Está en la página 1de 138
A MODO DE PROLOGO Hoy, mds gite nunca, es preciso que los, alamnos de los colegios catélicos, futwros defensores de la santa Ma- dre Iglesia, tan atacada por muchos que fueron sus hijos, es preciso, decimos, que conozcan las luchas y triunfos de esa Madre; que sepan cudl ha sido la vida de ese Cuerpo Mistico de Cristo de que les han hablado en la clase de Feligién. —Cémo sabrén quién es la Santa Iglesia Catdlica si’ ignoran sus luchas en los dias de las lejanas persecuciones romanas hasta las de hoy, cuando vivimos en una “segunda era de los mértires” ya que el ensoberbecido siglo XX ha’ derramado Ia sangre cristiana con una abundancia tan se-| mejante sdlo a la persecucién de los primeros aitos del siglo IV? —Cémo sabrén quién-es Ella si ignoran~ sus luchas contra las herejias que cien y cien veces intentaron rasgar la ténica inconsiitil de su fe inmaculada? —si no saben sus triunfos én dias gloriosos, si no conocen sus héroes y sus santos? ,- * —Cémo defenderin a su Madre si no estudian su His- toria, si no saben a qué precio nuestros padres en Ia fe nos han conservado ‘nuestra santa Religion? Ast es. de importancia summa el estudio de la. Historia ‘ de la Iglesia para el estudiante de segunda Ensefanza: de este estudio brotaré para él mayor aprecio para con su eminente dignidad de cristiano, ya celebrada hace diez y¥ seis siglos por el Papa San Leon el Grande; “Conoce, oht | cristiano tu dignidad: hecho participe de Ia divina natu- raleza, no vayas a degenerar en conversacién vil”, (Sermo! I, de Nativitate Domini). , _ En ia composicién de este compendio nos hemos ins- pirado en los mejores autores modernos. } | | | | ¥ ii 1 Sin transformar la Historia en Apologia hemos pro- curado seguir el desarrollo de la Iglesia desde los dias de la antigiiedad cristiana hasta la formacién de lo que mu- chos afos se llamé la CRISTIANDAD, conjunto de nacio- nes que socialmente obedectan a Cristo y a su Iglesia. Esa eristiandad, en Europa especialmente la hemos visto lu- char contra sus adversarios, vencerlos y luego desmoronarse bajo los golpes del protestantismo y del laicismo moderno. No por eso fue vencida ia Santa Iglesia: ya vuelve a recuperar naciones que le arrebaté la herejta del siglo XVI. En América Hispana ha encontrado nuevas tierras que conquistar para Cristo y millones de almas que educar. He- mos desarrollado un tanto la vida de la Iglesia entre noso- tros que tampoco glorias y santos nos fdltan. Finalmente hemos asistido a los ingentes trabajos de la Iglesia mistonera del siglo XX, divina compensacion por las pérdidas que le hacen sufrir la persecucién comunista en Europa Oriental, y la agresividad del protestantismo americano. Al través de los vaivenes de las contingencias humanas que acompanan siempre nuestra Iglesia militante hemos visto, cual estrella de Belén, brillar la santidad en su frente. Nunea le han faltado santos desde los dias de su fundacién hasta los nuestros, cuando esa santidad volvid a sentarse A oe de san Pedro en la persona del humilde y egregio fo X. GUION PEDAGOGICO No hemos escatimado las ilustraciones, casi siempre documentales; los mapas histéricos que han de ser la base de las explicaciones; las notas ilustrativas, que forman un copioso complemento de la leccién y que han de inspirar mayor amor y carifio a la enseftanza. El mismo texto viene a ser el compendio de la leccién oral: no debe ser materia de estudio. Sélo deben estudiarse los Restimenes.. Dignese el Seftor Jesucristo bendecir este nuestro hu- milde trabajo: se lo ofrecemos para que por él nuestros alumnos de segunda Enseftanza fortalezcan en sus almas el respeto, la estimacién, el carifio y la voluntad de ser siempre hajos fieles y generosos defensores de la Santa Ma- dre Iglesia Catélica, Apostélica y Romana. Medellin, Enero de 1952 A SAN PIO X En los dias de su Canonizacion Mayo 1954 -..Manso y humilde.... valiente Defensor de la Iglesia.... animoso ep restaurario todo en. Cristo. = } HISTORIA DE LA IGLESIA CATOLICA CAPITULO 1 LA ANTIGUEDAD CRISTIANA a) Sus primeras manifestaciones: Pentecostés y la primera pre- dicacién de San Pedro. en Pelestina, donde obra sus primeros mila- Bye te eae gros y sufre persecucién. San Pedro. en Antioquia, donde establece su sede en 42. en Roma, donde traslada su sede y mucre. El convertido de Damasco; c) La predica- cién de San. 4 El Apéstol de los gentiles. Pablo. LB Viajero de la fe y su martir en Roma. ( el odio de los judios hacia el cristianis- 2 mo; 3 q/| las calumnias ésparcidas en la plebe; § 2) la intolerancia romana frente a un cul. 5 to universal; a3 5 p | las acusaciones de lesa-majestad, de he- d) Tres siglosde ) § chiceria y de religién ilicita; Ppersecuciones los edictos de algunos emperadores; que dieron gran namero de mértires; que suscitaron valientes Apologistas; que concluyeron con el triunfo de la Iglesia De la Iglesia Catélica en la antigiiedad estudiaremos: (en 313, el Bautismo; e) Su vida inte- | ¢] Sacrificio eucaristico; rior compen- i diada en la Confesién y la Penitencia; el ayuno y la conmemoracién de la Resurrec- cion. La Iglesia es la continuacién de Jesucristo en la tierra; es su reino, su Cuerpo mifstico, segtin palabra de San Pa- blo. La Historia de la Iglesia relata él progreso del reino de Cristo, su maravillosa propagacién y conservacién, su inagotable vida y fecundidad,