Está en la página 1de 8

FACULTAD DE INGENIERÍA,

ARQUITECTURA Y URBANISMO

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE


INGENIERÍA CIVIL

PATOLOGÍAS CAUSADAS POR ACCIONES DE TIPO


FÍSICO Y QUÍMICO

AUTOR (a):
VALLEJOS MEDIANERO JOICIE

DOCENTE:
Mgtr.Ing. BALLENA DEL RIO PEDRO MANUEL.

PIMENTEL-PERÚ
2018-II
I.- INTRODUCCIÓN
II.- OBJETIVOS
III.- MARCO TEÓRICO

ACCIONES DE TIPO FÍSICO

Las acciones de tipo físico que pueden deteriorar al hormigón dando lugar a su
desgaste superficial o a su pérdida de integridad o disgregación pueden ser de
diferentes tipos tales como: hielo y deshielo; abrasión, cavitación y choques
térmicos. Algunos de ellos se muestran a continuación.

3.1.1.- HIELO Y DESHIELO

Durante la fabricación, colocación y curado de hormigón con baja temperatura


ambiente deben considerarse medidas especiales, condiciones extremas de frío en
que el hormigón en servicio es expuesto a ciclos de hielo y deshielo pueden destruir
su estructura, por lo cual debe proveerse protección adicional.

El ciclo hielo – deshielo se trata de un fenómeno que aparece durante las épocas
de heladas. Existen temperaturas muy bajas durante la madrugada y altas por el
día. Estos cambios extremos de temperatura originan los conocidos ciclos hielo –
deshielo.

El ciclo hielo – deshielo afecta al hormigón de manera cuantitativa y cualitativa. Es


decir, tanto en las propiedades físicas y mecánicas como en la absorción,
resistencia, porosidad y apariencia física.

Los ciclos hielo-deshielo son un fenómeno común en la naturaleza, debido al cambio


propio en la temperatura ambiente en zonas que registran tiempo frío.

La exposición a ciclos hielo-deshielo es una solicitación severa a la durabilidad del


hormigón. Por medio de una serie de mecanismos complejos, el efecto cíclico de
congelamiento y deshielo del agua al interior del hormigón en servicio puede destruir
su estructura.
3.1.2.- AGUA A ALTA VELOCIDAD

DESGASTE POR EROSIÓN DE LOS SEDIMENTOS EN SUSPENSIÓN QUE


LLEVA CONSIGO EL AGUA EN SU MOVIMIENTO.

La erosión es la remoción del material superficial por acción del viento o del agua.
El proceso se presenta gracias a la presencia del agua en las formas: pluvial (lluvias)
y/o fluvial (ríos).

La erosión del suelo la provocan principalmente factores como las corrientes de


agua y de aire.

Nos encontramos con un caso en donde el agua es un erosivo muy enérgico. Ya


que cuando el suelo ha quedado desprotegido y sometido a las lluvias, los torrentes
arrastran las partículas del suelo hacia arroyos y ríos. El suelo, desprovisto de la
capa superficial, pierde la materia orgánica y entra en un proceso de deterioro.

Se estima que la velocidad local de los chorros alcanza el doble de la velocidad de


caída de las gotas de lluvia (entre 4 m/s y 9 m/s) dependiendo de su tamaño. Estos
chorros de alta velocidad imparten velocidad a algunas partículas de suelo
lanzándolas por el aire, contenidas en pequeñas gotas que son formadas por el
fraccionamiento de la gota de lluvia en contacto con el suelo. En suma, las gotas de
lluvia tienen un efecto de consolidación y dispersión del suelo.

La acción erosiva de un río se debe a la energía del agua. Es capaz de arrancar


trozos de roca que, al ser arrastrados por la corriente, actúan como un martillo sobre
el cauce del rio, desprendiendo nuevos fragmentos. Como el cauce no es regular,
se suelen producir remolinos que arrastran arenas y gravas, puliendo su fondo y
creando cavidades.
3.1.3.- ABRASIÓN POR SÓLIDOS

Técnicamente se conoce a la abrasión como el proceso de desgaste y destrucción


de la parte o del todo de un cuerpo u objeto debido a su fricción. Y a la resistencia
a la abrasión como el grado de oposición de una superficie de concreto a ser
desgastada por el roce y fricción.

La entrada en contacto directo por parte de sólidos con el hormigón produce en este
un desgaste muy importante tanto a nivel superficial (superficie suave deslizante)
como interna (rotura por fallo a compresión). Por ello los ensayos indicados para
determinar esta propiedad son la determinación de la resistencia del hormigón tanto
a compresión como a desgaste.

La resistencia a la abrasión o desgaste se logra controlando una serie de factores.


La resistencia especificada del concreto debe ser complementada por prácticas
apropiadas de construcción. Estas incluyen técnicas de colado, compactación,
acabado y curado. Cuando se requiere alta resistencia a la abrasión pueden
necesitarse agregados especiales o tratamientos de superficie de espolvoreado
seco. Cabe señalar que están disponibles capas de desgaste para aplicaciones
especiales

3.2.- ACCIONES DE TIPO QUÍMICO

Entre las patologías que pueden sufrir las edificaciones por agentes químicos
encontramos las siguientes:

3.2.1.- POR ANIONES Y CATIONES

3.2.1.1.- ANIONES

3.2.1.1.1.- SULFATOS
Los sulfatos son compuestos químicos que están presentes en una gran variedad
de concentraciones en el suelo, aguas subterráneas, aguas superficiales y aguas
de mar.

Los sulfatos, al igual que los ácidos, se producen debido a sustancias naturales o a
productos fabricados. En la naturaleza de encuentran sulfatos de varios metales
como el sodio, el magnesio, el potasio o el calcio. También se hallan en procesos
industriales de elaboración de productos químicos y petroquímicos y en la industria
petrolífera, del papel y de la minería. Igualmente se encuentran disueltos en aguas
residuales urbanas.

El ataque se presenta, cuando a través del agua, concentraciones relativamente


altas de sulfatos entran en contacto con los compuestos hidratados de la pasta de
cemento. Este contacto hace que se produzca una reacción química que genera
expansión en la pasta y crea una presión capaz de romperla y finalmente
desintegrar el concreto.

3.2.1.1.2.- CLORUROS

Cuando la humedad y los iones de cloruro penetran en el hormigón por porosidad o


fisuración, llegan al acero, lo corroen, aumenta de volumen las armaduras
produciendo una expansión, el aumentar éste, que rompe el hormigón apareciendo
fisuras que permiten que penetre más humedad, cloruros, oxígeno, aumentando la
corrosión de las armaduras.

El indicio principal de la corrosión de las armaduras por cloruros es el sangrado de


los productos de la corrosión y el cuarteamiento del mismo

En la fabricación del hormigón armado, la película inicial de la corrosión de la


armadura, corrosión positiva, se detiene siempre que la película no cambie ayudado
por el ambiente de pH alto creado por los álcalis presentes en la mezcla del
cemento.
3.2.1.2.- CATIONES

3.2.1.2.1. MAGNESIO Y AMONIO

El ataque químico al concreto es uno de los factores que más afectan la durabilidad
de los concretos. Dentro de estos químicos, uno de los que se considera más
perjudicial es el Sulfato de Magnesio.

Los sulfatos de magnesio y amonio son los más dañinos al concreto

Nunca utilice sulfato de amonio ya que son químicamente agresivos y destruyen las
superficies de concreto.