Está en la página 1de 2

El Merengue

El merengue es la danza folclórica nacional. Otras danzas son la mangulina, el


carabine, la yuca, el zapateo y el baile de atabales. Pero el merengue es el ritmo
más popular y más bailado por el pueblo dominicano. Estos ritmos se caracterizan
por el uso primordial y avance único de instrumentos percusivos, como son la
tambora, la tumbadora, el bongo, las claves, los palos, el balsie, los congos y otros
como la güira, el guayo, las maracas y el pandero.

También se utiliza el acordeón, la marimba e instrumentos de cuerda.

Origen patriótico del merengue

Una de las versiones más generalizada acerca del origen del merengue cita
Pedro Henríquez Ureña en su importante ensayo sobre ‘‘Música popular de
américa’’, es la que atribuye su nacimiento en el fragor de nuestras luchas de
independencia frente a Haití. Conforme a esa historia, el hecho acaeció luego de
la batalla de la talanquera, librara por las tropas dominicanas contra los haitianos,
en 1844. Se relata que el abandera bate, llevando consigo la enseña tricolor. En la
noche al hacer el recuento de las incidencias de la confrontación bélica y celebrara
el triunfo nacional, ’’ los soldados cantaron con una melodía. Nueva, un canto
típico para burlar la conducta del abanderado fugitivo’’. De esta forma, surgió la
composición satírica que decía:

Toma juyo con la bandera

Toma juyo de la talanquera;

Si fuera yo, yo no juyera;

Toma juyo con la bandera.

Esta versión fue ofrecida por primera vez recogiendo una tradición oral por el
periodista santiagués Rafael Vidal, en su artículo ’’ música vernácula’’, que
acompaña el álbum musical de julio Alberto Hernández, en 1927. Don Emilio
Rodríguez Demorizi la refiere en su citada obra. A su vez, el folklorista Julio
Arzeno en su importante libro el folklore musical dominicano, publicado en 1927
ofrece una variante de esta composición, fechándola en 1844. Por otro lado, el
oficial español Adriano López Morillo, en sus memorias sobre la guerra de la
anexión, recuerda esta letra, pero como Manguilana, no como merengue, siendo
bailada por aquel entonces.

Aunque nadie discutirá que se trata de una de las primeras composiciones


identificadas como merengue, resulta difícil establecer que fue la primera. Como
afirma el reconocido investigador folklórico Fradique Lizardo en su valiosa
contribución danzas y bailes folklóricos dominicanos (1974), resulta cuestionable
suponer que un nuevo género musical en este caso popular, surja dentro de este
contexto bélico y no, como una resultante de un proceso de este contexto bélico y
no, como una resultante de un proceso de maceración más dilatado y múltiple.