Está en la página 1de 2

Sembrando' por Francia Elena Márquez Mina.

“Soy una mujer afro descendiente, madre cabeza de familia, crecí en
un territorio que data desde 1636, mis ancestras y ancestros fueron
traídos en condición de esclavitud para trabajar en las haciendas y
minas esclavistas de la región de Norte del Cauca. En los últimos
años al igual que miles de personas en este país me tocó salir
huyendo de mi casa debido a las múltiples amenazas de muerte y
persecuciones recibidas por actores armados que nos declararon
objetivo militar porque según ellos, nos oponemos al desarrollo, al
no permitir la llegada de empresas multinacionales, a quienes se les
otorgaron títulos de explotación minera sin consulta previa y en el
marco del conflicto armado, además la minería ilegal realizada con
retroexcavadoras ha generado grandes impactos económicos,
sociales y culturales, se ha producido un sinnúmero de muertos y
hoy tienen envenenados con mercurio nuestros ríos y nuestros
cuerpos.

La reconstrucción de la memoria ancestral, me ha permitido a lo
largo de los años entender que la violencia y el conflicto armado no
empezó hace 60 años como es la versión oficial, para mi pueblo, el
conflicto armado y la violencia empezaron con la historia de la
esclavitud, y desde entonces nuestras vidas han estado
atravesadas por sistemáticas violaciones a nuestros derechos
individuales y colectivo”.

“No quisiera ver a más personas buscando ayuda porque fueron
amenazados o desplazados de sus territorios, no quisiera ver mas
niños, niñas y mujeres abusadas sexualmente y asesinadas, no sólo
por su condición de mujer, sino por el liderazgo que ejercen para
enfrentar el patriarcado y el machismo que destruye nuestras vidas.
No quiero seguir escuchando como los políticos de turno y la
sociedad justifican las limpiezas sociales, que no son más que
segar la vida a una generación de jóvenes sin oportunidades para
construir el futuro.

El conflicto armado, político y económico han sembró el odio, la miseria y el
miedo en nuestro país, ha puesto a nuestros jóvenes a matarse, incluso sin
saber cuáles son las razones, fueron nuestro sobrinos, primos, hermanos y

anhelo dejar estas calles llenas de pavimentó que a veces nos hacen perder el sentido a la vida. parar la corrupción institucional. nuestras familias se han sumergido en el dolor y la tristeza. y poder regresar a mi casa. *Líder afrodescendiente e integrante del quinto y último grupo de víctimas que viajó a La Habana para participar del proceso de paz. luchar por la reparación histórica y contemporánea seguirá siendo un desafío. pues entendemos que construir la paz va más allá de deponer las armas. Un abrazo Ancestral”. sin negar que la dejación del conflicto armado es un paso importante para ello. sin tener que andar con hombres armados todo el tiempo. avanzar en la justicia social a fin de poder transformar las situaciones que nos llevaron al conflicto. Sin embargo quienes hemos vivido la guerra en carne propia. 31 años. reconstruir la memoria sobre los hechos ocurridos. hacer la Paz implica la reparación histórica. erradicar el racismo estructural. a mi comunidad.tíos que fueron a la guerra. Como una mujer que ha vivido hechos victimizantes sueño con que un día pueda regresar a mi casa tranquila. para hacer la Paz será necesario desarmemos nuestros corazones. mientras que algunos sectores económicos siguen apostándole a mantener un conflicto armado que a bañado en sangre nuestros territorios y convirtió muchos ríos en cementerios. . tenemos la esperanza de poder lograr la paz en este país. Seguimos caminando por senderos que nos permitan dignificar la vida de las víctimas.

Intereses relacionados