Está en la página 1de 1

Los compromisos medioambientales de las empresas aumentan año tras año.

No sólo
se trata de cumplir con legislaciones que recogen requisitos y buenas prácticas en este
sentido, sino también de asumir un compromiso individual basado en el cuidado y el
respeto de los entornos en los que se opera.
Las soluciones estratégicas son, sin duda, las más significativas y en las que las
empresas deben poner mayor empeño para contribuir al cuidado de los ecosistemas y
medir el impacto de sus actividades en el medioambiente. No obstante, estos sistemas
se pueden alimentar de pequeños hábitos y prácticas. El enfoque verde es mucho más
que una mirada o una concepción teórica; es, también, la adopción de medidas como:

A lo largo de los últimos años, en el Perú las empresas tienen un mayor compromiso
con el medioambiente haciendo un uso de buenas prácticas e iniciativa que
promueven el cuidado y el respeto por el ecosistema, midiendo el impacto de sus
actividades en el medioambiente.
Entre las practicas que se adoptan para la contribución del cuidado del medioambiente
tenemos el ahorro de energía, y el de establecer una política de reciclaje, así como
también el de trabajar en conjunto con empresas que están comprometidas al mismo
fin.
De este modo también las empresas han entendido que implementar estas políticas y
buenas prácticas resulta beneficiosa, pues les otorga confianza y buena reputación en
el mercado, contribuyendo con la identidad que posee la empresa.