Está en la página 1de 3

MARCO TEORICO

Desde hace algunos años se ha hecho evidente que el cambio climático es una
realidad. Este cambio climático es uno de los mayores retos a los que tiene que
enfrentarse la Humanidad y sus efectos adversos representan un temible
obstáculo al desarrollo global y especialmente a la capacidad de todos los países
para alcanzar el desarrollo sostenible.
Se llama cambio climático a la modificación del clima con respecto al historial
climático a una escala global o regional. Tales cambios se producen a muy diversas
escalas de tiempo y sobre todos los parámetros
climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etcétera. Son debidos tanto a
causas naturales, como antropogénicas.
Se entiende que es un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la
actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma
a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo
comparables. Las variaciones climáticas han existido y existirán como
consecuencias de diferentes fenómenos naturales, Sin embargo, durante el último
siglo, la temperatura media global ha aumentado 0,6ºC, llegando a aumentar 1º C
en Europa, lo que es un calentamiento inusualmente rápido. De hecho, el siglo
pasado fue el más cálido, y la década de los 90 fue la más calurosa de los últimos
1000 años.
Y en esta formidable tarea que tenemos por delante, los Ingenieros de Caminos y
los Ingenieros Civiles estamos llamados a desempeñar un importante papel.
Nuestra función y nuestra obligación es la de poner todos nuestros conocimientos y
todos nuestros esfuerzos para tratar de conseguir que la población mundial pueda
satisfacer, a pesar de las dificultades de este nuevo escenario, todas sus
necesidades básicas. Tenemos asimismo que propiciar las condiciones para
avanzar en el desarrollo sostenible de los países menos favorecidos y en la mejora
de las condiciones de vida de las sociedades menos avanzadas.
Los científicos nos ayudan a comprender y valorar los efectos del Cambio Climático.
Han hecho un buen diagnóstico de los problemas que vamos a enfrentar y deben
seguir analizando la evolución de los fenómenos asociados con el Cambio
Climático.
Ya está claro que las dos palabras fundamentales de este nuevo reto son: mitigación
y adaptación. Con ello, claramente empieza la hora de los ingenieros: para mitigar
los efectos (por ejemplo, prevenir inundaciones, gestionarlas en zonas habitadas o
almacenar agua suficiente para paliar las sequías) y para adaptar lo existente a esta
nueva situación (por ejemplo, los puertos a la subida del nivel del mar o las
infraestructuras de transporte a condiciones climáticas más severas).
Relación de la ingeniería con el cambio climático

Precisamente, la ingeniería ha contribuido a generar muchos de esos cambios en


la naturaleza, entre los cuales se encuentran aquellos de gran beneficio para la
población, pero también aquellos que se consideran insostenibles desde la
perspectiva ambiental y social.

La insostenibilidad ambiental, entendida como el desbordamiento de los límites


impuestos por la naturaleza, en muchos casos tiene su origen en los patrones de
producción y de consumo en sí mismos. Pero, como sabemos, ni los profesionales
de la ingeniería que participaron en la creación e implementación de tecnologías
que han sido críticas para resolver diversas necesidades humanas, ni los
beneficiarios de las mismas, se imaginaron en su momento que muchas de ellas
pudieran traer consigo las negativas consecuencias que hoy conocemos.

Tales son los casos, por ejemplo, del transporte –a partir de los motores de
combustión– y de la termoeléctrica que, basados en la combustión del petróleo y
el carbón, son dos desarrollos extraordinarios del ingenio humano con positivos
impactos para la sociedad. Pero, después de utilizar estos combustibles en forma
intensa durante cerca de doscientos años, sólo recientemente se identificó –hace
escasas tres décadas– que sus emisiones son causantes mayores del
calentamiento global –la principal amenaza hoy existente sobre el planeta–, así
como de diversas contaminaciones del aire que respiramos –con graves
consecuencias para la salud humana. Una historia similar a la de los dos casos
mencionados se ha repetido con cientos de tecnologías que han sido objeto de
desarrollo por parte de las ciencias de la ingeniería y de aplicación por parte de los
contingentes de profesionales educados en sus centros de formación.

LA INGENIERÍA EN BÚSQUEDA DE SOLUCIONES

En este contexto, la ciencia y la tecnología se han visto en el imperativo de buscar


soluciones a los diversos problemas ambientales, muchos de los cuales fueron
generados por las tecnologías de su propio cuño. Así que la ingeniería de hoy,
desde sus múltiples ramas, busca contribuir a enfrentar los diversos problemas
ambientales, entre los cuales se mencionan: el calentamiento global, la
contaminación del aire, el declive de la capa de ozono, el deterioro de los recursos
de agua dulce, el deterioro del medio ambiente marino, el declive de la
biodiversidad, el empobrecimiento y la pérdida de suelos y los contaminantes
orgánicos persistentes.

En últimas, la ingeniería más avanzada busca producir tecnologías, no solamente


para prever y mitigar los impactos ambientales, sino también para ofrecer
orientación al gobierno, al sector privado y al tercer sector, sobre las diferentes
alternativas que permitirían crear un futuro que sea más sostenible desde la
perspectiva ambiental.
bibliografia

 Ingenieria y medio ambiente. (2018). Retrieved from


http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-49932007000200008

 Los ingenieros ante los retos del cambio climático. (2018). Retrieved from
https://www.iagua.es/blogs/jose-polimon/ingenieros-retos-cambio-climatico