Está en la página 1de 4

2

Podría existir una manera para ir al cielo.


Desde cierto punto, comencé a pensar de ese modo.
Al menos, no pensaba en ello como un niño pequeño… Y el cielo al que me
refiero aquí podría no ser el mismo cielo del que mi madre tanto hablaba. Pero de
cualquier manera, en cierto punto comencé a pensar de tal manera.
Cuando digo “en cierto punto”, no es que este divagando sobre el momento
en que ocurrió, no es particularmente porque este inseguro de cuando pasó. Nada
de eso… Mejor dicho, se claramente y con total confianza cuando fue ese momento.
Fue cuanto aquella bruja, la anciana Enya, me presento los objetos
conocidos como “Arco y Flecha” y obtuve mi Stand, “The World”… Para ser preciso,
fue cuando mi habilidad Stand “The World” despertó.
“La habilidad para controlar el tiempo.”

Como engranes encajando, cuando esa habilidad que incluso para mí era
increíble surgió, simultáneamente estuve convencido… No, supongo que decir
“convencido” es ir demasiado lejos. Sólo digo eso porque es más fácil de
comprender de esa manera. Aunque no es como eran las cosas realmente.
En ese punto, era puramente un nivel de pensamiento: “Tal vez.”
Pero lo pensé.

Lo pensé
Que podría haber una manera de ir al cielo… pensé de esa manera.
Así que cuando digo “en cierto punto,” estoy diciendo que comencé en ese
lugar y en ese instante, pero mirando en retrospectiva, desde entonces he estado
buscando la manera de ir al cielo.
Por ese propósito.

Inclusive creí que estaba con vida únicamente por ese propósito.
Creí que esa era mi meta en la vida.

Por lo menos, los cuatro años que he pasado en la superficie después de


vivir por casi un siglo en el fondo del mar han sido en aras de llegar al cielo.
Necesito ver el cielo.
Tengo que ir al cielo.

Yo pensé de tal manera, ¿o no?... Así que lo más probable es que empecé a
pensar así desde que conseguí mi Stand.
Que podría haber una manera de poder ir al cielo.

Y busqué por ella.


… Quizá en lugar de aquella madre mía, en lugar de mi tonta madre, ¿estoy
tratando de ir al cielo en su lugar? ¿Quizá estoy intentando ver el paisaje del cielo
para reportarlo a mi madre?
No, eso está mal. Absolutamente mal
Incluso ahora, pienso en esa madre mía como una tonta…
irrecuperablemente, irremediablemente tonta.
Ella vivió de ese modo.
No es de sorprenderse que muriera.

Si voy a hablar de ella, podría decir que su muerte fue por exigirse
demasiado y trabajar de más; podría decir que fue golpeada hasta la muerte por la
rutinaria violencia de mi padre, aún si eso no hubiera sido; lo que sea que fuese,
con la forma en la que esa mujer vivió, era casi imposible que viviera una larga vida.
Murió mientras se reían de ella.
Murió mientras era golpeada.

Pero aun así, hasta el último momento, ella nunca culpó ni envidio a nadie.
“Dio, no importa lo que pase, vive noblemente y con orgullo. Si lo haces,
seguramente serás capaz de ir al cielo.”
Una idea inverosímil, hasta el final.
Hasta el último instante, esa mujer continuó diciéndome eso.

Incluso al borde de la muerte… lo dijo.


Creo que eso tal vez era algo muy pecaminoso y ya. Creo eso.
No lo creo específicamente porque me haya sido hecho, pero… en aquél
pueblo en el que incluso el infierno era preferible, el forzar a un hijo propio a vivir
con correctamente era un abuso más que cualquier otra cosa.
Comparado con ello, creo seriamente que mi padre era más honesto.

Para aquél pueblo, él era el correcto.


“Toma las cosas que desees.”
“Ve y agárralo de allá.”

“Gánate tu propia comida.”


Eso es totalmente correcto.
Verdaderamente correcto. No tengo nada que objetar.

Comparado con eso, las cosas de ensueño que mi madre decía… Lo que
deseaba aprender de mi madre no eran cosas acerca del cielo o de Dios, sino que
cosas más practicas que pudiera usar en ese momento y me permitieran sobrevivir
al final del día.
Y por supuesto, se lo dije.
Que no había tal cosa como el cielo.

Que este era el infierno, y era todo lo que había.


Y cuando lo hice, mi madre puso una cara triste.
“No lo entiendes porque aún eres un niño. Cuando crezcas, estoy segura de
que lo comprenderás.”Dijo.
“El cielo sí existe. Y hay forma de llegar a él. Por eso tenemos que vivir con el
propósito de hacerlo.”

¿Por qué?
Incluso si existe un cielo, ¿por qué debía vivir para llegar allá?... Y claro que decirme
que sólo era un niño no iba a convencerme. Con un niño, sólo por ser un niño, la
única forma de terminar una conversación es con violencia.
Más bien, a tal niño, un niño que no entiende nada, forzarlo a hacer tal cosa
es irrazonable, pensé.
Y todavía lo pienso.
La coerción de mi madre era verdaderamente anormal.

Nunca mostro señal alguna de ello, pero me pregunto si tal vez mi madre
estaba agotada emocionalmente. Vivir tan dolorosa vida, vivir esa vida por los
suelos, posiblemente vivir de tal manera era la única forma en la que podía
mantenerse consciente de sí misma… Parece probable.
Cielo, esa es la palabra clave.
Para ella, era la salvación.

Si ese fuera el caso, como lo pensaba, solamente era una tonta… Sólo se me
ocurre pensar que enfermo mentalmente debido a su estómago vacío y a toda la
violencia.

Si hubiese vivido hasta que yo fuera un poco mayor, en vez de utilizar la


violencia como mi padre, quizás pudiera haber usado la lógica para convencerla y
liberarla de esa maldición.

No, estoy seguro de que habría sido capaz de hacerlo.


Le habría dicho que ese estilo de vida suyo era erróneo.
Habría sido capaz de convencerla.

Pero en realidad, sólo era un niño pequeño. Y ella murió tan abruptamente.
La enterramos en un tosco funeral, y dudo que haya sido capaz de ir al cielo.
Aun en el día de su funeral, mi padre se emborrachó.

“No puedes ayudar a lo que está muerto. ¿Qué?¿Crees que si les haces un
funeral, volverán a la vida? Idiota…”
La opinión de mi padre, ese punto de vista, pensé que debía estar correcto,
como lo esperaba.
No me sentía muy triste.

Más bien me sentía liberado.


Esto debería ser bueno para mi madre, pensé.
Sí, bueno.

Finalmente pudo morir.


Finalmente pudo descansar tranquilamente. Eso es lo que pensé.
Aún así, no creo que haya sido capaz de ir al cielo, pero… el simple hecho de
ser liberada del infierno en general debería ser suficiente.