Está en la página 1de 3

HEMORRAGIA DIGESTIVA BAJA

DEFINICIÓN
Se entiende por hemorragia digestiva, la pérdida de sangre que se origina en
cualquier segmento del tubo digestivo, desde el esófago hasta el ano.

CLASIFICACIÓN
Clasificación de la Hemorragia Digestiva Baja (HDB): La hemorragia digestiva
baja se puede clasificar mediante el grado de compromiso hemodinámico que
se tenga. Es así que se tiene la siguiente clasificación:

 Aguda: Hemorragia de menos de 3 días de duración. Esta puede ser


moderada o masiva.
- Hemorragia Digestiva Baja Moderada: Se clasifica así, cuando
hay una compensación en la hemodinámica inicial, con
restauración gradual del volumen y contenido plasmático, aunque
pueda necesitar varios días antes de restaurar la homeostasis.

- Hemorragia Digestiva Baja Masiva: La presencia de taquipnea,


taquicardia e hipotensión ortostática (descenso importante de la
tensión arterial, que se produce cuando el individuo se pone de
pie), nos indica su gravedad y se corresponde generalmente con
una pérdida sanguínea superior al 15% del volumen total o a una
velocidad superior a 100 ml/hr.

 Crónica: Pérdida de sangre continua (varios días o semanas) o


intermitente.

- Hemorragia Digestiva Baja Oculta: Corresponde a las pérdidas


digestivas que no modifican las características macroscópicas de las
heces, por lo tanto se reconocen sólo por la positividad de los exámenes
químicos de detección de sangre en heces (guayaco o de la bencidina).

SÍNTOMAS
La sintomatología acompañante puede ser orientativa:
 El dolor abdominal sugiere una etiología isquémica o inflamatoria,
mientras que los divertículos y la angiodisplasia causan hemorragia
indolora.
 El dolor anal acompaña a la hemorragia producida por fisura anal o
hemorroides.
 La hemorragia acompañada de diarrea sugiere enfermedad inflamatoria
intestinal o infección, mientras que el estreñimiento puede asociarse a
proceso neoformativo o hemorroides.
 El cambio de ritmo deposicional debe hacer sospechar un proceso
neoplásico, sobre todo en mayores de 50 años.
TRATAMIENTO
El manejo del paciente con hemorragia digestiva baja varía de acuerdo a la
magnitud del sangramiento y a la etiología.

1) Pacientes estables o con sangramiento crónico: Debe hacerse un


estudio etiológico de acuerdo a los métodos diagnósticos descritos. El
tratamiento dependerá de la causa de la hemorragia.

2) Pacientes hemodinámicamente inestables o con hemorragia masiva:


Deben estudiarse hospitalizados, idealmente en la unidad de Cuidados
Intensivos, durante la fase de la estabilización hemodinámica.

La vasopresina, colocada mediante una infusión endovenosa en solución


glucosada, por una vena periférica, detiene la hemorragia en un alto porcentaje
de los casos, y aunque su efecto es transitorio, permite completar el estudio. La
dosis es de 0.2 a 0.4 U/min por 20 a 40 min. Produce vasoconstricción del
territorio esplácnico. Debe usarse con cautela, porque puede producir
vasoconstricción de otras áreas vasculares, tales como cerebro, extremidades
e intestino.