Está en la página 1de 22

ACCION DE CONSUMO COLECTIVA.

DAÑOS PUNITIVOS.

Sr. Juez:

NICOLAS ZENTENO, abogado MP 2.167, en nombre y representación


de “PROTECTORA” ASOCIACIÓN CIVIL DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR”, con
domicilio legal en calle 25 de Mayo 750 P.B. “G” - Mendoza, constituyendo domicilio
procesal en Av. del Bicentenario 240 (Ex Virrey Toledo) – Salta; DANIEL H.
PAGANETTI, DNI 23.163.608, abogado MP 2.042, por sus propios derechos, en calidad
de Consumidor (art. 1º Ley 24240, en adelante LDC), vecino de la Ciudad de Salta, con
domicilio real y procesal en calle Facundo 1432 – Salta, ante SS. comparezco y decimos:

I. PERSONERÍA.

1.- Que ocurre Nicolás Zenteno en autos ante SS. en carácter de


representante y abogado de la ONG Protectora, conforme al Poder General para Juicios
y Asuntos Administrativos que se adjunta con la presente demanda de consumo
colectiva, declarando bajo juramento de ley su plena vigencia a la fecha de esta
presentación.
2.- Que PROTECTORA, se presenta en este proceso patrocinando al
vecino de la ciudad, co-actor y Consumidor individualmente afectado Daniel H.
Paganetti, además en defensa de intereses de incidencia colectiva de los vecinos de la
ciudad de Salta, en el carácter impuesto en el art. 52, 54, concordantes y autorizadas en
los términos del artículo 56 de la LDC, cuya documentación que acredita la inscripción
de la misma en los organismos del Estado pertinentes.
En síntesis, PROTECTORA se presenta en este proceso colectivo en
representación de todos los vecinos -Usuarios y Consumidores- de la Ciudad de Salta
Capital y conforme facultades que otorga el art. 52 de la LDC, patrocinando al co-actor
Daniel H. Paganetti, quien actúa en este proeso por sus propios derechos.

II. EXENCION DE APORTES, TASAS, COSTAS y HONORARIOS


PROFESIONALES – GRATUIDAD DEL PROCESO.

1
Resulta necesario dejar claramente indicado en la presente acción de
consumo colectiva que la ONG Protectora goza del beneficio de justicia gratuita
instituido por los artículos 53 y 55 de la Ley Nº 24.240 (Defensa del Consumidor en
adelante LDC), a propósito de la legitimación colectiva ejercida por la Asociación
actora, bajo manda constitucional de los arts. 42 y 43, en ejercicio de funciones públicas
en situación similar al Ministerio Público y el Defensor del Pueblo. Paganetti, en su
carácter de Consumidor también le asiste el mismo beneficio, por imperio del art. 53 de
la LDC.

Por ello es, que las costas, cualquiera fuere el resultado económico del
pleito no podrán ser impuestas a los actores, menos a la Asociación Civil por su
representatividad pública, y el carácter colectivo de la presente Acción de Consumo que
abraza a toda la Sociedad de la Capital Salteña. Se tenga presente.

III. EXORDIO.

En el carácter invocado, en legal tiempo y forma, venimos por este acto


a promover formal ACCIÓN DE CONSUMO COLECTIVA prevista en los arts. 52, 53, 54
y ccdtes., en contra de la firma comercial CENCOSUD S.A. (comprensible de todos los
Supermercados y/o Locales y/o Sucursales) que operan comercialmente en la Provincia
de Salta, especialmente la capital), con domicilio legal en calle 20 de febrero 1.437 de la
ciudad de Salta, con el objeto de que conforme los hechos y el derecho de orden público
que acreditamos en esta Acción de Consumo COLECTIVA, soliciamos a SS. que al dictar
sentencia:

1) DECLARE ABUSIVO EL ACUERDO ARRIBADO ENTRE LOS


SUPERMERCADOS de empezar a cobrar por unidad las bolsas plásticas que
entregaron en cajas de cobro a partir del 01/8/2016 al 31/12/2016, entre los que se
encuentra la empresa demandada, conforme art. 1, 2 e incisos aplicables de la Ley
25.156.

2) DECLARE A LA DEMANDADA EN INFRACCIÓN, ABUSIVIDAD E

2
ILEGALIDAD, derivada del cobro total de las bolsas plásticas que efectuó la firma
demandada a Consumidores indeterminados desde el 01 de agosto al 31 de diciembre
de 2016 en todos sus Locales-Sucursales que operan comercialmente en la Provincia de
SALTA, por comisión de infracción a los arts. 4, 8 bis, 19 y 40 de la LDC, Ordenanza
Municipal (SALTA) Nº 13.553, y VIOLACIÓN CONTINUADA a la garantía de
“protección de sus intereses económicos” del art. 42 de la Constitución Nacional de
todos y cada uno los vecinos de la ciudad de Salta Capital.
3) DECLARE A LA DEMANDADA EN INFRACCIÓN ABUSIVIDAD E
ILEGALIDAD DE LA OMISIÓN de cumplimiento de la Ordenanza Municipal (SALTA)
15.222 vigente desde el 10/1/2017 por no haber entregado en término las bolsas que le
ordena la Legislación indicada, por comisión de infracción a los arts. 4, 8 bis, 19 y 40 de
la LDC, art. 1097 del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, y VIOLACIÓN
CONTINUADA a la garantía de “protección de sus intereses económicos” del art. 42
de la Constitución Nacional a todo el colectivo de vecinos de la ciudad de Salta Capital.
4) ORDENE, EN CONSECUENCIA, EL REINTEGRO de toda la suma de
capital, más intereses legales que por Legislación vigente sea aplicable a la Sociedad
Salteña1, en la forma que disponga y determine SS. finalmente en la sentencia
definitiva.
5) APLIQUE A LA DEMANDADA DAÑOS PUNITIVOS, de conformidad
al art. 52 bis, y demás pautas que a esos fines proveen los art. 49 y concordantes de la
LDC, por el monto que SS. cuantifique conforme a Derecho2.

Todo lo solicitado en este punto con expresa condenación en costas a la


firma demandada en el presente proceso colectivo de consumo.

IV. TIPO DE PROCESO.

1 Se propone a SS., atento la imposibilidad fáctica y real de ubicar a cada Consumidor de la Ciudad de Salta que pagó las bolsas
durante el 01/8/2016 al 31/12/2016, para la recepción de reintegro individual, se propone que esa devolución se haga a las
entidades benéficas sin fines de lucro que funcionan en la Provincia. Sucede que las sumas percibidas ilegalmente no pueden
quedar en las cuentas bancarias de la parte demandada, porque sería ratificar la ilegalidad del cobro de origen, mediante acciones
contrarias a derecho y en perjuicio de miles de Consumidores en la Provincia.
2 Sin que implique ni integre el objeto de la presente acción colectiva, y del monto que finalmente SS. determine como ajustado a

derecho, Protectora estima y solamente sugiere a SS. como razonable el monto de cuantificación de los Daños Punitivos en la
suma de $5.000.000 (cinco millones de pesos), salvo que se acredite que lo recaudado ilegalmente supera el máximo de la escala
sancionatoria. Se fundamenta en un punto en particular atento su magnitud, y obtener de ese modo una más clara exposición de
hechos y el derecho a SS., más la viabilidad del punto en particular de los Daños Punitivos. Se tenga presente.
3
Que la acción intentada se enmarca naturalmente en las previsiones
procesales dispuestas por el art. 52 de la LDC al ser una acción colectiva, relativa a
hechos donde se han vulnerado los derechos de los vecinos y Consumidores de la
ciudad de Salta, en actos abusivos en el 2016 y omisiones injustificables contrarias a
Derecho Público Municipal vigente (Ordenanza Municipal Nº 15.222) de parte de
Cencosud S.A. en lo que va del 2017, que claramente han lesionado y podrán en mayor
medida continuar lesionando, por su arbitrariedad e ilegalidad manifiesta, los derechos
y garantías reconocidos por nuestra Constitución Nacional y sus leyes específicas, a
quienes representa en este proceso la ONG Protectora. Es decir, a todo el colectivo de
Consumidores vecinos de la Ciudad de Salta Capital.

Por lo que SS., conforme al art. 53 de la LDC deberá disponer se encause


la presente acción colectiva de consumo por las normas del proceso de conocimiento
más abreviado que rijan en la jurisdicción del tribunal y disponer de todas las medidas
que considere más adecuadas para preservar los derechos del usuario conforme lo
dispuesto por el art. 53 LDC. En la Provincia de Salta, subsumiendo el art. 53 de al LDC
y la ley adjetiva local, el proceso debe transcurrir por el Procedimiento Sumarísimo,
salvo mejor criterio de SS. en beneficio del proceso y de los derechos de las partes
involucradas.

V. Cumplimiento de Informe. (Ley Provincial 7.968).

Por la Ley referida en el título, se da creación al Registro Público de


Procesos Colectivos de carácter obligatorio para todos los Tribunales Judiciales de la
Provincia.

En su art. 6 dispone que “… es obligatoria la remisión de datos


vinculados a procesos colectivos por parte de los tribunales de la Provincia, en forma
exacta y completa. Los deberes impuestos por esta norma resultan aplicables
respecto de los tribunales de todos los fueros e instancias”.

4
Por lo tanto corresponde que el Dr. Zenteno, en representación de la
ONG Protectora, solicita a SS. se sirva ordenar el cumplimiento de la remisión de datos
vinculados a la presente acción colectiva conforme Ley Provincial precitada.

VI. HECHOS – Antecedentes.

El 22 de enero de 2.009 se promulgó la Ordenanza Municipal Nº 13.553


(hoy sin vigencia) de la Ciudad de Salta, que es su artículo 1º disponía:

Artículo 1º: “PROHÍBASE en todo el ámbito de la Municipalidad de la


Ciudad de Salta, la entrega de bolsas confeccionadas con materiales que no reúnan las
características biodegradables, oxobiodegradables, hidrodegradables, o cualquier otro
tipo similar para el transporte de la mercadería adquirida por los clientes en los locales
denominados o clasificados como supermercados, hipermercados, shoppings, y comercios
mayoristas o minoristas en general. Los consorcios, industrias, comercios y la
administración pública en general, y en particular la municipal, deberán utilizar para la
disposición de sus residuos, bolsas que reúnan las características de “degradables” a fin de
fortalecer los objetivos establecidos en la presente Ordenanza.”.

Citamos la Ordenanza para iniciar el marco histórico del caso, que tiene
vinculación directa con las conductas reprochables y violatorias de legislación de
consumo, que se denuncian en la presente acción de consumo colectiva.

Siguiendo, el art. 2º otorgaba a los obligados al cumplimiento de la orden


establecida en el artículo 1º, un plazo de 2 años a partir de la sanción de la Ordenanza,
que se produjo el 04 de diciembre de 2010, fecha a partir de la cual TODOS los
supermercados estaban obligados (incluido los de la firma accionada) a cumplir con la
referida ordenanza, pero optaron por incumplirla y en forma no grosera, sino más bien
“obscena”. Acudimos a este adjetivo, porque es como impensado que durante casi 7
años la demandada la haya incumplido 100% y el organismo municipal encargado de
hacer cumplirla haya estado inerte frente a un incumplimiento de tal magnitud y por
tantos años. Ni una sanción en ese plazo a ningún supermercado. Inadmisible
absolutamente.

5
La Ordenanza en cuestión se violó a sabiendas, en forma grosera,
pública, continuada e ininterrumpida por más de casi 7 años, con todo el movimiento
que significa la inmensa cantidad de millones de bolsas plásticas que por mes los
Supermercados entregaban: aproximadamente o promedio de 2.500.000 por mes,
dicho por el propio Secretario de Ambiente Municipal en declaraciones públicas y
medios locales. En este punto, hago saber que existe una grabación en la que un
Gerente de un Carrefour menciona la cantidad de bolsas que por mes entregaban esa
cadena de supermercados indicada. Será enviada a estos autos por el medio digital
periodístico al que pertenezca la nota indicada, como así también del resto de los
medios que serán oficiados para que adjunten material periodístico con cobertura del
“cobro de las bolsas plásticas” en la ciudad de Salta por parte de los Supermercados.

No sólo la firma demandada desarrolla su actividad en la ciudad de Salta,


desde hace muchísimos años, siempre han entregado a los Consumidores en las cajas
cobradoras bolsas plásticas para transportar todos los productos que en sus locales se
adquieren. Es decir que conformaban un determinado status quo ó ESTADO DE
SITUACIÓN, que no se puede soslayar al analizar posteriormente las conductas de la
denunciadas de Cencosud S.A..

Desde diciembre de 2010 a agosto de 2016 el costo de las bolsas plásticas


que se entregaban no lo asumían los Supermercados, sino que integraban o componían
un costo más de cada uno de los productos que están para la venta en las góndolas de
todos sus locales, que termina influyendo en el precio que paga el Consumidor Final al
adquirir cada producto en sus cajas. Algo indiscutible es que el Consumidor no abonaba
hasta el 01/8/2016 suma alguna por las bolsas plásticas, eran gratis o sin costo para ser
concreto.

Las bolsas durante más de 20 o 30 años NO fueron “un producto” a la


venta como los demás que están en las góndolas con su precio por el que se pagan en
las cajas de cobro. Las bolsas constituían un servicio “gratuito”, como los baños, la luz
de los locales, etc., pero hasta antes del acuerdo ilegal que hicieron los Supermercados,
de empezar a cobrarlas desde el 01 de agosto del 2016. Así nos acostumbraron a

6
tenerlas “gratis” los mismos Supermercados que desarrollaron y desarrollan a la fecha,
su actividad comercial en la Ciudad de Salta Capital. Siempre entregaron bolsas
plásticas de polietileno (prohibidas por la ordenanza 13.553), y en el hogar en general,
incluso hasta hoy, se destinan para sacar los residuos domiciliarios.

Pero desde el mes de agosto del año 2016 todos los grandes
supermercados decidieron, en conjunto con la Secretaría de Ambiente Municipal, que
aquel ESTADO DE SITUACIÓN cambie o se modifique. El hecho jurídico ha cambiado,
mutó. A pesar de venir incumpliendo groseramente desde diciembre de 2010 la
Ordenanza Municipal 13.553, ACORDARON3 TODOS COMETER LA ALTERACIÓN
DEL ESTADO DE SITUACIÓN antes descripto desde el 01 de agosto. Cómo? ---> lo
hicieron público en todos los medios salteños, decidieron pasar por encima de normas
de orden público y de mayor jerarquía protectoria, para justificar la implementación de
una transferencia ilegal: No sólo el costo de la bolsa que el Supermercado antes lo
asumía o incluía en cada producto, empezaron a cobrarse en las cajas en forma directa
al Consumidor, bajo el FIN U OBJETIVO de “desalentar el uso de las bolsas plásticas,
para contribuir al cuidado del medio ambiente en la ciudad de Salta”. Sino que el precio,
no era el de costo, tenía además el componente de lucro importante, que será explicado
en la prueba confesional del gerente general de la sucursal en esta ciudad, o quién la
demandada indique y reúna los requisitos de la ley adjetiva local.

El tiempo certificó lo que pensábamos. El fin u objetivo era falso, porque


el verdadero fue la recaudación, ilegal por cierto, sin haber sido notificado al público
Consumidor de ninguna manera con antelación razonable, en definitiva fue impuesto
en forma indeterminada, pero a todos los Consumidores que pasaran por las cajas de
pago. Lo más grave o que se nota con más agudeza la ilegalidad, es que el producto en
cuestión, léase la bolsa de plástico que entregaban en las cajas, era exactamente la
misma, aquella con la que se violó continuamente la primer ordenanza municipal
13.553, durante casi 7 años. De la gratuidad de una bolsa plástica pasamos al cobro de
la bolsa por unidad, lo que resultó de un acuerdo (también ilegal) de los Supermercados.

Resultó que esa recaudación no tuvo ningún destino de difusión,

3 En violación a la Ley 25.156 art. 1º, 2º inc. “e”, “i” y “j”, que debe ser sancionado en debida forma.
7
prevención, campaña, que tiendan a ”concientizar sobre el cuidado del ambiente” ó a
“desalentar el uso de las bolsas plásticas”, dado que a la fecha inclusive nunca hubo
ninguna publicidad o campaña publicitaria promovida y abonada por la empresa
demandada vinculada al cuidado del ambiente y desalentar el uso de las bolsas plásticas
en la ciudad de Salta, ni radial, televisiva, periodística, ni de ninguna otra forma. De
existir, podía llegar a pensarse que destinaron lo cobrado ilegalmente al pago del costo
de esas “reales” formas de concientización del no uso de las bolsas plásticas, ó su
desaliento que es lo mismo. La recaudación de todo el dinero fue ilegal, contrario al
derecho vigente y llegó la hora de reintegrar lo mal habido.

La bolsa plástica no era un servicio sin cargo para el Consumidor, a partir


del 01/8/2016 cambió su estado y pasó ser un producto más que comercializa los
supermercados de la demandada cobrando un monto por cada bolsa, precio que lo
determina cada supermercado (por supuesto en forma arbitraria, porque supera el
costo como se han jactado los gerentes de los Supermercados y algunos Funcionarios
decir, incluso en público): oscilaba entre $0,60 (sesenta centavos) y $1,00 (un peso) cada
bolsa. Esto es lo que hizo la empresa demandada como también el resto de los
Supermercados que desarrollan su actividad en la Ciudad de Salta.

ACLARACIÓN: el precio cobrado por cada bolsa, que osciló entre $0.60
- $1,00, no constituyó su costo solamente, sino que además tiene un componente de
una ganancia significativa o lucro por bolsa, que sumada la cantidad de las bolsas
vendidas para ver lo colectivo del tema, la cuestión se torna no menor, y sorprende
descubrir la finalidad indebida de recaudar grandes sumas de dinero, pero en forma
indebida y sin derecho alguno a lesionar la garantía constitucional de “protección de
intereses económicos” del conjunto de Consumidores de la ciudad de Salta que han
tenido que encontrarse en la situación de tener que pagar lo que les cobraron por cada
bolsa plástica vendida por los Supermercados del grupo Cencosud S.A. entre el
01/8/2016 al 31/12/2016.

Con la prueba pericial contable a producirse se determinará el costo


económico de cada bolsa y el componente de ganancia que le significó a la demandada
la venta de cada bolsa plástica facturada entre el 01/8/2016 y el 31/12/2016. Porque

8
también fijar el precio de cada bolsa, fue otra decisión desacertada del grupo
demandada con el resto de los Supermercados.

En este punto finca la mala intencionalidad ó la particular subjetividad


maliciosa que no fue otra cosa que la decisión irregular de “acordar” con los otros
supermercados empezar a cobrar las bolsas en la fecha indicada, sin prever las
consecuencias jurídicas desfavorables para su parte.

Es hora de hacerlos responsables y de rendir cuentas de lo que hizo la


demandada en forma ilegal y sin derecho. El paso del tiempo deja claro que el único fin
fue el recaudatorio, pero se olvidaron de las leyes que protegen a los Consumidores a
quienes les ha hecho soportar el costo de decidir cambiar el ESTADO DE SITUACIÓN
más arriba descripto en forma clara y detallada. Violaron el art. 42 de la Constitución
Nacional, la garantía de protección de los intereses económicos de cada Consumidor
que pagó por las bolsas en cuestión.

Advierta SS. que además de lo relatado, los Supermercados no


cumplieron inclusive con el deber de informar previo a la alteración del contrato que se
produjo por exclusiva decisión de cada uno de los locales (acordada con sus pares), no
de los Consumidores, de las razones por las que llevaban a cambiar de un estado de
situación (bolsas gratis) a otro estado de situación (con costo cada bolsa) que perjudicó
a cada uno de los Consumidores que abonaron por esas bolsas y afectó garantías
constitucionales como el art. 42 de CN respecto de la “protección de intereses
económicos, conforme se apuntó en el párrafo anterior. Se impuso arbitrariamente el
cobro bajo la falsa única causa de “desalentar el uso de las bolsas plásticas”. Después
de casi 7 años reaccionaron, pero en forma ilegal.

Esta ilegal recaudación quedó registrada en el sistema informático


contable de cada Supermercado que controla y es de propiedad de la Sociedad
Comercial o grupo económico aquí demandado. Desconocemos a la fecha su monto
total, sospechamos que son varios millones, pero el único monto cierto surgirá de las
conclusiones de la prueba pericial contable que ofrece mi parte y deberá producirse
oportunamente en este proceso de consumo, ya que determinará qué cantidad total de

9
dinero los Supermercados han obtenido como consecuencia de poner en marcha un
acuerdo ilegal y espúreo con la práctica de cobro de las bolsas a los Consumidores con
las otras cadenas de supermercados, que motivaron la radicación de la primer4
denuncia del Dr. Daniel Paganetti en la Secretaría de Defensa del Consumidor,
formándose el expediente respectivo.

El “desaliento de uso de bolsas plásticas” sin duda alguna, como fin, es


compartido por todos los ciudadanos, es evidente y lo evidente no se discute. Ahora, el
punto es LA ILEGALIDAD DEL ACUERDO ENTRE SUPERMERCADOS DE EFECTUAR
LA TRANSFERENCIA DE UN COSTO y lucro accesorio a sabiendas, que se advierte o
surge del cobro que realizaron los Supermercados de las bolsas en las cajas. Pensaron
que todo pasaría inadvertido, y que las personas se olvidarían. Se equivocaron, deben
rendir cuentas de todo lo actuado.

La ILEGALIDAD está constituida por LA INEXISTENCIA DE NUEVO


PRODUCTO O SERVICIO NUEVO, que amerite un desembolso del Consumidor hora
adquirente de un nuevo producto, atento el nuevo ESTADO DE SITUACIÓN. No puede
haber un costo nuevo al Consumidor Final, si el mismo no es consecuencia de la
adquisición de un nuevo producto o la providencia de un nuevo servicio, que así lo
justifique. De lo contrario, carece de contraprestación valedera que pueda al menos
mínimamente justificar el cobro de la “nueva bolsa”. Pero no es el caso.

Se comenzó a cobrar un monto determinado de la misma e idéntica


bolsa plástica, que antes se entregó durante casi 7 años en forma gratuita, pero
violando una Ordenanza prohibitiva (Nº 13.553). Es clave entender que es la misma
bolsa, y no una nueva, no es un nuevo producto. No puede haber cobro alguno,
mientras sea el mismo e igual producto que a partir de una fecha la demandada decidió
que dejaba de ser gratis y empezó a cobrar un monto por cada una.

De un día para el otro, los Consumidores en la ciudad de Salta,


específicamente Super Jumbo y los VEA (de la demandada), nos encontrábamos en las
cajas, que debíamos pagar ahora por la misma bolsa que entregaban en forma

4 Hay un segunda denuncia en trámite actual ante la Sedecon (Expte. 231-63699/17).


10
ininterrumpida, por 7 años, pero sin costo para el Consumidor.

Aclaramos que el monto que pagaron los Consumidores no era el costo


de la bolsa plástica, sino que existía a esa fecha una brecha o diferencia, es decir, se
transformó de un servicio gratuito a ser un producto como cualquier otro de las
góndolas.

El cobro de las bolsas que hizo Cencosud fue en principio una decisión
empresarial, pero contraria a derecho y le produjo un enriquecimiento injustificado al
Grupo engrosando sus cuentas bancarias, pero sin causa legal que lo justifique, sólo fue
la decisión (mala por cierto) de una persona o un grupo de ellas, da lo mismo. El único
perjudicado fue el colectivo indeterminado de Consumidores de la Ciudad de Salta
Capital.

Esa gran masa de dinero mal habido, una vez determinado su monto por
pericia de números, debe migrar de las cuentas bancarias de la empresa demandada
(que al entrar a su giro, ya bastantes ganancias debe haberle dado) y regresar al
mercado a donde pertenece, que es el de la Ciudad de Salta. Atento la imposibilidad de
restituir a cada Consumidor el importe de lo pagado por cada una de las bolsas plásticas
y que el principal objetivo de esta acción es el desapoderamiento de la suma total mal
habidas por las prácticas denunciadas, y la restitución al colectivo afectado de
Consumidores de la Ciudad de Salta, mediante la entrega a entidades benéficas de
nuestro medio que si merecen esos fondos por el objetivo y fin que cumplen en nuestra
sociedad, por cierto altruista y no lucrativo, ilegal y en forma contraria al Derecho
vigente, conforme se ha comportado de la empresa demandada con nuestra ciudad,
que bien abiertas estaban las puertas para recibirlo recuerdo, cuando se asentaron en
la ciudad.

Sin duda alguna SS. será quien luego de determinar la ILEGALIDAD y


ABUSIVIDAD de las prácticas aquí denunciadas, será quien finalmente decida cómo se
restablecerá el orden jurídico alterado por la empresa demandada, por orden del art. 54
de la LDC..

11
VII. Hechos Públicos y Notorios.

Lo relevante del cobro de bolsas plásticas de los Supermercados que


operan en Salta es su decisión constituyó un hecho jurídico nuevo desde el 01 de agosto
al 31 de diciembre de 2016, de público y notorio, es decir, se presume conocidos por
todos, con más certeza aún, los Consumidores que diariamente siguen concurriendo a
comprar a los supermercados, incluido el demandado en la presente acción de
consumo.

Los medios locales y digitales se han hecho eco de esta mala práctica5.
La decisión de cobrar las bolsas que acordaron los Supermercados en Salta, no
encuentra soporte más que la arbitraria decisión de Cencosud S.A. también de justificar
su cobro para “desalentar el uso de las bolsas plásticas”6.

Cae de maduro que los Supermercados que han decidido y acordado


introducir “un lucro” ILEGAL, justificaron que el fin era “concientizar sobre el medio
ambiente, desalentando el uso de las bolsas plásticas, para sustraer en verdad un
monto de la venta de cada bolsa plástica que se entregó, cuyo monto es superior al
costo de las mismas7.

Ello es evidencia pura, por un lado, de una clara intención de recaudar de


Cencosud, pero en el marco de un negociado oscuro8 y, por otro lado, que tiene un gran
desprecio por el cumplimiento de las leyes a su cargo en la ciudad de Salta, cuyos
efectos lesivos se mantiene hasta la fecha de presentación de esta demanda y se
extenderá hasta que la demandada proceda a la devolución del dinero mal habido, a su
lugar. La Sociedad Salteña ha manifestado en general un total repudio, intolerancia y
profunda indignación a esta práctica abusiva de los Supermercados.

También es público y notorio que las ventas de bolsas fueron facturadas

5 En la prueba que se ofrece, se indicarán los enlaces de donde se obtuvieron noticias en medios digitales locales sobre el tema
objeto de la presente denuncia.
6 Que hoy podemos ya afirmar que fue falso, solo un pretexto. Lo real es que se quedaron con sumas millonarias, pero en fomra
indebida.
7 Lo que será objeto de otro medio de prueba.
8 Que lo vamos a desmantelar.
12
por los distintos Supermercados que aún hoy funcionan en nuestra Ciudad, con lo cual
se puede probar con certeza y facilidad la cantidad de bolsas que se han vendido en los
Supermercados bajo la ilegal modalidad. Con este dato sabremos –a su vez- cuánto es
el monto de recaudación total de los supermercados con esta ilegal transferencia de un
costo de cada Supermercado que cobran las bolsas desde el 01 de agosto de 2.016,
recuerdo que intitularon para “desalentar el uso de bolsas plásticas”9.

Sin duda alguna el sector de empresas en esta ciudad del rubro de Super
o Hiper Mercados, abusan de su posición dominante, conforme los términos del art. 4º
y 5º de la Ley 25.156 de Defensa de la Competencia. Serán todas las infracciones objeto
de investigación por la Secretaría de Defensa del Consumidor, en su carácter de
Autoridad de Aplicación de la Ley de Defensa del Consumidor 24.240 y demás
legislación que integran la plataforma de legislación argentina de consumo.

Como antes fue aludido, nunca existieron desde el 01 de agosto de 2016,


campaña alguna, publicidad radial, televisiva o gráfica, que haya sido conocida.
Claramente es una falsa justificación del cobro de las bolsas, porque su uso es realizado
en todo el mercado de bienes y servicios donde se comercializan bienes y se hacen
entregas de lo adquirido mediante bolsas plásticas, sin distinción de rubro, dado que la
totalidad del comercio se sigue desarrollando con la entrega de bolsas plásticas. El fin
fue sustraer ilegalmente sumas enormes de dinero, atento la masividad de las bolsas
entregadas mensualmente. Han pasado 2 años y hemos dejado pasar ese plazo para
certificar que la campaña de “desaliento” fue en realidad una mentira, un engaño
masivo al Colectivo de Consumidores de la ciudad de Salta.

No parece interesarles a los supermercados, en especial a Cencosud S.A.,


nada más que las ventas y a cualquier costo, porque han convertido en ganancias
ilegales lo percibido por las bolas plásticas, que son producto de un acuerdo espúreo
que desmantelamos con esta acción de consumo.

9 Advierta SS. que ninguno de los Supermercados que cobraron las bolsas plásticas del 31/8/16 al 31/12/16, ni en esas fechas
incluso posteriormente, han usado ese enorme caudal de dinero a campañas publicitarias que indiquen la existencia verdadera de
que el desaliento va más allá de cobro arbitrario y sorpresivo de las bolsas que siempre fueron gratis para el Consumidor.
13
Es tal el desprecio por los derechos de los Consumidores demostrado por
los Supermercados, que en una audiencia de conciliación (de 6 en total, sin propuesta
de solución, ni acuerdo conciliatoria) celebrada en la Sedecon, en el marco de los
Exptes. números 231-225049/2016) que fuera celebrada en fecha 20/12/2016. En esa
audiencia el apoderado del Carrefour (otro de los Supermercados a demandar
posteriormente por las mismas razones que las aquí expuestas) sostuvo (y pidió dejar

constancia expresa en el acta) que “la política de cobro de las bolsas


surge de una iniciativa de la Secretaría de Ambiente de la
Municipalidad de la Ciudad de Salta”. Sucedió que en esa misma

audiencia el letrado de Cencosud “adhirió” a las manifestaciones indicadas.

Lo expuesto precedentemente denota claramente el enorme desprecio


de la demandada por los derechos de miles de Consumidores, todos representados por
Protectora. Advierta SS. que el Supermercado (a través de su apoderado) no niega su
responsabilidad por la venta , sino que indica dónde nació la “política de cobro de las
bolsas”, como revelando prácticamente que fue una directiva o instrucción, o un
acuerdo, un consumo de la Autoridad de Aplicación, quien, paradójicamente, debe
controlar el cumplimiento de la Ordenanza que la declara tal.

VIII. Normativa Constitucional Violada.

Las normas de “orden público” que se violan son de jerarquía y raigambre


constitucional. Ley 24.240: el art. 8 bis, art. 4º, 19, 37. Garantías Constitucionales art. 4
y 42 de la Constitución Nacional (Deber de Informar, Protección de Intereses
Económicos). Ley 25.156 (art. 2º inciso “g”, “i”; art. 4º).

Asimismo viola el Derecho a un Trato Digno que prevé la Constitución


Nacional, como el nuevo Código Civil y Comercial vigente desde el 01 de agosto de
2015. Ámbito de Aplicación – Prácticas Abusivas (art. 1096). Trato Digno (art. 1097, con
el antecedente inmediato en el art. 8 bis de la LDC).

14
Respecto a la Dignidad del Consumidor, se sabe que en virtud del
proceso de constitucionalización del derecho privado, con especial sustento en el art.
42 de la Constitución Nacional y los Tratados Fundamentales10, se establece que la
dignidad (Postura ratificada por la CSJN en 1991 en el caso “Pupelis, María Cristina y
otros” Fallos 314:438) de la persona debe ser respetada conforme a los criterios
generales que surgen de los Tratados Internacional de Derechos Humanos.

La Dignidad es un Derecho y un valor absoluto del cual ninguna persona


puede ser privado. Se trata de un Derecho Innato al ser humano que ni siquiera admite
disminución, en términos del Dr. Vázquez Ferreyra en “Avances y estancamientos en el
derecho del consumidor. La dignidad de los consumidores y usuarios”, en página 96.

Diversidad de miles de Consumidores diariamente asistieron a los


Supermercados y fueron maltratados por todos los Supermercados de la firma
demandada, desde el 01/8/2016 al 31/12/2016. No es una cuestión de montos ni una
cuestión menor, sino de cumplimiento de las leyes que protegen a los Consumidores:
debemos recordar que a los supermercados concurren personas mayores, jubilados y
trabajadores que fueron injustamente vejados y en particular una lesión (hormiga) a sus
patrimonios, que sumada cada una de ellas producto de la cantidad de consumidores
que diariamente concurren a los Supermercados, dan sumas cuantiosas y millonarias
que injustamente ingresaron a la arcas de los supermercados, bajo el pretexto de
“desalentar” el uso de las bolsas, a costo de castigar el bolsillo (léase “protección de
intereses económicos” del art. 42 de la Constitución Nacional).

No se puede tolerar que quienes han sido uno de los mayores formadores
de precios desde antes de diciembre de 2015, que hayan aportado claramente para la
profundización de la inflación de los productos que venden los supermercados en la
ciudad de Salta, hayan tenido la inmoralidad de tomar la decisión, en el acontecer del
incumplimiento continuado de la Ordenanza 13.553 por más de 6 años a la fecha, de
decidir meter la mano en el bolsillo de los Consumidores en Salta durante el 01/8/ al

10 El art. 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), que dispuso que “toda persona tiene derecho al
reconocimiento de su dignidad”.

15
31/12/2016 y recaudar sin Derecho sumas de dinero incumpliendo normas y garantías
fundamentales de los Consumidores.

Tienen el Deber por Ley de respetar los Derechos de los Consumidores,


de lo contrario, deberán someterse a la sanción que a esos efectos prevé la Ley 24.240
en su art. 52 bis.

IX. DAÑO PUNITIVO

En torno a esta figura vamos a referirnos conceptualmente al mismo,


luego a los requisitos de su procedencia, finalmente abordaremos consideraciones y
aspectos fácticos del caso en particular relevantes en torno a su admisibilidad en el
marco del presente proceso colectivo de consumo, dado que como Consumidor me
encuentro amparado por la LDC y principalmente por el art. 42 de la Constitución
Nacional Argentina.

El actual art. 52 bis de la LDC expresa:

"Daño punitivo. Al proveedor que no cumpla sus obligaciones legales o contractuales con
el consumidor, a instancia del damnificado, el juez podrá aplicar una multa civil a favor del consumidor, la
que se graduará en función de la gravedad del hecho y demás circunstancias del caso, independientemente
de otras indemnizaciones que correspondan. Cuando más de un proveedor sea responsable del
incumplimiento responderán todos solidariamente ante el consumidor, sin perjuicio de las acciones de
regreso que les correspondan. La multa civil que se imponga no podrá superar el máximo de la sanción de
multa prevista en el art. 47 inc. b) de esta ley."

La ya no tan nueva figura sanciona a quien incumple las obligaciones a su


cargo impuestas por la legislación del consumo, pero ese incumplimiento está revestido
de una intencionalidad particular plasmada en la decisión tomada de no cumplir
deliberada y arbitrariamente su obligación en perjuicio del Consumidor, siempre
pudiendo hacerlo, es decir cumplir con las normas que le imponen un deber de actuar a
todo prestador.

Se trata no de casos comunes, sino de particular gravedad, que denotan


una gran indiferencia11 o menosprecio por los Derechos involucrados en el conflicto de

11El Proyecto de 1998 que contemplaba a los daños punitivos en su Art. 1587, justamente requería que se haya actuado con grave
indiferencia respecto de los derechos ajenos o de los intereses de incidencia colectiva.
16
consumo en particular. Desde cuando conocen el incumplimiento que les denuncia el
consumidor afectado12 casi siempre, por los derechos ajenos de sus propios clientes,
ó13 priorizando netamente aspectos económicos, comerciales por sobre las garantías
constitucionales que protegen a los Consumidores de la Ciudad de Salta capital.

Además resulta evidente que, por la negligencia e intención deliberada


de no cumplir con sus obligaciones legales y contractuales durante tantos días, se
califica la responsabilidad y se torna en exceso groseramente desmedida. Desde este
momento el incumplimiento sostenido en el tiempo reúne los requisitos del
incumplimiento de las obligaciones, tanto legales como contractuales, y se califica la
reprochabilidad de sus conductas, lo que obliga a que la sanción a imponer a la
demandada por Daños Punitivos sea ejemplificadora y disuasiva, para ella y el resto de
las empresas del rubro.

Esa voluntad desplegada en las conductas graves está constituida por un


elemento cognoscitivo: que es el conocimiento cabal que tiene -o debe tener- el
prestador de sus obligaciones en el caso en particular14. El otro elemento es el volitivo:
que, partiendo de la verificación y existencia del elemento anterior, está constituido por
la decisión de continuar con la conducta que se le reproche o la profundiza, lo que
reviste más gravedad aún.

La voluntad objeto de sanción es la decisión libre y voluntaria no sólo de


incumplir desde el inicio, sino de sostenerlo en el tiempo como es en el presente caso,
pudiendo hacerlo, demostrando con esa intención deliberada de omisión sostenida, un
grosero desprecio, aversión por los derechos y garantías constitucionales asisten a cada
vecino y Consumidor afectado, a sabiendas –insisto- que puede cumplir siempre con las

12 Recuerdo a SS. que mi mandante presentó notas de intimación y pedido de información, que ofrecemos como prueba
documental en esta acción.
13 Para comprender el concepto, nada mejor que citar el conocido caso Grimshaw vs. Ford Motor Co."El caso fue el siguiente. La

firma Ford Motor Co. había lanzado al mercado un nuevo modelo de automotor, el "Ford Pinto", que tenía una particularidad: el
tanque de combustible se encontraba ubicado en la parte posterior del rodado. Al parecer, esto implicaba una gran deficiencia del
rodado, que lo hacía propenso a explotar, en caso de ser chocado desde atrás a una determinada velocidad.
Todo esto se comprobó en una demanda judicial originada, tras la muerte de una niña, acaecida como consecuencia de la explosión
e incendio de una de estas unidades.
Lo grave fue que se comprobó, no sólo las deficiencias que presentaba el vehículo, sino que las mismas habían sido conocidas
por el empresario, una vez lanzado el producto a la venta. Es decir que aquél, sabiendo de los posibles daños que iban a producirse,
optó por no rescatar las unidades de la venta, por cuanto realizar las acomodaciones pertinentes en todos los vehículos que ya se
encontraban en circulación le saldría más caro que indemnizar los daños, a medida que se sucedieran.

14 Sabían que incumplieron por casi 7 años le prohibición de entrega.


17
obligaciones a su cargo. Ahí finca el blanco de los daños punitivos, a esa particular
conducta, con el valor agregado de maliciosidad ó intencionalidad, que se pretende
disuadir con la figura.

Su Señoría, en este caso los supermercados de Salta “se pusieron de


acuerdo”15 para empezar a cobrar las bolsas que siempre entregaron gratis o sin cargo
para el Consumidor, utilizando falsa justificación de “desalentar el uso de las bolsas
plásticas”. En realidad lo que quisieron hacer era recaudar dinero, y así lo hicieron, pero
violando la Ley que protege a los Consumidores.

Es más, no podemos dejar de mencionar que en este caso también se han


violado previsiones normativas del nuevo Código Civil y Comercial, el cual desde el
01/8/2015 impone a todas las personas humanas y jurídicas un deber de prevenir daños,
que en el caso no se cumplió, violándose la norma (art. 1710).

Respecto del delicado proceso de cuantificación de los Daños Punitivos


en el caso particular, luego de admitir su aplicación, SS. debe acudir a los elementos
que le otorga la Ley, es decir los parámetros mencionados en el art. 49, que dispone:
“En la aplicación y graduación de las sanciones previstas en el artículo
47 de la presente ley se tendrá en cuenta el perjuicio resultante de la infracción para
el consumidor o usuario, la posición en el mercado del infractor, la cuantía del
beneficio obtenido, el grado de intencionalidad, la gravedad de los riesgos o de los
perjuicios sociales derivados de la infracción y su generalización, la reincidencia y las
demás circunstancias relevantes del hecho”.

Luego en lo particular, debe tener presente la magnitud de los alcances


que tienen las conductas que denunciamos en esta demanda, de donde surgen micro
daños a cientos a patrimonio de miles de Consumidores que al tener que comprar
forzosamente las bolsas a los Supermercados, TODAS ellas se encuentran en una única
similar situación y condición de afectación, por las conductas que reprochamos a los
Supermercados.

15 Antes del 01/872018 violando el art. 2 inc. J de la Ley 25.156 de Defensa de la Competencia.
18
Con sólo pensar que en toda la Ciudad de Salta solo el Carrefour
entregaba antes de cobrarlas, aproximadamente 1.500.000 bolsas plásticas por mes,
resulta imposible imaginarnos la cantidad total aproximada de bolsas. De un día para el
otro, empezaron a ser productos vendibles como el resto en las góndolas, es decir,
comenzaron a venderlas, pero en forma ilegal.

i. Cuantificación del Daño Punitivo. Consideraciones.

En la cuantificación de los daños punitivos, no puede ser menor a las


sumas de dinero que se acredite en autos que la empresa demandada ha percibido sin
derecho y en forma ilega, contraria al Derecho vigente al momento de cometerlas. Es
posible incluso declarar la inconstitucionalidad del tope que prevé el art. 52 bis de la
LDC, si el monto mal habido, supera el tope máximo que no se modifica desde el 2008
a la fecha.

En concreto, por ejemplo, si se prueba que los supermercados que


controla CENCOSUD en la ciudad de Salta, cobró 15 millones de pesos
aproximadamente en 5 meses, el máximo de 5 millones es el 33,33% de la suma
millonaria malhabida, y si se la condena por 5 millones, lo pagará con parte del total mal
habido, lo que de ningun modo puede la Ley ni la Justicia acompañar.

Surge necesario por evidente, correr el tope, a ir como mínimo a los 15


millones, más un plus razonable, que constituya la sanción administrativa a aplicar.
Entendemos que de ese modo el grupo demandado no hará lo mismo en adelante, es
decir, la multa cumplirá con el fin esencial de disuadir la conducta sancionada.
Entiendo que va de suyo el deber de declarar la inconstitucionalidad del
tope de los Daños Punitivos, por razones de orden público, en el caso que se certifique
con grado de certeza que la recaudación ilegal superó ese tope. Desde ya Protectora lo
deja planteado en la presente acción de consumo en representación de todos los
indeterminados Consumidores que desde su bolsillo constituyen la gran masa
millonaria de dinero mal habido por Cencosud.

X. PRUEBA.

19
Ofrecemos los siguientes medios de prueba:
1. Constancias de autos que asistan el Derecho de los representados
por Protectora en este proceso y del co-actor Daniel Paganetti.
2. Documental: 1. 37 (treinta y siete) copias certificadas por Notario
Púbico respecto de la existencia de PROTECTORA ASOCIACIÓN
DE DEFENSA DEL CONSUMIDOR, debidamente legalizadas por el
Colegio Notarial de la Provincia de Mendoza. 2. Acta de Comisión
Directiva de fecha 26 de febrero de 2016 (habilitación de la filial
Salta de Protectora y designación de representante de Protectora
en Salta al Dr. Nicolás Zenteno Núñez). 3. Copia de Acta de
audiencia de conciliación de la Sedecon (Expte. 231-225049/2016)
celebrada en fecha 20/12/2016. 4. DNI de Daniel H. Paganetti Nº2
3.163.608. 5. Certificación de Poder General para juicios otorgado
por la ONG co-actora de la presente acción, declarando que tal
instrumento se encuentra plenamente vigente a la fecha de esta
presentación.
3. Instrumental/Informativa: 1. Ofrecemos las constancias
instrumentales de dos expedientes administrativos (Nº 23-
225049/2016 y 231-63699/2017), solicitando se libre oficio a la
Secretaría de Estado de Defensa del Consumidor de la Provincia de
Salta, a los efectos de que envíe los expedientes administrativos a
efectos “videndi et probando”, en su defecto, copias de ambos
expedientes a cargo y costa de nuestra parte. 2. Se libre oficio a la
Secretaría de Ambiente y Servicios Públicos de la Municipalidad de
la Ciudad de Salta a fin de que informe cuántas inspecciones hizo el
Organismo en su Calidad de Autoridad de Aplicación (de las
Ordenanzas 13.553 y 15.222) a los Supermercados de la Ciudad de
Salta durante los años 2016 y 2017. En caso positivo, adjunte
documentación respaldatoria de lo informado. 3. Se libre oficio a los
distintos portales web de noticias locales (InformateSalta,
QuePasaSalta, LaGazetaSalta, etc.), como también al Diario El
Tribuno, Nuevo Diario de Salta, y a todas las radios locales de la

20
ciudad de Salta, a efectos de que acompañen a estos autos todas las
notas periodísticas de cualquier naturaleza y formato, que versen
sobre la denuncias por las ventas ilegales de las bolsas plásticas por
parte de los Supermercados, denunciado por el actor Daniel H.
Paganetti.
4. Testimonial: Ofrecemos el testimonio de cada uno de los gerentes
de las distintas sucursales de la empresa demandada y que operan
en la Ciudad de Salta. Pido se intime a la demandada a aportar los
datos a los efectos de notificarlos en su domicilio real, salvo que SS.
disponga que se notifique en cada una de las sucursales y en la
persona de sus gerentes. Quienes corresponda, declararán a tenor
de pliegos que se presentarán en la audiencia oportuna que se fije a
esos efectos.
5. Confesional: del Representante Legal de Cencosud S.A. con
facultades suficientes para absolver posiciones, a tenor del pliego
que oportunamente será presentado en audiencia a esos fines.

X. DERECHO.

Que se funda la presenta acción de consumo colectiva en las normas de


orden público de Consumo han sido violados, arts. 41. 42, 43 y ccs. de la Constitución
Nacional; art. 8, 8 bis, 19. 54 y ccs. de la 24.240 y su mod. 26.361 Ley de Defensa al
Consumidor y demás doctrina y jurisprudencia mencionada en el desarrollo de esta
presentación.

XI. RESERVA DEL CASO.

Que encontrándose en juego derechos de directa e inmediata raigambre


constitucional (arts.7, 16, 29, 30, 41, 42, 43, 99.9, 128 inc1 y 2 de la C.N.), se hace expresa
reserva del caso federal para ocurrir ante la Excma. Corte Suprema de Justicia de la
Nación por el procedimiento previsto por el art. 14 Ley 48. Se tenga presente.

XII. PETITORIO.

21
Por todo lo expuesto a SS. solicitamoso:
1. Nos tenga por presentados, parte y por constituido el domicilio procesal y
denunciado los reales.
2. Se admita formalmente la presente ACCION DE CONSUMO COLECTIVA y
se le otorgue la vía procesal que SS. considere más apropiada conforme la C.N.
3. Tenga presente la prueba ofrecida, ordenándose su producción oportuna.
4. Oportunamente haga lugar a la Acción de Consumo Colectiva, con costas a la
demandada.

PROVEER DE CONFORMIDAD
SERA JUSTICIA.

22