Está en la página 1de 6

Sergio Samaniego

La filosofía y el mundo empresarial

La filosofía busca entender la realidad en su pluralidad de dimensiones.


Por eso, dialoga con diversas ciencias de las que obtiene conocimiento de tales
dimensiones. Es inter-disciplinaria y mediadora por naturaleza. A su vez, vale la
pena resaltar que la filosofía se entiende de muchos modos. Existen numerosas
corrientes y tradiciones filosóficas que se dirigen a sendos objetos a través de
variadas metodologías.

Hoy en día existe una amplia investigación en lo referente a la filosofía y


el mundo empresarial. Se afirma que la filosofía puede ser un instrumento útil
para las empresas, particularmente para el mundo empresarial hodierno que está
en constante evolución. Tal utilidad se enfoca sobre todo en la dirección general
de las empresas; en la innovación y sus múltiples metodologías; en el análisis de
la data, y de la realidad empresarial ad-intra (cultura interna de la empresa) y ad-
extra (cultura económica global); en la ética en los negocios; en el desarrollo de
nuevos modelos de corporaciones socialmente responsables (la sostenibilidad);
en la profundización y categorización de la visión y misión de las empresas, en el
desarrollo de un liderazgo más humano que priorice la realidad personal y las
relaciones personales (interpersonalidad) en la empresa.

A pesar de que se reconoce áreas específicas en dónde la filosofía podría


aportar, hablar simplemente de la filosofía en el mundo empresarial, a modo
general, es, en mi opinión, abstracto. Me parece que el punto de partida podría
ser, más bien, la autocomprensión que el filósofo tiene de sí, de tal modo que
pueda tomar conciencia del aporte que puede dar a la empresa donde trabaja. De
ahí que es fundamental el reconocimiento del bagaje intelectual que el filósofo
posee1. Teniendo aquella conciencia como telón de fondo, comenzaré a
desarrollar una breve lista de modos como la filosofía puede ayudar en el mundo
empresarial. En mi opinión, todos estos modos requieren de la inserción concreta
del filósofo en la dinámica laboral de la empresa. En mi caso, siendo la empresa
donde trabajo una empresa familiar dedicada a la minería, y debido a mis
características personales, mi inserción comenzará en el área de las relaciones
comunitarias con el deseo de poder generar proyectos de responsabilidad social
con las comunidades. Ahora, vayamos a la lista de los modos como veo que la
filosofía que he cultivado puede aportar a la empresa.

1
En mi caso, me he formado particularmente en las siguientes escuelas: Aristotélico-
Tomista, Fenomenología contemporánea, Personalismo, Ética antropológica
personalista.
Reflexionar en los principios que rigen una empresa.

La filosofía, en su constante reflexionar2, lleva los asuntos cotidianos de


una empresa a sus orígenes antropológicos y metafísicos 3. Ello quiere decir que
desvela las razones implícitas por las cuales se está actuando y qué visiones
antropológicas y metafísicas conducen a tal actuar. Por ejemplo, en una empresa
donde el CEO ve a sus empleados como meras funciones dentro de un proyecto
se puede deducir una visión instrumental del hombre. Se considera a la persona
como un medio (función) en vista de un fin (proyecto). Tal visión podría
conducir al atropello de la dignidad de la persona, y al consecuente irrespeto de
sus derechos. También las llamadas corporaciones socialmente responsables
muestran, cada una de ellas singularmente, una visión de la realidad y del hombre
que influencian su modo de proceder4. Tales visiones se basan en distintas
filosofías. Así, en el mundo de las corporaciones socialmente responsables no es
lo mismo ser utilitarista (Mill), deontologista (Kant) o libertario (Rawls). Ello me
conduce a pensar que el filósofo tiene como tarea articular la visión de fondo (los
principios: αρχή) de la empresa para criticarla, profundizarla, clarificarla,
explicitarla y promoverla.

Reflexionar en el fin último (meta-profit) de la empresa: visión y misión.

La visión de fondo de una empresa coincidirá con el fin de la empresa.


Hoy en día, sobre todo en el mundo americano occidental?, se categorizan a las
organizaciones como profit y non-profit. Sin embargo, ciertos estudios 5 indican
que existen numerosas organizaciones empresariales que están al medio de los

2
La fenomenología busca constantemente volver sobre la realidad y sus complejidades,
trata de huir de todo prejuicio para poder reconocer la realidad tal como es y así
comprender los principios que causan las cosas y los problemas.
3
La antropología muestra la visión del hombre que tiene cierta sociedad. Por ejemplo,
la sociedad capitalista considera al hombre como un individuo egoísta con necesidades
(Adam Smith). La metafísica muestra los principios y causas primeras de la realidad.
Por ejemplo, las industrias que nacieron de la revolución industrial se basan en los
principios mecánicos de la realidad (Descartes).
4
BRUNI, L., La ferita dell’altro: economia e relazioni umane, Trento 2017. El autor
distingue entre las Corporate Social Responsability de origen anglosajón y la Impresa
Sociale Italiana, evidenciando que teniendo intenciones similares, se articulan de modo
totalmente diverso pues tienen visiones opuestas en lo que se refiere a las relaciones
humanas. MELÉ, D. – GARRIGA E., Corporate Social Responsibility Theories: Mapping
the Territory, Netherlands 2004. Los autores distinguen cuatro tipos de corporaciones
socialmente responsables: instrumentales, políticas, integrativas, éticas. Cada una de
ellas con fundamentos diversos.
5
LOZA, C. – MION G., Catholic Social Teaching, Organizational Purpose and the For-
profit / Nonprofit Dichotomy: Exploring the Metaprofit Proposition en Journal of
Markets and Morality, 9(2), pp. 275-295.
extremos y cuyo fin va más allá del profit, teniendo al profit como un medio
necesario para satisfacer tal fin. El concepto de meta-profit propuesto por Loza
(año?) puede servir para proponer un modelo de empresa que está interesada, al
mismo tiempo, del profit como del fin último. El pre-fijo meta (μετα) quiere
decir, para un número significativo de especialistas en la metafísica de
Aristóteles, no solamente el fin trascendente de cierta realidad sino además el
camino hacia el fin, es decir, el tránsito continuo hacia tal fin. Por eso, cuando se
propone el concepto “meta-profit” lo que se quiere es articular el modo de hacer
profit (camino) según el fin último de la empresa. Por ejemplo, si la empresa
tiene el fin de impactar cierta comunidad de tal región, tiene que organizarse de
tal modo que sus procesos tiendan hacia tal fin buscando la mayor eficiencia en
la producción de profit. Ahora, ello no quiere decir que no existan tensiones entre
el fin y el profit. Sabemos que tales tensiones existen y siempre existirán. Sin
embargo, hoy en día es cada vez más notorio que las empresas que parten desde
un inicio con una visión de responsabilidad social (meta-profit), son, a largo
alcance, las más exitosas6. En este sentido, la labor del filósofo será articular el
fin último (meta-profit) de la empresa y para lograr tal objetivo tendrá que hacer
un examen atento de todos los procesos de la empresa 7, y conocer el progreso
histórico de la misma y las intenciones de los fundadores. Las intenciones, vale la
pena aclarar, seguramente cambian con el tiempo pues la empresa va madurando.
Es necesario, en ese sentido, un análisis de los factores que llevaron a tales
cambios. En fin, es necesario analizar y sintetizar cada una de las características
de la empresa8.

Reflexionar en cómo puede progresar la empresa hacia el futuro.

Toda empresa tiene diversas etapas que marcan nuevos desafíos. Hoy en
día se tiene cada vez más presente las metodologías de innovación para afrontar
tales cambios. Por ejemplo, el design thinking es una metodología de innovación
que muestra la necesidad de un pensamiento filosófico si es que quiere ser
fecunda. El design thinking busca generar un producto a partir de las necesidades
de las personas. El centro de la metodología es la persona. En la medida que más
profundo sea el conocimiento de las personas, más adecuado será el producto. En
tal metodología se busca un pensamiento divergente, es decir, que busque
alternativas que no hayan sido exploradas anteriormente. Por otro lado, se busca
una relación con los consumidores que sea participativa. No simplemente se
6
https://www.weforum.org/agenda/2018/03/companies-need-to-be-born-socially-
responsible-here-s-why.
7
En el caso de nuestra empresa familiar minera es necesario conocer todo el ciclo.
Desde principio hasta el fin. Desde el socavón hasta la dirección general. Desde la
exploración hasta la comercialización.
8
En el caso de nuestra empresa familiar, y respecto a la categorización del fin último,
vale la pena tener en cuenta, como un aspecto esencial, el carácter familiar de la
empresa. Numerosos estudios consideran que las empresas familiares portan un carácter
singular que las diferencian de las demás. Se las considera como empresas con una alta
sensibilidad y responsabilidad social, con un sentido de pertenencia elevado, con una
riqueza socio-emocional (socioemocional wealth), entre otros aspectos.
vende un producto para ser consumido a modo de objeto externo, sino que se
busca impactar en los clientes para que éstos participen de la visión de la empresa
generando una comunidad. Por otro lado, es una metodología que busca la
creación del nuevo producto de un modo rápido en vista de una constante
verificación de su efectividad. Tal verificación requiere una inteligencia que sepa
ver por qué tal producto funciona y por qué otro no, y categorizar los factores.

Cuando se habla de cambios en la empresa también se tiene que considerar


las reformas necesarias a nivel organizacional y a nivel de las personas. Una
compañía posee una cultura interna que se va tejiendo con los años. En varias
ocasiones, debido a crisis de distintos tipos, los directores sugieren cambios
como respuestas a tales crisis con el objetivo de crecer y mejorar la compañía. A
veces los nuevos lineamientos que se proponen para propiciar el cambio no son
suficientes. ¿Por qué? El filósofo tiene la paciencia para ver los problemas de
fondo y afrontar aquella cultura interna en sus fundamentos. A veces los cambios
no se efectúan porque se actúa desde la superficie, es decir, se ataca solamente
los síntomas y no el virus. Es necesario ir más allá de la lógica que busca la
resolución inmediata de los síntomas. A veces para lograr una reforma eficiente,
la dirección de la empresa debe plantear nuevas preguntas de modo adecuado. La
filosofía justamente educa al espíritu humano en el arte de preguntar. Detrás de
una buena pregunta, siempre hay un horizonte nuevo. En efecto, las preguntas
que antes no se han planteado abren nuevas formas de ver la realidad y con ello,
nuevas posibilidades. Por otro lado, la filosofía por naturaleza busca ver la
totalidad o mejor, ve la parte desde la totalidad. Se pone a distancia de los
problemas inmediatos tanto en el espacio como en el tiempo. Busca el horizonte
más amplio con una visión de futuro. En toda esta reflexión, busca entrelazar los
distintos ámbitos que afectan al mundo empresarial: la sociedad y cultura actual,
la economía y el mercado, la política, la sensibilidad del hombre de hoy, etc.

Reflexionar en las dimensiones intangibles de la empresa: las personas y la


relación entre las personas.

Toda empresa es una comunidad de personas y como tal, el avance o


retroceso de la organización depende del compromiso de las personas que, a su
vez, depende de la libertad de las mismas 9. El problema es que la dimensión
personal de una empresa no se puede medir fácilmente y muchas veces aparece
como una realidad difícil de comprender pues comporta la complejidad del ser
humano. En este contexto, la filosofía ayuda a comprender a la persona humana y
su desenvolvimiento en una empresa. Además, ayuda a entender la dinámica
intersubjetiva, es decir, la dinámica de las relaciones que se forjan entre los
trabajadores. Por otro lado, ayuda a entender, por ejemplo, cómo la estructura de

9
Vale la pena recordar que los recursos humanos son recursos que nacen de la libertad
de las personas y, por lo tanto, son gratuitos. Si bien se pueden incentivar con un
beneficio económico, responden a una realidad humana más profunda que requiere no
solamente compensación económica sino sobre todo reconocimiento, respeto y
agradecimiento.
una organización puede generar o no generar espacios de encuentros humanos.
La filosofía parte siempre de la experiencia y busca mantenerse en ella. Por eso,
una de las virtudes fundamentales del filósofo es la paciencia. Busca ser paciente
ante la complejidad de la realidad para abordarla del modo más respetuoso
posible sin apresurarse en dar una respuesta simplista. La filosofía es libre, tiende
a ver las cosas en sí mismas, como fines en sí. Al comprender las dimensiones
personales en una empresa, no las objetiva según cierto método, ni las
instrumentaliza según cierto fin. Por ejemplo, la economía tiende a ver el aspecto
humano como un output intangible que evidencia un factor objetivo dentro del
marco de la teoría económica. Por eso, no es capaz de ver la humanidad en toda
su profundidad. La filosofía, más bien, trata de mantenerse en los aspectos
irreducibles del ser humano. Es una tarea difícil, pero si es que se quiere ir hasta
el fondo de los recursos humanos de una empresa, se tiene que tomar con toda
responsabilidad y compromiso.

Reflexionar en la ética que se vive en la empresa

Es fácil reconocer que los problemas financieros de una empresa muchas


veces se derivan de problemas éticos. A nivel mundial, muchos autores
reconocen que la gran crisis financiera del 2008 se debió, en gran medida, a una
crisis ética y a una creencia ciega en el modelo económico capitalista. Por eso, en
las últimas decadas se ha desarrollado mucho la ética en los negocios. Sin
embargo, no es algo fácil ni de comprender, ni de aplicar 10. Es en este punto
donde entra la tarea del filósofo. La ética es considerada tradicionalmente una
rama de la filosofía. Sin embargo, la ética se puede entender de muchos modos.
Hay una gran variedad de teorías éticas. El filósofo debe ser capaz de revisar
cada una de esas teorías y ver cuál es la más adecuada para la realidad
empresarial en la cual vive. A su vez, le corresponde comprender cuáles son los
mejores modos para implantar tal teoría ética en una empresa pues es muy simple
enumerar una serie de códigos éticos pero muy complejo ver cómo se viven en la
práctica. Se requiere una comprensión profunda de la naturaleza humana,
naturaleza que muchas veces no es capaz de alcanzar el ideal que persigue o el
bien que desea pues es frágil y limitada.

Por otro lado, la ética en el mundo empresarial es necesaria para la toma


de decisiones de los directores. No es fácil conjugar la ética con los negocios. Sin
embargo, es una condición para que la empresa sea próspera. De ahí que la virtud
fundamental del director de una empresa, en mi opinión, es la prudencia o la
sabiduría práctica (Φρόνησις), y el modo de ejecutarse es a través del
discernimiento. La empresa es un mundo complejo en donde una ética simplista
no tiene lugar. Es necesario el discernimiento amplio de todos los factores que

10
TREVIÑO, L.K. – BROWN, M.E. – WALL, S.J., «Managing to Be Ethical: Debunking
Five Business Ethics Myths», The Academy of Management Executive (1993-2005) 18
(2004) 69-83.
están en juego. Es necesario mantener siempre al centro a la persona humana y al
mismo tiempo mantener el realismo de quien sabe que siempre existen riesgos y
siempre hay gente que es impactada por las decisiones. Por otro lado, es
necesario promover una cultura ética y saber recompensar y reconocer el valor
ético de una persona en el mundo del trabajo. La convicción fundamental es que
la persona crece integralmente. En la medida que crece éticamente, crece
profesionalmente.