Está en la página 1de 1

Leyenda de los tres Toros

En esta Leyenda de los tres Toros se dice que en el cerro de Santa Rosa (en las
proximidades de la estación del ferrocarril del Cerro de Pasco) muchos años atrás era un
pajonal, donde los pastores emigraban con sus rebaños de vez en cuando. En una
oportunidad se presentaron allí, sucesivamente tres gigantescos toros de filudas astas, uno
de color blanco, otro de rojo fuego y el tercero negro carbón. El primero, escarbaba el suelo,
emitía sonoros bufidos, al ver el segundo. Se enfrentaron en pelea salvaje.
Cuando este se alejó al ver al tercero coléricamente lo envistió y se queda dueño del
pastizal. No permitía que humano o animal alguno se aproximara.
La noticia cundió en los lugares aledaños. Afanosos de cazarlos 30 jóvenes a pie y caballo,
con palo, hondas, lanzas, y garrotes se dieron cita a Santa Rosa. Los cornúpedos al ver a
la muchedumbre corrieron en diferentes direcciones y desaparecieron. El blanco enrumbó a
Colquijirca, el negro por tras de los cerros de Paragsha y el rojo hacia Lourdes. La expedición
los siguió y no pudo localizarlos. Pasó el tiempo y siguió indagando por los cornúpedos
tiempo después en las mismas direcciones, se descubrieron las minas de Plata de
Colquijirca, la de carbón de Goyllarisquizga y la de cobre y otros minerales de lourdes. Se
supo entonces que los toros se habían convertido en minerales y que los caminos que
siguieron en su destino se habían tomado en filones metálicos de igual especie,
respetivamente. Así se originaron los yacimientos más importantes de este departamento
minero por excelencia.