Está en la página 1de 13

hacia un uso no-evolucionista del concepto de “sociedades de jefatura”

Author(s): marcelo campagno


Reviewed work(s):
Source: Boletín de Antropología Americana, No. 36 (julio 2000), pp. 137-148
Published by: Pan American Institute of Geography and History
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/40978314 .
Accessed: 28/08/2012 16:59

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at .
http://www.jstor.org/page/info/about/policies/terms.jsp

.
JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of
content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms
of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Pan American Institute of Geography and History is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend
access to Boletín de Antropología Americana.

http://www.jstor.org
márcelocampagne)*

haciaunusono-evolucionista
delconceptode "sociedadesdejefatura"

i tivasy de múltiples modos,tantodesdeel punto


de vistateórico- básicamente, en funcióndel
Las disciplinassociales- se sabe- constituyen marcoevolucionista y tipológicoen el que fue
dominiosde límites borrosos.Esas áreasfronteri- acuñado - comometodológico - es decir,enfun-
zas suelenserel escenarioparael encuentro de ciónde las dificultades surgidasde su aplicación
miradasdiversas,yesasmiradaspuedentender a en diversoscontextos empíricos.
complementarse o biena rechazarsemutuamente. Antetalescuestionamientos, lasaguasse divi-
En el mediode una"triplefrontera" entredomi- dieron.Algunoshancontinuadocon el uso del
niosyaclásicos- losdelahistoria, la antropología concepto,con diversasvariacionesrespectode
y la arqueología - , la segundamitaddel sigloxx las definiciones iniciales,aunquesindarrespues-
ha asistidoa la elaboración de unconceptoteóri- taabiertaal conjuntode las críticas(Earle,1987,
co que ha suscitadosensiblespolémicas:se trata 1991,1997;Maisels,1987,1990;Gledhill,1988;
del conceptode sociedadesdejefatura.En efec- Spencer,1990, 1993, 1997; Rothman,1994;
to,formulado inicialmente porK. Obergen los Hayden,1995;Arnold,1996;ClaessenyOosten,
añosde 1950,el conceptofueutilizadoconsuma 1996;De Marrais«?/ al, 1996;Manzanilla,1997;
frecuenciaen los años de 1960 y 1970 - los Marcus, 1998; Stein, 1998; Alcina, 1999;
añosde auge- parareferir a untipode configu- Godelier,1999,2000). Otroshanadmitidotodas
racionessociales"intermedias", una especiede o algunasde talescríticas, y hanenviadoel con-
eslabonesevolutivosque permitían comprender ceptoal destierro o, al menos,hanacotadodrásti-
elpasajedesdeunassociedadesbásicamente igua- camentesu uso (Dunnell,1980;McGuire,1983;
litariashaciaotrasconunafuerte diferenciación FeinmanyNeitzel, 1984;Shanksy Tilley,1987;
social,de tipoestatal.Posteriormente, enlosaños Bawden, 1989; Nocete, 1989; Yoffee, 1993;
de 1980y 1990,arreciaron lascríticas.El concep- Nielsen,1995; Blantonetal., 1996). Ahorabien,
to fuecuestionadodesdemuydiversasperspec- ¿se tratade las únicasopciones?El alcancede las
¿invalidadefinitivamente
críticas, el conceptoo
* Doctoren Historia.Universidad
de Buenos Aires/ Uni- es posibleresituara éste en otrascoordenadas
versidadNacionalde La Plata(Argentina). Como habráocasiónde
teórico-metodológicas?
138 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

aquí se intentará
advertir, explorarestasegunda unasociedaddejefaturade unasociedadestatal
posibilidad.Para ello, seránecesarioreabordar es el hechode que,en la primera, el líderno dis-
enfunción
esascríticas, de evaluarcuálesaspec- ponedelmonopoliode los mediosde coercióny,
tosdel conceptohan sido invalidadosy cuáles porello,no puedeimponer su voluntadde modo
otros,eventualmente, puedenproporcionar aún arbitrario sinoconarregloa las normasde paren-
algunautilidadanalítica. tescoque organizanla sociedadcomo un todo.
ComoseñalabaSahlins,"dondeel parentesco es
II el
rey, rey es sólo pariente yalgo menos que real"
(1978:257).
Antetodo,¿a qué se llamasociedadesdejefatu- Por cierto,lo dichohastaaquí sólo intenta
ra?1Si bienlas definiciones hanvariadonotable- destacarlas características genéricasdelconcep-
mentea lo largode las décadas,es posibleindicar tode sociedadesdejefatura. Es cierto,sinembar-
aquí los trazosmásbásicosa partir de los que el go,que el conceptoarrastra otrasconnotaciones.
conceptopuedesostenerse actualmente. En pri- De hecho,apenasse lo menciona, aflorala matriz
merlugar,se tratade untipode sociedadesenlas evolucionista en la que el conceptofueacuñado.
que el parentescoaparececomo criteriodomi- Indudablemente, la ideadelassociedadesdejefatu-
nanteparala articulación social,de modoque las ra surgióenunmomento de augedelpensamien-
prácticaspolíticas,económicaso ideológicasse toevolucionista y su finalidad básicaerala de dar
expresan enlostérminos del "idioma"delparen- cuentade unestadioevolutivo, unaetapadedesa-
tesco.En segundolugar,se tratade sociedades rrolloque permitía advertir el paso de las socie-
conciertadiferenciación social,lo que equivalea dades"simples"a las"complejas"(Service,1962,
decirque algúnsubgrupo parental(porejemplo, 1984 [1975]; Flannery,1975 [1972]; Wright,
unlinaje)constituye la élitede la sociedad,dis- 1977, 1984; Cohen,1978; Carneiro,1981). De
poniendoporello de una seriede prerrogativas acuerdoconel clásicoplanteode Service,la evo-
diferencialesrespectode las que estánal alcance luciónde lascivilizaciones reconocíacuatrogran-
delrestode la sociedad.Y entercer lugar,comola des pasos: bandas,tribus,jefaturasy Estados.
palabrajefaturaindica, se trata de un tipo de Cada unode esos pasosconstituía unpeldañode
sociedadesen las que existeal menosunaposi- unaescaleradispuestaensentidoascendente. En
ciónde liderazgoinstitucionalizado, de manera ese marco,las sociedadesdejefaturaeranconsi-
que la condiciónde serjefepermanece coninde- deradas,usualmente, comouna fasede "transi-
pendencia delindividuo que la detente.Esos líde- ción" hacia el Estado. En efecto,postuladoel
res se encargande la conducciónde diversas continuum evolutivo, la sociedaddejefatura apa-
actividades comunales (organización de activida- recía- a la vez- como"florecimiento" de una
des económicas, militares, rituales)que,entodo etapaanterior y "embrión" de la etapasiguiente.
'
caso,puedendiferir considerablemente entre unas Así, segúnJohnsony Earle,"'jefatura es una
sociedadesdejefaturayotras,peroque,engene- abstracciónconveniente para una cultura que
ral,permiten que la posiciónde talesjefes se todavíaestáevolucionando desde(ycontiene ele-
halleinvestida de ungranprestigiosocial.Si la mentosde) una colectividad de Big Man o de un
existencia deunliderazgo institucionalizado cons- grupolocal,y que bienpuedeestarenel camino
tituye uncriteriobásicoparadistinguir estetipo de volverseunEstado"(1987:314).
de sociedadesde las llamadassociedades"iguali- Ahorabien,en los últimostiempos, esa con-
tarias",la principalcaracterística que distingue cepciónacercade undevenir conunsentidopau-
tadode antemano yunasetapasestablesque toda
1
sociedaddebíatransitar enunmomento u otrode
El vocablojefaturaes comúnmente utilizadoen castella-
su existencia ha sidoblancode dos diferentes ti-
no parareferiral ingléschiefdom o chieftaincy(y al fran-
cés chefferie).En todocaso, las consideraciones que se pos de críticateórica.Una de esas críticasse ha
expondrán aquí puedenserextendidas de mododirectoa dirigidoa cuestionar laexistenciadeaquelcontinuum
otrostérminos consimilar
castellanos referente,talescomo
postuladoporel evolucionismo, enel cualse ins-
el de cacicazgo(Sarmiento, 1993)o el másantiguode se-
ñorío(al respecto,cf. Alcina,1999:187-192). cribíaa lassociedadesdejefatura. La otrahaapun-
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 139

tado al denominado"pensamiento tipològico", supuestamente confirman la leygeneralde evo-


estoes, a la matrizconceptualque proponíala lución(Paynter,1989:387; Drennan,1996:27;
existenciade aquellasetapasestables,de aque- Campagno,1998:102-105). Porejemplo,cuando
llospeldaños,unode los cualeserael constituido Earle indicaque "las dinámicasfundamentales
porlas sociedadesde jefatura.2Más específica- de lasjefaturas sonesencialmente las mismasque
mente, ¿qué indicabanestoscuestionamientos? las de los Estados,yque el origende los Estados
debesercomprendido enel origenydesarrollo de
m lasjefaturas" ( 1997:14), claramente pierdede vis-
tala especificidad de lasjefaturas: el resultadoes
Consideremos, en primerlugar,las críticasal que losjefesque describeEarleaparecencomo
continuum evolutivo.Porunlado,se ha cuestio- unospersonajesque permanentemente estánde-
nadola utilidad de recurrir a metáforas biológicas trásde subeneficio personal, enarasde maximizar
dar cuenta del mundo social.En efecto, plan- supodera expensasde la sociedadyde transitar el
para
teareldevenir entérminos dedesarrollo de aquello caminoque los transforme enreyes.De estemo-
que ya existíapreviamente enforma"embriona- do,se considera a losjefescomo"reyesembriona-
ria"o "germinal" implica reducir lo sociala una rios",comoreyesenmenorescala,y se eliminala
meraextensión delmundobiológicoque,porende, posibilidadde advertir que esosjefessonposee-
seríasusceptible de sercomprendido a travésdel doresde prestigio antesque de poder,en conso-
mismouniversoconceptual(Shanks y Tilley, nanciaconla dominancia globaldel parentesco a
la escalade la sociedadlideradaportalesjefes.
1987:151-155;Giddens,1995[1984]:256-259).
Porotrolado,se ha puestoenevidenciael fuerte Se tratade untipode críticassumamente ra-
zonable.Sinembargo, se tratade críticasque tie-
etnocentrismo que subyacea lasposiciones evolu-
nencomoobjetivoel evolucionismo antesque las
cionistas,que han determinado los parámetros
sociedadesdejefatura.Ciertamente, comoveni-
evolutivos de talmaneraque la sociedadocciden-
mos de ver,talescuestionamientos puedenin-
talcontemporánea aparecesiempre comoel esta-
validarlos análisisde las sociedadesde jefatura
diosuperior delrecorrido (MilleryTilley,1984:2; en los que la miradaevolucionista
ShanksyTilley,1987:155-165;Rowlands,1989: pueda forzar
los datosen funciónde una explicacióntrans-
29-30,36; Giddens,1995[1984]:260).Peroade- histórica.Tambiénpuedequedarenentredicho la
másse ha destacadoque el continuum evolutivo, ubicaciónde las sociedadesde jefaturaen una
al suponerque todaslas características de la con-
secuenciahistórica predeterminada. Perouncon-
figuración social posterior se hallande modola-
ceptogenéricode sociedadesdejefatura- como
tenteenaquellaque la precede, tiendea perderde el que se enuncióanteriormente - podríasoste-
vistala apariciónde elementos cualitativamente nerseconindependencia de la postulaciónde le-
nuevos,no deduciblesdel ordenprevioy de una yesgeneralesde evolución.De lo que se trataría,
metáfora decrecimiento. Enunmarcotal,lascarac- es de considerar estetipode sociedadespor lo
terísticasespecíficas de las sociedadesdejefatura
que tienende específicoantesque porlas analo-
(así comolas de las demásformasde organiza- gíasrelativas quepuedandarsecontiposde socie-
ciónsocial)quedandisueltasen favorde las que dadesradicalmente diversasy que,porejemplo,
terminan conduciendoa suponeruna continui-
2 hahabidootroconjunto de críticas,
más"mo-
dad entrejefesy reyesporla meraconstatación
Ciertamente,
derado",dirigidocontralos análisisque planteabanuna de que ambascondicionesconstituyen posicio-
evolución"unilinear,vale decir,idénticapara todaslas nesde liderazgosocial.En estesentido,talpare-
sociedades.Como alternativa, se hanpropuestomodelos ce queel concepto de sociedadesdejefatura
"multilineales", cursosde desarrollodi-
podría
que permitían
versos (Sanders y Webster,1978:268-283; Maisels, resistiresteprimer tipode embates.
1987:332-335;Feinman,1995:263-264).Sin embargo,se
tratade untipodecríticasquenoponeendudael continuum IV
ni la existenciade una escaleraevolutivacon peldaños,
unode los cuales- al menosen algunassecuencias - es
el que corresponde a las sociedadesde jefatura.Por tal Ahorabien,el segundotipode críticasteóricas
razón,no nos detendremos aquí en su consideración. resulta- respecto
delconceptode sociedadesde
140 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

virtúala eficaciade cualquierade talestipologías.


Las tipologíassocialesno sonsólo ficciones teó-
ricassinotambién ficcionesidealistas"( 1987:151).
Ciertamente, comosuelesuceder conlosplan-
teosradicales,se tratade argumentos que sontan
extremadamente ciertoscomoextremadamente in-
movilizantes. Porque,en efecto,en el límite,lo
reales inefable. Cualquieranálisisde unadetermi-
nadasituación social- procedade la observación
etnográfica o deltrabajoarqueológico - implica
unforzamiento de lo real,que es sometidoa los
criterios que el investigador dispongaacercade
qué debeserrelevadoycómodebepracticarse el
análisis.Perono hayallíunproblema:se tratade
las condiciones de trabajopropiasde lasdiscipli-
nassociales.Indudablemente, el conceptode so-
ciedaddejefaturaconstituye untipoideal.No se
hallanipuedepretender hallarseenla realidad.Y,
comotodotipoideal- desdelos modosde pro-
ducciónmarxistas hastalos tiposde dominación
weberianos - ,privilegiaalgunascaracterísticas
delregistro empírico, demanera que,efectivamen-
te,hace abstracción de diferencias ydestacaidenti-
dadesrelativamente establesque se advierten en
diversassituaciones históricasparaintentar pen-
jefatura - másradicale incisivo.Se tratadelque sarlas. Perolos tiposidealesno intentan descri-
sedirigecontra laposibilidad de utilizar
tipologías birla totalidadde las prácticasque integran las
en el análisisde formasde organizaciónsocial. situaciones históricas sino,precisamente, propor-
Curiosamente, se tratade objecionessostenidas cionarabstracciones idealesen tornode deter-
tantoporunade las escuelasmásfervientemente minadasprácticas.En tal sentido,difícilmente
evolucionista (la neo-darwiniana) comoporlas las"sociedadesreales"puedandesvirtuar esasabs-
posicionesmásabiertamente anti-evolucionistas tracciones porqueesas abstracciones no preten-
(entreellas,las post-procesuales). En términos denrecorrer exhaustivamente aquellassociedades.
generales,lo que unificatalesplanteos- muy Porcierto,lo antedichono significaque no
diversosporlo demás- es el cuestionamiento a hayainfinidad de análisisque tiendena afirmar
la posibilidadde clasificarsociedadesen tipos que las sociedadesque evocanson "realmente"
socialesrígidos,talescomoel de sociedadesde sociedadesdejefatura, comosi el registro docu-
jefatura(Dunnell,1980:43-47,1989:38;McGuire, mentaltestimoniara porsí mismola existencia de
1983:93-95; Feinmany Neitzel, 1984:40-45; taltipode sociedades.Pero,en talcaso,nosha-
Shanksy Tilley,1987:147-151;Bawden,1989: llamosanteunproblema que nosurgedelconcep-
330;Durham, 1990:192;Upham,1990:5;Yoffee, toen sí sinodelmodoenque es empleado.Y eso
1993:64;O'Shea yBarker,1996:13).Estonosó- nostrasladaa otroterreno de la discusión.
lo supondría unforzamiento teóricoreductor sino
que,además,implicaría la elaboración de unasca- V
tegorías abstractas, que tenderían
idealistas, a pri-
vilegiarlas identidades sobrelas diferencias, y En efecto,otrade las críticasque ha merecidoel
que no tendrían - porello- mayorrelevancia
concepto de sociedades de jefatura apunta
analítica.Como indicanShanksy Tilley,"cual- - antesque al conceptoen sí- a unmodohabi-
quierinstancia empírica de unasociedadrealdes- tualde empleo:se tratade aquellosanálisiscuyo
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 141

objetivocentralparecesermeramente taxonómico, al identificar


la etapaa la que pertenece
la socie-
es decir,que sólo intentan determinar en qué ti- dad analizada,se obtieneautomáticamente una
po estable,enqué peldañodebeser"colocada"la hipótesisacercadelorigenydeldestinode talso-
situación que es objetode estudio(Yoffee,1979: ciedad. Pero,por fuerade las coordenadasdel
25;Nielsen,1995:31-34;O'Shea yBarker,1996: evolucionismo, la objeciónse desvanece.
14).En lo que aquí atañe,se tratadel conjuntode
estudiosque,luegode minuciosasconsideracio- VI
nes,llegana la conclusión de que la sociedadana-
lizadadebe serconsideradacomo una sociedad Respectode las dificultades enel empleodelcon-
dejefatura. O bienaquellosotrosque,entrende ceptode sociedadesdejefatura, unsegundotipo
especificar conmayorgradode detalle,estable- de cuestionamientos ha apuntadoa "su incapaci-
cenque se tratade unsubtipode la mismafami- dad de capturar la importante variabilidadexis-
lia: así, se ha distinguidoentresociedadesde tenteen la organizaciónde pueblosno estatales
jefaturaindividualizantes u orientadasal grupo conincipientes manifestaciones de desigualdady
(Renfrew, 1974:74);simpleso complejas(Earle, heterogeneidad" (Nielsen,1995:23; véase tam-
1991:73-74;Kristiansen, 199 1: 16-26);mínimas, bién Feinmany Neitzel, 1984:78; Ferguson,
típicaso máximas(Carneiro,1981:47); basadas 1991:169-170;O'Shea y Barker,1996:13-24).
enel parentesco o condivisionesde clase(Wolf, Desde estepuntode vista,lo que resultacuestio-
1987 [1982]:126); con mediosde pago basados nablees la amplitud del concepto,especialmente
en el controlde materiasprimaso de bienesde enreferencia a contextos etnográficos. En efecto,
prestigio (D'AltroyyEarle,1985:187-206;Earle, bajo el mismoconceptopodríanser reunidas
1997:209-21 0).3 sociedadesque agrupandesdeunoscientosde in-
Las objecionesa este tipode estudiosson dividuos hastadecenasdemiles,conunagrandiver-
indudablemente razonables.Si el principal resul- sidadenrelaciónconlos nivelesadministrativos,
tadode la investigación es el de determinarenqué lospatrones de asentamiento, los criteriosparala
tipoidealpuede"encajar"mejorla sociedadana- demarcación de statuso las funcionesejercidas
lizada,si lo que se buscaes simplemente unrótu- porlos líderes.En estesentido, undifundido estu-
lo o la clasificación de la sociedadanalizadaen dio comparativo publicado en 1984 por Feinman
unagrillapredeterminada, la gananciade talanáli- y Neitzelacercade alrededorde un centenar de
sisresultacercanaa cero.Un procedimiento ana- "sociedadessedentarias pre-estatales" en Amé-
líticoalternativo tenderíamás biena recurrir al ricadabacuentade esa enorme variabilidad que el
conceptode sociedadesdejefaturaparaorientar- conceptode sociedadesdejefaturaparecíadeses-
se,a partir de él, en el análisisde algunasprácti- timar. Así,ladesconfianza acercadelconcepto po-
cas de una sociedaddeterminada. O, dicho de dríasostenerse a partir
de la propiaprácticaque
otromodo,si se admitela utilidaddel concepto el conceptono lograríatomarenconsideración.
en determinado análisis,el análisisestáaúnpor De hecho,podríainterpretarse la actualpro-
comenzar.Ciertamente, la "búsqueda"de socie- liferación de subclasificaciones de sociedadesde
dadesdejefatura comoobjetivodelanálisises un jefatura a la que reciénreferíamos comounefecto
procedimiento solidarioconla concepciónteóri- delmalestar generadoentrediversosinvestigado-
ca evolucionista dadoque,desdetalperspectiva, resanteunconceptoque seríademasiadoindeter-
minadocomoparadarcuentade lascaracterísticas
3
Algosimilarsucedeconla clasificación de las sociedades de las sociedadesde referencia.4 Ahorabien,los
llamadas"transigualitarias" que proponeHayden(1995:
3-86),en la que las sociedadesdejefaturaaparecencomo
el últimoeslabónde unacadenade desigualdadcreciente 4 Sin embargo, semejante modo de afrontaraquel
en la que se podríandistinguir distintos
tiposde liderazgo cuestionamiento difícilmente aplaque el tonode la obje-
{despots,reciprocators, entrepreneurs). Y lo mismopo- ción:en efecto,si lo que se cuestionaes el caráctergené-
dríadecirsede los trestiposdel Estadotemprano (en ges- ricode unconceptoy su no coincidenciaperfecta con una
tación,típicoy transicional) propuestospor Claessen y situaciónanalizada(pordefectoo porexceso), cualquier
Skalník(1978:22-23), que constituirían los eslabones tipode conceptualizaciones correrála mismasuerte.En
inmediatamente posteriores a las sociedadesde jefatura. esta via, sólo una descripciónde la sociedad analizada
142 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

datosproporcionados porFeinmanyNeitzelbien la cuestiónde la utilidadde unconceptodepende


podríanrefutar algunadefinicióndel concepto másdelproblema analizarquede la
que se intente
queafirme queunasociedaddejefatura debapresen- cantidadde trazosque lo constituyan. Sobreeste
tarunnúmero dehabitantes máso menospreciso, punto,volveremosmásadelante.
o que sólopuedaexhibir unacantidaddetermina-
da de nivelesadministrativos, o que sus líderes vn
sólo puedanejerceralgunasprácticasespecífi-
cas.Pero,paraunadefinición másgenérica, como Finalmente, existeotrotipode críticasa losproce-
la proporcionada aquí más arriba,no parece ha- dimientos analíticosenlosqueelconcepto es usual-
berobstáculoen la heterogeneidad de los datos menteempleado.Lo que se cuestionaaquí es la
que ofrecen aquellosautores.Antesbien,podría posibilidadde utilizarel conceptode sociedades
decirseque el análisisde FeinmanyNeitzelcons- dejefatura encontextos quesólopuedenserevoca-
tituyeuna buenapruebade la operatividad del dosa travésde evidenciasarqueológicas. Enefec-
conceptode sociedadesdejefatura, dadoque los to,aquí no se poneen teladejuicio el concepto.
autoreshanauscultadoel registro etnográfico y Sinembargo, habidacuentadequehasidoelabora-
etnohistóríco americanotrasla búsquedade so- do básicamentea partirde observacionesetno-
ciedadesno-estatales en las que existaunaposi- gráficas,se señalaque su aplicaciónenel terreno
ción de liderazgoinstitucionalizado, ¡y las han arqueológico es no sólomuydifícilmente consta-
hallado!De hecho,podríadecirseque el nombre tablesinotambién metodológicamente objetable.
genéricoque prefieren utilizarlos autoresen su Y esto,pordos motivos.Porunlado,porqueno
análisis("sociedadessedentarias pre-estatales") resultaríalícitoinferir, a partirde la detección
es teóricamente másinconveniente, puessupone arqueológica de algunosatributos "visibles"pero
que se tratade sociedadesque necesariamente aislados, los restantes atributos que integran
preceden a unaformación estatal,lo cualsólopue- la definiciónteóricade untipode sociedad:dicho
de sostenerse desde una posiciónabiertamente de otromodo,el principio pars pro totono po-
evolucionista. dríaser invocado.Y por otrolado, porqueun
Porcierto, podráargüirse entonces queuncon- modelobásicamente elaboradoa partir de análi-
ceptotanabarcativo puedeserteóricamente co- sis en contextosetnográficos no podríapropor-
rrecto peroanalíticamente muypoco útil.Perolo cionarinformación sobrecontextos prehistóricos
mismopodríadecirse,porejemplo,delconcepto enlosqueposteriormente surgieronEstados,pues,
de "sociedadestatal":se tratade unconceptosu- los primeros no dieronlugara los procesosque
mamente indeterminado que,sinembargo, puede se desencadenaronen los segundos(Yoffee,
resultarde utilidadparacaracterizar sociedades 1979:25,1993:73;Haas, 1982:10-13;Feinmany
dondese verifica la existencia delmonopolio legí- Neitzel, 1984:44, 78; Nocete, 1984:295-301,
timode la coerciónen las manosde unreducido 1989:13-28;Crone,1986:56-59;Gamble,1986:
grupode la sociedad.ComoindicabaMax Weber 27-28;Nielsen,1995:34-37).
a propósito de la sociologíayde la elaboración de Hasta ciertopunto,se tratade argumentos
tipos ideales,"como en toda ciencia generaliza- que - otravez- resultansumamente razona-
dora,es condiciónde la peculiaridad de sus abs- bles.En efecto,los testimonios que confirman la
traccionesel que sus conceptostenganque ser existencia de determinadas característicassocia-
relativamente vacíosfrente a la realidadconcreta lesno necesariamente confirman la existenciade
de lo histórico.Lo que puedeofrecer comocon- otrascaracterísticas que el modeloteóricopue-
trapartida es la univocidadacrecentadade sus
conceptos"( 1992 [ 1922]: 16-17).5En todocaso, comprender "la granvariaciónque existedentrode esas
categorías".En efecto,en tal estudio,el autorpretende
serásuficientemente precisay adecuada.Perotalcosa no analizar"la variabilidaddentroy la continuidada través
deja espacioparael pensamiento teórico. de las formaspolíticas".¿Qué "formas políticas"?Jefatu-
5 En algunosanálisis(cf.Ferguson,1991: 169-170), la exis- ras y Estados,es decir,¡dos tiposidealespuros!Después
tenciade tiposideales "puros"como "jefaturas" o "Es- de todo,entonces,pareceque esos tiposidealesresultan
tados"se asumeexplícitamente como un obstáculopara de algunautilidadpara esta clase de análisis.
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 143

de suponer.E, indudablemente,si no se adscribe de 1950 y 1970- pueda salir indemnede tales


a un criteriofuertemente evolucionista, una so- críticas. Antes bien, los cuestionamientos a la
ciedad no-estatalrelevada etnográficamenteno "escalera evolutiva" frecuentemente implícitaen
puede describiruna sociedad pre-estatal:huelga las formulacionescorrientesdel concepto resul-
decirlo,la sociedadhawaianadel siglo xvmno des- tan sumamentecerteros. Lo mismo sucede con
cribe,por ejemplo, lo que sucedió en la Antigua las críticasa los análisis cuyos objetivos son me-
Mesopotamia, unos 3,500 años antes de Cristo. ramentelos de rotularlas sociedades analizadas
Sin embargo,tomandoen cuentala escasez docu- con el nombrede "jefaturas",de modo general o
mentalcon que se enfrentafrecuentemente todo evocando alguno de los múltiplessub-tiposde la
aquel que intentapensar en las sociedades que misma familia. O, incluso, con las objeciones a
precedena la apariciónde los Estados, un concep- los análisisque, en lugarde reconocerque la inter-
to como el de sociedades de jefaturapuede ofre- pretaciónde determinadosdatos en términosde
cer alguna utilidadpara interpretar esos escasos sociedades de jefatura es una operación analíti-
y opacos testimoniosque son obtenidos por la ca, suponen que tal tipo de sociedades puede ser
vía arqueológica. "observada"directamente en el registroetnográfico
En efecto,no se tratade que el modelo teóri- o arqueológico. Ahora bien, todas estas críticas
co acerca de las sociedades de jefaturaocupe in- apuntana algunas característicasdel concepto o
mediatamenteel lugarde la explicación acerca de a ciertosmodos en que el concepto suele ser em-
las principalescaracterísticasde una determina- pleado. Si se depurade su sesgo más evolucionista
da sociedad pre-estatal.Antes bien, se tratade y se considera con independencia de sus usos
que el conocimientoque el investigadordisponga más objetables,un concepto genéricode socieda-
acerca de diversos modelos teóricos le permita des de jefatura- como el que hemos propuesto
emprenderun rumbo analítico, iluminando de al comienzo de estas consideraciones- aún pa-
algúnmodo unos objetosque por sí mismos,huel- rece detentarciertautilidaden el análisis de cier-
ga decirlo,no se pronunciaránacerca de su signi- tas formasde sociedades no-estatales.
ficado. Por lo demás, sería sumamenteingenuo ¿En que consiste esa utilidad?Posiblemente,
suponerque, si se evita el uso de conceptos tales una preguntatal no pueda ser respondida de mo-
como el de sociedades de jefatura, el camino do absoluto. En efecto,otrascoordenadasteórico-
quedaría despejado para una comprensión más metodológicas pueden implicar no sólo otros
"fiel"del registroarqueológico. Inevitablemente, conceptos u otros sentidos para los viejos con-
otras ideas tendránque acudir para intentardar ceptos sino tambiénotrosprocedimientosanalíti-
sentidoa ese registro.En el mejorde los casos, se cos y otrasperspectivasde utilidad.En particular,
trataráde otrosconceptos,igualmenteexteriores el problema a analizar puede resultardecisivo a
a la sociedad analizada. En el peor,en ausencia de la horade decidirel empleo de un conceptodeter-
aparato conceptual explícito,esas ideas proven- minado. Sólo por ofreceruna experiencia,pode-
drándel "sentidocomún"del investigador,el cual mos referirnosmínimamentea un proceso que
puede conducirlo rápidamentea interpretarlos hemos abordado en otraparte:el del surgimiento
objetos del registroen términosetnocéntricos. del Estado egipcio.6 El análisis partíade la cons-
De allí que la esperanzade una comprensióndirec- tataciónde evidencias arqueológicas e históricas
ta del registroarqueológico sea, necesariamente, que permitíansuponerla formaciónde una socie-
una esperanza vana. dad estatalen la segunda mitaddel iv milenioa.C,
lo cual implicaba,a su vez, la existencia- a partir
vm de aquella época - de una élite capaz de acceder
al monopolio legítimode la coerción. El análisis
Así pues, tomadas en conjunto, las objeciones
acerca del concepto de sociedades de jefatura 6 Se tratadel objetode nuestraTesis doctoral(De losjefes-
no parecen conducirinevitablementea su defini- parientesa los reyes-dioses.Surgimiento y consolida-
ción del Estado en el AntiguoEgipto,Universidadde
tivo abandono. Ciertamente,no se tratade que el
BuenosAires,2001). Al respecto,
véaseCampagne
concepto - tal como fue definidoentrelos años 2001:13-31.
144 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

requeríatambiénla consideración de las eviden- to a la incompatibilidad entreel conceptoy los


ciasdisponiblesacercade las sociedadesasenta- testimonios de la situaciónhistórica comoa una
das en el valle del Nilo con anterioridadal estrategia analíticadesafortunada. Peroni la in-
advenimiento delEstado.Tal cuestiónconstituía compatibilidad niel malusopuedenserargumen-
unproblema no menor, dadoel carácter disperso tosparacuestionar la existenciade la herramienta.
y sesgadode aquellasevidencias. En estalínea,pareceque el conceptoteóricode
Ciertosindicios, sinembargo, parecían cobrar sociedadesdejefatura aúnpuedeocuparunlugar
sentidosi se los consideraba a la luzdelconcepto enla caja de herramientas de
de los historiadores,
de sociedadesdejefatura:unpatrónfunerario en los antropólogos, de los arqueólogos.En efecto,
el que podía advertirse unaclaradiferenciación lejosde la forjaevolucionista enla que fueacuña-
socialperotambiénunaorganización que remi- do,el conceptoaúnpuedeserbuenopara pensar.
tía,de diversos al
modos, predominio paren-del
tescocomo prácticade articulación social; una Bibliografía
seriede objetos que podían ser interpretados
comoinsignias de liderazgo; unostestimonios ico- AlcinaFranch,J.
en los ciertos - 1999 Evoluciónsocial,Madrid,Akal.
nográficos que personajes por
sus acciones,su tamañoo su indumentaria - se Arnold,J.
destacabansobrelos demás integrantes las de 1996 "Understanding the Evolution of
escenas.Así,el conceptode sociedadesdejefatu- IntermediateSocieties",J.Arnold(ed.),
TheEvolutionofInter-
EmergentComplexity.
raparecíaproporcionar ciertautilidadparapos-
mediateSocieties,Ann Harbor,Interna-
tularunordenenlo que sóloconstituía unpuñado
de allí,el aná-
tionalMonographs inPrehistory, pp. 1-12.
de heterogéneos objetos.Y a partir
lisis se orientóa pensarcómo unas sociedades Bawden,G.
1989 "The AndeanStateas a Stateof Mind",
del tipo de las sociedades de jefaturapudie-
JournalofAnthropological Research45,
rondevenir estatalesenel valledelNilo.Entiénda-
se bien,no se tratóde postularunpaso evolutivo pp. 327-332.
Blanton,R.; Feinman,G.; Kowalewski,S. y
entreunas sociedadesmás simplesy otrasmás P.
Peregrine.
complejasni de suponerque era inevitable que 1996 "A Dual-Procesual Theory for the
las sociedadesdejefaturanilóticas,con el tiem- EvolutionofMesoamerican Civilization",
po,tuvieran que devenirestatales.Porel contra- CurrentAnthropology 37, pp. 1-86.
rio,se tratóde "construir" unas sociedadesde
Campagno,M.
jefatura nilóticasparapensarel problema delsur- 1998 "PierreClastresy el surgimiento del Esta-
gimiento del EstadoenEgipto.No se tratóde las do. Veinteaños después",Boletínde An-
constricciones impuestas poralgunaleyevoluti- tropologíaAmericana no.33,pp. 101-113.
va sinode la elecciónde unaherramienta paradar 2001 "Parentesco, conflictos.
intercambios, Con-
cuentade unproblemahistórico específico. sideraciones sobreel surgimiento delEsta-
Desdenuestra perspectiva,aquíradicala utili- do en Egipto",A. DaneriRodrigo(ed.),
dad que aúnpuedetenerel concepto.Comohe- Relacionesde intercambio entreEgiptoy
rramienta para pensar.Comoherramienta cuya el MediterráneoOriental(IV-I Milenio
utilidadno dependetantodel modoen que fue A.C.), BuenosAires,Biblos,pp. 13-31.
construida nide losusosparalosqueoriginalmen- R.
Carneiro,
tefueprescripta, sinode los problemas a los que 1981 "The Chiefdom:Precursor of theState",
se enfrente el investigador. En talsentido,como G. Jonesy R. Kautz(eds.), TheTransition
sucedecontodaherramienta, algunaseráútilsólo to the Statehood in the New World,
para ciertosproblemas; para otros problemas, se Cambridge, CambridgeUniversity Press,
necesitará de otrasherramientas. Anteunasitua- pp. 37-79.
ciónhistórica específica, cualquier concepto puede ClaessenH. y Oosten,J.(eds.)
resultar analíticamente apropiadoo inapropiado. 1996 IdeologyandtheFormation ofEarlyStates,
Y si resultainapropiado, estopuededebersetan- Leiden,E.J.Brill.
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 145

Claessen,H. y Skalník,P. Ideology,Cambridge, Cambridge Univer-


1978 "The EarlyState:TheoriesandHypothe- sityPress,pp. 1-15.
ses",H. Claesseny P. Skalnik(eds.), The 1997 How ChiefsCometoPower.ThePolitical
EarlyState,TheHague,Mouton,pp.3-30. Economy in the Prehistory,Stanford,
Cohen,R. Stanford University Press.
1978 "Introduction", R. Cohen y E. Service, Feinman,G.
OriginsoftheState,Philadelphia, Institute 1995 "The Emergenceof Inequality:A Focus
fortheStudyof HumanIssues,pp. 1-20. on Strategiesand Processes",D. Pricey
Crone,P. G. Feinman, (eds.),Foundations of Social
1986 "The Tribeand the State",J.Hall (ed.), Inequality,New York, Plenum Press,
StatesinHistory,Oxford, BasilBlackwell, pp. 255-280.
pp. 48-77. Feinman,G. y Neitzel,J.
D'Altroy,T. y Earle,T. 1984 "Too ManyTypes:AnOverviewofSeden-
1985 "Staple Finance, WealthFinance,and taryPrestateSocietiesin theAmericas",
Storagein the Inca PoliticalEconomy", M. Schiffer (ed.), Advancesin Archaeo-
Current Anthropology 26, pp. 187-206. logicalMethodand Theory7, pp. 39-102.
DeMarrais,E., Castillo,L. y EarleT. Ferguson, Y.
1996 "Ideology, andPowerStra-
Materialization, 1991 "Chiefdomsto City-states: theGreekex-
tegies",CurrentAnthropology 37,pp. 15- perience",T. Earle(ed.),Chiefdoms: Power,
31. Economy and Ideology, Cambridge,
Drennan, R. Cambridge University Press,pp. 169-192.
1996 "One forAll andAll forOne: Accounting Flannery, K.
for VariabilitywithoutLosing Sight 1975 [ 1972] La evoluciónculturalde las civili-
Regularities in the Development of zaciones,Barcelona,Anagrama.
Complex Society", J. Arnold (ed.), Gamble,C.
EmergentComplexity. TheEvolutionof 1986 "Hunter-Gatherers and the Origin of
IntermediateSocieties, Ann Harbor, States",J. Hall (ed.), States in History,
InternationalMonographsin Prehistory, Oxford,Basil Blackwell,pp. 22-47.
pp. 25-34. Giddens,A.
Jjunneii,K. 1995 [1984] La constitución de la sociedad.
1980 "Evolutionary TheoryandArchaeology", Bases para la teoríade la estructuración,
M. Schiffer (ed.), Advances in BuenosAires,Amorrortu.
Archaeological Methodand Theory 3,pp. Gledhill,J.
35-99. 1988 "Introduction: The Comparative Analysis
1989 "Aspects of the Application of of Social and Political Transitions",J.
Evolutionary TheoryinArchaeology", C. Gledhill,B. Bendery M. Larsen(eds.),
Lamberg-Karlovsky (ed.),Archaeological State and Society.The Emergenceand
Thought inAmerica,Cambridge, Cambridge Development oftheSocial Hierarchyand
University Press,pp. 35-49. PoliticalCentralization, London,Unwin
Durham, W. Hyman,pp. 1-29.
1990 "Advances in Evolutionary Culture Godeher,M.
Theory", AnnualReviewofAnthropology 1999 "Chefferies etÉtats,uneapprocheanthro-
19,pp. 187-210. pologique", P. Ruby (ed.), Les princes
Earle,T. de la protohistoireet l'émergence de
1987 "Chiefdoms in Archaeological and l 'État,Naples,École Françaisede Rome,
EthnohistoricalPerspective",Annual pp. 19-30.
ReviewofAnthropology 16,pp. 279-308. 2000 Cuerpo,parentesco,poder.Perspectivas
1991 "The Evolutionof Chiefdoms", T. Earle antropológicas Quito,Pontifícia
y críticas,
(ed.), Chiefdoms:Power,Economyand Universidad CatólicadelEcuador.
146 BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA AMERICANA • 36 JULIO 2000

Haas,J. Nocete,F.
1982 TheEvolution ofthePrehistoric
State,New 1984 "Jefaturasy territorio:
Unavisióncritica",
York,ColumbiaUniversity Press. C P. U. Gr.9, pp. 289-304.
Hayden,B. 1989 El Espacio de la Coerción.La Transición
1995 "Pathways to Power: Principles for al Estado en las campiñas del Alto
Creating D.
SocioeconomicInequalities", Guadalquivir (España),BAR International
PriceyG. Feinman(eds.),Foundationsof Series492, Oxford,TempvsReparatvm.
SocialInequality,NewYork,PlenumPress, O'Shea,J.y Barker,A.
pp. 15-86. 1996 "Measuring Social Complexity and
Johnson,A. y Earle,T. Variation:A CategoricalImperative?", J.
1987 The Evolutionof HumanSocieties, Arnold(ed.), EmergentComplexity. The
Stanford, Stanford University Press. EvolutionofIntermediate Societies,Ann
Kristiansen,K. Harbor, InternationalMonographs in
1991 "Chiefdoms,States,and Systemsof So- Prehistory, pp. 13-24.
cialEvolution", T. Earle(ed.),Chiefdoms: Paynter, R.
Power,Economy andIdeology, Cambridge, 1989 "TheArchaeology ofEqualityandInequal-
CambridgeUniversity Press,pp. 16-43. ity",AnnualReviewofAnthropology 18,
Maisels,Ch. pp. 369-399.
1987 "ModelsofSocial Evolution:Trajectories Renfrew, C.
from theNeolithic totheState",Man(N.S.) 1974 "Beyond a SubsistenceEconomy:The
22, pp. 331-359. Evolution of Social Organization in
1990 The Emergenceof Civilization.From Prehistoric Europe",C. Moore,C. (ed.),
Huntingand Gatheringto Agriculture, Reconstructing ComplexSocieties: An
Cities,and the State in theNear East, ArchaeologicalColloquium, AnnHarbor,
London,Routledge. AmericanSchool of OrientalResearch,
Manzanilla,L. pp. 69-95.
1997 "EarlyUrbanSocieties.Challengesand Rothman, M.
Perspectives", L. Manzanilla(ed.),Emer- 1994 "EvolutionaryTypologiesand Cultural
genceandChangeinEarlyUrbanSocieties, Complexity",G. Stein y M. Rothman
New York,PlenumPress,pp. 3-39. (eds.), Chiefdoms and EarlyStatesin the
Marcus,J. NearEast. TheOrganizational Dynamics
1998 "ThePeaksandValleysofAncientStates: ofComplexity, Madison,Prehistory Press,
An ExtensionoftheDynamicModel",G. pp. 1-10.
Feinmany J.Marcus,J.(eds.), Archaic Rowlands,M.
States, Santa Fe, School of American 1989 "A Questionof Complexity", D. Miller,
ResearchPress,pp. 59-94. M. Rowlands y Ch. Tilley (eds.),
McGuire,R. Dominationand Resistence,One World
1983 "BreakingDown CulturalComplexity: Archaeology3, London,UnwynHyman,
Inequality andHeterogeneity", M. Schiffer pp. 29-40.
(ed.),AdvancesinArchaeological Method Sahlins,M.
and Theory6, pp. 91-142. 1978 "Economíatribal",M. Godelier(ed.),An-
Miller,D. y Tilley,Ch. (eds.) tropologíay Economía,Barcelona,Ana-
1984Ideology, Power and Prehistory, grama,pp. 233-59.
Cambridge, Cambridge UniversityPress. Sanders,W. y Webster, D.
Nielsen,A. 1978 "Unilinealism,multilinealism, and the
1995 "El pensamiento tipológicocomoobstácu- evolution of complex societies", Ch.
lo para la arqueologíade los procesode Redmanetal. (eds.),Social Archaeology.
evolución en sociedades sin estado", BeyondSubsistence andDating,NewYork,
Comechingonia 8,pp.21-45. AcademicPress,pp. 249-302.
MARCELO CAMPAGNO HACIA UN USO NO-EVOLUCIONISTA DEL CONCEPTO... 147

Sarmiento Fradera,G. Upham,S.


1993 "Tribusy cacicazgosarqueológicos:Una 1990 "Decoupling the Processes of Political
discusiónacercadel origende la estratifi- Evolution", S. Upham(ed.), TheEvolution
cación social",Boletínde Antropología ofPoliticalSystems.
SociopoliticsinSmall-
Americana27, pp. 95-108. scale SedentarySocieties, Cambridge,
Service,E. CambridgeUniversity Press,pp. 1-17.
1962 Primitive AnEvolu-
Social Organization: Weber,M.
tionaryPerspective, New York,Random 1992 [1922] Economíay Sociedad, México,
House. Fondode CulturaEconómica.
1984 [ 1975] Los orígenesdelEstadoy la Civi- Wolf,E.
lización,Madrid,Alianza. 1987 [1982] Europa y la gentesin historia,
Shanks,M. y Tilley,Ch. México,Fondode CulturaEconómica.
1987 SocialTheory andArchaeology,Cambridge, Wright,H.
PolityPress. 1977 "RecentResearchon the Originof the
Spencer,Ch. State",AnnualReviewofAnthropology 6,
1990 "On theTempoand Mode of StateFor- pp. 379-97.
mation:Neoevolutionism Reconsidered", 1984 "Prestate Political Formations",
Journal ofAnthropologicalArchaeology 9, W. Sanders, H. Wright y R. McC.
pp. 1-30. Adams (eds.), On the Evolutionof
1993 "HumanAgency,Biased Transmission, ComplexSocieties,Malibu,UdenaPress,
and the CulturalEvolutionof Chiefly pp. 41-77.
Authority", Journalof Anthropological Yoffee,N.
Archaeology12,pp. 41-74. 1979 "The Declineand Rise of Mesopotamian
1997 "Evolutionary Approachesin Archaeo- Civilization: An Ethnoarchaeological
logy",Journal ofArchaeologicalResearch Perspectiveon the Evolutionof Social
5, pp. 209-264. Complexity",AmericanAntiquity44,
Stein,G. pp. 5-35.
1998 "Heteogeneity,Power, and Political 1993 "Too ManyChiefs?(or,Safetextsforthe
Economy:SomeCurrent ResearchIssues '90s)", N. Yoffee y A. Sherratt(eds.),
intheArchaeology ofOld WorldComplex ArchaeologicalTheory:WhoSetstheAgen-
Societies",Journalof Archaeological da?, Cambridge,CambridgeUniversity
Research6, pp. 1-44. Press,pp. 60-78.
/';-=09 )(8*=-0/']

También podría gustarte