Está en la página 1de 4
teccién de un oficial del Bjército al ser atacada la Iglesia y éste le con- testé que no aetuaria por careeer de érdenes. “Observe y medite, gquién es el responsable de tanta infamia? Perén Cumple’?. Hemos preferido publicar en: este libro otras dos fotos menos conocidas del incendio de dicho templo, sacristia y coavento. 171 Este panfleto sobre la morfologia patoldgica’ Ged detinenente nato nimero une de la Argéntina, cuyos clisés inclutmos, rovela tin estupendo sentido de ta fronia, al par que dejaba serias dudas en el tector sobre la posible aparicién del tratado en ouestién. De este panfleto se imprimicron 20.000 ejemplares. MORFOLOGTA PATOLOGICA DEL DELINCUENTE NATO N°? 1 DE LA ARGENTINA Por KARL Von Strunzel Un volumen infolio de 880 piginas, profusamente ilustrado. Lraduccibn e introducetén det Lic. Awaro Mariade Junco y Tordcsillas. El autor, personalidad cientifica acreditada en el mundo entero, oeu- pa el cargo de “Criminalrat im Polizcipresidinm Berlin Moabit 0°”, Ca- tedratico cn la “Freien Universitat Berlin Gehrstuhl fiir Pipieschen Atha- vismus’? y es miembro de niimero del ‘Enstitus fiir Menschheistskunde?” de Ratisbona. De su reciente viaje a la Argentina, al que fuera invitado Por el Director de Institutos Penales de este pais, sehor Pettinato, a quien, ademis, agradece en el prologo del libro el haberle permitido conocer al snjeto de la obra, ha resultado fruto magistral su’ enjundioso estudio “Morpholégische Pathologie des Argentinischen Krzverbrechors numer Eins”, cuya traduccion constituird, sin duda, el acontecimiento editorial del aio. Sin apartarse de los cimones de la Hscuela Penal Positivista Alema- na, fijados por el inolvidable maestro Wirehof, en su “‘Criminalantropho- logie”’, cl profesor von Strunzel aborda en la Primera Parte de su obra Ia caracteriologia lombrosiaua tipica de todo criminal nato, de las que Son ejemplos los grabados que acompafian a esta nota. En este tipo de de- Tincuente tales rasgos fisonémieos son acompatiados por un fisico de talla habitualmente pesada y por el excesivo desarrollo feminoide del tronco respecto de los miembros superiores ¢ intermedio (brazos, ete.). Hntre los rasgos animicos son tfpicos: la insensibilidad ante todo imperative moral, Pero muy sensible al dolor fisico y al peligro personal (“moralische ge. fiklsosigkeit”’, segim yon Strunzel) ; débil para la amistad y el amor (ama la orgia pero no a la mujer, simple sficuba instrumentadora de sus maéviles ilfeitos) ; mentiroso y astuto primario; hipertensivo verborragieo; vanidoso sin limites hasta la egolatria; carencia de afectos familiares... Bntre los estigmas sociales son caracteristicos: el empleo de la ‘erga’! o abuso de términos vulgares; afinidades con la prostitucién, a cuyo res- 363 pecto recuerda ¢l autor el apotegma de un célebre psiquiatra argentino: “criminal y prostituta —afirmé Ingenieros— son sinduimos de agero e imin: si se acerean se juntan”’. En cuanto a la asociacién ilicita, tales como la ‘‘maffia’’, la ‘‘camorra”, ete., las consideraciones del autor res- pecto a las tendencias de los gobiernos despétieos indo-americanos, son ampliadas en ma inttodueeién a la obra debida al Licenciado Don Alvaro Oxicefalia (GABEZA EM PUNTA) FRENTE urna ePanawterto ESTHEDHA oe, aco sureRciuna asia optiertaL SALOME (Sige de Tarde) Wome masa. : ‘uaioveotu09 vounwass ‘ (ive Reps) tsteuss EStoniaricos aetro ev arorosis outa oat ‘CAPAGIDAD SRANEAHA EXIGUA ea aca ‘crcows seranan. saan ra HN (can CcESWANERTE hewio arzorung wan. st 1030.0 ‘qalgoUA04) TARGA PARA EL CRANED) LEPTROSOPIA Maria de Junco y Tordesillas de la Hsenela de Criminologia y Ciencias del Hombre de la Universidad de Barranquillas (Colombia) y Relator de la Comisién Fxtraordinaria de Readaptacién del Indigena de la U. N. E. 8. ©. 0. En la Segunda Parte, el autor analiza los vasgos sefialados en cuanto a su exacta aplicacién al sujeto de su obra. Bstudia ast sus exteriorizacio- nes de incendiario impulsive ;depredador saerilego; odio violento a toda manifestacién cultural (se cilan incendios de biblioteeas y obras de arte) ; ineitador al cohecho, a los saqueos, violeneias y torturas; apafiador de delitos comunes y corruptor de mayores y menores y su tendencia probada a rodearse de todo tipo de deyenerados sexuales y pervertidos morales. Bl sujeto se presenta como un ladrén de avidez inconmensurable, pues, va- Tido de su mandato, ha reunido una de las mayores fortunas del mundo, 369 ag res y allegados, Se analiza, ademés, su tendencia a la ‘vendetta’? que lo no dudando para ello en comprometer a su propia patria. Se manifiesta también como neeréfilo y mutilador de cadaveres y homicida de familia~ eva a amenazar con la muerte de cinco ciudadanos por eada amigo suyo que sufra un contratiempo. El autor da, como ejemplo de su einismo moril y de Ja carencia de todo sentimiento afectivo por parte del sujeto, el hecho de que el mismo dia en que enterré a su anciana madre, en un disenrso la comparé con Ia EL sujeto de ta obra captado por ta vigilante cémara de von Strancel en el instante en que Werado por sw ‘atavismo so dispore a devorar un 9 micrdfono. patria, a la que no se puede querer —dijo— si a uno lo abandoné en un zaguiu... En resumen, dice yon Strunzel, el andlisis del delincuente N? 1 de la Argentina revela la tipificacién del criminal atévico, cuya patolo-_ gia embriolégica se ha visto gravada por una educacién pervertida de ti- po sedentario, proyocadora de una metamorfosis regresiva (“tipischer ge borener verbreger’’). ; La Yercera y iiltima parte del libro, aborda la génesis atévica del su- jeto en estudio, o sea el origen hereditario de su sintomatologia delictuosa. Aqui brilla a plena luz el talento investigador del Prof. von Strunzel; an- te la earencia de todo dato seguro acerea de la filiacién paterna del suje- to, se ha visto precisado a cefiirse exclusivamente a la filiacién materna de éste, explicando como su madre J. S... era india pémpida pura, mes-— tiza de araucana y puelche, nacida en las “Polderias del Azul en 1871, de donde su ilustre vastago de 1955 habria heredado todas las caracteristicas: morfoldgicas de aquellas naciones salvajes, finalmente eonqnistadas y do- minadas por la civilizaeion de la vieja Argentina; de abi provendria sa” Ng 370

También podría gustarte