Está en la página 1de 1

DEVOCIONAL FAMILIAR: LA FAMILIA CRISTIANA COMO FORTALEZA DE LA SOCIEDAD

IGLESIA CRISTIANA ROCA DE SALVACIÓN

LECCION 4. EL VALOR DE LA RESPONSABILIDAD

De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. Así que, ya
no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner
tropiezo u ocasión de caer al hermano. Romanos 14:12-13

La responsabilidad es el cumplimiento de las obligaciones, es la obligación de


responder ante nuestros actos. Muchas veces volteamos a todos lados y juzgamos
diciendo que el comportamiento de los demás no es el adecuado, nos ensañamos
mirando el error ajeno y caminamos con los ojos puestos en ellos; pero, analizando,
la responsabilidad comienza con nosotros y no en los demás. Cada uno de nosotros
somos responsables del bien que hacemos a dejamos de hacer, de la educación que
mostramos a nuestros hijos, de cómo hablamos o pensamos y de las reacciones que
tenemos ante las cosas que no nos agradan.

Para fortalecer una sociedad es necesario comprender que cada acción genera una
consecuencia y que el autor de esa acción es el responsable. Por ello, es necesario que
todo lo que es bueno y que es correcto sea seguido por nosotros y ser el mayor
ejemplo para ellos cuando de responsabilidades se trata. Cada día tenemos que
crecer en buenos valores que dejen huella en los nuestros y en los que nos rodean y
no dejarnos contaminar por la corriente; buscando siempre lo bueno y lo correcto y
ser responsables de lo que tenemos en nuestras manos (hijos, escuela, amigos,
negocios, posiciones, etc.) y no caer en temas de corrupción que dañan a nuestra
sociedad en todos los aspectos. Filipenses 2:14-15

No podemos eximirnos de nuestra responsabilidad; es necesario tomar el rol


personal que tenemos como sociedad y transformarla desde nuestro hogar. No
podemos culpar al drogadicto, al alcohólico, al político, por la situación del país o de
nuestra propia situación. Si hoy estamos en una situación complicada, seamos
responsables, tomemos nuestro rol de padres y seamos ejemplo de nuestros hijos;
tomemos el rol de individuo y practiquemos lo necesario para acabar con todo lo que
nos daña como sociedad, siendo educados, respetuosos, amables, limpios; dejemos
la ofensa y la destrucción a nuestro entorno tomando acciones que suman y edifican
a los demás. Nuestra responsabilidad no solo es con los nuestros, esta se extiende a
todo ámbito que nos rodea. 1ª Corintios 12:24-27

Seamos un sostén de la sociedad brindando un apoyo real, genuino y sincero de los


unos a los otros; responsabilidad es también comprender que todos partimos de un
todo; si nuestro prójimo requiere nuestras manos, nuestra responsabilidad es
brindarse y sostenerse los unos a los otros. (Gálatas 6:2-6) Transformemos nuestra
sociedad y fortalezcamos el lazo de la responsabilidad social, civil y espiritual;
seamos responsables con lo que nos corresponde y no tomemos como pretexto al de
al lado porque no cumple con lo suyo. OREMOS

Intereses relacionados