Está en la página 1de 20

TEMA 13

1. GENERALIDADES.

2. NOMENCLATURA.
2.1. CONSIDERACIONES GENERALES

3. VEHÍCULOS DE EXTINCIÓN: AUTOBOMBAS.


3.1 INTRODUCCIÓN
3.2 AUTOBOMBAS URBANAS.
3.2.1 Características del BUL.
3.2.2 Características del BUP.
3.2.3 Comparación entre autobombas urbanas.

3.3 AUTOBOMBAS RURALES Y FORESTALES.


3.3.1 Características del BRP.
3.3.2 Características del BRL.
3.3.3 Características de los Vehículos forestales.

3.4 AUTOBOMBAS NODRIZAS.


3.4.1 Características del BNP.
3.4.2 Características del BNL.

3.5 VEHÍVULO DE MÚLTIPLES AGENTES

3.6 CONCLUSIONES.

4. VEHÍCULOS DE ACCESO Y SALVAMENTO.


4.1 INTRODUCCIÓN
4.2 VEHÍCULOS DE ALTURA
4.2.1. AUTOESCALERAS.
- Autoescalera automática.
- Autoescalera semiautomática.
- Autoescalera manual.

4.2.2 AUTOBRAZOS.
- Autobrazo articulado.
- Autobrazo extensible

4.2.3 COMPARACION ENTRE BRAZOS Y ESCALERAS.

4.3 VEHÍCULOS DE RESCATE.


4.2.1 OTROS VEHÍCULOS DE RESCATE

8. VEHÍCULOS AUXILIARES.

9. REMOLQUES.
10. AERONAVES.
10.1. HELICOPTERO DE SALVAMENTO Y RESCATE.
10.2. AVION DE RECONOCIMIENTO.
10.3. AVION DE EXTINCION.

11- BARCAS.

12. CONCLUSIONES.
1. GENERALIDADES.
Un vehículo de Bomberos es un camión o furgoneta de uso habitual, con pequeñas
adaptaciones, en el que se han dispuesto estratégicamente una serie de materiales y
equipos, útiles para los servicios (Extinción, salvamento, etc.) a los que se enfrenta.

En función de los elementos que transporten estarán enfocados a trabajar en un grupo


determinado de servicios; entendiendo, que por la capacidad de improvisación de los
profesionales, puede adaptar los vehículos para aquellas tareas que hayan constatado su
efectividad en función de su experiencia y la formación recibida. Así por ejemplo una
autoescalera enfocada a tareas de salvamento y rescate, puede realizar funciones de
“grúa” y elevar pesos modestos en una actividad concreta.

En España todo el tema de vehículos contra incendios se está empezando a normalizar a


partir de la Norma UNE. Concretamente las relacionadas con los vehículos son el grupo
de los “900”. Es decir “23-900” haría referencia a las características comunes de los
vehículos y las restantes 23-901; 23-902; 23-903; etc. tratan de las características
específicas de los vehículos. Hay que tener presente, y aunque parece obvio es mejor
dejarlo claro, que dichas normas no pueden vulnerar en ningún momento el código de
circulación ni las legislaciones vigentes en materia de vehículos.

Por todo ello en este tema de Vehículos, trataremos de saber las utilidades de cada
Vehículo sin entrar a fondo en cada una de las Características técnicas de los mismos.
Es importante apreciar las diferencias entre ellos para conseguir sacarles el máximo
rendimiento a cada uno de ellos. Hay que pensar que cada Vehículo es una herramienta
de trabajo, nuestra principal herramienta, y que debemos conocerla lo mejor posible.

Tampoco vamos a tratar de definir con exactitud lo que debe ser cada Vehículo, pues,
las características especificas de cada parque y el área que deben proteger, hacen que se
necesite un tipo determinado de Vehículo. Cuando se accede al ejercicio de la profesión
resulta más importante conocer los Vehículos que poseemos en nuestro lugar de trabajo
que los que las normas definen como idóneos, ya que vamos a trabajar con los nuestros
y de ello depende nuestro “buen hacer” profesional.

Todo el tema se va a organizar en función de grandes 5 grupos: Vehículos de extinción;


Vehículos de acceso y salvamento; Vehículos especiales; Remolques y medios aéreos y
marítimos.
2. NOMENCLATURA.
Es objetivo de este tema tener conocimiento de las nomenclaturas más utilizadas en la
designación de los vehículos más significativos de los cuerpos de bomberos. Aunque al
principio, debido a su cantidad parece una tarea ardua y difícil, con un poco de esfuerzo
y serenidad perceptiva (casi todas vienen definidas por las siglas de las palabras que la
forman), se conseguirá el resultado deseado.

La nomenclatura utilizada fue aprobada por Protección Civil en el Congreso de


Bomberos de Zaragoza en Abril de 1.983:

VEHÍCULOS DE EXTINCIÓN
AUTOBOMBAS (PRIMERA INTERVENCIÓN):
BUL: Bomba Urbano Ligero. BUP: Bomba Urbana Pesada
BRL: Bomba Rural Ligero. BRP: Bomba Rural Pesada
BFL: Bomba Forestal Ligero. BFP: Bomba Forestal Pesada

APOYO
BNL: Bomba Nodriza Ligera. BNP: Bomba Nodriza Pesada
VMA: Vehículo múltiples agentes

VEHÍCULOS DE ACCESO Y SALVAMENTO.


VEHÍCULOS DE ALTURA:
AEA: Autoescalera automática
AES: Autoescalera semiautomática.
AEM: Autoescalera manual.
ABA: Autobrazo articulado.
ABE: Autobrazo extensible.

VEHÍCULOS DE RESCATE
FSV: Furgón de salvamento varios.
AMB: Ambulancia.

VEHÍCULOS ESPECÍFICOS DE RESCATE


FUV: Furgón de apeos y apuntalamientos. VAU: Vehículo agente único.
FER: Furgón de escalada y espeleología. VIL: Vehículo de iluminación.
VGE: Vehículo generador eléctrico. MEC: Excavadora cargadora.
AGP: Autogrúa pesada. VTR: Vehículo taller de
reparaciones. FEA: Furgón equipo acuático.
VTB: Vehículo transporte de bombas. FRA: Furgón reserva de aire.
TPP: Trasvase de productos peligrosos. AGT: Autogrúa taller.

AUXILIARES
UMJ: Unidad de Jefatura. UMC: Vehículo de mando y
comunicación.
UIV: Unidad de inspección y vigilancia. UIS: Unidad de intendencia y suministro.
UTP: Unidad transporte pesado. UPC: Unidad mixta personal carga.
BUS: Unidad transporte de personal.
EQUIPOS EN REMOLQUE.
REM: Remolque escala manual.
RMB: Remolque motobomba.
REL: Remolque generador espuma ligera.
RGE: Remolque generador eléctrico.
RGE: Remolque barcas salvamento.
RUV: Remolque usos varios.
RCA: Remolque compresor de aire.

MEDIOS ACUÁTICOS Y AÉREOS.


AERONAVES.
HSR: Helicóptero salvamento y rescate.
HRE: Helicóptero de rescate y extinción
AVR: Avión reconocimiento.
AVE: Avión extinción.

BARCAS.
BSA: Barca de salvamento.
BEA: Barca de extinción.

2.1. - CONSIDERACIONES GENERALES


En la actualidad se están denominando nuevos Vehículos como el PSP (Vehículo
polisocorro).
La presencia de cabezas tractoras capaces de transportar elementos con diferentes
funciones, también ha alterado esta nomenclatura.
De todos los vehículos nombrados en la mayoría de los parques, no existen más que un
20% (o menos). Son precisamente este 20% el más importante o de mayor uso de los
bomberos. Además en función de las necesidades del área a proteger, puede variar las
necesidades específicas de los vehículos a seleccionar. Así, Un parque rodeado de una
abundante masa forestal tendrá unos vehículos diferentes a otro cuya demarcación sea
totalmente urbana.

Si existen deficiencias en Vehículos, como suele suceder habitualmente, es importante


que el bombero sepa utilizar bien lo que tiene, para suplir con ello las necesidades que
se presenten, es decir, rentabilizar al máximo los vehículos ubicados en su parque de
destino.
Al mismo tiempo es muy importante la cooperación entre parques vecinos, muchas
veces bien por falta de personal, bien por falta de material, os veréis en la necesidad de
pedir su ayuda, por tanto, conviene también que conozcáis los Vehículos de vuestros
vecinos, para que sepáis utilizarlos y sacarles el máximo partido posible.
3. VEHÍCULOS DE EXTINCIÓN: AUTOBOMBAS.
3.1 INTRODUCCIÓN
En este apartado trataremos todos los Vehículos que lleven bombas de aspiración -
impulsión de agua. Se ha realizado una clasificación en función de que los vehículos
acudan a los incendios para realizar un ataque directo y urgente o a los que acuden para
aportar mayor cantidad de agua o algún agente extintor específico. A los primeros, se
les denomina “primera salida”; a los segundos son “vehículos de apoyo o segunda
salida”. Esta clasificación, viene determinada sobre todo por las dimensiones, la
maniobrabilidad de los vehículos y las cantidades o tipos de agente extintor que
transporte.
Por otra parte existe una clasificación secundaria que, como se ha apreciado
anteriormente, clasifica todos los vehículos en función de campo de aplicación; con dos
variedades: Pesada o ligera, que dependerá de las cantidades de agente extintor
transportada y el material ubicado en los diferentes vehículos.

De todos los Vehículos de este grupo existe una norma UNE o PNE (Proyecto de
Norma) que utilizaremos para tratar los puntos más importantes. Sería impensable, para
el nivel que nos encontramos, tener un conocimiento exhaustivo de todas las
características que deben tener los vehículos contra incendios por ello, en este apartado
y los sucesivos se va a realizar un extracto de las características más significativas de
los vehículos utilizados en Bomberos para atacar y extinguir el fuego.

3.2 AUTOBOMBAS URBANAS


3.2.1 BOMBA URBANA LIGERA
Las normas UNE dan el siguiente campo de aplicación y utilización para el BUL.
“Campo de Aplicación: El Autobomba urbano Ligero (Fig. 1), es un Vehículo usado por
los Servicios de Extinción de Incendios y Salvamento cuya más indicada aplicación es
en zonas urbanas que por sus dimensiones, le permiten una fácil circulación y callejeo,
así como una enérgica primera intervención debido a su completa dotación.
Su escasa reserva de agua lo hace depender, en caso de un incendio de proporciones
considerables de la red urbana de abastecimiento (hidrantes); si bien, es suficiente para
muchos siniestros utilizando la, manguera de emergencia o “primer socorro”.

Utilización:
Deberá permitir llevar a cabo:
Todas las operaciones elementales de salvamento en incendios.
Ataque con dos lanzas de 45 mm de diámetro a incendio situado a 100 mts. de distancia
Ataque con cuatro lanzas de 45 mm de diámetro a incendio situado a 80 mts. de una
boca de incendios o punto de agua.
Ataque con dos lanzas de 25 mm de diámetro a incendio situado a 80 mts. de distancia.
Ataque a incendio con dos lanzas de espuma de 200 l/min. de caudal mínimo.
La norma también especifica lo siguiente:
- Carga mínima 2.000 Kg.
- Capacidad mínima de la cisterna 800 1.
- Relación potencia/masa 11 Kw/t mínimo.
- Velocidad máxima 90 Km./h.
Otras especificaciones están referidas a las dimensiones del Vehículo, obligatoriedad de
doble cabina, salidas de impulsión y caudales mínimos de bomba, obligatoriedad de
llevar carrete de primer socorro y la dotación mínima de material que deberá llevar.
3.2.2 BOMBA URBANA PESADA
Las normas UNE dan el siguiente campo de aplicación y utilización para el BUP.
Campo de Aplicación:
“El Autobomba Urbano Pesado es un Vehículo usado por los Servicios Extinción de
Incendios y Salvamento, cuya más indicada aplicación es en zonas urbanas, por sus
dimensiones y potencia, que le permiten una fácil circulación y callejeo.
Su dotación de material y elementos extintores le permiten resolver la mayoría de
siniestros urbanos considerados normales.
Su reserva de agua y la potencia de su bomba hidráulica, especialmente con el uso de
mangueras de pequeño diámetro y alta presión, le permiten una primera enérgica
intervención en incendios, si bien para acciones prolongadas deberá depender de la red
de incendios y otros suministros” (fig. 2).

Utilización.
Deberá permitir llevar a cabo:
Todas las operaciones normales de salvamento en incendio.
Ataque con 4 lanzas de 45 mm de diámetro a incendio situado a 100 m. de distancia de
una boca de incendios o punto de agua.
Ataque a incendio con 2 lanzas de25 mm. de diámetro a 100 mts. del Vehículo.
Ataque a incendio con dos lanzas de espuma de 400 l/min. de caudal mínimo.
La norma también especifica lo siguiente:

Carga mínima 4.920 Kg.


Capacidad mínima de la cisterna 3.200 1.
Relación potencia/masa 11 Kw/t mínimo.
Velocidad máxima 90 Km./h
Otras especificaciones están referidas a las dimensiones del Vehículo, obligatoriedad de
llevar dos carretes de primer socorro, Salidas de impulsión y la dotación mínima del
material que deberá llevar.

3.2.3 COMPARACIÓN DE BUP y BUL.


Está claro que la principal diferencia entre estos Vehículos es en tamaño y, por tanto,
capacidad y potencia. Vemos que las normas nos indican unos mínimos que deben
cumplir, los más importantes son:
- Relación potencia / masa: un Vehículo excesivamente cargado no nos servirá porque
tendrá una velocidad de respuesta muy lenta (aunque el PMA del mismo permita dicha
carga).
- Dotación mínima que deberán llevar la norma define a estos Vehículos no sólo como
Vehículos extintores de incendios, ya que los dota no sólo con extintores, mangueras,
lanzas y elementos de conexión, sino que incluye materiales de salvamento, material
para exploración y protección, material de iluminación y señalización.
Podemos decir que las autobombas urbanas son el Vehículo de bomberos por
excelencia, en el que deberemos de llevar unos mínimos para cualquier tipo de
emergencia.
Estos Vehículos deben llevar autobomba auxiliar y deben poder lanzar espuma.
En 1a Comunidad Valenciana casi todos los Vehículos denominados urbanos suelen
acercarse bastante a lo que la norma UNE pide.
3.3. AUTOBOMBAS RURALES Y FORESTALES.
Existen 4 tipos según la nomenclatura oficial:

BRL Autobomba Rural Ligera.


BFL Autobomba Forestal Ligera.
BRP Autobomba Rural Pesada.
BFP Autobomba Forestal Pesada.

Las vamos a tratar conjuntamente (fig. 3), pues sus diferencias son muy pequeñas.

3.3.1. Características de la BRP.


La norma UNE da el siguiente campo de utilización y aplicación al BRP.
Campo de Aplicación; El Autobomba Rural Pesado es un Vehículo usado por lo
Servicios de Extinción de Incendios, cuya más indicada, aplicación es en zonas rurales
por sus dimensiones y por su bastidor de tipo "todo terreno", que le permite el acceso a
cualquier incendio aún de tipo forestal.
Su dotación de material y los elementos extintores le permiten resolver la mayoría de
los siniestros considerados normales, así como su reserva de agua especialmente con el
uso de mangueras de pequeño diámetro y alta presión, si bien dispone de elementos
auxiliares para facilitar su suministro.
Utilización: Deberá permitir llevar a cabo:
Todas las operaciones normales de salvamento en incendios.
Ataque con cuatro lanzas de 45 mm. de, diámetro a incendio situado a 100 m. de
distancia de la boca de incendios o punto de agua.
Ataque a incendio con una lanza de 25 mm. de diámetro a 200 m del Vehículo.
Ataque a incendio con dos lanzas de espuma de 220 1/min. De caudal mínimo.
Podemos decir que el BRP es un BUP que puede trabajar en el monte, pero esto plantea
una serie de limitaciones.

La relación potencia/masa es de10kw/t como mínimo.


Sólo se exige un carrete de primer socorro ya que hay que rebajar el peso.
La velocidad máxima es, como mínimo, de 80 km./h.
En cuanto a la dotación de material las diferencias con el BUP son muy pequeñas.
Nos encontramos con un Vehículo al que se le exige una doble función y normalmente
se queda corto, sobre todo en su función de incendios urbanos.

3.3.2. Características del BRL.


Podemos decir de él, lo mismo que hemos dicho para el BRP, pero comparándolo con el
BUL en vez de con el BUP.
En este caso, ya que el BUL no es un Vehículo tan dotado como el BUP, las diferencias
entre el BRL y el BUL en incendios urbanos son algo menores.

El BRL, al estar limitado en sus dimensiones y capacidad de agua (800 litros como
mínimo), esconde mejor sus deficiencias para la doble misión que se le encomiende.
3.3.3. Características de los Vehículos forestales.

La característica principal de los vehículos forestales; igual que los rurales, es el


autobastidor (chasis) “todo-terreno”.
Como es evidente su misión es acceder a lugares que por sus características orográficas
sería imposible con vehículos normales. Respecto con los vehículos rurales
simplemente resultan algo más específicos para actuar respecto a los tipos de incendios
con los que se va a encontrar. Es difícil encontrar BFP en los Servicios de Extinción de
Incendios que atienden a poblaciones, ya que todos prefieren un Vehículo más versátil
(el BRP) frente a uno dotado solamente para trabajar en incendios tipo A.
En cuanto a la BFL podemos decir lo que se ha dicho para el BFP. No obstante por su
capacidad de cisterna reducida entre 800 y 2400 litros; es especialmente eficaz en zonas
de difícil acceso siempre que posea algún medio de aprovisionamiento de agua en sus
cercanías.

3.4 AUTOBOMBAS NODRIZAS.

No existe norma UNE para definir a los dos tipos de autobombas nodrizas que tienen
nomenclatura oficial:
BNL Autobomba nodriza ligera.
BNP Autobomba nodriza pesada.
Sólo existe un proyecto de norma y no se refiere a los dos Vehículos de nomenclatura
oficial, sino al BCA y a otra nodriza que dispone de deposito para espumógeno (BCE).

3.4.1. Características del BNP.


El proyecto de norma define como campo de aplicación y utilización del BNP (fig. 4) lo
siguiente:
Campo de Aplicación:
Por sus dimensiones pueden maniobrar en lugares y situaciones con vías de acceso
normales y por su reserva de agua, potencia de la bomba hidráulica y material para
instalaciones de mangage puede efectuar una enérgica acción en incendios cuando no se
precisan otros elementos, tanto alimentando a otro Vehículo como actuando
directamente.
En 1a dotación se incluyen elementos para su propio abastecimiento de agua aún en
condiciones difíciles dada su utilización como nodriza especialmente.

Utilización
Operaciones elementales de salvamento en incendios.
Ataque a incendio con una lanza de 70 mm. o monitor a 100 m.
Ataque a incendio con dos lanzas de 45 mm a 100 m. De distancia.
Ataque a incendio con protección personal con una lanza de 25 mm a 100 m. de
distancia.
Llenado de la propia cisterna aún a distancias y desniveles superiores a los posibles con
la propia bomba.
El proyecto de norma también especifica lo siguiente:
Capacidad mínima de la cisterna 8.000 1.
Relación potencia/masa 8 Kw/t mínima.
Velocidad máxima 90 Km./h
El proyecto de norma no exige la doble cabina, con lo que da a entender que este
Vehículo no está preparado como Vehículo de primera salida, sino como Vehículo de
apoyo.
Si exige en cambio el carrete de primer socorro y un monitor fijo montado sobre la
cisterna.
El proyecto de norma permite que se incorporen conexiones y mangotes de aspiración
de 125 mm, aunque no lo obliga.
En cuanto a material, no se solicita tanto como al BUP. Se define al Vehículo como
auxiliar de incendios al no incorporar ni E.R.A.S. ni otros materiales de exploración,
protección y apenas nada de iluminación.
Los BNP son Vehículos fáciles de identificar, suelen ser vehículos de gran volumen y
con pocos departamentos para material. Su utilización en la práctica suele ser en
incendios de tipo industrial y/o forestal.
Este Vehículo va dotado de una bomba que da mayores caudales que los demás y su
utilización como mero alimentador de otras autobombas supone un desfase tremendo en
la cantidad de agua disponible en un incendio industrial:
- Cuando está alimentando a otra autobomba, aporta mucha más agua que la que el otro
puede recibir tanto en cantidad (caudal) como en capacidad.
- Al tener mayor cisterna tarda más en cargarse, con lo que desatiende a la autobomba
que trabaja y suele quedarse sin agua.
- Cuando se utiliza el BNP para ataque directo. Y este es alimentado por otras
autobombas nos sucede el problema inverso:
*Al tener bombas de gran caudal se gasta mucho agua (si esta no se controla) las otras
autobombas pese a que descargan en el BNP y se van a cargar inmediatamente, no van a
poder aguantar el gasto o consumo de un BNP.
*Al ser el BNP un Vehículo de apoyo, no dispone de elementos necesarios en los
trabajos de extinción, que si que van en el BUP, con lo que igual echamos en falta un
material cuanto estos últimos se han ido a cargar.
Es por ello, que la elección de un Vehículo u otro para ataque directo en un incendio de
grandes dimensiones es conflictiva y será el mando quien analizando la disponibilidad y
necesidad de agua deberá tomar una u otra decisión.
Sus características fundamentales son:
Motor diesel.
Tracción normal.
Cabina 1 + 1 personas.
Bomba: Bb 24/8
Capacidad mínima de la cisterna de agua: más de 8.000 litros.
Salidas de impulsión mínimas.
4 de 70 mm. 0.
1 de 25 mm. 0.

3.4.2 Características del BNL.


Están concebidos como unidades de apoyo a los vehículos de primera intervención
(fig. 5).
Poco se puede decir de estos Vehículos que no se haya dicho ya de los BNP,
salvo que son de menor tamaño y capacidad.
Sus características fundamentales son:
Motor diesel. Tracción normal.
Cabina 1 + 1 personas. Bomba: Bc
Capacidad de la cisterna: menos de 8.000 litros Agente Extintor agua.
3.5. VEHÍCULOS CON MULTIPLES AGENTES.
Son vehículos destinados al apoyo y/o extinción de incendios especiales. Hemos
considerado situarlos en el apartado de vehículos de apoyo porque en sus actuaciones
suele ir acompañando a un vehículo de primera intervención.
Su característica principal es la de transportar varios agentes extintores por lo que se
hace imprescindibles en industrias y en recintos donde las posibilidades de tipos de
incendio sean variadas. El transporte de varios agentes extintores (agua, espumógeno y
CO2; por ejemplo) en el interior de un vehículo y con cantidades relativamente grandes,
le convierten en una autobomba práctica y útil en las intervenciones que realiza (fig. 6).
Al mismo tiempo puede utilizarse como un vehículo nodriza ya que suele ir
cargado con depósitos de capacidad superior a los de primera intervención.
Existen modelos específicos para aeropuertos, que se encuentran a caballo entre
autobombas y carros de combate contra incendios que tienen la peculiaridad de que el
manejo de la bomba y monitor fijo se realizan desde la cabina.
Como se ha dicho anteriormente se utiliza, cada vez más, para actuar en fuegos
específicos (de hidrocarburos, productos químicos, etc.); tanto en zonas cercanas a
refinerías, aeropuertos o lugares donde el transito de materias peligrosas sea elevado.

3.6 CONCLUSIONES.
Pese a todo lo citado por las normas UNE nos vamos a encontrar en nuestros Parques
con Vehículos antiguos que no la cumplen.
También vamos a tropezar con la falta de alguno de ellos (Parques pequeños) y va a ser
necesario amoldarnos a circunstancias.
Por ejemplo: BNL dotado como BUP.
Solo se dispone de un BRP o de un BUP.
Etc.
Es más importante saber: Qué caudales de agua podemos utilizar sin quedarnos sin ella.
Con qué velocidad podemos llegar a un siniestro. Qué tipo de presión es la adecuada en
función de las características del incendio. Qué tipos de instalaciones son más
interesantes y, ante todo, qué material debemos llevar en nuestros vehículos para poder
atajar cualquier tipo de siniestro.
Si sabemos responder a estas cuestiones emplearemos mucho mejor nuestras
autobombas.
4. VEHÍCULOS DE ACCESO Y SALVAMENTO.
4.1 INTRODUCCIÓN
Es complejo intentar realizar clasificaciones de unos vehículos que tienen multitud de
funciones y resumirlas en una palabra. De todas formas por la mejor comprensión de los
usuarios del libro se cree conveniente hacer la clasificación siguiente; entendiendo que
el diferente matiz que se le dé a las palabras del encabezamiento del punto puede variar,
y no es incorrecto por ello, la ubicación de los vehículos en un determinado punto.
Así entendemos por acceso aquellos vehículos que permiten acceder y/o evacuar a una
persona (a veces bombero) que dista de nosotros tanto en horizontal como en vertical.
Por otra parte y en intrínseca relación, entendemos por salvamento vehículos que llevan
los materiales necesarios para librar de un riesgo o peligro a personas que han sufrido
un accidente.
Evidentemente cualquier vehículo de bomberos cumpliría estos requisitos, incluso las
autobombas. No obstante se ha considerado realizar grupos con particularidades
específicas para hacer más comprensible el tema. Así nos encontramos con vehículos de
altura; aquellos que se utilizan para trabajos de lugares inaccesibles por su altura. Y
vehículos de rescate: Utilizados para liberar a personas siniestradas que no pueden
realizarlo con medios propios.

4.2 VEHÍCULOS DE ALTURA


Las autoescaleras y brazos articulados son quizá los Vehículos más sofisticados de los
Parques de Bomberos y también, generalmente, los más caros, conviene por tanto
conocer sus aplicaciones y mantenimiento.
Son Vehículos insustituibles para lanzar agua desde altura y para salvamentos rápidos
en edificios, su mal funcionamiento puede acarrear graves problemas para poder
cumplir los fines de cualquier servicio de Bomberos: “Salvar vidas y bienes"
La Nomenclatura oficial distingue los siguientes tipos:
AEA: Autoescalera automática.
AES: Autoescalera semiautomática.
AEM: Autoescalera manual.
ABA: Autobrazo articulado.
ABE: Autobrazo extensible.

4.2.1 AUTOESCALERAS
Autoescalera automáticas.
Se caracterizan básicamente por:
- Realizar los tres movimientos simultáneamente, es decir (elevación o descanso,
despliegue o repliegue y giro derecha o izquierda).
- Su campo de trabajos es muy variado; según modelos. Se entiende por campo de
trabajo el abanico, en grados, de elevación o descenso máximo que puede alcanzar una
determinada autoescalera”. Generalizando mucho; puede estar comprendido entre (-15 a
75) grados.
- Pueden girar 360º.
- Sus longitudes alcanzan desde los 30 a los 50 metros.
- Funcionan mediante circuitos hidráulicos
- Llevan estabilizadores hidráulicos. Elementos cuya función es aumentar la base de la
plataforma para hacerla más estable cuando se varía su centro de aplicación.
- Llevan doble mando: En cesta y en pie de escalera.
Estas autoescaleras son a la vez, las más completas y las más complejas. Tienen una
respuesta bastante rápida de movimiento y el hecho de su desarrollo lineal añadido a la
posibilidad de realizar tres movimientos simultáneos, hace de este Vehículo muy
práctico en el rescate en edificios de altura ya que:
1) Puede esquivar los cables eléctricos o telefónicos que "adornan" nuestras calles con
mayor facilidad.
2)Con él se puede calcular perfectamente el trayecto que hay que seguir para llegar a un
punto sin complicaciones con cables u otros obstáculos.
En el aspecto negativo hay que destacar sus limitaciones debidas a su "frágil" estructura.
- No permite inclinaciones importantes.
- Sólo permite el traslado o transporte de 2 personas como máximo.
- No llevan tendido fijo de manguera, hay que instalarla, y cuando se hace son muy
pocas las que permitan lanzar, agua a más de 8 kilos de presión.
Las versiones más sofisticadas llevan instalada la cesta como si fuera un ascensor, lo
que supone la enorme ventaja de "apuntar primero" y "disparar después". Se eleva la
escalera a la posición deseada y después se eleva la cesta.
Tiene también la ventaja que para hacer relevos de personal no hay que mover la
escalera ni hacer ascensos ni descensos por la misma. Solo sube y baja la cesta (fig.7).

Autoescalera Semiautomática.
Estas escaleras están casi totalmente desplazadas por las automáticas. Se diferencian de
las AEA por:
No realizar movimientos simultáneos. Lo que implica mayor lentitud en despliegue y
alcance del objetivo buscado.
Su campo de trabajo dependerá de los modelos; aunque por ser más antiguas; existe la
tendencia a que no sea negativo.
Su longitud no suele pasar de los 30 metros.
Estas autoescaleras funcionan también con circuitos hidráulicos y su conservación es
casi tan complicada como en las AEA.
Cada vez se fabrican menos y sólo la diferencia de precio importante entre AES y AEA
hace que aún se vendan.

Autoescaleras manuales.
Como podéis imaginar las autoescaleras manuales son un camión que lleva una
escalera, sin que haya entre ellos más intercalación que su anclaje.
Una escalera manual realiza los mismos movimientos que las demás escaleras, e
incluso, a veces, realizarse conjuntamente.
Su gran problema es la lentitud del desarrollo y la inseguridad de sus ocupantes. Nunca
llevan cesta.
Hoy en día están en desuso y rara vez se emplean por los bomberos profesionales.
4.2.2 AUTOBRAZOS
Autobrazo articulado.
Este tipo de Vehículos es posterior a las autoescaleras y nace de la necesidad de paliar
las deficiencias de las autoescaleras con la concepción de brazo humano. Se pretende
que este Vehículo se pueda mover como un brazo.
Las Características más importantes de los ABA son:
- Tienen los cuatro movimientos simultáneos, es decir: elevación o descenso del primer
tramo: elevación o descenso del segundo tramo: elevación o descenso del tercer tramo:
giro derecha o giro izquierda.
- Tienen un campo de trabajo muy similar al de las AEA y también giran 360º.
- Sus longitudes alcanzan entre los 20 y 30 metros.
- Funcionan por circuitos hidráulicos.
Llevan estabilizadores hidráulicos y
Doble mando de trabajo: uno en la cesta y otro la plataforma; a pie de brazo.
No se concibe un brazo sin cesta, ya que no siempre es practicable la ascensión y
descenso del brazo por medio de una escalera auxiliar.
Tiene una respuesta muy rápida de movimientos, pero a su vez estos no son tan fáciles
de controlar como en la escalera, ya que su despliegue se realiza en forma de arco en
vez de la forma lineal de la escalera.
Su manejo es más complejo ya que, aparte del 4º movimiento (rotación), hay
movimientos que nos pueden engañar, por ejemplo: la elevación del primer tramo (sin
estar muy elevado el segundo) nos hará descender la cesta.
Este Vehículo tiene grandes ventajas para el trabajo en incendios industriales, ya que:
- Lanza enormes cantidades de agua incluso a importantes presiones, pudiéndose utilizar
como “columna seca” en incendios de viviendas.
- Al tener "codo" (articulación en primer y segundo tramo) puede acercarse con
facilidad sobre cualquier punto de una nave industrial.
- Su gran desventaja es la poca maniobrabilidad en cascos urbanos y la imposibilidad de
evitar contactos con los cables aéreos de nuestras poblaciones al intentar acercarse a
alguna ventana o balcón.
- Otra desventaja frente a las AEA es la altura, un ABA no puede superar los 30 metros
de altura, ya que si lo hiciera las dimensiones del chasis que habría de transportarlo
serían excesivamente grandes, haciéndolo inoperante para circular normalmente.

Autobrazo extensible.
Para poder paliar esta deficiencia de altura se ha creado el ABE, que es un mixto entre
escalera y brazo (fig. 8).
Se trata de un brazo cuyo primer tramo es extensible como la escalera, y el segundo
tramo está ensamblado al primero mediante un “codo” con movimientos de ascenso y
descenso independientes. Ello le confiere mayor estabilidad y, por lo tanto, se consiguen
alturas de hasta 60 mts.
4.2.3 CONTROVERSIA ENTRE BRAZOS Y ESCALERAS.
Históricamente los bomberos han contado para poder realizar rescates con las escaleras.
Los adelantos tecnológicos dieron con la escalera manual de movimientos simultáneos.
Los avances en el campo hidráulico trajeron las AES. Mejorando las AES vinieron las
AEA-30 y la invención de los ABA.
Los últimos adelantos no han permitido llegar a la AEA-50 y a los ABE de 50 y 60
metros.
Ya hemos referido las ventajas e inconvenientes de brazos y escaleras, queda claro que
cada uno sirve para cosas diferentes. No obstante es un tema típico de debate si es mejor
un brazo o una escalera.
Normalmente los bomberos veteranos siempre han preferido la escalera por los
problemas de desarrollo del brazo. En la actualidad y con la aparición del ABE, las
ventajas de los brazos sobre las escaleras se mantienen y se mantendrá por la
imposibilidad física de hacerle "muñecas" y "codos" a una escalera.
Hay que comprender que el ABE no es solo un brazo, es un brazo con una "escalera"
dentro, y que si la batalla comercial la gana algún día este aparato, no será una victoria
de los brazos sobre las escaleras, sino que la fusión de ambos en un solo aparato habrá
triunfado.
4.3 VEHÍCULOS DE RESCATE
Hay cuatro Vehículos con nomenclatura especializada.
FSV - Furgón de salvamentos varios.
FEA - Furgón equipo acuático.
FER - Furgón escalada y espeleología.
AMB - Ambulancia.
Los tres primeros son furgones, furgonetas o camiones que han sido adaptados, a las
necesidades que han de cubrir.
El FER debe ir preparado para que el personal pueda ir vistiéndose adecuadamente en
su interior sobre la marcha. Además lleva (o deben llevar) todo el material necesario
para las intervenciones de rescate en montaña. A veces puede ser utilizado para realizar
rescates en otro tipo de ambientes (pozos, patio de luces, etc.).
El furgón equipo acuático (FEA) está concebido como vehículo de intervención especial
para trabajos de salvamentos y rastreo de personas y bienes en el agua. Debido a esta
especialización deberá reunir las siguientes características:
Autonomía para realizar largos desplazamientos.
Altas prestaciones de velocidad y aceleración en carretera.
Capacidad de transporte para 6 personas en condiciones de confort, así como del equipo
de salvamento especifico.Posibilidad de colocación del equipo durante el trayecto con
condiciones mínimas de confort y seguridad.
El FSV (fig. 9) es una denominación genérica y por tanto adaptable a cualquier tipo de
furgón que transporte elementos de salvamento y/o rescate. Hoy en día, estos vehículos
han completado tanto sus funciones que se pueden considerar los vehículos polisocorro.
Son vehículos con una gran capacidad de acción en tareas de salvamento en todas sus
variedades posibles. Podríamos decir que es un transporte de múltiples equipos de
trabajo tanto para salvamentos, protección personal, iluminación y señalización, equipos
de corte y de fuerza, apuntalamientos, escalada y espeleología, etc.
Su utilidad es muy alta. Aunque cada zona o demarcación introducirá aquellos
elementos que por sus características de protección le interesen.
Existen también, con la misma nomenclatura, versiones más reducidas en cuanto a peso
y tamaño. Por lo que implica menor cantidad de materiales. Estos vehículos “se
diseñan” con especializaciones concretas, según la zona de protección asignada.
La Ambulancia (AMB) es un vehículo terrestre utilizado para el transporte de heridos
en unas condiciones mínimas de seguridad.
Se pueden clasificar en tres grupos, en función de cual es su utilidad:
- Ligeras o convencionales: Son aquellas que no transportan material especifico de
urgencia y se utilizan como un transporte cómodo de enfermos sin en el que no
peligra su estado físico.
- Pesadas o medicalizadas: Son las que pueden transportan el material adecuado para
realizar algún tipo de intervenciones de carácter sanitario leve: primeros auxilios
avanzados (fig.10).
- U.V.I.–Móviles: Son ambulancias que transportan material y personal cualificado
para intervenciones sanitarias complejas. Hoy en día se tiende a concertar con las
instituciones sanitarias de la Comunidad las competencias en traslados de esta
índole.
Independientemente los Cuerpos de Bomberos, pueden tener ambulancias de uso
propio para responder a lesiones producidas en su personal tanto en los servicios como
en el trabajo diario y en casos necesarios para uso publico cuando las situaciones lo
requieran.
4.3.1 OTROS VEHÍCULOS DE RESCATE.
Los demás Vehículos de rescate por ser excesivamente específicos, tienen la función
para la que han sido diseñados. Aveces dichas funciones son estimadas en gran medida;
como en el caso del FRA (fig. 11); por sus aportaciones tan interesantes desde un punto
de vista profesional. Otras dichas funciones pasan un poco desapercibidas, aunque no
dejan de ser importantes como la del vehículo encargado en cubrir, o limpiar las
manchas de aceite que se producen en accidentes o descuidos (VAU).
Existen también vehículos para reparaciones (AGT, VTR) o para demolición (AGP,
MEC). Estos vehículos por tener funciones muy determinadas no están en todos los
parques de bomberos. En caso de necesitar vehículos con estas características, existen
empresas contratadas por las entidades que gestionan los Cuerpos de Bomberos que los
tienen a disposición de los mismos.
Algunos ejemplos con los que nos vamos a encontrar son los siguientes:
FUV - Furgón de útiles varios. AGT - Auto grúa taller.
FAV - Furgón de apeos y apuntalamientos. VIL - Vehículo de iluminación.
VTB - Vehículo de transporte de bombas. AGP - Auto grúa pesada.
VGE - Vehículo generador eléctrico. MEC - Excavadora cargadora.
VTR - Vehículo taller de reparaciones. FRA - Furgón de reserva de aire.
TPP - Transvase de productos peligrosos.

A excepción del vehículo de trasvase de productos peligrosos (TPP); los demás tienen
implícitas sus funciones en la definición de sus nomenclaturas.
Este último vehículo dispondrá al menos, de una bomba de trasiego para productos
corrosivos, otra para gases licuados, y otra para productos inflamables líquidos.
Con este vehículo hay que hacerse siempre esta pregunta:
¿Adónde vamos a trasvasar el líquido obtenido?
Pocos son los servicios en la Comunidad Valenciana que se planteen la adquisición de
este vehículo ya que:
1- No se tienen Vehículos cisterna preparados para recibir las descargas de productos
peligrosos.
2- Cuando hay un accidente de TPC con una cisterna de una empresa, sólo esa empresa
puede ordenar el trasvase de un producto que es suyo.
3- Son estas empresas las que deben tener los medios materiales necesarios para el
trasvase. Nuestra misión en estos casos es la protección del personal que ha de hacer el
trasiego.
5. VEHÍCULOS AUXILIARES.
Mientras en el apartado anterior veíamos todos los Vehículos de transporte de material,
en este todos los de transporte de personal. A saber:
UMJ - Unidad de Jefatura.
UMC - Unidad de mando y comunicación (fig. 12).
UIV - Unidad de Inspección y vigilancia
UIS - Unidad de intendencia y Suministro.
UTP - Unidad de transporte pesado.
UPC - Unidad mixta de transporte de personal y carga (fig. 12).
BUS - Unidad de transporte de personal.
Las propias definiciones de las siglas de la NOMENCLATURA oficial, nos indican el
uso a que están destinados estos vehículos, así como su tamaño.
Desde un turismo hasta un autobús pueden cumplir estas funciones, sin que existan
características especiales o de interés en los mismos.

6. REMOLQUES.
Según la nomenclatura oficial los remolques pueden ser:
REM: Remolque escala manual.
RMB: Remolque motobomba. (fig. 13)
REL: Remolque generador de espuma ligera.
RGE: Remolque generador eléctrico.
RBS: Remolque barcas salvamento. (fig. 14)
RUV: Remolque usos varios.
Volvemos a repetir lo dicho en apartados anteriores. No tienen estos remolques ninguna
característica especial. Sus denominaciones los definen y aparte, se le puede aplicar a un
remolque mixto, denominación de R.U.V.
7. MEDIOS ACUÁTICOS Y AEREOS
7.1 AERONAVES
Según la nomenclatura oficial pueden ser de tres tipos:
HSR - Helicóptero de salvamento y rescate.
AVR - Avión de reconocimiento.
AVE - Avión de extinción.
Son medios que a pesar del elevado gasto que conlleva su utilización y mantenimiento,
son indispensables para determinados siniestros. Se utilizan sobretodo en servicios de
montaña, tanto en la extinción de incendios forestales como en el rescate o salvamento
de personas que han quedado atrapadas.
Son muy útiles en incendios forestales para observar desde el aire la evolución del
siniestro y desde él movilizar al personal de tierra a los posibles puntos críticos.
Normalmente estos medios aéreos pertenecen o son contratados por las Comunidades
Autónomas o el Estado, para cubrir los riesgos intrínsecos que dichas entidades posean.
Aunque en las nomenclaturas anteriores no venga reflejado se está utilizando, con
mucha frecuencia, un tipo de helicóptero para el transporte de personal y extinción en
incendios forestales. Son los que transportan brigadas forestales de intervención rápida.
Estas brigadas han demostrado una efectividad elevada ya que el acceso a las zonas de
propagación es rápido y el helicóptero colabora en gran medida en tareas de extinción.

7.2- BARCAS
Raro es el lugar donde no exista una zona con riesgos relacionados con el agua (ríos,
pantanos, zonas portuarias, etc.). Para actuar en dichas zonas nos es necesario un medio
de transporte adecuado. Es por ello, que casi la mayoría de los cuerpos de bomberos
tendrán en su dotación de vehículos medios acuáticos o barcas.
Generalmente las vamos a encontrar de dos tipos:
- Barca de salvamento (BSA): Suelen ser barcas ligeras de gran maniobrabilidad y gran
potencia, para en caso necesario poder navegar a contra corriente.
Suelen ser barcas de fibra o de goma (tipo “Zodiac”) Con motores fuera-borda. Sus
misiones son múltiples y variadas que pueden ir desde el rescate en inundaciones hasta
el salvamento acuático en lagos, ríos, etc.
- Barca de extinción (BEA): Suelen ser barcos remolcadores dotados con una bomba de
gran potencia que recogen el agua marina y la proyectan sobre la zona afectada. Son
medios que generalmente tienen los servicios de extinción en cuyas zonas de protección
se encuentran riesgos de esta índole; pudiendo aveces realizar “contratas” que cubran
estas necesidades.
Actualmente van dotadas de lanzas monitor de grandes caudales y equipos productores
de espuma.
8. CONCLUSIONES
Hemos tratado un gran conjunto de vehículos utilizados en las tareas habituales de los
servicios de bomberos. Hemos visto diferencias notables en cada uno de ellos e incluso
se han realizado clasificaciones en función de la utilidad que se les da.
Independientemente que para la compresión del tema son necesarias todas estas
matizaciones; hay que entender que los vehículos están ahí para su utilización y es deber
del bombero y de sus mandos conocerlo a la perfección para sacarle el máximo
rendimiento. A veces un vehículo puede haber sido diseñado para un tipo de siniestros y
la profesionalidad y experiencia de los bomberos consiga sacarle partido en otras
utilidades.
Ésta es una profesión activa; sufre continuos cambios. Los riesgos con los que nos
enfrentamos son diferentes (nuevos productos químicos, diferencias constructivas, etc.)
y por lo tanto los vehículos seguirán evolucionando según lo haga la sociedad. Los
vehículos de bomberos están siempre en continua renovación. Aquellos que estén
involucrados en la profesión deben evolucionar también al mismo ritmo y no quedarse
estancados.
Vamos hacia un futuro próximo en donde los vehículos de bomberos entrarán en el
mundo de la informática de forma contundente, con bases de datos en los vehículos y
maniobras totalmente automatizadas. Hay escaleras que ya realizan determinadas
maniobras de forma automática e incluso determinados sensores te avisan, durante la
aproximación a una fachada, de la presencia de un obstáculo.
Hasta que esta fase llegue a ser efectiva deberemos utilizar los vehículos que tenemos
en nuestros Parques de Bomberos de la forma más correcta cuidándolos y
conociéndolos a la perfección porque de ellos dependemos nosotros. “Un Bombero es
aquello que los materiales que poseemos nos permiten ser. Sin ellos no podríamos hacer
lo que hacemos y son nuestros vehículos los que nos los transportan”.