Está en la página 1de 6

Semiología y Psicopatología: Afectividad, Voluntad, Conciencia del Yo, Tendencias Instintivas y

Síndromes Psiquiátricos

TRASTORNOS DE LA AFECTIVIDAD

Aspectos teóricos de la afectividad

“Los sentimientos son una representación mental de todos los demás niveles de regulación
homeostática, que incluyen las respuestas inmunitarias, los reflejos básicos, la regulación
metabólica, ciertos comportamientos de dolor y placer, instintos, motivaciones y emociones”.
Principio de Anidamiento – Antonio Damasio. (2005)

CONCEPTOS BASICOS

Afectividad: conjunto de experiencias evaluativas que definen y delimitan la vida emocional del
individuo.

Sentimientos: cualidades o situaciones del yo vivenciadas de un modo directo, es decir, pasivo, y


caracterizadas por tener una tonalidad agradable o desagradable

Emociones: sentimientos intensos de duración breve y de aparición normalmente abrupta, se


acompañan de un cortejo psicosomático agudo, con amplia participación vegetativa y
neuroendocrinológica.

Deseos: representan la conciencia de una necesidad, de una carencia o de una atracción.

Pasiones: cuando un sentimiento monopoliza la vida afectiva de una persona y la impulsa con gran
determinación a actuar de una forma concreta.

Humor, estado de ánimo o talante: estado afectivo de duración más prolongada y no


necesariamente de carácter reactivo, más estable y persistente que el resto de afectos analizados.

Regiones cerebrales involucradas en el desencadenamiento de las emociones

1. Amígdala: reconocimiento de estímulos emocionalmente competentes y


desencadenamiento del miedo y la cólera
2. Corteza prefrontal ventromedial: detecta el significado de estímulos más complejos y
vinculados a emociones sociales
3. Área motriz suplementaria
4. Área cingulada

TRASTORNOS DE LA AFECTIVIDAD

Indiferencia afectiva: disminución en la vivacidad de los sentimientos que compromete la


capacidad de reacción del individuo ante estímulos externos.
Apatía: incapacidad más o menos prolongada de experimentar sentimientos, inclusive cuando la
mente conserva la aptitud para comprender las situaciones. Psicosis, esquizofrenia, estados
demenciales, por lesión cerebral

Labilidad emocional o incontinencia emocional: efusiones que a diferencia de la mera emotividad,


se desencadenan con causa insuficiente o inadecuada – de lo cual se percatan los mismos sujetos
que la sufren -, exteriorizándose sin freno de manera casi automática, principalmente en forma de
risa o llanto. Demencias multiinfarto, accidentes cerebrovasculares.

Labilidad afectiva: cambio brusco del tono afectivo de euforia a llanto y de este a irritabilidad.
Manía, Trastorno de la personalidad limítrofe o histriónica.

Estupidez afectiva. Condición innata de incapacidad permanente para experimentar cierta clase
de sentimientos, sobretodo los superiores. Desarrollo mental deficiente o personalidad anormal.

Ambivalencia afectiva o ambitimia: experimentar simultáneamente y con relación a uno y el


mismo motivo sentimientos opuestos

Cambio de los afectos: modificación inmotivada de los sentimientos que relacionan al sujeto con
las otras personas.

Ansiedad: Sentimiento desagradable e incierto, en espera de un peligro inminente no presente ni


objetivado, el cual va acompañado de cambios vegetativos y motores: pensamientos catastróficos,
manifestaciones autonómicas: simpáticas ( dilatación pupilar, aumento de la frecuencia cardíaca o
respiratoria, sensación de opresión torácica, parestesias y mareos) o parasimpática (aumento del
peristaltismo intestinal, náuseas, hipotensión y desfallecimiento. Cambios motores: inquietud,
tensión muscular y temblor

Tristeza patológica: aquella que por su intensidad o prolongación traspasa los límites de la aflicción
normal, nostalgia, aburrimiento, amargura, llanto fácil, inactividad. Los otros sentimientos
aparecen impregnados por esa tonalidad de pesadumbre que convierte todo lo placentero en
sombrío, las reacciones emocionales serán apagadas, sin colorido y decaerán todos los intereses:
depresión, demencia, hipotiroidismo, carcinoma de páncreas, virosis, medicamentos hipotensores
(metildopa y beta-bloqueadores), neurolépticos, alcohol y cocaína

Euforia: la alegría normal es superada en intensidad, exaltación del tono afectivo, felicidad
desbordante, optimismo y satisfacción máximos, todo es vivido con plenitud y jocosidad,
sentimientos de exagerado agrado, pierde profundidad lo displacentero, se viven con simpleza las
malas experiencias pasadas. Episodios maniacos o hipomaniacos, intoxicación por cocaína,
opiáceos alcohol o marihuana, esteroides, L – dopa anticolinérgicos.

Ánimo expansivo: expresión de sentimientos propios sin restricción

Irritabilidad: persistencia o desproporción de los sentimientos de ira o cólera. Epilepsia, episodios


de manía, depresión, traumas de cráneo, retardo mental.
Anhedonia: incapacidad para experimentar placer. Esquizofrenia, depresión

TRASTORNOS DE LA VOLUNTAD

Concepto de Voluntad

El acto volitivo es un acto de intención, caracterizado por la toma de conciencia de la situación en


la que se debe tomar una decisión, de la necesidad de tomar una elección de cierto modo o de
otro, y de los motivos que suscitan dicha elección.

La voluntad desde el punto de vista neuropsicológico

Existe un solapamiento entre los procesos psicológicos intervinientes en el constructo voluntad y


muchos procesos que abarcan las llamadas funciones ejecutivas.

Las funciones ejecutivas comprenden las capacidades mentales necesarias para formular metas,
planificar la manera de lograrlas y llevar adelante ese plan de manera eficaz.

El sustrato de las funciones ejecutivas está en la sustancia blanca, es decir en las interconexiones o
circuitos neuronales que el lóbulo prefrontal establece tanto con otras áreas corticales como
subcorticales. Dentro de las áreas subcorticales tenemos al complejo estriatal y al tálamo. El
cerebelo también participa en el procesamiento cognitivo .

La dopamina es el neurotransmisor más importante implicado en funciones ejecutivas.

TRASTORNOS DE LA VOLUNTAD

Abulia: incapacidad para realizar el acto voluntario. Esquizofrenia, Depresión.

Actos impulsivos: incoercibles, súbitos, sin reflexión o deliberación previa. Generados por la simple
aparición de un estímulo exterior atractivo o por una fuerza interior que el sujeto no somete al
filtro de la razón. Trastornos de personalidad, psicóticos, orgánicos, del desarrollo, trastornos de
control de impulsos.

Compulsiones: comportamientos o actos mentales de carácter recurrente, cuyo propósito es


prevenir o aliviar la ansiedad o malestar, pero que no proporcionan gratificación o placer.
Trastorno obsesivo compulsivo, recaídas en conductas adictivas y trastornos de control de
impulsos.

TRASTORNOS DE LA CONCIENCIA DEL YO

Conceptos de Conciencia del yo

La conciencia acerca del propio yo es una certeza propia del sujeto en vigilia y lúcido: “Yo soy so
mismo”. En virtud de la conciencia o yo psíquico, el individuo es capaz de considerar todos las
actividades psíquicas susceptibles de ser conscientes como emanadas de él mismo; y por lo tanto
como propias.
Caracteres formales de la conciencia del yo: actividad, unidad, identidad, demarcación.

TRASTORNOS DE LA CONCIENCIA DEL YO

T. de la actividad del yo: Despersonalización. El sujeto se queja de no ser el mismo, pero sin ser
una persona distinta. La desrealización es una alteración de la percepción o de la experiencia del
mundo exterior del individuo de forma que aquel se presenta como extraño o irreal.

T unidad del yo: experiencia de desdoblamiento o escisión de la personalidad. Son dos o más
organizaciones que coexisten sin armonía ni correlación posibles.

T identidad del yo: inseguridad acerca de ser uno mismo, de saberse el mismo desde que se nace.

T demarcación del yo: incapacidad para diferenciar entre el yo y el no yo, lo que hace que pierda el
control sobre la realidad y se sienta expuesto e indefenso ante las influencias exteriores.

TRASTORNOS DE LAS TENDENCIAS INSTINTIVAS

DIALÉCTICA ENTRE INSTINTO Y PULSIÓN

Instinto: esquema de comportamiento heredado, propio de una especie animal, que varía poco de
uno a otro individuo, se desarrolla según una secuencia temporal poco susceptible de perturbarse,
y parece responder a una finalidad.

Pulsión: proceso dinámico, consistente en un empuje que hace tender al organismo hacia un fin.
Surge de un estado de tensión y tiende a suprimirla.

Es difícil sostener el término instinto en el funcionamiento humano, ya que toda conducta


“instintiva” está atravesada por el psiquismo y la civilización y, por consiguiente, los instintos, al
pasar por una representación psíquica, devienen en pulsiones.

TRASTORNOS DE LAS TENDENCIAS INSTINTIVAS

Anorexia nerviosa: rechazo persistente a los alimentos, como consecuencia de un temor irracional
a aumentar de peso, que da lugar a una pérdida de peso significativa, a la negativa a mantener
este en los valores mínimos normales, y que se acompaña de una distorsión de la imagen corporal

Bulimia nerviosa. Episodios recurrentes de voracidad desmedida seguidos por conductas


compensatorias inapropiadas, como el vómito, el abuso de fármacos, laxantes, el ayuno o el ejerci
Insomnio, dificultad para iniciar o mantener el sueño o la sensación de no haber tenido un sueño
reparador.

Hipersomnias. Es el aumento del tiempo diario de sueño que puede presentarse de modo
continuo o en forma de crisis.

Parasomnias. Son trastornos cualitativos del sueño, como el somniloquio, el sonambulismo, la


enuresis, etc…cio físico excesivo.
Disfuncion sexual: alteración en la ejecución del acto sexual.

Parafilia: fantasías, necesidades o conductas sexuales inusuales

Pulsión de muerte: intenta permanentemente simplificar lo complejo en una búsqueda de


reducción de las tensiones, hasta lograr la “tensión cero”, por lo que en último extremo, anhela
devolver al ser vivo a la absoluta estabilidad inorgánica, es decir, a la muerte.

SÍNDROMES PSIQUIÁTRICOS

Síndrome: Conjunto de síntomas que suele aparecer como un patrón clínico diferenciado. No
presupone el conocimiento de su etiología, sucede a menudo que se descubren múltiples causas
para un mismo síndrome

Síndromes de afectación cognitiva

S. Amnésico: Memoria reciente alterada, memoria remota normal o alterada, resto de funciones
cognitivas normales

Delirium: alteración del nivel de conciencia, atención, memoria inmediata y reciente muy alterada,
ansiedad, irritabilidad, alucinosis, pensamiento incoherente, conducta desorganizada, alteración
somática general

Demencia: labilidad, incontinencia afectiva, alteración de la memoria, afasia, apraxia, agnosia,


acalculia, disminución capacidad abstracción, inflexibilidad cognitiva, pobre insight

Retraso mental: labilidad, incontinencia afectiva, memoria disminuida, afectación generalizada de


capacidades intelectuales, disminución capacidad abstracción, inflexibilidad cognitiva, pobre
insight, cognición social alterada

Síndrome psicótico

S de Distorsión de realidad o positivo: alucinaciones, delirios, insight alterado

S. Inhibición psicomotriz o negativo: escasez o lenificación de movimientos espontáneos,


catatonia, aplanamiento afectivo, alogia, aprosodia, abulia, apatía

S. catatónico: catalepsia, flexibilidad cérea, mutismo, ecolalia, verberación, obediencia automática,


ecopraxia, negativismo, agitación psicomotriz, estupor

S. desorganización: afecto incongruente, trastornos formales del pensamiento (tangencialidad,


descarrilamiento, incoherencia, presión del habla), pobreza del contenido del pensamiento,
distractibilidad, descenso notable del rendimiento intelectual, conductas extrañas, aspecto o
higiene descuidadas, insight pobre, catatonia

Síndromes afectivos
S. ansioso: angustia, miedo, aprensión, pánico, miedo a morir, inquietud psicomotriz,
despersonalización, desrealización, ilusiones, taquilalia, distraibilidad, hipomnesia, síntomas
autonómicos viscerales, insomnio

S. depresivo: ánimo depresivo, tristeza patológica, labilidad, inhibición, lentificación psicomotriz,


aprosodia, habla escasa, atención alterada, hipomnesia, voluntad disminuida, apatía, insomnio o
hipersomnia

S. maniaco: animo elevado, euforia patológica, labilidad afectiva, irritabilidad, agresividad,


inquietud o agitación psicomotriz, catatonia, presión del habla, descarrilamiento (fuga de ideas),
ideación expansiva, megalomanía, autoimagen elevada, distractibilidad, hiperactividad, múltiples
iniciativas, escaso o nulo control de la conducta, impulsividad desinhibición, insomnio, libido
elevada, alteración del apetito