Está en la página 1de 8

Complejo de Ayax: La envidia de los dioses

Luis Mayorga Vargas


Septiembre, 2018
Universidad de Playa
Ancha
Facultad de Humanidades
Psicología
Tics
1

Abstract

What we are trying to raise is the existence of a counter-response to the Oedipuscomplex,


which, when not overcome, can mutate when passing to the role of fatherhood. The aim of
this essay is not in itself to verify the Ayax complex, but rather to open the idea to the
investigation of this by means of Nietzsche's ideas and to propose a return to the analysis of
myths as value-related burdens of meaning in the human psyche. Whether these studies are
usually difficult to prove empirically as you can study other areas of science, but through
other methods, such as the Psychoanalytic can get knowledge to work on them.

La Filosofía de Friedrich Nietzsche 2

El Complejo de Ajax 4

Conclusión 7

Bibliografía 7

La Filosofía de Friedrich Nietzsche

El autor del siglo XIX Friedrich Nietzsche tuvo una gran influencia tanto en el desarrollo

de la filosofía como en el de otros campos del humanismo y de las ciencias sociales, invento

conceptos importantes como “Lo dionisiaco y lo apolíneo” (Nietzsche, 2016), derrumbó las

verdades absolutas limitando su valor a simples verosimilitudes, distinguió a los moralistas

de los inmoralistas invirtiendo todas las tablas de la verdad, pues para él “No habría

casuística de la moral sino hubiese casuística del provecho” (Nietzsche, 2013) y desde esto

planteó un rechazo a la moral por sucesión, aquellas reglas de las cuales desconocemos las

causas provechosas que tuvieron en algún tiempo y que puede actualmente no las tengan en

ningún sentido.
2

Sigmund Freud nunca nombró a Nietzsche como una influencia de su teoría sobre lo

inconsciente, pero podemos ver claras similitudes del pensamiento de este filósofo en la

teoría del psicoanalista.

La imagen de nuestra conciencia es lo único que durante los años de nuestra juventud nos ha

sido pedido, regularmente y sin razón, por personas a quienes respetábamos o temíamos. por

lo tanto, de la conciencia nace ese sentimiento de obligación (“es preciso que yo haga tal cosa

y que no haga esta otra”) que no se pregunta el “por que” y su “para que”, el hombre obra sin

conciencia. La fe y la autoridad son las fuentes de la conciencia, esta no es, pues, la voz de

Dios en el pecho del hombre, sino que la voz de algunos hombres en el hombre.(Nietzsche,

2013, p38)

Como se puede ver, para Nietzsche “El hombre obra sin conciencia” y estas voces del

hombre en el hombre son símiles a lo que Freud denominó el “Super Yo”. En Así Habló

Zaratustra, plantea un punto similar: “Dices “yo”, y te enorgulleces de esta palabra. Pero más

grande -aunque te resistas a creerlo- es tu cuerpo y su magna razón, que no dicen “yo”, pero

que constituyen el yo.” (Nietzsche, 2012. p41) esto pues es similar al “Ello”. El también

plantea lo siguiente:

Tu propio ser se ríe de tu yo y sus aspavientos. “¿que son para mi estos saltos y vuelos del

pensamiento?”, dice para sus adentros: “Rodeos que conducen igual a mi fin. Yo manejo el yo

y le sugiere sus conceptos.”

dice el propio ser al yo: “¡Siente aquí dolor!” Y entonces el yo sufre y trata de buscar una

manera de poner término a su sufrimiento. Y para tal fin ​debe​ pensar.

Dice el propio yo: “¡Siente aqui placer!” Y entonce el yo se alegra, reflexiona sobre cómo

seguir gozando a menudo y precisamente para tal fin ​debe​ pensar. (Nietzsche, 2012, p41)
3

Hay un concepto muy usado en psicoanálisis llamado “Complejo de edipo”, el cual

describe la envidia del hijo(a) hacia el progenitor del mismo sexo, esto producto del amor

(derivado de pulsiones sexuales) hacia el progenitor del sexo contrario. Nietzsche en el

viajero y su sombra describe muy brevemente un tipo de envidia antagónica a la anterior que

ha denominado “La envidia de los dioses”. Nietzsche (2013) afirma:

La envidia de los dioses nace cuando alguien que es considerado como inferior se pone en

igualdad de condiciones con otro que es superior a él (por ejemplo, Ajax), o cuando, por un

favoritismo del destino esta igualdad se constituye por sí misma (Niob, madre demasiado

feliz). En el orden social esta envidia exige que nadie ostente un merecimiento que exceda su

condición, que la felicidad se ajuste a esta y que la conciencia de sí mismo no se salga de los

límites trazados por tal condición. A menudo el general victorioso sufre la “envidia de los

dioses”, y tambien el discipulo cuando ha creado una obra maestra.(p29).

El Complejo de Ajax

En el mito de Ayax escrito por Sófocles, se plantea la problemática que surge de la muerte de

Aquiles, pues es Odiseo (Guerrero inferior a Ayax) quien se queda con sus armas. Esto

genera deseos de venganza por parte de Ayax, el cual va en busca de su contrincante y de los

acompañantes guerreros de este. Los captura, los amarra y los comienza a asesinar con su

espada, dejando a su enemigo principal para el final de las muertes. Lo que no sabía era que

la Diosa Atenea Había cegado sus ojos:

“Yo se lo impedi infundiéndole en sus ojos falsas creencias, de una alegría fatal, y le dirigí

contra los rebaños y el botín que, mezclado y sin repartir, guardan los boyeros. Cayendo allí,

causó la muerte a hachazos de muchos animales cornudos rompiendo espinazos a su

alrededor.” (Sófocles, 2016)


4

​Sigmund Freud en su teoría asocia el significante de los ojos con el del complejo de

castración: “El temor por la pérdida de los ojos, el miedo a quedar ciego, es un sustituto

frecuente de la angustia de castración” (Freud, 1919, p13). El caso de ayax es distinto al de

Edipo, pues en primer lugar, Edipo dentro de su historia, se enamora de la madre y es el tabú

del incesto el que provoca que se arranque los ojos. En Ayax el es cegado, no pudiendo ver la

verdad, producto de la envidia causada porque alguien que es considera inferior a él, crezca

más allá de lo que le “Corresponde”. Si analizamos los mecanismos de Proyección que puede

tener Ayax más allá del mito y usando la sustitucion simbolica, Atenea puede ser una

representación maternal, que no puede ser deseada y que nubla la vista del protagonista, es

decir, es parte de su castración, le quita la capacidad de conciencia dejando que este se guíe

por impulsos irracionales inconscientes. Odiseo en este sentido representa la imagen del hijo,

que por medio del complejo de Edipo puede mantener conflictos con el “padre” simbólico

(Aquel a quien aspira superar) tratando de tomar su lugar glorioso, a lo que esté

inconscientemente responde con represiones hacia su crecimiento para que no logre “Tomar

su lugar”, amarrandolo como símbolo de opresión. Esto es el complejo de Ayax.

No pocos son los casos en los que el padre disminuye el crecimiento del hijo, como por

ejemplo cuando el niño aprende cantar y no lo hace mal, pero el padre le dice que deje de

hacerlo, pues para él lo hace mal. O cuando el niño destaca en algún area y el padre lo obvia

o incluso lo rebaja inmediatamente, también pasa cuando el niño asume roles de libertad

fuera de su condición de “hijo”, entendido esto por algunos padres como una relación de

poder y dominio.

Entonces el Complejo de Ayax es una inversión del complejo de Edipo, en donde lo que

se observa es el miedo del padre a ser suplantado, por lo que suprime cualquier peligro de que

esto ocurra. Si nos pusieramos a pensar en un síntoma claro en el padre -durante los primeros
5

años del niño-, estos sería seguramente los celos de él hacia el hijo, demostrados en la

indiferencia o tratando de captar de forma compulsiva la atención de su esposa, ataques de ira

inexplicables y que surgen al llegar al hogar y ver a tu esposa dándole todo su “Amor” al

hijo, no tener incentivos de enseñarle nada, etc. Claramente el que lea estos síntomas pensara

que son actitudes infantiles y pues esto se puede aclarar en el sentido de que para que exista

el complejo de ayax en el padre, debe haber un complejo de Edipo no superado y proyectado

hacia su pareja, viendo en ella a su madre y no a su pareja, en un tipo de imago, complejo que

luego se vierte cambiando la perspectiva inconsciente hacia su hijo y transformándolo en una

competencia, desarrollando asi, un complejo de Ayax. Este complejo como todos, son

caracterizado por la ambivalencia: “Estado mental en que toda actitud o curso de acción

anticipado es contrapesado por su opuesto.” (Sharp, Daryl, 1994, p10) Manifestando una

neurosis: “Crisis psicológica debido a un estado de desunión consigo mismo, o más

formalmente, leve disociación de la personalidad debido a la actividad de complejos. ”

(Sharp, Daryl, 1993, p130) usada como mecanismo de defensa de la conciencia frente al

complejo mismo:

Según Jung, un brote de neurosis tiene un fin determinado, es una oportunidad para darnos

cuenta de quienes somos en oposicion a quienes creemos ser. Al trabajar los sintomas que

invariablemente compañan a una neurosis -angustia, miedo, depresion, culpa y especialmente

conflicto-, nos percatamos de nuestras limitaciones y descubrimos nuestras verdaderas

fortalezas. (​Sharp, Daryl, 1993, p130)

En este sentido las actitudes humillantes hacia el hijo cuando son puestas de manifiesto

por el complejo y la neurosis, son mecanismos que deben ser llevados a la conciencia con el

fin de crear una mejora en la persona misma, de conseguir una integración de la psique y
6

poder formar una relación plena, fuera de la ambivalencia y la proyección maternal hacia la

mujer.

Conclusión

La idea del complejo de Ayax es interesante para ser estudiada como una contrarrespuesta

psíquica en la interrelación del padre con el hijo, sea a la edad que sea, como sea es un tema

interesante para estudiar en Psicoanálisis y que debe ser llevado más a fondo. Si Sigmund

Freud logró descifrar un complejo que hoy es tan común de tratar en la disciplina, y que

además sigue teniendo vigencia en los estudios de las etapas sexuales infantiles y terapia, no

podemos dejar pasar la idea de que otros textos clásicos tengan algo que enseñarnos sobre el

psiquismo humano.

Bibliografía

​ spaña: Ediciones Brontes S.L.


Nietzche, F. (2013). ​El viajero y su sombra. E

Nietzche, F. (2012). ​Asi Hablo Zaratustra. ​España: Ediciones Brontes S.L.

​ ecuperado de: ​https://es.scribd.com/read/322433886/Ayax-Espanol​.


Sófocles. (2016). ​Ayax. R

Daryl Sharp. (1994). Lexicon Jungiano. Chile: Cuatro Vientos.


7