Está en la página 1de 6

INSTITUTO

POLITECNICO
NACIONAL
ESCUELA SUPERIOR DE
MEDICINA
HOSPITAL REGIONAL LIC. ADOLFO LÓPEZ
MATEOS

TREJO BAYLÓN MONICA VIRIDIANA


GINECOLOGIA Y OBSTETRICIA II

OSTEOPOROSIS EN LA MENOPAUSIA
1/SEPTIEMBRE/2018
OSTEOPOROSIS EN LA MENOPAUSIA

La osteoporosis define un estado de deterioro en la fortaleza ósea que predispone


a un riesgo incrementado de fractura. Está relacionada con la edad, pero afecta
preferentemente a las mujeres por dos razones, la mayor fragilidad en la
constitución del esqueleto femenino, con huesos más delgados, y la menopausia,
un estado en el que se produce una disminución drástica en los niveles circulantes
de estrógenos. Representa la enfermedad metabólica ósea mas frecuente y
constituye un problema de salud pública en el mundo

Hay dos tipos de osteoporosis la involutiva que afecta a hombres y mujeres pero
en mayor grado a las mujeres y la postmenopáusica que afecta solamente a las
mujeres en este trabajo solo hablaremos de la postmenopáusica.

La mujer postmenopáusica experimenta casi tres cuartas partes de todas las


fracturas de cadera y tiene la incidencia más alta de fracturas ajustadas a la edad.
Pocos años después de la menopausia la mujer pierde rápidamente masa ósea, lo
que la coloca en un riesgo alto de fracturas. Una fractura osteoporótica es el
resultado de un trauma a un hueso comprometido en su fuerza. El evento
traumático puede ser tan simple como levantarse hasta caídas de mayor impacto.
La probabilidad de una mujer a los 50 años de que tenga una fractura de cadera
en el resto de su vida es del 14% y en el varón entre el 5 al 6%.

Este padecimiento presenta un alto impacto para la salud. Se calcula que hay 200
millones de personas con osteoporosis en el mundo.

En México, se he descrito una prevalencia de osteoporosis del 17% en mujeres


mayores de 50 años. Una de cada 12 mujeres de más de 50 años sufrirá fractura
de cadera. El número total de casos de fractura de cadera fue aproximadamente
de 21,000 en el 3015 y se espera que alcance 110,055 casos en el año 2050, un
aumento del 431%
Las fracturas osteoporóticas pueden presentarse a nivel de cualquier territorio
óseo, aunque las más frecuentes son las vertebrales y de muñeca, que presentan
cifras significativas a partir de los 60 años de edad, y las de cadera, cuya
incidencia es especialmente detectable a edades superiores a los 75 años. Junto a
las secuelas dejadas por las fracturas en cuanto a morbilidad, dolor y deterioro de
la calidad de vida, las fracturas incrementan también la mortalidad

Mecanismos de osteoporosis en la menopausia

El mecanismo principal en esta patología es la deficiencia de estrógenos en la


mujer postmenopáusica, se inicia a partir de los primeros indicios de las
dificultades hormonales de los ovarios, antes incluso de la propia menopausia. Los
estrógenos inhiben el fenómeno de resorción ósea uno de los mecanismos
fundamentales de la pérdida de la masa ósea, por lo tanto la deficiencia de
estrógenos resulta en incremento de la resorción ósea y una acelerada perdida de
nada de matriz y tejido óseo todo esto evidenciado por el aumento de los
marcadores de resorción ósea en mujeres postmenopáusicas. El balance es de
pérdida neta de masa ósea, y por tanto, de progresión acelerada hacia la
osteoporosis, sobre todo en mujeres que son particularmente sensibles a este
proceso y/o en las que ya partan de entrada con una masa ósea reducida, por
motivos genéticos, nutricionales, o de otra naturaleza. Se cree que los estrógenos
afectan la osteoclastogénesis y la función del osteoclasto a través de factores
locales producidos en las células óseas o en la médula adyacente como lo son
algunas citoquinas y factores de crecimiento.

Los estrógenos promueven la apoptosis de los osteoclastos lo que disminuye la


vida media de estas, además de aumentar la liberación de factores de crecimiento
transformante beta a partir de los osteoblastos, promoviendo la formación de
hueso. Se ha demostrado que la ovariectomía incrementa la producción de factor
de necrosis tumoral-alfa, lo que aumenta el reclutamiento de osteoclastos y la
resorción ósea.

Factores de riesgo. Los factores de riesgo para osteoporosis y fractura se


clasifican en criterios mayores y menores. Criterios mayores (FR elevado),
aquellos que tiene un riesgo relativo asociado a fractura 2 o más veces mayor a la
de la población sin FR.
Criterios menores (FR moderado), aquellos FR que tienen un riesgo relativo
asociado a fractura entre 1 y 2 veces mayor a la población sin FR.

Criterios mayores Criterios menores


Fractura previa por fragilidad Consumir más de 3U de alcohol por día
Antecedente familiar de fractura de Tabaquismo
cadera en padres o hermanos
Tener 65 años o más Ingesta excesiva de cafeína
IMC inferior a 20kg por m2 Diabetes Mellitus tipo 1
Tratamiento con glucocorticoides Artritis reumatoide
Falla ovárica prematura sin tratar Hipertiroidismo
Caídas en el último año Sexo femenino
Hiperparatiroidismo Menopausia temprana (40 a 45 años)
sin tratar
Trastornos en la conducta alimentaria Aplicación de heparina
(Anorexia, bulimia)
Mal nutrición crónica y mala absorción Ingesta insuficiente de calcio y vitamina
intestinal D
Los criterios mayores son los más predictivos para osteoporosis en mujeres
posmenopáusica, la suma de factores de riesgo conlleva mayor probabilidad de
fractura y obliga a la evaluación para iniciar tratamiento específico. Los FR de
fractura están relacionados con el riesgo de caída, el tipo de traumatismo y la
fuerza del impacto, la dureza y resistencia del hueso.

Diagnostico

El diagnostico de osteoporosis debe hacerse con medición de la densidad mineral


ósea mediante el estudio por absorciometría dual de energía de rayos X, con un
puntaje T menor a –2.5 DS en cadera y columna lumbar.

En mujeres mayores de 50 años se toma en cuenta el valor score T para el


diagnóstico y en mujeres menores de 50 años premenopáusica debe usarse el
valor score Z.

Indicaciones para realizar una densitometría ósea según ISCD


Mujeres mayores de 65 años
Mujeres posmenopáusicas menores de 65 años con FR para fractura
Mujeres durante la transición de la menopausia con factores de riesgo clínicos
para fractura: bajo peso, fractura previa, uso de medicamentos de alto riesgo.
Mujeres con fractura por fragilidad (trauma no severo)
Mujeres con enfermedad o condición asociada con densidad sea disminuida o
perdida de la masa ósea (causas secundarias de osteoporosis)
Mujeres que reciben fármacos asociados con densidad ósea disminuida o perdida
de la masa ósea (glucocorticoides, anticonvulsivantes, heparina, etc)
Mujeres que sean consideradas candidato para recibir tratamiento farmacológico
para osteoporosis.
Mujeres que reciben tratamiento para osteoporosis para evaluar la respuesta al
tratamiento.
Tratamiento

Hay diferente tipo de terapia para tratar este padecimiento, el primero es la terapia
no farmacológica esta incluye: práctica de ejercicio físico, eliminación de hábitos
tóxicos, dieta equilibrada, aporte adecuado de calcio y vitamina D, prevención de
caídas. El ejercicio físico mejora la DMO en 1% por años en columna y cuello
femoral en mujeres posmenopáusica y reduce el riesgo de fractura vertebral y
fractura femoral.

Evitar el sedentarismo y realizar una actividad física moderada, específica para


cada individuo, de acuerdo a su edad, estado físico y la presencia de otras
enfermedades. No exceder el consumo de 4 tazas de café al día, no superar el
consumo de 2 unidades de alcohol al día (1 unidad=8-10g de alcohol).

Tener una dieta equilibrada con una ingesta adecuada de proteínas, evitar el
exceso de sal y una exposición solar moderada, dieta rica en calcio 1.000mg/día.

Hablando del tratamiento farmacológico:

Tratamiento hormonal de reemplazo (THR), esta aumenta la DMO de la columna


lumbar cuelo femoral y antebrazo. La terapia estrogenica es eficaz para aumentar
la masa ósea y prevención de fractura osteoporótica pero el factor protector de
este se pierde al descontinuar el tratamiento.

La tibolona aumenta la DMO en columna lumbar principalmente. El raloxifeno


previene las fracturas vertebrales hasta en 55% en mujeres posmenopáusicas con
osteoporosis.

Loa Bifosfonados con el estándar de oro en el tratamiento a este padecimiento,


para la administración de este medicamento debe realizarse en completo ayuno al
menos una hora antes de cualquier alimento o medicamento, con 2 vasos de agua
(no jugos, leche u otros líquidos) y permanecer de pie, realizar caminara de 5
minutos después de toma para evitar los efectos secundarios gastrointestinales y
garantizar la absorción adecuada. Hay que vigiar antes de la administración de
bifosfonados que los niveles séricos se calcio se encuentren en niveles normales,
que la depuración de creatinina sea mayor de 30ml/min y que se tenga una
hidratación adecuada.

Alendronato con una reducción de fractura vertebral del 47% y de cadera del
51%.
Risedronato: dosis de 5mg/día asociado a una reducción de riesgo de fracturas
vertebrales del 41%, no vertebrales 39% y de cadera del 40%.

Zolendronato: reducción del riesgo de fractura vertebral del 70%, no vertebral del
25% y de cadera del 41% a tres años del tratamiento. Posterior a la administración
de este medicamento se presenta en muchos pacientes el llamado síndrome gripal
que consiste en calosfríos, dolor articular, malestar general, se recomienda
administrar el día previo, día de la infusión y un día después algún antiinflamatorio
no esteroideo ejemplo paracetamol 750mg cada 12 horas para disminuir las
molestias.

Calcitonina: No se recomienda la aplicación de calcitonina para reducción de


riesgo de fracturas vertebrales o no vertebrales en mujeres postmenopáusicas.

Teriparatida: Ha demostrado incremento de los marcadores bioquímicos de


formación ósea más que de los marcadores de resorción y reduce el riesgo de
nuevas fracturas vertebrales en un 65% aparentemente sin efecto en fracturas no
vertebrales.

BIBLIOGRAFIA

1. http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/IMSS_67
3_13_Osteoporosisenpostmenopausia/673GER.pdf
2. http://www.clevelandclinic.org/health/shic/doc/s10091.pdf
3. Osteoporosis en la menopausia: Consideraciones fisiopatológicas,
Reemplazo hormonal en la menopausia Reemplazo hormonal en la
menopausia, Revista de Endocrinología y Nutrición Vol. 14, No. 3 Julio-
Septiembre 2006 pp 156-158

También podría gustarte