Está en la página 1de 5

Adversus Testigos de Jehová: ¿Es Cristo Dios?

Buenos días,

Hace poco me topé con unos testigos de Jehová, hablamos de varias cosas y quedamos en hablar
de la divinidad de Cristo. A continuación les presento un pequeño cuadro que preparé, me basé en
una entrada de la página 4jehova.org, ahí se mencionaban las citas y yo las preparé escritas en un
cuadro. Les di la tabla a las señoras que quedaron de verme y terminaron diciendo que ellos sí
creían que Jesús era divino y que era Dios pero que era inferior en esa divinidad al Padre. En fin...

Las citas fueron tomadas de la Biblia de Jerusalén.

ATRIBUTO DIOS CRISTO


Lo sabe todo (1 Jn 3,20) Dios es mayor que (Jn 16,30) Sabemos ahora que lo sabes
nuestra conciencia y conoce todo y no necesitas que nadie te
todo. pregunte. Por esto creemos que has
salido de Dios.
Conoce los (1 R 8,39) sólo tú conoces el (Jn 2,24-25) Pero Jesús no se confiaba a
corazones corazónde todos los hijos de los ellos porque los conocía a todos y no
hombres. tenía necesidad de que se le diera
testimonio acerca de los hombres,
(Jr 17,9-10) El corazón es lo más pues él conocía lo que hay en el
retorcido; no tiene arreglo: ¿quién hombre.
lo conoce? Yo, Yahveh, exploro (Ap 2.18.23) Esto dice el Hijo de Dios,
el corazón, pruebo los riñones, cuyos ojos son como llama de fuego y
para dar a cada cual según su cuyos pies parecen de metal precioso.
camino, según el fruto de sus [...] Y a sus hijos, los voy a herir de
obras. muerte: así sabrán todas las Iglesias
que yo soy el que sondea los riñones y
los corazones, y yo os daré a cada uno
según vuestras obras.
Santifica (Ex 31,13) Yo, Yahveh, soy el (1 Co 1,30) De él os viene que estéis
que os santifico. en Cristo Jesús, al cual hizo Dios para
nosotros sabiduría de origen divino,
justicia, santificación y redención.
Es nuestra (Jr 23,6) «Yahveh, justicia (1 Co 1,30) De él os viene que estéis
justicia nuestra.» en Cristo Jesús, al cual hizo Dios para
nosotros sabiduría de origen
divino, justicia, santificación y redención.
Inmutabilidad (Ml 3,6) Que yo, Yahveh, no (Hb 13,8) Ayer como hoy, Jesucristo es
cambio, y vosotros, hijos de el mismo, y lo será siempre.
Jacob, no termináis nunca.
Nombre (Is 42,8) Yo, Yahveh, ese es mi
divino nombre, mi gloria a otro no (Jn 16,15) Todo lo que tiene el Padre es
cedo, ni mi prez a los ídolos. mío.

(Ex 3,14) Dijo Dios a Moisés: «Yo (Jn 8,24) Ya os he dicho que moriréis en
soy el que soy.» Y añadió: «Así vuestros pecados, porque si no creéis
dirás a los israelitas: "Yo soy" me que Yo Soy, moriréis en vuestros
ha enviado a vosotros.» pecados.»

(Jn 8,28) Les dijo, pues, Jesús: «Cuando


hayáis levantado al Hijo del hombre,
entonces sabréis que Yo Soy, y que no
hago nada por mi propia cuenta; sino que,
lo que el Padre me ha enseñado, eso es
lo que hablo.

(Jn 8,58)Jesús les respondió: «En


verdad, en verdad os digo: antes de que
Abraham existiera, Yo Soy.»

(Jn 18,6) Cuando les dijo: «Yo soy»,


retrocedieron y cayeron en tierra.

Salvación en (Jl 3,5) Y sucederá que todo el


su Nombre que invoque el nombre (Hch 2,21) todo el que invoque el
de Yahveh será salvo, nombre del Señor se salvará.
(Hch 2,36) «Sepa, pues, con certeza toda
la casa de Israel que Dios ha constituido
Señor y Cristo a este Jesús a quien
vosotros habéis crucificado.»
Poderoso (Is 10,20-21) Aquel día no volverán (Is 9,5-6) Porque una criatura nos ha
ya el resto de Israel y los bien nacido, un hijo se nos ha dado. Estará
librados de la casa de Jacob a el señorío sobre su hombro, y se llamará
apoyarse en el que los hiere, sino su nombre «Maravilla de
que se apoyarán con firmeza Consejero», «Dios Fuerte», «Siempre
en Yahveh. Un resto volverá, el Padre», «Príncipe de Paz». Grande es su
resto de Jacob, al Dios poderoso. señorío y la paz no tendrá fin sobre el
trono de David y sobre su reino, para
restaurarlo y consolidarlo por la equidad y
la justicia, Desde ahora y hasta siempre,
el celo de Yahveh Sebaot hará eso.
Alfa y Omega (Ap 1,8) Yo soy el Alfa y la (Ap 22,13.16) Yo soy el Alfa y la
Omega, dice el Señor Dios, Omega, el Primero y el Ultimo, el
«Aquel que es, que era y que va a Principio y el Fin. [...] Yo, Jesús, he
venir», el Todopoderoso. enviado a mi Angel para daros testimonio
(Is 44,6) Así dice Yahveh el rey de de lo referente a las Iglesias.
Israel, y su redentor, Yahveh (Ap 1,17-18) Cuando lo vi, caí a sus pies
Sebaot: «Yo soy el primero y el como muerto. El puso su mano derecha
último, fuera de mí, no hay ningún sobre mí diciendo: «No temas, soy yo, el
dios. Primero y el Ultimo, el que vive; estuve
muerto, pero ahora estoy vivo por los
siglos de los siglos, y tengo las llaves de
la Muerte y del Hades.
Piedra de (Is 8, 13-14) A Yahveh Sebaot, a (1 P, 7-8) Para vosotros, pues, creyentes,
tropiezo ése tened por santo, sea él vuestro el honor; pero para los incrédulos, la
temor y él vuestro temblor. Será un piedra que los constructores desecharon,
santuario y piedra de tropiezo y en piedra angular se ha convertido, en
peña de escándalo para piedra de tropiezo y roca de
entrambas Casas de Israel; lazo y escándalo. Tropiezan en ella porque no
trampa para los moradores de creen en la Palabra; para esto han sido
Jerusalén. destinados.
Juez (Salmo 98,8-9) los ríos baten (Jn 5,21-22) Porque, como el Padre
palmas, a una los montes gritan de resucita a los muertos y les da la vida, así
alegría, ante el rostro de Yahveh, también el Hijo da la vida a los que quiere.
pues viene a juzgar a la tierra; él Porque el Padre no juzga a nadie; sino
juzgará al orbe con justicia, y a los que todo juicio lo ha entregado al Hijo,
pueblos con equidad. (Ap 2.18.23) Esto dice el Hijo de Dios,
(Jr 17,10) Yo, Yahveh, exploro el cuyos ojos son como llama de fuego y
corazón, pruebo los cuyos pies parecen de metal precioso.
riñones, para dar a cada cual [...] Y a sus hijos, los voy a herir de
según su camino, según el fruto muerte: así sabrán todas las Iglesias que
de sus obras. yo soy el que sondea los riñones y los
corazones, y yo os daré a cada uno
según vuestras obras.
Señorío (Dt 10,17) Porque Yahveh vuestro (Ap 17,14) Estos harán la guerra al
Dios es el Dios de los dioses y Cordero, pero el Cordero, como es Señor
el Señor de los señores, el Dios de Señores y Rey de Reyes, los vencerá
grande, poderoso y temible, que en unión con los suyos, los llamados y
no hace acepción de personas ni elegidos y fieles.»
admite soborno;
Salvador (Is 45, 21) No hay otro dios, fuera
de mí. Dios justo y salvador, no (Tt 2,13) aguardando la feliz esperanza y
hay otro fuera de mí. la Manifestación de la gloria del
(Tt 3,4) Mas cuando se manifestó gran Dios y Salvador nuestro
la bondad de Dios nuestro Jesucristo;
Salvador y su amor a los (2 P 1,1) Simeón Pedro, siervo y apóstol
hombres, de Jesucristo, a los que por la justicia
(Is 43,11) Yo, yo soy Yahveh, y de nuestro Dios y Salvador
fuera de mí no hay salvador. Jesucristo les ha cabido en suerte una fe
tan preciosa como la nuestra.
Toda rodilla (Is 45,22-24) Volveos a mí y seréis (Flp 2,9-11) Por lo cual Dios le exaltó y le
se doblará salvados confines todos de la otorgó el Nombre, que está sobre todo
tierra, porque yo soy Dios, no nombre. Para que al nombre de Jesús
existe ningún otro. Yo juro por mi toda rodilla se doble en los cielos, en
nombre; de mi boca sale palabra la tierra y en los abismos, y toda
verdadera y no será vana: lengua confiese que Cristo Jesús es
Que ante mí se doblará toda SEÑOR para gloria de Dios Padre.
rodilla y toda lengua jurará
diciendo: ¡Sólo en Yahveh hay
victoria y fuerza! A él se volverán
abochornados todos los que se
inflamaban contra él.
DIVINIDAD (Is 45,22) Volveos a mí y seréis (Jn 1,1.14) En el principio existía la
salvados confines todos de la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la
tierra, porque yo soy Dios, no Palabra era Dios.[...] Y la Palabra se hizo
existe ningún otro. carne, y puso su Morada entre nosotros,
y hemos contemplado su gloria, gloria
que recibe del Padre como Hijo único,
lleno de gracia y de verdad.

(Tt 2,13) aguardando la feliz esperanza y


la Manifestación de la gloria del
gran Dios y Salvador nuestro
Jesucristo;

(2 P 1,1) Simeón Pedro, siervo y apóstol


de Jesucristo, a los que por la justicia
de nuestro Dios y Salvador
Jesucristo les ha cabido en suerte una fe
tan preciosa como la nuestra.

(Rm 9, 3-5) Pues desearía ser yo mismo


anatema, separado de Cristo, por mis
hermanos, los de mi raza según la carne,-
los israelitas -, de los cuales es la
adopción filial, la gloria, las alianzas, la
legislación, el culto, las promesas, y los
patriarcas; de los cuales también procede
Cristo según la carne, el cual está por
encima de todas las cosas, Dios bendito
por los siglos.Amén.
(Col 2,9) Porque en él reside toda la
Plenitud de la Divinidad corporalmente,