Está en la página 1de 3

Introducción:

El principal problema del uso de plásticos es su carácter no biodegradable además de que el


mercado del reciclaje es minúsculo y la fabricación de estos produce la emisión de químicos
dañinos para el medio ambiente (Cornish-Alvarez, 1997). Los plásticos basura constituyen
aproximadamente 200 millones de toneladas al año y componen alrededor del 10% de los
desechos sólidos municipales. Un tercio de su producción se emplea en la fabricación de
productos desechables, como botellas, empaques y bolsas (Kalpakjian y Schmid, 2002).
Debido a que el plástico es muy persistente y se dispersa fácilmente, podemos encontrarlo en el
suelo, puede liberar químicos dañinos que se pueden infiltrar a el agua subterránea, causando
daño a todos los que beben esa agua, en todos los océanos del mundo, desde el Ártico hasta
la Antártida. También en áreas litorales, especialmente en regiones con alta población,
pesquerías intensivas o turismo elevado (Parson, 2016). Desde hace tiempo se han
documentado los impactos de este en la vida marina, entre ellos: enredos, asfixia, estrangulación
o desnutrición tras ser ingeridos y bloquear el estómago o intestino del animal (Derraik, 2002).
Actualmente la utilización de plásticos ha aumentado, provocando una creciente preocupación
sobre los problemas ambientales y su relación con la eliminación de los residuos plásticos
(Kalpakjian y Schmid, 2002). Una alternativa ante esta situación son los bioplásticos, los cuales
se obtienen a partir de recursos naturales y aditivos biológicos (Maroto Borrego , 2008).Pueden
elaborarse con recursos renovables tales como: el almidón, proteínas, celulosa, aceites, lignina
y polisacáridos (Pérez-Salazar, 2014). La mayoría son obtenidos a partir de polisacáridos como:
el almidón; que se encuentra principalmente en las plantas donde es almacenado como reserva
de carbohidratos, en semillas, frutas, tubérculos, raíces y tallos (Seymour y Carraher, 2002).Y la
celulosa que se encuentra en la pared celular de los vegetales y hongos (Audesirk, et al., 2004).
El plástico tarda cientos de años en descomponerse en el medio ambiente en incluso hasta 1.000
años según el tipo (Fujiwara, 2015). A diferencia de los bioplásticos mediante los cuales los
microorganismos disponibles en el medio ambiente convierten los materiales en sustancias
naturales como el agua, el dióxido de carbono y biomasa, este proceso depende de las
condiciones ambientales, del material y de la aplicación. Se estima que estos biopolímeros en
condiciones de relleno sanitario se deben degradar en tiempos no mayores a 12 semanas. Se
han desarrollado cuatro tipos de plásticos biodegradables: fotodegradables, semi-
biodegradables, biodegradables sintéticos y biodegradables naturales. (Bermejo, 2005).

Objetivos
General:
Elaborar un polímero biodegradable utilizando almidón y celulosa de las frutas para disminuir el
impacto ambiental de los plásticos.

Específicos:
1. Seleccionar la materia prima con mayor eficiencia para la elaboración del bioplastico.
2. Definir las cantidades que se emplearán en la elaboración del biopolímero.
3. Comprobar la eficiencia de degradación del biopolímero.
Justificación:
La mayoría de los polímeros utilizados actualmente son producidos a partir de compuestos
petroquímicos, esto ha permitido un avance en el sector de higiene y seguridad de alimentos, sin
embargo, el uso de plásticos ha aumentado descontroladamente y con ello, la contaminación
ambiental (Frías, 2003). México en el 2015 ocupaba el segundo puesto de mayor consumidor de
plásticos (botellas, bolsas, juguetes, popotes y más) con 800 mil toneladas al año y solo el 15%
de reciclado, aunque actualmente existan más de 100 empresas mexicanas dedicadas a la
producción, acopio, lavado y reciclado (Fujiwara, 2015).
Debido al bajo porcentaje de reciclaje y alta contaminación, es necesario proponer alternativas
que permitan crear plásticos naturales que se degraden en poco tiempo, no tengan impacto
ambiental y satisfagan necesidades diarias en la población.

Materiales y Método
Para la elaboración del bioplastico se utilizo:
MATERIALES
Parrilla Espátula
Pipeta 10ml Licuadora
Perilla de 3 vías Charola o Molde
Vaso de precipitado 50ml Baño maría
Vaso de precipitado 100ml Objeto de porcelana
Balanza analítica
Vidrio de reloj

Cascara de plátano Vinagre blanco


Cascara de mango Glicerina/ grenetina
Cascara de piña Azúcar
Cascara de naranja Maicena (fécula de maíz)
No frutas, nopal y sábila Agua
Saborizante de mango

Para el plástico de macetas, bolsas, etcétera:


Se realizaron distintas combinaciones con las cascaras de fruta para seleccionar la mejor
consistencia, el proceso fue distinto para cada uno, utilizando diferente cantidad de cada material,
se tuvo un rango de 20 ml – 250 ml de agua, 10 g -20 g de maicena, 5 ml – 10 ml de glicerina y
vinagre. Se mezclo hasta incorporar todos sus ingredientes y se hirvió a temperatura media,
posteriormente se licuo junto con la cáscara con un rango de 60 g – 129 g (naranja, mango,
plátano, piña y sábila) y se extendió en una charola de plástico para después dejarla 3 horas el
sol por 3 días.
Para los popotes comestibles:
Se hirvió cascara de mango con 250 ml de agua,15 g de azúcar y 15 g de saborizante. En otro
recipiente se agregó 250 ml de agua, 30g maicena, 10 g de grenetina, se mezclo y se hirvió a
fuego medio. Posteriormente se licuo la mezcla, se extendió sobre una charola y se dejó a 23° C
por 1 hora.
Los plásticos resultantes se sometieron a distintas condiciones para comprobar su eficiencia de
degradacion:frío -5°C , estufa 40°C y humedad 52%.

Referencias:
Audesirk, T., Audesirk, G., y Byers, B. E. (2004). Biología: la vida en la tierra. México: Pearson
Eduación.
Bermejo, R. (2005). La gran transmisión hacia la sostenibilidad: Principios y estrategias de
economía sostenible, Madrid: Catarata.
Cornish-Alvarez, M. L. (1997). El ABC de los plásticos. México: Universidad Iberoamericana.
Derraik, J. (2002). The Pollution of the Marine Environment by Plastic Debris: A Review. Marine
Pollution Bulletin, 44, pp. 842–85.
Frías, A. (2003). La situación de los envases de plástico en México. Gaceta Ecológica, 69, pp.
67-82.
Fujiwara, R. (2015). En México se recicla 15% anual de 800 mil toneladas de plástico. NTR
Periodismo Crítico, p.1.
Kachur, M. ( 2015). Un material Milagroso. China: Benchmark Education Company.
Kalpakjian, S., y Schmid, S. R. (2002). Manufactura, ingeniería y tecnología. México: Pearson
Educación.
Maroto-Borrego, J. V. (2008). Elementos de horticultura general. Madrid: Ediciones Mundi-
Prensa.
Moro-Vallina, M. (2016). Tecnología industrial I. Madrid: Ediciones Paraninfo S. A.
Parsons, G. (2016). Plásticos en los océanos Datos, comparativas e impactos. Greenpeace, 1,
pp. 2-8.
Pérez-Salazar, S. M. (2014). Introducción a la Química y el ambiente. México: Patria.
Seymour, R. B., y Carraher, C. (2002). Introducción a la química de los polímeros. Barcelona:
Reverté S.A.