Está en la página 1de 5

1- La Tierra y sus partes

La Tierra se puede dividir en capas externas e internas. En este contenido veremos


las estructuras internas de la Tierra, donde encontramos la corteza, el manto y el
núcleo.
2- Estructura interna

Antes de comenzar, veamos un concepto muy


importante: geosfera. ¿Sabes que es la geosfera?
Bueno, es más simple de lo que piensas así que
tranquilo :) Geosfera es la capa que comprende
desde las rocas de la superficie hasta las zonas
más profundas del planeta. Es la capa más gruesa
y la que alberga la mayor parte de los materiales
sólidos (rocas y minerales) terrestres. La geosfera
se divide en tres capas según su composición,
que desde fuera hacia dentro son: la corteza, el
manto y el núcleo. Ahora nos metemos con todo
al contenido. ¡Adelante!

4.1- La corteza es la capa más externa de la


Tierra, en contacto con la atmósfera y la hidrosfera.
Su temperatura es de 22°C y está formada por
rocas de diferente tamaño. Su espesor está
comprendido entre los 5 y 70 km. Bajo las grandes
cadenas montañosas su espesor es máximo; en
cambio, bajo los océanos su espesor es mínimo.
Se distinguen dos tipos de corteza, que se
diferencian por sus características físicas y su
composición química.
- La corteza continental: forma los continentes.
Tiene un espesor promedio de 35 km, pero puede
alcanzar más de 70 km. Está compuesta por rocas como granito, basalto, pizarra y, en
menor proporción, arcilla y caliza.
- La corteza oceánica: forma los fondos de los océanos. Tiene un espesor promedio
de 7 km y está compuesta por rocas más densas, fundamentalmente basalto y gabro.

- Litosfera: capa solida formada por rocas, conformada por los continentes.
Comprende la corteza y la parte superior del manto, es el lugar en donde suceden los
procesos geológicos (meteorización, erosión, sedimentación, etc.), se obtienen los
recursos geológicos (carbón, minerales, etc.) y suceden los riesgos geológicos
(terremotos, inundaciones, etc.).

4.2- El manto es la capa intermedia. Está


situado entre la corteza terrestre y el núcleo.
Se extiende hasta los 2.900 km de
profundidad. Se divide en manto superior y
manto inferior.
El manto superior tiene una profundidad de
10 a 660 kilómetros. Su estado oscila entre
líquido y sólido, con una temperatura que va
desde los 1400°C a los 3000°C. En la capa
externa del manto superior se encuentra parte
de la litosfera, que tiene características
sólidas y a continuación una capa
llamada astenósfera, que está formada por
rocas parcialmente fundidas que reciben el
nombre de magma.
El manto inferior se encuentra entre los 660 Km a 2900 Km bajo la superficie de la
Tierra. Su estado es sólido y alcanza una temperatura de 3000° C. El manto inferior
también se denomina mesosfera.

4.3- El núcleo es la capa más interna. Está formado


mayoritariamente por metales (hierro y níquel). Los
materiales que forman el núcleo están fundidos
debido a las altas temperaturas. La temperatura en
esta capa supera los 5.000 grados. El núcleo se
divide en dos zonas: núcleo externo y núcleo
interno.

Núcleo externo: su temperatura va de 4.000°C a


6000°C y es una zona donde el hierro se encuentra
en estado Líquido. Este material es buen conductor
de electricidad y circula a gran velocidad en su parte
externa. A causa de ello, se producen las corrientes
eléctricas, que dan origen al campo magnético de la Tierra.

Núcleo interno: es una esfera que se encuentra en estado sólido a pesar de que su
temperatura que van desde 5.000°C a 6000°C. En la superficie terrestre, el hierro se
funde a 1.500°C; sin embargo, en el núcleo interno las presiones son tan altas que
permanece en estado sólido.
Revisa este cuadro donde podrás ver la profundidad de cada capa:

Capa Profundidad (km)

Corteza 0 - 35

Litosfera 0 - 100

Astenósfera 100 - 400

Manto 35 - 2890

Manto superior 35 - 660

Manto inferior 660 - 2890

Núcleo externo 2890 - 5150


5150 - 6371
Núcleo interno

Cuaternario (Q)
Durante el cuaternario la región estuvo sometida a un activo proceso
de erosión y depósito que tuvo lugar entre el pleistoceno y el
Holoceno (LAGESA, 1996).
Depósitos Morrénicos y Fluvioglaciares
Las morrenas están representadas por un till constituido por
depósitos arcillosos y arenosos que engloban clastos heterométricos
con grosores cercanos a los 80 m. En el área se diferencian
morrenas laterales y frontales que dan una idea de la dirección de

los empujes de los glaciares.


Están constituidos por guijarros, gravas y arenas pobremente
estratificadas.
Depósitos Coluviales
Son materiales detríticos transportados y depositados por corrientes
de ríos, flujos de agua y corrientes laminares. Litológicamente,
están compuestos por arenas, limos, arcillas y conglomerados
sueltos, polimícticos y heterométricos que presentan lenticularidades
y entrecruzamientos.
Se depositan en las áreas de intercuencas, en los pisos y flancos
de los valles y en las áreas de inundación.
Depósitos de Travertinos
Infrayace a las morrenas y se superpone a las series pleistocénicas.
Los travertinos, generalmente, son de color blanco amarillento,
grisáceo y poroso.
PROPIEDADES MECÁNICAS DE LAS ROCAS

RESISTENCIA A LA COMPRESIÓN

La resistencia a la compresión es la carga (o peso) por unidad de área a la que el material falla
(se rompe) por fracturación por cizalla o extensional (Figura 6). Esta propiedad es muy importante en
la mecánica de materiales, tanto en situación no confinada (i.e., uniaxial) como confinada
(i.e., triaxial). Dado que los materiales cerca de la superficie terrestre, incluyendo los edificios, suelen
estar sometidos a condiciones no confinadas, consideraremos exclusivamente esta situación. En este
caso, la resistencia a la compresión uniaxial (i.e., longitudinal) se mide en una prensa hidráulica
que registra el esfuerzo compresor (l) aplicado sobre una probeta de material en una dirección del
espacio, y la deformación lineal (l) inducida en esa misma dirección.

RESISTENCIA A LA TENSIÓN

La resistencia a la tensión es el esfuerzo tensional por unidad de área a la que el material falla
(se rompe) por fracturación extensional. Esta propiedad, que es una indicación del grado de
coherencia del material para resistir fuerzas “tirantes”, depende de la resistencia de los minerales,
del área interfacial entre granos en contacto y del cemento intergranular e intragranular.

Existen distintas técnicas para medir la resistencia a la tensión, tanto en materiales pétreos
como en morteros, cementos y hormigones.

RESISTENCIA A LA FLEXION

La resistencia a la flexión, o módulo de ruptura, es la resistencia de un material a ser doblado


(plegado) o flexurado. La medida de esta propiedad se realiza con barras de material asentadas sobre
dos pivotes y aplicando carga sobre el centro de la barra (norma ASTM C99-52).

FATIGA

Cuando los materiales sufren esfuerzos de forma cíclica sin llegar al punto de ruptura, se
observa un debilitamiento mecánico de los mismos con el tiempo. Esto implica una pérdida de sus
propiedades mecánicas, que puede dar lugar a la fracturación bajo esfuerzos mucho menores que los
apropiados para los materiales “frescos” que no han sido sometidos a esfuerzos. A esta característica
de los materiales se le denomina fatiga.

DUREZA

La dureza es la resistencia de los materiales para resistir la penetración de otro cuerpo. Para
el caso de minerales, la dureza se ha considerado clásicamente como la resistencia que presenta un
mineral a ser rayado por otro mineral o material. F. Mohs dedujo empíricamente una escala
cualitativa basada en las durezas relativas de distintos minerales que ha sido muy utilizada como
criterio de clasificación y de determinación.

PROPIEDADES FISICAS

ISOTROPÍA Y ANISOTROPÍA

Estos conceptos se utilizan para calificar el comportamiento de los materiales respecto de las
direcciones del espacio. Así, un material es isótropo respecto de una propiedad determinada cuando
esa propiedad no varia al variar la dirección en la que se mida la propiedad. En este caso, se dice que
la propiedad es escalar. Por el contrario, un material es anisótropo cuando la propiedad varía según
la dirección considerada. En este caso, la propiedad es vectorial.
DENSIDAD Y PESO ESPECIFICO (ASTM 12-70)

Tanto la densidad como el peso específico son propiedades que no dependen de la dirección de
medida, esto es, son propiedades escalares

Aunque se utilizan indistintamente, los términos de densidad y peso específico no son


idénticos. La densidad es la relación entre la masa y el volumen de la sustancia, midiéndose en
unidades de masa/unidades de volumen (e.g., g/cc). El peso específico es la relación numérica entre
el peso de un cuerpo y el peso de igual volumen de agua a 4°C, esto es la relación entre las densidades
del cuerpo y la del agua. Esta propiedad es adimensional (no se expresa en términos de unidades
determinadas) ya que es la relación entre dos cantidades con la misma dimensión. Dado que el
volumen del agua varía con la temperatura, se toma como referencia la densidad del agua a 4°C.

POROSIDAD

La porosidad de un material es el volumen de espacios abiertos que contiene relativo a su


volumen total. Los poros son pequeños espacios abiertos existentes en los materiales rellenos por
soluciones acuosas y/o gaseosas (e.g., aire). Los poros pueden estar abiertos (i.e., intercomunicados)
o cerrados, y ser grandes o pequeños. El tamaño de poro medio y el grado de intercomunicación entre
los poros determinan el tipo y grado de movimiento de soluciones líquidas y gaseosas por el interior
de los materiales. Esto controla en gran parte su durabilidad.

ADSORCION Y ABSORCION DE AGUA

Estas propiedades se relacionan con la movilidad de vapor de agua o agua líquida en los
materiales, esto es con la permeabilidad del medio a estas sustancias:

 Adsorción es la adhesión de moléculas de gases o de moléculas en solución a las


superficies de los cuerpos sólidos con los que están en contacto. La higroscopicidad es la
propiedad de los materiales de adsorber vapor de agua de la atmósfera.

 Absorción es la incorporación o asimilación de líquidos en el interior del sistema poroso


del material. La succión de agua es la propiedad de los materiales de absorber agua líquida
en contacto con los mismos.

DESORCION DE AGUA

Los materiales localizados en contacto con el aire retienen cierta cantidad de humedad. La
cantidad de agua retenida es función de las condiciones ambientas (temperatura y humedad relativa),
así como de la naturaleza de las sustancias (hidrófilas o hidrófobas) y de la composición de la solución
acuosa (agua pura vs. soluciones salinas). Si las condiciones ambientales cambian, por ejemplo,
descendiendo la humedad relativa, el material tiende a ceder vapor de agua al medio aéreo, secándose.
Este proceso de desorción de agua es inverso al de adsorción, aunque si la muestra se encuentra
saturada en agua, es inverso al de absorción.

APILARIDAD

El fenómeno de la capilaridad, cuyo resultado es el movimiento ascendente o descendente de


un líquido en el interior de un tubo fino de un material sólido cuando éste es sumergido en el líquido,
es debido a la existencias de fuerzas en la superficie de las sustancias sólida (e.g., vidrio), líquida
(e.g., agua) y gaseosa (e.g., aire) en contacto. Estas fuerzas se denominan de tensión superficial.