Está en la página 1de 14

INTRODUCCIÓN

En los primeros años del siglo XIX, la gran mayoría de los agricultores dependían del
abastecimiento propio de sus semillas. Concluida la II guerra mundial, se intensifica la
producción agrícola e incrementa la demanda en cantidad y calidad de las semillas. En la
actualidad, el mundo desarrollado ha dominado la industria semillera, por las grandes
inversiones e investigaciones asociadas que demanda esta actividad, para lograr semillas de
calidad con alto potencial productivo en un mercado cambiante y dinámico a nivel
internacional. Estados Unidos posee casi mil instituciones especializadas relacionadas con
la actividad de semillas. Otros países como Francia, Japón, Holanda, Inglaterra, Canadá e
Israel poseen la mayor fuente de recursos genéticos, para la creación de nuevas variedades
e híbridos y ostentan el dominio del comercio de semillas. Hasta 1959, no existía en Cuba
una producción de semilla de forma organizada, la utilización de semillas de calidad era
prácticamente nula, especialmente las producidas en el país. A partir de entonces se
desarrolla la cultura semillera estatal, siendo además el inicio del primer sistema nacional
organizado para esta producción especializada.

ETAPA DE GERMINACION

Después de la siembra la semilla empieza a embeber agua a través de la testa y el micrópilo,


aumentando gradualmente de tamaño. La etapa de imbibición puede ser dividida en dos
fases:
a) Rápida captación de agua que se completa aproximadamente en 2 días y en que la semilla
aumenta significativamente de volumen.

b) Baja tasa de captación de agua e incremento en la actividad metabólica de la semilla.


A través de procesos enzimáticos, parte del material de reserva de los cotiledones va
quedando gradualmente disponible para el crecimiento del eje embrionario. Este
crecimiento determina la aparición de la radícula y 1 o 2 días después, como promedio, la
aparición inicial de la plúmula; ésta, al asomar por entre los cotiledones, lo hace en forma
curva, protegiendo de esta manera el ápice del brote contra un posible daño (Figura 1);
luego, hacia el final de su crecimiento, la plúmula va enderezándose gradualmente hasta
lograr la emergencia (Figura 2).

Figura
Secuencia de la etapa de germinación.
1.
Figura Plántula recién emergida en
2. que el extremo apical de la
plúmula ya no muestra
curvatura.

Una vez que ocurre la emergencia, la plúmula da paso al primer par de hojas verdaderas,
las cuales en primera instancia aparecen totalmente plegadas (Figura 3). A partir de ese
momento, y bajo las hojas verdaderas, se hace visible el epicotilo, estructura que lleva
consigo dos hojas rudimentarias llamadas brácteas trífidas; éstas vienen diferenciadas en la
semilla, apareciendo habitualmente la primera de ellas en el subnudo más cercano a la
superficie del suelo y la otra en el primer nudo de la parte aérea (Figura 3).
Figura Plántula mostrando sus dos
3. brácteas trífidas y sus primeras
hojas verdaderas próximas a abrir.

Los cotiledones, debido a la germinación hipogea que presenta la especie, permanecen bajo
el suelo manteniendo en un principio sus características de forma y tamaño;
posteriormente, y a partir del estado de primera hoja verdadera, los cotiledones, que van
suministrando nutrientes a las plántulas para su crecimiento, comienzan gradualmente a
deteriorarse. En cualquier caso, su aporte al crecimiento en las primeras etapas de
desarrollo es bastante alto; esto puede comprobarse a través de la presencia de plantas
albinas, las que en ínfimo porcentaje suelen aparecer en los cultivos; estas plantas, a pesar
de carecer de clorofila, logran desarrollarse en forma normal hasta el estado de cuarta hoja,
producto básicamente del abastecimiento que le proporcionan sus cotiledones.

DESARROLLO DIARIO DE LA ARVEJA

 DIA 1: Se prepara el material para sembrar la semilla de arvejas y habas.

le salio una hoja , se esta volviendo de color café y al rededor de la arveja tiene pecas
negras, y también le tuve que aumentar agua y a medida que la raíz crece la arveja se
muere.
martes-06-mayo

observe que a mi germinación le creció un ramito chiquito y le salio una hoja pequeña le
tuve que aumentar agua porque se había tomado toda el agua y se estaba secando, y
también le salieron varias hojas.

domingo-12-mayo

Observe que a mi germinación le salieron hojas y la arveja se esta poniendo cada vez más
negro, y ya tiene una raíz con la mata, el tallo con las hojas gasta mucha agua y por tal
motivo le tuve que aumentar cada vez más agua

viernes-16-mayo

Observe que a mi germinación le están creciendo cada vez más hojas pero seta gastando
cada vez más agua y la raíz esta creciendo cada vez más.
sábado-17-mayo

Observe que a mi germinación,la raíz se esta pegando al algodón y la arveja se esta


muriendo la
raíz es blanca y larga.

lunes-19-mayo

Observe que a mi germinación una arveja le salieron


hartas hojas en la punta del tallo
y le esta creciendo como una flor

miércoles-13-mayo

Observe que a mi germinacion le crecieron

hojas en la punta de la mata


y esta creciendo.

viernes-23-mayo

Observe que a mi germinación no le he notado


cambios, pero tiene unas hojas de varios tonos de verde.

lunes-26-mayo
Observe que a mi germinación como tiene 2
arvejas una se abrió en 2 y la otra arveja
es de color café y el tallo esta más grande.

GERMINACIÓN

La germinación es un proceso que tiene lugar en el momento adecuado.


Mientras tanto las semillas pueden estar aletargadas durante largo tiempo,
dependiendo del tipo de especie que se trate. En algunas especies esta debe
producirse en un periodo relativamente corto de tiempo, o la semilla se pudre.
En otros casos, la germinación puede esperar cientos de años.

Cuando la germinación empieza, la radícula sale en primer lugar, dirigiéndose


hacia el micrópilo y perforando la testa. Se introduce en la tierra, produciendo
las raíces. El hipocotilo se extiende y hace que la semilla emerja del suelo. Los
cotiledones se abren. Por desarrollo de la plúmula, por encima de ellos, ,
aparece el epicotilo y por debajo el hipocotilo, conformando el tallo. Los
cotiledones se marchitan y nuevas hojas surgen en el tallo. Este es un tipo de
proceso germinativo, el que eleva los cotiledones por encima de la tierra (
germinación epigea) pero algunas veces los cotiledones se quedan debajo de la
tierra, como pasa con las judías (germinación hipogea).

LA SEMILLA es el principal órgano reproductivo de la gran mayoría de las plantas


superiores terrestres y acuáticas. Ésta desempeña una función fundamental en la
renovación, persistencia y dispersión de las poblaciones de plantas, la regeneración
de los bosques y la sucesión ecológica. En la naturaleza la semilla es una fuente de
alimento básico para muchos animales. También, mediante la producción agrícola, la
semilla es esencial para el ser humano, cuyo alimento principal está constituido por
semillas, directa o indirectamente, que sirven también de alimento para varios
animales domésticos.

La semilla es uno de los principales recursos para el manejo agrícola y silvícola de las
poblaciones de plantas, para la reforestación, para la conservación del germoplasma
vegetal y para la recuperación de especies valiosas sobreexplotadas. Las semillas
pueden almacenarse vivas por largos periodos, asegurándose así la preservación de
especies y variedades de plantas valiosas.

La semilla, simiente o pepita es cada uno de los cuerpos que forman parte del fruto que
da origen a una nueva planta; es la estructura mediante la cual realizan la propagación de
las plantas que por ello se llaman espermatofitas (plantas con semilla). La semilla se
produce por la maduración de un óvulo de una gimnosperma o de una angiosperma. Una
semilla contiene un embrión del que puede desarrollarse una nueva planta bajo
condiciones apropiadas. También contiene una fuente de alimento almacenado y está
envuelta en una cubierta protectora.
La producción de semillas es un proceso esencial de la agricultura, gracias a este, los
campesinos han domesticado las especies vegetales que hoy consumimos, creando una
enorme variedad dentro de cada especie al ir adaptándolas a distintas condiciones
ambientales y necesidades culturales.

Las semill^►s son, cn la mayor parte de las especies de interés agrícola, el pri►^cipal
mecanismo de reproducción. Las semillas están constituidas por un embrión y por
com}^uestos de reserva (glúcidos, proteínas, lípidos), rodeados a►^^bos por las
cubiertas seminales. No obstante, esta estructu►a Qeneral va►-ía entre las diferentes
especies p►-incipalmente en relación al tipo y proporción de los compuestos de reserva
y a las características de l^s cubiertas seminales. Las semillas, una vei 1^i►^alizado su
desarrollo sobre la planta madre, permanecen en un estado de "reposo" hasta que se
da►^ las co►Zdiciones favorables para su germinación. Este estado puecle venir
detenninado por la existencia de condiciones ambientales desfavorables o por la
existencia dc factores que act^►an desde la propia semilla no pe►mitiendo su
^^e►minación. En el primcr caso se dice que la semilla se encuentra en un estado de
quiescenci^► y en el segundo que la semilla p►-esenta dormición. La imbibición d^ las
semillas quiescentes, en condiciones óptiinas de te►nperat^u^a, oxigenación e
ilumin^►ción. pone en marcha un conjunto de mecanismos fisiológicos que permiten su
germinación y el posterior desarrollo de la plántula.

RESUMEN

Las semillas son la unidad de reproducción sexual de las plantas y tienen la función de
multiplicar y perpetuar la especie a la que pertenecen, siendo uno de los elementos más
eficaces para que esta se disperse en tiempo y espacio. Constituyen el mecanismo de
perennización por el que las plantas perduran generación tras generación. Son también la
unidad móvil de la planta. Las semillas son el medio a través del cual, aún de manera pasiva,
las plantas encuentran nuevos sitios y microambientes. En todo cultivo es imprescindible
tener en cuenta la calidad de la semilla para su éxito. Las semillas son el punto de partida
para la producción y es indispensable que tenga una buena respuesta en las condiciones de
siembra y que produzca plántulas vigorosas, para alcanzar el máximo rendimiento. Desde
un punto de vista sustentable, es imposible obtener una buena cosecha si no se parte de
una semilla de calidad, ya que un cultivo puede resultar de una calidad inferior a la semilla
sembrada, pero nunca mejor que ella. Indiscutiblemente, la semilla de buena calidad
representa el insumo estratégico por excelencia que permite sustentar las actividades
agrícolas, contribuyendo significativamente a mejorar su producción en términos de calidad
y rentabilidad. Por tal motivo, son de gran interés científico-técnico los trabajos
encaminados a estimular y prolongar la germinación y posterior conservación de las
semillas, para poder elevar la productividad de los cultivos de forma sostenible y enfrentar
los cambios en el entorno de manera más apropiada.

Palabras clave: semillas, germinación, producción de semillas, almacenamiento de


semillas

GENERALIDADES SOBRE LAS SEMILLAS


Definición. La semilla es el principal órgano reproductivo de la gran mayoría de las plantas
superiores terrestres y acuáticas. Ésta desempeña una función fundamental en la
renovación, persistencia y dispersión de las poblaciones de plantas, regeneración de los
bosques y sucesión ecológica. En la naturaleza, la semilla es una fuente de alimento básico
para muchos animales. También, mediante la producción agrícola, la semilla es esencial
para el ser humano, cuyo alimento principal está constituido por semillas, directa o
indirectamente, que sirven también de alimento para varios animales domésticos. Las
semillas pueden almacenarse vivas por largos períodos, asegurándose así la preservación
de especies y variedades de plantas valiosas (3).
Origen. La semilla es una unidad reproductiva compleja, característica de las plantas
vasculares superiores, que se forma a partir del óvulo vegetal, generalmente después de la
fertilización. Se encuentra en las plantas con flores (angiospermas) y en las gimnospermas.
En las angiospermas los óvulos se desarrollan dentro de un ovario, en tanto que en las
gimnospermas la estructura que los contiene es muy diferente, pues no constituye una
verdadera flor; sin embargo, la estructura de las semillas de estas plantas es básicamente
similar a la de flores (4). Las reservas energéticas de la semilla son: grasas, carbohidratos y
a veces proteínas, que sostendrán a la futura planta durante sus primeras etapas de vida.
Estas reservas, como se ha dicho, pueden encontrarse en diferentes tejidos o en el embrión
mismo, lo cual está relacionado con la germinación y el desarrollo de un nuevo individuo.
Clasificación en función de su tolerancia a la desecación:
Semillas ortodoxas: son tolerantes a la desecación, se dispersan y conservan luego de
alcanzar un bajo porcentaje de humedad (4).
Semillas recalcitrantes: son sensibles a la desecación, se dispersan junto con los tejidos del
fruto (carnoso) con altos contenidos de humedad (4).
Para que la semilla cumpla con su objetivo, es necesario que el embrión se transforme en
una plántula, que sea capaz de valerse por sí misma y finalmente convertirse en una planta
adulta. Todo ello comprende una serie de procesos metabólicos y morfógeneticos, cuyo
resultado final es la germinación de la semilla.
La germinación es el reinicio del crecimiento del embrión, paralizado durante las fases
finales de la maduración. Los procesos fisiológicos de crecimiento exigen actividades
metabólicas aceleradas y la fase inicial de la germinación consiste primariamente en la
activación de los procesos por aumentos en la humedad y actividad respiratoria de la semilla
(5).
La absorción de agua por la semilla desencadena una secuencia de cambios metabólicos
que incluye la respiración, síntesis proteica y movilización de reservas. A su vez, la división
y el alargamiento celular en el embrión provocan la rotura de las cubiertas seminales, que
generalmente se produce por la emergencia de la radícula. (6). Sin embargo, las semillas de
muchas especies son incapaces de germinar, aun cuando presentan condiciones favorables
para ello, lo cual se debe a que las semillas se encuentran en estado de latencia. Por ello,
mientras no se den las condiciones adecuadas para la germinación, la semilla se encontrará
en estado latente durante un tiempo variable, dependiendo de la especie, hasta que en un
momento dado pierda su capacidad de germinar (6).
Fases de la germinación. Comprende tres etapas sucesivas que se superponen parcialmente
absorción de agua por imbibición, causando su hinchamiento y ruptura final de la testa;
inicio de la actividad enzimática y del metabolismo respiratorio, translocación y asimilación
de las reservas alimentarias en las regiones en crecimiento del embrión
crecimiento y división celular que provoca la emergencia de la radícula y posteriormente de
la plúmula. En la mayoría de las semillas, el agua penetra inicialmente por el micrópilo y la
primera manifestación de la germinación exitosa es la emergencia de la radícula (7). Las
fases son:
Hidratación: la absorción de agua es el primer paso para la germinación, sin el cual el
proceso no puede darse. Durante esta fase se produce una intensa absorción de agua por
parte de los distintos tejidos que forman la semilla. Dicho incremento va acompañado de
un aumento proporcional en la actividad respiratoria.
Germinación: representa el verdadero proceso en el que se producen las transformaciones
metabólicas necesarias para el completo desarrollo de la plántula. En esta fase la absorción
de agua se reduce considerablemente, llegando incluso a detenerse.
Crecimiento: es la última fase de la germinación y se asocia con la emergencia de la radícula
(cambio morfológico visible). Esta fase se caracteriza porque la absorción de agua vuelve a
aumentar, así como la actividad respiratoria (7).

REFERENCIAS

Agricultura Técnica. 2007. Publicación de Investigaciones Agropecuarias, INIA.


Avenida Vicente Méndez #515 casilla 426. Chillan, Chile.

https://es.slideshare.net/jhonysucasaca/introduccion-53398871

Instituto Nacional de Estadística (INE). 2008. Encuesta Nacional Agropecuaria.


101 p.

RESUMEN. Las semillas son la unidad de reproducción sexual de las plantas y tienen la
función de multiplicar y perpetuar la especie a la que pertenecen, siendo uno de los
elementos más eficaces para que esta se disperse en tiempo y espacio. Constituyen el
mecanismo de perennización por el que las plantas perduran generación tras generación.
Son también la unidad móvil de la planta. Las semillas son el medio a través del cual, aún
de manera pasiva, las plantas encuentran nuevos sitios y microambientes. En todo cultivo
es imprescindible tener en cuenta la calidad de la semilla para su éxito. Las semillas son el
punto de partida para la producción y es indispensable que tenga una buena respuesta en
las condiciones de siembra y que produzca plántulas vigorosas, para alcanzar el máximo
rendimiento. Desde un punto de vista sustentable, es imposible obtener una buena cosecha
si no se parte de una semilla de calidad, ya que un cultivo puede resultar de una calidad
inferior a la semilla sembrada, pero nunca mejor que ella. Indiscutiblemente, la semilla de
buena calidad representa el insumo estratégico por excelencia que permite sustentar las
actividades agrícolas, contribuyendo significativamente a mejorar su producción en
términos de calidad y rentabilidad. Por tal motivo, son de gran interés científico-técnico los
trabajos encaminados a estimular y prolongar la germinación y posterior conservación de
las semillas, para poder elevar la productividad de los cultivos de forma sostenible y
enfrentar los cambios en el entorno de manera más apropiada.