Está en la página 1de 4

ANTECEDENTES DEL PELIGRO EN LAS REDES SOCIALES

Los peligros de las redes sociales

Los peligros de las redes sociales pueden ser varios, los que los padres imaginan y más temen como
que un niño pueda ser seducido por una supuesta amistad que le ofrece un pedófilo, una chica
adolescente que decida conocer a un chico, y resulta que el tal adolescente tenía ¡veinte años más
que ella! Estos, y otros peligros son lo que los padres tratan de evitar en sus hijos, pero, hay otras
miradas al respecto. Piscitelli Murphy tiene una mirada más profunda y afirma "creo que los peligros
son diversos según el tipo de red social y según la condición y la edad de la persona que las usa. En
líneas generales creo que el peligro más común es el de una sobreexposición de la intimidad y el de
una excesiva "cosificación" en la forma en la que me presento (como un producto a ser mostrado).
Sin negar todos los aportes positivos que las redes hacen. En cuanto al sí hay un perfil de usuario
más susceptible a estos peligros que otros, el sociólogo Murphy opina que "Como en tantas cosas,
obviamente que sí. Así como son más víctimas de la moda aquellas personas que tienen mayores
problemas de identidad, en estos casos creo que son más vulnerables aquellas personas que tengan
carencias de personalidad y/o identidad porque comenzarán a buscar en las redes cosas que las
redes no les pueden dar. Y si ya tenéis carencias de origen la cuestión se complica"

Dentro de las recomendaciones más comunes de seguridad es no revelar información personal y


sensible dentro del perfil, tales como direcciones postales, teléfono, información económica y
financiera, fotografías reveladoras, publicar en donde se encuentra en ese momento, etc. Muchos
se preguntarán, ¿Si no publico esta información sobre mí, entonces que de interesante tienen las
redes sociales? Como recomendación para resolver esta pregunta es permitir sólo el acceso al perfil
a personas conocidas. Pero nada te garantiza que un amigo le dé acceso a otra persona u otras
personas a tu perfil. Por eso, volvemos al principio, hay que ser discretos con lo que publicamos en
los SRS.

Una de las tantas razones por las que MySpace desbancó a Friendster es porque MySpace les
permitió a sus usuarios actualizar en mayor medida sus perfiles. Pero esto abrió la puerta a que los
deliencuentes informáticos pudiesen insertar códigos maliciosos, así como también ataques
convincentes de phishing directamente desde los perfiles de Myspace. Este tipo de flexibilidades de
la mayoría de los SRS los hace más vulnerables a ataques, los cuales son aprovechados por los
ciberdelincuentes. Otro problema de inseguridad de los SRS es que permiten a terceras partes la
inclusión de aplicaciones para fines de entretenimiento o de mercadotecnia. Facebook es un claro
ejemplo de esto. Estas aplicaciones poseen ciertos riegos los cuales los usuarios desconocen, ya que
tienen un falso sentido de seguridad de las aplicaciones asociadas al sitio que ellos confían.
A NIVEL NACIONAL

GEISEL Y HEIDY, UNA HISTORIA PARA MEDIR LOS RIESGOS EN LAS REDES SOCIALES

El uso de las redes sociales e internet puede ser divertido, pero si no se tiene control sobre quienes
ingresan a los perfiles, puede ser peligrosa. (Jesús Alfonso/Soy502)

La inexperiencia e inocencia de los 18 años, llevó a Geisi Alexandra Mercado Santos a no medir
riesgos. y la condujeron en agosto de 2011 a una aventura que inició Facebook, una de las redes
sociales más populares en Internet.

Esa aventura se convirtió en una pesadilla que le costó la vida y provocó un dolor irreparable a su
familia.

La historia comenzó en enero de 2011, cuando Geisi, quien residía en el Puerto San José, aceptó
como amigo a Saúl Eliezer García Arriaza, un joven de 27 años quien, por las fotos que compartía en
la red social Facebook, aparentaba ser una persona de familia adinerada, con propiedades en
Amatitlán. En las fotos se le veía montando caballos, a bordo de vehículos de lujo y exhibiéndose
con armas de fuego.

Geisi no sabía a lo que se exponía cuando aceptó como amigo en su muro de Facebook a García
Arriaza, luego de ser recomendado por Eduardo Chen, un taxista que vivía en la zona 18 de la capital,
con supuestos nexos con la Pandilla 18.

De acuerdo con el expediente del Ministerio Público (MP) y de la fiscalía que llevó el caso, las
comunicaciones de la adolescente con García y Chen eran a través del chat de la red social y llamadas
telefónicas desde celulares.

Frases como “me pareces muy guapa…”, “quiero conocerte…”, “me muero por conocerte…”,
“consiguíte a otras cuatro muchachas como tu…” lograron convencer a Geisi y luego a Heidy Isabel
Montúfar Lorenzana, de 17 años, para viajar el 28 de agosto hacia Amatitlán.

Un día antes, las adolescentes habían fallado a una cita con estos hombres, pues no lograban
concretar el encuentro ya que debían pedir permiso a sus padres para salir de casa.
Otras tres niñas que sabían de la cita con estos hombres se salvaron porque no les dieron permiso
de salir de casa.

“La madre de Heydi indica que Geisi llegó a su casa para pedirle permiso para que su hija la
acompañara a estudiar, para lo cual llevaba en sus manos una máquina de escribir para
convencerla”, relata una de las declaraciones registradas por fiscales del MP.

Ese 28 de agosto de 2011, cuando Geisi y Heydi lograron la autorización de Lorena Santos, su destino
no fue el instituto donde estudiaba la primera, sino que abordaron un bus extraurbano desde el
Puerto de San José, en Escuintla, hacia la capital para luego abordar otro que las llevaría al kilómetro
32 de la carretera antigua a Amatitlán, donde está ubicada la finca Belén, supuestamente propiedad
de García Arriaza.

Al llegar, las adolescentes por fin conocieron en persona a los hombres que las citaron y también
conocieron sus intenciones.

Fueron embriagadas con alcohol y trataron de abusar sexualmente de ellas. Al darse cuenta de esto,
las adolescentes intentaron salir de la finca, pero fueron forzadas a regresar. “Las jalaron del pelo
y las forzaron a regresar”, señala el informe del MP.

Nuevamente, los hombres intentaron abusar sexualmente de ellas. Heydi fue violada y asesinada a
golpes por el guardián de la finca, Joel Tojes.

Según explica el abogado Jorge Gramajo, quien representó a la Fundación Sobrevivientes como
querellante adhesivo en el caso, los hombres contactaron a la familia de Geisi y les exigieron un
rescate de medio millón de quetzales para devolverla sana y salva. Como era de esperarse, los
hombres les advirtieron que no contactaran a la policía.

Tras varios días de negociaciones, los hombres aceptaron un pago de Q30 mil, pero no contaban
con que el Ministerio Público ya había intervenido sus líneas telefónicas y grabó las conversaciones
con los padres de las víctimas y otras entre ellos mismos.

“…le pidieron a Joel Tojes, quien era guardián de la finca Belén, que sacara los cuerpos, los tirara en
la carretera y les pusiera un rótulo que dijera que las habían matado porque extorsionaban…”, indica
el reporte del MP.

El MP logró dar con los responsables ya que Geisi había creado su cuenta en Facebook desde el
correo electrónico de su hermano y a través de diversos peritajes, se obtuvo información
importante. Desde ahí lograron entrar al perfil de la adolescente y obtener información de las
conversaciones sostenidas durante 8 meses, así como información de los perfiles de sus victimarios.
Fue así como la red social se conviertió en el arma clave para aportar pruebas contundentes.
NIVEL LOCAL
Redes sociales representan un factor de riesgo en la desaparición de jovencitas
Durante los últimos años, el estado de San Luis Potosí se ha visto afectado por la desaparición de
mujeres. El destino de estas chicas puede variar dependiendo de las circunstancias, sin embargo,
muchas veces el resultado es el mismo; violaciones, trata de blancas, y asesinatos. Niñas y
adolescentes son el blanco principal, y muchas veces, se llega a ellas por medio de la red.
San Luis Potosí, SLP.- La violencia en el noviazgo a incrementado gracias a un factor, las redes
sociales, que se han convertido en un factor de riesgo en las relaciones sentimentales de los jóvenes,
pues es a través de éstas que intentan contralor a la pareja, señaló la consejera del Instituto Nacional
de las Mujeres (Inmujeres), Arely Torres Miranda.
Cosas como la publicación de una fotografía, un comentario o dar un like a post o fotografías ya
genera la celopatía en Internet que origina, muchas de las veces, algún tipo de violencia.
La especialista en materia de género señaló que así como el mundo evoluciona, la violencia no se
queda atrás, dado que hace unos años no se tenía determinado el tipo de violencia cibernética o
por redes sociales, sin embargo hoy en día este no es un fenómeno exclusivo para las adolescentes,
sino que incluye a mujeres de todas las edades, agresiones que van desde un sutil “con quién platicas
a estas horas”, hasta los límites de prohibir a tal persona.
Torres Miranda señaló que hoy en día se ejerce un tipo de control con acciones que a veces no
saltan a la vista de forma inmediata: “Por qué pusiste eso, por qué te dio like, quién es ese que te
comentó, de dónde lo conoces”, y esas suelen ser formas disfrazadas de un interés en lo que hace
la otra persona, sin embargo es una forma de control y violencia que puede llegar a desatar violencia
física.
“Hemos visto hace una semana el titular de un periódico en la Ciudad de México donde decía que
mató a su novia porque no le prestó el celular para ver sus conversaciones, donde este sujeto
asesinó a la novia porque no le permitió ver su celular y en esta celotipía intuye que le estaba
ocultando algo y la mata”, explicó.
San Luis Potosí no está exento de este tipo de situaciones, de acuerdo a información del Instituto
de la Mujer en el Estado, toda vez que usuarias del instituto tanto de Tel Mujer como de las asesorías
personalizadas, sí han denunciado casos, sin embargo no existe aún estadística de casos, toda vez
que no se ha definido aún con precisión lo que es violencia psicológica o violencia física, entre otras.
Según Torres Miranda, se debe aprender a identificar este fenómeno y aprender a poner reglas
entre pareja, así como entender que una persona no le pertenece a otra, sino que ambos deciden
compartir su vida para tener una relación y no por eso se puede ejercer un control sobre el otro.
Arely Torres señaló que para erradicar este tipo de patología, las personas deben aprender a amar
de una manera sana y destruir el mito de que los celos son por amor, “debemos tener relaciones
que nos lleven a la construcción y no a la destrucción, mucho menos al control, sin embargo esto es
difícil porque a donde voltees hay canciones, poemas, películas que siempre hacen apología a un
control en las relaciones”.
La violencia en internet o la ciberviolencia es un problema que va en aumento. Diversas
organizaciones han expuesto este tema donde las principales víctimas son mujeres, la Conavim abrió
recientemente un espacio para que víctimas de violencia o ciberviolencia pueden hacer visibles sus
denuncias ante este nuevo tipo de acoso.

HUASTECA POTOSINA

También podría gustarte