Está en la página 1de 3

Argentina: El Efecto Reina Roja o la urgencia en

implementar la Gestión de Riesgos y Seguridad

Juan Moratto

La Reina Roja, en Alicia en el País de las Maravillas, le dice a Alicia: “Ahora, aquí, es
preciso correr mucho para permanecer en el mismo lugar”.

Esto significa que los sistemas de


gestión de riesgos, piedra angular
de los sistemas de seguridad,
deben ser evolutivos de manera
constante dentro de un modelo de
Planificar-Hacer-Verificar-Actuar o
método Deming de Mejora
Continua.

Caso contrario, las empresas


seguirán administrando riesgos
que dejaron de existir y son ciegas
a los nuevos riesgos que deben
enfrentar.

Si bien la ISO 31000:2018 es


bastante explícita en este sentido,
son pocas son las empresas que
podrán salir airosas de la crisis
total que sufre la Argentina.

Sin embargo, el Efecto Reina Roja


que ha producido este gobierno
puede ser paliado en la medida en
que las empresas introduzcan,
muchas por primera vez, el
concepto de “Gestión de Riesgos” dentro de sus estrategias empresariales.

La ISO 73 define “riesgo” como el “efecto de la incertidumbre sobre la consecución


(alcance) de los objetivos (empresariales u organizacionales)”. Y esta definición es, de
por sí, excelente ya que no se fundamenta en las causas originales del riesgo ni evalúa si
el riesgo puede ser positivo o negativo sino que “produce un grado de incertidumbre
sobre los resultados” es decir: trabaja los efectos del riesgo y no las causas.

Por otra parte, la seguridad es “la ciencia que abarca todos aquellos incidentes no
deseados y perjudiciales contra las personas y bienes, causados intencionalmente por el
hombre para dañar a las personas o apropiarse de bienes ilegítimamente”.

La seguridad se atiene a los riesgos que atentan contra los planes estratégicos de las
empresas y no contra aquellos que los favorecen, ya que pueden existir riesgos positivos
que mejoren la posición empresarial o estratégica, pero ellos no son analizados por la
seguridad (para ello está el Director de Finanzas o el de Marketing).

Las empresas están sufriendo un contexto extremadamente hostil donde los principales
adversarios son el Estado Nacional, la Corrupción y los actores internacionales.

Todo esto evidenciado a través del aumento de los costos de insumos productivos,
combustibles, transporte, etc, en forma unilateral. Mayor carga impositiva. Empréstitos al
país en plazos que superan un siglo. Achicamiento del mercado interno e imposibilidad
de competir en el mercado externo. Libre acceso de China a los mercados
lationamericanos gracias a sus interesados apoyos financieros.

Sindicalización total de los trabajadores provocando la quiebra inexorable de aquellas


empresas incapaces de solventar semejantes desbalances; y docenas de inconvenientes
que traban la actividad productiva de un país: desde la fractura social, inaccesibilidad al
crédito, la seguridad respaldando al Estado y escasamente a la ciudadanía hasta los
estamentos jurídicos garantistas y los estamentos políticos polarizados.

Dentro de esta realidad, interviene la gestión del riesgo y la seguridad.

Para aquellos que siguen pensando que la seguridad empresarial consiste en un guardia
en la puerta, un control de acceso y una docena de cámaras de vigilancia lamento
romperles el mito: están completa y definitivamente equivocados, dejen de ver Netflix por
un par de días.

La gestión integral de la seguridad y la gestión empresarial del riesgo van de la


mano.

Vincular, como ya he mencionado en otro artículo, la seguridad al riesgo es un proceso


natural y como tal, las estrategias deben mitigar el grado de incertidumbre y falta de
protección. La seguridad es holística.

Como bien sabemos, el trabajo del especialista en seguridad consiste en analizar los
riesgos, las vulnerabilidades, las amenazas y las consecuencias de cualquier tipo de
incidente: interno –en su relación con todos los departamentos vinculados-, externo – en
su relación con lo que hacen sus adversarios “delincuentes”, “competencia” cualquiera
sea y así poder encarar estrategias acertadas de gestión de riesgos.
Todo especialista en seguridad maneja el concepto de “gobernabilidad” del riesgo.

Sin una visión en perspectiva, bien estructurada que integre: la alta dirección, finanzas,
legales, recursos humanos, seguridad ocupacional (safety), informática y seguridad, no
es posible mitigar los riesgos que enfrenta la organización.

En síntesis: nadie desea sufrir el “Efecto Reina Roja”, pero las circunstancias actuales así
lo ameritan.

Llegó la hora que los empresarios argentinos hagan lo que hacen sus pares de todo el
mundo: desarrollar una perspectiva estratégica para la gestión de la seguridad y ajustar
las medidas de gestión del riesgo al contexto real por el que se está transitando –y se
está por recorrer-, al menos, si quiere ser protagonista y no desaparecer en el intento.

Algunos, y para terminar, dirán: eso se hace en otros países, en el nuestro no funciona.
Al contrario: justamente, como no lo hemos hecho aún en nuestro país estamos en una
crisis de la cual somos co-partícipes.

Si hubiéramos interpretado con claridad los conceptos de gestión de riesgos y gestión de


la seguridad, el impacto indudablemente sería mucho menor.

Ahora ya lo sabe, el futuro de SU empresa está en sus manos: estructure un Sistema


Empresarial de Gestión de Riesgos y una inteligente Gestión de la Seguridad.

Si no, como dijo el famoso gato de Alicia: si no le


importa adonde quiere llegar tampoco importa mucho
el camino que tome.

Por favor, no corte ni pegue en la Web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando
nuestras herramientas.