Está en la página 1de 2

Características de los helechos

Los helechos son plantas que no producen flores ni semillas y son en su gran mayoría herbáceas,
aunque existen unas pocas especies arborescentes.

Los tallos se conocen como rizomas, pues crecen horizontalmente sobre y bajo la superficie del
suelo, sin embargo también los hay erectos y trepadores; la mayoría están cubierto por escamas
pero algunos están cubiertos por pelos. Las escamas son generalmente lanceoladas y algunas
veces orbiculares. Los pelos pueden ser unicelulares o pluricelulares, suelen ser simples aunque
se encuentran algunas especies con pelos estrellados o ctenitoides.

Las hojas de los helechos de conocen como frondas, son monomórficas en la mayoría de las
especies, no obstante, pueden ser dimórficas en determinadas especies. Las láminas se describen
como simples o pinnadas, pero generalmente son varias veces divididas con un patrón de división
pinnado.

El esporangio se caracteriza por presentar un pedúnculo que sostiene una cápsula generalmente
uniestratificada, que es recorrida por una fila de células con paredes más gruesas y que se conoce
como anillo, el cual es importante para la dispersión de las esporas. Generalmente los esporangios
son libres y están unidos a soros. Los soros casi siempre se localizan en el lado abaxial, pueden
ser redondeados o alargados que se pueden disponer paralelos a la vena media u oblicuos.

Ciclo de vida

Su ciclo de vida se compone de una fase asexuada (esporofítica) y otra sexuada (gametofítica)

La fase de esporofito es diploide y asexuado, está representado por la planta de helecho que en
sus hojas o frondes tiene las esporas, las cuales se encuentran en estructuras llamadas
esporangios, estas estructuras a su vez forman los soros. La dispersión de las esporas por el
viento es la forma de propagación más común, estas pueden estar en estado de latencia durante
periodos de tiempo que pueden ir de meses a años, esperando las condiciones idóneas para su
germinación.

La etapa de gametofitos es hapliode y sexuada, se representa con el prótalo, que es una pequeña
lámina verde que surge de la germinación de las esporas. En el prótalo se forman el anteridio que
genera los gametofitos masculinos y los arquegonios donde se forman los gametofitos femeninos.
En algunos casos, los órganos sexuales aparecen en prótalos separados, pero generalmente se
ubican en el mismo. En presencia de agua se liberan los gametofitos masculinos (anterozoides)
que nadan hasta los arquegonios donde se encuentra la ovocélula femenina (oosfera). La unión de
un anterozoide y una oosfera produce un zigoto que formará un nuevo esporofito.

Los helechos se encuentran en gran diversidad de ambientes, sin embargo la mayor cantidad
ocupan las montañas tropicales y subtropicales, principalmente el sureste asiático y en América
desde el sur de Florida al norte de Chile y Uruguay.

Evolución

Los fósiles de helechos más antiguos encontrados pertenecen al Paleozoico, se puede decir que
los helechos son un grupo muy antiguo, aparecieron a finales del Silúrico y han sobrevivido desde
hace unos 400 millones de años, tuvieron su máximo desarrollo en el periodo Carbonífero
generando la mayoría de los yacimientos de carbón actuales.

Descienden de plantas que tenían mecanismos muy rudimentarios para la desecación y que
dependían de medio ambientes muy húmedos para sobrevivir.

Los pteridófitos son los precursores de las plantas con flores, en este grupo apareció por primera
vez la vascularización que permitió el desarrollo de plantas vasculares.
Importancia de los helechos

Su importancia económica es baja por su poca utilización para usos alimenticios, medicinales o
industriales. El uso tradicional que se le ha dado a los helechos ha sido ornamental y en este
ámbito su importancia se puede comparar con las orquídeas y las cactáceas; también se utilizan
de forma ancestral para el tratamiento de enfermedades, especialmente para la eliminación de
parásitos.

Falta mucha investigación que permita conocer el valor ecológico y económico de los helechos,
con el objetivo de hacer propuestas de conservación. La diversidad y conservación de los helechos
están directamente relacionados con el cuidado del medio ambiente donde se desarrollan,
estos ecosistemas están cada vez más intervenidos por actividades humanas y el uso del suelo
para asentamientos humanos, la ganadería, agricultura y la explotación de recursos forestales, que
ponen en peligro de extinción las especies que habitan las zonas intervenidas.