Está en la página 1de 11

Nulidad de

matrimonio

Derecho Privado
VI (Derecho de
Familia)

1
Nulidad de matrimonio

La nulidad del matrimonio importa la existencia de un vicio o


defecto en torno a algunos de los presupuestos que la ley
exige para que el acto matrimonial produzca efectos válidos
y que tienen que ver con la falta de aptitud nupcial (Herrera,
2015, pág. 424)

Anulación del vínculo matrimonial. Doctrina de la


especialidad: consecuencias
Esta doctrina sostiene la autosuficiencia del régimen de nulidades
matrimoniales y la consiguiente inaplicabilidad de la teoría general de la
nulidad de los actos jurídicos.

No sólo estima que las reglas de nulidad de los actos jurídicos son
inaplicables al matrimonio, sino que entiende que debe construirse toda la
teoría del acto jurídico familiar independientemente de la del acto jurídico
en general.

A favor de esta doctrina se cuenta con los antecedentes históricos y con la


voluntad expresa del legislador. Es también la solución acogida por los
códigos civiles más modernos.

También razones de orden práctico inclinan a admitir esa doctrina. El


matrimonio es un acto jurídico, pero de naturaleza tan trascendental para el
orden social que requiere normas especiales que regulen su invalidez, ya que
ésta puede acarrear la disolución de la familia y la colocación de los esposos
en la categoría de concubinos. Es muy distinto pues, anular un acto que sólo
produce consecuencias patrimoniales, de uno que da origen a un sinnúmero
de relaciones de orden familiar.

Por lo tanto, la formación histórica del régimen de las nulidades


matrimoniales, la voluntad legislativa claramente expresada, la naturaleza
del acto y la comparación de los resultados de la aplicación práctica
concurren al sostenimiento de la tesis de que el régimen de nulidades
matrimoniales es especial y no le son aplicables las reglas sobre nulidad de
los actos jurídicos en general.

2
Consecuencias de la doctrina de la especialidad

 En cuanto a las causales de nulidad del matrimonio, no hay otras que


las expresamente previstas en la ley, es decir, las enumeradas en
los artículos. 424 y 425 del Código Civil y Comercial de la Nación
(nulidades absolutas y relativas).

Por lo tanto, no son nulos los siguientes matrimonios.

o El celebrado con vicio de forma. La única formalidad esencial


del matrimonio es la presencia del oficial público ante quien
debe ser expresado el consentimiento de los contrayentes. De
modo que no hay matrimonio, el acto es inexistente. Pero el
incumplimiento de cualquier otra formalidad (enunciados en
el acta, habilidad y actuación de los testigos y aún, el
pronunciamiento de la unión por el oficial público) no afecta
la validez del matrimonio, sin perjuicio de las sanciones
administrativas a que pudiera dar lugar su inobservancia y que
recaerían sobre el oficial público.

o El celebrado a distancia.

o El celebrado por oficial público incompetente. Es competente


para la celebración del matrimonio el encargado del registro
civil del domicilio de cualquiera de los contrayentes. Sin
embargo, si el acto se celebrase en otro lugar, igualmente sería
válido.

 En cuanto a las personas legitimadas para ejercer la acción de nulidad,


sólo pueden ejercerla aquellos a quienes le acuerdan los artículos 424
y 425 del Código Civil; no puede hacerlo otra persona, por más interés
que tenga en la declaración, ni la acción es transmisible por sucesión
ni por cesión. Igualmente improcedente es la declaración de oficio de
la nulidad del matrimonio, no sólo porque tal nulidad nunca puede
aparecer manifiesta en el acto, sino también porque la declaración
requiere la petición de parte legitimada para el ejercicio de la acción.

 En cuanto a los efectos de la nulidad, ellos son los establecidos en los


artículos. 428, 429 y 430 del CCyCN., según los diferentes supuestos
(buena fe de ambos contrayentes, buena fe de uno solo o mala fe de
ambos).

3
La doctrina de los matrimonios inexistentes y las
nulidades matrimoniales. Supuestos y consecuencias
Para que haya matrimonio se requieren dos elementos esenciales o de
existencia del matrimonio: el consentimiento de los contrayentes, y su
expresión ante la autoridad competente para la celebración de los
matrimonios.

Su ausencia determina pues, los correlativos supuestos de inexistencia.

Por lo tanto, son casos de inexistencia: la falta de consentimiento, y la falta


de expresión de ese consentimiento ante el oficial público.

La falta de consentimiento no presupone necesariamente que alguno de los


contrayentes lo niegue en la ceremonia y se asiente falsamente su respuesta
afirmativa. Sería esta una situación de hecho de muy remota posibilidad, ya
que no es normal que una persona concrete el casamiento y vaya a la oficina
del registro civil para finalmente negarse a contraerlo, y menos aún, que en
esas condiciones el oficial público haga caso omiso de su negativa y lo de por
casado.

Habrá también inexistencia del matrimonio por ausencia de consentimiento


de una o de ambas partes toda vez que exista un acta de la cual resulte la
prestación de un consentimiento que en realidad no tuvo lugar, como en los
siguientes casos:

 Cuando existe sustitución de la persona de uno de los contrayentes


o de ambos, es decir, cuando quienes comparecen ante el oficial
público aparentan una identidad falsa, haciendo aparecer en el acta
como casados a quienes en realidad no concurrieron a la ceremonia,

 Cuando el acto no refleja la verdad de lo ocurrido, sea porque con la


complicidad del oficial público se haya labrado un instrumento
enteramente falso, o sea porque no responde a la expresión de la
voluntad de las partes.

 Cuando, en el matrimonio a distancia, el consentimiento del ausente


ha sido dado para la unión con una persona distinta de la que asiste
a la ceremonia definitiva, o si el consentimiento ha sido revocado o
el ausente ha fallecido.

Por último, la falta del consentimiento ante el oficial público encargado por
la ley de la celebración de los matrimonios tendría lugar si solo si se lo
contrajera en forma religiosa, o de cualquier otra manera que no sea la
prevista en la ley.

En cambio, no es inexistente el matrimonio celebrado por un oficial de


estado civil incompetente por razones territoriales, es decir, por no ser el

4
correspondiente al domicilio de uno de los contrayentes, ni tampoco el
celebrado ante un funcionario usurpador que, sin ser el verdadero oficial del
registro civil habilitado para la celebración de los matrimonios, ejerce
públicamente las funciones de tal. En ese caso, si el acto se celebra en
el local del registro civil y con apariencia de regularidad, los contrayentes no
tienen medios de comprobar que se hallan ante el funcionario verdadero,
ya que no podrían exigirle la presentación de su designación; por tanto, no
cabría imponerles la privación de efectos del acto por causas a las cuales son
totalmente ajenos.

En la estructura del acto jurídico matrimonial se distingue entre condiciones


de existencia y condiciones de validez. A la falta de cualquiera de las
primeras responde la inexistencia, a la falta de cualquiera de las segundas
responde la sanción de nulidad.

Consecuencias

Los matrimonios inexistentes se encuentran en un plano jurídico


completamente distinto al de los nulos. Las diferencias más importantes
son:

 La inexistencia no es decretada por el juez, sino simplemente


comprobada por él. Estrictamente, no es necesaria la declaración
judicial.

 La inexistencia puede ser invocada por todo interesado. También


puede declararla el propio juez. Y como se trata de una mera
apariencia, puede ser opuesta por vía de sanción y de excepción.

 La acción para hacer declarar la inexistencia de un matrimonio no


prescribe ni caduca.

 Los matrimonios inexistentes no son susceptibles de confirmación.

 No producen los efectos del matrimonio putativo, ni aun cuando las


partes fueran de buena fe.

Clasificación de las nulidades matrimoniales.


Matrimonios anulables. Nulidad absoluta y nulidad
relativa. Causales. Ejercicio de la acción. Supuestos
de confirmación en la nulidad relativa
Los artículos 424 y 425 del Código Civil y Comercial se refieren ahora
claramente a la nulidad absoluta y la nulidad relativa de los matrimonios,
respectivamente. La solución es la correcta, ya que en los casos del artículo

5
424 (parentesco, ligamen y crimen) está en juego el interés público y no el
privado de los contrayentes, mientras que en el artículo 425 (falta de edad
legal, la falta de salud mental, y vicios del consentimiento) la ley tiene en
mira un interés particular1.

Matrimonios anulables

Nulidad: Es la destrucción legal y retroactiva de un vínculo imperfectamente


constituido por concurrir a la celebración de las nupcias un vicio
consustancial a ellas, suficientemente acreditado.

Matrimonios anulables afectados de nulidad absoluta

La nulidad absoluta responde a una razón de orden público; de allí que el


acto es inconfirmable y la acción imprescriptible. Estos principios propios de
los actos jurídicos en general son también aplicables al matrimonio.

Cabe señalar una diferencia entre la nulidad absoluta de los actos jurídicos
en general y la propia del matrimonio. Mientras en el primer caso, el juez
puede y debe declarar de oficio la nulidad si apareciera manifiesta en el acto,
en el segundo, el juez no puede declararla de oficio pues ningún matrimonio
será tenido por nulo sin sentencia que lo anule dictada en juicio promovido
por parte legitimada para hacerlo.

Según el artículo 424 Código Civil y Comercial de la Nación “la nulidad


puede ser demandada por cualquiera de los cónyuges y por los que hubieran
podido oponerse a la celebración del matrimonio”2. Estos son:

o El cónyuge de la persona que quiere contraer otro


matrimonio.

o Los ascendientes, descendientes y hermanos de cualquiera de


los futuros esposos.

o El Ministerio Público3.

La acción está limitada a estas personas y no se extiende, como en el caso


de los otros actos jurídicos, a todos los que tengan interés de hacerlo.

Nulidad relativa

Mientras la nulidad absoluta responde a razones de orden público, la nulidad


relativa tiende, fundamentalmente, a proteger el interés de las partes

1 Arts. 424 y 425 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.


2 Art. 424 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.
3 Art. 411 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.

6
intervinientes en el acto. De ahí que el acto sea confirmable y la acción
prescriptible.

La acción de nulidad no sólo está abierta para las partes, sino también a otras
personas estrechamente vinculadas con ellas.

Causales de nulidad absoluta

Según el artículo 424 es de nulidad absoluta el matrimonio celebrado con


alguno de los siguientes impedimentos:

o Parentesco en clase y grado prohibido (artículo 403 incisos a,


b y c).

o Ligamen (artículo 403 inciso d).

o Crimen (artículo 403 inciso e)4.

Causales de nulidad relativa, ejercicio de la acción y supuestos de


confirmación

 Falta de edad legal (artículo 403 inciso f y 425 inciso a). En este caso,

La nulidad puede ser demandada por el cónyuge que padece


el impedimento y por los que en su representación pudieren
haberse opuesto a la celebración del matrimonio. En este
último caso el juez debe oír al adolescente, y teniendo en
cuenta su edad y grado de madurez hace lugar o no al pedido
de nulidad.
Si se rechaza, el matrimonio tiene los mismos efectos que si
se hubiera efectuado con la correspondiente dispensa. La
petición de nulidad es inadmisible después de que el cónyuge
o los cónyuges hubiesen alcanzado la edad legal5.

 Falta permanente o transitoria de salud mental (artículos 403 inciso


g y 425 inciso b): En este caso

La nulidad puede ser demandada por cualquiera de los


cónyuges si desconocían el impedimento.
La nulidad no puede ser solicitada si el cónyuge que padece
el impedimento ha continuado la cohabitación después de
haber recuperado la salud; y en el caso del cónyuge sano,
luego de haber conocido el impedimento.

4 Art. 403 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.


5 Art. 425 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.

7
El plazo para interponer la demanda es de un año, que se
computa, para el que sufre el impedimento, desde que
recuperó la salud mental, y para el cónyuge sano desde que
conoció el impedimento.
La nulidad también puede ser demandada por los parientes
de la persona que padece el impedimento y que podrían
haberse opuesto a la celebración del matrimonio. El plazo
para interponer la demanda es de tres meses desde la
celebración del matrimonio. En este caso, el juez debe oír a
los cónyuges, y evaluar la situación del afectado a los fines de
verificar si comprende el acto que ha celebrado y cuál es su
deseo al respecto6.

 Vicios del consentimiento (art 425 inc. c):

El matrimonio celebrado con alguno de los vicios del


consentimiento el artículo 409. La nulidad sólo puede ser
demandada por el cónyuge que ha sufrido el vicio de error,
dolo o violencia. La nulidad no puede ser solicitada si se ha
continuado la cohabitación por más de treinta días después
de haber conocido el error o de haber cesado la violencia. El
plazo para interponer la demanda es de un año desde que
cesa la cohabitación7.

Extinción de la acción de nulidad. Prescripción y


caducidad
Las acciones de estado en general son susceptibles de caducidad cuando así
lo establece expresamente la ley. En tal supuesto la caducidad opera
consolidando el estado de familia.

Caducidad de la acción de nulidad del matrimonio

La ley prevé un supuesto genérico de caducidad de la acción de nulidad del


matrimonio y varios específicos para algunos de los casos de nulidad
relativa.

Supuesto genérico

El artículo 714 del Código Civil y Comercial de la Nación establece:

6 Art. 425 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.


7 Art. 425 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.

8
La acción de nulidad del matrimonio no puede ser intentada
después de la muerte de uno de los cónyuges, excepto que:
a) sea deducida por un cónyuge contra el siguiente
matrimonio contraído por su cónyuge; si se opusiera la
nulidad del matrimonio del cónyuge demandante, se debe
resolver previamente esta oposición;
b) sea deducida por el cónyuge supérstite de quien contrajo
matrimonio mediando impedimento de ligamen y se haya
celebrado ignorando la subsistencia del vínculo anterior;
c) sea necesaria para determinar el derecho del demandante
y la nulidad absoluta sea invocada por descendientes o
ascendientes.
La acción de nulidad de matrimonio deducida por el
Ministerio Público sólo puede ser promovida en vida de
ambos esposos8.

Supuestos específicos

Los supuestos de caducidad específicos, están previstos para los casos de


nulidad relativa por falta de edad legal, falta de salud mental y vicios del
consentimiento.

 Falta de edad legal: la acción de nulidad del matrimonio no podía


entablarse después que el cónyuge o los cónyuges hubieren llegado
a la edad legal (artículo 425 inc. a).

 Falta de salud mental: el artículo 425 inciso b, establece que:

La nulidad no puede ser solicitada si el cónyuge que padece


el impedimento ha continuado la cohabitación después de
haber recuperado la salud; y en el caso del cónyuge sano,
luego de haber conocido el impedimento9.

El plazo para interponer la demanda es de un año, que se computa, para el


que sufre el impedimento, desde que recuperó la salud mental, y para el
cónyuge sano desde que conoció el impedimento. Vicios del consentimiento:
la acción caduca para su único titular, el cónyuge que sufrió el vicio; si no
puso fin a la cohabitación dentro de los 30 días de haber conocido el error
(espontáneo o causado por dolo) o de haber cesado la violencia (artículo
425 inciso c), interrupción que puede producirse hasta la extinción del día

8 Art. 714 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.


9 Art. 425 – Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.

9
del vencimiento del plazo. La cohabitación continuada después de los 30 días
mencionados, consolida el matrimonio debiendo ser inequívoca y normal.10

10 Art. 425 - Ley 26.994 – Código Civil y Comercial de la Nación.

10
Referencias

Herrera, M. (2015). Código Civil y Comercial de la Nación Comentado Tomo


II. Buenos Aires: Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

11