Está en la página 1de 2

TAREA 3.

MONÓLOGO

EL BOSSON DE HIGS

PERSONAJES:

ENFERMO MENTAL. ( Un científico de edad avanzada)

ENFERMEROS DEL HOSPITAL (Corpulentos, encargados de mantener el orden entre los
pacientes y proteger a los médicos)

PSIQUIATRA. (Mujer de mediana edad, mirada inexpresiva).

ESPACIO

Es el interior de un hospital psiquiátrico, en uno de los cuartos más aislados, con las
paredes acolchadas. Apenas una pequeña rendija en la puerta comunica con el exterior.
Ahí está un hombre maduro, rondando los cincuenta años, canoso, con el cabello un poco
largo, se ve descuidado en su aseo personal, responder al nombre de Larry. Todo el lugar
denota falta de higiene, viste camisa de fuerza, con la mirada perdida hacia la nada. Es
escoltado por dos enfermeros del centro psiquiátrico hacia la oficina del Psiquiatra de la
institución, la Dra. Mont para la evaluación de rutina de su tratamiento.

La Dra. Mont lo observa pero no dice ni una palabra, los enfermeros lo acomodan en una
silla, y se retiran. Ella saca pluma y una libreta y comienza a anotar lo que Larry inicia a
balbucear tímidamente…

-No, no; espérate. Te voy a contar qué fue exactamente lo que sucedió, porque tú de eso no
puedes saber nada… (Exitado, ansioso)

Lo que sí sabes, por lo que viste, es que, en cuanto me decidí, me fui directamente al jardín
en su busca, sin pensarlo más… (Pausa) Ese horrible siniestro jardín suyo. Sudaba de
angustia a cada paso que daba… ¡por todo! Pero claro que sobre todo por lo que sí sabía y
por lo que sabes muy bien que no sabía. (Insistemente, mira a la doctora a los ojos)

La doctora Mont se incomoda, se levanta de su silla y se sirve una taza de café mientras
continúa escuchando a Larry divagar por su desequilibrada mente unos minutos más:

(Cabizbajo, se encoge de hombros) …Por allá, por los viejos duraznos… sí, los que están
junto a la cerca que marca los límites de la propiedad ¿ya sabes cuáles? (Mira a la doctora
esperando su respuesta) Vi, por fin, su silla de ruedas.

Me acerqué tratando de no hacer ruido,(Se lleva la mano a la boca en señal de silencio y
baja el tono de su voz) por si estuviera dormitando en esos momentos; porque tampoco era
cuestión de… (hace una pausa y niega con la cabeza, como arrepentido, se levanta y
camina hacia la ventana, continúa hablando como para sí mismo)) Pero en fin, fue inútil

supongo. La doctora apunta algo en su libreta y continúa observándolo detalladamente) Nos miramos por… no sé. no lo hice. me quedé ahí. no debe haber sido sino cuestión de segundos. Se la entrega a los enfermeros que entran a llevarse a Larry a su cuarto. sin haberme dirigido siquiera una palabra ¡se puso a maniobrar su silla. (triste y cabizbajo) Mi primer impulso fue regresar a la casa. quién sabe de qué manera. Me sentí muy. Larry desesperado. Por ridículo que pueda parecerte. me dio la espalda y se alejó de mí!. ¿Qué dices ahora? La doctora Mont cierra de golpe su libreta de anotaciones. No. ¡Así. era como si una parálisis más grave que la suya se hubiera adueñado de todo mi cuerpo… (Pausa. No supe qué hacer. ¡De veras que no podía moverme! Después.. De momento no se me ocurrió qué era lo que yo podía hacer en esas circunstancia (Mientras le amarran las manos a una silla) ¡Te lo juro! (desesperado) Sin darme cuenta todavía de lo que acababa de suceder. tan directa y en la que no había el menor reproche ¿te das cuenta? ¡No había el menor reproche en aquella mirada! (Se dirige hacia la doctora y se para de frente a ella) …Como comprenderás. aquello me desconcertó tanto que me congeló. (La doctora vuelve a hacer anotaciones en su libreta. la leen. ni por qué había sucedido. nada más! Larry se lleva las manos a la cabeza y se jala el cabello. muy mal. pero un poco extrañada) Así es que salí a la calle por la puerta lateral del jardín y me alejé de la casa con el propósito de no regresar allí jamás. .. volví en mi. pero a mí aquel momento se me hizo una verdadera eternidad… Y entonces. continúa hablando esforzándose por parecer coherente. pero para entonces ya había dejado pasar la oportunidad de hablarle y aclarar el malentendido. Mira a los ojos a la Doctora y le dice seriamente)… No he quitado ni añadido absolutamente nada. (Se le entrecorta la voz. se ríen y lo retiran con violencia. los enfermeros entran y lo amarran a la silla para evitar que se siga haciendo daño. Sentía tal frustración por no haber podido hacer nada en aquella situación absurda. Eso fue. en total parálisis. como idiota. comienza golpearse la cabeza.porque me escuchó a pesar de todo y se volvió a verme con esa mirada suya tan clara. tanta vergüenza. y hace una receta. toma un sorbo de café y continua escuchando a Larry en silencio. que ya no quise ver a ninguno de ustedes como les había prometido. Te juro por mi madre que fue así como se dio el encuentro.

Intereses relacionados