Está en la página 1de 489

HISTORIA

MEDIEVAL 1
(Siglos V-XI 1)
Julián Donado Vara
Ana Echevarría Arsuaga

~ ~itorial Universitaria
~ Ramón Areces
• ,.
Reservados todos los derechos.
Ni la toraliclad ni pane de es re libro puede reproducirse o rransmirirse por ningún procecli mienro
elecrrónico o mecánico. incluyendo fotocopia. grabación magnética o cualquier almacenamiento de
infomiación y s istema de recuperac ión . s in permiso escrito ele Editorial Centro de Estudios Ramón
Areces. S .A. Diríjase a CEDRO (Centro Espaiiol de Derechos Reprográficos. www.conlicencia.com)
si neces ita l"otocopiar o escanear algi'.111 fragmento de esta obra.

© EDITOR IAL CENTRO DE ESTU DIOS RAMÓN ARECES. S.A.


Tomás Bretón. 2 1 - 28045 Madrid
Teléfono: 915 .398.659
Fax: 9 14.68 1.952
Correo: cerasa@cerasa.es
Web: www.cerasa.es

ISBN- 13: 978-84-9961 - 15 1-8


Depósito legal: M-22969-201 4

Impreso por: LAVEL. S.A.


Humanes ( Madrid)

Impreso en España/ Primed i11 Spain


ÍNDICE

PREFACIO.................................................. ......................................... 17

PAUTAS PARA LOS COMENTARIOS DE TEXTOS Y MAPAS ...... 21

INTRODUCCIÓN: CONCEPTO, MÉTODO Y FUENTES DE LA


HISTORIA MEDIEVAL................................ ...... 23
1. El concepto de Edad Media......................................................... .... 23
2. La periodi zación interna de la Edad Med ia. Valoración del
Medievo ........................................................................................... 24
3. La metodología de la enseñanza y de la investigación de la Histo-
ria Medieval....... ......................................................................... .. ... 25
4. Las disciplinas auxil iares ............ .......... .... ....................................... 26
5. Repertorios de Fuentes .................................................................... 28

TEMA 1. LAS MIGRACIONES GERMÁNICAS Y EL FIN DEL


IMPERIO EN OCCIDENTE.............................................. 31

Introducción.................................................................................... ...... 32
Fuentes ........... ................................................................... ................... 32
1. La crisis del Bajo Imperio ............................................................... 34
2. Los pueblos "bárbaros" antes de las invasiones.................... .......... 37
3. Los hunos y la primera invasión germ ánica.......... .. ... ..................... 39
4. Las grandes migraciones .................................. ............................... 41
4.1. Suevos, vándalos y alanos................................................... .... 41
4.2. Los "bárbaros" en el norte de la Galia y Gran Bretaña ........... 42
5. El final del Imperio de Occidente.................................................... 43
6. Los re inos bárbaros hasta su declive..................... .......................... 44
6. 1. Vándal os ............................................................. ..................... 44
6.2. Visigodos............................................... ..... ............................. 45

ÍNDICE 7
6.3. Francos .............................................................. .. .................... 46
6.4. Ostrogodos......................................................................... ...... 47
6.5. La Heptarquía anglosajona...................................................... 48
6.6. Longobardos ......................................................... ............. ...... 49
7. Las formas de asentamie nto y las relaciones romano-germánicas .. 50
7. 1. Integrac ión o aislamiento ..................... ................................... 51
7.2. La lenta fu sión entre romanos y bárbaros................................ 53
7.3. La economía ............................................................................ 54

TEMA 2. EL IMPERIO ROMANO DE ORIENTE FRENTE A LA


PERSIA SASÁNIDA.................................... ...................... 61

Introducción....... .................. .................................... ..... ........................ 61


Fuentes ..... ............................................................................................ 62
1. La creación del Imperio de Oriente (395-527) ................................ 64
2. La expansión del Imperio bajo Justiniano (527-565) ...................... 66
2. 1. Gobierno y organización territorial del Imperio. La obra legis-
lativa ............................................. .. .. ....................................... 66
2.2. La economía bizantina......................... .................................... 70
2.3. Las cuestiones religiosas.. ....................................................... 71
2.4. La primera Edad de Oro: re novación cultural y artística......... 73
3. Los sucesores de Justiniano hasta Heraclio ..................................... 74
4. La provinc ia bizantina en Hispania ............ ..................................... 74
5. El Imperio Oriental y los pueblos eslavos ....................................... 76
6. El Imperio Persa Sasánida ............................................................... 77
6.1. La dinastía sasánida. ....................... .... ... ..... ............................. 77
6.2. Organi zac ión te1Titorial y administrativa del Imperio Persa.... 79
6.3. La vida económica..................... .............................................. 80
6.4. Las religiones de los persas ...... .............................................. . 82

TEMA 3. LA EXPANSIÓN DEL CRISTIANISMO Y LAS PRIME-


RAS HEREJÍAS.... .............................. ............................... 89

Introducción......................................... ...... ........................................... 89


Fuentes......................................... .... .............................................. ...... 90
1. La organizac ión y jerarquía eclesiásti cas ........................................ 91
2. Las igles ias orientales: los Patri arcados. El Primado de Roma....... 93

8 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


3. Concil ios y herejías......................................................................... 96
3.1. Herejías de Occidente.............................................................. 96
3.2. Herejías de Oriente.......................... ........................................ 97
4. San Gregario Magno y la evangelización de los anglo ajones ....... 99
5. El monacato................................................................ ..................... 101
5.1. El monacato oriental... ............................................................. 1O1
5.2. El monacato e n Occidente............................................ ........... 102
6. La transmi sión de la cultura clásica en Occidente .......................... 105
6. 1. Lengua y cu ltura.......................... ............................................ 105
6.2. Centros de creación y di fu ió n ................................................ 106

TEMA 4. NACIMIENTO Y EXPANS IÓN DEL ISLAM ................... 115

Introd ucc ión.......................................................................................... 115


Fuentes ...................................... ...... .. ........................ ....... .................... 1 16
l. Los primeros tiempos del Islam .. .................................................... 117
l. l. La Penín ula Arábiga antes del Islam... ................................... 117
1.2. Los e tados preislámico : Himyaríes, Gassaníc y Lajmíes ... 119
1.3. Mahoma y el nacimiento del Islam. La doctrina islám ica....... 120
2. La sucesión de Mahoma: los cali fas ortodoxos (632-66 1) .............. 123
3. El cali fato de Damasco (66 1-750).......................................... ..... .. .. 124
3.1. LadinastíaOmeya................................................................... 124
3.2. La organización soc ial ele un Estado mu ltiétnico .................... 126
3.3. La admini tración del califato omeya...................................... 127
4. Característica de la expansión islámica (632-750) ........................ 129
4.1 . Primera expansión (623-656) .................................................. 130
4.2. Segunda expansión (66 1-683) ................................................. 130
4.3. Terce ra expansión (692-71 8) ........................................ ........... 130
4.4. Cuarta expan sión (720-740) .................................................... 130

TEMA 5. EL CA LIFATO ABBASÍ .................................................... 137

Introducción.......................................................................................... 137
Fuentes ........ ..................... ......................................................... ........... 138
1. El movimiento abbasí ...................................................................... 139
2. E l gobierno de los abbasíes (750-945) ............................................ 140
2. 1. La d ina. tía..................... .......................................................... 140

ÍNDICE 9
2.2. Las reformas administrativas................. .................................. 143
2.3. El desarrollo económico.......................................................... 144
2.4. La religión, la ley y la cultura en época abbasí ....................... 146
3. Decadencia abbasí y aparición de los primeros movimientos sece-
sionistas........................................................................................... 148
3. 1. Los Aglabíes (800-909/9 15) .................................................... 149
3.2. Los Tuluníes (868-905) ........................................................... 149
4. El califato disgregado: los Fati míes (909- 11 71 ).............................. 150
5. Los0meyasdeal-Andalus(756-103 1)........................................... 151

TEMA 6. EL NACIMIENTO DEL BIZANCIO HELENIZADO


(SIGLOS VII-IX).............................................. .... .. .. ........................... 159

Introducción.................... ...................................................................... 159


Fuentes................................................................................................. 160
l. El gobierno de la dinastía heracliana (6 10-717).............................. 161
1.1. El Imperio: de los persas a los árabes............. ......................... 161
1.2. La evolución del sistema de themas ........................................ 163
1.3. La reestructuración social bajo los Herácl idas ........................ 165
2. La dinastía Isáurica (7 17-820)........................................................ . 166
2. 1. La reducción del Imperio y el ascenso de los strategos ..... .. .. . 166
2.2. Aspectos sociales y religiosos de la querella iconoclasta........ 169
3. El renacimiento bizantino bajo la dinastía Frigia o Amórica
(820-867).................................................................................. ....... 171
3.1. La reorganización de Bizancio ................ ................................ 171
3.2. Las cuestiones religiosas: la restauración de la ortodox ia, el
cisma de Focio y la cristianización de los Balcanes................ 174

TEMA 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLINGIO............. 183

Introducción............ .............................................................................. 184


Fuentes ......... ..................... ..... ......................... ... ............................. ... .. 184
1. Fin del reino merovingio: los últimos mayordomos de palacio y el
cambio de dinastía ........................................................................... 185
1.1. Los últimos merovingios..................................... .................... 185
1.2. Los " mayordomos de palacio" ............................................ .... 186
2. Los carolingios.......................................................................... ...... 187
2.1. Los carolingios y el Papado..................................................... 187

10 HISTORIA MEDIEVAL I (SIGLOS V-Xli)


2.2. Creación del Patrimonio de San Pedro.................................... 189
2.3. Carl omagno y la expansión territorial ..................................... 190
2.3. 1. Italia....................................... ....................................... 19 1
2.3.2. Baviera.......................................................................... 19 1
2.3.3. Sajones y fri sones......................................................... 191
2.3 .4. Ávaros........................................................................... 192
2.3.5. España........................................................................... 193
2.4. La coronación imperial de Carlomagno .................................. 195
2.5. Los in ic ios de la crisis .............................................. ........... .... L98
2.6. El Tratado-Reparto de Verdún (843) y e l fina l del Imperio..... 200
3. O rgan ización político-administrativa del Imperio Caroli ngio..... .... 20 1
3. 1. Los terri torios conquistados .................................................... 202
3.2. El emperador........ ................................................................... 203
3.3. La admi nistrac ión central ........................................................ 204
3 .4. La admin istrac ió n territo ria l .................................................... 205
3.5. La asamblea militar y e l ejército............................................. 206
3.6. La administración de justicia .................. ................................. 207
3.7. Los dominios reales................................................................. 207
4. El re nacimiento caroli ngio.............................................................. 207

TEMA 8. LA EX PANS IÓN DE LA " PERIFERI A" (S IG LOS


VIII-X).......................................... ...................................... 213

Introducción.......................................................................................... 2 13
Fue ntes ................................................................................................. 214
l. Causas de las ·· egundas invasione '·.............................................. 216
1. 1. Los norn1andos ........... ... .............................. ............................ 2 16
1. 1. 1. Noruegos y daneses ......... ....... .. .. ..... ........ ..................... 2 18
1. 1.2. Suecos. ......................................... ................................. 2 19
1.2. Húngaro o magiares................ ............................................... 220
1.3. Mus ulmanes o sarracenos........................................................ 222
2. La formac ión de los reinos eslavo ................ ... ..... .. ................ ....... 223
2.1. Croacia..................................................................................... 224
2.2. La Gran Moravia ..................................................................... 225
2.3. Polonia...................... ............................................................... 227
3. Los principado mixtos: Rusia y Bulgaria ...................................... 227
3. 1. La Ru ia de Novgorod: simbiosis entre eslavos y varegos ...... 227
3.2. Bulgaria. la fusión de eslavo y búlgaros en lo Balcanes ...... 229

ÍNDICE 11
3.3. Al límite del Imperio: lo jázaros ............................................ 230
4. La cri stiandad frente al Islam en la Penínsu la Ibérica..................... 23 1

TEMA 9. BIZANCIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓN ICA (867-


1057) ................................................................................... 239

Introducción................................... ....................................................... 239


Fue ntes .......... .. .... ... .......... .................................................................... 240
1. El gobierno de la dinastía Macedónica............. ............................... 24 1
1. 1. Lo graneles emperadores: ele Basilio I a Con. tantino VII Por-
firogéneto... .............................................................................. 24 1
1.2. Las instituciones políticas y la codificac ión del Derecho....... 242
1.3. El gobierno de los coemperadores........................................... 243
1.4. Basilio 11 Bulgaróctono ........................................................... 247
1.5. La decadencia ele los macedónicos .......................................... 248
2. La admin istración y la reforma de los themas durante el siglo x .... 249
3. La expansión bizantina y la gran propiedad agraria: el debate del
" feudalismo bizanti no".................. .................................................. 251
4. El cisma de Oriente en la época de Miguel Ceru lario ..................... 254
5. El " Prime r Humanismo" bizantino .................................................. 256

TEMA 1O. LA EU ROPA DEL MILENIO . LA RESTAURACIÓN


IMPERIAL Y LA FORMACIÓN DE NUEVAS
MONARQU ÍAS... ............................................................. 26 1

Introd ucción.......... ............... ....... .......................................................... 26 1


Fuentes ................... .............. .. ... ..................................................... ...... 262
1. Caracterí ticas del pe riodo ......... ......... .. .... ................................ ...... 263
2. La restaurac ión imperial de los Otones ........................................... 265
2.1. Sign ificado de la resta uraci ón..... ............................................ 265
2.2. Los tre Otones ........................................................................ 267
3. La anarquía en Francia. Robertianos y caroling ios ......................... 272
4. Ing laterra : ang losajones y dane es............................ ...................... 273
5. La formac ión de los prime ros estados de la Europa central y
oriental................... ........ .................................................................. 274
5. 1. Bohem ia.... .................................................................... ........... 274
5.2. Polonia. .................................................................................... 275
5.3. Hungría.... ............................................................. ................... 275

12 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


6. La Europa nórdica.................................... ....................................... 275
6. l. Dinamarca ........ ... ................. ................................................... 275
6.2. Noruega.... ........... .. ............................................. ..................... 276
6.3. Suecia ...................................................................................... 276
7. Los reinos cri sti anos de la Península Ibé rica................................... 276

TEMA 11 . EURO PA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS X I Y XII.


IMPERIO, PAPADO Y MONARQUÍAS ......................... 283

Introducc ión.......................................................................................... 283


Fuentes ................................ ................................................................. 284
1. Los emperadores Salios y el Papado. .............................................. 286
1. 1. La ideología de los reformadores......... ................................... 287
1.2. La lucha de las investiduras ..................................................... 289
1.3. La anarquía en Alemania y el Concordato de Worms ............. 29 1
2. Los Ho henstaufen y el " Dominium mundi" .................................... 292
2. 1. Norte de Italia y Papado................ .......................................... 293
2.2. Relaciones con Ja Italia del Sur............................................... 294
2.3. Po lítica ale mana ............................................ .......................... 294
3. Francia bajo los Capeta................................................................... 295
4. Las Islas Británicas. ......................................................................... 297
4. J. Los normandos en Ing laterra. La batalla de Hastings ............. 298
4.2. Los sucesores de Guillem10 I el Conquistador................. ...... 299
4.3. Los Anjo u- Plantagenet ............................................................ 299
5. Las mo narq uías centroeuropeas y el "Drang nach Osten" ............. 30 1
6. Los nomiandos de Sicilia ................................................................ 302
6. 1. La conqu ista normanda........................................................... 302
6.2. Roger 11 .................................................................................... 304
7. Los pri ncipados rusos........................ .............................................. 305
8. La Pe nínsula Ibérica ........................................................................ 308

TEMA 12. SOCIEDAD Y PRODUCCIÓN EN LA EU ROPA OCCI-


DENTAL (S IG LOS Vll-X fl ) ............................................ 3 17

Introducc ión.............................. ............................................................ 3 18


1. La sociedad feudal................................................. .......................... 3 18
1. 1. El vasallaje e n época caroli ngia............. ... .............................. 3 19
a) El .. beneficio"..................................................................... 320

DICE 13
b) Transmisión de los beneficios. ........................................... 32 1
c) El "Feudo" .................. .... .................................................... 322
d) El homenaje feudal............................................................. 323
1.2. Las obligaciones contractuales................... ............................. 324
a) El auxiliun1 ......................................................................... 324
b) El consilium....................................... ................................. 325
1.3. La primacía del feudo................ .............................................. 325
2. Geografía del fe udalismo............... ................................................. 326
a) Francia................................................................................ 326
b) España................................................................................ 327
c) Italia................................................................ .................... 328
d) Alemania ......................................... .. .... .. ........................... 328
e) Inglaterra........ .................................................................... 329
3. La tripartición fu nc ional y otros modelos de sociedad. La caba-
llería................................................................................................. 330
4. El mundo rural...... ........................................................................... 33 1
4. 1. El gran dominio ....................................................................... 33 1
4.2. La explotación de la tierra ....................................................... 333
4.3. El aumento de población......................................................... 334
5. La vida urbana y el comercio .......................................................... 335
5.1. La teoría clásica.. ..................................................................... 335
5.2. La teoría actual.. ...................................................................... 336
5.3. El comercio.............................................................................. 337
a) Los orígenes ....................................................................... 337
b) Los polos comerciales ........ ... ............ .. .... .......... ........ ... ...... 338
5.4. La actividad comercial ............................................................ 340
a) Los transportes terrestres .................... .. .............................. 340
b) El transporte marítimo.. ...................................................... 340
5.5. Mercados y ferias .................................................................... 341
5.6. Moneda y crédito... .................................................................. 342

TEMA 13. EXPANSIÓN Y CISMA: LA IGLESIA EN LOS SIGLOS


VII I-XII ............................................................................. 35 1

Introducción.. ........................................................................................ 352


Fuentes ................................................................................................. 352
1. La Iglesia, nexo de unión con el mundo antiguo.. ........................... 353
1. 1. Parroquias, ig lesias privadas y monasterios en los sig los alto-
medievales ............. ............ ... .. .................... ... ....... ................... 356

14 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


1.2. La práctica religiosa................................................................ 357
1.3. Simonía y nicolaísmo .................... .......................................... 359
2. La ruptura con la Iglesia Bizantina.................................................. 360
a) Focio y el primer cisma...................................................... 36 1
b) Miguel Cerulario y el cisma definitivo............................... 362
3. La reforma de la Iglesia................................................................... 362
3. 1. La reforma monástica.............................................................. 362
a) Los cluniacenses............. .................................................... 362
b) Otras órdenes monásticas ................................................... 366
c) Los cistercienses.............. ................................................... 367
3.2. La Igles ia y las instituciones de paz: la "Paz y Tregua de
Dios"........................................................................................ 368
4. Las herejía ...................................................................................... 369
a) Valdenses............................................................................ 369
b) Cátaros o albi genses........................................................... 370
c) La Inqui sición..... ................................................................ 37 l
5. Vida intelectual y artística .................................................. ............. 37 1
5. 1. Las escuelas monásticas.......................................................... 37 l
5.2. Las escuelas catedralicias......................................... .............. 373
5.3. Los "Estudios Generales"........................................................ 373
6. El románico ..................................................... ................................ 376

TEMA 14. EL IMPERIO BIZANTINO, DE LOS COMNENOS


A LOS ÁNGELOS ( 108 1-1204)....................................... 385

Introducción.......................................................................................... 385
Fuentes ................................................ .. .... ........................................... 386
1. La dinastía comnena y el triunfo de la aristocracia terrateniente.... 387
1.1. Los Comnenos y las reformas del Estado ............................... 387
1.2. La admini stración comnena.. ................................................... 390
1.3. La econom ía bizantina en lo siglos XI y XII ....... ••. ................. 39 1
1.4. Los cambi o sociales: la decadencia de la aristocracia anato-
1ia y el urgimiento de los arcontes en los Balcanes ............... 393
1.5. Pronoia y jaristiké ................................................................... 393
2. Las relac ione de Bizancio con Occidente...................................... 395
2. 1. El comerc io latino entre 1050 y 1200 .......................... ........... 395
2.2. Bizancio y las primeras Cruzadas........................................... 397
3. Un breve paréntesis: la dinastía de los Ángel os ( 11 85-1204) ......... 398
4. La Iglesia y la cu ltura bajo los Comnenos ...................................... 399

ÍNDICE 15
TEMA 15. EL IS LAM DIVIDIDO Y LAS CRUZADAS (S IGLOS
XI-XII)... ........................................................................... 407

Introducción.............................. ............................................................ 408


Fuentes .... .. ... .............. .. .. ...... .. . ............................................................. 408
1. Los últimos ca lifas abbasíes y el nuevo concepto de Estado.......... 4 11
2. La primera expansión rurca e n Oriente ........................................... 4 13
2.1 . La expansión de lo turcos selyuquíes................ ..................... 4 13
2.2. Los Selyuqu íes de Anatolia: el sultanato de Rum ( 107 1- 1240) 4 14
2.3. El Islam orienral dividido: Farimíes y Se lyuqu íes ....... ............ 4 15
2.4. Los nizaríes...... ................................................... .. ................... 4 16
3. El gobierno de los atabegs: Zangíes ( 1 127- 1 17 1) y Ayyubíes en
Oriente ( 1 17 1- 1250) ..... ......................... .. ..... .. .. .. .. .... ... .. .. .. .. .. .... .. .. .. 417
4. Las dinastías bereberes de l occidente islám ico: Almoráv ides
y Almohades.... .............. .................................................................. 419
4.1. Almoráv ides ( 1056- 11 47) ...................... ................................. 419
4.2. Almohades (l 12 1-1 269) .......................................................... 42 1
5. Religión y cultura ............................................................................ 423
5. 1. El apogeo del movimiento ufí...... ....... ................................... 423
5.2. Las madrazas como instituciones del saber............................. 424
6. Las cruzadas .... ............. . .. .............. ................. ................................. 425
6.J. Motivaciones y significado de las cruzadas............................. 425
6.2. La Primera C ruzada : Urbano ll y el Concilio de Clermont-
Ferrand ( 1095).. .................. ............ .. ...... ................................. 426
6.3. Las cruzadas del siglo x11: de la fundación de los Estados Lati-
nos a la caída de Je rusa lé n....................................................... 428
6.4. La organizac ión de los E tados Latinos hasta el sig lo xn ....... 430
6.5. Las Órdenes Militares ............................................................. 432

BIBLIOGRAFÍA GENERAL......... ..................................................... 44 1

GLOSARIO...... ............................... ..................................................... 453

CRONOLOGÍA.................................................................................... 473

LISTAS DE PAPAS , REYES Y EMPERADORES..... ........................ 489

16 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


PREFACIO

El mundo medieval comienza su andadura a partir de la evolución de la


c iv ili zac ión romana y de la llegada de los pueblos bárbaros desde Ori ente. Por
e llo , e l estudiante e ncontrará un hilo conductor entre la materia estudiada en
la as ignatura de Historia A ntig ua hasta estos primeros s ig los medievales. A
pesar del carácter e mine ntemente "'eurocentrista'' y ·'mediteITáneo", pues en
este ámbito es donde se desarrollan las tres c ivili zac iones más im portantes
m edievales, la cristiana, bi zantina y mus ulmana , encontramos un mundo
medieval más amplio: abierto, por una parte , al ámbito estepario, India y Ch ina,
donde se encue ntran importantes centros come rciales. y. por otro, a Áfric a,
zona de expansión de los musulmanes del Magreb, y, más tarde, destino de
viajes y explorac iones. Hay que te ner presente que la Euro pa occ ide ntal, de la
que nos ocuparemos e n mayor medida, no puede ser compre ndi da en su tota-
lidad s in abordar e l contine nte asiático y e l Norte de África.
La denominada Edad Media abarca, según crite rio generalizado, pues no
todos los historiadore están de acuerdo en fijar su comienzo o su límite, desde
e l s iglo 1v, o comienzos de l sig lo v, hasta fina les del sig lo xv. Se hace nece-
sario, a su vez, delimitar todo este largo periodo de tie mpo que compre nde casi
diez siglos. De e llos, esta asignatura comprenderá e l periodo abarcado entre los
siglos v y x 11.

Cómo utilizar este libro

Organización y estructura de los temas

E l temario que se presen ta tiene como objeti vo adquirir un conocimi ento


g loba l, lo más completo pos ible. de lo acontec ido en los prime ros s iglos medie-
vales, en sus aspectos políticos. sociales . económicos, re lig iosos y culturales.
Cada tema se estructura en una serie de grandes epígrafes de contenidos, no
superior a ocho. subdivididos a su vez en apartados, y viene seguida de varias
secciones con un fin didáctico. En primer lugar, e l lector encontrará una lnrro-
d11cció11 que hace referencia a las dificultades que puede encontrar en el estudio
de l tema en partic ular. En el apa11ado de Fuenres se presentan las obras históri-
cas o documentos fundamentales para comprender e l periodo. y que pueden ser
necesarios para enmarcar los comentarios de textos que elaboren los a lumnos.

PREFACIO 17
El desa1TOJl0 del te ma com ienza con un pl anteamiento político y cronológico,
seg uido de epígrafes dedicados a la historia soc ia l, económica y religiosa. En
algunos casos, se ha optado por dedicar un tema completo a dichos conte nidos
socioeconómicos y relig iosos, en cuyo caso puede seguir una división temáti-
ca o crono lógica, tal como se deta lla en e l Programa de la asignarura.
Las secc iones de conte nido didáctico-práctico son:
Bibliografía: monografía s dedicadas a aspectos parciales de l te ma estu-
diado, normalmente e n español y fác ilmente accesib les en bibliotecas o
en el me rcado.
Recomendación de textos se lecc ionados por otros auto res.
Texto s para comentar.
Sugerencias de amp liac ió n de conoc im ientos.
El resto de las cuestiones prácticas se reflejarán en e l Curso virtual, en el
que se encontrará también una Guía de estudio más am pli a y materiales audio-
vis ua les .

l nstrucciones de uso
Se ha procurado que cada tema explique, en un le nguaj e c laro y conc iso,
aunq ue suficientemente técnico, los contenidos mínimos que un al umno de
prime r curso de Univers idad de be conocer sobre la Historia M edieval de los
siglos v-x11. Eso no significa que la re petic ión de lo aquí contenido sea la clave
para s upe rar una asignatura, pue s es necesario tam bién eje rcitar el e spíritu crí-
tico y sabe r disc riminar la info rmación.
Por e llo , además de leer y memorizar estos contenidos, se requerirá una
actitud dispuesta para su ampliación mediante las fuentes de informac ión
complementari a que se facilitan .
Se entiende que, de forma indiv idual, e l a lumno puede realizar las siguien-
tes acti vidades:
En un primer nivel sería deseable q ue se manejaran los atlas y los tex-
tos para completar la preparación de cada tema , respondie ndo a las
preguntas ofrec idas en los ej erc icios de a utoevaluación . Sería deseable
la consulta en e l glosario de todos los términos que se desconozcan.
Un seg undo nive l, después ele una lectura deta llada de l mate rial , sería la
realización de las Pruebas de Evaluación Continua.
E l tercer nive l comprendería la realización de prácticas de comenta-
rios de textos y mapas siguie ndo los esquem as propuestos a continua-
ción e n este libro y e n e l curso virtu al de la UNED.

18 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


- El c uarto nivel, que comprendemos puede excede r el tie mpo de l que dis-
pone el alumno, pero que sería deseable, inc luiría la lectura de algunos
de los libros recomendados.
- Por último, puede recurrirse a la búsqueda de información en páginas
web recomendadas, siempre con cautela, dado que no todas las páginas
son solventes en cuanto a sus conte nidos .
En cuanto al orden preferible para e l estudio de los temas, puede optarse
por dos posibilidades: un estudio crono lógico o un estudio por áreas geográfi-
cas. Evidentemente, ambos pueden tener sus ventajas:
1. En el prime r caso, tendremos una idea clara de la evoluc ión e n e l tie m-
po de las institucio nes, formas de vida y dinastías, y de las relaciones
que se establecieron entre los distintos poderes e n cada momento dado.
2. En el segundo planteamie nto, será más fácil discriminar la información
por zonas (normalmente se estudiará en un bloque la Europa Occiden-
tal , en otro Bizanc io , y en el tercero los temas dedicados al mundo islá-
mico), lo que puede venir facilitado por el uso de l Atlas.
3. Las unidades están diseñadas para que puedan estudia rse siguie ndo
cualquie ra de los dos órdenes, de forma que no queden vacíos crono ló-
gicos y/o geográficos entre unas y otras.
Los mapas que se han incluido en este manua l tienen como final idad pre-
sentar aspectos complementarios a aquellos que se encuentran incluidos en los
atlas históricos al uso. Intentamos con e llo ofrecer a los alumnos de la asigna-
tura un materia l que norma lmente res ulta difíc il de cons ultar, y que a porta
mayor claridad a los temas expuestos.

PREFACIO 19
PAUTAS PARA LOS COMENTARIOS
DE TEXTOS Y MAPAS

Pautas para los comentarios de textos

1. Lec tura deten ida e identificación de las palabras e ideas principales de l


texto.
2. Cons ulta en dicc ionarios y g losarios de aquellos términos de s ignifica-
do dudoso.
3. Clasificación de l docume nto, en la que pueden aparecer los s iguientes
datos: título, autor. fecha. características fís icas (libro, documento ... ),
tipo de documento (público o privado), tipo de fue nte (primaria o secun-
daria), temática gene ral (véase página 25).
4. Esque ma del texto e n e l que se precisa la jerarq uía de las ideas, seña-
lando cuál e s la principa l y cuáles las secundarias.
5. Comentario propiamente dicho:
- Contexto histórico.
- Comentario de las ideas principales, identificando a los protagoni stas
del texto s i los hubiese.
- Come ntario de las ideas secundarias.
- Acontecimientos relac ionados.
6. Conclus ión, deta llando la importancia de l texto y su grado de fiabilidad
teniendo en cuenta todos los puntos anteriores .

Comentario de un mapa histórico

1. Observación detenida de l ma pa y de su leyenda.


2. Clasificación de l mapa según su tipología: político, político-social , eco-
nómico, demográfico, cultural , etc.
3. Situar e l mapa en s u contexto histórico, escribie ndo un resumen de los
acontecimientos que representa.

PAUTAS PARA LOS COMENTARIOS DE TEXTOS Y MAPAS 21


4. Explicación de l contenido, ana lizando los datos que o frece e l mapa:
fechas, nombres de c iudades, flecha que indican detenninados mov i-
mientos, gráficos (si los hubiera), límites o fronteras, evoluc ión de los
procesos.
5. Conc lusión:
- Comentar la importanc ia del hecho repre entado desde e l punto de vista
histórico.
- Compararlo, si es posible, con otros sucesos históricos y lugares duran-
te e l mismo peri odo.

22 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


Introducción
CONCEPTO, MÉTODO Y FUENTES
DE LA HISTORIA MEDIEVAL

1• El concepto de Edad Media.


2. La periodización inte rna de la Edad Medi a. Valorac ión del Medievo.
3. La m etodo logía de la enseñanza y de la investigac ió n de la His toria
Medieval.
4. Las disciplinas auxiliares.
5. Repertorios de fuentes.

l. El concepto de Edad Media

Antes de adentrarnos e n el estudio de la materia propiamente dicha, es


impresci ndible conocer e l concepto de Edad Med ia, e l pe riodo cronológico
que éste comprende, e l por qué de esta periodización y de las subd ivis iones
internas e n Alta, Plena y Baja Edad Media. Analizaremos as imismo si hay
unanimidad en esta cronología, admitida didácticamente, para e l Medievo del
s iglo 1v al s iglo xv.
El concepto de Edad Media es claramente europeo y, fue creado en el s iglo
xv para describir un periodo de tiempo anterior, considerado como la fase inter-
media e ntre la época dorada de la Antigüedad y e l re nacer de la tradición clá-
sica con el Renacim iento. Las expresiones que se utili zaron hacían todas refe -
rencia a ese estadio temporal intem1edio: 111edia te111pestas. 111edia aetas. media
te111pora, medium aernm. Parte de esta teoría fue e laborada por los humanis-
tas italianos estudiosos del latín, como Flavio Biondo ( 1469), que con sidera-
ron que la decadencia de esta lengua. entre los siglos v y x 1v, a causa de s u evo-
lución conducente a formar las lenguas romances, estaba siendo sucedida por
una recuperación de l latín clásico de Jos romanos. en e l siglo xv. En e l siglo
xvu, e l concepto quedó definitivamente consagrado en e l manua l de historia
publicado por e l holandés Cristóbal Keller. de la Univers idad de Halle, que
po pul ari zó la expresión Medievo o Edad Media.

INTRODUCCIÓN. CONCEPTO. \1ÉTODO Y FUE TES DE LA HISTORIA MEDIEVAL 23


2. La periodización interna de la Edad Media. Valoración
del Medievo

La cronología que se baraja para el comienzo y fin de este periodo histó-


rico varía según la tradición historiográfica de cada país. En general. el inicio
de la Edad Media se sitúa a comienzos del siglo v. coincidiendo con los gran-
des desplazamientos de tribus gem1 án icas hacia Occidente (406-409), que con-
dujeron al destronam iento del último emperador romano, Rómulo Augústulo,
por Odoacro (476). El fina l de la Edad Media tendría lugar con la conqui sta de
Constantinopla por los turcos ( 1453), que marcaría el comienzo de una nueva
hegemon ía en el MeditetTáneo y la destrucción definitiva del Imperio Bizan-
tino, aunque en España se suele con iderar también la fec ha clave de 1492,
que eña ló el comienzo del imperio e pañol en América y los cambios soc io-
políticos derivados de la expulsión de lo judíos y la conquista de Granada.
La hi storia de la Edad Media, que abarca un larguísimo periodo de tiem-
po, ha sido subdividida a su vez en varia etapas. Aunque se han propuesto
varias subdivisiones, la más aceptada actualmente es quizá la periodi:ación
rripartira. válida para la Europa Occidental:
- Aira Edad Media: época de transición entre las civilizaciones antiguas
(romana. persa. etc.) y las med ieva le . Desde fines del siglo 111 o siglo I V
hasta el siglo 1x.
- Plena Edad Media: siglos x al x 111.
- Bt~ja Edad Media: siglos XIV y xv, en los que las transformaciones son
tan intensas que se puede hab lar ya de decadencia de la Edad Med ia y
comienzos del Renacimiento.
Sin embargo, otros autores. como M. A. Ladero Quesada, abogan por un
i tema diferente de división del tiempo, que permite incorporar a este esque-
ma la evolución de las civili zaciones no europeas con mayor comodidad. Aun
a í, resulta a menudo difíci l ap licar nuestro concepto de Edad Media a la perio-
dización de otras civi lizaciones como China. Japón. el África Subsahariana,
América del Sur y Oceanía. La periodi:ació11 en bloques propuesta por esto
autores distingue cuatro etapas :
- Un tiempo inicial de rra11sició11 entre las civilizac iones antiguas y la
medievales que comienza en el iglo 111 y termina en el v 111.
- Alta Edad Media: Una nueva época para Bi zancio, Europa y el Islam,
desde el siglo v111 ha ta mediado. del siglo x 1.
- La plenitud del Occidente medieml, desde el último terc io del siglo XI
ha ta finales del x111.
- La Baja Edad Media o Edad Media tardía , durante los iglos x1v y xv.

24 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll l


Re pecto a la va loración del Med ievo, podemos decir que de una postura
de hostilidad marcada frente al periodo medieval -con iderado como una edad
o cura y bárbara-. que caracterizó a los inte lectuales de los siglo,s xv11 y xvm.
se pa ó en el siglo XIX a una valoración idealizada del periodo. Esta resultaba
út il para justificar ciertos planteamientos originarios del nacionalismo deci-
monónico. que podríamos considerar que tienen u continuidad en el momen -
to actual, de pué de la desaparición del bloq ue sov iético y con e l surgimien-
to de las ideologías autonómicas en numerosos Estados europeos.

3. La metodología de la enseñanza y de la investigación


de la Historia Medieval

La fu entes hi stóricas, concebidas como '·todos aquellos instrumentos,


escrito , objetos. restos y testimonios directo o indirectos que utilizamos para
conocer lo tiempos pasados y escribir su hi. toria'· (M. Ríu), constituyen el
material básico para el trabajo de l medievali ta. Por e ll o. a lo largo de este
cur o intentaremos que los estudiantes que emprendan el conocimiento de la
Edad Med ia tomen conciencia de la diversidad de fuentes que pueden utili -
zarse. La tipología de las fuentes medievales es muy variada. y su distribuc ión
geográfica y cuantitati va muy in-egu lar. a cau a de la pérdida de numerosos
registros de in formación.
Exi . ten numerosos intentos de clas ificar los tipos de fuentes medievales. En
una primera aproximación, podemos csrablccer dos categorías principales, con
varios subgrupos:
A) Fuentes escritas:
- Fuentes narrativas o cronísticas.
- Fuentes literarias en sentido estricto.
- Tratados jurídicos o doctrinales.
- Documentación de archivo.
8 ) Fuentes no escritas:
- Re tos arqueológicos.
- Objetos a11ísticos y de cultura material.
Restos arquitectónicos.
Vestigios en el pai saje natural y urbani zado.
La aproximac ión a estas fuentes ha variado mucho a lo largo del tiempo.
En lo último años se ha limitado el estudio de la historia política, de la ins-
titucione . de lo enfrentamientos militares. la economía y de la hi storia ec le-
siá rica en favor de nuevos enfoques. En ello e aprecia la influencia de varios
campo de las ciencias sociales. como la antropología, o de nuevas tendencias

I\ f RODLCCIO:'\. CO:\CEPTO. \I ÉTODOY FUE TES DE LA HISTORIA MEDIEVAL 25


historiográficas, como la hi storia de la cultura. Se ha dado un nuevo relieve a
los te mas socia les, desde e l conoc imie nto de las unidades de agrupación de
individuos (fami lia, aldea, parroq ui a, c iudad), como e le mentos de estruc turas
políticas más amplias, a problemas de identidad y adaptac ión de grupos cul-
turales y étnicos minoritarios a las c ivilizaciones mayoritarias que les rodean
(como los dimmíes en el mundo is lámico, los g itanos en Europa o los judíos
en toda la cuenca de l Mediterráneo). La cuestión de la o rganización socia l y
la posición de las é lites respecto a las estruc turas de poder está concentrando
la atenc ió n de numerosos especia listas . Igua lmente, estamos asistie ndo a un
cuestio namiento del concepto de feuda lismo y de s u impo11ancia relativa den-
tro de l campo de los estudios medievales, al hilo de la decadencia de ciertos
modelos históricos de corte marxi sta.
Por su parte, la lla mada hi sto ria de las mentalidades ha ana lizado e l hecho
religioso y las ideologías colecti vas como expresión de los valores de un perio-
do histórico concreto. De forma parecida, la historia del individuo aislado en
cuanto que suje to antropológico, desde su nacimiento a s u muerte, ha s ido
objeto de numerosas obras recientes. La historia de género ha ins istido en la
posic ión de la muje r y de los g rupos homosexuales e n el conjunto de la socie-
dad . La vio le ncia y su re presión ha suscitado un gran interés en todas sus face-
tas, desde la más partic ular de la criminalidad, hasta la más estatal de la g ue-
rra y las limpiezas é rnicas.

4. Las disciplinas auxiliares

Las denominadas c ie ncias y técni cas historiográficas, o c ienc ias a uxiliares


de la histo ria , son una serie de disciplinas, más o me nos técnicas, con sus pro-
pios objetos de estudio y metodologías, que pennite n al hi storiador leer, ana-
lizar y estudiar críticamente las fuentes vinculadas a la Historia Medieval. Entre
e ll as, las más impo rtantes son la Paleografía, la Diplomátic a, la Arqueo logía
Medieval, la Geografía histórica, la Numismáti ca, la Sig ilografía, la Epigrafía,
la He ráldica y la Genealogía.
La Paleografía, o c ienc ia de las escrituras anti g uas, pre tende, a partir de
unos a poyos teóricos, llegar a reali zar una lectura correcta de los docume n-
tos en cada una de las formas de escritura utili zadas a lo largo de los tiempos
y sobre distintos materiales, como base imprescindible para real izar tareas
de investigación hi stó rica. Cada una de las escrituras utili zadas durante e l
periodo medieval (visigótica-mozárabe, carolina, gótica, e tc.) cuentan con un
alfabeto propio y caracte rístico del tipo de esc ritura. Las transformaciones
políticas, sociales y culturales que implica cada cambio voluntario de tipo de
escritura, só lo pueden ana lizarse con un pe rfecto conocimie nto de esta dis-
c iplina.

26 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


La D iplomática estudia la forma externa y la producción de los documen-
tos en la Edad Media, en las canc illerías reales o de otras instituc iones, y en los
escriptorios re lig iosos. Está muy ligada a la pal eografía, a partir de la cual se
puede llegar a conocer la e structura de los diplomas reales y otros tipos doc u-
mentales. Esta ciencia se ha e mpleado para determinar la falsedad de a lgunos
textos que se habían considerado fundame ntales en e l análisis histórico de los
siglos XIX y XX.
La Lingüística merece una mención espec ial dentro de las c ienc ias que per-
miten al hi storiador consultar sus fuentes, ya que es fundamental e l conoci-
miento de las diversas lenguas que, en sus versiones romances, clásicas o moder-
nas, ayudan a la lectu ra de los textos medievales. La selección de una leng ua u
otra como vía de expresión de una cultu ra es indispensable para comprende rla.
La Arqueología medie\'(// ha cobrado un auge espec ia l en los últimos años,
gracias a las mejoras técnicas que proporc ionan la fotografía aérea, las técni-
cas estratigráficas y los nuevos planteamientos metodológicos. Esta disciplina
ha pasado a englobar otras materias, como la epigrafía o la numismática, e n
razón de s us nuevos hallazgos. Las aportaciones de la arqueología han sido
especialmente brillantes para el periodo de trans ición de la Antigüedad a la
Edad Media y para los siglos altomedievales, así como para las c ulturas nóma-
das y las africanas de las que apenas conservamos vestigios escritos. También
se han realizado grandes descubrimientos en e l área de la arqueología urbana
y agraria, que penniten estudiar la implantación del hombre en e l medio natu-
ral, en conex ión muy próxima con la geografía histórica. Estos datos han per-
mitido aventurar novedosas hipótes is en el campo de la demografía.
La Epigrafía o cienc ia de las inscripc iones está tambié n estrechame nte
relacionada con la paleografía y la diplomática. Pretende leer las inscripciones
realizadas sobre los mate riales más di versos (piedra. metal. hueso), restituir el
texto ausente en casos de mutilación o deterioro de la pieza, proporcionar expli-
caciones lingüísticas a su contenido y realizar la valoración y estudio crítico del
texto, que puede ayudar extraordinariamente a l historiador. al ser contrastado
con los datos proporcionados por las fuentes escritas sobre materiales con-
venc ionales (pergamino. pape l. papiro). y por la numismática.
La Numismática abarca e l estudio de las pie zas monetarias: monedas pro-
piamente dichas, los cuños utili zados para su fabricación, fi chas con valor
monetario (tokens) . las monedas de cuenta, las letras de cambio y otros instru-
mentos de crédito. así como las medallas. La numismática permite a l historia-
dor estudiar los mecanismos económicos que participan en la c irculación de l
dinero; los itinerarios comerciales o los movimientos migratorios. Además, pue-
den ser objeto de estudio epigráfico sus inscripciones, fundamentales para el
estudio de las re laciones de pode r y de las genealogías reales e imperi ales.
La Sigilografía . o c ienc ia de los sell os. estudia la impres ión sobre una
materia plásti ca (cera) o los caracte res grabados sobre una mate ria dura (la

ll\TRODUCCIÓN. CONCEPTO. MÉTODO Y FUE TES DE LA HISTORI A MEDIEVAL 27


matriz, generalmente de metal o piedra), que se ponía sobre los documentos
para autentificarlos como s igno de autoridad, de propiedad, y a veces como
sistema de c ierre. Sus conc lus iones con tribu yen espec ia lmente a la historia
socia l de personajes, in stituciones o fom1as colectivas de organizac ión como
ciudades, gremios, etc.
La Heráldica . c iencia de los s ímbolos hereditarios (armas, nombres) y la
genealogía o estudio de la filiac ión de las personas que se suceden a lo largo
de generaciones, se han orientado al análi s is de la sociedad medieval. Si b ien
durante un tiempo sólo se utilizaron para los grupos más privilegiados , de un
tiempo a esta parte abarcan un espectro más amplio de individuos, y permiten
anali zar los procesos de movilidad soc ial, as imil ación de minorías, confec-
c io nar re pertorios cronológicos, ana li zar las representac iones simbó lic as y
materia le s de la mentalidad de la época o contribuir a los estudios de estrate-
g ia militar.
La Geografía Histórica cons idera varias cuestiones en conexión con la
Historia Medieval:
La influencia de los condic ionam ientos geográficos (clima, relieve, nivel
de las aguas ... ) en e l desanollo de los procesos históricos y del asenta-
miento de los grupos humanos.
La influencia de la acción humana en la transformación de l med io
ambiente: procesos de deforestac ión por las tal as necesarias para la gue-
rra, roturac iones y colonización de nuevo espac io agrario, artic ulación
de rutas ganaderas. etc.
La aplicación de la cartografía a los fenómenos históricos medievales.
La toponimia, o e studio de los nombres atribuidos por el hombre a las
realidades geográficas.
Otras cienc ias constituyen una importante ayuda para e l medievali sta, que
normalmente de be rec urrir a otros especialistas para incorporar a su trabajo
todo un conjunto de saberes que lo enriquecen y complementan. Entre e llas, y
sin ser exhaustivos, podemos mencionar algunas especia lidades de la propia
hi storia que han adquirido rango propio, como la Hi storia Económica, la Hi s-
toria del De recho, la Hi storia de l Arte, la Hi storia Ec les iástica o la Historia de
la Cu ltura. Son también importantes la Filosofía, la Teología, la Antropología
Cu ltural o la Literatura Medieval.

5. Repertorios de Fuentes

Desde la época mode rna todos los países se han esforzados en recopilar y
en muchos casos transcribir e l patrimonio libraría y docume ntal que han apor-

28 HISTORIA MEDIEVA L 1(SIGLOS V-XII )


tado las generaciones que nos han precedido. Los primeros en hacerlo fueron
los monjes medievales, que en sus bibliotecas monásticas conservaron y trans-
cribie ron multitud de libros y docume ntos procedentes de la antigüedad. Gra-
cias a ellos se prese rvó tan inestimable legado. La Ig les ia en sus catedrales y
archivos hizo otro tanto. Recordemos a este respecto el famoso Archivo Secre-
to Vaticano, s in duda a lguna el más completo del mundo y que guarda docu-
mentos y tesoros bibliográficos de inestimable valor. En e l mundo civil, los
monarcas y grandes señores ge rmánicos, desde la prime ra é poca, imi taron tal
práctica y empezaron a guardar copia de mucha de la documentación que emi-
tían, práctica que se fue extendie ndo e increme ntando a lo largo de los s iglos .
creándose grandes a rchivos que tuvie ron que instalarse en lugares nobl es y
seguros, acondicionados para tal fin. Nac ieron de esta manera los grandes
archi vos de la Corona donde.junto con los ec lesiásticos, se recogía toda clase
de docume ntación. En España tenemos entre otros e l Archivo de Simancas ,
para la Corona de Castilla; el de la Corona de Aragón , que recoge la docu-
mentación de tal reino: e l de la Cámara de Comptos, para e l re ino de Navarra;
el Archivo Nacional, creado para recoger la documentac ión de los monasterios
e igles ias tras la desamortizac ión de Mendi zábal; e l de la Real Acade mia de
la Hi storia, la Biblioteca Nacional, Biblioteca de El Escorial. etc. Otro tanto
hicieron las grandes fam ilias nobiliari as que atesoran en sus archivos la docu-
mentación referente a s us linajes. Todas las nac iones, como he mos dicho,
hic ieron otro tanto.
Desde el siglo XV III han venido publicándose grandes repertorios de fuen-
tes documentales a fin de fac ilitar a los hi storiadores la cons ulta de los fondos
archivísticos, s in necesidad de desplazarse a sus lugares de custodi a. En nues-
tros días son muchas las instituciones que colaboran en la edición de nuestras
fuentes docume ntales. Muchas de estas publicaciones pueden cons ultarse hoy
a través de medios te lemáticos.
Sin ánimo de ser exhaustivos c itamos a continuac ión una serie de fuentes
y autores que recogen documentación varia y cuyo conoc imiento puede servir
a los estudiosos de la histori a medieval:
Acta Sanctorum: Amberes y Bruselas. 1643- 1940. 68 volúmenes.
Bouquet, D.: Recueil des hisroriens des Ga11/es et de la France. París, 1737-
1786 y 1806-1 904. 20 vols.
Corpus scriptorum ecclesias1icoru111 Larinorum: Viena. 1866- 1939. 72 volú -
menes.
Corpus scriptorum historiae By::antinae: Viena. 1866-1 939. 72 vols.
Dekker, E.: Corpus Christianorum. Steengruge. 1951. 175 volúmenes en pro-
yecto.
Flórez, E.: Espaiia Sagrada. Academia de la Hi storia. Madrid, 1747-1 96 1. 56
vol.

TRODUCCIÓN. C01 CEPTO. MÉTODO Y FUENTES DE LA HISTORIA MEDIEVAL 29


Graffin, R. y NAU, F.: Patrologia Orienta/is. París, 1904-1930. 25 vols.
Guizot, Francois: fundó en 1833 Société de /'Histoire de France. Desde 1834
hasta nuestros días ha publicado más de 500 tomos, muchos de los cua-
les sobre época medieval.
Hefe le, K.J .: Histoire des concites. París, 1907-1921. 16 vols.
Mansi, D.J.: Sacrorum conciliorum nova et amplissima collectio. Florencia-
Venecia, 1759- 1798. 3 1 vols. París, 1901 - 1927. 53 vols.
Migne, J.P.: Patrologiae cursus completus. 382 vol. De los que 22 1 vols.
corresponden a la Series Latina, París, 1844-1864 y 1879-1 889, y 161
vols. Corresponden a la Series Graeca, París, 1857-1886 y 1886- 19 12.
Monumenta Germaniae Historica. Comprende cinco series. Hannover y Ber-
lín. Desde 1826. Más de 200 vols. Es sin duda a lg una la colección de tex-
tos medievales más importantes.
Muratori, L.: Rerum /talicarum Scriptores. Milán, 1723-1751 . 25 vols. (Pri-
mera serie). Desde 19 17 a 1975, se ha realizado una nueva edición crí-
tica en 34 tomos (Segunda serie). Desde 1999 hasta 1912 se han añadi-
do 1O tomos más (Tercera serie).
Rerum Brillanicarum Medii Aevi scriptores: Londres, 1858- 1896. 207 vols.
Repertoriumfontium historiae medii aevi: Repertorio a lfabético de fue ntes pri-
marias, en 11 volúmenes, que ha puesto al día la obra del historiador
alemán de l siglo XJX, A. Potthas.
Société des Anciens Textes Francais: Publications: París, 1875-1925. 120 vols.
Villanueva, J.: Viaje literario a las Iglesias de España. Real Academia de la
Historia. Madrid-Valencia, 1803- 1852. 22 vals.

30 HISTORIA MEDIEVAL 1 (SIGLOS V-XII)


Tema 1
LAS MIGRACIONES GERMÁNICAS
Y EL FIN DEL IMPERIO
EN OCCIDENTE

Introducción.
Fuentes.
1. La c risis del Bajo Imperio.
2. Los pue blos " bárbaros" antes de las invas iones.
3. Los hunos y la primera invasión germánica.
4. Las grandes migraciones.
4. 1. Suevos, vándalos y alanos.
4.2. Los "bárbaros" en e l norte de la Galia y G ran Breta ña.
5. El fi nal de l Impe rio de Occidente.
6. Los re inos bárbaros hasta su declive.
6. 1. Vánda los.
6.2. Visigodos.
6.3. Francos.
6.4. Ostrogodos.
6.5. La Heptarquía ang losajona.
6.6. Longobardos
7. Las fo nnas de asentamiento y las re laciones romano-germánicas.
7. 1. Integración o aislamie nto.
7 .2. La le nta fu sión entre romanos y bárbaros.
7.3. La economía.
Bibliografía.
Acti vidades. Propuesta de ampliación de conocimientos.
Textos para comentar.

TEMA I. LAS MIGRACIONES GERMÁNICAS Y EL FIN DEL IMPER IO EN OCCIDE TE 31


Introducción
Este primer tema está planteado como lazo de unión entre la materia q ue
se estudia en la asignatura de Histo ria Antigua y los contenidos de Hi storia
Medieval propiamente dicha. La transic ión de las c ivilizac iones antiguas a las
medievales, e n Occidente, viene marcada por la pe netrac ión de las tribus ger-
mánicas en e l Imperio Romano.
Antes de iniciar el estudio de las distintas oleadas de las grandes migra-
ciones del siglo v. es conveniente profundizar en la historia po lítica del Imperio
Romano en esa misma época, su fracc ionam iento y las características de su
organización militar, así como s us re lac iones con los germanos desde e l siglo
11 d.C. Después, se debe realizar una aproximación al mundo germano e n los
siglos 11 1 al v, para comprende r el desarroll o de las mi gracio nes. La mejor
manera de enfrentarse a este exte nso tema es consultando uno o varios mapas
y realizando esquemas de las distintas oleadas.
Tras las migraciones. los pueblos bárbaros se fueron estableciendo en el
occidente e uropeo con un sistema político de re inos q ue fragmentaron las tie-
rras del antiguo imperio. En este tema se estudiarán sus caracte rísticas comunes
y los rasgos princ ipale s de su evoluc ión, re ino por re ino. Tamb ié n de forma
conjunta se analizarán los princ ipales rasgos económ icos y sociales del occi-
dente bárbaro.

Fuentes
Las primeras notic ias sobre dive rsos pue blos getmánicos nos vienen pro-
porc ionadas por autores latinos que tuvieron contacto directo con e llos. El pri-
mero y princ ipa l fue Julio César (100 a.C.-44 a.C.) que escribió los Commen-
tarii de he/lo Gallico o Guerra de las Calias , escritos en siete libros. Aportan
numerosos datos y noticias sobre d iversos pueblos de la Galia y Germanía. En
segundo lugar tenemos al escritor Cayo Cornelio Tácito (54- 120) q ue escri bió
sobre las costumbres de los germanos en sus Hisrorias, al q ue debemos nume-
rosas notic ias sobre la vida cotidiana de los germanos de su época.
Debe mos citar aquí a san Agustín (354-430) y s u De civitate Dei (la ciu-
dad de Dios), apologética contra los autores paganos que atribu ían la caída de l
Impe rio Roma no a la difusión de l cri stianismo. Tambié n e s importante esta
o bra ya que en ella de sarroll a s u teoría prov ide nc ia li sta de la Histo ria, que
marcó el pe nsamie nto medieval.
Sobre los visigodos y suevos e l princ ipal historiador de los invasores de
Hispania es Paulo Orosio (383?-420?), escritor hispano que huye de la Penín-
s ula ante e l avance de Jos vánda los, refugiándose en e l norte de Áfri ca. Tie ne
una concepc ión " prov idenc ia lista" de la Hi stori a. en la que Dios pre mia ocas-

32 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II)


tiga a los pueblos con arreglo a s u compo rtamiento. Escribió la Historiarum
adversos paganos lihri VII. especialme nte inte resante para los a11os del 378 al
41 7. Croni sta de prime r o rden es también el obispo gallego ldacio o Hidacio
(400?-469?), que muy bie n puede ser conside rado nuestro primer cronista
nacional. Escribió la Conti1111atio Chronicorum Hyeronimianorum o Continua-
ción de las Crónicas de san Jerónimo. de especial interés para los años q ue
van de l 450 al 468. El obispo de origen godo. Juan de Bíclaro (540-62 l ), abad
de l monasterio catal án que lleva s u nombre y obispo de Gerona, escribió un
Chronicon. que va de l 567 al 589, con valiosa información de l re inado de Leo-
vig ildo. Hi sto riador de primer orden para la España visigoda es san Isidoro
de Sevilla (560?-636) que, además de s us famosas Etimologías, la obra más
citada por los inte lectuales de los siglos medievales, escribió la Hisroria Gotlw-
rum. Wanda lorum et S11e\'Orum , en tres partes independie ntes, s ig uiendo en
las dos últimas a los autores antes c itados. La primera parte e mpieza con e l
famoso De laude Spaniae. himno de fervorosa ad mirac ión por Hispania e n e l
que exalta su clima, sus frutos y su belleza. Finalmente te nemos que mencionar
tambié n al historiado r latino Jordanes (s. v1) que e n e l año 550 escri bió, De
origine acrihusque Getarnm o Sobre el origen y hechos de los Godos. inspi-
rándose en la obra perdida de Casiodoro (490?-5 80?), Historia Gothomm.
Sobre los merovingios, e l principal hi stori ador es e l o bispo Gregorio d e
Tours (538-594), que escribió en diez libros una Historia Francorum, que
es la fu ente princ ipal para e l conoc imie nto de la Francia merov ingia. Usa un
latín lleno de barbarismos aunque muy vivaz. De menor importancia . aunque
poseedor de un latín mucho más brillante, es el monje Prós pero de Aquita-
nia (390?-455 ?) que escribió un Chronicon espec ialmente valioso para los
años 425-455. Señale mos fin a lmente a Fredegario o Pseudo Fredegario
(¿-660?). Se conoce con este no mbre. desde e l sig lo xv, a l autor anón imo
que escribió, hac ia e l 658, una Chronica, que recoge los años 586-642, espe-
cia lme nte interesante para e l fin a l de la monarqu ía merovingia y para e l re ino
de Borgoña.
Para los ostrogodos nuestras fue ntes principales proceden de Bizancio. E l
historiado r princ ipal es Procopio de Cesar ea (500?-565'?) que escribió la His-
toria de las guerras de Jusriniano contra persas. i·ándalos y godos (ostrogo-
dos) . Es testigo de primera mano, ya que acompañó a l general Belisario e n
dichas contiendas.
Para los anglos. sajones y jutos. nuestra fuente principal, aunque un poco
tardía , es el monje ang losajón san Beda el Venerable (673 -735), autor de la
Historia ecclesiastica gentis anglornm o Hisroria eclesiásrica d e los anglos.
mag na o bra comparable a las de san Is idoro de Sev illa, san Gregario de To urs
o Pablo Diácono. De gran impo rtancia. aunque no tan digna de fi ar, es la Cró-
nica Anglosajona , esc rita a final es de l sig lo IX e n inglés antiguo, compilando
notic ias de otras obras. Se conservan nueve copias. alg una de las cuales añade
datos hasta e l siglo x 11.

TEMA 1. LAS 'vllGRACIO~ES GERMÁNICAS Y EL Fl:-1 DEL IMPERIO EN OCCIDENTE 33


l. La crisis del Bajo Imperio
Alg unos esc ritores latinos como Séneca, Fl oro y, especialmente , Amiano
Marcelino, escrito r este últ imo de l s ig lo IV. te nían una concepción bio lógica
de la Hi storia y compararon la existe nc ia del Imperio Ro mano con la vida de l
hombre. As í decía Ami ano Marcelino en su Historias. 14.1. 6.: Este pueblo
(Roma ) desde s11 nacimiento hasta el final de su niñe: ... soportó guerras en
torno a sus murallas ...en la adolescencia, cru:ó los Alpes y el mar. Llegada
ya la j 111·entlld y la madure: .. .trajo laureles y triunfos . . .en la 1·eje:. 1·e11cie11do
a l'eces gracias a su fama, se reriró a una 1·ida más tranquila ...y ahora el 110111-
bre del pueblo romano es honrado y respetado . Pero este mismo auto r percibía
ya la decade nc ia de Ro ma y la ac hacaba a la desidia de sus gobe rnante , al
hedonismo de s u población y a la presencia en sus fro nteras y en . u ejérc ito
de numerosos pueblos ''bárbaros". Su diagnósti co era acertado y apuntaba en
una doble direcc ió n: descompos ic ión interna y peligros exteriores. haciendo
buena la sentenc ia de que: 110 se puede conquistar 1111 gran imperio si antes
éste no se ha destruido a sí mismo.
Desde el siglo 111 asistimos a una c ris is imparable que le ntamente va minan-
do e l maj estuoso ed ificio del Imperio . Dioclec iano. Constantino y Teodos io
inte ntaron fre narla con s us reforma pero no lo consiguie ron ya que una fisca-
lidad pesada ahogaba a los más humildes; los impuestos se pagaban tarde y
ma l, y los grandes propietarios senatoria les controlaban la vi da socia l y eco-
nó mica y supl antaban a l E rado en su dominios. obligando a las c lases medias
y bajas a acoger ·e a la protección de un pode ro o para escapar al fi co y buscar
un protector. En todas parte la sociedad se jerarquiza y e l hijo sucede a l padre,
tanto en las magistratura como en e l campo. Los colo nos son adscritos a la
tie rra y corren su misma suen e. Se establec ió un rég imen de casta. que logró
retra ar la crisi . tal como había prev isto Diocleciano, pero no evitarla, ya que
la cri sis e ra no sólo política s ino producti va. soc ial y fin anciera.
Desde mediados del iglo 111 los problemas se ag udizan tam bién e n los con-
fines del Imperio, especialmente en las fro nteras de l Rin y del Danubio. Lo
pueblos ''bárbaros". q ue se van organi zando po líticamente, realizan incursiones
en el Imperi o, lo que po ne de man ifiesto su de bi lidad. Las c iudades e mpiezan
a fo rtificarse e incluso Ro ma, bajo Aureliano. e c iñe de im ponen tes murallas.
visible a ún hoy día . La sociedad se rurali za, por lo que la c iudades pierden
impo rtancia. Po r todas partes as istimos a un crec iente empo brecimiento, aun-
que éste es má pe rceptible en occide nte que en orien te. A pesar de todo, la
unidad monetaria se mantiene con la c reac ión por Constantino del so/idus de
oro q ue sería adoptado tambié n. en los primeros tiempos, por las monarquías
germánicas.
Diocleci ano q ui so, en vano . salvar un mundo que ya se encontraba en ru i-
nas e inte ntó soluc io nar la dific ul tad que e ntrañaba regir un imperio tan vasto,
que se exte nd ía desde e l norte ele África hasta Gran Bretaña y desde Hispania

34 HISTORI A MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)

L
-------------- ---..iu IUHl~blW~U!U.HllllUllllllUHHIUIUllllUllllHHIUHlllmllloUMll!UlllU~i---------·-

hasta el Eufrates , creando junto a él la figura del " Augusto" a la que añadió,
poco después, la de otros dos " Césares", representados en la escultura de pór-
fido que podemos ver en el exterior de la basílica de San Marcos de Venecia.
El abandono de Roma como residencia del emperador, que se veía preterida
por Tréveris, Milán o Rávena, fue otro de los síntomas de la crisis que atena-
zaba al Imperio. Constantino con una decisión audaz, que hizo de él un gran
innovador, concibió y apostó por la unión que representaba el cristianismo y
el poder de la política. Su apuesta, aunque no salvó el Imperio de Occidente,
mediatizó el futuro de Europa. Paradójicamente, la fundación de Constantino-
pla (324) sobre las ruinas de la antigua ciudad griega de Bizancio y el traslado
de las principales magistraturas del Imperio a dicha ciudad, que fue consagrada
solemnemente el 11 de mayo del 330 como la "Nueva Roma", aceleró todavía
más el hundimiento de la parte occidental del Imperio. A lo largo de todo el
siglo rv la monarquía cristianizada, excepto el breve periodo del emperador
intelectual Juliano, figura no inferior a la de Marco Aurelio, sufrió altibajos en
la detención de la crisis. En el 395, a la muerte de Teodosio, el Imperio se divi-

Fi gura 1.1. Puerro Narre de l palacio de Diocleciano en Spalatum (actual Split ), capital
de Da/macia , desde el qu e gobernó el Imperio Oriental (siglo 111) (®R. Echel'arría).

TEMA 1. LAS MIGRACIONES GERM ÁNICAS Y EL FIN DEL IMPERIO EN OCCIDENTE 35


de definitivamente en dos: Oriente, bajo la gobernación de Arcadio, y Occi-
dente, bajo la de su hermano Honorio. Todos estos hechos, hábilmente apro-
vechados por los Papas, como veremos más tarde, contribuyeron a afianzar su
poder y prestigio, al tiempo que mermaba el de los emperadores. La Iglesia
post-constantiniana con su presencia capilar en la sociedad, especialmente en
las ciudades, contribuyó a establecer un dualismo imbricado de poder, entre la
religión y la política, que caracterizará la historia de Occidente durante todos
los siglos medievales.
Aparentemente nos encontramos ante una estructura majestuosa e impre-
sionante. El emperador es un monarca absoluto y su corte causa admiración
en cuantos Ja visitan. Desde el 392, el cristianismo es la religión oficial del
Imperio. La Iglesia adquiere de día en día un papel fundamental en la vida del
mismo, aunque la antigua religión, oficialmente proscrita, se mantiene en las
zonas rurales (pagus). Su estructura administrativa será un calco de la del Esta-
do y, poco a poco, lo irá sustituyendo en aquel los lugares en los que su acción
va declinando. En el siglo v los cristianos son mayoría en el Imperio y los
emperadores ven en el cristianismo un factor de cohesión del mismo, aunque,
muchas veces, serán víctimas de sus disputas teológicas y tendrán que adhe-
rirse a una determinada facción enfrentándose a la rival. Cuando se produzca
el desastre de Adrianópolis (378) donde perdió Ja vida el emperador Valen te o
el saqueo de Roma por Alarico (410), serán varios los autores paganos que
achaquen el origen de estos males a la difusión del cristianismo y al abandono
de la cultura romana y la religión tradicional, tal como había denunciado hacia
el 178 el intelectual pagano Celso en su obra Contra los cristianos. La inter-
pretación de San Agustín de que Roma fue grande mientras practicó las virtu-
des morales que la hicieron grande en épocas pasadas, y de que sus pecados
actuales le habían atraído Ja cólera divina, impregnó toda la historiografía
medieval y abrió el camino a un tipo de Historia, desconocido hasta entonces
por los romanos, en el que Dios se inmiscuía en la vida de los hombres y en e l
que las victorias o derrotas eran el resultado del comportamiento moral de los
hombres.
Si el cristianismo, que se presentaba como una religión de salvación, podía
contribuir a reforzar el Imperio, como pensaron Constantino y sus sucesores,
el ejército, por el contrario, podía contribuir a debilitarlo. En los primeros
siglos, el ejército imperial estaba compuesto fundamentalmente por soldados
romanos, provenientes de todo el Imperio, pero desde la época de Constantino
y, especialmente, de Teodosio, se van integrando en él elementos bárbaros,
debido a la extensión del limes y al hecho de que los romanos podían librarse
de ellos mediante el pago de un rescate en metálico. Esta solución era bien
vista por los emperadores y Ja apoyaron sin reserva ya que eso les perm itía
contratar directamente las tropas que les interesaban y en los lugares donde se
necesitaban. Teodosio favoreció la presencia masiva de "bárbaros" en sus ejér-
citos en calidad de foederati . Los elementos más destacados alcanzaron las
más altas magistraturas militares (Estilicón, Aécio), interviniendo y condicio-

36 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )

L
nando muchas veces la política y la suces ión al trono. Se calcul a que, en el
momento de las invasiones. el ejército romano estaba compuesto por uno dos-
ciento mi l e fectivos repartidos por todo el limes. Francos. godos, burgundios,
ármatas ... de todo menos romanos. Roma, sin darse cuent a, había puesto su
uerte en las manos de sus invasores.
Italia y Roma. en particular. emprendieron . u rápido declive y pagaron el
prec io más alt o con la desapari ción de l Im perio de Occidente. La ciudad, que
en sus momentos de máx im o esplendor había superado el millón de habitan-
tes. en los siglos altomedieva les vio reducida su poblac ión a unos diez mil ,
diseminados entre las imponentes ruin as de l pasado. Una visión de tal natu-
raleza llevó a exc lamar a Ildebrando de Lcvardín , obi spo de Le Mans, entre
los siglo XI y x 11 : Aunque te encuentres en minas. Roma. nada es comparahle
a ti y. aun estando reducida a.fi"agmentos. 11111es1ras cuan grande fuis1e cuando
eswhas e/lfero.
Desde el siglo xv 111 hasta hoy. grandes hi toriadores como Eduardo Gib-
bon. Hipólito Taine Miguel Rostovcev o Andrés Pi gan iol no han parado de
preg untar~e cómo fue posible la decadencia y e l colapso de aquel gran aparato
que fue el Imperio Romano.

2. Los pueblos "bárbaros" antes de las invasiones

El papel que los llamados pueblos "bárbaros ... espec ialmente los germa-
nos, tuvieron en el nacimi ento de Europa. iernpre ha sido uno de los temas
fu ndamentales de la moderna historiografía. Mientras que los historiadores
del área med iterránea hablan de "invasione bárbaras", los centroeuropeo ,
espec ialmente los alemanes, las definen como "migrac iones de pueblos". Pue-
blo de '"nobles salvajes... tal como los de finió Tác ito. en torno al año 10 d.C.,
en u Germanio. que llevaban una vida simple y no contaminada por la cultura
urbana .
El término '·bárbaro.. es de origen griego y con e ta palabra se pretendía
defi nir a toda per. ona "extranjera ... En sus orígenes tuvo un valor neutro. aun-
que pronto adquirió uno de desprec io y negación. Se con truyó una imagen
estereoti pada ele individuos salvajes, cuasi be tías que habitaban en chozas,
cubierto de pieles. sucios y malolientes. Guerreros feroces que com ían carne
y bebían sangre. imbuidos de un terribl e fu ror béli co. aunque indi sciplinados
y de escasa res istencia psicológica en la bata ll a. frente a los disciplinados ejér-
citos romanos. Frente a estos rasgos negativos. lo autores clásicos destacaban
la moral iclacl de sus costumbres. la ficlel idad conyugal y el desprecio de los
e pectáculo. y el lujo. virtudes todas ell as que habían practicado los romanos
de lo tiempo primitivos.

TEMA l. LAS ~11GRACIO:\ES GERMÁ 'ICAS Y EL FIN DEL IMPERIO E 1 OCCIDENTE 37


Casi todo lo que hoy conocemos de los difere ntes pueblos " bárbaros", pro-
cede de los escritores c lásicos , latinos y g riegos . aun cuando, gracias a la
arq ueología, nuestra vis ión hoy e aj us ta más a la realidad. Sa lvo algunas ins-
cripc io nes rúnicas, breves y enigmática . no poseemos ninguna fuente e crita
d irecta. El ún ico tex to gem1ánico escrito es la traducc ió n de la Biblia que en
e l s ig lo I V hizo e l obis po vis igodo U lfi la, y que e l rey ostrogodo Teodorico
hizo cop iar en un lujoso códice, e l Code.r G1Re11teus, de Upsa la. Este o bi spo
inventó un nuevo alfabeto q ue ustitu yera las antig uas runas germánicas, com-
puesta en su o rigen de 24 caracte res, con los que e grababan o bre madera,
piedra o metal inscripc iones de tipo m ístico-re lig ioso o conmemorativa .
Beda el Ve nerable ( iglo v 111 ) y e l lo ngobardo Paulo Diácono (siglo v 111),
al escribir la hi toria de us pueb los lo hicieron e n latín . Los primeros textos
germá nicos, no fragm entarios, proceden de Ing laterra (sig lo VII ), entre los que
hallamos alg unas leyes y e l famoso poema é pi co Beowulf A partir de l sig lo
v 111 los e ncontramos también entre los francos.

El limes (frontera) del Imperi o Romano se extendía a lo largo de varios


mi les de kilómetros. Aunque en muchos lugare estaba fortificado y proteg ido
por numerosas torres de defen a, e n muchos otros e ra fác ilme nte permeable
debido a l abandono y a los escasos med ios de que se disponía para su defensa.
Tras de é l estaban apo tados numerosos pueblo . algunos de los c uales eran
hostiles al Imperio. Todos esto pueblo recibían e l apelativo de barbari (bár-
baros), aún c uando e l grado de "c ivilización" variaba enorme mente de unos a
otros y en algunos caso (persa asánidas) era de idé ntica o superior calidad
que la de l propio Imperio. La arqueología ha confimrndo que e l limes no sepa-
raba mundos d iversos y cerrados y que los barhari no eran tan distintos, sa l-
vajes e incomprens ible como nos los describen los autores c lásicos. Las fron-
te ras eran pe rmeables y a través de e l las pasaban notic ias, ideas, modas,
me rcancías y hombres. Las tumbas ha lladas de guerre ros bárbaros nos m ues-
tran que éstos usaban objetos de plata y vidrio, a í como armas de origen roma-
no. Roma, primero, y Constantinopla después, constituían grandes polos de
atracc ió n sobre los que grav itaban las é lites de los dife rentes pueb los bárbaros
y. a partir del siglo 111 , de numero os g uerre ros que hacían su carrera militar en
los ejérc itos romanos, hasta a lcanzar lo. más a lto cargo militares. El ejé rc ito
romano podía ofrecer dinero y ho nores a miles de harhari, lo que nunca podrí-
an obtener e n sus casas, y que los s ituaba en un plano superior al resto de sus
connacionales, a l tiempo que se iba creando entre e llos una sociedad cada vez
más militarizada. Tanto amigos (/oederati ) como enemigos de l Imperio, cuan-
do éste no pueda ofrecerles lo que esperaban de él. tratarán de obtenerlo por
su cuenta a lo largo de los sig los 1v-v1.
En la frontera o riental (Éufrates) se encontraban los persas, un enem igo de
g ran e nvergadura que uti lizaba los mismos métodos de combate y que en varias
ocasiones buscó la sincronía en sus ataques con otros pue blos bárbaros. Otro
tanto pode mos decir de los eslavos que, aunq ue en este mo mento no represen-

38 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


taban un pe lig ro inminente, e ran un e nemi go en po tenc ia, y constituían un
mundo prác ticamente desconoc ido para los romanos. El Imperio de Orie nte
heredará estos e nfrentamie ntos, y a llí estudiaremos su evolució n.
En las costas del Mar de l Norte encontramos establecidos los anglos y sajo-
nes . En la península de Jutl andia y e n la desembocadura del Elba, los jutas y
fri sones, y en G ran Bretaña e Irlanda los pic tos y escotos. Todos estos pue blos
se halla ban e n la Edad del Hierro, poseían una o rganizac ió n triba l, formaban
federac io nes de clanes, más o menos unidos, y sus razias asola ban las costas
ro manas de Britania y la G alia. En la desembocadura de l Rin, encontramos a
los francos; entre e l Rin y e l Danubio, a los alamanos (al! Maine = todos los
hombres) y en e l Danu bio medi o, los quados y marcom anos. Todos ellos eran
paganos y compo nían una soc iedad de soldados y campesinos.
Junto al Elba se asientan pueblos mej or estructurados, con reyes a la cabeza
y prac ticantes de l arri anismo. Se trata de burgundios, vándalos y lombardos.
Tras e l Danubio , en las ll anu ras rum anas y rusas, se ha llan los visigodos y
ostrogodos que. tras un largo aprendizaj e junto a los alanos, se han convertido
e n expertos j inetes. Estos dos últim os son los bárbaros más evoluc io nados po r
su contacto con e l Imperio de Orie nte. Finalmente, en las fronteras romanas
de Á frica, encontramos diferentes pue blos beréberes que no representaban nin-
g ún pe lig ro impo rtante.

3. Los hunos y la primera invasión germánica

Hemos mencionado antes la Ger111a11ia de Tácito en la que nos transmite


datos sobre la vida y las costumbres de los gennanos, pero. ¿existió alg una vez
un pue bl o que se llamase "germano"? El primero en utilizar este nombre fue
Julio César. Hasta ento nces para los romanos solamente ex istían en Europa dos
grandes g rupos de pueblos bárbaro : los celtas. q ue ha bitaban las selvas de la
G alia . de Britania y de Europa centra l, y los escitas, que habitaban las estepas
de la Europa o rienta l. C uando César conquistó la Galia se dio c uenta de que
más allá del Rin ex istían o tros pueblos de costumbres más primitivas que las
de Jos galos . A esa región la llamó G ermania . Ésta se hallaba limitada e n el
oeste por e l Rin, al norte por e l Bá ltico. a l este por el Yístula y al s ur po r e l
Danubio. Todos los pue bl os que vivían en esta zona fue ron denominados "ger-
mani" . Si tenemos en cuenta esta clasificación geográfica reduccionista. q uedan
fuera los pueblos godos (v isigodos y ostrogodos) que, desde e l s iglo 111, estaban
establecidos cerca de l Mar Negro y el baj o D anubio. Por este motivo moderna-
mente se ha acudido a una clasifi cació n basada en la lingüística, con lo que e l
térm ino ··germano o germánico·· se aplica a un mayor número de pueblos.
Todos estos pueblos que he mos citado se ha llan situados tras e l limes y
muchos de e llos ma ntienen un contacto flui do con e l Imperio, medi ante re la-

TEMA 1. LAS MIGRACIONES GERMÁNICAS Y EL FI DEL IMPERIO EN OCCIDE TE 39


ciones comerciales y sirviendo como soldados. Podemos decir que. aún cuando
mantenían una continua presión sobre el limes. no representaban, excepto en
algún momento. un peligro inminente para el imperio. La fa lla de coordinación
entre e llo y la fascinación que Roma ejercía. tal como nos relata Am iano Mar-
celino, hacía que todo se mantuviera en equ ili brio.
Este estado de cosas cambió cuando hizo su aparición en la escena un
pueblo extraño, venido de las estepas del As ia Central. los hunos. Se trataba
de un pueblo de nómadas. de corta estatura, que no practicaba ningún ti po de
agricultura. Hábiles jinetes, pasan la vida a caballo. cuyas técn icas dominan,
y gozan de una ex traordinari a movilidad frente a la lent itud de maniobra de
las legiones romanas. Su hogar lo constituyen las grandes tiendas de pieles y
fi eltro montadas sobre sus carro . De prec ian la vida urbana y siembran el
terror por donde pasan. Según Amiano Marcelino .. más parecen animales
hípedos que seres humanos" . La pres ión que ejercerán los hunos ·obre los
primeros pueblos germánicos que encontrarán a su paso desencadenó un efec-
to dominó que cambiaría radicalmente el stat11 q110 ex istente hasta entonces
en el Imperio Romano.
A principios de nuestra era los hunos estaban asentados en las estepas del
mar de Aral y del lago Baikal. Sin que sepamos bien el motivo, en el siglo IV,
e ponen en mov imiento hac ia Occidente, rodeando el mar Caspio por el norte,
empujando a los alanos hac ia e l oeste. Tras cruzar el Don, derrotan a los ostro-
godos (374) que. a su vez. de plazan a lo vi!:> igodos hac ia la frontera del Danu-
bio. Los visigodos. en parte romani zados y de religión arri ana. cruzaron e l
Danubio (376) y se instalaron en la Mesia (Bulgaria). tras pactar un foedus con
el emperador Valen te que implicaba su establecim iento como campesinos, su
sometim iento a las leyes romanas, y servir con us armas en el ejército impe-
rial. Nunca ante había entrado en el Imperio un continge nte tan numeroso de
bárbaros (uno 70.000). Los problemas surgieron inmediatamente por la difi-
cultad de avituallar a tan ingente poblac ión y por la incompetencia de los
gobernadores romanos encargados de las relaciones con los recién llegados.
Estall aron las revue ltas y el emperador Va lente que se hall aba en Antioquía
tuvo que vol ver rápidamente a Constantinopla. Falto de tropas, sin e perar los
refuerzos que su colega Graciano traía desde la Galia, presentó batalla a los
visigodos, el 9 de agosto de 378, siendo completamente derrotado y perdiendo
la vida en el campo de batall a. Los visigodos pactaron con el emperador Teo-
dosio un nuevo tratado (382) establec iéndose en la Me ia Inferior como foe-
derati. Con este primer establecimiento de bárbaros dentro del Imperio se ini-
ciaba una nueva estrategia que sería continuada por el emperador Constancia
111 (42 1) y por los generales Estilicón (408) y Aecio (454).
Tras la muerte de Teodosio (395), Alarico l. rey de los visigodos, reclamó
a Arcadio e l título de nwgister mili111111 y al serle negado amenazó a Constan-
tinopla. El emperador no tuvo más remedi o que considerar la nueva amenaza
y le otorgó el título de magister milit11111 per 11/irirnm. dirigiéndolo hacia allí.

40 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-Xll l


En 40 1 invadió el norte de Iralia siendo rechazado por e l vándalo Estilicón,
general del joven Honorio. El asesinato de Estilicón (408). víctima del recelo
antigermano. y e l establecimiento de Honorio en Rávena. defendida por sus
pantanos. dejaron libre a Al arico el camino hacia Roma. que compró su retirada
mediante el pago de un fuerte re cate (408). Ante una nueva negativa de Hono-
rio a concederle un asentamiento dentro del Im perio, Alarico se presentó ante
las puertas de Roma y. tras cercarl a, fue tomada y saq ueada el 24 de agosto de
4 1O. El saq ueo de la ciudad, excepto las basílicas de San Pedro y San Pablo,
supuso una gran conmoción en toda la mente de la época y anunciaba el fin
de una era. Alarico murió poco tiempo después, tras dirigirse hacia el sur de
Italia, en un intento de pasar al norte de África a fin de establecer a su pueblo
allí. Su sucesor Ataúlfo reemprendió el camino hacia el norte y en el 412 entró
en la Galia. Su matrimonio con Gala Plaeidia, hermana de Honorio. hizo que
su poder se inclin ara hacia éste en la lucha que el emperador mantuvo contra
el u. urpador Jovino.

4. Las gra ndes migraciones

4.1 . Suevos, vándalos y alanos

La pres ión de los hunos había obligado a los alanos a desplazarse hacia las
llanuras ele Hungría, donde se hallaban asentados los vándalos asclingos. Tras
intentar cruzar el Danubio (401 ) defendido por las tropas de Esti licón, avan-
zaron hacia el Rin arrastrando a los vándalos silingos y suevos que se hallaban
asentado sobre el Maine. El 31 de diciembre del 406 estos pueblos atravesaron
el Rin por Maguncia. escasamente defendido por los fran cos ripuarios, que se
hall aban establec idos all í como federados. Recorrieron y saquearon la Galia.
desprov ista de tropas imperia le. desde que E. tilicón las había retirado para
de fender It ali a ele lo ataques de Alarico (40 1). Tras un lento avance por la
Galia. rccorde m o~ que se desplazaban con sus mujeres. hijo y toda clase de
imped imen ta y ganados. saquearon la Aqu itan ia y se dirigieron a Hi spania,
atravesando los Pirineos en e l otoño del 409. Los hi storiadores Orosio e Hida-
c io nos han dejado en sus escritos las vicisi tucle · del establec imiento de e tos
puebl os en España. Tras llegar a un acuerdo con lo · represe ntantes del empe-
rador (411 ). los suevos y vándalos asdingos se asentaron en Galicia y norte de
Portugal: los alanos en la Lusitania y la Cartaginense. y los vándalos silingos
en la Bética que. a raíz de este hecho. cambiaría su nombre por Andalucía.
El incumplimiento de los pactos por parte de estos pueblos, y los numero-
sos saqueos que llevaron a cabo, hi zo que e l Imperi o encargara al rey visigodo
Va lia que entrara en la Penín ula y sometiera a dichos pueblos. Tras varias

TE~!..\ l. LAS ~llGRACIO\ES GERMÁi\ ICA Y EL Fl1 DEL IMPER IO EN OCCIDE\TE 41


campañas logró someter a los vándal o ilingo y a los alanos. Los s upervi-
vientes encontraron refug io en Galic ia junto a suevos y vándalos asdingos. De
e ta forma gran parte de la Peníns ula volvía de nuevo a l dominio teórico de
Roma. Para alejar a los vis igodos de E paña. tras us campañas, fueron acan-
tonado en Aquitania (4 18), establec iendo u capital en Tolo a. Tras la marcha
de los visigodos, los vándalos asdi ngo y los a lanos. al mando de Gunde rico,
e apoderaron de la Bética y, tras aprender e n pocos años las técnicas náutica .
se apoderaron de las Bale rares y cruzaron e l Estrecho (mayo del 429) inic iando
la conquista de África, a sangre y fuego, a l mando de Ge nserico. Seg ún e l
escritor Víctor de Vita, que narró los hecho unos 70 años después, los bárbaros
que c ruza ron e l Estrecho fu ero n unos 70.000. En el asedio de la c iudad de
Hipona (430-43 1) murió su obispo san Agustín. Med iante un foedus (4 35),
Genserico e ntró al servicio de l Impe rio e tableciéndose en la Numidi a. Tras
romper este pacto conquistó Cartago. S ic ilia y Cerdeña. Roma tuvo que aceptar
lo hechos consumados y para apaciguar los ánimos se acordó el matrimonio
de Eudox ia, hija mayor de Vale ntiniano llI con Hune rico, hijo de G enserico.
Mie ntras que otros pue blos bárbaros fede rado reconocían la fi cción de l Impe-
rio, Ge nserico no lo hizo constituyéndose de e ta mane ra e l primer re ino inde-
pendiente, al reconocerlo así e l e mperado r Zenó n e n 474.

4.2. Los "barbaras" en el norte de la Galia y Gran Bretaña


Rota la frontera del Rin (406) todo e l no rte de la Galia quedó ex puesto a l
avance de los pueblos situados tras la mi sma. De los varios pueblos que la cru-
zaron hay que destacar a los francos, dividido en salios y ripuarios o renanos.
Los salios se extendieron por las costas de Ho landa y norte de Bé lg ic a, hasta
Cambrai, siendo fij ados en esa zona por Aec io e n calidad de federados. Esta-
blecieron su capital en Tournai. donde murió y fue ente rrado su rey C hilderico.
Lo francos ripuarios. que habían s ido fijados en e l Rin Medio, zona de Bonn
y Colonia. empezaron a moverse hacia e l año 407 y. tras cruzar el Rin. se exte n-
die ron por e l valle del Mose la, Alsac ia y e l Palatinado, donde los encontramos
a e ntados desde mediados de l sig lo v. Hay que eñalar que los francos fuero n
e l único pueblo bárbaro que no perd ió contacto con su lugar de origen a dife-
rencia de l re to de pue blos, que recorrieron e l Impe rio de parte a parte.
Los burg undios, que se hallaban instalado en la o rilla derecha de l Rin ,
ante la pres ió n de los hunos, se d irigieron hacia Occidente siendo venc idos
por Aecio en 436, murie ndo en la batalla u rey Gúnther, y fueron establecidos
en la Sabaya francesa hacia e l 443 . La muerte de l rey e. tá narrada e n e l poe ma
épico los Nihelungos aunque los hunos q ue a llí aparecen fueron en realidad
parte de las tropas a l mando de Aec io.
Por lo que a Gran Bretaña se re fie re, hay que señalar que la presenc ia roma-
na en dicha is la s ie mpre fue débil y no e extendió por toda e lla sino que alean-

42 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)

l
zó únicamente hasta e l Muro de Adriano, que recorría el norte de mar a mar
permaneciendo tras é l los pueblos ce ltas ( pictos, escotos y caledonios). Las
últimas tropas romanas abandonaron la isla e n 407 c uando e l usurpador Cons-
tantino, en su enfrentamie nto con el emperador Honorio, las trasladó a la Galia.
La población bre tona, de suyo pacífica, se vio sobrepasada tras la llegada de
celtas y escotos, procedentes de Irlanda, que ocuparon la costa occidental desde
Com ualles hasta Escocia, y por gem1anos (anglos. sajones y jutos) procede ntes
de Dinamarca, que ocuparon la costa orie nta l. Las continuas masacres de bre-
tones por parte de los invasores . provocaron su em igració n hacia la actual Bre-
taña fran cesa, perdiéndose en la is la todo rastro de ocupación romana.
Otro territorio que se perdió defin itivamente para e l Imperio fu e la Pano ni a
(Hung ría), q ue estaba ocupada por los ostrogodos desde que en 380 el empe-
rador Teodosio I pe rm itió que se instal aran all í. Tras su derTota e n 451 , los
ostrogodos se dirigieron a la Mesia, siendo ocupada Pano nia po r los gépidos
que se instalaron al lí hasta que éstos a s u vez fueron venc idos por ávaros y
lo mbardos.

5. El final del Imperio de Occidente

Venimos habl ando de los hunos como los causantes de este g ran movi-
miento de pueblos q ue comenzó. en la frontera de l Danubio, con los visigodos.
A fina les de l sig lo 1v los hunos estaban insta lados en las llanuras de Ucrania y
Ruman ía. Aún c uando bandas de hunos entraban de cuando en cuando e n e l
Imperio, su re lación con Arcadio y Estili cón y, más tarde, con Aecio, fue buena.
De hecho sabemos que contingentes de hunos servían como me rcenarios e n
los ejérc itos romanos. Aec io, que había sido educado en la corte de l rey huno
Rugila, los conocía bien. Hac ia e l 405 en traron en Hungría y desalojaron a los
vánd alos asdingo , ocupando s us territorios. Para aplacarl os, Teodosio II les
pagaba un tri buto anual de 350 libras de o ro. En e l año 446 Atil a ases inó a su
hermano Bl eda y quedó como rey único. Sus corre rías por la parte oriental del
Imperio fueron constantes. Posteriormente recl amará en matrimonio a Honoria,
he rmana del emperador Valentini ano III, y ex igirá la mitad del Imperio. Entró
en negociac iones con e l rey visigodo Teodoredo, establecido en Tolosa, a fin
de formar una pinza entre ambos para acabar con e l Impe rio . Los hunos de
este peri odo no se parecían a aquellos que 50 años antes describiera Ami ano
Marcelino ya que e l contacto con pueb los de cultura superio r los había refina-
do. Ati la tenía a u servicio a germanos. g riegos y romanos . S u secretario era
e l romano Orestes. pad re del último empe rador de Occ idente, Ró mulo Augús-
tulo, y su embajado r era Edeco, padre de Odoacro. Alguien ha dicho que Ati la
era más diplo mático que guerrero.
En la primave ra del 451 cruzó e l R in y se apode ró de Metz, Reim s y Tro-
yes y puso sitio a Orleán . El gene ral Aec io, a l frente de un ejérc ito de bárba-

TEMA 1. LAS MIGRACIO. 1ES GERM.ÁNICAS Y EL FI DEL IMPERIO EN OCCI DE TE 43


ros, entre los que se encontraban, entre otros reyes bárbaros, el vándalo Gen-
serico y el visigodo Teodori co l, lo derrotó en los Campi Mauriaci o Cara-
/a1111ici, a unos 20 ki lómetros de Troyes, donde muri ó e l rey visigodo. Atila
se retiró a sus bases, y al año siguiente volv ió a la carga arrasando Aqu ilea,
Verona y Vicenza, llegando a las puertas de Mil án y Pavía. El emperador
Valentini ano IU, sintiéndose poco seguro en Rávena, se trasladó a Roma. Atila
desistió de avanzar hacia el sur de Italia. Una embajada romana, al fren te de
la cual fi guraba el papa León 1, compró la retirada de Atila de Itali a a cambio
de un gran tributo. Atila murió , mientras dormía, en e l 453. La fi gura legen-
daria del flage/111111 Dei (el azote de Dios) fue cantada en los poemas épi cos
Wa/1hari11s. Cantar de los Nihe/1111gos y Edda: Su imperio, presa de las luchas
por la suces ión entre sus hijos, entró en crisis y desaparec ió al poco tiempo.
Los pueblos sometidos (gépidos, ostrogodos y sárm atas), recobraron su liber-
tad. Los res tantes hunos se establec ieron en las ll anuras al norte del Mar
Negro, divididos en cutri gures y utrigures, hasta su completa aniquilac ión por
los ávaro en el siglo v1.
Valentiniano III , celoso de los triunfos de Aec io, temiendo verse despojado
del trono, lo asesinó con sus propias manos (454). Seis meses después el empe-
rador caía asesinado a manos de un so ldado ele Aec io (455). El Imperio de
Occidente entró en una lenta agonía que hizo que hasta nueve emperadores se
sucedieran en el trono hasta que el 4 de septiembre de 476 el magister milit11m
Odoacro depuso al joven Rómulo Augústulo, desterrándolo a Campania con
una buena pensión. Rem iti ó las insigni as imperiales al emperador Zenón de
Oriente, sign ificándole que con un único emperador en Oriente y con un magis-
rer milirum en Occidente, era suficiente. En realidad, el único poder de la anti-
gua Roma subsistía únicamente en Oriente. Desconocemos si hubo alguna
reacción por parle de los contemporáneos ante el gesto de Ocloacro y todo pare-
ce indicar que éstos aceptaron el hecho como algo natural. Volvía a haber un
solo emperador y un solo Imperio. Hemos siclo nosotros quienes, magnificando
tal hecho, hemos otorgado a tal fecha el valor simbólico ele concluir la edad
antigua y abri r la época medieval ya que el Imperio de Occ idente hacía mucho
tiempo que había desaparecido y lo que quedaba de él era pura ficción.

6. Los reinos bárbaros hasta su declive

6.1. Vándalos

Las luchas dinásticas y las persec uciones re ligiosas, marcaron los destinos
del reino vándalo hasta su final. Los vándalos, convertidos en hábi les marinos,
dominaron el norte de África desde Ceuta hasta la Tripolitania, las Baleares.

44 HISTORI A MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II )


Córcega, Cerdeña y Sicilia. Los sucesores de Ge nserico, fervie ntes arrianos y
antirromanos, mandaron al de tierro a numerosos católicos, al tiempo q ue con-
fi scaban sus tierras, desatando crueles persecuciones contra obispos y sacer-
dotes. La llegada a l trono de Hilderico (523), nieto de Genserico y de Valenti-
niano Ill. favorable a un entendimie nto con los católicos y de una aproximac ión
a Constantinopla, desató la reacc ió n de l bando opuesto capitaneado por Geli-
me r, que lo de puso y encarceló (530), dando lugar a la inte rvención de J usti-
niano, lo que supuso el final de dicho re ino (ver tema 2).

6.2. Visigodos

Tras la mue rte de Teodorico l e n los Campi Mauriaci (451 ). sus hijos se
hicieron con e l poder y los vis igodos fueron extendie ndo po r la Galia su polí-
tica ex pansioni sta al tiempo que. como federados. intervenía n e n Hispani a para

+• Lugo .'
1

• A,tofga
'
'''

(7

• Obi>pado
li Arzobispado
Ciudades galaicas

EL REINO SU EVO A MEDI ADOS


DEL SIGL O V I

Figura 1.2. Mapa del reino s11e110 .

TEMA l. LAS MIGRACIONES GERMÁN ICAS Y EL FIN DEL IMPERIO EN OCCI DENTE 45
fre nar a los s uevos de Galic ia. Euri co (466) es e l rey más importante de este
pe riodo to lo ano. En su política de ex pansió n ocupó toda la Prove nza has ta
los Alpes, y se lanzó a la conqui sta de la Ta rraconense. oc upando Pamplo na y
Zaragoza. A su muerte (484) el re ino vis igodo se exte ndía a ambos lados de
los Pirineo , pero s u arri ani smo los e nfrentaba a sus súbditos cató licos, galos
e hispano . . La ocupación de Aquita ni a. Aube rnia y Provenza despe rtaro n e l
recelo y e l apetito de francos y burgundios. De esta manera el joven e inex pe rto
Alarico 11, hijo de Eurico y yerno del ostrogodo Teodorico e l Grande, se vio
e nfre ntado a los francos de C lodoveo que lo vencieron y mataron en la batall a
de Yo uillé. lugar cercano a Po itie rs. e n e l año 507. La pro nta intervenc ió n de
los ostrogodos retrasó la caída de l re ino tolosano. La continua presión ex pan-
s io ni sta de los francos hizo que los visigodos fue ran tras ladándose a E paña.
ocupando progresivamente la Tarraconense y la Bética . Los mayores a enta-
mientos e dieron en la subme eta no rte (campi gothorum o Tierra de Campos),
ya que ha . ido e n la provinc ia caste llanas de Burgo . Pa lenc ia y Va ll adolid
donde . e han encontrado nume rosas necrópoli s de l siglo VI.
Has ta lo re inados de Leov igildo (568) y s u hijo Recaredo (586) no adqui-
rieron los visigodos e l pleno do mini o de la Península , tras incorpo rar e l re ino
s uevo (585), recobrar gran parre de la Bética de manos bizantinas y lograr la
unidad re lig iosa, tras la conver ió n al cato lic ismo . e n e l lit C onc ilio de Toledo
(589). Só lo desde este momento se puede hablar de una monarquía naciona l
que log ró uni r en un mismo ideal a visigodos e hi pano rromanos y como tal
será con iderada e idealizada a lo largo de la Edad Media españo la. El llamado
morbo gótico, e l asesinato de los reyes para alcanzar e l trono, y las luc has entre
la nobleza, darán al traste con este re ino cambiando e l c urso de nuestra historia,
en e l año 71 l.

6.3. Francos

Los francos salios, que v imos en páginas anteri ores asentados en e l no rte
de Bé lg ica, tras ente rrar a su rey C hi lderico en To urna i (48 1), e li gie ron por
rey a su hij o C lodoveo, que fu e e l verdadero fundado r de l reino franco. Su
prime r o bjeti vo fue acabar con la presenc ia de las tro pas romanas en la G ali a
al fre nte de las cuales se hall aba Siag rio, al que derrotó en 486. to mando su
capita l So is o ns. ocupando a continuac ión todo e l te rrito rio s ituado e ntre e l
So mme y e l Lo ira, frontera este último co n e l re ino vis igodo. Despué le tocó
e l turno a los alamanos que, situados e ntre Basilea y Besanzón, iban exte n-
dié ndose hac ia e l norte (Al sac ia- Lo re na, Bade n-Würtemberg y baj a Bav iera)
a costa de los francos ripuarios. Fueron derrotados e n To lbiac (496) quedando
unidas, desde entonces, las dos ramas de los francos. En el año 500 infli gió
una gran de rrota a los burg undio . , que dominaban Borgoña, Saboya, Sui za y
e l no rte de la Provenza.

46 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


El pagano Clodoveo jugó su baza maestra con su conversión al catolicismo.
Fue ba utizado por san Remigio, e l 25 de diciembre de 498 o 499, convirtién-
dose e n e l primer rey bárbaro que abrazó e l catolicismo. Los obispos católicos
y los galonomanos que estaban bajo e l dominio vis igodo, vieron en él su sal-
vación. Su campaña contra los visigodos se convirtió así e n una guena de libe-
ración. Cuando muera e n París (51 1), habrá sellado un sólido pacto entre los
francos vencedores y la población galonomana, y así lo recogen s us croni stas.
Con su conversión al catolicismo Clodoveo favorec ió la plena integración entre
francos y galorromanos. afianzó s us conqui stas y se inició la transformac ión
de la Galia en Francia. Sus hijos sometieron a los burgundios (523), turingios
(53 1), alamanos (5 36) y bávaros (5 55). Clotario 1 se había convert ido a s u
mue rte (56 1) en e l monarca bárbaro más poderoso de Europa , extendiendo sus
dominios por la Galia, excepto Septimania. en poder de los visigodos, y G er-
mania. Su reino iba desde e l Mar del Norte hasta e l Medite rráneo, y desde e l
Atlántico hasta e l Rin.

6.4. Ostrogodos

Los ostrogodos, tras la muerte de Atila, habían quedado acantonados (483)


en la Mes ia Infe rior al mando de su rey Teodorico que pertenecía a la familia
real de los Amalo. Éste, conocía perfectamente la corte de Constantin opla ya
que había estado allí. como rehén, durante diez años. A la muerte de l empera-
dor León apoyó la candidatura de Zenón, que lo colmó de honores y lo e nvió
a Italia (488), como mag ister 111ilit11111 praesentialis y cóns ul , para deshacerse
de Odoacro, cosa que consiguió asesinándolo en un banquete (493). Los ostro-
godos se asentaron en e l norte de Italia s iguiendo e l régimen de la hospitalitas.
mediante e l cual obtu vieron la te rcera parte de los grandes dominios rurales.
Teodorico respetó siempre la fi cc ión imperial y acuñó sus monedas con la
image n de l emperador. Fue un gran admirador de la c ivilización romana y dej ó
su administración en manos de romanos (Casiodoro, Boecio). Pretendió ejercer
su influe nc ia sobre e l resto de pueblos bárbaros para lo que utili zó una hábil
política matrimonial. Su re ino se extendía desde e l Ródano hasta el Danubio,
incorporando toda Itali a y parte de Panonia y Dalmac ia. En materia religiosa,
aún cuando era arriano. siguió siempre una política de to leranc ia hacia los cató-
licos, lo que le granjeó la simpatía del Papado. Hi zo de Ráve na la capital del
reino y all í levantó palacios e iglesias (San Apolinar Nuevo. su mausoleo, e tc.).
Sus últimos años estuv ieron ensombrecidos por los problemas re ligiosos, una
víctima de los cuales fue Boec io que. durante su estancia en pres idio, escribió
la obra De consolaTione Philosophiae. A pesar de e llo. la Hi storia le ha otor-
gado el título de Grande. A s u muerte (526) le s ucedió s u nieto Atalarico, ocu-
pando la regencia su madre Ama las unta. que no supo continu ar la labor de
Teodorico. por lo que fue víc tima de una conjura nacionalista capitaneada por

TEMA 1. LAS MIGRACIO:\ES GERMÁ\llCAS Y EL FIN DEL IMPERIO EN OCCIDENTE 47


su primo Teodato al que desposó y a oció al trono. A pesar de ello fue encar-
celada en una is la de l lago de Bo lsena de. pués de haber solicitado e l ampa ro
de Ju tiniano. Su muerte (535) justificó la intervención bi zantina y la desapa-
ric ió n del re ino (562), tras numerosos años de luchas que arruinaron rt al ia y
que hicieron que entrara a fonn ar parte del Imperi o Bi zantino.

6.5. La Heptarquía anglosajona

El establecimie nto y conqui sta de Gran Bretaña por anglos, sajones y jutas.
duran te la segunda mitad del s. v , tras la re tirada de los continge ntes romanos
a princ ipios ele dicho s ig lo, nos es bastante desconocido, ya que e l narrado r de
la mis ma, Beda el Venerable, escribi ó su Historia Anglorum en e l sig lo v111.
La primiti va población celta parcialmente romanizada. lo bretones. em ig ró a
la Bretaña francesa o se refug ió en la región de Ga les y Cornualles. s iendo
prácticamente extem1inada en e l resto de la i la. Los bretones habían s ido cris-
ti anizados poco tie mpo antes mientras que los invasores eran paganos. por lo
que entre ambos g rupos se erigía un foso infranqueable.

transfomiación
del oro

Figura 1.3. Plano del yacimiento minero


de Lochro11a11 (Irlanda ).

48 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII!


Este época ·e conoce con el nombre de Heptarquía, ya que fueron iete
los reinos prin cipales que se formaron : Sússex, Éssex y Wéssex (sajone s):
Ang lia del Este, Mercia y Northumbri a (anglos) y Kent Uutos). La fi gura des-
coll ante de algunos reyes hi zo que, ocas ionalmente, alguno adq uiriera un a
supremacía temporal sobre los demá por lo que se le reconoci ó e l título de
/Jretwalda. La famosa tumba de l siglo VII de Sutton Hoo, con su ri co ajuar
expuesto en e l Museo de Londres. ilustra perfectamente el poder y la riqueza
de estos /Jretwalda.
Hasta su convers ión al cristiani smo (hacia el año 600). en tiempos de san
Gregario Magno, los ang losajones estuvieron al margen de las corrientes polí-
ticas y cu lturales del resto de Europa.
Irl anda nunca había sido ocupada por los romanos. Sus habitantes. los sco-
tos. eran pagano . En el siglo IX grupos de escotos irlandeses sometieron a los
pictos del norte de Gran Bretaña. donde fundaron un reino y dieron nombre a
la actual E cocia.
Las paradojas de la Hi storia nos llevan a considerar que, mientras en Bri-
tania el cristiani smo fue barrido con la llegada de lo paganos anglosajones ,
la pagana Irl anda se transformará en uno de los principales focos de difu sión
del mismo durante la alta Edad Media. El cristiani smo de matriz celta y anglo-
sajona. con san Patricio como primer impulsor. tendrá en la Europa central.
durante los siglos VI al v 111. más influencia que la propia acc ión evangel izadora
de la Igles ia romana.

6.6. Longobardos

Tenemos que dar cabida en e te tema a los longobardos aun cuando su


establecimiento en Italia e producirá tras la desapari ción del reino ostrogodo.
Los longobardos. tal como nos cuenta . u principa l historiador. Paulo Diácono.
era un pueblo germánico que hasta el s. 1 estaba asentado en el área báltica.
El vacío ocasionado en la Europa centro-ori ental tras las primeras oleadas
bárbaras. fue rápidamente aprovechado por los longo bardos que fueron esta-
bleciéndose en dicha zona. encontrándolo asentado en Panonia (Hungría)
como foederati. en el iglo V I. Tras la caída de los ostrogodos el Imperio
Bizantino. que temía la ex pan sión de los francos por el norte de Italia, no
opu o ninguna resistencia ante la entrada de los longobardos. capi taneados
por u rey Al boíno (569). en dicha zona. Ante el vacío de poder que se encon-
traron y e l estado de ruin a genera l de Italia. tras los pasados años de guerra
bizantino-ostrogoda. se ex pandieron rápidamente por las zonas interiores ele
Toscana. Umbria (donde crearon el ducado de Espoleto). y Campan ia (donde
crearon el ducado de Benevento). Estos dos ducados gozaron de una total
autonomía re. pecto a los reyes. hecho que contribuyó a la larga a debi litar el

TEMA 1. LA S MIGRACIONES GERMANICAS Y EL FI DEL IMPERIO EN OCCIDENTE 49


reino. Los bizantinos redujero n su presencia a la zona del Exarcado de Ráve-
na, la Pe ntápolis, e l Lacio y e l sur de Ita li a, es decir zonas a las que la fl ota
podía llegar con fac ilidad.
Los papas de Roma vieron con preoc upac ión esta expans ión de un pue-
blo, que además era arriano, que ponía en peligro la efec tiva autonomía de
la que gozaba respecto a Constant ino pla. Las re laciones mejoraron e n la
época de la fa mosa re ina Teodo lin da (m. 628 ), de la que conservamos un
interesante intercambio ep istolar con e l papa Gregario Magno. A fi n de nor-
malizar las re laciones juríd icas con sus súbditos ita lo-romanos el rey Rotario
promul gó un famo so Edicto (643 ) o cód igo de leyes a ap licar só lo a sus
súbditos longobardos, mientras que e l resto se regía por e l De recho romano .
La monarquía al ser e lectiva adolec ió de los mi s mos m ales q ue la vis igoda
y nume rosos reyes murie ron de forma v iolenta. E l monarca principal fue
Liutprando (m. 744), que inic ió una política de cen tralización de l poder rea l,
frente a los ducados de Beneve nto y Espoleta, que alarmó a l Papado, hacien-
do que éste estrechara sus re laciones con los francos, ún ico poder en ascenso
que podía garantizar s u inde pende nc ia frente a los longobardos, pri mero y
los bizantinos, después.

7. Las formas de asentamiento y las relaciones romano-


germánicas

El Imper io Romano ven ía practicando desde hacía mucho ti empo el sis-


te ma de la hospitalitas por el cua l proporc ionaba alojami ento, e n la casa de
un roma no , y manutenc ión, a cargo de la annona (av ituallam iento) militar, a
los di versos contingentes bárbaros enrolados en sus ej ércitos en calidad de
foederat i o auxil iares. El problema se agravó cuando fueron, no sólo unos
cuantos c ie ntos de so ldados los que había que atender, s ino pueblos enteros,
con sus jefes a la cabe za, compuestos de miles de ho mbres, mujeres, niños,
esc lavos, ganados, etc., los que entraban en los territorios del Imperi o en vir-
tud de los foedus o tratados de a lianza pactados con ellos a cambio del ser-
v ic io de armas. Los alm acenes militares no estaban en condic iones de satis-
face r esta de manda y, por otra parte , hubiera s ido bastante difícil recolectar
in sit11 víveres para abastecer a varias decenas de miles de personas. Surgió
as í la idea de instalar a estosfoederati en tierras, y nada mejor que los grandes
latifundios para so luc ionar e l probl em a, me diante la in stitución de la /10spi-
talitas.
Se acordó e l reparto de tierras, casas, siervos, animales, úti les de labra nza,
etc., en proporc ión variable según las zonas y e l tipo de explotac ió n. Sabemos
que este s iste ma se aplicó a los burgundios (tierras e ntre Lyo n y Ginebra),
visigodos (Aq uitania y en los Campi gothorum de Hi spania, Tierra de Cam-

50 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


;><> ) y ostrogodos (zona de Pav ía). La Le.r Burgundionum (5 17), es la má s
Po r e lla sa be mos que e l hospes (hué sped) bárbaro se quedaba c on
e~plíc i ta .
2 3 de la llam ada terra indominicata (tierras cultivadas po r los colonos del
latifundio a cambio de una re nta) y con 1/3 de la terra dominicata (la tierra
mejor de l latifund io, que controlaba direc tame nte e l propi etario y que se
encontraba m ás cerca de s u res idenc ia) . El resto de l latifundio compue sto de
bo q ues, pastos, zonas incultas, e tc., se aprovechaba al 50% entre la s dos par-
te . Los lotes así o bte nidos rec ibie ron di verso s nombres : sortes gothorum ,
:enia romanorum , etc. , que dieron lugar a un a vari ada to po nimi a en los luga-
re donde se aplicó.
Este re parto de tierras, se efectuó c uando hab ía un tratado entre e l Imperi o
y un pue blo bárbaro. Los vándalos, e n la zona de Cartago, y los lo mbardos, e n
las llanuras de l Po, expropiaron viol entamente las tierras a sus propietarios y
lo expulsaron de las mismas. Otro tanto hic ieron los anglos, sajones y j utas
con los bretone s, mie ntras que los francos, a lamanos y bávaros, se esta blecie-
ron en vastos espacios casi s in po blac ió n.
En cuanto al número de bárbaros que e ntraron en e l Imperio, es di fíci l de
precisar. P or las excavacio nes e fectuadas, los topó nimos y las fuentes de la
época , podemos aventurar que a lcanzaría e l 5% de la población total. Para
España se calcula q ue e l número tota l de suevos podría a lcanzar los 25.000, e l
de vis igodos de 100 a 150 .000 y e l de vándalos y alanos unos 60.000 . Teodo-
rico resg uardó dentro de las mu ra llas de Pavía a toda la población ostrogoda,
lo que nos pone de manifiesto que s u núme ro no podía ser mu y e levado, tal
vez unos 50.000.

7.1. Integración o aislamiento

La debilidad numérica de los invasores hi zo que vivieran agrupados a fin


de no di luirse entre la po bl ació n conquistada . La prohibición de los matrimo-
nios mi xtos. di ctada por los e mperado res Vale ntini ano y Va le nte, fue re novada
po r visigodos y ostrogodos que vieron en e ll a una medida útil para salvar su
propi a identidad .
A l principi o la leng ua fue uno de los e lementos d ife renc iadores aunq ue
pronto o bse rvamos que, e mpezando por las clases altas, e l latín e introdujo
con bastante ra pidez entre e llos. Al verse inmersos en una c ul tura supe rio r,
fueron muchos los reyes que tu vieron precepto res y sec retario romanos. En
las corte s se utili zó mu y pronto e l latín, y las órdenes. leye s y reglamentos se
escri bieron en esa lengua. Por regla gene ral podemos dec ir que a llí donde la
roman izad había impreg nado la sociedad. las lenguas germánicas no tuvie ron
fuerza, por e l co ntrario prospe raron donde aquel la fue débil (Inglaterra. no rte
de Franc ia. A lemani a).

TEMA 1. LAS \11GRACIOl\ES GER\1Á\'ICAS Y EL FIN DEL IMPERIO E. OCCIDE TE 51


Otro e lemento diferenciador fu e e l Derec ho. Lo pueblos bárbaros se
regían por leyes orales y e l proced imiento judic ial . e confiaba a ex pertos
(rachimb11rgos). En alguno pueblos, la venganza privada (jaida) estaba regu-
lada, aunque pronto se acudió a la compensac ión económica (wérgeld) a fin
de ev itar la cade na de muertes que generaba aquell a. Todo tipo de daños cor-
porales estaba tasado. y su va lor variaba según la calidad de las personas y el
daño causado. El acusado podía probar también su inocencia mediante el jura-
mento. apoyado por cieno número de co-jurados (conjurados), o acudiendo a
la prueba de la ordalía que consistía en sali r indemne del agua caliente, e l
hi erro candente, etc., así como también al duelo judic ial. Este tipo de justicia,
tan elemental, nada tenía que ver con la compl ejidad del sistema romano y
con la ampli a compilación de leyes romanas: Código Teodosiano (438) y
Código J11stinia11eo (529).
Al ir en aumento los litigios entre romanos y bárbaros se acudió al prin-
cipio de ··personalidad" de las leyes frente al de la ·'territorialidad'. de las mi s-
mas, propio del derecho romano. Todo esto moti vó que pronto se pusieran
por escrito las leyes de los di stintos pueblos bárbaros y, para que fueran com-
prendidas por todos. se redactaron en latín , excepto la anglosajonas. De esta
forma cada pueblo tuvo sus propi as leyes: los visigodos, e l Código de E11rico;
los merovi ngios. la Ley Sálica (510); lo francos . la Ley Ripuaria; los Bur-
gundios, la Ley de Gundohaldo; los lombardos, el Edicto de Rotaría, etc. La
población de origen romano se reg ía por sus propias leyes, espec ialmente el
Codex Theodosia1111s (438). En el reino visigodo estuvo vigente. la Lex Roma-
na Visigothorum o Brel'iario de A/arico 11 (506); entre lo ostrogodo , el Eclic-
t111n Theodorici regís (46 1) y entre los burgundios, la Lex Romana 811rgu11-
dio1111m . Con la lenta pero continua fu ión entre la poblac ión de origen romano
y los distin tos pueblos germánicos, prevalec ió el princ ipio de la "territoriali-
dad'" de la leye ap licándo. e la misma ley, indi stintamente. a todos los habi-
tantes del reino. En España fue el rey vi igodo Rece vinta quien. a mediados
del s. v11, promulgó el famoso Liher ludiciorum (Lihro de los Ju eces o Código
de Reces1•i11to), compuesto por 12 li bros con gran influencia de l Derecho
Romano. El Liher ludiciomm estuvo vigente en los reinos españoles medie-
vales. durante muchos sig lo . En la Baja Edad Medi a fue traducido con e l
nombre de Fuero Ju:go.
Otro factor importante de diferenciac ión entre romanos y bárbaros, fue
la religión. La mayoría de los pueblos bárbaros profesaba el arriani smo (v isi-
godos, ostrogodos , vándalos), y alguno de ellos e l paganismo (francos,
anglos, sajones y julos). Salvo contadas ocasiones los bárbaros arri anos se
mostraron tolerantes con sus súbdi to católicos. excepto los vándalos que
los persigui eron violentamente. La diferencia re li gio. a fue invocada por e l
franco C lodoveo, reci én convertido al catoli cismo, para justificar su lucha
contra el arriano Alarico lI y conqui star la Aquitan ia; por Justiniano, para
justifi ca r sus conqui stas frente a vándalos y ostrogodos. y por Leov igildo
para conquistar el reino suevo. Recaredo logró la unidad re li giosa de España

52 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


en e l IlI Conc ili o de To ledo (589), y Recesvinto, la jurídica al promulgar el
Liher J11diciort1111, promul gado des pué s de l 654.

7.2. La lenta fu sión entre romanos y bárbaros


El mayor peso y desaiTollo de las instituc iones romanas, hi zo que, en un prin-
cipio, en las zonas de mayor dens idad romana (Aqui tan ia. Septimanja, Bética)
se ejerciera una atracción de lo romano sobre lo bárbai·o. Ya hemos señalado que,
por lo general, los reyes bárbaros fueron mu y respetuosos con las instituciones
roman as y tomaron func ionarios romanos a su serv ic io. Teodorico hizo renacer
el Senado y nombró cónsules. Fue, s in duda alguna. el monarca que mejor asi-
mi ló y aprovechó la situación administrativa que había encontrado a su llegada.
Los ejemplos de los ítalo-romanos C asiodoro y Boec io, tomados a su servicio,
ilustran bien cuanto decimos. En las c iudades junto al comes (co nde) romano, se
nombró un conde godo. Visigodos y ostrogodos imitaron el ceremo nial bizantino
y antepusie ron a su nombre e l Flc11"i11s, típico de los empe radores romanos. En
Líneas generales podemos afirm ar que e n las c iudades continuó funcionando un
sistema básico de administración, que no fue modificado ni sufri ó cambios radi-
cales en su funcionamiento, especialmente en lo referente al pago de los impues-
tos po r la poblac ión de origen romano. La c lase d irigente romai1a asumió la tarea
de representar a la antigua población ante las nuevas autoridades, e spec ia lme nte
el obispo de cada ciudad que, po r lo general, pertenecía a la misma. El sistema
de repa110 de tierras al q ue se había acud ido hi zo q ue en e l campo la situac ión
fuera parecida. La clase dirigente gem1ana. dedicada al ejercic io de las armas y
a la defensa de l re ino, adquirió grandes poses iones fund iarias continuando con
el sistema establecido en las anti guas villas romanas. Podemos decir, para fra-
seando a Casiodoro. q ue mientras a los gennanos estaba re se rvada la rnstodia
cii•ilitatis a los antig uos romanos les co1Tespondía el temp/11111 cii·i!itatis.
Donde obse rvamos una clara di cre panc ia fue en la interpretac ió n q ue die-
ron a la noc ió n romana de res ¡mhlica , ya que los monarcas bárbaros co nside-
raron e l re ino como una prop iedad privada. con la que podían hacer lo que q ui-
s ieran. inc luso frag mentarlo , como hi zo C lodoveo a l di vidir e l re ino
meroving io entre sus c uatro hij os.
En a lgunos pueblos (francos) se impuso mu y pronto el principio hereditario
y todos sus reyes perte necieron a la famili a de Meroveo, de ahí e l no mbre de
la dinastía .. merovingia", mientras q ue en otros (visigodos) e l princ ipio electi vo
pugnó con e l he reditario, acudiendo muchos monarcas visigodos a los concilios
para confirmar s u legit imac ió n. En los primeros tiempos e l título del mo narca
hace re fere nc ia a s u pue bl o. no a un terri to rio. y de esta forma se titulan: re.r
Gothorum, re.r Francorum, re.r B11rg1111dio1111111. ere . El mo narca es e l ún ico q ue
tiene e l pode r de mando (ha n) y de é l e mana la fuerza de protecc ión de los
débiles (n11111d). de c laro orige n pagano .

TEMA 1. LAS MIGRAC IONES GERMÁN ICAS Y EL FIN DEL IMPERIO EN OCCI DE TE 53
7.3. La economía

El proceso de rurali zación iniciado en el Bajo Imperi o, se acelera con la


invasiones hasta el punto de con iderarse la explotación de la tierra como la
única fuen te de riqueza. E l asentamiento de los bárbaros no hi zo sino reforzar
el sistema agrario romano, y la toponimia nos lo corrobora . El gran dom inio
agrícola de época romana, la 1·i//a. fue el predominante. Su extensión o cil aba
entre las 2.000 y 4.000 hectáreas. Constaba de do parte : el ager o tierras cul-
tivadas, en el que se encuentra la casa del propietario, las cabañas de lo siervos
y colonos y los almacenes, y e l salrus o tierras incultas, bosques, laguna. , etc.
Junto a estas villas romanas o grandes latifundios, encontramos tambi én el
manso, que eran las unidades de explotación famili ar de entre 5 y 1O hectáreas.
En los lugares fáci lmente defendibl es y en los cruces de los caminos se hall an
los 1•ici y hurg donde se practica e l comercio local.
La antigua ciudad romana (cil'itas), rodeada de murallas, continúa ex i tien-
do, aunque 1leva una vida lánguida. Convertida en centro admini strativo y sede
del poder religioso, en ella reside el comes y el episcopus y mantiene una cierta
actividad comercial y artesana. Durante los siglos v y v1, tanto en el sur de Fran-
cia, como en España, Itali a y norte de África, reconquistada ya esta última por
los bi zantino . las ciudades continúan siendo el eje ordenador de la actividad
económica de u área de influencia y sede de la admini tración, tanto civil como
eclesiástica, ya que en ellas residen los descendientes de las familias senatoriales
provinciale y el obispo que, por lo general pertenece a aquellas familia . La
actividad comercial es ejercida, por unos cuantos mercaderes judíos, y los ll a-
mados en los textos transmarini negotiatores (griegos y sirios), que proveen de
artículos de lujo y esclavos a las clases acomodadas. El comercio mediterráneo
a través de Rávena, Marsella o Barcelona, aunque muy di sminuido, no ha cesa-
do. En cuanto a la moneda, el nomisma bizantino e el patrón que imitan los
reyes bárbaros, aunque va siendo sustituido por el rremissis, 1/3 de su valor.
claro síntoma del declinar del comercio. Hasta los años 570-80 ningún monarca
establecido en las tierras del antiguo Imperio Romano se atreverá a ac uñar
monedas de oro con su nombre. Serán los monarca vi igodos (Leov igil do) los
primeros en hacerlo, seguidos después por los merovingios, respetando siempre
el valor pondera l de la moneda bizantina.

Bibliografía

Anderson, P.: Transiciones de la Antigüedad al fe udalismo. Madrid: Siglo XXl ,


1995. 9ª edición.
Arce, J.: Bárbaros y romanos en Hispania (400-507 A.O.). Madrid: Alianza,
2005.

54 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-Xll J


Bo nnassie , P.: Del esclal'is1110 al feudalismo en Europa occidental. Barcelona:
1993.
Bravo Castañeda, G. (coord.): La caída del Imperio Romano y la génesis de
Europa. Madri d, 200 1.
Brown, P.: El mundo en la Antigüedad tardía. De Marco Aurelio a Mahoma.
Madrid : Taurus, 1989.
Cameron, A.: El mundo mediterráneo en la Antigüedad Tardía 395-600 . B ar-
celo na: 1998.
Caste lla nos. S.: Los godos y la ene. Recaredo y la unidad de Espa!/a. Madrid:
A lianza, 2007.
Depeyrot, G.: Crisis e inf7ación entre la An1igüedad y la Edad Media.
Barcelo na, 1996.
Fourac re, P. y Gerberd ing, R.: La1e Mer01 ·ingia11 France: history and
hagiography, 640-720. Manchester: Mancheste r Uni versity Press, 1996.
García Moreno, L. A. : La construcción de Europa. Siglos \1- \/lll. Mad rid: Sín-
tes is, 200 1.
- Historia de España i•isigoda. Madrid: Cátedra, 1998. 2ª edición.
Gaspaffi, S.: Prima del/e na:ioni. Popoli. e111ie e regni.fi·a Antichitá e Medioe-
vo . Roma, 1997.
- (ed): JI regno dei Lombardi in Italia. Archeologia, socie tá e insriru-
z io ni. Spoleto, 2004.
Gibbon, E.: Decadencia y caída del l 111perio Romano. Ed. A talanta. 2012.
Gil Egea, Mª E.: África en tie111pos de los 1·ándalos: continuidad y mutaciones
de las estructuras sociopolíticas romanas. Alcalá de Henares: Universi-
dad de A lcalá. 1998.
Goffart. W.: Narra1ors of Barharian Hisrory. Princeton, 1988.
Innes, M .: S1a1e and society in the early Middle Ages.The Middle Rhine Va/ley,
400-1000. Cambridge : Cambridge University Press, 2000.
Little . Lester K. y Barbara H. Rosenwein (eds.) : La Edad Media a debate .
Madrid: Akal, 2003.
Mac Kitterick. R. : La Alta Edad Media: Europa 400-1000. Barcelona: Crítica,
2003 .
Mazzarino. S.: Stilicone. La crisi imperiale dopo Teodosio. M ilán, 1990.
M usset. L.: Las inrnsiones. Las oleadas germánicas. B arcelona, 1973.

TEMA l. LAS MIGRACIONES GERMANICAS Y EL FIN DEL IMPERIO E OCCIDE:"JTE 55


Orlandis, J. : Historia del reino 1·isigodo espaiiol. Los acontecimientos. las ins-
tituciones, la sociedad. los protagonistas. Madrid : Rialp. 2003.
- Historia de Espaiia. La Espaíw 1·isigótica. Madrid. Greda ·. 1977
Pampliega, J.: Los germanos en EspaFw. Pamplona: Eunsa, 1998.
Pigan iol. A.: Historia de Ro111a. Buenos Aires. 1974.
Ripio, G. y Gurt. J.M.: Sedes regiae (ann.400-800). Barcelona, 2000.
Rostovcev, M.: Storia económica e socio/e de/l'i111pero ro111ano. Florencia ,
1965.
Sanz Serrano, Rosa: Las 111ig rac iones hárharas y la creación de los primeros
reinos de Occidente , Madrid: Síntesis, 1995.
Thompson, E.A.: Los godos en Espaiia. Madrid: Alianza, 1971.
Val verde. Mª. R.: Ideología. simbolismo y ejercicio del poder real en la monar-
quía 1'isigoda: un proceso de ca111hio. Salamanca: Universidad, 2000.
Walbank, F.W.: La pm·orosa re1·0/11ció11. La decadencia del Imperio Romano
en Occide111e. Madrid. Alianza. 1982.
Wickham , C.: Una 1111e1·a historia de la Afia Edad Media. Barce lona: Crítica.
2008.
Wood. lan: The Merovingian Kingdom s. 450-751. Londres-Nueva York:
Longman, 1994.
Wolfram, H.: Storia dei Goti , Roma. 1985.
Zecc hini . G.: Ae:io: /'11/lima difesa de/l'Occidenle ro111ano. Roma. 1983.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas

Duby, G.: Arlas histórico. pp. 34-38. 108.


Echcvarria, A. y Rodríguez. J. M.: Atlas histórico de la Edad Media. pp.32-45.
Kinder, H. y Hilgemann. W.: Atlas histórico 1111111dial. l . De lvs orígenes a la
Re1·0/11ció11.fiw1cesa. pp. I 13-123.
Mak.kay, A. y Ditchburn , D. : Alias de Europa Meclie1 •al. pp. 13- 19, 24.
Mestre Campí, J.: Atlas de la Reco11q11is1a. p. 7.
VV. AA.: Atlas histórico de España, l. pp. 62-65. 1S1 .

56 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


Textos y documentos

Fa lcón, l. y o tros: Antología de textos y documentos de Edad Media.l El Occi-


dente europeo. Valenc ia : Anubar, 1976.
- Texto n<.) 3. Elogio de la dominación hárhara por Safi>iano .
Kaplan, M . (dir): Edad M edia. siglos 11 '- X. Granada: Uni versidad de Granada,
2004.
- La !rafia de Teodorico, p. 33.
- Elogio d<'I hárham. de Sall'iano de Marsella. pp. 40-4 1.
- El sistema de hospitalidad de la Ley B11rg1111dia, p.42.
Mitre, E. y Lozano. A .: Análisis y comentarios de Te.rtos Históricos. l. Edad
A ntigua y M edia. Madrid : Alhambra , 1978.
- Ba talla de los campos Cataláunicos. Jordanes. Historia de los godos.
p.140.
Riu, M . et al. : Te.rros comentados de época mediel'OI (ss. \' al x11). Barcelona:
Te ide, 1975 ( 1~ ed.), 1982 (2~ ed .).
- Texto 4. 1. La ohra de Teodorico.

Textos para comentar

Algunas costumbres de los germanos

Me uno a quie nes pie nsan que los pueblos de Germ ania. a l no habe r s ido
in fectados po r matrimonios con ning una otra nac ión. han conseguido consti-
tuirse en una raza propia. pu ra y semejante solo a sí mi sma; de ahí que su físico,
e n tanto ell o es posible para un ta n gran número de hombres, sea e l m ismo
para todos: ojos fieros y azules, pe lo rubio y c ue rpos g randes y capaces de
esfuerzos mome ntáneos.
Escogen a los reyes por s u no bleza, y a los caudill os por su valo r.
Ento nces, e n e l mis mo conc il io (a am blea), alg un o de los no bles, o e l
padre, o s us parie ntes, arman al joven con e l escudo y la frámea; ésta es para
e llos su toga, éste es el prime r honor para su j uventud .
En la batall a es una verg üenza para e l señor ver su valor s uperado, y para
los seg uidores no adecuarse al de l señor. Pero lo realme nte in fame para e llos
es retirarse de l combate sobrev ivie ndo al m ismo.

TEMA l. LAS MIGRACIO;\ES GERMÁ:\ICAS Y EL FI DEL IMPERIO EN OCCIDE TE 57


Es sabido que las tribus germanas no habitan ciudades, como nosotros. y
ni s iquiera aguantan que sus casas estén juntas unas a otras.
Su vestido habitual es un sayo sujeto con una hebi lla o con una púa: s in
otro abrigo, se pasan e l día bajo el techo, al amor del hogar.
Fijar de antem ano e l número de hijos o matar a un agnado se considera
c rimina l, más valen all í las buenas costumbres que aq uí las leyes buenas.
Es necesario asumir tanto las enemistades de l padre, c uanto sus ami stades.
Pero no insisten en su impl acabilidad, pues hasta e l homic idio puede resol-
verse con un c ie rto número de cabezas de ganado menor y mayor, y e l clan se
da po r sati sfecho.
No acumulan ni vestidos ni perfumes sobre la pira; cada c ual yace con sus
a rmas, y a las llamas de alguno se le añade su caballo. Erigen su sepulcro bajo
un túmulo de césped. Cons ideran que honrar ese monumento con adornos
recargados es pesado para e l difunto.
(Los catos): cuando comienzan su adolescencia, se dejan la barba y el pe lo
largos. y so lo tras matar a un enemigo se exoneran de ese adorno facia l y lo
consagran y ofrecen a su valor. Los cobardes e ine ptos permanecen barbados.
Tácito Corne li o. Germania. Estudio preliminar, texto latino, traducc ión y notas
de Juan Luis Posada. Cuenca: Aldebarán , 20 11 , pp. 38, 49-51, 54, 56,
6 1 y 67.

Los godos cruzan el limes y vencen al emperador Va/ente

En e l año décimo tercero del emperador Vale nte, es dec ir, poco después de
haber llevado a cabo e l empe rador la destrucc ión de las ig lesias y la matanza
de los santos por todo e l oriente, Ja raíz de nuestras mi seri as dio de súbito fruto
abundante. La nación de los hunos, a islada durante mucho tiempo por monta-
ñas inaccesible , fue poseída por un repentino odio por los godos y los obliga-
ron a abandonar sus antiguas moradas en el mayor desorden . Los godos pasa-
ron, en su huida, e l Danu bio, y fueron recibidos por Valente s in ajustar pacto
alguno ni req ue rir de e llos incluso la e ntrega de sus amias a los romanos para
estar más seguros de los bárbaros. A causa de la intolerable avaric ia del general
Maximino, e l hambre y las vejaciones, Jos godos se sublevaron y vencieron a l
ejército de Valente y se d ispersaron por toda la Tracia, dejando tras de sí un
reguero de sangre, fuego y rapiña ...
Así. pues, Vale nte, en e l décimo quinto año de su gobi erno, se vio envuelto,
e n Tracia. en una g uerra calamitosa con Jos godos. e ntonces bien preparados
en e l ejerc icio de sus annas y con abundantes rec ursos. El inesperado ataq ue
de los godos sembró la confusión entre los escuadrones de la caballería roma-

58 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )

L
na , dej ando s in protección alguna a la infantería, la cuaJ fue comple tamente
cercada por la caballería goda. Las legiones. castigadas con un torre nte de dar-
dos, fueron presa del pánico y empujadas por veredas desconocidas , s iendo
totalme nte aniquiladas a golpes de espacia y lanza de los perseguidores. El pro-
pio emperador. he rido por una flecha, fue llevado , e n la huida, a una casa, en
una peque ña granja y escondido , pero alcanzado por e l enemigo que iba tras
é l, pe rec ió dentro de la casa, presa de las ll amas. Para que e l testimoni o de su
castigo y e l de la ira di vina s irvieran de ejemplo terri b le para la poste ridad , e l
emperador fue privado de un entierro ordinario.
Paulo Orosio. Historiarum ad1'ersu111 paganos /ihri septem. Estudio prel iminar,
vers ión y notas de Enrique Gallego-Blanco. Barce lona: Puvill Li bros
S.A. , 1983 . pp. 323-324 .

Alarico toma y saquea Roma durante tres días

A larico estaba a las pue rtas. cerca, sie mbra el pánico y, por último, entra
en la horrorizada Roma. pero no sin antes orde nar que los que se refugia ran
en los santos lugares, e n particular e n las basílicas de los apóstoles Pedro y
Pablo, no fue ran m a ltratados, y que permanecerían seguros; se ev itaría, e n
cuanto fue ra posible , el derramamiento de sangre a unque ans iaban e l saqueo.
Sucedió que el bienaventurado lnocenc io, obispo de la c iudad de Roma, as í
como e l justo Lot fue salvado de Sodoma. también é l, por la oculta providenc ia
de Dios , se encontra ba e ntonces e n Ráve na, y no vio la destrucción de l pueblo
pecador. Todo lo c ual es prueba de que e l asalto a Roma se debió más a la ira
de Dios que a l valor del e ne migo . ..
Los bárbaros partieron voluntari amente a los tres días de su entrada en la
c iudad. despué s de haber q uem ado un número de e dificios, pero no tantos
como en e l año 700 de la fund ación de la c iudad ...
Fue en este ataq ue c uando Gala Plac idia, hija del príncipe Teodosio y her-
mana de los emperadore s Arcadio y Honorio, fue capturada por e l parie nte ele
Alarico. Ataulfo. con quien se casó como si, por decreto divino, Roma la hubie-
ra entregado en rehenes y en prenda. Placiclia fue de g ran benefic io al estado
a causa de su matrim oni o con este poderoso bárbaro.
Paulo O ros io, ut supra. pp. 335 - 337 .

TEMA 1. LAS MIGRACIONES GERMÁNICAS Y EL FI N DEL IMPER IO EN OCCIDE TE 59


Tema2
EL IMPERIO ROMANO DE ORIENTE
FRENTE A LA PERSIA SASÁNIDA

Introducción.
Fuente .
1. La creación del Imperio de Ori ente (395-527).
2. La expan ión del Imperio bajo Justiniano (527-565).
2.1. Gobierno y organización terTitorial del Imperio. La obra lcgi lativa.
2.2. La economía bi zantina.
2.3. La cue ti ones religiosas
2.4. La primera Edad de Oro: renovación cultural y artística.
3. Los sucesores de Justiniano hasta Heraclio.
4. La provincia bizantina en Hispania.
5. El Imperio Oriental y los pueblos eslavos.
6. El Imperio Persa Sasánida.
6. 1. La dinastía sasánida.
6.2. Organización tetTitorial y administrati va del Imperio Persa.
6.3. La vida económica.
6.4. Las religiones de los persas.
Bibliografía.
Actividades. Propuesta de ampliación de conoc imientos.
Texto para comentar.

Introducción

Este tema se sitúa entre la materi a de Hi stori a Antigua y los contenidos de


Hi storia Medieval propiamenre dicha. La tran sición de las civili zaciones anti-
guas a la medievales en Occ idente viene marcada por la continu idad del Impe-
rio Romano en su ucesor. el Imperio de Oriente. En este tema se estudiarán
lo orígenes del Imperio Bizanrino. a partir del fracc ionamiento del Imperio
Romano. y su época de apogeo bajo e l gobierno ele Justiniano. El concepto

TBIA 2. EL J\IPERIO RO~LA:\0 DE ORIE TE FRE 'TE A LA PERSIA SASÁNIDA 61


permanente de .. restau ración de l Imperio··. tal como era en época de los césa-
res. está omni presente, aunque manifiesta una profunda inadecuación a las
nuevas realidades que se viven en el Occidente med iterráneo. Aun as í. es inte-
resante observar cómo intenta conseguirse. primero med iante una base legal.
y de pués a través de la po lítica de conqui tas. La influencia del Imperio de
Oriente en todos los pueblos bárbaros prosigue la tradición de la autoridad últi-
ma del Imperio Romano (fuera é te Oriental u Occidental). mantenida como
referente político y cultural. Podrá seguirse también la permanencia de las in -
tituciones romana de una forma distinta a como se adaptan en el occidente
germ <ln ico.
Siguiendo un criterio geohistórico. se pre entan en e te mismo tema a esla-
vos y persas. principale · vecinos y enemigo de Bizanc io. El Imperio Persa
Sa ánida era a u vez una gran potencia en Asia, y su evolución ayudará a com-
prender la importancia de la expansión del Islam. que se verá 1m1s adelante.

Fuentes

La historia del Imperi o de Oriente viene defin ida por los modelo clas ici -
las adoptados por la ll amada Segunda Sofística, matizados en ocasiones por
el pensamiento cristiano, que entiende la historia como una fo rma de narrar la
fe a partir de la conversión general del Imperio. Esta visión cristiana está repre-
sentada por Eusebio. obispo de Ce. arca (h. 260-339), con su Crónica y sobre
todo, la Historia eclesiástica, que mantienen las bases de la cu ltura griega clá-
sica pero a la vez intentan demostrar que los pensadores cristianos no tienen
nada que envidiarle. Este tipo de hi toria ec le iástica se convertiría en todo un
género, que durante la Edad Media se cultivó extraordinariamente. Dos a~tores
más de este género fueron Evagrio de Epifaní a y Juan de Asia , o de Efe o.
ami go y protegido de Teodora. que escribió un a histori a en siríaco entre 571 y
586, que se nos ha transmitido a través de l cronista Miguel el Sirio, patriarca
monofi sita de l siglo XII. Las Vidas de los santos orientales del mi mo Juan de
Éfeso incluye las biografías de 58 sanros y santas monofisitas a los cuales
conoció. y que pem1iten conocer el funcionam iento de l monacato de Ja época
en Siria.
El más importante de los herederos de la trad ición sofista fue Procopio.
cuya obra en griego es fundamental para el periodo justinianeo. Formado en la
escuela de Cesarea. se conv irtió en asesor de Belisario. a quien siguió en su
campañas. Posteriormente se encargó de escribir la mayor parte de la cronística
de la época: la Historia de las r;uerras (Polemon o De he/lis. entre 552-554) en
ocho libros, abarcando tocias l~s campañas de África e Italia, hasta que Justinia-
no se vio obl igado a pagar a Cosroe de Per ia una indemnización anual. es en
realidad un homenaje a la fi gura del gran general, Belisario. Sobre los ed(ficios

62 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


fue concebida como e logio al programa de obras públicas erig idas por Justini-
ano, en seis libros (Peri Ktismaton o De aedificiis, h. 558). Fina lmente . su His-
toria secrera , (A necclota, h. 550), publicada después de la muerte de l emper-
ador, es una feroz crítica a las costumbres de la corre y a la obra de Justiniano
y Teodora a l frente de l lmperio. A la mue rte de Procopi o. e l abogado Agathias
de Myrrhina retomó su obra. y a u vez Menanclro Protector continuó la His-
toria hasta el empe rador Tibe ri o ll. Estas fuentes fueron re produc idas en las
Églogas ele Consta ntino VII Porfirogénero. inc luyendo nuevos cle ra lles, as í
corno inforn1ación procedente ele otra historia acompañada de un libro de pro-
tocolo cortesano de Pedro el patricio. magister ojficii de Justiniano . En latín
contamos con la o bra del conde Marcelino, uno de los hombres de Justiniano,
que ofrece una versió n coetánea de la revue lta ele N ika (Victo ria, por e l grito
de los s ublevados e n e l Hipódromo).
En el espectro contrario a Procopi o, e l cronista de Antioquía Juan Mala las
(h. 49 1-578) compuso una Chronographia, es dec ir. una crónica q ue comen-
zaba con la creac ión del mundo y llegaba hasta el re inado de Justini ano, a base
de fue ntes ofi ciales que pudo consultar en su categoría de a bogado al servic io
de la co rte . Su vis ión respa lda la política de l emperador y proporc iona j ustifi-
cac ión para muchas de s us actuaciones, aunque debe ser tomada con mucha
precauc ió n. D entro e l mismo géne ro. la Chronogrnphia de Teófanes e l Con-
fesor (h. 760-8 17). ari stóc rata y mo nje . abarca desde D ioc lec iano a Mig ue l 1
Rangabé en form a de anales .
Pero no es solo la cronística la que nos infom1a sobre el devenir de l Imperio
de Oriente en esta época. La poesía é pi ca de Flavio C resconio Co rippo, por
ejemplo. ha dej ado testimo ni o de la campaña de Á frica. así como de l re inado
de Justino ll. Juan Lido .. el Lidio", prefecto de l pre torio. no solo se ocupó de
un paneg írico de la campaña j ustini anea contra Persia, sino que e n su o bra
Sobre las nwgisrrat11ras. describe con de tenimiento la o rganizac ión ele la buro-
crac ia estatal. Y e l geógrafo y navegante Cosmas Tndicople ustes nos eta detalles
de l comerc io e ntre e l Imperio . Pers ia, Sri Lanka y la India, as í como de la
expans ión del nesto riani smo por estas rutas. en su Topografía cristiana. Las
fuentes legales se irán tratando a lo largo de l capítul o.
En c uanto a l Impe rio Sasá nida. las fuentes de las que dispo nemos están
escritas en varias leng uas, en peri odos difere ntes, po r lo que hay que tratarlas
críticame nte . En g ri ego. ev ide ntemente, podemos recu1Tir a las que acabamos
de menc ionar, teniendo sie mpre en cuenta su actitud hostil hac ia los persas .
Para los en fre ntamientos bélicos e ntre los dos imperi os es inte resante e l
S trateg icon de l e mperador M auric io. En árabe . la princ ipal es la Historia de
los reinos de a l-Tabari, un autor persa de l sig lo IX q ue se sirvió de o bras escri-
tas en pe rsa med io (o pahlai·í sasánida . la vers ión medieval de l pe rsa) como
e l Libro de los reyes compilado durante e l gobierno de Cosroes l. Contamos
tambié n con importantes inscripc io nes e pig rá fi cas que los propi os empera-
dores sasánidas o rdenaron grabar e n nume rosos monumentos, con la numis-

TEYIA 2. EL L\IPERIO ROMA\'0 DE ORIE:\TE FRENTE A LA PERSIA SASÁ1 IDA 63


mática. los se llos y las bula. (impresión del se llo en arcilla): se uti lizaron tam-
bién como soporte óstraca. pap iros y pergamino . egún las distin ta zonas
del Imperio. La tradición hi storiográfi ca armenia da una visión cri sti ana de
la lucha entre el Imperio Oriental y Persia por hacerse con las reg iones de
Mesopotamia y e l Cáucaso. así como de los enfrentamientos reli gio os en
estas zonas entre cristianos y zoroastras. La fuente iríacas, a su vez. ofrecen
noticias obre cue tiones aciales y religiosas. Los soberanos Sasánidas orde-
naron también compil ac iones de leyes que reve lan la organi zación oc ial del
Imperi o. De ellas la más importante es La exposición de las mil semencias.
que se re fi ere a los casos legale juzgados en la corte. Los Actos de la religión
(De11kard), por ejemplo, es un compendi o de nueve li bros que recogen las
creencias y leyes de l zoroastri smo, y era utili zado por los jueces de e te credo
a la hora de aplicar la ley en el Imperio. Otros textos, como Las capitales pro-
1·i11ciales de Irán, aportan testimonios sobre la organi zac ión geográfica del
Imperi o Sasánida y sus rutas. Obras literarias como Cosroes y el paje. descri-
ben cu idadosamente los ofi cio de la corte y los banquetes que tenían entre
otras funciones actualizar e l mensaje propagand ístico de los reyes del Avesta
y acomodarlo a los miembros de la dinastía Sasánida. También propagandís-
tica e la épica del Libro de los hechos de Ardashir hUo de Pahag fundado r
de la dina tía, escrita en el . iglo VI. que sobrev ivió en versiones posteriores
de la épica persa.

1. La creación del Imperio de Oriente (395-527)

Puede decirse que entre comienzos del siglo 1v y el siglo V II, el Imperio de
Ori ente vivió un periodo de tránsito. una época de transformaciones lentas o
ree laborac ión interna. al margen ele las invasione. que afectaron a Occidente,
que llevaron a una nueva realidad cl iferenre de la del Imperi o Romano anterior.
Según los ex pertos. estos cambio. pueden defi nir e como una evolución inter-
na, una cristiani zac ión en la que la Iglesia (ortodoxa a partir de las numerosas
querellas doctrinales planteadas durante este periodo) se identificó con el pue-
blo y la sociedad, más inc luso que en Occ idente, y un a orientali zación. fomen-
tada por sus relac iones con per as y armenios. El griego es la lengua de la cul -
tura. lo mi mo que había ocurrido en el Imperio Romano, y el latín se mantiene
como lengua del ejército, hasta el punto de que el vocabulario griego militar
es una adaptación de pa labra latinas.
Teodos io 1 dividi ó el Imperio Romano en e l año 395. La parte oriental
correspondi ó a Arcadi o. qu ien e tablec ió la capital en Constant inopla. A partir
de entonces el Imperio de Oriente, conocido con el nombre griego de By:a11-
1i11111, disfrutó de un largo peri odo de tranqui lidad. una vez que los pueblos ger-
manos e hu bieron desviado de us fronteras hacia Occidente. Aun así, los con-
tingente que quedaron como parte del ejército oriental formaron un poderoso

64 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-XII )


partido políti co que levantó la indignac ió n de la población griega en varios
momentos. A la mue rte de Teodo io, su hijo Arcadi o se conv irti ó en aug usto
de Ori ente, una sucesió n que sancio naba la separac ió n de facto de l Impe rio
Romano tal y como se había conocido hasta ento nces . pero los lazos fa mili ares
que se consideraba unían a las dinastías de Ráve na y Constantinopla mantu-
vieron las formas hasta la extinc ión de l linaje de Teodos io. Mue110 Arcadio,
su hijo de cinco años Teodosio ll fue tutelado po r su hermana mayor. Pulquería,
y su marido. Marciano. hasta el año 41 6. Al ser derrotado por e l huno Atila,
Teodos io 11 tuvo que entregarle como tributo la zona de Panonia , aunque logró
desviar su atención de l Imperio Orie ntal. Grac ias a la fortificación de C ons-
tantinopla (las céle bres murall as de Teodos io). garantizó la inexpugnabilidad
de la ciudad por ríen-a durante sig los. Su otra g ran obra fue la promu lgación
de l Code.r Theodosia1111s. que recogía las leyes imperi ales desde Constantino.
y sería adoptado más adelante por los pue bl os gem1ánicos .
Los mecani smos electi vos del Imperio func ionaron bajo s u au spicio. y e n
457 llegó al poder León I '"e l Tracio", candidato de l pa rtido germánico. lide-
rado por e l alano As par. A falta de una suces ió n legítima que aduc ir para su
coronac ión. ésta fue ofic iada por e l Patriarca de Constantino pla. en línea con
la teoría imperial. y a partir de ento nces esta sanc ió n se convirtió en un e le-
mento imprescindible para la entroni zació n de l emperado r orie ntal. Para paliar
la influencia de los partidos. León introdujo nuevos cuerpos e n e l ej ército . los
isáuricos (de Asia Meno r), c uyo je fe se bautizó como Zenó n y contrajo matri-
monio con Ariadna. la hija de León l. que le transmitiría los derechos a l trono.
La medida más cont rovertida de Zenó n fue la pro mulg ac ió n de l Edic to de
Unión (Henórico o 1-fenoti/.:.on) en 482. po r el que se intentaba soluc ionar la
querella monofi sita. El mono fi s ismo, defendido po r C irilo, patriarca de Ale-
jandría. sostenía Ja naturaleza única de Cristo. nac ida de la fus ión (de ahí su
nombre) de las dos naturalezas e n una sola persona. Condenada por el Concili o
de Calcedonia (45 1), e ra seguida por la población de las zonas bizantinas de
Egipto y Siri a. donde e l m onacato también era favorable a l mo nofis ism o y
había tambié n importantes movimientos po líticos en torno sobre todo a Ale-
jandría. que podían de ri var en auténticas revue ltas . E l Henótico . redactado po r
e l pat riarca Acac io de Constantino pla. condenaba tanto a Nesto rio y Eutiq ues.
que habían postulado el mo nofi sismo. como e l Conc ili o de Calcedonia, impo-
nie ndo e l credo de l Concilio de Ni cea (325) . A la vez, intentaba pasar por enci-
ma de la cuesti ón de las dos naturalezas. Manifestaba también la di visión entre
los patriarcados de Alejandría y Constantinopla. El dec reto no sati sfi zo a nin-
g una de las dos partes. pues los mono fi sitas s ig uieron alej ados de l emperado r,
mientras que e l papa Fé lix 111 y el patri arca Acac ia se enfrentaban por la pri-
macía en lo que sería e l primer c isma e ntre Roma y Constantino pla.
Una vez más. Ariadna transmitió los derechos imperiales a An astasia 1, su
segundo marido y miembro de la g uardia personal ele Zenón. quien para gober-
nar tuvo que enfrentarse con Long ino. hermano ele Zenón. y contra nume rosos
e nemigos exte rnos . A pesar de los cuanti osos gastos que supus ieron estas

TEMA 2. EL IMPERIO RmIA;\0 DE ORIENTE FRENTE A LA PERS IA SASÁNIDA 65


luc has y las construcciones llevadas a cabo en e l lmperio, a s u muerte , debido
a una notable reforma económ ica (498), dejó una importante reserva en metá-
lico, providencia l para la obra j ustinianea. Uno de los puntos de debate en e te
momento fue e l chrysargyron, e l impue to más odiado por come rciantes e
industri ales, que pasó por sucesiva fase de implantación y abolic ión, lo
mismo que ocurriría en periodos posteriores. Monofi sita convenc ido, Anastasia
recibió la importante y célebre carta del papa Gelasio 1 en la que se le recordaba
que había dos ámbitos de poder, e l re lig io o -del Papa- y e l político -de l prín-
c ipe-, pero la situación con Roma e ra virtualmente de c isma abierto.
Para sucederle fue e legido Justino 1 (5 18-527), capitán de la guardia pala-
tina, de origen campesino, iletrado pero buen militar. Ya entrado en años, tuvo
un re inado breve y sin relieve. Su única medida importante de gobierno fue la
abolic ión del Henótico y el restablecimiento de las re laciones cordiales con e l
Papado mediante una nueva " fórm ula de unió n" (5 19).

2. La expansión del Imperio bajo Justiniano (527-565)

2.1. Gobierno y organización territorial del Imperio. La obra


legislativa

Con Ju stino dio comienzo e l gobierno de la d ina stía que conduc iría a
Orie nte a uno de lo s momentos de mayor apogeo político. Su momento de
esplendor tuvo lugar bajo e l gobierno de su sobrino Ju stiniano, movido por la
idea de resta urac ión del Imperio Romano de los césares. Para entonces, el con-
cepto de imperio había cambiado ya, aproximándose mucho más a las teorías
o rientales, y más concretamente persas: de un pode r eje rcido porque e l pueblo
lo había cedido, e l emperador pasa a ser autocrátor, e l poder le es otorgado
po r designio di vino.
Ju tiniano (527-565) fue asoc iado al trono, de forma que su suce ión se
produjo sin inc ide ntes. La mitificación de la que ha sido obje to este personaje
por parte de la historiografía, debida a u ideología de restauración imperi al,
acompañada de grandes victorias bé licas, ha ido matizada en los últimos años,
a l tener en cuenta tam bién sus numerosa y fl agrantes derrotas, y la importante
crisis económica desencadenada por los ga tos que de bió realizar para financiar
su proyecto, y cuestiones coyunturales como la grandes catástrofes natura les
que padec ió Oriente: la g ran epidemia de 542 y varios terremotos. Contó con
personas extraordinarias, como su muje r Teodora; e l jurista Triboniano; Juan
de Capadoc ia, artífice de la reforma admini strativa, y los generale s Narsés,
Be lisario , Mundo y Liberia, c uyas gesti ones fueron admirablemente narradas
por Procopio de Cesarea, secretari o de Be lisario , e n sus ocho libros dedicados

66 HISTORIA MEDfEVAL 1(SIGLOS V-X II)


a contar las cam pañas realizadas contra los persas, vándalos y ostrogodos, las
nuevas construcciones e incluso a las intimidades de la Corte (éstas en su no
menos famosa Hisroria Arcana), todo ell o siguiendo los mode los de Herodoto
y Tuc ídides.
El balance de los primeros cinco años de re inado fue malo: la plebe de
Constantinopla, sometida a crecientes impuestos y agobiada por la paz humi-
llante impuesta por Persia, se rebe ló d urante las carreras de l hi pódromo, insa-
tisfecha con las respuestas de l emperador a sus quejas (rev ue lta de Nika, 532)
y durante seis días saq ueó e incendió los mejores edificios c iviles e iglesias de
la capita l. Justiniano estaba dispuesto a huir, pero Teodora hizo que recobrara
el valor y e ncargara de sofocar e l tum ulto a Be lisario. La represión fue tan san-
grienta, que se comparó a la matanza de Teodosio en Tesalónica. Consecue ncia
casi inmediata de la revuelta fue la expropiación de bienes a los patric ios que
habían participado e n e lla, intentando impone r a otro e mperador, y la reforma
adm inistrativa (535-536), dirigida por e l prefecto del pretorio, Juan de Capa-
docia. En cerca de año y medio, c ien "constituc iones" vinieron a plasmarla.
Los obi spos se convertían en jueces de los administradores que, e n las prov in-
cias fronterizas, detentaban los poderes militar y c ivil. Al mismo tiempo, se
parcelaban las provincias demasiado extensas para evitar el aumento del poder
y ambic ión de los gobernadores. Su obra fue continuada por su suceso r Teo-
doto y por Pedro Barsames. destituido y desterrado a l ser acusado de vender a
doble prec io trigo de la annona destinada a Constantinopla, y de repartir trigo
podrido a la ple be.
Otro e lemento que ayudó a fraguar e l primer gran apogeo del Impe rio de
Oriente, por e ntonces, fue la refom1a de l Derecho Romano para adecuarlo a
las nuevas c ircunstancias de Oriente. Esta obra, a su vez, fue vital para la cris-
talización de los derechos germánicos del Occ idente europeo. Triboniano era
ministro de justicia (questor sacri palatii) al empezar Justiniano su re inado, y
se convirtió e n su consejero. Propuso a l emperador la compilación de las leyes
ex istentes, en un sólo código, que comple tara e l de Teodosio JI y los dos ante-
riores de Gregario y Hermógenes, y evitara las contradicciones y confusiones
existentes en e llos. Se llegó a pensar e n hacerlo en griego, pero Justiniano, dio
su consentimiento siempre que se hic iera en latín y reunió a los diez juristas
más e mine ntes , encargándoles de rev isar y codificar todo el Derecho, unifi-
cándolo y conservándolo en su lengua orig inal. De la comi sión nombrada, for-
maban parte Juan de Capadocia, Teófil o, profesor de la Academ ia de Derec ho
fundada entonces e n Constantinopla, y Doroteo, profesor de la Escue la de Bei-
rut. La obra inic ial, compil ando disposiciones imperia les dadas desde Adriano
hasta Justiniano , se term inó en 529, dándole e l nombre de Codex lustinianeus.
La re unión de materiales se había hecho precipitadamente y fue necesaria una
refundi c ión (Codex repetitae prae/ectionis. 534) con la adic ión de las decisio-
nes adoptadas por Juan de Capadocia. A Ja vez se trabajaba en la compilación
de sentenc ias de los más famosos jurisconsultos, en un trabajo enc iclopédico
que logró, en tres años, revisar más de 2.000 obras, procedentes en su mayor

TEMA 2. EL IMPERIO ROMANO DE ORLE 67


parte de la biblioteca de Triboniano. Como resultado se publicó e l Digesto o
Pandectae. dividido en siete partes y c incuenta li bros. Poco antes aparecieron
las /11stit11tio11es (533) e n latín. junto con las No1·el/ae (leyes nuevas. éstas sí
en griego o biling ües). Todos estos trabajos constitu yero n lo que se conoce
como el Corpus luris Cil·ilis. fuente fundamental del derecho bizantino durante
siglos. La obra de Triboniano aglutinó la labor de los mejores juri stas de s u
tie mpo, salvó e l legado jurídico de la Roma c ri stiana para la Europa medieva l.
y sería con e l ti empo la base en la que se apoyaría el redescubrimiento del
Derecho R omano. estudi ado por los legis ladores occidentales de los s iglos XII
y XIII para fund amenta r la supremac ía de sus monarcas fre nte a l feudali smo .
Esta obra legislati va pennite conocer en detalle las instituciones del Imperio.
El e mperador (llam ado en latín imperator. a111ocrátor. o basileus en g riego,
indistintamente . aunq ue e l título oficial en esta primera época es lmperator
A11g11sr11s) era la personificación mi sma de l Estado, a la vez que jefe del ejérc ito
y detentador del poder supre mo. Se le cons ideraba santo. a l mi smo nivel que
los apósto les. y propagador de la fe cristiana. Siguiendo la de nominación latina,
es augusto, pe ro tambi én es e l señor (déspotes). La dig nidad. teóricamente por
de legació n del pue blo. era e lecti va y no hereditaria. Aunque los depos itarios de
dicha e lección eran la Corte o Sacro Pa lacio. el Ejérc ito y el Senado de Cons-
tantinopla. con el ti empo se consolidó e l derecho del propio emperador a des ig-
nar sucesor en vicia. siempre que ex istie ra consentimiento ele estos dos últimos.
Por su parte. la emperatri z era considerada la señora ( despoina) y gozaba
de los mi smos títulos y privi legios que su esposo. Vivía e n e l g ineceo del Sacro
Palac io rodeada de las damas de su corte, sus eunucos y sus hijos , y aunque
rara vez se la veía en público. ejercía una gran inlluenc ia en e l gobierno. sobre
todo durante la é poca ele Ju stiniano. El Sacro Palac io constituía la casa civil y
militar de l emperador, centro de la ad mini stración y sede de consejos y ofici-
nas. Una rig urosa y fastuosa etiqueta reglamentaba todos los ac tos y cere mo-
nias, constituye ndo una ve rdadera liturgia pal atina. que incluía tocia una para-
fernalia de vestid uras de seda co lor púrpura, cantos , c irios, inc ienso, ó rganos
de plata. e tc.
Los jefes de los di stintos servic ios. en quie nes se hallaban vinc uladas dig-
nidades cortesanas y títu los nob iliario , junto con los consejeros de l Estado
(comites consistoriani), fo1maban parte del cons istorio de l príncipe. El magister
ojficiomm. ministro de l Interior y jefe de la casa imperial, era el primer digna-
tario de la jerarquía civil. De é l dependían las oficinas (scrinia). los c ue rpos de
g uardi a palatina ( scolae ), los arsenales , los correos públicos, la po licía estatal
y la inspecc ión ad ministrativa de los ej érc itos de las fronteras (limitanei).
El je fe de la canc illería ( q11aestor Sacri Palatii) dirigía las ofic inas de expe-
dici ón de órdenes. mandatos y rescriptos. y e l jefe de la hacienda (comes Sacra-
mm largitio1111111) era e l encargado de l erario y di stribución de donativos; de él
dependían una serie de runc ionarios d istribu idos en las provinc ias (comites y
procuratores). Ex istía un conde. administrador de los fondos personales del

68 HISTORIA MEDIEVAL l !SIGLOS V-Xll)

L
emperador (comes rerum privatarum ). de quien depe ndían los contables. El
jefe de las habitaciones impe ria les (praepositus Sacri cubirnli). q ue so lía ser
un e unuco, diri gía los criados o servido res de la corte . Al frente de la jerarq uía
militar se hall aban los gene rales en jefe de los ej érc itos imperi ales (Magistri
111ilit11111 ). respo nsables del orden. Subordinados d irectos s uyos e ran los gene -
rales (duces) . je fes de las tropas de una prov inc ia, los protectores y los ins-
tructores.
Desde el siglo VI aparec ieron los e.rareas de Á fri ca y de Italia, que pasaron
de ser meros jefes de trop~s a conve11irse en gobernado res generales con plenos
poderes. El exarcado de A fri ca perduraría hasta la conquista árabe (698) y e l
de Rávena . en Italia, hasta q ue los lombardos ocuparon la ciudad (75 1). A mbos
exarcados debieron su creación a la reconq uista de am bos te rritorios. El Senado
de Constantinopla y las asambleas. restringidas o genera les, constituían lo s
organismos consultivos del Estado. La s asambleas generales se cele braban e n
e l Hipódromo de Constantino pl a. Las g randes c iudades (Constantinopla, Tesa-
ló nica. A lejandría. Oxirincos. Antioquía) te nían c urias munic ipales importan-
tes, presididas por e l prefecto de la urbe (eparca ). o gobe rnado r, que no mbraba
a lo preto res urbanos, c ui daba de l aprovisionamiento, de la policía. del o rden
y la e nseñanza.
Fue ra de la o rganización de l Estado pro pi amente dicha , pero de gran
importanc ia po r su capacidad de mov ilizac ió n socia l. estaban los demos, deri-
vados de los anti guos partidos del hi pódromo. los Azules y los Verdes, pero
que iban mucho más allá de lo depo rti vo, convirti éndose en verdaderas orga-
nizacio nes políticas. Sus caud illos e ran no mbrados por e l gobie rno y solían
ejercer también fu nciones públicas. como dentro de la milicia urbana o en el
mantenimiento de las mu rallas. Ambos partidos estaba n princ ipalmente for-
mados po r las masas populares, pe ro mientras q ue los diri gentes de los Azu les
te nían una base social senato rial y te rrateniente, los Verdes eran liderados po r
ricos come rc iantes y m iembros de la burocracia de la corte y la admini stración
fina nc iera. en muchos casos procede ntes de Oriente, q ue favorecían e l mono-
fi sismo y o tras tendenc ias de la Igles ia o riental.
La política ex terior de Justiniano hubo de hacer fre nte a pe rsas. ostrogodos,
vándalos y visigodos. frenando asimismo e l avance ele los pueblos es lavos q ue.
ante e l e mpuje provocado por los ávaros, se habían asentado en los límites del
te n-ito rio bizantino. llegando a instal arse en Macedo nia y Mesia. En el año 532
Justi niano firmó la paz con Persia. con quien había ri valizado por e l dominio
de los estados árabes de los gasaníes y laj míes o hi myaritas. y en el control de
las rutas comerciales. Poco después. inic iaba la conq ui sta de Italia, aprovechan-
do e l asesinato de Arnalasunta. hija de Teodorico. En c uanto a la expansión del
dominio bizantino. el hombre encargado de realizar los proyectos del emperador
y volver a los ideales de la v iej a Roma. restaurando e l Imperio unificado, fue
Belisario. un gene ral tracio de origen germánico. Sus éxitos se basaban e n eje-
cutar los pl anes trazados de antemano . con sorpresa y rapidez. haciendo de la

TE\.IA 2. EL l\1PERIO R0\1A\JO [)E ORIENTE FRENTE A LA PERSIA SASÁNIDA 69


movilidad de las tropas un factor esencial. gracias a la reducción de su equipa-
miento. El gene ral era am igo íntimo de Justiniano y había sido su ayudante de
campo durante e l gobie rno de Justino. Después de l desastre contra Persia.
(derrota bizantina de Calínico, 53 1) y de la matanza del Hipódromo, se embarcó
con un ejército reducido con la misión de destruir e l re ino vándalo de Gel imer,
confiscar el tesoro y reconq uistar e l territorio de los vánda los para el Imperio.
Acto seguido, rec ibió de l Emperado r la o rden de ir contra el re ino ostro-
godo. Partió simulando ir a Cartago, para tomar Sicilia en una rápida campaña,
dej a r una g uarnic ió n e n S iracu sa, e mbarcar para Italia, ased iar y entrar en
Nápóles por e l acueducto, establecer a ll í una g uarnic ión de 300 hombres y
continuar hacia Roma. En los c uatro años siguientes, con una actividad abru-
madora, conseg uía la pacificac ión de la mayor paite de Italia. Justiniano recibió
en su palacio e l mag nífico tesoro de Teodorico, pero no lo exhjbió a Ja multitud
ni decretó e l triunfo de Be li sario, como había hecho c uando éste regresó vic-
torioso de su lucha contra los vándalos. Una nueva campaña en Persia (544) y
la operación de limpieza contra los invasores búlgaros (559), siendo ya viejo ,
fueron sus últimos hechos notables. Poco después era acusado ante el empe-
rador de haberse quedado parte de los tesoros, y éste orde naba privarle de sus
honores. Rehabilitado (560), murió poco después.
Otros jefes militares destacados fueron Juan Troglita , encargado de sofocar
la rebelión de los mauros en e l Norte de África (548), que hacía pel igrar e l
dominjo bizantino; Mundus, y e l e unuco Narsés, encargado de comple tar la
obra de Be lisario en Ita lia y de gobernarla, con título de patricio y residencia
en Ráve na.
Demográficamcnte, el Imperi o, que te ndría entre 20 y 30 millones de habi -
tantes, con grandes c iudades de 600.000 (Constantinopl a) a 200.000 habitantes
(A lej andría y Ant ioquía). llegó a tene r e n sus filas antes del año 552 unos
645.000 hombres, acantonados en las distintas prov incias y exarcados. Tras
los problemas del sig lo 111, la població n había ido recuperándose a final es del
s ig lo 1v y a lo largo del siglo v . hasta e l gran esta llido de peste bubónica en 542,
comparable e n sus e fecto s a la de 1348. Sus o leadas duraron toda la segunda
mitad del siglo v1, y produjo una despoblac ión máxima e n los Balcanes -donde
se calcul a que murieron un 40% de los habitantes, posibilitando la instalación
de los eslavos-. y me no r e n Siria y Egipto, donde sucum bió hasta un 10 % de
la població n.

2.2. La economía bizantina

La base económica del Imperi o era la agricultura, c uya explotación de la


tie rra habían heredado de Ro ma: e l sue lo se cultivaba de la m isma manera, y
se mantuvo la tríada medite rránea (cerea l. vid y olivo). con peque ñas modifi-

70 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XLI )


caciones en las espec ies. Predominaba e l hábitat concentrado, e n aldeas (lla-
madas kome o jorion. palabras q ue modificarían su s ig nificado a lo largo del
tiempo). La finca, con su gran dominio de explotación en torno suyo, constituía
e l o tro tipo de hábitat ru ral. El gran dominio no s ie mpre era coherente, pues e l
dueño podía poseer tierras y bienes s ituados en distintos lugares . y la pequeña
propiedad era aún frecue nte en el s iglo v i. A l lado de los propietarios. la legis-
lac ió n descubre la ex istenc ia de enfiteutas o trabajadores a censo. cuyos dere-
chos de c ulti vo se mante nían durante varias generaciones y podían ser incluso
traspasados: c ultivadores de tie rras aj enas med iante un simple contrato de
arrendamiento , y colonos dependiente s (georgoi) . El colo nato seguía siendo
la fórmula más us ua l y e l trabajo se realizaba con los sistemas e instrumental
del mundo ro mano. Con e l tiempo. la condición de los colonos agrarios de ori-
gen li bre se fu e aproximando a la servidumbre, pues no podían ser separados
de la tierra que cultivaban, es decir, quedaban adscritos a la tierra (enarógrafoi),
en espec ial a partir de 54 1-544. fecha en que la peste hi zo más ac uc iante la
neces idad de mano de o bra.
Si Constantinopla era e l gran centro de l comercio internacional, Siria y,
también Egipto. se disting uían por sus actividades comerc iales , mie ntras que
As ia Menor era una zona princ ipa lmente ganade ra y agrícola. Los imp uestos
indirectos ( 1·ectigaliae) gravaban la venta y c irculació n de bienes y me rcancías.
El E stado monopolizaba la importación de artículos de lujo, las industrias ali-
menticias básicas (como la elaborac ió n del pan) y ciertas industrias suntuarias
como la fabricación de brocados. Alg unos comerciantes, que actuaban como
agentes estatales (comerciarii) adq uirían en las aduanas la seda en rama que
llegaba de Ch ina (fue prec isamente en tiempo de Justini ano cuando se descubri ó
e l secreto de producc ión de la seda). las especias de la Indi a, los esclavos del
Cáucaso y los perfumes de Arabia. que llevaban a los grandes mercados urba-
nos: Antoquía, A lejandría, Tesalónica o Constantinopla, y allí los revendían.
Aunque a veces los impuestos se llevaban una parte importante de l benefi c io
de la venta, las ganancias eran e levadas. y estos agentes no tardaron e n conver-
tirse en cambistas de moneda y banqueros. La legislación nos pe nnite conocer,
ya en esta época, los primeros tipos de sociedad comerc ial: asociación total de
bienes para negociar (koinopra.ría ). o asociación para un negocio puntual -com-
praventa de esclavos. aceite, trigo o vino-. en q ue la partic ipación en pérdidas
y ganancias era a partes igua les, o a tercios. Solían ser dos los socios, y la renun-
c ia de c ua lqu ie ra de e llos impl icaba la d isolució n de la sociedad.

2.3. Las cuestiones religiosas

En e l Imperio Orie ntal. la Iglesia estaba mediatizada por el Estado, median-


te una política religiosa imperial. La c uestión más conflictiva fue el enfrenta-
mie nto entre mo nofisitas y diofi sitas. Co mo respuesta a los postu lados del nes-

TE\1A 2. EL L\1PERIO R0\1A\0 DE ORI ENTE FRE TE A LA PERSIA SASÁ\JIDA 71


torianismo (o difisismo), que defendía que Cristo poseía dos naturalezas, una
divina y otra humana, am bas completas pero separadas (ver tema 3), el emi-
nente monje Eutiquio (m . 451) y el patriarca Dióscoro de Alejandría (m . 454)
propusieron que la uni ón de las dos naturalezas en Cristo es tan íntima que no
sólo garantiza la unidad de la persona de Cristo, sino que hace de ellas una
sola naturaleza. Y para asegurar la redención, la unidad debía ser con prefe-
rencia de lo divino, por lo que la naturaleza humana quedaba absorbida en la
divina: es lo que se denomina monofisismo. Tras una primera condena, esta
doctrina fue aceptada en un sínodo y después en el Concilio de Éfeso (449)
convocado por el emperador, de tendencias monofisitas, celebrado bajo la pre-
sidencia del propio patriarca Dióscoro, y en el que se rechazó la presidencia
de los legados del papa León l. Pulquería y Marciano convocaron el Concilio
de Calcedonia en el año 451, con masiva asistencia de obispos orientales, pero
los delegados del papa ocuparon la presidenc ia y se aclamó con entusiasmo la
carta que el papa León había dirigido en el año 449 al patriarca de Constanti-
nopla. Se proclamó " un Señor con dos naturalezas (sustancias) en una persona,
sin mezcla ni separación" y Dióscoro fu e depuesto y exiliado. El concilio
levantó las protestas de los monofisitas de Alejandría y del pueblo y los monjes
venidos del desierto en Palestina, que llegaron a matar a un patriarca y contaron
con el apoyo de la emperatriz Eudoxia. En la base subyacía también e l reco-

Figura 2.1. Restos de la iglesia de los Santos Apóstoles, mausoleo


de Constantino y su familia en Constantinopla (©A. Echel'arria).

72 HISTORIA MEDIEVAL I (SIGLOS V-XII)


nacimiento de Constantinopla, exaltada ahora como la Nueva Roma, con lo
que quedaba rebajada la posición jerárquica del patriarcado de Alejandría. Así,
ucedió que Alejandría, junto con la Iglesia de Egipto (con pocas excepciones),
rechazó Calcedonia. Los monofisitas consiguieron apoderarse de casi todas
las sedes episcopales en los patriarcados de Alejandría y Antioquía (Iglesia
siríaca). Todos los patriarcas monofisitas tuvieron que abandonar sus sedes
bajo el emperador León 1 (457-474), pero a su muerte fueron repuestos y la
lucha se trasladó al plano político.
El emperador Zenón, como hemos visto, propuso una fórmula de compro-
miso, que retrocedía al estado de cosas anterior a Calcedonia: el llamado Heno-
ticón (482). Pero cuando el papa Félix 11 decretó la excomunión y destitución
del patriarca Acacio, consejero del emperador, sobrevino la ruptura completa
entre la Iglesia de Oriente y la de Occidente, el llamado cisma acaciano (484-
5 19), durante el cual el monofisismo se difundió rápidamente por todo el
Oriente. El emperador Justino restableció la paz en el año 5 19, con un solemne
reconocimiento del primado romano por parte de los obispos griegos, pero el
monofisismo se transfonnó en un peligro para la unidad del imperio. El empe-
rador Justiniano intentó con dos edictos y con el V Concilio Ecuménico de
Constantinopla (553) reconciliar a los monofisitas con la Iglesia imperial, pero
el decreto conciliar no fue reconocido por Roma, separándose así las provincias
eclesiásticas de Milán y Aquileya de la obediencia al pontífice. Además, el
intervencionismo de la emperatriz Teodora, partidaria de los monofisitas, con-
dujo a la deposición del papa Silverio; obstaculizó las misiones ortodoxas de
evangelización, enviando a cambio monjes monofisitas, y protegió al Patriarca
de Constantinopla, Antimo, sospechoso de herejía, cuando fue llamado a com-
parecer ante el Concilio, excomulgado por la Iglesia y condenado al exilio por
Justiniano. La tendencia a que en la Iglesia oriental se siguiera la voluntad del
emperador, proclamada ya por el Patriarca en el Concilio de 536, se mantuvo
en el V Concilio Ecuménico de 553 y durante toda la etapa justinianea. Pero
ante la confusión , varias Iglesias territoriales monofisitas y nestorianas del
Oriente permanecieron en ab ierta oposición al emperador.

2.4. La primera Edad de Oro: renovación cultural y artística

En el aspecto artístico, los mejores colaboradores de Justiniano fueron los


arquitectos Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles, quienes diseñaron el templo
de Santa Sofía (Hagia Sojia) en Constantinopla, en el cual trabajaron unos diez
mil obreros por espacio de unos seis años (532-537). Construida como con-
trapunto a la basílica constantiniana de San Juan de Letrán, en Roma, o la igle-
sia-panteón de los Santos Apóstoles, donde el propio Constantino había sido
enterrado, para ser la principal iglesia de Constantinopla por sus dimensiones
y originalidad arquitectónica, promovía las ideas de restauración del Imperio

TEMA 1. EL IMPERIO ROMANO DE OR IENTE FRENTE A LA PERSIA SASÁNIDA 73


Romano e n Consrantino pla. Orras construcciones a señalar fueron la ig lesia
de Santa Irene y la c iste rna de agua en la capital ; las murallas de D arás y Pal-
mira; las fortificac iones de las Termópilas, y los te mplos de San Vital y San
Apolinar Nuevo, en Rávena, con s us incomparabl es mosaicos. El resto de la
arquitectura c ivil y palaciega construida bajo su égida se recoge e n el De edi-
ficiis de Procopio. Antemio de Tra ites fue. además de arqui tecto, un gran mate-
mático, lo mismo que Proclo. En e l campo lite rario fl orecieron, entre otros
muchos, los monjes orientales Juan C límaco. autor de la Sea/a Paradisi, y Juan
de Éfeso. con s u Historia Eclesiástica.

3. Los sucesores de Justiniano hasta Heraclio

A l morir Justiniano, el imperio quedaba e ngrandec ido te rritoria lme nte,


pe ro exha usto económicamente. L as conqu istas de los lombardos arrebataron
la mayor parte de Italia, dej ando a los bizantinos só lo la franja entre Roma y
Rávena, Apulia, Calabria y Sic ilia, destrozando la po lítica de renovación impe-
rial. Por otro lado, las migraciones de ávaros y eslavos asolaron Tesalónica y
los Ba lcanes, en un movimiento poco conoc ido, pero que dej ó grupos de pobla-
c ión eslava e n toda Grec ia.
Quizá el momento más importante fue e l gobierno de Mauricio (582-602),
de gran trascendenc ia por s u creación de los e.xarcados como unidades admi-
nistrativas en lralia y África, frente a la s ituación provocada por las últimas
invasiones . Basándose en las reformas de Dioclec iano y Constantino, Mauricio
conc ibió unas circ unscripciones excepc ionales, donde e l poder c ivil y e l militar
estu viesen unidos en un general (srrategos}, y e n las que la defensa estuviese
e n manos de campesinos-soldados de otras partes del Impe rio, que recibían
una parcela de tierra. siguiendo e l sistema de los limiranei romanos. Fueron e l
precedente de l siste ma de themas de l s ig lo v rr. M auri c io fue 1iquidado por
Focas junto a su famili a (602-61 O), e n una re be lión que aprovechaba la de bi-
lidad imperia l, e l a umento de l poder del Senado y e l descontento del pueblo y
el ejérc ito. Su gobie rno es conocido por e l retorno de la amenaza de los persas,
al cons iderar que se había roro e l pacro firm ado e nrre Cosroes IJ y Mauric io.
Fue precisamente el pe lig ro de esta invasión e l que llevó a la sublevación de l
exarca de Ca1tago -fruto del sistema creado por e l propio M auricio- y a la ins-
tauración de los Herácl idas (6 10).

4. La provincia bizantina en Hispania

En 549 la e lecció n por una p arte de la aristocrac ia, de l emeritense Ag ila


para ocupar e l tro no v isigodo, y s u enfre ntamiento con las grandes famili as

74 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


que gobern aban las ciudades de la Bética, provocaron e l levantam iento en
Sev illa de l no ble Atanagildo. Al recibirse a través de Ceuta la llamada de auxi-
li o de Atanagildo, Justiniano vio la o po rtunidad de ampliar e l Imperio re in-
corpo rando la anti g ua prov incia de Hispa ni a. Ju stinia no o rdenó embarcar un
ejérc ito en S ic ili a, proteg ido por un a poderosa esc uad ra. mandados ambos
por e l patricio Fé li x Li berio, antig uo prefecto de l pretorio de las G alias, gobe r-
nador de la provincia africana y recepto r de la llamada de auxilio. La guerra
duró cinco años , ha sta que las rropas de Agi la se rebelaron cont ra é l y lo ase -
s inaron (555), a la vez que terminaba la lucha imperia l po r Itali a. D esco no-
cemos los términos de l tratado firm ado po r Atanagildo y Justiniano con moti-
vo de la conqu ista.
La intervenc ión de Justiniano en la Península Ibérica para med iar en e l
conflic to suceso rio e ntre ambos partidos, provocó la ocupació n de una parte
importante de l lito ral s udorienta), pues Liberio conquistó Cartagena, Málaga,
Murc ia y Córdoba, y esta blec ió e l do mini o bi zantino en Hi spa nia, s ie ndo
nombrado maf?isrer milirum Hispaniae . Éste actuaba como gobernado r de la
prov inc ia, j efe de las !ropas y gobernado r general, dependie ndo de él la admi-
nistració n c ivil y milita r, con rango ig ua l al de los gobe rnadores de Italia y
África, todos e llos patric ios. La penetrac ión hacia el interio r de los bizantinos
ll egó a Medina-S idoni a y Baza. Se form ó as í la prov incia de Hispania, q ue
inclu ía Baleares (540), y Ceuta pasó a forma r parte de la prov inc ia Mau rita-
nia ll.
Se ha barajado inc luso la posibilidad de que Córdo ba e stu viese bajo su
control desde estos mo me ntos hasta 572, año en el que podía ser la capi tal de
la prov incia bizantina de Hispania, pasando a partir de ento nces a Cartagena,
y fue de nuevo reconqui stada ent re 579-584, año e n q ue fue recobrada pagando
a los enemi gos que gobernaban la c iudad. Baj o poder bi zantino, se trasladó la
sede de la di óces is a Ja basílica de San Vicente de Córdoba, se constru yeron
edific ios pa latinos y se amurall ó la zona sur de la ciudad . Se establecieron cas-
tra para defende r la fro ntera interior y se fortificó y amplió e l puerto de Car-
tage na, que pasó a ser la capital. Junto con M álaga, constitu yero n un gran
emporio comerc ial de productos de lujo, que llegaban de l Imperio para la corte
visigoda. Justiniano e stableció un a ceca en España y ac uñó sue ldos de oro
(besantes ) hasta e l fi na l de l do mini o.
La influenc ia c ultural bizantina sobre los visigodos fue decisiva, sobre todo
en los conceptos políticos y legislativos, y se manifiesta e n el arte y en las con-
cepc io nes urban ísticas y militares de Recópoli s. Muc hos años más tarde, Leo-
vigildo, sucesor ele Atanagil do, aún hacía ac uñar una meda ll a en la cual Justi-
niano aparecía con el calificati vo de dominus noster. Las ofensivas visigodas
intentando recuperar e l territo rio se s ucedieron bajo Si sebuto (6 12-62 1) y Suin-
tila (62 1-631). El primero tomó Málaga y Cartage na, y e l segundo aprovec hó
las dificultades de l lmpe rio e n Oriente para acabar con la presencia bizantina
e n Hispania.

TEMA 2. EL IMPERIO ROMANO DE ORIENTE FRE TE A LA PERSLA SASÁNIDA 75


5. El Imperio Oriental y los pueblos eslavos

Los pueblos eslavos aparecen desig nados como ta le s en contac to con la


frontera del Imperio Romano Oriental cuando Ju tini ano comienza a redefinir
y a urbanizar la frontera danubiana y de los Balcanes. El término sklabenoi o
en latín scla11e11i se utili za durante el sig lo v 1 para dos grupo s de pueblo q ue
hablaban una forma similar de protoeslavo: los esclavenos propiame nte d ic hos
(de donde deri va ''es lavo") y los antes, e n la zona de Ucrania.
En una primera fase, durante la primera mitad de l s iglo VI. las expedicio nes
eslavas contra e l Imperio desde la ribera nort e del Danubio imp li caron la esla-
vizac ión progresiva de buena pa rte de la Península Balcánica. y la as imil ació n
de la c ivili zación bi zantina por los recién llegados. según narra la Guerra góti-
ca de Procopio. Los ataq ue s más sonados tuv ieron lugar en la década de l 540 ,
llegando hasta Constantinopla y Dyrrac hium , mi entras los bizantinos intenta-
ban desviarlos como mercenarios para atacar a los godos en o tros frentes. A lgu-
nos de sus oficiales se convirtieron al cristianismo como forma de avanzar en
s u carrera, aunque su aceptación general en la soc iedad bizantina no se produjo
hasta más tarde, c uando Agathias me nciona a estas tropas en luc ha cont ra los
persas.
Al marchar los lombardos hacia Italia (e n torno a 565). un pueb lo turco.
los ávaros, se instaló en el Danubio medio, frenó la expans ión eslava hacia e l
Sur, y sometió a las tribus eslavas me ridiona les a su pode r. A partir de e ntonce·
se producen más incurs iones eslavas escapando de los ávaros, o bien combi-
nadas y bajo el mando de tropas ávaras, hasta e l punto de que alg unas sedes
episcopales antes bi zantinas, al sur del Danubio, fueron abandonadas a su paso.
Durante la gran invasió n de l año 580 se fundó el prime r establec imiento pro-
piamente eslavo en sue lo griego, la c iudad de Sirmio fue destruida, y la po-
blació n de lengua latina y g ri ega fue deportada al norte de l Danubio, para con-
tribuir a colonizar e l territo rio ávaro. La necesidad de Bi zanc io de ma ntener a
la vez el frente con eslavos y ávaros, por un lado, y contra los persas, por o tro,
hace que hacia e l 600 los bizantinos hayan perdido todo e l territorio al norte
de Saló ni ca.
A pesar de un débil i11tento de consolidación por parte de Mauricio, la fron-
tera del Imperi o fue virtua lmente abandonada por Focas. e incluso Herac lio
tuvo que retirar a sus tropas de los Balcanes. La de1Tota de los ávaros por los
bizantinos frente a los muros de Constantinopla (626) permiti ó la sublevación
de varias tribus eslavas. Algunas de ellas lograron independizarse, a l mando
de Samo. un mercader franco, y extendieron su dominio por e l Danubi o supe-
rio r y medio , estableciendo la capital e n Nitra. También los descendientes de
los deportados aprovec haron la coyuntura y se sublevaron. Después de vencer
a los ávaros . pudieron regre sar a sus lugares de o rigen. g uiados por Kuver o
Kuvrat (640). Samo repartió el re ino es lavo e ntre sus hijos, pero poco después
(679) cayeron bajo e l domini o de l puebl o turco de los búlgaros. que conqui s-

76 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII I


taron las ti erras eslavas situ adas e ntre e l Mo rava y e l Mar Negro, en su des-
plazamiento ante la presión de los jázaros. As paruk fue e l responsable de la
unión de búlgaros y eslavos me ridionales hasta formar una sola entidad. cono -
c ida como reino de Bulgari a, que tu vo un importante papel e n la política bál-
ca111ca.

6. El Imperio Persa Sasánida

6.1. La dinastía sasánida

El origen de la dinastía sasánida re presenta el triunfo de los dirigentes loca-


les de la zona de Fars sobre los soberanos partos y sus señores veci nos. en
torno al sig lo Ill de nuestra era. Ardashir L que se atribuyó una ascendenci a
m ás o me nos mitológica e n la persona de Sasán. sacerdote del templo de Ana-
hita en l stajr, fue e l fundador de la dinastía de ese nombre y consiguió liderar
una coalició n q ue destro nó a l último rey parto. Ardavan. Intentó extirpar del
país la influe ncia he le nística y luc hó sin tregua contra e l Impe rio Romano.
hac ie ndo de lstajr e l centro espiritua l de Persia. P robableme nte también fundó
uno de los poblados que integrarían más tarde e l cong lomerado urbano de Cte-
si fo n te. Continuaron su obra su hijo. Sapor l. y Sapor 11. e l vencedor de Juliano
e l Após tata.
Tras la caída de Roma. la po líti ca exteri or de la di nastía bascu ló e ntre el
e nfre ntamie nto y la amistad con e l Impe rio Oriental. su más poderoso veci no.
Yezdige rdes I fue tutor de Teodosio TI por e ncargo de Arcadio. con g ran dis-
g usto de la nobleza pe rsa y de la c lase sacerdotal , mantenié ndose la paz tras la
firma de un tratado e n e l que ambos imperios se comprometía n a no edificar
nuevas fo rta lezas e n la frontera (42 1). A la vez. la situación de los cristianos
de ntro de Pe rs ia mej oraba . e n detrimento de los zoroastras . Los enfre ntam ien-
tos con los hunos sumieron al Impe rio Sasánida en una cris is moral y econó-
mica a fin es de l sig lo v, du rante la c ual se sucedieron varios emperadores y se
basculó e ntre la pe rsecución y aceptación de l c ristianismo mientras se sucedían
las disputas den tro del bando zoroástrico. En tiempos de Kavad l. el sace rdote
zoroástrico Mazdak predicó una serie de refonnas que iban más allá del dogma
relig ioso, promov ie ndo la igualdad soc ial. la división de los latifundios e n favor
de los campes in os pobres y la comunidad de bienes - incluidas las rnujeres-
para todos sus persas. Kavad utilizó e l m azdeísmo para debilitar el poder de la
nobleza, los terratenientes y los acerdote . aprovechando para hacerse m ás
accesible para e l pueblo, e n una idea sin precedentes pues cont radecía lo esta-
blecido en el A1·esw. Se produjo un golpe de Estado . y Kavad tu vo q ue refu-
g iarse con los hefralitas. turcos s ituados e n Sogdiana y Bactriana. e n Asia Cen-

TDIA 2. EL l\1PERIO R0\1A\'0 DE ORIE:\ITE FRENTE A LA PERSIA SASÁNIDA 77


tral , quienes le ay udaron a recuperar el trono, y tras una corta guerra en la que
Kavad se apoderó de Armenia y atacó varias ciudades mesopotámicas, se firmó
la paz con Bizancio (506), con quien volvería a en frentarse por s u alianza con
los lajmíes. Las reformas de esta época a veces se atribuyen a Cosroes l.
El gobierno más fructífero de la época fue sin duda el de Cosroes I
(53 l-579), que accedió al trono después de ejecutar a sus hermanos. La política
bélica de este e mperador, e nemigo a ultranza de Justiniano, fue c laramente
ofensiva. llevándole a conquistar e l Ye men, Siria, y Antioquía (540), m uchos
de cuyos habitantes fueron deportados a Asiria, y a arrebatar a Bizancio e l país
de los lacios o colcos (Cáucaso), princ ipal zona de fricción entre ambos impe-
rios, para lo cual contó con e l auxilio de los hunos sabe rios, que habitaban al
norte de las montañas. La recuperación de esta región (562) s upuso a Bizancio
e l pago de 30.000 monedas de oro anuales, y nos ha quedado su re lato en la
obra de Procopio de Cesarea. Tras vencer a los heftalitas, Cosroes pudo dedi-
carse a elaborar un catastro, a reformar los impuestos según la fertilidad de las
tierras, y a favorecer la traducción al persa medio o pahlavi de Homero, Platón
y Aristóteles, por parte de bizantinos como Simplicio de Ci licia, Pri sco de
Lidi a o Isidoro de Gaza. Para defender e l imperio Cosroes construyó grandes
murallas en las cuatro fronteras: en las llanuras de Gorgán contra los heftalitas;
en los pasos del Cáucaso; e n e l sudeste, y en el sudoeste la muralla llamada
"de los árabes". Aunque Cosroes se presentó como anti -mazdeísta, nunca vol-
vió a ascender a la antigua nobleza o a los terratenientes a s u ant igua posic ión.
Su organización de l vasto territorio conquistado se basó en la figura de los
dehcanes, caballeros que poseían un poblado, y también utilizó fam ilias enteras
como colonos en la frontera, en un modelo que antecedió a los themas bizan-
tinos. Los grandes sistemas de irrigación, como e l canal de Nahrawan, sirvieron
para extender las áreas de cultivo, mediante una enorme inversión de fondos
públicos.
Hormizdas IV, hijo y sucesor de Cosroes I, no tenía sus dotes políticas y
se enfre ntó con la nobleza y los sacerdotes a causa de sus medidas para favo-
recer a los cristianos. La situación provocó la sublevación de l general Bahram,
de ascendencia arsác ida (de la anterior casa imperial), que instauró a l joven
Cosroes 11, para deponerle después y autoproclamarse soberano, por primera
vez desde la instauración de los Sasánidas. Cosroes II se refugió en la corte
bizantina. Bahram y Cosroes compartieron e l imperio hasta 59 1, en que el
general fue asesinado por un turco. Cosroes 11 aprovechó entonces para con-
solidar su poder en tomo al Golfo Pérsico, apoyándose en los lajmíes. Cuando
el emperador Mauricio, que le ay udó a recuperar e l trono, fue asesinado en
Calcedonia (602) y Focas llegó al poder, Cosroes 11 se erigió en vengador suyo.
Primero se enfrentó a los turcos, para mantener en paz el frente norte, y después
se dirigió contra Asia Menor, Siria y Egipto, llegando a saq uear durante tres
días Jerusalén (6 14) donde ocurrió una auténtica matanza, para amenazar des-
pués incluso la mi sma Constantinopla (620). Solo Heraclio en persona conse-
guiría controlar su expansión, llegando hasta Ctesifonte (628). Durante este

78 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)

L
tie mpo, Cosroes lI adoptó e l título aqueménida y parto de "rey de reyes" (sha-
han shah), y volvió a instaurar a las de idades anteriores a Ormuz, aunque no
por e llo desdeñó otros credos, como las distintas denominaciones cristianas
de sus esposas. Cosroes 11 fue destronado y s ustituido por su hijo, que tuvo
que firm ar una paz humillante y evacuar Armenia, Siria, Egipto y parte de
Mesopotamia.
El fin del imperio se produjo tras una fase de debilitac ión c reciente que
hizo que se sucedieran doce reyes -entre e llos dos hijas de Cosroes 11- en
menos de c inco años. El último soberano, Yezdigerdes III, príncipe de Istajr,
logró reunir un ejérc ito de 120 .000 hombres, que fue destruido por los árabes
en Kadesiya (637), junto a Hira. Éstos habían sido mercenarios persas, y cono-
cían bien e l s iste ma de luc ha sasánida, por lo que pudieron tornar Ctesifonte
y pronto ocuparon casi todo e l país (644). Yezdigerdes huyó e n busca del
apoyo de los turcos y fue asesinado en las cercanías de Merv (65 1), poniendo
fin a la historia de su dinastía. Sus territorios pasaron a fom1ar parte del califato
is lámico.

6.2. Organización territorial y administrativa del Imperio Persa

El Impe rio Persa, a pesar de mantener un equilibrio e ntre s u población


nómada y la sedentaria, se convirtió en un imperio urbano y una de las maqui-
narias administrativas más importantes del mundo, y su influencia se dejó sen-
tir en muchos otros poderes a lo largo de toda la Alta Edad Media. Los empe-
radores c rearon o refund aron innumerables c iudades con s u nombre; la
inserción de la palabra Irán en algunos de estos topónimos indica una voluntad
de revivir la gloria de los arios. Las tribus nómadas se designaban con la pala-
bra kurd, y eran utilizadas como fuerza militar, entre ellas los dail amitas, los
gilani y los ke rmani .
El impe rio se div ide e n un territorio central (lran, que correspondía a Per-
s ia) y unas tierras c irc un da ntes sobre las que ejerce el dominio (an -lran o
lranshahr), como Mesopotamia, Armenia, Georgia, etc. , con fronteras varia-
bles. Desde época de Kavad I se hallaba dividido administrativa y militarmente
en cuatro regiones (kusr), al frente de cada una de las cuales se hallaba un gene-
ral (spahbed), con poderes c iviles y militares, y un maestro espiritual o sacer-
dote zoroastra (me/) a cargo de los as untos religiosos . Cada distrito contaba
con un regi stro de cancillería u oficina gubernamental (divan, en persa) y una
ceca. Esta reforma fue compl etada por Cosroes 1, que añadió un regi stro para
e l ejérc ito, y es paralela a la divi s ión cuatripartita e n prefecturas del Imperio
Romano de Oriente, lo que no deja de ser interesante. La delimitación de estas
regiones no es fija y depende del periodo y de las fuentes que lo describen. La
siguiente subdivis ión era la provincia o distrito (shahr), administrada por un

TEMA 1. EL IMPERIO ROMANO DE ORIENTE FRENTE A LA PERSIA SASÁNIDA 79


reyezuelo local o por un gobernador provincial nombrado por e l emperador
(en ambos casos denominado shahrdar). y por un mowbed, juez-sacerdote que
tenía a su cargo los asuntos legales y de propiedad. El distrito se dividía en
rnsrags, probablemente mancomunidades de varios pueblos, y la unidad más
pequeña e ra e l deh o pueblo. Los j e fes de estos poblados (dehcanes) admi-
ni straban justicia y env iaban los tributos a la Hacienda. po r medio de un ser-
v ic io de correos que constituía una pieza esencial en e l funcionamiento del
Estado. Determinados territorios fronterizos, como Armen ia o Azerbayán,
constituían satrapías, con sus sátrapas o margraves a l frente . Y los te rritorios
que formaban parte del dominio personal del emperador se denominaban
ostan. con un ostandar al frente .
Los sacerdotes zoroastras (mow) funcionaban tanto dentro del aparato reli-
gioso como en la burocracia del Estado, con capacidades judiciales y econó-
mi cas e n las provincias a partir del s iglo 1v d .C., incluyendo un gran sacerdote
(mowhed). Gracias a los sellos de arci lla que utilizaban conocemos la jerarquía
sacerdotal y los ámbitos de su actuación en todos los subdi stritos, templos del
fuego. ciudades. la secretaría de finanzas, y junto al adm ini strador del distrito,
como hemos dicho. E l abogado yj11e: de los pobres, tenía competenc ias sobre
las fundaciones piadosas destinadas a cu idar de pobres y necesitados, así como
viudas y huérfanos. Dentro de la adm ini stración palatina, la jerarquía sasánida
iba, de arriba a abajo. desde el rey de reyes, pasando por el hijo principal entre
los príncipes, el primer ministro, los generales del Ju rasán y cada una de las
regiones, segu idos por el juez entre los jueces, los consejeros de la corte y los
quilarcas (mandos militares). En el s iglo v1. los sacerdotes del rango supe rior
(mowheds) ocuparon las funciones de los jueces.
El ejérci to estaba compuesto de cuerpos de caballería e infantería, y dis-
ponía de e lefantes. en la retaguardia. para fac ilitar la actuac ión de los arqueros,
quienes montaban e n sus torreones desde lo alto de los cuales podían lanzar
las flechas con mayor visibilidad del campo e nem igo. A l frente de las cuatro
subdivisiones provinc iales del ejército se encontraba un general en jefe (lran
spahbed).

6.3. La vida económica

La vida económ ica de la Persia Sasánida no se ajustaba a un modelo de


tipo fe udal en el que las aldeas o pueblos dependieran de fortifi cac io nes. La
ag ricultura se dividía en tierras propiedad del Estado, tierras de fundaciones
correspondientes nom1almente a los templos, tierras de propiedad colectiva y
tierras ele fundaciones piadosas. Tanto e l Estado como los propietarios colec-
tivos. incluyendo las comunidades minoritarias de judíos y monasterios cris-
tianos. a menudo utilizaban mano de obra esclava en sus tie rra . Sin embargo,

80 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


era la propiedad de los canales de riego la que determinaba el control del agua
y su pe1tenencia al E tado o colectiva se hizo objeto de numerosas regulac iones
y pleitos. El Juzcstán e Iraq eran las dos provincias más fé rtiles. y en ella e
cultivaba caña de azúcar. arroz. hortalizas y otros producto . que generaban
importantes rentas para el tesoro a ánida. En la zona de Susania había también
cultivos intensivo . Las tierras altas se dedicaban al pastoreo. que a pesar de
ser nómada también era controlado y pagaba impuestos al Estado.
La importante urbanizac ión de Persia durante esta época contribuyó al
desarro llo de los ofi cios urbanos. obre todo de los sectore tex til, del vidrio y
del metal. utilizando a numero os ingeniero romano-bizant inos capturados
en la guerras. Su producc ión favoreció el comercio, pues era intennediaria
entre Bi zancio y Europa. por un lado. y el Lejano Oriente. por otro. Además
de los productos de artesanía. Persia comercializaba excelente piezas de orfe-
brería. cerám ica. y co méticos. Las famosas alfombras persas ya se prod ucían
desde la etapa aquemén ida. Entre sus principales ciudades comercial es desta-
can Ctesifonte. la capital; Hamadan. en el centro. encrucijada de las distintas
rutas caravaneras, y Siraf. el gran puerto del Golfo Pérsico. El primer factor
en el desarrollo del comerc io per a fue el control de ambas costas del Golfo
Pérsico, medi ante puertos como Firuzabad. Shi raz y Hormu z. que ocupaba el
estrecho del mi smo nombre. Las casas de algunos de ellos estaban hechas de
maderas importadas desde la India y Zanzíbar. Compitiendo con Bizancio, los
persa se aseguraron la ruta marítima hasta Sri Lanka. adonde llegaban sus
caba llo . y Malasia. donde tenían colonias ele mercaderes. Finalmente. e a e-
guraron el monopolio de la seda en los pue1tos del sudeste de China. superando
pronto a los etíopes. Las monedas persas de lo siglos v al v 11 presentes en
estos yacim ientos prueban la conex ión con las co loni as persas. e incluso se ha
confirmado la ex istencia de algún templo del fuego zoroástrico en Chang·an
(sur de China).
En cuanto al transpone terrestre. Persia ocupaba un lugar central en la Ruta
de la Seda. donde e tablec ieron tall eres para este material en Susa, Gundesha-
pur y Shushtar. donde se hacían di seños que méÍS tarde serían imitados en Egip-
to y por lo musulmanes. Los sogd ianos controlaban buena parte de e te
comercio. y los tesorill os de monedas sasánida de los siglo v-v1 ugieren un
tráfico intenso.
El tercer foco fu e el comerc io sirio. cuyos productos. como el vidrio.
comenzaron a fabricar los propio persas al deportar a los trabajadores de e ta
región. una vez conq u i~tada. a la ciudades imperi ales de l cen tro de Persia.
Las codi ciadas ruta · de Armenia se habían convertido en peligrosas por e l
enfrentamiento entre Persia y Bi zancio en la región. por lo que se recurrió a
otra alternativas. como las de Mesopotamia y Arabia. Para proteger la com-
petencia. tanto comerciante bizantinos como per as no eran admitidos en el
interior del imperio contrario. aunq ue sí en la ciudades lim ítrofes y en puertos
de otro paíse .

TE~!..\ 2. EL l~IPERIO RO~tA:'\0 DE ORIE. TE FRENTE A LA PERSIA SASÁ, IDA 81


Dentro de las fronte ras, Pe rsis fue Ja región que concentró el mayor número
de intercambios con todos los confi nes de l Imperio. El comercio estaba a cargo
de compañías y comunidades relig iosas. como l os zoroastras, que formaban
asoc iaciones comerciales. Sin emba rgo, dado que los me rcaderes gozaban de
poca cons ideración social, a menudo eran los sogdianos, los cristianos y los
judíos quie nes llevaban a cabo las transacc iones. Lo mis mo ocurría con los
arte sanos, que se agrupaban e n e l bazar por calles de oficios.
Progresivamente se abandonó la economía de intercambio para pasar a una
monetaria , con la emi sión de monedas y la estandarizac ión de los pesos diri-
gida desde el palacio. El centro económ ico fundamental fue una vez más Per-
sis, desde donde la moneda llegaba direc tamente a los mercados de l Golfo.
Durante e l reinado de Cosroes 11 esta ceca tambié n proveyó un a umento de
moneda para pagar a las tropas dirigidas contra e l Imperio Romano Oriental.
Los dracmas sasánidas de plata c ircularon hasta la India, donde fueron imita-
dos, mientras que e l patrón oro fue utilizado por los bizantinos, con sus dinares,
y parece que hubo un acue rdo tácito en respetar ambos patrones, aunque se
imitaran los tipos de moneda e ntre los dos imperios. De las minas productoras
de plata para Pers ia, las mejores eran las de Panjshir, e n e l Jurasán. También
se produjo acero, que llegó hasta C hina , siendo considerado so lo por detrás en
calidad de l acero indio.

6.4. Las religiones de los persas


Bajo los Sasánidas, la re lig ión estatal del imperio persa era la doctrina dua-
lista de Zoroastro, según la cua l Ormuz, dios c reador de l espíritu y la luz, se
ha lla e n pugna con Ahrimán, principio creador del mundo, e spíritu del mal y
señor de las tinieblas. Am bo eran hermanos gemelos, hijos de Zurvan, e l Tiem-
po, y su esposa Jovax izaj. Entre otros dioses, adoraban al Sol (Muir, e l Mitra
de los antiguos) y la Luna. La re ligión zoroástrica veneraba los e leme ntos de
la Natura leza: e l agua, que se empleaba para la purificación ritua l; la tierra,
conocida como la d iosa Nana de los as irios, Nanaí o Anahita , y el fuego, al que
rendían culto los creyentes e n los conocidos como templos del jitego. El Avesta,
libro sagrado de los zoroastras, señalaba cinco c lases de fuego. A l fuego per-
sonificado (Adizur) se le consideraba hijo de Ormu z, a quie n convenía aplacar.
En el siglo 111, bajo Hormizdas 1, e l sacerdote princ ipal Ke rdir cons ig uió re unir
en su persona los títu los de magnate, juez de todo e l Imperio y e l custodio del
sagrado fuego de l templo de fuego de Anahid en Istajr. A parti r de entonces se
produjo e l ascenso de la organi zación sacerdotal y el establecimiento de una
jerarqu ía que continuaría durante el gobie rno de los s iguientes Sasánidas.
Junto a e lla surgió el manique ísmo. una corriente dualista gnóstica que
llegó a ser re ligión universal. El profeta Man.i , quien se llamó a s í mismo "el
profeta de l Dios de la Verdad", nac ió e n un a famili a noble y relig iosa de Cte-

82 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XI I)

L
sifonte. Combinó con Ja tradición re ligiosa mesopotámica los influjos iranios,
judíos, y del recie ntemente fundado cri stianismo, que se había extendido por
la zona hacia e l siglo 11 d.C. A los doce años tuvo su primera vis ión, a la que
siguieron otras, que le revelaron su misión y lo que debía e nseñar. Hacia el
año 240 fue de nunc iado por alguna de las ramas ortodoxas del zoroastri smo,
por lo que tuvo que huir a la India, donde entró en contacto con e l budi smo. A
su regreso a Babilonia gozó del favor de Sapor 1 y predicó una doc trina sin-
cretista, de un ascetismo riguroso, que pronto se exte ndió por Siria, Egipto e
Irán Oriental. Finalmente, considerado hereje por los magos, fue condenado a
muerte en el año 276. Según Maní , la lucha e ntre la luz y Ja oscuridad se desa-
rrollaría en tres etapas. En los orígenes, los reinos de la luz y las tinieblas esta-
ban completamente separados y cada uno tenía su propio soberano. Una parte
de l mundo de la luz fue a parar a l mundo de las tinie blas. Así se produjo e l
cosmos, en e l que ambas están mezcladas. E l objetivo del proceso hi stórico es
Ja separación, te rcera etapa, de forma que no se puedan volver a mezclar. En
el siste ma cosmogónico maniqueo, Ja Luna crecía con las partículas de luz que
le llegaban de la Tierra, y el Sol era la pue rta de l Reino de la Luz. Entre las
di vinidades de la luz aparecía Jesús el Luminoso, que conduciría las almas al
Reino de la Luz. Su moral señalaba siete prece ptos fundamentales, cuatro de
e llos relativos a Ja fe y los otros tres a la conduc ta de los c reyentes.
Aparte de estas dos re ligiones autóctonas, también existían en e l Imperio
Persa importantes minorías, que e n gene ral e ran aceptadas en Persia sa lvo en
lo s mome ntos de recrudec imie nto de la gue rra contra el Imperio Roma no
Oriental. Entre las cristianas, la iglesia nestoriana se e ncontraba establecida
en Persia (Mesopotamia y norte de Irán), desde antes de l Concilio de Éfeso.
Era la más antigua. ya que según la tradición, s urgió e n la zona de Edesa a par-
tir de l apostolado de Tomás. No consigui ó la categoría de relig ión oficia l bajo
los sasánidas y sufrió las persecuc iones de Sapor lI y Yezdigerdes. Su cabeza
vis ible era e l katholikos, representante del patriarca de Antioquía, primero, y
después independie nte. Residía en Ctesifonte , hasta que se estableció en Bag-
dad e n é poca abbasí. Hacia el 480, el nestorianismo se convirtió en la ún ica
versión del cri stianis mo aceptada en Persia.
En c uanto a la iglesia armenia, s u fundación se atribu ye a Ja evangelización
de Armenia por el apóstol Addai , oriundo de Edesa. Su primer katho/ikos, Gre -
gario el Iluminador, fue consagrado obispo e n Cesarea de Capadocia en e l
s ig lo 111 , y la sede se instaló en e l monaste rio de Ech-miadzin (Rus ia). A prin-
cipios de l siglo v ya estaba consolidada y mantuvo una estrecha vinculac ión
con la fami li a real armeni a. El pue blo se fue convirtiendo durante este s ig lo
gracias a la invenc ión del alfabeto armenio por un monje, y se fonnaron equi-
pos de traductores para traducir al armen io las Sagradas Escrituras. Su inde-
pendencia respecto a la ortodoxia bizantina estu vo marcada por las luchas entre
sasánidas y griegos, que aislaban geográficame nte a Armenia. Durante el Síno-
do de Ovín (55 1) aceptó la doctrina monofis ita. Bajo Heraclio se produjo un
intento de unión con la Iglesia ortodoxa, que no cuajó. Esta igles ia tenía dos

TEMA 1. EL IMPERIO ROMA 83


tipos de sacerdocio, los vardapets. célibes cu ltos, dependientes de un convento
o encargados de una función pastoral importante, y los sacerdotes casados, a
cargo de las iglesias.
Los judíos mantenían una relación tan próxima con los Sasánidas, que inclu-
so se casaron con algunas mujeres judías. convirtiendo a algunos de sus des-
cendientes en verdaderos "reyes judíos'". ya que la religión se transmitía por la
vía materna. Los relatos bíblicos sobre los persas, sobre todo el Libro de Esther,
fueron importantes en la configuración de la ideo logía propia del Imperio Sasá-
nida, tanto en época de Sapor I (s iglo 111) como de Yezdigerdes II (siglo v). y
favorec ió la visión condescendiente de los gobernantes hacia esta minoría.

Bibliografía

Bádenas de la Peña. Pedro et al. : Epígeios Ouranós. el cielo en la tierra: estu-


dios sohre el monasterio hi:anrino. Madrid : Consejo Superior ele Inves-
tigaciones Científicas , 1997.
Barforcl, P.M.: The early slO\·s: c11lr11re and society in early mediel'al eastern
E11rope. lthaca, New York: Cornell Un iversity Press, 200 1.
Bravo, Antonio: Bi:ancio. Perfiles de un Imperio. Madrid , 1997.
- Signes Codoñer, J. y Rubio Gómez, E.: El Imperio Bi:anrino. Historia
y ci1·i!i:ación. Coordenadas bibliográficas. Madrid. 1997.
Daryaee. Touraj: Sasanian Persia. The R ise and Fa// of an Empire. Londres:
Tauris, 20 1O.
Hernández de la Fuente. David: Bre1•e historia de Bi:ancio. Madrid: Al ianza.
20 14.
Hughes. Robert P. (ed.): Chrisrianiry and the Easrern S/O\·s. Berkeley: Un ivcr-
sity of Cali forn ia Press, 1993- 1995. 3 vo ls.
Cuna, Florin: The ma/..:ing of rhe sla1·s: hisrory and archaeology of rhe lower
Da1111be region. c.500 -700. Cambridge: Cambridge University Press,
2001 .
Sarri s, P.: Economy and Society il1 the Age of lustinian. Cambridge : C. Uni-
versity Press, 2006.
Soto Chica, J.: Bi:ancio y los sasánidas. De la lucha por el Oriente a las con-
quistas árabes (565-642 ). Granada: Centro de Estudios Bi zantin os,
20 12.
Vallejo Girvés, M.: Hispania y Bi:ancio. Una relación desconocida. Madrid:
Akal, 20 12.

84 HISTORI A MEDIEVAL 1{S IGLOS V-X II )


Vizcaíno Sánchez. Jaime: La presencia bi::antina en H ispania (siglos 1'1- 1111):
la documentación arqueológica. M urcia: Unive rs idad de Murc ia, 2009.
Y lasto, P. : The Entry of the Sla1's into Christendom . An l nrroduction to the
Medieml History of the Slcll's . Cambridge: Cambridge U niversity Press,
1970.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas

Duby, G.: Atlas histórico, pp. 38-39, 194- 195.


Ec hevarria, A. y Rodríg uez. J. M.: Atlas histórico de la Edad Media pp. 51-
54. 62-70.
Kinder, H. y H ilgem ann , W.: Atlas histórico mundial. !. De los orígenes a la
Re\'Ol11ción.fi·ancesa, pp. l04. 11 4. 144.
Mackay, A. y D itc hbum , D.: Atlas de Europa medie1'al. pp. 19, 70-72.
Sellie r. J . y A.: Atlas de los pueblos de Oriente. Oriente Medio . Cáucaso . Asia
Central, pp. 20-2 1.
VV. AA. : Atlas histórico de E5paña. J. pp. 64-66.

Textos y documentos

R iu , M. et a l. : Textos comentados de época mediel'al (ss. val XII). Barcelona:


Te ide, 1982 .
- Texto 11 .3: Triboniano y la legislación justinianea.
- Texto nº 10.4: La corte de Cosroes l . El libro de las reglamentaciones.
- Texto nl' 10.5. La diplomacia: una pa:: para dos generaciones.
Kaplan. M ic he l (d ir.): Edad Media. siglos J\ ·-x. Granada: Univers idad de Gra-
nada, 2004.
- Construcción de Santa Sofía. p. 43
- Constituc ió n Tanta (de l Digesto). p. 44
- La conq uista de Egipto (64 1) v ista por un cronista b izantino, Jua n de
Nikiou, p. 123.

TEMA 2. EL IMPERIO ROMANO DE ORIE1 TE FRENTE A LA PERSIA SASÁ. IDA 85


Textos para comentar

Crítica a la gestión de Justiniano

"Tan pronto como Justini ano se hizo cargo del imperio, consiguió confun-
dirlo todo, pues introdujo en e l Estado cambios que antes habían estado pro-
hibidos por la ley y erradicó a s u vez por completo las costumbres que regían
hasta entonces, como si hubiera asumido e l hábito imperial con e l objeto de
que todo cambiase y mudase e l hábito. Suprimía e n efecto los cargos públ icos
ex istentes e instituía otros nuevos en la admin istració n; hacía lo mi smo con
las leyes y con los censos de tropas, pero no porque actuara movido por lo que
es jus to, o gui ado por razones de convenienc ia , sino para cambiarlo todo y
darle su nombre, pues si le era completamente impos ible cambiar algo al ins-
tante, al menos le ponía su propio nombre".
Procopio de Cesarea, Historia Secreta. Introducción, traducción y notas de
Juan Signes Cordoñe r. G redas, Madrid, 2000, pp. 2 14-215.

Corpus iuris civilis: una novella de Justiniano

"Constituc ión XXX. De l procóns ul de Capadoc ia. No ignoran los amantes


de la erudición en cosas antiguas cuán grande es e l renombre de los de Capa-
docia, cuán numerosa es su poblac ión, y cuántas difi cultades ofrecieron en un
princ ipio a los romanos para conquistarl a. ( ... )
Encomendar esta provincia a una admini strac ión inferior nos ha parec ido
bastante indigno de lo que conviene, mayormente viendo también que siempre
está en pugna contra la admini stración establecida para nuestras casas. Y se
hayan divididas las cosas que son de la c iudad, y uno de sus partidos es c ier-
tamente del erario, y al otro lo ll aman liberal, y siendo, a la verdad, una sola
por s us muros la ciudad , es doble por sus voluntades. (... ) Y así en otras admi-
ni straciones, que ha poco hemos constituido en la Pi sidia, e n la Licaonia y en
la Tracia, su forma y constitución consiste n en la reunión de dos e lementos,
pero queriendo nosotros decorar a esta con mayor representación, le damos
una triple potestad. Porque e l que te nga esta magistratu ra estará, a la verdad,
al frente al mismo tiempo de la ley y de todo el oficio c ivil, pero estará también
al frente así de Jos militares que se hallen establec idos en la mencionada pro-
vincia, como si por esto mismo fuese magistrado militar. Mas le concederemos
que también esté al frente de los func ionarios de l erari o, y que le o bedezcan
todos cuantos antes eran del oficio del conde, queremos decir, los contadores,
y otros que haya. Y tendrá para é l la magistratura c ierto triple orden reunido;
porque é l mi smo será juez civ il y militar, y estará al frente de las cosas del era-
rio, prestándole servicio ambos oficios, así el del conde, que hará tambié n s us

86 HISTORIA MEDIEVAL I (SIGLOS V-X II)


propias cosas, y que no tendrá nada común con e l oficio c ivil , como el de l muy
esc larecido juez de la prov inc ia. Pero queremos que toda e lla sea y se llame
proconsular, te niendo cie rtamente su oficio una sola denominac ión. ( ... )
Por e sto, pues, queremos poner al frente de esta provinc ia uno de los que
nos son más conoc idos. quien presidirá este triple ofic io, llevando é l so lo sobre
sí toda la magistratura y toda la potestad, usando c iertamente las insignias de
la admini strac ión c ivil , teniendo carroza de pl ata , y hacha o segur, y faces, y
todas las demás antiguas ins ignias de la ley. Mas te ndrá impero tambié n sobre
los militares. y cuidará de las rentas del e rario, para que lleguen sin menoscabo
a todas las ad mini strac iones establecidas para e llo, y con mucha más razón a
nuestro palacio. como tambié n llegan ahora con ocasión de lo que se nos entre-
ga a nosotros, y a la sacratís ima y muy piadosa Augusta. nuestra cónyuge, en
oro y en vestidos; porque de ningún modo queremos que nada de esto se dis-
minuya" .
Cuerpo del derecho cil·il romano. Trad. l. L. García de l Corral. Barcelona,
1898: reed. Va llado lid : Lex nova, 1988, vol. VI, pp. 164-165. 168.

El gobierno de Cosroes Il Anusharwan

" Kisra (Cosroes) orde nó que los nuevos censos de impuestos se escribieran
en varias copias. Una copia debía guardarse en s u canc illería cerca y a mano;
otra copia debía enviarse a los recaudadores de impuestos sobre la tierra para
que pudie ran recaudar los impuestos sobre esa base; y otra copia e ra enviada
a los jueces de las divis ione s administrativas (coras) . Los jueces estaban encar-
gados de la tarea de mediar entre los recaudadores de impuestos y la gente si
los prime ros inte ntaban reunir en los distritos administrativos una s uma supe-
rior a la establecida e n la copia princ ipal de l censo existente e n la canci llería
real, c uya copia habían rec ibido. Los jueces también debían ex imir del impues-
to sobre la tierra a aquellos c uya cosecha o cuyo producto imponible había
resultado dañado o afectado negativame nte por c ualquier causa. según lo grave
que fuera e l daño o defecto. En c uanto a aquell as personas s ujetas a impuesto
que habían fallecido, o que habían pasado los c incuenta años, también se sus-
pe ndía la recaudación de impuestos: los jueces debían escribir a Kisra sobre
las exenc iones de impuestos que habían concedido aquí, para que Kisra des-
pachara las instrucciones apropiadas para los recaudadores de impuestos. Ade-
más, los jueces no debían permitir a los recaudadores tomar impuestos de per-
sonas menores de veinte años. ( ... )
Kisra entonces despachó un ejé rc ito al Yemen bajo e l mando de un hombre
de la gente de Ye men ll amado Sayfan ibn Ma 'di Karib -algunas a utoridades
dicen, s in embargo, que se llamaba Sayf ibn Dhi Yazan- que mató a los negros
que allí había [l os abisinios] y conquistó e l país. Habiendo asegurado la sumi-
s ión de la tie rra de l Ye me n. Ki sra e nv ió a uno de sus comand ante s con un

TD1.:\ 2. EL L\1PERIO ROM.ANO DE ORIENTE FRENTE A LA PERSlA SASÁNIDA 87


numeroso ejérc ito contra Sarandib [S ri Lanka l . la tie1Ta de las piedra precio-
sas. en el país de la India. El comandante atacó a su rey, le mató y tomó control
de la is la. mandando desde a ll í a Kisra abundantes riquezas y muchas joyas".
Al-Tabari: The Sasanids. rhe By::.amines. rhe Lakhmids. and Yemen. Trad. ingle-
sa C.E. Bosworth. Albany: SUN Y, 1999, pp. 26 1-262. 264.

88 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


Tema3
,
LA EXPANSION DEL CRISTIANISMO
,
Y LAS PRIMERAS HEREJIAS

Introducción.
Fuentes.
1. La organización y jerarquía eclesiásticas.
2. Las iglesias orienta les: los Pa1ri arcados. El Primado de Roma.
3. Conci lios y herejías.
3. 1. Herejías de Occidente.
3.2. Herejías de Oriente.
4. San Gregario Magno y la evangelizac ión de los anglosajones.
5. El monacato.
5. 1. El monacato oriental.
5.2. El monacato en Occidente.
6. La transmisión de la cu ltura clásica en Occidente.
6. 1. Lengua y cultura.
6.2. Centros de creac ión y difusión.
Bibliografía.
Actividades. Propuesta de ampliac ión de conoc imientos.
Textos para comentar.

Introducción

A la caída del Imperio Romano. la Iglesia era una de las instituciones más
importantes del ámbi10 medite1Táneo. Sin embargo. tenía que mantener una
lucha constante por la ortodoxia. pues en Oriente surgían numerosas líneas de
pensamiento heterodoxo conoc idas como herejías. Entre e llas destacaba el
anianismo. que profesaban los visigodos que llegaron a la Península Ibérica.
Otra cuestión candente era la discusión sobre si la primacía de la Iglesia estaba
en Roma o en algún otro de los grandes centros cristianos, como Jerusalén o
Constantinopla. La cuestión se zanjó también en esta época con el triunfo de
la sede romana.

TEMA .\. LA EXPANSIÓN DEL CRISTIANISMO Y LAS PRIMERAS HEREJ ÍAS 89


Fuentes

Noticias referentes a la primitiva organización de la Iglesia. a las primeras


herej ías y a la labor de Constantino en pro del cri sti anismo pode mos encon-
trarlas en las obras de l obispo Eusebio de Cesarea (265?-339?), espec ialmente
en su famo a Hisroria eclesiástica. magna obra en 10 libros. que transmiten
multitud de notic ias y doc umentos de su época. Fundame ntal también para
este periodo es la magna fig ura del norteafricano s an Agustín (354-430), obis-
po de Hipo na y Pad re de la Ig le. ia, c uya in fluenc ia marcó gran parte de la teo-
logía durante toda la edad media. Auto r de numerosas o bras fil osófica · y teo-
lógicas, no. interesa destacar aq uí us célebres Co11fesio11es (del latín co11jiteri,
es decir "cele brar·· la obra de Dio ) en las que narra u vida y se adhie re a la
filosofía plató nica. Luc hó cont ra los he rejes maniqueos con s u obra De Genesi
contra manichaeos. y contra los donatistas co n sus obras Psalmus contra par-
tem Donari y De baptismo contra partem Donati. Po r la importancia que tu vo
su producció n y la infl uencia en sus contempo ráneo tenem os que eñalar al
tambi én Pad re de la Iglesia, e l dálmata san Jerónimo (347-420), que trad ujo
directamente de l hebreo al latín la Biblia, conoc ida como Vulgata. Escribió
tambi én un Epistolario en e l q ue recoge 135 biografías de escrito res y perso-
naj es cri stianos hasta su época. Citemos tambié n a sa n Atanasio (295-373 ),
que escribió una Apología co11rra los arrianos y la Vida de san Antonio abad.
Personaje de extrao rdinaria impo rtancia es Sócrates Escolástico (380?-440?).
Compuso una Historia Ecclesiastica (del 305 al 439), en s iete libros. Es la
princ ipal fue nte para conocer dic ho periodo. En é l se inspiran los histori adores
posterio res: Sozómenos y Teodoreto. D e parec id a importancia es Evagrio
Escolástico (536?-594). que tamb ié n escribió una Historia Ecclesióstica,
desde e l 43 1 (Conc ilio de Efe o) hasta e l 594.
Fue nte de primera impo rta nc ia para e l conoci mi ento de la h is to ri a de
Europa , tanto ec lesiástica como c iv il , durante e l ig lo VI y primeros año de l
siglo v11. es san Gregorio Mag no (540?-604). a uto r de una vasta prod ucc ió n,
que estu vo e n contacto con todos los personajes de la é poca y q ue aparecen
e n sus famosas Epístolas, contenidas en 14 libros. A é l de bemos la biografía
de san Benito de N urs ia contenid a e n e l libro II de us famosos Diálogos o
Dialogo/'11111 lihri IV de 1·ita el mirarnlis pal/'11111 l ralicornm. Escribió tambié n
e l Liher regulae pastora/is e n e l que traza la imagen de l perfecto obis po. Las
numerosas o bras de este Papa. e c ritas e n un latín e legante . influyeron dec i-
s ivame nte e n la cultura medieval. De san Ambros io de Milán (339?-397)
pode mos destacar s us tres libros De ojjiciis ministro/'11111 y las más de 90 car-
tas con ervadas que p roporc io nan un panorama inte resante sobre e l re ino
ostrogodo .
Sobre e l monacato y la evangelizac ión de los anglosajo nes es fundame nta l
la obra de Beda e l Venerable . c itada e n e l te ma l. Sobre e l monacato be nedic-
tino hay q ue c itar la o bra de san Benito de N urs ia (480?-560?) que esc ribió

90 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II }


la célebre obra Regula monachorum, universalmente conocida, que elaboró
sobre la base de otras más antiguas, espec ialme nte la Regula magistri.
Por lo que a la España vis igoda se refi ere hay que citar a san Martín de
Braga (5 10?-580?) que escribió De correctione rusticorum, en el que condena
las superstic iones de su época, y a san Fructuoso de Braga (¿-665) que escri-
bió una Regula monachorum que tuvo gran difus ión e n la Pe nínsula. Intere-
sante es también la Vitae Sanctorum Patrum Emeritensium, que aporta mucha
información sobre la España visigoda.

l. La organización y jerarquía eclesiásticas

La expansión de l cri stianismo, prime ro dentro de los límites del Imperio


Romano y, después de las conquistas bárbaras, por los territorios situados fuera
de sus fronteras (Irlanda, Germania y parte de las Is las Británicas) re presenta
uno de los capítul os centrales de la historia euro pea. Dentro de este proceso,
los años 3 13 y 380 constituyen los ejes centrales de l mismo. En e l p1imero de
ellos, el emperador Constantino decretó la libertad de culto en todo el Imperio,
por lo que el cristianismo pasó a te ner el mismo rango q ue e l resto de religio-
nes. En el segundo, el emperador Teodosio dio un paso más dec isivo y tras-
cende nta l al reconocer al cristiani smo com o la re li gión ofi cial de l Estado y
prohibir e l ejerc ic io de cualquier otra.
La estrecha uni ón que se produjo entre e l poder político y los representantes
de la nueva re lig ión ofi c ial fue total, y confirió a sus jefes, los obi spos, una
nueva autoridad que les permitió eje rcer no sólo e l poder religioso, que ya
poseían, s ino también e l c ivil , especia lmente e n temas referentes a l derecho
ele famili a (Codex Theodosian11s). Esta situación redundó rápidame nte en un
cl aro benefici o económico y socia l para la nueva Ig lesia, aunque en e l campo
de la unidad de la fe (ortodox ia) no fue unánime el consenso pues la diversidad
de pensamie nto y c ultu ras teológicas puso pronto en ev idenc ia una serie de
contradicc iones y resistenc ias (herejías) que dificultaron irremediable mente el
establec imie nto de una única 011odox ia, como veremos más ade lante.
La Iglesia, que en los p rimeros tiempos carecía de organizac ión y estruc-
tura propias, se inspiró para e ll o en la o rgani zación admini strati va de l Impe-
rio . Digna heredera de la ro manidad , s iendo la ci1•itas e l núc leo fun dame ntal
de la estructu ra administrati va impe rial, tambié n la escogió para sí a fi n de
que e n la ciriras res id iera e l obi spo (episcop 11s o episkopoi. es dec ir el vig i-
la nte) y fuera e l centro de toda la admini stración e piscopal. De e ste modo la
civitas adquie re un luga r pre ponderante a l ser e l lugar donde e l obispo tie ne
su cátedra y de de la que se controla todo el territorio adscrito a la m ism a,
que pasa a deno minarse diócesis. Lo s obi spos estaban asistidos por e l clero,
compuesto por sacerdo tes (presbiteroi, es decir anc ianos) y d iáconos (dia-

TEMA l LA EXPANSIÓN DEL CRISTIA 1ISMO Y LAS PRI MERAS HEREJ ÍAS 91
konos, es decir serv idores) . A consecue nc ia de l aume nto de fie les. se hizo
necesari o un mayo r control para evange li zar las zonas rural es o pag11s (de
ahí pagano) por lo q ue las dióces is se div idieron e n pequeñas circunscri p-
ciones te rritoriales (parroq uias). al frente de las c uales estaban los sacerdo tes .
La instituc ionali zac ió n de esta estructura se llevó a cabo duran te los siglos 11
y 111, completándose a final es de l siglo IV. La estruc tura parToquial se extendió
primero por His pan ia. Septimania y Aq uitani a y a partir de l sig lo Vil por Ita-
li a. La unió n de vari as di ócesis forma ba una prov inc ia eclesiástica . al fre nte
de la c ua l esta ba e l metropolitano (arzobi spo e n occ ide nte). La prov inc ia
ec les iástica so lía coinc id ir con la c ivil. y e l ob ispo me1ropolita110 ocupaba
un lugar j erárquico supe rio r a l de l resto de obispos, ya que presid ía la elec-
c ión y consagraba a los obispos de su provi nc ia y convocaba los conci lios
prov inc ia les.
Hemos visto como la ci1·itas fue perdiendo impo rtanc ia en los últimos d ías
de l Impe rio al a usentarse de e lla las c lases dirigentes que prefirieron vivir en
las vill as que te nían e n s us grandes dominios . De este modo. cuando se pro-
duzcan las invasio nes, los obispos se convertirán, e n numerosas ocasiones, en
los únicos representantes y portavoces de la poblac ió n, erig iéndose en los
auté nticos j e fes espiritua les y civi les de la misma . Muchos de estos obispos
pertenecían a la antig ua clase senatorial y eran dete ntadores de un patrimo nio
cons ide rable que cedían. a s u muerte, a la Iglesia con lo que ésta aumentaba
su riqueza constante mente. riqueza que también crecía gracias a las continuas
donacio nes de los fie les, por lo que la Ig lesia se convirti ó en uno de los más
grandes propi etarios de bienes rústicos.
Recordemos, una vez más, q ue durante la Edad Med ia, la tierra e ra cas i la
única fuente gene radora ele riqueza y, poste riormente, ele poder e n función del
dominio que se ejercía sobre las personas asentadas en la mis ma. La c iudad
se conv ierte, de esta ma nera, en e l centro de vida re ligiosa y todo empieza a
girar en torno al obispo y su catedral , que g uarda en su interior las re liquias
de los santos venerados por la po bl ació n que veían e n e llas la fue nte ele m ila-
gros y curaciones, a la vez que representaban la fuerza protectora de su ciudad.
Las catedrales y las iglesias se convierten ta mbié n en lugares de asil o y bene-
fice nc ia, grac ias al aumento de sus bienes fundi arios procedentes de limosnas
y donaciones testamentari as, a las que se acogen numerosos pobres. Los obis-
pos exti enden así su poder no sólo sobre las ciudades sino tambié n sobre los
1•ici (poblados) del terri torio diocesano. fonnando una g ran estructura de domi-
nación con e l que tendrán que contar las a utorid ades c iv il es. Debido al cre-
cie nte y rápido poder que fueron adquiriendo los o bi spos, los reyes bárbaros
y los e mperadores controlaron su e lecc ió n ya que. en la prác ti ca, se habían
convertido en func ionari os reales de igual rango. superio r e n muchos casos,
al que tenían los comes o condes y, tal como sucedía con éstos, era fu ndamen-
ta l conservar su fide lidad. En a lgunas ocasio nes y e n algunos lugares se for-
maron verdaderas "familias e piscopales"' y el cargo se transmitía de pad res a
hijos. En esta época (siglo IV) nace la costumbre canó nica de l celibato ecle-

92 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


siástico. que difere ncia las iglesias de Oriente y Occidente. Mientras que en
Oriente los diáconos y sacerdotes podían casarse, no los obispos. en Occidente
el papa León 1 (400-46 1) impuso e l ce libato a subdiáconos, diáconos. sacer-
dotes y obispos aunque s u cumplimiento fue muy irregular durante toda la
Edad Media.
El metropolitano o arzobispo solía re unir a los obispos de su provincia en
asambl eas (sínodos) en las que se acordaban las directrices a seguir po r todos
ellos en lo referente a moral. costumbres, ritos y todo lo re lacionado con la
vida re ligiosa. Tenemos numerosas refe rencias sobre este tipo de reuni ones,
desde los primeros ti empos medievales. y se han conservad o las actas de
muchos de ellos.

2. Las iglesias orientales: los Patriarcados. El Primado


de Roma

El Imperio de Orie nte estaba di vidido en c inco grandes teJTitorios admi-


nistrativos. llamados d iócesis (no confund ir con las diócesis eclesiásticas).
cada una de las c ua les inc luía varias provincias. que correspondían más o
menos con las metrópoli s ec lesiásticas. A efectos puramente re li giosos la di ó-
cesis de Eg ipto. que incl uía se is provinc ias. pasó a formar e l Patriarcado de
Alejandría: la diócesi s de Oriente. que incluía 15 provincias, formó el Patriar-
cado de Antioquia. y las diócesis de Asia. Ponto y Tracia. formaron e l Patriar-
cado de Constantinopla.
El Conc ilio de C onstantino pla (38 1) establec ió la estructura ecles iástica
de l Imperio y acordó que lo o bi spos de una determinada diócesis c iv il, que
cotTespondía grosso modo a un patriarcado, no podían inmiscuirse en los asu n-
tos de otra diócesis. consagrando de este modo la independencia de los patriar-
cas u obi spos del más alto rango situados al frente de las mismas. En dicho
conc ilio se establ ec ió en c inco e l número de patriarcados con e l s igu ie nte
orden: Roma, Constantinopla. A lejandría. Antioquía y Jeru sa lén. En e l año
1589 se creó e l patriarcado de Mosc ú. que re ivindicó e l títu lo de .. Terce ra
Roma ... con influencia sobre Rusia y e l cri stianismo eslavo.
El patri arca de Alejandría gozó de un gran prestigio por su doctrina y por
e l extraordinari o poder político que ejerc ió. especialmente durante los sig los
v y VI. a través de los miles de monjes que dependían de é l. Fue e l foco prin-
cipal del pensamiento cri stiano y un digno sucesor de la esc ue la he leni ta que
s iglos atrás se había asentado en dicha c iudad . Se destacó en la defen sa de la
ortodoxia contra los a1Tianos. s iendo san Atanasio u princ ipal figura. El
patriarcado. que remontaba sus o rígenes al apóstol san Marcos. comprendía
m<1s de c ien obispados que - unidos a la multitud de monjes de la Tebaida eg ip-
c ia (región de Tebas) y a la poses ió n de grandes riquezas- otorgaron a sus ti tu-

TEM,.\ l LA EXPA\SIÓ1\ DEL CRISTIAN ISMO Y LAS PRI MERAS HEREJÍAS 93


lares un gran prestigio y poder y q ue se les conociese como los " nuevos farao-
nes de Egipto".
El p atriarca de Antioquía siempre vio discutida su posic ión por e l obispo
de Jerusalén , hasta que éste se convirtió en patriarca, y por Chipre. Remontaba
su origen a san Pedro, que e tu vo e n di cha c iudad antes de dirig irse a Roma.
El patri arca de Constantinopla debía tal honor a que era e l obispo de la
"N ueva Roma" o capital del Imperio de Oriente. El canon 28 de l Conc ili o de
Calcedonia (45 1), le reconoc ió un rango equivalente al del papa de Roma, que
nunca aceptó dicho canon. El patriarca de Constantinopla sufrió la constante
ingerencia de los emperadores bizantinos en los asuntos eclesiásticos y, tras la
pérdida de influe nc ia de los otros tres patriarcados a raíz de las conqu istas
musulmanas del siglo v 11, se convirtió e n e l gran rival de Roma.
Por lo que a Occ ide nte se refiere, hay que seña lar que la estructura ec le -
siástica no sig uió los pasos de Oriente, y las diócesis c iviles del Imperi o
(España, Vienne, Galia, Bretaña) no di eron lu gar a patri arcados, excepto
Rom a y e l caso de Cartago que control aba 500 obispados. Los obi spos de
Cartago se vieron superados por las que re ll as donatistas y por la invasión ván-
dala. La conqui sta musulmana, a fina les de l sig lo v 11 , hizo que desapareciera
todo vestig io de esta Iglesia que había dado figuras tan señeras como Tertu-
liano o san Agustín .
El Papa de Roma mantuvo durante estos sig los una luc ha e nconada por
mantener su independencia de los poderes c iviles y por defende r la pureza de l
dogma. S u acción sobre los diversos pueblos bárbaros que se asentaron en
Europa, contribuyó a afianzar su prestigio. El Papa de Roma es obispo de la
"Sede Apostólica", y funda directamente s u autoridad en san Pedro, como se
encargó de recordar continuame nte en sus Decreta/es. Los demás patriarcas
le reconocieron una primacía honorífica por este hecho (Calcedonia), pero en
la práctica conservaron sie mpre una autonom ía total. L os reyes bárbaros, en
s u mayoría arrianos como hemos visto, desconfiaban de l poder del Papa sobre
los obispos cató licos de s us re inos, y trataron de defender su autonomía fre nte
a Roma. Por este motivo, la autoridad de los Papas en los reinos occidentales
fue afim1ándose lentamente a lo largo de los siglos, sie ndo la acción evange-
1izadora promov ida por e llos, uno de los motivos que contribuyeron a e llo.
La primacía de los Papas alcanzó su cénit con san León I Magno (s. v),
siendo reconocida por los obis pos de la Galia, Hispania y e l Ilírico, contribu-
yendo a ello s us esfue rzos por fij ar la ortodox ia e n e l concilio de Calcedonia
(45 1), la defensa de Roma frente a Atila (452) y e l ev itar numerosas muertes
durante e l saq ueo de la ci udad por parte de l vándal o Genserico (455). Valen-
tiniano III reconoció al papa de Roma la superioridad jurisdiccional sobre todas
las diócesis de occidente (455).
La Iglesia había alcanzado una posic ió n de privilegio en e l Impe rio, desde
los días de Constantino y, sobre todo, de Teodosio, hasta e l punto de que los

94 HISTORLA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


mismo empe radores romanos se cons ideraban " obis pos e ntre los obispos··.
Lo ecle. iásticos gozaron de nume rosa privil egio entre los que se encon-
traba: la exención del desempeño de cargo munic ipa les, recordemo que
estos cargos eran onerosos para s us titulares; e taban ujetos a l derecho ecle-
s iás tico y no a l c ivil ; habían logrado que e l de lito de herejía se equiparara al
crimen de Estado, por lo que los herejes eran perseguidos como enemigos
púb li cos; lo obi spos adquirieron e l poder arbitral e n los liti gios públicos, etc.
Quedaban atrás, no en e l tie mpo pe ro sí e n e l recue rdo, los tiempos en los que
la Ig lesia pedía que se la tratase como a cua lquie r otra re lig ión. Ahora, con-
ve rtida e n la re li gió n oficia l, no toleraba que nadie di sc utie ra o compartiera
s us pri vilegios. Pero la Ig le s ia pagará caro e l disfrute de los mi smos ya que
s iempre necesitó la protecc ión del poder c ivil. Los emperadores bizantinos y
los reyes bárbaros se la otorgarán a cambio de inmi sc uirse en sus asuntos,
empezando por la e lecc ión de los altos cargo y acabando por partic ipar e
impone r su opinión en los temas puramente reológ icos, tal como hicieron Ju s-
tiniano y a lguno de sus sucesores.
Los papas de Roma. debido a la lejanía de l poder imperial , empezaron a
perfil ar la docrrina de la de limitación de poderes: e l espiritual para el Papa y
e l tempora l para e l Emperador. El papa Ge la io J (492-496) en una carta diri-
gida al empe rador Anastasia (494) le explicaba que sólo Roma podía juzgar a
los obi spos y pa tri arcas, sin neces idad de que ningún conc ilio lo autorice y
que sus sentencias eran inapelables ya que, aún cuando ambas potestades son
las encargadas de regir e l pue bl o de Dios. ··ta carga que pesa sobre los sacer-
dotes es tanto mayor en cuanto que ellos deben responder también en e/ juicio
de Dios por las almas de los reyes". De esta forma se pusieron los c imientos
de una doctrina que, con e l tiempo, estaba destinada a desarrollarse y que con-
duc irá en Occidente a un choque frontal e ntre ambos pode res . Esta es la teoría
que e conoce como la "de las dos espadas''. Los patriarcas de Constantinopla.
sobre lo que e l pode r de l emperador eje rc ía un conr rol absoluto, nunca desa-
rroll aron una teoría de tal naturaleza.
En los prime ros s iglos, la e lecc ión de lo obi spos solía realizarse por el
pueblo y e l clero, y en e ll a entraban en j uego numerosas cuestiones de índole
po lítica y económica además. c laro está. de lo factore. re lig iosos. Por este
motivo muchas e lecciones se celebraban en med io de grandes desórde nes. por
lo que pronto inte rvino e n e ll as la autori dad c ivil. Los patriarcas de Constan-
tinopla eran e legidos casi s iempre por e l emperador, mientras que los papas
de Roma e elegían e n medio de grandes presiones y, antes de ser consagrados,
de bían obtener la aprobac ión de l empe rador bizantin o, a cambio de la c ua l
pagaban una tasa que fue abolida por Cons tantino IV, e n e l 680. M ás ta rde
subs isti ó únicamente la obligación de comunicar e l nombre de l e legido , bien
al emperador o, para acortar los tiempos, a l exarca de Rávena. La conquista
de l norte de Itali a por Carlomagno puso fin a esta prácti ca respecto a l pode r
bizantino, pero continuó estando en uso respecto a l nuevo pode r franco.

TE~A 3. LA EXPANS IÓ:--' DEL CR ISTIA ISMO Y LAS PRIMERAS HEREJÍAS 95


Figura 3.1. E.rpa11sió11 de las Iglesias orientales.

3. Concilios y herejías

La difusión del cristiani smo por todo el Imperio no estuvo exenta de difi-
cultade de toda índole y, una vez tolerado y aceptado por los emperadores,
surgieron en su seno diferente interpretaciones obre aspectos fundamentales
de la fe. Casi todas las herejías nacieron en Oriente debido a que allí hubo una
mayor difu ión del cristiani mo. a la forta leza del heleni smo y a una mayor
sutileza interpretativa de las mentes orientales. El Occ idente tampoco se vio
exento de herejías y desv iaciones de la ortodoxia , aunque de distinta natura-
leza. como el donat ismo. el priscilianismo y el pelagianismo que apenas tuvie-
ron influencia en el mundo ori ental.

3.1. H erejías de Occidente

El Donatismo fue una herejía surgida en Occ idente, concretamente en el


norte de África, a princi pi os del siglo IV. Su princ ipal va ledor fue el obi spo
Donara de Cartago (m. 355). Los donatistas formaban una secta de carácter
rigorista que e oponía a la vida relajada del clero y hacía depender la eficacia
de los sacramentos de la pureza del que los administraba. Si al principio surgió

96 HISTORIA MEDIEVAL l (SIGLOS Y-XII)


como un cis ma en la Iglesia no11eafricana acabó, con el tiempo, convirtiéndose
en una auté ntica he rej ía que di vidió dicha Ig lesia hasta la llegada de los ván-
dalos y volvió a resurgir con gran fuerza tras la conquista de Justiniano.
Otra herejía surg ida en Occidente fue e l Pelag ianis mo que toma e l nombre
de su c reador Pelagio (360?-430?) . laico de origen irlandés. para quien todos
los hombres nacían sin e l pecado orig inal. pues el pecado de Adán no se trans-
mite al resto de la humanidad , por lo que e l bauti smo era un sacramento super-
fluo. E l hombre. o brando rectamente y de acuerdo con su concie ncia, podía
alcanzar la vida eterna. La figura de Jesús continuaba s iendo fundamental por
la excelencia de su doctrina y por s u ej emplo, no por la grac ia salvílica que nos
otorgó con su muerte. Pe lag io se conv ie11e así en e l primer defensor de la sola
f ides q ue poste riormente defendió Lutero. Doctrina impregnada de estoic ismo
e inspirada en la filosofía pagana. el pelagianismo fue condenado en el Concilio
de C artago de 41 8. s iendo san Ag ustín uno de sus principales detractores.
El Priscilia nis mo. tomó su nombre de Pri sc il iano (345?-385), gallego de
o rigen. que fue o bispo de Ávi la. Su doctrina, que contenía vestig ios gnósticos
y maniqueos. se d ifund ió por Galicia y Lu sitania. Fue acusado de brujería y
decapitado en Tréveri s en 385, convirtiéndose así en la primera víctima de la
pe rsecució n contra los herej es. Tan to san Ambrosio de Mil án como san Ma11 ín
de Tours protestaron por esta ejec ución ante e l emperador Máx imo que había
sucum bido ante la pres ión de c iertos obispos hi spanos. El prisc il iani smo,
impregnado de un fuerre contenido social y de críti ca a la je rarquía. subsistió
e n la zona gal lega dos s igl os más.

3.2. Herejías de Oriente

Las herejías que tu vieron más calado dogmático y más trascendenc ia polí-
tica y socia l fueron. si n duda alguna, las que surgi eron en Oriente donde, para
condenarlas. e re unieron los primeros Conc ilios Ec uménicos. Destacare mos
aquí únicamente las tres más impo rtantes: Arrianismo. Nestorianismo y Mono-
fi sismo. Todas e llas di eron lugar a g randes controve rsias que afectaron pro-
fundamente la vida de l imperio de Orie nte. d urante varios siglos. contribu ye n-
do a s u cris is y debí l itam ie nto.
El Arrianismo toma su nombre de Arrio (256-336), presbítero ele Alejan-
dría. que estructuró dicha doct rina. que había s ido formulada inic ialme nte en
Antioquia. Seg ún la mis ma. de las tres personas q ue forman la Trinidad, el
Hijo, encarnado en Jesús de Nazaret, había s ido ""creado ·· por e l Pad re antes
de todos los tiempos y. aunque era una criatura supe rio r. no pod ía ser igualado
en d ivinidad a l Padre . por lo que se convertía de esta manera en una especie
de semidi ós. La doctrina de Arrío ame nazaba los fundamentos mis mos del
c ristiani smo por lo q ue Co nstantino. que basaba la unidad del Imperio en el

TE:'ll..\ 3. LA EXPA~SIÓN DEL CRISTIAN ISMO Y LAS PRIMERAS HEREJ ÍAS 97


cristianismo, se vio obligado a intervenir y convocó un Concilio en N icea (Asia
Menor) e l año 325 , siendo e l primero de los Ecuménicos. Este conci lio estu vo
presidido por el obispo Osio de Córdoba. consejero del em perador. y en é l par-
ticiparon unos 300 obispos. De allí salió e l Credo o Símbolo de Nicea, dicié n-
dose del Hijo que fue .. engendrado. 110 creado. co11susta11cial al Padre (omou-
sion to Patri)". Entre los numerosos ac ue rdos que se tomaron, se establecieron
las n01mas para calcular la fecha de la Pascua de Resurrección ya que había
continuas di sputas con los judíos y con e l patriarca de Alejandría por parte de
Roma. Se aco rdó que la Pascua se celebraría siempre, te niendo en cue nta e l
calendario lunar, entre el 22 de marzo y e l 25 de abril, y concretame nte debía
ser e l primer domingo siguienre a l plenilunio posterior del equinoccio de pri-
mavera (2 1 de marzo). Los judíos ce le bran s u Pascua e l primer ple nilunio pos-
te rior al equinoccio de primavera, por lo que puede caer en cualquier día de la
semana. Como curiosidad histórica diremos que en e l año 325 el eq uinoccio
de primavera cayó el 2 1 de marzo y que en 1582 e l papa Gregorio XIII corrigió
e l adelan to de 10 días que se había acumulado con e l tiempo, suprimiendo ese
año l Odías del calendario. Es e l famoso calendario gregoriano que rige actual-
me nte en todo e l mundo.
Aún c uando e l arriani smo prácticamente desapareció de l Imperio, tras su
condena e n e l II Conci li o Ecuméni co de Constantinopla de 381, tuvo un éx ito
duradero gracias a la acción del obispo Ulfila, que convirtió a los godos a dicha
re li g ió n y para e llo creó un alfabeto propio y tradujo la Biblia a dicha lengua.
Arrianos fueron los visigodos, ostrogodos, suevos, vándalos y lo ngobardos. El
arrianismo desapareció tras la convers ió n de los visigodos al catoli cismo en
tie mpos de l rey vis igodo Rccaredo (589).
El Nestorianismo fue una herej ía según la c ual Cristo poseía dos natura-
lezas, una divina y otra humana, ambas comple tas pero separadas, aunque la
naturaleza hum ana prevalecía sobre la divina. Según esta doctrina, María había
e nge ndrado un hombre en e l q ue habitó la naturaleza di vina. Su creador fue e l
monje Nestorio (m . 45 1), de origen s irio, que llegó a patriarca de Constanti-
nopla e n e l 428. A esta teoría se opuso el patriarca Cirilo de Al ejandría (380?-
444) q ue de fendió la tesis de una única persona con dos naturalezas, divina y
humana a la vez, sin se paración y sin confusión e ntre ellas. D e este modo
María. la madre de Jes ús, se convertía e n madre de Dios (Theotokos). Esta fue
la doctrina oficial que se promulgó en e l IIl Concilio Ec uménico celebrado e n
Éfeso en el año 43 1. El nestoriani smo se refugió e n la Persia sasánida y se
difundió por Irak, India y China, donde aún subsiste.
El Monofisismo fue la herejía que tu vo mayor a1nigo, contri buyó a debilitar
internamente el Imperi o y causó la defección de gran parte de sus súbditos tras
la invasión musulmana. El monje griego Eutiques (378?-454?), llevó la doctrina
de Cirilo a sus últimas consecuencias y, tras la muerte de éste, defendió frente
a Éfeso que las dos naturalezas de Cristo, divina y humana, estaban fundidas
en una única naturaleza (1110110.fisis =una naturaleza) aunque la divina se sobre-

98 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


ponía a la humana. El monofi sismo fue reconoc ido como doctrina oficial en el
Concilio de Éfeso del año 449, presidido por el emperador Teodosio ll, donde
no se admitieron 19s legados de Roma por lo que el papa León I lo calificó como
"el latrocinio de Efe so,. y consiguió que en e l año 451 se celebrara el IV Con-
c ilio Ecuménico de Calcedonia, al que acud ie ron unos 600 obispos de los que
sólo dos eran de Occidente, que condenó e l monofisismo . El concilio estableció
que en Cristo las dos naturalezas se hallan '·inco11.fusas e inmutables. indivisas
e inseparables". Numerosos obispos sirios, alejandrinos y armen ios se opusie-
ron a este concil io y dieron origen a un cisma que llega a nuestros días. Así
nació la Ig lesia Ortodoxa Copta, que se extiende por Egipto, Etiopía y Eritrea;
la Iglesia Ortodoxa Siria o Jacobita. que toma su nombre del Obispo de Edesa,
Jacobo Baradai (m. 578), que se extiende por Líbano. Siria e Irak , y la Ig lesia
Ortodoxa de Am1cn ia, que se extiende por Armeni a y por los países de la di ás-
pora annenia. E l monofisismo impregnó parte de la sociedad y a él se sumaron
varios e mperadores. En Siria y Egipto se convirtió en una seña de ide ntidad
nacionali sta, frente a Constantinopla, hasta su conquista por los musulmanes.
De esta secular contie nda religiosas dos cosas habían quedado claras: que
el Conci lio Ecumén ico e ra el úni co órgano que pod ía fij ar la ortodoxia y pro-
mu lgar decre tos de carácter admini strativo que fueran aceptados por todos, y
que los emperadores eran los úni cos que podían convocarlos, al ser reconocida
su autoridad por todas las partes.

4. San Gregorio Magno y la evangelización de los anglosajones

Tras la conquista bi zantina de Itali a en tiempos de Justini ano, la Iglesia de


Italia. con el Papa a la cabeza. vue lve a sufrir de una manera directa la intro-
misión del emperador en s us as untos. Recordemos que los Papas de bían noti-
ficar a Constantinopla su e lecc ión y espe rar su aprobación antes de la consa-
gración. La irrupción de los lombardos en Italia y su lenta pero progresiva
conquista de l no rte de la Peníns ula. as í como ·u ins ta lac ión e n E spo leto y
Benevento . donde crearon fuerte ducados desde los que ej ercían una fuerte
presión sobre Roma. hicieron que los Papas, que no podían contar con la ayuda
del Imperio. se e rigieran e n valedores ele la urbe y se presentaran como los
únicos re presentantes de sus c iudadanos.
En este contexto surgió la fi gura de otro papa al que también se ha otorgado
e l calificativo de Grande o Magno. san Gregorio (540?-604 ). Pertenecía a una
rica familia patricia romana. los Anicios. y había siclo educado con los mejores
maestros de la ciudad. Alcanzó e l título de Prefecto de la Ciudad y, s iendo diá-
cono. res idió en Constantinopla durante d iez años corno apocrisario o emba-
jador del papa Pe lagio II. Fue e legido papa e n e l año 590 y tuvo que negociar,
mediante e l pago de un rescate. la reti rada de las tropas lombardas de l rey Agi-

TEMA 3. LA EXPi\\'SIÓ\' DEL CR ISTIANISMO Y LAS PRIMERAS HEREJÍAS 99


lulfo que asedi aban Roma (593) . G regorio 1, desligado de la au toridad impe rial ,
que tu vo que reconocer los ac ue rdos estipulados por é l con los longobardos.
se convirtió así en la fi gura más importante de la c iudad y su Ducado. Los
acuerdos firmados con Agilul fo delimitaron la frontera entre e l reino Longo-
bardo y las tierras del Ducado o T11scia Romana que. posteriormente. consti-
tuirían e l núc leo del futu ro Patrimonio de San Pedro.
Hasta e l pontifi cado de G regori o l los ang losajones habían permanecidos
paganos y eran reacios a aceptar el cristian ismo. pese a los varios intentos lle-
vados a cabo por los monjes bretones. Gregorio I envió a la isla (596) al monje
Agustín, que sería después e l prime r arzobispo de Canterbury, quien, en uni ón
de o tros 40 monjes, logró la conversión del rey de Kent, Ethe lberto, que estaba
casado con una princesa cató li ca me rov ing ia e hi zo la primera donac ión ele
tierras en Canterbu ry, que pasaba as í a convertirse en la cabeza ele la futura
organización ecles iástica de la is la. Tanto e l monje com o el rey serían poste-
ri orm ente cano nizados por la Igles ia. La evangelización avanzó lentamente
por Essex. c reándose la sede epi scopal de Lo ndres. San Gregorio fue el inspi-
rador más te naz de la jerarquía universal de los Papas, dictó nu merosos normas
para que e l clero respetara Ja disciplin a eclesiástica. dirigió y a lentó la labor
evangel izadora de los benedictinos y fue e l creador del canto gregoriano, usado
desde entonces en la liturgia católica, que fue despl azando al canto ambrosiano
o milanés, creado por e l o bi spo san Ambrosio de Milán dos s iglos antes.
La acc ión evangelizadora de los diversos pueblos germanos constituyó a
lo largo del tiempo un gran proceso de aculturación que. hay que señalar, no
fue ni continuo ni lineal, pero que fue transformando lentamente la fisonomía
cultu ra l y me ntal de Europa. Hasta tiempos recientes se ha destacado de modo
triunfalista la acción mi siona l de la Ig les ia como la portadora de una mejora
de las condic io nes socioculturales y mate riales de la po blac ió n, especialmente
de las capas más desprotegidas de la misma, que de este modo se integraba en
una c ultu ra latina superior. en todos los aspectos, a la gem1án ica. E l abandono
de las prácticas paganas a lo largo de la Alta Edad Media no fue general ni
fác il , au n c uando la fu erza coerc itiva de la Iglesia y e l poder as í lo querían.
Los numerosos escritos y doc umentos de procedencia ecles iástica que han lle-
gado a nosotros, así lo reconocen. También lo atestig uan las numerosas exca-
vaciones a rqueológ icas de tumbas de la época, donde aparecen amu le tos y
figuras de claro origen pagano. La conversión de C lodoveo. la del rey Ethe l-
berto y la de todos los demás reyes germán icos no comportaba la convers ión
automática de su pueblo. aunque así pueda aparecer e n las crónicas. Las gentes
de toda cond ición. especia lmente las del campo q ue constitu ía la población
más numerosa y más difícil de controlar, en cuanto podían volvían a sus prác-
ticas religiosas ancestra les y de nada servían los castigos o muertes en masa.
como las practicadas por Carlomagno frente a los sajo nes. que se llevaban a
cabo para erradicar dichas prácticas. Las actas de los conc ilios celebrados en
todos los reinos. a lo largo de los s iglos medievales, conde nan una y otra vez
las prácticas de hechicería y magia. lo que pone de re lieve su vigencia.

100 lllSTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xlll


5. El monacato

5.1. El monacato oriental

El monacato surgió e n Oriente. hac ia la segunda mitad del s iglo 111, entre
los cri stianos que deseaban llevar una vida conte mplativa y de sacrificio imi-
tando a C risto y como sustitutivo de l . ac rific io que ex igía e l ma rtirio, forma
s uprema de expresar la entrega a C risto. Se optaba así, no por un martirio rápi-
do y cruento sino por un sacrific io continuado a lo largo de toda un a vida. E n
un princ ipi o se trataba de personas q ue , a título indi vidual. abandonaban su
familia y se retiraban a l desierto o hacia lugares inhóspitos donde poder ais larse
de la gente y dedicarse con más intensidad al ejercicio de la oración y de la
ascesis. N ing ún lugar ofrecía mejo res condic iones para e llo que las vastas so le-
dades de los desie rtos egipc ios, espec ia lmente la región ele la Tebaida, situada
en el Alto Egipto cerca de Tebas. o e l desie rto de Nitria, cerca de Alejandría.
Surge así el anacorera (del g ri ego anajoreres) o persona q ue vive aislada y
habita c uevas y re fugios naturales, buscando su perfección interna , sin necesi-
dad de comunicarse con otras personas y sin estar s ujeto a ningún tipo de regla.
San Anton io e l Anacoreta (28 1-356) podría ser un buen representante ele este
tipo de perso nas, aunque se sitúa en una etapa intem1edia e ntre e l anacoreta
puro y e l monje que vive e n comunidad. ya que j unto a é l se instalan una serie
de anacoretas que reciben instrucc ión sobre cómo afrontar la vida y defenderse
de las acechanzas del demoni o y para realizar e n común algunos actos litúrgi-
cos. Estaríamos hablando . en este caso, ele los eremitas (de éremos, so litario o
desierto). Los anacoretas, en general, tenían una extracció n soc ial baja, eran
muy crédulos, desdeñaban toda c lase de especul ació n teológica y, a pesar de
ello, gozaron siempre entre las gentes de gran estima po r su fama de santidad
y extre mas pe nitencias. El desarro llo poste rior de este tipo de eremitismo dará
lugar a la /aura , que se difundió por S iria , Gali a e Italia principalme nte.
Será e l eg ipc io san Pacomio (292?-346) e l primero que, hacia el 330, vien-
do los peligros que para e l alma tenía la vida aislada ele los ere mitas, fundó
una comunidad de cenobitas (del griego koinóbion =vida e n común) donde el
trabajo manual y e l estudio de la Biblia, unidos a una disciplina común basada
en una serie de principios y reglas, fuera su no rma de vida. Nació de esta mane-
ra una in stituc ión nueva, e l ce nobitismo o monacato propiame nte di cho, de
larga y fructífera tradic ió n, que llega hasta nue stros días. Aclaremos que esta
forma de vida no es peculiar del cristiani smo ya que instituc io nes similares las
encontramos en todas las grandes re ligiones de la humanidad.
En Palestina, S iria, e l Sinaí y Armen ia se desarrolló otro tipo de monacato
intermedio . las /auras. propiciado por san Hilarión (292-372). Sus mo njes viví-
an durante la se mana aislados en chozas y cuevas pero se reunían los domi ngos
para celebrar la liturgia y come r juntos. tras lo cua l vo lv ían a su vida de ais la-

TE:v!A 3. LA EXPANSJÓ;-; DEL CR ISTIAN ISMO Y LAS PRIMERAS HEREJÍAS 101


miento. Este tipo de vida se practica aun hoy día e n el Monte Athos, en Grec ia.
A finales del s iglo X. san Romualdo (952?- l 027). inspirado en e ste tipo de
vida, fundará la orden de los camaldulenses. Otra variedad de monjes fue ron
los llamados estilitas (del griego stylos, columna), como san Simeón (390?-
459) que v ivió durante 40 años en lo alto de una columna.
El verdadero fundador del monacato orie ntal fue san Bas ilio (329-379),
obispo de Cesaréa, cuya reg la s igue aun vigente e ntre los monjes ortodoxos y
sirvió de modelo a San Benito. La regla bas iliana huye de las mortificaciones
exces ivas, insiste en e l trabajo manual e intelectual y sujeta a l mo nje a l mando
de un superior. Apoyados por la autoridad civ il y re ligiosa, los mo njes basilia-
nos se contaban por miles en todo e l Imperio y actuaron activamente, en oca-
siones de manera muy violenta, en las discusiones teológicas. De bido a su celi-
bato, casi todos los obispos ortodoxos se extrajeron de sus filas.

5.2. El monacato en Occidente


En Occidente e l monacato surgió en época más tardía y fue introduc ido
por personas que habían estado en contacto con e l monacato orie ntal. En Euro-
pa el monacato se difundió lentamente y su nacimiento no obedece a un impul-
so común, ni tiene una Regla de aplicac ión general hasta e l siglo v1, cuando se
crea e l benedictinismo. San Agustín fue e l principal impulsor de l monacato
norteafricano, y creó una Regla que sería ampliamente imitada e n siglos pos-
teriores. En la Galia fue e l panonio san Martín de Tours (3 l 5?-397) qu ien intro-
dujo la vida cenobítica, hacia mediados de l s iglo 1v, creando dos monaste rios,
en Tours y Poitiers. En España tenernos indic ios de vida monástica desde que
en e l Concilio de Elvira (Granada) de 305? se habla de "vírgenes consagradas
a Dios". A finales de l siglo 1v conocemos la célebre monja Eteria, que escribe
para sus monjas s u Viaje a Tierra Santa . En la época vis igoda e l monasterio
más famoso fue e l de Dumio, cerca de Braga (Portugal), fundado en el 550
por el monje panonio san Martín, que llegó a ser arzobis po de dicha c iudad .
El Bierzo y Galicia, fueron las zonas donde floreció más el espíritu monástico,
inspirado en la famosa Regula monachorum (640) del toledano san Fructuoso,
arzobispo de Braga.
Los principales focos monásticos en e stos s iglos altomedievales se encon-
traban, s in duda alg una , en Irl anda y Gran Bre taña. Este monacato se caracte-
rizaba por su alto nivel cultural, por su rigorismo y por e l importante pape l que
jugó en la cristiandad occidental. Sus figuras más destacadas fueron san Patri-
cio y san Columbano. San Patric io (389?-461 ?) era un miembro de la aristo-
cracia cristianizada británica que había nacido hacia el 387. Se educó entre los
monjes de Lerins (Provenza) y predicó e l c ristianismo en el norte de Irlanda,
fundando numerosos monaste rios e ig lesias e n la isla entre los que destacó el
de Armagh. La falta del soporte ad ministrativo y funcional que prestaban las

102 HISTORIA MEDIEVAL 1 (SIGLOS V-XII)


---------------llUIUU!llU!llUllnl1lllllll~UllllJUlllUllllllllllllllllUIUl1lllllllUJUlllUllllllllWllllllllllllllllllllUllllllUUUIUU-illllllllllllllllllllllllllllllllllHUIUWllUIUIHHUIUUllUlllllllllUUIHUlllllllllllUllUIW' _ _ _ _ _ _ __

ciudades, hizo que la evangelización de Irlanda y Escocia avanzaran más len-


tamente que en el continente, ya que sus sociedades estaban divididas en nume-
rosos clanes y el poder de sus sacerdotes druidas, con los que tuvo que luchar,
incluso físicamente, san Patricio era muy grande.
De estos monasterios irlandeses pa11ieron los célebres monjes conocidos
como scotti que, hacia el 563, se instalaron en la isla de lona y Lindisfame
para desde allí evangelizar a los pictos del norte de Inglaterra. De Irlanda partió
también, hacia el 590, san Columbano (540?-615), que se había educado en el
famoso monasterio rigorista de Bangor para evangeli zar las Galias y fundar
en Borgoña los célebres monasterios de Luxeuil y Fontaine, cerca de Zúrich
el monasterio de San Gall y, en el norte de Italia el monasterio de Bobbio.
Todos estos monasterios, muy célebres durante la Edad Media, fueron grandes
focos de cultura gracias a sus escuelas monásticas y sobre todo a sus célebres
scriptoria , que jugaron un importantísimo papel cultural durante la época caro-
lingia y otónida.
El monacato irlandés siguió unas pautas rigoristas parecidas a las de los
monjes de la Tebaida y sus monasterios tuvieron com unidades muy numerosas
como el de Bangor que llegó a tener 300 monjes. Sus abades ejercían el papel
de obispos, a los que sustituyen, por lo que la organización eclesiástica de las
islas giraba en tomo a las abadías. Seguían practicas litúrgicas distintas a las

Figura 3.2 . Restos del monasterio de Lindisfarne. que contaba con uno de
los scriptoria más importantes de las Islas Británicas (Foto: A . Echevarría).

TEMA 3. LA EXPANSIÓN DEL CRISTIANISMO Y LAS PRIMERAS HEREJÍAS 103


del resto de Occidente: en el cómputo de la Pascua, en la administración del
bautismo y en la ordenación sacerdotal, lo que ocasionó numerosos roces con
los monjes romanos llegados para evangelizar a los anglosajones.
Atención especial merece la figura del italiano san Benito de Nursia (Nor-
cia) (480?-560?) , nacido a finales del siglo v que, tras unos inicios de vida
anacoreta, fundó después el célebre monasterio de Montecasino, entre Roma
y Nápoles. Allí redactó su famosa Regu la monachorum . Se trataba de una
Regla que, en 73 capítulos, recogía lo mejor de las existentes y que concedía
una gran importancia a la vida intelectual y manual del monje, plasmándose
en el célebre ora et labora (reza y trabaja). Abandona las prácticas rigoristas
y pone su acento en el ejercicio del canto divino. El abad, cuyo cargo era vita-
licio, es el jefe de la comunidad y todos le deben obediencia ciega. El monje
tenía reglamentada toda su actividad cotidiana y se adscribía a un monasterio
para toda La vida, suprimiéndose la costumbre de los monjes giróvagos, que
recorrían diversos mon as terios hasta encontrar uno a su gusto. San Benito
murió en su monasterio el año 560. Montecasino fue saqueado por los longo-
bardos en 577, refugiándose sus monjes en Roma donde obtuvieron el apoyo
incondicional del papa Gregorio Magno. Fue una de las abadías más famosas
y poderosas de la Edad Media, junto con Cluny, y fue modelo artístico y arqui-
tectónico de muchas de ellas. En el siglo XI fue e l centro de un gran señorío
abacial que poseía unas ochenta mil hectáreas, que facilitaron las condiciones
materiales para su gran esplendor.
La Regula monachorum se extendió rápidamente por Europa. El lema ora
et labora resumía perfectamente la idea de su fundador, por dos razonas fun-
damentales: en primer lugar, porque se trataba de una Regla eminentemente
práctica en la que toda la vida del monje, desde que entraba en el monasterio
hasta el día de su muerte, estaba minuciosamente reglamentada y, en segundo
lugar, porque era mucho más flexible y humana que el resto de regl as que
regían en los monasterios del centro y norte de Europa, inspiradas en el
rigorismo de los monjes celtas. La Regla exaltaba la obediencia a la autoridad
del abad y el trabajo manual del monje, que contribuye de esta manera a su
sustento, frente al puro valor contemplativo del eremitismo, valores ambos
(obediencia y trabajo) muy apropiados para una sociedad rural altomedieval.
Los ·monjes benedictinos puestos al servicio del Papado fueron unos eficaces
instrumentos del mismo en el campo evangelizador y en la difusión de las doc-
trinas de Roma, como veremos en el tema 13. En el siglo IX Carlomagno y el
episcopado carolingio reconocieron la Regula monachorum como la única váli-
da en los monasterios del Imperio.
Los benedictinos desde sus monasterios instalados en las campiñas y zonas
rurales de Europa, con sus scriptoria, con la práctica de la liturgia romana y
con su detallada organización, contribuyeron en gran medida a la formación
de la idea de pertenenci a a un mundo común que era el resultado de la fusión
de lo germano, lo romano y lo cristiano: Europa.

104 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


6. La transmisión de la cultura clásica en Occidente

6.1. Lengua y cultura

La brecha políti ca. social y cultu ral que se abrió entre Oriente y Occidente.
tras la división del Imperio (395). fue acentuándose progresivamente con el
paso de los siglos. y el u. o del latín en la admini strac ión, común en amba
zonas hasta entonces. fue dando pa. o al griego en Oriente, al tiempo que asis-
timos a su progres iva he leni zaci6n. As ia Menor era sin duda alguna la región
más heleni zada , así como tambi én Alejandría aunque en el resto de Egipto la
población utilizaba el copto como lengua común . En Siri a, el arameo y el sirí-
aco eran la lenguas más habituale . mi entras que el griego lo util izaba única-
mente la población más culta. As í las cosas. en el siglo v asistimos a un rena-
cimiento del griego en todas las prov inc ias del Imperio. que coi ncide con el
fl orec imiento de las esc uelas de Atenas. Gaza y Constanti nopla, y el griego e
usa cada día má en las comunicaciones ofi ciales, en detrimento del latín . El
mi smo Ju stiniano, aún cuando su Code.r (534) est:.1 escrito en latín , habl aba
latín, pues era su lengua materna. y griego. ya que era la lengua del pueblo. El
griego. con el prefecto del palac io Juan de Capadocia, pa. ó a ser de facro la
lengua de la administración. Tras la muerte de Tiberio TI (582), el último empe-
rador que tu vo el latín como lengua materna. el griego se convirtió en Ja lengua
ofi cial del Imperio. San Gregorio Magno. que había pa ado diez años en la
corte de Constantinop la. se lamentaba de que cas i nadi e all í supiera latín.
Desde entonces las ordenanzas imperiales que se dirigen a los súbditos de Itali a
(Exarcado de Rávena. Sicili a e It ali a Meridional) están escritas en griego y
deben ser traducidas al latín para su comprensión.
En Occidente a raíz de las invasiones el latín deja de ser hablado progre-
sivamente en los distintos rein os. Hay que señalar que el latín que se hablaba
en las diversas provincias tampoco era uni fo rme entre el las y la variedad se
acentuaba de unas regiones a otras. La pronunciac ión, la entonación, el uso
de palabras típicas. etc .. hacían que fuera perdi endo uni fo rmidad. El menor
uso de la lengua escrita contri buyó a ace lera r esa dife rencia y a abrir un foso
entre la lengua oral (latín vul gar) y la e crita (bajo latín). El latín , que durante
el Bajo Im peri o e fue empobreciendo cada vez más. alcanza en el siglo v su
nivel más bajo. Ya no se distingue entre voca les largas y cortas . con lo que la
rec itac ión poética pierde su riqueza: aparece el artícu lo. que no se usaba en
el latín c lá ico: aparecen las prepo. iciones para d istingui r Jos casos en Ja.
dec linac iones. etc. Qui en qui siera escri bir en latín correctamente. Jo tenía que
aprender como se aprende actu almente una lengua ex tranjera . ya que e l len-
guaje cotidi ano era tota lment e d ife rente. todo lo cua l hace que Jos textos
redactados a part ir de este periodo adolezcan de una gran fa lta de esponta-
neidad. La · antiguas e cue las de gramática y retórica. ante subvenc ionada

TE~ IA 3. LA EXPANSIÓ\ DEL CR ISTIANISMO Y LAS PRIMERAS HEREJÍAS 105


por la autoridad pública, desaparecen y los nuevos dueño de la situació n care-
cen de inte rés por mantenerlas, a excepc ión de l ostrogodo Teodo rico. Durante
e l sig lo v, los tex tos de los a ut ores clásicos dejan de er inteligibles, inc luso
para las personas cul tivadas. La mito logía que impregna ba la poesía y nume-
rosos escritos de la antigüedad. ya no interesa o e despreciada abie rtamente.
El estudio de la Biblia y los e critos ele los Padre de la Iglesia. se imponen
po r todas parte . Todos los e crito res de e te mo mento. salvo alg unos ca os
(Boécio . Ca iodo ro). son ecle iá ticos a los que no interesa para nada la lite-
ratura c lás ica.

6.2. Centros de creación y difusión

En Francia hay que destacar la figura de l obispo de o rigen senatorial Sicio-


nio Apolinar, amante de las letras clásicas, que compu o 24 poemas de gran
correcció n. En e l s iglo v1 destaca la figura del g ran histo riador y obispo Gre-
gorio de Tours q ue aunque no c ultivó la poesía, escribió con una prosa bastante
correcta a unque no exenta de pasajes de gran rustic idad . También hay que des-
tacar e n e te iglo la fig ura de Yenanc io Fortunato que, aunque había nacido
en Italia, fue obispo de Poitiers (598) y compuso numerosos himnos, e pigra-
mas, e legías, etc., entre los que destacan los himnos Pange lingua, Vexi/la regís
y Quem terra. po11111s. aethera, que se s ig uen canta ndo actua lmente en la litur-
gia cató lica. Por la e legancia de u latín se le cons idera e l último de los poetas
clásicos y e l primero de los medievales.
En Italia, tanto la dominació n de Odoacro como después la de Teodo rico
favorec ieron y a lentaron la cultura latina y e l c ultivo de las artes c lá sicas. En
e l s iglo v habría q ue destacar la ti gura de l poeta Ennodio que , aún cuando
compuso versos de escasa calidad, s in e mbargo buscaba los personajes de s u
inspiración en la mitología cl ásica. Sin duda alguna la dos lumbreras italiana
de l sig lo v fue ron Boécio y Cas iodoro. M ientras e l primero cultiva la fil o ofía
clásica, aprend ida en la Escue la de Atenas, e n s u obra De consolatione Phi-
losophiae. d iá logo entre e l autor y la Filosofía en c lave esto ic ista, que tend ría
gran influencia en e l Medievo, Cas iodo ro. inmerso en un ambiente mo nás tico,
fue e l a utor de las Institutio11es. e c ritas para los monjes del monaste ri o q ue
había fund ado e n Vivario (Calab ria ), do nde nos transmite todo lo que un
monje debía saber para la correcta interpretación de la Escrituras y para e tu-
diar las arte liberales. En e l s ig lo VI destaca la fi g ura de san Gregorio Mag no
cuyos Diálogos y Libros Morales tu vieron una eno rme difus ión e n la Edad
Media.
En España, durante el sig lo VII, nos encontramos con la fi gura descoll ante
de san Isido ro de Sev illa , muerto en 636, el cual, recog iendo. ordenando y i -
temati zando e l saber antiguo, eran mitirá lo mejor del mismo a la posteridad .

106 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


Sus Etimologías constituyen una vasta o bra sobre historia, literatura, gramática,
derecho, etc., sobre el mundo antig uo y se convi rtiero n en Ja o bra de consulta
y re ferenc ia por excelencia durante toda la Edad Medi a, de las que e n la actua-
lidad conservamos casi un millar de códices manuscritos, lo que nos da idea
de su difusió n.
Un ej emplo fuera de Jo común nos lo brindan los m onjes de Irlanda e
Inglaterra, educados en las escue las catedralic ias de Yárrow, Cantérbury y
York . En e llas se cul!ivaba el latín c lás ico y se estudiaban los auto res de la
anti güedad. Los mo njes celtas de Irlanda fueron los primeros e n copiar e n s us
scriptoria toda clase de manuscritos, decorándolos con un tipo de miniaturas
que combinaban lacerías con animales reales o fantásticos y con un colorido
tal que los hace inconfundibles; aunque serán sus colegas anglosajones quienes
mejo r transmitan el legado de la antigüedad, recogiendo y llevando a la isla
cuantos manuscritos encontraban en sus viajes al continente.
Sin duda alguna, la figura más representati va es la de san Beda el Venerable
(673-735 ), a través del c ua l conocemos la hi sto ri a de los re inos de la Heptar-
quía, recogida en su Hisroria eclesiástica de la nación inglesa. y e n su obra
De temporum ratione sobre crono logía, e n la que propuso fechar e l tie mpo en
"antes y después de Cristo" q ue actualmente utili zarnos . Beda e l Venerable y
otros autores, empezaron a traducir la Biblia al ang losajó n y compu sieron parte
de su obra en dicha lengua, siendo los prime ros en utilizar las nuevas leng uas
vernáculas en sus composic io nes. Por estas fechas se compuso también el Beo-
wulj; que narra en anglosajón las gestas de este héroe nacional. En Occidente,
los mo njes celtas y ang losajones fue ron los mej ores conocedores de l lat ín clá-
s ico, y sus mi siones en Gali a y Germania contribuyeron a pone r las bases del
futuro renacimiento carolingio.
Resumiendo cuanto acabarnos de ver, podemos conc luir afirm ando que la
ig lesia fue la única instituc ión, a través de sus mo njes, que se halla ba capaci-
tada para recopil ar y transmitir a O cc ide nte la c ultura de la antig üedad . Fuera
de los muros de los monasterios, prácticamente no encontramos activ idad inte-
lectual alguna. Boécio, Cas iodo ro y S idonio Apolinar, fueron los únicos laicos
que cultivaron la vida intelectual, aunque los dos úl timos se acogieron a la vida
re lig iosa a l final de sus vidas. Tambié n pode mos conc luir dic iendo que nos
encontramos con un ti po de cultura que, aunque admira los clásicos, da lugar
a unas formas de pensamiento y estilo nuevos. Con estos auto res el eje princi-
pal de l pe nsamiento será la Bibl ia y cuanto g ira alrededo r de la vida eclesiás-
tica. Todos los acontecimientos hi stó ricos se contempl an como o rdenados po r
la voluntad divina. Junto a las g randes prod ucciones literarias e históricas que
hemos visto, se cultivó también, en todas partes, un género nuevo que te nd ría
amplia repercus ió n a lo largo de la Edad Media, las Vidas de San tos, que serán
utilizadas con profu sió n por la Igles ia para la edificació n de sus fieles pues su
lectura servía de modelo para señalar las cualidades morales y las virtudes que
se querían inc ulcar en la població n.

TEMA 3. LA EXPANSIÓN DEL CRISTIA ISMOY LAS PRIMERAS HEREJ ÍAS 107
En estos siglos a ltomedievales, dada Ja inte nsa acti vidad de ob ispos y
monjes dedicados a las tareas evangeli zadoras, se propone a la cons ideración
de los fie les las fi g uras de estos nuevos após toles de la fe y sus o bras de evan-
gelizac ió n, de igua l mane ra que se hizo en los primeros s ig los de l crist ian is-
mo cua ndo se pro po nía a los pri meros cri sti anos e l eje mplo de los mártires .
La o bra hag iográfica, que alcanza d ura nte la época merov ingia y caro li ng ia
su máx imo esp lendo r, s ig ue e n su e labo rac ió n un esque ma bastante estereo-
tipado: Presagios de futu ra santidad , durante la in fa nc ia y ado lescencia; con-
d ucta irreprochable, e n la mad urez; s uperac ió n de pruebas y tentac io nes;
mue rte ed ificante y rea li zac ió n de mi lagros e n vida o, sobre todo, tras la
muerte . Las vidas de San Martín de To urs, c uyo c ulto se extend ió por toda
Europa , escrita por e l aquitano Sulpic io Severo y la de Sanca Genoveva de
París, son mode los de l género hagiográfico. Las Vidas de Sa111os contie nen
numerosas ind icacio nes sobre la vida cotidi ana po r lo que representa n una
fue nte inestimable de noticias que no sue len apa recer en los textos más ofi -
cia les .

Bibliografía

Brown, P. : Agustín de Hipona. Madrid: Ace nto. 2002.


- El primer milenio de la cristiandad occidental. Barcelona: C rítica,
1997.
C had w ick. H.: Priscilian of Al'ila. The Occult and the Charismatic in the Early
Church. O xford : C larendon Press, 1976- 1997.
Díaz, P. C.: Formas económicas y sociales en el monacato 1>isigodo. Salaman-
ca, 1978.
Lawrence, C.: El monacato mediel'Ol:formas de l'ida religiosa en Europa occi-
dental durante la Edad Media. Madrid: Gredos, 1999.
M itre, E.: Ortodoxia y herejía entre la Antigüedad y el Medie1·0. Mad ri d: Cáte-
d ra, 2003.
- La Iglesia en la Edad Media. Una introducción histórica. Madrid:
Síntesis, 2003.
Smi th. M . A.: The Church 11nder Siege. Le icester: Inter Yarsity Press, 1976.
Teja, R. (ed.): Cristianismo nw1Rinado: rebeldes. excluidos. perseguidos. Agu i-
lar de Campoo- Madrid : Fundac ión Sta. María la Real/ Polifemo, 1998.
- La "tragedia" de Éfeso (43 I ). Herejía y poder en la amigiiedad tar-
día. Univers idad de Cantabria, 1995 .

108 HI STOR IA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas

Duby, G. : Atlas histórico, p. 146.


Ec hevarri a. A. y Rodríguez. J. M .: Atlas histórico de la Edad Media pp.72-73,
76. 82-83.
Kinde r, H. y Hilgemann , W.: Atlas histórico mundial. l . De los orígenes a la
Rernlución francesa, p. 108.

Textos y documentos

Fa lcón, I. y otros: Amología de textos y docu111e11tos de Edad Media.I El Occi-


dente europeo. Valenc ia: Anubar, 1976.
- Texto nº 9 : Regla de San Benito.
Kaplan, Michel (dir. ): Edad Media. siglos w -x . Granada: Univers idad de Gra-
nada, 2004.
- Extractos de la l'ida de San Sabas . po r C irilo de Escitópolis. p .70.
- Concilio de Calcedon ia (451 ), cano n 28, p.79.
- Vida de Daniel el Estiliw, p.80 .

Textos para comentar

Prefacio de La ciudad de Dios

He as umido la tarea, empre nd ida en cumplimie nto de la promesa q ue te


hice, queridísimo hijo Ma rce lino . de de fe nde r la c iudad de Dio contra aq ue-
llos que pre fi eren a sus propios d ioses antes que a s u fund ado r. ya e n e l trans-
c urso presente de los tiempos en e l que peregrina entre los impíos viv iendo
por la fe, ya e n la estabilidad de la mo rada ete rna q ue ahora espera con pac ien-
c ia, ya .. .
Po r e llo. además. respecto a la c iudad terrena, q ue en su afán de do minar,
aunque los pue blos la s irvan. e ll a misma es dominada po r su propio deseo de
dominio, tampoco debe omitirse nada que e l pl an de esta obra q ue he empre n-
dido ex ija que se diga y que mi capac idad permita expo ne .

TEMA 3. LA EXPANSIÓ:\ DEL CRISTIANISMO Y LAS PRI MERAS HEREJÍAS 109


De esta ciudad presente. en efecto, surgen enemigos frente a los cuales debe
ser defe ndida la ciudad de Dios . .. ¿ o son también hostiles al nombre de Cri sto
aquellos romanos a quienes los bárbaros respetaron por causa de su devoción
a Cri sto? De e ll o dan fe los santuari os de los mártires y las bas ílicas de los
apóstoles, que en medio de aquell a devastac ión de la ciudad acogieron a los
que huían a refugiarse en ellos, propios o extraños. Hasta allí mostraba su cruel-
dad e l enemigo sanguinario, allí encontraba su límite la furia del homicida ...
Pues entre aque ll os que ves insultar con insolencia y desvergüenza a los
siervos de Cristo, hay muchos que no hubieran escapado de aquella muerte y
destrucción de no haber fingido ser ellos siervos de C1isto. Y ahora, en su ingra-
ta soberbia y sacrílega locura, se oponen a su nombre con perverso corazón
para ser castigados en las tinieblas sempiternas, nombre al que se acogieron
aun con palabras engañosas para di sfrutar de la luz temporal.
San Agustín, La ciudad de Dios. Libros 1-VII. Introducción, traducción y
notas de Rosa María Marina Sáez. Madrid: Gredos, 2007. pp. 83-87.

Asesinato de la filósofa Hipatia por los secuaces del patriarca


Cirilo de Alejandría (marzo 415)

Había en Alejandría una mujer llamada Hipati a, hija del fil ósofo Terón.
Ésta había alcanzado tal grado de sabiduría que superaba ampliamente a todos
los filósofos de su época y había sucedido a Plotino en Ja dirección de Ja escue-
la pl atónica por él fun dada y enseñaba a sus oyentes todas las discip linas fi lo-
sóficas. Por ello, todos los estudiosos de Ja filosofía acudían a ella de todas
partes. Debido a su reconoc ida libertad de palabra y a la libertad que le pro-
porc ionaba su enseñanza, tenía acceso incluso a tratar con modesti a a los
gobernantes, pues no le producía pudor encontrase en medio de los hombres.
Todos, en efecto. por la enorme templ anza que mostraba la estimaban más y
la respetaban más. Por ello se acrecentó en aquel tiempo la envidi a contra ell a
pues, como co loquiaba frec uentemente con Orestes (Prefecto imperi al), se
di vul gó contra e ll a entre los cristianos la calumnia de que ella era e l obstáculo
para que se produjese la reconciliación entre Orestes y Cirilo. Algunas personas
exaltadas, cuyo ánimo se había excitado más por esto, conducidas por un tal
Pedro, lector, tramaron una conspiración contra esta mujer cuando salía de
cierta casa. La arrojaron al suelo de la silla en que era llevada y la arrastraron
hasta la iglesia denominada "Cesarea" y, despojándola de sus vestidos, le die-
ron muerte con trozos de cerámi ca. Después, tras desmembrarl a en pedazos,
reunieron todos sus miembros en el lugar denominado Cin arón y los consu-
mieron con el fuego. Este hecho reportó un gran oprobio tanto a Ciril o como
a la iglesia alejandrina pues son totalmente ajenos, a quienes se sienten cris-
tianos, los asesinatos y las luchas y todas las demás cosas de este tipo. Suce-
dieron estos hechos en el cuarto año del episcopado de Cirilo. siendo cónsules

110 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II )


Honorio por décima vez y Teodos io por sexta vez. en e l mes de marzo durante
la cuare. ma.
Sócrate E colá tico. Historia Eclesiástica, libro Vil, 15. En Ramón Teja, La
''Tragedia" de Éfeso (43 1): Herejía y poder en la A11tigiiedad tardía.
Universidad de Cantabria, L995, pp. 3 1-32.

Vida de san Simeón Estilita

1. Todos los súbditos del Impe rio romano conocen a Simeón, el famoso,
e l prodigio del mundo habitado, pero es ig ualmente célebre entre los pe rsas,
los medo y los etíopes, y hasta Los nómadas de la Escitia se ha difundido la
fama de su amo r por el sufrimiento y por la filo o fía ...
2. En los lím ites entre nuestro país y e l de C ilic ia hay una aldea de nombre
Sisa. Aquí nació. y lo primero que sus padre le e n efiaron fue a pastorear los
rebafio para que, de este modo. se pa rec ie e a grandes hombres como e l
patria rca Jacob. el ca to José ...
4. C uando se levantó de a llí. se dirigió a un reti ro próximo de unos ascetas.
Después de pasar con e llos dos afios. como ardía e n deseos de alcanzar una
virtud má pe rfecta e dirigió a esta aldea de Teleda ...
1O. Después de haber pasado, como he dicho, tres afios en esta choza, se
establec ió en esta famosa montafia. donde se hi zo construir un muro de cierre
en s u entorno. Después cons iguió una cadena de hie rro de veinte codos y fij ó
uno de su extremos a una piedra mu y grande y e l otro extremo a su pie dere -
cho, de forma que, aunque quis iese, no podía salir de estos límites ...
11 . Su fa ma se difundía por todas partes y a é l acud ían en gran número no
sólo las personas de los lugares próx imos, ino también pe rsonas que estaban
a vario días de camino: unos traían a para lítico , otro pedían La c uración para
su enfe rmo , otro . ..
12. Lo visitantes ac udían. pues, e n número incalc ul able y todos inrenta-
ban tocarle y recibir su bendición mediante e l contacto con aquel su famoso
manto de piel. Fue entonces cuando. con iderando inapropiados estos exce-
sos ... pensó en establecerse sobre una columna. Primero mandó rallar una de
seis codo . de pués una de doce. con po terioridad una de veintidós codos. y
la actual e de treinta y seis ...
29. Después de haber vivido largo tiempo y haber reali zado muchos mi la-
gros y oportado muchas fati gas ... res istió invicto baj o los ardores del sol, los
hie los del invierno. e l asalto impe tuoso de los vientos y la de bilidad de la natu-
raleza humana ... confirmó con su muerte a lo incrédulos que é l era un hom-
bree. incluso de pués de su muerte. pennaneció inquebrantable ... Lo cierto es
que las c urac iones de todo tipo de enfennedade , los milagros. e l poder de las

TE~l.A 3. LA EXPA.\'SIÓ:\ DEL CRISTIA. ISMO Y LAS PRIMERAS HER EJÍAS 111
manifestacio nes divinas se llevan a cabo tambié n hoy como c ua ndo él estaba
vivo . .. no sólo junto a l sepulcro que contiene sus santos despojos, s ino también
junto ... a la grande y famosa columna de este justo y memorable Si meón ...
Teodoreto de Tiro. Historia de los monjes de Siria. Introducción, traducc ión y
notas de Ramón Teja. Madrid: Trotta. 2008.

Regla de San Isidoro

La comida

La alimentación del cuerpo se ha de hacer con tanta discreción, q ue ni se


debilite por exceso de abstinencia ni se excite s u lasc iv ia por una g lo tonería
superflua ...
Desde Pentecostés hasta e l principio del otoño. durante todo e l verano se
podrá tomar para la refección de Jos mo njes comi das entre día: el resto del año
se s uspenderán dichas comidas y sólo se servirá la cena. La refección de la
mesa constará de verdu ras y legumbres y frutas. Asimismo la sed de los monjes
se apagará con tres medidas de vino. Para observar la cuaresma se conten tarán
con pan y agua; también se abstendrán de vi no y aceite .

El atavío

El monje ha de evitar e l a liño exqui sito de l vestido y la distinción en sus


prendas: le han de servir ele protección, no de delicadeza ...
N in gún monje acicalará su rostro, para no incurrir e n pecado de lasciv ia y
petulancia ... Ning ún monje ha de ostentar abundosa cabellara pues ... escan-
dalizan a otros ... por lo c ual éstos deben cortarse el pelo c uando los demás y
del mismo modo.

El trabajo

El monje ha de ocuparse constante mente e n trabajos manuales ... pues la


ociosidad es combustible de liviandad y de los malos pensamientos ... Los que
disfrutan de fuerzas corporales y salud íntegra, si están ociosos para el trabajo.
pecan por duplicado, porque no só lo no trabajan , s ino también contagian a
otros y los invi tan a imitarlos.
Los monjes. mientras trabajan. o han de meditar o cantar salmos, para ali-
viar su trabajo con e l g usto por e l canto y las palabras de Dios.

112 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


Regla de san Fructuoso

El Festido

Todo lo que se re fi ere al vesrido o aseo de los mo njes no puede tenerl o nin-
guno como propio, s ino que ha de guardarse en un almacén ... Tampoco ningún
monje dirá: ''Mi libro. mi mesa··. y si saliere tal palabra de su boca, quedará
suje to a pe na ... El (mo nje) rope ro rec ibirá de l abad leznas, ag uj as , hilo de
di versas c lases para coser. re pasa r y re me nda r las prendas y. cuando lo pida la
necesidad, tendrá fac ultad de lavarlas y arreglarlas.
Todo lo viejo de vestidos. calzados y ro pas de cama de los monjes, una vez
rec ibidas pre ndas nuevas, será distribuido por el abad a los pobres .

Delitos y castigos

El e mbu stero. e l ladrón. el que go lpea y e l perju ro . .. debe primeramente


ser correg ido de palabra . . . si demo rase la enmienda será amonestado por ter-
cera vez. Si ni aun as í se enme ndare. se le azotará durame nte y durante tres
meses será condenado al castigo de excomunión: se le rec luirá en una ce lda
con rigor de casti go: de tarde a tarde se le a limentará con se is o nzas ele pan de
cebada y una pequeña cantidad de agua. S i hubi era alg uno dado a la embria-
guez, quedará sujeto a la sentenc ia anterior. lo mismo que e l que enviare cartas
a alg ún s iti o, sin pe rmiso del abad o las recibiere de otro. El apasio nado de
niños y j óvenes o e l que fuere sorprendido besándo los o en cu alquie r ocas ió n
vergonzosa ... será azotado públicamente y perderá la to nsura que lleva en la
cabeza. Rapado po r ig nomini a. q uedará expuesto a los o prob ios y rec ibi rá los
ultrajes de verse c ubierto de los sali vazos de todos en e l rostro: y. suje to con
grillos de hie rro. será encerrado en estrecha cárce l po r seis meses: y tres veces
por semana se alimentará con una po rc ión reduc ida de pan de cebada al caer
de la tarde .
García M. Colombas: La tradición benedictina. Ensayo /lis1órico. Tl. Los s ig los
VI y VIL Zamora : Monte Casino. 1990. pp. 333. 344. 357. 397. 400 y 403 .

TE\1A 3. L:\ EXPANSIÓ~ DEL CRISTIAN ISMO Y LAS PRIMERAS HEREJÍAS 113
Tema4
,.
NACIMIENTO Y EXPANSION
DEL ISLAM

Introducción.
Fuentes.
1. Los primeros tiempos del Is lam.
1. 1. La Peníns ul a Arábiga antes de l Islam.
1.2. Los estados preislámicos: Himyaríes, Gassaníes y Lajmíes.
1.3. Mahoma y e l nacimiento del Islam. La doctrina islámica.
2. La s uces ión de Mahoma: los califas ortodoxos (632-66 1).
3. El califato de Damasco (66 1-750).
3. 1. La dinastía Omeya.
3.2. La organización social de un Estado multiétnico.
3.3. La admini strac ión de l califato omeya.
4. Características de la expans ión islámica (632-750).
4. 1. Primera expansión (623-656).
4.2. Segunda expans ión (661-683).
4. 3. Tercera expansión (692-718).
4.4. Cuarta expansión (720-740).
Bibli ografía.
Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos.
Textos para comentar.

Introducción

Pocos sucesos de la Historia de la Humanidad han transformado la fisono-


mía de una gran parte de l globo tan rápida y decisivamente como lo hizo la
expansión del Islam. Antes de adentramos en e l estudio de la personalidad de l
fundador del Islam. e l profeta Muhammad (Mahoma), es necesario que nos
detengamos en conocer el estado en que se encontraba la Pe nínsula Arábiga
en vísperas del nac imiento de esta re ligión, ya que la conducta de Mahoma no
puede ser comprendida, tanto si aprueba cie11as costumbres como si condena
otras, sin un conocimiento prev io de la situación ex iste nte e n aquel momento.

TEMA 4. NACIMIENTO Y EXPANSIÓN DEL ISLAM 115


Fuentes

El mayor problema para reconstruir el nac imiento del Islam a través de


fuentes coetáneas es la tardía formación de la tradición literaria en árabe. que
se remonta, según las zonas, a hasta dos siglos después de las conquistas islá-
micas. Ell o obliga a recunir a fuent es en otras lenguas y procedentes de otras
cu lturas: desde los papiros escritos en griego. pasando por las crónicas siríacas.
hasta las fu entes latinas occ identales. en forma de crónicas o apocalipsis,
cubren el periodo formativo del Islam. Parte de ellas se mencionan en los capí-
tulos relativos al Imperio Oriental.
En cuanto a la documentación. la más temprana (6 10-730) aparece en fonna
de epigrafía (la estela más antigua conservada es de 692). monedas, o escrita en
papiros en Egipto y Palestina , que tratan de recaudación de impuestos. registros
del ejército y construcción de obras públ icas. en los que se aprecia el cambio
progresivo de griego a árabe. Otro tipo de documentación estatal como tratados,
correspondencia, arengas o sermones se nos ha conservado a través de crónicas
posteriores. El más temprano es la denominada "constitución de Med ina", fir-
mada por Mahoma con los habitantes de dicha ciudad, aunque la forma original
del documento no es segura. También aparecen pronto li stados de los partici-
pantes en las batallas del Profeta, para garantizar los repartos de botín y tierras.
Además, contamos con una interesante producción poética prei slámica.
En una etapa posterior (730-830), los géneros históricos se diversi fi can.
Aunque el Corán se ha intentado utilizar como fuente histórica para la vida del
Profeta, su mi sión y los primeros tiempos del Islam, en realidad es la sunna o
tradiciones correspond ientes a la vida de Mahoma la que más datos ha aportado
sobre estos momentos in iciales. Sin embargo, esta tradic ión, narrada oralmente
en forma de haclices, relatos o noticias breves autentificados con una cadena de
nombres que hacía remontar la fuente a los compañeros directos de Mahoma
(isnad), se desarrol la y compila como género escrito a partir del siglo I X. Para
los sunníes ex isten varias colecciones canónicas de hadices del Profeta, las
más prestigiosas son las de al-Bujari, Muslim ibn al-Hayyay, Abu Da 'ud. y
al-Tirmidhi. Los chiíes tienen sus propias colecc iones. Su contenido es sobre
todo legal y moral, sobre los aspectos que debían practicar los seguidores del
Islam. Dos rasgos condicionan el empleo de estas fuentes: su cronología tardía
y su carácter sagrado. que impide hasta cierto punto su estudio crítico.
Las biografías de Mahoma interesaron desde muy temprano a los musu l-
manes, como es lógico. Uno de los primeros en escribirl a fue al-Zuhri (m . 742).
cuyo trabajo original no se ha conservado. La más citada es la Sira de Tbn lshaq
(m. 761 ), a través de Ja recensión de lbn Hi sham (m. 835), que com ienza con
una genealogía del Profeta, para seguir con una narración cronológica en la
que las leyendas y hechos mi lagrosos se reducen lo más posible, para dar mayor
relevancia al tema de la mi sión profética de Mahoma como transmisor del
Corán.

116 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


El otro género histó rico temprano son las colecc iones de noticias Uabar,
plur. ajhar) , e ntre las c uales destacan las de Zubayr b. Bakkar, también de l
s ig lo IX, o la de a l-Tanuji (s ig lo x) . Cada no tic ia (jahar) es comp leta en s í
mi sma y no guarda relación causal o de otro tipo con las demás de la colección.
Norma lmente son inconexas y van avanzando sin intervalos precisos de tiem-
po. Es fundame ntal la presentac ión de acción y diálogo, más que la exactitud
hi stó rica, pues son para ser narradas, y conte nían numerosas citas poéticas.
Para la Penínsul a Ibérica, la Colección de noticias (Ajhar May11111a), que narra
la conquis ta de a l-Andal us, se retrasa tambi én al sig lo x. Estas co lecciones
contenían mate rial más variopinto. como narraciones de batallas, histo rias. afo-
rismos, poesía, y tenía un público más amplio, pues buscaban e l entrete nim ie n-
to tanto como la me moria colecti va o la educac ión de los primeros mus ulma-
nes. Su o rde n no es crono lógico ni temático. pues refl eja e l estilo de los
recitadores públicos de hi storias.
La cronografía o anales (la'nj) fue e l otro género privilegiado de esta pri-
mera etapa. Las infonnaciones se o rganizaban en e pígrafes que seguían el calen-
dario de la Hégira. Las hi storias de los califas, por su parte . se organi zaban por
reinados. marcados por la e ntronización de l califa y term inados con la fecha de
su muerte. Las listas de ca lifas exi stían ya a com ie nzos del siglo v 11 1.
Hay que tener e n c uenta que g ran parte de la historiografía que nos ha ll e-
gado sobre los Omeyas fue esc rita en é poca abbasí. con un mati z c laramente
hostil: se les trata de manipu ladores, se les acusa de imponer la sucesió n here-
d itaria e n vez de mediante asamblea, de evitar la conve rsió n de los no musul-
manes para seguir cobrando sus tributos, e inc luso se creó un género que e nu-
meraba los crímenes de los Omeyas. De estas obras posteriores, las más
importantes son las H istorias de al-Ya ' qubi (m. 897) y a l-Taba ri (m. 923); las
biog rafías de personajes im portantes como los Ansah al-ashraf de Bal adhuri
(m. 892). los Tabaqat de Ibn Sa' d o Ja H istoria de la ciudad de Damasco de
lbn ' A sakir (m. 11 76). de las que hablaremos más ade lante. Ex iste una bio-
g rafía de ·U mar ll escrita po r l bn ' Abd al-Hakam (m. 870). Las conquis tas
árabes fueron descritas e n un género denominado así, y especialmente culti-
vado en e l siglo LX, bien de form a general , como las de Balad huri o Ibn A ' tham
al-Kufi , o bien po r regio nes. como la Co11q11isra de Egipto del mismo lbn ' Abd
al-H akam , o la anó nima Conquista de al-Andalus.

l. Los primeros tiempos del Islam

1.1. La Península A rábiga antes del Islam


La Peníns ul a Ará biga se di vide en dos zonas principales: e l norte y e l cen-
tro, domi nados po r un pai saje desértico y un c lima duro, que condic ionó e l

TEMA 4. NACIMIENTO Y EXPANSIÓ 1 DEL ISLAM 117


desarrollo de las sociedades que vivían en e ste medio. y la denominada Arabia
Fe liz, que comprendía las fértile tie rras co teras de l oeste y el sur, en Had ra-
maut, e l Ye men , y el Hiyaz, que e dedicaban además a un acti vo comerc io
marítimo c inte rior. La ausenc ia de fronteras naturales y la capac idad de los
nómadas para atravesar e l desierto hic ieron que fue ran s iempre muy permea-
bles a las influencias de los grandes imperios colindantes.
Las sociedades pre islámica de Arabia se caracteri zaban por dos estructuras
fundame ntale : la o rgani zación en g rupos triba les o familiares que fomentaban
los lazos de so lidaridad mutua, y una tendencia contraria, a fonnar grandes
un idades que aglutinaban a gran cantidad de perso nas med iante lazos relig io-
sos, cu ltural es y comerc iales en núc leos urban izado . Según la época, se puede
decir que una u otra tendencia predominaba en la zona.
Los nó madas beduinos se ded icaban princ ipalmente al pastoreo y a las
caravanas. Durante e l verano solían acampar cerca de los oas is para dedicarse
a l comerc io. Sus fam ilias patriarca les, formadas po r un padre, sus hijos y sus
famili as respecti vas, se agrupaban en c lanes, que luchaban y e migraban ju ntos,
y poseían tierras en común. Aun así, en algunos lugares predominaban lo vín-
culos matrilineales . Los santuarios favorecían un ideal re ligioso común . La
tríada de di oses más impo rtante ag rupaba a Al -Lat, diosa del so l; a Uzza,
estre lla matutina, y a Manat, dio a de la felicidad . Todas e ll as estaban some ti -
das a una divinidad superior, A llah, que pronto habría de e liminar a todas las
divinidades para conve rtirse en dios único.
Los grupos tribales daban g ran importancia a s u genealogía, que les ervía
como vínc ulo de cohesión. El i tema onomástico árabe se compone de c inco
partes. Primero, e l no mbre propio, orig inado en la tradición re lig iosa bíblica
y, más tarde, coráni ca (p. ej ., Su layman, Harun , Hasan o Ahmad). A vece lle-
vaba an tepuesto un ape lativo o kunya. que era una fórmula de respeto. Solía
estar encabezado por la palabra Alm (padre), que indicaba q ue un hombre era
padre, y po r lo tanto había llegado a la madurez. De trás del nombre propio iba
e l ape llido o ind icación de la filiac ión del individuo, establecido mediante la
palabra ihn (hijo de) o hint (hija de) . Esta parte puede alargarse de fonna inde-
finida añadie ndo los nombres de todos los antepasados por línea masculina de
un individuo. E l c uarto e lemento e refiere a l no mbre de la tribu a la que per-
tenecía el individuo, o bie n la c iudad o regió n de la que procedía, y va prece-
dido del artículo al (p. ej ., a l-Qurashi , de la tribu de Quraysh, o al-Shatibi, de
Játiva). Finalmente e l sobreno mbre o mote, que podía referirse a una c ualidad
física del individuo, al cargo que de empeñaba o era un títu lo honorífico para
pe rsonajes impo rtantes (el caso más co noc ido es quizá al-Man sur. e l Victorio-
so, caste ll anizado como A lmanzor). Cualquiera de estas partes puede servir
para des ig nar a una perso na , para ev itar la menc ión del nombre completo .
La mayo ría de los habitantes de la Península A rábiga hablaba los di versos
dialectos de la leng ua árabe, pe rte neciente al g rupo de las lenguas semíticas .
Coex istían con otras leng uas como e l arameo. e n lo te rritorios dom inados

118 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


por Bizancio, el copto e n Egipto o el persa e n las zonas domi nadas por el
Imperio Sasánida.

1.2. Los estados preislámicos: Himyaríes, Gassaníes y Lajmíes

Hacia e l siglo VI los imperios sasánida y bizantino se repa11ían la influencia


y e l territorio de los grupos más pequeños de la Península Arábiga a través de
una seri e de poderes locales: los G hassa níes y los Lajmíes, an ti guas tribus
yemeníes emigradas hacia e l norte de Arabia. y los H imyaríes, a l s ur. La lucha
entre ambos imperios por e l control de las rutas come rc ia les árabes. y la nece-
s idad de los persas de una salida al mar, hicieron que se aproximaran a estos
grupos tribales . Su control se basaba en la presencia de bases comerciales en
Arabia, en la existencia de comerciantes, de predicadores itinerantes y de sol-
dados que servían corno me rcenarios en los ej érc itos imperiales.
Los Lajmíes se situaban junto a l Golfo Pérsico (actuales Iraq-Kuwait). Su
capital era a l-Hira . Debían su trono a la designación de los Sasánidas, que los
habían establecido como un estado vasallo que s irv iera de oposic ión frente a
Bizancio. En e l s iglo VI se convi rtieron al c ristian ismo nestoriano. Sus dife-
rencias con los sasáni das llevaron a su conquista por Cos roes TI (604 ), que
incorporó al-Hira al imperio persa, causando así el debilitamiento de la frontera
y e l ataq ue de las tribus beduinas. que le vencieron en la batall a de Du-1-Qar.
Por su parte, los Ghassaníes mantenían una alianza con los bizantinos y les
fac ilitaban jinetes que constituían un contingen te móvil muy eficaz y vigilaban
las fronteras de l imperio. Los jefes llevaban el título de .ft!arcas, y cobraban
subsidios del irnpe1io. Este reino no tenía capital fija. y su población se locali-
zaba en los antiguos ten-itorios nabateos en Transjordania. y sur de Siria. Su
conversión al monofisismo contribuyó a estrechar sus lazos con Bizancio, y se
manifiesta en las inscripciones monumentales que los presentan corno árbitros
en materia de religión. Sin embargo. en las últimas décadas del siglo v 1 surgie-
ron una erie de rev ue ltas contra el e mperador Mauricio, que fu e ron duramente
sofocadas. debi litando a la tribu.
La ofensiva entre los dos imperios se trasladó también al sur de la Península
Arábiga. donde los H imyaríes gobernaban desde e l sig lo 1 d .C.. manteniendo
relaciones comercia les con los persas. El Impe rio Romano O riental apoyó al
re ino abisini o monofisita de Ax um. que invad ió e l Ye men (525), para asegurar
la ruta marítima de la seda. Sin embargo. el gobernador se esc indió del reino
y realizó una campaña contra el Hiyaz, la expedic ión "del Elefante". Fue derro-
tado por los Sasánidas (570). que establecieron un protectorado sobre la zona,
dependiente de Ctes ifonte. A comienzos del s ig lo VII , e l enfre ntamiento entre
Heraclio y Cosroe II e n los frentes de Siria. Palestina y Egipto. ll evó a ambos

TE:v!A -l. '.llACIMIENTO Y EXPANSIÓ1 DEL ISLAM 119


imperios a una s ituació n de debilidad que sería fundame ntal para la ex pans ión
del Islam.
En e l Hiyaz se s ituaba n La Meca y Yatrib. g randes centros comerciales y
caravaneros con una impo rtante inlluencia comercial y po lítica entre los nóma-
d as . La Meca creó una confederac ió n de tri bus clientes e n to rno al santuario
de la Piedra Negra o Kaaba. La c iudad tambié n contaba con impo11antes comu-
nidades mono teístas Uudías, c ri stianas y lwnif"íes, ára bes mo no teístas que
cre ían en Dios pero s in ad herirse a ning una de las relig io nes preex istentes).
Entre los prod uctos que se come rcializ.aban a la rga d istanc ia destacaban los
textiles, el vi no procedente de Siri a-q ue se vendía a prec ios exorbi ta ntes. con
la cons igui ente reacció n inc luso antes de la llegada de l Is lam-. las espec ias, y
las gomas resinosas de o rigen vegeta l como e l inc ienso y la mirTa, utilizadas
para produc tos odoríferos, para uso med icinal y para la preparac ió n de Jos
muertos. En el mercado local se vendían. además de las anteriores, e l ganado
y productos a lime ntic ios. Ja artesanía y las armas. La península era tambié n
conocida po r sus ex plotaciones mineras. situadas cerca de Medina.

1.3. Mahoma y el nacimiento del Islam. La doctrina islámica

A unque la tradic ió n dice que Mahoma nac ió en e l año de l Elefante - lla-


mado as í en memoria ele una ex ped ic ión de l rey del s ur de Arab ia contra La
M eca-. no se ha logrado fijar con exactitud esa fecha (se barajan los años 552
o 570), y tampoco concuerd a con la ed ad a la que Mahoma reci bió la revela-
c ió n. y la de s u mue rte. Formaba parte del c lan ele los Banu Has him , pertene-
c ie nte a la tribu de Q uraysh. una de las más ricas ele La Meca . El matri monio
con Jadi ya le permitió a Mahom a ded icarse al comerc io carava nero y esta-
blecer contactos con judíos y cri stianos a lo largo ele las rutas del desierto. A
los cuarenta años sintió la llamada profética. y recibió la revelación de l Corán.
Su predicació n versaba sobre tres temas princ ipales: la fe en un Dios ún ico.
e l rechazo de los fal sos dioses. y el recuerdo de l Juic io Fina l, para e l q ue e l
hombre debe estar preparado. Su condena de los ídolos de La Meca fue origen
de fuertes te ns io nes. q ue le o bligaron a diri g irse a Yatrib. conocida a partir ele
entonces como Medina: e n septie mbre de l año 622 tu vo lugar la e m igrac ión
(hégira). q ue s upu so e l ini c io del cale ndario is lámi co. Para regu lar las rela-
c io nes entre los musulmanes y los habitantes de la c iud ad se llegó a una serie
de pactos, conocidos - algo inap ropiadamente- como .. constit ución de Medi-
na", una espec ie de confederación triba l entre ambas partes. Los j udíos de
Medina acordaro n contribu ir con los gastos de g ue rra de la confederac ión .
manteniendo s u re li g ió n. Mahoma ac tuaría como una especie de árbi tro para
tocias las querell as entre los mie mbros de la coalic ió n. y Medina fue declarada
lugar sagrado.

120 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xlll


Durante el tiempo que Mahoma res idi ó en Med ina se fue incrementando
la comunidad de c reyentes ('11mma). cuyo lazo de unión era la re ligión. en vez
del espíritu del c lan . Mientras. atacaban las caravanas que se dirig ían a La
Meca, para con eguir botín. que se re partía eq uitativamente entre los partici-
pan tes. reservando un quinto para Mahoma. Tras su victoria e n Badr. el profeta
pudo presionar a los judíos para q ue se convirtieran. pero ante los inc identes
que se desataron, éstos fueron expulsados de Medina. La contraofens iva de La
Meca hi zo que Mahoma buscase e l apoyo de o tras tribus del Hiyaz. Finalmen-
te, Mahoma organizó una peregrinació n a l santuario de la Kaaba y consiguió
llegar a un acuerdo con los Quraysh (pacto de al-Hudaybiyya, 628), entró pací-
fi camente en La Meca y obtuvo de su población el j urame nto de fidel idad y
obed ienc ia. A pa rtir de entonces. e l Is lam pudo crecer li bremente e n ambas
c iudades, aunque e l Profe ta s iguió residiendo en Med ina, donde comenzó a
sentar las bases de su reli gió n en torno a la primera mezquita, que era a la vez
su reside nc ia.
Las no rmas de l Is lam se basan e n e l Corán y tambi én e n la tradición
(sunna), que recoge la predicaciones, recome ndaciones y normas de Mahoma.
E l Corán es e l li bro sagrado de l Is lam , revelado al profeta y transmitido e n un
principi o de fo rma oral. aprendido de memoria y salmodiado por los rec itado-
res. Fue la primera obra escrita en árabe, y se considera como e l modelo de
esta lengua, aunque se trate de un tex to complej o. Está dividido en capítulos
(ce.oras o suras). que s ig uen un ritmo parecido al de la poesía árabe pre islámi-
ca, en e l que cada vers ículo era una unidad en s í mismo.
Las principales obligacio nes de l creyente se conocen como los cinco pila-
res del Islam. Son:
La confes ió n de fe o shahada ("confieso q ue no hay más dios que Dios
y Mahoma es su profeta").
La orac ión c inco veces al día, a las horas estipul adas. Tras unas ablu-
cione rituales, el mu sul mán se orienta hacia La Meca y realiza una serie
de postrac iones mie ntras re pite dete rminadas azoras del Corán. El vie r-
nes hay una oración común en la mezquita.
La entrega de limosnas, que se cons ideran un medio de purificación y
también una manera de di stribuir la riqueza e ntre los m iembros menos
afortunados ele la com unidad.
El ayuno durante e l mes de l Ramadán . Desde e l amanecer hasta e l ano-
checer de cada día está prohibido come r. beber. fumar y te ner re laciones
sexuales.
L a peregrinación a La Meca. al menos una vez en la vida. d urante el
último mes del año musulm<1n.
Otras tradi ciones. a lgunas vinculadas a los linaj es de La Meca. y otras
tomadas del j udaís mo. se incorporaron a la nueva re ligió n. como la g uerra con-

TEMA -1. \ACIMIENTO Y EXPANSIÓN DEL ISLAM 121


tra los paganos y politeístas (primera acepción del muy controvertido término
yilwd). la circuncisión. las no rmas al imentic ias. la poligamia y la endogamia
(el matrimonio dentro de la fami li a extensa. signo de nobleza). De la mi sma
manera. costumbres tribales como la organizac ión del ejército. se incorporaron
al nuevo Estado.

Figura -L 1. Enrnentro de Mahoma y Ahraha111 hasado en los hadices. Al-Miraj .


111w11ocri10 Bi/Jliot<!Ca Nacional de Francia.

A partir de la sumisión de las tribus del Hiyaz (630). los clanes del resto
ele Arabia mandaron legaciones al profeta y aceptaron convertirse al Islam. a
cambio de garantías de no agresión y defensa mutua. Al mi smo tiempo, remi -
tían una limosna o contri buc ión regular a la com un idad . Antes de su muerte,
Mahoma rea li Ló la llamada .. Peregrinació n del adió ·· a La Meca. en la que
estableció lo ritos de este precepto. que seguirían después todos los musul -
manes. Falleció en Medina en junio del 632.

122 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II ¡


2. La sucesión de Mahoma: los califas ortodoxos (632-661)
El principal problema al que se e nfrentó la comunidad is lámica a la muerte
de l profeta fue la transmi sión de l poder, ya que Mahoma no había nombrado
a ningún sucesor. Ni siquiera ex istía una comunidad de intereses e ntre los gru-
pos que habían apoyado a Mahoma en un primer momento (los que huyeron
con é l de La Meca, los medineses. los qurayshíes y las demás tri bus árabes).
Una soluc ión de compromiso, que resultó eficaz en un principio, fue e l recurso
a los primeros musulm anes, compañeros del profeta y unidos por lazos matri-
moniales a la familia de M ahoma. El primero fue Abu Bakr (632-634), padre
de Aisha, esposa favorita de Mahom a, quien obtuvo el jurame nto de los que
se habían reunido para delibe rar, iniciando e l periodo de los llamados cal(f"as
ortodoxos o pe1fectos (rashid11n). Tampoco quedaba claro e l tipo de autoridad
que los sucesores de Mahoma de bían ej ercer, pues su título de vicario o lugar-
teniente de Dios (jalifar-Allah) tenía capacidades a la vez políticas y religiosas,
lo que ha llevado a cons iderar al Is lam corno una verdadera teocracia.
Abu Bakr tu vo que hacer frente a un intento de las tribus de desvincu larse
de los pactos establecidos con los musulmanes, buscando sus propios cabecillas.
Las luchas que s iguieron, conoc idas como guerras de apostasía a pesar de la
todav ía escasa penetrac ión de l Is lam en las tribus colindantes , restablec ieron el
caudillaje del califa. Acto seguido, Abu Bakr comenzó la llamada expansión islá-
mica, al dirigir a las tropas hacia las fronteras sirias con Bizancio. Esta política
fue continuada con gran éxito por s u s ucesor, Umar (634-644). Durante s u re i-
nado, caracterizado por la adq ui sición de nuevos territorios para el Islam, los
linajes qurayshíes y medineses oste ntaron la dirección del Estado y las conqui s-
tas, mientras que Jos clanes coaligados con Medina ocuparon la élite de las guar-
nic iones en las zonas recie ntemente conquistadas. Se creó una secretaría o regis-
tro para documentar los nombres de Jos participantes en las campañas y su
retribución, proporcional a la fecha de su conversión y de su incorporación al
ejérc ito. Sin embargo. esta visión islámica del cali fato se oponía a los inte reses
de los hasta entonces poderosos linajes de La Meca. Asesinado Umar por un
esclavo (644), se barajó la sucesión de dos candidatos: Alí, primo de Mahoma
casado con su hija Fátima, apoyado por los medineses, y Utmán (644-656) , quien
fue elegido entre los ari stócratas del clan Omeya. una rama de los Quraysh .
El califato de Utmán es recordado por dos rasgos fundame ntales: la com-
pilación del Corán y las acusaciones de nepoti smo contra e l califa. A la muerte
de Mahom a todav ía no existía una redacción comple ta de l Corán, au nque se
piensa que podían existir fragm entos copiados. La mue rte de sus compañeros.
que lo habían aprendido de é l. y la recitación de versiones distintas e n S iria,
Iraq y Pe rsia hizo necesari a la fijación de l texto por escrito. F ue U tmán quien
ordenó reali zar la ver ión canóni ca y el iminar las versiones di scordantes. Por
otra parte. e l cali fa encomendó el gobie rno de las provincias a miembros de
su propia familia con sus comitivas. y practicó una po líti ca que favorecía c la-
ramente los inte reses de las tribu s de La Meca. Las guarniciones de Cufa y

TEMA.+. NACIMIENTO Y EXPANSIÓ1 DEL ISLAM 123


Basara, en lraq. y las de Egipto. donde había una é lite de jefes tribales asenta-
dos en la zona tras la conquista. se rebelaron contra la irnpo ición de esta auto-
ridad. También se resistieron a su participación en las rentas de las tierras que
habían pertenecido a los emperadores sasánidas. lo que originó nuevas med idas
fi scales por parte del cali fa para contentar a los rec ién llegados. Todo ell o llevó
a la ruptu ra y posteri or asesi nato de Utrn án.
La situación dejaba el camino libre al otro candidato, Alí (656-66 1), que
fue proclamado inmediatamente califa. Lo qurayshíes. que no esperaban su
apoyo. se agruparon en torno a Ai ha. la viuda de Mahoma. y se dirigieron a
Basara a buscar refuerzo, mientras Alí hacía lo propio en Cufa. El enfrenta-
miento ele ambos bandos en la Batalla del Camello (656) se saldó con la derro-
ta total de los qurayshíe . el retiro defin itivo de Aisha y el triun fo de Alí. que
pudo nombrar gobernadores para Basara y Egipto. A partir de entonces. el cali-
fato se guió por una autoridad más carismática y el reconocimiento de la igual-
dad de todos los creyente , uno po rulado que ninguna de las élites estaba
di puesta a aceptar. Mientras, en Siria, el gobernador Mu aw iya, de la tribu
Omeya, primo del califa Utmán. rec lamaba venganza por su muerte y se pro-
clamó líder de la oposición a Alí.
Ambos grupos se enfrentaron en la considerada como primera guerra ci1·il
del 1 lam. que culminó en la Batalla de Siffí11 (657). una de la más importantes
del periodo por sus consecuencias. Aunque e luchó encarnizadamente. se dice
que los partidarios de Muaw iya enarbolaron páginas del Corán en sus lanzas
y, asustado por violar e l texto sagrado, Alí se vio obligado a aceptar un arbi-
traje. Lo que se disc utía no era su derecho al ca li fato. sino su posible implica-
ción en la muerte de Utmán y la legitimidad de las quejas de los Omeyas. Se
eligió un representante de cada bando para dirimir la cuesti ón y se les dio un
año. Fue tiempo suficiente para que el partido de Alí e dividiera. Losjariyíes
(" los que se han salido'') -que rechazaban la posibilidad ele llegar a un can-
sen o con Muawiya y opinaban que el arbitraje se había aceptado con pocas
contrapartidas a cambi o. cuando la batal la e estaba ganando- se enfrentaron
a Alí, en un intento de conservar us prerrogativas corno primeros conquista-
dores. Más adelante fonnarían un movimiento religioso rad ical. Uno de sus
miembros fue el encargado ele asesin ar a Alí.

3. El califato de Damasco (661-750)

3.1. La dinastía Omeya (66 1-750)


A la muerte de Alí. la cuestión del ca lifato volvió a quedar en suspenso.
pues seguía sin haber acuerdo respecto a quién debía ostentar la dignidad de
califa. Hasta entonces se había e legido a los candidatos por medio de una asam -

124 HISTOR IA MEDIEVA L 1!SIGLOS V-Xll l


blea (sh11ra) con predominio de miembros de las grandes tribus. y luego era
confirmado por la comunidad de c reyentes. Había partidarios de que fuese un
miembro de la fami li a de Mahoma , cons iderada corno un verdadero linaje
sag rado. pero aun dentro de e ll a había numerosas posibilidades: los hijos de
A lí y Fátirna o s u descendencia: hijos de Alí con otras mujeres. u otros miem-
bros de la tribu Quraysh en sentido amplio. Muawiya reclamó s us derechos,
basando su leg itimidad en que proced ía de un miembro de la estirpe de los
Quraysh. Fue proclamado califa en Jerusalén, y eligió Damasco como capital.
Dos fueron las ramas ele la familia omeya que ostentaron el poder sucesi-
vamente: los si(fyaníes (tres califas) y los marwaníes (once califas). Durante
su dominio se puso fin a las grandes conqui stas del Is lam y se ini ció la o rga-
ni zación interna del califato. tomando corno modelos a los imperios bi zantino
y sasánida y. en general. la administrac ión de cada uno de los territorios que
se iban conquistando. Muawiya introdujo la innovac ió n más importante en
cuanto al siste ma sucesorio del califato: la sucesió n hereditaria del hijo o del
hermano de l califa. mediante la confirmación ele los jefes de las tribus. que
debían prestar juramento de fid elidad al heredero, e n vicia de su antecesor, para
evitar peli grosos momentos de transic ió n. Esta medida fue muy c riticada po r
la mayoría de la soc iedad. acostumbrada al antiguo s istem a tribal de suces ión,
que permitía mayo r fl ex ibilidad.
Dos fueron los princ ipa les grupos de pel igrosos o positores que cons idera-
ban a Muawiya un us urpador. ambos nac idos en e l entorno de A lí. A partir ele
entonces tornaron las arma cada vez que la s ucesión al cali fato planteaba un
problema:
Por una parte. la fam ili a de Alí y su entorno más cercano se agruparo n
en la secta conoc ida como la Shi'a o Chiís1110. Uno de los hijos de Alí.
Hasán. renunció a sus derechos y aceptó al nuevo califa. pero Husayn
encabezó una rebelión y fue ajusticiado. y cons iderado mártir por sus
seguidores.
- El otro g rupo. fo rmado por los jariyíes. desarrolló una teoría po lítica
según la cual e l califato no tenía po r qué ser eje rcido por un m iembro
de la tribu quray shí. sino po r e l mu sulmán mejor cualificado. Fueron
grandes opositores del califato o meya. locali zados sobre tocio en el Golfo
Pérs ico y e l orte de África.
Por o posició n. los partidarios de Muawiya y de la ucesión dentro de la
tribu de los Quraysh se ll amaron s111111íes.
Con la mue rte del nieto ele Muawiya se terminó la rama sufyaní de los Ome-
yas. Durante un breve espac io de tiempo hubo dos califas. nombrados por dife-
rentes facciones: Marwan. que restableció el gobierno omeya fundando la rama
rnarwaní de la fami li a. e lbn al-Zubayr. hijo de uno de los compañeros de Maho-
ma. Ambos se e nfre ntaron e n la conocida como segunda guerra cfril. Las tribus
árabes habían sufrido para entonces un proceso de reagrupación mediante alían-

TE\1A -t \AC!MIENTO Y EXPANSIÓ1 DEL ISLAM 125


zas. que comportó en la división del Estado en dos grande confederaciones o
grupos. Los qaysíes (del norte) y los yemeníes (del . ur). quedaron agrupados
en el ejército y, por extensión, en la ociedad, por med io de vínculos de fami li a,
reales o fi cticios, y su apoyo a uno u otro califa condicionó el gobierno de la
dinastía a partir de entonces. Lo qaysíes, que apoyaban a lbn al-Zubayr, fueron
vencidos en la batall a de Mary Rahit (684) por los yemeníes partidarios de Mar-
wan, que estableció así la segunda rama de la fam ilia omeya. A la vez. se sofocó
una revuelta chiíta en Cufa. en torno a uno de los hijo de Alí.
Fue Abd al-Malik (685-705) el que se benefic ió de los éx itos mili tares de u
padre Marwan, y su cali fato fue uno de los más próspero del periodo. La cues-
tión sucesoria se consolidó con la uces ión de varios hijo. suyos, las conquistas
prosiguieron y el aparato estatal se organi zó cada vez mejor. Sin embargo, las
rev ueltas chiíta y jariyíes continuaron en Iraq y Per ia. Tras este periodo de
esplendor siguieron una serie de califas efímeros. que tuvieron que enfrentarse
a las rebeliones de los nuevos mu ulmanes contra lo privilegios de los árabes.
Entre ello de taca Umar II (7 17- 720), por intentar refo1mar la situación de los
musulmanes no árabes, equiparándolos en privil egios a los árabes, de la mi sma
manera que practicó una política de equidad entre la. diversas tribus. Además,
procuró mantener sólo aquellos territorios cuya ocupación y organización podía
garantizar, temeroso de una reacción bizantina a gran escala contra el ca lifato.
La cri i afl oró durante el gobierno de Hisham. que contempló las rebe-
liones de grupo jariyíes y chiíras. añadidas a coníl ictos en las zonas más ale-
jadas del cali fato. La incompetencia de los últimos cali fas. junto con su apoyo
decisivo a una u otra de las confederac iones de tribu prod ujeron el cao en el
gobierno. Marwan II. el último califa omeya, trató de poner orden eliminando
a los omeyas di sidentes, pero no consiguió reprimir la revuelta de losjariyíes,
que ocuparon Cu fa y Mosul. El mov imiento abbasí, que había surgido en zona
más oriental del cali fato, puso fi n a su gobierno y terminó con todos los miem-
bros de la fam ilia. excepto Abderramán I. que logró e capar y fundó la dina tía
omeya cordobe a.

3.2. La organización social de un Estado multiétnico

Durante el gobierno de los omeyas se creó el Estado islám ico propiamente


dicho. un complejo conjunto de territorios con poblac ión de etnias y re li giones
diversas, que ya no admitía para su dom inio los víncul os propios del sistema
tribal. A la cabeza de la comunidad de los creyentes (' 11111ma) quedaron los
árahes, siempre en minoría frente a la poblac ión indígena, que respetaban la
división en tribus en los barrios de sus ciudades y se reservaban el ejercicio de
las armas y la distribución del botín adquirido. Su número en los nuevos terri-
torios oscilaba según la dependencia directa o indirecta de Damasco. Junto a

126 HISTORIA MEDlEVAL 1(SIGLOS V-XII)


e ll os, en las zonas desérticas, se mantuvo el modo de vida de las tribus beduinas
nómadas convertidas al Islam.
El segundo e scalón soc ial lo constituían lo s nuevos conversos a l fs lam o
clientes, (maw/a, pi. mawali). La fonna de inserc ión de los nuevos creyentes
en el Islam era su vinculación a una familia musulmana, a través de lazo de
cliente la , por los que e l indi viduo princ ipa l le proporc ionaba protecc ión y pro-
yección social a cambio de c iertos pagos o prestación de se rvicios. Los c lientes
podían ser cautivos de guerTa o esc lavos manumitidos que , al ser liberados y
convertirse, adoptaban el nombre de la familia de su señor, o personas libres
que volunta riame nte contraían este tipo de lazos, normalme nte para mantener
s u posic ión socia l ante rior, c irc unstanc ia que se da en las élites socia les de
todos los te rritorios conquistados por los musulmanes. Su estatuto e ra inferior
al de los árabes, pero la lucha por su ig ualdad, reconocida e n teo ría por e l
Corán, originó la mayoría de los conflictos internos de l califato.
El resto de la poblac ión libre, de religión di ferente aunque no necesariamente
minoritaria, constituyó el grupo de los protegidos (di111111íes), que incluían a las
ll amadas " re ligiones de l li bro" : cri stianos, j ud íos y zoroastri anos. El mundo
ru ral se mantuvo mayoritariamente cristiano y próspero. excepto en la zona fron-
teriza con Bizanc io. Los obispos y e l c lero continuaron controlando los asuntos
de su comunidad, y la estructura ec le siástica de los obispados y sus parroquias
se mantu vo hasta fi nes de l siglo vm. La autori dad del obispo a lcanzaba a una
ciudad (su sede) y a su territorio rural correspondiente. En generaL las iglesias
siguieron e n uso y se constru yeron algunas nuevas. mientras que las mezquitas
eran reduc idas y escasas, de tipo campame nto. Tampoco se excluyó a los cris-
tianos de los puestos de gobierno del Estado, pues así se mantenía el orden socia l
y e l desaffollo económico. A paitir del califato de U mar 11. su s ituación empeoró
por el aumento de s us impuestos. a los j udíos se les prohibió la peregrinación a
Jerusalén, y los persas zoroastrianos fueron objeto de campañas de proselitismo,
llevadas a cabo en parte por los chiítas. que se extendían por la zona.
Fina lmente , hay que hablar de un importante g rupo de esclavos, bie n here-
dados de las formac iones impe ria les ante riores. o cautivos en las múltiples
guerras de conquista. S iguiendo la tradició n oriental. su estatuto no tenía por
qué se r v italic io , y e l Islam favorec ió su manumi sión a través de los vínculos
de clie nte la. Los mercados de esc lavos proliferaron ante la de manda de los
señores árabes, que veían en e llo una fo rma de incre mentar su poder sobre
m ayor número de tropas y pe rsonal de pe nd iente.

3.3. La administración del califato omeya

La adm inistració n de l Estado omeya se d ivid ió e n varias prov inc ia s de


grandes dimensione s. cons ideradas prácticamente como virreinatos, q ue en

TEMA-!. \!ACIMIENTO Y EXPA SIÓN DEL ISLAM 127


época de Muawiya eran tres: Egipto. Cufa y Ba ora. Conforme la extensión
de los territorios del ca lifato se fue ampliando. e tas divisiones se modificaron.
y dentro de ellas se crearon provincias ele segundo rango. siempre con capital
en una metrópoli s admini strativa. A un tercer nivel ~e encontraban las coras.
también con capita l propia. y un nivel má-.. abajo los distritos rurales. Estas
divisiones servían propósitos fi sca le~. de organización militar. y las grandes
capit ales actuaban a la vez como cecas en las que se acuñaban las monedas
para pagar al ejérc ito y la admini stración de cada provincia. A fina les del cal i-
fato omeya la di stribución era: Eg ipto con capital en Fustat (El Cairo): Iraq.
Jurasán y Transoxiana. con capital en Cufa : Arabia. con capital en Medi na:
Azerbaiyán, Armen ia y la Alta Mesopotamia, con ca pital en Mosul. y la doble
provinc ia occidental ele lfriqi ya (capital Qayrawan) y al-Anclalus (Córd oba).
A la cabeza de la admini strac ión prov incia l figuraban una autoridad militar.
normalmente árabe. y una fi scal. norm almente un cliente de alto rango vincu-
lado a la población indígena.

Figura 4.2. E.rcarncioJ1es de lo 111isiáJ1 ji'(fl1cesa del IFAO <'JI ,i/-F11srnr. el primer
ca111¡w111e11ro/i111dado por los úrabe:, <'JI Egipru. al sur de El Caim (©A . Ec/1ernrria).

Por su parte. la gran provincia administrativa ele Siri a, dependiente direc-


tamente de los omeyas y corazón del califato. quedó dividida en cuatro pro-
vincias militares (y1111d, plural oynad): Emcsa. Damasco. Jordania y Palest ina.

128 HISTORIA \1EDIEVAL 1!SIGLOS V-XIII


. · · · · · - · · · · • · • · • • • · · • • • • • • • • · · • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • • - • • • • • • - • • • - • • • • • • • • • M • - • • n - • • • • • • • - • • • • - • • • • • • • • · - · - • • - · - - - · - - - - - - - - - --

3.las que se unió durante el gobierno de Yazid luna quinta, Qinnisrin (ShaLkis).
Su localización iba de norte a sur por la costa. y cada una di sponía de sus puer-
co . favoreciendo la defensa contra los bizantinos. Se discute si esta división
se basó en la reforma admini strativa de Siria realizada por Heraclio, o si fue
original de los árabes.
En torno al ca lifa un aparato admini strativo incipiente se ocupaba de la
centrali zación progres iva del gobierno del califato. Uno de los pasos principa-
le fue la actuac ión de Abd al-Malik, quien obligó a usar el árabe como lengua
de la administración central del Estado - los registros se llevaban hasta entonces
en griego y pahlaví según las zonas-. reformó la moneda, abandonando los
tipos bizantinos y persas, y conviitió Jerusalén en un gran centro religioso para-
lelo a La Meca y Medina.

-t Características de la expansión islámica (632-7 50)

Los factores que impulsaron una migrac ión de tal magnitud y dinami smo,
apoyada por las armas, fueron de lo más diverso. Se ha hablado de superpo-
blación y cambi o climático en la Península Arábiga, así como de un ardor reli-
gioso extremo. Sin embargo, la coyuntura política y social contribuye a expli-
car su triunfo . En primer lugar, los sasáni das habían sido derrotados por el
emperador bizantino, Heraclio, dejando libre a los musulmanes la Arabia orien-
tal y meridional. y los reinos tapón entre ambos poderes habían desaparecido,
acabando con las fronteras militares de la zona (ver tema 6). Por otra parte, se
apoyaron en la colaboración de la poblac ión autóctona, agobiada por los altos
impuestos de bizantinos y persas. y las diferencias reli giosas que enfrentaban
a monofisitas y ortodoxos. Contribuyó a ello la flex ibilidad del estatuto de pro-
teg idos (dimmíes) , otorgado a cristianos y jud íos, que les permitía mantener
su religión y sus tierras a cambio del pago de impuestos espec iales: el territorial
Uaray) y una capitación (vi:ya) .
La superiori dad militar de los invasores quedó demostrada por su buena
organizac ión bajo los jefes militares qurayshíes y medineses, a pesar de su
número moderado. El registro creado por Umar facilitó su distribución, que
seguramente no respetó del todo la división tribal. para ev itar un exceso de
concentración de poder en manos de jefes locales. Su gran mov ilidad. apoyada
en el domin io de las antiguas rutas caravaneras. les pem1itía colocar campa-
mentos (amsar) en puntos estratég icos. donde se acuartelaban las tropas y se
procedía al reparto de l botín.
La ex pansión si n precedentes de l Islam por la cuenca mediterránea y el
continente as iático. durante su primer siglo de vida, puede dividirse en cuatro
periodos de avance. frenados por una seri e de etapas de conflicto interno, la
última de las cuate fue defini tiva.

TEMA .J. NACIMIE TOY EXPANS IÓN DEL ISLAM 129


4.1. Primera expansión (623-656)
Desde la creación del Estado de Medina por Mahoma hasta e l fin del poder
de los cali fas ortodoxos.
Se consiguieron Arabia, Siria, Iraq , Egipto y alg unos tenitorios en Irán
gracias a la migración de algunas tribus y a las campañas anuales desde las
bases militares. Durante el reinado de Umar se fundaron las tres principales
ciudades de acantonamiento de tropas, que serian e l punto de partida de la
sig uiente expansión: Basora, Cufa y Fustat (E l Cairo). La principal conquista
fue sin duda la c iudad de Jerusalén (635-637), que se convirtió también e n
lugar santo de peregrinación para los musulmanes. Terminó con la primera
guerra civil (656-661 ) entre Alí y Muawiya, durante la cual tuvo que firmarse
una treg ua con Bizancio.

4.2. Segunda expansión (661 -683)


Tiene lugar bajo los primeros omeyas, que impul saron una po lítica impe-
rialista de conquistas de mucho más amplio espectro que la anterior. Se con-
quistó la mayor parte de Túnez y el Jurasán, aunque Túnez se volvió a perder
durante unos años. Se acuñaron monedas e n los nuevos territorios, y los ejé r-
citos siri os fueron utilizados como colonizadores de los nuevos territorios. Fue
detenida por la segunda guel'l'a civil (683-692) entre Marwan e lbn al-Zubayr,
firmándose una nueva tregua con Bi zanc io.

4.3. Tercera expansión (692-718)

Durante el cali fato de los marwaníes se produjo una nueva o leada de con -
qui stas e n el Magreb, la Península Ibérica, Transox iana y e l S ind (India), que
se detuvie ron a causa de la terrible derrota sufrida ante los muros de Cons-
tantinopl a en 717-718. Los conflictos sociales entre antig uos y nuevos musul-
manes dificultaron la integración de todas estas zonas en el califato. Hasta e l
año 720, el califa U mar II ordenó el completo cese de hostilidades, una medi-
da sin precedentes, para intentar reorganizar política y socialmente la nueva
amplitud de s us posesiones.

4.4. Cuarta expansión (720-740)

El intento de ampliar los límites del cali fato omeya mientras se desarrolla-
ban las luchas por la sucesión a l trono no tu vo efectos territoriales importantes,

130 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS Y-X II)


pero sí era necesario desde e l punto de vista de la propaganda de la dinastía. Se
avanzó por e l Norte de África, e l Cáucaso y Transoxiana, pero hubo dificultades
de de los primeros ataques. La revuelta de lo berebere norteafricanos (740)
demo tró la imposibilidad de mantener la política de conquistas, y los disturbios
que precedieron a la caída de los omeya conc luyeron la expan sión is lámica.
Después de la conquista, se planteó la emigración de poblac ión musulmana
a la nueva zonas: primero se proc uró que se de pl azaran los beduinos, pero
má adelante los árabes se establec ieron como una éli te militar, que dirigió la
creación de campamentos fijos para las tropas beduinas, en los nuevos domi -
nios. Los árabes establecieron también cordia le re laciones con las é lites loca-
les, a veces mediante pactos y matrim onios, y se procuró que la pobl ación
autóctona sufri era pocas molestias. Mientras tanto, se adaptaba la economía
de cada región a las nuevas necesidades, por ejemplo, se secaron pantanos o
se irrigaron zonas cerca de las grandes c iudades de nueva fundación para que
su aprovechamiento agrícola proporcionara alimentos a los habitantes.

Bibliografía
Anclrae, Tor: Mahoma . Madrid: Compañ ía Europea de Com unicación e Infor-
mación, L991.
Armstrong. Kare n: El Islam. Barcelona: Mo ndadori, 200 1.
Blankinship, Khalid Yahya: Th e End of the Jihad S tate. The reign of Hisham
ibn 'Abd al-Malik and the collapse of the Umayyads. Albany: State Uni-
vers ity of New York Press, 1994.
Berkey, Jonathan P.: The Forma1ion oflslam . Religion and Society in the Near
East. 600- 1800. Cambridge: Cambridge University Press, 2005.
Bresc, Henri ; Guichard, Pierre y Mantran , R.: Europa y el Islam en la Edad
Media. Barcelona : Crítica, 200 l.
Cahen, C la ude: El Islam . Madrid: Siglo XXI, 2002 ( 11 ª ed .).
Gaude froy Demombynes, Maurice: Mahoma. Madrid: AkaJ , 1990.
Hawting, G. R. : The First Dynasty of Islam. The Umayyad Caliphate AD 661-
750. Londres-N ueva York: Routledge, 1986/2000.
Houran i, A lbert: Hisroria de los pueblos árabes. Barcelona: C rítica, 1992.
Kennedy, Hugh: The Propher and rhe age of rhe Caliphares: the /slamic Near
Easr from rhe sixrh ro rhe ele1•e11rh cenrury . Londres : Longman, 1989.
- The a rmies of rhe Caliphs. Milirary and Sociery in rhe Early lslamic
Stare. Londres/ Nueva York : Routledge, 2001.
- Las grandes conquisras árabes. Barcelona: Crítica, 2007.

DELISLAM 131
Lings, M artin : Muhammad: su 1·ida. hasada e11 las fuentes más antiguas.
Madrid: Hipe rión, 1989.
Mantran. R.: La e.\pansión musulmana (siglos rn-xt). Barcelona: Labor, Nueva
C l ío nº 20, 1982.
Manzano Moreno, Eduardo: Historia de las sociedades islámicas en la Edad
Media. Madri d: Síntesis, 1992.
- Conquistadores. emires y califas. Los Omeyas y la formación de al-
Andalus. Barcelona: C rítica. 2006.
Robinson, C hase: Islamic Historiography. Cambri dge: Cambridge University
Press, 2003.
- (ed .): The New Cambridge History of Islam. vol. 1: The Formario11 of
the Tslamic World. Sixth to Elei·emh Ce11r11ries. Cambridge: Cam-
bridge Univers ity Press, 2010.
Rodinson, Max ime: Mahoma: el nacimiento del mundo islámico . Barcelona :
Peníns ul a, 2002.
Sénac, Ph. y Cressier, P.: Hisroire d11 Magh reb médiél'al. VW-Xf '' siecle. Pari s:
Armand Col in . 201 2.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas
Duby. G .: Atlas histórico. pp. 195- 197.
Echevarria, A. y Rodríguez. J. M .: Atlas histórico de la Edad Media, pp. 9 1-98.
Kinder, H. y Hilgemann, W.: Atlas histórico mundial. l . De los orígenes a la
Revoluciónfrancesa, p. 124 .
Mestre Campí. Jesús: Atlas de la Reconquista. pp. 9- 12.
Se llier. J. y A.: Atlas de los pueblos de O riente. Oriente Medio. Cáucaso. Asia
Central. pp. 20-2 1.
VV. AA.: Atlas histórico de Espaiia , L pp. 68-73.

Textos y documentos

Riu , M. et a l. : Textos comentados de época mediel'(JI (ss. 11 al XII ). Barcelona:


Te ide, 1975( lªed .), 1 982(2~ed .).

132 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


- Texto 13. l: Los cristianos y los judíos según el Corán . pp. 269-273 .
Kaplan. Mi che l (dir.): Edad Media. siglos 11'-X. Granada: Univers idad de Gra-
nada, 2004.

Textos para comentar

La poesía de las tribus preislámicas y los precedentes del Islam

"Juro por la mans ió n c irc unvalada


Por Jos hombres que la a lzaron, de Qurays h y Gurhum
¡por qué buenos señores fui ste is tenidos,
En cada ocasión, holgada y te nsa!
Reconc iliasteis a ' Abs y Dubyan [tribus de la misma confederac ión] , después
que
Se destruían, moliendo enrre sí el pe1ji1me de Mansham [refrán que significa
exterminándose en la lucha] ;
Dijíste is: si conseguimos paz completa
Por dinero y buenas palabras [mediante ac ue rdo y pago], sa lvos seremos.
Quedásteis as í e n el mej or lugar,
Lejos de c ulpa y obstinació n;
Grandes e n la alcurnia de Ma 'add [descendiente de Ismae l, hijo de Abraham
y padre de los árabes], ¡oj alá seáis bien guiados !,
Qu ien se apro pia un tesoro de glo ria, ya es g rande .
Las heridas son sanadas con c ientos (de came llos)
Que resulta pagando quien de e llas no es c ulpable;
Unos pagan e l talió n a los otros.
Sin haber deJTamado sangre para lle nar una ventosa:
Entre e llos corrie ron de vuestra herenc ia
Diversas riquezas en crías de came llo marcadas.
Da un recado de mi parte a los a liados
Y a Dubyan: " firmemente habéis j urado:
No oc ultaré is a l dios lo que lleváis dentro".
Dios sabe lo que se ocu lta :
Queda g ua rdado y puesto en un libro, reservándolo
Para e l día de la cuenta [Día del Juic io según los cristianos sirios], o bie n apre-
s urando su venganza.''
Mu'al/aqah de Zuhayr ibn Abi Sulma Almuzani (mue110 h. 6 15), en Las die:
Mu'allaqat. Poesía y panorama de Arabia en l'Ísperas del Islam. ed. F.
Corrie nte y J. P. MonfeJTer. Madrid. 2005, pp. 122- 123.

TEMA -l. NACIMIENTO Y EXPANSIÓN DEL ISLAM 133


La biografía del Profeta: el tratado de Hudaybiyya entre Mahoma
como representante de Medina y los Quraysh de La Meca (628)

"A l-Zuhri dij o: Entonces [la tribu de] Quraysh env ió a S uhayl ibn ' Amr,
hermano de ibn 'Amir ibn Lu 'ayy, al Mensajero [Mahoma] con instrucc iones
para concerta r la paz con é l bajo la condic ión de que regresara ese a ño, de
forma que ninguno de los árabes pudiera decir que había entrado por la fue rza.
C ua ndo e l Mensajero le vio venir dijo. ' La gente quiere firmar la paz, viendo
que han enviado a este hombre' . Después de un la rgo debate, la paz se aco rdó
y ya no quedó más que redactar e l ac ue rdo. ( ... ) Entonces e l Mensajero llamó
a ' Ali y le dijo que escribiera ' En el nombre de Dios, compasivo y m isericor-
dioso' . Suhay l dijo : 'No reconozco esto, así que escribe " En tu nombre, Oh
Allah" . El apósto l le dijo que escribi era esto último y así lo hizo é l. Después
dijo : 'Escribe ''Esto es lo que Muhammad, e l Mensaje ro de Dios, ha acordado
con Suhayl ibn 'Amr"'. Suhayl dij o: ' Si yo die ra testimonio de q ue tú e res e l
mensajero de Dios no habría hecho la g ue rra contra tí. Escribe tu prop io nom-
bre y e l nombre de tu padre'. E l Me nsaj ero dijo : ' Escribe. Esto es lo que
Muh ammad ibn · Abdullah ha acordado con Suhay l ibn ·Amr: han aco rdado
dej ar la guerra durante diez años, d urante los c uales los hombres estarán a
salvo y ev itarán las hostil idades a condic ión de que si alguien viniera a
Muhammad s in e l permiso de su guardi án. é l se lo devolverá; y si alguno de
los que están con Muhammad vie ne a los Qurays, e llos no se lo devolverán.
No nos mostraremos enemistad e ntre nosotros y no habrá ning una reserva,
secreto ni mala fe. El que q uiera establecer un vínc ul o o ac ue rdo con Mahoma
puede hacerlo, y quien quiera establecer un vínculo o acuerdo con los Qurays h
puede hacerlo [tambi én]'. Aquí Juza·a se levantó y dijo: 'Nosotros te nemos
un vínculo y acuerdo con Muhammad '. E Ibn Bakr se levantó y d ijo lo mi smo
respecto a Qurays h, añadi endo : ' De bes reti ra rte de nosotros este año y no
entrar en La Meca contra nuestro deseo, y e l próx imo año te dejaremos pasar,
y podrás e ntra r e n e lla con tus compañe ros, y permanecer en ella tres noches.
Podré is llevar las armas ele un jinete, con las espacias enfundadas. No podré is
entrar con nada más'.
' A bel al-Ma lik ibn Hi sham (m . h. 830)/ Ibn Ishaq (m . h. 767), The Life of
Muhammad (Sirca rasu / Al/ah) , tra ns. A Guillaume , O xford , 1955 , pp.
504-505.

El reparto de las tierras tomadas por las armas

" Sa ' id ibn Abi Sulay man nos relató, a partir de 'Abd al-' Aziz ibn Abi Sala-
ma, a partir de a l-Majashun , que dijo : Bilal dijo a 'U mar ibn al-Jattab sobre
los pueblos que habían s ido conquistados por la fue rza: -Divídelos entre noso-
tros. y toma e l quinto [de l califa]- . 'U mar dijo: -N o, esta es la fue nte ele riq ue-

134 HISTORI A MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


za, pero lo convertiré en un fide icomiso para que sus beneficios vayan a e llos
y a los musulmanes e n general- . Bilal y sus compañeros, que pensaban como
él, dijeron: - De berías dividirlo e ntre nosotros-. Ante esto, 'Umar dijo: - ¡Oh,
Dios, protégeme de Bilal y s u grupo!- . É l dijo [e l naffador] que no pasó un
año y esa gente ya no existía.
·Abd al-' Aziz ibn Salama dijo: Zayd ibn As lam declaró ante mí, diciendo:
- 'Umar dijo: ¿quieres que cuando lleguen las futuras generaciones no haya
nada para ellos?-. ( ... )
Abu 'Ubayd [el autor recapitula] dijo: Las narraciones continuas sobre la
anexión de tie rns por la fuerza de las annas transmiten estas dos reglas:
La primera de e llas es la no rma dada por e l Mensajero de Dios en el caso
de Jay bar. Dec laró q ue e ra botín de g uerra. lo dividió e n c inco partes y lo dis-
tribu yó. Esta es la o pinión que señaló Bilal en el caso de las tierras de Siria.
Tambié n se lo señaló al-Zubayr ibn al-Awwam a ' Amr ibn al-' As en el caso
de las tie rras de Egipto. Esta es la op inión que fue adoptada po r Ma lik ibn
Anas, y así es como se re lata a partir de é l.
La segunda reg la se basa en la decis ión de 'Umar en e l caso del Sawad y
otras tierras que calificó defay' (otro tipo de botín ) para que fueran disfrutadas
como fide icomi so de la comunidad musulmana para la posteridad. No las div i-
dió en c inco partes. Esta fue una opinión que le dieron 'A li ibn Abi Talib y
Mu' ad h ibn Jaba! , que Dios esté complacido con e ll os. Esta fue la opini ón
adoptada por Sufyan ibn Sa ' id. y es bien conocida como suya. Sin embargo.
solía dec ir que e l gobe rnante tiene discreción sobre las tietTas conseguidas por
la fuerza de las armas. Puede cons iderar una parte como botín , d ividirla e n
cinco partes y distribuírlas, y si quiere puede declararlas propiedad común de
todos los musulmanes sin dividirlas o distri buirlas".
Abu 'Ubayd al-Qas im ibn Sallam, El lihro de los ingresos. Trad. ingl. The
Book o.f Re1·e1111e (Kitab al-amwal). trad. l. Ahsan Khan Nyazee, Read-
ing, 2003, pp. 54-56.

Dos inscripciones del califa 'Abd al-Malik (r. 692-705)

[Encontrada cerca de la iglesia de Abu Ghosh, cerca de Jerusalén]. ' ·~n el


nombre de Dios, clemente y mi sericordioso. No hay más Dios que Dios. El no
tie ne igual. Muhammad es e l Enviado de Dios. Dios le bendiga y le dé la paz.
' Abd a l-Malik. e l Comandante de los Creyentes y siervo de Dios ha ordenado
reparar e l camino y la construcción de los miliari os, sea con é l la mi sericordia
de Dios. Desde lliya [Jerusalén] hasta aq uí [este miliario]. siete mill as."
[Encontrada en el mar de Galilea]. "En e l nombre de Dios, c leme nte y
mi sericordioso. No hay más Dios que Dios. Él no tiene igual. Muhammad es

TE\1A .J. NACIMI ENTO Y EXPAJ SIÓN DEL ISLAM 135


e l Enviado de Di os. 'Abd al-M alik. el Comandante de los Creyentes ha orde-
nado la nivelación de este paso difíc il. Y e llo [el trabajo] fue reali zado por
Yahya ibn al-Hakam e n Muharram del año 3 (y 70) .. ,
Sharon , M. , Corpus lnscriprio1111m Arabicarum Palaesrinae, Leiden. 1997 , nº
4, 103. Cit. y modificadas: Robinson. C h .. 'Abd al-Malik, Oxford, 2005.
pp. 11 3-115.

136 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


Tema5
EL CALIFATO ABBASÍ

Introducción.
Fuentes.
1. El movimie mo abbas í.
2. El gobie rno de Jos abbasíes (750-945 ).
2. 1. La dinastía.
2.2. Las reformas administrativas.
2.3 . E l desarrollo económico.
2.4. La re ligión, la ley y la cultura en é poca abbasí.
3. Decadencia abbas í y aparición de los primeros movimientos secesionistas.
3. l. Los Ag labíes (800-909/9 15).
3.2. Los Tuluníes (868-905).
4. El califato disgregado: los Fatimíes (909- 11 7 1).
5. Los Omeyas de al-Anda lus (756- 103 1).
Bibliografía.
Activ idades. Propuesta de ampliación de conoc imientos.
Tex tos para comentar.

Introducción

La consolidación del poder en el Islam vino de parte del califato abbasí,


que desaiTOlló las fom1as de c ultura de lo que se considera hoy e n día e l " Islam
clásico". La gran extensión de los dominios califales . sin embargo, hizo que
comenzara un mov imiento disgregador que se manifestó en la progresiva inde-
pendencia de algunos de los territo rios m ás ricos del dominio del Islam .
La duplicació n, y fina lmente triplicación del califato. con Abbas íes, Fati-
míes y Omeyas de Córdoba, supone un debilitamie nto de la instituc ión , que
ya no recuperará la unid ad hasta la extinc ión de esta forma de gobie rno en la
época contemporánea. Cada uno de los cali fas apelará a distintas formas de
legitimació n que pasa n por e l pe nsamiento re li g ioso. pero s us maneras de
expresar su programa político son m ás s imilares de Jo que puede parecer a
primera vista.

TEMA 5. EL CALIFATO ABBASÍ 137


Fuentes

La progresiva especialización en las ciencias de la época abbasí hace que


podamos describirla como la de l surgimiento de los géneros historiográficos
e n árabe. Hay que decir que no ex istía e l oficio de hi storiador propiamente
dicho, y la mayoría de ellos son polígrafos, ded icados a otras ramas de l saber,
hasta que apareció e l croni sta de corte, pagado por la dinastía re inante (y aun
estos so lían ser mie mbros de la administrac ión de la corte. preceptores, teólo-
gos o consejeros reales). Los manuales de adm inistración cortesana, como e l
de lbn Qutayba (m. 889) recomendaban e l conocimiento de la historia para
conve rti rse en secretario o burócrata.
La cultura literaria de Bagdad fue descrita por e l librero Ibn al-Nadim en
su Catálogo (al-Fihrist), en e l que incluyó a los narradores de notic ias (ajharis)
como uno de los grupos de letrados. El listado de géneros incluido e n este capí-
tulo abarca campos tan diversos como la genealogía, hagiografías, hechos legen-
darios, anales, geografía, prosopografía, descripción de antigüedades, histori a
natural , biografías, administración , etc. Los propios gobernantes escribían tam -
bién hi stori a gracias al trabajo de equipos de escribas y compiladores a los que
daban luego forma . lo mi smo que ocutTiría e n Bizancio en la misma época. Las
primeras monografías históricas de este estilo ajhar (ver tema 4), se dedicaron
a batallas y conquistas, como la obra de al-Mada ' ini (m. 830-83 1), conocida a
través de c itas de otros autores - por ejemplo, su Conquista de Jurasán se con-
serva en las Conquistas de los países de al-Baladhuri- o la de 'Abd al -Malik
ibn Habib (c. 790-847) para a l-Andalus. Entre 750-850. por ejemplo, se com-
pusieron catorce obras solo sobre la batalla de Siffin.
Pero la mayor aportac ión a l conoc imiento histórico la hacen los escritores
de cronografía o anales (la' rij, ver tema 4) en árabe, ya durante e l siglo IX, en
la zona de Mesopotamia, y en griego y siriaco en S iria, hasta crista lizar en la
gran obra de A bu Ya ' far aJ-Tabari , que escribe hasta 9 15 la Historia de los
profe tas y los reyes. primera que nos ha llegado íntegra, y que abarca desde
la creación hasta esta fecha , en torno a l nac imie nto de l Islam como c ulmina-
ción de la obra de Dios e n la tie rra. Este tipo de obras sí conferían espec ial
importanc ia al hecho hi stórico contrastable en o tras fuentes, y se componían
en continuac iones, muy detalladas para las épocas contemporáneas al escritor.
A este grupo de obras pertenecen la Gran historia de Ibn Hayyan (h. 1060),
po lígrafo cordobés partidario de lo s Omeyas, cuyos libros dedicados a a l-
Andalu s describe n la é poca de apogeo del califato y se conocen con el título
de Muqrabis.
La genealogía conoció tambié n un despegue a través de las compilaciones
prosopográficas de sabios y personajes conocidas como rabaqar (o dicciona-
rios biográficos. a unque la pala bra significa "e stratos o generac iones"). La
más famosa del periodo. a cargo de lbn Sa'd, reunía 4 .250 biografías, inclu-
yendo 600 muje res. Más ade lante se espec ializaron en categorías de personas,

138 HISTOR IA MEDIEVAL 1(S IG LOS V-X II )


como poetas, fil ósofos. jueces, tradic ion istas, etc., a unque se mantuvieron
obras generales. en las que el ser famoso bastaba para ser inc luído. sin impoltar
la dedicación. A unque los prime ros ej emplos, como e l de Muslim ibn al-Hay-
yay (m. 875) olo presentan tres generaciones, otras obras pueden llegar a con-
te ner más de veinte. La Gran Historia de al-Bujari cuenta con más de 12.000
tradicioni stas orde nados alfabéticame nte. También podían agruparse por cri-
terios geográfi co .
Los ma11irologios de partidario de·Ali fueron también muy famosos entre
los chiítas. como e l de a l-Isfahani (m . 967). Y la biografía del padre de una de
las escuelas de derecho, Ahmad ibn Hanbal (m. 855). que se enfrentó a la inqui-
ición del cali fa a l-Ma'mun, se convi11i ó en uno de los modelo de las biografía
de hombres piado. os. en las que piedad y ascetismo se combinaban con otras
virtudes, que luego serían exaltadas en las fig uras de personajes re ligiosos.
Las biografías de los gobernantes. todas e ll as ordenada en la corte para el
cons umo interno. podían agruparse en historias de dinastías partic ulares, y re -
pondían a la mi. ma organización: empezando e n e l día de s u ubida a l tro no ,
se loan las virtudes y fi sonomía de l gobernante. Luego se enumeran sus espo-
sas, hijos, ofic iales de la corte y otros pe rsonajes importantes de l re inado. inclu-
yendo sus opo itores. Despué e narran los princ ipa le hechos acaec idos
durante su periodo de gobierno y su aportaciones al bien de l re ino y sus obras
pías. Finalme nte, se da la fec ha de su muerte. lbn a l-Da ya. por eje mplo, escri -
bió una biografía de Ahmad lbn Tul un. e l fundado r de los Tuluníes en Eg ipto.
· Abd al-Hamid (m. 900). por su parte e cribió la de la d ina tía abbasí.
A los género hi stóricos del periodo anteri or se añad ie ron las historias uni-
versales, como la de al-Ya 'qubi (m . 898), o de personajes letrados com o vis ires
y secre ta ri os o jueces. que formaba parte ya de la literatu ra cortesana (adab),
más que historiográfica propiame nte dicha. Una obra inc lasificable en esto
géne ros. por su mezcla de geografía, hi storia y libros de viajes, pero que sería
determinante para e l conocimiento del mundo abbas í, e la Praderas de oro
y minas de gemas de al-Mas·udi (m. 956).

l. El movimiento abbasí

Los conflicto ocia les y étnico ubyacente du rante e l califato omeya


hi cieron eclosión e n torno al año 75 0, fecha de la denom inada "revolución
abbas í", que en realidad no resultó ser más que la sustituc ión de una dinastía
árabe por otra. aprovechando las transformac iones de todo tipo que estaban
te ni endo lugar en e l seno del califato. En tre sus causas pueden citarse el pro-
ble ma de la legitimidad dinástica del califa omeya. que no era considerado por
todos los musulmanes como un digno jefe del Islam; e l de. eo de igualdad de
los nuevos conver o (11111/adíes) re pecto a los musulmanes conquistadore ;

TEMA 5. EL CA LIFATO AB BASÍ 139


las crecientes cargas fiscales en todas las zonas del imperi o: la desintegración
de la organizac ión admini strativa del califato omeya a causa de la s ustituci ón
de Damasco por otras capitales, y la modificación de las ali anzas tribales que
habían apoyado a los omeyas.
Los abbasíes se declaraban descendientes de un tío del Profeta, Abbas ibn
' Abd a l-M utta lib, c uya fam ilia , tras apoyar a A lí, se había refugiado en Pal es-
tina. Los abbasíes, desplazados pronto a C ufa y más tarde al conflictivo J ura-
sán , supieron atraerse a varios grupo s descontentos con e l régimen omeya:
c hiítas: partidarios de otros hijos de A lí; conve rsos iraníes; árabes instalados
en e l Jurasán, que se sentían abandonados por e l califa, etc.
Gracias a la predicación de l líder re lig ioso Abu Mus lim -q ue acusaba a los
Omeyas de impíos tiranos que inc umplían los mandatos del Corán, y postulaba
la vue lta a la pureza de la comunidad islámica, con un gobernante justo al fre n-
te- se re unió un verdadero ejército y se canalizó el descontento de amplios sec-
tores sociales. Abu Muslim nunca reveló quié n era el verdadero dirigente de la
conspiración, pero fue descubierto por los espías, y ejecutado por Marwan JI,
en medio de una gran rebe lión que había ocupado Merv (una de las princ ipales
ciudades del Jurasán). La rebelión, a pesar de todo, se extendió hasta C ufa, en
c uya mezquita fue proclamado Abu-1-Abbas al-Saffah (el Sanguinario), e l pri-
mer cali fa abbas í. Las fuerzas omeyas fueron denotadas tota lmente junto al río
Zab (750), y Marwan 11 murió en Egipto, ases inado lo mi smo que gran parte
de s u familia.

2. El gobierno de los abbasíes (750-945)

2.1. La dinastía
Al-Saffah (750-754) tu vo que dedicar su corto reinado a e liminar las resis-
te nci as sirias, jariyíes y de aque llos chiítas que consideraban que su candidatura
no era la mejor, una vez desvelado e l nombre de la fam ilia promotora de la
re be lión. Para e llo, intentó atraerse a los ge nerales de l ejérc ito omeya. Le suce-
dió su hermano al-Mans ur (754-775), verdadero fundador de la nueva di nastía,
gracias a l apoyo de Abu Mus lim y lo s ju rasa níes. La fuerza del predicador
amenazaba la posición del califa, por lo que al-Mansur tuvo cuidado de ejecutar
a Abu Mus lim a l poco tiempo de s u llegada a l poder, tras aseg urarse la le altad
de otros jefes gueneros. La figura del predicador se conv i11ió en símbolo de la
resistencia de los iraníes frente a los árabes, pero las sublevac iones q ue levantó
su muerte fueron pronto sofocadas.
A unque al-Mansur venc ió las discordi as fami li ares al hacerse con e l pode r,
no consig uió apac iguar los movimie ntos re lig iosos que seguían sac udiendo s u

140 HISTORIA MEDI EVA L 1(SIGLOS V-XII )


imperio. Por ejemplo. los rawandíes del Jurasán, que pretendían adorar al califa
como a un dios, sig uiendo antiguas tradic iones persas, se amotinaron en pala-
cio al no conseguir su propósito. Igualmente, los confl ic tos étnico-re lig iosos
que se plantearon en Cufa hic ieron que e l califa se trasladara y conc ibiera e l
proyecto de fundar una nueva c iudad. Bagdad (762), en la que ocupaba un
lugar p1imordial e l acantonamiento del ejército jurasaní, c uyos jefes mantenían
una estrecha relación de c liente la con e l cali fa. Las tropas se utilizaron en expe-
diciones de corto alcance contra Bizancio o para apaciguar revue ltas de signo
jariyí en e l Magreb. Sin embargo. la res istencia más importante la protagon i-
zaron los c hiítas, muy nume rosos en Basara y Medina, y que contaban con
dos bizn ietos de A lí para d irigirlos. aunque fueron derrotados por las tropas
abbasíes .

Cuarteles

al-Karj
(ciudad prcislámica)

Figura 5.1. Plano de la ciudad de Bagdad.

Los sigu ie ntes califas dedicaron sus esfuerzos a la organización de una


administración centralizada, se aumentaron los ingresos fisca les gracias a e ll a,
y mientras. continuaba la lucha contra Bi zanc io y comenzaban los procesos
contra personajes conocidos, acusados de apostas ía o he rejía, a cargo de los
a lfaquíes.
Durante el califato del famoso Harun al-Rashid, protagonista de Las mil y
una noches, se intens ifi có el enfrentam iento con e l imperio carolingio por las
rutas comerciales del Mediterráneo. Los jariyíes devastaron Armenia y Azer-
bayán , apoderándose de Mosul. y e l gobernador de Ifriqiya pla nteó el estable-

TEMA 5. EL CALIFATOABBASÍ 141


c imiento de un gobierno hereditario en e sta provincia a cambio de un tributo
anua l. A la vez, se observaba un res urg imie nto de tendencias naciona listas en
vari as zonas de l oriente islámico , exacerbadas por los conflictos entre musul-
manes y muladíes. Tras el alzamiento de Samarcanda, Transoxiana quedó fue ra
de l dominio califa l, mie ntras que los jari yíes se subleva ban en e l Jurasán. Este
ambie nte de secesión inminente en vari os lugares simultáneame nte , pudo
influir en la decisión de Harun a l-Rashid de di vidir e l califato entre s us dos
hijos: al-Amin gobernaría sobre Iraq, Siria y e l Magreb, manteniendo su capital
en Bagdad, y al-Ma ' mun ocuparía e l Jurasán, prestando jurame nto de fidelidad
a su hermano.
El conflicto no se hizo esperar, y la luc ha entre ambos hermanos terminó
con la ejecución de al-Amin y e l triun fo de a l-Ma ' mun (8 13-833), que en un
princ ipio mantu vo su capital en el Jurasán, inte ntando pote nc iar sus apoyos e n
la zona. Sin embargo , su decisión de nombrar heredero de l trono a un descen-
diente de Alí, no vinc ulado a su propia famili a, desencadenó una guerra c ivil
que afectó a todo e l cali fato y provocó su ruptura con la aristocrac ia pe rsa y e l
retomo a Bagdad. Otra de las cuestiones candentes de su gobierno fue la impo-
sic ión de l muta:ilismo, una doctrina islámica especulativa que defendía q ue la
fe de bía entenderse y explicarse de forma razonada. Los mutazilíes postulaban
la unidad de Dios y rechazaban su concepc ión antropomorfa y la teoría de la
predestinación. Esperaban la llegada de l imán justo (mahdi) que instauraría
una sociedad en la que imperase e l bien. Sin e mbargo, el intento de l califa de
tomar las riendas de l pensamiento teológico de l Islam fracasó, y a partir de la
vue lta a la normalidad fueron los ulemas o estudiosos de la cienc ia rel igiosa
los que dic taron los criteri os doctrinales a seguir.
Durante e l gobierno de al-Ma ' mun, las revue ltas soc iales de bilitaron pro-
gresivamente e l ejérc ito jurasaní que había se rvido siempre a los intereses
abbasíes. E l hermano de l califa, al-Mutasim, que supo rodearse de un pequeño
ejército privado de turcos mamelucos (de mamluk, esclavo) procede ntes de l
mercado de escl avos de Samarcanda, cuya característica princ ipal era la fide -
lidad total hacia su se ñor, fue quien le sucedió en e l trono (833-842). Aislados
del resto de la soc iedad, desconocedores de la lengua árabe y muchos nj siquie -
ra musulmanes, e stos soldados recibían un estipendio por sus servic ios, a vece s
en fomia de tierras, y en poco tiempo coparon los cargos militares de l califato.
Al-Mutasim decidió también trasladar la capital de su Estado, a Samarra, pro-
duc iendo un nuevo desplazamiento de l eje de l imperio hacia oriente, pero sus
descendientes pronto regresaron a Bagdad . El poder de los mame lucos no dejó
de crecer en los años siguientes, llegando a asesinar al califa al-Mutawwakil
(847-86 1), qujen había inte ntado acabar con s u predominio en e l ejérc ito con-
trata ndo de nuevo a e lementos árabes y de otras procedencias. El ca lifa, que
había revocado Jos decretos en favor del mutazilismo y proc uró contratar a
funcionarios que rompieran los vínculos hereditarios de los cargos adminis-
trativos, se había e nfrentado también a los chiítas. Su magnic idio abrió e l paso
a la anarquía, agravada por la d isminuc ión de los ingre sos de l Estado a causa

142 HISTORI A MEDIEVA L 1(SIGLOS V-XII)


de la desmembrac ión de amplios territorios. La incapacidad de los califas para
pagar a tropas y funcion arios no hacía más que agravar la situación y provocar
más revue ltas.
A partir del año 870, la situación interna del califato había cambiado total-
mente. Habían surgido poderes locales con sólida implantación en las provin-
cias, que a los califas no les quedaba otro remedio que aceptar a cambio de su
reconocimiento oficial y el pago de un tributo. Los hermanos al-Mutamid (870-
892) y a l-Muwaffaq, hijos de a l-Mutawwaqil , consiguieron a pesar de todo
hacerse reconocer, el primero como califa, y e l segundo como líder indiscutible
de las tropas turcas, cuyos jefes le obedecieron a cambio de garantías para sus
intereses. Para pode r cumplir estas condic iones, al-Muwaffaq se reservó tam-
bié n e l control de la administrac ión , y consig ui ó victorias importantes contra
los Tuluníes de Egipto o los Zanyíes. Sus hijos vie ron las últimas luc has de
expansión del Islam en Oriente, y la vuelta al poder abbasí de Egipto, Siria y
e l norte de Mesopotamia.
La crisis final (908-945) transcurri ó durante e l re inado de c inco califas, en
una lucha enconada por controlar los cada vez más escasos recursos del Estado.
La práctica de arrendar los impuestos, a personajes que adelantaban e l dinero
para permitir una mayor liquidez en las arcas de los abbasíes, ocasionó abusos
en la recaudación que agitaban a la poblac ión, a la vez que perm itía la aparición
de una nueva c lase de poderosos con cons ide rable influencia política. E l dete-
rioro de la siruación de l califa, e l pode r militar de los turcos y la decade ncia
de la administración central posibilitaron que a partir del año 946, los Buyíes
se hicieran con el poder y los abbasíes pasaran a ser una mera figura decorativa,
legi timadora de l pode r de sus visires y gobernadores.

2.2. Las reformas administrativas abbasíes

La administración abbasí incorporó los usos y e l ceremonial de la corte pro-


pios de los sasánidas, gracias a los numerosos funcionarios jurasaníes, de diver-
sos credos, que se trasladaron a la corte bagdadí. En realidad, e l califa al-Mansur
se apoyó e n dos pilares para su reestructuración del califato: los miembros de
su linaje. entre quienes distribuyó los cargos militares y las tierras penenec ientes
a los omeyas, sobre todo en Siria, Basara y Cufa, y los clienres de los abbasíes,
en su mayor parte jurasaníes (persas). que ocuparon cargos en la administrac ión
central y provincial , aseg urando su control. Los mie mbros de la red familiar y
de c lientes de los abbasíes servían como gobernadores de provincia, funciona-
rios o jefes del ejército. aunque favorecieron las aspirac iones autonomistas de
sus súbditos. Entre los clie ntes que fotmaron verdaderas familias al servicio de
la administración. destacaron los Barmakíes. jurasaníes que ocuparon los pues-
tos más altos del gobierno, como consejeros directos del califa. Mantuvieron

TEMA 5. EL CALLFATO ABBASÍ 143


su influencia bajo los sucesores de al-Mansur, hasta que u poder fue destru ido
por el más famo o de ellos. Harun al-Rashid. para evitar que se inmiscuyeran
en la decisión del califa de dividir su herencia entre su dos hijos.
La admini stración central e organizó en una serie de secretarías con un
i•isir al frente de cada grupo de secrerarios. Desde mediados del siglo 1x , se
nombraba también a un gran visir o un chambelán como primer ministro, con
competencias sobre los ámbito más diver o . Las principales secretarías eran
la de diplomacia o chancillería. correos y fi11a11:as o tributación. Además. en
cada provincia había un intendente a cargo de sus funcionarios. catastro , libros
de cuentas y archivos. Si los impuestos eran difíc iles de percibir ind ividual-
mente, se recurría a tantos alzados que se repa11ían entre lo habitantes. Cuando
la transferencia al tesoro cali fal era dificultosa. se reinvertían las cantidades
localmente. lo que incrementó el poder de lo gobernadores.
Los impuestos podían vari ar según las áreas del imperio. pero en general
se sistemati zaron en tres impuestos generales: la limosna legal (:akat) e trans-
formó en un diezmo sobre la producción de la ti erra. las cabezas de ganado o
los productos comerciales; los no musulmanes pagaban la capitación (vi:ya),
y el impuesto territori al Uaray) se adscribió a todas las tierra y debían pagarlo
tocio los propietari os fuera cual fuese su credo. Además, el califa contaba con
tierras pe11enec ientes a su propio patrimonio, monopolios industriales o comer-
cia les, aduanas, el quinto del botín de guerra, el producto de las confi scaciones,
los bienes vacante por no haber heredero, y los derechos sobre las herencias.
El cali fa delegaba su poder judicial en los cadíes o jueces. nombrados o
destituidos directamente por él. o por el cadí mayor de Bagdad. Se suponía
que los cadíes debían ser ex pertos en derec ho islámico ifiqh), y su cargo tenía
un mati z religioso.

2.3. El desarrollo económico

En la producc ión agraria de época abba í predominaba la agricult ura de


secano. regada con agua de lluvia o pozo . y en la mayor parte de l cali fato e
practicaba el barbecho y la rotación de cult ivos. En algunas zonas también se
utilizaba la irrigación mediante canales, cuya construcc ión y mantenimiento
era un servicio público organi zado por agentes técnicos e tatales. La innova-
ción más importante de este periodo fue la introducc ión de nuevas especies
vegetales a partir de irán. S iria y Egipto. Entre ellas. las plantas de e rac ión
corta como la e pin aca (oriunda de lsfahan) y la berenjena; cultivos que ofre-
cían la posibilidad de una segunda cosecha en verano (arroz, algodón. melón,
sorgo, y la caña de azúcar), algo que antes era imposible: nuevos árboles fru-
tale , como limoneros. naranjo . plataneros. cocoteros y mangos. y plantas tin-
tóreas como la alheña y el índigo .

144 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


Los tratados de derecho is lámico distinguen cuatro tipos de tierra: la de pro-
piedad individual , escasa salvo e n Arabia y Mesopotamia: la perteneciente a la
comunidad. que podía estar cultivada por aparcero al servic io de las autoridades
de la comunidad o cedida en usufructo perpetuo a partic ul ares (iq1a '), con la
obligación de que produjera su fruto y se pagara e l diezmo correspondiente o
bien a cambio de un serv ic io militar e n las fronteras; había otro tipo de tie1Tas
teóricamente de la comunidad cuyo usufructo tenían sus antiguos propietarios
dimmíes. que pagaban a cambio e l jara_v. Finalmente. había tierras de "manos
muertas·· (wacLf. halms). cuyas renta se destinaban al mantenimiento de in titu-
ciones pías o asiste nc iales como la mezq uitas, madrazas y hospitales, o bie n a
una fund ación familiar. Su régimen de explotación estaba c larame nte regulado.
La ganadería era principalme nte de anima les de mon ta (dromedario o
caball o ), necesario · para los grandes desplazamientos dentro del califato y
para la g ue rra. Le eguían en importancia la ganadería ov ina y caprina.
Las grandes c iudades de l califato favorecieron el desarrollo del artesanado
y de c iertas acti vidades industri a le . Destacaban las actividades textile . . la
industria tintó rea y del c uero. los hornos de cerámica, la fabricac ió n de vidrio
y o bjetos de cobre para uso diario. y la ind u trias de l mueble y el pape l. Los
ofic io e distribuían e n los zocos por calles y áreas especia lizadas. Las inst i-
tuc iones de contro l de los me rcados. como e l a/111otacé11, se fueron desarro-
llando a partir del s iglo x .
La c irculación de productos a larga di tancia se realizaba a través de las
rutas que confluían en la capital. Bagdad. Por e l Mediterráneo, se canali zaba
a través de Alej~ndría . y desde los puertos del Golfo Pérs ico se llegaba por
mar a l Ye men. Afri ca o rie ntal. la india y Ch ina. La gran vía terrestre hac ia
o riente era la Ruta de la Seda. mient ras que en e l Magreb se utilizaron las anti-
g ua rutas transaharianas cruzada por los beduinos. En cuanto a los objeto .
además de los produc idos por las industria me nc ionadas anrc rio m1enre. des-
tacaban los producto alimentic io. en conse rva (confituras. frutos secos, ver-
duras en vinagre) y las armas. La mayor parte de las indu stri as se espec ializa-
ron reg ionalmente . sobre todo la textil. dependi endo de los centro de
producc ión de la materia prima : lana de Egipto. Siria y Armenia. lino de l
delta del Ni lo. a lgodón del Jurasán. y seda c ruda del Jurasán y al-Ahwaz. Algu-
nos de estos productos se trabajaban con técnica espec ial mente e laboradas,
como los brocados de Tu star, e l tafetán de seda irio o las gasas de lino eg ip-
cias. Además. fue fundame ntal e l me rcado de e c lavos procedentes del Cáu-
caso. de l África ubsahariana y de la piratería mediterránea.
Los g randes mercaderes practicaban el comerc io exte rior y depos itaban
sus mercancías en la alhóndigas. E l come rcio mayo rista se rea li zaba a través
de corredo res de d istintas nac ionalidades y re lig ió n. El Estado. además de
cobrar lo impuestos obre estos bienes. establecía monopolio sobre prod ucto
clave. como el que afectaba en Egipto a la exportació n de alumbre o la impor-
tació n de hierro y madera.

TE 1A 5. EL CALIFATO ABBASÍ 145


Figura 5.2. Mercado de esc/m·os e11 las Maqamat.
de a/-H ariri.

2.4. La religión, la ley y la cultura en época abbasí

El inte rés que despertó e l Corán en los estudios re li giosos llevó durante e l
gobierno abbasí al desarrollo de nuevas especialidades. Los comentarios de l
Corán crearon un género propio (e l tafsir) que -compl eme ntado con la nece-
s idad de mantener una lengua árabe acorde con e l árabe de l Corán, frente a las
nume rosas influencias de las lenguas de los pueblos conquistados- motivó un
nuevo inte rés por la gramática y la lingüística, que dio frutos e n la redacció n
de obras de gramática. de estilo y e laborados dicc ionarios. Existía una estrecha
re lación entre literatura y re lig ión, y los estudios coránicos conformaron gran
parte de la c ultu ra islámica. Se compiló toda la tradic ión oral de los nómadas
árabes, y los re latos de la vida del Profeta y sus compañeros, así como las tra-
dic iones de los primeros líde res de la comunidad is lámica. dando lugar a la
escue la de transmisores de la tradic ión (hadi::.).

146 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II )


Al mismo tie mpo se desarrollaba la ley is lámica (sharica) como forma de
vida guiada por Dios. Se reformaron las disposiciones legales vigentes siguien-
do e l s istema ético de l Islam, e inc luyendo las prácticas jurídicas de muchos
de los pueblos conqui stados. Tres fueron las principales categorías legales esta-
blecidas: las regulaciones rituales, las normas para las re laciones sociales y la
teoría de la organización del Estado. Su regulación estuvo a cargo de las deno-
minadas escuelas de derecho islámico, que recibieron e l nombre de s us fun-
dadores. La más antigua fue la hanafí, fundada por Abu Hanifa (699-767), de
principios tolerantes, que concedía un amplio m argen a los criterios propios y
a Ja razón, y fue adoptada po r Jos abbasíes. En al-Andalus y el M ag reb predo-
minó en cambio Ja escue la malikí, fundada por Malik ibn Anas (7 15-795), que
basaba sus enseñanzas e n e l derecho consuetudinario de Medina en tiempos
de Mahoma, dando e pecial importancia a la "utilidad general" para toda la
comunidad musulmana. La escuela shajií fu e fundada por al-Shafií (767-820),
que se había formado con maestros de las dos ante riores y es considerado padre
de Ja jurisprudencia. Es la escue la más s istemática, esforzándose por e liminar
las interpretaciones jurídicas arbitrarias. La escuela fundada por Ahmad ibn
Hanbal (780 -855) o hanbalí, es la más pequeña y conservadora de la sunna, y
critica e l rac ionali smo. Por s u parte, los chiítas tenían s u propia escue la de
derecho, la chiíta o yafarí: fundada por Yafar al-Sadiq, sexto imán chiíta (muer-
to en 765 ). Predominante en los te rritorios chiítas de Irán, Iraq, Líbano y la
India, se diferencia de las demás escue las no sólo porque no pertenece a la
sunna, s ino porque tiene rasgos propios. y perm ite los impuestos extraordina-
rios para preparar la venida del imán oculto.
El complejo ceremonial de la corte ex igía un e ntorno arquitectónico acorde
con la propaganda política de l califato. Los palacios de Bagdad utilizaron mate-
riales tomados de las ruinas de las ciudades sasánidas y se situaron en el centro
del reci nto circular de la c iudad. simbo lizando el lugar centra l del propio cali fa
dentro de Ja comunidad islámica. La literatura árabe se c ultivó en e l círculo
palaciego y también en los populares. Influida por la literatura beduina preis-
lámica, Ja poesía exaltaba al califa y a la vez resaltaba su contacto con e l pue-
blo, o bie n se refe ría a las conquistas de los mus ulmanes.
Por otra parte, la herencia hindú y griega se transmitió a través de obras
persas y bizantinas en campos como las normas de comportamie nto y proto-
colo de la corte, así como los formularios que utili zaban esc ribas y funciona-
rios, todos e llos traducidos al árabe. También se adq uirieron conocim ientos
técnicos: matemáticas, medicina, la hipiatría o los cuentos que pasaron tambié n
al patrimoni o en lengua árabe. Destacaron escritores como Ibn Qutayba (828-
889) o al-Jahiz (m. 869), uno de los mejores prosistas en lengua árabe. A partir
de los debates teológicos, e l vocabulari o, las técnicas literarias y Jos argumen-
tos racionales helenísticos pasaron a otros ámbitos del pensamiento. En Bagdad
se fundó Ja Casa de Ja Sabiduría, donde además de existir un observatotio astro-
nómico, se tradujeron del siríaco y del griego los trabajos de Lógica de Aris-
tóteles, y los trabajos médicos de Galeno e Hipócrates. La fil osofía árabe pro-

TEMA 5. EL CA LIFATO ABBASÍ 147


piame ntc dicha se desarrol ló a partir del sig lo IX, con autores como al-K indi y
al-Farabi , que se plantearon la re lación entre la fe y la razón.

3. Decadencia abbasí y aparición de los primeros movimientos


secesionistas

El fraccionamie nto pol ítico del cali fato se produjo e n primer Jugar a causa
de las debi lidades del propio impe rio. La unidad del califato estaba basada en
la vinculación directa a l cali fa, pues no existía una-concienc ia de unidad te rri -
torial propiame nte dicha, debido a la di versidad de sus dominios y poblaciones.
La vi nc ulac ión quedaba, por tanto, some tida a oscilac iones políticas y perso-
nales seg ún los individuo que ostentasen los cargos de l Estado y ocupasen e l
trono. El gobern ador de cada una de la grandes prov inc ias tenía la obligac ió n
de enviar al cali fa los tributos de su te rritorio y las tropas necesarias para las
campañas estatales; cuando decidía am inorar o s uspender estas obl igaciones,
se producía la separac ión de hecho de s u provincia de l gobie rno central. Este
panorama se veía agravado por e l hecho de que e l func ionario califal no res-
pondía ante la ley, sino directamente ante e l califa que lo nombraba, por lo que
no pod ía serle aplicada una ley abstracta que penalizara este tipo de desvincu-
lac ión de s u señor. Por otra parte, la neces idad de conceder tierras a cambio
de servicios militares (iqta ") hizo que el tesoro del califa quedara cada vez más
reducido, a l no cobrar impuestos por muchos de sus territorios.
La desmembrac ión de l califato no ocasionó una decadencia económ ica o
c ultural, ni s iquiera impidió las guerras y conqui stas a pequeña escala dentro
de l Estado central , pues las fronte ras nunca fu eron fijas. El proceso separatista
s iguió unas pa utas muy parecidas durante los siglos IX y x : un gobernador con-
seguía un trato de favor de l califa respecto a su territorio, se desvincul aba pro-
gres ivame nte re invirtie ndo sus impuestos en su propio ámbito en vez de enviar-
los al califa, y dejaba de me nc ionar su reconocimie nto en la orac ión de los
v ie rnes, lo que marcaba públicame nte su ruptura con e l gobierno central. Una
vez establec ida su capita l, creaba una dinastía propia, y nonnalmente sucumbía
no mucho después a manos de otra dinastía vecina o por la recuperación mi litar
de los te rritorios por parte de l ca li fa. Así se sucedie ron una serie de gobiernos
independie ntes e n Oriente , e ntre otros los Tahiríes en e l Jurasán (820-872), los
Dulafíes en el Kurdistán (825-898), los Zaydíes o los Ziyaríes (928- 1077) en
Tabaristán.
Otros mov imie ntos fueron más complejos, como e l de los Safaríes en Per-
sia (867-903), que se constituyeron como je fes e n la reg ión grac ias a s u victoria
sobre los jariyíes, aunque nunca fueron reconocidos por e l cali fa. Los Zanyíes,
e n Iraq (868-883), procedían de los esclavos negros de Zanzíbar que se habían
asentado en las ti erras cenagosas de l sur de Iraq para dragarlas y hacerlas c ul-

148 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II )


tivables. e iniciaron una auténtica revoluc ión soc ial, ocupando la impo rtante
plaza de Was it y extendié ndose por e l Juri stán hasta Irán. Final me nte al-
Muwaffaq se apoderó de s us plazas fue rtes y redujo la rebelión.
Sin embargo. los movimientos más importantes y duraderos se produje ron
en el Islam occidental , y marcarían el fin de l ca li fato unificado en toda la zona,
desde Eg ipto hasta al-Andalus.

3.1. Los Aglabíes (800-9091915)

El precedente fue establecido po r Harun al-Ras hid, quien otorgó I friqi ya a


título hereditari o a los Aglabíes por un ac uerdo, a cambio de un tributo anual
y con la condic ión de que se reconociese al cali fa abbasí en la oración de l v ier-
nes. Esta dinastía árabe de be s u no mbre al comandante del ejé rcito a l-Aghlab.
cuyo hijo lbrahim I, gobe rnador de la provinc ia de Ifriqiya, se independizó del
califato en el año 800 y estableció su capita l en Qayrawan, que ya era un impor-
tante centro come rc ial y re ligioso. Tras la re presió n de varias re be lio nes beré-
beres, los Aglabíes conquistaron Sicilia a pe tic ión de sus propios habitantes,
enemistados con los bizantinos. Al mando de un cadí, una tropa compuesta
por árabes, be reberes. andalusíes, persas y s ic ilianos se enfrentó a los bizanti-
nos. Se mantuvo un la rgo sitio ante Siracusa, que no fue to mada definitiva-
me nte hasta 878, pero otras poblacio nes fueron ocupadas antes: Pa le rmo cayó
en e l 83 1, y después lo hicieron Mesina, Taormina, aunque los bizantinos se
mantuvieron e n la is la hasta e l año 902. Desde a llí saquearon Roma (846),
ocuparon Malta (868) y o bligaron a las ciudades costeras itali anas a pagar tri -
butos. En e l interior tu vie ron q ue luchar continuamente contra las re be lio nes
re ligiosas y grupos beré be res . Su decadenc ia política estuvo ocasionada por
la lucha a tre bandas que debieron mante ne r contra los bizantinos, las tribus
beréberes rebe ldes y los fatimíes. El e mir fue asesinado por los ismaelíes, y la
tribu Kutama se apoderó de Qayrawan en 909. Sus últimos vesti gios e n Sic ili a
fueron e liminados e ntre su de rrota po r lo mbardos y bizantinos e n 9 15 y la
apropiac ió n de la is la por los Kalbíes, otra fami lia de gobe rnadores designados
por el califa fat imí (948).

3.2. Los Tuluníes (868-905)

Egi pto fue gobernado por Ahmad ibn Tulun, hijo de un esc lavo tu rco, a
quien e l cali fa abbasí había encomendado su administrac ión. Apoyado por el
ejérc ito y e l puebl o cons iguió del califa aurorizaci ón para disponer libre mente
de las rentas. a cambi o de pagarle un canon y de s u reconocimiento. La di nastía
de los gobernadores Tuluníes (868 -905) estableció su capital e n al-Qatai, a l

TEMA 5. EL CALIFATO ABBASÍ 149


norte de Fustat, ocupó Siria y Palestina grac ias a s us me rcenari os, e incluso
llegaron a e mparentar por matrimonio con los abbasíes. En el año 905 su te rri-
torio volvió a ser reconqui stado por e l cali fa de Bagdad.

4. El califato disgregado: los Fatimíes (909-1171)

Los Fatimíes eran chi ítas septimanos. Su fundador, Ubayd Allah, escapó
de Siria y se proclamó "el Enviado' ' (a/-mahdi) y emirde los creyentes, comen-
zando una campaña para hacerse con el impe rio de los Aglabíes, a partir del
año 909 . Ni los grupos sunníes ni las tribus be réberes aceptaron fác ilmente su
lide razgo, que coli sionaba además con los intereses andal usíes en la zona.
Desde Ifriqiya, donde establecieron su capital e n Qayrawan y poste riormente
en Mahdiya, iniciaron su avance hacia oriente, tras derrotar a los andalusíes y
con la intención de desplazar a los abbasíes del trono. Mientras, se pl anteaba
la c ue stión de S ic il ia y Cerdeña, c uyos gobernadores se rebe laban a lentados
por los bi zantinos y los andalusíes. Ambas islas mostraban claras tendencias
autonomistas, pe ro perm anec ieron siempre ligadas a los fatimíes a partir de
948 . El impacto del chiísmo en e l Magreb a través de los esfuerzos misione ros
de los Fatimíes fue prácti camente inexistente de bido a la oposic ión de los ule -
mas malikíes que seguían dirigiendo a la población, por lo que los miembros
de la tribu Kutama que eran e l apoyo tradic ional de los Fatimíes les acompa-
ñaron mayoritari amente hacia Eg ipto como parte de l ejérc ito. Los septimanos
que quedaron fueron masacrados por la población de c iudades como Qayrawan,
al-Mansuriyya, Túnez o Trípoli en los años 1016-1017.
Tras firmar un pacto de no agresión con los bizantinos, al-Mu ' izz conquistó
Eg ipto (969), y fundó El Cairo junto a la antigua ciudad de Fustat, trasladando
allí s u capital desde Túnez. Ocuparon así una zona de comercio fundamental
entre O riente y Occidente. Una vez autoproclamados califas, los Fatimíes se
enfrentaron abiertamente a los abbasíes en Siria, donde llegaron hasta Damasco
y Mosul , y poco después a los Omeyas andal usíes en s us domini os de l Norte
de África. El pueblo egipcio nunca fue chiíta como s us gobernantes, pe ro acep-
taron algunos cambios rituales. La creación ele la universidad de a l-Azhar al
año siguiente de la fundac ión de E l Ca iro, tenía un propósito proseliti sta, pues
se dedicaba principalmente a los e studios coránicos. Llegaron a alcanzar e l
apogeo político y cultural, una florecie nte vida económica y una animada acti-
vidad constructora bajo al-' Aziz (975-996) y al-Hak im (998-102 1), aunque
éste último, g uiado de su fanatismo re li g ioso y v íctima de su deseq ui librio
mental, mandó destruir la ig lesia del Santo Sepulcro. Durante este periodo, La
Meca y Medina quedaron bajo su autoridad, pero padecieron varias disensiones
re lig iosas como la creación de la comunidad drusa. Siria y Palestina estuvie ron
poco ti empo en su poder (en 107 1 se pierde Jerusalén y en 1076, Damasco),
mie ntras que e l distanc iamiento con los gobernadores de l Magre b se hacía

150 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


cada vez más parente . perdiéndose Sici lia, que queda en poder de Jos no nnan-
dos (1036) y Trípoli, en manos de d inastías berébc rcs locales ( 105 1). Bajo e l
califa a l-Musransir, los misio ne ros chiítas ll egaron a Yemen y la India (S ind y
Gujarat), donde extend ie ron Ja soberan ía foti mí.
La dinastía fat imí consagró la sucesión de padres a hijo en e l califato. aun-
que la desig nac ión del heredero podía permanecer oculta hasta que fuese el
momento opo11uno, igu ie ndo las pre misas de l mesiani mo y la predestinación
de l mahdi. El cali fa pod ía ser menor de edad. pero e ll o planteaba e l problema
de la regenc ia, d urante la c ual el poder era ej ercido po r un o una regente de la
fam il ia califal, a unque en realidad so lía estar en manos de un v isir. Este cargo,
cada vez más impo rtante dentro de l func ionariado, solía ser ej erc ido por un
personaje sunní, o por cristianos coptos o armenios, todo e llos más cercano.
a la poblac ión eg ipc ia y verdadero reye in corona. La lucha por este puc ro
ocasionó grave ri va lidades.
La cris is se produjo por varias razones. E l ejérc ito llegó a imponer a los
visires al tie mpo que luchaba con su facc iones internas, pues estaba compues-
ro de egipc ios, beré be res, s udaneses y turcos mercenarios, g riegos, eslavos,
etc. P or otra parte. e l que e l califa . cabeza del Estado, fue e chiíta frente a una
población mayoritariamente sun ní llevó a la c reació n de un s istema de propa-
ganda y misiones que ocasio naron verdaderas rev ue ltas. como la q ue terminó
con una masacre de mis ionero e n El Cairo ( 1020). Ademá de las controver-
ias religiosas. hubo largas etapas de hambruna debido a las escasas c rec idas
del N ilo, insufic ie ntes para abastecer a la pob lación, a pe ar de las impo rta-
ciones de trigo de Bizanc io. A mediados de l s ig lo XII e l do minio de los fati míe
se reducía ya sólo a Egipto, y los cali fa estu vieron bajo la infl ue nc ia de su
jefes militares, hasta que Saladino e li m inó la dinast ía.
Los fatimíes pud ieron benefi c iarse de un floreciente comercio a larga dis-
tancia en el Med ite rráneo. después de la recesión de los sig los v u1-1x . Su con-
trol de las rutas del oro sudanés en e l Magreb. q ue les permitió acuñar dinare
de bue na ca lidad. e l dominio de la ruta de l Mar Rojo que comunicaba con la
India y sus pactos comerciales con las c iudades itali anas de Amalfi . Génova y
Venecia les convirtió en la dinastía má rica de l mu ndo i lámico.

S. Los Omeyas de al- Andalus (756-1031)

El e mi ra ro omeya andalus í nunca formó parte de las poses iones de los


abbas íes. Tras e l fin de l califato o meya de D amasco (756), e l úni co supe rvi-
vie nte de la fam ili a cali fa l. Abde rramá n "el Emigrado''. cons iguió huir y llegar
hasta al-Andalus aprovechando los contactos fami li ares de u madre . una bere-
ber. A ll í cons ig uió ag lutinar en torno uyo a los descontenro y proclamar su
inde pendencia política del califato abbasí. E l conocido como emirato es un

TEMA 5. EL CA LIFATO ABBASÍ 151


periodo complejo de form ac ión de l Estado andalusí. En é l se consoli dó la
nueva d inastía frente a l ca lifato de Bagdad y se adaptaron las instituc io nes de
gobierno, con una influencia oriental cada vez más visible a partir del gobierno
de Abde namán TI .
Sin e mbargo, se s ucedieron las revueltas y los conflictos sociales, debidos
al desconte nto ele la població n po r c uestiones fiscales; a los acostumbrados
problemas étnicos y tribales, agravados por la prepotenc ia ele los primeros inva-
sores fre nte a los que llegaron e n oleadas posteriores, y a las aspiraciones de
independencia o de auto no mía política de cie rtas regiones donde habían per-
durado antig uos pactos firmados por los invasores. Los episodi os puntuales
más sang rientos tu vie ron lugar bajo al-H akam 1: la "Jornada del Foso" en Tole-
do (797), la rev ue lta de Córdoba de l año 805, y e l mo tín de l anabal de Sha-
kunda, e n la mi sma c iudad (818).
La oposic ió n al emi rato se plasmó también en una serie de revueltas de
mayor a lcance. lideradas por personajes muladíes o nw:::árahes (cristianos resi-
de ntes en tierras islámicas). En Badajoz, Abdenamán ibn Marwan "el Gal le-
go", rechazó la autoridad de l e mir omeya de Córdoba y llegó a ejercer s u
influenc ia hasta Huelva. En la serranía de Ronda, e l mul adí U mar ibn Hafsun,
descendiente de un antig uo conde vis igodo, se hizo fuerte e n Bobastro y ame-
nazó seriamente la auroridacl de l e mir, uniendo tanto a mozárabes como a
muladíes descontentos. Se dice que se convirtió al cristiani smo al final de su
vida, y a su mue rte, sus hijos continuaron la lucha hasta que Abderramán IIl
conqui stó definitivamente la fortaleza y acabó con la dis ide nc ia (928). Durante
la é poca del e mir ' Abd Allah, varias c iudades principales de al -Andalus eran
prácticamente autónomas, como Éc ija, Carmona, Sev illa, Mé rida , Toledo y
Zaragoza.
Abderramán III fue e l primer miembro de s u dinastía en autoproclamarse
cali fa, a partir del año 929, frente a abbasíes y fatimíes. E l soberano o meya
sometió uno a uno los focos de di sidenc ia que habían surgido en e l em irato y
dominó a los reinos cri sti anos (León, Pamplona) y condados catalanes, que se
apres uraron a e nviar s us e mbajadas a la corte cordobesa. Entre sus grandes
e mpresas se cuenta la construcc ión de la ciudad palatina de Medina Azahara.
Los embajadores extranje ros procedentes de Germanía, de Bi zanc io, y de l
Mag reb atestig uan e l reconoc imie nto de al-Andalus como uno de los grandes
pode res de l momento. Su hijo al-H aka m II fue un califa piadoso e interesado
en la cultura. Reunió una impo rtante biblioteca en su palacio, realizó una her-
mosa ampliac ió n ele la mezquita de Córdoba. conse rvó e l prestigio de la insti-
tuc ión califal y defendió las fronteras de al-Andalus.
Durante la minoría de su hijo Hisham 11, la regencia fue ocupada por la
madre de éste y e l famoso Almanzor, c uyo dominio del ejército después de
de rrotar a los princ ipa les generales, le valió e l pode r. Sus reformas e liminaro n
e l sistema tribal de organi zación ele las tropas, complementándolas con mer-
cenarios. Los a ltos cargos del ejérc ito y la administración estaban oc upados

152 HISTORIA MEDIEVAL I (SIGLOS V-Xlll


Figura 5.3 . Ciudad palari11a de Medina A:alwro .j1111fo a Cárdoba (©Ana
Echernrria J

por esc lavones y beréberes. individuos que se lo debían todo y que él utilizó
para sus fine s. Hasta su muerte. el caudi ll o amirí reali zó más de cincuenta
expediciones militares contra los cristianos de l norte, de las cuales tal vez la
más famosa fue la que llevó a su ejército hasta Santiago de Compostela (997).
A la muerte de Almanzor. su hijo ·Abd al-Malik heredó su puesto de chambe-
lán de l cali fa. pero la situación comenzó a deteriorarse. y el ca lifato se des-
membró de finitivamente cuando su hermano menor. Abderram án Sanchuelo.
pretendió que Hisham 11 le designara suce or al trono. Se produjo entonces la
fimo. nombre con el que se conoce la guerra civi l que llevó a la destrucción
del poder ca li fal y a la di gregac ión política del territorio andalusí en los lla-
mados reinos ele Taifas.

Bibliografía
Bennison. Am ira K.: T/1e Crear Caliphs: The Goldrn Age of rhe "Abbasid
Empire . Londres: l.B.Tauri s, 20 11.
Bianqui s, T. : Damas et la Syrie so11s lo domi11a1io11 fatimide (358-.../861969-
1076). Damasco: Institut Francai s. 1986- 1989. 2 veis.

TEMA 5. EL CALIFATO ABBASÍ 153


Bresc, Henri; Guichard , Pie1Te y Mantran, R.: Europa y el Islam en la Edad
Media. Ba rce lona: Crítica, 2001.
Bre tt, M.: The R ise of the Fatimids. Le ide n: Brill , 200 1.
Cobb, P.M.: White Banners: Contention in Ahhasid Syria , 750-880. Albany:
SUNY Press, 2001.
Crone, Patricia: Medieval lslamic Po lirical Thoughl. Edinburgh: Edinburgh
University Press, 2005.
Halm , H.: The empire of the Ma hdi: the rise of the Fatimids. Leiden: Brill,
1996.
Kennedy, Hugh: La corte de los califas. Barcelona: Crítica, 2008.
Lapidus, Ira M.: A History of l slamic Societies. Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press, 1988.
Manzano, Eduardo: Conquistadores, emires y califas. Barcelona, Crítica, 2006.
Nazmi , Ahmad: Comercia l relations between Arabs and Slavs. 9th-l l th cen-
turies. Varsovia: Wydawnictwo Akademickie. 1998.
Sourdel , D.: L'érat impérial des califes abbasides. V/lle-X e siecle. Paris: P UF,
1999.
Wa lker, P. E.: E.rploring an lslamic Empire: Fatimid history and its so11rces.
Londres: I.B . Tauris, 2002.
- Fatimid history and lsmaili doctrine. Aldershot: Ashgate, 2008.
Watt, W. M.: Historia de la Espaíia islámica. Madrid: Alianza, 1981.
Yücesoy, H.: Messianic beliefs and imperial polilics in medieml Islam a: the
'Abbasid caliphate in the ear!_v ninth century. Columbia: University of
South Carolina Press, 2009.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas

Duby, G.: Atlas hisrórico. pp. 198-200.


Ec hevan-ia, A. y Rodríguez. J. M.: Atlas histórico de la Edad Media, pp. 1O1,
107.
Kinde r, H. y Hilgemann , W. : Atlas histórico mundial. l. De los orígenes a la
Rel'oluciónjiw1cesa, p. 142, 166, 170.
Mestre Campí, Jesús: Atlas de la Reconquista. pp. 16- 18, 21 , 25.

154 HISTORI A MEDI EVA L 1(SIGLOS V-Xll)


Se llier, J. y A.: Atlas de los pueblos de Oriente. Oriente Medio. Cáucaso. Asia
Central, pp. 24-25.
VV. AA.: Atlas histórico de España, 1, pp. 76-79.

Textos y documentos

Riu, M . et al. : Textos comentados de época mediel'al (ss. I' al XII) . Barce lona:
Teide, l 975 ( l ~ ed.), 1982 (2~ ed.).
- Texto 13.3: Una 1·i1•ienda musulmana a principios del siglo IX .
Kapl an, Miche l (dir. ): Edad Media. siglos l\ ·-x. Granada: Universidad de Gra-
nada, 2004.

Textos para comentar

Las medidas restrictivas de al-Mutawakkil contra los protegidos


(dimmíes), año 850

"Aquel año ordenó al-Mutawakkil que los cris tianos y todos los de más
dimmíes se vistiesen mantos amarillos y cinturones, que montasen con estribos
de madera, que llevasen dos bolas en la p arte posterior de sus sillas de mo ntar,
y dos botones sobre sus capas, los que llevasen capa, y que ésta fuese de un
color di fere nte a l de las capas de los musulmanes. Tambié n ordenó que s us
esclavos llevaran dos parc hes en la ropa de un color d iferente a dicha ropa,
que se colocasen uno por de lante y otro por la espalda y que tu viese cada uno
de los parches una medida de cuatro dedos y fuesen de color amari llo. Los q ue
de entre e llos llevasen turbante, estos tenían que ser también de color amarillo.
Las mujeres de los dimmíes q ue saliesen y fuesen vistas no podrían hacerlo
sin llevar un ve lo amarillo. Ordenó a los esclavos de los dimmíes vestir c intu-
rones también, y les prohibió llevar c intos. Mandó también destruir sus templos
de nueva construcc ión y les romó e l diezmo por sus casas y (detem1inó) que si
e l lugar era amplio se convirtiese en mezquita y que si no valía para ser mez-
quita que se conv irtiese e n espac io abierto. Ordenó que colocaran sobre las
puertas de s us casas imágenes de demonios de madera c lavados para dife ren-
c iar entre s us casas y las casas de los mus ulmanes. Prohibió servirse de los
dimmíes en las canc illerías y e n los cargos re lacio nados con e l poder en los
que s us decisiones estu viesen por encima de los mus ulmanes. Prohibió que
los hijos de los dimm íes estudiasen e n las escue las e lementales de los musul-
manes y ordenó también que e llos no enseñasen a ning ún musulmán. Prohibió
que exhibiesen cruces en el Domingo de Ramos y que fuesen en procesión.

TEMA 5. EL CALIFATO ABBASÍ 155


Ordenó que se igualasen sus tumbas a l nivel del sue lo para que no se confun-
dieran con las tumbas de los mus ulmanes. Todo esto se lo comunicó a todos
los gobernadores .. ,
A l-Tabari. Tanj al-rusul wa l-11111111/.: (Historia de los profetas y los reyes). ed .
M. J. de Goeje, Le iden. 1879-190 1, III , pp. 1389-1 390. T rad. E. Lapie -
d ra, " Los mártires de Córdoba y la política anticristiana contemporánea
en Oriente'', Al-Qantara. XV ( 1994). 453-463: pp. 455-456.

La administración de la limosna, según el Libro


de los ordenamientos del gobierno de Albohacén/al-Mawardi
(Basara, 974-1058)

" Los dos ténninos sadaqa y ::akar son sinónimos de una misma cosa: indi-
can la única forma de reclamació n obligatoria sobre la propiedad de un musul -
mán. Como dijo e l Me nsajero de Dios, Dios le be ndiga y le dé la salvación:
"No hay reclamación sobre la riqueza salvo la limosna legal. La limosna legal
debe pagarse sobre aque ll os productos caracterizados po r su crecimiento, sea
por e llos mismos, o med iante la inve rs ión, como purifi cac ió n para sus dueños
y e n ay uda de las categorías necesarias para la guerra.
La propiedad también puede ser purifi cada mediante limosnas de dos tipos:
[las que se aplican a] lo que se ve, y lo que no se ve. L as posesiones que se
ve n son aquell as que resultan difíc iles de esconder, como las cosechas, la fruta
y e l ganado, y las invis ibles son las que son fáciles de esconder, como e l oro,
la plata y los productos comerc iales. El oficial recaudador de la limosna no
tiene jurisdicció n sobre las cantidades debidas sobre lo último, que deben ser
pagadas por los propietarios según crean conveniente, a no ser que elijan dár-
se las a é l, en cuyo caso debe aceptarlas sin dudarlo y ay udarles a su di stribu -
c ión. Sin embargo. debe oc uparse sobre todo de los impuestos de los pobres
sobre las propiedades visibles, y éstos le deben ser pagados a é l. ( ... )
Para empezar con la s normas de la recaudac ió n, debe saberse que las pro-
piedades por las que se debe pagar limosna son de cuatro tipos. siendo e l pri-
me ro e l ganado. o came llos. las reses y las ovejas. Se les ha dado este nombre
porq ue se despl azan mientras pace n. El número mínimo de came ll os por e l
que uno debe pagar limosna son c inco. La tasa po r un rebaño de hasta nueve
camellos es de una ovej a de seis meses o una cabra de un año; dos ovej as po r
entre diez y cato rce camell os: tres ovej as por entre quince y diecinueve, y cua-
tro ovej as por e ntre veinte y veintic uatro. A partir de ahí ya no se pagará e n
ovejas. Para rebaños de entre 25 y 35 camellos, la tarifa es un came llo hembra
de un año, o un macho de dos años; para entre 36 y 45, una hembra de dos
años: entre 46 y 60, una he mbra de tres años apta para conduc irla y la repro-
ducc ió n: entre 6 1 y 75. una hembra de 4 afios: entre 76 y 90, dos hem bras de

156 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II )


dos años: y de 9 1 a 120. la tarifa es de dos hembras de tre años. Hasta aquí
hay acuerdo e ntre todos los textos legales. Sin embargo. los juristas difi ere n
obre la limosna para más de 120 came llos. Abu Hanifa estima que e n este
punto. las mi smas cuentas vue lven a empezar s umándose. Malik establece una
hembra de tres año y dos de dos años para 130 came ll os. Seg ún a l-Shafi ·i, si
la propiedad excede los 120 came llos, se ped irá una he mbra de dos años por
cada 40. y una de tres años por cada so··.
Libro de los orde11a111ie11tos del gohiem o (Al-ahkam al-s11lta11iyya w· al-wilayat
al-diniyya ) de Abu l-Hasan a l-Mawardi. Trad. ing lesa W. H. Wahba.
Read ing, 1996, pp. 127- 128.

El califa abbasí y su corte, según el viajero lbn Yubayr

·'En cuanto a la parte orie ntal es hoy la sede del cali fa : con eso bastaría
para su grandeza y esplendor. La re idencia del cali fa e tá a l extremo [de la
ciudad oriental] y ocupa cerca de un cuarto o más de e ll a. puesto que todos los
abbasíes [viven] retirados e n esas re idenc ias un retiro pl acente ro. s in salir y
sin mostrarse: recibe n unas pensiones con las cuales viven. Al califa pertenecen
una gran parte de e a res idencias, e ntre e llas ha escogido e levados miradores,
hermosos pa lac io y j ardines de lic iosos.
Hoy [día. e l califaJ no tie ne visir. so lamente tiene un servido r. que lleva e l
título de lugarte nie nte de l vis irato (na· ih al-wi::ara). q ue preside el consejo
(diwan) que adm inistra los bi enes de l califa. A su dispo ició n están los libros
de registro y é l so luc iona los negocio . Hay un inte nde nte (qayyim) sobre e l
conj unto de las res ide nc ias abbas íes. y un custodio (a111 i11 ) obre la totalidad
del harén de las muje res que han obrevivido de los tiempo de l abuelo y de l
padre del califa. y so bre rodas aque llas que la inviolabilidad ca li fa l abarca. Es
conocido por e l señor Mayd al-Din Mae tre de la Casa: é e e su título. fEn la
oración] se invoca a Dios en su favor. inmediatamente despué · de la invocación
por e l califa. ( ... )
El esple ndo r de esta soberanía c ie rtame nte está [sustentada] en esclavos
blancos (f/1ya11) y ab isinios (ahahas) castrados. E ntre e ll o hay un esc lavo
(fa tá) . cuyo no mbre es Jalis. que e s e l jefe de todo e l ejército. Lo vimos un
día. en e l momento que salía. De lan te y detrás de é l estaban los emires de la
tropas turcas. de [la · tropas delJ Day lam y o tros. Estaba rodeado de unas 50
espadas de e nvainada en mano de uno hombres. As í pues nosotros presen-
ciamos cuán mag nífica es su s icuac ión en este tie mpo. Tie ne palac ios y m ira-
dores sobre e l Tig ri s."
lbn Yubayr. A tral'és del Oriente: el siglo XII ante los ojos. Rihla. Ed. F. Ma íllo.
Ba rcelo na . 1988. pp. 269-270.

TEMA 5. EL CALIFATO ABBASÍ 157


Tema6
EL NACIMIENTO DEL BIZANCIO
HELENIZADO (SIGLOS VII-IX)

Introducción.
Fuentes.
l. El gobie rno de la dinastía herac liana (6 10-7 17).
1. 1. E l Imperio: de los persas a los árabes.
1.2. La evolución del sistema de themas.
1.3. La reestruc turac ión social bajo los Heráclidas.
2. La dinastía Isáurica (7 17-820).
2. 1. La reducción de l Imperi o y e l ascenso de los strategos .
2.2. Aspectos sociales y re lig iosos de la que rell a iconoc lasta.
3. El renac imie nto bizantino baj o Ja dinastía Frigia o Amórica (820-867).
3. 1. La reorgani zac ió n de Bizanc io
3.2. Las c uestiones religiosas: la restaurac ión de Ja ortodox ia , e l c isma de
Focio y Ja cri stiani zac ión de Jos Balcane s.
Bibliografía.
Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos.
Texto s p ara come ntar.

Introducción

Estamos ante un momento decisivo en la historia de l denominado Imperio


de Oriente, que abandona definiti vame nte su etapa conocida como Baj o Impe-
rio Romano para instalarse en la Edad M edia con e l surgimiento de nuevas
dinastías, Herac lia na, Isáurica y Macedóni ca, que condujero n a Bizancio a
momentos de esple ndor. Sig ui endo con la evolución que ya se ap un taba, e n
esta é poca se consagran nuevas fo rm as de garantizar la s uces ión, como la aso-
ciac ión al trono y la regenc ia de las emperatrices, y se utilizan nuevas formas
de legitimación ideológica como la guen-a santa contra el Islam.
Las dificultades inherentes al estudio de tres dinastías distintas en un mismo
tema pueden paliarse con e l recurso a árboles genealógicos y listados de empe-
radore s fac ilitados al fi nal de l volumen, aunque no se requerirá la enumerac ión

TEMA 6. EL 1 ACIMIENTO DEL BIZANCIO HELENIZA DO (SIGLOS VII-IX) 159


de todos y cada uno de ellos por parte de los alumno . Aunque la querella ico-
noclasta es una de las cuesti ones principales en Bizancio durante los siglos v 111
y IX, no conviene olvidar la reforma administrativa, con la consolidación de los
themas, ni las di fi cultades que . upusieron los ataq ue árabes y búlgaros.

Fuentes

Entre las obras hi stóricas que tratan este periodo destacan una serie de fuen-
tes griegas de tipo cronográfico o en forma de anale . La Chronographia del
monje Teófanes el Confesor (8 10-8 14). iconód ulo venerado como santo por la
Iglesia ortodoxa, continúa la crónica de Jorge Sygkellos. Se divide en eccio-
nes por año . comenzando cada año con el cómputo calendárico egún lo prin-
cipales gobernante del mundo (e l emperador. el cali fa. el papa y los cuatro
patriarca del Este). Poco después de su redacc ión fue traducida al lat ín por
Anastasio el Bibliotecario, y fue ed itada por el escriptorio del monasterio de
Stoudion. Su continuación anónima, escrita en el siglo x por orden de Constan-
tino VII Portirogéneto, comienza con la proclamación como emperador de León
V el Armenio (8 13) y concluye con Romano JI (959-963). La secc ión ded icada
a Basilio 1, abuelo de Constantino V II y fundador de la dinastía macedonia, se
conoce convencionalmente como \liw Basifii. Parece que puede atribuír e e ta
continuación a varias manos. La otra gran crónica griega del periodo e la His-
toria hre1·e o Bre1·iario de Nicé foro. patriarca de Con tantinopla entre 806-8 15,
que está basada en las mi smas fuentes que la de Teófanes y abarca desde 602
a 769, excepto el gobierno de Con tante Il . Las Basileiai de José Gene io está
también relacionada con el círculo de Constantino YIJ Porfirogéneto. Tanto e ta
como la Crónica de Simeón el Lagotera, que abarca de de la creación del mundo
hasta 948, on fundamentales para estudiar el conflicto iconoclasta.
Las fuente de la periferia de Bi zancio siguen siendo importantes para com-
prender la trayectoria del Imperio. y sobre todo la de Heraclio, como la Histo-
ria compilada por el obispo armenio Sebeos en torno al 660, y la Crónica de l
obispo Juan de Nikiu (Egipto). e crita en copto a finales del siglo v11. Como
reflejo de la cristiandad oriental , e tas crónicas tambi én prestan gran atención
al avance del Islam y la conquistas tempran as de territorios bi zantinos. En
cuanto a las fuentes latinas del otro lado del Mediterráneo. que se hacen eco
de los sucesos de l Imperio. cabe destacar la Crónica de l obispo Juan de Bicla-
ro. la obra de Isidoro de Sevilla y us continuac ione , y e l Líber Pomificalis.
Otro géneros literarios proporcionan visiones más esgadas, como los elo-
gios dirigidos a Heraclio por Jorge de Pisidia con ocasión de sus guerras contra
los persas, o aq uellos que ex ponen la personalidad y la misión del emperador.
El clérigo ele Santa Sofía Teodoro de Sygkellos redactó también un sennón de
acción de gracias por la victori a contra persas y ávaro en 626.

160 HISTORI A MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XI I)


El material procedente de las in tituciones imperi ales y eclesiásticas com-
ple ta e ta panorámica. Tene mos ed ictos imperi a les y nove lla compilado e n
las fuentes legales; corres po ndenc ia de l e mperado r a gobernantes extranjeros,
oficiales de la corte y gene ral es: recens iones de los juic io de Máx imo e l
Confesor o el Papa Martín; una re lación de la toma de l poder por Filipo Bar-
dane , y carras (o epístolas) de los patriarcas de las Ig lesias del Este . Pa ra la
histo ria ec les iás tica y la controver ia adopcioni sta. tene mo la actas de los
conc ili os Lateranen e de 649. e l sexto Ecuménico de 680, y e l denominado
Quinisexto de 692. a í como lista de obi spado de la l g le ia constantinopo-
litana y descripc io nes de la adminis trac ión eclesiástica como la redactada por
Jorge de C hipre.

l. El gobierno de la dinastía heracliana (610-717)

1.1. EL Imperio: de Los persas a Los árabes

La época he rác lida s upone e l moment o de la conso lidac ión del Imperio
Bizantino como ta l. y la ruptu ra con los restos del pasado bajoimperial ro mano.
Varios facto res explican este proce o, sobre todo la di sminuc ión territorial oca-
sionada por la conqui ta sucesiva po r parte de pe rsas y musulmanes de zonas
vitale como Palestina. S iria y Egipto. proveedoras de la mayor pa1te de l trigo
de l impe rio y que eran una parte importante de lo c irc uitos comercial es y bas-
tió n de l mo nofi sismo y el mo nacato, con todo lo q ue esto comportaba de rup-
tu ra con la ortodox ia g riega y e l cesaropapismo.
El gobierno de Heraclio comenzó precisamen te con veinte años de guerra
contra los persas. Con e l apoyo de los armenio , Heracl io penetró en e l impe ri o
sasánida a través de Mesopotami a, invadió Azerbayán y en una rápida campaña
venc ió a las tropas a ánidas ante Nínive y entró a saco e n la capital, Ctesifonte
(628), donde recuperó la re liquia de la cruz de Je ucri sto. que devolvió a Je ru-
salé n (630). Mientra. tanto, dej aba desguarnec ido e l centro de l Im perio, donde
Constantinopla fue cercada po r los ávaros y eslavos (626) , siendo protegida
por e l patriarca Serg io. A partir de entonces se hace imparable la insta lación
pacífica de es lavos e n los campos de Tesaló nica.
La div is ión de lo · ·úbditos del Imperio entre monofi s itas y diofisitas s ig uió
requiriendo la atenció n de l emperador. que junto con e l patriarca Serg io. probó
una nueva fórmula de uni ón promu lgada e n la Edrhesis im pe rial (638), q ue
sería compleme ntada con la prohi bició n de má debate sobre la naturaleza de
Cristo por parce de u sucesor. Con tante 11 . La reacc ión de Roma no e hi zo
esperar. a través de l Concic ili o Lateranense IV. y la comunió n e ntre ambas
Iglesia vo lvió a ro mpe rse.

TDIA 6. EL NACIMIE:-lTO DEL BIZANCIO HELEi 'IZADO (SIGLOS VII-IX) 161


Figura 6.1. M11raffas del puerro de Co11sw111i11opla. origi11al111el//e
de Teodosio 11 . resra11rada.\ i1111111nerables i·eces para combarir los asedios
de la rnpiral (©A. Erhe\'(/rrio).

Al mismo tiempo. Hi pani a y Rávena se . eparan del Imperio. incapaz de


defenderlas por encontrarse las tropas en el frente oriental, y quedan defi nitiva-
mente en manos de visigodos y ostrogodo . tenninando así la idea de resrir11rio
imperii de Justi aniano. Por otra parte, las campañas contra los persas provocan
la aparición de la ideología de la guerra sant a como justificación de la política
imperial y en lo autores áu licos. La victori a definiti va . se llada por la peregri-
nac ión a Jerusalén del emperador para depositar la Vera Cru z. dejó a los dos
imperios exhau ·tos y permitió la ex pansión árabe. El que Bizancio no se des-
moronara completamente ante ésta fue qu izá el mayor triun fo de la dinastía.
Una de las mod ificaciones más im portantes prod ucidas en este momento
es Ja del sistema sucesorio. En vez de elegir un césar, a la manera de Diocle-
ciano. se nombraba a un coemperador. que permitía con olidar la dinastía sin
rupturas intermedias. Esta fue Ja téc nica que siguió Heraclio con sus hijos
Con tantino y Heraclona . pero su matrimonio con su sobrina Ma11ina - inces-
tuoso según la lgJe!-i ia griega-. complicó la sucesión. que tras un enfrentamien-

162 lllSTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII¡


entre los dos príncipes en el que ambos encontraron la muerte, fue a parar
u nieto Constante lJ (64 1-668). A partir de entonces, otros emperadores apl i-
::rrán e ta forma de asociar a sus hijos al poder, hasta que uno de ellos triunfe
X>bre lo demás.
Constante 11 mo tró un gran interés por el Occidente latino, vivió en Ráve-
:l:l. y visitó Roma, en la última visita reali zada por un emperador de Bi zancio
la ciudad en siglos. antes de ser a es inado en Sici li a. En Roma. los grupo de
¡:ire ión griegos controlaban por entonces incluso la elecc ión de l Papa. Mientras
i.1Jlto. la expansión mu sulmana por territorio bi zantino se frenaba debido a las
guerras civi les que llevaron al poder a los Omeyas, y al proceso de asentamien-
to que vivió el califato aprovechando precisamente las estructuras bi zantinas
de Siria y Egipto. Una vez que Muaw iya con igui ó organi zar la fl ota árabe. se
dirig ió de nuevo contra Constantinopl a. que sufri ó el famoso sitio del 674. del
que la ciudad sólo pudo escapar gracias al uso del " fuego gri ego", su amia más
letal durante los siguientes siglos, que le garantizó el dominio del Mediterráneo
Oriental. Asum ida la pérdida de Siria y Egipto, el VI Conci li o Ecuménico y
IIl de Constantinopla (680) logró poner fin a los enfrentamientos teo lógicos
obre la naturaleza de Cristo, ratificando el credo de Calcedonia.
El gobierno más violento y lleno de altibajos fue el de Ju tini ano lI (685-
695, 705-7 1 l ), depuesto por una revuelta en la que le cortaron la nariz, con el
ubsiguiente baño de angre al recuperar el trono, y otra deposición en la que.
fina lmente. murió a e inado. Mientras, se había celebrado otro concili o. cono-
cido como el Quini sex to. en el que se adoptaron importantes medidas canóni -
cas que les separaban de la Igles ia occ idental.
Se puede dec ir que el siglo v 11 e el momento en el que el Imperi o Romano
de Oriente se transforma en el Imperio Bizantino, debido a la helenizac ión cul -
tural que se promovió desde la. mismas instancias imperiales. Ya en el año
629, la intitulación del emperador e había transfonnado, perdiendo su deno-
minación latina (Íl/lperator caesar augusrus) para tomar la griega de hasileus.
A e llo hay que añadir el que la lengua latina desaparece de los documentos
oficiales, siguiendo un proceso iniciado por Ju tiniano, que ya publicaba us
nuevas leyes (1101·ellae) en griego. Lo mi smo ocurre con la literatura en todo
sus est ilos. de de la cron ística de Teofilacto Simocatés, a la teología de Máxi-
mo el Co1!fesor. pa ando por el poeta épico Jorge de Pisidia o el hagiógrafo
Leoncio de Neápoli s.

1.2. La evolución del sistema de themas

En general se ha con iderado que la política de Heracl io re pecto a la anti-


gua organización admi nistrativa. una vez que triun fó sobre Per ia. no fue revo-
lucionaria: se mantuvieron los nom bre de las provincias y de las guarniciones

TE~IA 6. EL NACl~11ENTO DEL BIZA~CIO llELE IZADO (SIGLOS VII-IX ) 163


que las ocupaban. los oficios trad icionales y las prácti cas de rec lutamiento.
Sin embargo, los cambios en la ad ministrac ión supusieron la sustituc ión de
algunas instituciones. que habían quedado desprov i tas de sentido. como la
prefectura del pretorio. cuyas funciones fueron asumidas por nuevas ofi cinas.
El patrimonio propi o del emperador se fundi ó con el fisco creándose un depar-
tamento del tesoro (sakellion), y se diferenciaron una serie de despachos u ofi -
cinas, conoc idos como sekreta. Además, se diversificaron las atribuc ione de
Jos logoretas, destinando un funcionario espec ífico para lo gastos generales,
y otros para los del ejército. la corte. y los correos (e/rom o). respectivamente.
A travé de la obra De thematilms, de Constantino Porfirogéneta (mediados
del siglo x), se puede estudiar la evolución del término. hasta llegar al concepto
administrativo que unió su dos componentes bá icos en la deli mi tac ión del
territorio del Imperio: la utilización de soldados-tenentes campesino (srrario-
tes), como base de la organi zac ión militar de la frontera. y la concentrac ión
del poder militar y civil en manos del general en jefe (straregos). Lo exarcados
de Mauricio se generalizaron bajo los Heráclidas a la mayor parte del Imperio,
probablemente como una . olución ex trema a la disminuc ión territorial que
había provocado la conqui ta persa y luego i !árnica, y se rebautizaron con el
nombre de themas. En princi pio. el nombre de los rhemas se refería no a una
región, sino al conringente que estaba afincado en ella. Además. Heraclio creó
un nuevo thema. el de Armenia.
Con Ju tiniano II ex i rían ya cinco rhemas o e.rercit11s , e l Anatólico, el
Armeniakon, el Thrakesion, el Op ikion. cerca de la capita l. y el Karabisianon
o fl ota de los estrechos. Él mismo crearía el de la Hélade. tras sus campañas
militares en lo Balcanes. Otros surgieron por fragmenración de los más gran-
des, e l Anatóli co y e l Marítimo. La circunsc ripciones se hicieron más mane-
jables, pero aumentaron lo gastos burocráticos. Lo soldados tenentes de las
parcelas cumplían un servicio milit ar a caball o cuando eran convocados
med iante la leva. y durante el resto del tiempo cultivaban sus campos, convi-
viendo con los propietarios civiles autóctonos. Los generale y oficiales per-
cibían elevado sueldos, aumentado. gracia al botín de las campañas, lo que
les hi zo ricos, e invirtieron su capital en tierras normalmente en lo · mismos
themas, a pesar de las prohi bicione imperiales. por lo que fueron constituyen-
do una espec ie de aristocracia fronteri za de grande propietarios. que pudieron
llegar a controlar un ejércit o de 6.000 a 12.000 soldados. No es por ello de
extrañar que, a fa lta de sucesión clara al Imperio. fueran los grandes srraregos
los que capitalizaran la fundac ión de nuevas din astías. La descentral ización
del poder admini strativo y judicial provocó también la desaparición de la pre-
fectura del pretorio. que había quedado vacía de poder. y cuyos ti tulares fueron
su tituidos por los logotetas. que manejaban los principale resorte admin i -
trativos y fisca les. intentando controlar y coordinar los themas. Aun así, per-
vivieron las tropas móvile (tagmáticas). acantonadas cerca de la capital y a
di sposición del emperador en todo momen to. Las fuerzas marítima se orga-
ni zaron siguiendo el mismo modelo.

164 HISTORIA MEDI EVAL 1(SIGLOS V-XII )


1.3. La reestructuración social bajo los H eráclidas

La poblac ió n bizantina se había reduc ido radicalme nte con e l impacto de la


peste durante el sig lo v 1. Sin embargo, se produjeron numerosas migraciones,
como el traslado de búlgaros, chipriotas o annenios, a tierras centrales del Impe-
rio, por parte de alg unos emperado res. Así se pudo remediar, en parte, las pér-
didas sufridas po r la conquista musulmana de Siria, Pa lestina y Egipto, lo cual
tuvo efectos no sólo demográficos sino también impositivos. La pérdida de estas
tie rras cerealeras también podría haber conducido a una carestía de alimentos
que se pa lió con la producción de o tros lugares del imperio, que s ustituyeron el
cereal egipcio po r leguminosas y cereal de secano de Tesalia o Tracia y, e l olivo
sirio por producción de aceite local. La ganadería cobró especial importancia, a
juzgar por la Ley Agraria de fines del YU (Nómos geOJ:f?ikós), sobre todo e l caba-
llo para todos los usos, y el ganado lana r. Se practicaban los cultivos intens ivos,
un regadío avanzado y había nume rosos molinos. En e l momento de redactar la
ley, el término jorion, destinado antes a l f undus de l gran propietario, se había
convertido en sinónimo de la aldea de campesinos libres. La pequeña propiedad
se potenció a través de la reforma themática, aunque ya existía. y a la vez se
produjo una retracción de los grandes latifundios de los ari stócratas con hombres
ligados a la tierra. La comunidad campesina se convirtió así en la unidad bás ica
fisca l y de producc ión, definiéndose como su virtud principal la autosuficiencia
(autar/..:eia), ev itando en lo posible la producción de excedentes. Hay quien res-
ponsabiliza de esta situació n a las influencias eslavas, más ig ualadoras, pero en
realidad pudo ser un proceso natural de reorgani zació n fre nte a la disminuc ión
del territorio bizantino, rodeado de potenc iales enemigos, y gracias a la dismi-
nuc ió n de los impuestos sobre e l campes inado , que se consig uió mediante el
sistema de los themas. al ahorrarse e l Estado parte de los eno nnes gastos de
defensa, que fueron asumidos por los soldados-campesinos (stratiotes).
El comerc io se m antuvo e n las ciudades o rientales, a pesar de la pérdida de
las bases y de comerciantes de Siria y Egipto , tradicionalmente muy importantes
dentro de Bi zanc io. La impo rtac ió n de g usanos de seda, por parte de mo njes
nestori anos, contribu yó a po tenc iar aún más una manufactura ya ex istente a
partir de materia prima china - impon ada a través de la Ruta de la Seda-, mono-
polizada por el e mperador tanto en su uso como e n su explotac ió n como come r-
cio de lujo, con una deta ll ada legislac ión específica sobre su fabricación y dis-
tribuc ió n. El emperado r siguió empleando e l papel procede nte de Egipto para
sus cartas. Especias. pie les. annas y esclavos e ran e l resto de los objetos prin-
c ipales de comercio, y trans itaban a través de Quersón. Alejandría y los puertos
irios, s ituació n que se vio modificada una vez más por las conqui stas is lámicas.
La c irculac ió n monetaria se redujo, siendo e l ejérc ito y la admini strac ión los
que más emplean la moneda de oro, que para los demás se convierte en moneda
de cuenta. La necesidad de designar tesoreros, que acompañaran a las tropas
en la frontera Siria, habla de los proble mas de nume rario que se padecieron a
Ja hora de pagar a las tropas que se e nfrentaron a los mus ulmanes.

TEM A 6. EL ACIMIENTO DEL BIZA CIO HELENIZADO (SIGLOS VII-IX) 165


2. La dinastía Isáurica (717-820)

2.1. La reducción del Imperio y el ascenso de los strategos


En 7 17, tras los gobiernos de varios emperadores de escasa relevancia, ocu-
rrió el golpe de estado que e nc umbró a León III (7 17-74 1), strategos de la pro-
vincia anatólic a, lo q ue s uponía un reconoc imi ento de la importancia de la
nueva administrac ión themática. Su fác il conqui sta de l poder en la capital se
produjo e n un clima de confusión: Constantinopla estaba de nuevo asediada
por los árabes, en uno de los inviernos más difíc iles de la historia de B izanc io.
Parece que la e ne rg ía y e l e ntusiasmo des pl egados por e l nuevo em perado r
hic ieron desistir a los musulmanes de la empresa , y Constantinopla no volvería
a s ufrir un ased io árabe en mucho tiempo. La notic ia de la procedencia isáurica
(situada e n Anato lia centra l, al norte de Cilicia) de León y por tanto, de la
nueva dinastía, se de be seguramente a una interpolac ión e n la obra de Teófanes
e l Confesor. Según otras fuentes, León era natural de Siri a del norte y debió
de vivir, por tanto, en territorio dominado por los musulmanes. E l carácter
oriental de la dinastía será un ele mento importante, tanto en la evolución de la
ideología impe rial como en lo re ligioso y j urídico.
La concepción de l poder autocrático del emperador se expre só perfecta-
mente en la defini ción que de sí mismo hizo en s u famosa carta a l papa G re-
gorio rr. a poco de inic iarse la cri sis iconoclasta, proclamando su doble natu-
raleza de jefe político y religioso. Sin te mor al e nfrentamiento con e l papado,
León TTI aplicó e n Italia y en Si cilia la reforma territoria l con todas sus impli -
cac iones; por otra parte, e l control jurisdiccio na l que Roma había ejercido
sobre la organizac ión eclesiás tica de zonas de ha bla griega como Calabri a.
Sic ilia y el Ilírico, llegó a su fin, con el consiguiente de bilitamiento de la posi-
c ión pontific ia. La princ ipal consec uenc ia fue la petición de apoyo del Papa a
Carlos Marte! (738), que sirvió de precedente a la poste rior ali anza del papado
y la monarquía franca.
León III y Constantino V (74 1-775), consig uieron consolidar e l imperio
con un territo rio más reduc ido, pero má s manejable, y con una nueva y eficaz
administrac ión themática, que e llos impulsaron, aunque sacrificando e l Occi-
dente. Incluso, desde e l punto de vista militar, consiguieron alg unos éx itos
importantes, como la victoria de Akroinon (740) fre nte a los árabes. por parte
de León, que significó su fre no e n O rie nte.
Constantino V come nzó su gobie rno haciendo frente a su cuñado Ardabas-
to, strategos iconódulo de Opsikion, que había apoyado antes a León III , y
había logrado que el patriarca An astasio le proclamara emperador. E valuando
e l pe ligro de las dimensiones y e l número de tropas que permitía acantonar
dicho thema, decidió dividirlo, y transformó una parte de su ejérc ito e n seis
regimientos. tres de ellos de caballe ría. que fom1aron su ejérc ito móvil (tág -

166 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


matas). Dos de ellos actuarían como guarnición permanente de Constantinopla.
Todos e llos siguieron conservando sus propiedades territoriales en Opsikion,
aunque recibían s us pe rtrechos de l Estado, y fueron re partidos por Tracia y
Anato lia, desde donde e l emperador los pod ía convocar con facilidad , pero no
así un conspirador. Una de sus principa les preocupaciones fue poblar las zonas
casi desiertas de Asia M enor, un pe lig ro fre nte a musulmanes y eslavos. Para
lograrlo, atacó las zonas fronterizas de l califato y llevó a los cristianos locales
a la zona de Tracia, con e l fin de forta lecer la frontera eslava. Un nuevo brote
de peste (747) despobló la capita l, que fue repoblada con griegos y colonos de
las islas. Tras proclamar la iconoclasia mediante un concilio con as iste nc ia
purame nte oriental, Constantino V inte ntó acabar con los monasterios, orde-
nando a los monjes que contrajeran matrimonio . Tras pactar una tregua con el
califato, dirigió varias campañas contra los búlgaros en las que empleó magis-
tralmente las tropas que se había proc urado.
Con la muerte de Constantino V (775), cuyo nombre aún se invocaba por
las calles cuando en el 8 13 e l ejérc ito había sido den-a tado y se temía un ataque
búlgaro a la capital, tenninó la mej or época de la dinastía isáurica. Hasta el 802,
fecha en que se extinguió, asistimos al espectác ulo de las minorías de edad, las
luchas intestinas, el enfrentamiento entre facc iones y crue ldades sin límite.
León IV, hijo y heredero de Constantino, murió pronto (780) e Irene, su espo-
sa de origen ateniense, asumió la regencia. Su obsesión fue acabar con la política
iconoclasta de sus antecesores, lo que llevó a cabo en el Conc ilio Ecuménico de
Nicea (787), aunque no con ello se clausuraba la iconoclasia, como se demostró
más adelante. El enfrentamiento de Irene con su hijo Constantino VI, que la llevó
a cegarle y privarle de l trono. provocó una situación insólita en el Imperio ya
q ue, por primera vez, se vio a una mujer actuando directamente como basileus
y fu111ando los documentos imperiales como si fuese un hombre. El triunfo de
la iconoclasia ya había debilitado las relaciones entre Bizancio y e l papado de
Roma, junto con la desaparic ión del exarcado de Rávena, ocupado por los lom-
bardos. Así las cosas, la trascende nc ia de estos hechos se manifestó en la coro-
nac ión de Carlomagno e n Roma. en la Navidad del año 800 , acontecimiento
trascendental para la Europa occidental, pero que dejó a los bizantinos algo per-
plej os, como muestra la na1nción que de ella hace Teófanes. Llegaron a baraj arse
soluc iones político-matrimoniales a esta nueva situación, en que coex istían dos
Imperios, como el avanzado proyecto de matrimonio del j oven Constantino con
una hija de Carlomagno. Las aspiraciones de lrene te1111inaron una vez depuesto
y mue rto su propio hijo Constantino VI. cuando una de las habituales revueltas
palaciegas acabó con su vida (802).
Le sucedió Nicéforo l. que en e l campo re ligioso mantuvo su fidelidad a la
postu ra favorable al culto a las imágenes del patri arca Tarasio y del Concilio de
Nicea. Su obra más relevante se produjo en el cam po administrativo y en especial
en el sistema im pos itivo y fi scal. S in embargo, su desprecio de las inmunidades
fiscales eclesiásticas, muy importantes en los tiempos de Ire ne, le granjeó las

TEMA 6. EL NACIMIENTO DEL BIZANCIO HELENIZADO (SIGLOS Víl-IX) 167


c ríticas de Teófanes. Esta medida e ra necesaria para su inte ntos de racional izar
e l caótico siste ma financ iero y li cal bizantino, con e l fin de aumentar la re-
caudació n en un momento de graves pe li gros externos. Sus princ ipales noveda-
des fueron la generalización del impuesto sobre e l fuego o el hogar (káp11iko11) .
la introducción de un mecanismo de solidaridad fi scal en e l q ue los grande pro-
pietarios re pondían s i no podían hace rlo los pequeño , y la continuidad del fun-
c io namiento regular del ejérc ito fro nteri zo, q ue permit ía que los gastos de man-
tenimiento del oldado-campesino se compartieran en e l marco de la comunidad
campesina. Nicéforo volvió a di vidir los rhemas. esta vez e l de la Hé lade . para
crear los del Pe lo poneso y Tesaló nica , contribuyendo a reorganizar los Balcanes
tras las nueva victorias contra los e lavos, aprovechando esta circ unstanc ia para
instalar allí a más soldados colonos. La muerte de Nicéforo frente a los búlgaros
(8 11 ), y la heridas de su hijo en la batalla provocaron que la sucesión recayera
en su c uñado. Mig uel I Rangabé, que se limitó a reconocer e l Imperio occidenta l
de Carlomagno, pero solo en calidad de inferioridad y sometimie nto al único
Imperio auténtico, e l B izantino. Su derrota ante lo búlgaros (8 13), hi zo que
fue ra destronado y encerrado en un convento junto a u fami lia.
Se enfrentan e nto nces tres candidatos a l trono, lo. responsables de l golpe
de estado: León, estrategos de l rhcma An atólico ; Mig ue l el Tarra11111do, frig io
y futu ro Mig ue l JI, y Tomás e l Eslal'O, de l rhcma Armeni aco. Con su triun fo.
León V, a podado e l Armenio (8 13-820), comenzaba la época q ue se ha sol ido
llamar .. segundo periodo iconoc la ta''. En recompe n a por apoyarle, To más
retuvo el mando militar, y Mig uel e unió a la fami lia como compadre del em pe-
rador. La vue lta a la iconoclasia . e produjo tambié n impul sada por los tcíg111ata
de la capita l, justo cuando eran de rrotados por las ho rdas bú lgaras de Krum ,
aunque sería exces ivo responsabilizar a la coy untu ra mi li tar y al ejército de
estos acontecimientos. Seguramente, la soluc ió n de l conc ili o de Nicea no se
había asentado, y el recuerdo de Constantino V como gran general vic torio o
frente a los búl garo , estaba todavía vivo, sobre todo entre sus tropa . . Esta
segunda fa e de iconoclas ia, de ólo tre inta años, fue mucho me nos dura y con-
flicti va que la primera, tanto por e l cansanc io de la soc iedad bizantina, ante un
problema insoluble, como po r la mayor capac idad de re istenc ia de los iconó-
dulos, e ncabezados por el famoso abad Teodoro de l monasterio de Stoudion.
También e ra mayor la preoc upac ió n por las inc ur iones es lavas y búl garas.
De sus antig uos terri torios en los Balcanes, Bizanc io había tenido que aban-
donar la mayoría, manteniendo solo e l control en Tracia. hasta Tesaló nica; pero
sí habían conseguido q ue los e lavos afincados en Grecia y e l Pe lo po neso
admitiesen, al menos, la auto ridad de l Impe rio. La c reac ió n de lo rhemas de
la Hé lade, Macedo nia, Trac ia y Tesalónica (sig lo v 111 ), a los que se añadió e l
de l Pe lo pone o (8 12) supuso e l triunfo bizantino en la zona.
El pelig ro bú lgaro ha bía sido libe rado y favorec ido indirectamente por Car-
lo magno al de rrotar a los ávaro (796). Bajo el liderazgo de Krum, las tribus
búlgaras paganas. atraídas por lo puertos de los mare Egeo y egro y por las

168 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


rutas come rciales danubianas, se lanzan sobre Constantinopla. Afortunadamen-
te, su caud ill o obrevivió poco tiempo a Nicéforo l , y sus sucesores prefieren
establecer una alianza con el Im perio. Durante la segunda mitad del siglo tx,
la vía diplomática se combinó con los intentos de convers ió n a l c ristiani smo
de los bú lgaro , q ue triunfaron a l bauti zarse Boris con e l nombre de Migue l, y
e nviar a s u hijo Simeón a educarse e n la corte bizant ina. Sin e mbargo. esta
mani obra no sería efecl iva a largo plazo, pues no ev itó nuevas inc ursiones.

2.2. Aspectos sociales y religiosos de la querella iconoclasta


El princ ipa l problema de la época fue la po tu ra religiosa e n relación con
e l culto a los iconos o a las im ágenes, fu ndamentales en las prác1icas rituales
bizanti nas. Es1a prácti ca devocio na l fu e generalizándose y a lcanzando una
d imens ió n nueva en Orien te. desde la eg unda mitad del siglo vr. como con-
sec uenc ia de un incre mento de l patri oti mo cívico e n el Impe rio. En las difí-
c iles é pocas de las invasiones exteriores. persas y árabes, las imágenes mila-
grosas e interce oras e ran adoradas como potenc iales apoyos para obtener la
salvac ió n, como había oc urrido con San Demetri o y su m ilagrosa inte rvención
en la defensa de Tesa lónica. o recordando e l papel desempeñado por los sagra-
dos iconos. en el ataque a Constantinopla del 626. A fine de l s iglo VII se pro-
dujo una profunda crisi espiritual e n la sociedad bizantina como consecue nc ia
del éxito de los ataques árabes. La fe en el valo r de los iconos se tambaleó.
pues era ev ide nle q ue no era n capaces de sa lvar a la com unidad de la invas ión
islámica. por lo que fracasaba su poder ele inte rcesión. Se c re ía que estos males
eran un castigo de Di os po r las fa ltas colecti va. de los cristi anos, entre las q ue
se barajó un posible pecado de idolatría. La crisis de valo re s, junto a la de l
mundo urbano tardoantig uo. ex ig ía además una nueva re ligios idad, propia de
un estado más centra lizado y modesto q ue antig uamente. q ue volviera su vista
hacia e l Antig uo Testamento y e centrara en unos sím bolos re lig iosos más
concretos. especia lmenle e n la cruz de C risto. A lgunos autores abogan por una
posible influenc ia islámica o judía en la postu ra contraria al c ulto a los iconos,
pero probablemente fueron má im portantes la causas internas generadas den-
tro de la propia soc iedad bizantina que las influe nc ias ex ternas. De hecho, e l
e~ran campeón del culto a las imágenes fue san Juan de Damasco o Damasceno,
~

el monje pa lestino que escribió us Orationes o tratado. a favor de l culto a los


iconos desde tierra is lámica. o había por tanto una re lació n directa entre la
influenc ia islá mica y e l aniconi smo.
Los hechos e precipitaron cuando. al comienzo de l gobierno de León m,
dos obi pos anatolios hicieron sole mnes proclamacione iconoclastas, rechaza-
das de p lano por e l patriarca Germán. pero q ue convenc ieron sobre lodo al pue-
blo. e n primera línea de defen a contra e l Islam. Pronto la dis idencia se trasladó
a la capital. coinc idi endo con e l terror despertado por una gran erupció n volcá-
nica en e l Egeo (726). El em perador d io ó rdenes a l papa Gregario JI de reti rar

TE:'.IA ó. EL ;\ACl~llE:\TO DEL BIZANCIO HELENIZADO (SIGLOS VII-IX) 169


los iconos de la ciudad de Ro ma, lo que ha sido interpretado como un prime r
edicto ico noclasta. Éste se opuso y re ivindicó la independenc ia de la auto ridad
romana, para fijar una postura re li giosa. En e l 730. León depo nia a l patri arca
Gem1án, y promulgaba un edicto imperial general contra e l culto a las imágenes,
pero no desencadenó ninguna per ecuc ión. Las relacione entre Constantinopla
y el papado se hicieron mucho más tensas, a la vez q ue los lombardos ponían
e n peligro e l exarcado ita liano y e l propio ducado de Ro ma. La gran vic toria
bizantina de León en Akroinon (740). podía interpre tar e como que la nueva
postura de lo g riegos contra la ido latría habría merec ido la aprobación divina.
La postura imperial en contra de las imágenes fue todavía más firm e con el
hijo y sucesor de León Ill, Constantino Y, que como hemos mencionado ante-
riormente, comenzó su gobierno enfrentándose a u cuñado iconódulo, Ardo-
basto. El propio e mperador, versado en materia teológica, escribió dos co11os
tratados conservados grac ias a las re futaciones del Conci lio de Nicea, en los
que describía la posic ión teológica de la iconoclasia: demostrar la imposibil idad
de representar iconográficame nte a Cri sto. Dios y hombre, po r lo que se con-
centraba en e l s ímbolo de la cruz y e n la Eucaristía. como símbolos externo de
la fe re lig iosa. El concilio iconoclasta de Hierea (754), con una participació n
exclusivamente orienta l, decretó la supresión de los iconos como testimonio de
idolatría, soste niendo que s u ado ració n había sido una incorporación ta rdía.
lejana al espíritu de la Iglesia de los primeros tiempos. Para aplicar sus doctri nas,
Constantino adoptó primero la persuasión. luego medidas administrativas como
la secularizac ió n de bienes monásticos, y solo en última instanc ia . a parti r de
766-767, la pe rsec uc ión, primero de funcio na rios c ivile , a los q ue tac hó ele
traidores si practicaban la iconoduli a, mientras que lo mo njes eran perseguidos
por e l pueblo . La actuación de Constantino V, s in e mbargo, fracasó a la hora de
recuperar e l control sobre Italia, donde mediante la famosa Falsa Donació n de
Constantino (Constituf/1111Constantini ), e l Papa apoyaba sus pretensiones terri-
toriales, respaldado militam1ente por los francos. Lapo ic ión. radicalmente ico-
noclasta. de León y Constantino ha cond icionado e l tratamiento que la hi roria
y sus propios contempo ráneos han hecho de sus fig uras. en una histo riografía
dominada po r los autores ecles iá rico . De ahí e l sobrenombre despectivo apli-
cado a Constantino Y, C oprónimo o " nombre de excremento", que no se corres-
ponde en absoluto con su lugar destacado dentro de la historia bizantina.
La primera vuelta a la iconoduli a tu vo lugar, con c ierta fac ilidad , en e l
IT Concilio Ecuménico de N icea (787), d urante el gobierno conjunto de Lre ne y
su hijo Constantino VI. Los partic ipan tes tu vieron q ue reunirse fuera de la capi-
tal debido a la oposición de las tropas de los cuerpos móviles (tágmara) creados
por Constantino Y. El patri arca Tara io y la em peratriz evitaron una condena
abierta y fom1a l de la iconocla ia como herej ía. en contra de la voluntad de los
legados pontific ios (cuya supremacía también se cue ti onó) y de un g ru po de
monjes. Admi tie ron a la ortodox ia a una serie de pe rsonaj es importantes, s in
tomar represali a . y se respo nsabilizó de las '"desv iaciones" de los iconoclastas
a la mani pulación interesada de lo tex tos o a la influencia i !árnica.

170 HISTOR IA MEDIEVAL I (SIGLOS V-XII )


La derrota ante los búlgaros en Constantinopla, hace que los bizantinos se
dirijan en masa a la tumba de Constantino V, y León V concluye que e l fracaso
se de be a la cóle ra de Di os por haber re tomado la iconodulia. La restauración
iconoclasta tu vo lugar e n un conc ilio celebrado en la capital (8 15), que se apo-
yaba fi e lmente en e l recuerdo de l de 754, y todo el proceso se hizo buscando
símbo los de acercamie nto al pasado, como la nueva sustitución del icono de
la puerta de bronce del pa lacio imperia l por e l símbo lo ele la cruz, como se
había hecho en ti empos ele León III. Sin embargo, estos treinta a ños ele perse-
cución de las imágenes no fueron tan violentos: se evitó la pe rsecuc ión de los
monjes; ninguno de los tres empe radores tuv ieron la talla y autoridad de León
y Constantino y e l partido iconódulo con e l monacato a s u cabeza, liderado
por el combativo monasterio de Stouelion en Constantinopla, organizó una efi-
caz resistencia.
Bajo los lsáuricos se da un importante mov imie nto de renacimiento cultu-
ral, cuyos primeros síntomas habían estado e n el círc ulo culto fonnado e n torno
al patriarca Tarasio. El monasterio de Stoudion, que desempe ñó un papel pre-
ponderante en la vuelta a la ortodox ia del 787 , tambié n lo fue después como
foco de resistenc ia y de una c ierta actividad inte lectual. El monje iconódulo
Teófan es e l Confesor escribió una Cronografía (8 15) que inicia un género hi s-
toriográfico medieval dife re nte de los cáno nes clásicos. La obra de Juan
Damasceno es una de las principales aportac iones del naciente pe nsamiento
bizantino. Aparte de sus apologías en favor de los iconos. escribió una obra
que iba a dejar una fuerte impronta, la Fuente del Conocimiento, e n la que da
una visión completa y cohere nte de la teología ortodoxa bi zantina.
En esta época llega tambié n a Europa (827) e l manuscrito, en uncia) griega,
de la obra del Pseudo-Di onisio Areopagita, una de las obras clave para la difu-
sión de l neoplatonismo en Occidente, e n una embajada de Mig ue l lI a Luis e l
Piadoso. Poco después fue trasladado a la abadía de Saint Denis, donde lo iden-
tificaron como obra de su fundado r, el primer obispo de París. La obra, en su
segunda traducc ió n rev isada por Escoto Eriúgena se convirtió en una de las
grandes obras de referencia de la Edad Media.

3. El renacimiento bizantino bajo la dinastía Frigia o Amórica


(820-867)

3.1. La reorganización de Bizancio

Cuando Migue l 11 (820-829). primer e mperador de la dinastía frigia, depu-


so violentamente a León V. tu vo que enfrentarse a la candidatura de su antiguo
compañero de revueltas Tomás e l Es/al'O. que se autoproclamó emperador con

TEMA 6. EL NACIMIENTO DEL BIZANCIO HELENIZADO (SIGLOS Vil -LX) 171


e l nombre de Constantino (82 1-823), y se apoyó e n una coalic ió n fom1ada por
pequeños y medianos propietarios fro nterizos de A ia Me nor, arruinados ante
la pres ión fi sca l gubernamenta l, y los marinos de las flotas. Ambos g ru pos
eran produc to de la propi a reforma de los themas. Además de e stos efecti vos,
Tomás contaba con la ayuda de l califa al-Ma ·mun. Fre nte a é l, en e l bando de
Migue l 11 pe leaban los strategos del thema Anató lico y Opsikion , e l j a n búl -
garo Omurtag y la fl ota imperia l. Su derrota s ig nificaría e l comienzo de l triun-
fo de la gran propiedad. aunque a lg unos auto res mati zan estas implicacione
sociales. Mig ue l buscó una legitimidad, reafirm ada al casa rse con una hij a de
Constantino VI , y asoc ió a l impe rio a su hijo Teófil o, que más tarde haría eje-
c utar a los ases inos de León V, a los que su padre de bía e l trono.
En estas primeras décadas del siglo IX, Bizancio e veía amenazada por los
búl garos, en un momento de conso lidació n de s us c. tructuras políticas. Tras
las derrotas ex pe rime ntadas, con León e l Armenio se llegó a una paz de tre inta
años. En cuanto a los árabes, la tre menda presión de ig lo anteriores se re lajó,
debido a los conflictos interno de l califato abbas í. Otro probl ema eran los
emigrados fu gitivos de al -Anda lus, que comenzaban a moverse por todo e l
Mediterré:lneo y que arrebataron C reta al Impe rio, y con e lla, una de las bases
del comerc io de l Mediterráneo oriental. Tambié n po r estas fechas comenzó la
conqui sta de S ic ili a por los Ag labíes.
Teófi lo (829-842), fue e l ex po ne nte más bri lla nte y radical de l segundo
periodo iconoc lasta. Algunas de us campañas militare tuvieron ya un cierto
carácter ofe n ivo que pre ludia la ex pan ·ió n poste rior. En su época. los the111as
ya eran veintiuno de las veintitrés provinc ias de que constaba e l Imperio. Su
mayor aportació n a la de fensa contra los árabes fue la c reación de un si tema
de defensas de los princ ipales paso montañosos de l Tauro (clisuras ), que limi -
taban con las posesio nes califales. También subdi vidió los ej érc itos de los the-
mas en hondas, grupos de 200 o ldados, que más adelante e convertirían en
unidade s admini trati vas bá ica , comparables al condado , que favorecieron
la de fensa de Anato lia frente a lo árabes. Se rodeó de una corte bri llante, en
la que la autoridad impe ria l se desplegaba e ntre ingenio mecánicos como e l
te légrafo óptico que mandó construir, y las construcc iones arquitectónicas tan to
civ iles como re ligiosas. Como mecenas de la c ultura, protegió a fig uras bri -
llantes como Juan e l Gramático, preceptor de Tcófi lo y a uté ntico inspirado r
de su po lítica o León e l Matemático, arzobispo me tropo litano de Tesaló nica,
te ntado po r e l cali fa de Bagdad para que se insta lara e n su cmte . Teófilo le
puso a l fre nte de la escue la de la Magna ura, en e l propio palac io imperial. i
León Y ni su sucesor Mig ue l JI, enfra cado e n su lucha cont ra la re be lió n de
Tomás e l Eslam, pudie ron impul sar co n fuerza e l espíritu iconoc lasta restau-
rado. Teó fil o, con la ayuda de l inte ligente patriarca Juan e l Gramático, pudo
conseguir una c ierta a nuenc ia, aunque e mpleando la vio le nc ia ele vez en cuan-
do. Mie ntras, los iconódulos se volvían hac ia Ro ma e n busca de apoyo, dis-
minuyendo la oposic ión ele los mo nasteri os a la primacía de l Papa. Todo e llo
explica la fac ilidad con que e prod ujo la defi nitiva vue lta a la "ortodoxia .. en

172 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-XII )


e l 843. poco después de la muerte de Teó filo , así como las con secuencias de
la larga quere lla.
En e l 843, nada más morir Teófilo , su viuda Teodora. regente del niño
Mig uel, junto a sus hermanos Petronas y Bardas y el eunuco Teoctisto, decidió
vol ver a la iconodulia, pues la iconoc lasia res ultaba ya una postu ra claramente
contrari a a l sentir general. Se llevó a cabo con toda normalidad, en una cere-
monia solemne e n Santa Sofía. el primer domingo de cuaresma del 843, festi-
v idad que la iglesia ortodoxa sig ue conme morando cómo .. e l domingo de la
ortodox ia", con una liturg ia en la que se aclamó a los soberanos y se reprobaba
a los herejes. El corpus doctrinal y normativo de la Ig lesia o riental quedaba
compl etado. de ahí e l énfas is que se puso, a partir de este mome nto. e n el con-
cepto de "ortodox ia .. como ele mento difere nc ia l.

Figura 6.2. Icono del "Domingo de la Ortodoxia":


la emperatri: r s11 hijo rn la esq11ina s11perior i:q11ierda.
Monaslerio Narre Dame de Balamand. Líhano.

TEMA 6. EL NACIMIENTO DEL Rl7.ANCIO HELE liZADO (SIGLOS VII-IX! 173


El largo re inado de Migue l llI Rangabé (843-867) se con idera ac tualmente
como un momento fundamenta l en los inicios de l denominado '·Imperio Bizan-
tino Medio". a pe ar de la v i ión peyorati va trans mitida po r las fuente parti-
da rias de los Macedónicos. q ue neces itaban justifi car e l golpe de e tado de
Basilio I. Las secue las de la iconoclasia se manifestaron en los inten tos de los
monjes estuditas de aplicar un a política de represalias contra los antig uos ico-
noc la tas, frente a la política conc iliadora de la ad mini strac ió n. Les apoyaba
e l patriarca y monje lg nacio. hijo del antiguo empe rador Mig uel I. La figura
del empe rador e eguía potenc iando culturalme nte a travé de los estudi os
que o rgani zó Bardas. tío de Mig ue l IIL en la Magnaura. donde ensefiaro n los
hombres más c ultos de su é poca, q ue se oponían a las ideas conservadoras de
los monjes. En 856. Bardas ayudó al joven emperador a terminar la regencia.
obteniendo a cambio e l título de cé ar. Poco después, e l patriarca Ignac io era
depuesto po r haber excomulgado a Barda y, e n s u lugar. se nom braba al
docto - aunque la ico- Foc io. Con é l, la lg lesia bi zantina, fo rtal ec ida tras la
derrota de la iconoclasia, busca un espac io político y de influenc ia, tanto frente
al poder la ico como fre nte a la auto ridad de Ro ma.
En este periodo e produjo una c ierta estabilización de los di ver o frentes
militares que tenía abiertos Bi zanc io. La ante rior ofensiva is lámica se veía sus-
tituida por unos todavía tímidos contraataques bizantino e n As ia Me no r, en
Cre ta y e n Egipto, mientras que los búl garos quedaban provis ionalmente ne u-
tralizados con la convers ión a l c ristiani smo del rey Bo ri , apad rinado por el
m i mo Miguel. Esta labor evangelizadora de la Ig les ia griega. en los afio cen-
tral es de l siglo IX, significaba un inicio de a ·imilación de los pueblos e lavo .
con las g randes fi g uras de los te. alonicen se Constantin o/Cirilo y s u herm ano
Metodio al frente.
El asesinato de Mig ue l IIT po r su favorito, e l macedonio Basilio (867), abre
una nueva época e n lo que se re fie re a la historia dinás tica bizantina. aunque
en los procesos po líticos internos del Imperio no parece ha be rse producido
ning una ruptura, ya que la recuperac ión gene ral se había inic iado ya.

3.2. Las cuestiones religiosas: la restauración de la ortodoxia,


el cisma de Focio y la cristianización de los Balcanes
El c isma o ruptura e ntre la Ig les ia de Roma y la de Constantino pla, fue un
hecho capital e n la historia del cristiani mo y no hay que atribuirla a una que-
rella teológ ica má , sino que para entende rla en su justa medida, es preci o
retrotraerse a la época misma de la fundac ió n de Constantinopla, con la que e l
mi smo empe rador Constantino dio un paso que, de hecho, s ig nificaba la rup-
tura en dos del Imperio Romano. Desde ento nces, Orie nte y Occidente se pre-
sentan como dos mundos que tendían a la separación, tanto en lo político corno,
después, e n lo religioso , por la fo rma diversa de ente nde r y practicar e l c ristia-

174 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


ni smo. Desde la época de Justiniano e l Imperio Bizantino se oriental iza cada
vez más y sus emperadores asume n los rasgos más característicos de los dés-
potas orientales, perdiendo la Iglesia completamente su independencia.
Varios fueron los factores que contribuyeron al alejam iento de una y otra
Iglesias: tanto las sutileza s metafís icas y dialécticas de los orientales, como su
gusto innato por la disc usión -habían propiciado el nacimiento de numerosas
herejías cuyos efectos tu vieron gran trascende ncia, no sólo en e l mundo ecle-
siástico s ino también e ntre e l pueblo llano- como e l c ulto ex tre mo hacia las
reliquias e imágenes. propiciado por leg iones de monjes. que produjo la reac-
c ión de los iconoclastas, son buena prue ba de e llo.
Los Papas de Roma, alejados de la tute la opresiva del emperador bizantino,
buscaron s u hegemonía y su campo de expans ión en Occiden te, aunque a s u
vez, e ll os mismos acabarían siendo víctimas, primero de las fam ilias romanas
más poderosas, y después de la influencia de los emperadores francos y ger-
mánicos. El apoyo entusiasta prestado por el papa León IJT a Carlomagno para
restaurar e l Imperio de O ccidente, fue considerado como una traic ión por los
orientales.
Una vez restaurada la ortodox ia, los hombres designados para desempeñar
el patriarcado constantinopolitano procedían del grupo de func ionarios ele pa la-
cio, a veces monjes, y en cualq uier caso vincu lados a las grandes fam ili as de
la capital , bie n por linaje, o por conex iones. Incluso algunos de e llos llegaron
al cargo sin haber sido previamente consagrados, s uperando los distintos pasos
de la carrera ec lesiástica en un breve tiempo, siempre que su elevado nivel cul-
tural les capacitara para e llo. La fi gura ele Focio responde totalmente a esta
constante. Su posición preponderan te e n la vida po lítica bizantin a fue anterior
a su promoc ión al patriarcado (858). M iembro de una familia ilustre de tradi-
c ión iconódula. había participado en la vida cultural que giraba en torno a la
escuela de la Magnaura. Bien formado en filosofía y literatura, viajó al parecer
formado parte de una embajada a Bagdad. Como colofón a una brillante carrera
administrativa, llegó a ostentar e l cargo de jefe de la cancillería imperial.
Su nombramiento como patriarca sólo se comprende en e l complejo pano-
rama re lig ioso q ue dejaba la liquidación de la iconoclasia. Tras e l Domingo
de la Ortodoxia (843) se reprodujeron las divisiones que habían te nido lugar
tras el concilio de Nicea (787): frente a un grupo monástico rad ical. e ncabe-
zado por Jos monjes de Stoudion. que se consideraban guardianes de la orto-
dox ia y defendían la promoción de los antiguos iconódulos, se e ncontraba e n
la corte y en la ciudad un grupo de fensor de la mode ración ( oikonomia), que
pretendía una verdadera reconc iliación y que re presentaba las nuevas corrientes
culturales. A la muerte del patriarca Metodio (847). hombre cu lto y liberal que
había sido perseguido por sus creenc ias iconóclulas, estalló e l conflicto con los
monjes. La emperatriz y el partido radical e ligieron a Ignacio, hijo de l antiguo
emperador Migue l I Rangabé. sin la cons ulta preceptiva a un sínodo eclesiás-
tico, lo que más adelante se utilizó como excusa para deponerle. Su patriarcado

TEMA 6. EL NACIMIE iTQ DEL B!ZANCIO HELENIZADO (SIGLOS Vil-IX) 175


agravó la situación por sus actitudes de abierto desprecio hacia las ciencias
profanas, cuyo estudio se propagaba en los círculos cultos de la corte. Al ter-
minar la regencia de Mi guel lll. cuando el culto Bardas y los intelectuales más
liberales quedaron al frente del poder. la deposición de Ignacio fue inev itable.
La elección de Focio para el patriarcado (858) no despertó demasiada
oposición en Oriente. Dos concil ios constantinopolitanos (859. 861 ) ratificaron
la deposición, el segundo con la asistencia de legados papales, provechoso pre-
cedente desde el punto de vista jurídico. Al ser un laico. rec ibió las órdenes
sagradas, en cinco días, durante la Navidad de 858. Sin embargo, el papa Nico-
lás 1, no queriendo dejar escapar la oportunidad de afirmar la doctrina de la
supremacía romana se mostró reticente a la depos ición irregul ar de Ignac io y
la consiguiente promoción de un laico. Su deseo de rec uperar la juri sdicc ión
sobre las zonas eslavas del Il írico, donde los búlgaros estaban siendo evange-
li zados , hi zo que apoyara a los partidarios de Ignacio, y un sínodo romano del
863 anuló todo el proced imi ento anterior y abrió las hostilidades contra Foc io
y el emperador, amenazando al primero con la excomunión. Mi entras que
Miguel reivindicaba la independencia de la Iglesia oriental para resolver un
asunto interno e insistía en la legalidad de todo el proceso, alegando la pre-
sencia de legados ele Rom a. Nicolás 1 exponía su teoría teocrática del ponti fi -
cado enumerando todas las prerrogativas que correspondían a la sede romana.
Focio trasladó el enfrentamiento al plano teológico y acusó al Papa sacando
a reluc ir el fam oso tema del Filioque en el Credo que se rec itaba en Roma.
según el cual "El Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo (Filioque), lo
que constituía una blasfemia contra el Espíritu Santo, por lo cual Roma merecía
mi 1 anatemas.
El problema búlgaro desencadenó el conflicto fin al: la embajada de l rey
Boris al Papa con la petición de que respaldara un patriarcado búlgaro autóc-
tono. independiente del constantinopolitano (866), y la cons iguiente mi sión
con una respuesta extensa y argumentada, ll evó a Bori s a prometer que sería
siempre un fiel servidor de San Pedro. La intromisión latina en Bul garia fue
una ofensa imperdonable para Bizancio. Se celebró un concilio en Constanti-
nopla (867), cuyas actas no se conservan , aunque conocemos exactamente sus
términos, pues excomulgó y dec laró depuesto a Nicolás l. En el año 877. el
papa Juan VIII. en un intento de poner fin al enfrentamiento reconoció la legi-
timidad de Foc io. Al insistir éste último en el tema del Filioque, Focio fue
excomulgado por el propio Ju an VIII , y sus sucesores Martín 1 y Esteban Y.

Bibliografía
Chrysos, E.: El Imperio Bi:amino, 565-1 025, Barcelona, Icaria, 2004.
Faci Lacasta, Javier: lnrrod11cció11 al mundo bi:anrino, Madrid, Síntesis, 1996.

176 HISTORI A MEDIEVAL 1!SIGLOS Y-Xll l


Ha ldon, J. F.: By::a11ti11111 in the Se1•emh Century. The tra11sf ormatio11 of a cul-
t11re. Cambridge: Cambridge University Press, 1990 (reed . 1997).
- State. army. and socie(v in By::antium: approaclies to military. social.
and administratii·e history. 6th -/2th ce11t11ries. A ldershot: A shgate ,
1995.
Head. Consta nce : J11sti11ia11 11 of By::a111i11111. Madi son. 1972.
Kaegi, E. W.: By::a11ti11111 and the Early lslamic Co11q11est.1·. Cambridge: Cam-
bridge Univers ity Press. 1992.
- Heraclius. Emperor ofBy::a11ti11111. Cambridge: Cambridge Univcrsity
Press, 2002.
Niavis. P. E.: The reig11 of the By::antine Emperor Nicephom s I (802-811 ). Ate-
nas. 1987.
Norwich. J. J.: Brere historia de Bi::ancio. Madrid. Cátedra. 2000.
Patlagean. E. y otro : Historia de Bi::ancio. Barcelo na. Crítica, 2001.
Signes Codofier, Juan: ·' Nuevas con idcracio nes so bre e l e mperador León e l
Am1enio". Hahis. 25 ( 1994). pp. 357-376 (d isponible e n Dia lnel).
Soto Chica, J.: Bi::ancio y los Sasánidas. De la l11cha por el Oriente a las con-
quistas árabes (565-642 ). Granada: Centro de Estudio Bizantino . 2012.
Stratos. A. .: Br::a11ti11m
. . Amsrcrdam. 1968- 1980. 5 volú-
in the 7th Ce11t11rr.
menes.
Treadgold. W.: Bre1·e historia de Bi::oncio. Barce lona. Paidós. 200 l.
- The By::a11ti11e Re1fral. 780-842. Stanford: Un iver ity Press , 1988.
- The By::a11ti11e State Fi11a11ces in the Eight and Nimh Cew 11ries. Nueva
York. 1982.
Varona Codeso. Patric ia: Mig11el 111 (8-12-867): co11strucció11 histórica y litera-
ria de 1111 reinado. Madrid: CS IC. 2009.
Wilso n. N. G .: Filólogos bi::anti11os: 1·ida i11telect11al y ed11cación en Bi::ancio.
Madrid: A lianza. 1994.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas

Duby. G.: Atlas histórico. pp. 42-43.


Echevarría. A. y Rodríg uez. J. M.: Atlas histórico de lo Edad Media. pp. 52. 56.

TEMA 6. EL i\ACL\11 Ei\TO DEL BIZANCIO HELENIZADO (SIGLOS VII-IX) 177


Kinder, H. y Hilgemann. W.: Atlas histórico mundial. l . De los orígenes a la
Rel'Olución.francesa. p. 144.
Mackay, A. y Ditchburn. D.: Atlas de Europa mediel'OI. p. 53.

Textos y documentos

Riu , M. et al.: Textos comentados de época mediel'GI (ss. v al XII). Barcelona:


Teide, 1975 ( 1ª ed.). 1982 (2il ed .)
- Texto 18. 1. Nicé.foro Focas y su corte.
Kaplan , Michel (dir.): Edad Media. siglos 11 1-x. Granada: Un iversidad de Gra-
nada, 2004 .
- Una usurpación: Nicéforo destrona a Irene. según Teófanes el Con-
fesor, p. 242.

Textos para comentar

Heraclio se encuentra con los jázaros

" Desde a llí envió regalos al soberano de los turcos, invitándolo a aliarse
contra los pe rsas; y aquel aceptó y se comprometió a a liarse. Satis fecho por
e l hecho, Heracl io avanzó hacia aq ue l, y é l, cuando se informó de la presenc ia
de l emperador,sali ó a su e ncuentro con gran multitud de turcos y, baj ando de
su caballo, reverenció al Emperador cayendo a tie rra; cosa que hi zo también
toda la multitud que estaba con é l. El empe rador, vie ndo e l exage rado honor,
le dijo que si era verdad su am istad, podría aprox imarse a é l también a caball o,
mientras a la vez lo llamó hij o suyo, y éste besó a l emperador, Aque l, tomando
de u cabeza la corona. la colocó e n la cabeza de l turco y. en el banquete que
se celebró. Je regaló todos los utens ilio u adosen e l banquete y además, ves-
time ntas reales y pendientes adornados con perlas. As ímismo. con pendie ntes
parec ido ado rnaba con su propia mano a lo dig nata rios de éste. Seguida-
me nte , te mie ndo que Je pasase lo mismo que con e l ávaro y para asegurar con
mejor olidez e l acuerdo. le mostró la imagen de u hija Eudoci a y le dij o:
"Nos unió Dios y te hi zo hijo mío. He aquí a mi hija y aug usta de los romanos.
Si coopera , pues, conmigo, y me ayuda contra los enemigos, te la doy por
espo a". Aque l, por la belleza de la imagen y de s u adorno, se enamoró de l
rostro de la imagen y quiso la a lia nza aú n más. Rápidamente pues, entregó al
empe rador un di gnatario y multitud de turcos. Junto con estos, invadió e l país
de los pe rsas y destruía las c iudades y de mo lía los templos de adorac ión de l
fuego."

178 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


Nicéforo. patriarca de Constantino pla. llistoria bre1•e, trad. e n Soto Chica, J.:
Bi::.ancio y los Sasánidas. De la lucha por el Orieme a las conquistas
árabes (565-642) . Granada. 20 12, p. 244.

Acerca de los croatas y del territorio en el que ahora viven


··Que los croata que habitan ahora en la regiones de Da lmac ia descienden
de los croatas no bauti zados, que se llaman también bl anco y que viven más
all á de Turquía y cerca de Franc ia y que limitan de entre los es lavos con los
serbios no bautizados .
Croatas e n d ia lecto eslavo s igni fica "los que ocupan muc ha tierra''. Lo
propios croatas ac udieron a buscar la protección de Herac li o el e mperador de
los romanos [ro111aion] antes de que lo . erbios pidieran la protecc ión a l mi smo
emperador Herac lio en e l momento en que los ávaros combatie ron y expu lsa-
ron de esas áreas a lo romanos rdescendientes de los colonos romanos e n los
Balcanes] que asentó a ll í e l e mperador Dioclec iano después de traerl os desde
Roma: por eso se ll ama ron romanos, po r ha be r sido desplazados desde Roma
a esos mismos te rritorios que ahora e ll aman Croac ia y Serbia . C uando los
propios romanos fueron expul sados por los ávaros e n los días de este empera-
dor de los romano. [romaion] . He rac li o. s us tie rras e q uedaron desierta .
Entonces por orden de l emperador Heraclio los mi smos croatas combatieron
y expulsaron de aquellas zonas a los ávaros y por mandato del emperador Hera-
cl io se asentaron e n e l te rritorio mi smo de los ávaros, donde ahora viven. Eso
mismos croatas tenían en aque l tie mpo como caudillo a l padre de Porgas. El
e mperador Heraclio envió una mi s ión y trajo sacerdotes de Roma, y después
de nombrar de entre e llos a un arzobispo. un obispo. presbíte ros y di áconos,
bautizó a los croata . En aque l momento estos croatas tenían como caudill o a
Porgas". (DA / 31. 1-25).
Constantino VII Porfirogéneto, De administrando imperio. Trad . J. Si gnes
Codoñer. '·Lo eslavos en las fuentes bizantinas de lo iglos 1x-x: e l De
administrando imperio de Constantino VII Porfirogéne to" ,'//u . Re1•isra
de Ciencias de las Religiones Anejos. 2004. XIII, pp. 1 15- 13 1, p. 122.

La conquista de África por los musulmanes según fu entes


bizantinas y sirias

Crónica de Teójánes co1!fesor


"[Año del mundo 6 138 (=645-646)] . Primer a ño de Uthman, jefe de los
árabes. [Quinto a ño de Constante. Sexto año de Pablo (obi po de Constanti-
nopla) . Te rc~r año de Pedro (obi spo de Alej andría)]: en este año Gregorio, el
patric io de A frica. de encadenó una rebelió n con los afri canos.

TE~1A 6. EL NACIMIE~TO DEL BIZANCIO l-IELE IZA DO (SIGLOS VII-IX) 179


Año de l mundo 6139 (=646-64 7), año 639 de la di vina encarnación, sexto
año de Constante emperador de los romanos, segundo año de Uthman j efe de
los árabes. séptimo año de Pablo obispo de Constantino pla, c ua110 año de Pedro
obi spo de Alejandría: ( ... ) Este mismo año. los sarracenos (Sarakénoi) inva-
dieron África, y después de habe r combatido al rebe lde (t11rán11os ) Gregorio,
le derrotaron, mataron a s us hombres y le s expulsaron de Áfri ca. Después de
haber recaudado un tributo entre los africanos. volvieron a su lugar de origen".
The Chronic/e ofTheop/wnes Confessor, By::.antine and Near Eastern History
AD 284-813, trad. C. Mango y R. Scott. Oxford , 1997 .

Vida siríaca de Máximo el Confesor (s. v11- v111)


" Y porque e l victorioso emperador Heraclio había muerto, así como su hijo
Constantino, y Heraclonas y s u madre, y Constante, hijo de Constantino, un
~iño pequeño, había rec ibido e ntre sus manos e l Impe rio Romano, y porque
Africa estaba en esta época revuelta contra el emperador, Máximo se sintió ani-
mado y tomó a Anastasio y los otros he rmanos con él, y partió hacia África.(. .. )
Después de la salida de Máx imo hacia Roma [646], los árabes se apodera-
ron de las is las del mar, e ntraron en Chipre y Arvad, saqueándolas y cautivando
a sus habitantes; y tomaron e l control de A frica."
Vida siríaca de Máximo el confesor. Ed. y trad. S. Brock , Analecta Bollandiana
9 1, 1973 , p. 3 17.

La elección de los obispos según Focio

" Mandamos que, si va a o rdenarse un obispo, se reúnan los c lérigos y prin-


cipales de la c iudad, emitan sus votos sobre tres personas y que cada uno de
ellos certifique por escrito que no las e ligieron por dádiva, promesa, am istad,
simpatía o cualquier otra causa, sino sabie ndo que e ll as son de fe recta y cató-
lica, de vida honesta y han cumplido ya treinta años, y que saben que no tienen
muje r ni hijos de e lla , ni conc ubinas o hijos naturales sino que, a un cuando
alguno de e llos hubi era tenido antes muje r, ésta fue una sola, y ni v iuda ni
divorciada de su marido, y que su matrimonio con e lla no estaba prohibido por
los sagrados cánones. ( ...)
Ordenarnos a los e lectores que, s i creen que hay un seglar digno de la men-
cionada e lección, e lijan a este junto con otros tres clérigos o monjes, pero de
tal forma que e l seglar e legido de este modo para e l e pi scopado no sea orde-
nado obispo, s ino que en primer lugar sea inc luido no me nos de tres meses
entre los c lérigos y as í, una vez que haya apre ndido los santos cáno nes y la
sagrada liturgia de la Ig lesia, sea ordenado obispo, pues el que debe e nseñar a
los demás no debe ser enseñado por otros des pués de la orde nación.

180 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


Pero si, en cambio, ya está in struido, aun cuando se le cuente entre los
miembros del orden seglar, y no carece de ning uno de los requisitos q ue bastan
para ayudar e instruir a los demás, la expe rienc ia ha demostrado que no hay
pel igro e n que con é l no se observe tal plazo" .
Signes Codoñer, Juan y F. J . Andrés Santos: La introducción al derecho (e isa-
goge) del patriarca Focio. Madrid: CSIC, 2007, pp. 307-309.

TEMA 6. EL NACIMIENTO DEL BIZANCIO HELENIZADO (SIGLOS VII-IX) 181


Tema 7
AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO
CAROLINGIO

Introducción.
Fuente s.
l. Fin de l re ino merov ingio: los últimos mayordomos de palacio y e l cambio
de dinastía.
l. l. Los últimos merovingios.
1. 2. Los ··mayordomos de palac io" .
2. Los carolingios.
2.1 . Los carolingios y el Papado .
2.2. C reac ión de l Patrimoni o de San Pedro.
2.3. Carlomag no y la expa ns ión territorial.
2.3.1. Ita lia
2.3.1. Baviera.
2.3.1. Saj ones y frisones.
2.3. 1. Ávaros.
2.3.1 . España.
2 .4. La coronación imperia l de Carlomagno.
2 .5 . Los inic ios de la cri s is.
2.6 . El Tratado-Reparto de Verdún (843) y e l fi nal de l Impe rio.
3. Organizac ión político-administrativa de l Imperio Carolingio.
3. 1. Los territorios conq uistados.
3.2. El emperador.
3.3. La ad ministración central
3.4. L a administración territorial.
3.5. La admini stración de justic ia.
3.6. La asamblea militar y e l ejérc ito.
3.7. Los domini os rea les.
4. El renacimiento carolingio.
Bibli ografía.
Ac tividades. Propuesta de ampliac ión de conoc imie ntos.
Textos para comentar.

TEMA 7. ALGE Y CA ÍDA DEL IMPERIO CAROLI GIO 183


Introducción
En la Europa central aparece una nueva dina tía. la de los carolingio . que
llevará al poder a Carlomagno. artífice de la re. tauración imperial en Occiden-
te. En este tema se estudiarán los orígene del Im perio Carol ingio y su orga-
nización tanto políti ca como social y religiosa. Es impresc indible prestarle
atención, pue. sienta las bases de la hi tori a europea durante los siguientes
siglos.
En e te tema se estudia también la disgregación del imperio de Carlomagno
y los desesperados inten tos de sus descendientes por reorganizarlo y mantener
viva la idea imperial. Dada la complej idad de los mov im ientos de las fronteras
que se presentan aq uí, es muy conveniente tener delante un at las histórico.

Fuentes
A1111ali regni Fra11coru111. de la segunda mitad de l siglo IX. Para todo el
peri odo franco son muy interesantes. Los anale eran re latos o anotac iones,
generalmente escuetos. de hechos o acontec im ientos dignos de ser recordados,
año tras año. Todos los monasteri os. abadías o catedrales los tenían. En el los
anotaban la fecha de la Pascua. que era móv il. ecli pses. inundaciones. etc.
Alcuino de York (735-804). monje anglosajón, fundador y alma de la
E cuela Palatina creada por Carlomagno, e el gran inte lectual de la época.
Escri bió sobre música. di aléctica. gramática. etc. Conservamos un amplio Car-
tulario. unas 70 cartas, con muchas noticia sobre la época.
Anónimo carolingio. Existen numero as obras obre esta época de autores
anónimo entre los que destacaremos: Karol11s Mag1111s et Leo Papa (c. 800);
Visio Caroli Magni (c. 850) y De Disciplina Pri11ci¡m111 in Ecclesia (c. 860).
Todos ellos en M.G.H.
Capitulares. Los tex to. de las diversa · cap itul ares de la época pueden
encontrar e en Leges Capitulario reg11111 Fra11coru111. publicadas en el tomo r.
de M.G. H.
Eginardo (770?-840). que había estudi ado en la escuela palatina creada
por Alcuino es, sin duda alguna. la princ ipal fuente para conocer el reinado de
Carl omagno. Escribió la Vita Karoli i111peratoris. de la que se conservan unos
80 manu critos, inspirándose en la Vita A11g11sti de Suetonio. Se conservan tam-
bién una 60 cartas que cont ienen mu chas notic ias sobre personajes de la
época. Escribió tamb ién la Tra11slatio et 111irárnla sa11ctoru111 Marcellini et
Petri. muy interesante para conocer la religio idad de la época.
Ermoldo el Negro (790?-843). monje. Escribió el De gestis L11do1iici cae-
saris, crónica en verso sobre Ludovico Pío compuesta hacia el 827.

184 HISTORIA ~1 EDIEVAL 1(SIGLOS V-X II !


Hincmaro de Reims (806?-882). arzobispo. Autor entre muchas obras de l
De regia persona et de regio ministerio, e n e l que alaba y e nsalza el reinado
de Carlos e l Cal vo, po r lo que se e ne mistó con e l empe rador Larari o. So bre
éste último escribió e l De di1•ortio Lorharii et TetfJergae.
Nithard (m. 845), nieto de Carl omagno , que estu vo a l servic io de Carlos
el Ca/l'o, es la fuente más comple ta para conocer e l re inado de Ludovico Pío
y las disputas entre sus hijos. Su Crónica abarca desde e l año 8 14 hasta e l 843.
En ella se conserva el tex to del Tratado de Yerdún .
Nótkel Balbulus (el Tartamudo) (840?-9 12), mo nje de l monasterio de San
Ga ll , poeta y teórico mus ica l, esc ribió en 883 la Gesta Karo/i Magni /111pera-
toris.
Pseudo F redegario, ya c itado . Su Chronica apo rta nume rosos datos sobre
los pipínidas. especia lmente sobre Pipino el Breve.
Teodulfo de Orleans (760?-82 1), de o rigen visigodo y miem bro conspicuo
de la corte de C arlomagno es el posible autor de los Libri Caroli11i, en los que se
fijó la postu ra de la iglesia franca frente a Bizanc io en el rema de las imágenes.

l. Fin del reino merovingio: los últimos mayordomos


de palacio y el cambio de dinastía

1.1. Los últimos merovingios

Desde mediados de l s iglo v 11 has ta mediados de l siglo v 111 , los dos grandes
re inos gem1ánicos de Occ idente (v isigodos y francos me roving ios) atraviesan
una profunda cris is que se traduce en continuas g uerras civiles y enfre ntam ie n-
tos dinásticos q ue los conducen a s u desaparic ión. La Ig le sia , que s iempre ha
necesitado e l apoyo de un poder fuerte, faltando éste. entra también e n cri s is
y su cle ro se degrada a l tiempo q ue ve pe ligrar s u vasto patrimonio.
Entre los visigodos, asistimos a continuos e nfre ntamie ntos dinásticos, con-
sec uenci a directa de l pri nc ip io e lecti vo de la monarqu ía, y los nuevos reyes
para reafirmar su e lecc ió n y legi timidad soli citan la sanc ión de los Conc ilios
de Toledo y su unció n con los santos o leos, al modo de los monarcas bíblicos.
Los reyes visigodos fueron, de esta manera, los primeros (Wamba) en adoptar
la unc ió n real, seguidos después po r los carolingios. E stas luchas por e l trono,
e l famoso ''morho gótico". condujeron a l fin de la din astía , que se produjo
cuando los hennanos y partidarios de Witiza se negaron a aceptar el no mbra-
mie nto de Rodrigo, desertando y pasándose al lado de los mus ulmanes, e n la
famosa batall a de Guadalete (7 1 1).

TEMA 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPER IO CAROLINGIO 185


Entre los meroving ios, como hemos visto, fue e l concepto patrimonia l de l
reino que te nían los monarcas me rovingios, así como e l re parto del mi smo
e ntre los hijos de los monarcas. lo que condujo a una debilidad congénita de
la dinastía y lo q ue la llevó a su desaparic ión.
Francia acabó dividiéndose e n cuatro grandes espacios te rritoriales, cada
uno de los c uales aspiraba a tener una persona lidad propia: Austrasia (Este) o
zona compre ndida entre el Mosa y e l Rin; Neustria (Oeste) zona con gran pre-
senc ia franca , donde su nobleza poseía grandes latifundios. que se extendía
e ntre e l Escalda y e l Loira; Aquitania. que se ex tendía del Loira hasta los Piri-
neos, y Borgoña en la zona central. Los dos últimos e ran territorios más ricos
y romanizados y donde la presencia de galo-romanos era más numerosa.
Tras la muerte de Clodoveo (5 1 1). s us hij os se repartieron el re ino y, tras
diversas luchas fratricidas, e l hijo me nor, Clotario T, consigu ió reunificarlo de
nuevo, pero, incapaz de librarse de l peso de la tradic ión. volvió a repartirlo
entre sus cuatro hijos, cada uno de lo s cuale s residi ó en su respectiva capital
(París, Orleans, Soi ssons y Reims), establecie ndo s u propio pa/arium o admi-
nistración. más aten tos a disfrutar de sus re ntas que a mirar por e l bien del
reino. De nuevo surgieron las luchas fratric idas. que describió con tanta preci-
sión Gregorio de Tours, hasta que C lotario TI y su hijo Dagoberto (muerto en
639) lograron re unificar e l re ino por espacio de 25 años. Childerico II fue e l
último monarca que logró la unidad pero fue ase sinado (675), dividiéndose de
nuevo los re inos.
La debilidad congénita del re ino merovingio tuvo repercusiones en las fron-
teras, pues tuvieron que hacer fre nte a la independencia de turingios, a lamanes
y bávaros, as í como a s ufrir las amenazas de lombardos, ávaros, bretones y fri-
sones, a l tiempo que fracasaron en los varios intentos que hic ieron por desalojar
a los visigodos de la Septiman ia, que rec ibía este nombre por comprender las
siete c iudades de Carcasona, Bezie res , Agde, Lodeve, Nimes, Uzés y Elna.

1.2. Los "mayordomos de palacio"

En este ambiente de descomposic ión , apareció en cada uno de los re inos


una nueva fig ura. que al final de hizo con el poder: los mayordomos de palacio
que, como administradores de las poses iones reales se encontraban a la cabeza
de la nobleza y eran a su vez j e fe s de l rudimentario aparato administrativo.
Con e l paso de l tiempo llegaron a poseer un patrimonio agrícola de cons ide-
rables dimens iones. Estos mayordomos de pa lac io se convirtieron, de esta
manera, en los auténticos detentadores del poder y en los intermed iarios entre
la nobleza y e l monarca. Cuidaban e l tesoro real, dirigían e l ejérc ito, pres idían
los tribunales reales y eran sus principales consejeros gracias a un lazo de fide-
lidad especial que los unía al rey. Los merovingios no tenían un consejo real

186 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


que asesorara al monarca de l tipo del Aula Regia de los visigodos, por lo que
la figura del mayordomo de palacio era de la mayor importancia. Cada reino
tuvo su propio mayordomo y éstos crearon a uténticas dinastías. Los mayor-
domos de palacio reunieron entorno a sí una guardia personal o trustis , cuyos
miembros rec ibían e l nombre de antrusriones. Eran personas jóvenes, dedica-
das a la milicia y a la administración de sus dominios, que estaban unidas a
sus señores por víncul os de fidelidad. Sobre estos antrusfiones descansaba
gran pa11e de poder y su prestigio se imponía sobre e l resto de la nobleza.
U no de estos mayordomos fue Pi pino lI de He ri stal que, en el año 687 ,
derrotó a sus adversarios en Tertry. quedando como único mayordomo de Aus-
trasia (679) y Neustria (687) por lo que se tituló "príncipe de los francos··. Su
fama aumentó al conquistar a los frisones la ciudad de Utrech (7 14). A falta
de descendientes legítimos, le sucedió su hijo bastardo Carlos, conocido por
el sobrenombre de " Marte!" por las numerosas victorias que obtuvo sobre fri -
sones, alamanes, borgoñones y provenza les, convirtié ndose en e l verdadero
señor de los francos. C uando los mus ulmanes penetraron e n Aquitan ia, su
duque E udes solicitó la ayuda de Carl os Martel , que los venció en Po itiers
(732), deteniendo su avance. Esta batalla, aún cuando no acabó con la presenc ia
mus ulmana en Francia, ya que los mu sulmanes se concentraron en Narbona,
le dio un gran prestigio y pudo presentarse como e l defensor de la C ristiandad
frente a los musulmanes. Carlos Martel sufragó una parte de esta campaña con
sus propios recursos y la otra mediante la concesión a la nobleza que le ay udó,
de una serie de tien-as pertenecientes a la Iglesia otorgándosela, no en plena
propiedad sino en beneficio (Tema 12). En 74 1, le sucedió en sus cargos su
hijo Pipino el Brei·e. llamado así por su corta estatura, que continuó las cam-
pañas militares de su padre venciendo a saj ones y bávaros.

2. Los carolingios

2.1. Los carolingios y el Papado


A l igual que había sucedido con los monarcas vis igodos, los primeros caro-
lingios buscaron su legitimac ión e n el apoyo de la Ig lesia. La Igles ia franca ,
falta de un poder que la protegiera frente a los grupos de poderosos señores que
se iban fo1mando. fue adquiriendo los mismos vicios que el resto de la soc iedad
y, en especial el episcopado, cayendo en los mismos defectos que ellos. llegando
a aceptar los usos y costumbres bárbaras, como la ordalía. Desde el s iglo VII
accedieron en masa al episcopado los mie mbros provenientes de la nobleza
franca, espec ialmente en Austrasia y Neustria, por lo que podemos hablar de
una "germanizac ión'' del mismo. con el cons iguiente empobrecim ie nto intelec-
tual y moral del clero. En la s cartas escritas por e l monje Bonifacio al papa

TEMA 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLING IO 187


Zacarías se da cuenta del bajo nivel de l episcopado franco a l descri bir que lle-
va ban una vida to rpe y d isipada y que abandonando e l e tudio e ded icaban a
beber. cazar y combatir e n e l ejérc ito, po r lo que no ejercían ningún ti po de vigi-
lancia sobre los sacerdotes rurales que se dedicaba a toda clase de la. civ ia .
El ascenso socia l de los carolingios se debió : en prime r lugar, al ostén y
leg itimidad que le proporcionó la iglesia po r el apoyo incondiciona l que pres-
taron a la evangelizac ión de nuevos pueblo y por e l e mpeño que pusie ron e n
la reforma de l c lero; en segundo lugar, a la creac ió n de una amplia red clien-
te lar que había ido formando entre la nobleza. a la que repartió numerosas tie-
rras procedentes de su propio do minio y de las confiscac iones a la igles ia. Pi pi-
no de Heristal to mó bajo su protección al monje ang losajón Wilibrodo al que
encargó la evangeli zac ió n de lo paganos fri ones. tras la conqui sta de Utrech.
E ta acción evange lizado ra . e ría continuada por Carlos Marte ! que dio s u
apoyo a Winfrido (san Boni fac io) y sus mi ioneros e n Fri ia. Turingia . Hesse
y Baviera. De e ta manera, los caroling ios. en unió n con Roma, apoya ron la
evangelizació n de estos pueblos convirtié ndose ésta, no en la acció n ai slada
de un g rupo de monjes desligados de toda participac ió n política, s ino en una
e mpresa "ofi c ial'· apoyada po r las más alta instancias. Así. con una clara inten-
c io nalidad política, conqui ta y evange lización irán j untas. be nefic iándose
ambas partes, Ig lesia y monarquía. de los frut os de la mi ma. Como en tantas
ocasiones a lo largo de la Historia, también e n e l re ino de los francos, ta l como
había sucedido en tie mpos de Clodoveo y sucederá muchas veces después. la
e pada y la cruz se d iero n la ma no.
Pipino el Bre1•e, que había sucedido a su padre (74 1). apoyó Ja celebrac ión
de s ínodos provinc iales y conc ilio s nac io nales, uspend idos desde hacía más
de 60 años. para reglamentar la disciplina eclesiástica, para impulsar la re fom1a
li tú rgica. y para dictar numerosas disposicio nes sobre el matrimo nio. En e l año
744 se resol vió e l prob le ma planteado con las confi scac io nes de tie rras de la
Ig les ia q ue su padre había u c itado a l reparti r entre la no bl eza exte nsas pro-
piedades ec lesiástica s. Se ac udi ó a la fó rmula de la precaria 1·erbo regís. o lu-
c ió n mediante la cual la Ig lesia mante nía la " propiedad nominal" de la tierra a
cambio de un censo anual. Pe ro la jugada maestra de Pi pino llegó en 75 1 c uan-
do. al ver cante tada su posic ió n po r parte de algunos no bl es favorables a la
dinastía merovingia. dirigió una embajada al papa Zacarías con una pregunta
envene nada y en aparienc ia in genua: ¿Quién debía ser considerado rey, el que
de hecho ejercía el poder o el que sólo lo ostentaba nominalmente ? El Papa,
act uando más como político que como hombre de Iglesia, respondió q ue "quien
lo era de hecho renía que serlo de derecho ... De esta forma la dinastía mero-
ving ia quedó sente nc iada y su último representante. e l débil Childerico III. fue
to nsurado y encerrado en un monasterio de por vida. Entre septiembre de 75 1
y febre ro de 752 Pipino fue consagrado en Soisso ns con los santos o leos, al
modo de los reyes del Antig uo Testamento. por los obispos galos, a cuyo fre nte
se hallaba el legado papal an Bon ifac io. El pacto entre los caroling ios y el
Papado se saldaba con be ne fi c io para las dos parte : los Papas es peraban

188 HISTOR IA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II )


encontrar en la nueva potencia que surgía en Europa un defensor eficaz frente
a los longobardos que dominaban Italia. desligándose así de la tute la bizantina,
y la nueva d inastía de los carolingios tendría la certeza de que s u legitimidad
procedía, no sólo de su propio poder, sino de D ios, a través de su representante
e l Papa. Para la posteridad se ha bían puesto los c imientos de una futu ra dis-
cordia que marcaría durante siglos la historia de E uropa, La luc ha entre el Papa-
do y el Imperio. Desde este momento el Papa se consideró a s í mismo investido
del derec ho de conferir o retirar coronas, de hacer y deshacer reyes. Po r otro
lado. las coronaciones reales irían unidas a su consagració n por la Iglesia y
quien fuera eleg ido rey, lo sería por la gracia de Dios, como se expl icitará
pocos años después.

2.2. Creación del Patrimonio de San Pedro


En e l año 75 3 ambas partes tu vieron ocasión de comprobar la eficacia del
pacto. El rey longobardo, Asto lfo, se había apoderado del Ex arcado de Rávena
(75 1), acabando con la presencia bizantina e n e l no rte de Ita lia, excepto en
Venecia e Istria. El mi smo papa Esteban 11 (752-757), de corto pontificado
pero hábil diplomático -tras la caída de l Exarcado vio pe ligrar la independen-
cia de Roma y su Ducado, sobre los que ejercía su autoridad- tramó un plan
cuyos efectos duraron hasta e l año 1870. Escribió a Pipino proponiendo su
nombram iento como patricius Ro111a11oru111. en v irtud del principatus potestas
q ue poseía e l Papa, y solic itaba una entrev ista con e l rey a fin de que interv i-
niera militam1ente en Italia y recuperara e l Exarcado, pero no para devolverlo
al poder bizantino. sino para restituirlo a San Pedro. que era, según el Papa. su
verdadero propietario.
Así, decía. se a testi g uaba en un an ti guo docume nto de Constantino en
poder de l Pa pa . e l célebre Co11stit11ru111 Constanrini. más conoc ido como la
Donación de Constantino. Se trataba de un docume nto q ue se había elaborado
por aquellos días en la canci ll ería pontificia. y cuya fa lsedad fue demostrada
por Lo renza Valla e n 1440. tras un m inuc ioso estudio filológico , publ icando
su célebre De falso credita et e111e11dita Consranrini donatione. Según este ed ic-
to o constitució n, el emperador Constantino. en agradecimiento a la curación
obrada en él po r e l papa Si lvestre l. le había conferido, tanto a é l como a s us
sucesores. la principarus por estas (potestad impe ria l) y los honores imperiales
inherentes a la mi sma (uso de corona, púrpura, etc.). e levando la Sede de San
Pedro sobre cua lqui er otro trono terrena l. Cristo, el e mperador celeste, estaba
representado en la tie rra por e l Papa . e l emperador terrenal.
Por e llo. la corona impe ria l pertenecía a l Papa e l cua l, no deseando ceñ irla
todavía. la había ced ido a Constantino, otra vez, e l c ual, e n agradecimiento, le
había hecho numerosos rega los. e ntre los que se encontraba s u palacio de
Letrán (que sería e n adelante la residenc ia ele lo. Papas), la corona y la púrpura

TEMA 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLI NGIO 189


impe ria les. así como la pote stad sobre Roma. Italia y e l resto de Occidente .
Constantino se rese rvaba e l Oriente y se re ti raba a su nueva capital. Constan-
tinopla, con el consentimiento del Papa. no con ide rando j usto ejercer su pores-
tas en la sede pro pia del emperador ce le te . Roma . Este es. en resumen. el con-
tenido de aque l famoso doc umento que durante s ig los esg rimirá la Igles ia de
Roma para fundame ntar s u poder temporal.
El Papa en pe rsona, y con la Co11srir11 r11m Co11sra11ri11i en mano, se e ntre-
vistó con e l rey e n Ponthión en 75 3. Med iante e l tratado de Quierzy (no con-
fundir con el de l año 877) Pipino se comprometió a ir a Itali a, a luchar co ntra
lo lombardos y a entregar a San Pedro las tierras de l Exarcado, la Romaña
(Fe rrara, Bo lonia, Móde na. e tc.) y la Pe ntápo li s (R ímini , Fano, Pé saro, Seni-
galli a y Ancona). cosa que hi zo tras do campañas militares contra los longo-
bardos en 754 y 756. Nacía de esta fo rma e l Patrimo nio de San Pedro, que par-
tía Ita li a en dos mitades. pue s su territo rio iba de sde e l Ad riátic o ha ta e l
Tirre no y que, con suces ivos retoques llegaría hasta e l s iglo XIX. En agradec i-
miento e l papa Este ban JI en pe rsona, con ag ró de nuevo a Pi pino y sus hij os
Carlos y Carlomán en la ig le sia de Saint-Denis.
Pi pino dedicó lo mejor de sus energ ía a recuperar. no Ita lia. que quedaba
lej os de sus intereses. s ino la Aquitani a (760-768) y la Se ptimania (752-759).
Aq uita ni a. nominalmente estaba gobernada po r un duque autócto no de estirpe
franca , Gaife ros. y aunque estaba fue rteme nte romani zada. siem pre había vi to
con poca s impatía y sopo rtado de mal grado la dominació n franca. especia l-
me nte la zona comprendida entre e l Garona y los Pirineos, donde la in fluenc ia
de los vascones era importante. Pi pino cons igui ó extender su autoridad efecti va
hasta lo s Pirineos. después de ve ncer a G aife ros y obtener el reconoc imiento
de s u autoridad po r parte de los vascone . Pipino conquistó también la Septi-
mania grac ias al apoyo prestado por u habitantes, a los que prometió respeta r
su leng ua y su derecho visigodo. acabando así con la prese ncia de los últimos
vesti g ios visigodos en e l sur de Franc ia.

2.3. Carlomagno y la expansión territorial

En el año 768 mo ría Pipino e l cual. s ig uiendo la antigua costum bre de los
monarcas meroving ios, dejó e l re ino a u do hijos: Carlos y Carlomán. C uan-
do empezaron a surg ir las rivalidades e ntre lo dos he1manos. e n 77 1. m urió
Carlomán. Carlos. e l futu ro Carl omag no, re uni ficó e l re ino , al tie mpo q ue la
viuda y los hijos de Carlomán buscaban refug io en la corte longobarda.
Carlomagno, en lo físico era un ho mbre corpu lento, de 1,92 metros de esta-
tura, con una larga me lena y g rande bigotes rubi os. El proto tipo del g uerrero
germán ico. Sig uió en e l teITe no m ilitar las di rectrices marcadas po r su padre
y sus e mpresas militares se dirig ieron a :

190 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


2.3 .1. /rafia

Para sellar la paz con los longobardos, Carlomagno había contraído matri-
mo nio, e n e l 770. con una hija del rey Deside rio, a la que rep udi ó al año
s ig ui ente. E te hecho, propiciado po r e l Papa, hizo que lo longobardos inva-
diesen e l territorio pontificio y sus ejérc itos marchasen sobre Roma, al tiempo
que solicitaban de l Papa la consagración como reyes de los dos hijos de Car-
lomán. El monarca franco no lo dudó y en e l 773 se presentó en Italia y, tras
ocho meses de asedio, tomó Pavía. Al año sig uie nte e e ntregaba e l rey Desi-
derio, que e ra e nce rrado en un monaste ri o en uni ó n de su familia. De esta
forma acabó e l reino longobardo, y Carlomagno pasó a titularse rex Francorum
et Lo11gobardom111 arque patrici11s Ro111a11oru111. A l tratarse de la anex ión de
todo un re ino, petf'ectamente e tructurado. Carlomagno llevó a cabo una polí-
tica de a imilación y, e n un primer momento. con firm ó e n s us cargos a g ran
parte de la nobleza y el episcopado. que fue ron s ustituidos lentamente por e le-
me ntos de origen franco.
En su vi ita a Roma . confim1ó al Papa la do naciones q ue le había hecho
su padre y las redondeó añadiendo la Sabina. Lo ducados longobardos inde-
pendientes de Espoleto y Be nevento reconocieron la a uto ridad de Carlomagno
y sus d uques fueron confim1ados en sus puestos. a pesar de la opos ición del
Papa que a piraba a incorporarlos al Patrimon io de San Pedro. Carlomagno se
convertía así en e l dueño del norte de Ita lia, mientra que Nápoles, Calabria y
Sic ilia continua ban en poder de los bizantino . Para congrac iarse con los lon-
gobardos, hi zo que e l Papa coronase como rey de éstos a su hijo Pi pino.

2.3.2. Ba1 ·iera

Lo d uques de Bav ie ra, aún c uando estaban dentro de la esfe ra de influen-


cia de lo fra ncos. de los q ue se consideraban vasallos . mante nían. de hecho,
una total inde pe nde ncia y procuraban ensanchar u dominios a costa de los
ávaro y es lavos, ocupando de este modo la región de Carintia. Su duque . Tasi-
lón 111. e taba casado con una hija de l rey Des ide rio y mantuvo un a acritud
ambig ua re pecto a Carlo mag no, por lo queé te invadi ó e l ducado (788) cap-
tura ndo a Ta ilón que, como era costum bre, fue encerrado de por vida en e l
monaste rio de Jumieres.

2.3.3. Sc~jon es y frisones

El sometimiento de los sajones le costó a Carlomag no 30 años de largas y


angrientas luchas. Los sajones eran e l único gran pueblo que ex istía en Europa
Central q ue continuaba siendo pagano y con un ni ve l de desarrollo semejante

TEMA 7. AUGE Y CA ÍDA DEL IMPERIO CAROLl1\GIO 191


al de la época de la invasione . lo q ue contrastaba con e l de s us vecino fran -
cos. C uanto intentos se habían hecho e n años a nterio res por cri sti anizarlos .
habían fracasado, y ni sus hermanos de raza de Gran Bretaña se habían atrev ido
a emprender una empresa de tal natural eza . debido a la feroc idad y vio le nc ia
que se les atribuía, hasta e l punt o de que san Bo nifac io pre firi ó evange li zar
Turingia y Bav iera. dejando de lado a s us he rmano de raza.
Una inc ur ió n saj ona en tierra francas en e l año 772. s irv ió de pretex to a
Carlomagno para invadir e l paí de los sajones. logrando destrui r e l célebre
santuario de lrminsul donde se veneraba e l roble sagrado que . según los ajo-
nes, conecta ba e l cielo con la tie rra. Desde e l 775 Carlomag no sigu ió una tác-
tica de conquista s istemática del te rrito rio, avanzando lentamente y fortificando
sus pos ic io ne . . Cele bró una asamblea en Páde rborn donde se some ti eron
numerosos jefes sajones. q ue aceptaron e l bauti mo. y en e ll a se acordó la orga-
nizac ión ec lesiástica de Sajoni a y e dispuso todo un pl an de evangeli zación.
Aprovechando la ausenc ia de Carlo magno q ue se encontraba oc upado e n
sus campañas ele España. en e l 778. se produjo un levantamiento general de
los saj ones, aca udillado por Widukind. que arrasó gran parte de lo conqui tado
hasta e ntonces. Carlomagno reaccio nó con una extrema bruta lidad degoll ando
a 4500 sajones, en Ye rden, con la excusa de q ue había n vue lto al paganismo.
La rev ue lta finali zó c uando Widukind se entregó (785) y recibió el bautismo.
Carlo mag no codificó e l derecho sajón (L e.r Sa.ro1111111) adaptándo lo a las
nuevas c ircun ranc ias y dictó la Capit11l01io in partihus Sa.ronie (785). que cas-
tigaba con penas de muerte numerosos de litos re lacionados con la re lig ió n. lo
que provocó la convers ió n e n masa de los sajones. Alc uino de York . hombre
de gran sensibilidad y cultura, escribió a Carlom agno sobre este tema: ·'Podéis
obligar al homhre a recihir el hautismo. pero 110 a creer". Las medidas dra-
conianas impuestas por esta capitular fuero n suav izada . 15 años despué . en
una asamblea celebrada en Aqui g rán.
La sumi ió n de los pagano frisones había comenzado con la fundación
del obispado de Utrech, e n 695, pero fracasó por los continuos levantam ie nto ,
hasta s u rec upe rac ió n por Pipino de Heristal. e n e l 7 14 . A finales de l sig lo v1 11
toda la región e taba pacificada, por lo que fue di vidida e n condados. Cario-
magno respe tó s us leyes y promul gó, en 803. la Lex Frisio1111111. con las correc-
c iones pertinentes.

2.3.4. A \'aros
;

La sumi s ió n de Bav iera puso en contacto directo a los francos con los áva-
ros. Carlomagno realizó s u prime ra inc urs ió n e n su te rrito ri o, en 79 1, val ién-
dose de tres ejérc itos que partieron ele Friul (Ita lia) y Baviera. Los sucesos de
Sajoni a dilataron esta conquista hasta el año 795. c uando logró conqui tar e l
fa moso ring o anillo forti ficado, ituado entre e l Danubio y e l lago Ba latón,

192 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll l


donde se guardaba el tesoro fru to de las numerosas correrías y tri butos pagados
por Bizanc io y otros pueblos eslavo al kan de los ávaro . Eginhardo, en su
famosa Vida de Carlomagno. nos relata que el tesoro era tan abundante que:
··110 se tiene memoria de ninguna otra guerra en la que los .fi"C111cos se enri-
quecieran Wllfo y oh1u1·iera11 1a111aiia for1u11a".
El levantamiento general de lo eslavos sometidos a los ávaros hizo, que
éstos últi mos no pudi eran resistir el empuje franco. Los últimos incidentes e
regi straron en 803. La conversión de lo · paganos ávaros fue llevada a cabo por
los arzobispados ele SalLburgo y Aq uilea. A raíz de estas conquistas, los ávaro
desaparec ieron como nac ión. y sus tierras fueron coloni zadas por los búlgaros
en el sur, y por los franco en el norte.

2.3.5. Espaíia

Los avance que la cristiandad iba real izando por el centro de Europa, se
contraponían con el retroceso que ésta ex perimentaba en las tierras de España.
La deJTota de los visigodos (7 11) hizo que la marea musulmana se extendiera
rápidamente por la Península y reba ara los Pirineos. hasta su freno defi nitivo
en tierras franca (732). Los restos de la nobleza y del ejército visigodo que
lograron salvarse. se refugiaron en la · montañas de Asturi a y allí lograron su
primer éxito contra los musu lmanes. más moral que efectivo. en Covadonga
(722). Los mu sulmanes beréberes que se habían establecido en la zona de l
valle del Duero y de Gal icia, hacia el aii o 750. o fueron arrojados de al lí o
abandonaron dichas tierras. tras años de equías y hambrunas. Este suceso fue
aprovec hado por el rey Alfonso 1que, tras recorrer Galieia, Portugal y el Valle
del Duero. llevó con igo cuanta pob lación cristiana pudo. abandonando des-
pués dichos territori os ante la imposibil idad de colon izarlo y defenderlos.
La situación era distinta en la parte oriental de la Pen ínsula donde los inva-
sores. en su mayoría árabes . estaban dando paso al establec im iento de pode-
rosas di nastías que rivali zaban con Córdoba e intentaban lograr su indepen-
dencia del Emi rato (756). Alguna de estas di nastías era de ascendencia hispana
y, tras su conversión al islamismo, habían dado origen a potentes clanes, como
el de los Banu Qasi. que dominaba e l va lle del Ebro.
Lo señores mu. ulmanes. en su afán independenti sta. llamaron a los fran -
cos con la promesa de entregarles Zaragoza y Barce lona. Carlomagno. tras
pasar los Pirineo y conquistar Pampl ona. e presentó ante Zaragoza cuyo
gobernador. arrepintiéndose de lo pactado. no le entregó la ciudad. Carlomag-
no, recl amado desde Sajonia por la rev uelta de Widukínd. abandonó el asedio
y al cruzar los Pi rineos por Roncesva ll e (778) su retag uard ia fue atacada por
los vascones. perecie ndo en esta acc ión e l duque de la Marca de Bretaña.
Rolando. héroe que inspiró el célebre can tar de gesta la Cha11So11 de Roland.
de fi nales del iglo XI.

TEMA 7. ALGE YCAÍDA DEL IMPERIO CAROLl1 GIO 193


....
~
.¡;;. 1111 1 Conquistas de Pipino 111 (751 -768)

:r: ~ Conqu istas de Carlomagno

a
¡;;
~ Principales camparias
;:o
s;:: Áreas bajo control carolingco
s:
rn
º
rn
~
r
~


Batalla

Casti llo
W&<•:.~
v; @~1 Territorio Bizantino
Ci
5
{/)

1'. F ECll AS DE CONQU ISTA


><
:::;;
Pamplona (franca en 778 y 806)
Marca Bretona 786
Marca Turingia
D Marca Carintia
E Marca ele Panonia
F Marca Sajona
G Reino Lombardo 774
Patrimonio de S. Pedro
Marca de Friu li 776
Istria 788
Septimania 759
EMIRATODE Gascuña 768
CÓRDOBA Sajoni a 804
Ducado de Espoleto

. . . -· :: :(~i~mt~·r=:
Figura? I
. . ¡ ,, .. .,.. .
.~w:. =·c
La derrota de Roncesvalles llevó a Carlomagno a crear (78 1) el reino de
Aqui tania. al frente del cual puso a s u hijo Luis. con e l objeto de que desde
all í e prosiguiera con más fuerza la expansión transpirinaica. Pero si Cario-
magno había fracasado ante Zaragoza, en contrapartida, los habitantes de Gero-
na, Cerdaña y Urge l se entregaron a l rey franco (785). Esto provocó la reacción
de Córdoba c uyos ejércitos invad ieron Narbona y Carcasona , regresando con
un gran botín. La presenc ia de musulmanes e n esa zona (793), después de tan-
tos años. fue e l revulsivo que hizo que e l nuevo rey de Aquitania tomara la
plaza de Barcelona (80 l ). El e mir a l-Hakam de Córdoba solicitó la paz (8 10),
quedando fijada la frontera e n las costas de Garraf, y las montañas de Mont-
serrat y Montsec, inc luyendo los va lles de Pallar y Ribagorza por e l oeste.
Una e mbajada de l rey asturiano Alfonso JI e l Casto, se presentaba también en
Aquisgrán (798), enviando presentes y solic itando la ay uda de l gran monarca
franco.
A lo largo de treinta años, Carlom agno había dilatado las fronteras de su
re ino y éste se alzaba como la única gran potencia que en Europa podía ser
catalogada como tal. E l Imperio Carolingio comprendía toda la Galia, a excep-
ción de Bre taña, llegando por el sur hasta Barcelona, por el este hasta e l Elba,
y e n Ita lia inclu ía todo e l antig uo re ino longobardo. Pero si su poderío mil itar
era inconte table, su prestigio político hacía que hasta la corte de Aquisgrán
llegaran embajadas procedentes de los países eslavos, Bizancio, abasíes y ome-
yas de Córdoba, buscando su amistad.

2.4. La coronación imperial de Carlomagno

El prestigio de Carlomagno se basaba en la fidelidad de s us vasallos, en


sus conquistas militares y en e l apoyo de la Ig le ia. En la corte de Aqui sgrán
se había ido reuniendo un grupo de inte lectuales eclesiásticos que elaboraron
una serie de ideas sobre e l pape l que un rey c ris tiano y poderoso podía j ugar
en la cri tiandad europea. Entre e stos pensadores se hallaba: e l anglosajón
Alcui no de York. el longobardo Pablo Diácono y e l hispano Teodulfo de Orle-
ans, e ntre otros. En este círculo se fue e laborando la teoría po lítica según la
c ual al Papa le correspondía rezar, para que el rey cri tiano alcanzara la victoria
sobre s u enem igos, mientras que a l rey cri stian o, a l que se empieza a deno-
minar N11e1•0 emperador cristianísimo y n11e1•0 Constantino, como le designa
Adriano 1, le correspondía según Alc uino "1•e/ar y defender /a Iglesia de Cristo
contra sus enemigos y extender la fe católica" .
En e l año 799 se producen una serie de acontec imientos que van a posibi-
litar la realizac ión y puesta en práctica de las teorías e laboradas en Aq ui sgrán.
En efecto, en Bi zancio rei naba una mujer, la emperatriz Irene, la cual , en plena
lucha iconoclasta. había sacado los ojos a su propio hijo Constantino VI y lo

TEMA 7. ACGE Y CAÍDA DEL IMPERJO CAROU GIO 195


Figura 7.2. Ca¡1il/a del ¡wlacio rnrolingio en Aq11isgrú11
(©!\ . Eclic\'(/rría ).

196 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll l


- bía encarce lado (797). E l hecho de que el trono imperi al estuviera en manos
Je una mujer se consideraba una anomalía y podía interpretarse que se hallaba
-acan te. En Roma las cosas tampoco iban bien para el nuevo papa León 111.
.:¡ue era acusado de debi lidad frente a Carlomagno ya que. cuando fue elegido
Papa, había despachado una embajada al rey env iándole e l estandarte de Roma,
reconoc iendo u poder sobre la ciudad, entregándole las llaves del epulcro de
- an Pedro. y reconoc iendo también u protecc ión a la Iglesia. Por estos y otro ·
motivos ( también se le acusaba de adulterio y perju rio) la posición del Papa
en Roma era difíc il. y había sufrido un asalto a su persona, con el án imo de
cegarle y cortarle la lengua, el 25 de abril. mientras se trasladaba a caballo
desde San Juan de Letrán a San Lorenzo in L11cina. Gracias a la intervenc ión
del duque de Espoleto pudo huir y refugiarse en Páderborn, donde so licitó la
a~ uda del rey.

En un principio el monarca pensó en deponer al Papa. pero Alcui no le e cri-


bió una can a en la que desaconsejaba tal acto. ya que Prima sedes a neminc
i11dica111r (la Primera Sede no puede ser juzgada por nad ie). En Páderborn.
eguramente, quedó escrito el gui ón de lo acontec ido posteri ormente. El Papa
regre ó con una escolta a Roma y fu e repuesto en su sede. De los tres poderes
de los que hablaba Alcuino (imperi al. papal y real) sólo éste último subs istía.
y a Carl omagno le pertenecía restaurar los otros dos.
A final es de noviembre del año 800. Carlomagno acudió a Roma para cele-
brar la av idad. El 23 de diciembre el Papa. ante Carlos. el clero y el pueblo
de Roma, mediante un juramento de purificac ión. proclamó u inocencia, ien-
do condenados sus ac usadores. Do. días después en la basíli ca de San Pedro.
la noche del 25 ele diciembre. mientras Carlos se encontraba rezando de rodi-
llas. León 111 le pu o una corona de oro en la cabeza y los asistentes lanzaron
la triple aclamación: "A Carlos. el piísimo Augusto coronado por Dios. al gran
emperador que trae lapa::¡ 1·ida y 1·ictoria.''". De este modo, acababa de repre-
entarse la última escena del guión e crito en Páderborn. Eginardo nos dice
que el emperador se contrarió, ya que ignoraba lo que iba a suceder aquella
noche. y que si lo hubiera sabido no habría entrado en San Pedro: no es creíb le.
Si acaso, Carlomagno, se contrarió porque se había inverti do el orden de la
ceremoni a, ya que el Papa lo había coronado antes de la ac lamación popu lar y
no después. como se hacía en Constant inopla. y podría interpretarse en el fu tu-
ro. como así ocurrió. que era el Papa el que concedía el Imperio.
Dos años de pués Carlomagno envió una embajada a Constant inopla para
obtener el reconoc imiento imperial. pero el emperador Nicéforo se negó a ello.
En el 8 12, tras haber devuelto Venec ia a los bizantinos. el emperador Miguel l.
le reconoció el título im perial. De este modo. Carlomagno que no había dejado
de ll amarse rey de los francos y los longobardos, se intituló lmperator et Aug11s-
111s. Carl omagno iempre se consideró un rey fra nco y como tal pensaba y
actuaba. En el 8 13 reun ió una asamblea de nobles en la capi lla que había con -
truido su padre en Aq uí grán. e hi zo aclamar como emperador a su hijo Luis.

TEMA 7. AUGE Y CAiDA DEL IMPERIO CAROLINGIO 197


poniéndole é l mi smo la corona sobre su cabeza. Pocos meses después, e l 28
de e nero de 814, Carlomagno era enterrado e n esa misma cap illa. Triunfaba
así la nueva concepción de un imperio en el que ni Roma ni los romanos tenían
nada que hacer y en el que estos últim os eran sustituidos por los francos. Para
los autores coetáneos y los de siglos posteri ores, este Imperio se identificó con
Europa, abandonándose e l concepto geográfico. por otro cargado de signifi-
cado político y reli gioso: la Cristiandad. Con e l tiempo, europeo será si nó-
nimo de romano, en el sentido religioso, mientras que griego equ ivaldrá a
ortodoxo.

2.5. Los inicios de la crisis

El gran historiador inglé Arnold Toynbee, escribió que el Impe rio Caro-
lingio "era a la 1•e: grandioso y prematuro"'. ya que sus fundamentos econó-
micos y sociales eran rudimentarios. Al impe rio carol ing io le faltaba unidad
política, pues era un conglomerado de estado con intereses diversos; también
la unidad lingüística, a difere ncia de como lo había sido el latín e n é pocas pasa-
das; había diversos cód igos legis lativos, frente a l único Derecho Romano de
época impe rial; carecía de un ejército único. ya que había varios ejércitos loca-
les sin unión; adolecía de una eficaz organización financiera, etc. Si a esto uni-
mos la no superac ión de l concepto patrimonial del reino, la pervivcncia de ele-
mentos "nac ionales" en a lgunas regiones, y e l interés de la nobleza por
controlar un poder débil , tendremos todas las condiciones para temer que el
Imperio, que tan labori osamente había puesto en pie Carlomagno, podría enca-
minarse rápidamenre a su desinregración o, por lo menos, entra r en una c risis
profunda y acelerada.
A la muerte de Carlomagno dos eran las tendencias que se habían mani-
festado respec to al futuro. Una, respaldada por el e lemento eclesiástico. tendía
al mantenimiento de la unidad; otra, apoyada por la nobleza apegada a las vie-
jas costum bres, propugnaba la fragmentación. Carlomagno había pe nsado di vi-
dir e l Im perio entre sus tres hijos. La muerte de dos de e llos, Carlos y Pipino,
resolvió el problema a favor de la unidad, y la corona pasó a Luis o Ludovico
el "Pío" (778 -840). llamado a sí por su afición a todo lo eclesiástico. Italia
quedó e n manos de Bernardo, hijo de Pipino, con el título de rey, pero s ubor-
dinado a s u tío Ludovico.
El nuevo emperador, a pesar de su larga experie ncia militar, se reveló como
un hombre débi l. en manos de los c lé rigos y de s u segunda mujer, Judit de
Baviera. La facc ión unitaria, compuesta por c léri gos cortesanos como Benito
de Aniano, Agobardo, etc., y alg unos nobles, presionaron para que Luis aban-
donara sus títulos tradicionales y se intitul ara "por la gracia de Dios. empe-
rador a11g11sro'".

198 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


En su rei nado se inic ió la evange lización de los daneses cuyo rey, Hara kl,
fue bautizado en la corte imperi al, y se prosig uió con la de los suecos. Se creó
e l gran obispado de Hamburgo, de l que parti ría toda la acción evangelizadora
del no rte de Europa. Re unió varios conc ilios nac iona les, en Aq ui sgrán, para
reorga nizar la v ida ecles iás tica. impo ne r la reg la benedictina e n todos los
mo nasterios y o rdenar que el clero de las cated rales pasara a vivir en comuni -
dad (canó ni gos). Las propiedades de la Igles ia se multiplicaron y. para coronar
tocia esta labo r e n favor de la Ig les ia. se re uni ó en Re ims (8 16) con e l papa
Esteban IV, donde reconoció la total inde pendenc ia del Patrim onio de San
Pedro. El Papado, que según e l proyecto de Carlomagno debía de estar s ujeto
a l poder tempo ral , inic ió así su camino de indepe nde nc ia, q ue lo convertiría,
con el tie mpo. en una pote nc ia con g ran proyecc ió n en e l exterio r y rival del
Imperio. En esa ocasión, Esteban IV vol vió a coronar a Luis como emperado r.
ciando a e ntender que la coronac ión efectuada por Carlomagno, en 8 13, podía
conside rarse nula, y sólo e ra válida la e fectuada po r e l Papa. A pesar de las
bue nas relaciones con e l Papa. en 824. emitió la Co11stit11tio ro111a1111111, e n la
que reivindicó, frente a Pasc ual I, la preminenc ia de la autoridad imperia l sobre
la papal.
Fre nte a esta te nde nc ia uni onista, la nobleza soste nía el principi o "nac io-
nali sta" y disgregado r de l Imperio. po r c uanto pug naba por su div isión. E n el
año 8 17 se llega a un ac ue rdo entre las dos tendenc ias con la fa mosa Ordinario
lmperii. medi ante la c ual e l empe rador Ludovico regul ó su sucesión, dividie n-
do el impe rio en tres re inos : Italia , para su sobrino Be rnardo: Bav iera, para
Luis y Aq uitani a para Pipino. Al hijo mayo r, Lotario. se le atri buía el resto y
se le concedía e l título imperial. así como la auto ridad sobre los demás re inos.
Ludov ico Pío, coronó emperador a su hijo Lotario. Este reparto fue impug nado
por Bernardo e l c ual, tras ser apresado . fue cegado y conde nado a muerte. Por
este hecho e l empe rador fue re probado por el clero. que lo condenó a s ufrir
una humilla nte penitenc ia pública en Attigny (822).
El nac imiento de Carlos (823), hijo de su segundo m atrimo ni o con Judith
de Baviera, hi zo que, bajo la pres ió n de esta última. se realizara un segundo
reparto mediante e l c ual se o torgaron a Carlos. a expensas de Lo tario. tenito-
rios e n la Retia. Alsacia, Alemania y Borgoña, lo que provocó po r parte de este
último una cadena de enfrentamientos con s u padre y sus hermanos, y de todos
los hermanos contra el emperador que. abandonado por todos, fue apresado y
encerrado en un mo nasterio. La desunión entre los hermanos hi zo q ue Ludo-
vico recobrara la libertad, aunque su autoridad fue contescada desde e ntonces
hasta su muerte, acaecida e n e l 840, mie ntras estaba luchando contra su hijo
Luis de Bav iera.
Tras varios años de luc has y enfre ntamie ntos. e l Im perio estaba en una
ituación de postrac ión ex tre ma. Las g ue rras exte rio res se habían abandonado.
el fi sco e staba arruinado y la fide lidad de lo s vasallos disminuida, ante los
ucesivos cambios de titulares en el trono .

TEMA 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLINGIO 199


2.6. El Tratado-Reparto de Verdún (843) y el final del Imperio
La m uerte de Ludov ico Pío, presagiaba lo peor. Lotario q uiso imponerse a
sus hermanos y fue venc ido por éstos en Fontenay (84 1). Luis de Baviera y
Carlos de Aquitania, re ino éste último que le hab ía s ido atribuido por su pad re
a la muerte de s u anterio r propietario , Pipino, e n presenc ia de sus tropas, se
juraron asistenc ia mutua contra su hermano Lotario. Cada rey juró en su propia
lengua, antig uo francés y proto a lemán, constituye ndo ambos textos los ejem-
plos escritos más antig uos de d ichas leng uas, que conocemos gracias al cro-
nista Nithard, nieto de Carlomagno, que nos ha dejado un relato pom1enorizado
de esta é poca e n su Hisroria.
Los tres he1manos llegaron a un acue rdo para e l reparto de l reino, ratificado
en Yerdún . e n agosto de 843. Se atend ió al princ ip io de unidad fi scal entre las
partes. Los pa íses situados al este del Rin (Baviera. Saj onia. A lemani a), serían
para Lui s e l Germánico; los s ituados al oeste de los ríos Escalda, Mosa, Saona
y R ódano (Neustri a, Aq uitania. Gascuña y Septim ania), serían para Carlos; la
franja central, la Lotaring ia, que se hallaba entre estos dos re inos (desde Frisia
hasta Provenza y Spoleto e n Itali a), serían para Lo tari o, a l q ue se le reconocía
e l títu lo impe ri al. pero s in ning ún pode r sobre sus hermanos. Idealmente se
trata ba de un Impe rio q ue compre ndía tres re inos, pero en la prác tica nos halla-
mos ante tres re inos, que no tenía nada e n común, con fro nteras muy com pli-
cad as, s in unidad econó mi ca, 1ing üística, legal ni c ul tural, e n especial la Lo ta-
ring ia, que se ría la primera víctima del ac ue rdo.
Desde e l repa rto de Yerdún, la histori a de los di ve rsos re inos y las luchas
familiares por el poder, nos recuerdan los tiem pos meroving ios. Pronto, la des-
composic ión interna de estos re inos da rá lugar al nacimi ento de l feudalis mo y
a la frag mentac ión de E uropa.
La m uerte de l empe rador Lotario (855). condujo a la divis ión de su re ino
entre sus tres hijos. El mayor, Lu is II, obtuvo Ita lia y el título imperial ; Carlos,
la Provenza, y Lotario 11 , la Lore na. A l mo rir Carlos s in hijos (863). sus he r-
manos Lotario IT y Luis IJ, se repartieron sus tie rras. E n 869, murió Lo tario II
y sus tíos, Carlos e l Ca/Fo y Lui s e l Germánico, se repartieron la Lorena
mediante e l Tratado de Mersen (870), tra tado q ue dará lugar a los e nfrenta-
mientos secula res entre Franc ia y A le mani a.
Carlos e l Cafro, tras Mersen y gracias a las gananc ias que había obtenido
en Provenza, aparec ía como e l hombre fuerte del mo me nto. A la muerte del
emperador Lui s 11, el papa Juan VTII ofreció la corona imperial a Carlos II el
Cali•o de Franc ia. Éste, antes de e fectuar su seg undo viaje a Itali a en au xilio
de l Papa. para congrac iarse con los nobles que le acom paña ban, les reconoc ió,
mediante la capitular de Quierzy Uuni o de 877) , que, e n caso de muerte de
a lg uno de e llos du ra nte la expedic ión, sus hijos ru vieran un derecho de prefe-
rencia e n sus condados de forma automática s in que e l monarca pudiera d is-
poner li bremente de l feudo. Esta cap itular marcó el inic io de la heredabi lidad

200 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


de los feudos. del fortalecimiento de los eñores y de la pérdida de poder de
los monarcas. A la rnue11e de Carlos el Ca!i·o, el mismo papa ofrec ió la corona
al hijo menor de Luis el Germánico, Carlos 111 el Gordo. Durante su reinado
se produjeron vari as invasiones de normandos y revuelta de los grandes seño-
res del reino. lo que condujo a la anarquía general, sin que ninguna autori dad
lograra controlar la situación.
En Borgoña y Provenza. se alzó corno rey un personaje ajeno a la fami lia
carolingia. Bosón. A la muerte de Carlos 111 e l Gordo (888) e produjo la total
disgregación del Imperi o, surgiendo . eis reinos independientes. al frente de los
cuales, excepto en Gem1ania, se colocan dinastías ajenas a la fam ilia caroli ngia.
Estor reinos fueron : Gennania. Francia. Provenza. Borgoña. Lorena e Itali a.
El conde de París. Eudes, victoria. o en varias ocasiones obre los nom1andos
que asolaban el norte de Francia. e proclama rey (898). En Italia. Guido de
Espoleta se convierte en emperador al otorgarle la corona el papa Esteban Y,
iendo la primera vez que tal títu lo recaía en algui en ajeno a la fam ilia caro-
lingia. Después. Guido logra que el papa Formoso corone corno emperador a
su hijo Lamberto. Formoso. en mala relac iones con Lamberto, lo destituye y
ofrece la corona al carolingio Arnul fo de Gerrnania (896). A la muerte de este
últ imo, Lamberto entra en Roma y se toma el desquite sobre el Papa. ya muer-
to. Hace desenterrar su cadáver y. en presencia del papa E teban VI, se celebra
un juicio macabro que declara indigno a Fonn oso. nul o su pontificado y sus
restos arrojado. al Tíber. os encont ramos en uno de lo momen tos más bajos
del Papado y del Imperi o. de tal manera que. cuando en 924 muere asesinado
el último emperador. Berengario de Friu l, nadie piensa en reclamar para sí una
dignidad tan de prestigiada. Hasta los días de Orón el Grande (962) ningún
monarca volverá a ostentar tal título en Europa. excepc ión hecha ele alguno ele
los reyes de León. aunq ue aquí el título tenía una signifi cación diversa.
Des~parece de esta fom1a. en medio de la anarquía general, el Imperio Caro-
1ingio. Unicamente el Papado. aunque é te se encontraba en una de sus horas
más bajas. conserva una autoridad unánimemente aceptada por toda la c1i stiandad
occ idental. Su autoridad y su presrigio se han ido atinnando en medio de la anar-
quía general y los Papas son ahora, a pesar de la catadu ra moral de alguno de
ellos. quienes hacen y deshacen emperadores. Nada más reve lador de esta situa-
ción que lo que escri be Lu is 11, en 87 1. al emperador bizantino Basil io l: '"Noso-
tros somos los sucesores de los a11tig11os emperadores por la gracia de Dios y
del Papa··. ¡Qué lejos y extraña quedaba la teoría im perial de Carlomagno!

3. Organización político-administrativa del Imperio Carolingio

Del si tema político-administrativo del Imperio Caroli ngio. deben er resal-


tadas dos características: la simplicidad de los mecani mos de gobierno. dada.

TEMA 7. AL GE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLI. GIO 20 )


las escasas neces idades del reino. y la ev idente confus ión entre monarca y Esta-
do. entre bienes públicos y privados. entre adm ini strac ión de l re ino y de la casa
del rey. Nada que se parezca, por tanto, a la organización y administración del
Imperi o Romano, del que e l Caroling io es sólo una resrauración.

3.1. Los territorios conquistados

El Impe rio Carolingio llegó a a lcan zar una exten sión aproximada de
1.200.000 ki lóme tros c uadrados y una población de unos 15 mill ones de habi-
tantes . Como he mos v isto, no se trataba de un Estado unitario ya que fa ltaban
notas esenciales como una le ngua común. un Derecho único, etc. Para los fran-
cos el Estado lo constituían la nobleza de hombres libres y e l rey que, conjun-
tamente, gobernaban a sus súbditos, fueran éstos '·naturales" o incorporados
como consecuenc ia ele conquistas militares. Lo que fundame nta e l Estado, da
cohesión a l mismo y li ga a todos los s úbditos entre sí. son los vínculos de
dependencia personal, a través de los juramentos de fidelid ad a los superiores
jerárquicos. Los juramentos de fide lidad son a lgo frecuente entre los carol in-
gios, y Carlomagno hacía re novar cada año, con ocas ión de las campañas mili-
tares, estos juramentos, que eran obligatorios para todos los hombres a partir
de los 12 años de edad.
Los clérigos del entorno real trataron de introducir la noción romana de
Estado. equiparada a res publica , es decir al bien común o algo que atañe a
todos, pero no a l modo del antiguo Imperio Romano, sino como una res publi-
ca cristiana. conce pc ión que triunfa plename nte e n tie mpos ele Ludov ico "e l
Pío" .
El Imperio, como he mos visto. estaba constituido por e l núcleo central de
los territorios francos (Austrasia y Neustria) y por una serie de te rritorios con-
qui stados. Todos e llos form aban e l re ino de los francos, pero no constituían
un re ino unitario ya que en e l seno ele éste cada territorio conservaba sus pecu-
liaridades.
En prime r lugar Aquitania, c uyos habitantes, fi e les a la tradi ción romana,
se defienden durante un tiempo de su asimilación por unos " bárbaros". La asi-
milac ión resulta imposible y se ac ude entonces a una especie de equilibrio
político entre la anex ión y la autonomía. Carlomagno organiza este país no
como una parte de l re ino , sino como un reino aparte, e l re ino de los aquitanos.
a c uyo frente s itúa como rey a su propio hijo Luis. Con e llo mantiene, de fo1ma
un tanto artific iosa, las veleidades independenti stas de los aquitanos.
Igual e statuto le cabe a Baviera. puesta bajo la autoridad de un duque , en
época ele Carlomagno, aunque tendrá un rey en la persona de uno de los hijos
de Ludovico Pío.

202 HISTORIA MEDIEVAL 1{SIGLOS V-X II )


Otro tanto cabe deci r de Italia. El reino de los logobardos conserva íntegra
su pe rsonalidad, por lo que podemos dec ir que sólo ha cambiado la persona
de l rey y los funcionarios que lo auxilian. Desaparecen algunos de los pode-
rosos duques longobardos, que habían mantenido en j aque aq ue lla monarquía,
pero e l re ino continúa con sus peculiaridades legales. En un primer momento.
fue confiado a Pi pino, e l segundo hijo de Carlomagno, y a la muerte de éste a
su hijo Bernardo.
No nos engañemos respecto a la autonomía de estos territorios, ya que se
trata de rei nos que admiten una, más o menos, teórica superioridad de la auto-
ridad imperia l, y son fi e les ej ecutores de las órdenes de l emperador, controla-
dos por s us func ionari os y vigil ados por los missi dominici. como si de otro
condado más de l re ino se tratara. Conservan s us leyes, ya he mos visto que la
divers idad legal era la tó nica gene ra l, aunque tam bi én e n este campo los
monarcas carolingios hic ieron grandes esfue rzos para, re petando las pecu lia-
ridades de cada uno. conseguir la mayor identificación legal posible.
Qué decir de los ducados longobardos del sur de Itali a. Son absolutamente
libres, y lo único que consiguió Carlomagno fue que aceptaran una teórica pro-
tecc ión y que pagaran un tributo, pero nada más. De hecho no eran territorios
de l imperio .
Los territorios del Papa o . para utilizar el le ng uaje de la época, la república
de San Pedro, se ha llan por e ntero bajo su jurisdicción y gobernados por fun-
c ionarios pontificios. Desde luego, e l e mperador interviene constantemente en
e llos, y participa s in sonroj o en todos lo asu nlos. pero si tu viéramos q ue dilu-
cidar s i pertenecían o no al Imperio. tendríamos que dudar. La cuestión se dejó
al parecer, deliberadamente, en la oscuridad .

3.2. El emperador

El emperador caroling io es considerado como e l dueño absoluto de todo


y, como conquistador, dispone del reino por derecho de conqu ista. No es, por
lo tanto, únicamente e l gobernante de los territorios, s ino e l due ño de el los y
actúa como tal. E s además y sobre todo, e l gobernante de l pueblo cristiano.
porque su reino va indefect iblemente unido a la re li gión cristiana, y s u propa-
gac ión y defensa es una de las primeras obligaciones del em perador, que es
un hombre preocupado. no so lo por el gobie rno de s us súbditos, sino por guiar-
los por e l camino del bien.
E l monarca carolingio se ocupa con frecuenc ia de las cuestiones referentes
al c le ro, no sólo de di sc iplina. lo que le lleva a promu lgar numerosas leyes,
sino también de cuestiones de dogma. como en los casos de Elipando, arzo-
bi spo de Toledo, y de Félix, obispo de Urge!, que defendieron la doctrina adop-

TEMA 7. AL'GE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLINGIO 203


cionista, en Frán kfurt (794) y Aq ui sgrán (800). Como jefe supre mo del c lero.
des ig na obis pos o hace saber su deseo a ntes de s u e lección. ya que los ob ispos
son importantes age ntes de gobie rno y e l emperador debe e legir hombres de
su confianza. Con frecuenc ia los separa de sus sedes para que atiendan asuntos
ad ministrati vos, por lo que permanecen ausentes de sus diócesis, durante largos
periodos de tie mpo, cuando desempeñan alg ún cargo palatino. Los defectos
de esta inte rvenc ión se harán patentes algún tie mpo después. Los obi spos se
conv ierten así e n hombres de gobie rno. sin vocac ión pastoral. Otro tan to sucede
con los abades de numerosos monaste rios, a usentes de los mi s mos, y c uyo
gobie rno de legan en o tras personas. Esta forma de procede r tend rá graves con-
secuencias en el futuro y, con el tiempo, será la causa de e nfrentamiento entre
e l Papado y e l Impe rio, dando lugar a la ll amada querella de las im·estiduras.
de tan graves consecuenc ias.

3.3. La administración central

Nos e ncontramos con un tipo de administración de gran s implic idad. como


corresponde a un Estado que ha reducido al máxi mo sus func iones. Nada de
impuestos, ya que los ing resos llegan a través de la administrac ión territoria l;
pocas obras públi cas, ya que son atendidas por los poderes locales. La adm i-
nistración central se reduce al palatiw11. que no es o tra cosa que la casa del
monarca, y los func ionarios de su casa son también los del re ino, hac iendo
patente una vez más la confusión entre lo pri vado y lo público. Por la misma
razón, e l tesoro púb lico es e l de l mo narca, que admini stra libremente. si n res-
ponder ante nadie.
La llamada capilla es el o ratorio privado del mo na rca. ate ndida por una
serie de capell anes. e l j efe de los c uales, además de e ncargarse de los oficios
re lig iosos, es e l consejero para as untos c iviles y re lig iosos. Siempre es un
obispo. La capilla se convie rte de esta manera en e l o rganismo que más se
aprox im a a un germen de ad mini stració n centra l. Muy similar es la canci-
llería, que se e ncarga de redactar los documentos reales. Todos sus fu ncio-
narios son clérigos y, casi s iempre son los mi smos que los de la cap ill a, con
lo que pronto ambos o rganismos se ide ntifican. E l canc iller recibe este nom-
bre de l hecho de estar sus o fi c inas s ituadas cerca de la '"cance la" o reja de la
capill a.
Entre los func ionarios reales (mari scal, senescal. canc iller ... ), hay uno muy
importante, se trata de l conde de palacio. En época caro lingia desaparece e l
mayordomo de pa lac io y este conde, en cierto modo, he reda sus fu ncio nes. El
conde de pa lacio es sobre todo e l pres ide nte de l tribunal de l rey, y lo preside
cuando no lo hace personalmente e l propio monarca. Di spone de una canc i-
llería propia dedicada exc lus ivamente a los as untos judiciales.

204 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


3.4. La administración territorial

Los func ionari os más importan tes de la adm ini strac ión territorial son el
conde y el ob ispo. El conde gobierna una circ unscripción territoria l. el con-
dado, y en é l representa al monarca co n plenitud de fac ultades admini strati-
vas. También se encarga ele realizar las levas del ejército en su di strito. Todos
ell os son funcionar ios de confianza del monarca y están vi nculados al mismo
por un juramento de fide lidad. Su activ idad está estrec hamente vigi lada, y
deben as istir a pa lacio cuando son requeridos. Su capac idad operativa era
control ada mediante el envío de órdenes orales o escritas, cuyo cumplimien-
to era supervisado escrupul osamente. Además debe tenerse en cuenta el con-
trol más o menos encubierto que los ob ispos ejercían sobre e ll os y. fi nal-
mente lo más impo rtante, las visitas de los missi dominici, que tenían lu gar
con bastante frec uencia. En el Im perio Caro lingio ex istían unos 300 conda-
dos, que a su vez se dividían en di stritos menores ll amados pagus. al fre nte
de los cuales estaban los vicarios. nombrados por el conde, que se encarga-
ban de la administración de justic ia. Los pag11s se dividían en gaus, gober-
nados por un centenari o. Alg unos condados. espec ialmente en el sur, conta-
ban con algún vizconde que, aunque nombrado por el conde. tenía que contar
siempre con la aprobación del monarca. Cada co nde reunía en torn o a sí 1O
o 12 funcionarios, con lo que el número de éstos alcanzaría la c ifra de unos
4.000. cifra muy baja si los comparamos con los ex istentes en e l Im peri o
Romano.
Los obi spos. fun cionarios reales en definiti va, administran los territorios
"i111111111es· · de las iglesias. y como tales funcionarios, estaban controlados po r
el monarca de igual modo que los condes. aunque. como hemos dicho. ejercían
cierto control sobre estos últimos .
Los missi dominici. son quizá la más importante innovación que los caro-
lingios introdujeron en la administración, y uno de los más efi caces instrumen-
tos de su poder. Aparec ieron hac ia el 779. Se trat aba de la actuación conjunta
de un conde y un obispo. encargados de supervisar la gestión de condes y obis-
pos en sus demarcaciones, y velar por el cumplimiento de las órdenes rea les.
Se trataba de un trabajo pesado. ya que debían rea li zar sus visitas en zonas
alejadas de los lugares donde ellos mi smos ejercían sus funciones. a fin de ev i-
tar favorit ismos, y el número de visitas fue aumentando hasta llegar a las cuatro
anuales. Debían visitar med ia docena de condados y obispados cada año. Su
territorio o zona de supervisión se llamaba 111issaticw11.
Di stinto estatuto tenían los territori os fronteri zos o marcas. en permanente
alarm a militar frente a los enemigos. Estaban encomendadas a un marq ués o
margrave. que era el jefe militar. y ejercía también las mismas funcione s adm i-
nistrativas que cualquier otro conde en su demarcac ión. Las marcas más
impo rtantes fueron las de España. Bretaña. Dinamarca, de los Vendos y de
los Ávaros.

TEMA 7. AlGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLI GIO 205


3.5. La asamblea militar y el ejército

La Asamblea G ene ral era, como su nombre indica, una re unión de todos
los hombres libres - los únicos que acudían a la ll am ada de reuni ón de l ejé r-
c ito- para tratar asuntos de gran importanc ia. La asam blea te nía lugar cuan-
do e l ejé rc ito se concentraba para inic iar las operac iones mil itares. Las deci-
siones se di c utían y se aprobaban por los mag nate. a quie nes e l monarca
some tía a lg una c uesti ón y, un a vez dec idida . se sometía a la a probación
general de l ejé rc ito que, por aclamac ión, mo straba u ac uerdo o rechazo a
las medidas pro puestas. Lo s c lé ri gos y los nobl es delibe raban por separado,
aunque las decisiones fina les se acordaban conjuntamente. Estas conc lus io-
nes fin a les constitu yen los capillita y la s uma de todos éstos fo rman una
capitular u orde nanza. La asa mb lea general era la ocasión de trabajar juntos
e l monarca y us func ionarios, de mantene r e l contacto pe rsona l con e llos
y. muy importa nte, e l mome nto e n q ue recibe las rentas y tasas de bidas por
cada condado.
El ejé rc ito real era una s upe rposic ió n de vario ejé rc itos loca les, cada
uno de los c uales debía abastecerse a sí mi sm o. Cada hombre deb ía a rmarse
po r su c uenta. En el caso de que un o no p ud iera costear s u e qui po con s us
propios medi os, debían re uni r e dos o más a fi n de comprar e l equi po de
uno de e llo . El soldado debía ac ud ir a la ll amada con provisiones para tres
mese s, vestido para seis y cuanto útiles fueran nece arios e n una campaña
militar. Estaban exentos de acudir a la llam ada de l ejército los no li bres,
los func ionarios cuya ges ti ón no podía ser inte rrum pida y lo s c lé rigos, aun-
que no los ob ispos y abades, que de bían dirig ir e l ejé rc ito reclutado e n sus
dominios.
Por regla general no se convocaba a todo el ejérc ito, sino solamente e l de
la región o zonas próx imas a los e cenarios de guerra y, aún dentro de éstos,
un hombre de cada dos o tres de los obligados a ac ud ir, según las necesidades
militares y se tenían en cuenta también las c ircunstanc ias económicas por las
q ue podía estar atravesando una dete rminada zona. De todas formas, podemos
decir que las obligaciones militares constituía n una pesada carga y la deserc ión
se penaba con la mue rte.
El ejército se componía fund amentalmente de caballería pesada. La infan-
tería jugó siempre un pape l menor y siempre en ta reas auxiliares. El caballero
se protegía con una túnica de cuero cubierta de placas de meta l y usaba e pada
larga y lanza. Se trata ba de un equi po caro y su valor eq uivalía al de 20 vacas,
por lo que los caballeros no e ran muchos. Cada ejérc ito contaba con 8 o 1O
mil infantes y 2 o 3 mi l caba lleros, de los que sólo la cuarta parte llevaban cota
de metal. El e caso número de los e fectivos llevó a Carlomagno a utiliza r, en
nume rosas ocasiones, e l terror y las masacres para hacerse respetar e impone r
s u dominac ión, como acontec ió con los saj ones.

206 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


3.6. La administración de justicia
La justicia pod ía ser impartida por distintos tribunales, según e l lugar y el
tipo de delito: e l de los vicarios, e l de los condes, e l de los missi dominici y e l
de l rey.
Los vicarios imparte n justicia e n el territorio de su vicaría y sus sentencias
podían ser apeladas ante e l tribunal del conde. Éste, en efecto, presidía el tri-
bunal de l condado, asistido por siete expertos, escobinos, que asesoran al conde
en materi a legal, pero no em iten sentenc ia, pues ésta únicamente corresponde
al conde. Los missi dominici ejercían justicia en el territorio de su missaticum,
rev isando Ja justicia impartida por e l conde o e ntendiendo en las apelaciones
que sobre la misma se les hac ía. En fin , e l tribunal real e ra una espec ie de tri-
buna l supremo que e ntendía e n todo tipo de cuestiones, y resolvía todas las
ape laciones que llegaban hasta la corte, pero sobre todo juzgaba delitos de
suma gravedad: deserción, traición, falso testimonio, e tc. Lo presidía el propio
monarca o . más frecue ntemente, e l conde de pa lacio.
En líneas gene rales, las sentencias casi siempre consistían en multas en
dinero, en concepto de composición, una parte del cual se entregaba a los jue-
ces, lo que daba lugar a numerosos abusos, ya que éstos cifraban una parte de
sus ganancias en las multas, y otra parte.freda, se entregaba al monarca, cons-
tituyendo una fuente importante de ingresos.

3.7. Los dominios reales


Una de las más importantes fuentes de riq ueza de la monarquía, la principal
sin d uda alguna, fue la posesión de grandes dominios agrícolas. Carlomagno
tuvo especial interé en su explotación y e n su administración, como queda
patente en la célebre Capitulare de \'Í//is. Los carolingios c ifraron el apoyo de
sus súbd itos en la d istribución de tierras, al principio temporalmente, conce-
diéndolas en usufructo. y después en plena propiedad . La disminución de las
conq ui stas. y con e llo e l reparto de nuevas tierras, hizo e ntrar en c risis este sis-
tema por lo que. al fin al. los reyes terminaron siendo uno más entre los grandes
propietarios fundiarios.

4. El renacimiento carolingio
La labor unificadora q ue emprendi ó Carlomagno en e l orden político, tuvo
tambié n su repercusión en e l impulso q ue d io al renacim iento de la activ idad
c ultural , e n muy variados órdenes. que se extendió y mantuvo incluso en los
momentos de mayo r decl ive de la d inastía.

TE\1A 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLINGIO 207


Hemos visto como la cultura, y lo que de esta quedaba de la época romana,
se había refugiado en los monasterios y lo c lé rigos eran cas i los únicos q ue
culti vaban la vida intelectual. El ans ia de saber hizo que los dive rsos monaste-
rios buscaran y copiaran c uantos cód ices quedaban de los tie mpos clásicos. Las
bibliotecas de los mo nasterios de esta época no eran ricas en fondos, ya que las
más importantes apenas llegaban a los 400 o 450 códices (Fulda o Richenau).
la mayoría de los cuales era de contenido re lig ioso. No obstante la mayor parte
de las obras de la antig üedad que han llegado hasta nuestros días proceden de
esta época, algunas e n un solo ejemplar como e l De oratione de C icerón. las
poesías de Catulo o los seis primeros libros de los Anales de Tácito.
A Carlomagno debemos e l pl anteami ento y desarro llo de todo un plan por
dinamizar la vida cultu ral en sus dominios. En e l año 789 se promulgó la capi-
tular Admo11itio genera/is, po r la que se o rdenaba que cada catedral y cada
mo nasterio tu vieran s u escue la en la q ue se enseñaran los salmos, e l canto. e l
cóm puto de las festividades. la gramáti ca, e tc. Llevó a cabo la reforma del
c lero y de la liturgia , sobre la base de los decretos pontificios, a fin de unificar
el c ulto y adoptar la liturg ia romana en detrimento de la galicana, v isigótica o
irlandesa que ex istían en e l Imperio. En e l campo musica l podemos decir q ue
en esta é poca se ini c ia la po lifonía y se fij aron las no1111as del contrap unto, q ue
estu vieron vigentes hasta e l s ig lo xv 11 1.
En e l campo de la escritura, se rea lizó una apo rtac ión de capital importan-
c ia c ual fue la lla mada minúsrnla carolina, que se inic ia hac ia e l 770 en el
monaste rio de Corbié, a partir de una minú scul a ang losajo na. Se trata de una
escritura c lara, con letra redondas. donde apenas se utili zan las abrev iatu ras,
de fác il lectura y que. con e l nombre de romana, es la que se utili za hoy e n día
en los medios impresos.
Para llevar a cabo su programa, Carlo magno re uni ó e n su corte a italianos,
españoles. y ang losajo nes principalmente. ya que e n sus países la cultura clá-
sica había encontrado excelentes c ultivadores . En Ita lia se enseñaba grarn::í.tica
y siempre hubo esc ue las para la formac ió n de sacerdotes. notarios y funciona-
rios de cancillería. De Itali a procedía Paulo Diácono. que e nseñó g riego .
De España procedían muc hos de los integrantes de las cort es de Carlomag-
no y de su hijo L udov ico Pío. entre los que cabe destacar a Teodu lfo, después
obispo de Orleans. ho mbre de g usto refinado y gran conocedor de los poetas
cristianos y paganos.
De Ing laterra era e l célebre A lcuino. educado e n York, que fue e l princ ipal
impulsor de l renacimiento carol ino, y é l mismo hombre de una gran erudición.
Escribió sobre casi todas las materias y fu e e l gran consejero de Carlomagno.
que lo no mbró abad de San Mart ín Tours.
Los re inados de Ludov ico P ío y Carlos e l Cali'o coinc iden con la é poca de
mayor esplendor culrural. Desde ahora las le tras se estudian por su propio valor
y dejan de te ner una o ri entación exc lu sivamente re lig iosa. Aunque hi spanos.

208 HISTOR IA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll l


italianos y anglo ajones continúan . iendo muy numerosos. se incorporan acti-
vamente nuevos elementos procedentes ele Galia y Germanía. Los monasterios
de Fulda. Corbi é. San Ga ll , Reichenau y las principales escuelas catedralicia ,
son los viveros cultura les por exce lencia. El hispano Agobardo. el latinista ger-
mano Rábano Mauro. el filósofo irl andés Juan Escoto Erilígena o el tratad ista
franco Hincmaro ele Reim s. son los principales representantes de esta época.
Señalemo tambi én que a diferencia de los autores de etapas anteriores. en
ésto se aprecia una mayor madurez y originalidad. La lista de intelectuales y
hombres de letras ele este periodo. es muy amplia. A lo autores citados ha ta
aq uí, añad iríamo. entre otros al gran pedagogo Joná de Orleans, a Lupo de
Ferrieres. aut or de un importante epi stolari o, a Sedu lio Escoto. autor de un tra-
tado sobre el buen gobi erno. al comentari sta bíblico Walafrido Estrabón. y a
Hucbaldo de Saint-Amandy. musicólogo. poeta y hagiógrafo. uno de los eru-
ditos de la época de Carlos el Cah·o. Las obras hi stóri cas son más origi nales
y prec isas. como las del historiador ithard. De Itali a procedían los mejore.
retóricos. ya que la vecindad con Bizancio hacía que el griego continuara cu l-
ti vándose allí. como Claud ia de Turín. Paulina de Aquilea o Dungalo ele Pi sa.
También en el campo artísti co se aprec ia este renac imiento, tanto en la
arquitectura como en la pintura y en las artes decorativas. En la arquitectura
religiosa. adquiera mucha importanc ia la cripta. en la catedral es e igles ia
importantes. para guardar las re liqui a de los santos y mártires. También se
empieza a fij ar la tipología clásica de lo. monasteri os. con sus di versas depen-
dencias.
La pieza má representativa de e. te tipo de arte llamado carolingio. arte
más imitat ivo que creador. es la Capilla Palatina de Aquisgrán . Su construcción
se inspiraba en los monumentos ele Rávena y en el baptisterio de San Juan de
Letrán. Ante la e. casez de buenos arti tas y canteros francos. Carlomagno llevó
para su construcc ión capiteles y columnas desde Italia.
En el campo decorativo. se uti lizan con profus ión lo mosaicos dorado
(San Germ igny-de -Pres) o los fre co (San Gem1án de Auxerre). En las artes
menores y en la decoración de manuscritos es donde se aprecia una origina li -
dad mayor y un grado de finura m<.1s elevado.

Bibliografía

Barbero. A.: Carlonwgno. Barce lona. 200 1.


Halphen. L. : Carlomagno r el lmpC'rio Carolingio. Madrid: Akal. 1992.
Isla Frez. A.: La Europa de los Carolingios. Madrid : Sínte is. 1993.
Mac Kitterick. R.: La Alta Edad Media: Europa 400- 1000. Barcelona: Crítica.
2003.

TEMA 7. AL'GE YCAÍDA DEL IMPER IO CAROLINGIO 209


Riché, P.: Les carolingiens. Une famille qui fit r Europe. París Hachette, 1983.
Mussot-Goulard , R.: Carlomagno. Méx ico: FCE, 1992. 2ª edición.
Toubert, P.: Europa en su primer crecimiento. De Carlomagno al aF10 mil. Uni-
versidad de Valenc ia, 2006.
Wickham, C.: Una nueva historia de la Alta Edad Media. Barce lona: Crítica,
2008.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas

Duby, G.: Atlas histórico, pp. 40-4 1, 120- 12 1, 146, 162, 169.
Echevanía, A. y Rodríg uez, J. M.: Atlas histórico de la Edad Media, cap. 9.
Kinder. H. y Hil gemann. W.: Atlas histórico mundial. l . De los orígenes a la
Revolución francesa, pp. 126, 130-1 35.
MacKay. A. y Ditc hbum, D.: Atlas de Europa Medieval, pp. 26-28: 63-64 y 73 .
Mestre Campí. J. : Atlas de la Reconquista. p.7.
VV. AA.: Arlas histórico de España, l , pp. 72-73.

Textos y documentos

Falcón, r. y otros: Antología de textos y documentos de Edad Media.I El Occi-


dente europeo. Valencia: Anubar, 1976.
- Texto nº 23: El tratado de VerdlÍn.
Kaplan, Miche l (dir. ): Edad Media. siglos 1v-x. Granada: Unive rsidad de Gra-
nada, 2004.
- Instrucciones de los missi a los condes (805 ). pp. 198-202.
- El msallaje carolingio, p. 203.
- Carra del emperador Luis 11 a Basilio, emperador de Constantinopla
(871), p. 209.
Riu , M. et al. : Texros comentados de época medieml (siglos \! al XII). Barcelo-
na: Te ide, 1975 ( 1" ed.), 1982 (2ª ed.).
- Texto nº 15.3: La ac1ividad bélica de Carlomagno, pp. 3 19-323.

210 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XU)


Textos para comentar

Retrato de Carlomagno

Era corpulento y robusto, de estatura elevada pero no desproporcionada, pues


se sabe que medía seis veces la long itud de su propio pie ( l ,92). Tenía e l cráneo
redondo, los ojos muy grandes y vivos, la nariz un poco más larga de lo nonnal.
una he1mosa cabellera blanca y e l rostro agradable y alegre( ... ). Practicaba asi-
duamente la equitac ión y la caza, actividades que consideraba propias de su pue-
blo ya que apenas se encuentra en la tierra nación alguna que pueda igualar a los
francos. Le gustaban asimismo los baños de vapor de aguas termales y practicaba
con frecuencia la natación ( .. .). Vestía según la costumbre de su pueblo, esto es,
la de los francos: sobre el cuerpo llevaba una camisa y unos calzones de lino;
encima, una túnica ribeteada de seda y medias calzas y luego unas bandas alre-
dedor de las piernas y calzado e n los pies; en invierno se abrigaba los hombros
y e l torso con un jubón de pie l de nutria o de marta. Se cubría con un manto azul
y siempre llevaba ceñida una daga cuya empuñad ura y cuya vaina eran de oro y
plata. Algunas veces también iba con una espada adornada de piedras preciosas,
aunque solamente la llevaba en las festividades más importantes o cuando recibía
embajadores de otros países( ... ). También intentaba escribir y solía guardar bajo
las almohadas de su cama tablillas y hojas de pergamino para poder ejercitar,
cuando tenía tiempo li bre, la mano e n e l trazado de las letras( .. . ). Mientras su
salud se lo permitió, acudía regulannente a la iglesia por la mañana y por la tarde
y también asistía a los oficios nocturnos y a la misa ( ... ). Reformó con sumo
esmero el método de leer y de salmodiar; de hecho era un gran experto en ambas
materias, a pesar de que no leyera en público ni cantara más que en voz baja y
con e l coro. Se entregó con gran dedicación a socorrer a los pobres y a hacer
donaciones desinteresadas, lo que los griegos llaman "eleimosyna'· ( ... ) murió
a la edad de sete nta y dos años, en e l cuadragésimo séptimo de su reinado, el día
quinto antes de las calendas de febrero, en hora de tercia. (28 de e nero de 8 14, a
las nueve de la mañana) ( ... ). En e lla (ig lesia de Aquisgrán) fue sepultado el
mismo día en que murió y sobre su tumba se levantó un arco dorado con su ima-
gen y con una inscripción c uyo texto es el siguiente:
EN ESTE SEPULCRO YACE EL CUERPO
DE CARLOS, MAGNO Y ORTODOXO EMPERADOR
QUE AMPLIÓ NOTORIAMENTE EL REI NO DE LOS FRANCOS
Y FELIZMENTE LO GOBERNÓ DURANTE XLVII AÑOS.
MURIO SEPTUAGENARIO EN EL AÑO DEL SEÑOR DCCCXIIII
EN LA SEPTIMA INDICCIÓN, EL DÍA V ANTES DE LAS CALENDAS
DE FEBRERO
Eginhardo. Vida de Car/omagno. Madrid: Gredos, 1999, pp. 87-89, 92-93 y
98-99.

TEMA 7. AUGE Y CAÍDA DEL IMPERIO CAROLINGIO 211


Juram ento de Estrasburgo

Año 842
Caminando (Carlos el Call'O) desde all í a Troyes por e l territorio alsense y
la ciudad de Toul , atravesó el bosque de los Yosgos y se unió a su hermano
Luis (el Cer111ánico) en la c iudad de Estrasburgo ( . .. )
Luis y Carlos a fin de que se unieran más firmemente los pueblos que
gobernaban, . e obligaron entre sí con juramento. También losfideles de ambas
partes se obligaron con igu al juramento. con la intención de que si uno de e. tos
dos hermanos tramaba algo siniestro contra el otro. abandonaran totalmente
al autor de la di scordi a y se unieran todos a quien conservara la fraterni dad y
la ami stad .
, Llevado a cabo este jurament o, se dirigieron a Lotari o bu scando la paz.
Este e negó a recibir y escuchar a lo legados de aquellos. porque estaba pre-
parándose para resistir hosti lmente. él y los suyos . a u hermanos( . . . ) Anales
de San Bertín.

Tratado de Verdún

A11o 843
( . . .)Cario . alió al encuentro de sus hermanos en Yerdún para llevar a cabo
el anunciado repart o. Distribuidas las parces ( 10 ele agosto) a Lui s le cupieron
en suerte todos los territorios del otro lado del Rin , y en la margen izquierda
del río las ciudades ele Spi ra. Worms. Maguncia y sus alrededores. A Lotario
le correspondió lo comprendido entre las desembocadura del Rin y el E calda.
y hacia el sur los terri tori os de Cambrai , Hain aur, Namur y Castricio, y los
condados que e encuentran conti guos a este lado del Mosa hasta el Saona.
que desemboca en el Ródano, y siguiendo el curso del Ródano hasta e l mar,
con los afluentes que le acompañan igualmente a él por una y otra ribera. El
restante territorio hasta Hispan ia se lo asignaron a Carlos. Prestaron los jura-
mentos y por fin se separaron por uno y otro lado.
Anales de San Bertín en Anales del /111perio Carolingio (A J/os 800-843 ). Intro-
ducción. traducción. nota. y apéndice de Hoyo. J. del. y Gazapo, B.
Madrid : Akal. 1997. pp. 149 y 152.

212 HISTORIA MEDIEVAL 1tSIGLOS V-Xll l


Temas
,
LA EXPANSION DE LA "PERIFERIA"
(SIGLOS VIII-X)

lntroducc ión.
Fuentes.
1. Causas de las ··seg undas invasio nes··.
1. 1. Los nom1andos.
1. 1. 1. No ruegos y daneses.
l. 1.2 . Suecos.
1.2. Húngaros o magiares .
1.3. Mus ulmanes o sarracenos.
2. La fo nnac ió n de los re inos es lavos .
2.1. C roacia .
2 .2. La Gran Mo ravia
2.3. Po lo nia.
3. Los principados mi xtos: Rusia y Bulgaria .
3.1 . La Rusia de Novgorod : simbios is entre eslavos y varegos.
3.2. Bulgari a. la fu sión de es lavos y búlgaros en los Ba lcanes .
3.3 . Al lím ite de l Imperio: los jázaros
4. La c ristiandad frente a l Is lam en la Pe nínsula Ibérica.
Bibliog rafía.
Acti vidades. Propuesta de am pliac ión de conoc imi entos.
Textos para come ntar.

Introducción

La prime ra parte de este tema está ded icada a las ll amadas "segundas inva-
s iones". que te rminaron po r deb ilitar a lo s re inos occ ide nt ales y formaron
varios estados en E uro pa central. inc idiendo en las causas de estos desplaza-
mientos y s us consec uenc ias. A partir de ahí, se describirá lo que e n los últimos
años se ha de finido como la ··periferi a' · de l Imperi o Caroling io, que aunq ue
no tenga una unidad coherente . ·i puede carac teri zarse como un conju nto de
realidades po líticas emergentes. baj o la influenc ia ora bizantina, ora caroling ia.

TEMA 8. LA EXPAr\S IÓN DE LA ··PERIFERIA.. (SIGLOS VIII -X) 213


o de ambos imperios a la vez. Al se r e lementos externos a los grandes focos
de pode r, a lgunos de e llos, todavía organizados e n pue blos, mantiene n carac-
terísticas comunes: son seminó madas, agrarios, con economías simples, y o
bien paganos o bie n con una cristianización inc ipiente. La incl usión de la
Península Ibérica en este tema se justifica no tanto por estas características,
como por tratarse precisame nte de una verdade ra expansión de los reinos cris-
tianos de l norte sobre las tie rras del sur anda lusí, islámicas, con unas bases
c ulturales también comunes, pero hasta cie rto punto " autóctonas o periféricas"
respecto a los grandes imperi os del mome nto.

Fuentes
Al tratar este tema de pueblos sin tradic ión escrita, hasta su conversión al
c ristiani smo y su ple na incorporación al ámbito e uropeo, las princ ipales noti-
ci as que tene mos sobre ell os y su organización proceden de sus vecinos fran-
cos, bizantinos y, en algún caso , musulmanes, por lo que la in formación que
nos transmiten sobre e llos presentan un sesgo ideo lógico ev ide nte. Sobre los
normandos, por ejemplo , las primeras notic ias que tenemos aparecen en alguna
de las numerosas Vidas de Santos o en los Anales de monasterios o catedrales.
Por fortuna las fuentes arqueológicas, cada día más abunda ntes, constituyen
una formidable fuente de informac ión sobre estos pueblos y su organi zación
social.

Pueblos nórdicos

Historia de antiquitate regum norvagiensium, de l monje de fi nales del


sig lo x 11 , Teodorico.
Gesta danorum , obra e n 16 libros de l monje Saxo Gramaticus ( 11 40-
1210). Se trata de una vasta obra que incluye numerosas notic ias de origen
mitológico, legendario e histórico desde los orígenes hasta su tiempo. En uno
de los personajes semihistóricos, Hamlet, se in spiró Shakespeare para escribir
su obra. Existe traducción en español.
A nnales Bertiniani o de San Bertín . Obra de a l me nos tres autores que
transmite noticias de ataques normandos desde el año 830 a l 882.
De bello Parisiae urbis. Poema épico-hi stórico en 3 libros, obra del monje
Abbón de San Germano (¿-92 1), en e l que se relata el ased io de París de los
años 885 -886.
Dudón de San Quintín (960?- l 042) . Canónigo y canc iller de Rica rdo I,
duque de Normandía. Esc ribió De moribus et actis primorum Normandiae

214 HISTORIA MED IEVAL 1(SIGLOS V-XII)


ducum , en cuatro libros. Es la primera c rón ica sobre los nonnandos y fuente a
la que acuden los historiadores posteriores
Todas las Crónicas y cronicones españoles y portugueses (Cronicón lrien-
se, Historia compostelana, Crónica General de Espaiia, Cronicón Lusitano,
etc.), así como numerosos historiadores y croni stas musulmanes (lbn Idhari
(siglo xm-xrv); lbn Hayyán (987-1075) y otros, recogen notic ias sobre la pre-
senc ia de los normandos en la Pe nínsula Ibéri ca.
De extrao rdinaria importancia son las numerosas Eddas y Sagas que. aun-
que escritas a partir de los s iglos x11-x111, se basan en relatos transmitidos oral-
mente desde tiempos antiguos. Se trata de cantos he roicos, en prosa o verso,
en los que se narran las aventuras y expediciones de personajes re ales o fi cti-
cios, y constituyen un testimonio único de la cu ltu ra de los pueblos escandi-
navos. Existen numerosas traducciones al e spañol.

Pueblos eslavos

Cronica Bohemonm1, del eclesiástico Cosme de Praga ( 1046.1125). Narra


la historia de los bohemos, desde los mitos originales hasta e l año 11 25.
Historia Polonica o Annales seu cronicae incliti regni Poloniae. Obra en
12 libros del canónigo de Cracov ia Jan Dlugosz ( 1415-1480). Es la gran cró-
njca de Polonia escrita en un e legante latín que imita a Tito Livio.
Crónica de los años pasados, también conocida como Crónica de Néstor,
monje q ue vivió entre 1056- 1114. Es la gran c rónica de Rusia e n Ja que se
recoge toda la tradic ión sobre los o ríge ne s del estado ruso a través de leyendas,
documentos. nanaciones orales y notic ias varias recogidas en su monaste rio.
Se inspira en las crónicas bizantinas. Existe traducc ión española.

Península Ibérica

Crónica Albeldense de finales del s iglo IX (88 1). Llamada as í ya que su


manuscri to fue hallado en e l monasterio de Albelda (Log roño). La última parte
hace referenc ia a la monarquía asturiana y, junto con la Crónica de A(fonso 111,
son las na1i-ac iones más an tig uas sobre la monarquía asturi ana.
Crónica Proférica (883?) . Llamada as í ya que profetiza e l fin de la domi-
nación mu sulmana, a los 170 años de su inicio.
Crónica de Alfonso fil. de finale s del siglo x. Mandada componer por este
rey, abarca desde e l 672 hasta 866.

TEMA 8. LA EXPANSIÓN DE LA ··PERlFERlA.. (S IGLOS VIII-X) 215


l. Causas de las segundas invasiones

A partir del afio 843. se van a abatir sobre Europa dos tragedias re laciona-
das entre s í. La primera, de carácte r inte rno. comporta la división de l Impe rio
y las poste riores luchas civiles e ntre los diversos reinos, con lo que cesan las
conqui stas exteriores. y los recursos de l fi sco, es decir los bie nes de la corona,
se hall an muy disminuidos a causa de las continuas donaciones rea les, a l tie m-
po que la fide lidad de los nobles y súbditos es puesta a prue ba. constantemente,
por la continua alternancia e n e l poder. E n segundo lugar. cas i com o conse-
c ue ncia directa de la c risis del Imperio. asistimos al fe nóme no de las llamadas
"segundas invas io nes", es d ecir, el asalto a E uropa de otros pue blos hasta
e ntonces aje nos a su hi sto ria ( ormandos. sarracenos. magiares y eslavos),
dando lugar a nuevos asentamie ntos. La combinació n de estos dos elementos
produjo una trans forn1ación de la sociedad que dieron origen al régimen feudal
y a l nacimi ento de nuevos poderes locales.

1.1. Los normandos

Los normandos u hombres de l norte, conoc idos tambi én como v ikingos,


de l antiguo no ruego 1•iki11g (pirata) eran una rama de los pue blos que tu vie ron
por c una los países escand inavos. Recordemos que di versos pue blos que pro-
tagonizaron las primeras invasiones de los siglos 1v y v (vánda los. godos, hé ru-
los y burg undios) , procedían de dic ha zona. Las invasiones piráticas de los no r-
mandos no habían cesado nunca. y los croni stas nos ha bl an de e llos d urante
los altos sig los medievales. La novedad fue que en e l sig lo IX. estas incursiones.
pacíficas unas y vio le ntas las más, se va n a producir de una m ane ra continuada
y. en e l espac io ele un sig lo, daneses y noruegos se van a apoderar de G ran Bre-
taña e Irlanda; se asenta rán e n el norte de Francia: vis itarán y pilla rán las costas
de la Pe nínsula Ibé rica y se harán presente s e n el M edite rráneo. al tie mpo q ue
lo s suecos recorrerán Rusia. hasta a lcanzar Constantino pla.
No están c laras las causas que motivaron esta súbita expans ión. Se ha arg u-
me ntado un cambio c lim ático e n la zona escandinava, e l exceso de población,
e l espíritu ave nturero, e l afá n ele pi llaje. e l establec imie nto de poderes fue rtes
e n la zona. que obligaron a la expatriac ió n de los dis ide ntes e n busca de nuevas
tierras e n las que asen tarse. e tc.
Gracias a las numerosas excavaciones de e nte rramie ntos de la época y a l
hallazgo ele naves comple tas, pode mos reconstruir fácilme nte tanto e l equipo
g ue rrero como su med io de tran sporte, e l drakar. o nave vikinga. Tamb ié n
poseemos numerosas estatuillas y este las que representan a d ichos gue rreros
con su vestime nta. E l gue rrero vikingo c ubría su cabeza con un casco de c uero
y llevaba una cota de l mi smo mare rial. Solo los jefes usaban e l casco ele metal

216 HISTORI A MEDIEVA L 1(SIGLOS V-XII )


Recubrimiento inte rio r de zarzo
en tre tej ido y empl astado

Banco corrido para


donn ir y sentarse

Figura 8.1. Esquema de 111w casa 1·i/.:i11ga en el pohlado de .lon ·ik


(la a111ig11a York ).

y una cota de malla. Las armas ofensivas que utilizaban eran: una espada larga
de doble fil o. una lanza y un arco. Se defendían con un escudo redondo de
madera. pint ado de vivo · colores que. en las traves ías marítimas. se fijaban en
los costado de las nave · para clefender e de los golpe de mar. Lo ataques lo
realizaban siempre a pie. aunque, algunas veces, usaban la caba ll ería. Los nor-
mandos se desplazaban en sus drakkar y alcanzaron una depurada técnica cons-
tructiva y un excelente manejo de los mismos. Para alcanzar lo lugares lejano
hasta los que llegaron sus invasiones y saqueos a través del mar. los vikingos
usaron la · técnicas más depuradas: u o de la vela y el remo, mejora de la quil la.
casi plana, y cuadernas lisas y superpuestas. todo lo cual daba a sus naves rapi-
dez, estabi 1idacl y resistencia. Todo estos elementos hicieron que sus naves
pud ieran remontar ríos y. cuando é to dejaban de ser navegables, poderlas
transportar a hombros. o ex isti ó un tipo ún ico de nave sino que variaba en
función del uso al que estaba destinada: transporte de mercancía . navegac ión
de altu ra. etc .. aunque siempre se aju taba a la norn1as que hemo apuntado.
La nave carecía de puente de mando y de lugar en el que cobijarse, salvo una
lona tendida a lo largo de la nave. Eran muy incómodas y sus tripu lantes sufría n
todas las inc lemencias del tiempo. Solían transportar entre 50 y 100 guerreros.
aunque algunas podían acoger ha ta 200. Medían entre 20 y 25 metros de largo
y de 3 a 6 de ancho. En el centro se lijaba un mástil al que se añadía un palo

TE~l.A . L..\EXPA \ IÓ\ DELA ··PERIFERIA.. (SIGLOS VIII-XI 217


horizontal del que colgaba una gran ve la rectangular. La proa iba rematada con
la cabeza de un monstruo. En la popa se fijaba e l timón.
Los ataques nonn andos se realizaban siempre por sorpresa y escogían los
momentos y lugares de mayor concentración de personas (fiestas, romerías,
etc.), para obtener un mayor botín. Calculaban con precisión sus empresas y
frente a ellas tanto francos como anglosajones apenas podían oponer resistencia,
con pequeños ejércitos improv isados a roda prisa. Después de la sorpresa inicial,
si los ataques volvían a re petirse. encontraban ya c ie11a resistenc ia. Las princi-
pales noticias que tenemos de estas razias y saqueos, proceden de sus v íctimas,
espec ialmente los eclesiásticos , cuyas catedrales, abadías y colegiatas era presa
fác il para e l robo y e l saqueo. Las expediciones de tanteo que daneses y norue-
gos realizaron en las costas de Fri sia e Inglateffa. dieron paso a campañas metó-
dicas de saqueo y conquista, empleando flotas de invasión compuestas por 50,
100 o más naves, con lo que lograban reunir ejércitos de varios mi les de gue-
ITeros, lo que constituía una verdadera potencia para la época.

l . 1. 1. Noruegos y daneses

Noruegos

El primer ataque, que tuvo por objetivo Gran Bre taña e Irlanda, se produjo
en 793 y arrasó el monasterio de Lindisfarne, en Northumbria . Los cen tros
monásticos fueron sus principales presas, ya que en e llos se guardaban pre-
ciosos objetos de culto labrados en oro y plata. Su siguiente presa fue e l monas-
te rio de Jarrow.
Su principal ~ona de expansión empezó por las islas del norte de Gran Bre-
taña (Shétland, Oreadas y Hébridas), zonas de asentamie nto celta, evangeliza-
das por los monjes irlandeses. Después se extendieron por las costas de escocia
e invadieron Irlanda, saqueando sus costas durante más ele d iez años, ocupando
s us principales puertos (Dublín, Cork, Líme rik, etc.). Estos ataques produjeron
un éxodo masivo de monjes celtas a Francia, portando relicarios, manuscritos
y o bje tos de c ulto. Los monjes Sedulio y Juan Escoto "Eriúgena'', fueron los
principales representantes de este éxodo. Los irlandeses se mantuvieron fi rmes
en el centro de la isla hasta que, en 1O14, su rey Brian venció a una coalic ión
de noruegos y daneses en Clón torf. Posteriormente, los invasores ya c ristiani -
zados, se fundieron con la poblac ión irlandesa y se dedi caron a l comercio.

Daneses

Dos fueron los destinos princ ipa les de los guerreros daneses: Franc ia y
Gran Bretaña. Los ataques de los daneses a tie rras del Imperio fueron muy

218 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XU )


numerosos, y de una impo rtanc ia tal que aceleraron su descompos ic ión. En
e l año 834 saquearon e l pue rto de Duurstede y dos años después, incendiaron
Amberes. En 841 re montan e l Sena e incendiaron Ro ue n y Quentóvic; des-
pués e l Loira, saqueando Nantes, y e l Garona, arrasando To ul ouse. E l J de
agosto de 844 se presentaron ante Gijón y, posterio rmente, an te La Coruña,
donde fueron rechazados por Ramiro I, "eo tempore nordomani primi in Astu-
rias venerunt", según nos indi ca la Crónica A/he/dense. Posteriormente los
vem os en Li sboa, y 80 naves remontaron e l G uadalquivir, saq ue ando Sevi lla
donde fueron acorralados y 400 de e llos fueron dego ll ados. según nos relatan
las cró nicas musulmanas. A partir del 859 los vemos recorriendo las costas
del Med iterráneo occ idental, saqueando Barcelona, Provenza y e l norte de
Italia. Desde 1O16 los norm andos se e nrolaron como m ercenarios de los prín-
cipes longobardos del s ur de Italia intervi nie ndo en sus luchas domésticas,
cons ig uiendo hace rse con e l principado de Aversa, lo q ue dio origen a su de fi -
nitivo establecimie nto en la región, y al nacimie nto del futuro re ino normando
de Sici lia .
Los reyes caroling ios. impotentes ante esta sucesión de ataques e incapaces
de rechazarlos, optaron una y otra vez por comprar su retirada mediante el
pago del famoso danegeld o tributo de los norm andos. Las c iudades y monas-
terios buscaron s u salvación, construye ndo mural las y to rres de defensa. Ante
esta estrategia, los normandos q ue no di sponían de medios de asalto e ficaces,
viendo las campiñas asoladas, fueron perdiendo posiciones e interés por esta
forma de ataq ue y o ptaron por estab lecerse de un modo pe rmanente en la
desembocadura de los ríos y zonas costeras.
En e l año 9 11 , Carlos IV e l Simple, mediante e l Tratado de Saint-Clairc-
sur-Epte, llega a un acuerdo con e l j efe no rmando Hrolf, e l famoso Rollón de
los croni s tas, quien , tras habe r recibido e l bauti smo, quedó in stalado en la
región de lo que posteri orme nte será e l ducado de Normandía.
Los ataq ues e n Gran Bretaña se intens ificaron desde e l año 834 y tras ins-
talar una base en la desembocadura del Támes is, iniciaron la conquista s iste-
mática de la isla. Los pequeños reinos de la He ptarquía, div ididos y débi le s,
van cayendo uno tras otro. El único que ofreció una gran res istencia fue el de
Wéssex donde su rey Alfredo el Grande logró mantener su inde pe ndenc ia tras
la paz de Wedmo re (878). Los daneses lograron ocupar e l centro y norte de la
is la, casi un terc io de la m isma, dando lugar al famoso "danelaw".

1.1.2. Suecos

El té1mico 11arego, procede del noruego 1•aring, y de fine tanto a l mercader


como al g uerrero itinerantes. También las fuentes rusas los denominan así, a
partir de l s iglo IX.

TEMA 8. LA EXPANSIÓN DE LA ··PERIFERJA" (S IGLOS Vlll-X ) 219


La expans ió n de los suecos o ··mregos·', de carácter más comercia l q ue
guerrero. está me nos docume ntada y es abiertame nte contestada y puesta en
entredic ho por los his toriadores ru sos. Los s uecos, a fi na les del s iglo v 111.
poseían factorías e n los lagos Ladoga e Ílmen. Su principal centro comercial
se s ituaba en Novgorod (Nueva c iudad ), desde donde exte ndieron su actividad
a Smolensko y Jaroslav. En e l 860. el famoso varego Rúrik (R odrigo). inv itado
por los habitantes de Novgorod. fundaría la primera dinastía de príncipes rusos.
de la que, posterio rmente. sald rían los zares. y daría nombre a Rus ia, aunq ue
esta e timo logía no es aceptada po r los histo ri adores rusos.
La ll amada ruta varega ponía en comunicación e l lago Ladoga y e l gol fo de
Riga con los mares Negro y Caspio. a través de los grandes ríos Duina. Diniéper.
Don y Va lga. S us metas princ ipa les fueron Constantinopla y Bagdad a donde
llevaban ámbar. pieles y esclavos. regresando con mo nedas de oro y plata. de
las que se han hallado numerosas piezas en las excavac iones arqueológicas. Las
prime ras noticias sobre estos comerc ian tes varegos en Constantinopl a datan de
la época de l emperador Teófi lo (829-842). El arrojo y valo r de los so ldados
Yaregos hizo que los emperadores bizantinos los tomaran a su servicio . fo1111an-
do una compañía de é lite dentro del ejército imperial. Basilio JI y Miguel IV.
los emplearon en sus guerras contra los longobardos del sur de Italia y contra
los musulmanes de Sicilia ( 1038). respecti vamente.
La fu sió n entre estos 1·aregos y los eslavos que e ncontraron en las tie 1Tas
po r donde pasaron. dio lugar a la constitución de los primeros estados rusos,
de los que ya tenemos noti cias a mediados de l s iglo IX. Al principio se consti-
tu yeron en c iudades-estado con una forma de gob ie rno cuasi- re publicana. diri-
g idas por una asamblea popular, verché, aunque la necesidad de defenderse
frente a pec he negos y húngaros. hi zo que evoluc ionaran rápidame nte hacia
formas monárquicas.
Kiev fue e l princ ipado más importante y e l que monopo lizó el come rcio
procedente de l Bálti co hac ia Consta ntinopla. Hacia e l año 882 e l prínc ipe Oleg
ele Novgorocl se apode ró de Kiev, sentando las bases de l futuro estado ruso.
Los varegos de Kiev atacaron Constantinopla. con sus naves, desde e l año 860,
en muc has ocasiones. logrando cada vez mejo res acuerdos come rc ial es . Las
notic ias. o bre e l estado de Kiev y los primeros tiempos de Rus ia provienen ele
la llamada Crónica de Nésror. escrita a princ ipios de l siglo XII por un mo nje
de dicha ciudad. Según esta cró ni ca, e l término ms, equi vale a va rego. y serían
éstos los que di ero n e l no mbre a d ic ho nac ió n.

1.2. Húngaros o magiares

La inupción de los húngaros en la c ue nca de Panonia, que acabó con un


s ig lo de seden tarización ele los pueblos establ ec idos en e lla, fue un episodi o

220 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


más en la cadena de oleadas nómadas que. desde los hunos a los mongoles.
terminaron rompiendo contra la Europa central y oriental. Los húngaros o
magiares eran ugrofin eses cuyo hábitat originario estaba al O. del río Ura l:
desde allí se extendieron por todo el valle medio del Volga, en los siglos VII y
v 111. donde entraron en contacto con tribus turcas. a las que asimilaron en parte.
adoptando sus usos de vida nómada y términos de vocabulario referentes a
agricultura. ganadería y organización política.
Sus primeras incursiones en tierras gem1ánicas están datadas en 862. A par-
tir de l año 889, bajo el mando del rey Arpad, atravesaron Ucrania, huyendo de
los pechenegos. Durante algún tiempo se empl earon contra los búlgaros. al ser-
vicio del emperador bizantino León VI. y también el rey alemán Amulfo los
utilizó contra Moravia. Una nueva emigración hacia Occidente. en 895. los sitúa
en la llanura de Panonia. entre el Tisza y el Danubio, junto al lago Balarón, que.
a partir de entonces pasa a denominarse Hungría. En aq uel tiempo. sin abando-
nar su vida nómada, formaban siete u ocho tribus. según la tradición. pudieron
lanzar, a lo largo de 50 años, numerosos razias contra los estados vecinos y con-
vertir la rapiña y el botín en componentes habituales de su vida. saqueando
monasterios. ev itando las ciudades fortifi cadas y arrasando las campiñas.
Varias expediciones tuvieron a Bizancio por objetivo (años 934. 958, 96 1).
pero la mayoría se encaminaron hacia el Occ idente europeo. Hay noticia al
menos de treinta y cinco entre 899 y 955; destruyeron Moravia, lanzaron expe-
diciones casi anuales contra tierras alemanas, especialmente bávaras, y contra
Borgoña; alcanzaron Ita!ia, hasta Benevento y saquearon Pavía, en otra ocasión
llegaron a Toscana: recorrieron el valle del Ródano. y algunas bandas llegaron
inc luso hasta Cataluña. Parece que las ex pedi ciones húngaras conocían.
muchas veces de antemano. el estado ele debi lidad o estado de ánimo de las
que iban a ser sus víctimas y. por otra parte. los pueblos atacados en e l antiguo
imperio carolingio, tardaron mucho en presentar un frente común ele defensa.
y practicaron únicamente la guerra de tipo local hasta el segundo cuarto del
siglo x, e incluso pactaron con los invasores. mediante el pago de tributos o
contratándolos como tropas de combate. a fin ele ev itar sus ataques. Después ,
los reyes alemanes de la dinastía de Sajonia supieron coordinar la acción: Enri-
que 11 vencería a los magiares (933) y Otón l los destrozaría a orillas del Lech-
fe ld (955). en una batalla dec isiva que puso punto fina l a sus incursiones.
Los húngaros buscaban principalmente riquezas y esclavos como medio
de descompensar el equilibrio crecien te entre los aristócratas dueños de gana-
dos, pastos y ti erras con cultivadores esc lavos, y los pastores de mediana o
modesta condi ción. Sus med ios de combate. a caballo. con arco. espada y
lanza. acompañados de carreras para asegurar el abastecimiento. daban a sus
exped iciones gran movilidad y capacidad de sorpresa. Rehuían el comba te
cuerpo a cuerpo y fiaban su victoria en sus arcos y fl echas. Eran consumados
j inetes y dom inaban la táctica del ataque por sorpresa, y la retirada si mulada
para volver rápidamente a la carga. Desde sus asentamientos en Panonia no

TEMA 8. LA EXPANSIÓN DE LA "PERIFERIA" (SIGLOS Vlll-X l 221


buscaban la conquista de nueva tie rras. sino sólo la obtenc ión de botín. El
terror que causaban sus incurs iones que dó re flej ado e n números cróni cas y
anales de la época, en las q ue se les compara a demonios y monstruos, deri-
vando de su nombre la palabra "ogro". El proceso de sedentarización, en mar-
cha desde la c uarta década del sig lo x, contribuyó al final de las razias, tanto
o más que la eficaz defensa de lo reyes germánicos. A ella se debe también
que la importanc ia de aq ue llos nómadas fuera mucho mayor en la historia euro-
pea, y proporcionara a Europa un eficaz escudo frente a las poste riores oleadas
de pueblos de la estepa. Sirvió, además, para que pud iera inc rementarse la
poblac ión y colonización en todo e l S.E. alemán, especia lmente en Bav iera y
la marca de Austria y, a más largo plazo, para que se abriera de nuevo e l Dan u-
bio como ruta comercial.

1.3. Musulmanes o sarracenos

Si Europa s ufrió los embates de normandos por el norte y de mag iares por
e l este, también e l s ur se vio, a lo largo de un s iglo, in festado por las correrías
y conquistas de los piratas musulmanes procedentes del norte de África, (espe-
cialmente Túnez y Argelia) y de al-Andalus. En esta ocasión, sus incursiones
fueron esenc ia lmente marítimas, a dife re ncia de la ante rior ex pansión islámica
que había sido casi exclus ivamente terrestre.
Uno ele los e miratos que se c rearon a princ ipios de l s iglo IX e n e l norte de
África, e l de los Aglabíes, tu vo bastante fuerza como para lanzarse a la con-
quista de nuevas tierras. Su estratég ica situación e n medio de las rutas comer-
ciales del Medite rráneo, hizo que pus ie ran sus ojos e n S ic ilia y sur de Ital ia
que, en esos momentos, estaban e n poder de Bizanc io, y que hostigaban cuanto
podían e l comerc io mus ulmán. E l te rcer e mir aglabí, Z iyadat A li ah, trazó todo
un plan, con ribetes de guerra santa, para conquistar S icil ia que se inic ió con
la toma de Mazzara, en e l S.O. de la is la, en 827. Lo bizantinos o pusieron
una gran rcs i ·tenc ia y las c iudade tu vieron que ser conquistadas una a una,
por lo que la total conquista de la isla no se compl etó hasta e l año 902, con la
toma de Taormina. A l tiempo que se realizaba la conquista de la isla, se inic ió
también la del sur de Italia. En 838 cayó Bríndisi, de pués Tarento y en 84 l
cayó Bari , que se convertiría en e l princ ipal centro de operaciones hac ia e l
Tirreno y el Adriático, donde saq uearon Ancona.
En 846 una fl ota compuesta por 80 naves se pre entó ante Osti a y, tras
remontar el Tíbe r, saq ueó los suburbios de Ro ma, profanando las basílicas de
San Pedro y de San Pablo Extram uros, de donde ll evaron un gran botín e n
obj etos precioso , tras destruir la tumbas de ambos apóstoles. La impres ión
que estos hechos ca usaron en la c ristiandad fue muy grande y e l Imperio, e n
plena descomposic ión y anarq uía, nada pudo hacer por impedirlo. La posterior

222 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


reacción de Guido de Spoleto. logró expulsarlos de s us ba es en la Pen ínsula.
excepto de Bari y la desembocadura del Garcllano, hasta que en 9 15 bizantino
y lombardos acabaron con e llos. Los musulmanes ocuparon Malta en 869 y
poco después completaron la conqui sta de las Baleares.
El s ur de Franc ia tam bién sufri ó las incurs iones de los p iratas sarraceno
procedentes de al-Andalus que en 842 remontaron e l Ródano, por primera vez.
saq ueando Arlés. Un nido de piratas e instaló e n Fraxinctum, actual Gardc-
Frainet, y se mantuvo allí durante cien años, saqueando las costas de Provenza,
Liguria y e l Pi amome, Llegando hasta los A lpes, c uyos pasos controlaron duran-
te varios decenio ll amados por e l rey Hugo de Italia para oponerlos a su rival
Be rengario II.
Una de las actividades preferida de los musulmane , a l igual que de los
vikingos, fue e l tráfico de esclavos, capturados en sus correrías, que eran ven-
didos en los mercados de España y del no11e de Á fri ca. En España Jos princ i-
pales centros de d i tribución se encontraban en Tortosa y Denia. También hicie-
ron del asalto a los peregrinos que se dirigían a Roma una de s us princ ipa les
actividades. Los grandes monasterios tampoco escaparon a sus correrías: Farfa,
que s ufrió varios; Lé rins. cerca de Cannes. donde e n una ocasión capturaron a
todos sus monje para venderlos como e c lavos en España; Montecasino o la
basílicas de San Pedro y San Pablo, ya menc ionadas. Estas raz ias fueron dis-
minuyendo a lo largo del s iglo x. a medida que las c iudades y las aristocracia
locales fueron haciéndo e fue11es.
El Mediterráneo occ ide nta l, que desde e l s iglo v había ido perdiendo peso
económico, con las correrías de sarracenos y normandos, e ntró en una fase de
colapso tota l.

2. La formación de los reinos eslavos

La emigrac ión de los es lavos , a lo largo de l s iglo v, partió de los Cárpatos,


pa ra ocupar los te rritori os abandonados por los germanos. Las primeras men-
c iones sobre ellos fueron las de Procopio de Cesarea , pero fue e l croni sta checo
Cosmas quien no transmitió las primeras leyendas fundaciona les dic iéndonos
que fue el jefe Cech quie n condujo las tribu hacia Occidente, acampando en
las planicies del Elba. en la Bohemia central. Cuando los longobardos aban-
donaron e l centro del continente para invadir ltali a, los eslavos avanzaron por
e l valle del Danubio y, a princ ipios de s iglo VII , llegaban a la frontera de las
coaliciones tri bale que formaban j uto . sajones, turing ios y bávaros. Liderados
por una clase g ue rrera libre, aún s in comitivas, ocuparo n la zona checa a la
vez que se mezc laban con los ávaros, que hibernaban todos los años a llí, tra
la derrota que habían sufrido a manos de los bizantinos en 60 1. La extorsión
y el pillaje de lo ávaro ·. que les ex igían impuestos, botín y mujeres, llevaron

TEMA 8. LA EXPA SIÓN DE LA ;>PERIFERIA" (SIGLOS VILl-X) 223


a que lo es lavos. prefere ntemente agriculto re . e levantaran contra los ávaros.
in tigado por los hijos de parejas mixtas cons iderados por los ávaros como
de egunda c lase (620). El cabecilla Samo. je fe de una escolta mil itar de cara-
vanas. fue e leg ido jefe por los eslavos y reconoc ido por numerosas tribus. Aún
pagano. dis pu o de numerosas tropas para e nfrenta rse a los francos de Dago-
berto l, desde los puntos fortific ados q ue se empezaron a erigir en te nitori o
es lavo (63 1). Es dudoso e l e mplazamiento de u capital. Yogatisburgo, aunque
se piensa que estaría s ituada en e l NW de Bohemi a.
A partir de la mue11e de Samo. y en los sig lo iguientes, la población es la-
va aumentó, se concentró en rec intos forrili cados de madera, donde los jefes
triba les vivían con s us com itivas, e n las zonas de Praga y Moravia de l Sur, y
e promovie ron di versas confecleracione . Las crónicas ha blan de un país
ho mogéneo con varias tribus y prínc ipes, que te nían una organizac ió n defen-
siva común.
La vida social estaba mu y ligada a s u re lig ión. de tipo indoeuropeo, con
un panteó n de dioses . y la creenc ia en un ··mundo o rganizado". mir. garanti-
zado por la ce lebración de ritos, la protección de lo dio es y las tradiciones
ligada a la tribu , frente a un " mundo exte rio r" caótico y hostil. La prosperidad
de la tribu se confi aba al jefe o prínc ipe que. con sus pode res mágicos. asegu-
raba la comunicación e ntre los d ioses y la tiena.
Con la de1Tota de l jan o kan de los ávaro por Carlomagno (796), la influen-
c ia de l Imperio Carolingio y sus mi sionero e extendió hacia Oriente, y desde
e l 805 po r Bohemia, que comenzó a pagarle un rescate (rrilmt11m ) para ev itar
sus ataques. Luis e l Germánico mantuvo y amplió esta influencia y hac ia el 830
los eñores moravos empezaron a bauti zarse. En 845 , 14 duques checos acu-
die ron con s us comitivas a Ratisbona a fin de bautizarse, e n un gesto sin prece-
dentes c riticado po r e l pueblo. A partir de entonces puede seguirse la fonnación
ele di tintos poderes en la zona bajo patrocinio ya franco , ya bizantino :

2.1. Croacia

En lo Balcanes. la consolidac ión po lítica de lo diversos g rupos eslavos


fue lenta. Los croatas. situada entre Pano ni a e Tliri a- Dalmac ia. alcanzaron su
madurez política bajo la égida de Liudov it. hacia 8 18. después de liberarse de
la dominació n ávara. Atacados por Ludovico Pío. los situados en Pa no nia se
acog ie ron al protectorado búlgaro, mientras que los de Iliria y Dalmac ia, ya
cri sti anizados y sujetos a la organi zación conda l caro lingia con base en Bav ie-
ra , se li beraron de esta tute la hacia e l 876. y formaron una nueva entidad, con
centro político en Nin. donde había un o bispado de rito romano desde e l 852.
Tomis lao l (9 10-928), fue coronado en 925 por e l papa Juan X. Venecianos y
bt'.t lgaros desgastarían la independenc ia croata a lo largo del siglo x, los pri-

224 lllSTOR IA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II )


meros a partir de la co ta dálmata, cuyo puertos habían sido desde el siglo v1 1
vías de acce o del cristianismo romano. y centro de ciudades con organización
relativamenre autónoma.

2.2. La Gran Moravia

En la zona danubi ana y borde surori ental de l imperio carolingio. el hecho


fundamenta l es la progresiva sedentarización de los es lavos. liberado de la
presión ávara a partir del año 700. Los e loveno quedaron sujetos a la protec-
ción de los bávaros (745) y de pués a la de los carolingios (788). Su evange-
lización se llevó a cabo desde las sede episcopales de Salzburgo y Aqui lea.
Su asimilación a la Gran Moravia fue consumada tras la derrota de los ávaros
por Carlomagno. y dejan ele ser mencionados por las fuentes a partir de 822.
En un prim er momento tanto bohemios como moravos reconocieron la
supremacía fran ca. Los bohemi os sigu ieron organizado en tribus, bajo el
mando de duques. la principal de las cuales era la de lo checos. De la federa-
ción ele las tribu nació e l estado Moravo. en e l siglo tX. pero lo. jefes tri bales
conservaron la mayor parte del poder. La aristocracia eguía lo modelos de
vida de su homó loga fra nca. Lo moravo . que enviaron repre entanre a la
dieta im per~a l de 822. consiguieron antes su unidad política, bajo Mojmir 1
(830-840) . Este fundó la pri mera "dinastía" morava (muy breve). se conv irtió
al cristian ismo y mantuvo relaciones diplomáti cas con el Imperio franco. Con
él se puede considerar que nace la "Gran Morav ia··. término empicado por pri-
mera vez por el emperador Con tanrino Porfirogénera, para diferenciarlos de
la Moravia serbia. más próx ima a Bizancio. La expansión de Mojmir por el
señorío vec ino de Nitra (actual Eslovaq uia) le hizo llegar al valle del Danubio,
Moravia. Bohemia y Si les ia, que fonnaban su Imperio.
Su sobrino Ratislav. que le . ucedió. contó en un principio con el apoyo de
Luis el Germánico. pero las an ias de expansión de l emperador provocaron su
alianza con Bizancio. Consiguió liberar e de toda sujec ión a los carolingios
hacia el 855. Por entonces el cristiani smo ya había penetrado en el país. por
obra de misioneros fran cos e irlandeses enviado desde Salzburgo, Rati . bona
y Passau: pero Ratislav. para afi rmar la reciente independencia. sol icitó del
emperador bizanti no Miguel Ill el envío de sacerdotes ortodoxos (862). La
respuesta fue la misión de los dos hermanos griegos Constan tino-Ci rilo. y
Metodi o (863-867). quienes crearon un alfabeto. el llamado glagolítico, para
poner por escrito la lengua eslava. sobre todo con fina lidades litúrgicas y de
traducc ión de los Evange li os. De él derivaría el cirílico. anrecesor de los
moderno alfabe tos ruso. búlgaro y serbio. La obra misionera de los dos her-
manos fue obstacu lizada por el clero bávaro. aunque Roma la protegió durante
algún tiempo: los papas reconocieron la liturgia eslava y crearon una provincia

TE:\!..\ 8. LA EXPA:-lS IÓ:\ DE LA.. PERffERIA.. (SIGLOS VIII-X ) 225


de la que Metodio fue obispo y legado pontificio. De todas fo1mas. la mis ión
no tu vo un éxito du radero: muertos Ciri lo (869) y Metodio (885), sus disc ípu-
lo fueron expulsados por influencia de l c le ro occidental y el uso litúrgico del
eslavo fue condenado por Roma; pero e ntre lo eslavos de Croacia y Bohemia
se conservarían algunos de sus aspectos hasta fina les del siglo XI, momento en
el que la occidentalización de corte romano triunfa por completo.
A fin ales del s iglo IX. bajo e l mando de Svatopluk. alcanzó Moravia su
apogeo político al englobar a Eslovaquia, Bohemia, y por cesión e n bene.fici11111
hecha por Carlos el Gordo en 882, a Pano nia. Para derrotar definitivamente a
los francos, se unieron checos y moravos y consiguieron la paz a cambio de
un tributo que les permitió expandirse en otro frcnres. La dinastía checa de
los Premíslidas empezó a adqu irir poder en este mo mento. tras la conversió n
de su caudi ll o Vorivoj , bau tizado por san Medotio. y verdadero fundador del
estado checo. Pero la Gran Moravia sólo duró diez años, hasta la muerte de
Svatopluk (894). Panonia vuelve e ntonces al dominio franco, Bohemia reco-
noce el poder de Arnulfo. rey de la Francia Oriental. y Moravia misma sufre
ataques bávaros y checos (902) y desaparece ante la invasió n hú ngara (906).
La importanc ia de las estructura ec lesiás ticas fue fundamental para e l
nuevo reino, pues las labores de gobierno y. sobre todo. la diplo macia. se enco-
mendaron en un principio al c lero latino procedente del Imperio Franco. habi-
lllado a e llas. A l inrroduc irse la mi iones ortodoxas, se produjo un fracciona-
mie nto del clero que se acentuó en determinadas é pocas. Los papas mediaron
e n e l conflicto . pero a la vez intentaron asegurar la presencia de sus obispos
e n sedes importantes. La disputa estaba agravada por e l enfrentamiento entre
los part idarios de la antigua li tu rg ia traduc ida al eslavo por C irilo y Metod io,
y los partidarios de la generali zac ió n de la liturgia latin a. No está c laro ~j fue
aquí o en Bulgaria donde se tradujo la Ley de losj11sriciables, calco de las Eglo-
gas de León 111 y Constantino Y.
Desde e l s ig lo Vil , en la Gran Mo rav ia. se desarrollaban las ac ti vidades
ag ríco las y ganaderas en el marco de comunidades aldeanas (o/Jscina). acom-
pañadas por un progreso notable en la técni ca de la cerámica y en la utilización
de instrume ntos de hierro. El régimen de fami lias amplias fue sustituido por
otro de tribus, a cuyo frente había ari tócratas guerreros rodeados de c lientelas
militares (dm::ina). capaces de sujetar ya en e l s iglo VIII a las comun idades
campesinas y de apropiarse de la mayor parte del excedente de renta, así como
de crear núc leos fortificados (gurod). donde se desarrolló una artesanía espe-
c ializada notable .
Las relaciones mercantiles con e l exte rio r eran boyantes : se exportaban
esclavos, pie les y cera y se importaban armas francas y productos de lujo bizan-
tino . A los contactos continuos con Venecia. Zara y otras plazas del Adriático,
se añade en e l s ig lo IX la gran ruta Ratisbona-Kiev, y e l dominio de las salinas
situadas en la región de Cracovia. Por fin, otro as pecto no table de la hi storia
morava e la variedad de sus creaciones arquitectónicas y artís ticas. reve lado

226 HISTORIA ;..1EDIE\'AL 1(SIGLOS V-Xll J


por las excavaciones arqueológicas: palacios como el de Milkucice. ciudades
como Nitra o Stare Mesto. más los emplazamientos fortificados. como el cas-
tilla de Praga. templos en piedra. y una orfebrería notable que conserva influen-
cias tardo romana .

2.3. Polonia

La organización social y económica en los siglos v 111 y IX. e fundamentaba


en comunidade rurales en las que se integraban diversas fam ilias. Cada grupo
u opols de comunidades. compone un distrito territorial. Hay en muchos de
ellos puntos fo rtificados, con núcleo preurbanos en su torno. donde residen
lo aristócrata locales. sus dru:ina y algunos propietario rurales más pode-
rosos. Las relacione comerciale . tanto con el oeste como con el este y los
escandinavos. a través de Pomerania , y la concentración de riqueza. exp lican
que a los primitivos núcleos se añaden suburbio poblado por artesanos, ya en
el siglo x : Cracov ia, Wróclaw. Póznan y Gniezno son algunos ejemplos.
Las iniciativas de concentración política comenzaron antes en la Pegue1ía
Polonia de los ,·is/anos. en tomo a Cracovia. entre los cursos de l alto Oder y
del Waar. y los del Bug y Slyv. Despué de un tiempo de sometimiento a Mora-
via, su parte occ idental pasaría a poder ele los duques premy !idas de Bohemia.
La expansión de la Gran Polonia . obra de los polanos, fue algo más tardía. Se
produjo a partir de Gn iezno. en la cuenca del Wartha, durante la primera mitad
del siglo x. e incorporó, además de la Gran Polonia, Cujavia, Mazovi a. San-
domir y tierras de lo que posteriormente se denominaría Galitzia: aquell as fue-
ron las bases de partida de Mezco l.

3. Los principados mixtos: Rusia y Bulgaria

3.1. La Rusia de Novgorod: simbiosis entre eslavos y varegos

A partir del siglo v 11. las tribu e lavas procedentes del Vístula y Polonia
e instalaron en lo · valles del Yolga y Dniéper y sus afluentes. así como en la
estepa hasta las orillas del Mar Negro. siendo denominados l'énetos o \•endos
por sus vec inos bi zantinos. Con ello introdujeron el cultivo del trigo, base de
su alimentac ión. y la ganadería de tocio tipo, a la vez que ex plotaban los bos-
ques. y la pesca en lagos y ríos de la zona. Su hábitat predominante, construido
en madera. con hogares sin chimenea. e taba situado en los altos. de forma
im ilar a los ca tro ibéricos. Son pueblo paganos que veneran a las fuerza

TEMA 8. LA EXPANS IÓ DE LA "PERIFERIA" (SIGLOS Vlll -X J 227


de la naturaleza y a los ancestros. con influencias tanto germanas como iranias.
Su re ligió n se conoce bastante bien gracias al Dicho (sloro) sobre los ídolos.
atribuido a Danie l (hac ia 11 15) . Entre s us dioses se encontraba Dazbog, dios
de l so l, Svarog. dios del fuego , Stribog. d ios de l viento y Perun. dios de la tem-
pestad que se conve1tiría e n el dios gue rre ro de las drn:inas . así como los bos-
ques y ríos, plagados de náyades y sirenas. y los vampiros. Sus templos a c ielo
abierto, se componían de un círcu lo con pequeños santuarios alveo lares donde
se veneraban los dioses de las tribus locales, mientras que en e l cent ro se
e ncontraba el dios común, delante del c ual ardía una llama ete rna. Estas tribus
limitan al norte con los fineses. y al sur con los polanos y j ázaros. Comercian
con e llos sobre todo con pieles y mie l. a cambio de monedas de plata. Tenían
una impo rtante tradic ión oral de cantos épicos, que tran smitían las victorias
de los ancestros de l clan, y se conocían e n es lavo con el nombre de pesma y
entre los ru sos como bylines.
Sobre este estrato de población, se extienden los suecos/varegos -a partir
de l s ig lo vn1 , como ya hemos visto. e n e l eje Ladoga/Volga- para controlar las
monedas de plata procedentes de los intercambios con el mundo islá mico. Su s
comerc iantes aparecen primero e n los 1•ici de Timerebo (Vo lga, cerca de Jaros-
lav) y Gnezdovo (Dni éper, cerca de Smolensko ), do nde ya traficaban los mer-
caderes bizantinos y musulmanes. Así nace la ll amada " ruta de los varegos a
los g riegos·", descrita por e l e mperador Con stantino Vll Porfirogéneta . que iba
del mar Báltico al lago Ladoga por el Voljov, y por e l Dnié per al Mar Negro,
desde donde se llegaba a Constantinopla. Las naves escandinavas transpo rtaban
esclavos. pieles. cera y mie l para los mercados de Constantinopla y Bag<lad.
Los enfrentamientos entre las tribus eslavas que, según un cronista de Nov-
gorod. se habían negado a pagar los tributos (dan) a los varegos. provocaron
la alianza entre varegos y eslavos y la llegada al pode r del legendarios Rúrik,
fundad o r de l principado que se instalaría en Novgorod y, desde allí, env iaría a
s us boyardos (élite militar) a Kiev. En realidad, los varegos se fueron instalando
en los 1·ici come rciales de los ríos, tomando a su cargo la defen sa fre nte a los
pueblos de las este pas. protegiendo e l eje flu vial a cambio de un pago y parti-
ci pando e llos mi smos de la actividad comerc ial. El tributo que ex ig ían los prín-
cipes de los eslavos sometidos, era recaudado en especie por e l propio príncipe
y su comitiva e n un viaje (poUud), tanto de recaudac ión como de reconoci-
m iento de la sumisión de sus súbditos, que se realizaba en otoño, cuando se
acababan de recoger las cosechas. La unifi cación terri tori al se fue logrando
cuando se concede e l gobierno de las c iudades a famil iares o miembros de la
dm:ina del príncipe para garanti zar la paz. Las comitivas am1adas del príncipe,
de varegos hasta e l s ig lo v 111 y luego de ru sos. formaban la base del ejé rc ito y
aseguraban la protecc ión de l prínc ipe .
En 860. lo s varegos que efectuaban razzias por la zona de l Mar Negro
pus ieron sitio a Consta ntino pla , por prime ra vez, mientras e l emperador
M ig ue l TTT estaba en campaña, y e l patriarca Focio se ponía al frente de la ciu-

228 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


dad. A partir del 882, Oleg e limina a los boyardos y gobierna e n Kiev junto
al hijo pequeño de Rúrik . l gor. Las exped iciones contra Constantinopla. no
cesan ha ta alcanzar e l tratado de paz y come rc io de 9 11, que se renovaría a
parti r de entonces cada 30 años, casi siempre previa presión militar.

3.2. Bulgaria, /afusión de eslavos y búlgaros en los Balcanes

El pueblo búlgaro procede de la región de l Vo lga, donde habían fundado un


estado al que denominaban Gran Bu lgaria . Formaban parte de la federación de
pueblos de las estepas dominada por los hunos. El nacimie nto del primer reduc-
to de poder búlgaro se produjo cuando una de la ramas de los búlgaros, la de
los cutrig ures, emparentados con los hunos, comenzaron a hostigar e l Impe rio
Bizantino en la época de Heracl io. conduc ido. por u kan . s itiando Constanti-
nopla hacia el 626, en unión de fuerzas ávaras. Su sublevación contra estos últi-
mo hizo que Herac lio concediera a su jefe, Kubrat, e l título de patric io del
Lmpe rio. A mediados del s iglo v 11 s u kan Asparuk. an te los ataques de los káza-
ros a la Gran Bulgaria. se estableció con alg una tribu en la región de Besarabia
y Dogruja. con e l consentimiento del emperador Constante 11 , que les encargó
defender la frontera norte del ataq ue de otros pueblo , estableciéndose e n medio
de los pueblos es lavos allí ase ntados como una cla e dirigente. Constantino IV
reconoció u auto ridad sobre la zona de la antigua provincia imperial de Mesia,
en el tratado que ambos firman (68 1), a cambio de un tributo, y aparece por pri-
mera vez el nombre de Bulgaria en los a uto res bizantinos, como estado tapón
entre e llos y los demás te1Titorios bárbaros. La capital e s itúa e n Pli sca, donde
las excavaciones han descubierto una escritura a ún ·in descifrar, y esculturas
típicas ele las c ivili zaciones nómadas esteparia : como un jan que recibe e l poder
del c ie lo y vive en e l palacio rodeado de sus magnates, e l chamán con sus cam-
panilla , arqueros a caballo. etc. Al ayudar a Ju tiniano II a recuperar su trono,
e l hijo de A paruc recibió e l título de César (705), mientras los procesos de
aculturac ión emre eslavos. búlgaros y b izantinos van fraguando una nueva cul-
tura, que se manifestará a lo largo de lo sig lo iguientes.
Dado que los búlgaros. que constituían una é lite militar. se habían estable-
cido obre te1Tito rios ocupados por pueblos e lavo . fueron sometiendo y fus io-
nándo e lentamente con é tos, al tiempo q ue iban constitu yendo una amenaza
para Bi zancio ya que iban extendi éndo e progre ivamente por los Balcanes,
aprovechándose de la progresiva debilidad de lo ávaros. Su ka n Krum saqueó
Adrianópoli s, lo que produjo una inmediata reacción bi zantina. El emperador
Nicé foro 1 se puso al mando del ejérc ito. tomó Pli sca (8 11 ) y la saqueó. pero
sufri ó una terrible derrota a su regre o a Constantinopla, en Várbica, donde el
ejérc ito imperial fue diezmado y icéforo halló la muerte, s ie ndo usado s u
cráneo como copa por Krum para celebrar la vic toria. Krum pasó a la ofensiva
y en 8 13 s itió Constantinopla. ante cuyo muro ofrec ió ac rific ios humanos

TE:\1A . LA EXPANSIÓ DE LA "PERIFERIA" (SIGLOS VIII-X ) 229


a su dioses ante e l horro r de lo s itiado . La úbita muerte de l kan hizo que
lo búlgaros se retiraran tras conc luir su hijo Omurtag una paz de tre inta años,
en e l tran curso de los cua les ay udaron a Mig ue l JI en e l levantamiento de
To más e l Esla1•0. pues e l problema de lo i lo te de poblac ión eslava dentro
de l Impe rio aún no se había resue lto. Constantino pl a no sería atacada por los
búlgaro hasta e l año 894. Mientras. siguen avanzando los proceso de es lav i-
zac ión. c ristiani zació n y mad urac ió n de la estructuras políticas búlgaras. que
e plasman con Ja llegada a l poder de l kan Boris 1 (852). q uien cambió s u eje
político de refe rencia volviendo su vista hacia e l Impe rio Franco.
Tras una demostración bé lica bizantina, Boris accedió a bautizarse teniendo
como padrino al e mperador Mig uel 111 (865), entrando a formar parte del paren-
tesco espiritual y j erárquico de l e mperador. Para Miguel 1 de Bulgaria, nombre
que adopta Boris 1 tras su bautismo en honor a su pad ri no. e l proble ma era con-
eguir que la cri stiani zac ió n se convirtiera en e l armazón ideo lógico de su
mo narquía. frente a la rebelión de los boyardos (é lite búlgara en este caso) pol i-
teí ta , hostiles tanto a Bizancio como a Ja población eslava. A la vez, necesitaba
que la Iglesia búlgara fuera independiente, para no q uedar a merced de l patriarca
ecumé ni co de Bi zanc io . y a través de é l. de l imperio Bi zantino. Migue l 1 se
dirigió al papa N icolás I para preguntarle o bre la cuestión jerárquica, las nor-
ma a eguir y Ja conservac ión ele costumbres búlgaras. que ofrecía a la Iglesia
latina. Esta propuesta no fue ma l acogida en Ro ma ya que . con la creación de
un arzobispado en Bulgaria, extendería su juri dicció n sobre e l antig uo Il írico
y la Trac ia. La respuesta favorable de Roma contribuyó a enfriar todav ía má
la re laciones con los e mperadores y la Igles ia bi zantina. que atravesaban un
mal momento. En 870 el emperador Basilio l reaccionó con celeridad aceptando
la creación de un arzobispado y diez o bi pados que, aunque gozaban de cierta
autonomía, reconocían la jurisdicción de l patri arca de Constantinopla. La alfa-
betizació n eslava, llevada a cabo también po r mis io neros bizantinos expul actos
de Mo ravia, se realizó a través de los es lavo búlgaros. C lemente, discípulo de
Metodio, se convierte en obispo de Ócri da (893), y Mi gue l I (Bo ris) se hace
mo nje en e l monasterio real de San Pante le imó n de Pres lav. fundado por é l
(889). Sin e mbargo, su hijo Vladimir se puso de parte de los boyardos, se
enfrentó a l clero y de nunció Ja ali anza con lo francos, por lo que M iguel 1
abandonó e l monasterio, cegó y encarceló a su hijo, proc lamando zar a su segun-
do hijo Simeón, educado en Cons tantino pla, y decreta el traslado de la capital
a Pre lav. comenzando un nuevo periodo e n la hi toria de Bulgari a. El g riego
ustituirá a l eslavo como lengua ofic ia l, y la escritura c iríl ica a la glagolítica.

3.3. Al límite del Imperio: los jázaros

Los jázaros eran un puebl o de origen turco, q ue se ha bían establecido e n


e l sig lo v 11 e ntre e l Volga y e l Do n, a l o tro lado de Bulgaria . e inic iaban s u

230 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


ex pansión hacia e l Oeste. E l m atrimonio de Justiniano II con la hija de uno de
sus janes. les valió su instalac ión definitiva y fructíferos contactos con el Impe-
rio . Establecieron en la zona un s istema de pago de impuestos por parte de las
tribus y por los us uarios de las rutas comerciales. A l contrario que otros pue-
blos, formaron un estado estable, durante tres siglos, situado entre el Cáucaso,
e l Don y e l Ural. Durante todo e l sig lo v 11 fueron al iados de Bizancio frente a
los mu sulmanes. sirviéndo les como jinetes me rcenarios. y casando a varias
princesa j ázaras con emperadores bi zantinos. Los judíos, asentados entre e llos,
hac ia e l 740, contribuyeron a su abandono de l polite ísmo. El grupo dirigente
ya se había convertido a dicha re li gión a mediados de l s ig lo IX, resaltando así
su independencia frente a los pode res cristianos, de distinto signo, y mus ul-
manes que les rodeaban. convirtiéndose de esta manera en el único pueblo con-
vertido a l judaísmo. Destacaron en e l comercio de pie les y esclavos, en centros
como Kiev, Samarcanda, Alejandría y Constantinop la. En 833 pidieron a
Bizancio ingenieros para construir su forta leza de Sarke L a ori llas del Don. La
mayor amenaza para ellos sen1n los rusos de Kiev.

4. La cristiandad frente al Islam en la Península Ibérica

Tras la derrota del ejérc ito visigodo frente a los musulmanes (7 11 ), éstos,
tras varias campañas anuales, ocuparon toda la Península. Dado el escaso núme-
ro de los invasores, éstos se concentraron en algunas pl azas militares y c iudades
en las que se hic ie ron fuertes y controlaron los centros de decisión. El resto del
teJTitorio continuó bajo las mi smas autoridades de é poca visigoda, conservando
sus leyes. rel igión y costumbres, todo e llo a cambio de l pago de tributos a los
nuevos dueños musulmanes. A esta situación se había llegado mediante el esta-
blecimiento de pactos o capitulac iones. como e l ce lebrado por e l famoso duque
vis igodo Tudmir, e n el 713 , en la región de Alicante y Murcia. En e l caso de
revueltas o incumplimiento de lo pactado, una expedic ión militar era suficiente
para restablecer la s ituación. En pocos años. la zona norte y amplios espacios
del valle del Duero, quedaron libres de la presenc ia de musulmanes y e n ellos
pudo inic iarse la resistencia frente a los invasores. En la zona asturiana se refugió
parte de la nobleza visigoda y los restos del ejérc ito derrotado, y allí se inic ió la
resistencia que pronto se extendió también por Galicia y Cantabria. Oviedo será
la capital de l naciente re ino asturiano que, hasta mediados de l siglo IX, tuvo que
soportar las constantes aceifas (expedi ciones militares) mus ulmanas por las
zonas de Álava y Castilla. llegando en alguna ocasión hasta las mismas puertas
de la capital. Los monarcas asturianos se confom1aron con extender su influencia
tras las montañas que los protegían, sin atreverse a salir de e llas.
En el Pirineo se organizaron una serie de núcleos de res istencia. condados,
que surgieron al amparo de l re ino franco: Ribagorza. Pallars. Arnpurias, Rose-
llón, Urge l, Cerdaña, Ausona y, más tarde Barce lona, que integraban la Marca

TEM A 8. LA EXPA!\SIÓN DE LA "PERIFERIA" (SIGLOS VIII-X) 231


Hi spánica, y que s iguen una evolución parec ida a la del resto de los condados
francos. Con e l tiempo estos condados lograron hacerse he reditarios, dando
lugar a dinastías que luc han por integrar nuevos condados y por am pliar, a l
inic io tímidamente, sus tie rras a costa de los musulmanes. Uno de estos condes
fue Wifredo e l Velloso (874-898) que acabó creando un ampli o Estado inde-
pendie nte, s i bien reconociendo la teórica soberanía de los monarcas francos.
En Pamplona se crea un pequeño reino (824) co n Íñigo Arista, acogido al
amparo de los Banu Qasi de Tudela, prime ro, y de los monarcas asturianos
después; mie ntras que e n los valles pire naicos de Huesca se afi anzaba una
dinastía de condes indígenas cuyo principal represe ntante fue Aznar Galíndez.
Las continuas crisis por las que atraviesa el em irato cordobés en el siglo 1x,
a causa de los levantamientos de los mu/adíes (musulmanes de origen español)
de Mérida, Badaj oz, Toledo y Zar agoza, faci litan e l avance paulatino de los
cristianos del norte que van repoblando lentame nte aque llos ten-itorios desier-
tos entre las momañas de l norte y el Duero. Ordoño 1 fue el gran impul sor de
esta política y en s u época se repobló León (856), Astorga, Tuy y Amaya (Bur-
gos). Su hijo A lfonso III, prosiguió su labor alcanzando y fortifi cando la línea
del Duero, siendo Zamora (893) su defensa principa l.
Nobles de Galicia, Asturias y Cantabria , al frente de sus si ervos y co lonos,
fueron e l e lemento re pobl ador por exce le nc ia. Esta primera fase repobladora
tiene también una fuerte impronta monacal y arabizante, ya que fueron muchos
los mozárabes (cristianos que vivían bajo dom ini o mus ulmá n), que con sus
monjes a la cabe za, se tras ladaron a las tierras rec ién conquistadas de León y
Zamora, aportando su rico arte, distinto de l asturiano, y nume rosos manuscri-
tos. Esta labor repobladora se dio también en los condados pirenaicos, aunque
con mucha meno r inte ns idad.

Bibliografía
Á lvarez-Pedrosa Núñez, J. A. (coord.): La crisriani:::.ación d e los esla1•os. //u.
Re1>isra de Ciencias de las Religiones, Anejo XIII. Madrid: Univers idad
Complutense, 2004.
An-ignon, J.-P. : La Russie médiél>ale. París: Les Be lles Lettres, 2003.
- Les Églises sla1·es. des origines au XV' siecle . París: Desclée, 199 1.
Beauvois, D. : Hisroire de la Pologne. Parí s: Hatie r. 1995.
Be lina , P. et al.: Hisroire des Pays Tcheques. París: Seui l, 1995.
Berend, Nora (ed). Crisrianiwrion and rhe Rise of Crisrian Monarchy. Scandi-
navia, Central Europe and Rus c. 900-1300. Cambridge Unjversity Press,
2007.

232 HISTORIA MEDIEVA L 1(SIGLOS V-XII )


Bram sen, C. B.: Los l'ikingos en la Península Ibérica. Madrid: Fundación
Reina lsabel de Dinamarca, 2004.
Curta, F.: So11rheasrem Europe in rhe Middle Ages, 500- 1250. Cambridge,
2006.
D vornik , F.: Les Slal'es: hisroire el ci11ilisa1ion de /' Amiq11i1é au.r débuts de
/" époque contemporaine. Pari s: Seu il , 1970.
Graham Camp bell , J.: Los 1·iki11gos: orígenes de la cultura escandina\'G. Bar-
celo na: Folio, 1994.
J ones, G.: La sa¡:a del Arlá111ico none: eswhlecimienro de los l'ikingos en
Islandia. Groenlandia y América. Barcelona: Oikos-Tau. 1992.
Laliena Corbera, C. y Sénac. Ph.: Musulmans el Chrhiens dans le Haul Moyen
Age. Au.r Origines de la Reco11q11ere Aragonaise. Pari : Minerve, 199 1.
Míng uez, J. Mª: La EspaFw de los siglos VI al XIII . Guerra . expansión y trans-
formaciones. Madrid: erea. 1994.
Patlagean, E. y otros: Historia de Bi:ancio. B arcelona, C rítica, 200 1.
Rui z de la Peña, J. l.. J. Rodríguez, J. Luis Martín : La monarquía astur-leone-
sa. de Pe/ayo a Alfonso VI (718-1109) , en El Reino de León en /a Alta
Edad Media , T. 3. León: Centro de Estudios e f nvestigación '·San Is ido-
ro". 1995.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas
Duby. G.: Atlas histórico, pp. 120- 12 1, 162, 169.
Echevarría. A. y Rodríg uez. J. M.: A1/as hisrórico de la Edad Media pp. 68,
117. 130. 357.
Kinder. H. y Hilgemann. W.: A1/as his1órico mundial. l. De los orígenes a la
Re1·0/ució11fra11cesa. pp. 136- 141.
VV. AA.: Atlas histórico de Espwia. l. pp. 78-83.

Textos y documentos
Kaplan. Miche l (dir. ): Edad Media. siglos 11 -x. Granad a: Universidad de Gra-
nada. 200-+.
- Las inl'([siones 11on11a11das. p. 216.

TE\IA 8. LA EXPA\SIÓ\ DE LA ··PERIFERIA .. (SIGLOS VIU-X l 233


Miranda F. y Guerrero, Y.: Historia de Espaiia Medie1'al. Territorios . socieda-
des y culturas. Madrid: Sílex , 2008.
- Texto del pacto de Teodomiro y Abd al-A::.i::. ihn Musa. p. 50.
Pe/ayo. primer rey de Asrurias. p.70.
Riu, M. et al.: Textos comentados de época mediel'lil (ss . \' al XII ). Barcelona:
Teide, 1982.
- Texto 19.2: Los comerciantes m s en el hajo Valga .

Textos para comentar

Los orígenes de Rusia según la Crónica de Néstor

Pasado muc ho tiempo se asentaron los eslavos en e l Danubio, donde están


ahora la tierra húngara y búlgara. De aque llos te rrito rios se es pa rc ie ron los
eslavos por la tierra y se apodaron con los nombres de los lugares en los c uale s
se asentaron. Así, unos. llegando, se asentaron en el río de nombre Morava y
se apodaron moravos y otros se llaman checos ... Así pues, también estos esla-
vos llegaron y se asentaron en el Dniéper y se llamaron polianos, y otros dre-
vlianos porque se asentaron e n los bosques. Estos mismos es lavos que se asen-
taron en e l lago limen se llama ron con s u propio nombre -eslavos- y
construyeron una ciudad y la llamaron Novgorod. Cuando estos polianos viví-
an a solas, por estas montañas pasaba la ruta de los Varegos a los Griegos .
. .. Expu lsaron a los Varegos al lende e l ma r y no les pagaron tributo y
comenzaron a gobernarse independie nteme nte y no había ley entre ellos y se
levantó un clan contra otro c lan y tuvieron una guerra intestina y come nzaron
a combatir uno contra otro. Y se dijeron: " Busqué monos un príncipe que nos
gobierne y juzgue según la ley''. Y fu eron all ende la mar a donde los Varegos,
los rus. Aque ll os Varegos se llamaban rus como otros suecos, y otros nornrnn-
dos y ang los y aun otros ... Los chud. eslovenos. k.ríviches y ves dijeron a los
rus: " Nuestra tierra es grande y rica. pe ro no hay o rden e n ella. Venid a reinar
y gobemadnos''. Y se eligieron tres hennanos con sus clanes y tomaron consigo
a todos los rus y vinieron y e l viej o Riúrik se ase ntó e n Novgorod .. . Y por
aq uellos Varegos se llamó la tierra Rus. Los novgorodi enses son aquell as gen-
tes de estirpe varega. y ante riormente fueron eslovenos. Al cabo de dos a ños
murieron S ineus y su hermano Trúvor, y Riúrik aceptó todo e l poder en so li-
tario y comenzó a repartir sus c iudade s entre sus hombres ...
Néstor. Relato de los mios pasados. Edición de Ángel Luis Encinas Moral.
Madrid: Miraguano. 2004 . pp. 69-72 y 93-94.

234 HISTORI A MEDIEVA L 1(SIGLOS V-XII )


Correrías normandas en Curlandia y Frisia

... en primavera prepararon una gran nave larga y buscaron tripulación , y


ese verano pus ieron rumbo al Báltico para hacer pil laje, y consiguieron muchí-
simas riquezas y riñeron numerosos combates. Siguieron luego hasta Curland ia
y se quedaron medio mes en esa región. haciendo comerc io tranquilamente;
cuando terminaron, volvieron al pillaje y atacaron varios lugares.
Un día llegaron a un estero grande; había total oscuridad; acordaron bajar
a tierra, y se dividieron en grupos de doce hombres. Fueron al bosque, y no
pasó mucho tiempo antes de que alcanzaran terreno ha bitado; empezaron a
robar y a matar gente, y la gente huyó y no encontraron res istencia.
Arinbjorn permaneció ese invierno en s u hacienda, y luego. en primavera,
dijo que tenía intención de salir a v.ikingo: Arinbjom tenía buenos barcos; pre-
paró esa primavera tres naves largas, todas ellas de gran tamaño; llevaba tres-
cientos sesenta hombres; en su barco iba la gente de s u casa, y estaba perfec-
tamente eq uipado; llevaba también muchos hijos de campesinos ...
Arinbbjom y Egil llevaron las naves largas con rumbo sur, costeando; luego
pus ieron rumbo a Sajonia, y estuvieron saqueando allí durante el verano. Y
consiguieron riquezas. Y cuando empezaba el otoño volvieron hacia el norte y
llegaron a Frisia.
Una noche. cuando e l viento era flojo. entraron en un estuario pues los
puertos eran malos y la marea estaba muy baja; estaban en una tierra muy llana,
cerca de un bosque, los campos estaban mojados porque había llovido mucho.
Decidieron desembarcar y dejaron una tercera parte de la gente para vigilar e l
barco; avanzaron junto al río. entre éste y e l bosque; a poca di stanc ia de e llos
había una aldea. y en ella muchos campesinos: todo e l que puso escapó corrien-
do de la aldea, tierra adentro ... La tierra era llana y había muchas charcas gran-
des: habían excavado can ales por toda la zona y estaban llenos de agua; con
e llos cerraban los campos y los prados, y en algunos sitios habían colocado
grandes maderos sobre los canales para poder cruzar; había puentes con e l
suelo de madera.
La gente escapó hacia el bosque; y cuando los vikingos estuvieron en la
zona habitada. los frisones se reunieron en el bosque, y cuando se hubieron
reunido trescientos sesenta hombres, se dirigen hacia los vikingos dis puestos
a luchar contra ellos.
Los vikingo habían conseguido gran botín y habían saqueado la costa, y
c uando llegaron a los barcos algunos mataron las reses mientras otros llevaban
e l ganado a los barcos ...
Snorri Sturluson. Saga de Egil Skalla -Crimsson. Edición de Enrique Bemár-
dez. Editora Nac ional. Madrid, 1984. pp. 232 y 34 1-343.

TEMA 8. LA EXPANSIÓN DE LA ··PERIFERIA.. (SIGLOS Ylll·X) 235


Algunas costumbres de los Búlgaros del Volga

Come n mijo y carne, aunque e l trigo y la cebada se dan en abu ndancia.


Cada uno recoge lo que siembra y e l rey no tiene ningún derecho sobre la cose-
cha, aunque ellos le dan una piel de marta por cada hogar. Cuando e l rey ordena
reunir la tropa para una ex pedición contra un país y se obtiene botín , recibe la
misma parte que la tropa. Todos los que ofrecen un banquete de bodas o invitan
a un festín, deben aparta r para e l rey una parte de la comida. en consonancia
con la importanc ia de l banquete, y un sakhraj de hidromie l, al igual que cie rta
cantidad de trigo, que e s malo ya que la tie1Ta es negra y hedionda; conservan
sus víve res e n pozos excavados en la tielTa , por lo que al cabo de pocos días
se co1Tompe n, vo lviéndose infectos y sin ning una utilidad.
No tienen ni aceite de oliva ni de sésamo; utilizan en su lugar aceite ele
pescado, por lo que todo lo que cocinan con este aceite, apesta; prepa ran con
cebada un puchero que comen los chicos y chicas eslavos. A veces cuecen la
cebada con carne: los mayores come n la carne y dan la cebada a s us hijas. pero
s i la carne es ele cabeza ele cabra, se la dan a e llas ...
Viven todos en tiendas, pero la de l rey es la más grande. ya que puede alber-
gar mil personas o más, y está adornada con alfombras armenias. En el centro
se encuentra un trono recubierto de brocados bizantinos.
Cuando un hombre mata a otro de libe radame nte, se le ap lica la ley de l
talión, pero s i lo mata s in querer, construyen una caj a de madera de khadank
y lo me ten de ntro, con tres panes y una j atTa de agua, cerrando la caja con cla-
vos; levantan tres estacas de made ra, parecidas a postes para monturas de
camello, lo c ue lgan allí y dicen: "Nosotros lo ponemos entre e l cielo y la tierra,
expuesto a la lluvia y a l ol, puede que Dios se apiade de é l" . Allí permanece
hasta que e l tie mpo lo de1Tibe y los vientos hayan dispe rsado sus restos.
Los hombres y las mujeres se lavan en e l rio, juntos y desnudos, no ocul-
tando s u c uerpo. No come ten pecado de forni cación de ningún tipo. Si alguno
comete este pecado, plantan cuatro estacas de hie rro, lo atan de pies y manos
y lo parten en dos con e l hacha , de la cabeza a los pies . Hacen lo mi smo con
la mujer cu lpable. Después cuelgan los trozos, de uno y otro, e n un árbol ...
Condenan a muerte tanto al ladrón como al fornicador.
El rey de los Búlgaros paga un tributo al de los Kázaros. Por cada casa
debe pagar una pie l de marta.
El hijo de l rey de los Búlgaros está, como rehén, con e l rey de los Kázaros.
He visto a los Rus (Varegos) que habían venido para come rc iar. .. No he
visto cuerpos más perfectos que los s uyos. Por s u talle, parecen palme ras. Son
rubios y de piel rosada ... Cada uno lleva siempre cons igo un hacha, una espa-
da y un cuchillo. Su cuerpo está tatuado e n verde con dibujos de árboles, fi gu-
ras, e tc.

236 HISTORIA MEDIEVAL I (SIGLOS V-X II )


Son las peore cri aturas de Di o . No se limpian las manchas produc ida
por los excrementos y la orina: ni e lavan después de las re laciones sexua les;
ni se lavan las manos después de comer. Son como asnos e rrantes.
lbn Fadlán . Voyage che: les Bulgares de la Volga. Trad. André Mique l. Ed.
Sindbad. Parí . 1988 . pp. 62-65 y 7 1.

TE~IA 8. LA EXPANSIÓN DE LA "PERI FERI A" (SIGLOS VIII-X) 237


Tema 9
BIZANCIO BAJO LA DINASTÍA
MACEDÓNICA (867-1057)

Introducción.
Fuentes.
1. El gobierno de la dinastía Macedónica.
1. 1. Los grandes emperadores: de Basilio l a Constantino VII Porfirogé-
neto.
1.2. Las instituciones políticas y la codificación del Derecho.
1.3. El gobierno de los coe mperadores.
1.4. Basilio I1 Bulgaróctono.
1.5. La decadencia de los macedónicos.
2. La administración y la reforma de Jos themas durante el sig lo x.
3. La expansión bizantina y la gran propiedad agraria: e l debate del "feuda-
lismo bizantino".
4. E l c isma de Oriente en la época de Migue l Cerulario.
5. El "Primer Humanismo·· bizantino.
Bibliografía.
Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos.
Textos para come ntar.

Introducción

La dinastía Macedónica condujo a Bi zancio a nuevos momentos de esplen-


dor no exentos de problemas. tanto en el exterior. como en e l propio seno de l
Imperio . Entre e llos destacan las cuestiones religiosas : el ci ma y la que rella
iconoclasta. que deben entenderse también como auté nticos problemas socia-
les. y cuyos matices doctrinales deben tenerse especialmente en cuenta. Aun-
que se trata de un tema principa lmente de historia política. no hay que olv idar
el impacto c ultural de la helenizac ión del Imperio. y la polémica cuestión de
la feudalización de l mundo rural bizantino.

TEMA 9. BIZANCJO BAJO LA DL'lASTÍA MACEDÓNICA (867-1057) 239


Fuentes
La principal fuente sobre e l re inado de Basilio I fue la biografía encargada
por su nieto Constantino VIL Viw Basilii. dentro de las continuaciones de la
cró nica de Teófanes. con una finali dad apologética y legitimadora de la d inas-
tía, por lo que no es mu y fi able . Constantino no escribía personalme nte muchas
de las obras que se le han atribuído, por lo que más bien cabría califi carl o de
mecenas de obras que titulaba con nom bres latinos: De t/Je111arih11s. De admi-
nistrando imperio o De cerimoniis aulae br:antinae.
Miguel Pse ll os. uno de los personajes cortesanos más importantes durante
la dinastía. fue compañero de estudios de l emperador Constantino (X) Ducas,
del patriarca de Constan tinopla y de algunos ministros. lo q ue le dio una pers-
pectiva po lítica sumamente inte resante a la hora de escribir su Chronographia.
Antes de entrar en la corte, durante e l gobierno de Miguel V, consiguió atraer
j unto con s us compañeros la atención de Constantino Monó maco. q ue impul só
los estudios universitarios en Constantinopla, div id idos entre los inte resados en
el derecho y los partidarios de la fil osofía, cuya fac ultad dirigió Psellos. Como
cortesano, destacó por s u e locuenc ia, y desempe ñó los cargos de secretari o de
Estado. gran c hambe lán y primer mini stro. Sus actuac io nes directas pusieron y
quitaron emperadores, por ejemplo, fue e l j efe de los delegados que le ofrecieron
la corona a Isaac Comneno. También compuso la ac usación contra Mig uel Ceru-
lario. Su C/Jronograp/Jia prosig ue la obra de León Diácono y abarca desde la
mue11e de Juan Tzimiscés y e l ad venimiento de Basili o IT Bulgaróctonos en 976.
hasta e l emperador Nicéforo e n 1077. A unque la primera parte de su obra sigue
las convenciones historiográficas y es re lativamente objetiva. a panir del re inado
de Migue l V se convierte en un verdadero libro de memorias.
Entre las fu entes occidenta les, una de las más po pul ares es la Amapodosis
de Liudprando de Cremona. embajador en la corte bizantina , que narró s u lega-
ció n a Constantino pla e n un to no caricaturesco y cargado de sentimie nto an ti-
bizantino.
En cuanto a la o rgani zac ió n soc ial de l Impe ri o Bi zantino d urante este
periodo, Ja fuente más reconoc ida es e l Libro del eparca, e manado de la ofi -
c ina del e parca o prefecto de la ci udad de Constantinopla, a fina les de l re inado
de León VI. hacia 9 12. Reelaborado bajo los siguientes emperadores. presenta
veintidós títulos dedicados a los oficios de la ciudad que requerían de la inter-
venc ió n del Estad o para s u regla mentac ió n: no tari os (inc luidos los maestros
de derecho). banque ros. cambiadores. o rfebre s: ofi cios de lujo como los joye-
ros, especieros, sederos, y todos aq uell os que se dedi caban al av ituallami ento
de la capi tal y a los productos de prime ra necesidad. describiendo tam bién
toda la o rgani zac ión comercial y las tie ndas.
La ofens iva militar contra los árabes en época de Ro mano Lecape no se ría
la inspiradora de l gran poema épico bi zantino Diógenes Akrita. q ue narra la
vida de estos soldados de frontera un tanto especia les, los akrirai (literalmente,

240 HISTOR IA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll J

L
.. al margen de la norma··). tropas fro nterizas en una zona en la que ciudades y
fortalezas podían cambiar de manos de forma alternativa.
En cuanto a las compilac iones lega les, es fundamental la Epanagogé o
l111rod11cció11 a la ley. compi lada durante los gobiernos de Basilio 1 y León VI
y promulgada en 886. En ella participó el patriarca Focio. que escribió su pre-
facio (Eisagogé) y do secc iones sobre la posición y el poder del emperador y
el patri arca. Poco años después sería sustituida por el Proc/Jeiro11. también
ll amado Proc/1eiros Nomos o Manual. promulgado por León VI y mucho má
cercano al Corpus luris Ci1·ilis de Justini ano.

l. El gobierno de la dinastía Macedónica

1.1. Los grandes emperadores: de Basilio la Constantino Vil


Porfirogéneto
La dinastía má brill ante de la hi toria militar y política de Bizancio pudo
prolongarse desde 867 hasta 1056, aunque después de la muerte de Basili o ll,
en el 1025 , só lo e l prestig io acumulado y un cierto ~e ntim i enl o legitim ista
arraigado en la población. hizo po ible una sucesión má o meno pacífica.
Ell o no descarta la ex i tencia de graves contradicc iones internas y de fuerzas
di sgregadoras de la unidad anterior.
Basilio L carente de escrúpu los y con una ambición sin límites. se hi zo con
el poder tras asesinar a su ami go Miguel 111. con quien había compa11ido aman-
te y esposa (Eudoc ia Ingerina), hasta el punto de que su sucesor, León VI, pudo
ser hijo de Mi gue l 111 y no de Bas i1io.
La situación poi ítico-m i1itar del Imperio en Oriente había mejorado consi-
derab lemente. pero el Occidente estaba escapando al control griego, por lo que
Basilio emprendi ó campañas marítima en Sicili a. de poco éx ito, y otras en la
costa dálmata, que conso lidaron su poder en la zona. Basilio proyectó una
ali anza con el caroli ngio Luis 11 para hacer frente conjuntamente a los avances
islámicos en Itali a. pero quedó rota por la inesperada conq ui ra unil ateral de
la ci udad de Bari por parte del Luis ll. Durante el reinado de León VT, los
musulmanes tenninaron la conquista de Sicilia. con lo que el Imperio bizantino
acentuaba aún má u carácter oriental.
Otro problema al que tuvo que enfrentarse Basilio fue la poderosa secta
herética de los paulicianos. Estos herejes duali stas (que aceptaban la ex istencia
de dos principios enfrentados). recog ían una serie de tendencia muy viva
desde los primeros tiempos cristiano . cristalizando en un mov imiento fuerte
en Asia Menor desde medi ados del iglo v 11. que había alcanzado una gran
pujanza debido a la probable protecc ión de los emperadores iconoc lastas. pri-

TEMA 9. BIZA:-ICIO BAJO LA Dl1 ASTÍA MACEDÓNICA (867- 1057) 241


mero, y de los árahes, despué~. Durante e l reinado de Migue l 111. e l movimiento
pau liciano, muy radicalizado. había adqui rido unos tintes mil itares y violentos.
El mi smo Focio intentó convencer a su j efe, Juan Chrisocheiros, para que se
apartase de la herejía. Las tropas de Bas ilio consiguieron. después de varias
campañas, infligi r una de rrota Jefiniti va a los pauli cianos. destruyó su capita l.
la ciudadela de Tefriké, y acabó con su jefe, pero no consiguió extinguir a sus
partidarios. A fines del siglo>- se trasladaron hac ia Tracia. donde debieron de
entrar en contacto con los nacie ntes bogomilitas búlgaros. Poco sabemos de
s u pensam ienro. a falta de texto<; esc ritos, pe ro podemos inferir sus ideas de
otros mov imientos dualistas medieva les: firme cree nc ia en la lucha en tre los
princ ipi os del bien y del mal , rechazo de la jerarquía ec lesiástica y negación
de la vi rg inidad de María. entre otras.
La época de León VI (886-9 12). que tu vo como coemperador a su hermano
Alejandro, se vio empañada por sus s ucesivos matrimonios con cuatro mujeres,
núme ro prohibido por la Ig lesia oriental, que provocó un problema sucesorio.
a l prete nder legitimar a su hijo Constantino para poder nombrarle he redero. El
patriarca Nicolás el Místico, discípulo de Focio y otra de las grandes lumbreras
intelectu ales de la lglesia bizantina, osó prohibir la entrada de l emperador en
Santa Sofía y éste reaccionó deponiendo al patriarca y nombrando en su lugar
a l más controlable Eutimio . La di spensa matrimonial del papa Sergio Ill, a
quien recurrió León. como se hacía en estos casos difíci les, solucionó el pro-
blema y permiti ó la legitimación de l joven Constantino, que sucedía a su padre
sie ndo aún un niño, en e l 9 12.
En cuanto a las re lac iones exte riores. por parte musu lmana se produjo e l
asalto a Tesalón ica por la flota del renegado León de Trípoli (904). En las fron-
teras Simeón l de Bu lgaria. hijo de Bo ris. quizás e l más grande rey búlgaro
medieval, ej erció una fuc11e presión sobre el Imperio, a la vez que se enfrentaba
a los magiares, pueblo turco de origen asiático asentado al sur de Rusia y al q ue
León mezcló imprudentemente en sus guerTas contra los búlgaros. Estas tribus
de excelentes y feroces jinetes. una vez derrotados los búlgaros. fueron empu-
jadas por el mismo poder imperial hac ia el oeste, como continuación de la rnul-
tisecular táctica bizantina. Destruyeron e n primer lugar e l floreciente imperio
moravo. rec ientemente cristianizado por obra de Ciri lo y Metodio, y comenzaron
una se1ie ininterrumpida de campañas hac ia Occidente. Hasta su de1TOta más o
menos definitiva en Lechfeld (955) por Otón 1, todos los años las cabalgadas
húngaras saqueaban los países occidentales, llegando hasta la misma Ital ia.

1.2. Las instituciones políticas y la codificación del Derecho

Basilio I y sus s ucesores impul saron fue rtemente la ideología imperial. q ue


se manifestó tanto en una actitud dura y autoritaria respecto a la Iglesia orto-

242 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-Xll l


doxa como en una labor legislativa de gran magnitud. El prime r acto de l usur-
pador fue deponer a Focio, tanto por su exceso de pode r e independe ncia como
por su deseo ele granjearse e l apoyo romano en momentos tan difíci les . Cuando
la tormenta hubo pasado y la situación e consolidó, Focio fue completamente
rehabilitado e inc lu o llegó a ocupar e l patriarcado por segunda vez, tras la
muerte de Ignac io. En estos años últimos. hasta su depos ición por parte de su
propio d iscípulo Leó n VI (886). la influencia fociana fue muy marcada en
todos los aspecto . Su mano e deja entir. por ejemplo, en algú n texto jurídico
como la Epanagogé o pequeña introducc ión a la gran obra legislativa de los
macedonios que e publicará en tiempos ele León. La Epanagogé es uno de
los pocos texto legales bizantinos que intenta definir la actuación imperial y
patriarcal en términos de mutuo respeto y no ele sometimiento, e n una concep-
ció n casi diárquica que recuerda más a la concepció n romana que a la propia-
mente bizantina.
La obra de gobierno y administración de León VI e verd aderamente
impresionante . Culminó la obra jurídico-legis lativa iniciada ante riormente , con
la promul gaciór de los Basílicos o de recho imperial , y sus casi c iento veinte
N01·e//as o leyes propias no dejaron a pecto del gobierno sin abordar. desde la
administración militar (a la cual dedicó también un manual de táctica ), ha ta
la puramente territori al, con una culminación del s istema themático, o la de
estructura del poder imperia l.

1.3. El gobierno de los coemperadores

El largo re inado de Constantino Vil Porfirogéneto (9 12-959. aunque hasta


e l 913, reinó con su tío Alejandro). ignifi có un momento de suma impo11ancia
en e l Impe rio bizantino desde diversos puntos de vista. Por una parte, la situa-
ción exterior de l Imperio fue mejorando y e n contraste con las g uerras de fens i-
vas ante riores. comenzó en esta é poca su brillante ofensiva hacia el Oriente . A
la vez empezaba a experimentar problemas internos graves. como era el c recien-
te peso de una aristocracia militar surgida e n los themata y que iba arri nconando
a la pequeña y mediana propiedad campes ina, que había constituido la columna
verte bral de todo e l sistema social, militar y fi scal del E tado. Las leyes agraria
de este periodo. intentaban defender a esta casta de pequeño propietarios, pero
dan c umplida c ue nta de la gravedad de l problema. Algunos indiv iduos de esto
g rupos militares emergentes llegaron incluso a compartir el poder imperial con
los propios "porfirogénetas., (nacidos en la cámara de pórfiro de l palacio impe-
rial), en condic ió n de emperadores asociados. Esta práctica. en la que un per-
sonaje que no pertenecía a la dinastía im peria l -aunque intentaba a menudo
emparentar con e lla por vía matrimonial- figuraba como copartíc ipe del poder
del emperador, había aparecido en e l s ig lo l d.C. pero se desarroll ó extraordi-
nariamente en Bi zancio. Este fue el caso de Romano Lecapeno y sus hijos, aun-

TEMA 9. BIZANCIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓNICA (867-1057) 243


que Romano actuó incluso como emperador princ ipal. E. te esquema se repetirá.
más tarde. con icéforo Focas y Juan Tzimi sces d urante la minoría de los nieto
de Constantino Vll. Bas ilio y Con tantino.
Los problemas que heredaba e l niño Constantino c uando accedi ó al trono
eran mucho. , entre e llos s u dudo a legitimidad. po r haber nacido de un cuarto
matrimonio de su padre León. rigurosame nte prohibido por los cánones de la
Ig lesia o rtodoxa. La presión búlgara obre Constantinopla e ra más fuerte que
nunca: Simeón de Bulgaria pretendía llegar a compartir e l poder en Consta n-
tinopla, y el pat riarca ico lás e l Místico. que actuaba como regente y que había
s ido restituido e n e l soli o a la mue rte de León, se rindió a sus ex igenc ia.·. La
madre de Cons tantin o, Zoé Carbo no ps ina. consig uió fre nar e l golpe con una
nueva depos ic ió n de icolás y un cambi o de regencia. Pero e l gran almirante
de la flota Romano Lecapeno, hijo de un humi lde campesino armenio, triun fó
en su go lpe de Estado (9 19). ins pirándose en e l propio Bas ilio l. En vez de
deponer a Constantino, em parentó con él y fue usurpando e l poder imperia l
paulatinamente, con gran tacto, impidiendo cualquier tipo de motín popular
en no mbre de la legitimidad .
La s ituac ió n militar bizantina muy pronto ex pe rime ntó una mejora espec-
tacular a pesar de los constantes ataques búlgaros en Trac ia, q ue llegaban fre-
cuenteme nte ante la capital. La cé le bre entrev ista entre Simeón de Bulgaria y
Rom ano Lecapeno (924) q ue recogen las fuentes griegas con un fuerte matiz
providenc ialista, acabó con la retirada definitiva de los búlgaros. que debían
hace r frente a la crecie nte pre ió n e rbia obre e l re ino. El matrimon io de
Pedro, hijo y he redero de S imeón, con María Lecapena , nieta de Ro mano
(927). se lló la reconc iliac ió n de búl garos y bi zantino durante casi un s iglo.
El momentáneo oscurec imiento búlgaro pu o a Bizancio e n contacto más
estrecho con otros pueblos, re pecto a los c uales Bulgaria había actuado tradi-
c ionalmente como tapón. Tal es e l caso de los pechenegos. turcos b ie n cono-
c idos del Imperio y muy te midos: los húngaros, basculando generalmente hacia
Occidente pe ro todavía peligrosamente próximos, y o bre todo los rusos, con-
federación tri ba l de pueblos es lavo vehic ulada por una aristocrac ia varega o
escandinava, que estaba llegando ya a una s ituac ión de contacto estrecho con
el Imperio, debido sobre todo a su impo rtante pape l como intem1ediarios en
e l rico comerc io del norte desde sus fac torías, como Novgorod o Kiev. Este
enc uentro de Bizancio con los ru os tie ne una gran tra. cende nc ia histórica, ya
que en ning una otra estructu ra política será tan fuerte y duradera la in fl ue ncia
bizantina, e pecialmente en el plano ideológico. El intento de asalto de Cons-
tantinopla abri ó e l camino para un tratado firmado e ntre lgor y Romano Leca-
peno (945).
La paz con Bu lgaria permitió también a los bi zantinos dirigirse contra los
árabes, en la frontera oriental, rra varios s iglos de habe rse lim itado a defe n-
derse. El gran milita r am1enio Juan C urc uas. amigo de infancia de Romano
Lecapeno. bue n conocedor de la compleja situación de la fronte ra. tra. e lim inar

244 HISTOR IA MEDIEVAL 1!SIGLOS V-Xll l


los últimos resto de presenc ia islám ica en Armenia, conqui tó Me litene (934 ),
y cond ujo a los ejé rcitos bizantino hasta Mesopotamia, apoderándose de Nísi-
bi s. A cambio de re petar la c iudad de Edesa (944), obtu vo la famosa re li quia
de l mandilion, o Santa Faz. La llegada solemne de la reliq uia a Constantinopla,
(do nde pe rmanecería hasta la Cuarta Cruzada) levantó un impresionante movi-
miento de piedad popula r. Poco de. pué C urcuas fue depuesto po r los hijos de
Lecapeno, recelo. o de s u g ran pre tigio militar.
Ro mano fue e l primer empe rador que legis ló contra la concent ración de
propiedad agraria , que comenzaba a a rru inar la reforma themática y ame nazaba
con volver a un i. te ma de predomini o de la gran propiedad, destru yendo la
potencia de la aldea campesina, que constituía la columna verte bral del siste ma
económico y fi sca l de l imperio, en las dos 1101·ellae de 922 y 934. La caída de
Ro mano Leca peno (944 ), se debió a una intriga de sus propios hijos y coem-
peradores, Esteban y Constantino. temeroso de perder s u pode r ante la próx i-
ma muerte de su padre. S in embargo, la población de Constantinopla sa lvó e l
trono al Porfi rogé neto. Tras un reparto provisional del poder entre los tres jóve-
nes emperadores (945), los dos lecapénida. e ran arrestados y seguían e l camino
de su pad re q ue le rec ibió e n su lugar de destie rro.
Los años de gobierno en sol itario de l dé bi l y culto Consta ntino Vil ("libris
incumbens", le calificaba Liudprando de Cremona) fueron en realidad una
continuac ió n de la política anterior. aunque con nuevo protagon istas. Los
advenedizos Lecape no dejaron paso a otros linajes noble que iban a imponerse
en Ja po lítica impe rial durante Ja segunda mi rad de l s iglo x, como los Skléroi,
los Argíroi y sobre todo los Focas, s iendo éstos últimos los que do minaron el
aparato de l Estado dura nte bastante tie mpo. La legislac ió n contraria a la gran
propiedad sig uió promulgándose. Mientras tanto , el c rec imiento del prestigio
imperia l se reforzó con una brillante acti vidad di plo mática, como la embajada
a la corte de l cali fa cordobés Abd al-Rahman Ill o a la de Otón 1 el Grande,
ambas con impo rtante manusc ritos como regalo.
En e l corto re inado ele Romano Il. hijo y heredero de Con tantino, la fam i-
li a Focas mo nopolizó e l poder po líti co, de bido a las excepcio na les c ualidades
militares de l Gran Doméstico Nicéforo Focas, que le llevaron a continuar la
ofens iva militar contra Creta (96 1). la is la clave del contro l tanto militar como
come rcia l de l Medite rráneo oriental, continuó con la conquista de C ilic ia y su
capital Tarso. y la i la de Chipre. llevadas a cabo después de la pre matu ra muer-
te de Ro mano 11 que permitió a N icéforo casarse con su viuda Teófano. y así
cont rolar e l poder e n no mbre de lo jóvenes Basi lio y Con tantino, en una
actuación que recordaba la de Romano Lecapeno ante rio rmente. Acto seguido
empre nd ió la campa ña de A nti oquía, que cayó ante sus tro pas cuando é l ya
había regresado a Consta ntinop la. donde moriría poco después en una intriga
de su propia esposa Teófano. ay udada por q uien le sucedería en este extraño
papel de valido de lo jóvenes príncipes. e l también general armenio Juan T zi-
mi ces. El impul so se prolongó hasta convertir A lepo. la gran c iudad comercia l

TEYIA 9. BIZANCIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓNICA (867- 1057) 245


de Siria del norte. en ciudad -estado dependiente de Constantinopla. Durante
el gobierno de Nicéforo. Liudprando de Cremona acudió a Bizancio para nego-
ciar el reconoc imiento de Otón l por la corte imperial y un posible matrimon io
del heredero alemán. el joven Otón 11. con una princesa bi zantina. Nicéforo
fue un protector dec idido de los monasterios del Monte Athos. que en este
momento ini ciaban una época de gran brill antez, debido a la acción de san
Atanas ia. fundador de la Gran Laura y primer gran organizador de l conjunto
monástico. Sin embargo, su intención de considerar santos a los muertos en
las campañas contra los musulmanes. encontró un fu erte rechazo de las auto-
ridades ecles iásticas.

Figura 9. 1. El monasterio de friron. en el Monte A1hos (©J. Donado).

El breve gobierno compartido de Juan I Tzimiscés es una continuación de


la ofensiva griega en Oriente. con la conso lidación momentánea de las con-
quistas anteriores y con incursiones importantes hacia Siria del sur y Palesti-
na, que podían hacer pensar en una posibl e conqui sta de Jerusalén, en ese
momento en manos de los fa timíes de Egipto. Al mi smo tiempo. el emperador
consolidó sus fronteras europeas. con una victoriosa campaña contra los rusos
de Sviatoslav. quienes se habían apoderado incluso de parte de Bulgaria (9 71 ).
En ella demostró sus grandes cualidades militares. Su prematura muerte en el
976. fru stró la continu ación de las conqui stas bizantinas y sumi ó al Imperio
en unos años de enfrentamien tos civiles, que no terminaron hasta la efectiva
consecución del poder im perial por parte del primogénito de Romano IT. el
porfirogénero Basilio ll. conoc ido fam iliarmente con el apelativo de Bulga-
r ócrono .

246 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


1.4. Basilio 11 Bulgaróctono

Con Bas ilio 11 alcanzaba el Imperio Bizantino. us momentos más brill an-
tes. en el que el emperador era reconoc ido como la máx ima autoridad de l
mundo civili zado. Con él, la dinastía legítima recu peró su prestigio. tras los
di fíci le , afio de predominio de los cocmperadores. que habían llevado a los
macedoni os a una situación muy parec id a a la de los últimos francos merov in-
gios (ver tema 7). Los primeros afias de Basil io vieron sucederse constantes
rebeli ones cont ra el poder imperial por parte de las grandes famili as. La rebe-
lión permanente de Bardas Skleros y Bardas Foca , sobrino de Nicéforo. a par-
tir del 987, significó el momento de mayor peli gro . La gran victori a imperial
en Abydos (989). signifi có el final de esta prolongada época de turbulencia y
contribuyó a estrechar los lazos ruso-bi zantinos. imboli zado en el famoso
matrimonio de Vladimi r de Ki ev con la hermana de l emperador. Ana. Esta
Rusia cri stiana de Ki ev será un fuerte baluart e de l Imperio en su frente norte.
Las di ficul tades que atravesó Basilio Ir para a entar u autoridad marcaron
su carácter, y agudizaron sus recelos hacia esta nobleza militar oriental. Su re i-
nado repre entó e l úl timo e infructuoso intento por poner coto al creciente
poder de e tas famil ias, y su actuación legislativa no debe de interpretarse sola-
mente como una venganza personal, sino también como un esfuerzo por man-
tener una estructura estatal que se había mostrado muy eficaz durante varios
siglos. lmpu o el ll amado al/e/engyon. ba acto en el viejo principio de solida-
ridad fi scal dent ro de la comunidad campesin a. ampliado a los poderosos res-
pecto de los impuestos dejados de pagar por los pobres. Fue una obsesión de
las altas capas de la sociedad bizantina. apoyadas inclu so por e l patriarca, aca-
bar con este ex pedi ente. y lo consiguieron en la primera actuación del empe-
rador Romano lil Argyros.
La gran empresa de política externa de este reinado fue la lucha tenaz y
des piadada contra el imperio bú lgaro. que acabó siendo aniquilado com-
pletamente, tra varios siglos de alternativas muy diferentes. El acceso al trono
de Basilio coincidió con el de Samuel en Bulgaria. hombre enérgico y fundador
de una nueva dinastía. Las hosti lidades fueron di latadas y terribles y terminaron
con la victoria defi nitiva de lo griegos ( 1O14). E ta destrucc ión del primer
imperi o búlgaro marcó el final de una época. Una gran parte de Bulgaria que-
daba convertida en thema bizantino. aunque con gran autonomía. La anex ión
de Bu lgaria duraría hasta 1185. su nombre se cambió por el de Mes ia. y la
in fluencia bi zantina se dejó notar en todos lo ámbito . Mientras, crecían los
movimienro internos de di sidencia. como la difu ión de la herejía duali sta
bogomi la como resistenci a a la iglesia ortodoxa. La implantación de la reforma
fi cal y la intensificación de la pronoia provocaron un agravamiento de la pre-
sión obre la pobl ac ión rural. y desembocó en la revuelta de un nieto del rey
Samue l ( 1040). y más tarde en un levantamiento aprovechando la deJTota de
Manzikert ( I U72).

TE:-.1..\ 9. BIZA\CIO BAJO LA Dli ASTÍA MACEDÓ\IC \ (867-10571 247


1.5. La decadencia de los macedónicos

La muerte de Basili o ll en el 1025. fue segu ida tres años más tarde por la
ele su hermano Constantino VIII . Los derechos de la dinastía recaían en las do.
hijas de Constantino. Zoé y Teodora. La princesas transmiti eron la autoridad
imperial a c inco emperadores. tres de ellos por matrimonio y otros dos más
por adopc ión. hasta la extinción de la dinastía en el 1056.
La C/11m10graphia de Psellos relata las ten iones (reales o supuestas) entre
la aristocrac ia civil constantinopo litana y cortesana y una nobleza mi litar. en
su mayoría ori ental. En rea lidad , se puede hablar de tensiones en una ún ica
ari . tocracia de grandes propi etarios cuyos jefes aparecen, a veces. como sim-
pl es cabecillas políticos y otras. como caudillos militares. La tensión era entre
miembros de la aristocracia terrateniente. entre éstos y los ricos comerci antes
en a censo, y entre distintos movi mientos regionales de disidencia, que pre-
tendían reafirmarse en sus zonas como independientes del gobierno imperial.
A ello hay que añadir el cisma de l 1054. que separó de forma definiti va a la
Iglesias griega y latina. a pesar de los repetidos intentos de vuelta a la unidad.
La ruptura se produjo entre un Imperio con una excesiva seguridad en sí
mismo. que no se correspondía con el efectivo momento histórico que atrave-
saba. y una jerarquía romana en un peri odo de importante reforzamiento de su
autoridad y presti gio dentro de un proceso global de reforma de sus estructuras.
El acontecimi ento cas i pasó desaperc ibi do para las fuentes contemporánea
griegas.

Figura 9.2. Co111raataq11e árahe después d(' lo ro111a de Ed('sa (Siria) ('JI I 031
por ('I ('.iérciro hi::<111fi110. Crónirn de .l11u11 Skylir::e.\ !©Bihlimeca Nacional. Madrid ).

248 HISTORIA ~1EDI EVAL 1(SIGLOS \'-XIII


La derrota de Manzike11 ( 107 1) frente a la tropas turcas de Alp Arslan es
generalmente considerada como un acontecimiento de características excep-
c ionales, tanto por las fu entes contempo ráneas como por la hi storiografía
moderna. En Manzikert, las tropas bizantinas al mando de Romano Diógenes
fueron destrozadas por los turcos, en medio de deserciones y traicio nes s in lími-
te. Andrónico Ducas y us tropas abandonaron la batalla, los contingentes turcos
que luchaban al lado de los g riegos cambiaron de bando. y Romano fue hecho
pri sionero por e l s ultán, que lo trató con caballerosidad. En contrapo sició n a
este comportamie nto. una vez liberado por los turcos, e l emperador volvió a ser
capturado , y esta vez bruta lmente cegado po r Juan Ducas. padre de Andrónico,
quien se apresuró a po ner en e l trono a s u propio sobrino Migue l VII Ducas, el
hijo de Constantino X. Mientras, los turcos, utilizando esta traición y la mue rte
de Ro mano como excusa para proseguir su avance por Anatoli a, conqui staron
la mayor parte de A sia Meno r, despojando a l Imperio de sus principales terri-
torios. En e l otro extremo del Imperio, los normandos ejercían un a fuerte pre-
sió n desde el Épiro. cortando e l princ ipal camino de comunicación del Impe rio
con Occ idente . La s ituac ión económica se derrumbó, y falló e l aprovi io na-
miento de grano en la capital , a pesar de un inte nto de estatali zación. Las depo-
s ic iones se sucedieron hasta que en 1081 Alejo l Comne no, hijo de un Comneno
y casado con una Ducas, se hizo con e l poder. As í se consagraba e l pode r com-
binado de la aristocracia c ivil y la nobleza militar anatolia.

2. La administración y la reforma de los themas durante


el siglo x

Basilio 1 comenzó s u gobierno con intentos de red uc ir las dis idencias c ul -


turales y étnicas dentro de l Impe rio , por lo que los es lavos de Macedonia y
Grecia fueron o bjeto de una asimilación, he leni zación y c ristia ni zació n p lani-
ficadas. para hacerles parte real de l Imperio. La reconquista planteada por el
e mperador e n Orie nte cons igue pronto vo lverse a adueñar de los pasos del
Tauro. La obra legislativa del e mperador, las Basílicas , ofrece un re pe rtorio de
derec ho clás ico que luego será come ntado. y e n la Táctica ele León VI se pre-
senta la figura imperi al como responsable ele la paz y, por e llo, obligado a hacer
la gue rra; además, se considera autori zado a una notable intrusió n e n el campo
ec lesiástico, como declara en las ho nras fúnebres de su padre en Santa Sofía.
El emperador está rodeado de los graneles, sobre todo los j efes milita res y sus
parientes, y po r un círculo de allegados, aparte de la famili a: consejeros, favo-
ritos, e unucos a su serv icio , y los monjes con sus familiares.
El palacio sigue s iendo e l centro adminis trativo y de las grandes ceremo-
nias orquestadas po r e l protocolo de los maestros ele ceremonias. Además fun-
c iona como tribun al ele a pelac ió n, j uri sdi cc ión directa para de te rminados
mo nasterios. oficina fisca l do nde se redactan los docume ntos de exención o

TEMA 9. BIZAJ\CIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓNICA (867-1057 ) 249


donac ión. Desde fines de l siglo 1x los documentos ele la canc illería im perial
llevan se llo de oro (chrysobufli) y palabras en tinta roja. La c iudad de Cons-
tantinopla también tiende a concentrarse dentro de las murallas de Constantino
y Teodosio, quedando e l espacio intermedio e ntre éstas para los grandes
mo naste rios y las c is tern as. En e l espac io interior la población se hizo más
densa, con casas de madera de dos plantas ocupadas por inquilinos. y mante-
niendo el Gran Pa lacio como conjunto ce ntral. Los extranje ros te nían asigna-
dos lugares de residenc ia específicos, como en e l barrio de San Marcos, y se
habla de una colonia de amalfit anos a part ir de 944. A partir del siglo x también
hay una mezquita en la ciudad.
El imperio themático había ido evolucionando y reforn1ándose confom1e
hacía frente a las invasiones eslavas y árabes, descentrali zando e l poder, a la
vez que mantenía un aparato fi scal fue rte y centralizado que le daba cohesión.
La sustituc ión de las provinc ias por themas y su posterior fraccionamiento alteró
la administración central de Constantinopla, donde había desaparecido e l pre-
fecto en favor de los logotetas, administradores tan descentrali zados como los
strategoi o generales que concentraban e l poder mil itar y civil de los themas.
La autoridad concedida a los generales y sus altos salarios impulsaron la apa-
rició n de la nobleza militar themática. En la frontera con los árabes. los grandes
señores armenios forman parte de este s istema , cediendo al e mperador princi-
pados ya fom1ados y convirtiéndose en sus strategos, como el príncipe de Taran
con e l thema de Mesopotamia, o utilizando fortaleza s en los desfi laderos (k/ei-
souras) como primera fase antes de la formación de un nuevo thema. como en
Licando, Sebaste ia y Cars ianon . Después de 950 se produce una verdade ra
migración mas iva de arme nios hacia e l centro del imperi o, mientras que los
1hemas fronterizos a veces se limitan a una forta leza donde res ide el estratega,
los defensivos son más pequeños frente a los grandes themas centrales, y se los
empieza a denominar según su región: themas am1eniacos, o romaicos, dotán-
dolos de guarnic io nes am1enias, sirias jacobitas o inc luso paulic ianas.
Por otra parte, en e l Mcclitc1Tánco, Bizancio sigue ocupando desde Sic ilia
a la Apulia y Ca labria, así como las islas g riegas, donde los ataq ues musulma-
nes y la implantac ión de población islámica son corrie ntes. A mediados de l
sig lo x, se mencionan el thema de Sicilia y otro strategos e n Calabria, y las
victo rias de Basilio 1en Ita li a pone n las bases del rhema ele Longobardía, que
se supe rpone al poder lombardo, como s u nombre indica. En 899 se menciona
tambié n e l thema marítimo de Sarnos. Aun así, la expans ión por ltal ia no
resuelve el problema del tráfico marítimo y los ataques árabes, pe ro s í es c ierto
que Bizancio posee una fuerte armada, a cuyo frente se pone e l drongario
como comandante s upremo, apoyado por la oficina del mar, y se fortifican los
princ ipales pue rtos costeros . como Tesalónica y Ata lia.
Años después comienza a apreciarse la rupnrra del s istema themático, cuan-
do Basilio U acababa de crear e l thema de Bu lgaria en la zona de los Balcanes .
Se va extendiendo o tra de nominación; catepanato o d o11katos (por el ducado

250 HI STORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II )


occidenta l). y muchos themas se convierten en este tipo de di vis iones, pues ya
no conservan tropas acantonadas cam pesinas ni la o rganización fi scal anterior.
Al inte ntar hacer frente a los turcos. pues, Romano Diógenes no pudo real izar
la leva de las tropas themáticas, po r lo q ue tuvo que recurrir a los tágmata y a
mercenarios para Manzikert, lo que compo rtó, evidentem ente, su de rrota.
Po r otra parte. a pesar de la carenc ia de datos, parece q ue las ci udade~ vuel-
ven a recuperar su importanc ia, aunque la fun ció n produc tiva de las capitales
de provincia no es tan fácil de estudi ar: Corinto, Atenas, Sardes, Antioqu ía o
Éfeso manifiestan una acti vidad artesanal en aumento; mo nedas que atestig uan
e l intercambio con comerciantes árabes; la refortificación de los núcleos, que
se ag rupan e n torno a las antig uas ac rópolis, e n fi n. una clara recuperació n de
sus fun c iones econó mi cas. Las administrativas, sin emba rgo, habían pasado
en s u mayoría a los rhemas, al obispo, o a veces a la oficina de aduanas terres-
tres o marítimas, e n vez de corresponder a las antiguas curias. En puertos como
Quersón, Tesaló nica y Tre bisonda la princ ipa l activiclacl era e l comerc io. cana-
lizado a través de unas ofic inas de come rc io ma ríti mo intaladas para controlar
e l paso de viaje ros y me rcancías, que depe nd ían de la o fi c ina de l ma r de la
capital. a cargo de l drongarios.

3. La expansión bizantina y la gran propiedad agraria:


el debate del "feudalismo bizantino"

Este pe riodo coincidió con una coyuntura económica favorable, fundamen-


ta lmente ag raria, y con un c recimiento dem ográfico. El Libro del eparca (h.
960), -heredero del a ntig uo prefecto. se encargaba de la organización econó-
mica de la c iudad- contiene la nom1ativa de prec ios. salarios, reglamentaciones
de gremios y corporaciones de la c iudad, y manifiesta la vita lidad de l artesa-
nado y del comercio de Consta ntinopla, a unq ue no puede extenderse a todo el
resto del imperi o. La estabi lidad mone taria se mantu vo du ra nte todo e l gobier-
no de la dinastía. a pesar de una pequeña devaluación de Nicéforo Focas. El
sistema económico estaba muy regul arizado por parte del Estado intervencio-
nista y planificador, pero a la vez se desarrolla un proceso de "feudalización",
ampliamente debatido e n com paración con el de Occ ide nte.
Los historiadores rusos (Yassiliev y Ostrogorsky) eran partidarios de q ue
Bi zanc io poseía una serie de rasgos feudali zantes no muy bien defi nidos; el
bizantinista Lemerle y o tros expertos lo negaron desde un principio. Los brit<Í-
nicos (Hendy. Harvey, Haldon y Angolcl) admite n esta fe udalizac ión pero lejos
de opinar. como Ostrogorsky. q ue haya una re lación entre ascenso fe udal y la
decadencia económica bizantina. postulan q ue aún bajo los Comneno y hasta el
periodo de l Imperio ele Nicea se mantuvo la buena coyuntura económ ica. aunq ue
e l te rritorio bizantino disminuyera y se hubiese perdido Asia Meno r.

TEMA 9. BIZA:\CIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓNICA (867-1057) 251


Los e lementos feudales que se observan en la sociedad bizantina ya en la
legi lación agraria desde la época de Heraclio. mo mento en que empieza a
intentar e frenar el ascenso de la ari tocrac ia militar de los rhemas más aleja-
dos. Las leyes macedónicas mantuvieron e l mismo principio: evitar e l crec i-
miento de la gran propiedad. que perjudicaba a lo propietarios independientes.
organizados en aldeas o comunidades campe ina . que func ionaban como un i-
dades de reca udación fi scal para la adm ini stración central. Como las tropas de
soldados campesinos no resultaban muy adec uada para e l ataque -aunque s í
para la defensa-. por s u escasa mov ilidad, Consta ntino Y creó los rágmara,
unidades móvi les bie n entre nadas que fueron aumentando en los años siguien-
tes, mie nt ras los soldados campesinos iban pe rdie ndo sus tie rras, con lo que e l
impe rio perdía parte de sus tropas defens ivas sobre e l terreno. A la vez, como
sus posesiones eran enajenadas o comp radas por los grandes propietarios,
como c lase social pasaro n a ser dependiente. de e llos. siste ma que es el que
hace hablar de un feudalismo simi lar al occidental (paroi/.:ía).
La propiedades agraria pueden estud iar e a partir de los documentos de
lo archivos del Monte Athos, de las leyes de l s iglo x sobre la desavenencias
e ntre campesinos, e l fisco y lo dueños de la tierra. y de un Trarado de per-
cepció11 fiscal para faci litar el trabaj o de los func io nari os que hacían la inspec-
c ió n de las aldeas. En él se defi ne la aldea como un centro de vecinos agrupado,
que puede fraccionarse por las di sputas. e l aumento de los vecinos o la frag-
mentac ión de una familia demas iado numero a. Además de la vecindad, tam-
bién sue len tener e ntre el los relac iones de parentesco. La aldea se hace res-
pon able de la parcelas abandonadas y disponía de las tierras vacantes durante
más de trei nta años para hacer con ell as lo que quisiera (vende r, a lqu ilar, dona-
c ió n). Un g ran propietario puede estar presente en la comun idad de a ldea si
posee una o varias propiedades de la tierra de ésta. Las prestaciones personales,
según los documentos de inmunidad. no eran corveas. sino e l tra bajo en e l
mante ni miento de los bienes de uso público, como caminos o puentes. La
explotac ión del gran dominio se hacía normalmente mediante esclavos y asa-
lariados.
Las hambrunas de los años 927-928 precipitaron la situación, aunque e l
croni ta Teófanes ya habla de la aparición de estos vínculos hac ia 820. todavía
vinc ulados fi calmente en última in tancia al imperio. Los campesinos c iviles
cayeron también en esta dependenc ia. desapareciendo progresivamente como
contribuyentes para e l Estado, al pe rderse la aldea como unidad fiscal. Romano
Lecapeno d ictó una ley que establecía que la comunidad de a ldea tenía prefe-
renc ia para comprar c uando un pequeño propie tario quería vender su parce la.
ele forma que se mantuvieran los impuestos conjuntos para e l Estado. La s upre-
sión de l siste ma de solidaridad fi sca l (allele11gyio11) del q ue ya hemos hablado
en e l tema 6. fue otro triunfo para los grandes propietarios.
A la vez . los emperadores comenzaron a conceder a particulares bienes
eclesiásticos -generalme nte de monasteri os (iarisri/.:011)-. o bienes públ icos

252 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xlll


Fig ura 9.3. Monasterio r emboruulí!rv de Simonos
Petra. dehajo del Monte Atlws (©./. Donado).

(pronoia). de una forma similar a las donac iones feudales occ identales. aunque
de forma revocable y nunca hered itaria. El que obtenía un bien de esta manera
estaba ob li gado a prestar a cambio servicio militar. es decir. se vuelve a li gar
la prestac ión de l deber militar a la concesión de tierras.
Las conqui stas militares de los grandes nobles en Oriente ayudaron a
aumentar la extensión de sus domini os. Poco a poco se fu eron introduciendo
en la admini stración del Estado. a pesar ele la oposición de los funcionari os
civil es ( 1025-1 08 1). planteando la lucha entre los miembros de la nobl eza vin-
culados a cargos políticos (polirikon). y los de la nobleza militar. tanto en los
rliemas como en la cap ital (srrariorikon ). La entronizac ión de Alejo l Comneno
fue el triun fo de los primeros. Algunos historiadores británicos consideran que

TE~!..\ 9. BIZA;\CIO BAJO LA Dl\i\STÍA 1ACEDÓ:'\ICA 1867- I0.571 253


esta f e udalización fue un impul so para la expansión económica bizantina, pues
los señores militares eran los únicos capaces de dedicar sus ingresos a las mejo-
ras de las explotac iones. para aumentar la producti vidad a fin de que se hic ie ra
frente al crecimiento de mográfico.
O tro plano de feudalidad serían las inmunidades concedidas a las comuni-
dades re lig iosas: e l monasterio del M onte Athos aparece bajo Eutimi o el Joven
hacia 859, y sus fundaciones continúan en los veinte años s igui entes . Basi li o 1
les concedió que sus te rritorios tuvieran inmuni dad frente a los recaudadores
de impuestos estatales. También se vie ron exentos de la obl igación de dejar
paso a los pastores de ganado, y a partir de Romano I se les e mpezaron a con-
ceder rentas de conventos imperiales (941 ). La justificación de estos privilegios
era, lo mismo que en Occidente, la necesidad de intercesión mediante las ora-
ciones monásticas. Por su parte, los monjes aprovecharon la entrada de pob la-
ción eslava a título dependiente para cultivar sus campos.

4. El cisma de Oriente en la época de Miguel Cerulario

Como hemos visto e n el tema 6. el c isma entre las lg lesias griega y latina
se venía gestando desde la quere lla iconoclasta. pero sería e ntre los siglos 1x - x 1
cuando alcanzaría su máximo apogeo, hasta hacerse definitivo a partir de 1054.
Las causas fueron variadas: en e l terreno político cabe destacar la ingerencia
de los respectivos emperadores, e l de Bi zanc io y el del Sacro Impe rio Germá-
nico, e n los as untos de la Iglesia: la instalación de los Estados Pontifici os en
territorio antes bi zantino no ayudó a favorecer las re laciones entre Roma y
Constantinopla. En el plano religioso, ambos patriarcados aspi raban a la pri-
macía sobre la Ig lesia: Roma, como sede del primer obispo. y Constantinop la,
cristiana desde su fundación por Constantino, y primera e ntre las Iglesias de
Oriente. La di sputa se trasladó a Bulgaria, zona de misión e influenc ia bizantina,
c uando a petic ión de su rey Mi gue l l, ac udieron mis iones romanas. Aun así. el
Papa tradicionalmente era consu ltado como árbitro en asuntos disputados dentro
de la propia Iglesia, y podía apoyar a los grupos disidentes frente al emperador
y los patriarcas nombrados por é l, hasta el c isma. Entre las ra:o11es doctrina/es
la primera era la cuestión la natu raleza divina de Cristo y de l.filioq11e, a la que
ya nos hemos referido (véase tema 6), que la Ig lesia ortodoxa no aceptaba; el
matrimonio de los sacerdotes, era por e l contrario anatema en Roma: además,
en un ámbito más práctico. utilizaban liturgias diferentes en lenguas distintas.
Tras el primer c isma causado por Focio. a la llegada al trono imperial de
Basilio I, e l patriarca fue represaliado. excomu lgado y desterrado. Regresó
Ignacio, favorab le a Roma salvo en su apoyo a la ortodox ia e n Bulgaria. Pero
en 877. a su muerte, Focio fue de nuevo e levado al cargo. De nuevo los obispos
orie nta les procla maban que Constantinopla estaba por enc ima de Roma en la

254 HISTORI A MEDIEVAL 1(S IGLOS V-Xll)


Igl es ia y rechazaban elj/lioque en el texto del credo, ratificando así el cisma.
En e l prólogo de las E¡wnagogé (h. 879). Focio definió la relación entre las
figuras del empe rador y e l patriarca, el pri mero respon sable del bienestar del
imperio. defensor de la ortodox ia del dogma. intérprete y responsable de las
leye~, mientras que e l segundo sería el único intérprete de los cánones y los
concilios.
Los sucesores Je Focio. depuesto al fin y encerrado en un convento, man-
tuvieron una actitud de distanc ia hacia Ro ma. Miguel Cerulario. ambicioso
noble, llegó al patriarcado en 1043 y comenzó por oponerse al acuerdo por el
que Bizancio y Roma se habían aliado frente a los normandos que atacaban
Italia del Sur. Ello le impedía reclamar de nuevo la primacía de Constantinopla
fre nte a la de Roma. Encargó por ello un tratado sobre ritual en e l que se acusó
a los la1 inos de ignorar las tradiciones apostólicas. al usar pan ácimo para la
Eucarislía. por su costumbre de ayunar e l sábado, el consumo de carnes pro-
hibidas, e l celibato, y el dejar el canto del Aleluya en Cuaresma, insistiendo
además en e l tema del f/lioq ue. Obli gó a los monjes latinos a segu ir el rito g rie-
go y. al negarse, los anatematizó e hizo cerrar sus ig les ias. El papa León IX le
contestó poniendo sobre la mesa e l tema central y verdadero de la divergencia,
la primacía de la Sede de San Pedro, y re ivindicó la legalidad ele los usos roma-
nos y envió a tres legados a negoc iar con e l palriarca y el emperador.
Acto seguido despachó una embajada a Cons1anri nopla para di scutir d icha
cuestión. El jefe ele la mis ió n fue e l cardenal Humberto ele Si lva Cándida. hom-
bre intransigente y acéffimo defensor de la primacía del Papa sobre todos los
cri stian os~ los otros dos fueron: el cardenal Federico de Lorena. futuro papa
Esteban IX. y Pedro. arzobispo de Amalfi. Ambas partes se obstinaron en sus
argumentos y el 19 de abri 1de 1054 la delegac ió n romana depositó una Bula
sobre e l altar de Santa Sofía, e n la que, con un lenguaje intransigente y cargado
de anatemas, se excomulgaba a l patriarca Ceru lario. A la salida de la basílica.
amantes del valor ele los símbolos tan importantes para el hombre medieval.
ante los allí reunidos se sacudieron el polvo de los zapatos exclamando: "D ios
es testigo. que Él nos ju zgue ... El domingo s iguie nte Mig ue l Cerulario, tras
quemar la Bu la papal. publicó un Edicto Sinodal en e l que reiteró sus anatemas
sobre Roma y comunicó a todos los obispos y c lero de Oriente lo sucedido.
Un posterior intento de mediación del patriarca de Antioquía no sirvió para
nada. Pocos días después, se reunía e n Constantinopla un s ínodo de ob ispos
orientales que pronunciaron a su vez e l anatema contra el Papa, qu ien ya había
muerto. Mientras Bi zancio guardaba si lencio. hasta e l punto de que sus fuente s
apenas mencionan e l inc idente, Ro ma esperaba reconducir e l as unto, y no se
hablaba de un verdadero cism a.
En los ámbitos de influencia bizantina e l efecto de l c isma no fue tan gran-
de: en Itali a del Sur. las relaciones entre mie mbros de l clero griego y latino
eran fluidas, y monjes de ambos credos se visitaban. En Rusia, donde la evan-
gelización de ambos g rupos fue paralela, la Iglesia rusa no se considera depen-

TE1\IA 9. BIZANCIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓNICA !867-1057) 255


diente del patriarcado de Con tantinopla hasta lo. Comneno. En Hungría. Este-
ban 1 favorec ió por igu al a lo mona terios de ambos ritos. y los griegos e
mantuvieron en el país ha ta el siglo x 111.
Para comprender el cisma hay c.¡ue tener en cuenta lo. problema. de la Igle-
sia griega. principal cent ro de la teología cristiana. para aceptar la primacía de
Roma. o es ca ualidad que el cisma definitivo se produjera durante la reforma
gregoriana. y prec isamente los embajadores romanos que excomul ga ron a
Miguel Cerulario pe11enecían a dicha tendencia. El patriarca Basilio Il quiso
arreglar la cuesti ón de las re laciones con Roma mediante una embajada a Bene-
dicto IX. ofreciéndole una reconcili ac ión a cambio del reconoc imiento mutuo
de sus es feras de autoridad: la latina occ idental para e l Papa. y la griega para
el emperador. pero las presiones en Roma fueron fuertes y el Papa no aceptó.
Por otro lado. e taba el problema de la relación entre emperador y patriarca.
ya pl anteado en las Epanagogé, y que Miguel Cerulario qui o sol ucionar a su
favor. ut il izando símbolos imperiale para reforzar su autoridad.

S. El "Primer Humanismo" bizantino

Durante la dinastía Macedónica se puede hablar de una potenciación de la


Iglesia ortodoxa y su jerarquía, que se manifiesta en los belicosos y cultos
patriarca que se enfrentaron con Roma. El monacato era un protagoni ta prin-
cipal. pues nutría las fi las del episcopado. ya que e ex igía que los obispos fue-
ran célibes. característica que no tenían todos lo sacerdotes.
Desde el punto de vista intelectual, los siglos X I y X II se han denominado el
.. primer Humani mo bizantino... de un enciclopedista como Focio se va a pasar
a un renacimiento de l platoni smo cri stiano auspiciado por Miguel P ello . con
ciertas concesiones a estética y conteni dos del mundo clá ·ico pagano. Puede
decirse que los bi zantinos e vuelven a interesar por las letras clásica .
La figura imperial de Con tantino YTI Porfirogéneto está detrás de obras
latina que e quieren clásicas, de las cuales las más importantes son: De ceri-
moniis a11/ae hi:al//inae, compendio de protoco lo y ritual de la corte imperial:
De rhemaribus, o libro de lo thema , un intento de recon trucc ión sistemática
de la reforma territorial iniciada por Heraclio; De admi11isrra11do imperio, com-
pilación de consejos dados a su hijo sobre la vida política, en los que considera
la práctica de las relaciones con los pueblos bárbaro , da valiosas noticias sobre
los ruso . pechenegos y turcos. etc.: Vita Basilii. la biografía de su abuelo.
incluida como continuación de la crónica de Teófanes. formando su Libro .
Además, Constantino fue el mecenas de varias empresas enciclopedí ticas rea-
lizadas desde la biblioteca y el taller de copia imperi ales, compilando reperto-
ri os de textos antiguos sobre las labores de la tierra (Geoponif..a). las embaja-
das, las emboscadas, etc.

256 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II )


Bibliografía

Bádenas de la Pefia. Pedro: Del Báltico a Constantinopla: los 1·ikingos en


Bi::ancio. Santiago de Chi le: Cent ro de Estudios Bizantino , 2002.
- Oriente y Occidente en la Edad Media: influjos bi::antinos en la
rn/111ra occidental. Vitoria: Institut o de Cienc ias de la Antigüedad,
1993.
Browning, R. M. A.: By::anti11111 and Bulgaria. A comparatii·e study accross
the early medie\'O/ Jrontier. Londres. 1975.
Caseau Chevallier. B.: By::ance: économie et société. 011 milie11 d11 VIII" siecle
á 1204. París: SEDES, 2007.
Castro, Anto nio: Roma y Constantinopla Madrid : Rialp, 1965.
C heynet, Jean-Claude : Pournir er contestations á By::ance (963- 12 JO) . París,
1990.
Ducellier. Alain : Bi::ancio y el mundo ortodoxo. Madrid: Mo ndado ri. 1992.
Faci Lacasta, Javier: "A propós ito de l feudali mo bizantino en los sig los x y
x 1". en Hidalgo de la Vega, Mil José (ed.): Homenaje a Marce/o Vig il
Pascual. Salamanca: Un iversidad. 1989. pp. 19 1-203.
Grabar, A.: La iconoclasria bi::a111ina. Madri d: Akal, 1998 .
Harvey, A.: Economic e.rpansion in the By::anrine Empire 900-1200. Cambrid-
ge: Cambridge Uni vers ity Prcss, 1989.
Meyendorff. John: Teología hi::anrina: corrientes históricas y temas doctrina-
les. Madrid : Cristiandad , 2003 .
Runciman, S.: The e111peror Ro111a1111s Lecape1111s and his reign. Cambridge.
1929.
Toynbee. A.: Constantine Porphyrogeni111s and his 11·orld. Oxford. 1973.
Treadgold , Warre n: Th e By::antine Srate Finances in the Eight and Ni111h Ce11-
111ries. ueva York, 1982.
Sig nes Codoñe r. Juan (ed.): Vidas de los emperadores de Bi::ancio de Michael
Psel/11s. Mad rid : G reda . 2005.
Whittow. M. : The making ofOrthodo.r By::anrium. 600- 1025 . Londres. 1996.
Wil son, N. G .: Filólogos hi::anrinos: 1·ida i111elec111al y educación en Bi::ancio.
Madrid : A lia nza. 1994.
Zern ov, Nicolás: Cristianismo oriental: orígenes y desarrollo de la iglesia
ortodo.ra oriental. Madrid: Guadarrama , 1962.

TEMA 9. BIZANCIO BAJO LA DI 1ASTÍA MACEDÓ ICA (867-1057) 257


Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas
Duby, G.: Atlas histórico, pp. 42-43.
Echevan'Ía, A. y Rodríguez, J. M.: Atlas histórico de la Edad Media, pp. 54. 132.
Kinder, H. y Hilgemann, W.: Atlas histórico mundial. l . De los orígenes a la
Re1•olución fi'ancesa, p. 180.
Mackay, A. y Ditchburn, D.: Atlas de Europa 111edie1•al, p. 19.

Textos y documentos

Kaplan, Michel (dir.): Edad Media. siglos 11'-X. Granada: Universidad de Gra-
nada, 2004.
- Carta de Luis 11 a Basilio I (871). p. 209.
- Débiles y poderosos en Bi::.ancio en el siglo x (1101•ella de Romano
Lecapeno), p. 246.
- Extracto del Libro del eparca, p. 252.
- Esrrategas y rhemas según León VI, p. 254.
- Bula de excomunión de Miguel Cerulario, p. 256.

Textos para comentar

Tratado del año 907 entre bizantinos y rusos, según la Crónica


de Kiev

" Habiéndose alejado de la ciudad , Oleg comenzó a negociar la paz con los
emperadores griegos, con León y Alejandro. y envió a la ciudad a Karl, Farlof,
Vel 'mud , Rnlav y Stemidm, diciendo: "Someteos a nuestro tributo'', y los grie-
gos dijeron: "Lo que tú desees te lo concederemos''. Oleg ordenó que dieran a
sus guerreros, por 2.000 barcos, doce gri1•11y [moneda de la época] por cada
marca de remo, y además que conced iesen un acuerdo [comercial] para las
ciudades rusas: inmed iatamente para Kiev, y luego para Cemigov, Perejaslav l',
Polock, Rostov, Lubeck y para otras ciudades; en efecto, en ellas se encontra-
ban los grandes príncipes vasallos de Oleg. Que los rusos que vengan en emba-
jada reciban su subsistencia en la proporción que ellos deseen, y que reciban

258 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


un s ubs idio me nsual durante seis meses: carne, vino, pescado, fruta, y que ten-
gan derecho de baño a voluntad. Una vez que regresen a Rusia. que reciban de
vuestro emperador comida. anclas, cuerdas, ve la y todo lo que necesite n para
el camino. Y los griegos ace ptaron, y los e mperadores y todos los dignatarios
dijeron: " Los rusos vienen sin mercancía. que no reciban sus mensualidades.
Que e l príncipe prohíba a los ruso que vie nen aq uí que cometan daños en
nuestra c iudades y nuestros te rri torios. Que los rusos que vienen se a lojen
cerca de San Mamed. y nuestro soberano enviará un oficial para inscribir sus
nombre. , y entonces e llos solo d isfrutarán de su ub idio men ual , primero los
de Kiev. y luego los de Cernigov, Pe rejaslavl ',y las otras ciudades. Que e ntren
e n la c iudad por una sola puerta, acom pañ ados por el ofic ia l imperia l, s in
armas, por c incue nta ho mbres. y que realicen s u comerc io mientras les sea
necesario. sin pagar impuestos por nada.
E l e mperador León. con Alejandro, firmaron entonces la paz con Oleg,
sometié ndose al tributo. y cada uno de e llos prestó juramento, los emperadores
por la Santa Cru z, y se hi zo prestar juramento a O leg y a sus hombres según
la ley ru a, por sus arm as y por e l d ios Perún. y por Veles. dio de l ganado, y
todos confinnaron la paz"'.
Sorlin, Irene, "Les traités de Byzance avec la Russie au Xe siccle (I)"', Cahiers
d11 monde russe et so1·iétiq11e, Vol. 2 N°3, 196 1, pp. 3 13-360, pp. 329-33 1.

Crítica de Constantino Porfirogéneta a las alianzas


matrimoniales de Bizancio con otros soberanos

" El eñor Romano, e l e mperador, e ra un hombre vulgar y s in cultura, no


de los que desde niño han sido criado en Palacio o han seguido desde s iempre
las tradic iones romanas. pues no era de linaje imperial y ari tocrático. Por este
motivo actuaba por lo general de modo arrogante y despótico, y e n este as unto
[el matrimonio e ntre su nieta y Pedro de BulgariaJ. ni obedeció a la Iglesia que
se lo prohibía, ni s iguió e l decreto y disposic ión del gran Constantino, s ino
que debido a su carácter arrogante. independie nte, ignorante de la virtud y con-
trario a eguir e l decoro y e l bie n o a . ometerse a la disposic iones transmitidas
por nuestros ante pasados, se atrev ió a hacer esto, ade lantando esta sola excusa
especiosa: que una gran cantidad de prisionero cristianos serían liberados gra-
cias a e ta acción. que los búlgaros e ran cristiano. y de la mi sma fe que no o-
tros, y sobre todo que la que era dada en matrimonio no e ra hija de ningún
emperador soberano y legítimo. ino del tercero y último, subordinado a los
demás y sin ninguna a utoridad en a untos de gobie rno [su hijo C ri stóforo, ter-
cer coemperador]. Pero no hay ninguna diferenc ia e ntre esto y entregar a c ual-
quiera de las mujere. de la fam ilia imperia l. estén más o menos próx imas al
linaje imperial, ni importaba que re ultara útil a todos, ni que fuese e lla hija
de l último emperador carente ca i de autoridad, puesto que e l mencionado

TEMA 9. BIZANCIO BAJO LA DINASTÍA MACEDÓ ICA (867-1057) 259


señor Romano hi zo esto a l margen del canon de la tradic ión ec lesiástica y del
decreto y dis posic ión de l santo emperador Constantino y fue muy censurado
en vida, vilipendiado y odiado por e l senado , el pue blo entero y la propia Igle -
s ia, de forma que el odio se hizo manifiesto por e l fi na l q ue tu vo y después de
s u muerte fue igualmente despreciado y vilipendiado y condenado por habe r
introduc ido una innovación ind igna y vergonzosa en la noble constituc ión de
los romanos". (DA T. 13. 149- 175)
Constantino VII Porfirogéneta, De ad111inis1rando imperio. Trad. J. Signes
Codoñer, " Bizanc io y sus c irc unstancias: la evoluc ión de la ideología
imperi al e n contacto con las culturas de su entorno". Min erva : Re1·ista
de fi lología clásica, 14. 2000, 129- 176, p. 160.

Metodología de la elaboración de los Basílicos de León VI

"Así pue s, desp ués de fo rmar un corpus con toda esta actividad legislativa,
la recapitulamos en seis volúmenes. tanto excl uyendo y reti rando de e lla todo
lo que era contradictorio y no pre sentaba utilidad práctica -debido a que, como
era esperable , muchas leyes prom ul gadas en la Antigüedad han sido sobrepa-
sadas por las poste riore s-. como desgajando de s u entramado todo lo que no
parec ía necesario y s í superfluo. Después. al disponer en una única sección
por título todo lo q ue se había d ic ho en di stintas partes y de manera dispersa
sobre la misma materi a, como, por ejem plo, todo lo relativo al matrimoni o, a
los legados, a los tutores, y en general todo c uanto es congruente en sí mismo
y trata sobre e l mismo asu nto. manteniendo , s in romperla, la trabazón m utua
de estos elementos y s u articul ación conjunta, y com ple tando así un total de
sesenta libros, proporcionamos a los q ue se ded ican a l estud io diligente de las
leyes tanto un acceso fác il a e ll as como una reso luc ión inequívoca acerca de
cualquier ti po de disquisic ión, sin q ue se omitiera ninguna d ispos ic ión legal
que enc ierre una dec is ión justa de e ntre las que se promulgaron desde antaño
con el paso de l tiempo hasta nue stro gobierno imperi al".
León V I, Basílicas, trad. en S ignes Codoñer, Juan y F. J. Andrés Santos: La
introducción al derecho ( eisagoge) del patriarca Focio. Madrid: CSIC,
2007, p. 234.

260 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


Tema 10
LA EUROPA DEL MILENIO.
LA RESTAURACIÓN
, IMPERIAL
Y LA FORMACION DE NUEVAS
MONARQUÍAS

Introducción.
Fuentes.
1. Características de l pe riodo.
2. La restauración imperi al de lo. Otoncs.
2. l . S ig nificado de Ja restauración.
2.2. Los tres Otone .
3. La anarquía en Francia. Robe rtianos y carol ingios.
4. Inglate rra: anglosajones y dane es.
5. La formación de lo primero · e stados de la Europa central y orie nta l.
5. 1. Bo hemia.
5.2. Polonia.
5.3. Hung ría
6. La Europa nórdica.
6. 1. Din amarca.
6.2. Noruega.
6. 3. Suecia .
7. Los reinos cri sti anos de Ja Penín sula Ibé rica.
Bibliografía.
Act ividades. Propuesta de ampliac ió n de conocimientos.
Textos para comentar.

Introducción

Se trata de un tema complejo. pues se de be estudiar uno a uno todos los


rei nos e uropeo en to rno a l año mil. Es fundamental utili zar atl a y e sq uemas
para abo rdarlo. Aunq ue tradic ionalmente se ha dado más impo rtancia a la his-
to ri a del Im perio Germánico y de Francia . no conviene olv idar Jos acontec i-

TEMA 10. LA EUROPA DEL ~11LENIO. LA RESTAURACIÓN IMPERIAL Y LA FORMACIÓN... 261


mientos que ocurren en Inglaterra, Europa Central, Rusia y la Península Ibé-
rica. pues en cada uno de estos ámbitos se están desarrollando acontecim ie ntos
nacio na les que conformarán un nuevo mapa de Europa.

Fuentes
Abbón de Fleury (940/945-1004). Abad benedictino de San Ben ito de
Fleury. Gran im pulsor de la refonna benedictina. Muy versado en las materias
de q11adri1·i11111. Escribió un Apologeticus. que dedicó a los reyes Hugo y Rober-
to Capeta, sobre e l pape l de los mo njes y la tripartic ión de la sociedad.
Adema ro de Chabanes (989- l 034 ). Monje francés que escribió una inte-
resante Crónica, en tres libros, sobre los francos hasta el año 1028.
Alfredo Il el Grande (849?-899). mandó recopilar la Crónica anglosajo-
na, en lengua vernác ula, que en sus diversas versiones llega hasta e l año 11 54.
Flodoardo de Reims (893?-966). Canónigo de Reims que escribió una
historia de la Ig les ia de Re im s, hasta e l año 948, titulada Historia Remensis
ecclesiae. También redactó unos Anna/es, q ue transmiten noticias desde 9 19
hasta 966. y numerosas vidas de santos .
Guillermo de Jumieges ( 1000?-1070?), monje benedictino que escribió,
por orden de Gu illenn o el Conqui stado r, la Gesta Normannorwn durnm, his-
toria de los d uques de No1mandía desde Rollón hasta e l año 1066.
León de Vercelli (¿- 1026). Fue cancille r de Otón lli y o bispo de Yercelli.
Es e l mayor representante de la ideología imperial ele Otón llL plasmada en
su obra: Versus de Gregario (V) et Ot!one (///)augusto.
Liutprando de C remona (920?-972). Hi storiador milanés. Estuvo al ser-
vicio del rey Be rengario 11 , tras enem istarse con é l, fue acogido por Otón 1q ue
lo nombró obispo de C remona. Es el cronista más interesante ele este periodo.
Su obra más famosa es el Liber reg11111 arque princip11111 partis Europae, tam-
bién conocido como Amapodosis, en se is li bros. Noticias desde 883 a 962.
Liber de gestibus Othonis. en e l que exalta la figura del emperador. Relatio de
/egatione co11sta11ti11opolitana, en el que describe de manera mordaz la corte
de l emperador Ni céforo II Focas. Liutprando es uno de los mayores exponentes
del " renacim ie nto" otoni ano.
Rodolfo Glaber (985-1050). Monje francés de San Germán de Auxerre.
Fundamental para conocer la Historia de Francia en torno al año l 000. Intro-
duce numerosas anécdotas en su obra: Historiantm libri V, que abarca desde
e l 900 al 1044.
Roswita de Gandersheim (935?-973). Esta monja fue una de las pri nc i-
pales figuras del "renacimiento otoniano". Dedicó un poema en exámetros a

262 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


Otón l. titul ado: Gesta Othonis imperatoris. Escribió también numerosas vidas
de anto y ei obras para teatro.
Widukín de Corbeil (925-973). Es el principal hi toriador para el reinado
de Orón 1 y sus luchas con la nobleza alemana . Su obra principal es Re/'11111
Ges1mw11 Saxo11ica1'11111 lihri fil .

Península Ibérica
Sampiro, obispo de Astorga (956?- I 04 1). aunque de origen zamorano.
Escribió una famosa Cró11ica. que va desde e l año 866 al 982. Es una conti -
nuac ión ele la ele Al fo nso lll.
Para Navarra, Aragón y Cataluña no ex i ten. de este periodo, crónicas espe-
cíficas, sino sólo cronicones. anales. genealogía . necrologios, vidas de santos,
etc .. a diferencia de lo que ocurrirá en la etapa iguiente. cuando se redacten
las grandes crónicas.
No ocw Te lo mismo con Al-Andalus, donde abundan las crónicas y noticias
de la época. Entre los diversos historiadores, señalamos sólo dos:
Abenalcotía (¿-977). ··et hijo de la goda··. descendiente del rey Yitiza.
escribió una Historia de la conquista de Espaiia.
Ahmed ben Mohamed El Arrazí (885-955). más conocido por la histo-
riografía española como "e l moro Rasis". que publicó una interesante Hisroria
de los emires de Espmla (Tarij M11 luc al-A 11da l11s).
Mu y interesante es también, para conocer esta época. el fam oso Ajbar
Mach1111ía o colecc ión de tradicione , que e e cribió a principios del siglo XI,
y que continua la obra de Abenalcotía.

l. Características del periodo


La . egundas invasiones que se habían abatido sobre Europa, tuvieron con-
secuencia muy importantes para e lla. Ademá de la numerosas pérdidas en
vidas humanas y daños casi irreparable en el débi l sistema económico, los
éx iro ful gurantes de los invasores. crearon en quienes las padecieron una ten-
sión emocional que se vio aumentado por la en ación de impotencia e infe-
rioridad ante los continuos fracasos frente a los inva ores, que se acrecentaba
de día en día. Pero de todas las consec uenc ias que produjeron las segundas
invasiones, la que más nos interesa resaltar e. la transformación que sufri eron
las monarquías que tuvieron que enfrentarse a ell a directamente.
Hemo vi to como el ejército carolingio era lento de reclutar y más lento
todavía de desplazar a los escenarios de combare. E taba adaptado para lo que

TDIA 10. LA El'ROPA DEL ~llLE\10. LA RESTALRACIÓ1 IMPERIAL Y LA FOR\1ACIÓN... 263


había sido c reado, es decir. para choque pre parados desde la rgo tie mpo antes,
en reg io nes prev iame nte determinadas, para. después de los enfrentamiento s.
regresar a sus bases y di solverse. Pero este ejé rc ito, cuando se vio obligado a
hacer frente a e ne migos que atacaban de forma inesperada. en lugares faltos
de de fensas y. so bre todo . porque lo hacía de forma fu lminante y fugaz, se
encontraba totalme nte impotente para hacerle frente . Esto trajo, como conse-
cuenc ia inmediata, e l desprestigio de la mo narquía, ya que e l pode r central no
podía garantizar la seguridad de sus s úbditos, mientras que dicha seg uridad s í
podía ser prestada por los poderes loca les que. rápidame nte. podían improvisar
un ej érc ito q ue, aunque con menos potenc ia de c hoque, e staba más adaptado
a este tipo de guerra.
Poco a poco, por este motivo , Jos distintos distritos que atie nden a su propia
seguridad. van logrando una independencia de hecho que beneficia a las grandes
famili as locales que, si bien dete ntan la autoridad en sus tierras por delegación
del rey, muy pronto olvidarán este hecho y gozarán de sus derechos por he re n-
cia, como otro bie n famili ar más. Por lo tanto, pode mos decir, q ue la conse -
c ue nc ia más inmedi ata de las segundas invasiones fue la frag mentació n del
mapa de Europa en pequeñas circ unscripciones, que fueron escapando al control
de los monarcas. Estos poderes locale s, carentes de una fue rza superi or que los
controle, s umergen a Europa en un pe1iodo de luc has constantes y brutales entre
los diversos señores. La época de inseguridad y barbarie, como en alg unas oca-
s iones ha s ido definido este periodo, no es un calificativo desafortunado.
El feudalismo provoca durante los sig los x y x1largos periodos de desorden
y anarquía, por lo que pronto e m piezan a oírse voces que c laman contra tal
estado de cosas. Alg unos ho mbres de Iglesia invocan la paz que, poco a poco,
va a ser sentida como una auténtica necesidad, y la g ue rra comie nza a dejar de
ser cons iderada como la solució n de todos los problemas. Los dive rsos conci-
lios regionales y nacio na les irán to mando decisiones que pe rmitan establecer
en e l futuro, p rog resos tan importantes como el derecho de asil o en las igles ias
o la llamada ·'paz y tregua de Dios", como veremos en o tros tem as. Pero surge
tamb ié n la convicció n de que la paz no se puede alcanzar s in la ex istenc ia de
un poder fuerte que la garantice. sometiendo e l inte rés partic ular de la díscola
no bleza. Para la Ig lesia . sólo una mo narqu ía fue rte puede garantizar el o rden
y ella mi sma se po ne como ejemplo de una monarquía organi zada. La Iglesia
se convierte así en la e nemiga de la anárquica sociedad feudal y luchará contra
la anarquía re inante po r propia convicc ió n tratando de garan tizar e l derecho
de los dé biles frente a los desmanes de los señores. Al actuar de este modo,
defiende s u propi o inte rés, ya q ue ve en una monarquía fuerte la ún ica sol ución
para garant izar que los bie nes de la Ig lesia se vean a cubierto ele los desa fueros
fe uda les . La Iglesia. que vive inmersa en la soc iedad feudal, se ve ella misma
envue lta en las turbulenc ias de la época.
De esta manera, la monarquía y la Iglesia, se convierten e n a li ados natura-
les: la Iglesia halla en la monarquía la protección que necesita para c um p lir su

264 HISTOR IA MEDIEVAL 1 (S IGLOS V-XII)


mis ió n y garantizar us posesione . y la monarquía ve en e l apoyo de la Ig lesia
una cantera de e fi caces colaboradores en las tareas de gobie rno y. en las doc-
trinas que e laboran y propugnan , la mejor baza jurídica para ju tifi car sus pre -
te nsiones de dominio.

2. La restauración imperial de los Otones

2.1. Significado de la restauración

Durante e l re inado de Otón 1 (936-973). tie ne lugar la segunda resta uración


de l Imperio Ro mano de Occidente. llamado desde ahora Im perio Ro mano-
Germá ni co, por la vincul ac ió n que en adelante tu vo con la nac ión alemana.
He mo visto en e l tema 7 que, tras la muerte de Bereng ue r de Friul , nadie más
re ivindicó e l títu lo imperial por e l desprestig io al q ue éste había llegado. Pero
ahora. ¿q ué sentido y que alcance tu vo e l re tablecimiento de ta l título en las
mente de q uienes lo impu lsaron? Y ¿cuá l fue, e n realidad , su verdadera s ig-
nificació n?
U na de las primeras ev idenc ia es que los reyes alemane al constituirse
en he rederos de lo e mperadores de Roma. hic ieron s uya la teoría de que úni-
came nte a e ll os pe rtenecía e l do minio del uni verso. Esta idea que ya estaba
presente e n los emperadores paganos. rec ibi ó nuevo impulso de l cristiani mo,
al confe rir a Roma la misión de unificar a todos los pueblos como paso prev io
para u evangeli zación y conver ión a l cristi anismo. Esta idea no había de a-
parecido en Occ idente pese a los avatares político por los que había atravesado
en los últimos s iglos . ino que se había afirmado ciñéndose a las concepciones
uni versales de San Agustín. acerca del común de tino de l géne ro hum ano y de
su gobierno por D io , que debía reali zarse medi ante la ex iste nc ia de una auto-
ridad uprema y única pa ra gobernar a esta comunidad huma na aglutinada
ahora e n torno al concepto de cristia11itas. Semej ante autoridad no podía er
o tra que la del e mperador. La re tauración carolingia había ido e l eslabón
intermedio. Cuando Otón I se corone emperador, lo hará pre tendiendo recoger
la herenc ia de Carlo magno y, por e llo al coronarse como rey de Alemania. lo
hace e n Aqui sgrán. Poco de pué la cró nica regi traban la convicció n de que
el Imperio había pa ado de lo romanos a los francos a travé de Carlo mag no
y, ahora. a los germanos . a través de Otó n l. que de esta manera podía procla-
marse legítimo he redero de Augusto y Carlomag no. Esta concepc ión un iver-
sa li sta aparece anunc iada re iteradamente en lo ímbolos y representacio nes
de lo emperadores. en los actos de s u coronac ión y en la 1itera tu ra palaciega.
En e l Evangeliario de la catedral de Aqu isgrán. de l ario 975 aproximadamente .
aparece la fig ura ele Otó n 11 s uplantando a la ele C risto en la manclorla, ciando

TDIA 10. LA EUROPA DEL ~11LE;-;IO. LA RESTAL'RACIÓ: IMPERIAL Y LA FOR~IACIÓ1 ... 265
a entender de esta manera que es otro ungido . Su cabeza está en contacto con
la d ivini dad. representada por una mano que desciende, la cual le confiere un
poder d irecto sobre los reyes y duques, que aparecen en la parte illferior del
cuadro, y sobre la Tierra, re presentada por un atla nte que sostiene su trono. E n
Ja mano derecha, lleva un g lobo, símbolo de domini o universal. Este dom in io
es j ubilosamente proclamado por e l canc ille r de Otón llI en un poema dirigido
al papa G regorio Y, al afümar q ue "él (Otón lll) gobierna el mundo e ntero en
calidad de e mperador'·.
La orac ión fi nal del Ordo establec ido para la ceremoni a de coronac ión de
O tón I, rec uerda que "Dios ha preparado e l Impe rio para la p redicación de l
evangelio del Dios ete rno., y. previamente, se ha insistido en s u misión de pro-
teger a la Iglesia y de lucha r contra los paganos. Se anunc ia así, con toda cla-
ridad. la doble m isión de Ja nueva a utoridad uni versal re presentada por el
emperado r, te mporal y espiritua l, tal como ya había sido entend ida e n tiempos
de Carlom agno y por los últimos emperadores ro manos después de su conver-
s ión al cristian ismo.
La posesión de ambos pode res, hacía que Roma apareciera como e l centro
del Imperio, ya que sólo e ll a poseía la doble caracte rística de ser sede de
Pedro, Vicari o de Cristo, e n e l orden espiritua l, y centro de l C1ltimo Imperio
que, ahora, se pretende renovar. En adelante. la posesión de Roma se conver-
tirá en una expres ión de legitimidad. Quien da vida a esta idea y la materializa,
es Otón I al establecer como norma a seguir, en adelante, que la coronación
real se rea li ce e n Aq uisgrán mi entras que la coronación imperia l debía ser
e fectuada por e l papa en Roma. Pero será Otón IIl quie n la lleve a sus últimas
consecue nc ias al proclamar. en un di p loma de l año 100 1, a Roma '·capital del
m undo'· y, consecuente con e llo, esta blece a ll í su res ide nc ia. Este fue e l
momento en e l q ue la aspiración uni versalista del Imperio se mani fes tó con
mayo r intens idad.
Pero, ¿qué hay detrás de todo esto?. La afi nnac ión de poder universal no
puede ser más c lara, aunque la realidad estaba e n flagrante contradicción con
ella. Trasladando este deseo a l plano de los hechos. comportaba, sin d uda algu-
na, una aspiración a la soberanía , aunque fuera teórica, sobre e l resto de los
monarcas de Occidente. ¿Qué hic ieron los emperado res germánicos en este
sentido? Aparte de proc lamar y manifestar una autoridad superi or a la de los
demás reyes y de designar a éstos con calificativos tendentes a dism inu ir su
dignidad. bien poco más pudieron hacer. Habrá momentos de exaltación impe-
rial y surgirán apolog istas y teóricos que proclamen la sumisión de Jos monar-
cas occ identa les a la autori dad del em perador -como hace el abad Od ilón de
C luny respecto a O tón lll, o los partidarios de los últimos empe radores sali os-
pero los propios interesados no harán nada por conseguirlo. Había una realidad
frente a la que no se atrevían a enfre ntarse, porque nada hubieran podido hacer.
En Franc ia. Ing laterra o España, las monarquías, pese a s u propia debilidad
interna, eran reali dades sólidas con un arraigo mental, respecto a s u propia

266 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


independencia. tan fue rte o más que la concepc iones uni ver alistas del Impe-
rio. Los proyecto imperiales de do minio universal a nivel concre to. deberán
rea li zarse a escala más reducida. C uando Otón l se presenta e n Roma con la
pretensión de ser coronado e mperador, las razones que a lega para ello son ele
dos tipos: En primer lugar, afi m1a ser el e legido por Dios, como ponen de mani-
fiesto sus victoria o bre los enemigo de la fe y. en seg undo lugar, alega que.
al reinar sobre d iversos pueblos. de be poseer un títu lo superior al q ue u a n lo
reyes. ya que s us dominios se extie nden sobre A lemani a. Ita lia y. e n cierto
modo. Borgoña.
La idea de un Imperio italo-alemán formando un todo, estu vo espec ial -
mente arrai gada en la menta lidad ele la época. Pero, sobre todo. será la política
ele los e mperadores la que to me corn o objetivo de su acción e l mantenimiento
ele la unidad de ambos países. o ob tante, podemos d istinguir dos te ndencia.
a lo largo de la Edad Media. según e ponga el acento e n que sea A lemania o
Italia la fuerza princ ipal de dicha unió n. A la primera pertenecen Otón 1 y o tras
g raneles fi g ura como Federico l Barbarroja. Para e llos lo fundamenta l es Ale-
mania, hasta e l punto de que e l último ac uña la fórmula /111peri11111 Te111011irn111.
Para estos e mperado res es preciso mantener s u dominio sobre Italia, a unque
para ell o tengan q ue gastar las energías de Ale mania. A la segunda tendencia
pe rtenecen aq ue llo empe radores que hacen de la posesión de Italia e l núcleo
fundamenta l del Imperio. En consecuencia tratan de convertirla en e l centro
ele su administrac ió n. Esta visión de las cosas compo rtaba la supeditación ele
Alemania al imperi a li smo romano. de sueños más universalistas. como ocurre
con Otón III, que pronto e ncontra rá un a conex ión con la rea lidad, volcándose
en las empresas mediterrá neas, como ocurrirá con Federico 11 , que intentará
hace r de Si cilia la plataform a de sus va tas concepcione políticas.

2.2. Los tres Otones

Hemos indi cado anteri ormente que un o de los resultados más palpable
de las segundas invasiones, fue e l de créd ito de la monarquía y e l auge de los
poderes loca les. Luis IIl el Niiio (899-9 11), último repre entante de la dinastía
caro lingia en Germ ania, es un bue n eje mplo de e ll o. Pe e a que carece de todo
prestigio, los grande duques no lo reemplazan y esperarán a su muerte . a los
18 años de edad, para otorgar la corona a uno de e llos. En ese momento exis-
ten en Germania c inco d ucados que. aú n s in ser hereditarios. tienden a per-
manecer en las mi mas familias. E os ducados eng lo ban g rupos é tnicos bien
definidos, con su lengua, s u De recho y sus tradi cio nes . Dic hos ducados son:
Sajon ia , que eng lobaba los te rrito ri os s ituados a l sur ele Dinamarca. vinc ul ado
a la íamili a de Liudolfo desde los tiempos de Ludovico Pío. y era un ducado
e n gran parte pagano todavía. y con una evolució n política y social más retra-
ada que e l resto: Baviera. que había ido creado por Ludovico Pío y. po. te-

TEMA IO. LA EUROPA DEL MILENIO. LA RESTA RACIÓN IMPERIAL Y LA FORMACIÓN... 267
rio rme nte. convertido en reino por Carlo mán. hijo de Lui e l germán ico. y
u duques se habían fo rta lecido en la luc ha cont ra los húngaros. por lo que
se titul aban con orgu llo .. Duques de los háraros por la gracia de Dios··. acu-
ñaban mo neda y acordaban la paz y la g uerra ·in contar con e l rey o e mpera-
do r de turno: Suabia. situado ent re e l Rin y e l Danubi o. era e l solar de lo a le-
mane ; Franconia, situado e n e l país de los franco del Este. en el que dos
familia se dis putaban e l pode r: los Bamberg y lo Conradi no: Lo re na o Lota-
ring ia, s ituado entre e l Masa y e l Mose la . la fi delidad de c uyos duques osci-
laba entre Franc ia y A lemania.
Dentro de estos Ducados. se hall aban g randes o bi spados que, junto a su
pode r espiritua l un ían e l territoria l po r sus g randes poses iones. Los duques
recelaban de los obispos ya que, en a lg uno ca os, depend ían de metropo lita-
nos ituados en otros ducados. Los duque , a l ig ua l q ue sucedía en Franc ia,
van tomando pos ic iones frente a l no mbramiento de nuevos obispos cuyos car-
go de ean con trolar. lo que consig uen en nume ro as oca iones.
A la muerte de Lui s IIL los duques e lig iero n po r rey a Conrado de Franco-
nia. q ue te nía un pare ntesco lejano con la fam ilia de los carolingios. y por su
e caso poder material. A su muerte (9 18), e a lzó con e l poder Enrique de Sajo-
nia (9 19-936) que s upo enfre ntarse al pe li gro húngaro y logró afianzar su a uto-
ridad fren te a los otros duques, así como frente a l naciente reino de Bohemia,
impo ne r tributo a los eslavos de l o tro lado de l Elba y lograr que los daneses
ace ptaran e l cri stiani smo de manos de l arzobispado de Hamburgo. A fin de
a egurar Ja s ucesió n en su famili a, asoció al trono (929) a su hijo Otón 1, q ue
le ucedi ó cuando contaba 24 años de edad .

a) Otón I

O rón 1 (936-973), se hi zo coronar y consagra r como rey en Aqu isgrán por


e l a rzobispo de Mag uncia, e ntroncando as í. idea lme nte. con la leg itim idad
carolingia, de la que fue un gran propagado r. Hizo que Jos otros cuatro duques
aceptaran lo cargos ho no ríficos de s u corte, con lo que aparecían más como
func ionari os q ue como personajes de ig ua l rango q ue pudieran osc urecer su
re inado. De este modo los nombró mayordomo (Lorena): enescal (Franconia);
copero (Suabia) y mariscal (Baviera).
Lo inic ios de su re in ado fue ron difíciles ya que su proteg ido e l duque
Wences lao de Bohe mi a, que aceptó la pro pagació n de l c ri sti anis mo en sus
tie rras, fue a ses inado en una reacción de l pagani smo y sustituido por su he r-
mano; lo húngaros invadieron Ge rmaní a y, lo que fue más grave, e l nuevo
duque de Baviera sucedió a su padre sin prestar acatamiento de fid e li dad y
sin re nunc iar a l nombramiento de obispos en s u d ucado, invocando e l princ i-
pio he reditario. Otón 1, que cons ideraba lo ducados como un "Honor" de
libre desig nac ión real, Jo depuso y nombró un nuevo d uq ue, junto al que envió

268 HISTORLA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII!


un conde palatino a fin de que adm ini strara los bienes reales en el ducado,
fórmula que hi zo extensiva al resto de los ducados cuando tu vo ocas ión.
Desde ese momento los duques de Baviera lo fueron por la grac ia del rey y
no ·'por la gracia de Dios". Ante esta acción, se unieron lo. duques de Fran-
coni a, Lorena, el arzobispo de Maguncia y los hermanos de l rey, a los que
vence y pasa a di poner libremente de us cargos, repart iéndolos entre miem-
bros de su propi a familia. En trece año todos los ducado pasaron a su con-
trol , así corno los grandes obispados del reino. Al igual que hiciera Carlomag-
no. pasó a controlar todas las elecciones episcopales, designando a sus propios
candidatos. Eligió entre la clase ep iscopa l a sus colaboradores y otorgó a los
obispos el gob ierno de las ciudades epi scopales. naciendo de esta manera lo
obispos-condes. y dotó a sus territorio de ''i111111111idad". De este modo los
obi pos recibían u investidura del rey y se convertían en sus vasall os más
fieles. Mientra la elecciones fu e ron acertadas, y con Otón 1 lo fueron la
mayoría de las veces. no hubo ningún problema ya que miraba a la reforma
del clero, pero se e taba entando un pe ligroso precedente que estallaría un
siglo después. Otón 1 basó el fortalecimiento de su poder en el de los obispos.
en detrimento de lo ducados.
Hecho con el control de Alemania y li bres sus manos para emprender nue-
vas empresas. e le presentó la ocasión de intervenir en el reino de Italia. Los
eñore de Friul, Arlés, Borgoña y Provenza, luchaban por ceñir la corona de
Italia cuyos dominio . como hemos vi to. abarcaban el no11e de la Península.
A la muerte de Lotario 11 de Italia (950), u viuda. Adelaida, es encerrada en
prisión por negar e a casarse con Berengario 11. nuevo rey ele Italia. Otón acude
a Pavía, ante e l ll amam iento de Adelaida. se corona rey de Italia (95 1) y legi-
tima su posición casándose con la joven viuda.
El 1O de ago to de 955 venció a lo húngaros en Léchfeld, cerca de Augs-
burgo, con lo que ce aron definitivamente ·us incursiones en Alemania e Italia
y comenzó su asentamiento definitivo en sus tierras de Panonia.
En Roma e l Papado. tras la muerte del papa Formoso. se hallaba en su
momentos má bajos y era un instrumento en manos de las grandes famil ias
romanas. En esta ocasión la familia de Teofi lacto. conde de Túscul o. junto con
su mujer Teodora y su hija Marozia, contro laron el nombram iento de doce
papas, desde Sergio III hasta Juan XII. hijo este último de Marozia, elegido
pontífice cuando ólo contaba 16 años de edad.
A partir de u victoria sobre los húngaros. e l prestigio de Otón 1aumentó.
y en su mente fue tomando cuerpo la idea de restaurar el Imperio. Al igual
que ocurriera en el ca o de Carlomagno, va a ser también ahora la petición de
ayud a del papa Ju an XII contra sus enemigos la que propic ie la llegada de
Orón l a Roma , el 3 1 de enero de 96 1. Otón I y su espo a Ade laida fueron
coronados emperadores por Juan XII el 2 de febrero de 962, quedando resta-
blecido de este modo el Imperio de Occidente. Al igual que hiciera Carlomag-
no. Orón l otorgó e l famoso Pri1·i/egi11111 Ottonis. por el que confim1 aba la

TEMA 10. LA ECROPA DEL MILENIO. LA RESTAURAC IÓN IMPERI AL Y LA FORMACIÓN... 269
Donación de Constantino. Ante las posteriores desavenencias que surgie ron
entre ambos, Otón 1 depuso a Juan XII , acusándo lo de traición, e ligiendo en
su lugar a León VIII (963), que, como no era c lérigo, recibió todas las órde ne s
sagradas en do s días. Juan XII murió asesinado a l año siguiente , sorprend ido
en la cama por un marido traic ionado. Le sucedió Juan XIII, su primo he rma-
no, hijo de otra Teodora, hermana de Marozia.
Otón 1, c ual otro Carlomagno, tenía en su programa la protección de la
Ig lesia, la ex pansión de la fe entre los paganos eslavos, asegurar la sucesión
en su fam ilia y hacer que B izanc io reconoc iera su título imperial. Privó al Papa
y a los romanos de toda autonom ía política, para lo cual hi zo que todos le pres-
taran juramento de fi delidad y nombró un repre sentante imperial en la ciudad.
Para asegurar la continuidad dinástica hizo q ue e l papa Juan XIII coronara
emperador a su hijo O tón 11. De este modo, a su muerte, su hijo no sería un
candidato al trono , sino un emperador ya coronado.
Si s us antecesores habían ceñido la corona impe ria l como un mero honor,
conte ntándose con regir sus pequeños re inos, él tenía todo un programa para
someter Italia al Imperio a fin de volver a los tie mpos de Carlomagno. Otón I
quie re ser rey efectivo de Ita lia y ese será e l legado q ue dejará a sus sucesores,
y a todos los futuros emperadores germánicos, para lo que previamente de be
someter a los grandes duques de S po le to y Benevento, que le juran fide lidad,
así como conqui star Apulia y Calabria, en pode r de los bi zantinos. Tras varios
enfrentamientos con Bizanc io, llega a un ac uerdo con el e mperador Juan Tz i-
miské s por e l que Capua y Benevento quedaban para e l Impe rio, y Apu lia,
Calabria, Salem a y Nápoles para Bi zanc io. Para se ll ar este pacto, se acordó e l
matrimonio de Otón II con la princesa bizantina Teófano , que también fue
coronada como emperatriz el día de su matrimonio en 972.
Otón I había restaurado e l Imperio en Occidente y por este motivo se le
llamó "G rande" y "Rey de reyes". No tenía la exte nsión de l de Carlomagno,
pero s u títul o gozaba de gran prestigio y poder. y tanto los grandes d ucados
como varios obis pados estaban en manos de su famili a o de sus fie les.

b) Orón ffl

Toda esta magna obra estuvo a punto de fracasar ya que a su muerte (973),
Otón 11 sólo contaba 19 años y tenía que hacer frente a las primeras d ise nsiones
provocadas por los duques, sus parientes, que aspiraban a volver a la situac ión
de independe ncia anterior a Otón l. En Roma no iban mej or las cosas ya q ue
el candidato imperial, Benedicto VI, moría estrangulado (974), tras un año de
pontificado, por un mie mbro de la familia de los Crescenci, y los musulmanes
derrotaron una escuadra imperial e n Cabo Colonna (982) . Tras diez años de
re inado, Otón 11 moría (983) dejando un hij o de tan sólo tre s años de edad, e l
futuro Otón JJI (98 3-1002). En esas c irc unstanc ias, sólo e l presti gio de l q ue

270 HISTORIA MEDIEVAL I (SIGLOS V-XII)


gozaba la dinastía salvó la situación. Su primo el duque Enrique de Baviera,
se levantó contra é l, pretendiendo la corona real. La firmeza de las emperatrices
Adelaida y Teófano, hizo fracasar tal iniciativa.
En Roma, los Crescenc i, que han sucedido a los Teofilacto en e l control de
las elecciones pontificias, hacen que su elegido Bonifacio VII entre en la ciudad
y aprese a Juan XIV, que muere de hambre en la cárcel (984). La familia rival
reaccionó provocando un levantamie nto popu lar que masacra a Bonifacio VII
al año siguiente. A fin de acabar con estos desórdenes, Otón m hizo elegir papa
a su primo Bruno, capellán de su corte, que tomó el nombre de Gregorio V. Era
la primera vez en 250 años que era e leg ido un papa extranjero, por lo que hubo
grandes protestas e n Roma. Desde este Papa, todos sus sucesores cambiaron
su nombre de bautismo por otro distinto. Dos semanas después, Otón m era
coronado emperador en San Pedro (996) , por e l flamante papa otoniano e l cual,
pocos meses después, tenía que huir de Roma ante un levantamiento popular
provocado por los Crescenci. Otón III restableció el orden, acabó con la vida
de l patric io y depuso y mutiló a su antipapa.
La idea imperial , su significado e idealizac ión, encontraron en Otón III
su más fervoroso defensor. Soñaba con hacer de Roma la nueva capital de l
Imperio, y a llí trasladó su residencia y su cancille ría (999), instalándose en
e l Aventino. Inte ntaba renovar los fastos impe ria les mediante un so lemne
ceremoni al y la utilización de títulos pomposos inspirados en la corte bizan-
tina. Estos s ueños imperiales fueron alentados también por su preceptor, Ge r-
berto de Aurillac, que en 999 fue e legido papa con e l nombre de Silvestre JI .
De su mano el joven Otón lII soñaba con una re nova ti o f mperii Romanorum,
por la c ual, desde Roma, capital de mundo, el Papa y el Emperador traerían
la paz al mundo y guiarían a los pue blos por e l camino de Dios. Acorde con
esta visión. e l año mil no sería el final de la humanidad, sino e l inicio de gran-
des cambios en los que la Iglesia y la Cri stiandad encontrarían de nuevo s u
pureza.
En este clima de exaltac ión ecumé nica, Orón lll liberó al duque Boleslao
de Polonia de su vínc ulo de vasallaje. e l Papa creó la diócesis de Gdiezno, y el
emperador env ió la corona real al duque magiar Waik que, conve rtido al cris-
tianism o. tomó el nombre de Esteban. Hungría se convertía de esta manera en
reino y se e nfe udaba a Roma, que creaba el obispado de Gran y, Silvestre 11
hacía el primer llamamiento a la c ristiandad a fin de liberar la Tierra Santa de
los musulmanes, pero Europa no estaba preparada todavía para tal empresa.
Pasado este año de exaltación mística. las cosas volvieron a s u cauce y los
romanos, al mando de Gregorio de Túsculo, se alzaron contra sus nuevos seño-
res, y Papa y Emperador tuvieron que abandonar la Rom a de sus sueños que
tan ingratamente los trataba. Mientras intentaba retornar a Roma, Otón III moría
a los 22 años de edad ( 1002). y al año siguiente lo hacía su papa Silvestre 11, el
llamado papa mago. e nvuelta su muerte en e l misterio que acompañó su vida.
Una vez más e l Papado caía en las manos de los Crescenci.

TEMA 10. LA EUROPA DEL MILENIO. LA RESTAURACIÓN IMPERLAL Y LA FORMACIÓN... 271


No podemos acabar este capítulo dedicado a los Otones s in hacer una refe-
renc ia, aunque breve. al gran desarrollo c ultural al que se llega e n este periodo
y que fue fac ili tado por los tres mie mbros de la din astía y por los reyes de
Franc ia, y que ha me reci do e l nombre de '"segundo renacimiento cultu ral".
pues el prime ro se dio en época carolingia. Sus protagonistas son, una vez más,
los eclesiásticos procede ntes de los grandes monasterios que em peradores,
reyes y papas toman a s u servic io. Muchos de e ll os cultivan, cómo no, la hagio-
grafía (Flodoardo de Re ims, O lber de Gembloux o Tierry de Amo rbach), la
historia, las obras morales o de buen gobierno ( Abalberón de Laón o Rathier
de Verona) y, cada vez en mayo r número, las d iversas di sciplinas del (lfriu111
y, espec ialme nte, de l q11adrivi11111 (Abdón de Fleury o e l propio Gerberto de
Aurillac, el primero e n contactar con la cie nc ia árabe). Destaquemos también
a Nótger Labeo o e l A lemán, traductor al ale mán antiguo de numerosas obras
de la antig üedad . Una menc ión especia l me rece la fig ura de Fulberto de Char-
tres, fundador de la famosa escue la de aque lla c iudad, gran pedagogo y padre
del futuro renacimiento c ultural de l sig lo XII , por lo que volveremos a ocupar-
nos de é l en otro lugar. Por lo que a España se refie re, en estos momentos, la
mayor figura de proyección inte rnacional es e l famoso abad Oliva (97 1?-1 046),
obispo de Vic y abad de C ui xá y Ri poll , gran impul sor de Ja c iencia y de la
Paz y Tregua de Dios e n los condados cata lanes.

3. La anarquía en Francia. Robertianos y carolingios

De entre los diversos re inos que sufrieron las segundas invasiones fue, s in
duda alg una. e l re ino fra nco e l que llevó la peor pa rte y e l que sal ió más con-
vuls ionado de las mismas. A diferenc ia de lo que había ocurrido en A leman ia,
donde e l poder de Otón I sali ó forta lecido de su e nfrentamiento con los hún-
garos y eslavos, en Francia e l poder real, impotente para enfre ntarse a las inc ur-
siones de los normandos, suc um bía víctima del descrédito, aunque logra man-
tenerse e n e l poder hasta la muerte de l último carolingio, Lui s V (987). Poder,
únicamente, teórico ya que el reino estaba fragmentado en unos 160 condados
cuyos titulares. todos ellos nombrados por Jos monarcas caroling ios, lograron
hacer he reditarios sus condados desde la época de Carlos e l Cafro , a raíz de l
Tratado de Merssen (870).
Estos condes se han apropiado de las rentas reales. imparten j usticia y reclu-
tan el ejército en su propio provecho. En sus mano está e l verdadero poder e n
estos momentos. Poco a poco se van constitu yendo e ntidades mayores que
agrupan varios condados y que responden a realidades lingüísticas, geográficas,
cultu rales etc., que son los ducados. A princ ipios de l siglo x, Francia compren-
día los siguientes princ ipados: Flandes, cuya dinastía conda l arrancaba de Bal-
duino I, yerno de Carlos e l Cah•o, que agranda sus teITitorios a costa de la anar-
quía producida por las invasiones norniandas en amplios territorios; Normandía,

272 HISTORIA MEDIEVAL 1(S IGLOS V-X II )


cuyos duques e in talan allí, en calidad de vasallos, de de que fueron conce-
didas dichas tierra al no1mando Rollón: Bretaña. que vive una vida al margen
de la monarquía carol ingia; Aqu it ania, que había sido reino hasta el 877, se
convierte en ducado con Gu ill ermo el Piadoso; el condado de Tolosa, Septi -
mania y la Marca Hispánica. viven totalmente al margen del poder centra l en
una completa autonomía: Gascuña, cuyo titular se convierte en duque en 977.
año en el que también adqui ere dicho título e l conde de Borgoña (no confun-
dirlo con el reino de Borgoña que gira en la órbita germánica). Finalmente, en
la reg ión de Parí . los condados de Turena y Anjou. donde. desde los días de
Carlos el Call'o. e tá instalado Roberto el Fuerte, cuyos hijos Eudes y Roberto,
por la defensa de París frenre a los normandos, al canzarán la realeza y darán
origen a la dinastía de los Capeto.
Tras Ja muerte del últim o caro ling io, fue e legido rey. Hugo (987-996).
nieto de l rey Roberto, llamado Capelo. por el uso de una capa abac ial que
vestía desde los días en que era abad laico de varias abadía de los alrededore
de París.
Como hemo · visto. e l reino de Francia, hacia el año mil, era un mosaico
de pequeños condados -eri zado de castillos y torres de de fensa conslru idos
en madera- en los que el poder públi co ha sido acaparado por sus señore .
frente a los que el poder real poco o nada puede hacer. Los nuevos reyes Cape-
lo. detentan un poder y riquezas similare a las de sus teórico súbditos, y su
labor. a lo largo de lo siglo XI y XII , consistirá en afirm ar u realeza y poder
frente a el los.

4. Inglaterra: anglosajones y daneses

Desde el e tablecimiento de lo daneses en el centro y norte de la isla. paz


de Wedmore (878), sus relaciones con los anglosajones nunca habían sido pací-
fi cas, aunque esta paz había permitido a Alfredo el Grande reorgani zar sus
estados del sur de la isla. codificar us leyes y reanimar la vida cultural. Con
su nieto Áte l tan (925-939). los anglo ajones logran imponerse en Angli a,
Mercia y Norrhumbria. y con sus sucesores la dinastía alcanzó su mayor pres-
tigio. que se tradujo en mayores contactos con el ex teri or y en el resurgir de
numerosas abadía que adoptan la Regla de an Benito. Mientra Francia cami-
na hac ia su atomizac ión. asistimos en Inglaterra a un fortalec imiento de l poder
real basado en la lucha contra los daneses asentados en la isla y en la recupe-
ración territori al. Pero cuando parecía que el reino entraba en una fa se de
mayor prosperidad. se reanudan los ataque de noruego y daneses, frente a
los que el rey Etelredo nada puede hace r, cayendo Inglaterra en poder de lo
daneses (10 14). proc lamándose el rey danés Canuto el Grande (10 16- 1035).
soberano de ambo. reinos.

TEMA 10. LA EUROPA DEL MILENIO. LA RESTAURACIÓN IMPERIAL Y LA FORMACIÓN... 273


S. La formación de los primeros estados de la Europa central
y oriental

5.1. Bohemia

Como vimos en el tema 8, el ducado de Bohemia había fomrndo parte de la


G ran Moravia y, tras la desaparición de ésta por los ataque húngaros en 906,
obtuvo su independencia de mano de la fami lia de los Premíslidas, entrando en
la órbita de Alemania, no sólo e n e l orde n po lítico s ino también en el eclesiás-
tico, ya que desde allí se ini ció la cristianizac ión del país. Boleslao lI (967-999)
consiguió la c reación de un obispado en Praga, que se encargaría de organizar
la vida religiosa del ducado. A la muerte de este duque, Bohemia, fue ocupada
por Polonia.

San Viro
1

',_
1

Malá Strana

Nove Mesto
(Ciudad Nueva)

Recinto urbano
antes de 1330
Recinto urbano
despues de 1330

o 0.5 lkm

Figura 1O. l. Plano de Praga .

274 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


5.2. Polonia
Apenas sabe mos nada de Polonia, hasta e l sometimie nto de los wendos, lo
que puso a los alemanes en contacto directo con los polacos, en tie mpos del
prínc ipe Mieszko (960-992), de la dinastía de los Piast. que tuvo que rendirles
vasallaje y aceptar la presencia de misioneros procedente s de Bohem ia. Este
prínc ipe recelaba tanto de la influencia po lítica que Alemania pudie ra ejercer
sobre é l, como de la que Bohemia podía significar en e l campo re lig ioso, por
lo que dec idió pone r su país bajo la protecc ión de San Pedro. Su hijo Bo leslao
Chobry e l Valiente (992-1025), cons iguió el establec imiento de una jerarquía
propia con e l establecimiento de un arzobispado e n G iezno, del 4ue depende-
rían las futuras dióces is polacas. A la mue rte de Otón III, a lza la bandera del
es lav ismo y ocupa las tierras situadas entre e l Elba y el Oder. ocupando por
poco tiempo Moravia y Bohemia. El e mperador Enrique II, no pudiendo recu-
perar las tie rras en disputa, ace ptó e n 1O1 3 e l vasall aj e de Bo leslao por dichas
tierras. A la muerte de Enrique 11 ( 1024), Bo leslao se proc lamó rey, convir-
tiéndose Polonia en e l mayor estado eslavo.

5.3. Hungría
Los húngaros , tras su derrota en Lechfeld (955), pierden fu erza y se hacen
sedentarios, ocupando establemente las tierras sobre las que estaban asentados.
Lentamente se van fundie ndo con los e le mentos es lavos y gennanos estable-
c idos e n sus dominios y comienzan a practicar la agricultura.
El príncipe Geza (972-997), pe11eneciente a la dinastía Arpad, logra agrupar
las diferentes tribus y dar fonna política a su principado . Aceptó e l bautismo y
se estableció e l primer monasterio be nedic tino en Hungría (996). Le sucedió
s u hijo Esteban (997- 1038), a quie n se considera e l verdadero fundador del esta-
do húngaro. Casado con una hija del duque de Baviera, obtuvo de Otón III y
Silvestre Il la creac ión de una archidiócesis en Gran, siendo coronado " rey apos-
tólico" de Hungría en e l año 1000. A su muerte, e l país había entrado de lleno
en Ja órbita europea y se revelará como el gran baluarte de Europa frente a las
próximas invasiones.

6. La Europa nórdica

6.1. Dinamarca
El mov imiento unificador en Dinamarca y Noruega, empieza después de
que dichos países e ntren en contacto con las entidades políticas superiores que

TEMA 10. LA EUROPA DEL MILE1 10. LA RESTAURAC IÓN IMPERIAL Y LA FORMACIÓN... 275
s ufrieron sus embestidas. Pero será Dinamarca la que encabece y alcance un
mayo r grado de cohesió n en tiempos de Harald Dienre A::.11/ (940-986), que
aceptó e l bautis mo para quitar a Otón 1 todo pretex to para invad ir su rei no.
Exte ndi ó su influencia po r e l sur de Noruega, Suec ia y las costas de Pomerania
y Prus ia. Mantu vo bue nas re laciones con Alemana, de donde procedían los
misioneros y los primeros obispos. Sus sucesores se libe raron de esta tutela
abrie ndo e l campo a la Ig lesia anglosajona. Canuto e l Grande ( 1O1 8-1035),
proseguirá esta políti ca.

6.2. Noruega
La obra unificadora empezó en Noruega con Harald 1··cabellera Hennosa"
(872-933), que se hizo con e l poder tras vencer a una coalición de jefes noruegos
en la batalla naval e Stavánger (872), a resultas de la cual algunos noruegos emi -
graron hacia Is landia, s iendo las primeras poblaciones estables de la is la. Su biz-
nieto, Olaf I (995-1000), será el primer rey cristiano de Noruega y quien llevó
e l cristiani smo a Islandi a. A su muerte el país es conquistado por Dinamarca, y
la hi storia de este reino girará a su alrededor durante toda la Edad Media.

6.3. Suecia
Por s u s ituación geográfica, Suec ia fue e l último país en incorporarse al
proceso de cristianización de Europa. Su primer rey cri stiano fue Olaf TTI, bau-
ti zado e n 1008 por mis ione ros ing lese s. Fue e l primero en acuñar moneda
(recorde mos que los suecos-varegos estaban en contacto con Bizanc io y Bag-
dad) y logró salvaguardar s u re ino de las ape tencias de daneses y no ruegos.
Como hemos visto en temas anteriores, la cristianización de los países nór-
dicos estaba confiada a la diócesis de Hamburgo-Bremen, pero cuando estos
países entran en contacto con Inglaterra los monarcas llaman a monjes ingleses.
para evitar su dependencia de Alemania, hasta la creación de un c le ro autócto-
no. La cristiani zación se realizó con lentitud, y al lí a1Taigó un cristianismo teñido
de prácticas y costumbres paganas durante un largo tiempo. En Dinamarca y
Noruega no se implantó el cristianismo de modo generalizado, hasta el s ig lo XI,
y en Suecia no lo haría s ino hasta final es de l XII.

7. Los reinos cristianos de la Península Ibérica


He mos visto en e l tema 8 como los pequeños núc leos de resistenc ia, que
se habían creado tras la invasión musulmana , habían ido prospe rando lenta-

276 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


mente aprovechando las dificultades internas del emirato cordobés, y como se
habían ido afirmando una serie de estados, e l princ ipal de los c uales era León,
que había logrado ampli ar su frontera hasta la línea de l Duero. Este avance
inic ial se detu vo eras la c reac ión de l califato de Córdoba (929) y, sobre todo,
con la aparición de su mejor general. Almanzor.
En los extre mos del re ino, Castilla y Galic ia, gozan de una cierta autono-
mía, debido a su propia personalidad y a la lejanía de l centro de poder. Galic ia
era un territorio que apenas había sufrido los e mbates de la invas ión musul-
mana, por su carácter arcaizante y por la compos ic ión étnica de su población
(ce ltas y suevos). era adm inistrada, frecuentemente. por un miembro de la
fami lia real astu r-leonesa. En la parte más oriental del reino estaba Castilla
que -expuesta a las conti nuas aceifas musulmanas- va labrando su propia per-
sonalidad con una inic iativa más dinámica que la conservadora León. que se
manifiesta en su lengua y sus costumbres jurídicas. así como e n la composición
ocia! de sus habitantes, en gran parte pequeños propietarios libres. Su conde
Femán González (945-970) consegu irá su inde pende ncia de León y asegurará
la sucesión en s u familia.
En la Marca Hispáni ca. los condes catalanes, aflojados los lazos de depen-
denc ia fre nte a la monarquía caroling ia, son de hecho independientes. El conde
de Barce lona, Wifredo e l Velloso (878-898), establece una especie de primacía
sobre los demás condados, y buscó e l respaldo de l Papado con la creación de
una sede metropolitana propia. que lo librase de la depe ndenc ia de Narbona.
Las campañas de Alm anzor ocasionaron a los pequeños estados cristianos
del norte, toda clase de desgrac ias, siendo e l re ino leonés e l que llevó la peor
parte. Por eso, a la muerte de este caudillo y tras el hundimiento de l califato,
los prínc ipes cristianos Sancho García de Castilla, Ramón Borrell de Barcelona
y Arrnengol de Urge l. intervendrán activamente en la política cordobesa, con-
virtiéndose en los árbitros de las diversas facciones que se disputaban e l poder.
Pero será el pequeño re ino de Pamplona, que no había participado activa-
mente en estas luchas, el que salió más favorecido de esta situación. Su monar-
ca, Sancho 111 e l Mayor ( 1000- 1035), logra convertirse en e l personaje de
mayor prestigio al reunir en sus manos, por diversas vías, todas las tierras cris-
tianas desde Galic ia hasta Ribago rza presentando, por prime ra vez, un frente
unido ante los musulmanes. Pero esta obra, que aug uraba un fu turo esperan-
zador para las am1as c ristianas, se desvanece cuando a su muerte, div idió los
dominios entre sus hijos.
La dinastía navarra tuvo e l mérito de abrir de par e n par las puertas de Euro-
pa, al apoyar la reforma cluniacenses y establecer la ruta de peregrinación a
Santiago de Compostela, que contribuyeron a sustituir los a ires arabizantes que
impregnaban el reino leonés, traídos por los mozárabes. por otros procedentes
de Europa que hicieron que los diferentes estados cristianos entraran de lleno
en los movimientos c ulturales y las corrientes artísticas que se fraguaban allí.

TEMA 10. LA EUROPA DEL MILENIO. LA RESTAURACIÓN IMPERIAL Y LA FORMACIÓN... 277


Con los sucesores de Sancho de Navarra. la Reconquista renacerá con nue-
vos bríos y las tierras ibé ricas serán el escenario e n el que se dirimirá e l enfren-
tamiento entre Europa y África, e ntre C ri stiandad e Islam .

Bibliografía
Bartlett, R.: La formación de Europa: conquista, coloni:ación y cambio rnl-
tural. 950- 1350. Valenc ia: Universidad de Valencia, 2003.
Beauvois, Danie l: Histoire de la Pologne. Paris: Hatie r, 1995.
Bel ina, Pavel et a l. : Histoire des Pays Tcheques. Pari s: Seuil , 1995.
Bois, G. , La revolución del año mil. Barcelona: C rítica, 199 1.
Di ago Hernando, Máximo : El imperio en la Europa medieml. Madrid: Arco
Libros, 1997.
- Gli slal'i occidentali e meridionali nel/'Alto Medioevo: 15-21 aprile
1982. CISAM (S poleto), X X X Settimane di Studi o. Spoleto: Centro
Italiano di Studi su ll 'Alto Medioevo, 1983 . 2 vols.
Mínguez Fernández. J. Mª.: La España de los siglos 111 al XIII: guerra, expan -
sión y transformaciones: en husca de una frágil unidad. San Sebastián:
Ne rea, 2004.
Riché, P.: Gerherro. El Papa del ai?o mil. Madrid : Ne rea, 1990.

Actividades. Propuesta de ampliación de conocimientos

Mapas
Duby, G .: Atlas histórico, p. 46.
Ec hevarria, A. y Rodríguez, J. M. : Atlas histórico de la Edad Media pp. 117,
127- 129, 134 .
Kinder, H. y Hilgemann, W. : A rlas histórico mundial. l . De los orígenes a la
Revolución francesa, pp. 140, 148-150, 164-1 69.
VV. AA.: Atlas histórico de EspaFw , l, pp. 34-35.

Textos y documentos
Falcón, I. y otros: Antología de textos y documentos de Edad Media .I El Occi-
dente europeo. Va lencia: Anubar, 1976

278 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


- Texto 3 1. Coronación de Otón el Grande.
Kaplan, Miche l (dir.): Edad Media. siglos f\l -X . G ranada: Univer idad de Gra-
nada, 2004.
- La elección de / Jugo Capeto (987), pp. 4 16-420.
Miranda, F. y Gue rre ro. Y.: Historia de España Mediel'Cll. Territorios. socie-
clades y culturas. Madrid: Sílex, 2008.
- Inicio del reino de Pamplona, p. 78.

Textos para comentar

El ascenso al trono de Otón I (936)

Al mo rir Enrique, padre de la patri a, e l más grande y mejo r de los reyes,


e l conjunto del pue blo de los Francos y de los Saj o nes e lig ió para sucederle a
Otón, ya designado desde hacía a lg ún ti empo como rey por u padre. Dec idie-
ron que el lugar de esta e lecció n gene ral S:!ría e l palac io de Aquisgrán. ( ... )
c uando lo duques. los prínc ipe y los otros jefes de l ejé rcito se hubieron re u-
nido en e l patio junto a la basíli ca de Carlomagno. colocaron a su nuevo sobe -
rano en un trono q ue había colocado all í: a l darle u mano. prometerle fide lidad
y asegurarle su ay uda contra todos us e nemigos, le hic ieron rey egún la cos-
tumbre. Mientra los d uq ues y los o tros grandes c umplían este ges to. e l pon-
tífice supre mo de l reino (Hildebe n o . arzobis po de Maguncia). rodeado de l
c lero y de l pue blo. espe raba en e l inte rior de la iglesia la enrrada de l nuevo
rey... "O s presento. -dijo- a Oró n. e legido po r Di os. des ignado tiempo atrás
po r el señor Enriq ue y al 4ue los príncipe acaban de nombrar rey. Si esta e lec-
ción os complace. testimo ni ad lo levantando la mano derecha hacia e l c ie lo".
A continuac ión, e l pontífice avanzó con e l rey vestido con una túnica estrecha
a la moda fra nca. hasta e l a ltar donde estaban dispuesta las in ignias de la
realeza: la espada con e l tahalí. el manto. los brazaletes. e l bastón con e l cetro,
la corona ...
Este ú ltimo e acercó al altar. to mó la espada y e l taha lí. se volvió hacia e l
rey y le dijo ·'Rec ibe esta espada por virtud de la c ual rechaza rá a todo los
ad versarios de C ri to. lo bárbaros y lo ma los c ri stiano . en no mbre de la
auto ridad di vina que te ha confe rido e l poder sobre todo el impe rio de los fran-
co , para establecer una paz fim1e entre lo c ristianos··. A l darle los braza le tes
y revestirle con e l manto: " Estos pliegues que caen hasta tierra deben recordarte
e l ce lo con e l que debe arder po r la fe y por la conservación de la paz. en
todos los tiempo y has ta e l fin de tu vida··: To mó a continuac ión e l cetro y e l
bas tón, y dijo ento nces ··Estas son las in ignias de la obligación que contraes

TD IA 10. LA EUROPA DEL ~tlLE:\10. LA RESTACRACIÓN IMPERIAL Y LA FOR 1ACIÓN... 279


de co1Tegir a tus súbditos con bondad paterna l y de tender una mano miseri-
cordiosa primero a los mini stros de Dios y des pués a las viudas y a los huér-
fanos. que e l aceite de la compas ión no fa lte nunca sobre tu cabeza, a fi n de
que seas coronado e n e l presente y e n el futuro con una recompe nsa eterna".
Ungido de inmed iato con el aceite santo y coronado con una diadema por los
o bi spos Hildeberto y Wicfrido (de Colonia), e l rey fue conducido tras su con-
sagrac ió n por los dos prelados al tro no (de Carlo magno). con acceso por dos
escaleras c urvas y situado entre dos co lumnas de marav ill osa be lleza, desde
este trono e l soberano podía ve r y ser v isto por todos los as istentes.
C uando se dijo la acción de g rac ias y se celebró la misa solemne, e l rey
entró e n e l pa lac io y se sentó con los obispos y todo e l pue blo a una mesa
regiamente di spuesta. Los duques le serv ían: al de Lore na, G iselberto. cuyo
dominio te rritoria l comprendía esta locali dad, le co1Tespond ía la supe rvis ión
de todo; E berhardo de Franconia se e ncargaba de la mesa: Herman de Suabia
dirigía a los coperos, Arnulfo de Bav iera a la caballe ría y realizaba e l se rv ic io
de marisca l.
Widu kind de Corvey, Historia de los Sajones, Libro 2, 1-2 Monume nta Ger-
maniae Hi storica. trad. francesa de R. Folz. La naissance du Saint Empi-
re. Paris: Albin M iche, 1967 , p. 209-2 11
Come ntado en M. Kapl an (d ir) Edad Media s. IV-X. Univers idad de Granada,
199 14 , e n pp. 4 11 - 15.

Algunas noticias transmitidas por las Corónicas Navarras.


Están fechadas con la Era Hispana, por lo que hay que restar
38 aíios para obtener el año cristiano. Son muy escuetas
y algunas fechas están equivocadas
Agora sea contada la era de l tiem po de César Augustus. quoando mandó
prende r las pari as por todo e l mundo, et quoando pri so CJu·isto carne en sancta
María , e ra la era XXX .VIII. ay nos.
En aque illa sazón pasaron los godos en tlume n de D(anu bio), et li venieron
en Espayna.
Et en era en Toledo el rey Sebutus, que era rey de toda Espayna. et era an;o-
bispo e n Sivilia sant Isidrie, et entonz era la era de OC.LX. aynos
Regnó e l rey Banba era DCC.XX. aynos. Et regnó XIIII aynos, et fo enpon-
zonado.
Este rey partió los an;obis pados e t los obi spados d ' Espay na.
Era DCC. XII. ay nos regnó e l rey Utizanus.
Era DCCC.XXX .II. ayno regnó e l rey Sanz Avarca XX.JI. aynos.

280 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II )


Era DCCCC.XYIII. aynos regnó el rey don García e l Tembloso, fillo de
Sancho Avarca.
Era DCCCC.LXX.Vll. aynos morió e l rey don Sancho e l Mayor.
Era DCCC.XL. VIII. aynos pobló León el rey don Ordoyno.
Era DCCCC.XX.n. aynos pobl ó Burgos e l conte don Diago.
Era Mª.VIII. ay nos mori ó e l conte Fe rrando Gon~al vi z.

Era M.XL. aynos morió el conte de don Sancho. q ui los bonos fueros dio.
Era DCCC.LXXX. VI. aynos morió Carie Magne.
Era DCCC. LXXX.V UI . aynos morió e l rey don A lfonso e l Casto.
Era Mª.LXX. VII. ay nos mori ó e l rey don Sancho el Mayor.
"Coránicas" Na\'Clrras. Zaragoza: ANUBAR , 1989.

Hugo Capeto accede al poder en Francia

Habi endo llegando a su fin, como decíamos. la estirpe de los grandes sobe-
ranos que habían gobe rnado Italia y la Galia como reyes y emperadores - Ludo-
v ico, Carlos y 01ros de aque lla dinastía- poco lie mpo después la guía de los
dos reinos cayó en hombres unidos por estrechos vínculos de parentela. Hemos
expuesto. ante riorme nte, las ci rcunstancias que pus ieron e l poder en manos
de l primer, segundo y tercer Otón , hasta el tie mpo del imperi o de E nrique (lI);
ahora nos queda referir cuál fue desde entonces e l destino del reino de Francia.
Después de la desaparición de los reyes Lotario y Luis (V), las riendas de todo
el re ino pasaron a Hugo, duque de París, hijo del ya menc ionado Hugo el Gran-
de y hermano del celebérrimo Enrique. duque de Borgoña. Este último y con
é l los grandes de todo e l re ino se re uni eron y ungi eron rey a l dicho Hugo.
Como hemos dicho, su famili a estaba un ida por lazos de parente la con e l rey
de los sajones, desde Otón I. que era hijo ele una hermana de Hugo e l Grande.
No mucho tie mpo después de haber tomado las riendas del re ino de Franc ia,
Hugo tuvo que afrontar la host ilidad de muchos de los suyos, aun cuando ante-
riormente se le habían some1ido en todo y por todo. Poco a poco, dado su vigor
fís ico y mental. logró reprim ir toda rebeli ón. Tenía un hijo de gran sabiduría,
Roberto, bastante instruido en e l arre de la palabra. Sintie ndo que iban faltán -
dole las fuerzas, convocó en la ciudad regia de O rleans a todos los poderosos
de los reinos de Francia y Borgoña, e hizo nombrar rey a su hijo Robe110. mien-
tras aún vivía. justo e l año dec imote rcero antes de l año m il de la encarnación
de l Salvador. Transcurridos algunos años, después de habe r restablecido la paz
en su re ino. Hugo. serenamente murió . El rey Roberto (el Pío) era por entonces,
como hemos dicho . un joven sabi o e instruido, de charla agrada ble, y famo so
por su devoción. De esta manera. prev iendo con divina clemencia. e l Señor de

TEMA 10. LA EUROPA DEL MILE\'10 . LA RESTAURACIÓ IMPERlAL Y LA FORMACIÓN... 281


todos los hombres se dignó colocar ta l personaje en aquel prec iso momento, a
la cabeza del pueblo católico; ya que e n los días de su re inado, como c iertos
presagios naturales hacían prever, se abatieron graves desastres para la Iglesia
de Cristo, y s i este rey, ay udado por Dios, no se hubiera o puesto con su sabi-
duría , su furia destructora hubiera llegado muy lejos.
Rodolfo il Glabro. Cronache dell'Anno Mi/e. Edic. Guglielmo Cava llo y G io-
vanni Orlandi. Ed . Mondadori.

282 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


Tema 11
EUROPA OCCIDENTAL
EN LOS SIGLOS XI Y XII. IMPERIO
PAPADO Y MONARQUÍAS

ucción.
-=Jenre .
Lo emperadore Salios y el Papado.
1.1 . La ideología de lo reformadores.
1.2. La lucha de las investi duras.
1.3. La anarquía en Alemani a y el Concordato de Worms.
~ Lo · Hohenstau fen y el ··Dominium mundi".
2. 1. Norte de Italia y Papado.
2.2. Re laciones con la Italia del Sur.
2.3. Política alemana.
3. Francia bajo lo. Capero .
.+. La Islas Bricánicas .
.+. l. Los normandos en Inglaterra. La batall a de Hastings.
4.2. Los sucesores de Guillermo I el Co11q11istador.
4.3. Los Anjou-Planragenet.
5. Las monarquía centroeuropeas y e l '·Drang nach Osten·'.
6. Lo. norm andos de Sicilia.
6.1. La conqui ta normanda.
6.2. Roger II.
7. Lo princ ipados ru sos.
8. La Península Ibérica.
Bib li ografía.
Acrividades. Propuesta de ampli ación de conoc imiemos.
Texros para comentar.

Introducción

Se erara una vez más de un tema complejo. por reunir vari os ámbitos geo-
gráficos que on má o menos famili ares al alumno. En primer lugar e abar-

TEMA 11. ElJROPA OCCIDEt\TAL Et\ LOS SIGLOS XI Y XI I. IMPERIO. PAPADO YM01 ARQUÍAS 283
carán los tres ámbitos geográfi cos considerados tradicionalmente como modelo
de la Edad Media europea: el im peri o de los Hohenstaufen. la Francia de los
Capelo y la Inglaterra normanda. El cuarto poder en disputa es nada menos
que e l Papado, que protagoni za con Alemania la llam ada .. Querell a de las
investiduras". El concepto de .. poder" (I mperio y Papado) debe ser estudi ado
en profundidad para comprender los enfrentamientos del poder temporal y el
poder religioso.
Aunque los temas referentes a la Penínsul a Ibérica se estudiarán con mayor
profundid ad en la as ignatura de Hi stori a Medi eval de España, es necesario
hacer una breve referenc ia a lo que acontec ió en la Península encuadrándolo
en la historia medieval de la Europa occ idental. Por su parte. el reino nom1ando
de Sicilia guarda interesantes parale li smos con la situac ión ibérica a causa de
su reconquista. El traspaso de la soberanía de los Staufen a los Angev inos, vin-
cula a la isla con los distintos poderes europeos. que tuvimos ocasión de estu -
diar en los temas anteriores. por lo que es conveniente tenerlos presente. Final-
mente, veremos qué está ocuniendo en Ja Europa nórdica y las monarquías ele
la Europa central y oriental.

Fuentes

- Sobre el tema de la guerra de las investiduras :


Anónimo Normando. De consacrarione ponnfirnm er regum. Se trata de l
típi co tratado de la libelística de los siglos XI y XII , en el que se critica el pri-
mado de la sede romana y el papa. Ex iste un único manuscrito en la bibli oteca
del Corpus Christi College de Cambridge.
Benzón de Alba (m.1 094). Obi spo de Alba. Pertenece al círcu lo imperial.
Coetáneo de los hechos que narra. Esc ribi ó Ad Heinricum IV imperarorem
libri VII .
Guido de Ferrara. De scismate Hildebrandi. Pro illo et contra illum.
Hugo de Flavigny ( 1065- 111 4). Abad. Intervino activamente en Francia
e Italia en Ja lucha contra las investiduras, que conoce en primera persona. Es
autor de un Chronicón, que llega hasta el año 11 02.

- Sobre Federico I y sus luchas en Italia :


A1111ali Ge1101•esi de Caffaro di Rusrico e de '.rnoi conrinuatori (secoli XI/-
XIII).Fonti perl a Storia d'Itali a, 11-1 4 Bis. Caffaro ( 1080- 11 66) es también
autor de una Hisroria caprionis Almariae er Tu rro.m e, acc iones en las que par-
ticipó la marina genovesa.
Cro11ache Vene:iane anrichissime . l. Fonti perla Storia d 'Italia. Tomo 9.

284 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


Gesta di Federico I in Italia desaitte in versi fati ni di anónimo contempo-
ráneo (s. XII). en Fonti pe rla Storia d ' Ira lia . Tomo 1.
Godofredo de Viterbo (11 33 -1191). De noble fami li a italiana. Desde
joven esru vo al servicio de Conrado TU y Federico T. Su obra más famosa es la
Ges1a Friderici. Noticias de primera mano.
Otón de Frisinga ( 1 1 14?-1 158). Obi spo. Tío de Federico 1 a l que acom-
pañó a Italia. Es e l autor mejor informado para este periodo. Escribió la Ges/a
Friderici I impermoris.

- Para la conquista de Inglaterra por los normandos:


Guillermo de Malmesbury ( 1090?- I 143). Monje in glés c uya obra ha
gozado siempre de gran fama. por su vivac idad e infonnac ión. Escribió : Gesta
regum Ang!orum y Gesta po1111fic11111 Ang!orum.
Guillermo de Poitiers ( 1020-1087). Monje normando y cape llán ducal.
Coetáneo de los hechos narrados. Escribió: Willelmi d11cis Normannorum er
regís Ang/o/"l/m, imitando a César y Salustio.
Orderico Vital ( 1075- 11 42) . Monje de la abadía normanda de Sa int-
Evroul. Él mismo de origen ang lonormando. Es e l autor insustituible para este
periodo. Escribió la Historia ecclesiastica.
Roberto Wace (m. 1174). Clérigo al servic io de Enrique 11 Plantagenet.
Escribió e l Romance de Ro11 obra en verso octos ílabo que narra la historia de
los duque s normandos, desde Gui lle rmo e l Conquistador hasta e l 11 74.
Tapiz de Baye ux (entre 1066y1070). Encargado por e l obispo de Baye ux
y hermanastro de Guillermo, Eudes. Mide 70 m. de largo. Muy importante por
la descripción del am1amento, técnicas de combates. personajes, cte.

- Para e l reino de Sicilia:


Alejandro de Telese (m.11 36). Abad. Es el a uto r de Rogerii 11 Regís Sici-
liae Rernm Gesta/"11111 libri IV. M uy bien doc umentada a partir de l 11 27.
Hugo Falcando (s. x1 1). Testigo presenc ial de la vida en la corte. escribió
una Historia o Líber de regno Siciliae, especialmente de Guillermo 1 y de Gui-
lle m10 II. Fonti per la Storia d 'ltalia, Tomo 22.
Guillermo de Apulia (s . x 1-x 11). Escritor al servic io de l duque de Apu lia y
Calabria , Roger Borsa. escribió la Gesta Roberti Wiscardi libri V. Se nutre de
fuentes locales y se nota su antibizantinismo .
Godofredo Malaterra. (s. X I). M onje benedictino. de orige n nom1ando,
al servic io del obis po de Catan ia. Escribió De rehus geslis Rogerii Ca/abriae
er Sici/iae comiris er Roherri Guiscardi ducis frarris eius. Fuente de primera
importancia para e l peri odo. Acaba e n 1099.

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS XI Y XII. IM PERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 285
l. Los emperadores Salios y el Papado

El s iglo XI empieza en Alemania con la e lecc ión de Enrique II de Bavie ra


( 1002- 1024). emparentado con lo Otone . El monarca. e legido con el concurso
y beneplácito de los eclesiásticos. fue un continuador de la política de s us pre-
decesores en lo tocante a la Iglesia. Ba. ó u fue rza e n la estrecha colaboración
con los obispos y abades. a los que reconoció amplias facultades en el campo
jurídico y e n la gestión de sus propiedades. a cambio de establecer un férreo
control sobre los mismos, empezando por una implacable intervención en las
e lecciones e pi scopal es . En la práctica, obi pos y abades se iban convirtiendo
en meros funcion arios impe riales. Fue coronado e n 1O 14 por Benedicto V III
que, aún cuando de bía su e lección a la intervención de los Crescenc i, promulgó
una serie de cánones que después fueron fundamentales para la reforma de l
c le ro e n lo re fere nte a la s imon ía y a l ce libato ec lesiástico . En e l año 1024
murieron e l papa y e l emperador y aque ll as propuestas cayeron e n e l olvido,
desde aque l mismo instante.
El nuevo empe rador. Conrado 11 ( 1024- 1039). fue e l prime ro de los cuatro
emperadores de la ca a de Franconia o Salia. Hombre práctico y sin escrúpulos,
iguió una política completamente di tinta a la de us predecesores con res-
pecto a la Ig lesia. Mie ntras Enrique 11. genera lmente había provi sto las sedes
epi scopales de personas con una c ie rta dignidad y valía, Conrado JI m ira s us
intereses económicos y practica la s imonía, buscando e n s us re lac iones con la
Ig les ia únicamente ventajas económi cas. Frente a la alta nobleza y los pode-
rosos obi spos fe udales, apoya las re ivindicac iones de la nobleza infe rior ( 1 01•0-
1

sores o 10/vasores) , declarando he reditarios sus feudos. De esta manera se


1

atrae u favor frente a los grandes señores e n cuyos grandes dominios se hall an
incardinados los pequeños fe udos. El arzobi spo de Milán y otros obispos de l
norte de Ita lia se opusieron a esta política y fue ron depuestos s in contempla-
c ione . En Roma, e l Papado, contro lado por los condes de Túsculo, ha caído
por compra simoníaca en las manos de Juan XIX y después en las de su sobrino
Be nedicto IX. El primero, que era senador y la ico, como de costumbre, recibió
toda la órde nes e n una sem ana y, e l egundo, acabó vendiendo e l cargo,
medi ante contrato, a Gregari o VI. Lo c urio o es que esta compraventa, no fue
mal vista ni por Hildebrando. futuro papa Gregorio VlL ni por Pedro Darnián,
que la justifica corno cornpen ación por lo gasto que Benedicto IX había rea-
li zado para u e lección , y para asegurarse un re tiro digno .
La actitud de Conrado 11, aún c uando e n las re laciones políticas con s us
vecinos le fu e muy bie n. s in emba rgo por su postura frente a la Iglesia hizo
que contra é l se alzaran las voces de los o bi spos que c lamaban por conservar
su pre rrogativas fe udales y la independenc ia de la Ig lesia frente a las inge-
renc ias imperiales.
El nuevo emperador Enrique m (1039- 1056), s ig uió las hue llas de s u padre
apoyando a la pequeña nobleza e interviniendo activamente e n las elecciones

286 HISTOR IA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


papa les, logrando colocar a tres a lemanes al frente de la Iglesia. Aún c uando
podemos a firmar que e l e mperado r nombraba y destituía papas y obispos a s u
antoj o - a todos los c ua les exigía un juramento de fidelidad- no era contrario
a las ideas de refom1a que cada vez se hacían oír con mayor insistencia, espe-
cialmente desde los monasterios c luniacenses, dando ejemplo é l m ismo al reu-
nir un s ínodo en Su tri ( 1046) que, tras deponer a tres papas que se disputaban
el cargo contemporáneamente, hizo e legir a s u candidato alemán, Clemente II.

1.1. La ideología de los reformadores


La refom1a de las lacras que afectaban al c lero. desde los papas a l último
de los sacerdotes rurales, (simonía y nico/aís1110), indujo a los reformadores a
centrar su lucha contra la investidura laica a la que se atri buía e l origen de
todos los males. La designación de todos los cargos ec lesiásticos, como hemos
visto era practicada por todos los príncipes y señores feudales, en toda Europa,
cada uno e n su ámbito de influencia o c ircunscri pción, pero especialme nte por
los emperadores que controlaban los grandes obispados, convirtiéndose de esta
manera los obispos en meros func ionarios del emperador. Como hemos visto,
tampoco e l Papado quedó al margen de esta actuación, descendiendo hasta sus
cotas más baj as c uando e ra controlado por las grandes familias romanas, espe-
cialmente por los condes de T úsculo. Pronto se hizo patente. gracias a los bue-
nos resultados obtenidos e n algunos lugares, que la liberación de Ja Iglesia de
toda ingerenc ia, especialmente e n lo tocante a l nom bramie nto de los altos car-
gos eclesiásticos, era e l camino que había que recorre r y éste debía ser el obj e-
tivo princ ipal de la reforma.
La tradic ión, desde la época de Constantino, venía atri buyendo la jefatura
de la c ristiandad a l emperador. Así se había venido practicando desde entonces
por reyes y emperadores, aún cuando no faltaban voces que denunc iaban esta
situación (papa Gelasio). pero será ahora, cuando la Igles ia se ha fe udalizado
y e l Papado ha descendido a s u nive l moral más bajo, c uando se cree una teoría
para justificar tal s ituación por parte de l poder. E l emperador se consideraba
designado directamente por Dios. " por la gracia de Dios", en la Tierra era s u
Vicario y, en Bizanc io, se consideraba un Apóstol más, de su mismo rango,
isapóstolos, por lo que debía atender al cuidado de sus súbditos, tanto en lo
temporal como en lo espiritual. El único argumento en contra que se le podía
o poner a esta m anera de pensar, dentro de Ja mentalidad de la época, era q ue
e l emperador carecía de la unc ión sacrame nta l que confería el poder en las
cosas espiritua les . A este arg umento se respondía afi rmando que la unción
sagrada que se confería al e mperador e n su coronación, lo convertía, no en un
simple la ico sino en participante pleno del carácter sacerdotal.
Frente a esta postura, los partidarios de la Reforma, instrumenta n su argu-
mentac ión partiendo de la ace ptación de la inte rdependenc ia de los poderes

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS XI Y XI I. IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 287
temporal y e piritual. en cuanro ambos actuaban . obre las mismas personas.
Para e llos. la libe rcad de la Igl es ia sólo podía consegui r e si ésta se veía li bre
ele las ingerenc ias de los laicos . po r lo q ue era necesario que el pode r espiritual
se pus iera po r e ncima de l pode r temporal. Esta doc trina fue elaborada por una
seri e de ideólogos eclesiásticos e ntre los que cabe de tacar a Humbe rto de
Moyenmoutie r. cardenal de Silva Cándida. y al papa Gregario VII. El primero
desarrolló u argumentos en u obra Comra los simoníacos. y e l segundo
medianre s imples enunc iados en s u célebre Dictat11s papae. Para el cardenal.
la naturaleza de los dos podere e a e meja a la del c ue rpo y el alma, lo cuales
tienen func iones propia aunque no son de l tocio independientes. i qué dec ir
tiene que para é l e l alma se ha lla representada por la lglesia. y el cuerpo por
los reyes y emperadores. El cardenal de Silva Candida. no dice a este respecto:
·'Se sig ue de esto que. el alma es más excelsa que e l cuerpo y lo dirige. así
tambié n la dignidad sacerdota l excede a la real. como podríamos decir mejor,
la dig nidad ce leste excede a la terrestre. Así como e l alma utiliza a l c ue rpo
para sus fine . a í el poder sacerdota l puede emplear a lo prínc ipes para impo-
ner la fe y la disc iplina ...
El pe nsam ie nto de Gregario VIL fue más enunc iativo y la principal fuente
para conocerlo es e l Dictatus papae ( 1075), compue to de enunc iados breves
y lapidarios, lo que ha hecho pen ar que se trata de e pígra fes o capítul o · ele
una colecc ió n canónica que no llegó a redactar o que no se ha conservado. Para
Gregario VII. la Ig lesia romana e la única fund ada por Dios para sal var a l
género humano. con lo que se le atri buye una mi s ió n sa lvífica. universa l e
ina lienable - recorde mos que ya se había consumado la eparación o cisma con
la Igles ia ortodoxa ( 1054)- por lo que e l papa invoca para s í todo e l pode r espi -
ritual. Nadie, fuera de la lglesia de Ro ma, puede arrogarse misión alguna e n
este sentido, lo cual es tanto como afirmar su exc lusiva competencia en lo e pi-
ritual. La s upre ma potestad de la Ig lesia corresponde al Sumo Po ntífice, o a
cualquiera de us de legados, en todo e l uni verso. De ac ue rdo con esto, sólo e l
Papa puede dete rmina r qui enes . e encuentran en comunión con la lg le ia y
qu ienes están fuera. a los que se debe tratar como excomulgados, debiendo los
demá abstene r e de todo conracto con e llos. Es tambié n competencia del Papa
promu lgar leyes, cánones y c ualquie r norma que afecte a la vida esp iritual ,
litúrg ica y administrativa de la Iglesia. así como e l nombramienro, promoc ió n
y traslado de lo miembros de la jerarquía. De l mi smo modo, la Santa Sede,
tiene capac id ad para juzgar a todos los fi e les. s in que nadie la pueda j uzgar a
ell a. Cualquiera puede apelar a u juicio. reservándo e. además. las cau a. de
mayo r importancia. En consecue ncia. todo el poder espiritu al y temporal le
están suj etos. El Papa puede deponerlos. y absolver a us s úbditos del deber
de obediencia. s i aque llos no le g uardan la de bida o bedienc ia y respeto. Se
ins inúa e n todo este pensamiento la doctrina de la llamada "ratio pecati''. que
más tarde de arrollará Inocencio lll.
Este pen amiento q ue en unc ia Gregario VII y que se basa en lo que é l defi-
nía como la lihertas ecc/esiae. e decir la libertad de la Iglesia para oponer ·e

288 HISTORI A MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll l


a toda injerencia de los poderes laicos en el gobierno de la l glesia, fue siste-
matizado y desarrollado por otros teóri cos que pusieron un empeño espec ial
en neutralizar los argumentos favorables a la primacía de l poder imperial. Así.
se arguye la mayor amplitud , de hecho y de derecho, de la Iglesia, que es uni-
versal. mientras que el Imperio tiene un poder territorial limitado. Se acude,
una vez más. a la teoría del sol y la luna: así como ésta no tiene luz propia.
tampoco el emperador tiene autoridad directa. sino que la recibe del Papa. que
le otorga el Imperio como un beneftci11111. No es pues ni vicari o de Di os, ni
acerdote, sino un imple laico.
Todos estos argumentos dieron lugar a una seri e de répli cas y contrarrépli-
cas que constitu yen la trama ideo lógica sobre la que se desarrolló la lucha de
las i111•estid11ras y el consiguiente y posterior Do111ini11111 m1111di .

1.2. La lucha de las investiduras

Cuando Enrique IV (l 056- 1106) accede al poder sólo cuenta con seis años
de edad, por lo que e encargan de la regencia su madre y los obispos de Colo-
nia y Bremen. La curia romana recobra su libertad de mov imiento y durante
el pontificado de Nicolás 11 se promulgó la bula In 110111i11e Domi11i (1059). por
la que se establecía que únicamente los cardenales obi po" tenían derecho a
eleg ir al Papa. mientras que e l resto de cardena les y el clero de Roma sólo
podían dar su aqui e cencia. La elecc ión, salvo motivo grave. debería reali zarse
en Roma. El elegido debía ser romano y. caso de no encontrase a nadi e digno
y capa:, se podía eleg ir a un no romano. El Papa envió un legado para exp li car
a la emperatriz regente el alcance de la decisión. pero no fue recibido ni por
ella ni por los obi pos alemanes. que consideraron nu la e ilegal dicha Bula.
Otro tanto sucedió con la nobleza romana. El Papa y los reformadores, temien-
do la contienda que e aveci naba. tomaron dos dec isiones importantes que
cambiaban de raíz la política papal. La primera fue el acercamiento a los nor-
mandos del sur de Italia a los que en Melfi (1059) otorgó en fe udo las tierras
que habían conqui ·tado y las que conqui . taran en adelante, invocando la Dona-
ción de Consw11ri110 , reconoc iendo a Ricardo de Aversa el principado de
Capua. y a Roberto Gui scardo los ducado de Pugli a y Ca labria. La segunda
dec isión. de con ecuencias cuanto meno inquietantes. fue dar su apoyo a la
pataría mi lanesa. Era éste un movimiento popul ar que abogaba por la reforma
y que se oponía al arzobispo de Milán. encabezado por do diáconos y que había
degenerado en saqueo y muertes. Como escribe Walter Ullman. "uniéndose a
este mov imiento de masas. el papado dio un paso verdaderamente revolucio-
nario". A la muerte del Papa -mientras la nobleza romana y los obispos mil a-
neses de dirigieron a la corte imperial para so licitar la elección de un nuevo
papa- en Roma. lo. reformadores con Hildebrando a la cabeza y en aplicación
de la Bula de 1059. eligieron papa a Alejandro II. que fue coronado con la pre-

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS XI Y XII. IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 289
sencia de las tropas no1mandas. En Alemania se el igió un antipapa, Honorio Il.
que fue e ntronizado en Roma con e l apoyo de las tropas imperiales. Ambos
papas se excomulgaron mutuamente y la Iglesia se abocaba a un c isma seguro.
que se evi tó con la muerte de ambos ri vales.
En Roma, mientras se estaban ce lebrando e n San Juan de Letrán los fune-
rales por Alejandro 11. e l pueblo. instigado por e l cardenal Hugo Cánd ido. acla-
mó '·por inspiración di1·ina". a l arc hidiácono Hilde brando como nuevo papa,
que tomó el nombre de Gregario VII ( 1073-1085). sin que se respetaran nin-
guna de las condi ciones que establecía la Bula de 1059. Su carrera eclesiástica
se había inic iado de la mano de Juan Graciano (Gregario VI), ele quien era
capellán , y que habían llegado a papa tras comprar la tiara a Benedicto IX.
Tras la muerte de su benefactor, Hilde branclo se retiró a Cluny. de donde fue
llamado por León IX, s iendo colaborador directo de los siguientes papas, par-
tic ipando activamente en todos los asuntos políticos y re ligiosos hasta s u elec-
ción. En las cartas que envió a los distintos soberanos comunicando su elec-
ción, ya indicaba su programa: su firme voluntad de defender e l "'honor" de la
Igl esia; que no sería un papa ma leable, así como su disposic ión a poner fin a
las e lecciones s imoníacas y al concubinato de los c lérigos. Enrique IV, aceptó
su nombramiento s in poner ninguna objeción.
En marzo de 1074. e l Papa convocó un concilio en Roma en el que se deci-
dió que todos los clérigos simoníacos quedaban fuera de la Iglesia y todos los
obispos que habían incurrido e n simonía te nían que dimitir, bajo pena de exco-
munión. El alto c lero alemán protestó. y e l bajo clero se amotinó contra los
obispos reformadores que seguían las directrices de Roma. En 1075 , e l Papa
excomulgó a cinco obispos consejeros de l e mperador y le conminó , bajo pena
de excomunión. a que se abstuviera de nombrar e investir nuevos obis pos. Ese
mi smo año se redacta el Dictat11s papae, documento que constaba de 27 cáno-
nes, en los que se enuncian los fundamentos del poder papal , tanto en el orden
reli gioso (nombramiento de obispos), como en el po lítico (nombramiento y
deposi ción de príncipes). Desde el punto de vista político se producía todo un
terremoto ya que desde ese momento, no sería e l emperador e l que eligiera al
papa, sino que éste nombraría y destituiría al emperador. Este dec reto atentaba
contra los fundame ntos de l Imperio, ya que éste se basaba en e l control de l
poder laico sobre el eclesiástico.
Enrique TV, acepta e l reto ya que se lo impone su propio prestigio y la defen-
sa del Imperio. Hac iendo caso om iso al decreto, continúa con sus prácticas y
nombra arzobispo de Milán a su capellán, al tiempo que apoya a l arzobispo de
Rávena que encabezaba un movimiento de oposición al Papa. Mie ntras Grega-
rio Vll celebraba la misa de Navidad, e l pre fecto de la ci udad lo pre nde y mete
en pris ión, siendo liberado a los pocos días por el pue blo romano.
Los primeros días de enero de 1076, e l Papa convoca a Enrique IV para
que acuda a disculparse , bajo pena de excomunión. El emperador reúne un
sínodo en Worms que declara depuesto a l Papa, el cual reacciona excomulgan-

290 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII)


do al emperador y li berando a sus súbditos de l jurame nto de fide lidad hac ia e l
emperador. Los príncipes alemane . s ublevados contra e l emperador, se reúnen
e n Tríbur y le conceden seis mese para que se reconcilie con e l Papa. Después
de tres días de perm anecer a la intemperie, la reconciliac ión tuvo lugar el 28
de e nero de 1077, al presentarse e l e mperador, descalzo y en traje de peregrino,
anre G regario VII, re fugiado en e l castillo de Canosa donde había sido acogido
por la condesa Mati lde de Toscana. Enrique IV, hum illado, volvió a Alemania
donde e l pueblo y la mayor parte de los príncipe lo rechazan. e lig iendo como
rey a Rodolfo de Suabia. El Papa vue lve a excomu lgarlo. pero esta vez no e
produce la reacc ión de la primera. y e l emperador reúne un ínodo en Bríxen
(Bressano ne), donde Hugo Cánd ido acusa al Papa de ase ino, s imoníaco y
herej e: se le declara depuesto y e el ige en su lugar al arzobispo de Rá vena
q ue toma el nombre de Clemenrc III.
En 1080. Rodolfo de Suabia es derrotado y mue110, y Enrique IV se apresta
a la revancha. En 1084. es consagrado emperador en Ro ma por su papa C le-
mente 111, mientras Gregario VII e enc ie rra en el castillo de Santángelo, de
donde e rescatado poco después por los nom1andos de Roberto Guiscardo,
tras una terrible masacre de roma nos. incendios y saq ueos de la c iudad. Es e l
precio que el Papa debe pagar por su rescate . lo que ocas iona e l odio de la
poblac ión. por lo que ti ene que huir junto con sus normandos y refugiarse en
Salerno. donde muere e l 25 de mayo de 1085. pronunciando las palabras; " /-l e
amado la justicia y odiado la iniquidad, por eso muero en el exilio".
La mue rte del idealista Gregario VIL supuso un frenazo en la reforma ecle-
siásti ca hasta la e lecció n de Urbano 11 ( 1088- 1099). y una afirmac ión del poder
c ivil e n e l nombramiento de obispo . tanto en Franc ia como en lnglaterra. La
idea principal de Urbano TI fue la de crear un partido en A lemania que aceptara
las idea pontificia y fuera un contra peso a l e mperador. Para el lo acordó
( 1089) e l matrimonio de We lfo, hijo del duque de Baviera. con Matilde de To -
cana -del q ue tomaron no mbre los Giie(/os o partidarios de l Papa- quepa a a
convertir ·e en un poderoso señor ex tendiendo su terTitorios por el sur de Ale-
mania y e l norte de Itali a. También. au nque sin éx ito, el Papa enfren tó a Con-
rado. que aglutinaba lo partidario de la política pontifi cia, contra s u padre
Enriq ue IV.

1.3. La anarquía en Alemania y el Concordato de Worms

Tanto los Oro nes como los emperadores Salios habían ba ado los funda-
me ntos del Imperio en la unió n de éste con la Igles ia. A l entrar en crisi e ta
unión. por la lucha de las investiduras. necesariamente tenía q ue entrar también
en cris is la autoridad imperi al de lo oberanos alemanes -al tomar partido por
el papa y contra el emperador parte de la jerarqu ía alemana- y por el recrude-

TEMA 11 . EUROPA OCCIDE:'\TAL El\ LO SIGLO XI Y XII. IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 291
c imiento de la lucha entre e l empe rador y los grandes señores feudales que
aspiraba n a los bienes que iban abando nando los obi spos reformado res. La
conjunción de e stos dos factores, hizo que la dinastía entrara en cris is y se
asentaran só lidamente los princ ipios fe udales. El posteri or triun fo de l principio
e lecti vo de l Imperio. hizo que para tal cargo se e li g ieran a los más débil es, que
así hipotecaban s u poder. La mue rte de Conrado. hi zo que s u he rmano Enriq ue
se re be lara también contra su padre que. derrotado y hecho prisionero. mo ría
en Lieja e n 1106.
Enrique V (l l 06 -1125), buscó con el papa Calixto TI un ac ue rdo tran-
sacc ional que pus iera fin a la larga lucha de las investiduras y ofreciera una
salida airosa a ambas partes . El acuerdo fue adoptado al aceptar la teoría e la-
borada por el célebre cano nista l vo de Chartres. y los representantes imperiales
y pontificios firm aron e l célebre Concordato de Wo rms ( 11 22), que se s inte-
tizaba e n los sig uie ntes puntos: 1) Las e lecciones epi scopales se celebrarían
en presencia del e mperador quien , sólo en e l caso de una e lecc ión dudosa, se
decantaría por uno de los candidatos: 2) Antes de la consagración el emperador
entregaría al nuevo obi spos e l cetro, s ímbolo de su poder temporal (regalía) ,
y 3) E l emperador re nunc iaba a la entrega de l anillo y e l báculo, s ímbolos de l
pode r espiritu al, que se haría durante la consag raci ón epi scopal, separando
c laramente ambas ceremon ias. c ivil y re ligiosa. a fin de ev itar malos ente ndi-
dos. Para celebrar este acuerdo e l Papa convocó un Conc ilio en Le trán ( 11 23),
que fue el primer conc ilio ecumé nico celebrado e n Occidente.
La mue rte, s in hijos, de Enrique V abrió en A lemania la lucha por s u suce-
sión entre las Casas de los Welf y los Waiblingen o lo que es lo mismo, entre
güelfos y gihelinos. La Ig lesia y los giielfos se inclinaron por el piadoso Lo ta-
rio 11 de Suplimburgo. frente a los que se alzaron los gihelinos con Conrado
III Hohenstaufen ( 11 37- 11 52), duque de Suabia, que se hará con la corona a
la muerte de Lotario Il, estallando la guerra c iv il que acabó en 1 142 con un
nuevo reparto e ntre los grandes prínc ipes.

2. Los Hohenstaufen y el "Dominium mundi"

A la muerte de Conrado 1II le sucedió s u sobrino Federico, que re unía en


su persona las dos corrie ntes enfrentadas pues era g ibe lino por su padre y g üelfo
por su madre. Fede rico r ( 1152- 11 90). llamado Barbarroja. fue sin duda a lg una
e l pe rsonaje más importante de la A le mania medieval. Su programa de gobierno
era c laro y así se lo hi zo saber e l Papa al comunicarle la noticia de su elección:
restablecer e l honor imperial, e l Honor lmperii, cuyo contenido ideológico se
vería respaldado por los tratadi stas de la uni versidad Bo lo nia que a lentaban e l
fortalecimiento de l poder imperial apoyándose en el derecho j ustinianeo, con-
cretamente en su Digesto. Tres serán los frentes de la acción de Federico l.

292 HISTOR IA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xlll


2.1. Norte de Italia y Papado

El emperador. convenc ido de la preeminenc ia del poder impe ria l sobre


cualquier otro. puso en práctica su programa intentando s uje tar las ciudades
de l norte de Italia donde su burguesía, gracias a l comercio y al desarrollo de
sus man u factorías, pretendían ser dueños de sus destinos, a lo que se oponían
las nuevas ideas imperi ales que pretend ían sustituir las mag istraturas ci udada-
nas poniendo por enc ima de e llas la figura del podestá o delegado imperial.
Ante e l conflicto que se avec inaba, Federico 1 firmó con e l papa Euge nio 111
el tratado ele Constanza (1 153), por e l que el e mperador se comprometía a aca-
bar con la repúbli ca romana. a cuyo frente se hallaba Arnaldo de Bresc ia, a
devolver la c iudad al papa, y a no apoyar a los no m1anclos del sur de Italia en
sus disputas con e l Papa, a cambio de lo cual Federico 1 obtendría la coronación
imperia l e n Roma. Arnaldo de Bresc ia. sacerdote y di scípul o de Abe lardo,
puede ser considerado como uno de los epígonos de la potaría milanesa, ya
que su ideal era e l de una Iglesia pobre e n la que los c lérigos aba ndonaran sus
posesio ne s y se limitaran a vivir de las décimas y las limosnas de los fie les.
Federico l. en 11 55. e ntra en Roma, donde Arnaldo de Brescia es apresado,
juzgado y quemado e n la hoguera, pon ie ndo fin a sus vele idades políticas y
reformadoras, El papa Adriano IV levanta e l interdicto sobre la ciudad y corona
a Federico 1 como emperador. sell ando la paz e ntre ambos.
Para afi rmar sus derechos sobre las c iudades italianas. e l emperador en su
primer viaje a Ita lia había reunido una primera Dieta en Roncaglia ( 11 54) en la
que había expuesto a las ciudades itali anas su deseo de recuperar los iura regalia
o derec hos de regalía. que habían usurpado tras la muerte de Enrique Y. En
11 58, volvió a reunir la segunda Dieta en Roncaglia, donde hi zo saber a las
ci udades, sus planes y los derechos que le asistían para ll evarl os a la práctica,
es decir el cobro de las regalías y el nombramiento en cada c iudad de un podes-
tá o representante real. Todo e llo apoyado en un infom1e basado en e l derecho
justini aneo, e laborado por cuatro docto res de l E studio de Bolo ni a : Búlgaro,
Martina, hkopo y Hugo. Durante tre s años e l emperador impuso por la fuerza
y el terror sus represe ntantes, q ue mantuvieron e l cobro de la s regaf íos en las
ciudades y e n todos los territorios del Imperi o. A la muerte de l Papa, es elegido
por una parte de los carde nales. Rolando Bandine lli --céle brej urista. que había
estado en la corte imperi al como legado papal para defender la supremacía de l
papa sobre e l emperador y al que se le había enfrentado e l canc ille r Rei naldo
de Dásse l- q ue to mó e l nombre de A lejandro lll ( 1159- 1181 ), mien tras q ue
otra parte e lig ió a Víctor IV. que contó con e l apoyo impe ria l. Alejandro III
excomulgó al emperador y tomó partido contra é l. apoyando la ins urrecc ión
de las c iudades lom bardas capitaneadas por Milán. que fue saqueada por las
tropas imperiales ( 1162). El Papa capitaneó la oposic ión anti imperial a la que
se unieron Venecia. los normandos y hasta e l emperador bizantino Manuel I
Comnne no. Las c iudades crean una nueva Liga ( 1167), la famosa Liga Lom-
barda. y logran derrotar a las tropas impe ria les e n Legnano ( 11 76). Para poner

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS XI Y XII. IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 293
fin a estas luc has. empe rador y papa e encontraron en Venec ia. donde firm aron
la paz en 1 176, a la que sig uió otra definitiva con las c iudades, en Constanza
( 11 83), por la que se les reconocía una c ie rta autonomía y la libe rtad de e legir
a sus cónsules, que debían ser ratificad os por e l e mperado r.

2.2. R elaciones con la Italia del Sur


Los reyes no rmandos. a pe ar de su e nfrentamie nto con e l Papa , de l q ue
eran fe udatari os, entraron a form ar parte del frente anti imperial organizado
por Alejand ro lll. Pero si el prestig io impe ria l sali ó debilitado de su enfrenta-
mie nto con las c iudades de l norte, en su re lació n con Sicilia , Fede rico l d io un
golpe maestro al acordar e l matrimo ni o de su hijo, e l futuro Enrique Vl , con
Constanza. heredera de l trono s iciliano. Mediante e ta j ugada. los Estados Pon-
tificios q uedaban atenazados po r e l norte y por e l sur. al tiempo que se abrían
para Alemania nuevas espacios en e l Mediterráneo. El matrimo ni o tuvo lugar
en Milán ( 11 86) , ante las protestas de Urbano lfI. que intuía los futuros pro-
blemas que se presentarían.

2.3. Política alemana


Federico ! logró dominar la anarq uía que se había establecido e n el Imperio
g rac ias a l a poyo de los g ibe linos contra los güelfos, a cuyo frente estaba Enri -
que e l León, que se había hecho con los ducados ele Baviera y Saj oni a. La coro-
nac ión en Aquisgrán de l futu ro Enrique V1, como rey de ro manos ( 1 169) y por
lo tanto futu ro emperad or, hizo q ue Enrique el León se rebe lara abiertamente,
por lo que fue sometido a un proceso fe uda l y sus posesio nes repartidas, lo
que re presentó e l completo triunfo de la política im peria l, q ue se ce le bró apa-
ratosame nte en la Dieta de Magunc ia ( 11 88). Pe ro estos triunfos eran más apa-
rentes que reale , ya que : los grandes duques iban am pliando sus dom inios;
surg ió un nuevo ducado en Austria ( 1 156), y tu vo que aceptar la c reac ió n de
un nuevo re ino en Bohe mia.
La inesperada mue rte de Federico 1 ( 1 190 ), en e l río Sa lef, m ie ntras parti-
cipaba en la tercera cruzada. pu o e l poder e n manos de su hijo Enrique VI
(l l 90- 11 97), q ue a s us do minio imperiales un ía también la corona de S ic ili a
( 1 194). Con e te mo narca as istimo a un progres ivo abandono de la política
feuda l e n Alemania e Italia de l norte . po r un intento de explo tar las posibilida-
des ma rítimas y comerciales q ue le ofrece s u nuevo re ino, para lo que e ntró en
negociac iones con los estados cristianos de Tierra Santa y con los musulmanes
del norte de África. Sin q ue pud iera ve r cumplidos su proyectos. murió en
Mes ina, a los 32 años de edad. dejando por heredero a un niño q ue aún no
había cumplido lo tres años, e l futu ro Federico lJ.

294 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-X II)


3. Francia bajo los Capeto

La historiografía fra ncesa considera la e tapa que va desde e l ascenso de


Hugo Capeta, hasta e l rein ado de Felipe l (l 060- 11 08 ), como la de los epí-
gonos carolingios ya que no hay nada que distinga la figura real de la de l
resto de los grande s señores de Franc ia. Su s dominios te rritoria les apenas
supe ran los ocho mil kilómetros c uadrados de tierras, situadas e ntre e l Lo ira
y e l Oise. Felipe 1 inició la recuperac ión de l prestigio real y la obtención de
recursos económi co s, bá sicos para toda acció n políti ca: en la aplicació n
es tricta de los princ ip ios fe uda les, en la bue na admini stración de sus b ienes,
en la compra de tie rras, en la reversión a la Corona de todos los condados
faltos de de scende nc ia y e n la confiscación de bie nes a los rebe ldes a la auto-
ridad real. De esta forma, lentamente, los dominios reales fueron ampli ándose
y la dinastía fue ensanchando sus posesiones te rri tori ales. Esta ampliac ión
no fue constante ya que los reyes a me nudo desgajaban los bie nes territoriales
dándolos e n apanage a los hijos me nores, a cambio de su renunc ia a Ja Coro-
na. Por fo rtuna, casi siempre. logra ron recuperarlos por falta de de scendenc ia
de sus titulare s.
Los Capelo también inc rementaron sus bienes y pre stigio hac iendo e fecti-
vos los de rechos rea les medi ante e l cobro de impuestos, déc imas sobre los
bie nes de la Ig lesia, sustituc ión de la ay uda feudal mediante un rescate en metá-
lico, etc. Así mismo, hic ieron de su apoyo a la Iglesia una de s us principales
bases de influenc ia, aún c uando hubo puntuales desavene nc ias, como la exco-
munión de Fe lipe I por su amancebamiento con Be rtranda de Montfort tras e l
re pudio de su legítima esposa, q ue condujo a su no partic ipac ión en la primera
c ruzada.
Luis VI ( 11 08-11 37), sigui ó los pasos de su padre y aseguró la paz en sus
dominios, eliminando el bandoleri smo practicado por algunos señores fe uda les
que veían en su práctica una forma fácil de obtener gananc ias. A fin de reso lver
los problemas surg idos entre el papa y el emperador por e l conflicto de las inves-
tiduras, re unió un conc ilio en Reims ( 111 9) en el que , ante el papa Calixto II,
se sentaron las bases para e l posterior concordato de Worms, al aprobarse por
unanimidad un canon en e l que se prohibía e n Franc ia la investidura de obispa-
dos y abad ías por parte de los laicos.
Su hijo Luis VII (1 137-11 80 ), prínc ipe piadoso , dé bil , pusilánime y fa lto
de carác ter, s upo rodearse de buenos consejeros, como e l abad Súger de Sa int
De ni s, fomentó la auto no mía de las c iudades, base para e l de sarrollo de la
nacie nte burgue sía, así como e l desarrollo de la agricultura, e l come rc io y la
industria. E n su política internacional, e l rey no coleccionó tantos éx itos, si
bie n los orígenes de su reinado no podían ser más prome tedore s por s u matri-
monio con Leonor. herede ra de l ducado de Aquitania , con lo que los sobera-
nos pasaban a se r los mayore s propietario s de Franc ia. El m atrimonio duró
quince años y de é l nacieron dos hijas. Tras su anulación (l 152) Leonor reco-

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTA L E LOS SIGLOS XI Y XII. IMPERIO. PAPADO Y MO ARQUÍAS 295
I• Posesio nes inglesas

Figura 11. l. E\'Ol11ció11 del 1erri10rio jiw1cés de los Cape/U e111re J035 y J J80.

bró su dote y vo lvió a casarse con el conde de Anjou. Enrique Plantagenet.


La participac ión del monarca en la segunda cruzada, tu vo para él el consuelo
de visitar Jerusalén, pero en el plano militar no obtuvo resultados positivos
por las desavenenc ias con los expedicionari os alemanes. Con Lui s VII se in i-
c ia la gran riva lidad con Inglaterra, a causa del matrimonio de Leonor con el
futuro Enrique 11 Plantagenet, que se prolongaría hasta fin ales de la Edad
Media.
Con su hij o Fe lipe 11 Augusto ( 11 80-1223), la monarquía de los Capelo
alcanza su cénit en esta pri mera fase de su ex istencia. Cuando llega al trono,
el monarca contaba solo con qu ince afias. y ese mi smo año se casa con la here-
dera del condado de Henao, que se integraba así en los dominios reales. Duran-
te su reinado se afinnó la autoridad de la monarquía, reforzándose los vínculos

296 HISTORIA MEDIEVAL l (SIGLOS V-XII )


con la burg uesía; se prosig uió e l enfrentamie nto con los monarcas ing leses.
hasta su victoria sobre los mismos, y se forta lec ió su independencia frente al
Impe ri o y al Papado.
El rey intervino acti vamente en c uantas c uestio nes tu vieron que ver con
los seño ríos feuda les. As í lo hi zo en Flandes a l morir sin descendenc ia su
conde, be nefi c iándo. e e l mo narca con e l Artoi s. Para oponer e al mona rca
Enriq ue 11 -que d isponía en Franc ia de pose iones mucho más vastas que las
de l propio rey francé - apoyó a sus hijos e n e l enfrentam ien to que mante nían
con su padre y, a la mue rte de Enrique n. se aprovechó de la disens iones sur-
g idas e ntre los hermanos, cons ig uiendo de esta manera e l vasa llaje de Bre taña
y Normandía. Pero la resoluc ión del conflicto que enfrentaba ambas dinastías
no se reso lvería ha ta la bata ll a de Bouvines ( 12 14).
En e l orden interno. Felipe II , a fi anzó su autoridad mediante la creación
de una nueva estruc tu ra admini strativa representada por los bailíos y los pre-
bostes, imitando cuanto había hecho Enrique 11 e n Inglaterra . Los bailes eran
func ionari os reales. encargados de administrar ju ticia y recaudar los tributos.
que. a diferenci a de lo missi dominici carolingios. no eran seño res feudales,
y s u a lario lo cobraban directamente de l rey, al que debe n rendir c ue ntas.
Depe ndiendo de los bai les, estaban los preboste (de l latín praepositus), encar-
gados de una dete rminada c ircunscri pción o c iudad. donde ejercían justic ia y
recaudaban los impuestos. A dife rencia de lo bailes, residían en lugares con-
c re tos y también tenían la condic ió n de func io nari os reales.

4. Las Islas Británicas

Con Canuto e l Grande -que fue proclamado rey de Ing late rra ( 1O17). a la
muerte del anglosajó n Edmundo; de Dinamarca ( 1O 18), a la muerte de su her-
mano Haroldo IJ. y de o mega ( 1028)- se logra la unió n ele los tres reinos, y
se forma un vasto re ino que se exte ndía por e l Báltico y e l Atlántico. Este gran
monarca que pasaba grandes temporadas e n Ing late rra -v isitó Dinamarca sólo
en cuatro ocasione - procuró en todo momento la fu sión ele daneses y anglo-
sajone . ciando ejemplo al casarse con la mujer de Ete lredo. repa11iendo bienes
de l da11eland a fin de que los daneses se afincaran en Inglate rra. Se apoyó en
la Igle ia y codificó la leyes ecle. iá ricas. al tiempo que fomentaba la presenc ia
de monje y obispo anglosajones en Dinamarca y om ega. Mantuvo buenas
re lac ione con el Im perio y asistió en Roma a la coronac ión ele Conrado II. con
cuyo hijo. Enrique 111. casó a su hija C unegunda. Su muerte ( 1035) hizo que
toda su obra se derrumbara: Noruega recobra s u libertad con Magnus I, e Ing la-
terra llamó a Eduardo. hijo de Etelrcdo. que sería llamado el Somo o e l Confe-
sor ( 1O-i2-1066). Eduardo. destinó su reinado a imponerse a los grandes ear/s
o condes. murió s in descendencia.

TE~1A 11. EL ROPA OCCIDE'.\TAL E'.\ LOS SIGLOS XI Y XII. J:-.JPERIO. PAPADO Y :-.101\ARQUÍAS 297
Harold III

4.1. Los normandos en Inglaterra. La batalla de Hastings

En su lecho de mue11e, Eduardo y e l Witenagemor o asamblea de hombres


sabios que aconsej aban al rey, e lig ieron por rey a Haroldo 11, conde de Wéssex
y cuñado de l propio rey. Frente a é l se a lzaron el rey de Noruega, Haroldo II
al que ve nc ió y dio muerte e n la batalla se Stámford Bridge, y s u primo el
duque de Normandía, Gui llerm o, al que Eduardo le había prometido la s uce-
s ión. Guillermo, al frente de s iete mil hombres, desembarcó en InglatelTa, ven-
c iendo y matando a Haroldo ll en la célebre batal la de Hásting, el 14 de octubre
de l 066, dando origen de esta manera a la entronización de la dinastía nor-
manda en Inglate rra.
Guillermo I e l Conquistador ( l 066- 1087), tu vo que combatir durante todo
su re inado con los nobles anglosajones a fin de afi rmar su poder y las nuevas
estruc turas fe uda les que introdujo en la isla, re partiendo e ntre sus huestes
numerosas tie rras a cambio del servic io feuda l. La nueva estructura y o rgani-
zación de l reino, cas i partiendo de cero, hicieron que Inglaterra tuviera una
cohesión mayor y una admini stració n más eficientes que las del resto de
monarquías de su época. Ing late1Ta se convirtió, de esta manera en la primera
monarquía feudal propiamen te dicha, con e l rey situado e n su c ima y bajo él,
prestándole acatamiento, e l resto de la nobleza. Si en el plano civil se produjo
la transferencia de l dominio te1Titorial, ejercido hasta entonces por los no bles
anglosajones, e n e l plano religioso se procedió a la sustituc ión de la jerarq uía
nacional por otra normanda, bien vista por Roma. que introducía de esta mane-
ra las ideas reform istas en Inglaterra a través de Lanfra nco. antiguo monje de
Caén en Nom1andía, nombrado ahora arzobispo de Canterbury.
La nueva monarquía y el comercio por e lla impulsado, hizo de puente entre
los países nó rdicos y e l continente, contribuyendo al progreso econó mico del
nuevo reino. En el campo po lítico se dio la c ircunstancia de que un vasallo del
rey de Franc ia se convertía en soberano de un re ino vecino, lo que podía ser
fuente de potenciales conflictos.
A fin de conocer cuáles eran los bienes rurales . tanto del clero como de la
nobleza, con e l fin de cuan tificar las rentas pertenecientes a la Corona, el
monarca mandó e laborar un inventario de todos e llos, conoc ido como Domes-
day Bok" o Libro del día de cuentas, que se concluyó en 1086. En algunas oca-
siones se ha traduc ido e1Tó neame nte como Libro del Juicio Final, en razón de
que en dicho día los hombres rendirán cuenta de sus acciones a Dios. Este fue
e l primer inventa rio o censo reali zado en la totalidad de un reino durante la
Edad Med ia. Fue redactado en latín.
Si la victoria normanda e n Inglate1Ta hizo que ésta se integrara plenamente
en la Europa feudal -siendo transplanradas a la is la. la lengua. las costumbres
y la mentalidad feudal francesa, así como las nuevas corrientes espi rituales a
través de cluniacenses y c isterc ie nses- esta misma integrac ión acab ará por

298 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll)


res ultar una g rave amenaza para Franc ia, c uando a la d ina tía normanda le
suceda la de los A njou-Plantagenet.

4.2. Los sucesores de Guillermo I el Conquistador

A la mue11e de Guillermo I ( 1087), u hijo mayor Roberto de Courtehouse


heredó e l ducado de Normandía, mientras que Ing laterra pasaba a manos de
su hermano Guill ermo ll e l Rojo ( 1087- 1100) y, tras e l asesinato de este últi-
mo , a su otro he rmano Enrique I Beauc lerc ( 1100-11 35). Roberto de Nor-
ma ndía, descontento con el reparto, hipotecó e l ducado a su he rmano Gui-
llermo y partió a la primera cruzada, de la que regresó con la pre tens ió n de
recuperar e l ducado y e l re ino de Ing late rra. Tras su derrota en Tínchebray
( 1106). Norma ndía quedó integrada en la coro na inglesa. A la muerte de Gui-
llermo II el Rojo, seg ún los acue rdos firmados con su herman o m ayor. la
corona inglesa debía pasar a sus mano. , pero como se encontraba ausen te en
la primera c ruzada , e l hermano menor Enrique I Beauc le rc (Buen clé rigo,
por su esmerada educac ión) que no había obtenido nad a en e l repa rto que
hizo s u padre e l Conquistador, se hizo con la corona. Su labor cons istió en
proseguir e l a fi anzamiento de las prerrogativas reales, a un cua ndo tu vo que
concede r c ie rtos privi legios a la nob leza, Carta de Libertades. a fin de hacer
o lvidar s u ascenso irreg ula r a l trono. La muerte de este mo narca s in hij os
varones, e ncendió la guerra c iv il entre E steban de Blois ( 11 35- 11 54), nieto
de Guillermo e l Conqui stador, y Ma tilde, hija de Enrique 1, que estaba casada
con e l conde de Anjou, Godo fredo " Plantagenet" . llamado así porque e l conde
llevaba s ie mpre en u sombrero una rama de re tama o genista. E l re in ado de
Esteban, estu vo ma rcado por la gue rra civi l y la pé rdida de Normand ía a
manos de l conde de Anjou , que eng randecía de esta manera s us dominios.
Finalme nte se ll egó a un acue rdo, Tratado de Wállingford ( 1153), por e l c ual
Esteban 1 continuaba sie ndo rey y a u muerte la corona pasaría a Enrique,
hijo de Matilde.

4.3. Los Anjou-Plantagenet

Enrique ll ( 11 54- L189). fue uno de los mayores monarca de Ing laterra y
e l de tentador de un vasto impe rio, ya que e n é l se unían tres here ncias: la no r-
manda, la anjev ina y la aq uitana. Por s u madre Matilde, hereda Ing laterra; por
su padre, Godofredo , e l ducado de Normandía y e l condado de Anjou, y por
su esposa, Leonor. e l ducado de Aqu itania. todo lo cual no permite hablar de
un imperio angev ino, ya que a lo largo de la Edad Medi a la casa de Anjou rei-
naría en Ing laterra, Nápoles . Hu ngría y Po loni a.

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIGLOS XI Y XII. IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 299
Fi gura 1 1.2. Sep11/111ras de Leonor de Aquifllnia y Enrique 11 de fll g!merra en la ahadía
de Fo111erra11d. Francia (Foto: A . Ec/Jernrria ).

El acuerdo sobre la sucesión inglesa, logrado en l 153, hizo que Enrique JJ


se hiciera con las riendas de l re ino en apenas un año -dominando la escasa
resistencia que le presentó un pequeño número de barones, que habían conso-
lidado su poder durante los años de anarquía anteriores- y volvió a poner en
pleno vigor el esrndage o impuesto feudal sustitutivo de l servicio mi litar. As í
mi smo, ll evó a cabo una reforma judic ial al poner en vige ncia el siste ma de
juicios con jurado. que abolía la ordalía o juicio de Dios, que se había difun-
dido en Inglaterra tras la conquista nom1anda. y promulgó un texto legal escrito
en el que se fundió el derecho consuetudinari o con las leyes de reciente pro-
mulgación, assises, elaboradas por expertos consejeros legales. buenos cono-
cedores de l Derecho romano.
La afirmac ión del poder rea l se llevó a cabo no sólo contra los barones,
que empezaban a mostrar su descontento por el autoritari smo del monarca,
sino frente a los privilegios y estatutos de la Ig les ia que retocó a fin de acomo-
darlos al derecho común . Medi ante la Constitución de Clárendon de l 064, el
rey suprimió la inmun idad eclesiásti ca en materia civil y criminal, sometiendo
a los eclesiásticos a la ju risdicc ión real. Frente a estas pretensiones se alzó
Tomás Bécket, arzobispo de Canterbury y canciller del rey, que tuvo que ex i-
liarse a la corte de Luis VII de Francia. Tras una aparente reconci liac ión. pro-
pic iada por e l papa Alejandro Ill , regresó a Inglaterra, donde fue ases inado por
cuatro caballeros del rey ( l 170). El monarca tuvo que humillarse ante la tumba
del arzobispo, y reconocer parte de los pri vilegios de la Iglesia.
Los últ imos años del reinado de Enrique JI , estuvieron presid idos por el
enfrentamiento con sus hijos. espec ialmente Ricardo, a los que alen taba el rey

300 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-XII )


de Francia, Felipe 11 Augusto. que veía como un obstácu lo a us pretensiones
ex pansioni stas la ex istencia en Francia de un dominio tan vasto en poder del
monarca inglés. El rey de Inglaterra era a la vez vasallo del de Franc ia, lo que
suponía la ruptura ele un equi librio ya que, como había sucedido desde los
tiempos de su padre Lu is VII. los enfrentamientos entre ambas coronas fueron
constantes por la po e ión del Berry, la Auvernia, el condado de Tolosa y el
Yex ín, que se encontraba a las mi sma puertas de Parí .
Ricardo 1( 1189- 1199), contando con el respaldo de u madre Leonor, reu-
nió en sus manos: lnglaten a, Aquitan ia, ormandía y Anjou. Participó en la
tercera cruzada, junto a Felipe 11 Augusto. para la que partió en 11 90, tras haber
recaudado grande sumas med iante tasas especiales y la venta de numero o
cargos públicos. Su principal hazaña fue la conqui sta de Chipre ( 119 1) a los
bizantinos, lo que hi zo que surgieran desavenencias con Felipe Augusto, que
rec lamaba la mitad de la isla. De vuelta a Inglaterra. donde su hermano menor
Juan Sin Tierra, conspiraba para hacerse con el poder con la ayuda de los fran-
ceses, fue capturado por el duque de Austri a y puesto en prisión , de la que salió
tras el pago de un cuantioso rescate. Tras cuatro años de ausencia. regresó a
Inglaterra, perdonó a su hermano Juan y lo nombró heredero - aunque antes
había des ignado a . u sobrino Artu ro, hijo de su hermano Godofredo. duque de
Bretaña- ya que aunque Ricardo estaba casado con Bercnguc la de avarra,
no hacía vida marital con ella y no tenía descendencia.
El monarca francés azuzaba con tantemente la revuelt a de los peq ueños
señores fe udales de Normanclía y Aqu itania contra Ricardo l. que tenía que
dedicar todo su tiempo a sofocarlas. Durante el asedio de una pequeña fortal eza
en el Limosín, una fl echa le hirió en un hombro, cau. ándole la muerte diez
días después a ca usa de la gangrena.
Aunque el re inado de Ricardo 1 no tuvo gran trascendencia en la política
interior de lnglatena. entró en el campo de la leyenda como prototipo del caba-
llero medieval culto. galante y versado en la música y la poesía, cantando los
trovadores sus gestas: conquista de Chipre, cruzada, pri ión, etc.

S. Las monarquías centroeuropeas y el "Drang nach Osten"

En páginas anteri ore hemos visto como el cristiani mo irvió. en el campo


político. para que Polonia. Hungría y Bohemia entraran en relación directa con
el resto de Europa, y en la comunión con Roma. en el espiritual. a pe ar de los
intentos de la Iglesia bizantina por atraerl os a su órbita. El Imperi o alemán se
vio rodeado de una serie de estados y marcas que están en contin ua eferves-
cencia, espec ialmente en las zonas de contacto entre el mundo gem1ánico, que
intenta im poner. e. y el mundo es lavo y magiar. en menor med ida, que opone
su resistencia.

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL E;\ LOS SIGLOS XI Y XII . IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 301
Polonia, que como vimos era el estado centroeuropeo de mayor extensión,
se verá sometido constantemente a la presión gennánica, por el no1te y por el
oeste, y ele los rusos de Kiev, por el este. Los monarcas de la dinastía Piast, exten-
dieron sus dominios hasta el Elba en tiempos de Boleslao llI ( 1102- 1138), aunque
no supo mantener unido el país. repartiéndolo entre sus hijos. La histori a de este
reino, al igual que la del resto de reinos centroeuropeos. se vio mediatizada por
la presión que por el norte y el oeste ejercía Enrique el León, duque ele Sajonia y
Baviera, fundador de los obispados ele Lübeck y Dánzing. así como por la de
Alberto el Oso. fundador ele la marca de Brandeburgo. Ambos son los verdaderos
a1tífi ces de lo que se ha llamado Drang nach Oste11 o marcha hacia el oeste, que
se acentuó a mediados del siglo X II . con la coloni zación efectiva de las tierras
situadas entre el Elba y el Ód; r, ayudados por los monjes cistercienses. La defo-
restac ión y puesta en cultivo de estas tieITas. fue una labor ardua y lenta, que
absorbió numerosos efectivos humanos. De esta época proviene la expres ión
Manner der Arbeit u hombres ele trabajo. referida a los alemanes. La labor colo-
nizadora se extendió también a la explotación de los recursos mineros de Silesia.
Los Premíslidas de Bohemi a. giran de ll eno en la órbita del Imperio y
logran la corona real con Lad islao I1 ( 1 158- 1174), gracias al apoyo prestado a
Conrado rn en la seg unda cruzada, y a su ami tad con Federico 1 BarbarTOja.
Su hijo menor, Ottokar 1 ( 11 98-1 230). será el pti mer monarca que logre hacerla
hereditaria, creándose en Praga una fuerte burguesía de origen alemán que con-
tribuirá acti vamente al desarrollo económico de Bohem ia.
Hungría, desde la época de San Esteban entró definiti vamente en la órbita
de Occ idente y logró res istir los embates del Imperio a cambio de estrechar
una fuerte alianza con el Papado, al que siempre apoyó Ladislao r ( 1077- 1095),
de la dinastía Árpad, aprovechó los problemas del Imperio para ex tender su
iníluenc ia hac ia el sur del Danubio y hacia los Cárpatos, labor que continúa
su sobrino Kalomán I (1 095- 1114), incorporando a su reino Croacia, Dalmac ia
y Esloveni a, con lo que consigui ó una sa lida al Adri ático.
Durante e l siglo xrr. med iante suces ivos enlaces matrimoniales, entró en
la órbita del imperio bizantino. La intromisión de éstos, especialmente con
Manuel I Comneno, en las frec uentes sucesiones a la corona, y el crec iente
poder que fue adquiri endo la nobl eza. hicieron que se desatara en el país la
anarquía y que la dinastía atravesara sus momentos más bajos.

6. Los normandos de Sicilia

6.1. La conquista normanda


A diferencia de lo que había sucedido con la conquista nonnanda de Ingla-
terra, reali zada ele modo ofi cial y con su duque a la cabeza, la presencia de los

302 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS Y-XII)


normandos en el sur de Italia fue capitaneada por clanes familiares que , lla-
mados e n un princ ipio por los prínc ipes lo mbardos para que les presta e n
ayuda contra los bizantinos. vieron después la oportunidad de aprovechar u
conquistas para labrar e estados pe r o na les s in tener que prestar por e llo home-
naje a ningún pode r supe rior. Uno de estos cl anes fue e l de los Hautev ille (Alla-
vill a). o riundos de esta localidad del Cote ntín , s ituada en la Baj a Normandía.
Los primeros norrnandos llegaron a halia a princ ipios del iglo xt. llamado
po r los ·eñores de Capua y Benevento. para luchar contra lo bizantinos e ta-
blecido e n Apulia y Calabria . También lucharon en Si cilia como mercenarios .
a favor de los bizantinos. en sus luchas contra los musulmanes de la isla. En
1042, Drago de Altavill a. recibió un peque ño feudo en Venosa. regió n de Basi-
licata, y más tarde am pli ó sus posesiones, a costa de los bizantinos, por lo que
e l emperador Enrique ll I le concedi ó el título de duque de Apulia y Cala bria,
autorizándole a hacer correrías po r e l ducado de Benevento. Al mismo tiem po,
Enrique III había cedido parte de l ducado de Be nevento a León IX. po r lo q ue
éste entró pronto en conflic to con los normando . .
Otro prínc ipe no rma ndo. Ri ca rdo Drengot. conquistó Capua, Ave r a y
Gaeta, creando e l condado de Aver a . Lo no rmandos eran partidarios de un
entendimie nto con e l Papado, aunque León IX no era de l mismo parecer por
lo que, reun iendo un ejérc ito de aventure ros ale manes e italia nos. se enfrentó
personalme nte a los no rmandos s ie ndo venc ido y hecho pri io nero po r é tos
en C ivitate ( 1053). Tras llegar a un ac uerdo con los normandos. el Papa fue
liberado. muriendo al mes de llegar a Roma. Será Nicolás ll q uien. aconsejado
por Hilde brando (futu ro Gregario Vll) y en un intento de cambia r toda la polí-
tica llevada a cabo fre nte al Imperi o y la nob lew ro mana , di o un g iro total
poniendo en los no1111andos todas sus esperanzas . La política pontificia se había
dado cuenta que. más pronto que tarde. se formaría en e l s ur de Ita lia un nuevo
pode r que . de bidame nte controlado. podría servir de ayuda al Papado. E l Papa
convocó un conc ili o e n Me lfi ( 1059) donde. invocando una vez má la Dona-
ción de Constantino. no mbró a Ro berto Gu iscardo. duque de Apuli a y Cala-
bria, y a Ricardo de Aversa, prínc ipe de Capua. a cambio de su vasaJJaje y su
compromiso de defender la d ig nidad pontific ia. Nicolás TT hizo s u entrada en
Roma. escoltado po r lo normando . haciendo q ue lo noble ro manos aba n-
do nasen la causa de l anti papa Be ned icto X.
La mayor parte de Apulia. a excepc ión de Bari , estaba en manos no rman-
das. mientras que g ran parte de Calabri a continuaba e n poder de los bizantino .
Bari fue conq uistada en 107 1. con lo que los bizantinos perdieron su última
posesión en la Penín ula.
Robe rto Guiscardo prosigue sus conqui stas. a costa de la región de Be neven-
to baj o sobe ranía po ntific ia. por lo que viene excomulgado. pero Gregorio Vll,
que necesita aliados en su luc ha contra Enriq ue IV. llega a un acuerdo con e l
Gui cardo. reconociéndole lo terri tori os conqui tados y nombrándole d uq ue
Be nevento ( 1080).

TE~IA 11. El'ROPA OCCIDE'.\'TAL E\i LOS SIGLO XI Y XII. l~I PERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 303
Sicilia había caído bajo el control de Jos musulmanes de Túnez. que habían
desplazado a los bizantinos. aún cuando la mayoría de la población continuaba
siendo cristiana. Roberto Guiscardo emprendió la conqui sta de la isla, de la
que también había sido investido en Melfi . en 106 1. concluyendo dicha con-
qui sta en 109 1.
La conquista ele Nápoles. que teóricamente dependía ele Bizancio, enfrentó
a Ricardo y Robe110 por lo que dicha ciudad no pa ó a manos normandas ha ta
el 1137. en la época de Roger JI.
Los intento de Roberto Gu iscardo ele conquistar territorios en Épiro y en
Iliri a (actual Alban ia), alarmó al emperador Alejo Comneo que concluyó una
alianza con Venec ia. La pérdida de las posesiones bi zantinas en el sur ele Itali a
y la derrota de Manzikert, ambas en 107 1, señal aron un momento de inflexión
e hicieron declinar su poder económico en el Mediterráneo en favor de Italia y
los paíse europeos. Roberto murió en Cefalonia ( 1085) - tras haber dado as il o
en Salcrno. do años antes. a Gregario VII a quien tuvo que rescatar del castillo
de Sanrángelo- mientras asediaba la ciudad. En Sicilia se alzaba con el poder
su hermano Roger I, mientras que u hijo menor. Roger Borsa, se hacía con la
herencia penin u lar en detrimento de su hermano mayor, Bohemundo, a quien
Urbano n había enfeudado la ciudad de Tarento. El paso de los cruzados por
Italia camino de Tie1Ta Santa. hizo que Bohemundo se uniera a ellos y partici-
para en la primera cruzada. acabando como príncipe de Antioquía.
Roge r 1 de Sicilia ( 107 1- 11 01 ). fue hecho conde de S ic ilia gracias a la
ayud a que prestó a su hermano Roberto Gui scardo. con quien inició la con-
quista de la isla y en la que quedó para continuarla. Palermo fue conqui stada
en 1072. establec iéndose allí la principal guarnición normanda.

6.2. Roger 11
Roger IT ( 11 05 - 1154). fue el máx imo representante de los señores norman-
dos de Italia. Durante su largo reinado consiguió reun ir de nuevo en su mano
todos los dominios normandos en Italia: convertirlos en reino y hacer que u
reino fuera uno de los mejor organi zados de la época - gracias a su pos ición
estratégica en el Mediterráneo - herenc ia que sería recogida y ampliada por e l
emperador Federi co II.
A la muerte de su primo Guillermo ( 11 27), se apoderó de los ducados de
Apulia y Ca labria. usurpando los derechos que sobre los mismos tenía Bohe-
munclo 11 de Antioquía. por lo que fue excomulgado por Honorio 11. A la muer-
te de este papa ( J l 30), tomó partido por el antipapa Anacleto 11 que, a cambi o
de su apoyo, le concedió la corona real, pasando Sicilia a convertirse en re ino.
En 11 37. conqui tó Nápoles. lo que lo convirtió en príncipe de Capua. En 1140
reorganizó el reino. Leyes de Ariano. centralizando todo el poder en sus manos.

304 HISTORIA MEDIEVAL 1{SIGLOS V-XII)


disminuyendo e l poder de los señore s feudales, contra los que tuvo que luchar
durante d iez años.
Le sucedió su hijo Gui llermo l (1154- 11 66), hijo de la princesa Elvira que
era hija de A lfonso VI y de la mora Zaida. Su fa lta de tacto, hizo que se enfren-
tara abiertame nte con Adriano IV, que lo excomu lgó y levantó a los noble s en
su cont ra, aunque contó siempre con el apoyo del pueblo. De su matrimonio
con Margarita de Navarra, tu vo va ri os hijos e ntre los que re partió Apuli a y
Calabria, dejando Sici lia para el menor, Guillermo TI ( 11 66-11 89). La regenc ia
de Margari ta de Navain trajo la paz a Sici lia y su hijo recogió los frutos. Falto
de desce ndenc ia. había concertado e l matrimon io de su tía Constanza, hija pós-
tuma de Roger ll, con Enrique, hijo del emperado r Federico I Barbarroja. a la
que no mbró he redera. Frente a e lla se alzó Tanc redo, conde de Lecce, nieto de
R oger 11 . que fue reconocido como rey por el papa C lemente lil y coronado
en Pa le nno. E nrique VI llegó a Roma para ser coronado empe rado r ( 119 1) y
para reclamar la herencia siciliana de su esposa. La mue11e de Tancredo ( 11 94),
puso e n manos de l Hohenstaufen e l reino de Sic ilia. Enrique VI entró en Paler-
mo e se mismo año, apresando a la fami li a de Tancredo y deportándo la a Al e-
mania. Acababa as í e l reino normando de S ic il ia.

7. Los principados rusos

Vimos e n temas ante riores como e l principado de Kiev y e l resto de princi-


pados rusos nacieron como resultado de varios factore s. Por un lado e l elemento
varego que organizó y dio armazón po lítica al e lemento es lavo, con el q ue se
fundió, y en segundo lugar las influenc ia bizantinas, llegadas a través de la reli -
g ión, que hicieron que entraran en la órbita ortodoxa. Fruto de todo e llo fue la
convers ión del príncipe Vladimiro de Kiev, ve rdadero fundador de l estado de
Kiev, casado con la princesa Ana, hennana de Basilio 11 . La influencia bizantina
fue decisiva desde entonces y la evangelización hizo que se levantaran catedra les
e n las principales c iudades. El nuevo estado tuvo que hacer frente a graves pro-
blemas internos de los cuales el más grave fue el mantenimiento de la unidad
territorial, ya que el sistema suceso ri o preveía e l reparto de l re ino entre los hijos
de l príncipe. No sólo hubo continuas luchas fratric idas, sino que la unidad real
se consiguió únicamente en contadas ocasiones. E ste s ituació n propiciaba la
intervención de los estados vecinos. especialmente de l lado asiático: pechenegos
y cumanos. Uno de los hijos ele Vlaclimiro. laroslav. príncipe de Novgorod. se
adueñó de Kiev y pudo oponer una resistencia eficaz frente a los pechenegos, a
los que venció (l 034 ). Fue llamado .. e l Sabio .. pues fue un destacado protector
de la cultura. edificó la catedral ele Kiev e hizo la primera recopi lación de leyes
rusas. R11sskaya Prm·da. que constaba de cuarenta y ocho capítulos sobre materia
civil y c1iminal. Las luchas internas hicieron decaer la influencia del pri ncipado
de Kiev. s iendo reemplazado por e l de Susdal. que vio incrementado su prest ig io

TEMA 11. EUROPA OCCIDENTAL EN LOS SIG LOS XI Y XII. IMPERIO. PAPADO Y MONARQUÍAS 305
gracias a su situación más alejada de los pe ligros procedentes de las estepas del
sur. En 1169 el ptí nc ipe de SusdaL Andrés Bogoliuski, saqueó Kiev y asestó un
golpe morta l a "la madre de todas las ciudades rusas··. Posterionnente los cuma-
nos ( 1203) y los mongoles ( 1240), le asestaron e l golpe de gracia .
Las invasiones de los c um anos hic ie ron que e l sur se desplomara en bene-
ficio de l norte, dando lugar a la formación de dos grandes áreas : en e l norte se
desaITollan las repúblicas de mercade res de Novgorod y Psok. que mantuvieron
su relac ión comerc ial con los estados bá lticos. y en e l noreste se desaITo llaron
los princ ipados de Susda l, Moscú, Tver, etc. Susdal supo recoger la herencia
de Kiev y será el núcleo de l que s urg irá e l futu ro estado ruso. A pesar de su
decadenc ia, Kiev siempre conservará su prestig io moral y será e l vínculo de
uni ón con Bizanc io.
La econom ía de estos princ ipados fue esencialmente agríco la, con e l pre-
dominio de los cereales y los pastos. El propietario de todas las tierras era el
Gran Príncipe y, aún cuando al principio la mayo ría de los campesinos eran
libres, smerdy, y si tenían hijos podían transmitir las tietTas por herencia, pronto
su s itu ac ión se fue degradando . Los :akoupi. e ran hombres sem ilibres que
habían caído en tal situación a causa de las deudas y tenían c ie11as obligaciones
respecto a sus ac reedores. Por e l camino de las de udas. la mayo ría de los cam-
pesinos acabarían convirtié ndose e n s iervos por la pres ión de los grandes pro-
pietarios. Este grupo de personas. c uyas propiedades y cargos les proporc io-
naban abundantes bie nes. incrementan s u posic ión con e l présta mo y la
adquisic ión de nuevas tieITas. Los campes inos a causa de las gueITas. ma las
cosech as y otras c irc unstancias se endeudan progresivame nte hasta que caen
en servidumbre. El número de estos kolopy o s iervos aumenta también con los
pris ioneros de gue rra. La política de los prínc ipes contribuye a agravar esta
situación, a l fomentar la gran propiedad . Las tierras sin c ultivar, pro piedad del
prínc ipe, son e ntregadas a fa m i1iares y ade ptos que c olocan en e llas a los
:akoupy. obligados al pago de rentas y prestaciones personales. Aunque la fig u-
ra del gran teJTateniente corresponda a épocas posteriores, ya empieza a for-
m arse en estos momentos. La clase social que resultará benefic iada de todo
este proceso la int egran los boyardos. miembros del séquito de l príncipe o
Drushina . que componen su consejo y le ayudan en la administración de l te rri-
torio. Aunque están vinc ul ados al prínc ipe, lo están sin ningún lazo indisoluble,
por lo que puede n abandonarlo e n c ualquie r momento. Ellos mismos tienen
en sus tie rras su propi a Dmshina y, aunque al princ ipio no son grandes pro-
pietarios sino militares, con e l tie mpo acabarán form ando verdaderos señoríos,
en un proceso que corre parale lo a lo que sucede en e l resto de Europa.
Las ciudades son e l complemento de este mundo rural. Los histori adores
rusos sitúan e l punto de arranque de la vida urbana en e l sig lo IX, lo que parece
algo exagerado . De todas form as en la propia contextura urbana se nota una
evolución social: al principio los nacientes núc leos urbanos albergan una pobla-
ción de jornale ros. fugiti vos y soldados, prevaleciendo e l carácter militar-

306 HISTORIA MEDIEVAL 1(SIGLOS V-Xll)


- - Límite del gran remo de Kicv 1054
- - Prirn;ipado' ru'º' ca. 1200
Principado' ruta, llm·ialc,
AA Dden\:1' lij:I'> contra nómada'

,,

,,_ ,,
I
' •1
.::.·/ · CU MJ.lNOS I '-,
- ' (1200)
I
,
1

'
"'
A LA OS' ... ...

MAR Negro
Búlgaros

Figura 11 .3. Los principados rusos e11 los siglos XI-XII.

TDIA 11. EL'ROPA OCCIDE\ TAL E'.\ LOS SIGLOS XI Y XII. l.\1PERIO. PAPADO Y .\10:\ARQUÍAS 307
defen ivo, y más tarde. aparece e l g re mio de artesanos y comerc iantes. Poseen
una organización comuna l muy rud ime ntaria y u \!erché o asamblea. colabora
en la administración con los func ionario de l prínc ipe.
El come rcio que sostienen estos núc leos urbanos. re ponde al de sus nece-
idade internas. bastante limitadas. y a l de l exteri or. Pronto se forman g rupos
de extranjeros (varegos, a lemanes. judío s, arme nios) que se conce nt ran e n
barri os propios. A pesar de todo, hay q ue re altar e l carácter marcadamente
rural de la economía rusa de este periodo. Ru. ia no posee moneda propia hasta
e l s ig lo x. La mayor parte de l volumen come rc ia l pertenece a l príncipe, que
rec ibe los tributos en espec ie . Con e l excede nte, a nu almente, se forma una
caravana cuyo destino es Constantinopla. Pero aún este escaso comerc ió cesará
c uando la presión de los c um anos y los coníli ctos inte rnos o blig uen a Rusia a
replegarse sobre sí misma durante un largo periodo.

8. La Península Ibérica

La descompos ició n de l Cali fato de Córdoba proporcionará a los estados


c ri rianos de l no rte de la Pe nínsula una etapa de tranquilidad, que es aprove-
chada para invertir la relación de fuerza y conseguir grandes avances en la
consolidación de los espac ios ocupados y en la conquista de otros nuevos.
Desde e l siglo XI, gracias a la acc ión de Sancho e l Mayo r de Navarra. se va
a crear un fuerte espíritu europeísta que se hace sentir en Castilla y León a través
del establecimie nto de monaste rios cluniace nse y de l desarroll o de la Ruta de
Santiago, supl antando a