  a  la  Ley  de  Reforma  Agraria  le  
quedaban  6  meses  de  vigencia  y  por  lo  tanto  aún  no  había  entrado  en  liquidación.    Le  quedaban  seis  
meses  y  podía  optar  por  la  reactivación,  acorde  a  las  nuevas  disposiciones  legales.  Sin  embargo,  nunca  
optó  por  la  reactivación.    Por  44  años  no  realizaron  ningún  cambio  ni  en  el  Registro  Mercantil,  el  de  la  
Propiedad  ni  se  Registró  ante  la  Superintendencia  de  Compañías.    Tampoco  realizaron  actividades  
agrícolas  en  los  predios.    

Ante  el  declarado  abandono  de  las  tierras,  con  el  paso  de  los  años  el  Instituto  Ecuatoriano  de  Reforma  
Agraria  y  Colonización  (IERAC)  y  el  Instituto  Nacional  de  Desarrollo  Agrario  (INDA)  fueron  declarando  no  
titularidad  y  extinción  de  dominio  de    predios  que  eran  parte  de  la  Sociedad  Predios  Rústicos  Hacienda  
“El  Placer”.    La  mayor  parte  de  la  extensión  de  dichos  predios  fue  entregada  a  varias  comunas  que  eran  
sus  posesionarias  y  dos  de  ellos,  uno    de  68.13  hectáreas  y  el  otro  de  160  hectáreas  al  Señor  Segundo  
Reyes  Gonzabay  y  su  Empresa  Acuícola  PESCAYO  S.A.      

Ni  las  Resoluciones  de  No  Titularidad  y  Extinción  de  Dominio,  ni  las  de  adjudicación  las  cuales  afectaban  
los  predios  de  lo  que  fuera  la  Sociedad  en  Predios  Rústicos  Hacienda  El  Placer  fueron  impugnadas  en  su  
momento.  Por  lo  tanto  se  encuentran  en  firme  y  han  causado  derecho  al  punto  que  los  predios  de  
PESCAYO  S.A.  fueron  registrados  en  el  Registro  de  la  Propiedad  de  Guayaquil.