Está en la página 1de 1

El Arte de Amar (Resumen

)
Capitulo 1 ¿Es el amor una arte?
El autor de este libro argumenta en el primer capitulo que, si el amor es una arte entonces merece
ser conocido en la teoria y se debe aplicar en la practica, por otro lado el relata que es una cuestion
placentera que cuya experiencia es una cuestión de azar, pero sin embargo se puede decir que el
amor es un arte tal como es cualquier arte que se quiera aprender o como el arete de vivir.

Capitulo 2 Teoria del amor
En este capitulo el autor resuelve el conflicto de separatidad,ya que el hombre no puede vivir en
soledad.
Las figuras maternas y paternas son fundamentales en el desarrollo y equilibrio psiquico de una
persona,por lo tanto el amor no es esencialmente una relacion con una persona especifica;es una
actitud, una orientación que determina el tipo de relacion de una persona con el mundo como
totalidad.

Capitulo 3 El amor y su desintegración en la sociedad occidental contemporánea
En este capitulo abundad numerosas formas de pseudoamor que contribuyen a la desaparicion del
veradadero amor, por lo cual podemos citar algunos, como por ejemplo el amor idolátrico que es la
idealización de la persona amada que conduce irremediablemente a la desilución, el amor
sentimental o fantacioso que que impide vivir el amor en el momento presente o con el que
satisfacemos nuestros propios intereses, por otro lado el hombre de la sociedad actual lo
experimenta de igual modo en su experiencia de amor a Dios.

Capitulo 4 La practica del amor
En relaidad la practica de aprender amar es amando, por lo que es necesario superar la etapa
narcisista que impide observar la realidad de forma objetiva, es decir permite ver mi realidad no la
realidad.
Es tambien muy importante la fe racional, no irracional o basada en la sumisión a una autoridad
irracional, pues amar significa comprometerse sin garantías.

El conclusion de lo que puedo decir de esta lectura es de que empezamos a amar no cuando
encontramos una persona perfecta, sino cuando aprendemos a ver perfectamente una persona
imperfecta.