Está en la página 1de 3

UN PEQUEÑO COMENTARIO PARA LA ESCUELA Y

LOS MAESTROS: PARA UN NIÑO ESPECIAL UN


MAESTRO ESPECIAL.

Editorial web 2.0

Dr. Yadiar Julián Márquez Sánchez

13-sep-2013

Documento en corrección, Chihuahua México yadiarjulian@gmail.com

Foto con derecho de autor: niño estudiante de primaria en Bachíniva …USAER 6


UN PEQUEÑO COMENTARIO PARA LA ESCUELA Y LOS
MAESTROS: PARA UN NIÑO ESPECIAL UN MAESTRO ESPECIAL.

“La palabra especial no significa lo peyorativo de un individuo, ni tampoco la discapacidad o


deficiencia, o como muchos le hemos llamado: con necesidades especiales. Ser especial es ser
persona, es tener ese gran soplo individual que Dios nos ha dado para distinguirnos entre nuestros
semejantes, soplo que se transfigura en identidad, unidad, autonomía y libertad… pero sobre todo en
la capacidad de amar, soñar, transformar, trascender y Vivir…”

Yadiarjulian 26/06/2009

LA EDUCACIÓN

La educación por su naturaleza misma debe y tiene que ser especial,


una educación que no sostenga esta argumentación será una simple
instrucción o entrenamiento de un individuo o varios alumnos. Será
mecanicista, autoritaria, represiva y sin amor. Cuando los docentes se olvidan
de que su labor educativa debe ser ESPECIAL, hacen de sus clases un
martirio para sus discentes, hacen de los episodios didácticos una rutina sádica
y triste para muchos de sus alumnos .

La educación debe y tiene que ser especial, por la simple razón que de
ella depende que un alumno se embellezca como persona misma. El maestro
debe reconocer que sus alumnos son PERSONAS dotas de diferentes valores,
necesidades e intereses. Con diferentes estilos para aprender y responder ante
la misma realidad que los envuelve. El pragmatismo, la homogeneidad, la
utilización de la evaluación como medición, la rutina, la disciplina sin amor, la
burocracia del mismo sistema educativo, ha hecho de los alumnos y maestros
una educación fría, sin valor y sin interés personal para los mismos alumnos y
maestros. Escuelas frías y simples instructoras, maestros tristes, simuladores
y hartos de lo que enseñan y vive.

La educación no debe ser únicamente instruir sobre las materias


disciplinares como: las matemáticas, el español o las ciencias experimentales y
sociales; la educación debe exigir a los maestros educar y formar para la vida,
para la realidad. Debemos los maestros SER especiales, ya que tenemos que
llevar a nuestros alumnos a un aprendizaje autónomo y significativo, pero sin
olvidarnos de la formación de su ser y su quehacer ante una sociedad real y no
virtual enseñada en las aulas.

EL SER DE LOS AUTÉNTICOS MAESTROS


La educación que se da en las escuelas aún no es especial, porque si
así lo fuera, el maestro estaría enseñando con el ejemplo de su Vida, estaría
formando con su personalidad y su propia coherencia del Ser y del Deber ser.
Aun existen maestros que no son especiales, trabajan sin vocación, trabajan
sin formación y trabajan sin identidad propia y con carencia de corazón.

La educación sistemática-humanista y personalizada exige de maestros


que amen su trabajo, maestros que enseñen con el ejemplo, maestros que
tomen en cuenta con amor y paciencia las necesidades, ritmos y estilos
diferentes de aprender de sus alumnos, maestro que sean innovadores del
cambio, maestros con sed de justicia, maestros que busquen la perfección de
sus alumnos a través de la formación y del buen acompañamiento. Maestros
que trabajen con idoneidad y ética, maestros ESPECIALES porque la
educación es ¡ESPECIAL! y las personas por las cuelas enseñamos, formamos
y educamos son EPECIALES.

Dr. Yadiarjulian Márquez

http://yadiarjulian.blogspot.com

yadiarjulian@gmail.com