Está en la página 1de 4

JOHN CARLOS ROJAS URDÁNIGO

Materia: Teoría y Técnica de Entrevista psicológica


Fecha: 01 – 02 – 18

Entrevista Fenomenológica
La investigación fenomenológica en psicología, psicoterapia y desarrollo humano, de
acuerdo con los planteamientos de diferentes autores y promotores de este tipo de
investigación tiene como propósito central comprender la experiencia vivida de las personas
en relación con situaciones de su vida. Se interesa por captar y comprender los significados
vividos que surgen en diferentes momentos y situaciones de la vida, para cada persona.
Desde el punto de vista fenomenológico, la situación terapéutica consiste en un contexto
singular constituido por la interacción intersubjetiva continua de al menos dos
fenomenologías distintas. Tanto el psicoterapeuta como el paciente (o cliente), en su calidad
de sujetos, están inmersos en el inevitable flujo tanto de sus respectivas experiencias de la
situación relacional como con respecto al otro durante el transcurso de cada sesión de trabajo
psicoterapéutico.
Brazier (1992, 1993) piensa que la atención fenomenológica del terapeuta puede centrarse
en distintos “campos fenoménicos” que lo conducirán hacia direcciones divergentes de
intervención clínica. Para Brazier, estos campos incluyen: los contenidos del mundo interno
del cliente tal como éste los comunica con palabras y otras manifestaciones intencionales; la
percepción directa que el terapeuta tiene de la forma y cualidad concreta de las expresiones
verbales y no verbales de la persona del cliente; la consciencia del terapeuta respecto de su
propio mundo interno y del mundo compartido de significados que se desarrolla a lo largo
del proceso psicoterapéutico entre los participantes involucrados. En este sentido, todo
fenómeno que es explorado en psicoterapia, con independencia de si se trata de un proceso
psíquico propio del paciente o de un proceso vincular que involucra al cliente y al terapeuta
o al cliente y a alguna otra persona significativa para él, puede ser objeto de al menos dos
descripciones fenomenológicas distintas que, por lo común, tienden a enfatizar o abarcar
aspectos dispares.
La fenomenología en algunas aproximaciones psicoterapéuticas de orientación
humanista-existencial
Diferentes aproximaciones psicoterapéuticas de orientación humanista-existencial han
enfatizado algunos de los campos fenoménicos descritos por sobre otros. La psicoterapia
centrada en la persona, formulada por Rogers (1951, 1961) y sus seguidores, al menos en sus
inicios, se basó en reflejar y con ello clarificar y transformar el mundo interior del cliente tal
como éste lo describe al psicoterapeuta. Rogers inicialmente supuso que el terapeuta, con la
finalidad de comprender de manera empática y cabal la realidad vivencial del cliente, debía
prescindir de la utilización clínica de sus propias descripciones fenomenológicas. Sin
embargo, con posterioridad llegó a destacar la importancia terapéutica de un encuentro
existencial entre dos personas que comparten sus respectivos mundos experienciales -es
decir, la relevancia de un enriquecimiento mutuo a partir de las características diferenciales
de las fenomenologías propias del terapeuta y del cliente.
JOHN CARLOS ROJAS URDÁNIGO

Por otro lado, los psicoterapeutas corporales que siguieron y desarrollaron las teorías y
técnicas creadas por Reich (1942, 1949), pasaron del énfasis reichiano original sobre la
observación fenomenológica inmediata que el terapeuta hace del cuerpo del paciente como
modalidad primaria que orienta las intervenciones clínicas, hacia una mayor consideración
por los procesos psicológicos y corporales tal como son experimentados y descritos
fenomenológicamente por el paciente en la situación psicoterapéutica (Totton, 2003). Desde
esta perspectiva, la psicoterapia post-reichiana se ha desarrollado en términos técnicos hacia
el intento de transformar la experiencia que el cliente tiene de sí mismo y de su propia
realidad corporal, alejándose del interés por intervenir de modo mecánico sobre su cuerpo
con la finalidad de generar cambios observables que no siempre implican un correlato
vivencial que se sostenga en el tiempo.
Los terapeutas gestálticos, por su parte, desde los comienzos formales de su acercamiento a
la obra de Perls (1947, 1951), han puesto al descubierto la utilidad clínica de la contrastación
y clarificación de las diferencias más llamativas entre las descripciones fenomenológicas de
la experiencia del cliente y las hechas por su psicoterapeuta.
También han articulado una metodología psicoterapéutica que se centra en la exploración
vivencial de la experiencia inmediata del paciente, posibilitando la ampliación de su
capacidad de darse cuenta respecto de facetas no reconocidas de ésta. En la mayoría de las
aproximaciones psicoterapéuticas humanista-existenciales, la aceptación general del empleo
oportuno de la auto-revelación del psicoterapeuta como herramienta clínica valiosa -algunos
de cuyos primeros partidarios fueron los terapeutas gestálticos- ha introducido su
fenomenología como ingrediente esencial del diálogo terapéutico.
Fenomenología y experiencia en el contexto de la relación psicoterapéutica
Con cierta independencia de los acentos específicos mencionados, las diversas formas de
psicoterapia fundamentadas en el método fenomenológico, comparten un interés básico por
las múltiples dimensiones de la experiencia fenoménica presente del psicoterapeuta y del
cliente, y por los diferentes significados que ambos les atribuyen (Moreira, 2001). En el
contexto psicoterapéutico, la “vuelta a las cosas mismas” planteada por Husserl, se convierte
en una vuelta a las vivencias actuales en su estado bruto, directo e inmediato. Entre otras
implicancias, esto significa, siguiendo a Brazier (1993), que el terapeuta da inicio a un
proceso terapéutico en general y a cada sesión en particular, desde el lugar experiencial y
existencial en el cual se encuentra el paciente en un momento determinado -a lo cual
podríamos agregar, también, el lugar experiencial y existencial en el cual se encuentra el
mismo psicoterapeuta en un momento dado.
Desde esta perspectiva, la epoché como intento de adentrarse en un estado de genuina
apertura a la inmediatez de la experiencia propia y de la del otro, se vuelve una herramienta
imprescindible para guiar el trabajo psicoterapéutico:
“Las posibilidades de crecimiento psicológico de un individuo están en proporción [directa]
a la medida en la que las presuposiciones pueden ser puestas entre paréntesis. […] Como
terapeutas, tenemos que examinar nuestro trabajo una y otra vez con el objeto de reconocer
JOHN CARLOS ROJAS URDÁNIGO

qué es lo que damos por supuesto, qué presuposiciones estamos haciendo. Esto no es fácil.
Es la tentativa de ver lo que no estamos viendo” (Brazier, 1993, p. 2).
La epoché como actitud fundamental del psicoterapeuta
La tarea fenomenológica principal del psicoterapeuta consiste en aprender a poner
progresivamente entre paréntesis las distintas presuposiciones que alberga respecto del
cliente, incluyendo en especial su tendencia a escuchar y prestar atención a ciertas cosas y no
a otras, tendencia que guarda íntima relación con las teorías psicológicas y psicoterapéuticas
específicas que orientan de modo más o menos consciente su desempeño profesional.
El logro de la tarea impuesta por la epoché le exige, en palabras de Yontef (1993), desarrollar
una confianza plena en su propia experiencia inmediata y en la del paciente. Sin embargo, tal
como ya hemos señalado, la epoché nunca puede pretender ser total. El encuentro terapéutico
siempre estará circunscrito por las limitaciones que tanto el psicoterapeuta como el paciente
experimentan en relación a su respectiva capacidad de consciencia y habilidad para colocar
entre paréntesis sus particulares sesgos personales y profesionales. Esta circunstancia,
infranqueable desde el punto de vista de la fenomenología, puede ser entendida como un
obstáculo frustrante; no obstante, también puede ser comprendida como una realidad
inevitable e inherente a cualquier proceso psicoterapéutico.
El presente en el proceso psicoterapéutico
Como ya lo hemos mencionado, el método fenomenológico se basa en la descripción de la
experiencia inmediata tal como aparece en el presente. Esta perspectiva introduce una
concepción específica en relación al tiempo en el marco de la psicoterapia humanista-
existencial, la que a menudo ha sido caricaturizada al definirla como únicamente centrada en
el “aquí-y-ahora” en desmedro del pasado y del futuro. En efecto, los psicoterapeutas de
orientación humanista-existencial han enfatizado en repetidas ocasiones la importancia del
momento presente como eje primario de la existencia humana y del proceso terapéutico.
No obstante, este énfasis no pretende desvalorizar la relevancia del pasado y del futuro en
términos de la vivencia que el cliente tiene de sí mismo y de su situación vital. Más bien, los
terapeutas humanista-existenciales subrayan que tanto el recuerdo del pasado como la
anticipación del futuro son fenómenos psicológicos que, invariablemente, se producen en el
presente.
La psicoterapia humanista-existencial reconoce y asume la necesidad de que el cliente sea
capaz de comprender su propia historia y de construir un proyecto vital que lo guíe y que
confiera sentido a su existencia. Sin embargo, destaca que el paciente vive, de hecho, en el
presente, y que un proceso psicoterapéutico exitoso requiere que se preste atención a esta
circunstancia convirtiéndola en una dimensión central de las intervenciones clínicas.
Con todo, uno de los objetivos cardinales de la psicoterapia humanista-existencial es el
enriquecimiento y la profundización de la experiencia del cliente -en este sentido, el
desarrollo de su capacidad para poner entre paréntesis sus propias preconcepciones y los
JOHN CARLOS ROJAS URDÁNIGO

propios prejuicios para acercarse a su experiencia de forma más abierta, contribuyen a


promover y facilitar el cambio de su personalidad.