Está en la página 1de 198

Dimensiones de la Radiónica.

Dimensiones de la Radiónica. 109

David V. Tansley

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109
DAVID V. TANSLEY
en colaboración con
MALCOLM RAE e AUBREY T. WESTLAKE

DIMENSIONES DE LA RADIÓNICA
Nuevas Técnicas de Cura

Traducción
HUGO MADER

EDITORA PENSAMENTO
São Paulo
1977

Para Elizabeth Baerlein y Lavender Dower que, con auténtico espíritu de servir
al prójimo, tanto contribuyeron a la Radiónica.

Agradecimientos:
Theosophical Publishing House: The Mystery of Healing. The Astral Body,
de A. E. Powell. Theosophical University Press: The Secret Doctrine, de H. P.
Blavatsky. The Lucis Press: A Treatise on Cosmie Fire, Esoterie Healing and A
Treatise on White Magic, de Alice A. Bailey, e The Soul - The Quality of Life.
Wildwood House: Experiments in Distant Influence, de L. L. Vasiliev. Ganesh &
Co.: The Serpent Power, de Sir John Woodroffe. Rider & Co.: Man the Measure
of All Things, de Sri Krishna Prem & Sri Madhava Ashish. Tumstone Press:
Dowsini, de Tom Graves. Edgar Cayce Foundation: Chiropractic Reference
Notebook. Routledge Kegan & Paul: The I Ching, tradução de Richard Wilhebn.
Main Currents in Modern Thought: Compute and Evolve, de Jose Arquelles.
Abelard: The Intelligent Universe, de David Foster. Hahnemann Publishing
Society: The Organon of Medicine, de Samuel Hahnemann. C. W. Daniel Co.
Ltd.: Heal Thyself, do Dr. Edward Bach. Cooperative Publishing Co.: The Unseen
Link, de Ethel Belle Morrow. University of California Press: The Yellow Emperor's
Classic of Internal Medicine, de I. Veith. L. N. Fowler & Co. Ltd.: The Vital Body,
de Max Heindel. Academy of Parapsychology and Medicine: How to Make Use of
the Field of Mind Theory, do Dr. Ebner Green. Rudolf Steiner Publishing Co.:
Spiritual Science and Medicine, de Rudolf Steiner. H. K. Lewis & Co. Ltd.: Colour
and Cancer, do Dr. C. E. Iredell. University Books: The Odie Force, de Karl Von
Reichenbach. Marshall McLuhan Newsletter.

Mi agradecimiento especial a Richard A. Belsham, por los excelentes


diseños dibujos a pluma del Analizador Radiónico Magneto-Geométrico, de los
Simuladores de Potencia y del Preparador de Potencia.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

Contenido
Agradecimientos:.............................................................................................2
Contenido............................................................................................................ 3
PREFACIO............................................................................................................ 6
PREAMBULO........................................................................................................ 7
CAPITULO I........................................................................................................ 12
RUMBO A LA SIMPLICIDAD ESENCIAL................................................................12
CAPITULO 2....................................................................................................... 22
EL CAMPO DE LA MENTE...................................................................................22
CAPITULO 3....................................................................................................... 29
LOS CAMPOS Y LA CONFOMACIÓN DEL HOMBRE..............................................29
CAPITULO 4....................................................................................................... 47
ACCIÓN E INFLUENCIA A DISTANCIA..................................................................47
CAPITULO 5....................................................................................................... 54
ENERGÍA, FUERZAS Y FORMAS DE PENSAMIENTO.............................................54
CAPITULO SEIS.................................................................................................. 60
FOCO DE SINTONIZACIÓN DE LA MENTE...........................................................60
ANALISADOR RADIÓNICO MAGNETO-GEOMÉTRICO DE RAE...........................74
Finalidad: ................................................................................................... 74
Principios.................................................................................................... 75
Construcción...............................................................................................75
Operación:.................................................................................................. 78
Gráficos de Selección para Análisis y Tratamientos utilizados por el
Analizador Radiónico Magneto-Geométrico...................................................84
CAPITULO 7....................................................................................................... 89
LA CONEXIÓN HOMEOPÁTICA...........................................................................89
Preparación de Potencia Homeopática a través de figuras geométricas
magnéticamente activadas. ........................................................................106
Principios.................................................................................................. 106
Aplicación de los Principios a los Instrumentos:........................................106
Modelos de Simuladores de Potencia........................................................107

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Factores Comunes en la Construcción de los Instrumentos:.....................107


109
Ventajas del Método Magnético-Geométrico de Preparación de Potencias:
................................................................................................................. 108
Ventajas del Sistema de Tarjetas:.............................................................109
Simulador de Potencia Mark III – Instrucciones:...........................................110
Para Preparar la potencia:........................................................................110
Para neutralizar una potencia: .................................................................112
Simulador de Potencia de Acción Intensiva - Instrucciones..........................112
Simulador de Potencia de 4 Secciones y Acción Múltiple – Instrucciones.. . .114
Preparador Magnético de Potencia Homeopática de Rae. – Instrucciones.. .117
Para preparar una potencia a partir de la muestra de cualquier substancia:
................................................................................................................. 117
Para preparar una potencia a partir de cualquier otra potencia de una dada
substancia:............................................................................................... 118
.-............................................................................................................... 118
Aplicaciones Específicas:.............................................................................118
CAPITULO 8..................................................................................................... 122
EL CONFLICTO ENTRE ENERGÍAS Y FUERZAS..................................................122
Factores Causantes de Enfermedades en el Cuerpo Mental........................128
Factores Causadores de Enfermedades en el Cuerpo Astral........................129
Factores Causantes de Enfermedades en el Cuerpo Etérico........................133
Los Chakras y las Enfermedades.................................................................137
Tres Estados Primarios de Desequilibrio......................................................142
CAPITULO 9..................................................................................................... 146
VIAS DE ACCESO.............................................................................................146
El Color Remedio Universal..........................................................................147
Homeopatía y Radiónica..............................................................................158
Doce Remedios de Sales Minerales..............................................................161
Remedios de Flores y Piedras Preciosas......................................................162
Los Chakras y el Tratamiento Radiónico......................................................164
CAPITULO 10................................................................................................... 167
CRUZANDO LAS INTERFACES..........................................................................167
El Papel y La Importancia de la Facultad Radiestésica en el Mundo Moderno.
..................................................................................................................... 173

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

PREFACIO.
En su primer libro, Radionics and The Subtle Anatomy of Man, el
autor apuntaba una sugestiva relación entre las concepciones teosóficas
oriundas del Oriente y el arte de la Radiónica, esencialmente occidental. Pienso
que él fue llevado a esa conclusión por el temor de que la Radiónica se hiciera
demasiado materialista, en el sentido electromagnético, atribuyendo, así, un
papel de compensación a aquellas vibraciones sutiles que nosotros asimilamos
al espíritu y al pensamiento. En su otro libro, Radionics - Interface with the
Ether Fields, él señalaba otra relación, que tal vez venga a mostrarse más
importante, a saber, entre la Radiónica y la moderna biología molecular,
postulando que la materia y el pensamiento formarían una interface a partir de
los códigos trínarios y de los términos del ADN. Se prevé que, a determinada
altura, los descubrimientos de la biología molecular vengan a superar, con
deferencia, las ideas teosóficas, de modo que el estudio del etérico pasará a
basarse casi que enteramente en la ciencia y en el arte occidentales.

Quiero creer que mi reciente libro, The Intelligent Universe, haya


reforzado de algún modo la contribución de la ciencia para la explicación de las
dimensiones etéricas. Lo que yo descubrí, después de más de treinta años de
investigaciones, fue que el principio fundamental del Universo es la
información y la inteligencia, y que tales categorías psíquicas deberían sustituir
nuestra antigua concepción del Universo como un complejo de energías. No fui
yo el creador de esas teorías que remiten a la Escuela de Cambridge de los
años 30 y están asociadas a nombres célebres como los de Sir Arthur
Eddington y Sir James Jeans. Sin embargo, mi atención fue atraída para el
asunto cuando Sir Arthur Eddington afirmó que "Sospechamos que la materia-
prima del Universo es la misma de la mente". Tal es la proposición que exploré
y que la ciencia moderna viene a reforzar a través de dos nuevos datos: en
primer lugar, la estructura de la materia es bastante semejante a la estructuras
digitales de los ordenadores electrónicos y, en segundo, que la fuente de la
vida orgánica en la molécula de ADN se reduce a "términos" que poseen un
código trínario especial comparable al código binario utilizado por los
ordenadores. Así, podemos ahora entender perfectamente la afirmación de San
Juan de que "En el principio, era el Verbo".

Es este el campo explorado por las técnicas de la Radiónica, siendo que


este libro constituye una importante reconsideración de este arte, tal como
existe en el presente. La Radiónica aún se encuentra en los estados iniciales de
explotación, tal como esclarece el autor, y puede abrigar falacias, tanto cuánto
verdades, pero esta es una condición que ella comparte con la ciencia
convencional. La ciencia convencional también investiga lo oculto, aunque para
eso ella necesite, a veces, recurrir la dispendiosos aceleradores lineares para
revelar tan-solamente extravagancias del tipo Augurios y Hechizos.

Sin embargo, la Radiónica se diferencia de la ciencia convencional en un


aspecto importante, pues en ella es indispensable un operador humano, muy
aunque este pueda contar con el concurso de instrumentos. Como señala el

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

autor, ese hecho impone exigencias especiales a aquellos que investigan o


practican ese arte, en la medida en que se requiere una disciplina emocional o 109
mental de alto grado, a fin de asegurar señales de alto índice señal-para-ruido.
Tal como pienso, esto significa que aquellos que practican este arte necesitan
desarrollar un estado de espíritu bastante sensitivo y artístico, pues el terreno
que exploran, "los ángeles temen pisar".

La situación encuentra una analogía en la música, en que un violinista


dispone de su violín, un mero instrumento. Pero, de alguna forma, el violinista
posee la capacidad de producir música melodiosa, lo que no es una propiedad
inherente al violín en sí. Así, pienso que deberíamos hablar en Arte de la
Radiónica, tal como hablamos en Arte de la Medicina, sin dejar de constatar
una faceta importante e ineludible, que es en la naturaleza del ser humano que
se halla envuelto y el grado en que él puede manifestar propiedades psíquicas
superiores, tales como la tranquilidad interior, la facultad de la atención
constante y de la sensibilidad emocional, requisitos indispensables a un artista.

En los próximos cien años, el Hombre ciertamente reformulará sus


concepciones acerca de la realidad, y la naturaleza insólita de lo oculto y del
etérico será indudablemente esclarecida. Quiero creer, también, que el mayor
descubrimiento será causado por la biología molecular. La Radiónica se halla
particularmente direccionada para la cura del cuerpo humano, y los programas
de base que mantienen el estado de salud normal del cuerpo humano están
basados en los códigos del ADN. Así, como sugiere el autor, veo la Radiónica,
en su próxima etapa de evolución, fundiéndose con la biología molecular, ya
que ambas están fundadas sobre "el poder de la palabra", el cual constituye la
base del pensamiento. Pienso que es significativo el hecho de, en el método
usado por el practicante de la Radiónica, existe la necesidad de una
"muestra", tal como una gota de sangre o un hilo de cabello, perteneciente al
paciente. Pero, lo que importa en esta gota, o en este cabello, es el patrón del
ADN que ahí se halla alojado y que contiene todas las informaciones sobre
cualquier función del cuerpo humano. Cada molécula simple de nuestro ADN
contiene el esbozo de toda nuestra existencia física, y pienso que es esta la
razón básica para el éxito de la Radiónica. La biología molecular ya consiguió
identificar íntegramente el "conjunto de recepción" para los mensajes
omniscientes de la Mente Cósmica dirigidas a las criaturas vivas... Es el ADN,
sin cualquier sombra de duda.

Recomiendo este libro para todos los lectores interesados en aquellas


dimensiones que transcienden la mera lucha cotidiana por la supervivencia
física.

David Foster

PREAMBULO.
Es con profunda satisfacción que escribo un preámbulo para este
importante libro, pues él trata de aspectos de una de las realizaciones
fundamentales de los tiempos modernos - el arte y la ciencia de la Radiestesia.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Tal realización procede de dos fuentes principales, cada una siguiendo


su propio camino, tal vez necesariamente. En la medida, sin embargo, en que 109
ambas emplean la misma facultad en las que para sus descubrimientos - la
Facultad Radiestésica -, poseen obviamente mucho en común.

La primera se originó del trabajo de investigación del Dr. Albert Abrams


y de Ruth Drown, en Estados Unidos, y, posteriormente, de De La Warr, en
Inglaterra, constituyendo lo que ahora conocemos por Radiónica; la segunda,
de las actividades de la rabdomancia medicinal de sacerdotes franceses y
otros, en el inicio de este siglo. Esta última fue desarrollada en Inglaterra por el
Dr. Guyon Richards y su notable grupo de colaboradores médicos que, juntos,
investigaron esa nueva forma de diagnóstico y tratamiento en su "Medical
Society sea the Study of Radiesthesia". Posteriormente, esa tendencia
desembocó, bajo la inspiración del Dr. George Laurence, en el que se
denominó Medicina Psiónica, a la cual fue consagrado un estudio minucioso y
abarcante de J. H. Reyfter, intitulado Psionic Medicine - the study and
treatment of the causative factors in illness.

Un resurgimiento similar es hecho esta vez en relación a la Radiónica, a


través del presente volumen, Dimensiones de la Radiónica. Conocí a Malcolm
Rae y David Tansley hace algunos años, habiendo sido en parte el responsable
por su introducción a este fascinante campo de investigaciones. Cada uno lo
abordó y lo desarrolló a su manera, a partir de formaciones bien diversas, no
teniendo, al principio, evaluado cuánto se complementaban; al constatar eso
en el debido tiempo, sin embargo, el resultado fue una notable realización
conjunta.

David Tansley, después de habilitarse en Quiropráctica en Estados


Unidos, retomó a Inglaterra para iniciar su práctica. Lo encontré por primera
vez cuando, después de haber leído mí libro The Pattern of Health, él me
solicitó una entrevista con la intención de adquirir mayores informaciones
sobre la Radiestesia y sus aplicaciones prácticas para la cura. Él sintió, con
entera razón, que ella podría ser uno de los complementos más valiosos a su
trabajo como quiropráctico. El encuentro se realizó y él quedó entusiasmado
con las nuevas posibilidades que se develaban.

Aunque fuera doctor en Quiropedia, él no poseía habilitación médica


regular; por lo tanto, le sugerí que participara de la Radionic Association para
estudiar la materia, en vez de buscar la Medical Society sea the Study of
Radiesthesia, pues esta última solamente aceptaba como miembros médicos
formados.

A partir de ahí, él se dedicó mucho a la Asociación y se hizo uno de los


principales exponentes de la Radiónica, pues a esta él añadió la instrucción
obtenida en las escuelas de pensamiento ocultista, especialmente la de Alice
Bailey.

Al hacerlo, él amplió y enriqueció el objeto de sus estudios, no sólo en


términos de nociones básicas, pero también bajo el aspecto de la aplicación
práctica.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Todo eso él relata en sus dos libros anteriores: Radionics and the
Subtle Anatomy of Man y Radionics - Interface with the Ether Fields. Y 109
ahora, en el tercer libro de la trilogía, contando con la fecunda colaboración de
Malcolm Rae, añade un conocimiento aún más amplio, tanto de nociones como
de sugerencias prácticas, a través del presente Dimensiones de la Radiónica.

Malcolm Rae llegó a este campo después de una carrera de hombre de


negocios con ancha experiencia en muchos ramos del comercio, experiencia
que, naturalmente, poco o nada condice con su trabajo de investigación,
realmente único en el presente, y que tantas contribuciones enriquecedoras
ofrece para la cura. Jamás se debe subestimar las disposiciones de la
Providencia.

Nuestro primer contacto se dio por ocasión de una evaluación de los


patrones de cura descritos en The Pattern of Health - evaluación destinada a
verificar si no podría haber otros mejores y más eficaces. A partir de la
investigación que realizamos, él pasó a desarrollar, en el debido tiempo, su
notable descubrimiento de que era posible encontrar radiestésicamente el
patrón arquetípico de cualquier substancia. También, en el debido tiempo, él
desarrolló proyectos perfeccionados de los instrumentos radiónicos de
diagnóstico y tratamiento clásicos. Sin embargo, después de otras
investigaciones, abandonó esa línea de conducta en favor de un instrumento
que posibilitara la utilización de los patrones arquetípicos en muchas
direcciones, principalmente en relación a la potencia homeopática mediante
patrones geométricos magnéticamente activados, a través de lo que él llamó
de Simulador de Potencia y, subsiguientemente, a través del Analizador
Radiónico Magneto-Geométrico - una creación verdaderamente notable.

Pero Malcolm Rae sugirió también explicaciones experimentales que,


tanto cuanto sé, aún no habían sido hechas, sobre cómo sus instrumentos
radiónicos, conjuntamente con los patrones geométricos, funcionaban
particularmente en la preparación de potencias de remedios homeopáticos.
Eso constituye un progreso real para el conocimiento básico. Se podría, tal vez,
resumir esa contribución conjunta como una manera enteramente nueva de
suplir la "información" en todos los niveles, de modo que el hombre pueda
alcanzar la integridad y se mantenga en un estado de equilibrio dinámico.

En resumo, se abre un campo de estudios e investigaciones fascinante y


de la mayor importancia, de modo que este libro es tan pertinente como
oportuno. Pues se torna cada vez más evidente que lo de que él trata, tanto en
la teoría como en la práctica, es algo de la mayor necesidad, si es que, estos
tiempos de desintegración, deseamos encontrar una salida para el pantanal
materialista en que el hombre se hunde.

Pero, se existe una amenaza, existe también un desafío y una


esperanza. ¿Seríamos capaces de aumentar nuestro nivel de conciencia, de
modo a obtener acceso a la esferas del conocimiento y del saber supra-
sensible y actuar de acuerdo? La situación presente no nos está exigiendo más
conocimientos materiales, y sí una nueva dimensión del pensamiento y de la
conciencia en una palabra - una Ciencia Espiritual, para cuya fundación este
libro podrá proporcionar su valiosa contribución.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Aubrey T. Westlake,
Godshill, Hampshire. 109
Marzo de 1977.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

PRIMERA SECCIÓN
Algunos Principios
Fundamentales

Los principios generales no son


menos verdaderos o
importantes debido al hecho
de, por su propia naturaleza, si
escapan a la comprobación
inmediata; ellos son como el
aire, que no es menos
necesario sólo porque no
conseguimos verlo ni sentirlo.

William Hazlitt

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO I

RUMBO A LA SIMPLICIDAD ESENCIAL


La facultad de simplificar significa eliminar el desnecesario, a fin
de que el necesario pueda expresarse.

Hans Hofmann, Search sea the Real

Alrededor de la última década, se verificó un creciente e inequívoco


interés por la Radiónica por parte de médicos, quirópatas, osteópatas y otros
que, como los masajistas o fisioterapeutas, se dedican íntegramente, en la
calidad de profesionales, a celar por la salud. En la mayoría de los casos, ese
interés era motivado por el hecho de los practicantes de esas disciplinas estén
buscando un medio o método de perfeccionar la atención a sus pacientes. Así,
la Radiónica surgió oportunamente, en la medida en que ella ofrece un medio
de detectar causas de enfermedades que habrían pasado desapercibidas a los
exámenes médicos y clínicos convencionales. Además de esa ventaja obvia,
ella propone también otro abordaje del tratamiento, pudiendo venir la
suplementaria acción propiamente física de los agentes terapéuticos
normalmente empleados, así como visar específicamente a la eliminación de
las causas ocultas que tan frecuentemente subyacen a los casos crónicos.

Si, pues, la Radiónica ofrece ventajas tan evidentes, por qué entonces un
gran número de profesionales conectados a la salud y que se empeñan en el
estudio de ese método de cura acaban casi siempre por perder el interés por
él? ¿Qué es lo que los detiene? Sé de muchos médicos que, aunque pudieran
haberse beneficiado con la aplicación de la Radiónica a sus prácticas o
contribuido con sus ideas para perfeccionar este arte de curar, acabaron por
desinteresarse. Si les preguntamos por qué razón dejaron de practicar la
Radiónica en serio, invariablemente replicarán que, si no por uno o dos motivos
personales, ciertos factores hay que los desaniman. El primero de todos parece
ser la gran cantidad de creencias, casi siempre contradictorias, implicadas en
la práctica de la Radiónica; el segundo es el factor tiempo referente a los
métodos cada vez más complicados de diagnóstico y tratamiento. Ambos
problemas pueden ser tranquilamente superados si el profesional interesado
esté preparado para soportar el impacto de las primeras impresiones y llegar a
las premisas básicas subyacentes a la teoría y a la práctica de la Radiónica.

Antes de considerar las premisas básicas de la Radiónica y esbozar un


método práctico que pueda ser utilizado por el profesional conectado a la
salud, pienso que será provechoso extenderme brevemente acerca de la
evolución de la Radiónica y esclarecer uno u otro punto para los que tienden a
desilusionar al investigador serio de proseguir con sus esfuerzos.

Del inicio del siglo hasta los años 30, o aún hasta los años 40, periodo de
pionerismo en que se dio la formación de la radiónica, la lista de los
profesionales que se utilizaban de la radiónica, de una forma o de otra,

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

formaba una especie de "Quién es quién" del arte de curar. Además del Dr.
Albert Abrams, a cuyo talento e inteligencia aguda debimos el nacimiento de lo 109
que ahora denominamos radiónica, había el Dr. Thomas Colson, un osteópata
que mucho contribuyó para esa modalidad de cura a través de sus
investigaciones y esclarecimientos, como también por su asociación con el Dr.
Abrams. McMannus era otra personalidad influyente, cuyo nombre aún hoy se
oye en las discusiones relativas a los métodos de cura naturales, y cuya tabla
para la corrección de la espina es usada por muchas clínicas americanas. De
las legiones de médicos, quirópatas y osteópatas que entonces incorporaban la
radiónica a sus prácticas, se destacaba, por su contribución tan o más
considerable que a de el propio fundador, Ruth Drown, una quiropata de
Hollywood, California. Cabría a ella demostrar al mundo que pacientes podían
ser tratados a la distancia y, lo que tal vez sea aún más significativo,
fotografías de perturbaciones en el cuerpo etérico podían ser quitadas a la
distancia de muchos miles de millas por medio de un instrumento de su
invención, la cámara Radio-Visión.

El trabajo de Abrams despertó la atención de muchos clínicos británicos,


entre los cuales nada menos que Sir James Barr, que procedió a un estudio
completo de los descubrimientos de Abrams y las aplicó anchamente a su
práctica. En su libro Abrams Methods of Diagnosis and Treatment, él
pondera haber encontrado en Abrams sus propios ideales, y cuya meta era no
sólo perfeccionar el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad, como también
prevenirla. Algunos médicos ingleses siguieron para San Francisco a fin de
instruirse directamente con Abrams y quedaron muy impresionados no sólo
con su figura humana, pero también con lo que él tenía a enseñar.

Para ellos, quedó claro que su trabajo contenía las semillas de un


importante progreso para la medicina. De entre los médicos que, en Inglaterra,
se interesaban por el trabajo de Abrams, Guyon Richards fue probablemente el
investigador más persistente. Su perseverancia en enfrentar los problemas
surgidos en el transcurrir de las investigaciones y encontrar soluciones que le
posibilitaran asistir a sus pacientes con mayor eficacia, salta a los ojos cuando
se lee su libro, The Chain of Life, que contiene una buena cantidad de
informaciones útiles y un retrospectiva histórica de las investigaciones en ese
campo para todos los médicos que puedan estar considerando la posibilidad de
utilizar la radiónica tal como ella se presenta actualmente.

Otros clínicos, tales como Dudley Wright, Ernest Martin, Hector Monroe,
Ernest Jensen, Hugh Wyllie y Winter Gonin, que desarrollaron la teoría y la
práctica de la terapia a través de la hormona herbórea; Aubrey Westlake, cuyo
libro, The Pattern of Health, constituye un clásico en el campo de la
radiestesia médica y, sin duda, lo continuará siendo por mucho tiempo; el Dr.
George Laurence, otro clínico de ancha experiencia, que fue atraído para este
campo y cuyas investigaciones dieron origen al que hoy se conoce por
Medicina Psiónica - método de cura que se vale de la facultad radiestésica y de
la homeopatía y, entre otras cosas, ofrece una esperanza para los muchos que
padecen de afecciones hereditarias adversas, miasmas adquiridos y toxinas,
además de los efectos colaterales casi siempre devastadores de la vacunación
- juntamente con otras personalidades, como el Dr. T. Watson y el Dr. Michael

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Ash, todos esos pioneros integraban un grupo bastante activo, conocido como
"The Medical Society sea the Study of Radiesthesia". 109

Queda claro, así, que los primeros practicantes que se utilizaban de la


radiónica y de la radiestesia médica habían salido de las hileras de la medicina,
de la quiropedia y de la osteopatía. Los practicantes legos no eran aún muy
numerosos y tendían a permanecer en la retaguardia del movimiento. Desde el
inicio, Abrams encontró gran resistencia a sus ideas por parte de los
practicantes más ortodoxos, resistencia esa que no tardaría a transformarse en
oposición abierta, acompañada de ataques infundados, no sólo a su trabajo
como así también a su persona. Esas autoridades conectadas a la salud
inmediatamente se juntarían para, en el comienzo de los años 60, concentrar
sus ataques, consiguiendo llevar a la prisión a entonces septuagenaria Ruth
Drown, bajo la acusación de fraude. Esta no tardaría a morir, víctima de un
ataque cardíaco, sin duda ocasionado por la crisis nerviosa a que ella se vio
sujeta en la época.

La radiónica fue entonces declarada ilegal en Estados Unidos y


ridiculizada como pura charlatanería. Agentes de los más diversos órganos
invadían los consultorios de los practicantes, les confiscaban los instrumentos y
los destruían. Como era de esperar, se verificó un éxodo y muchos dejaron
para siempre de utilizar la radiónica; una pequeña minoría prosiguió en sus
actividades secretamente, para evitar persecuciones.

En Inglaterra, el trabajo de Abrams se encontró también con una


oposición considerable, lo que, a buen seguro, desanimó a muchos médicos a
investigar a fondo lo que él tenía a ofrecer. El informe Horder, realizado en
1924 y que tenía por objetivo purificar las averiguaciones de la comisión de
investigación, afirmaba: "La proposición fundamental subyacente a la Reacción
Electrónica de Abrams (Y. R. A., Electronic Reaction of Abrams) se encuentra
establecida para un grado muy alto de probabilidad." Pero nada se hizo para
incentivar los médicos a proceder a sus propias verificaciones, lo que sirve
para mostrar como una técnica de diagnóstico y tratamiento, que podría tener
revolucionado la medicina, fue simplemente puesta de lado.

Las presiones de la ridiculización y la persecución al largo de los años,


tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, tuvieron como efecto reducir el
número de profesionales conectados a la salud que se valían de la radiónica y
de los métodos radiestésicos, pero un grupo cada vez mayor de practicantes
legos tomó para sí la tarea de proseguir las investigaciones, especialmente en
Inglaterra. Su alejamiento en relación a la medicina convencional parece
haberse dado entre 1946 y 1950, periodo en que la Society sea the Study of
Medical Radiesthesia perdió a Jensen, Wright, Monroe, Martin, Hort, Wyllie y
Guyon Richards. En tributo a esas personalidades, el Dr. Michael Ash declaró
que, aunque esos pioneros de una nueva medicina estuvieran muertos, el
trabajo de ellos sobreviviría. La aparición de George de La Warr en la escena
de la radiónica coincidió con ese aumento del número de practicantes legos;
las investigaciones realizadas en los Laboratorios De La Warr fomentaron y
aceleraron el progreso de la radiónica, alentando a muchos a tomar
conocimiento de esa nueva modalidad de cura y prestar una valiosa asistencia
a un gran número de personas portadoras de alguna enfermedad.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Lo que en la verdad aconteció fue que, habiendo nacido en la esfera de


la medicina, la radiónica pasaba ahora para las manos del practicante laico, en 109
quien encontraría, a partir de entonces, gran apoyo y estímulo. Creo que fue
ahí que se originó un cierto número de motivos que inducen los médicos a
mantener distancia en relación a este arte de la cura o desistan de considerarla
seriamente. Soy de la opinión de que, si esos obstáculos sean apuntados y su
inconsistencia revelada, un gran número de médicos, que se dispone a tomar
conocimiento de la radiónica, pasarán la incorporarla a sus prácticas de un
modo o de otro. ES esencial distinguir además de las apariencias la realidad
subyacente a la radiónica, que es simple y directa, útil y eficaz.

La radiónica es, hoy, en el mejor de los casos, una técnica de cura


alternativa, y, como tal, atrae, naturalmente, aquellos que piensan según los
patrones de la cura natural. Siendo eso un hecho incontestable, no lo hay que
lamentar, pero la cuestión es que los pensadores alternativos poseen
hermanos aún más heterodoxos, que se sitúan, por así decir, en el margen del
margen, y son las creencias y concepciones de estos últimos que, asimiladas
por la radiónica, tienden a ahuyentar el estudiante serio, lego u ortodoxo. Si la
radiónica hubiera permanecido en el contexto de la medicina ortodoxa, por
ejemplo, muchas, si no todas las contribuciones espurias que a ella se
añadieron no habrían tenido razón de ser y, así, veríamos en acción un arte de
la cura nacida de disciplinas clínicas y científicas.

Entre los principales factores que contribuyen para desanimar al médico


convencional aún en los primeros pasos de su investigación de la radiónica,
está el casi siempre desconcertante complejo de creencias actuantes en este
campo. Muchas de ellas son suscitadas por la naturaleza subjetiva de la
radiónica, así como por ciertas especies de rituales comunes tanto a los
métodos ortodoxos como a los métodos heterodoxos de cura. Aunque no
estemos habituados a concebirlo en estos términos, el ritual es un elemento
fundamental de cualquier arte de la cura, sea ella la medicina, la quiropedia, la
osteopatía o la radiónica. En el ritual del relato de un caso clínico, por ejemplo,
ocurre una interacción y un intercambio de energías e informaciones entre el
clínico y el paciente. A este, se siguen los rituales de los exámenes,
radiografías y pruebas clínicos, los cuales constituyen factores esenciales para
el establecimiento de un área común de comprensión entre las partes en
juego. Una vez claramente definida y establecida esta, se sigue el ritual del
tratamiento propiamente dicho, que puede asumir la forma de cirugía,
inyección o ingestión de medicamentos, masajes, manipulación, acupuntura u
otras técnicas requeridas según los casos particulares. Sea cuál sea el
procedimiento que adoptemos, el ritual es un factor indispensable. En los
procedimientos ortodoxos, ese ritual se desarrolla según etapas claramente
distinguidas. Un hueso fracturado, por ejemplo, es suavemente palpado,
radiografiado, enderezado, enyesado y, por fin, inmovilizado. Del éxito de cada
una de esas etapas resultará la cura de la fractura. El proceso entero es una
secuencia clara de factores objetivos y comprobabais. Es con esa especie de
cosas que un médico está habituado la lidiar; de ahí el flagrante contraste por
él experimentado al tomar contacto con la radiónica.

Como mencioné anteriormente, la radiónica, por su propia naturaleza,


trabaja esencialmente con factores subjetivos y, por eso, el médico

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

acostumbrado a los procedimientos objetivos, casi no encuentra, si es que


encuentra, un terreno firme y familiar sobre el cual pisar. El propio 109
establecimiento de un diagnóstico a la distancia envuelve tantos factores
impalpables que algunos, no consiguiendo traspasar ese primer obstáculo, no
llegan siquiera a encarar tal tratamiento. Los que son capaces de aceptar esas
concepciones y abrir camino con sus investigaciones acaban inevitablemente
por abrazar algunas de las creencias más excéntricas de entre las cultivadas y
endosadas, de tiempos en tiempos, por los practicantes legos. Tales creencias
son casi siempre suscitadas por la propia naturaleza subjetiva de los
procedimientos de la radiónica, los cuales, por veces, llegan a escapar a
cualquier control, hasta el punto en que las sombras de la superstición y de la
magia comienzan a interferir en el proceso y en los procedimientos del
diagnóstico y del tratamiento.

Merece la pena detenernos en este punto, a fin de verificar cómo eso se


da. La aplicación correcta de cualquier técnica en el arte de curar depende, en
mayor o más pequeño grado, de la fe que su practicante ha en aquello que
hace. Sorprendentemente, eso se aplica a la medicina muy más del que
suponemos y, en tratándose de un procedimiento subjetivo como la radiónica,
llega a ser “aún” un factor capital. Fe en lo que se hace, entusiasmo y un buen
conocimiento de las ciencias clínicas y elementales, además de una aguda
sensibilidad, son requisitos esenciales para que un práctico lego venga a
alcanzar éxito en su práctica. El Theosophical Medical Research Group, en su
libro The Mystery of Healing, aborda esa cuestión:

Se entiende entonces que la precisión o imprecisión del diagnóstico por


intermedio de la radiestesia dependerá de todos los factores generales
implicados en la experiencia psíquica y médica - experiencia, impersonalidad y
potencial psíquico, consciente o inconsciente, del operador. Las condiciones
psíquicas favorables o desfavorables, incluyéndose ahí la resistencia, la
simpatía o la expectativa del paciente, así como la simplicidad o la dificultad
del caso en cuestión, deben ser incluidas entre los factores actuantes.

De todas las condiciones, la sensitividad es la más propensa a la


fluctuación, por depender y estar directamente relacionada a factores capaces
de hacerla decrecer. Malas condiciones de salud, fatiga, tensión nerviosa,
medio ambiente ruidoso y condiciones atmosféricas pueden, de una manera o
de otra, reducir la sensitividad. Cuando la sensitividad disminuye, los
resultados tienden a ser menos satisfactorios, el diagnóstico se toma impreciso
y el tratamiento menos eficaz. Todo eso acarrea la pérdida de entusiasmo,
haciendo con que el operador se sienta temporalmente incapacitado. Lo que
más frecuentemente ocurre a esta altura es que, en vez de concientizarse del
hecho y relajarse, tal como exige la situación, el practicante se pone a buscar
alguna salida esotérica para suplir la deficiencia de energía. Intuitivamente,
muy a pesar de su disposición sea exactamente aquella que lo lleva a utilizar
su péndulo en una sesión de preguntas y respuestas, le ocurre la idea de
colocar un pequeño frasco de miel sobre su bandeja de instrumentos. Ese
procedimiento puede ser exitoso a punto de liberar la energía suficiente que le
permita seguir adelante - y, luego, los casos contados por los pacientes tienden
a reforzar su fe en la eficacia del frasco de miel, y en un abrir y cerrar de ojos

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

los practicantes del país entero estarán adoptando la misma técnica, como
algo de la mayor naturalidad. 109

Puede ser que un otro practicante, que se encuentre en la misma


situación de deficiencia de energías, venga a atribuir su estado a la influencias
maléficas oriundas de lugares tan dispares como las entrañas de la Tierra, el
espacio sideral o la acción de los opositores de su trabajo (un número
considerable de practicantes juzga que su trabajo es importante a punto de
atraer la atención de las "fuerzas de las tinieblas"). Ciertos operadores
acostumbran pegar rótulos con "números mágicos" a sus instrumentos de
trabajo o balancear alguna chuchería oriental en el aire a fin de expulsar las
fuerzas que juzgan estar interfiriendo en su trabajo o perturbando sus campos
de energía. Un radiestesista, por quien yo tenía el mayor respeto, adquirió el
hábito desconcertante de levantarse en medio a la conversación más banal,
coger un péndulo, balancearlo un poquito para entonces cambiar de posición
una bol de vidrio que se encontraba sobre una mesita al lado del sofá. Por lo
que se puede suponer, creía él que ese objeto irradiaba energías por el
aposento, y por eso era preciso mudarlo de lugar de tiempos en tiempos.

Estos son sólo algunos ejemplos de las creencias y prácticas singulares


que se confunden con la radiónica; pero aún existen docenas de otros. Cierta
vez, tuve en mi poder dos conjuntos de instrumentos para tratamiento que
habían pertenecido a un reverendo; sí, como probablemente adivinaron, en vez
del formato rectangular normal, ellos habían sido tallados en forma de
púlpitos... Los péndulos personalizados constituyen una otra forma de
superstición que recibe la adhesión de un buen número de practicantes, siendo
que algunos de ellos consiguieron ganar buen dinero con esa “explotación”. El
hecho es que un péndulo pura y simplemente funciona, no importa cómo. Hay
también aquellos que no admiten usar un péndulo tallado en plexiglás, bajo la
alegación de que no se trata de una substancia natural, como la madera o el
hueso, siendo así pues inferior y dejando a desear cuánto a los resultados.
Siempre utilicé un péndulo de plexiglás y nunca vi a Malcolm Rae utilizar otra
cosa, sin que eso haya representado la más pequeña diferencia para nosotros
o para centenares de otros que no endosan la creencia de que un péndulo
hecho de substancia natural es mejor que los otros. Naturalmente, si el
practicante halla esencial alimentar su sistema de creencias o complicarlo con
péndulos personalizados o naturales, no hay ningún mal en eso; pero el
observador imparcial podrá no comprender ese aspecto y eventualmente
podrá perder el interés por la radiónica, engreído de que sus practicantes no
pasan de un bando de excéntricos y de que el método poco tiene que válido a
ofrecer.

Otro aspecto poco auspicioso de la radiónica, capaz de desanimar al


profesional conectado a la salud, son los grupos de culto. Estos son formados
por personas con tendencia a agruparse en torno a un practicante de la
radiónica que desarrolló una técnica cualquiera, técnica esta que es por él
impregnada de una aura de misterio y eficacia impar. Ser miembro de uno de
esos grupos es algo que exige, en mayor o menor grado, cierta obediencia. Lo
que el maestro afirma pasa a valer como la propia verdad, poco importando si
contradice o no la evidencia de los hechos, se va del encuentro de la verdad o
se está basado en procedimientos claramente mágicos y ritualísticos. En tales

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

grupos, surge inevitablemente una jerarquía, pues el líder, o péndulo-maestro,


comienza por colocar ciertos aspectos del diagnóstico y del tratamiento fuera 109
del alcance de sus acólitos. Enseguida, procede de forma a admitir
gradualmente el acceso de algunos de sus discípulos favoritos a la materia de
su conocimiento, confiriéndoles, así, una ventaja imaginaria sobre el restante
del grupo. Los procedimientos originados de esas actitudes anticuadas, muy
propias de los piscianos, son, vía de regla, complicados y onerosos, exigiendo
equipamientos de toda suerte, tomando felizmente imposible para el
investigador serio, profesionalmente conectado a la salud, considerar siquiera
remotamente su adopción.

La radiónica no está sola, cuando se trata de sistemas de creencias


singulares. La cura espiritual, que es otro abordaje subjetivo de la cura de
enfermedades, también exhibe características semejantes. Lawrence Le Shan,
en su libro The Medium, the Mystic, and the Physicist, relata que, al
emprender el estudio de la obra de un grupo de "médicos espirituales serios",
entre los cuales se contaban figuras como las de Harry Edwards, Agnes
Sanford, Alga y Ambrose Worral, Edgar Jackson, Paramahansa Yogananda,
Katherine Kuhlmann y otros, descubrió que su comportamiento se dejaba
clasificar en dos especies distinguidas. Le Shan definió la primera especie
como siendo a de los "comportamientos idiosincráticos", o sea,
comportamientos que se verificaban en uno o varios de ellos. La segunda
especie fue por él denominada "comportamientos comunales", en la cual todos
se encajaban. Esta última es la que era, a su forma de ver, relevante para las
formas de la cura. En la radiónica, la instrumentación, los péndulos, los
detectores del tipo horquillas de detección, los métodos de diagnóstico y
tratamiento basados en la anatomía física y sutil constituirían factores
comunales, mientras que los frascos de miel, los rótulos mágicos, "mi gurú dice
que yo no debo tratar del chakra de la cabeza" o "no dará correcto si el
maestro no hace una bendición para los instrumentos" expresan realidades
que se puede tachar de idiosincráticas y, en última instancia, prejudiciales a la
imagen de la radiónica. Si el investigador serio se disponga a identificar todas
esas bagatelas y verlas tales como realmente son, encontrará bajo ellas una
vía para la cura digna de consideración.

Una vez hecho eso, el próximo obstáculo que se presenta es el factor


tiempo. Conozco pocos médicos o practicantes de la medicina natural que
dispongan de tiempo suficiente para practicar a la vez la radiónica y la
disciplina para la cual fueron originalmente entrenados. Eso devela la siguiente
cuestión: como sería posible a un médico, que tiene su tiempo enteramente
tomado, recurrir a la radiónica? La respuesta depende, en ancha escala, de la
necesidad que él tiene que recurrir a la radiónica cómo uno complemento a su
práctica. Si lo que se tiene en vista es una aplicación extensiva de los métodos
de la radiónica, se hace necesario, entonces, contar con la ayuda de un
asistente, de un lego competente, que no tenga tendencias a desarrollar
"comportamientos idiosincráticos" y en cuyo desempeño eficaz y seguro se
pueda confiar plenamente. Si, por otro lado, la radiónica es usada solamente
como un recurso para los casos más espinosos, el médico debe disponer de
tiempo para actuar por su propia cuenta, o entonces solicitar los servicios de
un practicante con tiempo integral para hacer las pruebas de que necesita.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Algunos médicos prefieren valerse de los propios pacientes en pequeños


grupos, realizando el diagnóstico y suministrando los tratamientos radiónicos. 109
Es un método que da buenos resultados, siendo que yo mismo a veces utilizo
de él. Sin embargo, se debe tener cuidado para no sucumbir a la tentación de
acoger un número exagerado de pacientes, evitándose, así, la sobrecarga y el
acumulación de trabajo. Uno de los aspectos de la radiónica que puede ser
aprovechado al máximo por todos los médicos, con grandes ventajas, es
naturalmente la preparación y la simulación de remedios. Incontables médicos
de todo el mundo reconocen las ventajas representadas por esas técnicas
radiónicas y las adoptan en sus prácticas. Trataré de eso más detalladamente
en un capítulo posterior, pues que este constituye uno de los aspectos más
importantes de la radiónica actual.

El tiempo representa un problema también para el practicante que se


dedica solamente a ese arte. A principio, muchos pasan a ejercer
gradualmente la radiónica como una actividad de tiempo integral sin necesitar,
sin embargo, encararla como un medio de vida. Por fin, una práctica exitosa
significa a veces que la radiónica pasa a ser la principal fuente de renta. Ese
tipo de situación, con sus lentos despliegues, parece estimular la adquisición
de técnicas innecesariamente complicadas y dispendiosas, que requieren
demasiado tiempo para ser asimiladas y casi siempre dejan el practicante, al
final del día, en un estado de cansancio. A unos pocos, la práctica así
concebida tienden a sofocar al practicante y vetarle cualquier solución que
podrían llevarlo a emplear su tiempo de forma más racional. Basta decir que en
la mayor parte de las actividades que actualmente constituyen la radiónica, el
practicante pierde mucho tiempo y energía simplemente porque jamás fue
llevado a cuestionar su método de trabajo, a fin de saber si está haciendo el
mejor empleo posible del tiempo y de las energías. Eso, naturalmente,
disminuye su capacidad de lidiar con los pacientes más difíciles, así como le
impide de llevar una vida más razonable. Muchos, ciertamente, no quedan
limitados por hacer de la radiónica una fuente de sostengo, principalmente
cuando es el marido quien provee o gana el pan de la familia o cuando el
individuo no posee otra fuente de renta. Ambas situaciones dan margen al uso
de métodos ineficaces, pues el practicante no cuestiona la eficacia de sus
métodos de trabajo.

Esa especie de ineficacia que se verifica en la práctica de la radiónica no


debería necesariamente disuadir el profesional conectado a la salud, sin
embargo ella afecta más profundamente otros interesados en investigar la
radiónica. Se trata de las personas jóvenes, capaces de intuir rápidamente que
la radiónica tiene mucho que ofrecer, en la medida en que constituye un arte
de la cura que les posibilitará emplear su potencial de sensitividad y colocarlo
a servicio de otros. Esa nueva generación es capaz de comprender de
inmediato el significado de la radiónica y de ver en ella las semillas de una
Nueva Era para la medicina, orientada para la vida y no para la mecanización.
Acostumbro verlos siempre emocionados con el descubrimiento de la
radiónica, ansiosos por abrazarla como actividad de tiempo integral, para,
enseguida, se retiraran desilusionados con lo que vieron y oyeron. Donde
menos sería de esperarse, se deparan con miles de formalidades burocráticas
mescladas las actitudes condescendientes y ultraconservadoras. Principios que
podrían ser asimilados en pocas horas les son tediosamente suministrados

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

durante años a cuentagotas, eso cuando soportan el aprendizaje hasta el fin. A


Ellos le son presentadas las creencias más contradictorias y, entonces, se hace 109
claro, pues les es dicho, que es muy difícil hacer de la radiónica un medio de
vida. Debido a semejantes motivos, la radiónica pierde muchos jóvenes
talentosos, dotados y sensitivos, los cuales son mucho más importantes que el
médico que se vale de sus métodos simplemente como complemento a su
actividad regular. Potencialmente, esos jóvenes son practicantes de tiempo
integral que, con un bueno embasamiento en las ciencias clínicas y
elementales, además de una correcta habilidad para emplear los métodos
radiónicas de diagnóstico y tratamiento, podrían trabajar íntegramente como
asistentes de médicos, quirópatas u osteópatas. Se trata de un ramo casi
inexplorado de la radiónica, aunque yo esté seguro. De que un practicante
joven y competente pueda venir a concretizar su futuro en este campo.
Recuerdo que siempre que yo intentaba conciliar la radiónica con mis
actividades de quirópata, pensaba poder encontrar de algún modo un asistente
para cuidar de los pacientes que necesitaban de tratamiento por medio de la
radiónica. Creo que cualquier joven dotado de un buen grado de sensitividad,
aún no oprimido por las tradiciones de los sistemas de creencias vigentes,
tiene futuro en este campo como practicante de tiempo integral, con tal de que
emplee una técnica radiónica simple y eficaz y se disponga a aceptar la gran
responsabilidad que esa actividad implica.

Yo aún, en mis primeros pasos en la radiónica, busqué simplificar al


máximo la técnica, fiándome, para tanto, en mis conocimientos de los sistemas
bioenergéticos sutiles del hombre. En la calidad de quirópata, mi abordaje se
originó de una concepción del hombre fundada mucho más sobre términos
energéticos de que mecánicos. La quiropatía, a despecho de lo que afirman
muchos de sus defensores, posee raíces profundas en una antigua tradición
esotérica. La profesión, de manera equívoca pero muy comprensible a los
tiempos que corren, se libró del fardo de su ascendencia esotérica, en la
esperanza de obtener reconocimiento científico, fuera este cuál fuera. Rompió,
también, sus fuertes lazos con la radiónica, como si se tratara de parte del
mismo fardo. Actualmente, sin embargo, la tendencia es a de una
reconsideración de los valores y creencias sostenidos en el periodo de los
comienzos de la quiropatía, el cual coincide con lo de la radiónica. El factor
más relevante que se destaca en mis investigaciones con la radiónica es lo de
que hay una necesidad de simplificación absoluta.

Esta bien puede ser la convicción común que llevó Malcolm Rae y mí a
intercambiar ideas. Todas sus investigaciones con la radiónica fueron
motivadas por la necesidad de llegar al que él denomina "la simplicidad
esencial", siendo que siempre fue su objetivo simplificar sus métodos y
aumentar su eficacia. Él fue muy favorecido también por la circunstancia de
haber realizado gran parte de sus experimentos en colaboración con médicos
activamente interesados por la radiónica y conocedores de sus problemas en
común con la medicina.

Con base en la experiencia, somos llevados a creer que, si la radiónica


visa a despertar el interés del profesional conectado a la salud o del
practicante de tiempo integral, ella deberá conformarse con los siguientes
preceptos:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

1. Las técnicas de diagnóstico y terapia deben ser simples, además


de comprensibles, comprendiendo la totalidad del hombre en sus 109
aspectos físico y sutil.

2. El instrumental de la radiónica debe ser de concepción y ejecución


simple y compacta, y estar en conformidad con los principios de
los campos de energía en los cuales él se destina a trabajar.

3. La conducción del diagnóstico y del tratamiento, así como la


operación de los instrumentos, deben estar exentas de cualquier
proyección idiosincrática.

4. El practicante debe poseer ancha experiencia tanto de las ciencias


físicas como de las espirituales, pues ambas son necesarias para
la modalidad de cura en cuestión.

Si esos requisitos sean satisfechos, tendremos como resultado una


introducción simple y directa a la radiónica, que tanto podrá ser asimilada
como utilizada por médicos, quirópatas y osteópatas en sus propios dominios,
siendo de utilidad también para el practicante de tiempo integral que trabaje
como asistente o conduzca su propia práctica.

Esperamos que el investigador serio encuentre en las páginas que se


siguen una introducción elemental a la práctica de la radiónica en el que se
refiere a principios, técnicas e instrumental. Además de eso, este libro fue
concebido como un manual de referencia para el practicante, de modo que
este pueda hojearlo en el transcurrir de sus actividades cotidianas para
informarse acerca de la terapia por el color, de los remedios, de los cuerpos
sutiles del hombre y así por delante. Hay también informaciones
suplementarias acerca de la anatomía sutil del hombre que no habían sido
incluidas en los dos primeros libros de esta serie, especialmente cuánto al
cambio de los centros de energía de los chakras inferiores para los superiores,
y su efecto sobre la salud. Si el lector es, por un lado, contemplado con
informaciones minuciosas, yo, de mi parte, mantendré adhesión irrestricta al
principio de la "simplicidad esencial".

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 2

EL CAMPO DE LA MENTE.
Comenzamos a sospechar que la materia-prima del Universo es la
misma de la mente.
Sir Arthur Eddington, The Nature of the Physical World.

Siempre que se examinan las Enseñanzas Ocultas preservadas a lo largo


del tiempo por las diversas escuelas esotéricas de todo el mundo, emerge un
tema claramente definido la creencia de que el Universo no es más que la
manifestación exterior de una inteligencia infinita, un producto, por así decir,
de la Mente Universal. En el prefacio de su libro La doctrina secreta, Madame
Blavatsky escribió:

Existe un Principio Inmutable e Infinito; una Realidad Absoluta que


precede todas las manifestaciones contingentes del Ser. Él está más allá del
alcance y de la concepción de cualquier pensamiento o experiencia humana.

Muchos siglos antes de la aparición del movimiento teosófico, el sabio


chino Lao Tsé expresaba una concepción similar en el Tao Tê Ching (El libro del
camino perfecto):

El innominable fue el origen del cielo y de la tierra.

La Teosofía afirma también que el Universo manifiesto se halla contenido


en esa Realidad Absoluta, de la cual no sería sino la expresión contingente,
dando origen a tres aspectos o principios creativos elementales, a los cuales
ella denomina Precursor del Manifiesto, Espíritu del Universo y Alma Universal.
Esos tres principios están en el origen de un sinnúmero de Universos, Sistemas
Solares y Estrellas Manifiestas, siendo cada Sistema Solar la materialización de
una Fuerza Vital Inteligente que contiene el arquetipo de los tres aspectos cuya
evolución, desde el Precursor del Manifiesto, es por ella conducida. En la
teología cristiana, tales aspectos son conocidos como Padre, Hijo y Espíritu
Santo; otras escuelas de pensamiento se refieren a ellos como energía Positiva,
energía en Reposo y energía Negativa o, de manera simple y descriptiva, Vida,
Conciencia y Forma. Todos esos tres aspectos se encuentran interrelacionados
y comprenden el vasto océano de las energías cósmicas que dan origen a la
vida y la mantienen tal como a conocemos.

Esa proliferación de principios y formas a partir de una fuente


incomprensible no se restringe en absoluto a la tradición teosófica. En el Libro

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Segundo del Tao Tê Ching, nuevamente encontramos un paralelo cuando Lao


Tsé escribe: 109

El Tao se oculta a sí mismo y no tiene nombre. Él es el único que se


distingue en aplicar y en realizar.

El Tao produjo el Uno; el Uno produjo el Dos; el Dos produjo el Tres; el


Tres produjo miríadas de criaturas. Las miríadas de criaturas llevan adelante, a
la espalda, el yin y estrechan entre sus brazos el yang y la combinación de
fuerzas que generan el Dos.

El campo de la mente es, en esencia, el del alma Universal, a que se


refieren todas las tradiciones esotéricas. Naturalmente, la diversidad de
culturas y creencias dio origen a varias representaciones de ese campo,
algunas de ellas toscas y simplistas, otras complejas y veladas por un cerrado
simbolismo; otras, aún, no pasan de distorsiones acabadas del tema básico,
productos de la imaginación fértil de aspirantes a la sabiduría. La radiónica, y
aún las formas aún más subjetivas de cura son más eficaces cuando el
practicante posee algún conocimiento del campo de energías sobre el cual
trabaja. En resumen, el practicante tendrá mejores condiciones de cumplir su
función mientras tenga una comprensión básica del dominio de la mente,
especialmente el practicante de la radiónica, pues esta, en último análisis, es
una forma de cura mental a través de instrumentos. Obviamente, muchos
practicantes desempeñaron con éxito su tarea a lo largo de los años sin
necesitar de semejante equipaje de conocimientos; pero yo siento que, a
medida que la radiónica obtenga reconocimiento como un rama de la
parapsicología, será de la mayor importancia poseer esos conocimientos a fin
de que podamos aprender de qué modo ella funciona y como se relaciona con
las otras modalidades de cura.

Ya que existe un gran número de modelos del dominio de la mente,


¿cuál de ellos sería específicamente el más preciso y adecuado para el
practicante de la radiónica? ¿Qué criterio aplicar para hacer una buena
elección? Pienso que, así como Le Shan juzgaba los "comportamientos
comunes" esenciales para los fines de la cura en el trabajo de los practicantes
por él estudiados, también nosotros somos llevados, en nombre de la claridad,
a aplicar el mismo procedimiento a las diferentes representaciones del campo
de la mente. Debemos considerar los "factores comunes" y verificar donde se
da la concordancia, aprendiendo por ese medio a discernir los "factores
idiosincráticos" postulados por este o aquel gurú, o porque "mi maestro dice
que es así y así". Existen autoridades en cuestión de preceptos espirituales
elementales, tales como la Biblia, los Vedas, los Upanishads y el Tao, para citar
sólo algunas, que merecen más crédito del que la palabra de los últimos
heraldos de la verdad surgidos en escena. Si en ellas encontramos la
confirmación que buscamos, podemos dejar de lado las autoproclamadas

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

autoridades que reflejan sobre la realidad mediante los espejos distorsionados


de sus propios criterios. 109

Con base en el estudio y en la experiencia adquirida en esa materia


específica durante los últimos siete años, tanto del punto de vista de las
prácticas de meditación como de las de cura, llegué a la conclusión de que la
representación propuesta por la Teosofía y presentada recientemente, con
gran riqueza de detalles, por Alice A. Bailey en sus escritos, concluye un gran
número de "factores comunes" y se halla en Concordancia con muchos otros
sistemas. Se debe tener en mente, también, que esta obra fue la última y más
actualizada contribución de la Antigua Sabiduría a salir de la Trans-Himalayan
School of Adepts. No habrá pasado desapercibido a nadie que a haya estudiado
la nota acuariana que la colorea, pues que se enfatiza muy más la confianza en
el propio Yo del que las enseñanzas venidas de fuera.

La representación de los campos de la mente que se sigue, y que mucho


debe a Bailey, fue presentada en 1972 por Elmer Green, durante una
conferencia intitulada "How te lo make use of the field of mind Theory". Esta
conferencia fue patrocinada por la Academia de Parapsicología y Medicina de la
Universidad de Stanford, California. El diagrama fue idealizado originalmente
para ilustrar y explicar la relación entre las concepciones de Freud y las de Jung
sobre la mente; pero, con el pasar de los años, detalles suplementarios fueron
introducidos a fin de ampliar el esquema inicial. Cuando Elmer Green vino a
Inglaterra participar del Ciclo de Conferencias de Mayo de 1974, levanté, en el
transcurrir de una discusión con él, la cuestión de las diferencias existentes
entre las varias representaciones de los campos de la mente.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

Respondió él que en muchos casos eso se debía más a una cuestión de


semántica del que la diferencias estructurales propiamente dichas; pero que él
no tenía ninguna duda de que el modelo en el cual estaba trabajando acordaba
con las concepciones actuales acerca del hombre y, así pues, poseía valor
práctico, lo que fue por él demostrado con las investigaciones en el campo de
la biorregeneración realizadas en la Menninger Foundation. Personalmente, soy
de la opinión de que tanto este diagrama como aquel presentado por Alice
Bailey en su libro A Treatise on Cosmic Fire son esenciales para una
comprensión más profunda de la radiónica, suministrando conocimientos

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

capaces de hacer con que la eficiencia del practicante mejore. El modelo de


Bailey ofrece una infinidad de detalles acerca de la constitución esotérica del 109
hombre, que, como veremos adelante, constituye un reflejo sobre el campo de
la mente.

Mejor del que discurrir prolijamente acerca de los detalles de esa


representación del campo de la mente, sería, en mi entender, transcribir
directamente un tramo de la comunicación de Elmer Green a la Academia. En
ella, se puede leer:

Lo más importante en este diagrama es que cada línea representa una


demarcación tanto entre diferentes especies de substancia como entre
diferentes especies de, conciencia. Esta idea notable constituye la propia
esencia del Budismo tibetano desnudado de sus singularidades culturales,
representando también los conceptos básicos de la Yoga Integral (Aurobindo),
del Cristianismo Esotérico, del Sufismo, del Zoroastrismo, del Judaísmo
Esotérico, de las Sectas Ocultas Egipcias y Griegas, de la Teosofía, de la
Antroposofía, de la metafísica polinesia y de las diversas religiones
precolombinas del hemisferio occidental.

Se hace evidente, pues, que el diagrama satisface el primero y más


importante requisito, en la medida en que él es esencial, que está fundado
sobre diversas escuelas esotéricas de pensamiento religioso. En otras palabras,
él contiene múltiples "factores comunes", lo que trae credibilidad a su esbozo y
lo retira del dominio "idiosincrático".

Prosigue Elmer Green:

El segundo aspecto importante del diagrama es que las diferentes


especies de energías y estructuras físicas, emocionales, mentales y
transindividuales, son partes funcionáis de un campo mental planetario. Así
como el planeta es envuelto por campos magnéticos, electrostáticos y
gravitacionales, el mismo se pasa con un campo mental; además de eso, todos
los campos, si bien diferenciados, son integrantes del campo mental básico.
Eso significa que todas las graduaciones de la substancia física son
graduaciones del campo mental. En otras palabras, de acuerdo con esta teoría,
el cosmos entero, en cada uno de sus niveles, no posee consistencia material
pero mental, siendo que, de alguna forma, la evolución de los organismos
vivos a partir de las substancias minerales (que, según esa concepción, no son
substancias muertas), pasando por los vegetales y los animales hasta el
hombre, se hace acompañar por una evolución y una expansión
correspondientes de la conciencia.

De interés especial es la sección en forma de globo denominada


"consciente", en la parte inferior del diagrama. Se ve que ella posee una
substancia física (cerebro y cuerpo), una substancia emocional y una

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

substancia mental. Envolviendo el consciente, se halla la substancia


transindividual. En la realidad, de acuerdo con la teoría, todas esas substancias 109
se interpenetran totalmente. Ninguna está arriba o abajo de la otra. Se trata de
mera comodidad para fines de ilustración.

En las enseñanzas esotéricas, cada uno de esos niveles es designado


como siendo un plan, término este que denota el ámbito o la amplitud de un
determinado estado de conciencia, o entonces la facultad perceptiva de un
conjunto determinado de sentidos, pudiendo también denotar la acción de una
fuerza específica o el estado de la materia correspondiente a cualquier uno de
esos factores. En verdad, lo que tenemos es un campo que contiene varias
graduaciones o frecuencias de materia/conciencia, que pueden ser utilizadas
de un punto de vista radiónico para fines de diagnóstico y tratamiento a la
distancia. Esa teoría esclarece el hecho de la inexistencia de cualquier
separación entre el practicante y el paciente, así como entre el precursor del
Universo Manifiesto y la totalidad de las formas de vida. Somos Uno. Cuando
eso se hace una realidad y no sólo un concepto intelectual más en la mente del
practicante, este se verá espontáneamente dotado para la cura y conseguirá
atender listamente a las necesidades de un paciente que solicita, expresándolo
o silenciosamente, su ayuda.

Las ciencias tradicionales sostienen la creencia de que la mente se


origina, de alguna forma, de las fluctuaciones químicas y eléctricas de la
estructura celular física del cuerpo. Las ciencias espirituales sostienen una
creencia diametralmente opuesta, afirmando ser el cuerpo, en la verdad, un
producto de la mente. En algunos de sus experimentos, Elmer Green contó con
la colaboración de Swami Rama, el cual demostró la acción que la mente podía
ejercer sobre el cuerpo. Entre otras cosas, él conseguía inducir una diferencia
de temperatura de cerca de 10°F entre dos puntos de su mano distantes cerca
de dos pulgadas, hacer que el corazón dejara de bombear la sangre o producir
en cinco segundos un quiste del tamaño de un huevo sobre un músculo que se
hallaba relajado y no presentaba cualquier protuberancia. Afirma el Dr. Green:

La más extraordinaria de las varias ideas que el Swami discutió es


aquella implícita en su concepción del Raja-Yoga, según la cual "El cuerpo está
entero en la mente, pero no la mente en el cuerpo". Esta simple afirmación
posee incontables implicaciones teóricas. El control de todas las células del
cuerpo es posible, según el Swami, porque cada una de ellas posee una
representación en el inconsciente. Y no sólo eso, toda célula forma parte del
inconsciente. En otras palabras, las células existen no sólo simbólicamente en
la mente, pero también como partes de un verdadero complejo de energías
denominado mente. Cuando accionamos la representación de la célula en el
inconsciente, estamos accionando literalmente la propia célula, pues la célula
es parte de la mente. La segunda parte de la afirmación, "pero la mente no
está entera en el cuerpo", se refiere al prolongamiento de la mente en la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

naturaleza en general y alude a los casos parapsicológicos, a la psicoquinesia,


a la cura espiritual y a todos aquellos fenómenos "científicamente imposibles". 109
La razón por la cual la ciencia declara estos fenómenos imposibles es que los
científicos, o por lo menos la mayoría de ellos, no son capaces de concebir la
mente como un complejo de energías interligado a otros complejos de energía
tanto en el cuerpo como en la naturaleza "exterior".

Como afirma Elmer Green, la concepción del Swami según la cual "El
cuerpo está entero en la mente, pero no la mente en el cuerpo" posee vastas
implicaciones teóricas. Se hace claro, por ejemplo, que si un individuo puede
controlar e influenciar el funcionamiento de las células de su cuerpo a través
de la acción de su mente, no hay razón alguna para que no se pueda ampliar
este concepto de modo a comprender también la acción de la terapia radiónica
a la distancia sobre los campos de células, pues, a fin de cuentas, compartimos
el mismo campo mental.

El diagrama muestra siete niveles de materia atenuada o conciencia.

Para fines de diagnóstico y de métodos de tratamiento radiónicos, los


tres situados debajo son de la mayor importancia; los situados encima no
desempeñan ningún papel en el proceso de formación de las enfermedades. La
conciencia del ser humano se halla, en ancha medida, polarizada en aquellos
niveles designados como personales, siendo, a partir de ahí, que ella
generalmente actúa cuando se está empleando métodos de tratamiento
radiónicos. ES claro que existen excepciones, de que yo trataré en un capítulo
posterior, y que envuelven aspectos transindividuales de su naturaleza con
resultados bastante notables, entre los cuales se incluyen las curas
instantáneas de graves perturbaciones patológicas.

Si tuviéramos siempre en mente que el nuestro ser vive y se desplaza


en medio a un campo de energías denominado Mente Universal, y que el
hombre utiliza las substancias de los diversos niveles de la conciencia para
construir vehículos de manifestación, y que estos, en su totalidad, configuran
un instrumento capaz de actuar sobre el campo mental y desencadenar
procesos de cura a la distancia, entonces estamos preparados para considerar
el propio hombre como un aspecto de ese campo.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 3

LOS CAMPOS Y LA CONFOMACIÓN DEL HOMBRE


El hombre es, en la realidad, un fragmento de la Mente
Universal o alma cósmica, y, como fragmento, participa, así pues, de
los instintos y propiedades de esa alma, tal como ella se manifiesta
junto a la especie humana.
Alice A. Bailey, A Treatise on Cosmic Fire.

La ciencia ortodoxa los propone la teoría de que la vida y, en última


instancia, el hombre, tendrían se originado cuando un rayo alcanzó
casualmente un monte de barro, una mezcla igualmente casual de moléculas
de proteína y detritos químicos de toda suerte. Millones de años más tarde,
surgió el hombre, desprendiéndose de la llamada prehistoria, donde un
verdadero "flash divino" en medio al lodazal, que, a partir de entonces, pasó la
deambular por la superficie de este planeta sin otra finalidad que no comer,
dormir, procrear y, por fin, morir. El ingenio humano, sus facultades de
pensamiento y raciocinio, son tenidas sólo como un efecto un tanto singular de
aquellas reacciones químicas que se habrían procesado en el interior de su
organismo. Felizmente, las ciencias espirituales nos ofrecen una imagen más
promisora, más significativa y ingeniosa del hombre, la cual puede ayudarnos a
comprender mejor los procesos y métodos de diagnóstico y cura utilizados por
la radiónica.

Entre los escritos más antiguos sobre los orígenes del hombre, hay un
intitulado El libro de Dzyan. Blavatsky tradujo las Estancias que lo componen y
las incorporó a su obra monumental, La doctrina secreta. Más recientemente,
Sri Krishna Prem y Sri Madhava Ashish escribieron dos libros que tratan del
contenido de las Estancias de Dzyan, intitulados Man, the Measure of All Things
y Man, Son of Man. En el primero, afirman los autores que, a través de un
estudio de las Estancias:

Participamos en cuerpo y alma de la búsqueda de nuestro verdadero Yo,


el Hombre, la criatura más enigmática y maravillosa del Universo. Estas.
Estancias tratan de nosotros, de nuestros orígenes, de nuestra evolución, de
nuestras formas de conciencia y corporificación. Por más obscuras que puedan
parecer las ideas aquí presentadas, o el vocabulario que utilizamos, el esfuerzo
para incautar su significado puede conducirnos tanto a la comprensión de
nosotros mismos cuanto del mundo que nos cerca, apuntando valores capaces
de dar un sentido a nuestra existencia y estimular a buscar dentro de nosotros
mismos la perfección de que tan patentemente carecemos.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Nosotros, aun, con toda nuestra mezquina vileza, con nuestras


crueldades brutales y dementes, nuestras obscenidades, nuestra búsqueda de 109
placeres mundanos y nuestras ambiciones equivocadas, traemos dentro de
nosotros las semillas de esa perfección.

A nuestra vuelta, en toda parte, una miscelánea de voces cuestiona las


premisas de esa afirmación. Los materialistas afirman que no pasamos de un
epifenómeno de la materia; la teoría operacional de la verdad afirma que
nuestras tesis no tienen cualquier sentido; los biólogos se refieren a nosotros
como un fenómeno superficial. Intencionalmente o no, el mundo parece
inclinado a negar todos los valores inmateriales. El hombre debe vivir sólo para
comer. Cuando no está ocupado a trabajar, el hombre sólo es capaz de
complacerse en la agitación. El hombre deberá retornar al polvo.

Cité este pasaje de Man, the Measure of All Things simplemente para
ilustrar el contraste de las concepciones acerca del hombre, de sus orígenes y
finalidades. El materialista no reconoce el milagro de su propio ser; la vida,
para él, es algo bajo y la verdad tiene que ser siempre necesariamente
comprobable. Se trata de una postura inconcebible en la radiónica, pues esta
ciencia del futuro es profunda y abarcante, comprometida por su propia
naturaleza con la posibilidad de ampliar la visión que el hombre tiene que sí
mismo y del cosmos. Aunque ellos puedan existir, nunca encontré un
practicante de la radiónica que no estuviera de entrada, y por encima de todo,
preocupado en encontrar la verdad y preparado para juzgar, dentro de los
límites de la razón, que todo es posible. Si la historia del hombre se reduce sólo
a unos pocos huesos resequidos, a uno o dos cráneos fosilizados datando de
tres o cuatro millones de años y a un puñado de vasos de cerámica, entonces
estamos completamente perdidos y sin perspectivas. Personalmente, prefiero
tranquilizarme con la hipótesis de que el hombre es un fragmento de la Mente
Universal, de que sus orígenes son divinos y que le está reservado un futuro
glorioso, además de su comprensión actual.

Si el hombre es un producto del campo mental daríamos crédito a aquel


pasaje del Génesis que afirma:

Y creó Dios el hombre a su imagen; a la imagen de Dios lo creó; macho y


hembra los creó.

Entonces debemos volver nuestra atención para las concepciones que se


pueden desprender de las enseñanzas de los místicos y profetas a través de los
tiempos y en ellas descubrir de qué modo el hombre emerge del campo y que
especie de vehículos él utiliza a fin de soportar las necesarias restricciones de
la forma. En mis dos primeros libros sobre la radiónica, usé diagramas simple
para ese fin; en este, me gustaría recurrir a aquel presentado por Alice Bailey
en suyo A Treatise on Cosmic Fire, que proporciona el máximo de información

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

y suministra una llave para un minucioso conocimiento de la constitución


esotérica del hombre y del flujo de energías a través de los mecanismos sutiles 109
de los diferentes planes de la conciencia.

Antes de tratar detalladamente ciertos aspectos de la anatomía sutil del


hombre, podría ser útil trazar la trayectoria de origen del Hombre Espiritual.
Para ese fin, voy a recurrir a las informaciones de un libro que hace mucho se
encuentra agotado, The Science of The Initiates, en el cual ese proceso viene
descrito de manera simple, sin embargo didáctica. Se afirma en él: la Mónada
(lo Uno: la Unidad), espíritu puro, "desciende" a la materia. En cada uno de los
planos, con sus siete divisiones, la Mónada agrega "corporalidad" a su vuelta,
hasta el punto en que pasa a revestirse con la materia más densa de todas - la
corporalidad del plano físico. El hombre tal como es concebido por nosotros,
provisto de sentidos, funciona de manera perpendicular, pero en la realidad él
es un ser esferoidal constituido por siete niveles, dispuestos en series
concéntricas de revestimientos compuestos por las diversas modificaciones de
la materia.

Al agregarse a la materia, la Mónada pierde, consecuentemente, la


identidad con su fuente primordial. La realización de su origen espiritual se
eclipsa cada vez más. El hombre es un dios en el exilio, viajero divino en
remotas rutas que ni aún al descender hasta el "chiquero de los cerdos" deja
de ser perseguido por la ilusión insidiosa y perturbadora de la Morada Paterna,
de donde él proviene. En los mitos gnósticos, Sofía es el alma divina que,
extraviada en medio la bandidos y asaltantes, aguarda la redención por Cristo
para poder regresar a su morada celestial. La historia del Hijo Pródigo, en la
Biblia, es una otra ilustración de esa caída, seguida finalmente pelo retorno a la
vivida original.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

Ese fragmento de la Mente Universal que llamamos hombre, se


exterioriza a través de la Mónada; del vehículo atómico o substancia de la
Voluntad Divina; del vehículo búdico que es expresión del Amor Divino, de la
conciencia de Cristo. El cuerpo mental, al cual se atribuye una división superior
y otra inferior. La superior, representada por la mente abstracta o plano del
alma, por veces conocida como ángel solar. En torno a ese Ser de Luz, se
forma el cuerpo Causal. A continuación, viene el cuerpo mental inferior o
mente concreta, el aspecto más elevado de la personalidad o yo inferior.
Enseguida al cuerpo astral y abajo de él, está el cuerpo etérico y, finalmente, la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

forma física densa. Como fue anteriormente mencionado, para fines de


diagnóstico y de terapia radiónicas, nos interesa básicamente el cuerpo mental 109
inferior, el cuerpo astral, el doble etérico y la forma física propiamente dicha.
Tratemos, pues, más detalladamente, de cada uno de ellos.

No viene mucho al caso entrar en mayores detalles acerca del cuerpo


físico, pues eso puede ser conseguido a través de la consulta a cualquier libro
de anatomía. La forma física, sin embargo, es un reflejo de ciertas estructuras
espirituales abstractas, y así tal vez sea útil detenernos momentáneamente a
fin de apuntar una o dos analogías interesantes. En su A Treatise on White
Magic, Alice Bailey escribe:

1. El hombre, físicamente hablando, es una totalidad, una unidad.

2. Esa totalidad se divide en muchas partes y organismos.

3. Sin embargo, esas múltiples subdivisiones operan de modo


conjunto, siendo el propio cuerpo también una totalidad
correlativo.

4. Cada una de sus partes se distingue cuánto a la forma y a la


función, pero todas son interdependientes.

5. Cada parte y cada organismo, por su parte, son compuestos de


moléculas, células y átomos, los cuales configuran el organismo
por obra de la vida que anima la totalidad.

Jesús se refirió al cuerpo como a un templo, y vemos reflejado en la


cintura pélvica, con sus órganos de procreación, el Patio Externo de ese
templo. Por encima del diafragma, queda la cavidad pectoral o el Patio Interno,
concluyendo el corazón, símbolo del principio de Cristo. Los pulmones, por su
parte, simbolizan el espíritu, con suyo soplo vital. Encima del tronco, está la
cabeza o el Santo de Santos, depósito de las glándulas pineal y pituitaria,
órganos de la percepción espiritual. El cuello, que actúa como un puente entre
el Patio Interno y el Santo de Santos, es un símbolo importante y a destacar, en
la medida en que subraya la existencia de una "laguna de la conciencia" entre
los planos mentales inferior y superior, laguna que debe ser llenada, si
anhelamos entrar en contacto consciente con Cristo en el plano búdico. Si
diéramos una mirada en el esquema presentado por Elmer Green en su
conferencia de Stanford, tal laguna es figurada como el "túnel" que conduce al
Lotus. Acerca de este puente, escribe él:

La conexión entre el consciente y la estructura transindividual


denominada Lotus es denominada de varias formas en el Oriente. Ese "túnel",
tal como la imaginación acostumbra figurarlo, es a veces denominado
"camino", "pasaje", antakarana o Tao. En la terminología cristiana y judaica,

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

ella es conocida como la Escalera de Jacob. Es interesante notar que esa


escalera, a propósito de la cual Jacob decía "este es el portón de los Cielos", 109
puede muy bien representar una estructura real que, al set conscientemente
concebida, posibilita el conocimiento transindividual.

Así como el corazón simboliza el aspecto del amor y los pulmones el


espíritu, la garganta representa el tercer aspecto, lo de la inteligencia activa,
siendo estas las tres energías primordiales de la Mónada. Bailey señala
también las tres correspondencias que se siguen:

1. Plano físico: la piel y el esqueleto encuentran sus analogías en el


cuerpo denso y etérico del hombre.

2. Plano del alma: las arterias sanguíneas y el sistema circulatorio


encuentran sus analogías en el alma presente en todas las cosas
y que alcanza todos las esquinas del sistema solar, tal como la
sangre que llega a todas las partes del cuerpo.

3. Plano del espíritu: el sistema nervioso, en la medida en que él


energiza y actúa sobre todo el organismo humano, corresponde a
la energía del espíritu.

Para los lectores que deseen seguir paso a paso todas las
correspondencias entre la forma física y las realidades espirituales, recomiendo
la lectura de Man - Grand Symbol of the Mysteries, de Manly Palmer Hall, y
Occult Anatomy and the Bible, de Corrine Heline; ambos constituyen estudios
exhaustivos y esclarecedores acerca de este importante asunto.

Quiero ahora retornar por un momento a la cuestión del puente para la


conciencia, que el aspirante a la sabiduría necesita construir a fin de conocer
Cristo que trae dentro de sí. Al hacerlo, el propósito es trazar una línea de
demarcación además de la cual la radiónica deja de producir los resultados
esperados. El verdadero principiante, después de muchas experiencias de vida,
construye ese puente que conecta su personalidad a los planes situados por
encima del nivel mental. Al punto en que el espíritu y la materia se tocan, se
da aquello que el hechicero yaqui Don Juan llama de "la fisura entre los
mundos", los zulús del "portón del además" y los nativos del Gabón de "ngweI".
A ese respeto, los Upanishads dicen:

Allá, donde el cielo (el espíritu) y la tierra (la materia), la gema y la clara
del huevo del universo, se encuentran, se extiende un espacio tan vasto
cuanto el hilo de una navaja o el ala de una mosca, a través del cual se ha
acceso al lugar conocido como "reverso de los cielos", donde el sufrimiento no
más existe.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Si leyéramos los libros del Dr. Arthur Guirdham sobre la secta de


Cátaros, una minoría cristiana esotérica diezmada por la Inquisición, veremos 109
que aquellos que eran quemados vivos, principalmente las mujeres,
enfrentaban sus ejecuciones sin temor, lo que mucho impresionaba los
ejecutantes de esos tenebrosos rituales. Eso era posible porque su disciplina
espiritual los había capacitado a cruzar el punto, o antakarana, y retirar la
conciencia de las formas de la personalidad; en otras palabras, a través de un
acto de concentración espiritual, ellos abandonaban el cuerpo, que entonces
perecía en las llamas. Muchas de esas mujeres eran también curanderas de la
más alta capacidad, por lo tanto podían atravesar el puente con entera
conciencia.

Este puente, conectando así lo yo inferior a la altas esferas, constituye


una sede de energías donde el tiempo, el espacio y la materia son superados.
Es en esta sede que se encuentra el cuerpo de luz que denominamos alma, el
cual es envuelto por el cuerpo causal. El contacto con este aspecto de nuestra
naturaleza puede ser naturalmente establecido a través de la plegaria y de la
práctica de la meditación, pero él también se da en los momentos de extrema
tensión, especialmente cuando la persona se encuentra en los primeros
estados de la muerte. Un best-seller reciente, intitulado Life after Life, es un
estudio de la autoría del Dr. Raymond Moody Jr., M. D., acerca de este
fenómeno, en que ciertas personas atraviesan un periodo de cinco a veinte
minutos clínicamente "muertas". Casi todas, sin excepción, cuentan que
dejaban sus cuerpos y atravesaban o eran fugadas a una gran velocidad al
largo de un túnel oscuro. De pasada vislumbraban otras personas, parientes y
amigos, que ya habían muerto. Enseguida, se encontraban con lo que todos
describen como un ser de luz, que los envolvía con los más intensos
sentimientos de amor, alegría y paz. A través de telepatía, tal criatura las
ayudaba a evaluar la existencia que habían llevado hasta el momento de
abandonar el cuerpo y entonces su vida les era dada a ver retrospectivamente
como en una pantalla de cine. En este punto, eran obligadas a retornar al plan
físico, y muchas lo hacían con reluctancia, de tal modo se sentían
transportadas por la belleza arrebatadora de sus experiencias. Este retorno era
marcado, en la mayoría de los casos, por un estado de inconsciencia, al cual
seguía a la vuelta al cuerpo físico. Del punto de vista esotérico, no resta duda
de que estas personas que "murieron" y enseguida retornaron, cruzaron el
puente que, a ejemplo de Elmer Green, todas describen como un túnel. Era
entonces que se encontraban con el ser de luz, descripción clásica del alma o
de Cristo interior envuelto por el cuerpo causal.

Me tardé un poco en este punto porque existe una escuela de


pensamiento en la radiónica que afirma ser posible, e incluso recomendable,
diagnosticar y tratar del cuerpo causal. Como no podía ser de otro modo, estoy
en completo desacuerdo con este punto de vista, el cual se origina de una

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

comprensión errónea del ser espiritual y de sus vehículos. Detengámonos por


algunos instantes, a fin de considerar ciertos aspectos del cuerpo causal. 109

Me gustaría introducir aquí una serie de citas de los escritos de Alice


Bailey encontrados en el libro The Soul - The Quality of Life, a fin de subrayar la
razón de mi discordancia en relación a cualquier corriente de pensamiento de
la radiónica que tenga la pretensión de tratar del cuerpo causal.

El Cuerpo Causal, considerado a partir del plano físico, no es de modo


algún un cuerpo, ni subjetiva ni objetivamente. A parte, él es centro de la
conciencia egotista (alma), siendo formado por la conjunción de buddhi y
manas. ES relativamente estable y consigue atravesar todo el largo ciclo de
encarnaciones, solamente disipándose después de la cuarta iniciación
(crucifixión), cuando la necesidad de renacer ya no existe más para el ser
humano. Al considerar el cuerpo causal, estamos tratando específicamente del
vehículo de manifestación de un Ángel solar, el cual constituye su fuente de
vida y se ocupa de construirla, perfeccionarla y expandirla, reflejando así, en
una escala ínfima, la obra del Logos en su propio plano. El cuerpo causal es el
vehículo de la conciencia superior, el templo donde Dios hace su morada, el
cual parece ser de una belleza tan rara y de urna estabilidad garantizada por
una base tan sólida que, reducida a la última piedra esa obra de tantas vidas,
aun así amarga es la copa que bebemos e inenarrablemente desolada parece
la unidad de la consciencia.

El modo como los practicantes de la radiónica se ilusionan cuando


pretenden tratar de ese cuerpo, que a fin de cuentas es el "templo de la alma",
es algo que escapa a mi comprensión. Pues, con efecto, lo que postulan es que
el alma o Cristo interior necesita de sus cuidados, los cuales provienen del yo
inferior. Ellos parecen suponer también que el Cristo interior puede enfermar.
Eso, para mí, es algo absolutamente inadmisible, y debo añadir que sólo es
posible unir el alma y su vehículo, el cuerpo causal, cuando se cruza el
antakarana, y cuando se tiene ese poder ya no hay necesidad alguna de
recurrir a la parafernalia del tratamiento radiónico.

Habiendo definido mi posición con respecto a este punto, volvamos


ahora a la personalidad o yo inferior, y extendámonos un poco en los detalles
referentes cada uno de los campos o cuerpos sutiles que comprenden esta
forma. Pues, finalmente, algunos de ellos irán a intervenir directamente en los
esfuerzos del practicante de la radiónica para restaurar la armonía y la salud.

Sobre el cuerpo físico yo ya discurrí un tanto genéticamente, a partir de


un punto de vista esotérico. Un conocimiento básico de los varios sistemas de
órganos, además de otros requisitos, es esencial para el practicante lego,
mientras que el profesional debe naturalmente dominar esta materia y estar
familiarizado con sus funciones y disfunciones. Basta afirmar que el cuerpo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

físico no tiene vida propia afuera a de los átomos que entran en su


composición, tratándose antes de un autómata, sujeto al impacto de los flujos 109
de energía provenientes de los cuerpos astral y mental y mantenido en uno
todo entero por acción del alma, tal como esta se manifiesta en el cuerpo
etérico.

Para el ocultista, el cuerpo etérico es el cuerpo "físico", y como tal


constituye la sustentación de la forma densa bajo la especie de una intricada
trama de líneas de fuerza vitales. Los teosofistas lo denominan doble etérico,
los modernos científicos rusos se refieren a él como cuerpo bioplasmático, el
Dr. Saxton Burr empleaba el término campo vital, que nos parece tal vez la
mejor de todas las designaciones, pues ese cuerpo es el conductor de las
fuerzas que, a través de los chakras, estimulan el funcionamiento de la forma
física. En mis otros libros sobre la radiónica, puede ser que yo haya
inadvertidamente dado un énfasis excesivo a ese cuerpo, en la tentativa de
desviar la atención de las personas de la forma orgánica para la anatomía sutil,
y al hacerlo puede ser que yo haya dejado de esclarecer que el cuerpo etérico
es condicionado y no autónomo. Esta afirmación sólo se torna clara cuando se
llega a comprender que el cuerpo etérico es el cuerpo "físico", y que los
problemas que lo afectan remiten a los planes astral y mental.

El cuerpo etérico, tal como afirmé anteriormente, tiene una función


primordial, que es a de conducir la energía para el cuerpo físico y vitalizarlo,
integrándolo así al cuerpo etérico de la Tierra y del sistema solar. En el plan
etérico, todas las distinciones desaparecen, sin embargo la individualidad
permanece. Bailey afirma:

El cuerpo etérico reacciona normalmente, como es de su designio, a


todos los estímulos oriundos de los vehículos más sutiles. Él es esencialmente
un transmisor y no un generador... el compensador de todas las fuerzas que
llegan al cuerpo físico (denso).

En su libro Letters te lo la Disciple, Eugene Cosgrove instruye sobre la


cuestión de la importancia práctica del cuerpo etérico. La respuesta ofrecida
por él es la siguiente:

Se trata aquí de la importancia del verdadero cuerpo físico para el


discípulo. El aspecto práctico se prende al núcleo del cuerpo etérico y a su
relación con el cuerpo físico denso.

1. El núcleo se localiza al largo del canal espinal etérico. Cada núcleo


o vórtice de vitalidad posee su correspondiente en el cuerpo físico
denso. Lo importante es que los núcleos físicos o órganos
localizados son efectos de la acción vibratoria de los núcleos
etéricos. Estos, por su parte, son efectos de los núcleos
correspondientes en los niveles emocionales.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

2. En nuestra fisiología, existen siete núcleos - tres primarios y


cuatro secundarios. Ellos no solamente poseen sus 109
correspondencias en el organismo físico, como también en el
sistema planetario y en los organismos del sistema solar.

3. Los tres principales núcleos son la cabeza, la garganta y el


corazón. Los cuatro secundarios son el plexo solar, el sacro, el
bazo y la base de la espina.

Cosgrove efectúa esta división de los núcleos en primarios y


secundarios, basándose en los tres aspectos de la energía encontrados en el
alma. Los núcleos de la cabeza están relacionados con el principio de la
Voluntad, los de la garganta, con la Inteligencia Activa, y los del corazón, con el
Amor-Conocimiento. Los demás no son tan relevantes desde el punto de vista
evolutivo. No hay contradicciones entre este método de división y aquel que
estipula que la cabeza, la frente, la garganta, el corazón, el plexo solar y los
chakras de la base y del sacro son los principales núcleos, y que además de
esos existen 21 chakras más pequeños enteramente distinguidos e incontables
núcleos de energía más pequeñas en el mecanismo humano. El núcleo del
bazo constituye una categoría propia, en la medida en que está directamente
conectado a la regeneración del yo inferior, absorbiendo fluidos pránicos del
Sol para este fin, antes de distribuirlos a los otros núcleos y al cuerpo etérico.

Alice Bailey amplía la explicación de Cosgrove cuánto a la importancia


práctica del cuerpo etérico, y que yo voy a citar integralmente sus palabras,
pues en ellas concluyen un gran número de informaciones importantes para el
terapeuta de la radiónica. Escribe Bailey:

Son los núcleos que mantienen el cuerpo unido y hacen de él una


totalidad coherente, vitalizada y activa... Una persona puede estar enferma e
indispuesta, o fuerte y sana, de acuerdo con el estado de los núcleos y de sus
precipitados, las glándulas. Nunca se debe olvidar que los núcleos constituyen
el principal instrumento sobre el plano físico de que el alma se sirve,
expresando, por su intermedio, vida y calidad, de acuerdo con el estado
alcanzado del proceso evolutivo. Y que el sistema glandular es simplemente
una consecuencia - inevitable e irreversible - de los núcleos a través de los
cuales el alma ejerce su acción. Las glándulas, por lo tanto, expresan
plenamente el estado de evolución alcanzado por el hombre, y de acuerdo con
este son responsables por las deficiencias y limitaciones o por la eficiencia y
armonía. La conducta y el comportamiento del hombre en el plano físico son
condicionados, controlados y determinados por la naturaleza, calidad y
vitalidad de los núcleos; estos, por su parte, son condicionados, controlados y
determinados por el alma, aumentando su eficacia a medida que el proceso
evolutivo avanza. Antes del alma, ellos son condicionados, calificados y
controlados por el cuerpo astral, y posteriormente por la mente. La meta del

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

ciclo evolutivo es llegar a este control, a este condicionamiento y


determinación por parte del alma; se encuentran seres humanos en todos los 109
estados imaginables de desarrollo en el interior de ese proceso.

Los métodos de diagnóstico y tratamiento radiónico son, pues, medios a


través de los cuales el practicante puede venir la determinar que factores, en
el cuerpo mental y astral, así como en la forma etérica, causan la obstrucción y
el desvío del flujo de energías del alma a través de los chakras. Así, el
practicante tiene el camino abierto para prestar una ayuda efectiva al alma
encarnada, a través de la remoción de esos bloqueos a la expresión de la
energía almacenada en los planos mental, astral y etérico. Puede ser que eso
suene de modo un tanto grandilocuente, pero se debe llevar en consideración
que toda cura verdadera implica una modificación en la conciencia de la
persona en tratamiento, pues esta, muy simplemente, es capaz de expresar
mejor lo yo céntrico. Ruth Drown tenía plena conciencia de la importancia del
sistema glandular, pues siempre dedicaba algunos minutos de atención al
tratamiento de las principales glándulas antes de lidiar con los demás
problemas. Soy de la opinión de que, si prestáramos un poco más de atención
a los núcleos de fuerza que generan y gobiernan las glándulas, nuestra eficacia
como practicantes de la radiónica ciertamente aumentará.

Como la cuestión del cuerpo etérico implica automáticamente los


chakras, relacionaré a continuación los siete principales chakras localizados a
lo largo del canal espinal etérico, con las glándulas correspondientes y las
partes del cuerpo por ellas gobernadas.

LOS SIETE PRINCIPALES CHAKRAS ESPINALES


CHAKRA GLANDULA AREA DE INFLUENCIA
Cabeza Pineal Parte Superior del Cerebro. Ojo Derecho
Frente Pituitaria Parte Inferior del Cerebro. Ojo Izquierdo. Oídos.
Nariz. Senos. Sistema Nervioso.
Garganta Tiroides Sistema Bronquial. Pulmones. Tubo Digestivo.
Corazón Timo Corazón. Sangre. Nervio Vago. Sistema
Circulatorio.
Plexo Solar Páncreas Estómago. Hígado. Vesícula Biliar. Sistema
Nervioso.
Sacro Gónadas Aparato Reproductor.
Base Suprarrenale Columna Vertebral. Riñones
s

No suministraré mayores detalles además de estos, pues trato de este


asunto más a fondo en Radionics and the Subtle Anatomy of Man, y no hay
razón alguna para volver a hacerlo cuando el lector puede recurrir fácilmente
al primer libro de esta serie. Hay, sin embargo, dos puntos que me gustaría
subrayar: primero, evitar siempre en lo posible el empleo de términos hindúes

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

o sánscritos para designar los núcleos y los diversos cuerpos del hombre. Son
palabras casi siempre muy largas, de pronunciación variable según cada 109
fuente, y nada se gana con su utilización, a no ser tal vez la flexión de algunos
músculos secundarios del ego inferior. El segundo punto es más importante y
dice respeto a la localización de los núcleos de fuerza. Un sistema de la
radiónica llega aún a afirmar que ellos se hallan localizados a la derecha de la
médula espinal, cuando la evidencia proporcionada por las fuentes auténticas
comprueba que ellos se hallan fuera del cuerpo, en el plano etérico. Para
dondequiera que nos volvamos, nos topamos también con los diagramas
divulgados por el teosofista C. W. Leadbeater, los cuales muestran los chakras
distribuidos por la parte frontal del cuerpo. Hay motivos de sobra para
sospechar que su visión de los chakras está lejos de ser correcta. Un
contemporáneo de Leadbeater, Sir John Woodroffe, renombrado especialista en
el asunto, expone en su tratado sobre los núcleos, The Serpent Power, la
siguiente crítica a las concepciones de Leadbeater:

Podemos citar aquí el relato de un conocido escritor "teosofista" a


propósito del que él denomina "centros de fuerza", y de la "Serpiente de
Fuego", de la cual él afirma haber tenido experiencia personal. Aunque el autor
refiérase también al Yoga-Sastra, sería tal vez útil, a fin de evitar mayores
equívocos, subrayar que su relato no pretende ser una ilustración de las
enseñanzas de los yoguis hindúes (cuya. cualificación el autor desconsidera, de
cierto modo, en favor de su propia concepción de la Yoga), presentándose
antes como una interpretación del propio autor (reforzada, como él juzga, por
algunos conocimientos hindúes) de la experiencia personal por qué (afirma él)
pasó.

Lo que Sir John Woodroffe está queriendo decir de manera educada y


auténticamente gentil es que Leadbeater habla de la boca para fuera, o antes,
del frente de su cuerpo astral. Pues, a pesar de su extraordinaria contribución
para la divulgación de la sabiduría oriental en el Occidente, Leadbeater parece
haber dejado que sus propias opiniones prevalecieran sobre la considerable
extensión de conocimientos adquiridos sobre el asunto en cuestión. No
dudamos de que él haya tenido una experiencia personal de esos aspectos de
su naturaleza intrínseca, pero su punto de vista es aún el nivel astral y no el
mental y, así pues, su visión deformada de los núcleos no corresponde a los
hechos, pues él los sitúa en la parte delantera del cuerpo y no atrás, a lo largo
de la columna espinal. Esta su concepción fue naturalmente divulgada a través
de sus escritos, cayendo, por lo tanto, en el dominio público. El resultado de
eso es que muchos autores que no se dieron al trabajo de confrontar sus
afirmaciones a la luz de otros escritos, simplemente adoptan su modelo,
presentando los chakras distribuidos por la parte delantera del cuerpo,
contribuyendo así para difundir y mantener el equívoco, con todas sus
secuelas. Un ejemplo acabado de ese estado de cosas fue la conferencia
pronunciada por el profesor William Tiller en el Simposio de Stanford, intitulada

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Consciousness, Radiation, and the Developing Sensory System, que se valía de


los diagramas presentados en los libros de Leadbeater para ilustrar los 109
chakras. Si, de cualquier modo, los diagramas no alteraban lo que el profesor
Tiller tenía a decir, daban sin embargo crédito a la idea de que eran exactos, lo
que en la verdad no son.

El próximo vehículo a ser considerado es el cuerpo astral o emocional. Él


surge como resultado de la interacción del deseo y de las reacciones sensitivas
sobre lo yo céntrica, ocasionando la experiencia de los opuestos, como placer y
dolor, alegría y depresión, y así por delante. Como afirma Powell, en su libro El
cuerpo astral:

Siendo por excelencia el vehículo de los sentimientos y de las


emociones, la comprensión de su composición y de los modos por los cuales
opera es indispensable para la comprensión de muchos aspectos de la
psicología humana, tanto individual como colectiva, suministrando también
una explicación simple acerca del mecanismo de muchos fenómenos revelados
por la psicología moderna.

Una comprensión adecuada de la estructura y de la naturaleza del


cuerpo astral, de sus posibilidades y limitaciones, es esencial para la
comprensión de la vida que para muchos se sigue después de la muerte física.
Las diversas especies de existencias en el "cielo", "infierno" o purgatorio en las
cuales creen los adeptos de tantas religiones, se explican de manera natural y
se hacen claros tan inmediatamente comprendemos la naturaleza del cuerpo
astral y del mundo astral. Un estudio del cuerpo astral podrá ser de valía
también para la comprensión de muchos de los fenómenos verificados en las
sesiones mediúnicas y de ciertos métodos, psíquicos o no, de curar
enfermedades. Los que se interesan por la llamada cuarta dimensión podrán
encontrar también una confirmación para las diversas teorías formuladas a
través de la geometría y de la matemática y aplicadas al estudio de los
fenómenos astrales, tales como descritos por sus observadores.

Annie Besant describe este cuerpo como siendo un tanto semejante,


cuanto al formato, al cuerpo físico, sin embargo extendiéndose además de él a
distancias variables. Para el clarividente, él surge como un campo de colores
en constante mutación, materializándose tan solamente para desvanecerse y
ser sustituido por otro. Es un reflejo del pensamiento y de los procesos
emocionales del individuo. Si hay pureza y elevación de pensamiento, los
colores serán vivos y nítidos; por el contrario, si las configuraciones del
pensamiento y las reacciones emocionales sean de orden inferior, entonces el
cuerpo astral se mostrará congestionado y los colores turbios. El común de la
gente actualmente se halla polarizada en el cuerpo astral, y este, cuando está
sobrecargado, produce efectos nocivos sobre los cuerpos etérico y físico. Se

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

piensa que 90% de las enfermedades son originadas en los planos astral y
etérico. 109

Reacciones colectivas cómo las que se pueden observar en los partidos


de fútbol constituyen un óptimo ejemplo de cómo las fuerzas negativas pueden
fácilmente manifestarse a través de un grupo de personas cuyos cuerpos
astrales se hallan mezclados. El drogadicto naturalmente reacciona en ese
mismo nivel, siendo que los "viajes", buenas y malos, no son más que ejemplos
de los aspectos superior e inferior del plano astral - el "cielo" y el "infierno". El
vocabulario del drogado o del junkie ofrece una interesante ilustración del que
el uso continuo de tales estimulantes puede acarrear. Por un momento,
retornemos nuevamente al diagrama de Elmer Green y al que él dice acerca de
los varios niveles, a fin de verificar como esto se da.

Retornando al envoltorio de la conciencia, sin embargo, es posible


superar horizontalmente la barrera entre el ego y el subconsciente que lo
envuelve, llegándose así a la conciencia de aquello que normalmente es
inconsciente en los planos emocional y mental. Estos planos representan el
dominio freudiano del diagrama, ya que no hay referencia a los planes
transindividuales en la psicología de Freud, al contrario del que se verifica en el
sistema junguiano. De acuerdo con el pensamiento oriental, tal como expreso
principalmente por Aurobindo, la seguridad del individuo en los estados
alterados de conciencia (lo que supone la quiebra de las barreras del
subconsciente) deja de verificarse, a menos que se esté aferrado al nivel del
Lotus, que Aurobindo denomina Mente Superior.

Esto significa que, si no fuera establecida una conexión apropiada entre


los aspectos personal y transpersonales del individuo, este podrá, a través del
uso de drogas, de las técnicas de respiración de la Yoga o de métodos
inadecuados de meditación, ser proyectado más allá de las barreras, de
entrada en el subconsciente y enseguida en los niveles extrapersonales del
campo planetario de la mente. Cuando un drogadicto dice que está "viajando",
hay una gran verdad en su afirmación, y mientras más drogas él tome, más
aumentará su aislamiento, hasta que su personalidad se vea totalmente
tomada por los contenidos del campo planetario. Eso puede conducir a la
muerte física de su organismo o, en el mejor de los casos, llevarlo a una
alienación mental. Finalmente, el cuerpo astral puede ser la fuente de graves
perturbaciones, siendo el conocimiento de este aspecto de los campos del
hombre de gran importancia para la práctica de la radiónica. Se debe tener en
mente, también, que existen chakras astrales, de la misma forma como existen
chakras etéricos.

El último de los cuerpos del hombre que debemos considerar es el


cuerpo mental. Tal como el cuerpo físico, con sus aspectos densos y etérico, el
cuerpo mental también se divide en dos partes distinguidas. El aspecto

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

superior o mente abstracta se encuentra por encima de los tres planes


superiores del nivel mental. Es ahí que se encuentra el Lotus solar del alma, 109
envuelto por el cuerpo causal. El diagrama de Bailey muestra el punto céntrico
del Lotus, la gema, localizada en medio de esos tres planos; además, ella
necesita la localización de ese punto como si él estuviera situado en la
conciencia del discípulo de la sabiduría. En la persona no desarrollada
espiritualmente, ese punto se encuentra en el más bajo de los tres planos; en
un Maestro de la Sabiduría él se localiza, lógicamente, en el más alto. El
antakarana, con su triple subdivisión, conecta la unidad mental (que
desempeña el papel de átomo permanente para lo yo inferior) al átomo mental
permanente, a fin de proveer un pasaje, o puente del arco-iris (señal de la
promesa divina en los cielos), tal como es también conocida, a lo largo de la
cual el individuo (después de haber establecido el puente y adquirido práctica)
pueda desplazarse a voluntad de los niveles inferiores de la mente concreta
para aquellos que se sitúan en la mente abstracta y más allá de ella.

El cuerpo mental es, con efecto, aquella porción mayor de la mente que
el alma encarnada arrastra a la vuelta del átomo mental permanente, y esta
substancia forma un cuerpo que es usado para los fines del pensamiento
racional, lógico y deductivo. A través de él, el Pensador (alma) funciona con
eficacia cada vez mayor a medida que la evolución se procesa. Se debe notar
también que solamente los tres chakras inferiores del total de siete son
representados en el plano mental, los otros cuatro están en función del alma y
en ella son encontrados.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

La corriente de pensamiento de la radiónica que alega ser posible


diagnosticar y tratar el cuerpo causal afirma también que no existe nada
semejante a un cuerpo etérico, ni aún, de hecho, un cuerpo mental. La mente,
afirman, es una función y no un cuerpo. Mi respuesta a eso es que la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

respiración también es una función, sólo que es imposible respirar sin un par
de pulmones. Creo que esa confusión surgió porque los hindúes atribuyen al 109
hombre cinco revestimientos (koshas) o cuerpos, que enumeran de la siguiente
manera:

1 Anandamayakosha La Felicidad Buddhi


2 Vignanamayakosha La Sabiduría Manas Superior
3 Manomayakosha El Intelecto – El Manas Inferior o Kama
Deseo
4 Pranamayakoska La Vitalidad Prana
5 Annamayakosha El Alimento Físico Denso
Con todo en otra enumeración igualmente presentada por los hindúes
muestra como la confusión domina la cuestión del número de cuerpos de
manifestación que el hombre posee:

1 Anandamayakosha Cuerpo Búdico


2 Vignanamayakosha Cuerpo Causal
3 Manomayakosha Cuerpo Mental y Astral
4 Annamayakosha Cuerpo Etérico y Físico
Una vez que los hindúes alegan que los cuerpos astral y mental del
hombre están íntimamente relacionados, ellos los tratan como una única
entidad. El mismo proceso es aplicado enseguida al cuerpo etérico y al cuerpo
físico denso y, antes que podamos darnos cuenta, estamos delante de un
sistema que aparentemente elimina los cuerpos mental y etérico, cuando en la
verdad ellos existen en el interior de ese cuerpo de pensamiento que se
desprende de las enseñanzas de la filosofía de los Vedas.

Madame Blavatsky nota, en La doctrina secreta, que esas diferencias de


opinión entre las varias corrientes de pensamiento son generalmente el
producto de la multiplicidad de puntos de vista que los adeptos de cada una de
ellas sostienen. Algunas son sólo más abarcantes y próximas de la realidad que
las otras. Acerca de eso, escribe ella:

Así, mientras los hombres formados en el Occidente tenían, y aún


tienen, que ocuparse con el cuatro o materia, los ocultistas orientales y sus
discípulos, los grandes alquimistas del mundo entero se ocupan de todo el
Septeto. Así, rezan estos Alquimistas: "Cuando el Tres y el Cuatro se besan, el
Cuaternario junta su naturaleza intermediaria al Triángulo" (o Tríada) "y se
transforma en un cubo; solamente entonces es que él (el cubo extendido) se
hace el vehículo y el número de la VIDA, el Padre-y-Madre SIETE.”

En una nota al pie a este pasaje, Blavatsky afirma que ciertos


brahmanes instruidos protestaron contra la división septenaria que aparece en
la Antigua Sabiduría, particularmente como a expresa la Teosofía. Ella
concordaba que ellos tenían razón de protestar, dato su punto de vista, pues el
número más pequeño de factores con que ellos lidiaban era enteramente
suficiente para la especulación puramente metafísica y filosófica, así como

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

para las finalidades de la meditación. Sin embargo, para los fines prácticos de
la instrucción ocultista y para la comprensión de la naturaleza de la VIDA (y en 109
esta palabra se halla incluido el hombre), ella creía que la división septenaria
era mejor y más fácil de emplear. Estoy seguro de que cualquiera que se
disponga a estudiar la materia acabará por concordar fácilmente con ella.

Sin embargo, creo que sería más práctico, principalmente del punto de
vista del diagnóstico y del tratamiento radiónicos, hacer una distinción entre
los procesos mentales y emocionales del hombre, especialmente cuando se
tiene en cuenta que hoy día ellos se hallan polarizados de manera tan clara e
inequívoca. Pocas personas, por ejemplo, confundirían un acceso de nervios,
que se origina de la actividad del cuerpo astral, con la tesis científicamente
fundamentada de que se trataría inequívocamente de una reacción del cuerpo
mental. Concuerdo que el cuerpo astral y el cuerpo mental se hallan
estrechamente relacionados en el hombre; y más, en muchas personas, hoy, la
actividad del aspecto inferior del cuerpo astral es tan intensa, que llega a
afectar el cuerpo mental. Muchos disturbios psicológicos tienen sus raíces en
esta área, donde se registra una fuga de fuerzas astrales negativas sobre el
plano mental inferior.

De igual manera, nos parece que sería igualmente práctico distinguir


claramente el cuerpo etérico del cuerpo físico denso, en vez de considerarlos
indistintamente como una misma entidad, o, lo que es peor, negar la existencia
del primero. Nadie, estoy seguro, confundiría el contenido de una fotografía
Kirlian o de una fotografía radiónica con la forma física densa. Sería mucho más
pertinente pensarlas en términos de substancias bioplásmicas o etéricas.

Para nuestros propósitos, pues, y por intermedio de un breve resumen,


preferimos, por razones prácticas, la división septenaria, que atribuye al
hombre siete vehículos de manifestación, que son los siguientes:

1. Monádico
Los Tres 2. Espiritual
3. Intuitivo
4. Mental
5. Emocional
Los Cuatro
6. Etérico
7. Físico Denso
Hay una tendencia cada vez más acentuada, en la psicología y en la
parapsicología, para emplear este tipo de división septenaria para ilustrar la
forma y las funciones del hombre y de los campos de que él utiliza y en los
cuales vive. Como nota Elmer Green, este modelo es el mejor de que
disponemos cuando se trata de unificar los conocimientos objetivo y subjetivo
que poseemos del hombre. Aquellos que lo utilizan en su abordaje de la
radiónica, luego reconocerán la verdad subyacente a esta afirmación.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 4

ACCIÓN E INFLUENCIA A DISTANCIA.


El Sol brilla a través del vidrio y el fuego irradia calor a través de
las paredes de un horno, pero ni el Sol pasa por el vidrio ni el fuego
por el horno; así, también, el cuerpo humano puede actuar a la
distancia, sin salir del lugar en que se encuentra.
Paracelso.

Si los hombres de ciencia y extraordinaria capacidad intelectual, entre


los cuales figuras del porte de Newton, Leibniz, Clarke y Kant, discutieron los
pros y los contras de la acción a la distancia, la creencia en este fenómeno y su
demostración forman parte del folclore y de la medicina popular desde los
albores de la Prehistoria. El hecho singular de que una persona pueda ejercer
influencia sobre otra a la distancia, constituye uno de los principios
fundamentales de todas las llamadas formas primitivas de cura, siendo que los
chamanes, sea entre los esquimales, los indios americanos o africanos,
testifican este hecho. Por ocasión de una conferencia que pronuncié en
Sudáfrica en 1975, promovida por la Radionic Association, Credo Mutwa, un
conocido Sangoma Zulu, formaba parte de la mesa de debatidores, y vale
registrar aquí su reacción a mi palestra sobre la radiónica y la fotografía
radiónica. A finales de mi exposición, él se levantó en toda su majestad y, su
manera distinguida, me dije: "¿Usted está queriendo decirme que los blancos
están finalmente descubriendo aquello que los negros ya sabían a tanto, tanto
tiempo?” Yo sólo podía responder: "Sí, y todo lo que hicimos fue añadir un poco
de tecnología a la cosa." Aunque corriente en las sociedades tribales, la acción
a la distancia es señalada por las tradiciones británica y europea. En muchos
condados ingleses, los labradores acostumbran dar más atención al objeto que
hirió la pata de sus caballos del que a la propia área alcanzada. Se cuenta que
Sir Kenelm Digby, el célebre autor de Powder of Sympathy, trató, cierta vez, de
un hombre que fuera gravemente herido en un duelo, tomando un pedazo de
paño embebido en su sangre y juntándolo a una solución de polvillo, y, a
consecuencia de eso, el dolor pasó y el hombre se sintió recuperado. Más
tarde, cuando Sir Kenelm retiró el paño de la solución, el hombre volvió a sentir
un dolor lacerante en el lugar de la herida, y entonces despacho un criado para
avisarle que él estaba correcto de que el tratamiento había sido interrumpido
y, así, le rogaba retomarlo lo más deprisa posible. Lo que todo indica, esta
forma de tratamiento era bastante común, pues Francis Bacon escribe que se
había observado muchas veces que la herida desaparecía cuando se pasaba el
bálsamo sobre la arma que lo había causado.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Hoy, los parapsicólogos de todo el mundo se deslumbran sobre esa


especie de fenómeno. Durante la década de 60, surgieron evidencias de que 109
Rusia estaba invirtiendo seriamente en investigaciones científicas a fin de
determinar qué factores se hallaban implicados en la acción e influencia a la
distancia. El capitán Edgar Mitchell hizo públicas las experiencias telepáticas
por él realizadas durante su histórico vuelo a la Luna. Así, un dominio que
hasta bien poco tiempo era considerado de calificación exclusiva del hechicero,
se encuentra ahora sometido a minuciosos exámenes por parte de la ciencia
institucional.

El principal investigador soviético en este campo fue L. L. Vasiliev,


muerto en 1966. Él probó, a través de incontables experimentos, que la
influencia a la distancia podría ser demostrada bajo condiciones de laboratorio.
Ya en 1934, ellos conseguían inducir el sueño a la distancia, valiéndose
simplemente de proyecciones mentales. Es claro que las implicaciones de ese
fenómeno son múltiples, destacándose, en primer lugar, que él puede ser
explorado negativamente para influenciar personas de modo atentatorio a los
patrones éticos y morales, no siendo preciso mucha imaginación para figurar
las consecuencias que eso podría tener en el campo de la política o de las
relaciones de trabajo. Por otro lado, él posee muchas aplicaciones positivas,
entre las cuales la cura a la distancia, sirviendo también para ilustrar que
compartimos de hecho un campo común de la experiencia y que aquello que
invertimos en este campo bajo la forma de energías mentales o emocionales
puede actuar tanto para el bien como para el mal.

En su libro, Experiments in Distant Influence, Vasiliev relaciona las


siguientes características comunes a casi todas las experiencias de inducción
del sueño, características que no dejan duda cuánto a la precisión con que las
órdenes mentales pueden ser registradas a la distancia por el individuo:

1. Se tiene impresión de que, aunque la sugerencia mental para


dormir y despertar sea inmediatamente percibida por el individuo,
su ejecución es retardada en virtud de alguna resistencia
consciente o inconsciente. Se debe notar que semejante
resistencia contra las órdenes del hipnotizador frecuentemente se
manifiesta en la sugerencia común (es decir, verbal).

2. Las investigaciones esclarecen que el receptor percibe


subjetivamente alguna especie de conexión con el emisor, la cual
es algunas veces simbolizada como una "línea", otras como un
"carretel que se desenrolla" etc. La sugerencia mental es muchas
veces percibida bajo la forma de una orden transmitida por
teléfono. Tales detalles no pueden, es claro, proporcionarnos la
comprensión de la naturaleza de la influencia energética del

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

emisor sobre el receptor, pero, sin embargo, merecen atención


del punto de vista psicológico. 109

3. Las investigaciones esclarecen que el receptor no sólo percibe


subjetivamente alguna especie de conexión con el emisor, como
también reconoce cual de las tentativas de sugerencia mental se
destina específicamente a él.

Muy antes, en 1869, un médico francés de nombre Dusard descubrió que


podía hacer adormecer una persona por intermedio de sugerencias mentales a
la distancia, y, en 1878, otro médico francés, llamado Héricourt, hizo
experiencias semejantes con uno de sus pacientes y descubrió que podía
dictarle que dejara su casa y caminara por ciertas calles hasta un lugar
determinado, sin que él supiera lo que estaba haciendo.

A partir de estos ejemplos, se hace claro que la mente puede ejercer


influencia a la distancia. Del punto de vista de la radiónica, interesa
particularmente el hecho de que los individuos, en las experiencias de los
soviéticos, sabían cuando estaban siendo influenciados y por eso los pacientes
sometidos a tratamiento radiónico algunas veces registran el momento en que
"entran en sintonía", siendo que un médico hindú, el Dr. A. K. Bhattacharyya,
me contó que algunos pacientes suyos en Canadá percibían de inmediato que
sus fotografías estaban siendo irradiadas por las radiaciones de piedras
preciosas a partir de su clínica localizada en Naihati, Bengala, y podían
identificar la frecuencia correcta de transmisión. El símbolo de una línea que
conecta el receptor y el emisor trae a la mente la teoría Kahuna sobre la línea
aka, de que se servían los curanderos polinesios a fin de ejercer influencia a la
distancia sobre las personas. De mi parte, creo que nosotros empleamos líneas
o cadenas energéticas semejantes, constituidas por substancias astrales,
mentales y etéricas, cuando sometemos un paciente al tratamiento radiónico.
Examiné esta teoría en mi libro Radionics - Interface with the Ether Fields, en el
tópico intitulado "The Geometric Etheric Links", de modo que no entraré aquí
en mayores detalles a respeto, limitándome a remitir el lector a aquella fuente.

Siguiendo los pasos de Cleve Backster y Marcel Vogel, muchos


realizaron, con éxito, experiencias destinadas a comprobar que las plantas
podían reaccionar a la distancia a la influencia mental del hombre. En San Jose,
tuve la oportunidad de presenciar una experiencia realizada por Marcel Vogel,
destinada a verificar el estado de los chakras de una persona, con un pedazo
de hoja de filodendro presa a un puente de Wheatstone y un aparato
registrador muñido de una quita de papel móvil. Habiendo comprobado que
varios centros no estaban funcionando debidamente, Marcel pasó a tratar
mentalmente de uno de ellos, buscando equilibrarle las funciones. En el
momento en que el equilibrio del chakra fue restablecido, la aguja pasó a
deslizar horizontalmente por el pedazo de papel, trazando una línea normal. Lo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

que Marcel realizó con una planta y equipamiento electrónico el practicante de


la radiónica hace con el péndulo y los instrumentos radiónicos, y si bien en su 109
caso los resultados no sean ilustrados de modo tan dramático, el principio es
prácticamente el mismo. Ambos métodos se valen de preguntas y respuestas a
fin de determinar los factores subjetivos relativos a la condiciones de salud y a
la enfermedades, y ambos proyectan la energía para propiciar la cura - MarceI,
directamente, el practicante de la radiónica, por intermedio de los
instrumentos destinados a ese fin. La cuestión fundamental es, naturalmente,
la siguiente: como eso funciona? Y la respuesta es: nadie sabe realmente, a
pesar del hecho de una gran cantidad de personas haber pasado horas
incontables teorizando sobre los mecanismos de ese fenómeno. En 1960,
después de haber pasado muchos años atendiendo según líneas estrictamente
ortodoxas, seguidos por un largo periodo de incursiones e investigaciones en
áreas no-ortodoxas, el Dr. George Laurence, en un panfleto intitulado a
Knowing and Affecting by Extra Sensory Means, escribió:

Después de dieciocho años de práctica, no sé se estoy más cerca de


saber cómo o por qué, de cualquier modo, la radiestesia funciona, sin embargo
estoy cada vez más convencido de que la respuesta se encuentra antes en el
dominio de la percepción extrasensorial del que en los límites de las ciencias
exactas.

Yo sé, sin embargo, sin cualquier sombra de duda, que ella funciona, y
tengo certeza de que podría traer respuesta a incontables problemas médicos
y transformar la medicina, de un arte incierto, en una ciencia exacta,
contribuyendo de manera inestimable para mitigar el sufrimiento humano o
animal.

Pues bien, si no sabemos ciertamente, entonces merecería la pena


teorizar e intentar llegar, por lo menos, a una hipótesis de trabajo cualquiera.
En la situación radiónica, tenemos el campo de la conciencia conteniendo el
paciente como una unidad de conciencia y el practicante cómo otra.
Normalmente, es el paciente quien desencadena el proceso, al escribir para el
practicante solicitando ayuda, estableciendo así un primer contacto, una línea,
si se quiere, que ahora se extiende sobre la laguna aparente entre los dos,
aunque en los niveles superiores de conciencia no haya cualquier laguna. El
practicante, valiéndose del testimonio del paciente, puede, pues, usar esa línea
o ese hilo para obtener informaciones relativas a la varias estructuras, tanto
sutiles cuánto físicas. Es decir hecho a través de una serie de preguntas
mentalmente colocadas, y yo sostengo que la pregunta (en la medida en que
es un pensamiento) reacciona inmediatamente sobre el campo del paciente y,
si encuentre en este su contrapartida, suscita uno retomo de energía al largo
de la línea (que, según mi argumentación, es una línea helicoidal pareja) y así
el practicante registra en su péndulo una reacción positiva. Si no hay, por el
contrario, respuesta alguna por parte del paciente, tampoco habrá retorno y,

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

así pues, reacción sobre el péndulo. Por analogía, la carga de energía de la


pregunta es como el rayo de una sonda de sonar: si él alcanza una imagen 109
espejada de sí mismo en el paciente, entonces habrá una señal de retorno, tal
como el sonar alcanzando el casco de un submarino produce uno retomo. Si no
hay submarino alguno, entonces no habrá una señal de retorno. Eso,
naturalmente, no excluye la posibilidad de que la señal pueda haber errado el
blanco y, así, aún no registrándose reacción alguna, el problema de salud no
deja de estar menos presente. Esa situación de "error" puede venir a ocurrir
fácilmente si el practicante no se concentra en su trabajo con el relajamiento y
la claridad de raciocinio que la situación exige... con la mente distraída y
distante, los resultados serán inevitablemente erróneos. Instrumentos
radiónicos correctamente diseñados y métodos simples también contribuyen
para que se obtenga un alto grado de eficacia.

En el I Ching - El libro de las mutaciones, en la segunda casa del


Hexagrama de la Verdad Interior, hay un bello comentario de Confucio acerca
de la influencia a la distancia y de la claridad:

Nueve en la segunda casa significa:

Una grulla llamando en la sombra.

Su pichón es quien responde.

Tengo una bella copa.

Voy compartirla contigo.

Wilhelm afirma que estos versos se refieren a la influencia involuntaria


ejercida por el ser espiritual de una persona sobre otras de espiritualidades
afines. Siempre que alguien expresa sinceramente un sentimiento o una
verdad, está ejerciendo, de modo misterioso, una influencia de gran alcance,
cuyas raíces remontan al íntimo de la persona. Confucio dice de estos versos:

El hombre superior vive en su cuarto. Si sus palabras son correctamente


pronunciadas, él alcanza unánimemente una distancia de más de mil millas.
De cerca, entonces, ¡mucho más! Si el hombre superior vive en su cuarto y sus
palabras no son correctamente pronunciadas, él alcanza contradictoriamente
una distancia de más de mil millas. De cerca, entonces, ¡mucho más!

No es preciso mucha fuerza de imaginación para colocar al practicante


en el lugar del hombre superior (disciplinado), y en lugar de las "palabras" el
diagnóstico y las varias etapas del tratamiento clara y precisamente
ejecutadas, los cuales alcanzarán con unanimidad (es decir, propiciarán la
cura) una distancia de más de mil millas. A eso, añádase la salvaguardia de
que si las "palabras" y el tratamiento no sean bien suministrados, habrá un
resultado negativo.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Como mencioné anteriormente y repetiré aquí, existe un axioma


esotérico que afirma que la energía acompaña el pensamiento. En Letters 109
te lo la Disciple, Eugene Cosgrove presenta la siguiente cuestión:

¿Cual el fundamento técnico para la afirmación de que "la energía


acompaña el pensamiento"?

Y él nos responde:

Cualquier vibración desencadenada a partir de un plan o nivel superior


de actividad es registrada por todo el mecanismo. El dispositivo de respuesta
reacciona en unísono y simultáneamente. Cuando el Ego (alma), el Pensador
en su propio plano de manifestación, emite un impulso, el aparato mental
responde a través de una acción vibratoria colateral. Un efecto similar es
producido sobre el cuerpo emocional. El cuerpo etérico reacciona a este efecto
(y los efectos son causados en relación a un plano o "cuerpo inferior"). A esta
respuesta, por su parte, reacciona el cerebro, vibrando en armonía con el
mecanismo etérico. Es la respuesta cerebral que estimula la actividad de todo
el sistema nervioso. Así, el impulso originario del Ego cumple su función de
energizar todo el vehículo físico.

La respuesta de Cosgrove exige bastante reflexión, dada su gran


cantidad de informacion, y si el practicante quiere realmente comprender la
esencia de sus palabras, será preciso hacer intervenir el concepto de como la
anatomía sutil reacciona al impulso del pensamiento. Un dato relevante es el
hecho de que, para operar cualquier transformación real en un vehículo, el
impulso debe proceder del plano o vehículo situado arriba. Eso significa que los
problemas de naturaleza astral deben ser abordados a partir del plan mental, y
se 90 a 95% de todos los procesos enfermizos son registrados en los planos
astral y etérico, eso vale para la gran mayoría de los casos con que se depara
cualquier practicante en su faena cotidiana. Naturalmente, eso significa
también que las enfermedades verificadas en el nivel de la mente concreta
sólo podrán ser efectivamente enfrentadas a partir de los niveles del alma o de
la mente abstracta, o entonces de los niveles superiores. Gran parte del que se
denomina hoy día enfermedad mental no pasa, en la realidad, de
perturbaciones del mecanismo astral; el cuerpo mental del hombre no funciona
aún suficientemente, ni con la potencia requerida, para llegar a causar
propiamente alguna enfermedad en sí aún. Esto, además, está de acuerdo con
las enseñanzas de la Antigua Sabiduría.

Se hizo claro para los soviéticos que alguna forma de interacción


telepática intervenía en sus experiencias de acción a la distancia, y es decir lo
aunque se verifica en la radiónica entre el paciente y el practicante. Alice
Bailey señala la existencia de varias formas de telepatía. En el interior del
individuo:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

1. Entre el alma y la mente.


109
2. Entre el alma, la mente y el cerebro.

Entre dos individuos:

1. Entre alma y alma.

2. Entre mente y mente.

3. Entre plexo solar y plexo solar, por lo tanto en un nivel puramente


emocional, envolviendo sólo el cuerpo astral.

4. Entre estos tres aspectos simultáneamente, en el caso de las


personas espiritualmente muy desarrolladas.

Muchos practicantes de la radiónica prefieren trabajar a partir del plexo


solar, en la medida en que esta es la línea de menor resistencia para ellos, y la
que envuelve la mente sólo lo suficiente para hacer eficaz su trabajo. En
términos ideales, el aspecto mental debería prevalecer, sin implicar el plexo
solar astral, de modo a propiciar la formación de un campo capaz de reaccionar
listamente a cualquier impresión sin dejarse afectar de modo alguno por el
flujo de datos. Una implicación astral demasiado intensa puede significar
también una empatía muy alta, y esto, para algunos practicantes por lo menos,
puede tener consecuencias desastrosas para su propia salud y solaz. Una
buena proporción alcanzada entre la mente y el plexo solar constituye aquello
que llamamos de aspecto intuitivo, en el cual un flujo de informaciones
proveniente del paciente es recibido de modo claro y fácil. Debo añadir, sin
embargo, que del punto de vista esotérico, las intuiciones radiestésicas
constituyen una mezcla del que los teosofistas llaman de kamamanas (mente
sensible o astral) y los hindúes de manomayakosha. La verdadera intuición es
la comprensión sintética, la cual constituye prerrogativa del alma, y solamente
se da cuando esta se extiende simultáneamente para la mónada y la
personalidad integrada. La intuición en Radiónica, es un reconocimiento del
semejante que se origina de una mente clara y analítica de exploración a
distancia el aura de un paciente.

Independientemente de los mecanismos de acción e influencia a


distancia, el hecho es que el fenómeno es utilizado con éxito en radiónica para
proporcionar el equilibrio y la curación de los campos de personas, los
animales y la tierra. Sería conveniente saber qué es exactamente lo que
sucede, pero por ahora, al menos, podemos compartir la misma certeza que es
el Dr. George Laurence, después de muchos años sus principios aplicados al
desarrollo y la práctica de la medicina Psiónica: Sin lugar a duda, la cosa
funciona.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 5

ENERGÍA, FUERZAS Y FORMAS DE PENSAMIENTO.


La vibración de todos los cuerpos físicos de la Tierra y todas las
demás formas de energía, consideradas a partir del plano terrestre,
es en términos magnéticos, esencialmente el mismo, pero la fuerza
vital, la vida o individual, o la energía radiante, considerado el desde
el plano del éter, es completamente diferente.

Dra. Ruth Drown, D.C.

Tanto los científicos ortodoxos como los científicos espiritualistas


concuerdan que las energías y fuerzas componen todo lo que existe. Según un
viejo axioma, no hay nada distinto de la energía, y todo lo que vemos y
observamos a nuestro alrededor es una prueba de esa realidad. La Dr. Drown,
con su amplio conocimiento de la Cábala, es consciente de que la existencia
del cuerpo físico, a partir de los átomos y las moléculas, no se confunda con la
vida que anima la carne y el mantenimiento de un conjunto coherente, y esto
se trasluce en por encima de su afirmativa. Es sólo otra manera de decir que el
cuerpo físico no es un principio, pero sólo un autómata impulsado por las
fuerzas que, procedentes de otros vehículos, lo atraviesan. El hombre vive en
el cuerpo etérico del planeta, bajo el incesante flujo de energía y las fuerzas
que circulan el sistema solar. Sus chakras, cada uno de ellos sensible a un
determinado patrón de actividad vibratoria, actúan como conductores de la
energía que emanan de las fuentes de nuestro sistema planetario e incluso
fuera de ella. Ellos también se hayan sujetos a las energías que emanan de la
propia tierra y los pensamientos y sentimientos de las criaturas. El bazo es la
expresión externa de un vínculo directo con las fuerzas vitales del Sol, que
revitalizan su forma física a través del doble etérico. La figuras geométricas de
todas las formas de vida en todos los reinos de la naturaleza son el resultado
de la acción de cuatro fuerzas etéricas formativas, y el libro del cuerpo
humano, con su sello en la parte de atrás, puede ser prontamente descifrados
y revelar sus misterios cuando alguien posea esta clave.

El Pensamiento y el modelador, el gestor de las fuerzas y energías de la


naturaleza. Bailey dice:

Se debe tener siempre en mente que en el universo manifestado todo es


energía en circulación, y que todo pensamiento constituye una expresión de
algún aspecto de esta energía...

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Esa afirmación es de gran importancia para el practicante de la


radiónica, pues la propia naturaleza de esta concepción de la cura lo obliga a 109
comprender y tratar con conocimiento de causa una grande variedad de
energías gobernadas por el pensamiento. A través de los procesos de
pensamiento, estamos a todo instante creando formas-pensamiento. Algunas
permanecen nebulosas y son fugaces, otras, son activadas por fuerza de la
memoria y de la concentración, agregan una cantidad suficiente de materias
etéricas y astrales a su alrededor para que, finalmente, se manifiesten en el
plan físico. Muchas fuentes esotéricas afirman que todo el medio ambiente,
incluso las casas en que vivimos, no pasa de ser creaciones de la mente
sostenida únicamente por el pensamiento, configurando una verdadera
alucinación colectiva, mantenida y regulada por una instancia telepática
inconsciente. Como este no es el lugar adecuado para examinar más a fondo
esta cuestión, remito el lector a los libros de Carlos Castañeda y Jane Roberts,
principalmente.

La creación de formas-pensamiento es de suma importancia para el


practicante de la radiónica, pues, aunque se esté consciente o no del proceso,
la naturaleza misma de su actividad lo lleva a crear sus propias entidades, las
cuales impregnan el ambiente a su alrededor. Obviamente, si el practicante
desarrolla un sentido purificado para ese fenómeno, él se hará capaz de crear
deliberadamente una forma-pensamiento de gran poder, la cual podrá
constituir una reserva de fuerzas disponibles a cualquier momento para las
necesidades de la cura. Ella podrá servir también para inmunizar al practicante
contra las influencias perturbadoras del ambiente capaces de perjudicar sus
diagnósticos o desviar su atención del trabajo que realiza. Todos nosotros ya
experimentamos alguna vez la tranquila y la paz de que son impregnadas
muchas de las catedrales y lugares santos... el practicante debe buscar
infundir a su local de trabajo una tranquilidad semejante, pues así las fuerzas
de la cura podrán ser efectivamente controladas.

Al largo de los años, pude observar ese fenómeno con respecto a un


cierto número de prácticas, siendo que dos de ellas ofrecen ejemplos
particularmente ilustrativos. El primero es el Laboratorio De La Warr, donde la
sala de tratamiento es equipada con un conjunto transmisor-receptor radiónica
prendido a una muestra de la sangre de un paciente sometido a tratamiento a
la distancia y, prendido con un clip, una tarjeta con seis modalidades de
tratamiento y seis áreas correspondientes de aplicación, representando las
partes del cuerpo que se destinan al tratamiento. Estas son indicadas
simplemente por números, sin cualquier referencia a órganos y terapias
específicas. Cada hora y media, el tipo de tratamiento es intercambiado por
una persona que desconoce cuáles son las modalidades correspondientes a los
números. Pues bien, este método contrasta flagrantemente con los
procedimientos individuales corrientes, en que el operador tiene conocimiento
de la modalidad de tratamiento que está siendo utilizada y de la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

correspondiente área de aplicación en el cuerpo. Mentalmente, él canaliza la


energía de cura (patrón) para un área determinada, y es fácil de comprender el 109
mecanismo de ese proceso. En el laboratorio, no obstante, no hay ninguna
mentalización específicamente dirigida por parte de la persona encargada de
ajustar o intercambiar los tipos de tratamiento, y, no obstante, el tratamiento
es más eficiente. Yo diría que en el Laboratorio De La Warr existe una poderosa
forma-pensamiento, lo que es perfectamente posible cuando se conoce la
enorme cantidad de trabajos ejecutados en el lugar durante años, y cuando se
sabe que el levantamiento de cada caso y la línea de tratamiento
correspondiente están a cargo de Marjorie De La Warr, lo que equivale a decir
que la forma-pensamiento capaz de propiciar la cura es contactada con éxito.
La persona que cambia los patrones de tratamiento desempeña simplemente
la función de activar la "directriz de la memoria" de la tentativa de cura
inherente a cada tipo, generando así un flujo de pulsaciones de energía
positiva para el paciente bajo tratamiento durante un ciclo de veinticuatro
horas, que se repite continuamente hasta que la cura sea alcanzada.

Un otro ejemplo de esta especie de fenómeno que yo pude observar se


encuentra en el trabajo de Malcolm Rae. Él pasó literalmente miles de horas en
un determinado lugar ejecutando trabajos de diagnóstico, tratamiento e
investigación radiónica. Esto, naturalmente, resultó en la creación de una
poderosa forma-pensamiento, a la cual él puede recurrir según las exigencias
del tratamiento. La "simplicidad esencial" en su trabajo, sin embargo, acabó
por desarrollar una nueva concepción del tratamiento, en la cual un conjunto
de tratamiento diseñado por él propio es usado para exponer, por un periodo
determinado, la muestra de cada paciente a una energía pulsante positiva,
modificada por el Comprehensive Ratio Card. Este método es naturalmente
más simple, no exige muy tiempo y exige una despensa más pequeña en
términos de equipamiento. Y lo que tal vez sea más importante, deja el
practicante libre para tratar de otros pacientes o de casos de emergencia. Para
el profesional conectado a la salud o para el lego que se ocupa de ella en
tiempo integral, este es el método ideal, pues cualquier número de pacientes
puede ser atendido de esa manera, sin que se tenga que apelar para el largo
proceso de checar constantemente y tratar de un paciente por vez. Se debe
tener en cuenta que la noción de "hacer pulsar" el tratamiento está presente
en ambos ejemplos, y este es un punto sobre el cual yo retornaré más
adelante.

Ahora, lo que el practicante necesita saber para crear una forma-


pensamiento y facilitar su trabajo. Primero, la claridad de raciocinio es
absolutamente indispensable, pues sin ella la entidad no resultará harmoniosa
y funcional. El perfecto control del cuerpo astral es también esencial, para que
ella no sea afectada por pensamientos negativos y destructivos. ES preciso
purificarla de todo el miedo, rabia, resentimiento, avidez u otras reacciones

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

emocionales que puedan perturbar o perjudicar la eficiencia de la entidad


mental. 109

Determine de antemano la razón para la creación de la forma-


pensamiento y determine el uso a que ella será destinada, pues eso contribuye
en ancha medida para su eficiencia. Los motivos deben ser puros y la forma no
debe ser usada con finalidades egoístas.

Muchos practicantes que conozco están envueltos de una manera o de


otra con la práctica de la meditación y de la oración como parte de su vida
diaria. La radiónica, en virtud de sus características intrínsecas, atrae ese tipo
de personas, y naturalmente ellas son, por muchos aspectos, justamente del
tipo que crea una forma-pensamiento capaz de servir a la cura de modo
totalmente inconsciente. Es cierto, sin embargo, de que si cada mañana" el
practicante reserva algún tiempo para perfeccionar la naturaleza de la entidad,
él será bien recompensado, pues no se debe olvidar que una entidad mental
como esta se origina en el alma o en el Pensador, y el practicante que se
vuelve diariamente para la Fuente readquiere fuerzas y encuentra amparo y
orientación para su trabajo diario.

Antes de concluir este breve capítulo, quiero detenerme un poco en las


palabras "energía" y "fuerza". Existe una tendencia, y yo no soy menos
responsable por ella, a emplear estas dos palabras de modo indistinto. En las
enseñanzas esotéricas, se verifica una clara distinción entre los dos términos, y
como esa cuestión no fue abordada aún en ningún libro sobre la radiónica, tal
vez sea útil aprovechar la oportunidad para abrir un paréntesis aquí.

Referencias a esta distinción pueden ser encontradas en Esoteric


Healing, de Alice Bailey, que escribe:

Fuerzas son aquellas energías contenidas y aprisionadas por alguna


especie de forma - un cuerpo, un plano, un órgano, un centro; energías son
aquellas corrientes dirigidas que causan impacto sobre esas fuerzas
represadas (si así puedo llamarlas) a partir de una forma mayor o más
abarcante, a partir de un plano más sutil, estableciendo así un contacto con
una fuerza vibratoria más intensa. Una forma de energía es más sutil y más
potente del que la fuerza sobre la cual ella causa impacto o con la cual ella
establece contacto; la fuerza es menos potente, sin embargo estabilizada. En
estas dos últimas palabras, tenemos la llave para el problema de la relación de
energías. La energía libre, del ángulo del punto de contacto estabilizado, es de
cierto modo menos eficiente (dentro de una esfera limitada) que la energía que
ahí ya se encuentra estabilizada.

Este pequeño texto nos proporciona un interesante concepto, que


ningún practicante de la radiónica de mi conocimiento había considerado
antes. De acuerdo con esa definición, el practicante de la radiónica ejerce, para

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

los fines de la cura, un dominio efectivo sobre la energía, en el verdadero


sentido de la palabra, siendo que esa frecuencia de energía es simbolizada por 109
el patrón o tarjeta que esté siendo empleado en el tratamiento en cuestión.
Esta energía libre es direccionada para causar impacto sobre un órgano, un
chakra o un punto cualquier afectado por la enfermedad, que por definición es
una energía o una fuerza reprimida. Si, pues, la energía libre es más sutil y
más potente que el campo de fuerza de una enfermedad, por ejemplo, esta
última se encuentra estabilizada y por lo tanto no se halla sujeta fácilmente a
la influencias. Esto me sugiere inmediatamente que es muy importante “hacer
pulsar" la energía utilizada en el tratamiento, pues así las instrucciones
codificadas implícitas en el patrón o en la tarjeta adoptada no causarán sólo un
impacto localizado sobre la fuerza estabilizada de la enfermedad o del órgano,
pero ocasionarán constantes estímulos de pulsación, y tarde o temprano habrá
alguna respuesta. Por analogía, si alguien llama a mi puerta sólo una vez,
puede ser que yo lo oiga o no, pero, se llama varias veces, tarde o temprano
obtendrá algún tipo de respuesta; así, creo que lo mismo se da con los
tratamientos radiónicos.

Un otro ejemplo de lo que son fuerza y energía es dado por la


homeopatía. Una planta contiene fuerzas positivas presas, que son liberadas
por medio de la agitación del remedio durante el proceso de preparación del
remedio. Tales fuerzas son liberadas solamente para ser transferidas para la
solución alcohólica que hará su acción más eficaz cuando son ingeridas en
forma sólida o líquida. La simulación de potencia radiónica toma la energía
libera, la convierte en fuerza dentro de los límites de la substancia portadora, y
esta, por su parte, es nuevamente liberada bajo la forma de energía libre
cuando ingerida oralmente por el paciente.

Aunque este sea un capítulo breve, creo que él ofrece varios elementos
para la reflexión y posterior aplicación prácticas. El concepto de creación de
entidades mentales y la distinción entre fuerzas y energías ayudan a
complementar con la práctica nuestro conocimiento.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

SEGUNDA SECCIÓN
La Radiónica y su Instrumental

Aquel que subvierte los


principios establecidos con la
intención de causar sensación
o llamar la atención sobre sí es
fútil, insensato y casi siempre
destructivo. Aquel que actúa
así porque tales principios o le
parecen inadecuados, puede
muy bien hacerse blanco de
las críticas suscitadas por el
mero explorador
sensacionalista. Un practicante
debe, fundamentalmente,
emplear los medios en los
cuales deposita fe, y la fe es
un asunto personal.

Malcolm Rae

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO SEIS

FOCO DE SINTONIZACIÓN DE LA MENTE.


La alegación hecha hasta ahora de que estas máquinas son "un
medio puramente mecánico y científico" de llevar a cabo el
diagnóstico y el tratamiento no se sostiene a la luz de los actuales
conocimientos científicos. Que ellas ilustran la acción de ciertas leyes
de la Naturaleza, en gran medida aún obscuras o no identificadas, es,
esto sí, una verdad.

Theosophical Medical Group - The Mystery of Healing

Nadie que haya hecho un estudio realmente profundizado de la radiónica


daría crédito a la afirmación de que se trata de un proceso mecánico, en el
sentido estricto de la palabra, y tampoco alegaría tratarse de un proceso
científico, en el sentido de que ella es leída con factores objetivos, más que
subjetivos. Al contrario, sí, es que es verdad, pues esta concepción de la cura
no hace otra cosa sino identificar los factores causadores de las enfermedades
que se hallan ocultos y pasan desapercibidos a los exámenes clínicos comunes.

Inevitablemente, surge la cuestión: si el proceso de diagnóstico radiónico


es extra-sensorial, ¿por qué entonces él necesita de un instrumento?

Tom Graves, en su excelente libro Dowsing, trata justamente de este


punto, afirmando:

La varilla de mago actual puede ser tanto una horquilla concluida en una
"caja", cuanto un péndulo. El molino pseudo-electrónico de la caja no parece
ser esencial - conozco un operador que simplemente anota los números en un
pedazo de papel -, pero parece que ella auxilia algunos operadores.

Me gustaría añadir que conozco un operador que se vale de algas,


piedras, pétalas de rosa y otras cosas más para efectuar el tratamiento a la
distancia, y se cuenta que un norteamericano descubrió que, diseñando en una
hoja de papel el esquema del circuito de un instrumento radiónico
Hieronymous y añadiendo a él un prisma real, la cosa funcionaba como un
verdadero aparato. Está claro que a cierta altura el operador puede dejar los
instrumentos totalmente de lado, e está claro igualmente que muchas
personas necesitan de ellos como de un centro focal a partir del cual trabajar.
Si adoptan un procedimiento constituido por una serie de etapas, un ritual
preparado, es porque llegan a una intensa concentración de la mente, que, así,
puede funcionar en consonancia con las normas de operación estipuladas por

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

el método de trabajo requerido por los instrumentos sin perderse o sin que el
operador sienta que sus esfuerzos para conseguir un diagnóstico preciso se 109
malograron en algún punto. Ciertamente, aquellos operadores que no poseen
una considerable experiencia anterior en la utilización de sus facultades extra-
sensoriales son los que más sentirán la necesidad de usar el instrumento.

El interesante es que, durante su trabajo psíquico, Edgar Cayce fue


cuestionado incontables veces acerca de la utilización de los tratamientos
radiónicos que, eventualmente, él recomendaba a ciertos pacientes. Cuando le
preguntaron cierta vez sobre si el análisis radiónico era un verdadero método
de diagnóstico o sólo más una parafernalia para engañar el paciente, él replicó:

Eso depende del técnico que lo utiliza. Puede ser que el técnico o el
médico desarrollen su capacidad para utilizarlo. Puede ser que para algunos
eso sea la solución ideal, llegando a proporcionar ochenta por ciento de
diagnósticos correctos, mientras que otros no consiguen más que diez por
ciento. ES un buen instrumento, pero solamente una en quinientas personas
sabría utilizarlo.

Así, parece que existe un fundamento para la utilización de los


instrumentos radiónicos, en la medida en que ellos suministran un foco para la
mente del operador trabajar, pero, ¿será que es decir todo? Si, retomemos a la
cita que abre este capítulo, ella afirma "que ellos (los instrumentos radiónicos)
ilustran la acción de ciertas leyes de la Naturaleza, en gran medida aún
obscuras o no identificadas... Creo que si aceptamos los conceptos de Mente
Universal y las enseñanzas ocultas, comenzaremos a intuir lo que son esta
acción y estas leyes de la Naturaleza, y constataremos que, si no existe ningún
fundamento científico ortodoxo para el empleo de estos instrumentos, existe
por lo menos otro, lo bastante respetable para merecer alguna consideración.

Se afirma que existen siete llaves capaces de abrir la puerta para el


conocimiento de los dominios espirituales, siendo que diez llaves posibles
fueron relacionadas, y son las siguientes: Psicológica - Astronomía Física o
Fisiológica - Metafísica - Antropológica - Astrológica Geométrica - Mística -
Simbólica y Numérica. Cada una de ellas puede ser interpretada
exotéricamente, esotéricamente o espiritualmente, y puede ser aunque tales
interpretaciones discrepen a la primera vista, concordando sin embargo en sus
niveles más profundos. La visión espiritual es siempre más abarcante que la
visión puramente exotérica. Y los instrumentos radiónicos están conectados los
factores número, patrón y símbolo, que los relacionan a la Mente Universal. En
un libro publicado en 1975, intitulado The lntelligent Universe, el autor, David
Foster, desarrolla de manera notable la concepción de que el Universo es una
gigantesca mente, en la cual la substancia del mundo se nutre y es procesada
como en un ordenador. Señala él que, en la Biblia, está escrito: "En el principio,
era el Verbo", y "Verbo", ahí, otra cosa no es sino datos e informaciones

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

codificados. Todas las formas de vida, dice él, se basan en los códigos de
información contenidos en el ADN, y el hombre sería en la verdad una tarjeta 109
de ordenador vivo, programado con base en los códigos cifrados por alguna
potencia cósmica. Dios habría sido Ingeniero (hasta 1900), Matemático (de
1900 a 1930), Mágico (de 1930 a 1965). Actualmente, Dios es un operador de
software, programando el hardware del Universo. Mucha gente caminará por
las paredes delante de semejantes afirmaciones, especialmente los que
integran el batallón "anti-plexiglass" o los "orgánico o nada", pues encaran ese
tipo de elucubración como algo que denigra al hombre y lo reduce a menos
que una cifra programada. La verdad es bien otra, pues el Universo se halla en
proceso de revelarse a sí mismo y su funcionamiento a través del hombre; la
tecnología es simplemente un aspecto de ese desdoblamiento. El uso que el
hombre pueda hacer de tal revelación es otro asunto, sin embargo él, más que
todos los otros seres vivos, fue dotado de inteligencia y un correcto grado de
voluntad propia que, si son usados correctamente, lo harán apto a colaborar
con la Mente Universal y, así, hacerse el factor-llave para lo que Ella tiene que
revelar. Las personas pueden temer los ordenadores o atribuirles la culpa por
muchos equívocos, pero el hecho es que los ordenadores sólo cometen los
equívocos que el hombre les induce a cometer, no pasando, a fin de cuentas,
de un pálido reflejo de las actividades del cerebro humano, que como
ordenador es muy superior a cualquier cosa que el hombre ya haya inventado.
Los sabios de China antigua intuían, hace miles de años, que la Mente
Universal guardaba las características de un ordenador, y eso se refleja en el
oráculo conocido como I Ching, o El libro de las mutaciones, que de hecho es
uno de los libros esotéricos más vendidos actualmente y consultado por mucha
gente que se siente impresionada con las analogías hechas entre el Universo,
el hombre y los ordenadores.

En un artículo intitulado "Compute and Evolve", del número de Enero-


Febrero de 1969 de la revista Main Currents in Modern Thought, José Arquelles
escribió:

Retornando a nuestra tesis de partida, el "nuevo misticismo" que ahora


testificamos no constituye una reacción contra la ciencia y la tecnología
modernas, sino, más bien, su consecuencia inevitable. El I Ching se hace
popular no porque sea una fuga a la vida moderna, sino porque su estructura
se hace, una vez más, inteligible, y ella se hace inteligible ahora porque los
hombres inventaron y asimilaron los ordenadores - pues la manera como el I
Ching funciona cuando es consultado, con su sistema simple sin embargo
matemáticamente impecable, tiene mucho que ver con el modo por el cual un
ordenador opera. No importa de cuál sistema de lenguaje un ordenador
electrónico dependa, su funcionamiento se basa en el sistema binario - el
mismo sistema que, de modo simplificado, rige la manipulación de los talos de
milenrama o monedas usados para la consulta al I Ching. No sería exagerado

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

afirmar que, en términos de la programación de entrada y salida, el I Ching


puede ser encarado como una especie de ordenador psíquico. 109

Los videntes de China comprendieron perfectamente que la matemática,


los símbolos y los patrones eran aspectos de la Mente Universal, y que esos
principios podrían ser usados para obtener informaciones del campo de la
mente la fin de lidiar con ciertas situaciones de la vida capaces, en última
instancia, de ampliar y expandir la conciencia del individuo.

En The Intelligent Universe, David Foster señala la siguiente serie de


principios, que él considera características comunes al campo de la mente y a
los ordenadores electrónicos fabricados por el hombre:

• El primer principio universal es Estructura y Patrón: El


Universo presenta indiscutiblemente un patrón de estructura. Esta
puede asumir la forma de patrones geométricos y estructuras el
tiempo. Las estructuras, desde que válidas, deben ser capaces de
describir y comunicar. Las lenguas son modalidades de estructura
de datos, tales como la pintura y la música.

• El segundo principio universal es constituido por los Datos:


Los datos (informaciones) constituyen un aspecto fundamental
inherente a la Naturaleza.

• El tercer principio universal es constituido por el Número o


Digitación: Los números son el aspecto más elemental de los
patrones o datos. Todos los datos acerca del hombre y de la
Naturaleza son tecleados. La estructura de la Naturaleza entera es
basada en la digitación de la materia (partículas) y en la digitación
de la radiación (ondas).

David Foster enumera a continuación más tres principios universales:

• El cuarto principio universal es constituido por el Proceso


Natural o sea Proceso de Datos.: Y él afirma que los tres
primeros principios actúan conjuntamente de la siguiente manera:
El atributo más obvio del Universo es lo de que él presenta una
estructura o un patrón, los cuales constituyen datos que poseen
una base digital. En orden creativa, el Universo consiste de dígitos
o números organizados en patrones de datos que nosotros
percibimos como estructura.

• El quinto principio universal es constituido por los


Principios Cibernético y Anticibernético: Este principio dice
respeto a los procesos anabólicos y catabólicos que se verifican en
el hombre y en el Universo.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

• El sexto principio universal es constituido por la


Inteligencia y la Voluntad o sea Diferenciales de Datos:
109
Inteligencia = diferencial potencial cualitativo de los datos.
Voluntad = diferencial cualitativo de los procesamientos de datos
efectivos. Esotéricamente, la Voluntad, en cuanto el Padre, se
conecta a la Inteligencia, en cuanto a la Madre, para generar el
principio medio del Hijo.

Aunque yo haya abreviado drásticamente las descripciones que David


Foster hace de estos principios y los haya interpretado con mis propias
palabras, a la excepción del cuarto, creo que eso basta para mostrar que los
factores estructura, patrón, datos e digitación, en cuanto aspectos de la mente
universal, son de importancia capital para que podamos comprender algo dos
fundamentos subyacentes en los instrumentos radiónicos. Si, tal como sugiere
el autor de The Intelligent Universe, la estructura entera del Universo es
basada en la digitación de la materia (partículas) y en la digitación de la
radiación (ondas), que pueden reflejarse en el patrón, contamos entonces con
una fuerte evidencia de que el uso de los patrones o índices radiónicos para los
fines de analizar los datos relativos a la condiciones de salud de los cuerpos
físico y sutil del hombre es algo de suma importancia. Es ahí, naturalmente,
que la necesidad de los instrumentos se hace sentir, pues los índices o
patrones de la tarjeta de proporciones simbolizan las enfermedades o sistemas
orgánicos bajo la forma de dígitos o patrones. Por ejemplo, el índice de cura
que Ruth Drown habría usado para tratar de la ciática es 40.351935, lo que en
la terminología de Foster equivaldría a la digitación de radiaciones (ondas).
Una parte del cuerpo físico, sea la mandíbula, 8491736, nada más es del que la
digitación de la materia (partículas).

La radiónica postula que es posible transferir los datos de cura


[digitación de las radiaciones (ondas)] a través del espacio, de tal modo que
ellos vengan a informar al sistema sobre el cual causan impacto, lo que
necesita ser hecho a fin de corregir un desequilibrio. Los datos de cura sirven
como un patrón o una plantilla capaz de acordar al área atacada su armonía
inherente o su estado normal. La enfermedad, pues, es un desvío de la
plenitud orgánica que puede ser representada por una serie de dígitos o por un
patrón geométrico. Por ejemplo, el sacro ilíaco en su estado normal es
expresado por los dígitos o por el índice 849923. Un sacro ilíaco luxado o
afectado sufre, así pues, una alteración en su estructuración digital y tal vez
sea representado por la cifra 847913. A través de la irradiación de la frecuencia
de tratamiento 849923 y de la pulsación a que es sometida la onda
correspondiente, estamos recordando continuamente al sacro ilíaco que su
estructuración digital necesita ser notada o reprogramada, especialmente
cuando los valores digitales sufrieron alteración, por ejemplo, de 9 para 7, de 2
para 1.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Lo esencial en la utilización de un instrumento es que, ajustándose un


determinado índice sobre su mostrador o utilizando una tarjeta de 109
proporciones para representar una enfermedad o una parte del cuerpo,
pasamos a contar con un símbolo o un valor para la enfermedad o para la parte
del cuerpo que estamos investigando. Esto ahorra al operador el trabajo de
tener que decorar ese factor, al tiempo que a usa para intentar localizar las
causas de la disfunción. Este punto será abordado más adelante, en este
capítulo, por Malcolm Rae. Se habla muy de aquellos que practican "radiónica"
sin utilizar instrumentos, pero raramente nos llega alguna información sobre la
consistencia y la precisión de los diagnósticos y de los resultados terapéuticos.

Habiendo comprendido que la digitación y los patrones geométricos


constituyen dos principios vitales comunes tanto a la Mente Universal cuánto a
la teoría y a la práctica de la radiónica, llegamos ahora a un punto en que la
justificación de la utilización de los instrumentos comienza a tener algún
sentido racional.

El artículo que se sigue, de la autoría de Malcolm Rae, intitulado Radionic


Instruments and Rates, fue escrito para los lectores de The Radionic Quarterly.
En él, fue adoptada la forma de "preguntas y respuestas" a fin de transmitir el
mayor tenor posible de informaciones con el más pequeño número de
palabras. Veremos que las razones por él ofrecidas para la necesidad de
instrumentación en esta concepción de la cura complementan y amplían
aquellas ya enunciadas en la parte inicial de este capítulo.

-¿Qué es un instrumento radiónico? –

-Esta pregunta debe ser subdividida en:

1. Es (citando el Third New lnternational Webster's


Dictionary) "un dispositivo de medición destinado a
determinar el valor presente de una cantidad bajo
observación: (por extensión) un dispositivo (para
controlar, registrar, regular, computar) que trabaja con
datos obtenidos a partir de este dispositivo de medición”.

2. Un instrumento radiónico es, así pues, un instrumento


destinado a medir cualquier unidad empleada en la
radiónica y/o para ejercer las funciones de control, con
base en los datos obtenidos por esa medición.-

-¿Cuál es la unidad de medida con que trabaja el practicante de la


radiónica?

-Es la medición de un pensamiento.-

-¿Y qué es el pensamiento?-

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

-Es una proporción, o un complejo de proporciones. Pensar es la


actividad de manipular proporciones y complejos de proporciones, y 109
un pensamiento es un "patrón cristalizado" de proporciones en un
dato momento de este proceso. He ahí una ilustración de la relación
entre pensamiento y proporción: si el lector es instado a pensar sólo
en la página sobre la cual vienen impresas estas palabras, su primer
acto será diferenciar la página del que a rodea. De hecho, él
establecerá para sí aún una proporción primaria entre "página" y "no-
página". De la misma forma, un instrumento radiónica es un
dispositivo para medir el pensamiento por intermedio de sus
proporciones equivalentes: y un medio de controlar, a través de la
aplicación del pensamiento, expreso bajo la forma de proporciones
equivalentes, aquellas áreas susceptibles a este mismo control.-

-¿Tal instrumento de medición puede funcionar sin la ayuda de un


operador humano?-

-No. Así como un receptor de radio tampoco puede transmitir


información en la ausencia de oídos para oírla.-

-¿Qué sentido es usado para incautar la "salida" de un instrumento


radiónico de medición?-

-El sentido radiestésico o de prospección.-

-¿El sentido radiestésico necesita, para funcionar, de algún


instrumento?-

-No.-

-¿Por qué, entonces, hay necesidad de un instrumento para efectuar las


mediciones?-

-Por las razones que se siguen, la combinación de sentido e


instrumento proporciona mejores resultados del que se sólo el sentido
fuera usado:

1. El sentido radiestésico funciona en el nivel intuitivo y debe


ser expurgado el máximo posible de intromisiones del
intelecto y de la imaginación.

2. El sentido radiestésico es sensible sólo al pensamiento.

3. Cuando usando conjuntamente un instrumento que define


el pensamiento por él seleccionado para ser medido, el
sentido radiestésico del operador puede conseguir, sin
mucho esfuerzo, medidas más purificadas y precisas de las

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

que sería posible si él tuviera que generar y esforzarse


para mantener intocable en la mente el ítem específico 109
que él se dispuso a medir.

4. Si el lector duda de eso, que él propio haga su prueba,


oyendo simultáneamente cinco o seis programas de radio
para saber con cuanta precisión y claridad él es capaz de
entender lo que está siendo dicho en cada uno de ellos en
la presencia de interferencia de los otros.-

-¿Existe alguna justificación especial para el uso de instrumentos en el


tratamiento radiónico, cuando se sabe que este tratamiento consiste en
ofrecer pensamientos terapéuticos al paciente?-

1. -Sí. Dispensar un tratamiento sin recurrir a cualquier


instrumento exige, con efecto, que el practicante
"sostenga el pensamiento terapéutico" en la mente sin
vacilar, durante todo el tiempo que durar el tratamiento,
sin permitir que otros pensamientos lo afecten, como
también exige que el practicante disponga de la energía
para proyectarlo.

2. A través de la utilización del instrumento, el pensamiento


puede ser estabilizado por cuánto tiempo sea preciso,
puede ser duplicado exactamente en otras ocasiones, si el
operador así lo desea, y la energía necesaria para
proyectarlo independientemente del operador.

3. Así, por medio de "dispositivos de control" - o proyectores


radiónicos -, la naturaleza exacta, la intensidad y la
duración del "pensamiento terapéutico" ofrecidas al
paciente pueden ser determinadas seguramente: y con el
uso simultáneo de varios instrumentos, muchos pacientes
pueden ser atendidos a la vez.-

-¿Cuál es la fuente de la energía que da origen a los pensamientos?-

-Es el magnetismo o, antes, uno de sus aspectos.-

-¿Cuáles son sus características?-

1. -Tal energía está presente en el campo que se forma


alrededor de cualquier magneto, inclusive de la Tierra, y
ejerce un "influjo" sobre su centro virtual, así como una
potencia desarrollada a la vuelta de toda la periferia del
magneto.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

2. Se cree que el campo sea constituido por un espectro de


ondas estables de frecuencia ultra-elevada - o sea, 109
pulsaciones que no presentan desvío exterior en relación a
su fuente, conteniendo las características de todos los
pensamientos posibles a todos los hombres, pasados,
presentes y futuros.

3. Así, es posible para el cerebro, o para un instrumento


radiónico programado por el cerebro, seleccionar cualquier
pensamiento definible a partir de esta fuente a través de
la "sintonización a sus proporciones".-

-¿De qué modo un instrumento radiónico es "sintonizado a la


proporciones de un pensamiento"?-

-A fin de responder a esta pregunta, se debe considerar de


entrada las principales características del que se entiende por
"proporciones". Son ellas:

1. Un conjunto de proporciones jamás es afectado por la grandeza


de sus componentes. No hay, por ejemplo, ninguna diferencia
entre la razón de uno para dos cruzados, ni de Cz$ 10.000 para
Cz$ 20.000.

2. La relación, proporción o razón es, en cada caso, de "uno para


dos".

3. La proporción puede ser expresa de dos maneras:

i. Numéricamente.

ii. Geométricamente o Espacialmente.

4. La expresión numérica exige un cerebro activo para descifrarla,


al paso. Que la expresión geométrica puede ser descifrada por
intermedio de la aplicación de una energía no-activa apropiada.
La analogía siguiente servirá para ilustrar las funciones de cada
una de las formas de expresión:

i. Un compositor "concibe" una sinfonía.

ii. Él anota sus ideas bajo la forma de una partitura,


cuyos símbolos representan las frecuencias y
duraciones de las notas a ser ejecutadas.

iii. Los integrantes de una orquesta, usando sus


cerebros y la destreza manual para interpretar estos
símbolos, ejecutan la sinfonía.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

iv. Esta ejecución es grabada fonográficamente,


contrayéndola así a una simple unidad de tiempo, sin 109
embargo extendiéndola espacialmente al largo de
los surcos del disco, que presenta ondulaciones
físicas que, en la verdad, son patrones geométricos
que representan la ejecución - que representan la
partitura - que representan las ideas del compositor.

v. Para reproducir tan fielmente cuánto posible las


ideas originales del compositor, basta aplicar al
disco la forma apropiada de energía - es decir, la
rotación mecánica más una aguja capaz de
responder a la ondulaciones del surco.

En esta analogía, se acentúa la necesidad que tiene el cerebro


activo de descifrar las "razones numéricas" de la partitura, mientras
que el mecanismo del toca-disco es todo lo que se exige para
descifrar la representación geométrica del surco en el disco.-

-¿Los instrumentos radiónicos, muchos de los cuales poseen


mostradores numéricos para afinar el instrumento a un determinado
pensamiento, utilizan representaciones numéricas?-

No. En todos los modelos, por lo que sé, la finalidad de la escala


numerada es la de posibilitar la construcción de un patrón de
proporciones espaciales conocidas dentro del instrumento.

Por ejemplo, "5 - 9 - 6" son los números seleccionados en tres


mostradores consecutivos de un determinado instrumento; todos los
otros mostradores permanecen estacionados en 0. El patrón
geométrico creado en el interior del instrumento será:

(Los condensadores C1 y C2 - u otro medio equivalente -, entre


las escalas ajustabais, que en la mayoría de los casos son
potenciómetros de radio, sirven para impedir que el largo de los hilos
de conexión se haga parte integrante de la proporción.)-

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

-¿Otros tipos de instrumentos radiónicos usan también representaciones


geométricas de proporción para alcanzar la sintonía con el pensamiento?-

-Sí. Los dos instrumentos más conocidos que no usan


mostradores son el reciente "Peggoty", fabricado por el Sr. Butcher, y
que se vale de un método simple y rápido para ajustar las
proporciones deseadas a través de pinzas presas a terminales
apropiadas, y los instrumentos idealizados por mí para la operación
con tarjetas, que emplean figuras geométricas consistiendo de un
correcto número de distribución del círculo a través de líneas que
conectan su centro a su periferia. La tarjeta usada en este tipo de
instrumento se asemeja, en la verdad, a la superposición sobre un
centro común de los varios mostradores consecutivos de los
instrumentos, aunque, debido a un correcto número de motivos, la
posición de las distribuciones sobre la tarjeta no coincida
exactamente con aquellas estampadas en los mostradores.-

-¿Y qué es exactamente Lo que el practicante mide cuando está


haciendo un análisis con su instrumento?-

- Él mide el grado de divergencia entre el pensamiento óptimo


de una determinada faceta de su paciente y la configuración del
pensamiento que representa las condiciones efectivas de esta misma
faceta.-

-¿Cómo es esto?-

-Si el instrumento en cuestión se destina a que el practicante


pueda encontrar sólo un estado de equilibrio, sus mostradores están
ajustados a los números (o “índices") para proveer la mejora de la
faceta bajo investigación, que es comparada por el practicante con
informaciones, obtenidas a partir de una muestra de cabellos del

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

paciente, del estado efectivo de esa misma faceta del paciente. El


instrumento va siendo progresivamente ajustado con base en el 109
estado óptimo, a través de la lenta rotación de un sintonizador o
mostrador de "equilibrio", hasta que el practicante perciba un punto
de equilibrio entre el instrumento y el paciente. En este punto, la
lectura presentada en el mostrador de equilibrio, indicando el grado
de desfasaje en relación al punto "óptimo", es equivalente a la
intensidad del disturbio.-

-¿Cómo el profesional percibe el "punto de equilibrio"? -

-En general, con la utilización de:

1. Un detector de "stick-pad" que permite que el practicante


tenga conocimiento de los cambios, que de otro modo
hubieran pasado inadvertidos, por el comportamiento de
las glándulas sudoríparas de los dedos.

2. Un péndulo, capaz de amplificar las vibraciones


neuromusculares sutiles de su brazo.

Ambos métodos se basan en el hecho de que el hombre es capaz


de responder a un "estado de coincidencia" entre la realidad sobre la
cual él dirige su atención, y tanto la horquilla de la detección como el
"péndulo" sirven para aumentar este tipo de respuestas de modo que
el practicante tenga conocimiento de ellos.-

-¿Uno de los métodos presenta algunas ventajas sobre el otro?-

-Sí, el péndulo-

-¿Por qué?-

1. -Debido a que es menos sujeto a las influencias causadas


por el cambio de la humedad de la piel del médico, por la
fatiga o la humedad del entorno en el que está trabajando.

2. Debido a que el péndulo y la combinación de gráficos,


cuando está totalmente dominado por el practicante, le
puede dar de manera mucho más directa la información
que podría darle la horquilla de detección.-

-¿Cómo los datos, o figuras geométricas, que representan un


pensamiento, se obtienen?-

-Son obtenidos por un radiestesista capacitado, capaz de ajustar


la marca de un instrumento hasta el punto de equilibrio con un
pensamiento que él es capaz de sostener, sin vacilación, por el tiempo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

suficiente para lograr su propósito, o, entonces, a través de algunos


equivalente de conversión de pensamiento a una representación 109
numérica, utilizando una tabla de números y un péndulo. Ambos
métodos son mencionados por "encontrar la proporción".-

-¿Hay requisitos especiales para encontrar la relación?-

-Sí, es esencial que el "descubridor" entiende que hay una


diferencia entre "saber" y de "inventar". "descubrir" o "tener en la
ciencia que ya existe" es la asignación de la intuición, mientras que
"inventar" es un atributo de la imaginación.-

-¿Por qué esta distinción es tan importante?-

- Las proporciones numéricas y los patrones geométricos


pueden ser ambos tomados como "símbolos" para los pensamientos.
Los símbolos pueden ser divididos en dos especies distintas, que son:

1. Los que representan los pensamientos por medio del cual


el Creador de este Universo lo definió, así como cada una
de sus funciones y estructuras, inclusive en relación a sí
mismo. En relación a la existencia de cualquier hombre,
estas son permanentes, teniendo probablemente la
duración de vida del propio Universo. Son, así pues,
importantes, y podrían ser consideradas como el
"programa" del Universo; están de acuerdo con la Ley
Universal y pueden ser descubiertas - pero no inventadas,
aunque ya existen.

2. Los que son inventados por el hombre. Estos,


probablemente, son mucho menos estables y
generalmente pierden su sentido tan pronto como su
inventor, o aquellos que creen en él, dejan de mantenerlos
vivos. En general, son más complejos que los símbolos del
Universo.

Para que sean universalmente válidos y no vengan a perder su


significación, es naturalmente esencial que las representaciones
numéricas o geométricas sean símbolos del orden universal.-

-¿Conforme lo que precede, como se podría sintetizar la finalidad de un


instrumento?-

De la siguiente forma:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

1. Un instrumento radiónico es una de las piezas de un dispositivo


destinado a auxiliar el practicante con sensitividad radiestésica 109
a desempeñar su trabajo:

i. Del modo más eficiente posible;

ii. Del modo más eficaz posible;

iii. Con el menor esfuerzo posible.

2. El instrumento no es esencial para todo o para cualquier


practicante, pero su uso ciertamente proporcionaría mejores
resultados bajo todos los sentidos.

3. Existen poquísimos practicantes capaces de desempeñar su


trabajo con la máxima eficiencia sin el concurso de instrumentos
de cualquier especie, pero ciertamente se trata de "artistas",
incapaces de transmitir sus conocimientos a otros, por lo tanto
limitados en términos de contribución a la humanidad por su
desempeño individual.

4. La utilización de un instrumento y de un método estandarizado


(sin embargo no de modo rígido) de ejecución suministra una
base tanto para la comparación de los resultados, como para la
acumulación de un volumen de conocimientos pasibles de ser
trabajados, y también para fines didácticos.-

Creo que ahora el lector podrá sentir que existe una verdadera
necesidad y una justificación para el uso de los instrumentos radiónicos. Surge,
entonces, la cuestión de saber cual instrumento escoger de entre los
disponibles actualmente en el mercado. Para el novato en este campo, el
mejor, ciertamente, es examinar cuidadosamente cada modelo y, si posible,
aprovechar la oportunidad para dar una mirada en el circuito interno y en el
cableado general del aparato. Algunos son atractivos y de fabricación
cuidadosa, otros dan la impresión de que su constructor aprovechó cualquier
oferta barata y juntó las piezas del modo más apresurado y descuidado
posible. Busque conversar con varios practicantes, indagándoles sobre sus
preferencias y colectando sugerencias, hasta sentir que dispone de todos los
datos para efectuar su propia elección. No se deje llevar por el entusiasmo,
comprando el primer aparato que encuentre. Nunca se olvide de que en esta
materia las preferencias y las elecciones personales son lo que más cuentan,
cada practicante teniendo sus razones para creer que el aparato con el cual
trabaja es lo que mejor atiende a sus necesidades. Esté seguro de escoger con
base en sus propias convicciones, necesidades y creencias, firmando así un
punto de partida seguro para desarrollar eficazmente su trabajo futuro.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Tanto Malcolm Rae cómo yo probamos exhaustivamente y adoptamos a


lo largo de los años muchas especies diferentes de equipamiento radiónico. Él 109
diseñó modelos cuyo número de indicadores de sintonización llegaba a un
centenar, para entonces cambiar para el elegante Base 44 y, más
recientemente, desarrollar variaciones portátiles de este modelo utilizadas hoy
por muchos practicantes. Yo comencé con un modelo de siete mostradores
diseñado por mí aún, Mark I Centre Therapy, después pasé a usar uno con
veintiuno para nuevamente retornar a uno de catorce, Mark III. Siempre
buscamos llegar a un modelo que fuera a la vez el más simple y el más
eficiente posible. El instrumento que actualmente parece satisfacer esos
requisitos es el analizador radiónico magneto-geométrico de Rae, cuya
evolución yo tuve el privilegio de acompañar, a través de las sucesivas etapas
de su perfeccionamiento. En esa época, yo pasaba todos los miércoles
discutiendo algunas horas con Malcolm sobre la radiónica y colectando
material para el libro que yo estaba escribiendo, y que se llamaría Radionics -
Interface with the Ether Fields. El libro fue impreso antes que el modelo final
hubiera quedado pronto, de modo que no me fue posible incluir ningún
material sobre el desarrollo gradual de este aparato que, después de más de
dos años de uso por profesionales conectados a la salud de todo el mundo,
comienza a revolucionar la práctica de la radiónica. En efecto, este libro es una
continuación de Interface, actualizando la cobertura que yo en él hacía de este
campo; examinemos, pues, las varias facetas de los equipamientos radiónicos
más modernos disponibles, tratando de sus finalidades, principios y modos de
funcionamiento.

ANALISADOR RADIÓNICO MAGNETO-GEOMÉTRICO DE RAE


Finalidad:
Este instrumento, destinado a señalar un progreso marcado sobre sus
predecesores, fue planeado para:

1. Ser de construcción y manejo tan simple cuánto posible.

2. Ser tan liviano y compacto cuánto posible.

3. Ser independiente de las fuentes de energía o baterías.

4. Eliminar al máximo la posibilidad de averías y desregulaciones.

5. Posibilitar al operador competente medir con precisión los disturbios


que, esparcidos por una vasta área o concentrados en un punto
específico, son pasibles de ser detectados radiestésicamente en el
paciente.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

6. Permitir mediciones de la reducción de las "reservas de salud”, además


de las mediciones meramente relativas al estado inmediato del paciente 109
en el momento del examen.

7. Permitir, a través de la selección, mediciones de los:

i. Desvíos medios o intermedios del estado normal de un


sistema u órgano;

ii. Desvío del estado normal al punto crítico de un sistema o


órgano.

8. Proporcionar la información solicitada por el usuario de manera rápida y


concisa sin operaciones no necesarias de medición.

Principios.
El instrumento adopta el principio bien conocido ahora de
magnetogeometria - es decir, los datos se consignan en forma de tarjetas que
representan a los órganos, las enfermedades específicas y los medicamentos y
las mediciones del estado del paciente como las necesidades terapéuticas se
realizan en contra de estas tarjetas.

Por lo tanto, se presenta con precisión la información que el operador


procura, que se obtiene utilizando un péndulo sobre un gráfico de coordenadas
en la salida del instrumento.

Este instrumento, de hecho, es un remanente de la práctica de


radiestesistas a utilizar una regla de 100 cm, a lo largo del cual es medido el
"punto de equilibrio" entre un medicamento y la demanda del mismo remedio
por el paciente, con el objetivo de proporcionar una base segura para un
método de diagnóstico rápido y profundo.

Construcción.
El analizador consiste en dos componentes a saber:

a) Una caja de madera de 238 mm x 152 mm x 90 mm, cubierta por


un panel de plexiglás que dispone de tres aberturas para la
introducción de tarjetas de datos, y cuatro llaves y un selector;

b) Una base plana, forrada con goma magnetizada, para los gráficos,
y que está conectada con la caja de madera.

Dos gráficos laminados lavables son entregado con el instrumento, uno


para el análisis, otro para seleccionar el remedio, pero un practicante
experimentado puede diseñar sus propios gráficos para incluir información
específica que puede necesitar, una tarjeta de datos es provista junto con el
instrumento para cada uno de los elementos que figuran en el cuadro de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

análisis, y otra tarjeta con la etiqueta "los síntomas de la enfermedad." Tarjetas


para un análisis más detallado y para remedios se pueden adquirir por 109
separado.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109
Operación:
Como el analizador es extremadamente flexible en su aplicación, los
usuarios, sin duda, desarrollaran sus propios métodos para emplearlo. Sin
embargo, se presenta un método eficaz a continuación:

Preparación para el Análisis.


1. Conecte la caja con el mostrador de gráficos del instrumento
insertando de las dos clavijas en las tomas adecuadas, teniendo
cuidado de no cambiar los cables.

2. Ajuste el selector de potencia en “0”

3. Ajuste las llaves A, B, C en “OFF” y la llave D en “MAX”

4. Coloque el gráfico de análisis sobre el mostrador.

5. Coloque el Testimonio del paciente (de preferencia un poco de


cabello sujetado con cinta adhesiva) en el círculo llamado
“Testimonio del Paciente” en el mostrador de gráficos.

Análisis.
1. Tome la Tarjeta de Datos llamada “Síntomas del Desorden” y
introdúzcala en la ranura “A” (Factor), con la parte impresa hacia
el frente.

2. Ajuste la llave A en “ON”

3. Utilizando la escala 6 en el gráfico del analizador y el péndulo


centrado en "X"; con el péndulo medir el porcentaje de la
intensidad del estado del paciente (esta lectura puede reconocer
una tasa bastante alta, ya que con la llave "D" en posición "MAX”,
la medida se refiere al punto crítico del estado del paciente). Si lo
que desea saber es el promedio de lectura o intermedio, y poner
la llave "D" temporalmente en "MIN", mientras que una nueva
medición se haga.

4. Con el péndulo sobre el testimonio del paciente, determinar qué


escala de la gráfica contiene el siguiente elemento de la
información solicitada.

5. Centre el péndulo sobre "X" y, contra la parte inferior de la escala,


consulte cual sector contiene la información buscada por él
indicada.

6. Esta información puede ser tanto un factor como una posición. En


cualquier caso, seleccione la tarjeta que es adecuada e

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

introdúzcala en la abertura - la apertura de "A" para factor (y, en


este caso, la tarjeta de los síntomas debe ser retirada antes de la 109
abertura) en la abertura de "B" para la posición.

7. Lleve la llave correspondiente a la apertura en la que la tarjeta se


ha introducido en la posición "ON" y asegúrese de que todas las
otras claves, "A", "B" o "C", están en posición "OFF”.

8. Con el Péndulo en X marque la intensidad de este dado en la


escala 6 y anótela.

9. Repetir la secuencia de las operaciones. Es probable que un


"factor" sea seguido por una "posición" (por ejemplo, la "infección"
... "Sistema Respiratorio") - y, a continuación, la intensidad de
cualquiera de los componentes de la enfermedad y la propia
enfermedad puede medirse en contra de la escala 6,
introduciendo la tarjeta correspondiente a la "infección" en la
abertura "A" (factor) y la tarjeta de datos que correspondiente con
"Sistema Respiratorio" en la apertura de "B" (Posición) y
combinando las llaves de la siguiente manera:

Llave A en ON
Para medición de la Infección
Llave B en OFF
Llave A en OFF
Para medición del Sistema Respiratorio
Llave B en ON
Para medir la Infección en el Sistema Llave A en ON
Respiratorio Llave B en ON
10.Repetir esta serie de operaciones sucesivas hasta que el péndulo,
basado en el testimonio del paciente, indicando “Ningún factor
previo detectable”. "En este punto, la combinación de factor y la
posición (por ejemplo," la congestión en el cuerpo físico-éter) es la
principal disfunción, a la que se debe encontrar un remedio.

Selección del Remedio.


Introduciéndose las tarjetas correspondientes a las últimas mediciones
de Factor y Posición encontradas y conectando las llaves "A" y "B" en la
posición "ON"

1. Cambie el gráfico de análisis del mostrador e intercámbielo por el


gráfico de tratamiento. Coloque el testimonio del paciente en el
círculo denominado "Testimonio del Paciente”.

2. Con el péndulo centrado sobre el testimonio del paciente,


verifique, contra el fondo de la escala 6, el tipo de remedio por él
apuntado.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

3. A partir del tipo indicado, descubra el remedio exacto por


referencia a Materia Medica, catálogos de Fabricantes etc. (por 109
ejemplo, si el tipo de remedio apuntado sea "Homeopático", utilice
la escala 5 para encontrar la primera letra de su nombre y
entonces elija radiestésicamente a partir de la sección alfabética
apropiada de la lista de remedios. La potencia correcta puede ser
encontrada a través del péndulo, contra el fondo de la escala.

4. Para los que poseen un juego de tarjetas simuladores, se debe


proceder a la siguiente prueba, a fin de verificar la indicación
exacta del remedio y su potencia:

5. Introduzca la tarjeta correspondiente al remedio escogido en la


apertura "C" (“Corrección”) y ajuste el selector de potencia para
10MM.

6. Repita la medición de la intensidad de la disfunción primaria


contra el fondo de la escala 7, y cuando el péndulo esté en
"reposo", conecte la llave "C" en la posición "ON".

7. El remedio correcto (El "similimum" exacto) hará con que el


péndulo oscile para "0” a menos que se verifique alguna
deficiencia nutritiva incapaz de ser sanada sino por la
administración de substancia.

8. Suponiendo que el péndulo se detuvo en "0", el control de


potencia debe ser girado lentamente en el sentido anti-horario,
hasta que el péndulo comience a alejarse de "0". La potencia
correcta será, entonces, indica de la por este desfasaje a que fue
reducido el control de potencia.

Ejemplo:
Para ilustrar las instrucciones precedentes, se ofrece el siguiente
ejemplo de procedimiento:

1. La intensidad de los "Síntomas de Enfermedad" fue medida y


anotada.

2. Contra el fondo de la escala 2, se descubre que el factor


inmediatamente anterior es "Infección".

3. La intensidad de la infección es medida y anotada.

4. La próxima indicación, verificada contra el fondo de la escala 3, es


“Gastrointestinal” - la localización de la infección.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

5. La intensidad de la disfunción gastrointestinal es medida y


anotada. 109

6. La intensidad de la “Infección en el sistema gastrointestinal" es


medida y anotada.

7. La próxima indicación, verificada contra el fondo de la escala 5, es


"Cuerpo Mental”.

8. La intensidad de la disfunción del "Cuerpo Mental" es medida y


anotada.

9. La próxima indicación, verificada contra el fondo de la escala 2, es


"Congestión”.

10.La intensidad de la "Congestión" es medida y anotada.

11.La intensidad de la "Congestión en el Cuerpo Mental" es medida y


anotada.

12.La próxima indicación es "Ningún factor previo detectable".

13.El gráfico de análisis es sustituido por el gráfico de tratamiento.

14.Se verifica, contra el fondo de la escala 6, que el remedio


necesario es homeopático.

15.Se verifica, contra el fondo de la escala 5, que su nombre


comienza con la letra "L".

16.Con base en una lista de remedios, que su nombre es "Lachesis


Muta".

17.El gráfico de tratamiento es sustituido por el gráfico de análisis.

18.La tarjeta correspondiente la "Lachesis Muta" es insertado en la


apertura "C" ("Corrección") y el control de potencia es ajustado
para 10MM.

19.Con el péndulo estabilizado indicando la intensidad de la


"Congestión del Cuerpo Mental", la llave "C" es conectada en la
posición "ON".

20.El péndulo tiende para "0", indicando así tratarse del remedio
correcto.

21.El control de potencia es entonces girado lentamente en el sentido


anti horario, hasta que el péndulo comience a alejarse de "0"; a la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

vez, el puntero del control de potencia se detiene luego abajo de


"M". Esta es la potencia correcta. 109

Esto puede parecer complicado, pero el registro de este análisis


hipotético es simplemente este:

S’ntoma de la Enfermedad99
Nombre
Infecci— n 89

Datos 89
Sistema Gastrointestinal 48

Cuerpo Mental 77
87
Congesti— n 87

Ninguna Causa previa Detectable

TratamientoLachesis Muta M
(Las mediciones vienen subrayadas
para indicar que esos son los ÒPuntos Cr’ ticosÓ)

Como alternativa, cualquier operador que posea un juego más completo


de tarjetas podrá partir de un síntoma determinado, para el cual él posee una
tarjeta. Por ejemplo, "Dolor de Cabeza", "Sarampión", "Depresión" etc.

Obviamente, es fácil hacer un análisis (o cualquier selección necesaria)


de todos los datos señalados en el gráfico, bastando insertar las tarjetas y
midiendo uno por vez; además de eso, es útil para el practicante probar los
efectos del remedio encontrado por el "método del síntoma simple" con base
en otros datos y no en aquellos usados para obtenerlo, hasta que por fin no le
reste cualquier duda de que el sistema del síntoma simple funciona.

Este instrumento, está claro, es meramente un analizador, siendo que


los tratamientos apuntados por él deben ser suministrados a la manera

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

habitual del practicante. Escalas adicionales son suministradas junto con el


gráfico de tratamiento para ayudar a determinar los números y la periodicidad 109
de las dosis.

El método de análisis esbozado en este capítulo constituye sólo una de


las posibles abordajes, sin embargo él suministra un punto de partida para que
el practicante individual pueda desarrollar sus ideas. También los gráficos
pueden ser usados alternadamente con otros confeccionados por el propio
practicante. Malcolm Rae utiliza una interesante analogía para ilustrar las
relaciones entre las causas de la enfermedad y sus síntomas, que se presenta
bajo la forma de un estuario (o delta) de río:

LA TABLA PRESENTA LOS AJUSTES DEL ANALIZADOR PARA CADA UNO DE


LAS OPERACIONES PRECEDENTES

EJEMPLO.

Control de Potencia
LLAVES

Gráficos en Uso:

Escala Usada
Secuencia
En la
de las Tarjetas Lectura
Abertu
OFF
ON

Operacion para: Obtenida


ra:
es

Síntomas de B
1&2 A AD 0 Análisis 6 99
Disturbios C
B
3&4 Infección A AD 0 Análisis 6 89
C
Sistema
A
5 Gastrointesti B BD 0 Análisis 6 48
C
nal
Infección en
el Sistema AB
6&7 A&B C 0 Análisis 6 89
Gastrointesti D
nal
Cuerpo A
8&9 B BD 0 Análisis 6 77
Mental C
B
10 Congestión A AD 0 Análisis 6 87
C
Congestión
AB
11 a 13 del Cuerpo A&B C 0 Análisis 6 87
D
Mental
6
Congestión
AB Tratamient Homeopáti
14 a 16 del Cuerpo A&B C 0 &
D o ca L
Mental
5

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Congestión
del Cuerpo 10 109
17 Mental ABC ABC D M Análisis 6 87
(Lachesis M
Muta)
Congestión
del Cuerpo 10
ABC
18 & 19 Mental ABC - M Análisis 6 0
D
(Lachesis M
Muta)
Congestión
del Cuerpo
ABC Partiendo
20 Mental ABC - M Análisis 6
D de 0
(Lachesis
Muta)

Gráficos de Selección para Análisis y Tratamientos


utilizados por el Analizador Radiónico Magneto-
Geométrico.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109
ANALISIS © Malcom Rae

50
60 40
BUDICO
ATMICO
CORAZON 30
70 MENTAL PARASIMPATICO
GARGANTA
BAZO SIMPATICO
AUDITIVO

VISUAL
AJNA
S. NERV. CENTRAL
GENITAL
ENOCRINO MONADA 20
80 PLEXO SOLAR URINARIO
SISTEMA MUSCULAR
ASTRAL
TOXINAS GASTROINTESTINAL
AUTOINTOXICACION CABEZA
SISTEMA OSEO SUPERESTIMULACION RESPIRATORIO
DESCOORDINACION

SACRO
PIEL
INFLAMACION
TOXEMIA
ALERGIA
SANGRE
CARDIO-VASCULAR 10
90 INFECCION
OTROS
LINFATICO
CONGESTION ENVENENAMIENTO
VIRULENCIA
TEJIDOS
SHOCK
ENFERMEDAD
OTROS
DEFICIENCIA NUTRITIVA

CELULAS
DEFICIENCIA CATALIZADORA
BASE
0
OTRAS HIPERSENSIBILIDADES
FISICO-ETERICO
100 FLUIDOS
MIASMAS
ESTRESS
PSICOSOMATIZACION
CENTRO NINGUNO
DERECHA
SEDIMENTOS MUERTOS
5 4 OTROS
6 3
IZQUIERDA
2

TESTIMONIO NINGUN FACTOR


X 1 2 3 4 5 6

FACTOR
DEL PREVIO
LOCALIZACION
DETECTABLE
PACIENTE
INTENSIDAD %

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

TRATAMIENTO
50
60
RECKEWEG
GLIBERT (BYOTICO)
GILBERT (Etem-tropel) 40
SCH†SSLER
VITAMINAS
AJUSTE EN LA DIETA 30
70
RAPIDO
POCOWEDL
OLIGOFLEXO
HIME PESCHELLT 20
80 ACUPUNTURA
CIRUGIA
HOMEOPATIA MASOTERAPIA
ALOPATIA
J K L MNO P QR
"FLOR"

PATRON INDIVIDUAL
I
H 10 u 11 u12 u ST 10
FG UV
90
PATRON DE MEDIDAS E 8u
9 u 6C
12 C W
D 7u 20 C X EJERCICIO
C 6u 100 CM Y
COLOR
B5 u SUPERFICIAL 200 CM
M Z EDUCACION

LUZ
A 10 M
COMBINACIîN AGUARDAR
4u PROYECCIîN SEMANAS
DIAS 30 M OTROS 0
100
PIEDRA PRECIOSA
3u MESES
CM
2u HORAS 56 7 89 NINGUNO
% 4 10 MM
3 11
1u 2
DOSIS ORAL 12 10 MM
1
TESTIMONIO
DEL
PACIENTE
1 2 3 4 5 6 7

© Malcom Rae 1975

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

Las salidas para el mar (1 - 12) pueden ser consideradas como síntomas,
cada uno de los cuales pueden ser vistos como manifestaciones de los
esfuerzos del organismo para compensar un desorden que se verifica río
arriba.

El tratamiento de un síntoma general, sólo conduce al empeoramiento


de otros síntomas o la aparición de nuevos síntomas. Por lo tanto, si el síntoma
de número 3 en el dibujo de arriba no está en condiciones de desempeñar su
papel en el mecanismo general de compensación del cuerpo, es muy probable

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

que esto se traduce en el empeoramiento de los síntomas 1 y 2, o la aparición


de un nuevo síntoma (2A ). 109

El procedimiento fundado sobre la técnica Magneto-geométrica consiste


en tomar cualquier síntoma, no importa cual, y rastrear su configuración causal
subyacente. Por ejemplo, el síntoma más inmediato del número 2 es "W", la
más inmediata de la "W" es "X", el más inmediato de la "X" es "Y" y así
sucesivamente hasta la "Z "la causa subyacente de todo el marco de la
anomalía es así identificado. "Z" es el punto de partida para el tratamiento y la
medicación, que es el regulador para su exacto caso es el perfecto
"similimum", que ejercen un efecto terapéutico en todos los demás síntomas.
Cabe señalar que cualquier síntoma puede ser tomado como una vía de
entrada para un caso, ya que independientemente de su punto de partida, este
tipo de análisis siempre ha de remontarnos al punto "Z", la causa primera
detectable, antes de que todos los demás al final del análisis. Así, pues, se
trata a nuestra consideración de algunas leyes de la naturaleza, en particular la
digitación de la materia y la radiación, lo que sugiere la importancia de la
instrumentación, no sólo como un punto de referencia para las actividades
mentales, sino porque tales aspectos de la Mente Universal háyanse en
realidad, claramente relacionados con el proceso y la naturaleza del
diagnóstico y el tratamiento radiónicos Creemos que existe un fuerte
argumento para la utilización de los instrumentos, y no son sólo como meros
adornos para impresionar a los no iniciados.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 7

LA CONEXIÓN HOMEOPÁTICA.
Con una resistencia que mal se le iguala, una vez más, la fuerza
vital avanza contra la enfermedad hostil y, sin embargo, ningún
enemigo puede ser derrotado excepto por una fuerza superior. Sólo la
medicina homeopática puede proporcionar el principio vital de esta
fuerza superior.

Samuel Hahnemann - Organon of Medicine.

Desde que Ruth Drown ideó un método para la fabricación de


medicamentos homeopáticos, sometiendo tabletas de "sac lac" a distintos
grados de vibración en su instrumento radiónico conocido como Homo-Vibra-
Ray, los pioneros y los profesionales de esta disciplina comenzó a explorar las
posibilidades abiertas por la nueva invención. La idea de que es posible activar
remedios por determinados procedimientos radiónicos atrae y seduce a la
imaginación, debido a las múltiples posibilidades inherentes a la misma,
incluida la que el practicante puede tener, en un abrir y cerrar de ojos,
cualquier remedio que se necesite, así como prepararlo según la cantidad
deseada. Este método de preparación también presenta muchas otras ventajas
evidentes, como veremos más adelante en este capítulo.

Después de haber sido responsable de una contribución considerable a


la radiónica en términos de exploración y experimentación, es natural que
Malcolm Rae volviera su atención el ámbito de la simulación de los remedios.
Su estrecha colaboración con los médicos homeopáticos, sin duda, infundió un
nuevo empuje a la investigación en esta área, y su cooperación en nuestros
primeros experimentos sin duda ayudó a avanzar y confirmar muchos de sus
descubrimientos. Una cosa es cierta, hasta ahora no se creó un método mejor
para la fabricación de drogas, o explorar más a fondo el potencial y las
posibilidades de este campo de radiónica. En términos cronológicos, las cartas
de proporciones y el simulador de Potencia Magneto-Geométrico aparecen
antes que el Analizador descrito en el capítulo anterior. Durante el periodo de
algunas semanas, yo asistí al surgimiento de este último a partir de un grupo
de tres simuladores, inaugurando un método más simplificado de diagnóstico y
tratamiento radiónicos. Se puede decir que el simulador surgió no tanto en
función de las necesidades de la radiónica, sino para proporcionar a los
homeópatas un método alternativo para la preparación de remedios. En cierto

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

sentido, el simulador no es un instrumento radiónico, pues su operación o su


funcionamiento prescinden del sentido radiestésico; todo lo que es necesario 109
es que el practicante determine el remedio y la potencia deseados y utilice la
tarjeta de proporciones y efectúe los ajustes requeridos. Muchos médicos que
descartan el uso de radiónica emplean, sin embargo, el Simulador del Potencia
Magneto-Geométrico en su trabajo, al igual que los quiroprácticos, naturópatas
y osteópata. En efecto, aparte de los profesionales de radiónica, los médicos
están utilizando el simulador más que cualquier otra categoría de profesionales
relacionados con la salud, y este hecho es significativo en sí de que tanto en la
teoría como en la práctica para la simulación magneto-geométrica es un
método de fabricación de remedios, un método que realmente proporciona los
resultados esperados. El hecho de que la demanda de tarjetas de remedios es
del orden de varios miles por mes sirve para confirmar la eficacia de este
método, porque seguramente los médicos no aumentar su stock de las tarjetas
si no les proporcionan resultados positivos.

De modo muy natural, los profesionales que utilizan el simulador se


terminan casi siempre interesando por el Analizador y comienzan a emplearlo
conjuntamente con el primero en sus actividades. Así pues, aquellos que
podrían haber tenido aversión por la radiónica en primera instancia, descubren,
entonces, que es una progresión natural utilizar el analizador para determinar
con precisión los mejores remedios y corregir las potencias de acuerdo a cada
caso - y como los dos instrumentos utilizan la misma partida de cartas, son
complementarios. Una vez que los practicantes hayan entendido y asimilado
las posibilidades del simulador, su curiosidad es por lo general casi siempre
volver al origen y la evolución de las tarjetas, hasta que, finalmente, empiezan
a preguntarse cómo funciona el instrumento. En el siguiente artículo, titulado
"La homeopatía hasta la fecha", Malcolm Rae intenta responder a estas
preguntas.

“Cuando el Dr. Hahnemann formuló por primera vez el concepto de la


homeopatía, el estaba legando al mundo un sistema extremadamente eficiente
de terapia, que sorprendentemente sobrevive al paso del tiempo - porque el
tiempo se mostró muy inclemente con él.

Desde que el sistema fue desarrollado por primera vez, el número de


situaciones de presión y de tensión a que están sometidos los seres humanos
se ha multiplicado muchas veces. El método, sin embargo, es válido, a pesar
de la extraordinaria complicación añadida a la misma -, pero cada nueva
amenaza para la salud humana requiere su contrapartida - y el practicante
requiere una mayor habilidad en la selección de los remedios y una variedad
mucho más amplia de remedios para ser seleccionados.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Un sentido radiestésico eficiente, con el apoyo de un instrumento


adecuado, puede ser de gran ayuda en la selección del remedio, pero este no 109
es el tema de este artículo, que trata de los propios remedios.

Para que el practicante pudiera satisfacer inmediatamente las


necesidades que surgen, sería preciso un enorme stock de remedios, cada cual
con variadas potencias. Eso exigiría un amplio espacio para almacenarlos y, a
los precios actuales, una considerable inversión de capital.

No tengo la pretensión de que fueron tales consideraciones que me


llevaron a buscar un método de preparación de remedios homeopáticos
diferente a la de costumbre una serie de maceraciones y diluciones alternadas:
habiendo, sin embargo, encontrado casualmente un método alternativo,
inmediatamente reconocí su potencial.

Este método alternativo, que llamé de preparación magneto-geométrica


de potencia, surgió de la siguiente manera:

Los radiestesistas acostumbran usar una regla de 100 cm para medir la


“potencia de energía” de una muestra de medicamento. Habiendo depositado
la muestra sobre el marco cero de la regla, ellos desplazan el péndulo al largo
de ella, de la izquierda para la derecha, atentos al punto en que el péndulo
pasa a oscilar exactamente en ángulos rectos con relación a la regla. Este
punto indica una potencia de energía relativa.

Me ocurrió que el punto de equilibrio así detectado era, en la verdad, la


'frontera' entre el campo de energía local del remedio y un componente del
campo magnético de la tierra, opinión esta que en cierta medida era
corroborada por la observación de que las mediciones efectuadas con la regla
diversamente orientada en relación al campo terrestre revelaban diferentes
puntos de equilibrio.

Esto condujo a una serie de mediciones realizadas con varios remedios


diferentes, en las cuales el frasco del remedio era usado como punto céntrico y
el punto de equilibrio era determinado con la regla apuntada sucesivamente
para cada punto cardinal e intermedio de la brújula. Los resultados de estas
mediciones fueron entonces representados gráficamente en un diagrama y los
puntos adyacentes conectados por rectas de modo a formar una figura
geométrica correspondiente cada remedio. Se descubrió que cada punto era
pertinente a un único remedio.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Si la interacción del campo de energía del remedio con el campo


terrestre resultaba en una figura relacionada con el remedio, entonces no sería 109
improbable que la interacción del campo terrestre y de la figura pudiera ser
usada para crear una
réplica del remedio, y
las experiencias
demostraron ser este
el caso.

Una
característica
interesante que
entonces se descubrió
fue que el
alineamiento de la
figura con el sentido
de orientación usado
para diseñarla hacía
que la réplica
alcanzara una
potencia bastante
elevada (teóricamente
infinita), mientras que
cuánto mayor fuera la discrepancia en relación a tal sentido, más pequeño
sería la potencia replicada.

A partir de ahí, fue desarrollada una escala para ajustar la figura a la


potencia requerida. En 1966, un correcto número de figuras relativas a los
remedios fue producido, cada una de ellas diseñada sobre un disco circular
orientado en el sentido Norte-Sur, y se construyeron algunos instrumentos
experimentales. Los
discos correctivos
eran semejantes a
aquel descrito en la
Figura 1, y el
'instrumento'
aproximadamente
igual al que muestra
la Figura 2.

Pruebas
realizadas con un
correcto número de
remedios preparados
de ese modo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

indicaron que ellos equivalían radiestésicamente a los remedios preparados de


modo convencional: y sus efectos parecieron ser igualmente similares: 109

En verdad, los resultados eran suficientemente animadores para


estimular la consideración de un instrumento menos grosero. Entre otros
inconvenientes obvios del modelo inicial, parecía imperativo que los siguientes
fueran eliminados:

a) Tarjetas correctivas circulares serían de producción dispendiosa e


incómodas para guardar, además de restringir el diámetro del
frasco usado, que tendría que ser igual al del agujero en la tarjeta.

b) El uso del campo magnético de la tierra como amplificador


significaba que el instrumento debería estar correctamente
orientado, pues de lo contrario sería suministrada una potencia
diferente de aquella indicada en la escala.

A fin de superar lo primero, fueron realizadas experiencias para


descubrir si la energetización de la figura activada podría ser conducida al
largo de un hilo del centro del dibujo para la base de un recipiente cilíndrico en
el cual un frasco podría ser colocado. Estas experiencias confirmaron que eso
podía ser hecho, con el resultado de que la figura podría pasar a ser posicionar
verticalmente y, así, resguardarla de los efectos considerables del campo de la
tierra.

Experiencias posteriores mostraron que el campo de la tierra podría ser


sustituido por el campo de un pequeño imán permanente; y, así, se hizo
posible acondicionar el instrumento en una caja apropiada. Durante las
investigaciones, se descubrió que una tarjeta portando un círculo y
magnéticamente energizado podría causar la sustitución de la figura de un
medio potencializado que hubiera sido colocado en el interior del círculo; y
también que podría suprimir la potencia de energía de un medicamento
homeopático preparado de manera convencional.

A través de maceración, la potencia podría ser restituida al remedio


preparado de manera convencional, sin la adición de otras substancias; ya en
el caso de un remedio preparado de manera magneto-geométrica, no subsistía
el más pequeño vestigio de esa potencia. Se decidió, así pues, incorporar un
'neutralizador', bajo la forma de un círculo magnéticamente activado, que
podría ser conectado a la base del recipiente del frasco cilíndrico. Activado por
un imán permanente, la figura verticalmente posicionada posibilitaba la
producción de energía de 'infinita potencia', la cual, debido a las pérdidas del
circuito, se reducía ligeramente a poco más de 10MM. A causa de eso,
cantidades variabais de energía tenían que ser drenadas, a fin de posibilitar la
potencia requerida en la base del recipiente del instrumento.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Se descubrió que este control de potencia podía ser obtenido por medio
del uso de un divisor de potencial, sirviendo para eso un potenciómetro común 109
de radio. Este podía ser instalado conjuntamente con una escala en la cual
estuvieran señaladas las potencias comúnmente usadas - o, es claro, ser
ajustado en cualquier punto entre estas cifras; y en la medida en que el grado
de precisión en el ajuste de potencias es un factor importante, esta facilidad de
seleccionar potencias intermediarias por interpolación encuentra su
justificación.

Las graduaciones de la escala de potencia fueron establecidas para


corresponder a determinadas potencias medias de remedios nuevos e intactos
suministrados por varios farmacéuticos homeópatas.

El número de divisiones de la escala suministra una indicación de la


potencia relativa del campo de energía de las varias potencias, mientras que
los números por medio de los cuales estas acostumbran ser expresadas
indican meramente el número de etapas de diluición y sucussão (maceración?)
implicadas en su preparación.

Así, un campo de energía de 200C no es más que el doble,


aproximadamente, de uno de 30C, y un campo de energía de 1M es
aproximadamente el doble de uno de 100C.

El simulador de potencia Mark I, acondicionado en un estuche de


madera, fue construido para incorporar las contribuciones de los
investigadores precedentes, siendo que un correcto número de aparatos fue
fabricado y probado por un periodo de dos años, hasta que el modelo fue
superado por el primer 'modelo de línea' - Mark II -, que era bastante
semejante, a no ser por el estuche, enteramente hecho de plexiglás.

Se debe aclarar que el término 'simulador de potencia', en vez de


'potencializador' o 'generador de potencia', fue adoptado porque, si por un lado
los instrumentos servían para la preparación de remedios que, a primera vista
ejercían exactamente el mismo efecto sobre el paciente que sus contrapartidas
convencionales, por otro no se sabía aún se había de hecho otras diferencias
además del método de preparación.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109
El interés
por este modelo,
principalmente
en el extranjero,
llevó al dibujo de
una versión
compacta - el
Mark III -, que
presenta la
ventaja de un
recipiente mayor
y destacable, de
diámetro
equivalente al de
un frasco de
tamaño-patrón
de 88cc de
capacidad,
posibilitando así la preparación del remedio en el propio recipiente en que será
acondicionado, además de la ausencia de cualquier operación complicada,
pues el instrumento es concebido de tal forma que basta que haya una tarjeta
de remedio en la apertura para que él 'potencialice' e, inversamente,
'neutralice' cuando no haya ninguna tarjeta.

Así como los instrumentos eran perfeccionados, lo mismo se daba con


las figuras de las tarjetas correspondientes cada remedio. El formato circular
original fue sustituido por tarjetas rectangulares, a ser introducidos en la
apertura situada en lo alto del instrumento, posibilitando una lectura mejor
hecha de la figura de cada remedio. La transición de las primeras a las últimas
formas se dio cuando fue descubierto que las figuras podían ser diseñadas
según las orientaciones arbitrarias de la regla, tal como ya describimos
anteriormente, o entonces determinando un punto fijo sobre la regla, girándola
lentamente de grado en grado y señalando los sentidos en que la oscilación del
péndulo registra ángulos rectos en relación a la regla sobre el punto escogido.
Este último método probó ser el más adecuado.

Además de eso, se descubrió que las líneas que conectaban los puntos
en las figuras originales no eran necesarias, pues los propios puntos
constituían los factores operantes. Los datos para las tarjetas son obtenidas
radiestésicamente, usándose siempre la fórmula: Las series ascendentes de
ángulos, cada cual expresando lo más posible un grado entero del arco, entre
el rayo vertical representando no los grados del centro del diagrama del
simulador de potencia, pero únicamente el ............. (Nombre del remedio), de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

tal forma que una potencia perfecta del remedio pueda ser preparada en el
simulador de potencia para el cual la tarjeta fue diseñada. 109

Lo que esta fórmula, expresa como un símbolo, el cerebro responderá de


la misma forma como responde a los otros símbolos que lo instruyen como
pensar sobre un determinado contenido, sea, por ejemplo, el signo $, que
informa a su lector como considerar el numeral que lo sigue. Cuando el lector
lee ‘$ 5.000', difícilmente él se dará cuenta del signo $, el cual sin embargo
determina el contexto a partir del cual él considera el '5'.

Símbolos informativos de ese tipo pueden ser descritos como


'operadores', siendo que la fórmula para encontrar los datos para las tarjetas
simuladores fue cristalizada en un operador, para asegurar que, durante la
transferencia de los datos para las tarjetas, los pensamientos del rabdomante
sean influenciados solamente por la definición precisa de los datos que él
requiere.

Habiendo sido obtenidos los datos, una tarjeta-modelo es diseñada,


usándose para eso las marcaciones de grados de un círculo mucho mayor del
de aquellos impresos en las tarjetas de producción, a fin de posibilitar una
precisión mayor. Las tarjetas de producción son entonces reproducidas
fotográficamente a partir de la tarjeta-modelo.

Cada tarjeta puede exigir hasta 6 rayos parciales, siendo interesante


notar que las combinaciones de 6 rayos, a una precisión de 1 grado del arco,
suman 467. 916. 713. 911.
200 - no posibilita, por lo
tanto, ningún margen de
error en la representación
del espacio.

Modelos más
elaborados del simulador
fueron desarrollados, sin
embargo, a excepción de
uno, que será abordado
más adelante, todos
emplean el mismo principio.
Las informaciones que
llevaron a la elaboración de
esos instrumentos no
dependen de la aplicación
de ninguna teoría que fuera del conocimiento previo del autor - y a fin de que
el proceso a través del cual los remedios son preparados parezca un poco
menos 'improbable', ofrecemos la siguiente analogía de cómo él sería:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

El proceso depende fundamentalmente de la capacidad del agua de


aceptar y propagar cualquier figura magnéticamente activada que le sea 109
adecuadamente aplicada. Esta particularidad permite al agua ser
'potencializada' - o cargada - con la figura geométrica correspondiente a
cualquier remedio y hacerse así el equivalente de una 'potencia' de este
remedio.

Una observación interesante es a de que cualquier substancia puede ser


activada con su propia potencia de energía, pero únicamente el agua puede
ser activada por la potencia de energía de cualquier otra substancia.

La mejor analogía posible


es esta:

1. Imagine una
vista plana de
dos tanques
concéntricos
y cilíndricos,
ambos casi
llenos de
agua.
Suponga que
el tanque
externo
presenta una
entrada para
el tubo de
una bomba que periódicamente aumenta y disminuye la presión
en su interior. En esas condiciones, el líquido del tanque externo
será agitado por ondas de presión que, sin embargo, no llegarán a
afectar el líquido del tanque interno debido a su construcción
cilíndrica.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

2. Imagine ahora un
pequeño tubo con 109
una de sus
extremidades
apuntada para el
centro del tanque
interno a partir de
un agujero hecho en
su cavidad. En la
extremidad interna
del tubo, surgirán
ondulaciones.

3. Añádase a este un
segundo tubo, a
partir de un otro
agujero en la
cavidad del tanque interno; las ondulaciones formadas en su
extremidad se mezclan con las del primero tubo, formando una
figura de interferencia.

En la analogía precedente,
la pulsación del agua en el tanque
externo representa las
pulsaciones atribuidas al imán,
mientras que el tanque interno y
el tubo representan la tarjeta
simuladora, cuyas líneas impresas
sirven para conducir las
pulsaciones magnéticas.

La figura de interferencia no
es afectada por el tamaño, sino
únicamente por la proporción: y
puede ser reducida a una
conexión a partir de un punto de
su centro o próximo a él y ser
transferida para un disco, para ahí
expandirse por toda el área del círculo. Un frasco de agua, colocado sobre el
disco, será activado por la figura de la tarjeta - con tal de que el frasco que
contiene el agua posea formato cilíndrico. La figura en el interior del círculo
depende de los siguientes factores:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

1. La naturaleza de las vibraciones que le son aplicadas.


109
2. El número de rayos o radios parciales.

3. La longitud relativa de los rayos parciales.

4. La distancia angular, independientemente de los rayos parciales.

Sin embargo, en la medida en que las vibraciones magnéticas


empleadas constituyen una faceta del Universo, ellas pueden ser consideradas
como constantes, y cuando todos los rayos o radios parciales son reducidos a
la misma longitud, la figura pasa a depender solamente del número de rayos o
radios parciales y de la distancia angular entre ellos.

Excluyéndose las cirugías, la masoterapia y los métodos que implican


intervención directa sobre el cuerpo físico del paciente, parece no haber más
que dos maneras básicas por las cuales un terapeuta puede actuar sobre él. Él
puede pasar al paciente instrucciones codificadas destinadas a indicarle que
hacer para sanar sus disturbios (y ahí se incluyen todos los medicamentos
ministrados por vía oral, a la excepción natural de los alimentos), y en este
caso, entonces, prescribirle las substancias materiales que su organismo
necesita para ejecutar las dichas instrucciones. Todos los medicamentos
homeopáticos, no importa la manera como son preparados, con potencia poco
superior a 12C, y todos los medicamentos preparados magneto-
geométricamente, de cualquier potencia, no son más del que conductores de
mensajes codificadas. Ellos no cargan el material, pero sólo el patrón de
información de la substancia que representada.

Se debe acentuar que similares perfectos de los medicamentos


homeopáticos convencionales de potencia inferior a 12C, o de sales minerales,
no pueden ser obtenidos a través de la magneto-geometría pues, si esta es
capaz de reproducir el pensamiento que define el material, no puede, sin
embargo, crear el material.

En la práctica, parece ser sólo el 'mensaje' lo que importa en la mayor


parte de las administraciones de preparados de potencias bajas - no se debe,
sin embargo, subestimar las limitaciones.

Afuera tales limitaciones, el método magneto-geométrico de preparación


presenta incontables ventajas y ninguna desventaja que sea de mi
conocimiento. Entre las ventajas, se cuentan las siguientes:

1. Los medicamentos preparados por el método magneto-


geométrico son así pues tan precisos cuanto el patrón a partir del
cual las tarjetas son diseñadas. Su efecto no varía en virtud de
alteraciones en la tintura matriz, ni son afectados por la
substancia de los recipientes en los cuales fueron potencializados.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

2. Sea cuál sea la potencia exigida, un único proceso es necesario, y


este no dura más que seis minutos. Eso excluye cualquier 109
posibilidad de errores que podrían ocurrir en medio a la larga
secuencia de procesos, permitiendo la preparación de
medicamentos de alta potencia en pocos minutos.

3. Medicamentos como el Oxigeno M, cuya preparación sería difícil,


si no aún imposible, a través del método de maceración-dilución,
ya no constituyen problema. Así, la cantidad de remedios al
alcance del homeópata aumentó considerablemente debido al
desarrollo del método magneto-geométrico.

4. La posibilidad de preparar un remedio en pocos minutos elimina la


necesidad de mantener un gran stock, permitiendo al practicante
contar con cualquier remedio o potencia de que él no disponga de
antemano, sin tener que encomendarlo y aguardar su entrega.
Además de eso, los instrumentos son lo bastante pequeños para
que el médico pueda llevarlos consigo, juntamente con un juego
de tarjetas apropiadas, en sus visitas.

5. El costo de cada tarjeta, a partir del cual cualquier cantidad de


remedio, de cualquier potencia, puede ser preparada, es casi
igual al costo de los más pequeños vidrios de remedio
convencionales.

6. El número de remedios homeopáticos para los cuales hay


disponibilidad de tarjetas traspasa los 2.000 y continúa a
aumentando en razón de los pedidos de remedios aún no
clasificados.

Al considerar esas ventajas, somos llevados a volver nuestra atención


para dos insuficiencias serias en las descripciones aplicadas al método de
preparación homeopático. Son ellas:

i) Tal como anteriormente se observó, el número usado para describir


la potencia de una preparación no describe la propia preparación,
pero solamente el número de etapas de sucussão(maceración???) y
el grado de dilución de cada etapa. No admira, pues, que algunos
homeópatas, con experiencia radiestésica, hayan observado a
menudo diferencias entre remedios de diferentes fabricantes que
ostentan la misma descripción - pues la potencia real depende de
muchos factores, entre los cuales:

(a) El número de etapas de sucussão(maceración) y dilución;

(b) El número de sucussões por etapa;

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

(c) El grado de dilución por etapa, normalmente convenido en uno


para diez o uno para cien; 109

(d) La violencia del impacto de cada sucussão;

(e) El sentido del movimiento anterior al impacto;

(f) La extensión del movimiento anterior al impacto

Existen probablemente otros factores, pero estos son suficientes para


dejar claro que, si la estandarización de todos los productos no es adoptada
por los fabricantes, es inevitable que se verifiquen diferencias entre ellos.

ii) La segunda insuficiencia a la que me gustaría referir es con respeto a


un factor subestimado, que se podría definir como la 'calidad del
remedio', siendo que la analogía más adecuada para ilustrarlo es
producida por la electricidad. Dos especificaciones comúnmente
aplicadas a un remedio homeopático son las siguientes:

(a) La substancia a partir de la cual él es preparado y que se


podría llamar su 'característica'

(b) Su potencia, que se podría considerar como su 'voltaje'. La


'característica' de una batería de automóvil podría ser descrita
como 'fuerza electromotriz corriente', y su voltaje presentaría
probablemente una lectura nominal de doce (volts) cuando a
batería no estuviera conectada a un circuito que de ella se
alimenta. Sin embargo, el tiempo durante el cual la batería
presenta una lectura continua de 12 volts, cuando un aparato
se alimenta de su corriente, es denominado su 'capacidad', la
cual se expresa en amperes-horas. El número de amperes-
horas dependerá del tamaño de la batería y de su carga.
Juntos, estos dos factores podrían ser denominados su
'calidad'. El remedio que el paciente ingiere es semejante a
una pequeña batería que satisface su demanda. Si el remedio
es de baja calidad, inmediatamente será eliminado por el
organismo y no causará cualquier efecto. Si es de alta calidad,
sin embargo, podrá corresponder mejor a la necesidad del
paciente.

La calidad de un remedio preparado a través del método de sucussão-


dilución depende de los factores por mí enumerados, o, por lo menos, de
algunos de ellos. La observación de las instrucciones del Dr. Hahnemann es
esencial para conseguirse un remedio de alta calidad. La calidad de un
remedio puede ser medida radiestésicamente, a través de una regla de 100
cm dotada de un disco en su marco cero. El remedio es colocado sobre el disco

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

y la magnitud del campo de energía a lo largo de la regla es medida a través


de un péndulo. Un imán es colocado prójimo a la borda del disco en el mismo 109
instante en que un cronómetro es disparado; el imán comenzará a neutralizar
el remedio y a reducir su campo. Las mediciones al largo de la regla son
continuamente verificadas, hasta que se registre exactamente la mitad del
valor de la medida original, y en este instante el cronómetro es trabado. El
tiempo transcurrido para que se verificara la reducción de la medida
representa la vida media del remedio en estas mismas condiciones, y cuanto
mayor sea, mejor será la calidad del remedio.

Si se desea establecer por comparación una serie de medidas-patrón, es


naturalmente necesario que la regla sea correctamente orientada y no esté en
la proximidad de metales ferrosos; es necesario usar un disco de tamaño y
material-patrón, así como un imán-patrón posicionado siempre en el mismo
lugar; sin embargo, los homeópatas con sensibilidad radiestésica son capaces
de efectuar comparaciones relativas de remedios de su propia fabricación a
través del método simple por mí delineado.

Remedios preparados a través de la aplicación eficiente de la magneto-


geometría presentarán una 'capacidad' de las más elevadas, y, entre otras
características positivas, es bien probable que su ‘conservación’ sea
proporcionalmente larga, si surge la necesidad de almacenarlos"

En este punto, el artículo pasa a tratar rápidamente otro instrumento, el


Preparador de Potencia, que me gustaría de explicar detalladamente más
adelante en este capítulo; y concluye con las siguientes palabras:

Como conclusión, debo subrayar que, al respecto de cualesquier


inconsistencias que se puedan verificar en la comprensión teórica del método
magneto-geométrico de preparación de remedios, el sistema fue comprobado
con éxito por muchos homeópatas. Hay más de 1000 instrumentos en uso
corriente en más de 23 países y una busca cada vez mayor de tarjetas
adicionales al repertorio de los 2000 ya existentes.

Así como la instrumentación y los índices radiónicos, las tarjetas de


proporciones y el Simulador están directamente relacionados a los varios
principios actuantes en el Campo Universal de la mente y a las energías ahí
presentes. Toda doctrina esotérica se refiere a la fuerza vital o fluido
magnético que se irradia del Sol y constituye la esencia vital de cada uno de
los siete planos. Blavatsky a denominaba fohat, prana, electricidad o fluido
magnético; Karl Von Reichenbach se refería a ella como fuerza odílica; John
Keely como éter molecular o fuerza dinasférica y, más recientemente, el Dr.
Wilhelm Reich redescubrió la fuerza vital y la rebautizo como energía orgónica.
En la verdad, son diferentes nombres que se asociaron a la fuerza universal
que los antiguos videntes ya conocían hace miles de años como la energía de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

la materia. En la radiónica, creo que llegamos a tocar los límites a partir de los
cuales se delinean la relación entre prana y mente; aquellos que, a ejemplo de 109
Keely, Von Reichenbach y Reich, se adentraron demasiado en este peligroso
territorio, se encontraron con una increíble oposición, con ridicularizaciones y
persecuciones. Muchos encaran este fenómeno como una reacción del Sistema
contra aquellos que se dedican a investigar las fuerzas vitales. Si esto no deja
de ser verdad, yo personalmente soy de opinión de que cuando alguien como
Keely consigue dominar una fuerza ilimitada a partir del aire enrarecido y hacer
funcionar un motor a una velocidad tal que por poco él no se desprende de su
base, o hacer con que un zeppelín de ocho libras flote en el espacio, entonces
es porque, a ejemplo de Wilhelm Reich, que también descubrió una "fuerza
motriz" en el orgone, él encontró algo que en mano erradas podría colocar el
mundo en apuros. Reich tenía tanta conciencia de eso que jamás llegó a
confiar su descubrimiento al papel, y el secreto murió con él en la prisión.
Blavatsky afirmó, a propósito de Keely, que él fue impedido de hacer
cualesquier progresos en sus investigaciones por la Jerarquía Espiritual de
nuestro planeta; el mundo y la humanidad aún no son capaces de lidiar con
fuerzas tan espantosas, y aquellos que consiguen ultrapasar ciertos límites en
sus investigaciones toparon con resistencias en todas las direcciones. La razón
de eso es dada por Alice Bailey en La Treatise on Cosmic Fire, y creo que
merecería la pena transcribir sus palabras aquí, pues ellas comprueban una
vez más el concepto del puente que cada individuo debe construir para
conectar los aspectos inferiores y superiores de la mente. Bailey escribe:

La revelación de la estrecha conexión entre la mente y fohat o energía,


o entre la facultad del pensamiento y los fenómenos eléctricos - el efecto del
principio de fohat sobre la materia - implica grandes riesgos, y el nexo que
falta (si así se podría llamarlo) en la cadena del raciocinio que parte del
fenómeno al impulso que el deflagra sólo puede ser superado con seguridad
cuando el puente entre la mente inferior y la superior sea correctamente
construida. Cuando la mente inferior se halle bajo el control de lo superior, o
cuando el cuaternario tenga se encuentre con la tríada, entonces el hombre
podrá confiar en los demás cuatro principios fundamentales.

Si aún resta alguna duda de que la radiónica es una técnica de cura


fundamentalmente afecta a la manipulación de las fuerzas vitales por medios
mentales, basta considerar lo que sucedió al Dr. Albert Abrams,
incesantemente perseguido y difamado en virtud de sus descubrimientos que
condujeron a la radiónica, tal como a conocemos actualmente. O que se piense
en el destino de Ruth Drown, encarcelada en la séptima década de su vida en
razón de sus actividades conectadas a la radiónica. Y aún en Inglaterra, donde
la opinión pública es más tolerante, George De La Warr no dejó de ser indiciado
en un proceso judicial que le costó bienes y energías, de tal modo que él se vio
casi obligado a renunciar a la notable obra realizada en ese terreno. Por su
propia naturaleza, las fuerzas vitales conjuran resistencias contra los que se

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

dedican la investigarlas. El camino a ser abierto no está exento de peligros, y


los secretos arrancados a este aspecto de la Naturaleza solamente son 109
obtenidos a cuesta de grandes sacrificios de la personalidad o yo inferior,
Siempre argumenté que la radiónica es más que una mera técnica de cura,
porque además de divisar los fenómenos, podremos discernirla claramente
como un campo de la experiencia humana capaz de proporcionar los medios
para la construcción de la antahkarana grupal o individual. La radiónica es un
puente entre los reinos físicos y suprasensibles, entre las medicinas ortodoxa y
espiritual, y sus practicantes y pioneros, así pues, son los constructores de ese
puente, tengan ellos conciencia de eso o no. Este hecho acarrea las más
profundas implicaciones para aquellos que se hallan preparados para examinar
más a fondo esa concepción.

Bien, retornemos a nuestras consideraciones acerca de la fuerza vital y


de la simulación de potencia. El Simulador consiste en una caja de plexiglás
conteniendo, entre otras cosas, un imán circular y una especie de acumulador
para la fuerza vital. Gran parte de las investigaciones de Von Reichenbach
sobre la fuerza ódica, tal como él la denominaba, giraba en torno a los
experimentos realizados por sensitivos, muchos de ellos médicos, que podían
vislumbrar el campo áurico de varios objetos, inclusive imanes. Esas personas
trabajaban junto con Von Reichenbach suministrándole descripciones de la
fuerza y del modo como ella se comportaba bajo variadas condiciones. Todas
ellas describen invariablemente el campo de fuerza de un imán como siendo
envuelto por una aura azul a partir del polo norte y otra amarrilla a partir del
polo sur, entre las cuales se esparcían ondas de colores verde, violeta y índigo,
pulsando y esparciéndose cómo llamas al largo de la superficie del metal.
Reich descubrió, también, que la fuerza odílica podía ser fácilmente conducida
al largo de hilos. Los sensitivos de Reichenbach conseguían divisar la actividad
de la fuerza vital hasta una distancia de setenta pies al largo de los mismos
hilos de cobre que conducían el calor solamente por algunas pulgadas,
haciéndolo incandecer en la oscuridad. Malcolm Rae descubrió, con efecto, que
el mismo fenómeno se verificaba durante los experimentos que llevaron a la
construcción del Simulador de Potencia Mark I. Los sensitivos podían sentir el
efecto de la fuerza odílica hasta una distancia de cuatrocientos pies del imán;
por lo tanto, en términos de fuerza vital, el imán concluye una inmensa fuerza
de irradiación.

Reichenbach descubrió también que el odilo pasaba a participar de la


masa de cualquier cuerpo sobre el cual fuera irradiado, sin embargo se
desplazaba lentamente al largo de un hilo, llevando cerca de 20 a 40 segundos
para recorrer una distancia de 50 a 60 yardas. En el Simulador, este efecto es
constante y los hilos están siempre cargados plenamente. En su libro sobre la
fuerza odílica, él nota también que esta puede ser excitada a la distancia por
medio de un impulso eléctrico; una centella de 2 pulgadas, por ejemplo, puede

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

excitar una corriente de odilo a una distancia de seis pies y medio a lo largo de
un hilo. 109

Fueron realizados experimentos que mostraron que todos los sólidos y


líquidos podían ser cargados con odilo, pero lo añadido que esta carga deja, es
recién perceptible al sensitivo después de una hora. El trabajo realizado con la
simulación de potencia y los resultados obtenidos por los tratamientos
realizados con remedios preparados de ese modo demuestran claramente que
el líquido o "sac lac" retiene la figura a la cual él es expuesto, de modo que, en
este caso, la combinación de fuerza odílica, fuerza magnética y figura tal vez
produzcan un efecto más duradero del que sería obtenido a través de la
exposición a una única fuerza.

Los sensitivos de Reichenbach eran capaces de identificar, sin cualquier


sombra de duda, el agua que había sido expuesta a la fuerzas odílicas, así
como diferenciar las porciones que habían sido expuestas a la luz de la Luna o
del Sol. Actualmente, en Rusia, los Drs. Shevtsov, Tovstoles y Grebenschikov
realizan en la Academia Militar de Kirov un gran número de experiencias con
pacientes sometidos a tratamiento con agua magnéticamente tratada.

Otrora considerados una forma de charlatanería, los líquidos magnéticos


se muestran ahora bastante eficaces en el tratamiento de enfermedades tan
diversas como bronquitis crónica, disturbios del corazón, del hígado y de los
riñones y hipertensión; así nació un ramo enteramente nuevo de la medicina,
conocido como Magneto-Biología.

Los investigadores soviéticos creen ahora que esta especie de


tratamiento ejerce su influencia primaria sobre el cuerpo a través del
hipotálamo, que, del punto de vista esotérico, es una exteriorización o un
aspecto del chakra de la cabeza, que regula la pituitaria. Curiosamente, se dice
de la persona que posee una pituitaria altamente activa e integrada que ella
posee una "personalidad magnética".

El tratamiento asume dos formas: el agua magnetizada es introducida en


las vías urinarias por medio de una sonda o sino ingerida por el paciente en
mezcla con té, café y sopas. La preparación del agua magnéticamente tratada
presenta un aspecto interesante, pues el agua jamás llega a entrar en contacto
directo con el imán, pero es simplemente goteada entre los polos de dos
imanes adyacentes y recogida en un recipiente. Para un sensitivo, las llamas
de energía odílica emanan de las extremidades de un imán; lo que acontece en
las experiencias soviéticas es que el agua, obviamente, asimila la carga de la
fuerza vital a medida que cae entre los imanes. En algunos casos, el agua
circula a lo largo de un tubo de vidrio, para prolongar el tiempo de exposición
al campo de energía, pero, por lo que sé, no existen pruebas de que eso sea

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

capaz de generar un medicamento más poderoso o proporcionar mejores


resultados. 109

Del punto de vista de la simulación de potencia, esos progresos


recientes por parte de los soviéticos son alentadores, en la medida en que,
valiéndose de sólo un aspecto de la Magneto-Geometría, se consiguen alcanzar
resultados comprobables. El Simulador de Potencia, cuanto a sus otros
aspectos de modelación geométrica y control de potencia, puede
eventualmente proporcionar resultados mejores.

Para complementar este capítulo, examinemos más detalladamente los


diversos instrumentos desarrollados para la preparación y simulación de
potencia, que pueden ser utilizados por cualquier practicante en la preparación
de remedios o, como veremos, para las finalidades del tratamiento radiónico a
la distancia.

Preparación de Potencia Homeopática a través de figuras


geométricas magnéticamente activadas.
Principios
1. Las características específicas de cualquier substancia pueden ser
expresadas numéricamente como un conjunto de proporciones, o
representadas por una figura que exprese geométricamente las
proporciones.

2. La aplicación adecuada del magnetismo a la expresión geométrica


de una substancia genera una influencia capaz de ser registrada
por el agua, tanto aisladamente cuánto cómo componente de otra
substancia cualquier alcanzada por esa influencia.

3. La aplicación adecuada del magnetismo a cualquier substancia


genera una influencia que será registrada por el agua alcanzada
por ella.

4. El agua así influenciada es el equivalente, en su efecto sobre un


organismo vivo, de un medicamento homeopático preparado de
modo convencional.

Aplicación de los Principios a los Instrumentos:


1. Instrumentos construidos a partir de ese principio fueron usados
durante varios años y más de 1000 son usados corrientemente.

2. Un stock de cerca de 3000 figuras geométricas, con tarjetas


midiendo 75 mm x 65 mm, cubre casi todos los medicamentos
homeopáticos más conocidos y centenares de otros remedios
menos conocidos.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

3. La estructura básica de los instrumentos consiste de una pequeña


caja provista de una o más aperturas, en las cuales son 109
introducidos las tarjetas de remedios, uno o más controles
regulados, en los cuales son ajustadas las potencias requeridas, y
un recipiente en el cual el frasco conteniendo el agua destilada u
otra substancia (generalmente "sac lac") a ser potencializada es
colocada.

4. Cada instrumento es provenido también de dos tomas: una para


un pin simple, destinado a conectarlo a un proyector radiónico de
dibujo adecuado; y la otra para un pino doble, destinado a
conectar el instrumento a un generador de ondas adecuado
(interruptor), para convertir el instrumento en un proyector
radiónico.

Modelos de Simuladores de Potencia.


i) Los siguientes modelos son encontrados:

(a) Simulador de Potencia Mark m, utilizando tarjetas (Ítem G).

(b) Simulador de Potencia de Acción Intensiva, utilizando tarjetas


(Ítem H).

(c) Simulador de Potencia de cuatro secciones y Acción Múltiple,


utilizando tarjetas (Item J)

(d) Preparador de Potencia Homeopática Magnético de Recipiente


Doble, operando a partir de la substancia o potencia
homeopáticas.

ii) En las páginas que siguen, cada instrumento es descrito en detalles,


así como son suministradas las instrucciones para su uso.

Factores Comunes en la Construcción de los Instrumentos:


1. Todos los instrumentos fueron proyectados del modo más simple
posible.

2. Todos los instrumentos fueron construidos por un fabricante


altamente calificado (M.B.H.I.), no habiendo sido ahorrados
esfuerzos para asegurar que ningún fallo pudiera verificarse en su
funcionamiento.

3. Todos los instrumentos son enteramente activados por


magnetismo, prescindiendo de baterías o fuentes de corriente
para la preparación de los remedios homeopáticos.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

4. Los instrumentos son independientes del campo magnético de la


Tierra y prescinden de cualquier orientación especial. 109

5. Todos los instrumentos que operan a partir de tarjetas presentan


circuitos internos de neutralización automática cuando no hay
tarjeta en la apertura, a fin de suprimir todos los vestigios de las
preparaciones anteriores, dejándolo limpio para uso posterior.

6. La potencia a través de la cual un remedio homeopático es


designado indica sólo el número de etapas de sucussão a que él
fue sometido y el grado de dilución de cada etapa; así, no se
puede considerarla como una medida-patrón, siendo que
muestras de la misma potencia del mismo remedio producido por
diferentes farmacéuticos presentan grandes variaciones entre sí.

7. Hasta que sea consolidada una referencia a partir de la cual


calibrar el instrumento (y una tal referencia sería algo
necesariamente complejo), el único método eficaz es regular los
instrumentos con base en la media de un correcto número de
muestras de diferentes remedios cuya potencia estimada por sus
fabricantes sea la misma. Fue así que procedimos.

Ventajas del Método Magnético-Geométrico de Preparación de


Potencias:
A este método de preparar remedios son atribuidas las siguientes
ventajas:

1. Consistencia de los remedios: todos los remedios preparados en estos


instrumentos, no importa a partir de cuál tarjeta, poseen idénticas
características.

2. Pureza:

i. La figura geométrica de la tarjeta es diseñada para


representar el remedio en su estado óptimo: ella no se deja
contaminar, durante la manufactura, por la adición de
tramos de substancias a partir de las cuales el aparato es
construido.

ii. Una tarjeta destinada a representar un remedio vegetal en


su estado óptimo anulará los efectos de las variaciones
verificadas en el suelo y demás condiciones de crecimiento.

iii. Los frascos pueden ser usados nuevamente, después de


lavado y neutralización.

3. Rapidez:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

i. Con la misma rapidez, es posible preparar un remedio de


10MM de potencia y otro de 12C. 109

ii. El practicante puede llevar consigo el instrumento y un


juego de tarjetas de remedios al visitar los pacientes,
pudiendo así preparar el remedio donde y cuando sea
necesario.

4. Economía:

i. Una vez que cualquier potencia de cualquier remedio puede


ser preparada en pocos minutos, el practicante no necesita
mantener un stock amplio y variado, que representaría un
considerable capital congelado.

ii. Las cantidades de remedios que traspasen las dosis


necesitadas podrán ser reducidas a "sac lac" para su uso
posterior.

5. Versatilidad: Una tarjeta-simulador puede ser preparada para cualquier


substancia o concepto capaces de ser definidos con exactitud. Así, se
pueden obtener potencias para representar gases y otras substancias
no-manipulables, ampliando considerablemente la gama de remedios
posibles.

Ventajas del Sistema de Tarjetas:


Tal como fue afirmado en el ítem "PRINCIPIO", es posible expresar las
características de potencia de una substancia tanto numérica como
geométricamente, siendo posible, así pues, construir un instrumento provenido
de un correcto número de mostradores con escala numérica para ajustar las
constantes numéricas de la substancia de que si requiere potencia. Se cree, sin
embargo, que un instrumento que utilice tarjetas, en vez de mostradores
numerados, posee las siguientes ventajas y ninguna desventaja:

A. Precisión:

i. Los remedios preparados a través de tarjetas son tan


precisos cuanto los modelos a partir de los cuales las
tarjetas son diseñadas, mientras que, debido al paralaje (la
diferencia debida al ángulo a partir del cual el mostrador es
leído), a la imprecisión de las escalas numéricas etc., los
ajustes numéricos están sujetos la variaciones de tiempos
en tiempos y de operador para operador.

ii. Las tarjetas preparadas para ser usados con los


instrumentos Rae son reproducciones impresas de los

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

modelos, que, por su parte, son diseñados con extrema


precisión. 109

B. Prevención de Errores:

i. La posibilidad de preparar una potencia a partir de la


tarjeta errada, introducido en el instrumento con el nombre
correspondiente vuelto para el operador, es imposible.

ii. La posibilidad de error durante la operación de buscar la


representación numérica correspondiente a un remedio y
ajustarla a continuación en una serie de mostradores es
mucho mayor.

C. Una vez que se prescinde de los paneles portando una serie de


mostradores con escala numérica, fue posible hacer los instrumentos
Rae más compactos y más simples del que cualquier instrumento que se
utilice de ajustes numéricos. Son, así pues, de coste más pequeño de
producción y no contienen virtualmente nada que dé margen a defectos.

Simulador de Potencia Mark III – Instrucciones:


El Simulador de Potencia Mark III: se trata del modelo original de
producción, lanzado al mercado solamente después de cuatro años de pruebas
realizadas por algunos homeópatas.

Para Preparar la potencia:


(ES indispensable que se observe la siguiente secuencia de
operaciones.)

i. Con el instrumento posicionado de tal modo que la apertura para


la tarjeta esté del lado opuesto al operador, introduzca la tarjeta
correspondiente al remedio requerido, con el nombre en la
extremidad superior de frente para el operador.

ii. Ajuste el selector de potencia para la potencia requerida.

iii. Coloque el vehículo a ser potencializado directamente en el


recipiente del instrumento o entonces en un frasco previamente
neutralizado, y este, por su parte, en el recipiente del
instrumento. IMPORTANTE: use solamente frascos cilíndricos.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

iv. Si el vehículo a ser potencializado es "sac lac", las píldoras deben


ser humedecidas antes de ser colocadas en el recipiente del 109
simulador. Eso porque el proceso de potencialización depende de
la presencia de humedad en el medio a ser potencializado, y como
las píldoras de "sac lac" contienen generalmente poca agua, es
aconsejable humedecerlas lo
suficientemente, hasta que ellas
parezcan brillar, teniendo cuidado
para que ellas no comiencen a
disolverse. ES aconsejable
humedecer el vehículo, en la
proporción (aproximada) del
30%, con alcohol, en vez de
agua, pues el índice de
evaporación del primero es más
rápido. Un poco de Gin o de
Vodka atenderá esa exigencia sin
modificar el "sac lac". Para
pequeñas cantidades de píldoras,
es más aconsejable usar un
pedacito de alambre que, al ser
introducido en el líquido y al ser
DIMENSIONES
retirado, formará un pequeño
INSTRUMENTO: glóbulo en su extremidad. El
152 volumen del glóbulo dependerá
Largo de la espesura del hilo de
mm
alambre y de la profundidad por
Ancho 80 mm
él alcanzada al ser buceado en el
Altura 85 mm líquido. Para grandes cantidades
RECIPIENTE de píldoras, un frasco cuenta-
gotas es más adecuado. En
Diámetro Interno 48 mm
ambos casos, las píldoras deben
Profundidad Interna 62 mm ser revueltas suavemente
Capacidad Interna 125 cc después del líquido haber sido
vaciado, a fin de impregnarlas lo
PESO: 625 gr más posible.

v. Deje el vehículo en el recipiente


como mínimo por un minuto, si el
agua esté siendo potencializada, y como mínimo seis minutos, si
el vehículo es "sac lac".

vi. Al final de estos periodos, el vehículo estará plenamente


potencializado y no será afectado por el tiempo adicional que

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

permanecer en el
instrumento. IMPORTANTE: 109
use solamente frascos
cilíndricos.

Para neutralizar una potencia:


i. Certifique-si de que no hay
ninguna tarjeta de remedio en
la apertura.

ii. Ajuste el selector de potencia


para 10MM.

iii. Coloque el vehículo a ser


neutralizado directamente en
el recipiente del instrumento
o sino en un frasco, y este,
por su parte, en el recipiente
del instrumento.
IMPORTANTE: use solamente
frascos cilíndricos.
DIMENSIONES
INSTRUMENTO: iv. Si el vehículo es el agua,
déjelo en el recipiente como
152
Largo mínimo por un minuto, y
mm
como mínimo por seis
Ancho 80 mm minutos se sea "sac lac".
Altura 85 mm
v. El vehículo estará entonces
RECIPIENTE neutralizado y pronto para
Diámetro Interno 48 mm recibir posterior
potencialización.
Profundidad Interna 62 mm

Capacidad Interna 125 cc Simulador de Potencia de


PESO: 625 gr Acción Intensiva -
Instrucciones
Simulador de Potencia de Acción
Intensiva: aunque un remedio preparado
por el método magneto-geométrico, de
potencia inferior a 12C, no sea el equivalente exacto de un similar preparado
por el método de sucussão-dilución, en la medida en que el primero no
contiene ninguna substancia, mientras que el último guardia trazos de ella, la
experiencia de muchos usuarios demostró que los remedios de baja potencia
preparados a través del método magneto-geométrico poseen acción eficaz.
Este modelo de simulador fue proyectado por primera vez en respuesta al

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

pedido de Mark L. Gallert - autor de New Light on Therapeutic Energies - de un


instrumento en el cual las bajas potencias pudieran ser conseguidas con 109
precisión mayor del que era posible con Mark III, cuya escala de potencia
produce un inevitable "nivelamiento" debajo de 12 C.

El Simulador de Potencia de Acción Intensiva usa un mostrador digital,


con escala de '000' a "1000" (aunque lo "1" de la marca "1000" no aparezca en
el mostrador), y la largura de suya escala es aproximadamente 12 veces
mayor que lo de Mark III.

Como no es posible calibrar este tipo de mostrador directamente en


potencias, se hace necesario un gráfico de conversión.

Todas las instrucciones para la operación del Simulador de Potencia de


Acción Intensiva son idénticas a la de Mark III, a la excepción de los ítems
abajo.

El ajuste de potencia requerida en el Simulador de Potencia de Acción


Intensiva es conseguido del siguiente modo:

i. Sintonice el gráfico situado a la derecha del mostrador donde se


lee la potencia requerida.

ii. Localice la potencia requerida y siga la línea horizontal que parte


del mostrador para la izquierda hasta encontrar la curva del
gráfico.

iii. A partir del punto en que la horizontal se encuentra con la curva


del gráfico, siga la línea vertical escala abajo al largo de la
extremidad inferior del gráfico y chequee la lectura presentada
por el mostrador del instrumento.

iv. En el gráfico "A", de dimensiones 1x para 12x, cada pequeña


división al largo de la línea de base representa 5°. En la gráfica
"B", de dimensiones lc para 1M, cada pequeña división al largo de
la línea de base representa 10°.

v. Una pequeña palanca que se proyecta del lado delantero del


mostrador posibilita la fijación de cualquier cifra (véase la figura).

vi. Se debe evitar forzar el mostrador más allá del ajustamiento


máximo o mínimo, o intentar girar el botón de sintonía después
que la traba fue movida, pues hay el riesgo de damnificar el
instrumento.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Simulador de Potencia de 4 Secciones y Acción Múltiple –


109
Instrucciones.
No es posible preparar un remedio múltiple compuesto por más de un
componente potencializándose el vehículo con una tarjeta para cada
componente por vez, pues cada potencialización suprime parcialmente los
efectos de las precedentes. Sin embargo, este proceso es muy lento; para
resolver la dificultad, fue creado un Simulador Múltiple de cuatro secciones. Él
es capaz de preparar un remedio con uno, dos, tres o cuatro componentes en
una operación, pudiendo las potencias de cada componente ser iguales o
diferentes.

Este instrumento es operado de la misma manera que el Simulador de


Potencia Activa:

i. Remedios simples pueden ser preparados con este instrumento,


bastando que todas las llaves, menos una, estén en la posición
"OFF" (es decir, con la palanca de la llave apuntando para el
mostrador digital), ajustándose la potencia requerida e insertando
la tarjeta de remedio en la
sección cuya llave esté en la
posición "ON" (es decir, con
la palanca de la llave
apuntando para el lado
opuesto del mostrador digital
correspondiente).

ii. Remedios compuestos por


hasta cuatro componentes
pueden ser preparados con
este instrumento, bastando
DIMENSIONES insertar una tarjeta para
INSTRUMENTO: cada componente en la
apertura correspondiente,
340
Largo
mm

178
Ancho
mm

100
Altura
mm

RECIPIENTE

Diámetro Interno 48 mm

Profundidad Interna 62 mm

Capacidad Interna 125 cc

PESO: 2438 gr

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

ajustándose los mostradores para cada una o la misma potencia requerida y la


llave para cada una de las secciones utilizadas en la posición "ON". 109

IMPORTANTE: ES esencial que las llaves correspondientes a la secciones


que no estén siendo utilizadas estén en la posición "OFF”.

Preparador Magnético de Potencia Homeopática de Rae. –


Instrucciones.
El instrumento que ahora presentamos es bastante diverso de los
Simuladores de Potencia, en la medida en que su principio de operación trata
de transferir una influencia o una propiedad de cura de una substancia original
para una substancia conductora como el "sac lac" o el agua.

Este instrumento se distingue de los otros anteriormente descritos y es,


en la verdad, complementario a ellos, siendo su objetivo posibilitar la
preparación, a través de una única operación y prescindiendo de sucussão,
diluición o agitación mecánica, de las siguientes potencias:

Cualquier potencia homeopática a partir de una muestra de cualquier


substancia o combinación de substancias;

Cualquier potencia homeopática a partir de cualquier otra potencia


homeopática de la misma substancia.

ES INDISPENSABLE QUE SE OBSERVE LA SIGUIENTE SECUENCIA DE


OPERACIONES:

Para preparar una potencia a partir de la muestra de cualquier


substancia:
a) Coloque la muestra, acondicionada en un frasco cilíndrico, en el
"recipiente de entrada".

b) Ajuste el selector de potencia para la potencia requerida.

c) Coloque el vehículo a ser potencializado (agua destilada, "sac Iac"


humedecido, crema acuosa etc.) en el "recipiente de salida",
acondicionado en un frasco cilíndrico de substancia igual a la
usada en el "recipiente de entrada" (o sea, plástico en ambos,
vidrio en ambos etc.).

d) Aguarde como mínimo 10 minutos (un tiempo superior a este no


altera el efecto).

e) Retire el vehículo potencializado del "recipiente de salida".

f) Retire la muestra del "recipiente de entrada".

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Para preparar una potencia a partir de cualquier otra potencia de una


dada substancia: 109
Coloque la potencia conocida en el "recipiente de entrada" y observe la
secuencia de 1. (a) a 1. (f) descrita arriba. La potencia a ser preparada puede
ser mayor o más pequeña que la potencia conocida.

.-
a) En ninguno de los casos la muestra es destruida por el proceso,
pero elevada a una potencia bastante alta (superior a 10MM), no
debiendo, pues, ser manoseada más del que algunos segundos.

b) Esto no a hace inadecuada para ser utilizada en la preparación de


otras potencias, con la salvedad de que ella no debe ser
suministrada por vía oral en la suposición de que no haya sufrido
ninguna alteración.

c) Sin embargo, si se quiera despotencializar la muestra de una


substancia, basta depositarIo en el "recipiente de salida", con el
"recipiente de entrada" completamente vacío, libre incluso del
frasco cilíndrico, ajustando el selector de potencias para 10MM
durante como mínimo diez minutos.

1. Obviamente, es necesario esterilizar de inmediato el frasco de "salida",


si haya sido depositada en él alguna substancia infecciosa o
potencialmente infecciosa.

Aplicaciones Específicas:
Una vez que el instrumento es capaz de preparar potencias de todos los
aspectos de los contenidos del frasco de \\\"entrada\\\", él se presta
especialmente para la preparación de:

i. Nosodes 1de la sangre, de la orina, de la saliva etc., de los


pacientes.

ii. Remedios para casos especiales, tales como el tratamiento de


alergias, como las causadas por el polen de una determinada
variedad de flor, el pelo de un animal, géneros alimenticios etc.

iii. Potencias de piedras preciosas, cuando la representación de la


característica terapéutica traspasa la composición química.

iv. Potencias de compuestos de substancias (no, sin embargo,


potencias de compuestos de diferentes potencias, pues los
1
La palabra “Nosode” se deriva del griego nosos y significa enfermedad; así, un
Nosode es el nombre que se usa para hacer mención a un remedio preparado, ya sea
del tejido de una enfermedad real, o de organismos asociados con enfermedades,
bacterias o virus en forma de cultivo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

componentes serían todos reducidos o expandidos a la misma


potencia). 109

Los detalles e instrucciones para el uso del Analizador Magneto-


Geométrico, de los varios Simuladores de Potencia Magneto-Geométricos y del
Preparador de Potencia, fueron aquí presentados porque este libro se destina a
servir de manual para que los practicantes puedan recurrir a él en sus
actividades cotidianas. Esto se hará más evidente aún en las últimas secciones
y capítulos del libro, cuando muchos puntos serán abordados cuánto a los
aspectos prácticos del tratamiento a través de la radiónica.

Ya dijimos que el Simulador de Potencia puede ser usado como un


instrumento, para el tratamiento radiónico si es conectado a un interruptor, de
tal modo que el paciente pueda ser tratado a la distancia. Por ejemplo, si el
paciente presenta un dolor de oído y el remedio indicado es la belladona,
entonces la muestra del paciente puede ser colocada en el recipiente del
instrumento, la potencia del remedio ajustada en el indicador y el interruptor
accionado - así, la figura de la belladona será efectivamente irradiada sobre el
paciente. El simulador también fue usado en el tratamiento del suelo y de las
plantas y, cierta vez, el médico responsable de una mina en Sudáfrica,
preocupado con el alta densidad de mosquitos anofeles en el área, realizó
experiencias utilizando ese método de radiodifusión. El telegrama que envió de
Pretória la Malcolm Rae, datado de abril de 1975, decía:

ANOP GAMBIA EXPOSICIÓN DIECIOCHO DÍAS PARA ESTABLECER PATRON


- ÚLTIMAS LARVAS DE LAS ÁREAS MÁS INFECTADAS NO CUENTAN - GRACIAS A
USTED - DEBAJO COMO ENCIMA..... SEELOS

El mosquito anofeles porta el parásito de la malaria conocido como


plasmodio, el cual es transmitido al sistema sanguíneo del hombre cuando la
piel de la víctima es perforada por su picadura. No cabe duda de que ese
médico debió ser felicitado por encontrar un método de librarse de los
mosquitos sin necesitar saturar el área con DDT u otros pesticidas, reduciendo
así las oportunidades del cuadro de operarios de la mina venir a contraer la
malaria.

No puede haber duda, considerándose las remesas de correspondencia


que yo pude ver, de que la instrumentación radiónica basada en los principios
magneto-geométricos puede ser usada en una amplia variedad de casos para
un número de finalidades igualmente variadas. Ciertamente ellos podrán
satisfacer las necesidades de cualquier practicante diligente y consciente, no
importando cuál sea su especialidad dentro del arte de la cura.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

TERCERA SECCIÓN
Patología Oculta

La principal razón para el fracaso de la


ciencia médica moderna es a de que ella
trata de las consecuencias y no de las
causas. Por muchos siglos, la verdadera
naturaleza de las enfermedades ha sido
enmascarada por el materialismo, y, así, la
propia enfermedad aprovecha todas las
oportunidades para ampliar sus
devastaciones, ya que ella no es atacada
en sus orígenes. La situación puede ser
comparada a la de un enemigo fuertemente
atrincherado en las colinas y que lanza
continuos ataques de guerrilla a las
regiones circunvecinas., mientras el
pueblo, ignorando la plaza-fuerte, se
contenta con notar las casas alcanzadas y
enterrar sus muertos a consecuencia de la
incursión de los saqueadores. Tal es, en
términos generales, la situación de la
medicina actualmente; no se hace más que
remendar los que son atacados y enterrar
los que son muertos, sin que un único
pensamiento sea dirigido a la verdadera
fortaleza. Las enfermedades jamás serán
curadas o erradicadas a través de los
métodos materialistas actuales, por la
simple razón de que la enfermedad no
posee un origen material.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Edward Bach. M.B., B.S., D.P.H.


109

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 8

EL CONFLICTO ENTRE ENERGÍAS Y FUERZAS.


La enfermedad es una forma activa de energía, que se
manifiesta a través de fuerzas que destruyen o provocan la muerte.
Así pues. si nuestra premisa de base es correcta, la enfermedad
tampoco deja de ser una forma de expresión divina, pues aquello que
conocemos como el mal es el reverso del que llamamos de bien.

Alice A. Bailey - Esoteric Healing

Para el práctico ortodoxo de la medicina, la enfermedad es tenida como


un proceso mórbido definido que da origen a un correcto número de síntomas
que, en su mayor parte, son desencadenados por una variedad de agentes
físicos tales como las bacterias o los virus. La capacidad persistente de los
últimos de adaptarse constantemente y modificar su estructura, frustrando así
las tentativas de la ciencia médica para destruirlos, hicieron con que ellos se
hicieran el blanco y principal responsable por los incontables y misteriosos
problemas de salud que los pacientes presentan en los consultorios de todo el
mundo. Cuando no se consigue especificar las causas, sólo puede ser algún
virus que se aproxima - y el paciente queda sabiendo que hay una porción de
ellos a su vuelta, sean cuales sean, y entonces le es recomendado que
descanse y tome la última panacea milagrosa a la venta en las farmacias. El
hecho de más de veinticinco por ciento de los lechos de los hospitales estén
ocupados por pacientes que presentan casos de Iatrogenia, es decir,
enfermedad inducida por el contacto con el médico, no entra en consideración
en esta concepción de la enfermedad y del tratamiento que le cabría según los
patrones quimioterapéuticos actuales. Incluso los estados de tensión nerviosa y
ansiedad, que poseen causas reconocidamente no-orgánicas, reciben de los
farmacéuticos, en la mayoría de los casos, un tratamiento convencional a la
base de 500 comprimidos de tranquilizantes y antidepresivos. La polución
instaurada en el organismo de los individuos bajo la máscara de normas
médicas alcanza proporciones casi idénticas a la de la polución del propio
planeta por las mismas industrias químicas. Cuando veo niños de seis años
dependientes del uso de tranquilizantes al lado de sus madres drogadas hasta
a la cejas o artríticos sufriendo alucinaciones en virtud de remedios recetados,
entonces quiero creer que nada va bien en el mundo de la medicina, y que la
materialidad de su abordaje del problema de la enfermedad precisa ser

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

urgentemente reconsiderada, particularmente a la luz de la ciencia espiritual y


de las técnicas alternativas de cura. 109

Si casi todos los practicantes de la medicina alternativa concordaran que


las infecciones causadas por virus y bacterias constituyen un aspecto
demostrable de muchos estados de enfermedad, no cabe duda de que, en su
mayor parte, ellos tenderían a argumentar que estas solamente aparecen en
número suficiente para hacerse nocivas cuando el suelo del cuerpo en que
ellas propias se instalan se encuentra en malas condiciones y presenta
receptividad para su avance. En otras palabras, las bacterias y virus no
constituyen la causa primaria de las enfermedades, y sí su efecto, que, al
establecerse, pasa a aparecer como causa. Es la causa de la enfermedad que
el practicante de la radiónica debe tener por objeto, siendo que todo el proceso
de análisis de las condiciones de salud tiene el objetivo de identificar las
causas básicas por detrás de cualquier cuadro de síntomas. En muchos casos,
la causa se encuentra en los niveles sutiles y solamente puede ser interpretada
en términos de desequilibrio de energía que transtorna los diversos campos o
vehículos del paciente. Naturalmente, estamos lidiando con factores subjetivos
que no se dejan comprobar científicamente y, no obstante, el tratamiento
basado en tales descubrimientos puede mostrarse dramáticamente eficaz.

Nada más natural que el cuerpo físico, con su cuadro de síntomas, acuda
al primer plano de nuestra conciencia, pero se debe comprender que el cuerpo
físico y, en ancha medida, el cuerpo etérico, tan solamente espejar los
problemas que yacen en los niveles astral y mental de la conciencia. Si a decir
verdad, la naturaleza de las enfermedades no es en absoluto física, sólo
pudiendo ser comprendida en términos de energías y fuerzas.

En Esoteric Healing, de Alice Bailey, una serie de leyes que dicen respeto
al verdadero médico es esbozada. La quinta ley suministra las causas básicas
de las enfermedades, y yo la transcribo aquí, añadiendo entre paréntesis mi
interpretación de su escritura simbólica a fin de esclarecer su significado.
Afirma ella:

Nada hay que no sea energía, pues Dios es Vida. Dos energías (a de el
Espíritu y a de la Materia) se encuentran en el hombre, pero otras cinco
también se manifiestan (a de el alma, a de el cuerpo mental, a de el cuerpo
astral y a de el cuerpo físico-etérico, que suman cuatro. La quinta es la energía
que comprende la totalidad del yo inferior). Cada una corresponde un punto
céntrico de contacto. El choque de esas energías con las fuerzas y de las
fuerzas entre sí produce las molestias corporales del hombre. El conflicto entre
las primeras y las segundas se extiende por muchas generaciones, hasta que
el tope de la montaña sea alcanzado - el tope de la primera gran montaña. El
conflicto de las fuerzas produce todas las enfermedades. Enfermedades y
dolores corporales que buscan alivio en la muerte. Las dos, las cinco y por lo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

tanto las siete, más aquella por ellas producida, poseen el secreto. Esta es la
quinta ley de la cura dentro de los límites del mundo de la forma. 109

Si esta ley parece un tanto abstrusa, sepa entonces que ella es


deliberadamente formulada de ese modo a fin de ocultar su significado. El Dr.
Edward Bach afirma exactamente la misma cosa en su panfleto intitulado Heal
Thyself, por lo tanto citaré sus palabras a fin de esclarecer este punto y, ojalá,
simplificarlo a la vez.

La enfermedad resulta, esencialmente, del conflicto entre el alma y la


Mente, y jamás será erradicada sino por esfuerzos mentales y espirituales.

Y También:

Es cuando nuestras personalidades son desviadas del camino dictado


por el alma, tal vez en virtud de nuestros deseos terrenos, tal vez en virtud de
la persuasión ejercida por otros, que surge un conflicto.

En esencia, lo que el Dr. Bach y Alice Bailey afirman es que, cuando el


flujo de energía del alma se encuentra con los campos de fuerza de nuestros
varios cuerpos (que en sí mismos contienen otras reservas de fuerzas que
nosotros rotulamos a través de las palabras miedo, resentimiento, odio, ira,
celos, orgullo), todos ellos localizados en los cuerpos astral y mental, o con
miasmas, toxinas y otros contaminantes del cuerpo etérico, tenemos una
situación que genera tensión, en la medida en que la energía del alma incida
con el foco de fuerza en cualquier vehículo. La tensión eventualmente genera
la enfermedad, que en última Instancia se precipita sobre el plano físico bajo la
forma de lesiones orgánicas o disturbios psicológicos. Si la energía del alma
fluye libremente a través de la personalidad se expresa en forma de amor, paz
y armonía en el plano físico, no habrá enfermedad alguna. ¿Si la fuerza de la
vida circula por nosotros en toda su plenitud, por qué entonces habría ella de
manifestarse como enfermedad en los individuos en toda parte del mundo?
Muy simple, porque en el trayecto rumbo a su expresión ella se ve ante
bloqueos que la impregnan con patrones de distorsión, nosotros no nos
hallamos contentos, en muchos casos en que aún no somos capaces de dejar
la Mente Universal expresar su propósito a través de nuestra persona...
tenemos nuestros propios designios, nuestra personalidad precisa afirmarse y
luchar con la vida, en vez de permitir que la vida Se exprese dócil y
efectivamente. Es esto que el Dr. Bach denomina el conflicto entre el alma y la
Mente, y él tiene razón, pues las enseñanzas esotéricas expresan
categóricamente que la mente inferior es el asesino del Real. Sin embargo,
tenemos que habernos con ella hasta que lo yo inferior se tome una unidad
integrada y plenamente activa, lo que será de utilidad para el alma en su plan
proyectado. La enfermedad y el sufrimiento no pasan, a fin de cuentas, de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

efectos secundarios que son dejados de lado cuando la personalidad


finalmente capitula ante el alma y la cima de la montaña es alcanzada. 109

Siempre nos encontramos con el tema del conflicto entre las varias
energías y fuerzas en el hombre como una de las causas de las enfermedades.
Ethel Belle Morrow, en su libro The Unseen Link, escribe:

A medida que piensa, el hombre domina su cuerpo o permite que su


cuerpo lo domine. A través de los efectos de sus propios pensamientos, él
produce en sí enfermedad y destrucción, y el círculo vicioso continúa; las
enfermedades y los males físicos producen, a través de reacciones, emociones,
represiones, revueltas e inseguridades, hasta que el ser llegue a la perfección,
que el hombre virtual, es derrotado por los poderes de la carne. Los
pensamientos se hacen reflejos condicionados, así como las características y
habilidades del cuerpo, y la carne acaba por dominar la mente de ese modo,
tal como los efectos tomando parte en la causa.

Y:

Si el hombre domina la mente, él consigue sujetar el cuerpo; de los


pensamientos positivos proviene una parcela de fuerzas para contrabalancear
las fuerzas que mantenían el cuerpo a la merced de la enfermedad. Las
actitudes y experiencias del hombre constituyen reacciones del pensamiento y
resultan de fuerzas conflictivas; al controlar estas, el hombre consigue realizar
cambios bastante significativos.

Y:

Una vez que el campo magnético del hombre se halla continuamente en


contacto con otros campos magnéticos, en los cuales las acciones ejercidas
por las fuerzas positivas y negativas consisten de atraer y repeler unas a la
otras, el hombre casi siempre es contaminado por el intercambio de estas
fuerzas, que asume la forma de gérmenes de enfermedades, plagas o
entonces un campo físico subnormal. El hombre necesita neutralizar sus
fuerzas internas para que ellas sean sujetadas a la Fuerza Única.

Y:

Una falta de control en el cuerpo y en su campo magnético es la causa


de muchos disturbios. Si el cuerpo es enteramente controlado, las sensaciones
de dolor, ira, angustia, hambre, calor y frío pueden ser controladas, así como el
amor, el odio, los deseos, las resistencias, las emociones y las disposiciones
que, al menos que sean controladas por la neutralización de las fuerzas del
pensamiento que permiten el flujo de la Fuerza Única, serán perniciosos tanto
para la mente como para el cuerpo.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

En la medicina oriental, particularmente en la acupuntura, la práctica es


enteramente fundamentada en las fuerzas primordiales del yin y del yang. El 109
equilibrio de esos opuestos en el interior de los sistemas de energía del
hombre proporciona la salud, mientras que el exceso o la falta de una u otra de
las fuerzas se expresa bajo la forma de enfermedad. La salud se manifiesta
cuando se verifica una unidad de propósitos entre el alma y la personalidad, la
cual ya evolucionó para un estado de capitulación al designio superior. En el
The Yellow Emperor's Classic of Internal Medicine, Ch'i Po, dialogando con el
Emperador, afirma: "La máxima perfección en el arte de la cura puede ser
alcanzada cuando hay unidad. " El Emperador indaga: "¿qué se entiende por
unidad? ", al que Ch'i Po responde:

Cuando la mente de las personas es cerrada y la sabiduría no es acepta,


ellas permanecen atadas a la enfermedad. Pero, sus sentimientos y deseos
deben ser investigados y conocidos, sus anhelos y opiniones deben ser
seguidos; se hace evidente, entonces, que aquellos que obtuvieron vitalidad y
energía medran en prosperidad, mientras que perecen aquellos que perdieron
su vitalidad y energía.

Hasta que el combate entre el alma y su mecanismo termine con la


rendición de lo inferior a lo superior, siempre habrá conflicto entre estas
fuerzas duales. El tiempo y la experiencia constituyen factores que
eventualmente pueden librar al hombre de esa situación, en la medida en que
él aprende de cada nueva crisis de conciencia a buscar por la Fuerza Única y
seguir conscientemente este sabio consejo: "No resistas al mal. " Un antiguo
aforismo trae el mismo mensaje de rendición que lleva el hombre de las
tinieblas para la luz y de las ruinas de la enfermedad para la armonía. Afirma
él:

Cesa tus afanes. No apures el Camino hasta que hayas aprendido el arte
de quedar inmóvil. Observa la araña, hermano, que no se enmaraña en su tela
cómo tú te hallas hoy enmarañado en la tela.

Los vehículos de la mente y las emociones traen el contenido de


nuestras ambiciones, intentos y esperanzas, de nuestros temores y deseos, y,
así pues, todos o por lo menos aquellos que no están de acuerdo con el
designio interior, tienen que ser descartados, pues mientras ellos permanezcan
habrá conflictos y enfermedades.

El diagrama que se sigue puede ayudar a esclarecer ese punto relativo


al choque entre la energía del alma y las fuerzas contenidas en los vehículos
sutiles.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

El flujo de energía del alma se enfrenta con una entidad mental


engendrada por la actividad del pensamiento correlacionada con un
determinado factor de la experiencia de vida del individuo. Eso alcanza
proporciones más poderosas cuando la materia astral se encuentra bajo la
forma de aprensión. Cuando suficientemente potente, la energía de esa forma
astral imprime su patrón distorsionado a la matriz etérica, para finalmente
emerger en el cuerpo físico como una úlcera. Toda enfermedad es, en cierto
sentido, un "remate" de las distorsiones verificadas en el flujo de energía sobre
los niveles interiores de la conciencia.

Todo el proceso de la enfermedad en los varios cuerpos del hombre es a


la vez algo increíblemente complejo y simple. Cuando se da con semejante

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

paradoja, es difícil saber el camino a continuación; detalles en demasía sólo


confunden, detalles escasos pueden no atender a las necesidades del 109
practicante. Ciertamente, no hay espacio en este libro para tratar este asunto
en detalle, de modo que intentaré presentar lo que considero algunos
fundamentos, capaces de suministrar al lector una serie de puntos de partida
para materias que podrán ser exploradas más intensivamente con el correr del
tiempo. Por encima de todo, deseo atenerme al tema de la "simplicidad
esencial".

Teniendo en claro el concepto fundamental de que la enfermedad surge


del choque y de las distorsiones del flujo de energía en el interior y a través de
la anatomía sutil del hombre, podemos ahora continuar y considerar ciertos
aspectos de eso más detalladamente. Por eso, creo que sería mejor subdividir
el capítulo en varias series de tópicos, a fin de delinear claramente cada área
que vamos a cubrir.

Factores Causantes de Enfermedades en el Cuerpo Mental.


Los partidarios del movimiento New Thought y de Christian Science, que
realizan un primoroso trabajo de cura, alegan que la enfermedad se origina en
la mente del hombre. Otras escuelas esotéricas de pensamiento sostienen que
el hombre necesita aún desarrollar de modo más integral su mente para que
esta pueda ser una fuente verdaderamente poderosa de enfermedades. Ellos
concuerdan en que la mente se halla en cierta medida implicada, pero no a
punto de excluir todo lo demás y que, debido al hecho del hombre se halla
polarizado o centrado primariamente en su vehículo astral, este se constituye
inevitablemente en la principal fuente de disturbios. Los pensamientos, si
poseen una motivación íntegra y son expresados con claridad, no son fuentes
de problemas - estos comienzan cuando un pensamiento es obstruido,
recalcado sobre el plano de las emociones. Aquí nuevamente tocamos la
cuestión de la mezcla correcta de kama-manas (sentimiento-miente), en que
los cuerpos astral y mental se hallan tan mesclados entre sí que se hace difícil
distinguir el pensamiento de la actividad astral.

Una de las leyes fundamentales de la Mente Universal es la ley de los


ciclos o de la periodicidad que rige todas las actividades y procesos de la
Naturaleza. El hombre civilizado no respeta esa ley, que se configura en el
plano mental y, así, se puede decir que él engendra patrones de enfermedad
en este nivel. Ninguna otra criatura infringe tanto esa ley como el hombre. Sea,
por ejemplo, su régimen de sueño: se acuesta tarde, despierta casi siempre en
estado de apatía, sale a prisa para el trabajo, sin alimentarse debidamente.
Trabaja en estado de tensión el día entero, fuma, mordisquea un sándwich,
cuya digestión tiene que ser acompañada por un vaso de cerveza. Trabaja a la
noche, da la vuelta al mundo en un avión a chorro y frecuentemente trabaja
horas seguidas, a veces siete días por semana. Ora, la personalidad tiene su
régimen propio, por lo menos es lo que muestra la experiencia; sin embargo, la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

ley de los ciclos es seguidamente quebrada. Un animal, en condiciones


normales, duerme, se alimenta y descansa según ciclos bastante definidos, 109
manteniendo así su equilibrio con respecto a la ley del ritmo y de los ciclos. El
hombre civilizado consiguió transgredir esa ley en gran escala, siendo que el
estado de salud general de la humanidad es un reflejo de ese fracaso en
conformarse con los procesos cíclicos propios de la Naturaleza. La ciencia
moderna ha incitado al hombre en ese sentido, y un ejemplo de eso es la
píldora anticonceptiva, que interfiere totalmente en el flujo cíclico normal de
las energías y funciones endócrinas de la mujer, quebrando un aspecto
absolutamente básico de la ley del ritmo que le es inherente, así como al acto
sexual. En términos médicos, transcurren unos pocos accidentes del uso de la
píldora, el más común siendo el estado trombótico pasajero. En términos
estadísticos, y eso raramente nos es dicho, la porcentaje es del 100% para la
mujer, que muere en virtud de los disturbios provocados por el uso de la droga
en su cuerpo. Lo que no se conoce son las repercusiones que podrían tener
consecuencias a lo largo del tiempo sobre otras vidas aún por venir; la
Naturaleza posee una memoria infalible y siempre busca traer para casa sus
lecciones más importantes, y una de ellas es a de que la ley de los ciclos no
puede ser quebrada sin acarrear alguna especie de efecto, si no ahora,
ciertamente más tarde.

Otra dádiva de la medicina moderna a la humanidad, dádiva que viola


frontalmente la ley, son los partos inducidos realizados en las maternidades de
muchos hospitales. Esto, para la joven futura madre, es hecho en su beneficio,
y en algunos casos es lo mismo, o por lo menos parece que es. En otros, y
estos son la mayoría, es sólo para que el médico o el personal del hospital no
sea incomodado por la llegada desordenada de los bebés conforme las
disposiciones de la Naturaleza y del principio vital que en el habita. Ningún
médico quiere ser llamado en medio de la noche o dejar de lado su juego de
golf cuando todo el proceso puede ser mecanizado a través de una simple
inyección, sin alterar la rutina del hospital.

El quiebre de la ley de los ciclos predispone al hombre a la enfermedad,


crea conflictos de energía en su organismo, abriendo las puertas para las
infecciones. Si él conservara la pureza de pensamiento, vería que su vida
transcurre cíclicamente de modo natural y nada habría en su cuerpo mental
que pudiera proporcionar un foco para que los vestigios de la enfermedad se
originaran a su alrededor.

Factores Causadores de Enfermedades en el Cuerpo Astral.


Ciertos estados que se verifican en el cuerpo emocional del hombre
constituyen uno de los focos más poderosos de enfermedad con que el
practicante tendrá que tener en cuenta. La actividad de ese cuerpo, cuando él
se encuentra indebidamente agitado o tenso, tiene un efecto tóxico sobre el

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

cuerpo etérico, el cual no tardará a reflejar los disturbios en un nivel más sutil.
En su libro El cuerpo astral, Arthur Powell afirma: 109

El hombre desarrollado posee cinco patrones de vibración en su cuerpo


astral: el hombre común presenta por lo menos nueve patrones, además de
combinaciones diversas de patrones intermedios. Muchas personas poseen
cincuenta o sesenta patrones, y su superficie es fragmentada por una
multiplicidad de pequeños vórtices y corrientes cruzadas, chocándose unas
contra las otras en una terrible confusión. Eso es el resultado de emociones y
ansiedades innecesarias, que en el hombre común del Occidente forman un
verdadero amontonamiento, disipando así gran parte de sus energías.

Un cuerpo astral que vibra a la razón de cincuenta intensidades por vez


no se halla sólo desfigurado, constituye también una seria perturbación. Se
puede compararlo a un cuerpo físico que padece de una forma agravada de
parálisis, con todos sus músculos sacudiéndose simultáneamente en todas las
direcciones. Tales efectos astrales son contagiosos y afectan toda persona
sensitiva que se encuentra en las proximidades, transmitiendo una penosa
sensación de agitación y ansiedad. Esa es la razón de porque tantos millones
de individuos son innecesariamente afectados por toda suerte de deseos y
sentimientos y por que una persona sensitiva encuentra tanta dificultad en
vivir en una gran ciudad o en caminar por entre la multitud.

El Dr. Edward Bach fue una de esas personas que, debido a su


sensitividad cada vez más acentuada, tuvo que dejar Londres y buscar la
tranquilidad del campo. Su condición de sensitivo alcanzó tal intensidad que
cuando él colocaba la pétalo de una flor sobre la lengua los desequilibrios
mentales y emocionales que la acción de esta instaba a curar se manifestaban
en su propia persona. A través de ese método desagradable y penoso, él
consiguió sin embargo reunir los medicamentos que más tarde se harían
conocidos como los Remedios Bach.

Continúa Powell:

Los continuos disturbios astrales pueden incluso actuar sobre el doble


etérico y originar enfermedades nerviosas.

Los centros de inflamación en el cuerpo astral equivalen a los furúnculos


en el cuerpo físico - no sólo son extremadamente desagradables, como
también constituyen puntos débiles a través de los cuales la vitalidad se
expulsa. No ofrecen prácticamente ninguna resistencia a las influencias
malignas e impiden que las influencias benéficas sean provechosas.
Infelizmente, tal estado es bastante común: la solución es eliminar la ansiedad,
el temor y el aburrimiento.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Alice Bailey, en su libro Esoteric Healing, afirma a propósito del cuerpo


astral: 109

Reacciones emocionales desproporcionadas y malas condiciones de


salud en el cuerpo astral pueden constituirse en un poderoso foco de malestar
y enfermedades… La agitación verificada en ese cuerpo, cualquier esfuerzo
excesivo ejecutado bajo tensión nerviosa, ansiedad extrema o irritación
prolongada provocarán una descarga de energía astral sobre y a través del
centro del plexo solar, causando gran perturbación en su funcionamiento.
Tales efectos se verifican a continuación en el estómago, en el páncreas, en el
canal biliar y en la vejiga. Pocas personas (y yo me pregunto se habría alguien
inmune a eso a esta altura de la historia del mundo) están libres de
indigestión, de perturbaciones gástricas o de problemas relacionados con la
vesícula biliar.

De esa forma, los factores primordiales a ser considerados por cualquier


practicante de la radiónica al hacer un análisis son aquellos que pueden
verificarse en la vida astral del paciente. Si aversión, ira, pesimismo, miedo,
complejos de inferioridad y superioridad, repulsión intensa y otras incontables
reacciones emocionales turban la claridad del cuerpo astral, entonces se debe
checar cuidadosamente esos puntos, y el tratamiento debe buscar ayudar el
paciente a remover el mayor número de ellos de su conciencia. Los Remedios
Bach constituyen una excelente forma de tratamiento para los disturbios
astrales, como veremos adelante. De la parte del paciente, el cultivo de una
actitud de honestidad de pensamientos, palabras y actos mucho contribuirá
para la purificación del cuerpo astral y para la libre circulación de las fuerzas
vitales.

Cuando las ambiciones de una persona no consiguen concretizarse y la


frustración impregna el cuerpo astral por un periodo de tiempo, se
desencadena una singular interacción entre las energías de la Vida y de la
Conciencia, almacenadas, respectivamente, en el corazón y en la cabeza y que
fluyen al largo de la espina, y las fuerzas pránicas que demandan el bazo en la
región del chakra del plexo solar.

Intente visualizar las energías de la Vida y de la Conciencia fluyendo


para abajo, y las del prana solar atravesando el bazo en ángulo recto con
relación a las primeras, formando, con efecto, una cruz de corrientes de
energía. Tales energías se encuentran en la región del plexo solar, que es la
sede de la vida astral del individuo; si las ambiciones de la persona son
contrariadas, se carga de energía que circularía normalmente, si tales
ambiciones fueran concretizadas, comienza la refluir y a acumularse, ya que
ella no se exterioriza. Pues bien, como existe en este punto este vínculo
estrecho entre el centro del corazón, la sangre y las fuerzas vitales pránicas
que circulan por la sangre, la carga excesiva de energía que se verifica

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

comienza a afectar la sangre, lo que, en ciertas condiciones, puede resultar en


malignidad. ES inevitable que un compuesto de substancias mentales, astrales 109
y etéricas ejerza atracción sobre la materia física, y así puede originarse un
tumor como vía de expresión de la energía de la ambición fallida. Eso, claro, es
una simplificación de la dinámica de algunas malignidades; debe haber aún un
buen número de otros factores y variables que nos afectan. La cura de muchas
perturbaciones astrales, incluyendo esta, puede ser encontrada en el cultivo de
una actitud de aceptación. Aceptación de lo que somos, del lugar en que nos
encontramos y de las condiciones de nuestra existencia, no en el sentido
negativo, pero si en el dinámico, de conformar nuestro ser a la voluntad
superior y permitir que la Vida exprese su propósito.

Para un clarividente, el cuerpo astral se expresa en la forma de un


remolino de luces, de aspecto muy similar al cuerpo físico, rodeado de un aura
de colores brillantes y en movimiento, similar a la aurora boreal. Estos colores
varían rápidamente, fluctúan y ofrecen una exposición directa del contenido
emocional del cuerpo astral. Los teosofistas afirman que los siguientes colores
indican estados emocionales específicos, que se enumeran aquí porque puede
ser utilizado como una guía para examinar ese cuerpo. En la medicina psiônica,
las bacterias y virus son agrupados a partir de un color determinado a fin de
apresurar y facilitar los diagnósticos, siendo que el Dr. Guyon Richards adoptó
el mismo principio en su trabajo después de descubrir que cada
microorganismo poseía una o más colores predominantes que lo identificaban.
Para nuestros propósitos, la determinación de los colores predominantes del
cuerpo astral servirá como uno guía para la naturaleza emocional del paciente.

Negro Odio o Malicia


Rojo Ira
Escarlata Impaciencia
Escarlata Brillante Indignación Altiva y Justa
Rojo Pálido Sensualidad
Gris - Marrón Egoísmo
Marrón verdoso y Celos
escarlata
Gris Depresión
Carmesí Amor Egoísta
Rosa Amor Altruista
Rosa y Lila Amor espiritual por la
humanidad
Naranja Ambición y Orgullo
Amarillo Intelecto
Ocre Apagado Intelecto con fines
egoístas
Goma Guta Claro Intelecto con fines
superiores
Amarillo Palido Intelecto al servicio de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

fines espirituales
Dorado Intelecto aplicado a la 109
filosofía
Verde Capacidad de
Adaptación
Verde Pardo Falsedad y Astucia
Verde Esmeralda Versatilidad, Ingenuidad,
desenvoltura y
Altruismo.
Azul Pálido Verdoso Capacidad de
Adaptación, Compasión,
Simpatía Profunda
Verde Manzana Intensa Vitalidad
Azul Suave Devoción a las
realidades espirituales
Violeta Afecto, Devoción
Azul-Violeta Aspiraciones Espirituales
Superiores
Rudolf Steiner nota que, en los términos de la Ciencia Espiritual, la
relación entre los cuerpos etérico y astral presenta una estrecha relación con la
proporción de hierro de la sangre y que el régimen de entrada del hierro afecta
la circulación de la sangre y el funcionamiento de los riñones. Los fenómenos
de parálisis de ciertos músculos también están relacionados al mal
funcionamiento de ciertas fuerzas del cuerpo astral, y así vemos que es posible
comenzar a entender estos aspectos sutiles del hombre a través de la
observación de varios factores objetivos. Los escritos de Steiner constituyen
uno guía inestimable, capaz de ayudar cualquier practicante a la ilusoria
laguna entre los universos objetivo y subjetivo.

Factores Causantes de Enfermedades en el Cuerpo Etérico.


El cuerpo etérico es conocido por varios nombres; algunos se refieren a
él como cuerpo vital o doble etérico y, más recientemente, el término cuerpo
electrodinámico pasó a ser usado y los científicos rusos lo denominan cuerpo
bioplasmático. Básicamente, es ese cuerpo que sirve para conectar el
organismo físico a las formas astrales y mentales sutiles. Se trata de un
absorbedor de las energías solares, que son por él transformadas y
transmitidas a todas las partes del cuerpo físico denso por intermedio de unos
filamentos de energía conocidos como "nadis" que, por la moderna
terminología, serían llamados de transductores, pues su papel es
esencialmente pasivo; ellos no producen energía, pero simplemente conducen
los impulsos de los niveles superiores para la forma física. Así, reflejan
cualquier disposición a la enfermedad que se encuentre en los cuerpos astral y
mental.

Para la visión del clarividente, él aparece como un cuerpo de corrientes


centellantes de energía que tienden a fluir en ángulos rectos con relación al

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

sistema nervioso céntrico. En los estados de enfermedad, este cuerpo no


absorbe con la necesaria presteza los fluidos pránicos del Sol y, así pues, el 109
nivel de vitalidad declina y los nadis o filamentos de energía se hacen más
débiles. Si ese estado de cosas perdurar por más algún tiempo, la matriz
etérica se hace tan débil que no consigue más sostener las células físicas y
mantener la estabilidad de la patología orgánica, y entonces sucede la
desintegración.

En su libro The Vital Body, el rosa-cruz Max Heindel escribe:

Cuando sano, el cuerpo vital desarrolla una superabundancia de fuerzas


vitales que, después de circular por el cuerpo denso, se propagan en línea
recta a partir de su periferia en todas las direcciones, tal como los rayos de un
círculo a partir de su centro; sin embargo, cuando enfermo, el cuerpo vital se
ha debilitado y no consigue más proveer la misma cantidad de energías, con el
agravante de que el cuerpo físico denso pasa a nutrirse de él.

Entonces, las líneas del fluido vital que atraviesan el cuerpo decaen y se
curvan, evidenciando la ausencia de energías en su retaguardia. En los estados
saludables, la intensa energía de esas radiaciones elimina gérmenes y
microbios prejudiciales a la salud del cuerpo denso; en los estados de
enfermedad, sin embargo, cuando la fuerza vital está enflaquecida, esas
emanaciones no eliminan de inmediato los gérmenes de las enfermedades. Por
lo tanto, el riesgo de contraer enfermedades es mucho mayor cuando las
fuerzas vitales se hallan debilitadas del que cuando estamos sanos.

Traté del dinamismo de la recepción y distribución pránicas en mi libro


Radionics and the Subtle Anatomy of Man; me veo por lo tanto desobligado de
suministrar aquí mayores detalles sobre el asunto. La cuestión que surge a
esta altura es la siguiente: ¿si el cuerpo etérico es un espejo de los estados de
desequilibrio verificados en otros cuerpos, no podría la enfermedad también
originarse en él independientemente? La respuesta es simplemente sí! Para
eso, hay un correcto número de razones, siendo importante para cualquier
practicante comprenderlas, pues se trata de factores que se manifestarán en la
mayoría de los casos analizados por intermedio de la radiónica. El primer punto
a considerar es que nuestros cuerpos etérico y físico denso forman parte a la
substancia etérica y física del planeta. Esta materia, según la tradición
esotérica, posee orígenes bastante antiguos y, en virtud de eso, se halla
altamente contaminada. Durante eras seguidas, los cuerpos infectados de
hombres y animales han sido colocados bajo la tierra, lo que resultó en una
intensa, si bien sutil, polución de la materia que asimilamos para construir
nuestros vehículos de manifestación. La tradición esotérica va más lejos aún y
afirma que toda enfermedad se deja clasificar según tres categorías, las de la
sífilis, tuberculosis y cáncer, y que todas estas son inherentes a la substancia
etérica y física de nuestro planeta. Así, todos estamos potencialmente sujetos

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

a acoger estas predisposiciones a la enfermedad en nuestros cuerpos etérico y


físico, siendo que nuestro régimen de vida podrá contribuir tanto para ponerlas 109
en actividad, cuanto para mantenerlas latentes. He ahí una indicación segura
del valor de un régimen saludable de vida, capaz de mantener el cuerpo
etérico en un estado radiante.

En su libro Esoteric Healing, Alice Bailey escribe:

Se debe tener en mente que los cuerpos físicos que sirven actualmente
de habitación a la humanidad son constituidos de una materia bastante
antigua y que la substancia empleada para eso puede estar corrompida o
condicionada por la historia pasada. A este, se deben añadir más otros dos
conceptos: primero, lo de que las almas que llegan asimilan por sí mismas el
tipo de material con el cual construyen sus capas exteriores, y eso responderá
por determinados rasgos de sus naturalezas sutiles... segundo, lo de que cada
cuerpo físico trae en sí son las semillas de la inevitable retribución, si sus
funciones sean malversadas.

Samuel Hahnemann, el fundador de la homeopatía, admitía que el


hombre trae dentro de sí los gérmenes de la enfermedad y, demás
predisposiciones mórbidas, que él denominó miasmas. Estos son conocidos
como sarna, pseudo-sarna, sífilis y sicosis. Hahnemann llamaba la sarna de
"Madre de todas las enfermedades", sin la cual ninguna otra enfermedad
puede manifestarse. Acerca de eso, declaró él: "La sarna es de más antigua, de
más común, de más nefasta y, no obstante, la menos conocida de todas las
enfermedades miasmáticas crónicas, que viene hace miles de años
desfigurando y flagelando las naciones. " Él también tenía plena conciencia de
que estas desgracias no poseían un origen físico pero un origen sutil,
relacionada con las fuerzas vitales. A ese respeto, él escribió:

Cuando una persona se enferma, sólo esa fuerza vital espiritual,


autónoma (automática), presente en todas las partes del organismo, es
perturbada por la influencia dinámica de un agente morbífico prejudicial a la
vida; sólo la fuerza vital, reducida a ese estado anormal, es capaz de provocar
en el organismo sus sensaciones desagradables y predisponerlo al proceso
irregular que llamamos de enfermedad.

Miasmas e infecciones pueden ser heredadas o adquiridas, y su


presencia siempre solapa la salud del individuo en mayor o menor escala, no
sólo de un punto de vista orgánico. Como también en los niveles mentales y
emocionales. Toda enfermedad que contraemos en la infancia puede dejar en
su estera toxinas capaces de ejercer efectos de los más nocivos sobre la salud,
como el sarampión, por ejemplo, enfermedad particularmente desagradable y
de serias consecuencias para la vida posterior del individuo. La medicina
ortodoxa naturalmente alega que no existe cualquier prueba científica para

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

esta afirmativa hecha por radiestesistas y practicantes de la radiónica; sin


embargo, en Estados Unidos, los médicos acabaron por atribuir las muertes 109
misteriosas de colegiales apenas llegados a la edad de los veinte años (cerca
de 200 muertes anualmente) al que ellos denominaron "un virus latente de
sarampión", que estuvo inactivo desde que la enfermedad se hubo
manifestado por primera vez o desde el tiempo en que habían recibido vacunas
del virus debilitado. Tales muertes son casos extremos, alcanzando en su
mayoría jóvenes aparentemente saludables, personas que simplemente pasan
toda la vida enfermas debido a la acción de las toxinas por intermedio de virus
o bacterias, que atacan el cuerpo etérico y lo desvitalizan, hasta que
finalmente los problemas orgánicos puedan manifestarse.

En el momento en que escribo estas líneas, se registra una encendida


polémica en la prensa sobre los males causados a los niños por la vacunación.
Los niños son irreparablemente perjudicados por los efectos de algunas
vacunas y reducidos a la condición de trapos para el resto de sus vidas. La
vacuna específica que motivaba los ataques era a que se destinaba a combatir
la coqueluche, pero la verdad es que todas las vacunas provocan la
disminución de la fuerza vital en el interior del cuerpo etérico. Los defensores
de las campañas de vacunación destacan, con entera razón, que sólo una
pequeña minoría de niños es perjudicada, pero esta es la misma vieja historia
del caso de las píldoras y de la trombosis, y, si es de usted y su hijo que se
trata, entonces no tenga duda, la cifra es del 100%. Contemplar un niño otrora
saludable paralizada o incapacitada por la vacunación, sólo porque se trata de
un procedimiento corriente en la medicina, es un espectáculo patético. Las
lesiones cerebrales jamás serían un espectáculo atractivo, y saber que una
vida fue cortada a consecuencia de una decisión del Estado en el sentido de
incentivar los padres y, muchas veces, literalmente intimidarlos la vacunar sus
hijos, es algo que da lo que pensar. Seguramente, incluso un millón de libras
gasto en la investigación del uso de nosodes homeopáticos para las
enfermedades infantiles serían dinero mejor empleado. Ellos son tan eficaces
como las vacunas - por lo menos fue lo que pude comprobar a partir de mi
experiencia bastante limitada - y no causan efectos colaterales de ninguna
especie. Obviamente, la medicina tradicional nada quiere saber acerca de eso,
pues no es "científico".

La radiónica y las técnicas radiestésicas constituyen el medio ideal para


señalar la presencia de cualesquier miasmas y toxinas en el sistema. El Dr.
George Laurence pasó años perfeccionando la Medicina Psiônica, a través de la
cual él ayudó muchas personas a recobrar la salud. Todos los casos analizados
revelaron la presencia de miasmas y toxinas que perturbaban la función de las
fuerzas etéricas formativas del cuerpo y, en última instancia, de la proteína de
la célula. Laurence consiguió determinar no sólo las disfunciones, como
también los remedios homeopáticos capaces de erradicar los miasmas o las
toxinas bacteriológicas y virulentas. Sé, por experiencia personal, cuan eficaz

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

es esa forma de tratamiento, y que los mismos resultados pueden igualmente


ser obtenidos por medios radiónicos. Sería interesante saber que, de ese modo, 109
se podría prestar una inestimable ayuda a los niños que presentan claras
señales de lesión cerebral debida a la vacunación. Asma y eczema causados
por la vacunación fueron curadas por la Medicina Psiônica. Otro factor
importante es que las predisposiciones mórbidas heredadas pueden ser
detectadas y eliminadas en los niños, a fin de que no sean transmitidas a las
futuras generaciones.

La integridad del cuerpo etérico es mantenida e intensificada por una


dieta natural. a la base de alimentación integral, aire puro, Sol, el uso de la
miel como endulzante, ejercicios, una postura de relajamiento, el uso criterioso
del agua, tanto ingresa como externamente, y un ritmo harmonioso de
respiración. Disturbios emocionales y mentales debilitarán el cuerpo, el uso de
drogas da a los nadis un aspecto un tanto semejante al de las cuerdas flojas de
una raqueta de tenis, y nunca se debe olvidar que el cuerpo etérico responde
de inmediato al pensamiento. Las advertencias hechas anualmente por
"especialistas" de la medicina, a través de las cadenas de radio y de televisión,
de que alguna epidemia de poliomielitis o gripe está en el aire constituyen un
método seguro para instituir el estado de receptividad ideal a esas
enfermedades en la población. Inducidos por el miedo a la enfermedad,
muchos toman sus dosis de inyecciones tan-solamente para estimular la
propagación de la infección; otros relatan que dejaron de sentirse bien desde
que tomaron las inyecciones, que es muy natural cuando se considera que una
substancia venenosa fue introducida en el cuerpo. La toma de conciencia cada
vez más amplia del público cuanto a los riesgos inherentes a la aplicación de
vacunas y a los efectos colaterales de los remedios recetados es indicativa de
cambios en el horizonte. La nueva conciencia que las personas manifiestan con
relación a las vitaminas, alimentos naturales no industrializados y a la práctica
de la Yoga es indicativa de la revelación que se avecina del cuerpo etérico.
Cuando eso acontecer, la propia medicina se transformará radicalmente,
tomándose menos materialista en su abordaje de la cura.

Los Chakras y las Enfermedades.


La correcta comprensión de los siete principales chakras de la espina y
de sus funciones es esencial para el practicante de la radiónica, pues son los
chakras que mantienen el cuerpo en un todo coherente y vital. Tales centros
constituyen puntos focales a través de los cuales el alma expresa su acción
vital y sus propiedades en los planes inferiores de la conciencia. Es a través de
ellos que la energía vital emana, alimentando la acción de las glándulas
endócrinas y la integridad de ciertas partes del cuerpo. La salud de cualquier
individuo depende enteramente de su funcionamiento correcto. En la medida
en que la recepción, asimilación y distribución de estas energías se da de modo
equilibrado, la salud se manifiesta espontáneamente. Un cierto número de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

problemas relativos al funcionamiento de los chakras puede surgir,


ocasionando enfermedades, y son estos factores que yo pretendo examinar 109
ahora, subrayando que el perfecto funcionamiento de los centros constituye
uno de los principales factores para la buena salud.

El desequilibrio en el funcionamiento de un chakra puede ocurrir por


varias razones, cada una de las cuales puede ser controlada o eliminada a
través del tratamiento radiónico.

1. Ciertas actitudes y actividades predominantes en esta vida, o en


vidas pasadas, pueden generar un estado de sobrecarga en un o
en varios chakras. Por la misma razón, algunos chakras pueden
estar inactivos. Así, es importante, en cualquier diagnóstico, saber
el estado en que se encuentra cada uno de los chakras, estado
que podrá corresponder a una de estas tres categorías: actividad
excesiva - actividad insuficiente - actividad normal. Determinar
cada uno de esos niveles de actividad es algo absolutamente
indispensable para cualquier diagnóstico de los centros y de la
anatomía sutil en general.

2. Pueden ocurrir lesiones a la substancia sensitiva especial que


entra en la composición de un chakra. Eso puede ser causado por
traumas físicos, choques o tensiones emocionales súbitas o
continuas. Por ejemplo, un paciente masculino otrora saludable,
en la edad de los cuarenta, dedicándose a trabajos manuales,
pasó por ataques crónicos de asma hasta el día en que encontró
una muerte relativa. El choque había perturbado radicalmente el
funcionamiento de su chakra de la garganta.

3. A consecuencia de los factores arriba, los chakras pueden ser


bloqueados y su capacidad para recibir y distribuir energía es
perjudicada. Si el bloqueo ocurre en la entrada del centro,
entonces la energía que para allí fluye será obstruida. En vez de
fluir libremente para el exterior y encontrar expresión, ella refluirá
tal como el agua por un río represado, causando la aparición de
un foco de irritación en su punto de origen, pudiendo este estar
situado en el nivel astral o mental. Los bloqueos pueden ocurrir
también en los puntos en que la energía sale de los chakras y
alcanza a glándula endócrina, concentrándose en este punto
hasta alcanzar una intensidad que le permitirá invertir contra el
bloqueo. La consecuencia de eso es el funcionamiento indebido de
la glándula endócrina asociada al chakra en cuestión. Los chakras
pueden, pues, ser bloqueados tanto en la entrada como en la
salida, ambas situaciones generando desequilibrios en el flujo de

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

energía y, en último análisis, estados patológicos de naturaleza


mental, emocional u orgánica. 109

Muchos problemas de salud surgen también durante el proceso de


transferencia de la energía de los chakras situados abajo del diafragma para
los de arriba. Tal proceso generalmente se desarrolla de modo muy lento en
sus etapas iniciales, siendo sin embargo acelerado cuando el individuo
disciplina su vida a fin de poder avanzar más rápidamente por el Camino. Todo
el proceso de transferencia de energía es bastante complejo, no reduciéndose
en absoluto a un puro y simple flujo, si bien él sea figurado de tal modo por
razones de orden práctica. Como mencioné en Radionics and the Subtle
Anatomy of Man, los chakras situados abajo del diafragma están relacionados a
los factores más mundanos de la vida, entre ellos la procreación y los procesos
digestivos. Las energías del chakra de la base son transferidas para la cabeza,
las del sacro para la garganta y las del plexo solar para el corazón.
Diagramáticamente, tenemos la siguiente figura:

En este ejemplo, los dos chakras de la cabeza están reducidos a un único


círculo, por simple comodidad de representación. A cierta altura del proceso
múltiple de transferencia de energías, todas las propiedades de las energías
encontradas en la base, en el sacro, en el plexo solar, en el corazón y en la
garganta se concentran sobre el chakra de la frente, antes de su "sumisión" a
los chakras de la cabeza.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

La crisis microcósmica se da cuando la personalidad o yo inferior se


rinde al alma, surgiendo entonces el Nuevo Hombre, pronto para servir en
altruístico y gran estilo a la humanidad.

Cada caso que se presenta al análisis radiónico implicará en mayor o


menor grado problemas provenientes de la transferencia de energía. Los
centros situados abajo del diafragma muchas veces podrán estar
excesivamente activos, y cuando esa energía comenzar a causar impacto
sobre los centros superiores correspondientes, que obviamente no se
encontrarán tan activos, inevitablemente surgirán incontables conflictos,
generando toda suerte de problemas orgánicos y psicológicos. Jamás se debe
olvidar que transferencia de energía es transferencia de conciencia, y, cuando
el foco de conciencia de cualquier sistema de energía es desplazado,
inevitablemente surgen problemas. Sepa también que esos problemas no se
dejarán atenuar fácilmente por el empleo de la terapia radiónica, pues ellos
forman una parte y una parcela de la evolución del individuo y no pueden ser
barridos simplemente con el girar de la perilla de un selector. Sin embargo, una
vez que el practicante comprende lo que se pasa, él estará en mejores
condiciones para ayudar el paciente. Ahora, no estoy sugiriendo que ayudar el
paciente de esa forma significa darle conocimiento de todos los bloqueos y
transferencias de energía que se estén verificando en sus sistemas, pues eso
solamente creará más problemas. Cuando informamos al paciente que existe

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

un problema en un correcto chakra, estamos concentrando inmediatamente su


atención sobre la naturaleza y la localización de este problema. Eso, a largo 109
plazo, solamente exacerbará el problema. Los pacientes, a menudo, desean
saber lo que hay de errado con ellos, y entonces se puede muy bien hablarles
acerca de los miasmas y toxinas que estén solapando su salud, pero, a partir
del momento en que pasamos la discurrir sobre los problemas relativos a sus
chakras, no hacemos más del que injertar energía en entidades mentales de
naturaleza patológica y retardar, así, todo progreso que el paciente podría
alcanzar por su propia cuenta. El énfasis debe recaer sobre el retomo a la
salud, las causas subyacentes deben ser relegadas a los archivos y no
impresas sobre la substancia de los cuerpos sutiles del paciente, pues este ya
tendrá mucho con que haberse para que sea preciso arrojar más leña al fuego.

A partir de una experiencia de primera mano, puedo suministrar un


ejemplo de la transferencia de energía en un individuo que sabía en su
conciencia ser él un discípulo de un cierto ashram en los planos interiores. Para
todos los efectos, él era un simple hombre de negocios jubilado, y tal era su
imagen para el 99% de las personas que lo conocían. Nuestra colaboración
mutua al largo de los años hizo con que yo llegara a comprender la naturaleza
de su problema de salud, que era un enfisema. En una otra encarnación, él
había conseguido, a través de un tremendo esfuerzo, realizar una gran
transferencia de energía del chakra del sacro para lo de la garganta. En la
actual existencia, él estaba experimentando las repercusiones de esa
alteración de la conciencia, que sobrecargaba excesivamente el chakra de la
garganta y daba origen a la enfermedad de que él padecía. Coincidiendo con
ese problema, estaba el hecho de que el estaba preparándose para cambiar de
un ashram para otro, en el cual el aspecto de la voluntad iría a prevalecer. Su
enfermedad, que lo afligía a punto de pensar a veces que iría a morir por falta
de aire, hizo con que él invocara la propiedad de la voluntad espiritual a fin de
continuar a soportar y sublimar su incapacidad. De esa manera, él consiguió
sacar partido de la crisis que tomó gran parte de su vida para desarrollar
ciertas facultades que ampliaran su capacidad de ayudar a los otros,
principalmente en las encarnaciones futuras.

No estoy queriendo sugerir, con ese ejemplo, que todos los portadores
de enfisema estén en la misma situación, lejos de eso, pero él ilustra lo que
acontece cuando es realizada una gran transferencia y de qué modo una
persona espiritualmente evolucionada puede quitar partido de sus deficiencias.
Una persona de esa clase aprovecha todas las oportunidades para aprender y
no concentra su atención sobre el problema, pero si en la realidad y en las
razones a él subyacentes. Creo que un tratamiento auxiliar a través de la
radiónica pueda ser de utilidad en tales casos, pero el paciente no debe ser
informado de los progresos efectuados por el practicante. En el ejemplo arriba,
el individuo sabía lo que había de errado y como lidiar con eso; otros, sin
embargo, pueden no tener esa capacidad.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Este no es el lugar para tratar de las enfermedades específicas


asociadas a los diversos chakras, ya que este tópico fue hasta cierto punto 109
abordado en mis otros libros y el lector podrá encontrar mayores informaciones
a respeto en varios otros libros esotéricos. Lo que yo me gustaría acentuar, sin
embargo, es que el diagrama que representa los chakras, sus glándulas y las
partes por ellos gobernadas, constituye uno guía simple y excelente. Por
ejemplo: si hay algún problema en la vesícula biliar, quedaremos sabiendo
inmediatamente que el chakra del plexo solar se encuentra sobrecargado, lo
que casi siempre acontece. Si ocurren problemas en la vista, entonces es
porque el chakra de la frente debe, de una forma o de otra, estar presentando
estados de desequilibrio. Examinar siempre el chakra más próximo al área en
que la patología se manifiesta es un procedimiento simple y práctico a
continuación - así, gasto la mitad del tiempo usado para analizar un problema
de salud en la anatomía sutil no será preciso valerse de la intuición o de la
clarividencia, pero sólo del buen sentido común.

Tres Estados Primarios de Desequilibrio.


En términos generales, es posible clasificar la mayoría de los problemas
surgidos en la anatomía sutil en tres categorías, a saber:

1. La CONGESTION, que se origina cuando no hay una libre


circulación de las energías y fuerzas por los varios cuerpos. La
congestión del cuerpo etérico puede surgir cuando las energías
procedentes del plan o vehículo astral para él fluyen, pudiendo
ocurrir tanto entre los cuerpos astral y etérico, cuanto entre los
cuerpos etérico y físico. Las congestiones de cualquier especie
darán margen a síntomas en el plan físico.

2. La DESCOORDINACION puede ocurrir entre dos vehículos


cualesquiera, induciendo a un estado de debilidad capaz de
perjudicar la salud. Si los cuerpos físico denso y etérico no se
encuentran perfectamente integrados, entonces tendrá lugar el
debilitamiento y la desvitalización. La impotencia es un reflejo de
este problema en el área del chakra del sacro. En el centro de la
garganta, que constituye el polo opuesto al del sacro, las
condiciones correspondientes darían origen a la laringitis. Si la
coordinación general de los vehículos falla, el alma podrá ejercer
dominio sobre ellos, y, en tales casos, dar margen a la aparición
de posesiones u obsesiones.

3. La SUPERESTIMULACION surge cuando hay una energía


excesiva afectando a uno o más chakras, lo que provoca la
agitación de la substancia de los cuerpos envueltos, ocasionando,
así, diversos estados patológicos. Las fiebres, por ejemplo,
constituyen expresión de un punto focal de energía demasiado

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

activo que intenta dispersarse y forzar su expresión orgánica. La


fricción que acompaña el proceso causa naturalmente una 109
elevación de la temperatura.

Todos los casos deben ser averiguados con base en esos factores, pues,
a ejemplo de los bloqueos y niveles de actividad, se trata de problemas básicos
y fundamentales que subyacen al cuadro de síntomas presentados por los
pacientes.

Así, concluimos una explicación básica de los factores que deben ser
tenidos en consideración cuando se emprende el análisis de los estados en los
que se encuentran los cuerpos sutiles del hombre. Estos son los factores
causativos o, por lo menos, algunos de ellos, que nosotros clasificaríamos
como problemas orgánicos y psicológicos. Hay otros factores que intervienen
en las causas de las enfermedades, tales como los karmas individual, grupal,
nacional, racial y planetario, que, en mi opinión, están fuera de nuestra
competencia, por lo menos por ahora. Es preferible, en mi entender, lidiar con
aquello que en cierta medida nosotros podemos comprender, pues intentar
menear con causas que se sitúan además de nuestra comprensión es buscar
problemas.

La observación criteriosa de los procesos y procedimientos de


diagnóstico y tratamiento delineados en este libro harán el practicante apto a
curar efectivamente los pacientes en búsqueda de ayuda, a través de un
método simple y eficaz. Esto, por sí aún, ya lo recomienda bastante,
principalmente cuando se constata que su preocupación mayor son los factores
causativos y no meramente los cuadros de síntomas, y que la eliminación de
los miasmas y toxinas heredados o adquiridos restauran el "suelo" del cuerpo,
de modo que ellos no son transmitidos a las futuras generaciones.

Estos, pues, son algunos de los conceptos básicos de que el practicante


necesitará. Para comprenderlos más a fondo, el lector tendrá que investigar y
estudiar los escritos de Rudolf Steiner que tratan de la medicina, los de Alice
Bailey, o aún otros que hayan abordado con profundidad el tema de la salud.
Seleccione las informaciones que encuentre, elimine las que no tengan valor
práctico y adopte siempre las esenciales. Se trata de un asunto tan vasto, que
su estudio requiere no sólo el tiempo de una vida, como todo día será un día de
oportunidad y preparación para que, en el futuro, si alcance una eficacia y un
rendimiento mayores.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CUARTA SECCIÓN
Consideraciones Terapéuticas

La llave para una buena salud, en términos


esotéricos, es la repartición o distribución, tal
como es, esta también, la llave para el bienestar
general de la humanidad. Los flagelos
económicos de la humanidad corresponden
estrechamente a las enfermedades en el
individuo. Hay una ausencia de libre circulación
de las necesidades de la vida a los puntos de
distribución; estos puntos de distribución se
encuentran inactivos; la dirección de la
distribución es imperfecta, y solamente a través
de la comprensión sensata y universal del
principio de distribución de la Nueva Era las
calamidades de la humanidad serán superadas;
solamente a través de la correcta distribución de
energía es que los males que afligen el cuerpo
físico del individuo también podrán ser curados.

Alice A. Bailey

Cuando se desarrolla un punto de vista espiritual,


cuando se medita sobre el reino espiritual,
cuando se llega a una concepción del hombre, de
la criatura humana saludable o enferma,
entonces es posible fundar algo como una
medicina espiritual.

Rudolf Steiner

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 9

VIAS DE ACCESO.
¿Quién ya vio un médico aprobar la prescripción de otro médico
sin retirar o añadir algo?

Montaigne

El practicante de la radiónica se encuentra con una variedad bastante


amplia de opciones al llegar al tratamiento. De su parte, él podrá valerse de
patrones o proporciones proyectadas a través de un instrumento radiónico o
entonces aplicar muestras de piedras preciosas, colores, flores, remedios,
vitaminas, sales minerales o medicamentos homeopáticos. Por otro lado, si son
aconsejables, él recomendará al paciente que busque un especialista en
acupuntura, dieta, masajes o entonces un médico alópata. Así, ninguna vía de
acceso se halla impedida en el esfuerzo de restaurar la salud del paciente.

En la radiónica, luego se aprende que, aunque puedan existir unos pocos


tratamientos específicos para casos especiales, el practicante ha, en general,
de consentir que la matriz de la enfermedad seleccione su propia forma de
terapia, la cual es suministrada a través de los métodos de pregunta y
respuesta y del Analizador, ajustando ciertos remedios contra el factor
causativo a fin de llegar a una medida que denote un punto de equilibrio.
Inevitablemente, cuando si trabaja con factores subjetivos, algunos remedios
excepcionales son a veces indicados, sin embargo, es más frecuentemente de
lo que se piensa, una rápida mira de ella en los "preparados" correspondientes
a ese remedio en la Materia Medica de Boericke revelarán muchos de los
síntomas exhibidos por el paciente en cuestión, confirmando, así, la
conveniencia del remedio radiestésicamente escogido.

Algunos practicantes se valen de la irradiación o proyección de razones o


de varios remedios exclusivamente, otros emplean una combinación del
tratamiento por proyección con el uso de medicamentos orales; se trata
simplemente de una cuestión de preferencia o elección. Como el concepto de
proyectar el tratamiento para un paciente a la distancia es específico a la
radiónica, tal vez sea mejor esclarecer lo que eso implica, o, en otras palabras,
definir el tratamiento radiónico. Nuestra definición es la de que un tratamiento
radiónico es la proyección de un conjunto de instrucciones codificadas,
destinadas a ser absorbidas y a actuar sobre los varios campos de energía del
paciente de modo a posibilitar que un estado de armonía y salud se manifieste
en el cuerpo físico.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

La configuración arquetípica del cuerpo es perfecta; los desvíos en


relación a ella son los que originan las enfermedades. El tratamiento, 109
especialmente es tratar de la proporción de un órgano, es una manera de
confrontar el desequilibrio con un modelo, con la inteligencia que domina las
células que carecen de armonía, rememorándoles así la manera como deberían
funcionar y la perfecta morfología a ellas inherente. Proyecciones de remedios
de flores, sales minerales o colores son otros tantos modos de alcanzarse la
misma cosa; la pulsación del tratamiento sirve para encaminar el mensaje y
garantizar su recepción por parte de la substancia de los cuerpos.

Quería considerar ahora algunas formas de tratamiento utilizadas en la


radiónica y presentar material de varias fuentes que podrán ser de utilidad
para el practicante en el ejercicio cotidiano de sus actividades.

El Color Remedio Universal.


El color como forma de tratamiento en la radiónica siempre constituyó
mi modalidad preferida, probando, al largo de los años, su eficacia en una
amplia variedad de casos. Ella parece estar, de algún modo, estrechamente
relacionada con los cuerpos sutiles y sus colores radiantes y mutantes. En su
libro Spiritual Science and Medicine, Rudolf Steiner afirma:

La delicadeza y sensitividad de nuestra organización corpórea se


evidencia también a través del estudio objetivo y sistemático de la aplicación
de la luz y del color al tratamiento de enfermedades. En el futuro, ese uso de la
luz y del color deberá ser mejor aprovechado del que ha sido hasta ahora.

Y:

En mi opinión, mucha importancia será dada a estos métodos en un


futuro no muy lejano. La terapia en base de colores, y no sólo los tratamientos
con luz, en breve desempeñará un papel esencial.

Uno de los más famosos terapeutas del color de todos los tiempos fue un
cierto Dr. Edwin Babbit, que vivió en América a mediados del siglo pasado. Su
libro The Principies of Light and Colour lo hizo mundialmente famoso al ser
editado por primera vez, en 1878. Babbit era una singular combinación de
científica, artista, médico y místico, y queda claro, a partir de sus escritos, que
él tenía libre acceso a conocimientos alcanzados sólo por aquellos que podrían
adentrar las esferas interiores en plena conciencia. Su método de tratamiento
se valía de lámparas con lentes coloreadas especiales de gran efecto, como
también sometía comprimidos de "sac lac" y líquidos a las irradiaciones
coloreadas, a fin de fabricar remedios que eran tomados por vía oral por sus
pacientes.

La lista que se sigue de las enfermedades y colores correspondientes por


él establecida fue quitada de su libro y podrá servir cómo uno guía para los

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

practicantes de la radiónica, especialmente en casos de emergencia o para


complementar cualquier forma de terapia radiónica u otra adoptada por el 109
practicante en los casos a sus cuidados.

Azul (+ Colores Adicionales)


Apoplejía Diarrea Excitabilidad Nerviosa
Bronquitis (+ Blanco) Difteria (+ Amarillo y Fiebres (+Amarillo y
Blanco) Blanco) Biliosa,
Catarro (+ Blanco) Enfermedad del Cerebro Intermitente, Tifoidea
Ciática (+ Blanco) Dolores de Cabeza Gota
Cistitis (+ Amarillo) Erisipela Hemorragia en los
Pulmones
Histeria Sarna Hepatitis
Menorragia Inflamación de los Inflamaciones Crónicas
Ovarios
Pleuresía (+ Blanco) Neuralgia Facial Palpitaciones del
Corazón
Pústulas, Ampollas Neumonía (+ Blanco) Problemas de la Espina
acuosas
Viruela Reumatismo Crónico (+ Reumatismo
Amarillo y Blanco) Inflamatorio
Amarillo (+Colores Adicionales)
Afonía (+ Blanco) Bocio Coqueluche (+ Blanco)
Constipación Diabetes (+ Blanco) Estimulante de la
Actividad del Sistema
Nervioso
Miocarditis (+ Blanco) Parálisis (+ Blanco) Tuberculosis (+ Blanco)
Amarillo - Naranja
Anemia Bronquiitis Depresión
Constipación Cansancio Hidropesía
Hipofunción del Hígado, Idiotismo Tumores Crónicos
Riñones y la parte baja
de la espina.
Ulceración de los
Pulmones
Púrpura
Activación de la Circulación de la Sangre Venosa Gusanos
Rojo (+ Colores Adicionales)
Amenorrea (+ Amarillo) Activacion de la Bocio
Circulación de la Sangre
Arterial
Tumores Ocultos
Otro gran terapeuta del color fue el Dr. C. Iredell, especialista del cáncer
por 23 años, cirujano-emérito del departamento de actinoterapia del Guy's
Hospital, de Londres, durante la década de 20. A pesar del hecho de que
muchos pacientes por él tratados a través del color ya se habían sometido
anteriormente al tratamiento ortodoxo, habiendo en muchos casos sufrido

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

quemaduras, él consiguió obtener excelentes resultados y, en ciertos casos, la


cura. Sus primeras experiencias son por él descritas con las siguientes 109
palabras:

La primera experiencia con el color consistió en colocar una placa de


vidrio de color violeta sobre el tumor maligno que un paciente presentaba en
el cuello y someterla a la irradiación luminosa de una lámpara eléctrica común
durante una hora. El paciente experimentó nítidas sensaciones de alivio y, así
pues, la experiencia fue repetida en otros casos. Fueron también realizados
pruebas con otros colores, especialmente el verde y el azul. Cada color parecía
tener un efecto propio claramente distinguido para un paciente sensitivo,
aunque no fuera observada ninguna disminución apreciable del tamaño del
tumor en esa etapa. A veces, sin embargo, la inflamación circunyacente se
reducía, siendo seguida en casi todos los casos por un alivio del dolor y la
mejora del estado general del paciente. Merece la pena notar que, mientras
más intensas eran los colores usados, más eficaces eran los resultados
obtenidos.

Iredell descubrió que algunos pacientes podían relatar


pormenorizadamente sus sensaciones cuando eran sometidos a la exposición
de colores y, con la práctica, se hacían capaces de distinguir un color del otro
del siguiente modo:

Algunas veces, el paciente, además de sentirse aliviado del dolor, tenía


plena conciencia de una sensación determinada producida por el color sobre el
cuerpo, algo estimulante y revigorizante. Con menos frecuencia, algún
paciente era capaz de distinguir, en la sensación arriba descrita, los diferentes
efectos de los varios colores, cada color poseyendo sus características propias.

Puede ser de interés dar aquí una idea general de los efectos de los
colores usados tales como fueron descritos por algunos pacientes
suficientemente sensitivos para detectarlos. El color más empleado fue el
verde-brillante. La sensación por él producida era generalmente descrita como
agradable, de frescura, sin embargo no muy suave. Tenía un efecto suavizante
cuando el paciente se hallaba agitado. Fue también este el color que resultó
ser el más aconsejable para iniciar y concluir todas las aplicaciones, pues el
efecto de los otros colores era intensificado cuando se complementaba su
aplicación con el verde.

A La aplicación del verde, generalmente se seguía a de el azul-imperial.


La sensación producida por ese tono era de más frescura y suavidad aún que
en el caso del verde, sin embargo podía causar depresión suministrado por
tiempo prolongado. El amarillo, que a veces era empleado seguido del azul,
parece haber causado dolor en las primeras aplicaciones, pues era muy
"fuerte". Esto probablemente se debía al hecho de que la potencia de su

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

aplicación era muy fuerte, relatando los pacientes que hacía al dolor empeorar.
Sin embargo, se descubrió más tarde que, si los otros colores eran usados 109
primero, principalmente el azul, cuya acción era calmante y estabilizadora
cuando brevemente aplicado, el amarillo producía efectos bastante benéficos y
diferentes de aquellos producidos por cualquier otro color. El tono de amarillo
usado era un ámbar oscuro, el cual producía una sensación de calor moderado
distinguida de aquella de la diatermia, y, al tiempo que tenía una acción
tónica, poseía efectos suavizantes.

La sensación producida por el violeta, que era aplicado después del


amarillo, era mucho más suave y delicado del producido por el verde, al cual
se asemejaba bastante en cuánto a todos los otros aspectos. El uso del violeta
dejaba mucho que desear en cuánto a los resultados, a menos que fuera
aplicado conjuntamente con todos los otros colores y seguido a ellos, siendo,
en este caso, sus efectos particularmente notables.

Los dos colores restantes, el rojo y el naranja, eran poco usados, aunque
el rojo pareciera ser útil para el tratamiento de pacientes con anemia, así como
para la prevención de enfermedades. El naranja actuaba como un estimulante
general y se mostraba eficaz en los casos de indigestión. Sus efectos eran más
groseros que los del amarillo.

Merece la pena notar que la disposición de los colores no era la misma


que se verifica en el espectro visible, la que es, rojo, naranja, amarillo, verde,
azul, índigo y violeta. No hay cualquier razón evidente para la alteración del
lugar del amarillo cuando la posición de los otros colores corresponde a la
disposición del espectro.

No se tuvo la pretensión, con base en los resultados obtenidos, ni mismo


cuando las desregulaciones del aparato fueron corregidas, de que sólo el
tratamiento por el color pudiera traer la cura de una enfermedad maligna. A
ese respeto, él se asemejaba bastante a los demás agentes empleados en el
combate al cáncer, cuyos efectos son invariablemente benéficos a principio,
tendiendo, sin embargo, con el tiempo, a anularse. En otras palabras, el cáncer
asimila todas las formas de tratamiento, y, aún en algunos casos, parece ser
estimulado por ellas. Pero, los resultados obtenidos con el uso del color fueron
tan alentadores que se juzgó legítimo proseguir las investigaciones a fin de
intentar descubrir algunos medios que, usados conjuntamente, pudieran
superar las dificultades encontradas.

Consecuentemente, a partir de todo su trabajo experimental, Iredell


desarrolló un instrumento para la aplicación de colores en sus pacientes, al
cual él denominó "Focal Machine", y que consistía de tres discos con aperturas
triangulares en las cuales eran encajadas las transparencias coloreadas; tales
discos eran movidos por un motor y atravesados por un haz de luz proveniente

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

de una poderosa fuente; a medida que los discos giraban, las irradiaciones
coloreadas que incidían sobre el cuerpo del paciente eran sometidas a un ritmo 109
o, en otras palabras, eran pulsadas. El ritmo constituía un elemento tan
importante que Iredell descubrió que si él fuera sincronizado a la pulsación y el
paciente consiguiera regularizar su respiración, el tratamiento podía ser más
eficaz. Quiero transcribir aquí un extenso pasaje de Colour and Cancer, pues
creo que su teoría apunta para el concepto utilizado en la radiónica de "pulsar"
el tratamiento, y lo que Iredell ha de decir podría servir para incentivar los
practicantes de los diversos artes de la cura a aplicar esta concepción a sus
métodos particulares de tratamiento.

La idea de introducir el ritmo en la medicina no es nueva, siendo que las


enfermedades del corazón constituyen el principal ejemplo de su importancia.
La Arritmia cardíaca es considerado como un síntoma que necesita de
tratamiento, siendo que una acentuada mejora en el estado general del
paciente siempre se verifica cuando el ritmo de los latidos del corazón vuelta al
normal. Otros ejemplos de la importancia del ritmo podían ser enumerados.
Del punto de vista de la medicina, es un hecho bastante conocido que todo
cuerpo posee un patrón propio de vibración, y, aunque él sea constituido de
diferentes substancias, que por su parte poseen diferentes patrones de
vibración, asimismo el cuerpo, como uno todo, poseerá su propio patrón
definido, el cual dependerá de las características físicas de sus partes
componentes. Un ejemplo simple de eso es un pedazo de gelatina. Es sabido
que la gelatina, cuando agitada, vibra rítmicamente, así como es un hecho que
el patrón de vibración será siempre el mismo para toda la gelatina. Si un tubo
de goma es conectado a la gelatina y a una bomba, y si el agua circula por el
tubo, toda vez que la bomba sea comprimida, la gelatina se moverá. Si
prestáramos atención, observaremos que cada movimiento de la bomba no
corresponde un único movimiento de la gelatina, y sí a una serie de
vibraciones u ondas decrecientes. Si las terminales de la bomba son
conectadas a las extremidades del tubo, de modo a posibilitar una circulación
continua, tendremos un circuito cerrado correspondiente al del sistema
vascular del cuerpo humano. Si la bomba registra un ritmo de compresión y
descompresión de setenta u ochenta veces por minuto, tendremos algo
semejante a los latidos del corazón, y entre cada batida urna serie de
vibraciones más pequeñas. En casos de enfermedad avanzada de la aorta o de
aneurisma de la aorta puede ocurrir un latejamento en la cabeza
correspondiente cada latido del corazón y, si observarse cuidadosamente, una
sucesión de vibraciones iniciadas cada latido podrá ser ocasionalmente notada.
La misma serie de movimientos puede también ser observada en el pie del
individuo normal cuando cruza las piernas.

Presumiblemente, por lo tanto, mientras los huesos, músculos etc.,


poseen diferentes patrones de vibración, el cuerpo como uno todo posee un
patrón definido de vibración, siendo este un múltiplo de la pulsación. La

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

pulsación en la arteria femoral es de un sexto de segundo después de la


contracción del ventrículo izquierdo, considerándose el patrón del pulso como 109
siendo de ochenta, y así se llegó a la cifra 480 (obtenida por la multiplicación
de 80 por 6) como hipótesis para las futuras investigaciones sobre el asunto.
No tenemos la pretensión de que esas sugerencias posean alguna importancia
científica, sólo ellas constituyen la base sobre la cual se llegó a una hipótesis
de trabajo. La importancia de tal hipótesis será vista más tarde.

A título de experiencia, confeccione un gran disco de papel de dos pies


de diámetro, en el cual se abrió uno agujero de cuatro pulgadas cuadradas
prójimo a la periferia. El disco fue adaptado al eje de un pequeño motor
eléctrico. A continuación, se buscó urna disposición tal que la luz de una
lámpara eléctrica atravesara la apertura del disco e incidiese sobre el tumor a
ser tratado. El vidrio coloreado fue posicionado delante de la fuente de luz. Se
hacía el disco girar la diferentes velocidades y, entonces, se descubrió que se a
una determinada velocidad de rotación la luz incidiese sincrónicamente con los
latidos del pulso, los resultados serían nítidamente mejores del que aquellos
obtenidos con la luz incidiendo continuamente. Esto fue confirmado
posteriormente en muchos otros casos. El éxito de esa experiencia sugería
que, si el ritmo de la respiración fuera llevado en cuenta, los resultados serían
aún mejores. Se debe tener en mente que entre los ritmos del pulso y de la
respiración existe una diferencia marcada: el primero no puede ser regulado
voluntariamente, mientras que el segundo obedece a la voluntad. El pulso
registra cerca de setenta u ochenta latidos por minuto, y la respiración, veinte.
Si supusiéramos que el ritmo del pulso es de ochenta, entonces la respiración
puede mantenerse a veinte o, en otras palabras, una respiración completa,
consistiendo de una inspiración y una expiración, correspondería a cuatro
latidos del corazón.

Fueron hechas varias modificaciones en el disco de papel a fin de


traducir estas consideraciones para la práctica de la terapia por el color,
habiendo sido realizadas diversas experiencias, tales como la de utilizar
aperturas de tamaños diferentes o sustituir dos o tres discos por el disco único
originalmente utilizado. Se descubrió que la introducción de medios capaces
de establecer una sincronización con el ritmo de la respiración representaba un
progreso, mientras que un patrón óptimo, mucho más rápido del que la
pulsación, sin embargo arriba o abajo del cual los resultados parecían menos
satisfactorios, podían ser fijados para cada paciente en particular. Tal patrón,
que podía ser fácilmente regulado o corregido, correspondía aproximadamente
a 480 por minuto, confirmando así pues la hipótesis de trabajo a que nos
referimos.

A medida que lredell proseguía con sus experiencias, su "Focal Machine"


se hacía más complicada. Los pacientes eran colocados en cabinas circulares a
la prueba de luz, y ondas magnéticas y de radio pasaron a ser utilizadas

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

conjuntamente con el color y se descubrió que se la irradiación coloreada


pasara antes por un embudo rotatorio provenido de una espiral, los efectos 109
eran ampliados muchas veces. El famoso radiestesista Enel, que se especializó
en el tratamiento del cáncer, también empleaba energías emitidas por
espirales, y quienes saben que el movimiento rotatorio posee alguna conexión
directa con la acción de los chakras y sirve para equilibrar su funcionamiento.
Muchos de los pacientes de lredell, cuando bajo tratamiento, acostumbraban
tocar el cuerpo para confirmar la impresión de que él estaba mojado. Parece
que la liberación y la activación del flujo de energías a través del cuerpo les
daba la sensación de que el agua corría sobre él. En mi opinión, el color debe
haber liberado el flujo de fuerzas vitales o prana que habían estado bloqueadas
por años seguidos y, tal como los pacientes de Wilhelm Reich, pasaron a
experimentar lo que este denominaba "corrientes orgónicas", el flujo libre y
desbloqueado de las fuerzas vitales del Universo. Aunque la mayoría de los
pacientes de Iredell sufriera de cáncer, él no dejaba de utilizar, de tiempos en
tiempos, la cromoterapia para tratar también otras enfermedades, tales como
glaucoma, poliomielitis, neuritis y catarro nasal. Conforme relata,
prácticamente todos los casos de reumatismo reaccionaban bien a los
tratamientos hechos con los colores rosa y azul.

Mientras Iredell desarrollaba discretamente sus investigaciones, ganaba


fama en América de los años 30 un colorterapeuta muy más extravagante y
amante de la publicidad. Se llamaba Dinshah P. Ghadiali y ostentaba después
del nombre una M.S.C., "Master of Spectro-Chrome Metry" (no confundir con
"Master of Science"). A este, se seguían once títulos más honorários (todos
relacionados), que comprendían desde M.D. y Ph. D. hasta.D.J.C. y D. Opt.,
siendo los demás obviamente numerosos demás para que sean aquí
mencionados, quedando por cuenta de un Etc. Alegaba él ser metafísico y
psicólogo, además de miembro o mentor de numerosas organizaciones, desde
Miembro y Ex-Vicepresidente de la "Allied Medical Associations of America" a
Miembro de la "The Independent Order of Rechabites", sea allá lo que o quién
puedan haber sido estos. Él fue Templario de la Orden, anti-viviseccionista,
adversario de las vacunaciones y estudiante de Teosofía. Sus panfletos lo
muestran sentado a estudiar y sus fotografías traen la legenda: "Dinshah -
Humilde Siervo de la Humanidad Sufridora". La plataforma por él adoptada en
1891 es expresa a través de las palabras (todas en mayúsculas):

El Vasto Océano Oscilatorio Del Pensamiento Es Esencialmente Universal


Y A Todo Impregna. Es El Monopolio individual De Nadie Y La Herencia Común
De la Evolución De la Humanidad; Así, Aquello Que El Desarrollo De Eras
Ocultas Me dotó Bajo La Forma De Conocimiento En mi Presente Encarnación
No Constituye Ninguna Adquisición Particular De Mi Parte Para Mi Único
Provecho, Beneficio O Elevación, Pero Es Todo Para Ti Y Es Tuyo Sin Ninguna
Condición, Deber O Retribución. No Temo A Nadie; Sólo A Dios En las Alturas Y
A La Conciencia Acá Debajo, Y De ellos Yo Nada Tengo A Temer.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Dinshah desafió el mundo a contestar sus reivindicaciones sobre el


método de terapia a través de los colores, y no cabe duda de que él fuera 109
capaz de comprobar la mayoría de ellas. Infelizmente, la larga lista de Títulos
seguida a su nombre, la publicidad ruidosa en torno a sus hechos terapéuticos
y el hábito persistente de hostilizar el Sistema atrajeron las autoridades como
moscas. En algún punto de la línea, Dinshah alardeó un "título honorario" de
más o sostuvo alguna pretensión demasiado extravagante o puso el dedo en
alguna herida del Sistema y, lo que se vio a continuación, fue su equipamiento
de colorterapia despedazado por hombres provistos de mazas y una orden
judicial - y Dinshah fue puesto fuera de circulación. Si hubiera sido él un poco
más comedido, podría haber sobrevivido para ayudar un mayor número de
personas a reconquistar su salud, pues, a pesar de sus actitudes, Dinshah P.
GhadiaIi tenía mucho para ofrecer, siendo que sus escritos presentan fuertes
evidencias de que, a ejemplo de Edward Babbit, él había desarrollado un
método bastante eficaz de cura a través de los colores. Para las necesidades
de la práctica radiónica, se encuentran en sus escritos dos listas que juzgo
sean útiles. La primera trata del uso de cada color en relación a los sistemas
del cuerpo y a los estados de enfermedad, la otra de las ondas coloreadas de
los elementos químicos.

AMARILLO: ESCARLATA:
• Activador del tracto digestivo. • Afrodisíaco.
• Activador Linfático. • Activador Renal.
• Catártico. (Laxante) • Ecbólico. (Abortivo, causador de
• Colagogo. contracciones)
• Digestivo. • Emenagogo. ( Equilibrador de
• Estimulante de los Músculos las menstruaciones)
motores. • Estimulante Arterial.
• Fortificante de los Nervios. • Excitante Genital.
• Sedativo para el Bazo. • Vasoconstrictor.
• Vermífugo.
AZUL: • ÍNDIGO:
• Anodino (Analgésico) • Astringente.
• Antiprurítico. • Calmante de Tiroides.
• Contrairritante. • Calmante Respiratorio.
• Emoliente. • Estimulante de la Paratiroides.
• Sudorífico. • Estimulante del Apetito.
• Antifebril. • Hemostático.
• Vitalizador. • Lenitivo
• Sedativo.
NARANJA: LIMÓN:
• Antiespasmódico. • Alterante crónico.
• Antirraquítico. • Antiácido.
• Activador de las Tiroides. • Antiescorbútico.
• Aromático. • Activador del Timo.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

• Calmante de Paratiroides. • Estimulante del Cerebro.


• Carminativo. • Expectorante.
109
• Emetizantes (Provocadores de • Fortificante de Huesos.
Vómitos). • Laxativo.
• Estimulante Respiratorio.
• Estimulante Estomacal.
• Fortificantes de los Pulmones.
• Galactagogo (Aumenta la
secreción de leche)
MAGENTA: PÚRPURA:
• Activador del Corazón. • Anafrodisíaco.
• Diurético. • Analgésico.
• Estabilizador Emocional. • Antimalárico.
• Estimulador Suprarrenal. • Antipirético.
• Fortificante Áurico. • Calmante Renal.
• Dilatador de Vasos.
• Estimulante Venoso.
• Hipnótico.
• Narcótico.
TURQUESA: VERDE:
• Ácido. • Antiséptico.
• Alterante Agudo. • Bactericida.
• Calmante Cerebral. • Desinfectante.
• Fortificante de la Piel. • Detergente.
• Tónico. • Estimulante de la Pituitaria.
• Fortificante de los Músculos y
los Tejidos.
• Germicida.
• Purgante.
ROJO: VIOLETA:
• Activador del Hígado. • Calmante Cardíaco.
• Cáustico. • Calmante Linfático.
• Estimulante Sensorial. • Calmante Motor.
• Fortificante de la Hemoglobina. • Estimulante Esplénico.
• Irritante. • Fortificante de los Leucocitos.
• Pustulante.
• Rubefaciente.
• Vesicante.
Como todo tratamiento radiónico se pauta por las necesidades
específicas de un caso específico, esta utilización de los colores debe ser
tomada como una simple indicación o, como afirmé anteriormente, como
complemento de un otro tratamiento o, aún, en los casos de emergencia. Si un
paciente sufre dolor intenso, entonces el índigo podrá ser usado a título de
tratamiento preliminar, mientras se pondera la utilización de otros remedios. A
veces, el practicante puede encontrarse con un caso de emergencia en su
propia familia y no contar con suficiente tranquilidad para determinar con

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

rapidez y precisión el tratamiento necesario, de modo que la consulta a la lista


anterior podrá serle útil como medio interino de llegarse al tratamiento 109
adecuado.

La correlación establecida por Dinshah entre los colores y los diversos


elementos también puede mostrarse útil de la misma manera. A menudo los
pacientes presentan carencia de ciertos elementos; en el caso de estos sean
proyectados o irradiados sobre el paciente, sería de utilidad contar con una
lista de correspondencia entre los elementos y los colores correlativos,
complementando y ampliando el poder de cura del practicante.

AMARILLO: AZUL:
• Berilio • Cesio
• Carbono • Indio
• Estaño • Oxígeno
• Iridio
• Magnesio
• Molibdeno
• Osmio
• Paladio
• Platino
• Rodio
• Rutenio
• Sodio
• Tungsteno
ESCARLATA: ÍNDIGO:
• Argón • Bismuto
• Disprosio • Plomo
• Erbio • Iones
• Holmio • Polonio
• Iterbio
• Lutecio
• Manganeso
• Tulio
NARANJA: LIMÓN:
• Aluminio • Cerio
• Antimonio • Azufre
• Arsénico • Escandio
• Boro • Hierro
• Calcio • Fósforo
• Cobre • Germanio
• Helio • Iodo
• Selenio • Itrio
• Silicón • Lantanio
• Xenón • Neodimio
• Oro

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

• Praseodimio
• Plata
109
• Samario
• Titanio
• Torio
• Uranio
• Vanadio
• Zirconio
MAGENTA: PÚRPURA:
• Estroncio • Bromo
• Irenio • Europio
• Litio • Gadolinio
• Potasio • Terbio
• Rubidio
TURQUESA: VERDE:
• Cromo • Bario
• Flúor • Cloro
• Mercurio • Kashmirium
• Niobio • Nitrógeno
• Níquel • Radio
• Tántalo • Talio
• Zinc • Telurio
ROJO: VIOLETA:
• Cadmio • Actinio
• Criptón • Cobalto
• Hidrógeno • Galio
• Neón • Radón
Muchos colorterapeutas usan una gama de colores muy más restricta;
en la radiónica, ese abanico se amplía considerablemente y, si los tratamientos
a la base de colores son aplicados por medio del simulador de potencia
magnetogeométrico, el practicante contará con más de 300 tonos de colores
bajo la forma de tarjetas de proporción a partir de los cuales escoger el
tratamiento necesario, lo que representa una gran ventaja en relación a los
otros métodos.

En Cartas sobre meditación ocultista, Alice Bailey trata extensamente de


la utilización del color en la meditación y en la cura. Ella señala que siete
colores del espectro representan las siete grandes corrientes de energía,
conocidas como los "Siete Rayos", que animan nuestro sistema solar. La Bíblia
los denomina “Los Siete Espíritus Ante el Trono de Dios", y el místico cristiano
Jacob Boehme se refiere a ellas como “Los Espíritus de la Fuente". Estos
colores poseen ciertos efectos sobre los varios cuerpos del hombre y están
relacionadas a los siete niveles o siete planes de la conciencia.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Los colores, tal como se manifiestan en el plan físico, son disonantes y


rudos comparadas a su aspecto en las esferas superiores, donde llegan a 109
alcanzar una belleza y una translucidez inconcebibles. De acuerdo con Bailey:

• El índigo absorbe, siendo el color de la síntesis.

• El verde es la base de la actividad de la Naturaleza, hallándose


esencialmente relacionado al plan atómico. Estimula tanto como
cura.

• El amarillo armoniza, siendo el color de la plenitud y de los frutos,


estando esencialmente relacionado al plano búdico.

• El azul es el color del plano mental superior.

• El naranja es el color del plano mental inferior.

• El rosa es el color del plano astral.

• El violeta es el color del ritual y de los niveles etéricos.

Subraya ella, igualmente, que todo color usado en la cura debe ser
manipulado a partir del plan mental, con las energías direccionadas
fundamentalmente para el cuerpo astral, de modo que sus efectos actúen a
partir de ahí sobre los cuerpos astral y físico-etérico. El tratamiento a través del
color en los planos supra-sensibles es aplicado por el poder del pensamiento.

• El naranja estimula la acción del cuerpo etérico, suprimiendo


congestiones y reforzando el flujo de prana.

• El rosa actúa sobre el sistema nervioso, revitalizándolo. Aumenta


la gana de vivir y suprime la depresión.

• El verde posee propiedades de cura diversificadas. Útil para los


estados inflamatorios y particularmente para las fiebres.

Homeopatía y Radiónica.
Este no es el lugar para discutir sobre las relaciones entre la homeopatía
y la radiónica, pues deseo simplemente señalar que la cura a través de los
medicamentos homeopáticos presenta afinidades bastante estrechas con los
procedimientos de la radiónica, pudiendo utilizarse ambas conjuntamente con
óptimos resultados. Todo practicante debe disponer de una Materia Medica que
él pueda consultar en el transcurrir de la selección de remedios. A esta altura,
lo que pretendo es presentar material proveniente de varias fuentes
esotéricas, capaz de servir de referencia para los practicantes y mostrarse útil
en la práctica.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Rudolf Steiner contribuyó grandemente para que llegáramos a


comprender como ciertos remedios afectan los cuerpos interiores del hombre. 109
El lector podrá encontrar informaciones en este sentido en Spiritual Science
and Medicine, Anthroposophical Approach te lo Medicine y en Fundamentals of
Therapy, este último en coautoría con el Dr. Ita Wegman. Voy a citar tan-
solamente uno o dos ejemplos de estos libros a fin de ilustrar su comprensión
de la materia.

Steiner combinaba plomo metálico, miel y azúcar para restaurar la


armonía entre los varios cuerpos sutiles en el caso de la esclerosis. La miel,
afirmaba, transfiere los efectos desintegrativos del cuerpo astral para los
niveles físico-etéricos.

La combinación de sílice, hierro y azufre provee las fuerzas necesarias


para restituir el equilibrio de los sistemas de energía del hombre, cuando estos
son perturbados por jaquecas o dolores de cabeza.

Las piritas de hierro son útiles en el tratamiento de las traqueítis y


bronquitis.

El antimonio reorganiza las fuerzas engendradoras de formas del cuerpo


humano para la sangre y fortalece las fuerzas responsables por la coagulación
de la sangre. Enflaquece las fuerzas astrales que provocan eczemas y es útil en
el tratamiento de la fiebre tifoidea.

El mercurio y el azufre combinados son útiles en el tratamiento de las


traqueítis y del catarro debido a su acción sobre la circulación y a los procesos
respiratorios. La fiebre-del-heno, ocasionada cuando los cuerpos astral y
etérico no presentan la coordinación debida, es curada por la aplicación de
jugos de frutas con cascara dura.

Steiner tiene cosas notables que decir acerca del flúor y que pueden ser
de interés para muchos, especialmente para aquellos que piensan estar
haciendo un bien para sus hijos suministrándoles la substancia bajo la forma de
comprimidos. En la distante década de 20, antes que los intereses investidos y
el Sistema hubiera hallado otro método de envenenar legalmente la población
y, aún de quiebra, hacer dinero, Steiner hacía la siguiente observación acerca
del flúor:

Nuestros dientes se hallan embebidos en flúor. Ellos constituyen


instrumentos de succión para esa substancia El hombre necesita del flúor en
su organismo cada minuto, y cuando es privado de esa substancia - y aquí
afirmaré algo que podrá chocar -, se hace demasiado inteligente. Él adquiere
un grado de sagacidad que casi llega a destruirlo. La porción de flúor le
restituye la necesaria parcela de estupidez, el embotamiento mental de que
necesitamos para continuar a ser humanos... El hombre como que desintegra

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

sus dientes a fin de que la acción del flúor no traspase ciertos límites y lo
vuelva embotado. Las interacciones de causa y efecto son bastante sutiles 109
aquí. Los dientes se deterioran para que el individuo no se haga un ignorante
consumado... Bajo ciertas circunstancias, necesitamos de la acción del flúor, a
fin de no hacernos demasiado inteligentes. Pero podemos perjudicarnos debido
a los excesos en ese sentido, y entonces nuestra actividad orgánica promueve
la destrucción y la descomposición de los dientes.

Una cantidad excesiva de flúor, residualmente un veneno, provoca toda


suerte de lesiones orgánicas, entre las cuales las manchas de los dientes. Los
defensores de la fluorización del agua no desisten de sus esfuerzos para
imponer esa forma de medicamento al pueblo bajo el disfraz de una acción
médica preventiva, sin mencionar que la substancia en cuestión, además de
inorgánica, no pasa de mero residuo de la industria de aluminio. El flúor natural
tiene su función en la orden de las cosas, si bien pueda causar problemas si es
tomado en exceso. No hay que dejar de cuestionar lo que estaría por detrás de
esa presión en el sentido de una aplicación masiva del flúor a la población.
Serían fuerzas que buscan la destrucción de las facultades mentales de
multitudes de personas, al tiempo que intentan pasar por benefactores
públicos?

En el primer capítulo, mencioné un médico de nombre B. Winter Gonin.


Él fue uno de los pioneros en la práctica de la radiestesia, habiendo
perfeccionado un remedio hecho de diversos extractos de plantas denominado
hormona herbórea. En 1930, publicó un folleto acerca del uso de ese remedio,
señalando tratarse de un agente bastante eficaz en el tratamiento de
apendicitis, pleuresías, duodenitis y neuritis, además de útil como
antiespasmódico. Pruebas comprobaron que la hormona herbórea actuaba
sobre las membranas retículo-endoteliales, los tejidos linfáticos y el sistema
hematopoyético en el sentido de elevar rápidamente el número de leucocitos y
fagocitos, verificándose también un aumento considerable en la tasa de
hemoglobina. Otro punto de interés para el practicante de la radiónica es este
a que se refiere el propio Winter Gonin:

La pérdida del potencial neurológico del sistema nervioso, en los casos


en que el galvanómetro acusa un derrame, es rápidamente restablecida y, en
todos los casos en que la aura presenta "fractura", la restitución tiene lugar in
situ.

Si el Dr. Winter Gonin recurría a la inyecciones de hormona herbórea,


eso no quiere decir que los practicantes de la radiónica deban aplicar la
substancia de igual manera; sin embargo yo sé, por experiencia propia, que la
administración por vía oral bajo la forma de comprimido o el tratamiento
mediante la proyección radiónica pueden contribuir mucho para ayudar los
pacientes que estén sufriendo de "fugas" en sus auras. Este remedio restaura

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

el potencial electrodinámico del cuerpo etérico, siendo esta la razón por la cual
lo mencioné aquí. 109

Otro remedio homeopático que se afirma ejercer un profundo efecto


regenerador sobre el cuerpo etérico es el almizcle (Moschus).

Doce Remedios de Sales Minerales.


Las sales minerales son frecuentemente requeridos cuando un
practicante combina la homeopatía con la radiónica, de modo que presentaré
aquí una relación de ellos, seguida de unas pocas indicaciones básicas.
Mayores detalles podrán ser obtenidos en la Materia Medica, sirviendo esta
lista como una referencia de consulta rápida al seleccionar un remedio de ese
tipo.

Calc Phos. (Fosfato de Calcio) está presente en todo el cuerpo, siendo


un importante componente de los glóbulos de la sangre, huesos, dientes, jugos
gástricos y tejidos conectivos del cuerpo. ES recomendable en los casos de
digestión lenta y, por ser un tónico, en las convalecencias, como también para
algunos tipos de anemia. Debe ser usado también para huesos fracturados.

Calc Sulph. (Sulfato de Calcio) es uno de los componentes de la sangre


y de la piel. Es, por lo tanto, recomendable en los casos graves y reincidentes
de supuración, tales como úlceras, abscesos y catarros violentos.

Calc Fluor. (Fluoruro de Calcio) es especialmente recomendable para


las enfermedades que atacan la superficie de los huesos, el esmalte de los
dientes y las hebras elásticas, particularmente los músculos y las paredes de
las arterias y venas.

Ferr Phos. (Fosfato de Hierro) es uno de los componentes de los


glóbulos rojos de la sangre, siendo, así pues, uno de los medicamentos
imprescindibles para los casos de anemia y carencia de hierro orgánico en la
sangre. También fortalece las paredes de las venas sanguíneas. Es el remedio
correcto para las fiebres intensas y las primeras etapas de la inflamación y las
heridas súbitas o sensaciones de frío que pueden redundar en fiebre latente
etc.

Kali Mur. (Clorato de Potasio) debe ser usado siempre que verificarse
una capa espesa de color blanco o ceniza recubriendo la lengua, una vez que la
deficiencia de este sal acarrea una superabundancia de albuminas en los
tejidos, resultando en catarro o moco. ES recomendable para los casos de crup,
disentería, bronquitis, neumonía, difteria etc.

Kali Phos. (Fosfato de Potasio) es indispensable para la cura del tejido


nervioso, debiendo así pues ser ministrado en los casos de agotamiento
cerebral y nervioso que redundan en estados de neurastenia, ansiedad

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

excesiva, cansancio y depresión nerviosas. Tales estados pueden manifestarse


mediante los síntomas de vértigo, excesiva sensibilidad al ruido, disentería etc. 109

Kali Sulph. (Sulfato de Potasio) provee de oxígeno las glándulas de la


piel, siendo por lo tanto recomendable para algunas enfermedades de la piel;
ya que contribuye para abrir los poros y, así, activar la circulación. Aquellas
enfermedades de la piel que se hacen acompañar .de secreciones amarilladas
y viscosas indican la falta de esta sal. Recomendable también cuando los
cabellos o la piel presentan una oleosidad excesiva o la lengua presenta una
capa amarillada y viscosa.

Mag Phos (Fosfato de Magnesio) es indispensable para todos los


dolores mortificantes y espasmódicos tales como neuralgias, cólicas y dolores
menstruales. El alivio, en la mayoría de los casos, es prácticamente inmediato,
sorprendiendo a los que nunca habían usado antes esta substancia. Actúa
también como fortificante de las fibras blancas y de los nervios motores.

Nat Mur. (Clorato de Sodio) es agente de la distribución de agua para


todo el sistema, siendo por lo tanto recomendable en los casos de coriza y
síntomas de catarro acuoso. Ayuda también a contener el flujo involuntario de
lágrimas o saliva.

Nat Phos. (Fosfato de Sodio) actúa en el sentido de disolver el ácido


láctico. y, así, liberar agua para el sistema. Indicado para los estados de
fermentación gástrica, acidez y vómito acre, gravela, reumatismos gotosos etc.

Nat Sulph. (Sulfato de Sodio) regula el agua del sistema. Es indicado


para los problemas de bilis, ictericia, dolor de cabeza biliosa, disfunciones
renales, diabetes y también cuando la lengua presenta una capa verdosa,
turbia y parda.

Silicea (Óxido de Silicio) es uno de los componentes de las cobertura de


los nervios y de la cobertura de los huesos, como también de los cabellos, de
las uñas y de la piel. Provoca supuración y, por lo tanto, ayuda el organismo a
librarse de substancias nocivas. Debe ser usado cuando existe catarro muy
espeso, debilidad o transpiración excesiva, principalmente en los pies.

Remedios de Flores y Piedras Preciosas.


A diferencia de las sales minerales, estos remedios son bastante
utilizados en la práctica radiónica, siendo suministrados tanto por vía oral como
proyectados a partir de las tarjetas de proporciones. Los Remedios de Flores
de Bach son probablemente los más conocidos, siendo que su acción es
ejercida sobre los cuerpos mental y astral del paciente. Son remedios de acción
moderada, no provocando efectos colaterales de cualquier especie. Más una
vez, voy a presentar una lista completa, que podrá ser útil para las
necesidades de la selección radiestésica. Detalles acerca de los estados que

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

requieren la utilización de estos remedios serán encontrados en The Bach


Remedies Repertory, The Twelve Healers y The Bach Flower Remedies. 109

REMEDIOS FLORALES DE BACH


Agrimonia Impatiens
Álamo Alerce
Avena Silvestre. Manzana Silvestre
Azabache Madreselva
Carpa Mímulo
Roble Mostaza
Castaño Blanco Nuez
Castaño Dulce Olivo
Castaño Rojo Olmo
Centáurea Menor Pino
Cerato Pulpa de Castaña
Cereza Rock Water
Achicoria Rosa Salvaje
Cisto Sauce
Clemátide Tojo
Escleranto Brezo
Estrella de Belén Verbena
Haya Vid
Genciana Violeta de las Aguas

Una combinación de siete remedios de flores de Bach, el Remedio de


Radiación, fue desarrollada con éxito por el Dr. Westlake y sus colaboradores
para combatir los efectos nocivos de la radiactividad.

Otro Remedio de Flores que no puedo dejar mencionar es aquel creado


por el fallecido Alick Mcfunes en Geddes, Nairn, en Escocia. Se llama
"Exultación de las Flores" y puede ser encontrado bajo la forma de líquido o
ungüento. Este remedio es una combinación de las propiedades etéricas de
cura de cerca de cincuenta o más flores, estimulando intensamente la reacción
positiva del cuerpo contra la enfermedad cuando tomado oralmente o es
proyectado.

También las piedras preciosas constituyen un otro poderoso agente de


cura. El más conocido defensor de esta forma de tratamiento es el Dr. A. K.
Bhattacharrya, de India. Él enumera las piedras preciosas y los colores
cósmicos que le son correlativos de la siguiente manera:

Rubí – Rojo

Perla – Naranja

Coral – Amarillo

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Esmeralda – Verde
109
Piedra de Luna – Azul

Diamante – Índigo

Zafiro – Violeta

Ónix – Ultravioleta

Ojo de Gato - Infrarrojo

Mayores detalles acerca de esta fuente de tratamiento pueden ser


encontrados en Gem Therapy, de la autoría del Dr. A. K. Bhattacharrya, y en
The Science of Cosmic Ray Therapy or Teletherapy, del mismo autor, ambos
revisados y actualizados, constituyendo una excelente fuente de información
para cualquier practicante de la radiónica.

Los Chakras y el Tratamiento Radiónico.


Hay poca cosa a ser tratada sobre este asunto aquí que yo ya no haya
hecho en mis dos primeros libros sobre la radiónica. Tal vez sea útil, sin
embargo, acordar el concepto de que toda substancia que entra en la
composición de los varios cuerpos es capaz de una respuesta inteligente al
estimulo. La substancia o materia atenuada de los chakras es aún más
sensitiva y por lo tanto posee mayor capacidad de respuesta; este es un factor
importante a ser llevado en consideración cuando se emplea la radiónica para
restablecer el equilibrio de los chakras que se encuentran tanto hipoactivos
como hiperactivos, o alguna otra anomalía.

El flujo de las energías es otro factor importante a considerar. No basta


solamente aplicar la energía al chakra; es preciso saber también si ella fluye
para la glándula endócrina correcta y, de ahí, para los sistemas de órganos
gobernados por el chakra en cuestión, como también si ella circula a través de
los vehículos.

Una tendencia de la terapia radiónica es a que afirma que el chakra de la


cabeza no debe ser tratado. En verdad, esta concepción no posee cualquier
fundamento. Se puede clasificarla como idiosincrática. Esta idea debe haber
surgido porque el chakra de la cabeza es, a fin de cuentas, el centro a partir
del cual ser espiritual interior gobierna el yo inferior, pero eso no constituye
absolutamente un obstáculo que podría imposibilitar su tratamiento. La
imposición de las manos, el acto de bendecir una persona, envuelven a ambos,
si son ejecutados correctamente, el pasaje de las energías superiores
invocadas a través del centro de la cabeza. Se trata de la vía de entrada ideal
para despertar la voluntad espiritual de cualquier individuo.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

En ciertos casos, el practicante podrá creer que algunos de los veintiuno


Chakras secundarios necesitan ser tratados. Cuando haya indicación en este 109
sentido, esto puede ser hecho, pero nunca se debe olvidar que los Chakras
principales son los que gobiernan los restantes, y que el correcto balance de
uno de los chakras mayores generalmente normaliza el funcionamiento del
centro o de los centros más pequeños bajo su influencia.

Así, pues, se concluye la sección de consideraciones relativas a la


terapia radiónica; no me fue posible en absoluto agotar el asunto, ya que todo
tratamiento Radiónico se pauta por los casos específicos. La finalidad de este
capítulo era relacionar un correcto número de ítems que podrían ser de utilidad
y ofrecer listas que pueden ser consultadas radiestésicamente cuando se esté
seleccionando un tratamiento. Me gustaría concluir con una cita de un libro
llamado The Chalice of the Heart, de Mary Gray, y que viene a propósito para
nuestro asunto:

Para curar un individuo, es preciso descubrir la nota básica de su


vibración y reproducirla con intensidad, de modo que refuerce su propio
despertar y la canción vibratoria que es su propiedad inalienable.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

QUINTA SECCIÓN
Otras Dimensiones

Hoy, nadie puede ocupar una posición


fija o establecer una meta fija o
estacionaria. La tecnología eléctrica
excluye ambas posibilidades.

Muchos pueden acordarse aún del tiempo


en que las posiciones estables y las
metas prefijadas eran algo enteramente
natural: el Sistema es aún una realidad
del siglo diecinueve, totalmente
dependiente de suposiciones como esa.
Nuestras organizaciones sociales,
políticas y educacionales aún prevén
metas y objetivos como si se trataran de
posibilidades y aspiraciones viables.

Sin embargo, la verdad es que un joven


médico ya es tan obsoleto el día en que
se forma como cualquier ingeniero.
Ambos pasaron años adquiriendo un
volumen de informaciones almacenadas
hace mucho tiempo, mientras vivían en
un campo cambiante de información de
alta rotatividad.

Marshall McLuhan

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

109

CAPITULO 10

CRUZANDO LAS INTERFACES.


La pertinencia de un determinado modelo del Universo es
medida por su grado de ajustamiento al universo real. No existe
garantía de que el modelo adoptado coincida con la realidad, poco
importando la certeza que se tenga aunque se trate de una
correspondencia de alta precisión.

John C. Lilley, M.D. - The Human Biocomputer

Parece que el individuo, a fin de poder ostentar alguna apariencia de


sensatez y coherencia de pensamiento, debe actuar a partir de una serie de
posturas o creencias establecidas. Sin ellas, el mundo asumiría un aspecto
singularmente inestable y el comportamiento racional se vería comprometido.
Todos nosotros, en mayor o más pequeño grado, encaramos la vida amparados
en un sistema establecido de creencias, el cual puede sufrir modificaciones al
largo del tiempo y mostrarse flexible, o entonces, en casos extremos, asumir
una rigidez que impida la introducción de cualquier elemento nuevo que no se
adapte a su concepto.

Aquellos que leyeron los libros de Carlos Castañeda sobre su iniciación


como hechicero, junto al indio yaqui Don Juan, tal vez se acuerden de que el
anciano pasó la mayor parte de sus diez años intentando hacer con que
Castañeda abdicara de su manera de ver el mundo para verlo tal como él
realmente lo es. Él enseña la Castañeda que cuando un hombre nace, le es
transmitida una visión del mundo que va siendo gradualmente reforzada, hasta
el punto que la realidad es por ella sustituida. Nadie ve un árbol, sólo intuye el
concepto del que eso es un árbol. El hechicero busca hacer con que Castañeda
pase a entrever el mundo real, mediante técnicas que acuerdan mucho
aquellas utilizadas por los maestros zen-budistas. Cuando nuestra visión del
mundo cede, experimentamos el satori o la iluminación, y entonces nada más
se interpone entre nosotros y el mundo tal como es. En cierto sentido, todos
somos incapaces de ver el mundo en sí aún. La formación profesional lleva a
consolidar las posiciones establecidas y la adhesión a ciertos puntos de vista
por ella inculcados. Eso hace muy difícil para un médico, por ejemplo,
considerar otros métodos de diagnóstico y tratamiento que no son aquellos
situados en su campo de creencias. Además de eso, él es inducido a creer que,
si la medicina moderna se muestra incapaz de resolver un determinado
problema, es porque el problema es insoluble, y no desistirá de esa posición a
pesar de todas las evidencias en contrario. Hay, es claro, excepciones a la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

regla, y a veces encontramos muchos médicos que se muestran flexibles en


sus concepciones propias acerca de la cura, admitiendo que puedan haber 109
otras técnicas bastante eficaces en su propio campo de actividades.

Casi siempre, sin embargo, la mayoría de los médicos, especialmente los


que poseen una formación ortodoxa, encuentran grandes dificultades en lidiar
con los aspectos subjetivos de la radiónica. Incluso Sir James Barr, que utilizó
intensivamente los métodos de Abrams en su práctica, afirmó acerca de las
concepciones de este:

Pero debe quedar perfectamente entendido que, en el presente estado


de nuestros conocimientos, no asumimos esa teoría como nuestra. Nosotros la
aceptamos, simplemente, en consideración al gran genio a cuyos esfuerzos
debemos directamente el hecho de haber sido capaces de ayudar muchas
personas enfermas cuando de otra forma nos habríamos mostrado impotentes.

Para abordar la radiónica, es preciso adoptar un sistema de creencias


enteramente diverso, un sistema que, en la verdad, sea más abierto que el
ortodoxo. Teniendo eso en mente, iremos a constatar que la radiónica sólo
hace ampliar nuestras concepciones acerca de las cosas y, de modo alguno, las
restringe. En lo que toca a la ciencia, una gota de sangre seca no posee la más
pequeña importancia clínica. El practicante de la radiónica adopta un otro
punto de vista, que se refleja en el siguiente pasaje de Abran’s Methods of
Diagnosis and Treatment, de Sir James Barr:

El Dr. Abrams, basándose en la teoría electrónica de la materia


generalmente aceptada, desarrolló la idea de que la sangre seca irradiaba
energía electrónica; que esa energía presentaba variaciones en sus
características vibratorias conforme la sangre fuera salubre o insalubre; y que
las diversas enfermedades eran caracterizadas por los diferentes tipos de
energía irradiada.

Teniendo, quien sabe, concordado que pueda haber alguna verdad en


eso, el médico se encuentra ahora con los diagnósticos establecidos a la
distancia. El diagnóstico efectuado con el paciente conectado físicamente al
instrumento es una cosa; pretender que él pueda ser hecho a partir de una
gota de sangre en la ausencia del paciente es un concepto enteramente nuevo
que, una vez más, exige flexibilidad de puntos de vista. Y Abrams, al final de la
vida, descubrió incluso que podía identificar la energía proveniente de un
paciente a la distancia de una milla. Cabe a Ruth Drown postular la distancia
como factor relativo, demostrando que poco importaba el lugar en que se
encontrara el paciente cuando el diagnóstico y el tratamiento que se le seguían
estuvieran siendo realizados.

Drown vio con absoluta claridad que una nueva era estaba iniciándose
para la cura, y escribió en 1939:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

El arte de la cura, en aquella su etapa caracterizada por los tratamientos


a la base de remedios y substancias de la tierra y del agua, acaba de registrar 109
un progreso más, entrando en el ciclo del aire – conformándose al
advenimiento de la radio, de la televisión y del telégrafo sin hilos.

He ahí el ejemplo de una persona actuando a partir de una posición


flexible y no rígida. Tengo certeza de que Marshall McLuhan encontraría en
Ruth Drown un verdadero exponente de la tecnología eléctrica del siglo XX; tal
vez ella fuera incluso más que eso, reconociendo y utilizándose de las fuerzas
eléctricas del espacio, de la fohat de la Teosofía o del prana de la tradición
hindú, como hizo. Tal vez Drown haya sido a representante pionera de la
tecnología del siglo XXI, que sin duda nos revelará aspectos de los fenómenos
eléctricos que nos son incomprensibles hasta ahora.

A todo momento, en la radiónica, el médico que investiga se enfrenta


con nuevas creencias, la mayoría de las cuales son sancionadas por la ciencia
convencional. La única constante identificable que él irá a encontrar es a de
que los estados patológicos tienen el mismo nombre tanto en la radiónica
como en la medicina. Paperas son paperas, sea allá cuál sea nuestra
concepción de la cura, aunque en la radiónica el factor causativo pueda
revelarse de una naturaleza diversa, el virus, por ejemplo, constituyendo sólo
un aspecto parcial del fenómeno. El mismo se podría decir acerca de la
anatomía física, que pierde de lejos en importancia para la anatomía sutil; el
énfasis recae sobre el subjetivo y no sobre la objetividad bruta de los sistemas
de órganos. Los remedios y los tratamientos a menudo se figuran
contranaturales aún para la mente ortodoxa, de modo que si un médico, en
especial, anhela alcanzar una comprensión de la radiónica, él deberá mostrarse
capaz de mantener en suspenso sus ideas hechas hasta que venga a constatar
que los principios básicos de ese abordaje de cura poseen su propio periodo,
basada en su propia realidad. El mismo, naturalmente, valdría para los
osteopatas, los quiropatas y los naturalistas, aunque en general estos no
encuentren tanta dificultad en lidiar con tales conceptos.

Drown se mostró bastante penetrante, al afirmar acerca de la práctica


radiónica:

Cuando nos sorprendemos en contacto con esa Fuerza Vital, ella nos
enseña acerca de nosotros mismos.

Una cosa es correcta: nadie que se haya ocupado de esa Fuerza Vital por
algún tiempo podrá mantener una posición fija en un sistema de creencias
rígido, pues esta fuerza actua sobre el individuo, si este consentirlo, y se
manifiesta para el observador sensible bajo la forma de un verdadero
caleidoscopio de posibilidades y potencialidades. Por su propia naturaleza, ella
abre el individuo para su flujo rítmico expansivo, y mientras más se aprende a

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

su respeto más se aprende sobre el propio Yo. En estas condiciones, pronto se


evidenciara que las posiciones fijas y los sistemas de creencias estáticos no 109
son aliados de la vida, sino que se le opone.

El modelo de la realidad sobre el cual se fundamenta la medicina


ortodoxa es obviamente funcionalista y mecanicista. Cuando la radiónica deja
de ser tenida como una amenaza de la medicina por el médico, ella pasa a
envolver su sistema de creencias, le suaviza las aristas y lo dota de otras
dimensiones capaces de tomar más profunda su capacidad de comprender y
de curar, tal como él jamás hube experimentado antes. A propósito del Tao, se
afirma:

Ablanda el áspero,

Disuelve la trama;

Templa la luz,

Calma el tumulto.

Y tal vez debiéramos añadir: conociéndolo, será imposible encasillarse


en una posición fija; el cambio es una constante en el Universo y una constante
de suma importancia, en cualquier campo de la cura. Una de las primeras
cosas que el practicante ha a aprender con la Fuerza Vital es que es preciso
hacerse él propio eficiente. Con eso, se da a entender que:

Quién cura debe aprender también la irradiar, pues la irradiación del


alma estimulará la actividad del alma del enfermo y desencadenará el proceso
de cura, la irradiación de la mente iluminará a otra mente y polarizará la
voluntad del paciente; la irradiación de su cuerpo astral, controlada y
sublimada, impondrá un ritmo a la agitación del cuerpo astral del paciente,
posibilitándole así reaccionar de forma adecuada, mientras que la irradiación
del cuerpo vital, actuando sobre el centro del bazo, contribuirá para
recomponer las fuerzas corporales del paciente y, así, facilitar el trabajo de la
cura. Por lo tanto, aquel que cura tiene el deber de hacerse eficiente, de modo
que la acción ejercida sobre el paciente estará a la altura del que él es.

¿De qué modo, pues, el practicante se hace eficiente? Primero, él


acumula conocimiento y, así, purifica sus motivaciones y, enseguida, sus
vehículos de manifestación, a través de la plegaria, de la meditación, de una
dieta adecuada y de un régimen de vida equilibrado. Él se hace magnético y
sus cuerpos tan afinados con la Fuente, y todo lo que se imprime a su
conciencia recibe la cura. Pasa a tener en mente que su existencia es un flujo
continuo a través de los ciclos que nosotros denominados vida y muerte, y que
todo día es día de preparación y oportunidad. Su conciencia alcanza, así, aquel

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

punto de eterno poder, Cristo interior, y él aprende a mantenerla


continuamente en ese punto. Nunca es muy pronto o muy tarde para mantener 109
la personalidad en alineamiento sincronizado con el alma, pues ese es un
importante paso al largo de la trayectoria de su destino. Si el paciente busca
auxilio a través de pensamientos, toma el teléfono para llamarlo o se sienta
para escribirle, y, estando su conciencia en sintonía con su alma, el proceso de
cura será inmediatamente desencadenado. Si el lector duda, puedo asegurar
que no faltan anécdotas sobre personas que escribieron a un practicante en
búsqueda de ayuda, y este, debido al exceso de trabajo, dejó la carta sin abrir
por un día o dos para inmediatamente recibir un llamado del paciente
afirmándole que "Yo no sé lo que fue que usted hizo, pero estoy pasando
óptimamente bien". Si la conciencia del practicante se halla profundamente
concentrada en sí misma, las curas instantáneas podrán suceder, aún a
aquellos que no lo conocen y solamente buscaron ayuda a través de la oración.
Esto no se enseña en las escuelas de medicina, ni en los colegios de osteopatía
o quiropedia o a través del entrenamiento radiónica, apuntando para el
practicante la necesidad de observar con cuidado de que manera él polariza su
conciencia en el transcurrir del día. En su libro The High Walk of Discipleship,
Eugene Cosgrove escribe:

Existe una entidad espiritual efectiva y de peso planetario. El médico del


alma debería, así pues, entrañarla en el más hondo de su ser. Su realidad
proviene de la existencia subjetiva de inmensas reservas de fuerzas
espirituales concentradas en Cristo y a su vuelta. Seguramente, se trata de un
otro factor de la más alta importancia para todo aquel que intenta alcanzar el
poder de la cura.

Tales reservas de fuerzas benéficas están siempre presentes, siempre


disponibles; el practicante tiene que aprender a conectar su propia entidad
mental de cura a ellas. Supongo que si este poder fuera expresado por algún
tipo de fórmula algébrica y matemática, en ese caso la ciencia y la medicina
admitirían su existencia. Sin embargo, como tal no se da, y ni es probable que
venga a darse, el médico que encara el uso de la radiónica en sus actividades o
que recurre a ella como instrumento de investigación, aprenderá a tiempo que,
en algún punto de su pasado, él habrá hecho un voto para servir a la cura, y
que su formación médica no es más que una parte muy pequeña del
aprendizaje elemental a que él se someterá durante muchas vidas. La
radiónica es la puerta, la llave, si quisiéramos, que le posibilitará una
comprensión más profunda de los procesos de la enfermedad y de la
restitución de la plenitud capaz de erradicar los disturbios de modo infalible y
duradero. La cura no significa el uso desenfrenado de drogas, y sí una
comprensión auténtica de la conciencia. Todo individuo que se comprometió a
servir a la cura conocerá, a la corta o a la larga, las varias disciplinas que el
hombre tiene a ofrecer, pues ellas constituyen el terreno sobre el cual aquel
que cura deberá colocar firmemente los pies. Afirma Cosgrove:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Todo aquel que cura mediante el concurso de las fuerzas espirituales es,
por el derecho divino de su propia alma, miembro de la Iglesia de Cristo que 109
cura, y participa a su medida de la función de Cristo como curador de los
curadores. Tal individuo es ordenado por su propia alma para el ministerio de
la cura. Él no necesita de cualquier otra ordenación, ni cualquier otra
ordenación podrá aumentar (o disminuir) su poder de cura.

Teniendo esto en mente, y aquella exhortación en el sentido de la


eficiencia que es preciso alcanzar, podemos dejar de lado por un momento las
consideraciones cuánto a la pureza magnética del practicante. De entrada, un
conjunto radioso y puro de cuerpos posibilita al practicante detectar
correctamente lo que hay de errado con el paciente; segundo, si sus vehículos
mental, astral y etérico estén totalmente cargados de fuerzas vitales, su
sensitividad, particularmente solicitada en cualquier operación radiestésica,
será máxima. El Barón Von Reichenbach, que realizó experiencias con
péndulos sobre la acción por estos ejercida sobre las fuerzas ódicas, descubrió
que los sensitivos que normalmente presentaban un gran potencial de Fuerzas
Vitales en su cuerpo vital obtenían con el péndulo mejores resultados que los
otros. En su libro, en el tópico intitulado "Motive Power of the Aura", se halla el
siguiente pasaje:

Movimientos Pendulares: a fin de deshacer los equívocos y


supersticiones corrientes cuanto al péndulo, Reichenbach describe, en sus
Aforismos, como él construyó un pequeño péndulo, acondicionado dentro de
una campánula de vidrio para evitar la influencia de las corrientes de aire en
cuyo tope había una pequeña apertura a través de la cual se podía tocar con el
dedo la parte inmóvil de una larga cuerda enrollada en torno a un molinete, y
en cuya extremidad libre había una bolita de plomo. Verificó a continuación
que ni él mismo ni cualquier persona común conseguían producir cualquier
movimiento al tocar la extremidad fija de la cuerda.

Él ya estaba casi a punto de dejar de lado su aparato, pensando que


había refutado efectivamente una fuente de superstición popular, cuando le
ocurrió pedir a una persona de grandes poderes sensitivos que colocara el
dedo en la apertura de la campánula. El péndulo se movió clara e
inequívocamente. Otras experiencias lo convencieron de que todos los
sensitivos, y sólo los sensitivos, poseían esta capacidad, y que la longitud de
las oscilaciones del péndulo dependía del grado de sensitividad, bajo, medio o
alto, del operador, así como del estado de salud del operador. Él suministra
mayores detalles.

Si la mano derecha del sensitivo produce una oscilación de 8 líneas, y la


mano derecha de otra persona era colocada sobre ella, las oscilaciones
registrarán un aumento para 12 líneas. Si es la mano izquierda de otra persona
la que es colocada sobre la mano derecha del sensitivo, el movimiento del

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

péndulo cesa de un golpe. Si materiales odicamente negativos, tales como el


selenio, el azufre, el carbón vegetal etc., eran colocados en contacto con la 109
mano izquierda del operador, las oscilaciones aumentan; si la misma tentativa
es repetida ahora con materias odicamente positivas, tales como hierro, cubre,
estaño, plomo, el péndulo frena inmediatamente.

Si el operador tiene en el bolsillo un reloj, una llave o monedas, él se


verá incapacitado de producir cualquier oscilación, por más alto que sea su
grado de sensitividad. Cierta vez, un operador que se había librado de todos
los objetos de metal que traía consigo, después de producir oscilaciones de 10
líneas, calzó, a mi pedido, su bota con clavos de hierro en la suela e,
inmediatamente, el péndulo se inmovilizó.

Las fuerzas ódicas negativas fluyen de las manos del sensitivo para la
cuerda, que no debe ser muy fina, y de este hasta la plomada, cuyo peso fijé
en 6 onzas, generando una incandescencia visible a lo largo de la cuerda y en
torno a la plomada, acompañada de una luminosidad ódica que se irradiaba
por el cuarto oscuro, produciendo oscilaciones rectilíneas de un largo
proporcional a la cantidad de odilo descargada.

El Analizador Magneto-Geométrico de Rae dispone de una capa de goma


impregnada de minúsculas asperezas magnetizadas bajo los gráficos de
tratamiento y análisis, lo que sirve para aumentar el campo ódico del operador
y visa a eliminar las interferencias de la conciencia durante el trabajo de
diagnóstico.

La sensitividad, pues, es un elemento esencial del trabajo radiestésico,


pudiendo ser purificada y mantenida en alto nivel si el practicante esté
preparado para comprender lo que ella implica y lo que actúa sobre ella. Uno
de los pronunciamientos más significativos hasta hoy registrados sobre la
radiestesia fue hecho en una conferencia de 1972, por el Dr. Aubrey Westlake.
Es presentado como parte de este capítulo porque las informaciones en él
contenidas deben ser asimiladas por cualquier practicante que pretenda
ocuparse de la radiónica, a fin de que él pueda saber con qué tipo de cosas
está lidiando al efectuar un diagnóstico en los niveles subjetivos.

El Papel y La Importancia de la Facultad Radiestésica en el


Mundo Moderno.
Creo que es saludable retroceder, por así decir, de tiempos en tiempos, y
evaluar todo el campo de estudios y actividades a que nosotros, miembros de
una Sociedad de Rabdomancia, estamos adscritos, a fin de verificar cuánto
hicimos, lo que hacemos en el presente y cuál debe ser nuestra contribución
para el futuro.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

La última vez que hice una tentativa en ese sentido fue en 1955,
cuando, en el Congreso, entonces realizado, pronuncié, de modo un tanto 109
temerario tal vez, una conferencia sobre El Futuro de la Radiestesia, y a la luz
de lo que pasó quedo satisfecho en saber que no fui tan mal profeta.

La razón para intentar efectuar un balance similar, diecisiete años


después, bajo el presente título, es a de que, en mi opinión, no habíamos aún
atinado con la verdadera importancia del que nosotros, en la B.S.D., nos
habíamos unido para practicar y promover estos tiempos modernos.

Aún estoy convencido, más aún que en 1955, de que tenemos una gran
contribución a hacer, una contribución mucho más formidable de la que
suponemos o imaginamos, en la medida en que nos hallamos de posesión de
una llave fundamental, que podría abrir muchas de las puertas de los
problemas aparentemente insolubles en los tiempos actuales, principalmente
el de la polución en escala mundial bajo sus diversas formas.

Esta llave es la Facultad Radiestésica, el desarrollo de sus plenas


potencialidades y su utilización y aplicación a la práctica, que traspasan de
mucho la tradicional prospección de agua, minerales y petróleo.

Vamos, sin embargo, a comenzar del principio.

El fenómeno de la rabdomancia es bastante antiguo. El hombre neolítico


probablemente sabía todo acerca de su utilización práctica, especialmente
para el establecimiento de las fundaciones de templos, tal como los antiguos
egipcios; pero no fue sino en 1240 D.C. que surgió la primera referencia al
fenómeno en documentos europeos, siendo que la primera referencia en
Inglaterra data de 1638, en un libro escrito en latín por Robert Fludd, intitulado
Philosophic Moysayko, seguido el año siguiente por cierto Gabriel Platts, que
escribió acerca del "Descubrimiento de un Tesoro Subterráneo. La operación
con la Vírgula Divina así fue ejecutada con una varilla de Hassel, bien amarrada
por la mitad de mi bastón con un fuerte nudo de modo a que ella quedara
colgada, y pasé a andar con ella montaña arriba y abajo, hasta que ella me
guió a una veta de plomo". La rabdomancia a esa época era siempre encarada
como algo misterioso, incluso mágico, que ciertamente no poseía ninguna
explicación racional, siendo el movimiento de la varilla atribuido tanto a Dios
como al Diablo, o sino a algunos espíritus inferiores.

A partir de ahí, aunque la rabdomancia fuera bien conocida tanto en el


Continente como en este país, no fue sino alrededor del fin del siglo XIX que se
emprendió el primer estudio sistemático a su respeto, siendo que en 1897 el
Prof. William Barret, F.R.S., publicó un documento acerca de las Actas de la
Sociedad de Investigaciones Psíquicas, intitulado "Acerca de la así llamada
Varilla Mágica o Vírgula Divina - una investigación científica y histórica sobre la
existencia y el valor práctico de una singular facultad humana, desconocida por

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

la ciencia, conocida localmente como rabdomancia, con cartas de 208


corresponsales describiendo 140 casos de descubrimiento de agua por 46 109
rabdomantes profesionales y 38 amateurs en 256 localidades". Y él hace una
contribución suplementaria a la Actas en 1900, "Acerca de la así llamada
Varilla Mágica - una investigación psicofísica sobre una singular facultad
supuestamente existente en ciertas personas localmente conocidas como
rabdomantes, juntamente con anexos de la autoría de Ernest Westlake (mi
padre) sobre los aspectos geológicos de la rabdomancia". El papel y el alcance
de la rabdomancia a esa época eran casi enteramente restrictos a la
prospección de agua y minerales, sin embargo la publicación de estos
documentos hizo la rabdomancia por primera vez un objeto legítimo de estudio
científico. Posteriormente, ellos fueron juntados bajo la forma de libro,
publicado en 1926, con el título de The Divining Rod.

En Inglaterra, el paso siguiente fue la inauguración de la B.S.D., en 1933;


y se tengamos la oportunidad de hojear algunos números de la Revista,
veremos que el primer objetivo de la recién-formada sociedad era lo de
“incentivar el estudio de todos los aspectos relacionados a la percepción de la
radiación por el organismo humano con o sin el concurso de instrumentos.”
Muy sabiamente, los fundadores, que tenían en el Cel. Bell su mentor, no
definían lo que estaba subentendido o implícito en la expresión “percepción de
la radiación", estipulando, otrosí, finalidades las más amplias y abarcantes para
la sociedad. Estoy seguro de que fue eso que garantizó a la B.S.D. el éxito
alcanzado durante los 39 años de su existencia, aunque ella permaneció unida
y no se hizo especializada.

Felizmente, los fundadores tampoco dejaron de reconocer en el principio


que la Sociedad no se interesaba meramente por el descubrimiento de agua o
depósitos minerales, pero sí por "todos los aspectos relacionados a la
percepción de la radiación por el organismo humano", lo que, en otras
palabras, es lo que quiero dar a entender con el título de esta conferencia, "El
papel y la importancia de la facultad radiestésica", en la medida en que el
fenómeno configurado por todas las formas y aspectos de rabdomancia son
enteramente dependientes de la facultad radiestésica y de su funcionamiento
correcto y adecuado. Su conocimiento tuvo una considerable importancia,
aunque posibilitó progresos que considero como cruciales en vista de los
intricados problemas del mundo moderno.

En el inicio, la Sociedad y sus miembros estaban naturalmente más


preocupados con la forma tradicional de esta percepción tal como manifiesta
en los fenómenos de rabdomancia que es definida como "la utilización de la
varilla mágica principalmente para descubrir agua y minerales subterráneos”.

Pero los primeros días de la Sociedad fueron tomados por la controversia


entre aquellos que creían que la rabdomancia no era más que un fenómeno

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

físico que podía ser explicado en los términos de la física moderna,


principalmente por el electromagnetismo, y aquellos que sostenían ser ella 109
esencialmente un fenómeno psíquico. El fallecido Mr. Maby, ese incansable
investigador, fue uno de los grandes abogados de la tendencia física, llegando
aún a afirmar que si se partía del psíquico, "todo es caos, confusión, relatividad
y absurdo". Pero él prestó un gran servicio al rabdomante por insistir en el
aspecto físico, presentando sus puntos de vista en el libro The Physics of the
Divining Rod, publicado en 1949; con este libro, él ponía orden en la casa, por
así decir. Pues era esencial determinar de entrada la naturaleza y la magnitud
de este aspecto físico, antes que fuera posible obtener un progreso
significativo en el que se puede considerar como el verdadero idioma de la
materia.

El error de Maby no estaba en lo que él afirmaba y sí en lo que él


negaba, al suponer una vez que la facultad radiestésica podía detectar
radiaciones físicas, y que todo lo demás no pasaba de lo que él llamaba de
adivinación y no rabdomancia, tal como él la entendía, siendo su explotación
necesariamente subjetiva y no-científica. A la época, él tenía buenas razones
para sus puntos de vista, ya que las técnicas y los instrumentos necesarios
para explorar el lado supra-sensible aún no eran comprendidos ni, por lo tanto,
usados, muy aunque ellos ya se encontraran accesibles.

Pero, a lo poco fue constatándose, y por la autoridad de Sir William


Barrett, que la tentativa de explicar el fenómeno de la rabdomancia
únicamente en el plan físico debía ser abandonada; y fue bueno que así fuera,
pues se la radiestesia física fuera todo, en la verdad, veríamos llegar al fin la
rabdomancia para el descubrimiento del agua, minerales y petróleo, pues no
hay sombra de duda de que en el campo puramente material el rabdomante
sería ciertamente superado por el perfeccionamiento de instrumentos
ultrasensibles capaces de detectar y analizar todas las radiaciones materiales.

Sin embargo, a la excepción de los trabajos de investigación de Maby y


Franklin, poco progreso había si verificado alrededor de 1953 en otros campos
fundamentales de investigación, de tal modo que un experto rabdomante como
el fallecido Major Pogson, cuando indagado sobre se habría ocurrido algún
progreso significativo en las técnicas y en los resultados durante los últimos 30
años, respondió que estaba obligado a admitir que no hubo ninguno.

Alrededor de esta época, tal como yo relato en Pattern of Health,


encontré Mr. W.L. Wood, con quien establecí una notable colaboración hasta su
muerte, en el otoño de 1957. Verifiqué que él estaba ansioso por actuar, pues
no le restaba dudas de que se resolviéramos el misterio de la radiestesia,
teníamos que ampliar y redireccionar nuestras ideas y concepciones en un
sentido bastante vital y fundamental. La visión física y materialista no era
suficiente. Ella posee validez dentro de sus propios límites, como pudimos ver

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

en el trabajo de Maby, por ejemplo, pero además de estos existe un vasto


mundo que es a un sólo tiempo científico y religioso, y solamente puede ser 109
entendido a la luz de la "ciencia espiritual", para emplear el término de Rudolf
Steiner.

La acción por él ansiada, a la luz del que precede, fue por él finalmente
implementada en el invierno de 1954-55, durante un intenso periodo de
trabajo, en el sentido de una explotación en profundidad de la técnica
radiestésica ora conocida como Q & R, de la cual trataré con mayores detalles
inmediatamente adelante.

El principal resultado de estos esfuerzos, afuera su valor intrínseco, es


que le trajeron el reconocimiento como investigador idóneo, y él fue entonces
invitado a pronunciar una conferencia enseguida en el “Annual General
Meeting of the B.S.D. ", en 1955. El tema por él escogido fue "Observaciones
sobre algunos problemas relativos a la Sociedad". Como observador de fuera,
él afirmó que por algún tiempo había tenido la impresión de que a B.S.D. no
venía realizando sus potencialidades y posibilidades, teniendo recaído en un
estado de estancamiento científico. Permítanme citar el siguiente pasaje de su
conferencia:

El punto más importante es la aparente mala-voluntad del rabdomante


en asumir enteramente su don de sensitividad, y la tendencia a restringir sus
pensamientos al que fue descrito como a derrumbamientos de árboles y la
obtención de agua. El público pensante tiene ahora plena conciencia de que
las potencialidades del sensitivo no pueden ser restringidas de esa manera.
Los problemas con que enfrenta la humanidad son mucho más importantes
que la apertura de pozos o la mezcla de remedios - sondaje y emplaste, por así
decir -, siendo preciso que enfrentemos los dilemas de nuestra época y
encaremos la realidad tal como ella es. Es preciso que la visión del rabdomante
esté a la altura de la ciencia y de la filosofía - y así un problema surge: la
urgencia y la magnitud de los conflictos colocados al hombre fuerzan el
rabdomante a escoger entre ampliar sus actividades o a restringirlas, debido a
su fracaso en desarrollar plenamente el don que le fue concedido -, pues los
principios reclamados por los rabdomantes son conocidos por otros, que por su
parte buscan los medios para probarlos. El rabdomante posee tales medios,
pero sin embargo parece últimamente ciego a los principios.

Pero, ya a esa época, había una importante excepción, a saber, en el


campo de la rabdomancia medicinal o radiestesia, como ella vino a ser
conocida a partir de sus orígenes franceses.

La radiestesia ya venía siendo practicada con éxito por muchos


sacerdotes franceses, principalmente por los abades Bouley y Mermet, así

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

como por técnicos renombraados como Turrene, Lesourd, Bovis y muchos


otros. 109

Informaciones sobre tales actividades promisoras llegaron a Inglaterra


en la ocasión oportuna, siendo que seis años tras la fundación de la B.S.D., la
"Medical Society sea the Study of Radiesthesia" fue fundada por el Dr. Guyon
Richards, en 1939. Él reunió a su alrededor un grupo altamente calificado de
médicos y algunos colaboradores no profesionales de peso. La Sociedad se
mostró bastante activa y animada por varios años, a pesar de la pérdida de su
fundador, el Dr. Guyon Richards, en 1946, seguida por seis miembros más del
grupo original entre este año y 1952. Algunos años más tarde, sin embargo, los
miembros no médicos se desconectaron de ella, pues si bien aún está viva,
dejó de ser activa.

Felizmente, uno de los miembros del grupo original - el Dr. George


Laurence -, no sólo prosiguió sus actividades y se encuentra aún a nuestro
lado, como también durante los años 50 y 60 elaboró y desarrolló una técnica
de diagnóstico y tratamiento con base en su trabajo de investigaciones clínicas
y taxonomía, que es actualmente conocida como Medicina Psiônica,
incorporando, entre otras cosas, la Teoría Unitaria de la Enfermedad de
McDonagh y la Teoría de la Enfermedad Crónica de Hahnemann, los resultados
de las últimas investigaciones con el ADN y el RNA y algunos aspectos de la
Ciencia Espiritual de Steiner, todos sin embargo subordinados al
funcionamiento de la facultad radiestésica. En 1969, a "Psionic Medical
Society" fue formada tanto por médicos como por legos, a fin de fomentar y
promover esta nueva concepción de la ciencia y del arte de la cura, capaz de
descubrir a través de la utilización de la facultad radiestésica, la causa o las
causas verdaderas situadas en la raíz del disturbio o de la enfermedad, y a
continuación tratarlas con remedios homeopáticos determinados por la
radiestesia - una medicina realmente creativa. En eso, ella fue
auspiciosamente bien-sucedida, y utilizando una técnica de las más simples -
un péndulo, un gráfico de diagnóstico y muestras efectivas, estas para
proporcionar mayor precisión a la lecturas. Así, en este campo, fue posible
realizar un gran número de investigaciones y obtener progresos definitivos
gracias a la plena utilización de la facultad radiestésica.

Pero la rabdomancia medicinal recibió también un influjo de una fuente


enteramente diversa, de América esta vez, a través del trabajo del Dr. Albert
Abrams, a quién Sir James Barr describió como siendo "de lejos el mayor genio
surgido en la medicina de los últimos cincuenta años". Después de una
cantidad increíble de investigaciones y sin prescindir de la buena suerte, él
llegó a su famosa "Caja", a partir de la cual serían desarrollados
posteriormente los instrumentos de diagnóstico y tratamiento de Drown y, más
tarde, los de De La Warr, los cuales, por su parte, darían origen a la Radiónica -
la radiestesia instrumental - y a la Asociación Radiónica, fundada en 1943,

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

"para incentivar la investigación científica y difundir sus resultados".


Infelizmente, tal como había ocurrido con la adivinación de los depósitos de 109
agua, la correcta comprensión de los fenómenos relacionados a la radiónica fue
bastante perjudicada por la tentativa de querer explicarlos con base en los
términos de la física convencional y recibir la aprobación de la ciencia
ortodoxa, y ni siquiera cuando la Asociación fue posteriormente remodelada,
en función de una disidencia ocurrida en el seno del grupo de De La Warr,
recibiendo un nuevo impulso, ella dejó los primeros tiempos de su nueva
existencia de estar envuelta con artefactos y parafernalias dudosas, y, así, la
verdadera naturaleza de los fenómenos y esta forma de diagnóstico y
tratamiento fue en ancha medida omitida. Gradualmente, sin embargo, el
papel fundamental de la facultad radiestésica fue siendo reconocido, como
quedará claro al consideremos la técnica de P & R.

A pesar, sin embargo, de este desdoblamiento de la rabdomancia


medicinal en sus dos formas, en la radiestesia y en la radiónica, parecía estar
verificándose un estado de relativo estancamiento en el frente de la
rabdomancia, y las implicaciones más fundadas de las advertencias de Wood
pasaron desapercibidas.

Me pareció, a la época, que lo más importante a ser hecho era desviar


nuestra atención del mecanismo de la rabdomancia para el factor esencial del
fenómeno, a pesar de la multiplicidad de sus aplicaciones, a saber, la facultad
del rabdomante; así, en 1959, en el Congreso realizado en julio, yo leí un
documento intitulado "La Facultad Radiestésica", que era una tentativa de
comprender la naturaleza y la función esenciales de este misterioso sentido.

No intento recapitular aquí mis conclusiones, que podrán de cualquier


modo ser encontradas en el Cap. XII de Patterna of Health, y mis últimos
puntos de vista sobre la materia en el Capo XVI de Life Threatened,
limitándome a citar sumariamente el siguiente pasaje:

Creo que la redescubierta de la facultad radiestésica estos tiempos


modernos no es algo fortuito, y sí una concesión de la Providencia en el sentido
de en los capacitar a enfrentar esta difícil y peligrosa etapa de la evolución
humana que en breve nos aguarda, pues ella proporciona un acceso indirecto
a la esferas supra-sensibles principalmente para el etérico, aumentando
nuestro nivel de conciencia y ampliando nuestros conocimientos y nuestra
comprensión. Esta facultad debe ser encarada como un sentido especial y
singular, la medio camino entre nuestros sentidos físicos comunes destinados
a la aprehensión del mundo material, y los sentidos ocultos a ser futuramente
desarrollados y que un día nos harán capaces de incautar directamente el
mundo supra-sensible.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Además, es una facultad que puede operar a partir de varios niveles,


especialmente del subconsciente, o Yo Inferior Huna, pero también del 109
superconsciente, o Yo Superior, y de niveles aún más elevados, conforme las
exigencias de la situación y del entrenamiento, de la disciplina y de la
instrucción del operador. Esto quedará claro, espero, cuando pasemos a
discutir el método P & R.

En mi libro Life Threatened, escrito algunos años más tarde, yo explicaba


lo que juzgaba ser el modus operandi de la facultad, sugiriendo, creo que con
buenos motivos; que el sistema nervioso propioceptivo estaría directamente
implicado; sin embargo investigaciones posteriores mostraron que eso era un
error y que la secuencia correcta de procesos sería la siguiente: fuerzas
etéricas formativas -> glóbulos rojos -> la sangre en circulación -> el sistema
nervioso autónomo -> músculos voluntarios -> movimiento del péndulo.

Dicho esto, retornemos a la conferencia de Wood. Si en aquella época él


sentía con tanta convicción que los problemas de 1955 necesitaban "de la
fuerza máxima de la sensitividad del rabdomante", para usar sus propias
palabras, tal necesidad debe ser mucho mayor hoy, con los problemas serios y
adicionales de 1972.

Consideremos, de entre estos, aquellos para cuya solución y


comprensión podríamos tal vez ofrecer una contribución muy especial y
probablemente única, además de aceptable, si es que libros recientes como
The Roots of Coincidence, de Arthur Koestler, y Design sea Destiny, de Edward
Russell, constituyen una indicación efectiva de las preocupaciones e intereses
del público. Ofrecemos a continuación una lista provisional, que podrá y con
certeza será aumentada:

1. La busca de agua, petróleo y depósitos minerales. Se trata del


campo tradicionalmente conocido de la rabdomancia, que ha sido
y aún es bien explorado tanto por rabdomantes amateurs cuánto
profesionales, aunque no tanto cuánto debería ser.

2. Explotación arqueológica. Se trata de un campo más restricto en


el presente, pero de peso considerable y creciente para las
investigaciones históricas y la recuperación de yacimientos pre-
históricos desaparecidos.

3. Finalidades arquitectónicas, tales como levantamiento de


terrenos, debiendo incluirse ahí la revelación de radiaciones
nocivas del subsuelo así como de depresiones, caños, drenajes
etc. Ninguna habitación debe ser construida antes que el terreno
haya sufrido un correcto análisis rabdomántico. Los materiales de
construcción también constituyen un elemento importante, a
ejemplo de las substancias empleadas en el mobiliario; el acero,

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

por ejemplo, entorpece el cerebro - es un mineral con propiedades


hipnóticas. 109

4. La localización de infractores de la ley y criminales, personas


desaparecidas, cadáveres, bienes y dinero perdidos o enterrados.
Asume una importancia cada vez mayor, en vista del gran
aumento de la criminalidad registrado los últimos años. Debería
ser usado más intensivamente del que es en casos criminales y
civiles que necesitan de su concurso.

5. En la agricultura y en la horticultura. Para la determinación de las


condiciones óptimas del terreno, fecundidad de las semillas,
germinación, estado de las cambios, y otras aplicaciones
generales, tal como la determinación del valor de todos los
aditivos, tanto orgánicos como inorgánicos. Determinación de la
calidad, vigor y salubridad de todos los alimentos, naturales,
industrializados, procesados, artificiales o sintéticos.

6. Pruebas de personalidad, a través de la medición de la "radiación


cerebral", tal como descubrimiento y utilizada por el Dr. Oscar
Brunler. Posee múltiples usos, tanto educacional como
industrialmente, en el descubrimiento de talentos, aptitudes,
potencialidades mentales, disturbios de la personalidad etc.

7. Medicina y Veterinaria. Además de la localización de reservas de


agua, la medicina ha recibido una atención mayor de la
radiestesia, como yo ya tuve la oportunidad de señalar, sin
embargo existen aún incontables problemas a ser resueltos y la
única respuesta para la mayoría de ellos se encuentra en la
Medicina Psiónica, tanto en el que se refiere a los diagnósticos
como a los tratamientos. Ya se conoce el suficiente para
transformar radicalmente las bases del tratamiento médico, pero
el público viene siendo privado de estos beneficios y
conocimientos, así como de las medidas que ya podrían haber
sido tomadas en el sentido de la prevención y de la profilaxis, por
la ortodoxia empedernida. En la práctica veterinaria, si es usado
más extensivamente, contribuiría a sin duda para ayudar a
prevenir la gradual deterioración de la vitalidad, fuerza y
resistencia de los animales domésticos y de cría.

8. Homeopatía. La introducción de la radiestesia en la práctica


homeopática provocaría, incontestablemente, una grande
revalorización de la medicina homeopática, tanto de la propia
especialidad toma en separado cuánto, más sensiblemente, bajo
la forma de una medicina más abarcante, como es el caso de la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Medicina Psiónica. La radiestesia, en este contexto, soluciona la


controvertida e intrincada cuestión de la selección y preparación 109
de potencia de los remedios.

9. Y ahora llegamos a nuestro dilema moderno - todo el problema de


la polución y de la contaminación, especialmente cuánto a sus
aspectos más sutiles e intangibles relacionados por la medio
ambiente semi-intoxicado en que somos todos obligados a vivir o
a sobrevivir. Además de los innumerables factores tóxicos,
permítanme mencionar, de entrada, dos grupos, la radiactividad
de bajo nivel del Tritio (un isótopo radioactivo del hidrogeno 3H) y
el Carbono 14, también radiactivo, tal como esclarece de modo
brillante David Rawson en su monografía Radiation and Nuclear
Homoeopathy. La amenaza representada por los dos comenzó a
hacerse seria en 1954, y viene aumentando constantemente
gracias a las pruebas termonucleares y al llamado uso pacífico de
la energía atómica. La amenaza transcurre del hecho de que estos
isótopos radiactivos intervienen en todos los ciclos del hidrogeno
y del carbono en la Naturaleza, e incluso en las cadenas de
hidrogeno que mantienen unida la intrincada estructura helicoidal
del ADN y del RNA en nuestros cuerpos - he ahí una hipótesis
realmente escalofriante. En segundo lugar, la creciente amenaza
de intoxicación proveniente de la presencia del Plomo, del
Mercurio y del Cadmio en el medio ambiente, en el cuerpo del
hombre y de los animales, en los ríos, mares y océanos del
mundo. La radiestesia puede tener un valor inestimable al
proporcionarnos los conocimientos y las técnicas necesarias para
detectar y lidiar con los sutiles efectos de intoxicación provocados
por todos los factores contaminantes, pues, como afirmó
públicamente el Dr. Weinberg, director del Oakridge Atomic
Energy Establishment - la Harwell de Estados Unidos: “Los
problemas, en ese sentido, no se dejan reducir al método
científico. Otras abordajes son necesarios.” Él califica estas
cuestiones que transcienden los actuales métodos de análisis de
"transcientíficas". La Medicina Psiônica ya constituye una de esas
"otros abordajes" para lidiar con los efectos de la intoxicación en
hombres y animales; y a buen seguro otras abordajes, valiéndose
de la facultad radiestésica para los descubrimientos, están
prestos a aparecer.

10.Finalmente, el último ítem de nuestra lista, el método de


Preguntas y Respuestas, P & R. Para tanto, el operador deberá
aprender a usar las facultades del intelecto y de la intuición,
aplicándolas a la voluntad sin confundirlas, siendo el intelecto
para la formulación de las cuestiones y la evaluación de las

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

respuestas, y la intuición, a través del uso de la facultad


radiestésica, para llegarse a la verdad. El método P & R es 109
eminentemente el instrumento de la investigación científica
radiestésica. Considero esta la aplicación más importante de la
facultad radiestésica, pues ella posibilita establecer un puente
entre dos mundos - el sensible y el supra-sensible.

Los factores búsqueda y descubrimiento son, obviamente, inherentes a


todas las operaciones de la radiestesia y rabdomancia, pero solamente en el
método P & R ellos se hacen una técnica deliberada, en que la "indagación" es
consciente.

Por lo que sé, la primera utilización conocida de la facultad radiestésica


en ese sentido, de investigación deliberada, se debió al grupo cuyas
actividades fueron por mí registradas en el libro Pattern of Health. El éxito del
grupo se debió en ancha medida y en primer lugar a Mr. Wood, a quién yo
describí como un "formulador ideal de cuestiones": "Su habilidad en este
sentido era absolutamente notable, pues él poseía un olfato excepcional para
formular la pregunta en un enunciado correcto y preciso y, sin perder el hilo de
la madeja, hacerla seguir por otras exactamente complementarias. Él poseía
un raciocinio rápido y ágil, sin embargo a la vez equilibrado y generalmente
bajo el control de su razón altamente informada. La combinación ideal. " Y, en
segundo lugar, a los dos sensitivos suficientemente evolucionados para
trabajar en los niveles requeridos.

Los que tuvieron la oportunidad de leer Pattern of Health, principalmente


el capítulo en cuestión, se acordarán de los inestimables percepciones que nos
fueron entonces concedidos, particularmente en el tocante a los niveles de
conciencia en los cuales opera la facultad radiestésica, y al hecho de que la
"Forma" parecía tener una gran importancia en esta actividad, teniendo, en el
caso en cuestión, emergido a través de las siete Formas de cura, de las cuales
las tres primeras - Diamante, Cruz Celta y Estrella de Belén -, proporcionaron
excelentes resultados terapéuticos. Los factores envolviendo la mejor manera
de utilizar el método P & R fueron también trabajados.

Pero las investigaciones fueron entonces suspendidas y el asunto no


volvió a conocer progresos de algunos años para aca, pues con la muerte de
Mr. Wood en 1957, el grupo se dispersó y no volvió a juntarse ni surgió otro.

Más recientemente, sin embargo, él hizo a florecer con todo vigor, en


una formulación más abarcante, a través del trabajo de dos talentosos
investigadores de la radiónica y de las disciplinas radiestésicas.

La primera es Mrs. Jane Wilcox, que afortunadamente pudo disfrutar de


la experiencia y de los consejos esclarecidos del Mayor Blythe Praeger (uno de
los miembros del grupo original) y se mostró una estudiante particularmente

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

dotada. Tanto así que, en el último Congreso de la Asociación, en marzo de


este año, fue ella quien pronunció la conferencia de cierre, intitulada "Pregunta 109
y Respuesta", y que traía el intrigante subtítulo "Un puente entre dos mundos".
La conferencia venía, ella propia, articulada bajo la forma de preguntas y
respuestas siendo que su marido le hacía las preguntas. Fue una contribución
de las más significativas. Todos los que tuvieron el privilegio de la asistir,
sintieron que ella representaba un importante progreso para nuestra
comprensión del papel y del alcance de la facultad radiestésica.

Lo que me impresionó particularmente fue que sus propias


investigaciones sobre la técnica confirmaban nuestros descubrimientos
iniciales, pero producían también importantes agregados; por ejemplo, a
principio ella se había propuesto simplemente a perfeccionar su trabajo de cura
a través de la radiónica, pero acabó descubriendo, para citar sus propias
palabras:

La técnica de P & R constituye un proceso de suma complejidad, y no


meramente un medio de obtener informaciones específicas en un determinado
campo. Lo encaro como un medio para la integración de la personalidad y
aprender a construir el puente entre las esferas consciente y subconsciente en
relación a la vida como uno todo. En resumen, que la P & R puede ser utilizado
como un proceso de auto-perfeccionamiento.

Concibiéndose e integrándose como personalidad, ella se vio necesitada


de la comprensión de su subconsciente – o el Yo Inferior en la filosofía Huna -, y
en la medida en que este puede ser un buen siervo pero un mal maestro, hay
que educarlo y disciplinarlo debidamente, pues de lo contrario él no
suministrará más que la respuesta que él imagina solicitada por el yo inferior, o
mejor, la respuesta con que este le invita, cuando no aún falsas respuestas,
por razones emocionales inconscientes.

Y también, lo que es aún más importante, significó un reconocimiento y


una constatación de la existencia del superconsciente o Yo Superior de Huna,
cómo obtenerle el acceso y como distinguir entre los papeles y las funciones de
los dos yoes, así como establecer la relación entre lo yo consciente o Medio y
los otros dos, y la necesidad de adquisición, antes de todo, en esta relación, de
un pensamiento claro y consecuente.

La construcción del "puente" exigió:

1. Un modo y un código de comunicación, o sea, el péndulo y la


interpretación de sus movimientos.

2. La naturaleza y la formulación de las cuestiones a ser aplicadas, lo


que por su parte exige:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

a. verificar en cada caso si la cuestión es legítima, por


ejemplo, la mera curiosidad nada tiene que hacer, así como 109
preguntas acerca del futuro y formulaciones inadecuadas
debido a la insuficiencia de conocimientos;

b. si la cuestión es legítima, existe la necesidad de un


pensamiento claro y preciso fundado sobre conocimientos
adecuados, de modo que no se registre cualquier
ambigüedad o doble sentido, lo que por su parte implica:

c. encontrar la palabra o las palabras correctas, capaces de


expresar exactamente el pensamiento. Esto exige un
amplio vocabulario, y el inglés, con su lenguaje rico y su
abundancia de sinónimos, es ideal para este fin, y un libro
indispensable para eso es el Roget’s Thesaurus. A fin de
ayudar en esta tarea de selección exacta, la P & R puede
ser legítimamente usado.

3. La respuesta exige, pues, la comprobación intelectual de su


sentido o no; si ella tiene sentido, conducirá a otras cuestiones y a
la elucidación del problema dado. Puede ser, también, que ella no
tenga sentido alguno, o que no se verifique ninguna respuesta. En
este último caso, Mrs. Wilcox afirma haber meditado a principio
de las interferencias de emanaciones generalmente
paranormales, pero, a los pocos, fue dándose cuenta de que esta
interpretación era muy ligera y que la ausencia de respuesta o de
respuesta sin sentido significaba alguna cosa que necesitaba ser
aprendida, o sea, que aquello que ella denominaba de "elemento
de instrucción" del Yo Superior estaba intentando llamarle la
atención para algo importante y, por ese medio, ampliar su
capacidad de comprender la verdad. Ella descubrió que, en
semejante situación, era preciso responder a cuatro preguntas:

a. ¿Soy capaz de responder esta pregunta?

b. ¿Estaré respondiendo a la cuestión errada?

c. ¿No estaría "Usted" intentando enseñarme algo?

d. ¿No sería preciso responder a una cuestión preliminar para


que pueda responderme?

4. Es preciso comprender que la respuesta puede provenir de dos


niveles, del subconsciente o del superconsciente. Afuera la
naturaleza del teoría de las respuestas, existe una diferencia
esencial que es preciso reconocer - la respuesta proveniente de la

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

fuente superconsciente posee, para citar Mrs. Wilcox, "un carácter


de autenticidad y simplicidad que suena como la propia verdad" 109
En este nivel, sus preguntas recibirán respuestas válidas - pero es
preciso preguntar; la claridad de raciocinio es indispensable para
la formulación de cuestiones - ninguna fuente conseguirá
responder a preguntas confusas.

5. Finalmente, la lección más esencial de todas es, de acuerdo con


Mrs. Wilcox, "a de que ninguna ayuda vendrá a menos o hasta
que se haya dado lo mejor de sí para responder la cuestión
mediante los dones y facultades naturales".

El segundo investigador en este campo es el Sr. Malcolm Rae, que, es


interesante notar, llegó a la Radiónica después de una larga carrera dedicada
tanto al comercio cuanto a los negocios. Siendo, sin embargo, una persona
muy práctica e inventiva, él pensó, al principio, que podría hacer progresos a
partir de instrumentos radiónicos más sofisticados y perfeccionado, habiendo
llegado incluso a producir un modelo con 40 mostradores. Pero, en breve, él
llegaría a la conclusión de que no era solamente eso lo que se necesitaba, sino,
antes, de un operador humano calificado que pudiera satisfacer a los
siguientes requisitos:

1. Estar a la busca de la verdad;

2. Poseer un intelecto entrenado y disciplinado;

3. poseer una facultad radiestésica bien entrenada y desarrollada;

4. poseer una técnica instrumental simple, y que la investigación por


él emprendida sea basada en problemas reales que reclaman la
atención del investigador, ya sea en el dominio de actividades del
médico, ya sea en todos los otros campos ya mencionados.

Me veo en dificultades para intentar relatar su trabajo, pues, a medida


que intervenían nuevos conocimientos supra-sensibles, él cambiaba
constantemente tanto de forma como de contenido, a fin de incorporar la
verdad adicional revelada. Tales progresos resultaban de su insistencia en
resolver los casos dados como perdidos por los métodos corrientes de
tratamiento, y de los esfuerzos correspondientes para descubrir el porqué, lo
que quedó afuera; si hubo alguna interpretación errónea o si el problema
necesitaba ser considerado de otro ángulo.

De ese modo, comenzó a surgir un legítimo método de cura, redimió el


máximo posible de deficiencias. Esto, sin embargo, necesitó un abordaje
bastante flexible y el redimensionamiento de un cierto número de problemas,
como, por ejemplo, la naturaleza real de aquellos misteriosos índices

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

radiónicos, así como de muchas otras cosas aparentemente aceptadas como la


propia verdad. 109

En febrero del corriente año, él hizo una conferencia en la Medical


Society sea the Study of Radiesthesia, intitulada Radiesthesia and Thought, la
cual constituye un excelente ejemplo de cómo, a través del empleo de la
facultad radiestésica en la técnica de P & R, esta puede ser usada como el
instrumento por excelencia de las investigaciones científicas de base acerca de
la radiestesia.

Él descubrió que uno de los primeros pasos fundamentales a ser dados


era la de distinguir entre la verdad, es decir, los hechos, y la opinión,
sugiriendo que, si la estimativa intelectual común de la verdad relativa fuera
tenida en cuenta, sería muy difícil conseguir eso, sin embargo, a través del uso
de la estimativa radiestésica, la distinción era muy más segura y taxativa. Él
descubrió que eso podía ser hecho a través de un gráfico de la verdad
especialmente diseñado, dispuesto sobre una base de goma magnetizada, la
cual tiende a reducir la interferencia del intelecto.

A través de este método y de P & R, fue posible determinar ciertos


axiomas fundamentales, tales como, para citar Malcolm Rae: "todo lo que
existe en el Universo, por lo que sé, consiste de un sistema de energías
actuante dentro de ciertos límites. Tales límites configuran las estructuras,
mientras que las energías configuran los procesos en el interior de estas
estructuras. “ Esto condujo a la formulación del concepto – que cito a
continuación:

Cualquier desvío ocurrido en la función estipulada de cualquier


cosa existente en el Universo es provocado por una alteración en la
configuración de los límites y de las energías. Cualquier desvío lesivo
es debido al desplazamiento de un límite, y un límite desplazado se
convierte en obstáculo. La introducción de un obstáculo en un sistema
de límites y flujos de energía tiende a transformar todos los límites en
barreras y todas las energías en presiones. Como la facultad
radiestésica es tenida cómo apta a detectar límites y/o barreras, ella
puede, así pues, ser usada para medir la diferencia entre un límite y
una barrera, siendo que esto representaría el grado de desvío en
relación a la salud o a la normalidad.

Esta diferencia o desvío puede ser expresa en términos matemáticos por


algo que se asemeja a conjuntos de coordenadas de naturaleza bastante
compleja y, en el caso del Hombre, implicando seis conjuntos en un dato
contexto de referencia, el cual pudo ser determinado detalladamente a través
de medios radiestésicos, y describe todos los aspectos del Hombre en su
medio.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Esta introducción de la matemática es bastante interesante, pues tal


como afirma Canon Galzeswki, en un documento intitulado “The Human Field 109
in Medical Problems", yo cito:

En 1946, el Prof. Mayer Ibach, de la Facultad de Medicina de la


Universidad de Hamburgo, me buscó y pasó unas cinco horas intercambiando
ideas conmigo, insistiendo en que la matemática debía, de alguna forma, ser
introducida en la solución de los problemas de la medicina. En aquel momento,
conforme me dije, él estaba escribiendo una historia de la medicina y había
tenido la oportunidad de observar que siempre que la matemática era utilizada
en este ramo del conocimiento, la medicina progresaba rápidamente, o
entonces decaía, en su ausencia. Constituía para nosotros dos un problema la
manera como eso podía ser hecho adecuadamente.

Malcolm Rae, al que todo indica, halló una respuesta.

Tales conjuntos de coordenadas serían el correspondiente de los


antiguos patrones radiónicos bajo una forma nueva y mucho más precisa, un
cuadro de referencias.

Malcolm Rae, sin embargo, fue más lejos aún y pasó a investigar de qué
modo todo este proceso actuaría en el ser humano.

Nacemos, según él - y cito sus palabras - "con un número inmenso de


conjuntos de coordenadas relacionado a la múltiples exigencias de la vida en
este planeta, número este que vamos ampliando en el transcurrir de nuestra
experiencia de la vida". Estas coordenadas pueden ser activadas cuando la
atención consciente se vuelve para ellas, pero, cito:

La concentración mental no sería capaz de computar las necesarias


combinaciones de coordenadas (y, así pues, de intensidades relativas) con la
rapidez suficiente para mantener la vida en un medio sometido la
transformaciones prácticamente instantáneas; y sea allá lo que exista en el
subconsciente para servir a ese propósito, en combinación con los conjuntos
de coordenadas destinados a tanto, es perfectamente capaz de realizar
proezas matemáticas que confundirían nuestros ordenadores más sofisticados,
alimentados por el más competente de los programadores. El método
radiestésico de P & R reveló que lo que era responsable por la activación de las
coordenadas destinadas a mantener la vida en faz de estas transformaciones
del medio con las cuales la existencia humana es confrontada, es, de entrada,
un Principio; y, segundo, que su descripción verbal más cercana es la de una
"Simplicidad Esencial".

Y comenta él:

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Simplicidad esencial - no podía haber una descripción más


inspirada y, a la vez, más simple y, así pues, el más eficiente empleo 109
de la esencia del hombre para controlar el comportamiento de su
substancia.

Estos dos elementos, o sea, "Atención", en la conciencia, y "Simplicidad


Esencial", en el subconsciente, tal como destinados por el Creador, deberían
actuar en la más perfecta armonía, sin embargo, en la medida en que somos
seres humanos, estamos a todo momento interfiriendo y perturbando su plan.
"La instigación de la simplicidad esencial para que el individuo cumpla con las
exigencias requeridas por el bienestar del cuerpo, y evite lo que le sea
prejudicial - culmina en las complejidades de la compensación desintegrativa
para la integridad del hombre. "

A La luz de todo eso, la "terapia" se esclarece, y cito: "En los hombres,


un límite que se convirtió en obstáculo, una vez correctamente evaluado,
puede ser tratado mediante el mensaje correctivo apropiado bajo la forma de
un patrón de remedio transmitido a través de un remedio oral o proyectado a
partir de un instrumento adecuado. "

Es ahí que la homeopatía, con sus procesos de preparación de potencia,


reencuentra su propia dimensión, en la medida en que suministra los patrones
terapéuticos correctos necesarios para restaurar una vez más la integridad.

Es decir sólo uno resumen superficial y, temo, imperfecto, de este


importante documento, que naturalmente contiene mucho más del que fue
mencionado, de modo que se debería leerlo íntegramente, en la medida en que
estos resultados de tantos años de investigaciones parecen constituir verdades
básicas tal como demostradas por el gráfico de la verdad. Un pasaje de una
plegaria de Tomás de Aquino dice así: "Concédame la sabiduría para
comprender, la memoria para preservar, método y facilidad en el estudio,
sutilidad de interpretación y abundante gracia de expresión", lo que va al
encuentro de lo que Rudolf Steiner juzgaba necesario para los tiempos
modernos, y lo cito: "..- no será mediante la experiencia mística que se
despega de la razón y menosprecia la lógica, que el hombre reencontrará su
herencia espiritual, pero si por vía del raciocinio puro, concentrado, en el cual
la lógica jamás es contradecida. " Jane Wilcox y Malcolm Rae no habrían
llegado a estos importantes descubrimientos y conclusiones si ellos no tuvieran
ejercitado un raciocinio cada vez más claro, preciso y exacto - la formulación
de los pensamientos verdaderos -, en todos sus esfuerzos en tomo de la P & R.
Su meta era la verdad, y así ellos aprendieron la indagar creativamente por la
verdad y, por lo tanto, acabaron por recibirla, obedeciendo a la prescripción:
"Indague por ella y ella le será dada. "

Pero hay una dificultad aún.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

En la apertura de la II Parte de mi libro Life Threatened, está el siguiente


pasaje: 109

Hace dos mil años, Cristo inició el sentimiento y la devoción humanos en


la fe, en el espíritu del mundo y en la realidad del destino espiritual del
hombre, y así hizo posible la evolución de su conciencia de sí y el desarrollo de
sus facultades de raciocinio. Hoy, Él haría posible al hombre recuperar, con
conocimiento de causa y comprensión, su verdadero linaje espiritual, iniciando
su pensamiento en la experiencia directa del espíritu. La redención del
pensamiento es la conclusión de la iniciación espiritual de la humanidad por
Cristo.

Escogí este pasaje porque él me sonaba profundamente verdadero y


poseía a mis ojos la mayor importancia, aunque yo creyera que solamente una
minoría bastante reducida era capaz de alcanzar un pensamiento desvinculado
de los sentidos, lo que se tenía cómo una de las exigencias para una tal
recuperación, a la cual solamente iniciados como Steiner podrían satisfacer.
Ella parece excluir la mayoría absoluta de nosotros, que nos hallamos
atascados en nuestros valores materiales y hábitos de pensamiento, pero, sin
embargo, es indispensable que intentemos, a fin de que podamos descubrir,
para citar Steiner, "que además de las posibilidades y facultades del
pensamiento como instrumento del conocimiento, este también poseía
funciones de las cuales el hombre aun no tiene la más pequeña experiencia,
como, por ejemplo, una función creativa - pues él actuaba como una fuerza
formadora y creativa en la vida del hombre, tanto en el plan físico como en el
espiritual. " Al meditar sobre todo esto, se me ocurrió que tal vez la técnica de
P & R ya constituyera una respuesta, que todo aquel que utiliza de la P & R, en
espíritu y en verdad, está de hecho propiciando la redención del pensamiento y
recuperando sus funciones creativas perdidas, con todas las extraordinarias
consecuencias que de ahí vendrían para el bien, tales como la completa
transformación de la ciencia, de modo a que esta se convierta en una "ciencia
de la Realidad, capaz de abarcar tanto la ciencia material como la ciencia
espiritual en un único todo grandioso - una verdadera ciencia del cosmos".

Por fin, el papel y el alcance fundamentales de la facultad radiestésica


en el mundo moderno están tal vez en la redención del pensamiento - un
puente entre dos mundos.

Permítanme concluir con este pasaje de mi libro Pattern of Health,


escrito en 1961, pues quiero creer que ahí prenunciaba el papel y el alcance de
la facultad radiestésica, tal como ella se desenvolvió en los últimos 11 años:

Todo pensamiento humano, desde la Caída del Hombre, es pasible de


error y mentira, solamente a través del Espíritu de la Verdad podemos

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

preservarnos; de estos tiempos materialistas de falsedad y pensamiento


destructivo. 109

ES una verdad irrefutable, a mí ver, en la medida en que la ciencia es la


búsqueda de la verdad, que Cristo - el Camino, la Verdad y la Vida - constituye
una necesidad científica, y eso se aplica igualmente, por extraño que parezca,
a esta modesta ciencia que es la Radiestesia.

Dios escogió las cosas tontas de este mundo para confundir el sabio,
Dios escogió las cosas insignificantes de este mundo para confundirlas a los
que son poderosos.

Y lo que hay de ordinario, y lo que hay de despreciable, fue Dios quién


escogió, sí, así como las cosas que nada son, para reducir al nada las cosas
que son.

A los ojos de todo el mundo, la Radiestesia es algo sin la más pequeña


importancia, si es comparada a las investigaciones nucleares, astrofísicas o
atómicas, no obstante, como intenté mostrar, no obstante, como intenté
mostrar, ella es capaz, cuando correctamente entendida, de enseñarnos los
misterios tanto de este mundo cuanto del mundo invisible. Ella puede
revelarnos la Verdad, en la medida en que nuestras mentes finitas sean
capaces de comprenderla.

Creo sinceramente que cabe a la Radiestesia el privilegio de hacer una


contribución bastante especial y, en cierto sentido, única, para la reintegración
de la ciencia material y de la ciencia espiritual, así como para la restauración
de la integridad de visión y perspectivas, de sentimiento y pensamiento que
constituyen la misión de nuestra época.

A primera vista, la ciencia material y la ciencia espiritual pueden parecer


extraños compañeros, y, sin embargo, es notable como el conocimiento
esotérico puede proporcionar una profunda comprensión de aspectos
materiales. En una conferencia pronunciada en 1930, la Dra. Gladys Shutt,
D.J.C., de Topeka, mencionó como los tratamientos a la base de emisiones
radiónicas conseguían restaurar la armonía del patrón vibratorio de los tejidos
de los diversos cuerpos, llegando a definir la cuestión:

¿Cómo se explica esto fisiológicamente? Como ya se observó


anteriormente, la energía que activa nuestros tejidos es de naturaleza idéntica
a la de la luz; ella posee la velocidad y las propiedades de la luz. Una
experiencia común en los laboratorios de biología consiste en emitir un haz de
luz contra un organismo unicelular y observar la acción de la luz en el sentido
de intensificar la actividad en el interior del núcleo de la célula, hasta que, por
fin, la división del núcleo de la célula finalmente tenga lugar.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

La aplicación de esta constatación científica explica el funcionamiento


del Método Drown. Tenemos un haz de luz - un "haz de radio", si se quisiera - 109
que es enviado pará el tejido según una longitud de onda igual al del propio
tejido. A través del proceso de metabolismo y división celular que se verifica
constantemente en el cuerpo, y más acentuadamente en la estructura en que
la energía del cuerpo esté siendo concentrada, las nuevas células surgirán con
un patrón más alto de vibración y las células enfermas serán automáticamente
disueltas. En la medida en que polos idénticos se repelen y polos opuestos se
atraen, la división celular se da obviamente cuando la luz invisible (de
polaridad positiva) incide sobre el núcleo de la célula cargada positivamente.
Las vibraciones anómalas de la enfermedad cesarán de existir en los tejidos de
vibración normal, tal como es imposible coexistir en un mismo punto la luz y la
sombra.

Aquí, un punto debe ser esclarecido. En un diagnóstico, intentamos


atraer la energía que emana de la propia formación de la enfermedad y nos
concentramos únicamente sobre ella. Al tratar, sin embargo, la energía de la
enfermedad no es restituida en su propia vibración, aunque los ajustes del
mostrador sean los mismos estipulados para el diagnóstico. Por el contrario, la
recepción de la energía total del cuerpo se da a partir de las interacciones del
tratamiento; los ajustes del mostrador son un medio de localizar la región para
donde la energía está siendo enviada.

Por ejemplo, aunque en el diagnóstico identifiquemos una tuberculosis


en los pulmones y en el tratamiento utilicemos los mismos ajustes del
mostrador, estamos siguiendo un modelo, de entrada, para localizar la
recepción de energía en el pulmón, a través de la sintonización con ese
pulmón, segundo, para localizarla también a través de la especificación del
tejido tuberculado del pulmón para la recepción de la energía en longitud de
onda tales que posibilitarán la estimulación y el restablecimiento del mismo. Lo
que hacemos no es destruir el tejido enfermo a través de una concentración de
patrón igual al suyo, y sí, intensificar el proceso de reconstrucción de la
división celular en aquella región determinada. A través de este proceso, el
tejido normal eliminará el anormal por sí sólo y posibilitará la regeneración.

Tales hechos son científicos, verosímiles e incontestables, comprobados


por pruebas clínicos y de laboratorio y basados en experimentos y
conclusiones conocidas.

Pues bien, del punto de vista de la ciencia convencional, la exposición y


la teoría de la Dra. Shutt presentan probablemente una serie de lagunas. Si, sin
embargo, el practicante esté preparado para ultrapasar los límites de esta
"postura médica", verá lo que ella dice sobre nuevas perspectivas. Por lo que
le toca, su teoría, tal como presentada arriba, está comprobada por el peso de
la evidencia clínica; los enfermos se restablecen cuando tratados con base en

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

las premisas por ella estipuladas. Me gustaría considerar, rápidamente, la


utilización que ella hace de la palabra "luz", para denotar la energía de cura 109
proyectada en el tratamiento radiónico. La ciencia material, naturalmente,
lanzaría mano de aparatos e instrumentos para medir esta "luz" y, al concluir
sus pruebas, afirmaría sin duda alguna que ella no existe; y, así, el asunto
estaría concluido para la ciencia convencional. La luz, en las ciencias
espirituales, posee otras connotaciones, debiendo ser encarada y medida a
través de la sensitividad del observador individual. La luz, en estos términos,
es un fenómeno subjetivo, si bien cada una de sus partículas sea tan real como
la luz eléctrica, si no más. Curiosamente, la Dra. Shutt se refiere a la
tuberculosis, en su conferencia, en términos muchos semejantes a los que ella
emplea para referirse a la luz. Y qué. Podríamos indagar. Consideremos, sin
embargo, las reflexiones de Steiner sobre el asunto y veremos cómo los
horizontes se ensanchan en la ciencia espiritual, si consintiéramos en eso:

Pero en la frontera que nos separa del mundo exterior, sucede algo
bastante significativo a la luz, es decir, algo puramente etérico; ella se
transmuta. Ella tiene necesidad de ser transmutada. Pues, consideremos como
se da el proceso de formación del diseño en el hombre, como este proceso es,
por así decir, interrumpido y contrariado por el proceso de producción del
dióxido de carbono. De la misma forma, el proceso implícito en la existencia de
la luz es interrumpido en el hombre. Y así, si buscáramos por la luz dentro de
nosotros mismos, se debe tratar de algo transformado, se debe tratar de una
metamorfosis de la luz.

En el momento de cruzarse la frontera para dentro del hombre,


constatamos una metamorfosis de la luz. Eso significa que el hombre no sólo
transforma los procesos comunes y ponderables de la naturaleza externa en su
interior, como también el elemento imponderable - la propia Luz. Él la
transforma en algo diverso. Y si el bacilo de la tuberculosis consigue medrar en
su interior pero perece a la luz solar, es evidente - en una apreciación
definitiva del fenómeno - que el producto de la luz transmutada en nuestro
interior debe ofrecer un terreno favorable para estos bacilos, y si ellos se
multiplican excesivamente, es porque debe haber algo errado con el producto
de la transmutación, y por ese medio alcanzamos la comprensión de que, entre
las causas de la tuberculosis, no se debe dejar de lado el proceso de
transmutación de la luz en el interior del paciente. Ocurre algo que no debería
ocurrir, pues de lo contrario, su organismo no abrigaría tantos bacilos de la
tuberculosis, pues estos están siempre presentes en nosotros, pero, según la
regla, en número insuficiente para provocar la tuberculosis activa. Si ellos
proliferan en demasía, sus "huestes" sucumben a la enfermedad. Y el bacilo de
la tuberculosis no debería ser encontrado en toda parte, si no sucediera algo
de anormal al desarrollo de esta luz transmutada del Sol...

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Cuando un ser humano ofrece condiciones favorables para los bacilos de


la tuberculosis, es porque él se muestra incapaz constitucionalmente, de 109
absorber la luz del Sol, o de absorberla en la cantidad necesaria. Debido a su
régimen de vida. Así no existe un equilibrio adecuado entre la cantidad de luz
solar que él recibe de fuera y la cantidad que él es capaz de transmutar; y esto
lo obliga a disponer de las reservas de luz transmutada que él trae dentro de
si.

Por favor, presten especial atención a esto: el hombre, por el propio


hecho de ser hombre, está continuamente almacenando en su interior la luz
transmutada. Es decir necesario para su organización. Si el proceso recíproco
que se establece entre el hombre y la luz solar externa no se da
correctamente, su cuerpo quedará privado de la luz transmutada.

Otros autores esotéricos argumentan en el mismo sentido que Steiner.


Como, por ejemplo, Ethel Belle Morrow que, en su libro The One Universal Law,
afirma:

La gran emanación de luz proveniente de Dios, el Padre, actúa como el


neutrón del Universo; y los rayos de luz, alcanzando las fuerzas, posibilitan el
intercambio bajo la forma de reflexión y absorción de la luz blanca. La energía,
almacenada en resultado de la estabilización de las fuerzas en ambos
elementos y en los planos, contribuye para la reconstrucción de las células
somáticas del ser humano, pero los contactos de fuerzas desequilibradas de
los elementos son raramente inertes para admitir el influjo de la vida. El
proceso debe darse de acuerdo con los procedimientos de la Ley, o sea, el
equilibrio en los elementos para los minerales utilizados para restablecer el
equilibrio de la vida vegetal corresponde al equilibrio en las plantas que tiende
a restablecer el equilibrio en los animales y en el hombre, antes que la Fuerza
del Uno, mientras espíritu, pueda hacerse la vida de la forma. La energía del
Sol, mientras emanación divina, se manifiesta en todas las fuerzas atómicas,
conforme la Ley del Uno.

El hombre irradia colores, como una manifestación de las varias


combinaciones de fuerzas positivas y negativas; estas pueden alcanzar el
equilibrio en la luz blanca de la pureza, mediante el desarrollo del espíritu.

En lo que concierne a la fuerzas del pensamiento, el equilibrio es


rápidamente alcanzado a través de la fe, que permite, si el hombre así lo
desea, la aparición de la luz blanca como fuerza mental y espiritual. Esto, como
conciencia espiritual, posibilita que la vida sea conservada en la sangre. Los
organismos del hombre, privados de los poderes de la luz blanca, se hacen
pozos de oscuridad.

El amor es la fuerza dinámica que contribuye para mantener la luz


blanca en evidencia; pues el amor es una manifestación de las fuerzas divinas

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

que conectan el individuo a la Mente Universal de Dios, bajo la forma de


conciencia espiritual. 109

En The Theory and Technique of the Drown Radio-Therapy and Radio-


Vision lnstruments, Ruth Drown se refiere a menudo a la Energía Radiante de la
sangre. Escribe ella:

Esta es la Energía que forma los individuos en todas las etapas de la


vida, la porción de Fuerza Vital (que es urna luz invisible que pasa por el
cerebro, el sistema nervioso y las venas) que anima todos los cuerpos,
haciendo con que unos sean saludables, y otros, debido a su falta, enfermos.

La concepción de una energía que vitaliza la forma humana a través de


la luz puede, a principio, parecer un tanto extraña. Pero, como señala Drown, la
luz puede ser usada para traer armonía a través de la terapia radiónica a las
estructuras celulares del cuerpo. Sus fotografías radiónicas de los equivalentes
etéricos de los órganos y tejidos, hechas en completa oscuridad, comprueban
sus teorías sin cualquier refutación. La luz, bajo la forma de una Fuerza Vital
universal, impresionando la película de la película, produce imágenes de
extraordinaria nitidez, en las cuales las áreas sensibilizadas literalmente barren
las sombras. Una serie de estas fotografías etéricas, hechas por Drown, están
incluidas en mi otro libro, lnterface, constituyendo un excelente objeto de
estudios en lo que concierne a esta concepción de la luz.

La radiónica, como concepción de la cura, viene siendo sostenida y


mantenida viva hace muchos años por los practicantes no médicos, sin los
cuales ella podría haberse extinguido -por el contrario, ella viene registrando
una evolución y un desarrollo de tal forma intensos, que los profesionales de
varias disciplinas conectadas a la salud pasan nuevamente a demostrar un vivo
interés por ella. La radiónica tiene muy a ofrecer para cualquier médico,
quiropráctico u osteópata que se encuentre preparado para cruzar las
interfaces que separan las disciplinas y ampliar sus perspectivas. La cuestión
de cómo el practicante estará capacitado a utilizarse de la radiónica en su
práctica dependerá, naturalmente, de muchos factores, pero incluso el análisis
restricto a los casos más difíciles hará mucho a recomendarla. La selección de
drogas, remedios homeopáticos u otros tratamientos, así como la
determinación precisa de la potencia y dosis mediante la facultad radiestésica,
pueden constituir una ventaja en cualquier práctica. Todos los practicantes
sentirán, probablemente, que la aplicación de tratamientos radiónicos
individuales consume demasiado tiempo, dificultad esta que puede ser
superada tranquilamente mediante el concurso de un asistente capaz de lidiar
con ella bajo el mirar vigilante del médico. El uso de un aparato automático de
tratamiento, juntamente con una tarjeta Comprensiva de Radioterapia (véase
Radionics - lnterface with the Ether Fields), también puede ser adoptado la fin
de dispensar tratamiento para más de un paciente por vez. Yo diría, con base

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

en mi experiencia personal, que si el practicante contempla - hacer cualquier


especie de uso intensivo de la radiónica juntamente con su propia práctica, 109
ciertamente necesitará de un asistente lidiar con el paciente a través de la
radiónica no es lo aunque, digamos, corregir un desvío en su espina y
dispensarlo con una receta cualquiera. Los pacientes de la radiónica están
siempre junto de usted, y usted está tan próximo a ellos cómo ellos del
teléfono, al cual algunos recurren en cualquier emergencia.

La simulación de potencia Magneto-Geométrica y el Preparador de


Potencia pueden ser empleados intensivamente en cualquier práctica que se
utilice de remedios, pues son métodos eficaces y comprobados por incontables
médicos, además de representar una gran economía de tiempo. Esta es una de
las facetas de la radiónica que, tal como afirmé anteriormente, puede atraer el
médico que aún se halle en duda en cuanto a las ventajas prácticas del método
de diagnóstico y tratamiento a la distancia, sin embargo se encuentre
preparado para usar el Simulador o el Preparador debido a su eficacia
comprobada.

Todo aquel que pasa a ocuparse de la radiónica está empeñándose en


una jornada que lo conducirá del mundo de la forma física hasta las esferas
transcendentes y, finalmente, a la práctica de la verdadera cura espiritual. La
práctica de la radiónica purifica, afila y prepara la mente de modo a hacerla un
canal absolutamente libre para el tráfico de las energías del alma, y, más
aunque la radiónica sea primordialmente una abordaje mental de la cura, el
alma del practicante se halla inevitablemente implicada en mayor o menor
grado en el proceso. En Esoteric Healing, Alice Bailey relaciona una serie de
puntos que deben ser asimilados por todo aquel que desea curar, y esto dice
respeto, por encima de todo, a los practicantes de la radiónica.

Claro está que el médico espiritual, a medida que se adiestra en el arte


de la cura, tiene que asimilar clara y perfectamente correctos factores
bastante simples, aunque esotéricos:

1. Que la cura es pura y simplemente una manipulación de energías.

2. Que se debe distinguir cuidadosamente energías y fuerzas.

3. Que si él desea obtener realmente éxito, tiene que haber


aprendido a situar con la mayor precisión posible, el paciente en
el escalón correcto de la escala evolutiva.

4. Que el conocimiento de los centros es indispensable.

5. Que él propio debe tutear como alma sobre su propia


personalidad.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

6. Que su relación con el paciente (a menos que este último sea


altamente evolucionado) es una relación personal. 109

7. Que él debe localizar el centro que rige el área en la cual se sitúa


el punto de fricción.

8. Que, como todo lo demás en las ciencias ocultas, la enfermedad y


la cura son aspectos del gran sistema de "relaciones" que rige
todas las manifestaciones.

Si el médico espiritual tomar estos ocho puntos y reflexiona y medita


sobre ellos, estará estableciendo una sólida fundación para todo el trabajo a
ser hecho posteriormente, pues es tal su simplicidad relativa, que no cabe
duda de que cualquiera puede tornarse un médico espiritual se así lo quiere y
si se dispone a atender estos requisitos. La idea corriente de que una persona
es un médico espiritual "nato" y, por lo tanto, único, en la realidad indica sólo
ser este uno de sus principales intereses dirigidos. Así, en función de este
interés, su atención se volvió para el arte de la cura y, así pues, para el
contacto con los pacientes; debido a la acción inevitable de la ley que gobierna
el pensamiento, él descubre que la energía sigue a sus pensamientos y fluye
de él para el paciente. Cuando él piensa en hacer eso deliberadamente, sus
pensamientos resultarán casi siempre en la cura. Cualquier hombre o mujer,
verdaderamente interesado y movido por el estímulo de servir - capaz de
pensar y amar, puede ser un médico espiritual, y es tiempo de las personas se
compenetraren de esa verdad. Todo el proceso de cura es efectuado
mentalmente; él dice respeto a la dirección de las corrientes de energía y a su
abstracción, y esta es una otra manera de hablar acerca de la radiación y del
magnetismo.

Los pasajes anteriores presentan mucha cosa de valía para los


practicantes de la radiónica, ofreciendo una cobertura completa de algunos
factores básicos que deben ser llevados en consideración por quienquiera que
desee actuar efectivamente en esta área. La radiónica trae en sí las semillas de
una nueva medicina, y yo espero que este libro sirva para estimular a los
profesionales conectados a la medicina a prestar más atención a esta materia
y consideren cuánto ellos podrían beneficiar sus pacientes mediante el uso de
las técnicas radiónicas. Se espera, también, que estas líneas sirvan para
animar a muchos jóvenes practicantes legos, con poca experiencia aún a
"hacerse eficaces", de modo a no encontrar cualquier dificultad para asumir la
radiónica como una ocupación de tiempo integral y a mantener su propia
práctica o se empleen como asistentes de practicantes en otras disciplinas.
Existe ahí, estoy convencido, un vasto campo de trabajo, aún inexplorado, para
muchas personas con sus dones de sensitividad y cura.

David V. Tansley
Dimensiones de la Radiónica.

Con el aumento de las experiencias en el campo de la Magnetobiologia,


el uso de las fotografías Kirlian, para fines del diagnóstico y las amplias 109
investigaciones sobre la acción y la influencia a la distancia, el escenario está
preparado para que la ciencia haga su entrada en la era de las investigaciones
etéricas. El puente entre los mundos físicos supra-sensible fue intuida y
presentida por muchos, ahora es la hora de tornar visible lo invisible. La
Radiónica comenzó con Abrams durante el último cuarto del siglo XIX, el cual
señaló, como noté antes, la aparición de una hueste de otros “portadores de la
luz", como los Roentgen, los Curies, los Tesla y los pintores impresionistas. Más
una vez, la marea creciente de las fuerzas evolutivas produce una nueva onda
de luz, a medida que llegamos al último cuarto del siglo XX. Cuáles serán los
próximos descubrimientos, quienes son los nuevos "portadores de la luz" son
cuestiones que aún permanecen en abiertas. Una cosa, sin embargo, es cierta,
Abrams plantó la semilla, tratada en poco menos de setenta años, y ahora la
radiónica está presta a irrumpir en escena y transformarse en un arte de la
cura además de nuestra imaginación.

Fin

David V. Tansley