Está en la página 1de 3

Primera División de Infinito y Análisis no Estándar

Los conjuntos finitos tienen una propiedad "intuitiva" que los caracteriza: "dada una parte
propia de los mismos, ésta contiene un número de elementos menor que todo el conjunto".
Es decir, no puede establecerse una biyección entre una parte propia del conjunto finito y
todo el conjunto.

La idea de cardinalidad de un conjunto se basa en la noción anterior de biyección. De dos


conjuntos entre los que se puede establecer una biyección se dice que tienen la misma
cardinalidad. Para un conjunto finito su cardinalidad puede representarse por un número
natural. Por ejemplo, el conjunto {manzana, pera, durazno} tiene 3 elementos. Esto
significa de modo más formal que se puede establecer una biyección entre tal conjunto y el
número 3 que es el conjunto {0,1,2}:

Dicho de otra forma, es posible hacer parejas (0, manzana), (1, pera), (2, durazno) de modo
que cada elemento de los dos conjuntos se utilice exactamente una vez. Cuando es posible
establecer tal relación "uno a uno" entre dos conjuntos se dice que ambos conjuntos
tienen la misma cardinalidad, lo cual, para conjuntos finitos, equivale a que tengan el
mismo número de elementos. Otra forma de entender esta extraña medida sería repartir 2
caramelos a 0 amigos: y tendrías infinitos caramelos para dar entre tus 0 amigos, ya que al
no tener un numero de amigos por el cual los puedas dividir, podrías darle todos los que
quieras, que no existen.

Primera definición positiva de conjunto infinito

La primera definición positiva de conjunto infinito fue dada por Georg Cantor y se basa en
la siguiente observación: Si un conjunto S es finito y T es un subconjunto propio, no es
posible construir una biyección entre S y T. Por ejemplo, si S = {1,2,3,4,5,6,7,8} y T =
{2,4,6,8} no es posible construir una biyección entre S y T, porque de ser así tendrían la
misma cardinalidad (el mismo número de elementos).

Un conjunto es infinito si es posible encontrar un subconjunto propio del mismo que tenga
la misma cardinalidad que el conjunto original. Consideremos el conjunto de los números
naturales N={1,2,3,4,5,...}, el cual es un conjunto infinito. Para verificar tal afirmación es
necesario encontrar un subconjunto propio y construir una biyección entre ambos. Para este
caso, consideremos el conjunto de enteros positivos pares P={2,4,6,8,10,...}.

Análisis no estándar

El análisis no estándar amplia la teoría de los números reales. Desde el punto de vista
lógico los números reales pueden ser entendidos como un lenguaje formal en el que se da
por supuesto la existencia de ciertos objetos y en el cual se puede deducir la existencia de
otros objetos. En términos de lenguajes formales el análisis no estándar es una extensión
lógica de la teoría ordinaria de los números reales que además es conservadora (en el
sentido que sus teoremas deducibles coinciden con los deducibles en la teoría ordinaria de
los números reales).

Si bien esta extensión parece antieconómica desde el punto de vista de la navaja de


Ockham, ya que la complicación introducida no altera la clase de teoremas básicos sobre
los números reales ordinarios, realmente permite hacer demostraciones más breves, derivar
resultados más fácilmente que en la teoría ordinaria y frecuentemente más intuitiva en
términos lógicos.

En el seno del análisis no estándar se introduce un predicado nuevo st(·) y tres nuevos
axiomas que describen el uso de dicho predicado. Gracias a ese predicado el conjunto de
números descritos por el lenguaje forman se puede dividir en "elementos estándar" para los
cuales (r es estándar si st(r) es cierto) y "elementos no estándar" (r es no estándar si ¬st(r)
es cierto).

Los elementos estándar tienen esencialmente las mismas propiedades que los números
reales ordinarios, mientras que los elementos no estándar incluyen números especiales
algunos de los cuales como infinitesimales o como números ilimitados (infinitos). La
ventaja de la estructura lógica del análisis no estándar es que se pueden usar dichos
números y ser empleados en deducciones sin inconsistencia alguna (a diferencia de las
reglas heurísticas del cálculo infinitesimal tradicional antes de la formalización del siglo
XIX).