Está en la página 1de 6

Salsa Satay

Hoy nos vamos a Asia con las Salsas de la Vida!!!, ...quién se apunta?? :)

El Satay proviene de Java, en Indonesia, aunque es muy popular en otros


países del sureste asiático, como Malasia, Filipinas o Tailandia... incluso en
nuestra querida Europa la podemos encontrar en los Países Bajos, muy
influenciados por su pasado colonial.

El Satay básicamente suelen ser pedazos de carne insertados en brochetas


y asados sobre brasas. Y esta es la salsa que acompaña al Satay y está
elaborada a partir de mantequilla de cacahuete y salsa de soja, aunque
como suele ocurrir, cada receta es ligeramente distinta de las demás.

La versión que os mostramos es la del gran cocinero Michel Roux.


Ingredientes

6 cucharadas de mantequilla de cacahuete.

150 ml de agua.

1 diente de ajo muy picado.

1 cucharada de azúcar de palma o moreno.

2 cucharadas de salsa de soja.

1 cucharada de zumo de limón.

2 cucharadas de pasta de tamarindo* (opcional).

Leche de coco para ligar la salsa.

Un pellizco de chile molido para decorar y aportar un poco de picante.

*El tamarindo es un árbol tropical procedente de África, aunque ahora


también se encuentra en Asia e Iberoamérica.

La pulpa de sus frutos se emplea como condimento en la cocina Asiática y


Latinoamericana. Su sabor es ácido y dulce... a mí me recuerda a las
mandarinas :)

El extracto de tamarindo se encuentra en la tiendas de alimentación


Asiáticas ... de las que hay que sacarme a rastras cuando entro :)

Preparación:

- Introducir la mantequilla de cacahuete junto con unos 150 ml de agua (la


receta original propone 100 ml, pero a mí me resultaba demasiado espeso
y añadí un poco más) en una cazuelita. Calentar a fuego muy lento
removiendo constantemente, para que la mantequilla se ablande y aligere
con el agua.

- Una vez la mantequilla esté bien disuelta, añadir el resto de ingredientes


excepto la leche de coco y el chile. Remover bien todo el conjunto y añadir
la leche de coco poco a poco hasta obtener la consistencia deseada. Servir
templada con el chile espolvoreado por encima.

-Esta salsa es espesa, aunque vosotros mismos podéis hacerla más líquida
añadiendo más o menos leche de coco, según vuestras preferencias.

Se conserva muy bien en el frigorífico durante varios días.

Para recalentarla os recomiendo hacerlo al baño María. Si veis que no


acaba de quedar tan líquida como deseáis, añadid agua o leche de coco. No
sé porque a mí siempre me ocurre esto último :).

Toda la información de este post está extraída de la Wikipedia.


RELACIONADOS