Está en la página 1de 27

¿QUE ACTUALIZA

LA TENDENCIA – AUTO - ACTUALIZANTE?

NOTAS PARA CONFERENCIA DEL 11/06/08

Lugar: Holos San Isidro- Argentina


Por: LIC. ANDRES SANCHEZ BODAS

En mi libro “El Enfoque Holístico Centrado en la Persona”, publicado en 2005 por


Editorial LEA, en su capitulo 2, “El Mi o identidad del ECP”, expuse mi criterio al
respecto de su título, haciendo una “reducción fenomenológica” conceptual, en
donde pretendí alcanzar las ideas nodales de nuestro modelo, aquellas que
considero, y es mi posición, son esenciales para determinar que es el ECP. Allí dije
que toda identidad es “constancia de estructura”, aquello que define, que si bien
puede cambiar, ampliarse, no debe alterar la “columna vertebral” epistemológica.

El modelo de Carl Rogers, como tal, posee una amplia conceptualización, que se
ordena e integra de tal manera que nos hace decir: esto es el ECP.Dentro de la
gama de conceptos, mucho de los mismos son comunes o transitan en paralelo
con otros autores de la Psicología Humanística, incluso con el psicoanálisis
freudiano, y llegando a buscar aquello que le es propio, decía (y sigo diciendo) que
“la no directividad” como posición filosófica e ideológica es lo que esencialmente
distingue el ECP, determina un modelo de escucha, el marco actitudinal necesario,
y condiciona las intervenciones que hacemos los terapeutas y counselors.

En ese entonces, dedique un pequeño espacio a la noción teórica de Tendencia


Actualizante (TA) creyendo que estaba claro para la mayoría de nosotros y de los
estudiosos del pensar “rogeriano”, y que entonces no valía explayarme
demasiado. Sin embargo, y en tanto observo que muchas veces se la da por
obvia, no se la profundiza, ni se la actualiza, creo que el tema amerita revisión, de
allí la idea de exponerles algunos aportes que espero sean útiles para repensar
esta idea clave, veamos:

La “Tendencia Actualizante” y la “No directividad” se entraman en el ECP, la


primera como una posición ante la naturaleza de lo humano, pensada como
su fuente de motivación, y la segunda el modo desde donde se establece el
marco actitudinal necesario para favorecer la primera en el camino de un
desarrollo positivo/favorable para las personas, sea en el marco de las
consultas, o en cualquier tipo de relaciones interpersonales.

Sabemos que nuestro autor se ubica ante las personas desde una mirada
existencial humanística con profunda confianza en que si el ser humano es
pensado constructivamente, y nos conducimos entre nosotros sin amenazas, la
tendencia más probable es hacia la integración, el desarrollo libre y el
funcionamiento óptimo/pleno.

1
Esta muy clara su posición al respecto en la mayoría de sus textos, además,
en “El Poder de la Persona”, texto de 1977, plantea una mirada sobre lo
social, que suma a sus anteriores aportes, dado que coloca a la Tendencia
Actualizante como una base para pensar el presente y futuro de la
humanidad.

Además, desde estos conceptos, no solo estableció una nueva mirada terapéutica
sobre lo humano, sino que también sentó los fundamentos, junto a Maslow,
Goldstein y otros, de lo que seria la tercera posición, la autodenominada
Psicología Humanística, que centra su mirada y accionar sobre la salud y el
desarrollo de los potenciales humanos.

Ante el tema que nos convoca, recordemos (ver capítulo 7 de mi libro “Estar
Presente”- Ediciones de Holos San Isidro- segunda edición en 2005) que C.
Rogers se inspira en Mowrer y Kluckhon que sostuvieron que “los seres vivientes
poseen la propensión de funcionar de manera integrativa”, en Harry Stack Sullivan
que postulaba la “presencia de una dirección progresiva en el desarrollo vital”, y en
Andreas Angyal que “entiende la vida como un acontecimiento dinámico
autónomo”, que si bien intercambia con el ambiente, siendo parte de y con él de lo
que acontece, impone una determinación autónoma en su despliegue, y culmina
inspirándose en los fenomenólogos norteamericanos, Snyggs y Combs que
sostienen que “todo organismo tiene una tendencia básica a desarrollar, actualizar
y sostenerse en la experiencia.”

Es así que abrevando en/desde ellos, y en su propia experiencia es como Rogers


define la Tendencia Actualizante:

“Esta noción corresponde al enunciado siguiente: todo organismo está


animado por una tendencia inherente a desarrollar toda su potencialidad y a
desarrollarla de modo que queden favorecidos su conservación y
enriquecimiento. (De Psicoterapia y Relaciones Humanas- Rogers y Kinget-
pag188).

Más adelante aclara que la TA no tiene solamente por meta la satisfacción de


necesidades básicas, sino también la de activar las funciones más complejas que
todo ser vivo posee, tales como la diferenciación de órganos y funciones, el
aprendizaje de nuevas conductas adaptativas y la procreación, y en el caso de los
humanos la creación de instrumentos y técnicas, el enriquecimiento del individuo,
la revalorización de su ser en el orden intelectual y social.

La definición denota un sentido “finalista” que apunta al desarrollo del


organismo hacia la autonomía y la unidad, en contra de la heteronomía y la
sumisión a las vicisitudes de la acción de fuerzas exteriores, tal como el
Conductismo o Comportamentalismo sostenía, o de las interiores negativas
de la teoría Freudiana.

2
En su contexto la postura “rogeriana” apareció como contraposición a estas
posiciones terapéuticas vigentes en su época, y que aún hoy se sostienen, aquella
con base en el Psicoanálisis Freudiano, que enancada en la filosofía de Hobbes,
postula que somos negativos por naturaleza (“el hombre es lobo del hombre”), o
las del conductismo que plantean la noción de “tabula rasa” y el sometimiento a la
influencia del ambiente.

Rogers, en ese entonces, nos dice:

“Cuando un freudiano como Karl Menniger me dice, que el percibe al


hombre como “innatamente malo” o, en forma más precisa como
“innatamente destructivo”, solo puedo sacudir mi cabeza con asombro (y
sigue más adelante)…Pero ¿Cómo puede un terapeuta sentir un interés
positivo por su paciente si su propia tendencia innata es la de destruir? (De
“La Naturaleza del Hombre”- Journal of Counseling Psychology-1957)

Con respecto al comportamentalismo sostuvo fuertes discusiones relativas a


desechar la idea de que nacemos sin improntas y que todo depende de la
educación. Sin embargo en “El Poder de la Persona”, cuando necesita explicar,
aquello que el considera un desvío de la TA, recurre a las ideas de Watson para
complementarlas con las suyas, en tanto opina que hay condicionamientos
culturales, reforzamientos y recompensas que pervierten la dirección “natural” de
la TA hacia la unificación (Ver página 171 de su versión al castellano por editorial
El Manual Moderno de 1980).

También su posición estuvo muy influida por la de Freud, en tanto considera que
poseemos “fuerzas”, “tendencias”, “pulsiones”, de índole vital, propias de nuestra
especie, aunque se diferencia en el sentido que observa en ellas.

En esto la lectura de Rogers es de carácter homeodinámico, y no homeostático,


es decir no comprende a la motivación de lo vivo desde la reducción de tensiones
(como Freud las pensaba) sino desde la búsqueda de caminos de expansión de
acuerdo a las características de cada especie.

En los humanos acontece la aparición evolutiva del “yo” o noción de si mismo,


siendo este (el “yo”) un aspecto del organismo que se diferencia y despliega a
medida que nos vamos desarrollando, y que implica un reconocimiento de
experiencias relacionales (con el otro) que se definen y reconocen como propias.

En esta línea nos dice que la TA, en nosotros, las personas, es: ¨ la capacidad que
tiene el ser humano, latente o manifiesta, de comprenderse a si mismo y de
resolver sus problemas de modo suficiente para lograr la satisfacción y la eficacia
necesarias a un funcionamiento adecuado¨. (De “Conocer a Carl Rogers”
-Sánchez Bodas y Sánchez Berneman- Editorial LEA, Pág.67)

Esta hipótesis es reforzada tiempo después por descubrimientos provenientes de


la biología, la física y la antropología, en los cuales se habla de una tendencia

3
formativa cósmica, “Tendencia Mórfica, o Formativa” según Lancelot White, en
donde este historiador observa una propensión hacia un orden creciente y una
compleja interrelación que parte desde el caos inicial, y sin embargo no ignora lo
que Szent- Gyoergy ( Premio Nóbel de Biología en 1974) dice, que junto a esa
propensión existe una tendencia al deterioro.

Estos conceptos que los desarrolla en sus textos “El Camino del Ser” y “El poder
de la Persona”, los traslada a sus observaciones de la conducta humana, que
implican comprender, como dijimos, no solo la tendencia al mantenimiento
adaptativo del organismo, el crecimiento, desarrollo y enriquecimiento progresivo,
sino también el deterioro producido no solo por el paso del tiempo, si no mucho
más por las malas vinculaciones que establecemos las personas, con nosotros
mismos y los demás.

Esta noción es, como dijimos, clave en el ECP, y en tanto ha sido


comprobada por la experimentación que se ha desarrollado en el campo de
las relaciones de ayuda desde este modelo, confirma que nuestro trabajo
como profesionales no es azaroso, sino que tiene un objetivo y una
dirección, el facilitar que la tendencia actualizante de nuestros consultantes
fluya en un sentido favorable para ellos.

Como tal, en los seres vivos en general, no en los humanos, la acción de la TA es


“automática”, dadas las condiciones del medio en la interacción con el organismo
despliegan sus cualidades inherentes como especie que son, en cambio en
nosotros el “yo”, noción de si mismo o self, regula la entrada y salida entre
potencia y acto.

Es por ello que el autor establece una diferencia semántica aclaratoria entra la TA
del organismo y la TA del “yo”, estando ante dos expresiones de la tendencia, una
propia de todo ser vivo y otra de los humanos que denominamos Tendencia
Autoactualizante, TAA (actualizadora en/del y desde el yo). En consecuencia
recordemos que cuando hay acuerdo entre la experiencia del “yo” y el “organismo”
en su totalidad, la TA opera de modo unificado, en cambio si existe un conflicto
entre los datos experienciales relativos a la noción de yo con los del organismo, la
TA del organismo puede ir en contra del “yo” y/o viceversa.

Desde esta última aclaración se puede comprender aquello que Rogers denominó
acuerdos o desacuerdos entre la experiencia y el yo, dando cabida a la
comprensión del funcionamiento armónico de la persona, que esta explicado en la
noción de “Funcionamiento Pleno”, siendo también criterio para entender como
nos propone pensar cuando se manifiestan defensas que pueden conducir a la
desorganización o el derrumbe de la persona, lo que desde la psicología clásica
se lo ha denominado como síntomas de conductas psicopatológicas.

Es importante aclarar que la inclusión de la noción de yo, no implica pensar


en un desdoblamiento de la TA, ni que existen “homúnculos” u otras fuentes
de energía, esta idea es parte de un sistema monista, total, holistico, en

4
donde el organismo en su totalidad presenta esta tendencia, y no admite
ninguna división en tanto fuente única de la motivación vital.

Sin embargo el desarrollo propio de la especie que somos, incluye el neocórtex, el


lenguaje, la noción si mismo, la percepción y los sentimientos, que hace que en
los humanos tengamos que hablar de Tendencia Autoactualizante (TAA) modo que
usaremos de aquí en adelante.

Es por otra parte importante empezar a pensar que si bien esta división es
solamente semántica para explicar nuestras características esenciales, esta es
quizás una de las principales causas de lo que Maurice Merleau Ponty, el
fenomenólogo francés, dice, acerca que la naturaleza de lo humano es ser
no natural y esa es su naturaleza natural, una paradoja productora de
muchas de las problemáticas que nos acosan como personas y como
especie.

En principio es interesante observar que Rogers no la ha denominado (en Ingles)


“Actualizante” sino Tendencia al Crecimiento y/o desarrollo, y que la traducción al
castellano es correcta, porque es una interpretación de la idea en tanto posición
“Aristotélica- Tomista” de Potencia y Acto y que se deduce del como explica esta
noción.

Sabemos que el autor fue en principio un gran observador de la naturaleza, y que


luego como terapeuta y counselor descubrió que cuando se daban ciertas
condiciones sus consultantes mejoraban, y dedicó gran parte de sus
investigaciones a comprenderlas y explicarlas.

Todo ello esta muy bien desarrollado en el planteo del marco actitudinal necesario
y suficiente (según ese autor), y en la metodología fenomenológica de la ayuda
que se sintetiza en los recursos verbales (reflejos) y en el chequeo de
percepciones, que como sabemos se pueden realizar de múltiples maneras. (Ver
texto op.cit “El Enfoque Holístico Centrado en la Persona”- Editorial LEA- 2005)

Ahora veamos:

1- ¿Por qué se habla de Tendencia?


2- ¿Que se quiere decir cuando se habla de actualizar y su relación con
potencialidades y los actos que las expresan?

1-Tendencia, viene de tender que deriva del latín “tendere”, y del griego
“encia”, y que en su unión significa: propender, ir hacia, volcarse a,
inclinación, preferencia, vocación, apego, disposición.

Nuestro autor prefiere este término ante el de Instinto, más usado por los biólogos,
o el de Pulsión, incorporado por Sigmund Freud para referirse a lo instintual
atravesado por lo humano.

5
Instinto remite a un esquema de comportamiento heredado, propio de una especie
animal, que varia muy poco de uno a otro individuo, y que se desarrolla en una
secuencia temporal preestablecida genéticamente, y que es poco susceptible de
ser modificada (puede hacerlo a través de la evolución), y que parece responder
siempre a una finalidad determinada en cada caso que se expresa.

Pulsión (traducción francesa del término Trieb que utilizó Freud), implica una carga
energética que hace tender al organismo hacia un fin, y este es la descarga de
tensiones o excitaciones que el organismo posee, a través de un objeto que facilita
esa descarga y permite la reducción de la tensión. Para decirlo de otro modo,
gracias al objeto la pulsión alcanza su finalidad, y esto implica una noción
homeostática, es decir aquella que sostiene que todo organismo tiende al
equilibrio, Más aún, desde que elabora su concepto especulativo de Pulsión de
Muerte, y desde el cual pretende explicar las conductas autodestructivas y las
destructivas hacia otros, plantea que esta pulsión es propia de lo vivo en tanto el
retorno de lo orgánico a lo inorgánico, es decir de la vida a la muerte.

Ambos términos poseían, en los tiempos que Rogers teorizaba, fuertes


connotaciones aliadas a posiciones científicas ante la naturaleza de lo humano,
una, la de Instinto muy ligada a cierto biologicismo, y la otra, la de pulsión ligada al
pensar psicoanalítico.

En el primer caso, si bien Rogers posee una importante mirada biológica, prefiere
diferenciar su terminología, en el segundo, y si bien podría concordar con lo de
energía dispuesta a expresarse, en tanto la idea freudiana es homeostática y la de
él homeodinámica (lo vivo tiende a la búsqueda de tensiones), estamos ante
posiciones opuestas en su sentido expresivo.

Es importante aquí, aclarar que, hablar de características homeodinámicas no


excluye a las homeostáticas, sino que las subsume, en tanto la homeodinamia
como tendencia hacia al búsqueda de la tensión y el cambio, posee en su tránsito
momentos homeostáticos, de búsqueda de equilibrio, lo que cambia es la finalidad
y demarca la diferencia entre lo que esta vivo y lo que no lo esta.

Es por ello que en mi texto “Desplegarse”, y en la intención de unificar criterios, y


de buscar concordancias, planteo que Pulsión podría ser hoy una palabra
adecuada para nosotros, en tanto se ha reflotado la idea de energía, y tomarla no
implica conceder el término al freudismo, sino amplificarlo desde el humanismo, no
tomándola como reducción de tensiones exclusivamente, sino como expresión de
lo vivo, que en su diferencia con lo no vivo, insisto, es homeodinámico.

Sin embargo, y en tanto estamos analizando la postura de Rogers, y como la


palabra Tendencia alude a una disposición o apego al desarrollo de cualidades, y
como nuestro autor la deduce de su tarea de profesional de la ayuda, esta claro
porque postula que es la más adecuada para referirse a lo que quiere aludir, como
ya estamos viendo y continuaremos haciéndolo.

6
2- Actualizar-Potencialidad-Actos: Son tres palabras que en este contexto se
unen, la primera refiere a hacer presente, aquí y ahora, en el hoy, la segunda
es una idea que refiere a que algo esta plegado y disponible a desplegarse, y
la tercera, los actos, en este contexto, aluden a manifestaciones observables
en acciones y conductas que responden a la potencialidad que remiten, o, si
bien discutible, expresan algún nivel de distorsión o incongruencia.

Cada ser vivo posee ciertas cualidades o características que están “marcadas” en
su mapa genético y que poseen una principal intención, la sobre vivencia del
individuo y la preservación de la especie a la cual pertenece. De allí el correlato
con los términos de instinto y pulsión antes referidos.

Si un “individuo”, de la especie que sea, puede vivir en un medio en que se dan


condiciones “naturales” apropiadas para su especie, y que si además puede
captarlas en tanto no ha nacido con alguna “falla” o problema, su desarrollo como
tal será el adecuado a lo que su condición potencial implica. Un rosal dará rosas,
un león será un león, un tigre un tigre, un ombú será ombú, un duraznero dará
duraznos, una vid dará uvas, y además se procrearán en concordancia con su
manera de hacerlo.

Cada individuo de cada especie con lo suyo, incluso la nuestra, busca sobrevivir y
luego sostener la especie toda en sus acciones, en sus actos donde se desarrollan
sus potencialidades vitales.

De estos se trata la TA en los seres vivos en general, y como idea es sencilla


de observar y de comprender en plantas y animales, pero ahora veremos que
acontece con los humanos en particular, y que requiere un análisis más
profundo en tanto tendríamos que ponernos de acuerdo en que se quiere
decir con potencialidades humanas, y cuales los actos que las expresan.

Para ello propongo un pequeño recorrido para acercarnos a nosotros mismos, y


desde allí presentarles algunos aportes:

- Somos seres biológicos que transitamos una evolución de millones de


años, científicamente estudiada, hasta ser el “homo sapiens sapiens” que
somos, el segundo “sapiens” alude al salto por sobre nuestros parientes
más cercanos, los primates desarrollados que son los chimpancés y los
bonobos, que también son “sapiens”, y de ellos solo nos distancia un 2% de
diferencia en el ADN.
- Para comprender este desarrollo partimos de la idea, también evolutiva, del
cerebro “triúnico” que conceptualizó Mac Lean:

a- cerebro reptílico o inferior.


b- cerebro límbico o medio.
c- cerebro neocortex o superior.

7
Cada uno de estos “cerebros” responde desde su nombre a una escala evolutiva
que se observa en la naturaleza de los seres animales, en donde se van
agregando funciones a medida que se desarrollan, es necesario decir que las
nociones de inferior, medio o superior, no implican categorías de más o menos, de
mejor o peor, sino de ubicación en la calota craneana, desde abajo hacia arriba,
debido a la bipedestación que conllevamos los humanos, y es posible pensar que
así fue dándose en tanto agregado de nuevas características necesarias para la
vida de cada orden de especie hasta llegar a la nuestra.

Nuestro cerebro posee los tres, en el desarrollo uno subsume al otro (no
olvidemos que venimos de una ameba, de los peces, de los reptiles y somos
mamíferos primates), y agrega nuevas cualidades que trascienden a las anteriores
pero no las niegan, y de hecho muchas veces nos conducimos con alguno de los
dos primeros.

-El primero como principio de lo básico de lo vivo es en donde residen los


mecanismos de sobre vivencia, defensa, búsqueda de alimentos y sostenimiento
de la especie.
Su expresión más notoria es la agresividad como “mecanismo defensivo” ante el
peligro.
-El segundo, propio de los mamíferos, a los cuales pertenecemos, en donde se
observan desarrollos de aspectos que podemos denominar inteligentes, sobre
todo en los primates (rama de la cual derivamos), la coexistencia en comunidad, y
su expresión más notoria es la aparición de la afectividad desde y en las
emociones básicas.
-El tercero en donde reside la potencialidad de comunicarnos simbólicamente a
través del lenguaje, de realizar operaciones lógicas, de darnos cuenta de nosotros
mismos (noción de si mismos), de significar las emociones transformándolas en
sentimientos, trascender las necesidades, que estarían cubiertas por los dos
anteriores, y alcanzar la posibilidad de constituir lo que denominamos deseos.

El aporte de Mac Lean, es que los tres cerebros funcionan en concordancia


con distintas circunstancias vitales, y que en nosotros predominan el
segundo y el tercero (lo emocional y lo racional), y que no hay soberanía de
uno por sobre el otro, que coexisten en jerarquías de constante mutación y
esto produce desequilibrios que inducen a la aparición de lo más horrible y
de lo más bello de los seres humanos.

Sabemos que no hay duda que podemos ser constructivos, creativos, imaginarios
y generar el arte en sus múltiples expresiones, pero también que podemos ser
destructivos, siendo esto último un derivado de la natural y neutral agresividad
defensiva propia de todo animal.

Para este tema recomiendo el libro de Erich Fromm: “Anatomía de la


Destructividad Humana”, y mi apunte sobre el tema, en donde explico porque la
TAA puede transformar lo agresivo animal en destructivamente humano.

8
En tanto el segundo cerebro somos un ser social, en ese lugar nos constituimos
desde y con otro, y gracias al tercero desplegamos el lenguaje y la percepción.
Desde el lenguaje simbolizamos, y en el poder percibir damos significados a las
experiencias, valorando con algún nivel o tipo de valor lo vivido, por ello decimos
que somos “seres valorativos”, tanto como idea genérica, el de dar significado,
como en el de valor en el sentido de por ejemplo, “bueno-malo”, “lindo-feo”,
“adentro-afuera”, “vale-no vale” etc.

El adquirir y construir valores implican los principios éticos y las acciones morales,
que emergen del aprender los hábitos y costumbres del medio social cultural e
histórico en el cual se convive. Estas condiciones de lo humano culminan desde
su ser “sapiens sapiens”, expresándose en conductas “homo faber” y “homo
sentimental”, siendo entonces:

Una especie viva que puede trabajar (producir modificando lo natural),


amar/odiar (relacionarse con el mundo desde los sentimientos), vivir
resolviendo sus necesidades, y existir transitando sus deseos.

Para decirlo de otra manera podemos sintetizar nuestro desarrollo en tres


momentos de pasajes evolutivos:
1-desde lo límbico hasta el neocortex.
2-desde la emoción hasta los sentimientos.
3-desde la necesidad hasta el deseo.

Desde aquí agrego que una definición posible de lo humano vinculada a lo que
estamos trabajando es que somos “seres vivos deseantes”, entendiendo al
deseo como una expectativa que surge de la “interioridad” del Ser, que compulsa a
su cumplimiento, y que motiva el existir.
Nos vamos encontrando con conceptos que van definiendo lo que parece ser que
somos, definiéndonos desde nosotros mismos, lo cual implica una inevitable
subjetividad, y vemos que vamos siendo:
- seres necesitantes
- seres laborales
- seres valorativos
- seres sentimentales
- seres deseantes
En este desarrollo milenario, y en y desde lo que vamos siendo entramos y somos
consecuencia de lo que nos sucede en la interacción con el mundo, y allí
observamos varios aspectos del funcionamiento humano y personal
interrelacionados, que conforman cuatro dimensiones o mundos percibidos, y
desde y con los cuales nos vinculamos y co-construimos como lo que somos:

1-lo intrapersonal o mundo vivido para y desde si mismo.


2- lo interpersonal o mundo vivido con y entre los otros humanos.
3- lo internatural o mundo vivido con la naturaleza.
4- lo interobjetal o mundo vivido con los objetos construidos por el hombre.

9
Esta claro, científica y filosóficamente pensado que somos producto de una
evolución, desde la cual devenimos en Persona (de per-sonare, de las máscaras
griegas), que somos un escalón en la vida, como una partícula viviente entramada
en lo cósmico con características propias , y que estas, vistas de una u otra
manera llevan a una misma conclusión, que sea como sea, de donde venimos o
adonde vamos, si es que de algún lado venimos o algún lado vamos, lo humano
esta signado por múltiples entramas.

En este sentido Michel Onfray en su libro “La Potencia de Existir” de ediciones de


la Flor de 2007, nos dice en su página 184:

“La Humanidad de un individuo se define por la triple posibilidad conjunta


de una conciencia de si, una conciencia de los otros y una conciencia del
mundo, con las posibilidades resultantes de las interacciones entre si
mismo y si mismo, entre si mismo y el otro, entre si mismo y lo real”.

Y marca una dura posición cuando dice, a continuación:

“El que ignora quien es, quién es el otro y que es el mundo real esta fuera
de la humanidad aunque este vivo”

Como vemos tenemos varios modos de pensar la naturaleza de lo humano,


los dichos y muchos otros más, y entonces surge nuevamente el
interrogante de inicio, que actualiza la Tendencia Auto-Actualizante? en un
ser vivo como nosotros, que trascendemos lo biológico heredado, y que
además de pretender sobrevivir, por ser y estar vivos necesitamos no solo
satisfacer necesidades, como lo hacen los animales que son seres
necesitantes, sino expresar la condición deseante que los autores del
humanismo denominaron Tendencia hacia la Autoactualización y/o
Autorrealización, y que por ello, insisto, denominamos TAA.

Esto ultimo nos ubica ante expresiones de nuestra condición humana, no


solamente en relación a una cuestión de índole individual sino en cada uno de los
“mundos” de interacción antes citados, en distintos contextos socio-político-
económico- culturales, que el ser humano transita mientras vive y existe, así como
las interacciones en distintos niveles de conciencia.

Puede ser valido aquí mencionar el importantísimo aporte que realizó a principios
del siglo pasado, el pionero del Constructivismo, Lev S. Vigotsky, cuando entre
muchísimos aportes para el estudio del desarrollo humano, introduce el concepto
de “mediación” de sistemas semióticos que los humanos aplicamos cuando
recibimos estímulos. Desde entonces sabemos que la realidad es construida
por los significados que los sujetos humanos dan a lo real, es así que el
mundo ya no es un cúmulo de causas físicas sino un entrono interpretado, y
esta interpretación esta dada por el marco cultural al que pertenecemos y en
donde nos formamos como personas que somos.

10
Este autor demarcó claramente dos líneas del desarrollo vital humano, una
de orden biológico evolutivo, otra de origen socio cultural, la primera fuente
de los procesos elementales, la segunda de las “funciones superiores”.

Es el primero que nos demarcó la importancia del sistema simbólico como


mediador en la interacción hombre entorno, y de la inevitable impronta que el
otro social-cultural nos impone antes de constituirnos como nosotros mismos.Nos
dice, también, que lo inter psicológico precede lo intra psicológico, en tanto
primero se consuma el orden social y luego el individual.Es muy interesante
pensar como eso lo vemos muchos años después en las ideas de estar
constituidos en y desde otro, o lo que nos es más propio del ECP, cuando vemos
la función de “interferencia” de la noción de si mismo que antes mencionamos, que
produce la denomina “falla básica” y que hace a nuestra TAA.

Hasta aquí, y retomando el hilo de la conferencia, podríamos ir pensando


que nuestras potencialidades devienen de la urdimbre entre las
necesidades, las valoraciones, los sentimientos en juego, los actos
productivos que ejercemos, las relaciones que establecemos, las
interacciones, y obviamente de los deseos que subyacen en cada uno de las
cuestiones citadas.

Por otra parte, y como atravesamiento en y de la búsqueda en que estamos,


observamos que todos los humanos somos de la misma especie, de eso no hay
duda porque se comprueba biológicamente en tanto cualquier humano de la raza
o lugar geográfico que sea puede aparearse y procrear con otro, por lo tanto
desde esa perspectiva podríamos pensar que todo humano puede y desea
actualizar el mismo potencial, y si pensamos en la procreación ese potencial es
común a todos nosotros, siendo común a cualquier ser vivo, pero propio en la
expresión o modo que se da en/desde la cultura en que existimos.

Lo mismo podríamos decir de la afectividad, en tanto, sea de la forma que sea en


cada cultura, raza o época en que nos ubiquemos, es decir sea de la forma en que
se manifieste de acuerdo a las costumbres, el amor como manifestación de un
interés de cuidado hacia el otro, es sentido como necesario y es común a todo
humano.

No descuido, también en concordancia con cada contexto, que los cuidados


alimenticios hacia los bebés, el calor que nuestro organismo necesita, la
necesidad de otro congénere, son potenciales ineludibles para crecer y
desarrollarse positivamente, en esto siendo compartido por los mamíferos
superiores.

Recordemos las conocidas investigaciones de los Harlow con chimpancés acerca


de la importancia de la afectividad en relación con la necesidad de alimentación.

11
Entonces, hasta aquí, tenemos cuestiones para actualizar en común, y estas
podrían resumirse en:

- Necesidad de un otro en tanto seres sociales/simbólicos.


- Alimentarnos como seres omnívoros.
- Comunicarnos.
- Amar y ser amados.
- Producir y crear lo que sea en el contexto en que estemos.
- Procrearnos.
- Defendernos y atacar para sobrevivir ante algún tipo de riesgo.

Hasta ahora nos bastarían los dos “primeros cerebros”, el reptílico y el límbico, y
es bueno recordar el solo 2% que nos separa de los bonobos y los chimpancés
en nuestra potencialidad cerebral, ellos tienen un 98% de capacidad similar a la
nuestra, por ello digo hasta aquí la potencialidad a desplegar es similar.

Por ello lo que actualiza la tendencia actualizante es lo anteriormente dicho, y todo


quedaría ahí y no habría muchos inconvenientes en este debate conceptual.

El problema es ese 2%, que implica el cerebro superior, el neocortex, que si bien
cuantitativamente ínfimo, es cualitativamente un salto que conlleva a la tendencia
autoactualizante, fuente de lo propiamente humano.

Aquí esta el punto base de nuestro análisis, y es el que nos acerca a la pregunta
de porque somos como somos, lo que dicho de otra manera refiere a la
naturaleza de lo humano.

Que tengamos noción de si mismos, conciencia de si, del otro y del mundo,
que de ellas dependa el ser seres constituidos en el lenguaje, y que este
regule la percepción, que esta se implique en el pensamiento y los
sentimientos, y que con todo eso construyamos la realidad que creemos
real, hace que si bien, cada uno de nosotros pertenece a la especie humana,
seamos, en la expresión de lo personal, cada uno, una especie en si misma.

Dicho de otra manera más simple:

Como hablamos percibimos sentimos construimos la realidad y actuamos.Por


hablar, lenguajear nos diría Humberto Maturana, significamos las sensaciones que
nuestro cuerpo nos dice, y decimos lo que somos haciendo lo que somos.El
mundo que decimos es nuestro mundo, el de cada día y el mundo en general,
depende de la percepción, y desde ella cada uno de nosotros somos lo que vamos
siendo.

No hay duda que la mayoría nacemos, crecemos y convivimos en un y con un


grupo social que impregna nuestra constitución, nos hace pertenecer y compartir
“dentro” de la noción de si mismo la noción de ser persona que poseemos, y
desde la cual actuamos y actualizamos potenciales.

12
Estamos constituidos en y desde el vínculo, y eso es parte de las características
comunes de nuestra especie, por ello es bastante probable que los que somos de
una época, lugar, raza, origen religioso, costumbres, clase social, reglas morales,
tengamos muchas cuestiones a desplegar en común, y coincidamos en el valor
que le damos a una u otra cuestión, como mejor o peor, como más válida o no.
Pero, insisto, aún en ese caso, en el cual creo coincidiríamos casi todos, cada
uno, ante la experiencia que sea, la leemos desde el propio lugar que es nuestra
mismidad.

Entonces ante la interrogación que nos convoca la cuestión cambia, y nos


lleva a pensar el particular Existencial que cada uno actualiza cuando la
Tendencia auto actualizante (TAA) filtra desde la noción de si mismo los
datos que recibe y busca.

Menciono lo Existencial para diferenciar conceptualmente que una cosa es


actualizar la vida y otra la existencia, las plantas y los animales actualizan
solo la primera, nosotros ambas, con la complicación que la vida la pasamos
por lo que consideramos la existencia, y esta insisto depende del lenguaje y
la percepción.

Como vemos es una idea circular la que planteo, holistica si así lo queremos decir,
multidimensional si aplicamos otra palabra, y allí entran los contextos sociales,
culturales y epocales.

En este punto estamos en lo biológico, lo social y su emergente o consecuencia


que es lo psicológico, este último resultado de la entrama potencial que somos, y
que nos hace ser lo que somos: personas.

Como tales constituimos lo que los autores del existencialismo denominaron “los
existenciarios”, cualidades propias de lo humano, que dichos de un u otra manera
puedo sintetizar en:

El temor a la muerte (somos el único ser vivo que sabe que se va a morir como el
yo que es), la noción de temporalidad a vivir, la angustia existencial que resulta de
ello, la posibilidad de elegir libremente (condenados a ser libres nos dijo Sartre) y
de ser responsables ante ello, así como la inevitable vivencia de presente eterno
que un día se cortará.

Es desde aquí que emergen las nociones de trascendencia, de valor de Verdad,


de Razón como tener la razón, de amor en el sentido humano, y de odio,
sentimiento que solo podemos sentir y que ningún otro mamífero siente o percibe,
otros múltiples rangos de sentimientos, y las nociones de religiosidad y de
espiritualidad.

Estos conceptos aluden a contenidos plegados, propios de lo humano que pueden


actualizarse en distintas circunstancias.

13
Si queremos, en este análisis, seguir aportando variables, a las que Rogers nos
legó, podemos incorporar a Abraham Maslow que investigó cuales eran las
cualidades de las personas que alcanzaban la autorrealización.

Recordemos que este autor recopiló un sinnúmero de datos personales de


personalidades reconocidas que supuestamente cumplimentaban condiciones de
desarrollo elevado en sus vidas.

En este sentido, su hipótesis central, desde la cual constituye su famosa “Pirámide


de Necesidades”, es que los humanos tendemos, y desde allí vamos (cuando
podemos) en y desde un camino de superación de necesidades de deficiencia
hacia las de crecimiento, siendo estas, desde la base hasta la punta, en una
pirámide imaginaria:

- Necesidades fisiológicas básicas ( oxigeno, alimentación, etc)


- Necesidad de seguridad
- Necesidad de amor y pertenencia
- Necesidad de atención o cuidado

De ser superadas estas, se da el salto a las de crecimiento, que también


denomina “meta necesidades”, entre las cuales podemos mencionar:
- Necesidad de Vida
- Necesidad de Totalidad
- Necesidad de Perfección
- Necesidad de Belleza
- Necesidad de Bondad
- Necesidad de Verdad
- Necesidad de Justicia

Esta teoría implica que no es posible acceder a un escalón, sino se ha pasado por
el anterior, por ejemplo si no tenemos las necesidades de deficiencia satisfechas
es poco probable que podamos alcanzar las de desarrollo.

Soy conciente, que es un tema discutible en tanto perspectiva lineal progresiva,


que no toma en cuenta la dialéctica de los saltos, pero es innegable que
habitualmente su planteo se cumple.

Ahora veamos que acontece cuando alguien, según la investigación de Maslow,


alcanza la autorrealización, y el autor nos dice que estas personas logran:

- Tener una mejor percepción de la realidad.


- Aceptarse a uno mismo y a los otros.
- Ser espontáneo, sencillo, natural.
- Saber enfocar los problemas que se tienen.
- Saber estar solos
- Ser autónomos e independientes de los otros y de la cultura
- Tener experiencias místicas o cumbres

14
- Poseer sentimientos de comunidad
- Establecer relaciones humanas profundas
- Ser democráticos
- Diferenciar medios y fines, buenos y malos
- Tener sentido del humor
- Ser Creativos

Ante estos datos y conceptos, y me adelanto a lo luego desarrollaré, están claras


en su expresión las necesidades de deficiencia, y que si bien puede haber
distintas maneras de subsanarlas, o no, en cada época o cultura, todos
entendemos de que hablamos cuando a ellas nos referimos.

El problema es ante las necesidades de crecimiento, y el listado de características


de personas que alcanzan la autorrealización, donde cada uno de estos conceptos
habría que contextualizarlos socio, epocal y culturalmente y al hacerlo, nos
encontremos, sin duda, con nociones o ideas diferentes acerca de cada uno de
ellos, y con actos que los implican muy diferentes.

De todas maneras estamos ante un interesante aporte para apoyar respuestas a


¿Qué actualiza la Tendencia Actualizante cuando se actualiza como TAA en actos
concretos, o sea, que potenciales están dispuestos a desplegarse?

Podríamos dormir tranquilos, con lo que nos planteó Carl Rogers y decir que lo
que actualiza la TA en nosotros es constructivo y pensarlo como sinónimo de
bueno, o podríamos elegir lo contrario si nos colocamos en la noción de pulsión de
muerte según Freud, o si quieren más y tomamos a Skinner podríamos decir con
él que todo depende de la educación condicionante que se nos aplique o
apliquemos, estando a disposición de la buena voluntad de quien nos eduque y
nuestros hijos a disposición nuestra, no habiendo ninguna predisposición genética
ni heredada, o esto que investigó Maslow y que se aproxima a la idea de Rogers.

Algo de razón han tenido los cuatro, todo dependió de la experiencia que vivieron,
y de la posición filosófica e ideológica que eligieron para pensar el tema, Freud a
Hobbes, Watson y Skinner a los empiristas, Rogers y Maslow al pragmatismo de
William James y el Humanismo Existencial.

Lo profundo de sus contribuciones es que cada uno de ellos generó paradigmas,


que aún hoy se debaten.

Le podríamos, agregar, el aporte de Onfray acerca de lo fundamental de conocer


quien es uno, el otro y el mundo, y eso es el potencial humano por excelencia, y
en su fuerte planteo que el que no lo sabe no esta siendo humano.

Esto, en los que nos incumbe, nos debe servir para pensar la elección de
una posición filosófica e ideológica ante el acontecer de lo humano, y saber
que es clave cuando nos dedicamos a las profesiones de la ayuda, y digo

15
clave porque nos guía en la escucha y nos condiciona en la acción que
ejerceremos ante nuestros consultantes.

Pero, volvamos al eje de esta conferencia, y nuevamente a Rogers, el cual nos


definió su hipótesis central en una carta enviada el 21 de Junio de 1986 (pocos
meses antes de fallecer), en la cual decía:

¨El individuo posee en si mismo potenciales recursos para su propia


comprehensión, para cambiar su auto concepto, sus actitudes y para dirigir
su conducta, y estos recursos pueden ser liberados a condición de que un
determinado clima de actitudes psicológicas facilitadoras pueda ser
logrado¨.

En la misma se refería a la aplicación de su modelo terapéutico que ha sido


minuciosamente estudiado e investigado como proceso, descubriendo en el
mismo, un camino que pasa de la desorganización inicial a una reorganización,
vinculados al problema de consulta y a la persona como un todo.

Cuando se facilita el autodescubrimiento de las contradicciones experienciales, y


el conocimiento de las construcciones perceptuales fundantes, y cuando, a su vez,
en el clima ECP, los consultantes alcanzan a transitar estas fases, logran una re
configuración perceptual de su noción de sí mismo, que les permite:
· Evolucionar hacia un estado de mejor acuerdo interno.

. Abandonar las fachadas y/o los personajes encubridores de la persona.


. Abandonar los “tu debes”, y la necesidad de satisfacer al otro siempre.
. Valorar mejor a los demás, y tender hacia relaciones más profundas.
· Ser menos defensivos y menos propensos a la angustia y la tensión.
· Tener percepciones más realistas.
· Obtener una mejor expresión de auto recursos para resolver problemas.
· Valorar la auto dirección y la autodeterminación.
· Mejorar las relaciones interpersonales.
· Elaborar proyectos y proceder a su ejecución.
· Ser más creativos.
· Desarrollar y expresar lo mejor de ellos mismos.

Como vemos, los aportes de Maslow, Rogers y Onfray son comparables y


bastante similares en lo que implica un posible despliegue positivo de los
potenciales humanos, en tanto se tiene en cuenta la autoactualización en
relación con el semejante y el mundo como nuestro nicho ecológico, si no
estaríamos ante actos de individualismo egoísta o egocéntrico, como
muchas veces acontece desde métodos o líneas “terapéuticas” que
acentúan auto desarrollos que no toman en cuenta a los demás.

En esto nuestro autor ha sido muy claro acerca de lo que considera esperable
como finalidad de una ayuda eficaz y eficiente desde el ECP, y así desarrolla su

16
teoría y su práctica, de la cual surge su definición sobre la TAA, que esta dada en
el contexto del modo de vínculo que propone.

En la idea de proseguir analizando el tema, tomemos la parte de su definición que


indica “que queden favorecidos su conservación y enriquecimiento”, y aquí
sabemos que las plantas y los animales la tienen clara en su genética, sin
embargo, vuelvo a preguntar ¿que significa para nosotros conservarnos y
enriquecernos?

Es obvio, repito, que nuestro querido maestro y autor lo expresó desde un lugar
creyente en que si las condiciones son favorables cada uno de nosotros hará lo
mejor para la auto conservación y el desarrollo, y su planteo es bueno en tanto
nuestra tarea es facilitar lo mejor de cada uno, y de ello se debe tratar lo que
hacemos. Ahora, me pregunto, de donde sale la clasificación de mejor, no hay
duda que de una concepción de valor acerca de que es lo mejor, y eso es
subjetivo y nuevamente insisto esto solo puede ser comprendido en contexto
relacional cultural.

No tengo dudas que cuando las personas, de nuestras culturas, piden ayuda
y concurren a un consultorio, o van a un grupo de encuentro, y si están
abiertas a percibir la escucha y el encuadre ECP, mejoran en el sentido que
el autor considera el mejorar y desarrollarse.

Entonces sabemos que es de esto lo que nos habló Carl Rogers cuando
refirió a las palabras “constructivo y positivo”, y es aquí donde debemos
recordar que el planteaba “enunciados puente”, aquellos que dicen que si se
da una condición predeterminada es probable que se de una consecuencia
determinada, que luego es investigada para sostenerla en un nivel científico.

Recordemos cuando se refiere a su teoría de la terapia:

“Notemos, para empezar, que esta teoría es de tipo condicional. Se enuncia


con la fórmula siguiente: si se dan ciertas condiciones ( variables
independientes), en ese caso se realizará un proceso determinado(variable
dependiente). Si ese proceso (convertido en variable independiente) se
produce, en ese caso se darán ciertas modificaciones de la personalidad y
la conducta (variables dependientes).(de Rogers y Kinget- op.cit.pag219)

Esta muy claro su enunciado científico, y luego agrega cuales son las seis
condiciones que surgieron de su práctica e investigación, a saber:

1- Que dos personas estén EN CONTACTO


2- Que la primera, el consultante, esté en un estado de vulnerabilidad, de
desacuerdo interno, o de angustia.
3- Que la segunda persona, el counselor o terapeuta, esté, al menos durante
la entrevista en estado de acuerdo interno.

17
4- Que el counselor experimente sentimientos de consideración positiva
incondicional hacia el consultante.
5- Que el counselor experimente una comprensión empática del marco de
referencia interno del consultante.
6- Que el consultante perciba la presencia de 4 y 5, aunque sea en grado
mínimo.

Si esto acontece, y el proceso deviene favorablemente, la TAA del consultante que


Rogers atendía, y de muchos de aquellos que nosotros abordamos, como
counselors o terapeutas, se resuelven los problemas de consulta, y se tiende y a
veces se alcanza lo que anteriormente mencionamos como cualidades del
funcionamiento pleno.

Entonces deberíamos sintetizar diciendo que la TAA es positiva, o mejor


dicho, se expresa positivamente cuando la relación se establece desde una
posición de “no directividad”, de comprensión y aceptación del mundo
vivido por el otro, siendo esto el “enunciado puente” ( que implica las
variables dependientes e independientes) con el cual trabajamos si lo
hacemos desde el ECP.

Esta muy claro que el planteo es vinculante con relaciones de ayuda, y este ha
sido el gran descubrimiento de Carl Rogers, y su posicionamiento como una nueva
forma de comprender a las personas y de pretender ayudarlas, y desde allí
elabora su modelo.

Ahora, para seguir con la pregunta de inicio, y su profundización, recordemos lo


que el filósofo francés Jean Paul Sartre postuló acerca de la naturaleza humana,
aquello que alude a que el hombre, el ser humano, no es bueno o malo por
naturaleza, no posee una esencia que lo predetermine sino que depende de la
existencia que conlleve, y de las condiciones de la misma, que rotuló con su
célebre frase: “La Existencia precede a la esencia”.

Es interesante pensar que esta idea ya estaba en el filósofo Plotino, cuando


postulaba que la estatua no está en el mármol esperando que el escultor la
descubra, sino que esta la construye el escultor con su cincel, que el mármol
aporta su estructura “marmórea”, pero que el escultor le da la forma que desea.

Entonces si desde estas perspectivas no hay esencia que actualizar, salvo


“lo marmóreo” de nuestro organismo vivo, la actualización, o mejor dicho la
auto actualización dependerá de la existencia que construyamos.

Sobre esto no me caben dudas, porque cuando miramos el desarrollo de la


humanidad, la influencia de las distintas culturas y modos de educación, la
ideología que determina en cada lugar lo que bueno o malo, la moral, la ética, las
costumbres, y como todo eso se traslada y se imprime como nuestra mismidad
( identidad personal o propium) no dudo que esta es la que decide que es
conservarse y desarrollarse en cada uno de nosotros.

18
Sin embargo, y para ser más claros, esta posición si bien se le parece a la
comportamentalista, en tanto la idea de tabula rasa que estos últimos plantean, no
es similar en tanto la idea de Sartre y de sus maestros existenciales y
fenomenológicos, es que lo humano tiene potencias propias a desplegar,
inherentes a su especie, léase lo marmóreo de Plotino, y los existenciarios.

Lo que si nos dicen es que cada uno en el marco de la condiciones vitales que es
arrojado y decide vivir va construyendo su propio despliegue, y si lo lleváramos a
comparar con la idea de TAA, cada uno de nosotros decide que poner en acto
(actualizar) de si mismo, por ello “El ser humano es lo que hace” según el ideario
sartreano.

A esta altura de la exposición, y para tener más elementos de análisis, vale


referirse para agregar algo más al breve comentario que realice al comenzar,
sobre la noción de Tendencia Formativa, o tendencia mórfica, que proviene de
las denominadas “ciencias duras”, y que se refiere no solo a “lo vivo”, sino al
universo todo, incluyendo a toda la materia que somos y que es el cosmos, remite
similarmente a lo mismo, al fenómeno de expansión observable por los
astrónomos, a como se acomodan los cristales en la nieve, al como se integran los
sólidos y los líquidos, al como fluye la luz, el tiempo, el calor y el frío, los átomos,
las moléculas, las células, todo en una regulación que en el tiempo tiende a cierta
estructura que nosotros denominamos integración u orden.

Es por otra parte, parte de esa tendencia el estar en permanente transición hacia,
en fluidez de transformación y/o cambio, y que de ser observadas en esa
instancia, en un recorte del proceso a veces denotan lo que denominamos
desorden.
Sin embargo es de notar que la materia, sea viva o no, si se la deja, sino se
interviene sobre ella busca cierto orden de equilibrio estable en un proceso de
regulación en equilibrio inestable, en tiempo largos fluye se detiene y estructura,
se rompe se abre se expande se cierra encuentra una forma se detiene se
conforma se influye se rompe se abre……

La noción de tendencia formativa alude a eso, a un proceso que si se lo deja


libre cobra un sentido propio, tiende a un equilibrio homeodinámico, ni
bueno ni malo, ni positivo ni negativo, en tanto la naturaleza como tal ni le
pone nombre ni lo valora, ES lo que ES mientras lo ES.

Es allí que el aporte de ideas que aluden a la sintropía, la negentropia, la entropía


son validos de pensar e integrar para comprender los procesos vitales como
subsumidos en ese todo en el que estamos viviendo y existimos.

Entonces ¿que forma la tendencia formativa, y como nos ayuda a pensar que
actualiza la TA como TAA?:

Procesos en si que parecen tener un sentido para nosotros pero que no lo tienen
para si mismos, son lo que son, y en ser lo que son observamos que se expanden

19
y se contraen, se construyen y se destruyen, sea estas partículas atómicas,
planetas, estrellas, una piedra, nuestro Sol.
Parece ser que la expansión es lo que predomina y que en ese proceso de
crecimiento es que se observan períodos que los humanos denominamos
constructivos y otros destructivos.

En ese macro sistema estamos y parece ser que cumplimos las mismas
leyes, y lo interesante de pensar aquí es nuevamente acerca de la TA, como
TAA en los humanos, que nos ha convocado a esta conferencia, y si esta
cumple leyes similares en tanto constituidos por materia cósmica.

Ahora, nuevamente estamos para volver a pensar, porque el Universo que


sepamos no se piensa ni se auto observa.

Una estrella nace y nadie se alegra, o desaparece y nadie la llora porque es parte
del proceso. Un volcán explota porque la tierra precisa expulsar alguna presión y
no piensa en que morirá gente o animales, lo hace.

El mar se agrieta en sus profundidades y desata un tsunami, que mueran miles de


personas no es asunto de la naturaleza.

Cae un meteorito hace millones de años, se produce un cataclismo desaparecen


miles y miles de especies, la naturaleza ES.

Entonces si la TA es lo que ES, al igual que la Tendencia Formativa, ella


busca su expresión tal como se de en los intercambios vinculares
ecológicos.

El león se come una gacela, esta antes se comió unos vegetales, que a su vez se
nutrieron de alguna tierra abonada por otra animal muerto y allí esta el ciclo vital,
ni bien ni mal es lo que es.

En esto somos parte y todo en un gran ciclo, en el cual como seres vivos
portamos la TA, que despliega la vida, y depende de nosotros, con nuestra
TAA, que hacemos con ella, siendo responsables ante nosotros mismos
como con los demás y el mundo/universo en el que cohabitamos.

Es por ello que he elegido la mirada “rogeriana”, para intentar ser lo más
congruente que puedo desde y con mi persona, y para trabajar, coordinar grupos y
dar clases. Es la que mejor me cabe, no solo por coincidencia filosófica sino
porque epistemológicamente me parece más coherente en lo que respecta a la
ayuda psicológica.

Para decirlo en palabras similares al maestro, si no creo que es posible el


cambio, si no creo que cuando puedo brindar una escucha personalizadora y
mi consultante esta dispuesto a recibirla, si no considero que ese cambio
camina rumbo a un funcionamiento pleno, si no creo que cuando eso

20
acontece, en general los seres humanos buscan y encuentran lo mejor para
si mismo y los demás con los cuales se vinculan, si no creo que el ser
humano es libre de decidir y lo hace mejor cuanto más abierto a la
experiencia se encuentre, si no creo que es posible vivir de un modo
existencial, lo que implica aceptarse como proceso, en flujo continuo basado
en la experiencia presente no quedando ligado al pasado, si no creo que es
bueno conectarse con el propio organismo, estar abierto a su sabiduría
sintiéndolo digno de confianza, si no creo en mí como catalizador de ese tipo
de relaciones, mejor que me dedique a otra cosa.

Pero, creer en todo eso, no implica negar que en el mundo que vivimos acontecen
cuestiones tales como la destructividad, la violencia, las injusticias, las tiranías, las
luchas de clases, las hambrunas, el deterioro del planeta, el imperialismo de las
ideas, las guerras, la drogadicción, la prostitución, la trata de blancas, los
fundamentalismos religiosos e ideológicos, etc. etc., que son producto de quienes
somos y de lo que hacemos, y por ello de nuestra tendencia auto actualizante que
busca la conservación y el desarrollo en cada uno de esos actos.

Toda conducta humana, incluso aquella que consideremos bizarra, cruel,


desestimable moralmente, surge de un ser humano, o de una serie de seres
humanos, que están convencidos de que actúan para favorecer su
conservación y enriquecimiento, por lo tanto toda conducta humana es
expresión de la Tendencia Auto-Actualizante de la persona o grupo que la
expresa.

Recordemos a los antiguos Griegos cuando nos mencionaron que la naturaleza de


lo humano posee rasgos apolíneos y dionisiacos, de Apolo la razón, la forma, la
lógica, el orden, de Dionisio el caos, la carne, la pasión, el desorden.

Que el bien, el mal, lo bueno o lo malo, el crecimiento, la vida, y el deterioro y la


muerte, son entre muchas, polaridades de la materia inorgánica y de la orgánica,
por lo tanto de lo vivo y de su expresión humano en lo psíquico, que como
sabemos es producto material sutil, materia al fin que cumple las mismas leyes
que según nosotros los humanos cumple la materia como tal.

Y si volvemos con la TA, esta como tendencia expresa aquello disponible en


la materia viva, aquello que esta disponible, en potencia, a ser actualizado
por la persona desde su TAA, y recordemos, insisto nuevamente, que somos
seres vivos y como tales buscamos preservarnos como especie, y eso que
en las plantas y los animales esta predeterminado por su biología, genética y
ambiente ecológico, en nosotros todo vincula por el lenguaje y la percepción
y estos como parte de la noción de si mismos regulan y determinan aquello
que es potencia y aquello que es acto, para preservarnos y desarrollarnos.

Si pensamos en personas concretas, en Bush o a Bin Laden, o a un israelita o


palestino, o a un tibetano o un chino, o a un cubano castrista o anticastrista, o a
Chávez o a sus antagonistas, a los bolivianos de una u otra región, a nuestro

21
gobierno y a los del campo, y es obvio que están convencidos que lo que dicen y
hacen es para mejor de su especie, y obviamente para la nuestra, siendo por lo
tanto coherentes en sus acciones con la idea de conservación y enriquecimiento
que sustenta la noción de TAA.

Una colega, Counselor ella, hace unos días, comentando estos temas, me hizo
recordar unas investigaciones de campo que hizo la famosa antropóloga Margaret
Mead, ella investigo dos tribus que vivían cerca una de la otra, es decir en un
ecosistema similar, una de ellas era pacifica, solidaria, la otra guerrera, violenta en
grado máximo.

Al tomar contacto con las mismas descubrió que la pacifica, entre muchas otras
variables, le daba mucha importancia a la relación madre bebé, en la que se
fomentaba la ternura y el buen trato, en la otra, la tribu guerrera, el bebé era
sacado rápidamente de la relación con su madre y se le infligían maltratos.

Es obvio, hoy para nosotros poder deducir porque de una u otra forma de educar
resultan modos de ser en el mundo muy diferentes, en este caso muy opuestos.
Es también deducible que cada una de estas tribus desarrolló sus características
desde sus historias evolutivas, en las condiciones que les toco sobrevivir y desde
allí sostenerse como grupo y desarrollar su crecimiento, por lo tanto, y en tanto
ambas están en el mundo han sido exitosas en la expresión de las TAA de sus
integrantes.

Para ello veamos nuevamente las definiciones sobre la TA y TAA:

-“Esta noción corresponde al enunciado siguiente: todo organismo está


animado por una tendencia inherente a desarrollar toda su potencialidad y a
desarrollarla de modo que queden favorecidos su conservación y
enriquecimiento”

-“la capacidad que tiene el ser humano, latente o manifiesta, de


comprenderse a si mismo y de resolver sus problemas de modo suficiente
para lograr la satisfacción y la eficacia necesarias a un funcionamiento
adecuado¨.

¿Entonces?

La noción de Tendencia Actualizante es un concepto que alude a la energía


vital de todo organismo, y que desde ella tiende a preservarse, conservarse
y desarrollarse, y que como tal es positiva en tanto íntegra y unificadora.

La potencia esta plegada en los ADN de cada especie, y los actos que se
expresan resultan de la relación que establece cada organismo con el medio.
Cuando estas relaciones no son excesivamente perturbadas por intrusos al
sistema (en general el ser humano) que impiden reacomodamientos a través de
aprendizajes nuevos, o cambios climáticos muy negativos (catástrofes naturales),

22
el individuo de cada especie se conserva y a su vez interactúa con la naturaleza
favoreciendo despliegues que mantengan “vivas” las condiciones ecosistémicas
totales, generando equilibrio ecológico.

El ser humano como un ser vivo más, como organismo, y en desde sus
características de especie, posee la TA y la despliega como TAA también en
las relaciones que establece con su medio.

En esta instancia, insisto que el gran aporte de Carl Rogers es haber investigado y
esclarecido cuales condiciones son favorables para la expresión positiva de esos
potenciales, aquellos que apuntalan el crecimiento, y cuales según él, generan
conductas bizarras, destructivas, no positivas para la sobre vivencia de quienes
somos, y eso es fundamento de su modelo para la ayuda.

También he intentado decir que toda conducta humana es siempre expresión


de la TAA, y que el valor de positivo, negativo, bueno o malo, sano o
enfermo, es epocal, cultural, social y personal.

Mi posición es que la TA es positiva y constructiva en tanto lo vital que


desarrolla, y en nosotros como TAA en tanto filtro perceptual sostengo que
es neutra, y que depende de cada uno de nosotros hacia donde se orienta, y
que el ECP es un marco teórico practico de la ayuda que encontró algunos
modos de facilitar que individuos, grupos puedan tener la posibilidad de
desplegarse en una relación comprensiva, y descubrió que cuando eso se
logra es “tendenciosamente” constructivo lo que se observa.

Saber esto quizás nos ayude a ayudar a los que nos consultan, pero también
poder empatizar con todo aquello que no coincide para nada con lo que nosotros
pensamos que esta bien, sabiendo que para esas personas lo que piensan y
hacen lo consideran bien y que también son expresiones de sus propias TAA.

Por otra parte nos puede abrir un camino para explorar lo “oscuro” de lo humano,
área de nuestro despliegue que Rogers, a mi entender no ha aportado mucho más
que pensar que son modalidades y/o actos desviados, lo cual no lleva nuevamente
a pensar que es lo desviado etc etc.

Estas experiencias, igual que las investigaciones de Maslow, que como vimos
alcanzan resultados comparativos similares, conllevan hacia una mirada acerca
que la posible expansión positiva de las personas esta en su potencialidad
humana, algo así como decir que demuestran como las personas podemos ser
social, ética y moralmente lo buenas que sus culturas consideran bueno, esto en
tanto se superen las necesidades de deficiencia y se accedan a las de
crecimiento.

Espero que esta exposición ayude a evitar ligar “automáticamente” la


palabra Positivo con el concepto de TAA, constituyéndose en lo que Gregory
Bateson denomino Principio Dormitivo, siendo aquel que se elabora y se usa

23
para explicar una conducta con una palabra abstracta derivada del nombre
de dicha acción.

Por ejemplo, cuando se explica la agresión como causada por un Instinto agresivo,
o por la Pulsión de Muerte, o si alguien esta muy triste decir que esta deprimido, y
con eso pretender dar cuenta de todo lo que le pasa a ese alguien.

En nuestro caso, se escucha habitualmente decir que hay que facilitar la


expresión de la tendencia actualizante, como si eso fuera bueno en si
mismo, dando eso por “sentado”, y sin agregar todas las condiciones y
enunciados puentes que Carl Rogers mencionó.

Creo además que continuar profundizando estas ideas puede conllevar a revisar
los conceptos de enfermedad, de psicosis, neurosis, nominaciones de la clásica
psicopatología que refieren a problemáticas en donde las personas perciben su
realidad, y viven su existencia de una manera que los hace sufrir, o que es
diferente al resto a aquellos que determinan que es lo normal, pero como el mismo
Rogers nos ha dicho, cuando la TAA no puede expresarse libremente como la TA,
lo hace igual, quizás en forma disociada, distorsionada, atravesada o tomada por
constructos introyectados que no permiten un fluir perceptual adecuado y por lo
tanto rígido, en síntesis como puede en sus circunstancias, todo discutible hoy, y
ahí están otras preguntas, otras incógnitas, otras dudas, que podrán ser tema de
otras charlas.

Para culminar, si volvemos a Maslow y su famosa pirámide de desarrollo


humano, o a Rogers en su hipótesis sobre el funcionamiento pleno, y los
relacionamos con los conceptos “homo faber”, “homo amans” y/u “homo
sentimentales”, podemos pensar, si, que tendemos a la expansión, cada uno
de nosotros, (sumando los aportes de Sartre y Vigotsky) en el marco
presente y contexto socio cultural que va existiendo, en y desde la historia y
proyectos que lo van construyendo y constituyendo como el que se es, en el
acto que sea que exprese la TAA, como motivación para supervivir y
desplegarse.

Recordemos que somos seres simbólicos, hablantes, valorativos, y constructores


de la realidad, por ello somos responsables de lo que hacemos y de lo que
interpretamos que hacen los otros.

Carl Rogers nos legó una orquesta, un conjunto de instrumentos, una forma de
pensar la música de la vida, saber tocarla puede ayudar a que seamos mejores.

Considero clave esto de pensar que toda conducta humana, sea la que sea,
se realiza para conservarse y desarrollarse desde el marco de referencia del
que la ejecuta.

A mi, pensar de esta manera, me ha servido para escuchar que todo lo que
alguien piensa, imagina y hace, lo piensa, lo imagina y lo hace creyendo que es lo

24
mejor, y si me consulta es porque algo no le cierra, le produce dolor, sufrimiento,
conflicto, y lo quiere revisar, repensar, repercibir diríamos nosotros, y esa
disposición de escucha me hace mejor aceptador y por lo tanto más coherente con
el ECP y con la vida que deseo vivir.

Apostilla del final

Ayer terminé de escribir este texto que me servirá como guía para dar la
conferencia, salí al jardín y observé una planta que hace un mes cambiamos de
lugar, allí no le da el sol como “ella quiere y necesita”, esta buscándolo, una gran
rama se esta torciendo, tenemos que cambiarla de lugar, hay que ayudarla, crearle
mejores condiciones, corregir el error que hemos cometido con ella, hacerle caso
a su TA desde nuestra TAA.

Ayer, más tarde recibí un email de un amigo biólogo, es email que circula y que
quizás varios lo han leído, en él se imaginan un mundo constituido por 100
personas, una aldea que simboliza nuestra gran aldea, hay muchos datos
sorprendentes, pero para el tema que nos convoca extraje unos pocos:
80 personas viven condiciones subhumanas: el 80 %
6 personas tienen riqueza: el 6 %
70 personas no saben leer: el 70 %
50 personas están desnutridas, la mitad de la población mundial.
1 persona tiene computadora: solo el 1 %.

Carl Rogers dijo hace más de 25 años que el creía que había un 50 y 50 de
posibilidades de que nuestra especie siga en la tierra, y que dependía de nosotros
para que lado la balanza se inclinaba.

Que la TA es constructiva y positiva en tanto la vida busca la vida esta OK, ahora
parece que los humanos tenemos ideas y manifestaciones muy dispares acerca
de ello, y algunas nos están destruyendo en nombre de ella.
Nosotros, cada uno de nosotros, desde nuestra TAA que estamos haciendo?

Ahora, y esperando haberles ayudado a repensar el tema, nos pregunto:

- ¿Qué actualiza la TA y que forma la Tendencia Formativa?


- ¿Qué implica la TAA?
- ¿Cual es el aporte del ECP en estas cuestiones?

Lo dejo ahí, para que juntos, hoy, podamos debatir estos temas.

Andrés Sánchez Bodas – 11 de Junio de 2008

25
AGREGADO:

A partir de la “Neurobiología dura” se utilizan otros conceptos que responden a este siglo, más
específicamente 2007/8.
El cerebro es un órgano altamente complejo. Pesa 1,35 Kg., o sea el 2% del peso corporal, consume el 20%
del oxígeno total y el 25% de la glucosa corporal.
Está formado por cien mil millones de neuronas, cinco mil billones de células gliares, mil subtipos deferentes
de neuronas y diez mil billones de vías nerviosas.
Tiene cien trillones de sinapsis. La liberación sináptica de un neurotransmisor tarda un milisegundo y la
excitación sináptica genera la entrada aproximada de ciento cinco mil billones de iones en la neurona.
Como vemos estamos en presencia de un órgano de altísima complejidad que no responde a ningún tipo de
estructuración y su funcionamiento es de tipo caótico. Con este último término queremos decir que jamás hay
una reacción que sea igual a otra aunque así parezca a un observador no calificado.
Hay una constante interacción entre el medio ambiente y las respuestas del cerebro. Esto se da siempre, tanto
trabaje el cerebro on line (prendido) como off line (apagado- durante el sueño). Podemos decir a grosso modo
que está formado por el encéfalo o sustancia gris que recubre su superficie y que además esa misma sustancia
gris conforma centenares de órganos llamados núcleos, algunos de una milésima de micrón. Eso se lo conoce
como núcleos de la base y tienen conexión con todo el resto del cerebro.
Otras partes son el di encéfalo o cerebro animal, el sistema límbico o cerebro reptílico, el tallo cerebral, el
cerebelo y la médula espinal. Los núcleos de la base, muy importantes en la regulación de los procesos
cognitivos, sensorio emotivos, motores y neuroplásticos están conformados por:
Cuerpo estriado constituido por el caudado y el putamen, que tiene una parte dorsal motora y una
ventral, emocional.
Cuando el caudado se une al accumbens, que es una estructura límbica que se halla en la prefundida del
lóbulo temporal, forma el área tegmental ventral siendo netamente emocional y tiene mucho que ver con
las conductas de recompensa y su búsqueda.
Aquí hay un ductos entre la parte motora y la emocional
Desde el año pasado, se viene hablando de los “ductos” que son vías que conducen impulsos nerviosos en
forma masiva y que llegan a los puntos más alejados en milésimas de segundo.
Esto quiere decir que el cerebro siempre trabaja como una integridad intensa, dependiendo de los estímulos
externos e internos que desatan señales de distintos niveles de procesamiento. Es así, que se sucederán una
serie de cambios moleculares a partir de eventos subjetivos que generarán patrones de funcionamiento.
Estos se armarán a partir de las primeras experiencias que el niño contacta, luego imita, comprende y
decodifica formando conciencia reflexiva. Preparatoria para el advenimiento del lenguaje. Esta estimulación
temprana o input sensorial, genera la traducción necesaria para responder con acciones específicas a hechos
reales.
El di encéfalo o cerebro animal está conformado por el tálamo, el hipotálamo y la hipófisis.
Por el tálamo pasan todas las fibras perceptivas excepto las olfatorias. Estas se distribuyen en el sistema
límbico o reptílico y la corteza cerebral.
Los sentimientos están dados por lo que nosotros percibimos y son reconocidos a nivel de la corteza cerebral
(nivel parieto temporo occipital) que a su vez está barrida por ondas hertzianas que mantienen la unidad.
Las emociones son las mismas percepciones pero una vez llegadas al sistema límbico se transforman en
emociones y eso es debido a una despolarización de las capas que la conforman que son en número menor a
las de la corteza cerebral.
Este sistema límbico o reptílico es de muy difícil control por la corteza cerebral o encéfalo y es el responsable
de lo que llamamos emociones primarias. Este sistema límbico está compuesto por el hipocampo
(fundamental en las funciones cognitivas), la amígdala (el órgano con mayor número de ductos de todo el
cerebro), el área de la cíngulo (que está en la profundidad del prefrontal y en el que se halla el núcleo
regulador del ritmo cardíaco, la función perceptiva sexual y el núcleo de Barrington, responsable de la
función urinaria). Dicho sistema está también conformado por el núcleo accumbens que se halla en la
profundidad del lóbulo temporal.
Hace ya tiempo que hemos dejado de hablar de “percepciones de tensiones que provocan funciones”, sino que
todas ellas incluso la sexual se deben a la puesta en función de innumerables circuitos interconectados entre sí
en distintos niveles de procesamiento.

26
Una persona adicta a la cocaína puede masturbarse durante horas debido a que la excitación se produce en
circuitos superiores. Hay un libro “El Pasado” de Alan Pauls
que lo describe en forma magnifica. El erotismo es resultado de un proceso de culturalización que genera
acciones de búsqueda-recompensa. Igual con conductas alimentarias, juego, cigarrillo e incluso relaciones
humanas. (Leer la diferencia del cuerpo sin órganos y cuerpo lleno en algunos libros de Deleuze como Mil
Mesetas, especialmente las personas que trabajan en Focusing).
- Como el trabajo es complejo prometemos llevar algo a Colombia.-
.Del hipotálamo sale el sistema simpático y parasimpático que por fibras de abajo hacia arriba o bottom-up
van a conformar la vía paleospinotalámica recién conocida en el 2004

Esta vía ascendente, es la que nos va a dar por sus terminaciones en el sistema límbico y encéfalo la
sensación de sí mismo.

Otra parte muy importante del cerebro es el tallo cerebral que se continúa por debajo con la médula espinal.
Dicho tallo cerebral está compuesto por el mesencéfalo, protuberancia y bulbo, que se caracteriza por estar
recorrido por una sustancia en forma de retículo y organizado en siete columnas en cuyo interior se hallan casi
todos los núcleos de los nervios craneales.
En esta estructura hacen sinápsis la vía paleoespinotalámica que trae información de todo lo que ocurre en los
órganos, y de la percepción quemante o dolorosa de la parte externa del organismo.
Esta vía continúa su trayecto hacia el tálamo y también al sistema límbico.
Otro órgano muy importante es el cerebelo que prácticamente tiene casi la mitad de todas las células del
cerebro.

Si nos hemos extendido en todas estas mal resumidas setecientas carillas de algún libro de neurofisiología es
para poder explicar algo que hoy es conocido como neuroplastía o capacidad plástica que tiene el cerebro.

Este sería el equivalente neurobiológico de la tendencia actualizante. Hoy en neurobiología no existe la


tendencia actualizante y sí la neuroplastía y los factores de maduración, que jamás dejan de funcionar, excepto
en las enfermedades del cerebro, incluso las psiquiátricas. Desde ya dejamos en claro que admitimos la
existencia de enfermedades psiquiátricas con profundas alteraciones cerebrales algunas de las cuales son
irreversibles.
Sin embargo este tema debería ser tratado con más profundidad en algún encuentro.

Cuando una señal es percibida a nivel conciente o subliminal, las células de la corteza cerebral, especialmente
las piramidales que se hallan en el prefrontal, extienden unas prolongaciones llamadas dendritas que
cambian la conformación de circuitos cerebrales antiguos. Estas dendritas tardan en conformarse desde pocas
horas hasta semanas.
Por ello, viejos circuitos se autoactualizan en otros nuevos con funciones distintas a la que tenían
anteriormente.
Ante el solo hecho de imaginar que nos vamos a encontrar con una persona significativa, o nos ocurre un
acontecimiento o sea el intersticio en donde se encuentran por lo menos dos fuerzas (Deleuze) cuyo
contacto es altamente significativo para las dos partes y además positivo, comienza el proceso de neuroplastía
o tendencia actualizante.

P.D: necesitamos y les pedimos que nos comuniquen, debido al grado de complejidad de lo transmitido, si el
texto es claro y comprensible pues el deseo es compartir información y no ser simplemente emisores.
Alberto Luis Morra- Gerardo Maggiora.

27