Está en la página 1de 2

EL SENDERO DE LA FELICIDAD

Inicia con el personaje de Pedro, quién es un niño que le gusta explorar un bosquecito
cerca de su casa, Pedro ha sido invitado por el señor Pérez para unirse al club, en este
capítulo le han dejado a Pedro aprenderse el Voto y La Ley del Conquistador y además de
aprendérselo, tiene que comprenderlo.

Por la gracia de Dios, se mencionan muchas cosas importantes, como nuestra naturaleza
pecaminosa, lo ejemplifica con los animales águila y gallina. Nosotros hemos nacido
siendo pecadores, pero Jesús nos limpia de todas nuestras impurezas, (1 Juan 1:9) a través
del bautismo. También menciona cuán importante debe ser el participar en el lavamiento
de los pies. Y que sólo por la gracia de Dios lograremos un cambio en nuestra vida, cuando
realmente conozcamos a Jesús, nuestra alimentación, nuestra forma de vestir, nuestro
lenguaje, de hecho, todo lo relacionado con nuestra vida, tomará su nivel.

Seré puro, se cuenta una historia de un maquinista que decía que unas moneditas podían
impedir que el tren avance y nos deja dos preguntas como reflexión o moraleja. ¿Quizás
las cosas pequeñas puedan impedirnos llegar al cielo? ¿Quizás que es más fácil dejar un mal
hábito una vez adquirido, de lo que es impedir que se forme? Nos dice también que es
muy probable que nosotros pequemos de nuevo, pero nos menciona la promesa de Jesús,
su muerte para el perdón de nuestros pecados.

Seré bondadoso, cuenta el acto bondadoso que hizo Laura con Margarita al no patinar y
quedarse sentada con ella, ya que a los patines de Margarita se le salió una rueda, y no
había más patines de su talla. Otra historia es la del camionero bondadoso que se detuvo
para ayudar a María con su automóvil, pero a quién María había juzgado minutos antes;
esta historia nos deja como reflexión el no apresurarnos a emitir un juicio, y aprender de
la bondad de los demás. Y concluye con el personaje más bondadoso que ha existido
jamás: Jesús, que cómo él fue bondadoso así debemos de ser.

Seré leal, enfatiza la lealtad, y el ponernos un blanco y ser fiel hasta lograrlo. Como
cristianos nuestro blanco más alto debe ser Jesús. En el capítulo se menciona una cita de
Elena White que es muy importante y debiéramos cumplir: “La mayor necesidad del
mundo es la de hombres que no se vendan ni se compren; hombres que sean sinceros y
honrados en lo más íntimos de sus almas, hombres que no teman dar al pecado el nombre
que le corresponda, hombres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo,
hombres que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos”.

Aquí en este capítulo se habla de la importancia de guardar la ley de Dios, nos ilustra esto
con historias, una de ellas menciona algo que a veces nos pasa como cristianos, nos
intentan persuadir con cosas que son incorrectas, y las justifican diciendo que en la biblia
no se le menciona como algo malo o incorrecto, pero eso no quiere decir que porque no
venga en la biblia sea correcto practicar o hacer algo, si fuera correcto quebrantar la ley de
Dios, no hubiera sido necesario que Jesús muriera. Guardar la Ley de Dios exactamente de
la manera que él ha dicho es la única forma de vivir.

Observa la Devoción Matutina. Nos habla del no pensar mal de nadie y no juzgar a los demás,
mejor ser amigable, no maltratar ni ser grosero, mejor ser bondadoso, amistoso, y no ser
impertinente, y no pedir cosas inmerecidas en oración.

Cumplir con la Parte que me Toca. Cumplir con las ordenes que nos den, y cumpliéndolas podrán
confiar en nosotros, y nos encargarán más cosas y conforme seamos más cumplidos seremos un
buen ejemplo, y nos podrán dar más responsabilidades.

Cuidar mi Cuerpo. Nos habla de lo que hay que comer, como la carne en el cielo no comeremos,
así que mejor hay que empezar a prepararnos y comer más frutas y verduras, dejar de consumir
refresco, café, te empaquetado, etc. Hay que comenzar a ser vegetarianos y dejar de ser carnívoros.

Tener una Mirada Franca. Ser honesto y no mentir, si llegamos a robar debemos confesar lo que
hemos hecho, y pedir perdón, de esa forma podremos tener una mirada franca y podremos llegar
a ser un joven o señorita honrado y respetado por la sociedad.

Ser Cortes y Obediente. No debemos ofender a los demás, debemos de seguir el ejemplo que Jesús
nos dejó, al no ofender ni avergonzar a los demás. Obedecer a los mayores y cumplir con los
encargos encomendados, también cumplir al pie de la letra los mandamientos de Dios.

Andar con Reverencia en la Casa de Dios. Guardar el respeto que merece el templo de Dios,
mantener un comportamiento adecuada dentro de ella, sin hacer comentarios inapropiados, sin
criticas una disposición solo a adorar a Dios.

Conservar una canción en mi corazón. Cuando se tiene una canción en el corazón, es decir en la
mente siempre se estará en comunión con Dios y por ende una paz y una alegría inundará nuestro
ser

Trabajar para Dios. Nos invita a soñar con aquello que se quiere llegar a ser y por ende desde allí
Contribuir al cumplimiento de la misión encomendada por Dios, el de predicar el evangelio a todo
el mundo. Colocar nuestros talentos al servicio de Dios estaremos trabajando para Dios.