Está en la página 1de 3

Evolución y perspectiva/factores que dinamizan.

Las CRAC están atravesando una situación bastante difícil, con problemas en su modelo de
negocios, han perdido identificación y ya no son exclusivamente rurales, además, sus indicadores
de gestión presentan problemas y tienen poca participación de mercado en el sistema financiero
nacional.

La elaboración del presente Plan Estratégico consistió en analizar y evaluar qué estrategias son
relevantes para sacar a las CRAC de su complicada situación. Dicho documento para las CRAC ha
sido proyectado al año 2025. La visión es “ser en el 2025, el sistema referente en contribuir al
emprendimiento de negocios y mejora de la calidad de vida de clientes del sistema no bancario
peruano y ser sosteniblemente rentable”. Para lograr la visión se han formulado cuatro objetivos a
largo plazo, así como siete estrategias, de las cuales se han retenido cinco.

Asimismo, para lograr los objetivos a largo plazo se han definido ocho objetivos de corto plazo. Es
importante mencionar que el plan estratégico formulado plantea una modificación de la
estructura actual orgánica, a través de la creación de nuevas áreas que permitirán desarrollar las
estrategias establecidas con la finalidad de lograr los objetivos planteados y una entidad que
coordine los esfuerzos de las CRAC. La implementación del presente plan estratégico para las CRAC
permitirá que se recuperen y sean rentables y responsables socialmente. Finalmente, se desea
fortalecer y desarrollar el sector de las microfinanzas y colaborar con el crecimiento de la
economía peruana, por lo que se recomienda la implementación del presente documento en el
más breve plazo.

Situación actual de participación de las CRAC

Actualmente, las CRAC concentran el 0.18% de créditos y el 0.21% de depósitos del Sistema
Financiero Nacional, participación que se fue reduciendo en los últimos años debido a la salida de
instituciones de dicho sector, siendo el sistema más pequeño en comparación con la Banca
Múltiple, Empresas Financieras, Cajas Municipales y Edpymes (SBS, 2015).

Las CRAC, viene incursionando durante los últimos años en el financiamiento a los sectores de la
micro y pequeña empresa urbana, observándose que aplican una tecnología crediticia incipiente y
deficiente frente a sus competidores, lo cual se traduce en indicadores financieros no del todo
óptimo. Considerando la participación del sistema microfinanciero en la distribución de créditos a
la Mype y consumo por tipo de empresa a diciembre 2015, se aprecia en la Figura 2 que dicha
participación fue mínima en la selva oriente del país, evidenciándose en ella una oportunidad para
captar la demanda insatisfecha de dicha región.
Créditos por CRAC (a diciembre del 2015 – En miles de Nuevos Soles)

Plan Estratégico Integral (PEI)

La elaboración del PEI permite llegar a las siguientes conclusiones, luego de pasar por las etapas de
análisis, formulación y planeamiento:

1. La situación actual de las CRAC indica que los resultados no son satisfactorios, debido a los altos
niveles de mora, deficiente tecnología crediticia, incremento de provisiones, bajos márgenes de
ganancias, dificultad para fortalecer patrimonio, encontrar fuentes de fondeo barato, entre otros.

2. El sistema de las CRAC presenta debilidades bien marcadas, así como fortalezas que pueden
resaltarse, el contexto genera una oportunidad excelente para que estas entidades aprovechen la
situación por la que atraviesa el país, no hay que olvidar que el Perú presenta un entorno
favorable para las microfinanzas y esto es a nivel mundial.

3. La gran problemática de las CRAC es la falta de estrategias adecuadas para atacar su mercado
objetivo pese a que éste muestra un potencial que falta explotar; lamentablemente las debilidades
prevalecen sobre las fortalezas. De todo el filtro realizado, salieron cinco estrategias retenidas, las
cuales contribuirán a que se consiga los objetivos a largo plazo y la situación deseada.

4. Los bajos márgenes del sector hace poco atractivo el ingreso de nuevos competidores formales
por la alta competencia, y el ingreso de sustitutos siempre está latente, debido a las características
de la economía peruana que se distingue por su bajo grado de profundización financiera y alta
informalidad.
Futuro de las Cajas Rurales de Ahorro y Crédito

El Perú presenta por varios años consecutivos el mejor entorno de negocios para las microfinanzas
a nivel mundial, lo cual refleja el enorme potencial que tiene el país para el desarrollo de las
actividades de las CRAC. Durante los últimos años, el PBI viene creciendo positivamente. Si bien es
cierto que en los últimos años la economía ha decrecido, el comportamiento se muestra favorable,
con indicadores macroeconómicos fuertes frente a los países de la región.

El sistema financiero peruano es un reflejo del crecimiento de su PBI. Si bien es cierto que las tasas
ya no superan el 15%, el crecimiento actual bordea el 10% y es un crecimiento importante,
teniendo en consideración los efectos de la economía mundial, especialmente el efecto de China
sobre la economía peruana, la baja del precio de los metales se ha traducido en una reducción
importante de las exportaciones y eso ha repercutido de una u otra forma en el mercado interno.

En conclusión, con el desarrollo del plan estratégico elaborado, las CRAC en el 2025 serán el
sistema referente en contribuir al emprendimiento de negocios y mejoramiento de la calidad de
vida de clientes del sistema no bancario peruano, siendo financieramente rentables, aportando de
manera significativa al desarrollo de la inclusión financiera y contribuyendo con la reducción de los
niveles de pobreza e informalidad a través de la generación de empleos de manera directa e
indirecta.