Está en la página 1de 9

8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional.

Régimen jurídico de la nacionalidad argentina

Acerca de Servicios Soporte

Mostrar/ocultar buscador

La nacionalidad en el derecho HERRAMIENTAS


Descargar Ficha
internacional. Régimen jurídico de Enviar por email
la nacionalidad argentina Cita SAIJ

por MARCELO F. TRUCCO


2007
CONTENIDOS DE INTERES
www.saij.jus.gov.ar
Id SAIJ: DASF070028 Creación de tribunales arbitrales
consumo con competencia en
reclamos de consumidores.
Ley 7.363. MENDOZA, 26/4/2005.
1 -Introducción Este breve trabajo tiene por finalidad realizar un repaso sobre los principales Vigente, de alcance general
conceptos que desde el Derecho Internacional se han dado en materia de nacionalidad, revisando
los antecedentes de esta noción y evaluando las principales características e importancia que tiene Código Provincial de Implementación
el tema, teniendo presente que cuando hablamos de nacionalidad nos vamos a referir a un de los Derechos de los Consumidores y
elemento propio y constitutivo del Estado como sujeto más importante del Derecho de Gentes: la usuarios
población. Ley 13.133. BUENOS AIRES,
27/11/2003. Vigente, de alcance
Posteriormente realizaremos un análisis de la legislación actual de nuestro país en materia de general
concesión de nacionalidad de origen, haciendo hincapié en los requisitos contemplados por la ley
para conceder dicha nacionalidad. Modificatoria de la ley 13.133 - Código
Provincial de Implementación de los
Derechos de los Consumidores y
Finalmente, nos avocaremos a analizar la noción y las condiciones que establece nuestra Usuarios
legislación en materia de naturalización de extranjeros, mencionando algunos fallos interesantes Ley 14.514. BUENOS AIRES,
pronunciados por nuestros tribunales que han tratado diversos aspectos relacionados con el tema. 29/11/2012. Vigente, de alcance
general
2 -Consideraciones generales Decía en la introducción que uno de los elementos constitutivos del
Estado es la población. La población de un Estado se conforma de nacionales y extranjeros (que Alcances de información al
ya sea en forma habitual o circunstancial habitan el territorio de un país). La primera diferencia a consumidor, configuración de
remarcar radica en las distintas supremacías que ejerce el Estado sobre nacionales y extranjeros. sanciones administrativas, requisitos
Así, siguiendo a Julio Barboza, decimos que con respecto a los nacionales, "el Estado ejerce una de sanciones administrativas
supremacía personal", que se origina en el vínculo de la nacionalidad y que le va a permitir al Sumario de Fallo. 18/11/2003
Estado ejercer sobre estas personas a quienes considera nacionales sus poderes aunque los
mismas no se encuentren en su territorio. REGIMEN DE LA DEFENSA DE LOS
DERECHOS DE LOS
CONSUMIDORES Y USUARIOS
En cambio, "frente a los extranjeros, el Estado ejerce una supremacía territorial, por el simple Ley III 2. MISIONES, 3/12/2009.
hecho de que se encuentran habitual o accidentalmente dentro del ámbito en que el Estado ejerce Vigente, de alcance general
su soberanía territorial, aunque estas personas no tengan su nacionalidad"(1). En nuestro país
significa que si bien estos extranjeros no están obligados a adquirir la ciudadanía argentina, ADHESION LEY N. 24.240 SOBRE
quedan sujetos al cumplimiento de las leyes nacionales. DEFENSA DEL CONSUMIDOR.
Ley 7.087. SAN JUAN, 30/11/2000.
Vamos a dedicarnos en esta primera parte del trabajo a analizar el primero de ellos, es decir el Vigente, de alcance general
vínculo de la nacionalidad.

3-¿Cómo podemos definir a la nacionalidad?.

La primera cuestión a resaltar cuando hablamos de nacionalidad es que ella lleva implícita la idea
de vínculo. Son muchos los conceptos y definiciones esbozados por la doctrina, pero
mencionaremos uno pronunciado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos que me
pareció muy completo y encierra a mi criterio sus principales características. Dicho Tribunal definió
la nacionalidad como "el vínculo jurídico que liga a una persona con un Estado determinado por
medio del cual se obliga con él con relaciones de lealtad y fidelidad y se hace acreedor a su
protección diplomática" (2).

Algunas notas importantes se desprenden de esta definición. En primer lugar apreciamos los
caracteres de fidelidad y lealtad que genera el vínculo de nacionalidad. Estas características no
hacen más que remarcar la importancia de la relación, que lleva a muchos Estados a ser muy
celosos y cuidadosos de las condiciones que exigen para otorgar la naturalización a extranjeros.

En segundo lugar, se introduce la noción de protección diplomática, de vital importancia para


nuestra materia. Es decir la facultad que tiene el Estado de asumir el daño ocasionado a uno de
http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 1/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
sus nacionales en el extranjero como propio, como si hubiera sido causado a la persona misma del
Estado y por ello, poder reclamar la reparación de los perjuicios ilícitamente ocasionados.
Volveremos sobre este concepto cuando analicemos el caso Nottebohn.

Las principales Declaraciones y Convenciones sobre Derechos Humanos a nivel internacional han
remarcado la importancia de la nacionalidad como un derecho propio e inalienable del individuo.
Así, la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 sostiene en su Art. 15 que "toda
persona tiene derecho a una nacionalidad", agregando que "a nadie se privará arbitrariamente de
su nacionalidad". Este reconocimiento también es contemplado por la Convención Americana de
Derechos Humanos de 1969 (Pacto San José de Costa Rica) en su Art. 20 (3), agregando en su
segundo párrafo que "toda persona tiene derecho a la nacionalidad del Estado en cuyo territorio
nació si no tiene derecho a otra". Al respecto, la Corte Interamericana agregó que "el derecho a la
nacionalidad contemplado en el artículo 20 de la Convención Americana recoge un doble aspecto:
por una parte "significa dotar al individuo de un mínimo de amparo jurídico en las relaciones
internacionales, al establecer a través de su nacionalidad su vinculación con un Estado
determinado; y por otra parte implica protegerlo contra la privación de su nacionalidad en forma
arbitraria, porque de ese modo se le estaría privando de la totalidad de sus derechos políticos y de
aquellos derechos civiles que se sustentan en la nacionalidad del individuo". (4) 4-¿Es lo mismo
hablar de nacionalidad y ciudadanía? Acerca de la relación entre los conceptos de ciudadanía y
nacionalidad, la doctrina constitucional argentina esta dividida en dos; los que consideran que uno
y otro concepto son diferentes y los que los consideran sinónimos:

Comenzando con aquellos autores que consideran a la nacionalidad y ciudadanía como conceptos
diferentes mencionamos, entre otros, a Linares Quintana. En su tratado de derecho constitucional,
en lo referente al tema, el constitucionalista cita varios autores: Alberdi, Estrada, Joaquín V.
González, Montes de Oca, Rivarola, etc. Llega a la conclusión que: " Si bien la ciudadanía y la
nacionalidad son términos que designan conceptos estrechamente vinculados entre sí, en manera
alguna son sinónimos, sino que expresan dos nociones jurídicas perfectamente distintas. La
nacionalidad es la relación de derecho civil que vincula al individuo con la nación en que nació, en
tanto que la ciudadanía es el nexo jurídico-político que une al Estado con el individuo que satisface
los requisitos exigidos por la ley para ser considerado ciudadano. De dónde si bien es posible la
pérdida de la ciudadanía, no puede concebirse que se prive a un ser humano de su nacionalidad".

En el mismo orden de ideas, Podestá Costa sostiene que "la nacionalidad no debe ser confundida
con la ciudadanía: ésta comprende a una parte de los nacionales, es decir, a los calificados
legalmente para ejercer los derechos políticos, pero hay nacionales que por razones de edad u
otras causas pueden no ser ciudadanos"(5) En otro orden, hay opiniones que consideran los
conceptos de nacionalidad y ciudadanía como sinónimos. Entre ellos, González Calderón, quien
sostiene que "ciudadanía es lo mismo que nacionalidad. La única distinción que hace nuestra
Constitución Nacional a los habitantes de la República es entre ciudadanos y extranjeros; por lo
que se deduce que los individuos que no son ciudadanos tienen que ser forzosamente extranjeros
y viceversa; es decir que los que no son extranjeros son argentinos (ciudadanos argentinos)".

En mi opinión, considero que más allá de las distinciones teóricas que se pueden plantear entre
ambos términos, lo concreto es que tanto nuestra Constitución como la normativa vigente en la
materia las mencionan como conceptos sinónimos. En diversos textos de la Constitución se usan
indistintamente las palabras ciudadano, ciudadano argentino o argentino (Art. 20, 21, 39, 48, 89).
Más aún, dice Gonzáles calderón "si ciudadano no equivaliese a nacional, a argentino, sino a
elector, se caería en el absurdo de admitir que los que no votan no son argentinos porque para la
Constitución los habitantes del país son o ciudadanos argentinos o extranjeros"(6). Numerosos
fallos de nuestra jurisprudencia avalan esta posición".(7) 5 - La Nacionalidad como dominio
reservado del Estado La regla básica en esta materia es que las cuestiones de nacionalidad caen
en principio dentro de la competencia interna de cada Estado. Esto significa que corresponde a
cada Estado determinar a través de su legislación quiénes son sus nacionales. Este principio está
firmemente arraigado en la práctica internacional. El principio de la competencia exclusiva del
Estado fue confirmado por la Corte Permanente de Justicia Internacional en la opinión consultiva
concerniente a los decretos de nacionalidad de Túnez y Marruecos. Dijo la Corte: "La cuestión de
si un determinado asunto está o no exclusivamente dentro de la competencia de un Estado es una
cuestión esencialmente relativa; depende del desarrollo de las relaciones internacionales. Así, en
el estado actual del Derecho Internacional, las cuestiones de nacionalidad están, en opinión de
esta Corte, en principio, dentro de este dominio reservado"(8). Como complemento de lo que
venimos sosteniendo, la Corte Internacional de Justicia, en el caso Nottebhom (caso al cual me
referiré con mayor detenimiento) estableció que "el Derecho Internacional deja a cada Estado la
responsabilidad de determinar la atribución de su propia nacionalidad"(9) 6 - Criterios adoptados
por los Estados en materia de nacionalidad Los Estados fueron adoptando diversos criterios a los
fines de conceder la nacionalidad. La adopción de los mismos obedecieron en muchos casos a
motivos de conveniencia política y a circunstancias y épocas particulares que fundamentaban
inclinarse por uno u otro criterio.

Nacionalidad de Origen. Regla del jus soli y del jus sanguinis.

Llamamos nacionalidad de origen a la atribución de nacionalidad a toda persona física,


determinada por el momento de su nacimiento, independiente de su voluntad. A partir de esta
caracterización, los Estados atribuyen esta nacionalidad de origen siguiendo alguno de estos 2
criterios o reglas:

a) Regla del jus soli: (derecho del suelo). Significa atribuir a la persona la nacionalidad del territorio
donde nace, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres.

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 2/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
b) Regla del jus sanguinis:(derecho de la sangre) Significa atribuir a la persona la nacionalidad de
sus padres, independientemente del lugar donde halla nacido.

Generalmente los países densamente poblados o de emigración se inclinaron de preferencia hacia


el jus sanguinis, principalmente muchos Estados europeos que sufrieron el éxodo de su población
a partir de las guerras mundiales.

Por otra parte, aquellos países escasamente poblados que recibían esas corrientes inmigratorias
adoptaron mayormente el criterio del Jus soli. Sin embargo, conviene aclarar como bien señala
Podestá Costa que "es erróneo afirmar que el primero es exclusivo de los países europeos, como
así también que el segundo es exclusivo de los países americanos. Cita como ejemplo que Gran
Bretaña toma como base principal el jus soli y Francia adopta el jus sanguinis, pero asignando
función importante al jus sanguinis. Por otra parte existen países americanos como Costa Rica, El
Salvador, Honduras, Nicaragua, que siguen en su legislación la regla del jus sanguinis y otros,
como México y Venezuela, que adoptan por igual los dos criterios.

Ya me referiré más adelante al sistema adoptado por la ley argentina en materia de atribución de
nacionalidad de origen Otros de los modos de adquisición de nacionalidad, es la llamada
nacionalidad derivada, en donde aquí sí se requiere esencialmente una manifestación de voluntad
por parte de la persona y una concesión, también voluntaria, por parte del Estado que la otorga.
Este tipo de adquisición de nacionalidad recibe el nombre de naturalización. Es el caso de los
extranjeros, que pueden llegar a obtener la nacionalidad de un país determinado, cumpliendo una
serie de requisitos impuestos por las leyes internas del país que desean naturalizarse.

A los efectos de facilitar su comprensión, resumimos lo tratado en el siguiente esquema:

Ver gráfico 7- Conflicto de nacionalidades. Principios adoptados por la jurisprudencia internacional.

De la combinación de ambas reglas de atribución de nacionalidad (jus soli y jus sanguinis) pueden
darse casos donde nos encontraríamos con una persona con 2 nacionalidades originarias.
Citemos un ejemplo: Una persona, hijo de padres españoles nace en Uruguay. Recordemos que
en Uruguay prevalece la regla del jus soli y en España la regla del jus sanguinis. Es decir que esa
persona sería uruguayo para la ley Uruguaya, pero español para la ley española. Si
complicáramos aún más la situación podríamos imaginar que esa misma persona, una vez
cumplida la mayoría de edad y cumplidos los requisitos legales, solicita la naturalización en
Argentina, país que se la concede. Aquí tendríamos un caso no ya de doble nacionalidad, sino de
nacionalidad múltiple. La cuestión no suscitaría mayores inconvenientes, pues en caso que
puedan subsistir todas las nacionalidades, las mismas podrían invocarse sin inconvenientes. El
problema radica cuando se presenta alguna situación que plantee la necesidad de hacer
prevalecer alguna nacionalidad. El caso práctico más frecuente es preguntarnos qué pasaría si en
el ejemplo mencionado, Uruguay y España entraran en algún conflicto bélico. Esa persona, ¿a
quién debería prestar fidelidad?, ¿a España o a Uruguay?. Cualquiera sea su decisión, ¿el otro
país no podría considerarlo desertor?. Todos estos interrogantes nos llevan a tratar el tema
conocido en derecho internacional como conflicto de nacionalidades.

Para prevenir los conflictos de nacionalidades, los Estados pueden celebrar tratados que unifiquen
normas materiales sobre la atribución de la nacionalidad. Aunque no es común que los países
renuncien a su libertad de acción en este campo excepto para regular hipótesis particulares. El
método más frecuente consiste, sin embargo, no en eliminar o reducir las posibilidades de
nacionalidad múltiple, sino en suprimir convencionalmente sus incompatibilidades más graves,
eliminando los efectos considerados particularmente nocivos. La Argentina ha concluido dos
tratados bilaterales de este tipo, a saber:

El Convenio de nacionalidad con España, firmado en Madrid el 14 de abril de 1969, Convenio de


nacionalidad con Italia, firmado en Buenos Aires el 29 de octubre de 1971.

Estos convenios suprimen algunos de los efectos del conflicto de nacionalidades, al relevar al
binacional que se somete al tratado del cumplimiento de sus obligaciones en uno de los dos
países, como las obligaciones militares que se consideran como cumplidas las satisfechas en el
país de origen. La Argentina también ha celebrado tratados destinados a reglar específicamente
las obligaciones militares de los argentinos que posean otra nacionalidad con Francia (1927), Italia
(1938), España (1948), Suiza (1957), Suecia (1959), Dinamarca (1962), Finlandia (1963), Bélgica
(1963), Gran Bretaña (1963), Austria (1979), Alemania (1985) y los Países Bajos (1989). Estos
tratados establecen que los binacionales que hayan hecho el servicio militar en el Estado de su
domicilio o residencia, o que hayan sido exceptuados del mismo o realizado un servicio alternativo
en el ámbito civil, no serán llamados a cumplir obligaciones militares en el otro Estado contratante
en tiempo de paz. La satisfacción de las obligaciones militares se prueba mediante la presentación
de un documento oficial de las autoridades competentes.

Más allá de las soluciones o acuerdos sobre cuestiones específicas que pueden celebrar los
Estados, se exigía desde el derecho internacional una respuesta o principio rector que obrara
como guía a los efectos de brindar una solución al conflicto de nacionalidades. Este principio
rector, que servirá de base o parámetro ante la necesidad de hacer prevalecer una nacionalidad,
especialmente ante casos donde un Estado intente hacer valer la protección diplomática para
defender a su nacionalidad ante otro Estado, lo estableció la Corte Internacional de Justicia en el
llamado caso Nottebhom (Liechtenstein c/Guatemala) sentencia del año 1955.

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 3/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
8- El caso Nottebhom y el principio de nacionalidad efectiva Fiedrich Nottebhom había nacido en la
ciudad de Hamburgo, Alemania, a fines de Septiembre de 1881. Siendo joven, se instala a partir
del año 1905 en Guatemala, desarrollando en ese país actividades comerciales, aunque conservó
relaciones familiares y mercantiles con Alemania. Tenía un hermano viviendo en el Principado de
Liechtenstein. Poco antes de que se desaten los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial,
Nottebhom visita Alemania, para dirigirse luego a Liechtenstein a ver a su hermano. Estando allí
solicita la naturalización del Principado, la cual le es otorgada. Al poco tiempo regresa a
Guatemala, anotando el cambio de domicilio ante las autoridades de registro de Guatemala.
Cuando se desencadena la Guerra, Guatemala asume una posición a favor de las fuerzas aliadas
en el conflicto, por lo tanto dispone detener a todo ciudadano de país enemigo que se encuentre
en su territorio. Así se dispone la detención de Nottebhom, como ciudadano alemán, quien es
enviado a EE.UU. y confiscados sus bienes. Permanece detenido en ese país por 2 años, y
cuando decide regresar a Guatemala, se le impide el ingreso y se le confiscan los bienes.

Ante esta situación, Liechtenstein ejerce la protección diplomática para defender a Nottebhom, al
considerarlo su nacional por la naturalización otorgada en tiempos que fue a visitar a su hermano.
El Principado presenta una demanda ante la Corte Internacional de Justicia contra Guatemala,
reclamando daños y perjuicios ocasionados a Nottebhom.

Es decir que la Corte se enfrenta ante un conflicto. Determinar cual es la nacionalidad que ostenta
Nottebhom: si la alemana o la de Lichteinstein. Para ello la Corte reflexionó sobre un concepto
fundamental largamente tratado por la doctrina internacional en materia de nacionalidad: la noción
del "vínculo efectivo" (effective link). La Corte aplicó a los hechos la doctrina del vínculo real y
efectivo y juzgó el reclamo inadmisible. Dijo la Corte: "un Estado no puede pretender que las reglas
que ha establecido sean susceptibles de reconocimiento por otro Estado a menos que haya
actuado de conformidad con el objetivo general de hacer concordar el vínculo jurídico de
nacionalidad con una conexión genuina del individuo con el Estado que asume la defensa de sus
ciudadanos por medio de la protección contra otros Estados"(10). Ante la situación de inclinarse
por una u otra nacionalidad, hay que ajustarse a circunstancias de hecho. ¿Con qué país esa
persona tiene una relación más cercana?. La Corte indicó algunas razones que han sido
consideradas como estableciendo una conexión de hecho relativamente estrecha entre una
persona y el Estado de su nacionalidad en el siguiente párrafo: "Los árbitros internacionales han
decidido de la misma manera numerosos casos de doble nacionalidad...Han dado preferencia a la
nacionalidad real y efectiva, que está de acuerdo con los hechos, que está basada en los vínculos
reales más fuertes entre la persona involucrada y uno de los Estados cuya nacionalidad está en
juego. Diferentes factores deben ser tomados en consideración, y su importancia variará de un
caso al otro: la residencia habitual del individuo involucrado es un factor importante, pero hay otros
factores como el centro de sus intereses, sus lazos familiares, su participación en la vida pública,
el apego mostrado por él por un país dado e inculcado a sus hijos, etc" La Corte demuestra que
ese vínculo efectivo y real nunca se dio con Liechtenstein, porque allí había ido solo una vez,
regresó inmediatamente, nunca tuvo intención de regresar, etc.."La nacionalidad es un vínculo tan
importante que no es cosa de tomar a la ligera", dijo la Corte. Por ello, resuelve rechazar la
demanda presentada por Liechtenstein, al considerar que este país no estaba habilitado para
ejercer la protección diplomática sobre Nottebhom, a quien la Corte le reconoce la nacionalidad
alemana, por lo tanto juzga legítima las acciones ejercidas por Guatemala sobre Nottebhom, en
cuanto su detención y desapoderamiento de bienes como ciudadano de país enemigo.

9- La Nacionalidad en el sistema legal argentino Dijimos cuando mencionamos los criterios que
utilizan los países para adherirse a la regla del jus soli o del jus sanguinis, que mucho tuvo que ver
para esta determinación el éxodo de población generado principalmente a partir de los conflictos
mundiales.

Argentina se caracterizó por ser un país que recibió toda una gran corriente inmigratoria que se fue
asentando paulatinamente sobre su territorio. Por esta circunstancia no sorprende que nuestra
Constitución y la ley actual en materia de nacionalidad hayan adherido como principio general en
materia de nacionalidad de origen, a la regla del jus soli. Es decir que los hijos de italianos,
españoles, etc..serán automáticamente argentinos por el hecho de haber nacido en el territorio
nacional La ley argentina que regula todo lo atinente a la nacionalidad es la ley 346, una ley
bastante antigua, sancionada en 1869, vigente en la actualidad, a pesar de haber sido
reglamentada y modificada en algunos puntos por sucesivas leyes y decretos reglamentarios.
(modificaciones introducidas por leyes 16.801, 20.835, 24951.El texto reglamentario actual de la
ley 346 es el decreto 3213/84 con algunas modificaciones como el decreto 231/95 y últimamente el
decreto 1601/04 (que modifica el art. 2 de los anteriores decretos) ¿Quiénes son argentinos según
la ley 346? El artículo 1 de la mencionada ley establece que son argentinos:

Inc.1: Todos los individuos nacidos, o que nazcan en el territorio de la República, sea cual fuera la
nacionalidad de sus padres.

Es decir resulta del texto legal en forma indubitable que nuestro país adhiere a la regla del jus soli
para conceder la nacionalidad de origen. La única excepción que plantea el inc.1 es con respecto a
los hijos de ministros extranjeros y miembros de legaciones residentes en la República.

También el art. 1 considera argentinos a los nacidos en las legaciones y buques de guerra de la
República (inc.3), y a los nacidos en mares neutros bajo el pabellón argentino (inc.5).

10 - Nacionalidad por opción: Situación planteada por el inc.2 del Art.1 de la ley 346 Vimos como el
inc 1 no deja dudas en cuanto a la adopción de la regla del jus soli. Pero el inc.2 establece que
también son argentinos:

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 4/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
"Los hijos de argentinos nativos, que habiendo nacido en país extranjero, optaren por la
ciudadanía de origen" Esta situación planteada por el inc.2 hizo pensar a varios autores que
Argentina había también adherido a la regla del jus sanguinis, violando de esta manera los
preceptos de la Constitución Nacional que luego de la reforma de 1860 establecía en el art. 67
inc.11 que las leyes en materia de nacionalidad debían ajustarse a las reglas de la ciudadanía
natural (es decir al jus soli).

Sin embargo advertimos que si se lee correctamente este hinca. 2 vemos que no recepciona un jus
sanguinis automático. Los hijos de argentinos nativos nacidos en el extranjero solo serán
considerados argentinos por nuestra ley en la medida que se ejerza la opción que exige
específicamente el inc.2. Si no se hace esta opción a favor de la nacionalidad argentina, esa
persona seguirá siendo considerada como extranjero por nuestra ley. Si estuviéramos ante un
supuesto de adopción de jus sanguinis automático, esa persona, hijo de argentino nativo nacido en
el extranjero sería argentino sin necesidad de realizar ningún otro trámite. Esta interpretación fue
expuesta brillantemente por nuestra Corte Suprema en el caso Villalonga Nazar, sentencia del 27
de febrero de 1975.

En resumen: No es correcto afirmar como indican algunos autores que nuestro país adopta un
régimen mixto en materia de concesión de nacionalidad de origen. Lo correcto es afirmar que
adherimos como principio general a la regla del jus soli, y se hace una concesión a favor de los
hijos de argentinos nacidos en el extranjero solo en la medida que opten por la nacionalidad
argentina.

Nuestro actual Art. 75 inc. 12 de la Constitución, luego de la reforma del año 1994, parece haber
cerrado la discusión constitucional sobre este punto al establecer que : corresponde al
Congreso.....dictar leyes generales para toda la Nación sobre naturalización y nacionalidad, con
sujeción al principio de nacionalidad natural y por opción en beneficio de los argentinos" "Los
constituyentes de 1994 adoptaron una terminología más ajustada al sustituir la expresión "principio
de ciudadanía natural (viejo art.67 inc.11) por principio de nacionalidad natural. Se revela así que
primó en la Convención la postura de aquellos para quienes "nacionalidad y ciudadanía" son
conceptos esencialmente diferentes. Sin embargo, al no ser modificados otros artículos del texto
constitucional, la Carta Magna sigue tratando ambos vocablos con igual significado"(11) ¿A quien
le corresponde ejercer la opción?. No solo puede ejercer la opción el propio interesado al cumplir
los 18 años de edad, sino que el actual decreto 1601/04, que sustituye al respecto el art.2 del
decreto 3213/84 y su modificación (decreto 231/95) permite que cuando se trate de hijos menores
de 18 años de padre o madre argentinos nativos, que se hallaren en país extranjero, la opción por
la nacionalidad argentina deberá ser formulada por quien o por quienes ejerzan la patria potestad"
¿Ante quien se ejerce la opción? La opción puede realizarse tanto en el extranjero como en el
mismo territorio nacional (Argentina). Si se ejerce en el extranjero, dice el decreto 1601/04 que lo
podrán hacer ante el Cónsul argentino que corresponda, previa acreditación del vínculo y la
calidad de argentino nativo del padre, de la madre o de ambos, según corresponda. En un plazo
no mayor de 30 días de producida la inscripción, el Cónsul deberá notificarla al Registro Nacional
de las Personas. También puede ejercerse la opción en el territorio nacional, ya sea por parte del
mayor de 18 años, como por quien o quienes ejerzan la patria potestad, pero aquí ya no se
requiere efectuar la presentación ante la Justicia Federal (como exigía el decreto 3213/84), sino
que la presentación se realiza directamente ante el Registro Nacional de las Personas, por
supuesto, acreditando el vínculo y la calidad de argentinos nativos del padre, madre, o de ambos,
según corresponda. Al respecto termina diciendo el art.2 del decreto 1601/04 que "el Registro
Nacional de las Personas anotará las opciones efectuadas, en libros que al efecto se creen en
cada jurisdicción. Dicho organismo establecerá en el ámbito de su respectiva competencia, el
procedimiento a seguir para llevar a cabo estas inscripciones".

Nuestra legislación también considera argentinos en absoluta igualdad jurídica con los nacidos en
territorio nacional a los hijos de argentinos nacidos en el extranjero durante el exilio político de sus
padres (art.1 ley 16569) y también a los hijos de funcionarios del Servicio exterior de la Nación o
de cualquier funcionario argentino de carácter nacional, provincial o municipal, o dependiente de
un organismo internacional, que nazca en el extranjero en ocasión de la prestación de servicio por
parte de los padres (ley 20.957) ¿Podrá ejercer la opción el hijo de un argentino naturalizado?. Al
respecto encontramos la respuesta afirmativa en criterio de nuestra Corte Suprema que dijo al
respecto: "Las disposiciones de la ley 16569 cuya vigencia ha sido confirmada por la ley 23059,
que a la luz del art. 2 párrafo 3°, del decreto 3213/84 permite obtener la ciudadanía por opción a
los hijos de argentinos nativos o naturalizados que hubieren nacido en el extranjero durante el
exilio de sus padres, son aplicables por vía analógica para conceder la ciudadanía argentina al hijo
de un argentino por naturalización, sobre la base de una exégesis legal orientada a prescindir de
distinciones carentes de razonabilidad"(12).

¿Podrá ejercer la opción el hijo adoptivo de un argentino nativo? También en esta situación la
Cámara. Nac. Civ. y Com. Fed., sala 1ª, en fecha 24/04/1995 - caso Toranzo, Pedro J se ha
manifestado a favor sosteniendo que "la sala se inclina por privilegiar una interpretación amplia del
texto legal, pues si bien no desconoce la importancia y trascendencia que genera el vínculo dado
por la naturaleza (fundante del ius sanguinis), y aún admitiendo una menor intensidad, también
rescata la fortaleza que nutre la relación afectiva y de compromiso que presupone el lazo anudado
por la adopción. . En este estado, cabe preguntarse si el legislador ha incurrido en imprevisión o,
por el contrario, el pensamiento se debe conducir hacia una idea comprensiva de todas las
relaciones de familia que puedan producirse en torno a la figura del hijo. Porque no se ignora que
en el caso de la adopción simple, al adoptado se le confiere la posición de hijo legítimo".(13) 11-
Nacionalidad derivada: la Naturalización Una persona puede adquirir una nueva nacionalidad por
el procedimiento conocido como naturalización. Aquí hablamos de nacionalidad derivada, es decir
que no se relaciona con el nacimiento de la persona, sino que aquí si es necesaria la

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 5/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
manifestación de voluntad de la persona que desea obtener la nacionalidad de otro país. Podemos
definir entonces a la naturalización como "la posibilidad que tiene un extranjero de adquirir la
nacionalidad de un determinado país cumpliendo con los requisitos y exigencias que determine
ese país que le concede la nacionalidad" Para que pueda darse esta naturalización hay dos
elementos que deben estar presentes:

1- una manifestación de voluntad por parte de la persona que desea obtener la nacionalidad de un
Estado determinado.

2- Una concesión, también voluntaria por parte del Estado que la otorga.

No me voy a detener a desarrollar minuciosamente todo lo que encierra el régimen de


naturalización, solo indicaré que como se trata de una concesión del Estado que la otorga, los
países son muy cuidadosos en establecer los requisitos o condiciones que deberá satisfacer un
extranjero para "merecer"la nacionalidad del Estado que se trate.

Como bien señala Podestá Costa "para obtener la naturalización, la persona debe reunir ciertas
condiciones que especifican las leyes respectivas. Tienen ellas por objeto comprobar la vinculación
de la persona con el país (residencia, conocimiento del idioma), su capacidad y honestidad (edad
mínima, antecedentes de conducta, etc.), a veces se exigen otros requisitos como la pérdida de la
nacionalidad anterior y no haber adquirido otra nacionalidad por medio de naturalización, etc...
Estas condiciones, que varían de un Estado a otro, son requisitos indispensables; pero repito, no
bastan por sí solos, porque la naturalización no es una dádiva sino una concesión que el Estado
otorga a quien desea y merece ser miembro de la sociedad política que él constituye"(14) En
Argentina, la naturalización se tramita por un procedimiento judicial, siendo competente la Justicia
Federal. Es decir, será la justicia, después de evaluar el cumplimiento de los requisitos que
establece la ley, quien concederá o no naturalización a quien la haya solicitado.

¿Cuáles son los requisitos más importantes que plantea la legislación argentina? 1- Tener 18 años
de edad cumplidos: Aquí sí la ley exige un requisito de capacidad, que no puede ser reemplazado
por la voluntad de los padres o de quienes ejerzan la patria potestad.

2- Residir en la República 2 años continuos. Sin embargo la ley contempla una serie de
situaciones en las que también se podrá obtener naturalización a pesar de no cumplir con este
requisito de permanencia. Se deberá acreditar algunas de las siguientes circunstancias (solo
mencionaré las más importantes):

* Haber desempeñado con honradez empleos en la Administración Pública nacional, provincial o


municipal * Haber servido en las fuerzas armadas argentinas o haber asistido a una acción de
guerra en defensa de la Nación * Tener cónyuge o hijo argentino nativo 3- Manifestar ante los
jueces federales su voluntad de serlo Causas que impedirán el otorgamiento de la ciudadanía
argentina por naturalización:

* No tener ocupación o medios de subsistencia honestos * Estar procesado en el país o en el


extranjero por delito previsto en la legislación penal argentina, hasta no ser separado de la causa.

* Haber sido condenado por delito doloso, ya fuere en el país o en el extranjero, a pena privativa
de la libertad mayor de 3 años, salvo que la misma hubiere sido cumplida y hubieren transcurrido 5
años desde el vencimiento del término de la pena fijada en la condena o hubiere mediado
amnistía.

Importante: No podrá negarse la ciudadanía argentina por motivos fundados en razones políticas,
ideológicas, gremiales, religiosas o raciales, en acciones privadas o en caracteres físicos de los
solicitantes.(art.11 ley 346 agreg.art.2 ley 24533).

Jurisprudencia sobre naturalización - Comentarios Resulta conveniente culminar este tema de


naturalización haciendo referencia a dos fallos que me parecieron interesantes.

El primero de ellos es una sentencia de la Suprema Corte de Mendoza, caso Sanhueza del año
1996.(15) Este Sr. Fernando F. Sanhueza, nacido en Chile, se naturalizó argentino en 1991; tiene
domicilio en la ciudad de San Rafael, está casado y tiene tres hijos nacidos en nuestro país en
1988, 1991 y 1993, respectivamente. Su esposa es docente de escuela primaria en la misma
ciudad, nació en Chile y también se naturalizó argentina. En abril de 1992 Sanhueza solicitó el
ingreso a la policía de Mendoza; pasó todos los exámenes psicofísicos y ocupó el 19º lugar en el
orden de méritos de treinta candidatos. En junio de 1992 se le notificó que quedaba excluido del
curso de la Unidad Regional Segunda pues no reunía el requisito previsto en el art. 29 inc. a ley
4747, que exige para ingresar en la Policía de Mendoza ser argentino nativo o por opción, siendo
él argentino naturalizado.

La Corte de Mendoza hizo lugar al recurso de amparo presentado por considerar inconstitucional
la disposición de la ley 4747. Dijo el Tribunal en el voto de la Dra. Aída Kemelmajer de Carlucci:
"La decisión discrimina a un argentino sobre otro sólo por el lugar donde ha nacido y no atiende a
su voluntad real, que ha sido abandonar su nacionalidad chilena para tomar la argentina;
consagra, de este modo, una discriminación disparatada, absurda, arbitraria y reñida con el más
elemental sentido común, violando de esa manera el principio de igualdad ante la ley"...." Tengo,
entonces, el convencimiento de que la ley provincial, en cuanto excluye al argentino naturalizado
de la posibilidad de ingresar a la policía, no pasa por el test de la razonabilidad; por el contrario, es

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 6/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
ilógica, prejuiciosa y contraria al generoso llamado que la Constitución Nacional sigue haciendo a
quienes han nacido fuera del territorio pero viven aquí y han decidido tomar nuestra nacionalidad.
Por todo lo expuesto debe ser declarada inconstitucional".

El segundo fallo que quería comentar es mucho más reciente, es una sentencia de la Corte
Suprema de Justicia Nacional, caso Hooft, Pedro c/Pcia. Buenos Aires s/acción declarativa de
inconstitucionalidad, del 16/11/2004 (16) Pedro Hooft nació en Utrecht, Holanda, ingresando a
nuestro país en 1948, obteniendo nacionalidad argentina en el año 1965. Cursó sus estudios
primarios, secundarios, universitarios y de posgrado en Argentina, de una vasta trayectoria en el
Poder Judicial de Mar del Plata donde se desempeñó como Secretario de Primera Instancia,
secretario de Cámara, titular del juzgado Penal Nro.1.Cuando pretende presentarse al puesto de
Juez de Cámara, se le rechaza la solicitud bajo el argumento que el art. 177 de la Constitución de
la Pcia. de Bs. As. establece que para acceder a tal cargo se requiere haber nacido en territorio
argentino o ser hijo de argentino nativo si hubiese nacido en país extranjero" La Corte Suprema
declara la inconstitucionalidad de este art. 177. Dijo al respecto: "el actor es discriminado por la
norma local, no por ser argentino, sino por ser argentino "naturalizado", no por ser nacional, sino
por el origen de su nacionalidad.." Los ciudadanos argentinos pueden ser agrupados en nativos,
por opción, naturalizados. Por lo tanto la disposición del art. 177 contraría el principio de igualdad
ante la ley del art.16 de la Constitución Nacional.."es claro que la ley atribuye a los tres la
condición de ciudadano argentino 12- Conclusiones generales Hemos realizado una somera
síntesis de los temas más importantes relacionados con el régimen de nacionalidad a nivel
internacional y su implementación por parte de la legislación argentina. Desde ya que no se agotan
en este breve trabajo. Igualmente todos estos temas sirven para reflexionar sobre la manera en
que se ha evolucionado a fin de resaltar la importancia que representa tener en claro los ideales
que encierra en sí mismo el término nacionalidad, importancia que se ve coronada a partir del
reconocimiento que han hecho de la nacionalidad los principales instrumentos de protección de
derechos humanos.

Como pudimos apreciar, se trata de una materia que progresa día a día a través de la legislación y
de la jurisprudencia que va aplicando e interpretando la normativa vigente a la luz de los casos
particulares que se le presentan.

Notas al pie:

1) Barboza, Julio. Derecho Internacional Público. Editorial Zavalía. Buenos Aires. 1999 2) Corte
Interamericana de Derechos Humanos. Caso Castillo Petruzzi y otros c/Perú. Sentencia 1/5/1999.
http://www.corteidh.or.cr/seriec/seriec_52_esp.doc 3) Ambos instrumentos internacionales fueron
ratificados por la República Argentina e incorporados al Art. 75 inc. 22 de nuestra Constitucional
Nacional, que luego de la reforma del año 1994 los ha elevado a la categoría de tratados con
jerarquía constitucional.

4) Caso Castillo Petruzzi y otros c/Perú. Ver cita 2.

5) Podestá Costa, L.A. Derecho Internacional Público. Editorial TEA. Buenos Aires. 1996. Tomo I
Pág. 381 6) Citado por Priotti Anahí, Martínez Delfa, Laura Vilosio. Nacionalidad y Ciudadanía.
UNR Editora.

7) Sup. Corte Just. Mendoza, sala 1ª, 25/03/1996 - Sanhueza, Fernando). JA 1996-III-254. Voto
Dra. . Kemelmajer de Carlucci 8) C.P.J.I., serie B, nº 4 (1923), p. 24). 9) C.I.J. Recueil, 1955, p. 23
10) C.I.J., Recueil, 1955, p. 23.

11) Priotti, Anahí y otros. Ob.citada. Página 17 12) CFCC Sala I Ricci Rospigliosi, Felipe Salvador
s/ Opción de nacionalidad (7/8/2001) LL 2002 A, 82-103006 // ED 203, 139-52122 13) C. Nac. Civ.
y Com. Fed., sala 1ª, 24/04/1995 - Toranzo, Pedro J.. JA 1996-II-487 14) Podestá Costa-Ruda. Ob.
citada. Pág.390 15) Sup. Corte Just. Mendoza, sala 1ª, 25/03/1996 - Sanhueza, Fernando). JA
1996-III-254 16) http://www.adc.org.ar/recursos/397/Fallo%20Hooft.pdf

[-]
CONTENIDO RELACIONADO
Jurisprudencia
TORANZO PEDRO JOSE s/ OPCION DE NACIONALIDAD-
INTERLOCUTORIO.CAMARA NAC. DE APELACIONES EN LO CIVIL COMERCIAL FEDERAL. ,
24/4/1995.

SANHUEZA FERNANDO F. EN J: SANHUEZA FERNANDO F. s/ Acción de Amparo -


Inconstitucionalidad (LIBRO: S263 - 417)
SENTENCIA.SUPREMA CORTE DE JUSTICIA. , 25/3/1996.

Legislación
CONSTITUCION DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES Art. 177
Constitución de la Provincia de Buenos Aires. Buenos Aires 13/9/1994. Vigente, de alcance
general

LEY DE CIUDADANIA. Art. 11

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 7/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
LEY 346. 1/10/1869. Vigente, de alcance general

MODIFICACION DE LA LEY 346 DE CIUDADANIA


Ley 24.533. 9/8/1995. Individual, Solo Modificatoria o Sin Eficacia

NACIONALIDAD DE HIJOS DE EXILIADOS ARGENTINOS NACIDOS EN EL


EXTRANJERO.
Ley 16.569. 29/10/1964. Vigente, de alcance general

INVALIDACION DE CANCELACIONES DE NACIONALIDAD Y CIUDADANIA


DURANTE EL GOBIERNO DE FACTO.
Ley 23.059. 22/3/1984. Vigente, de alcance general

REGIMEN JURIDICO DEL SERVICIO EXTERIOR DE LA NACION.


Ley 20.957. 22/5/1975. Vigente, de alcance general

DECRETO REGLAMENTARIO SOBRE CIUDADANIA Y NATURALIZACION.


DECRETO NACIONAL 3.213/1984. 28/9/1984. Vigente, de alcance general

MODIFICACION DEL DECRETO REGLAMENTARIO DE LA LEY DE CIUDADANIA


CON LA FINALIDAD DE FACILITAR LA CIUDADANIA A PERSONAS NACIDAS EN EL
EXTERIOR CUANDO SU PADRE, MADRE O AMBOS FUESEN ARGENTINOS.
DECRETO NACIONAL 1.601/2004. 17/11/2004. Vigente, de alcance general

CONSTITUCION NACIONAL. CONSTITUCION DE LA NACION ARGENTINA. Art. 16


Constitución Nacional. 22/8/1994. Vigente, de alcance general

LEY DE CIUDADANIA. Art. 1


LEY 346. 1/10/1869. Vigente, de alcance general

CONSTITUCION NACIONAL. CONSTITUCION DE LA NACION ARGENTINA. Art. 20 al


21
Constitución Nacional. 22/8/1994. Vigente, de alcance general

CONSTITUCION NACIONAL. CONSTITUCION DE LA NACION ARGENTINA. Art. 39


Constitución Nacional. 22/8/1994. Vigente, de alcance general

CONSTITUCION NACIONAL. CONSTITUCION DE LA NACION ARGENTINA. Art. 48


Constitución Nacional. 22/8/1994. Vigente, de alcance general

CONSTITUCION NACIONAL. CONSTITUCION DE LA NACION ARGENTINA. Art. 89


Constitución Nacional. 22/8/1994. Vigente, de alcance general

Ley 16801
Ley 16.801. 30/10/1965. Individual, Solo Modificatoria o Sin Eficacia

Ley 20835
Ley 20.835. 27/9/1974. Individual, Solo Modificatoria o Sin Eficacia

Ley 24951
LEY 24.951. 18/3/1998. Individual, Solo Modificatoria o Sin Eficacia

[ir arriba]

Soporte Servicios Acerca de


Contacto Boletín de Novedades Quiénes Somos
Preguntas Frecuentes Dossier Red Nacional de Información Jurídica
Mapa del Sitio Código en formato eBook Reglamento de Uso
Guía Judicial
Informes SNEEP
Digesto Jurídico

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 8/9
8/22/2017 SAIJ - La nacionalidad en el derecho internacional. Régimen jurídico de la nacionalidad argentina
Nuevo Código Civil y Comercial

http://www.saij.gob.ar/doctrina/dasf070028-trucco-nacionalidad_en_derecho_internacional.htm 9/9