Está en la página 1de 5

I.

ALTERACIONES SUPERFICIALES DE LOS YACIMIENTOS DE MINERALES


Cerca de la superficie terrestre todos los cuerpos minerales se someten a una meteorización
química y física que altera la composición mineral y química en la estructura de ellos siendo
así el criadero de algunos minerales se alteran ligeramente junto a la superficie terrestre. la
alteración mas radical la sufre la sufren mayor parte de cuerpos metalíferos de sulfuros, así
como algunos estratos de carbono, los depósitos de sal y sulfuros.

condiciones de alteración de los sectores cercanos a la superficie de los yacimientos:


se deben a que sus componentes al verse en condiciones de un alto potencial de oxígeno,
resultan ser elementos inestables sometidos consecuentemente a la descomposición. De
este modo se forman nuevos compuestos. Los agentes principales que alteran los sectores
cercanos a la superficie de los minerales, al igual que la formación de los yacimientos de
meteorización son: el agua, el oxígeno, el ácido carbónico y los componentes químicos
intermedios que se generan durante las reacciones entre ellos como, los minerales, como
sulfatos humatos y otros que forman con el agua soluciones débiles de las sales de los
respectivos ácidos. Dentro de los límites del cual transcurre esta alteración se llama zona de
oxidación. Una gran importancia es el agua que baña estos cuerpos.

Zona de yacimientos metalíferos oxidados: según el grado de estabilidad y el carácter de


la alteración de los principales minerales formadores de menas en la parte superior oxidable
de los cuerpos metalíferos, los yacimientos metálicos se pueden dividir en cuatro grupos.
a) El primer grupo abarca los yacimientos de aquellos metales, cuyos principales
minerales formadores de mena son prácticamente estables en la zona de oxidación
o se altera ligeramente se distingue fácilmente, son de óxidos e hidróxidos de hierro
y manganeso, oro en filones de cuarzo.
b) Segundo grupo: los yacimientos de metales los que son principales formadores de
menas siendo inestable en la zona de oxidación se sustituye por los minerales
secundarios. En este grupo están los minerales carbonaticos de hierro, manganeso,
plomo, arsénico, bismuto, antimonio.
c) tercer grupo: los yacimientos de metales los que son principales formadores de
menas siendo inestable en la zona de oxidación, pudiendo disolverse fácilmente y
evacuarse fuera de los limites de los cuerpos metalíferos los productos de su
descomposición. A este grupo pertenecen los yacimientos de cinc, cobre, níquel,
cobalto, molibdeno, uranio, oro en la mena de sulfuro y de boro en los yacimientos
endógenos.
d) Cuarto grupo: esta determinado por un proceso original de la concentración del
molibdeno y el vanadio en forma de wolframita y vanaditina, lo cual se observa en la
zona de oxidación de los yacimientos de plomo. Siendo así el contenido
relativamente alto de molibdeno y vanadio en tales sectores de la parte superior de
los cuerpos metalíferos que llega a veces a concentraciones industriales

Zona de enriquecimiento secundarios de los yacimientos metalíferos. Se forma al


redepositarse una parte del metal lixiviado de la zona de oxidación por debajo de zona de
circulación de las aguas subterráneas, aquí se da una redeposición de minerales
secundarios en la profundidad se da a causa de la variación de las características químicas
de las soluciones, así como a causa de las reacciones de intercambio de los minerales
formadores de mena no alterados de la mena primaria y los compuestos presentes en la
solución de aguas subterráneas.

Alteración mecánica de los cuerpos de minerales junto a los afloramientos: además


de las alteraciones químicas, los cuerpos de minerales en algunos casos sufren alteraciones
mecánicas que suelen estar relacionados íntimamente con las químicas. La alteración de los
yacimientos de los cuerpos minerales, la disminución o el aumento de su potencia. La
alteración de los yacimientos de los cuerpos de los minerales puede suceder en los
pendientes de los valles, sobre todo en las condiciones montañosas, cuando los estratos
rocosos, filones y otros cuerpos linealmente alargados se flexionan pendiente abajo, junto a
su afloramiento. En este caso estas alteraciones están habitualmente asociados a los
procesos de hinchamiento de los suelos en las zonas permanentemente heladas o con
procesos de derrubio local por las aguas subterráneas y de hundimiento de las rocas.

II. YACIMIENTOS DE TIPO PLACER


Lomonósov fue uno de los primeros científicos que reconoció que los placeres resultan de
la fracturación, meteorización y transporte de yacimientos primarios, y que se concentran a
lo largo de los sistemas aluviales. El modelo genético de los placeres es un modelo
sedimentario convencional, con la existencia de un área fuente, donde existen, más o menos
diseminados, los minerales que tienen interés económico, la acción de mecanismos de
transporte (agua, hielo, aire, gravedad) moviliza estos minerales útiles, que han sido
previamente liberados en las rocas del área fuente por acciones climáticas y biológicas. La
acción del transporte provoca: un efecto de desgaste que hace que sólo los minerales de
mayor dureza superficial pueden resistir su acción, un efecto de acción química, responsable
de la alteración o disolución de los minerales inestables y un efecto de selección en función
de la densidad, forma y propiedades de superficie, responsable de la concentración de los
minerales útiles.
Determinados minerales de interés económico que componen las rocas son muy resistentes
a la meteorización física y química, pero a menudo en estas rocas no resulta rentable su
explotación minera. Esto es debido a dos factores: su baja ley en la misma, y la necesidad
de realizar una explotación completa de la roca, incluyendo además un proceso de
concentración a menudo problemático.
En los yacimientos de tipo placer se produce de forma natural la separación y concentración
de estos minerales en sedimentos no consolidados, lo que abarata muy considerablemente
su aprovechamiento minero. los placeres en sedimentos recientes, de sistemas fluviales o
de playas, y por otro, los llamados paleoplaceres, rocas sedimentarias de origen fluvial o
costero que pueden contener concentraciones detríticas del mineral o minerales de interés
minero.
La separación de la fase mineral de interés económico tiene lugar como consecuencia de la
meteorización diferencial de los minerales que forman la roca. Como ya sabemos, y en
función de factores climáticos y meteorológicos, este proceso hace que la roca se desgrane,
por la destrucción de algunos de sus componentes minerales. Los que no se destruyen, por
ser resistentes a la meteorización existente en esa área y momento geológico, son
arrastrados por el agua o el viento, es decir, se movilizan, pasan a sufrir el proceso de
transporte.

1) PLACERES ELUVIALES: sus contornos corresponden aproximadamente sus áreas


de propagación de las fuentes originarias, que consta de material de fragmentos
gruesos no clasificado, en lo cual contiene el mineral valioso. Los placeres eluviales
pueden ser abiertos y constituir fragmentos de rocas primarias. Algunos están
recubiertos por con una capa de sedimentos fragmentados estériles. La condición
que se da es originarse una depresión del terreno en el lugar del cuerpo primario en
destrucción y llenarse con fragmentos dicha depresión. Las dimensiones están
plenamente determinadas por la superficie de los yacimientos primarios. ejemplo los
diamantes de Tanzania donde en las depresiones, encima de los afloramientos de
chimeneas kimberliticas de fácil meteorización se han originado ricos en diamante, y
también se encuentran placeres eluviales de oro y placeres de platino.
2) PLACERES DELUVIALES: se forman bajo la acción de los desplazamientos
gravitacionales seculares del material clástico no compactado. Este placer tiene una
longitud de varias decenas de metros, la distribución de los minerales de valor no es
uniforme si no que aumenta hacia la cima del placer mientras el fondo queda pobre.
A medida de descenso por la pendiente, los fragmentos pesados con minerales
valiosos empiezan a separarse en la quebrada longitudinal de la pendiente. Los
placeres diluviales a igual que eluviales, pueden ser abiertos o recubiertos con una
capa de depósito detríticos y de estratos edáficos. Ejemplos, los placeres de oro en
regiones auríferas, así como placeres de diamantes en África

3) PLACERES PROLUVIALES: se forman en el complejo de depósitos no


consolidados que se acumulan al pie de montes debido al acarreo de material clástico
de las pendientes por corrientes de aguas temporales. El material clástico de las
colas proluviales esta poco redondeado y mal separado. Son raros el placer de este
tipo por mala separación del material clástico, ya que raras ve ces se encuentran
yacimientos industriales. Ejemplo, el placer diamantífero de Luembe en África.

4) PLACERES ALUVIALES: pueden comenzar justamente junto a sus fuentes


originarias. Los placeres se extienden a diferentes distancias desde su comienzo
hasta su desembocadura en función de régimen hidrológico. Los minerales
económicos casi no están distribuidos uniformemente
esta clase de placeres se clasifican son:
a) Los placeres aluviales de barra: están asociados a los depósitos de las facies de
bajos cercanos al cauce y se generan en los meandros fluviales formadas por
sedimentación. Aquí se forman minerales de grano fino ya que están expuestos a
una erosión ligera.
b) Los placeres por delta: son transitorios entre los fluviales y las playas marinas. Aquí
se acumula la fracción pesada de los minerales valiosos habitualmente en forma de
chorros pequeños.

5) PLACERES LATERALES: entre los placeres de playa marinos y océanos, estos


placeres se localizan en forma de franjas estrechas, en cuencas cerradas no que no
hay mareas.
Aquí se acumulan los minerales de valor bien redondeadas habitualmente de grano fino, la
extensión puede ser muy grandes y la potencia de estas minerales de valor raras veces
excede a 1 m. este tipo de placer yace en los partes más altos de los depósitos arenosos.
Los placeres marinos y oceánicos se alimentan fundamentalmente con las masas aluviales
de los ríos de la costa

6) PLACERESS GLACIALES: el mecanismo de transporte y la deposición de material


clástico por el hielo en movimiento no contribuye a la separación de las masas que
son transportadas, dado cual casi nunca se concentran minerales pesados en estés
tipos de depósitos y es muy raro que se forman estos tipos de yacimientos

7) PLACERES HIOLICOS: se forman a lo largo de la costa de los mares, al ventearse


las arenas de los yacimientos de playa y por otra en regiones desérticas secas.
Donde la deflación y del transporte del material clástico por el viento tienen una
importancia excepcional. Durante la meteorización física química del proluvio y la
evacuación por el viento de los productos finos de la meteorización, se originan
acumulaciones residuales de los minerales valiosos pesados.

III. YACIMIENTOS SEDIMENTARIOS

Los yacimientos sedimentarios se originan en el proceso de acumulación de sedimentos en


el fondo de los depósitos de agua. Los cuerpos de este grupo yacen en concordancia en las
rocas sedimentarias encajantes, ocupan por lo común, una posición estratificada que tienen
forma de estratos a veces de lentes planos. Solo a causa del metamorfismo en los
movimientos tectónicos. Los yacimientos sedimentarios marinos tienen grandes
dimensiones la composición de dichos yacimientos tienen lo siguiente. Los minerales
clásicos resistentes a la meteorización, los productos de la meteorización química y las
nuevas formaciones sedimentarias.
Los yacimientos sedimentarios tienen una gran importancia industrial se conocen entre ellos
grandes depósitos de materiales de construcción como, grava, arena, arcilla, caliza,
esquistos, yeso, dolomita, trípoli.

En este grupo de yacimientos sedimentarios se distinguen cuatro clases de sedimentos son:

1) Yacimientos sedimentarios mecánicos: los yacimientos minerales sedimentarios


mecánicos, clásticos, pueden servir a los depósitos de grava, arena y arcilla.

a) Yacimientos de grava: aquí se destacan las formaciones como. Torrentes


montañosos provisionales y sus conos de deyección, sedimentos fluviales,
sedimentos de ríos y torrentes y litorales lacustres y marinos. Todos estos
yacimientos pueden ser contemporáneos y antiguos.
b) Yacimientos de arena: en este tipo de condición de formación tenemos como:
eluviales, diluviales, proluviales, aluviales, fluvio-glaciales, lacustres, marinas y
eólicas. Las más usadas en la practica son la arenas eluviales, lacustres y marinas.
c) Yacimientos de arcilla: las condiciones de formación se distinguen los yacimientos
de arcilla: la corteza de la meteorización, diluviales, aluviales, lacustres, marinos,
glaciales y eólicos. Sus principales formadores de minerales son: caolinita, haloisita,
montmorillonita, pirofilita, alófana y hidrómicas. la edad geológica de los yacimientos
de arcilla industriales es mas variada que las de grava y arena.

2) Yacimientos sedimentarios químicos: los yacimientos sedimentarios quimiógenos


se distinguen los formados soluciones verdaderas, a los cuales pertenecen las sales,
el yeso, la anhidrita, los boratos, la baritina y los yacimientos originarios de las
soluciones coloidales que comprenden mineral de hierro, manganeso, aluminio, así
como algunos metales no ferrosos y raros.
a) Sales: los yacimientos halógenos, o de evaporita, de sales minerales constan de
cloruros y sulfatos de sodio, potasio, magnesio y calcio. La deposito de los minerales
de sales contienen halitas como componente esencial. Casi todos ellos, en mayor o
menor grado, contienen anhidrita y yeso, así como materiales impurezas de arcilloso
carbonatado. Aquí se distingue y son. Las salmueras naturales de los depósitos de
aguas salinas contemporáneos, las aguas subterráneas salinas, los yacimientos de
sales minerales de los depósitos de las aguas contemporáneas y los yacimientos
antiguos de sal fósil y sal gema.
b) Boro: algunos yacimientos salinos contienen boro en forma de kaliborita desimanada
entre ellos, en la zona meteorización los compuestos de boro se disuelven, se
redepositan y se acumulan en el sombrero del yeso.
c) Bario: esto es transportado por las aguas superficiales en forma de cloruro de bario
fácilmente soluble. Al ponerse contacto con las aguas marinas que contiene iones de
sulfato, se precipita formando concreciones, acumulaciones locales y estratos
compactos de baritina entre los sedimentos marinos generalmente carbonatados.
d) Minerales de hierro, manganeso y aluminio: se forman a base de suspensiones y
soluciones coloidales en los fondos de los depósitos de agua en condiciones
geológicas similares. La fuente material para estos yacimientos es la corteza de
meteorización continental, cuyos productos de descomposición son acarreados por
las aguas superficiales y subterráneas.

3) Yacimientos sedimentarios bioquímicos: la formación de los yacimientos


sedimentarios bioquímicos está como yacimientos de fosforitas, las rocas
carbonatadas y silíceas.
a) Fosforitas: los yacimientos de plataforma surgieron en condiciones climáticas muy
variadas, las cuales abarcan los mares tanto la zona húmeda como de la
paleoclimática, poseen grandes dimensiones. La composición de los minerales está
determinada por fosforitas que constituye un compuesto químico complejo de fosfato,
fluoruro y carbonato de calcio.
b) Rocas carbonatadas: a estas rocas, utilizadas en calidad de minerales, pertenecen
las calizas, las dolomitas y las margas. Las calizas constan principalmente de caliza,
las dolomitas de dolomita y las margas de carbonatos mezclados con arcilla.
c) Rocas silíceas: la fuente de silicio es las sílices en el agua marina, en las rocas
silíceas sedimentarias se distinguen las diatomitas, los trípolis y las margas silíceas.
En el precambriano y el paleozoico temprano predominaron las formaciones silíceas
quimiógenos, luego estas se iban desplazándose cada vez más por sedimentos
biógenos cuyo medio nutritivo es tanto la sílice suministrada por las aguas
superficiales a los mares epicontinentales.
d) Carbones: los yacimientos de carbón son formaciones fotogénicas asociadas a la
actividad biológica de las plantas antiguas. En los granos clorofílicos de estas
plantas, bajo la influencia de la energía luminosa, a base de gas carbónico y el agua
se producía la síntesis de la materia orgánica primaria de la acumuladora de la
energía solar. Durante la siguiente descomposición incompleta de las plantas muerta,
que transcurría con la escasez de oxígeno, se producía la acumulación gradual de la
masa orgánica, que es material inicial para la formación del carbón.

4) Yacimientos vulcanógeno-sedimentarios: se forman en los fondos de los mares


geosinclinales y de plataforma. En el fondo de los eugeosinclinales surgían los
yacimientos de hierro, manganeso y perita. En calidad de los minerales vulcanógeno-
sedimentario de hierro de la etapa geosinclinal de desarrollo geológico son
considerados como, los yacimientos de cuarcitas ferruginosas que más tarde
sofrieron metamorfismo, las peritas vulcanógeno-sedimentario se consideran como
una clase especial del grupo de los yacimientos periticos.